Skip to main content

Full text of "Boletin de la Academia Nacional de Ciencias"

See other formats



i 














<mm^ 'mm 



mimir 



m 








i! 



-i 



1816-1916 

CENTEXARIO DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA 



BOLETÍN 



DE LA 



ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



EN CÓRDOBA (REPÚBLICA ARGENTINA) 



TOMO XXI 



■^■^ 



A la gram í^asñésn 




rgemUnu i sallad I 



BUENOS AIKES 

IMPRKNTA DK CONI HERMANOS 

684. PKRD, 684 

1916 




ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

EN CÓRDOBA (REPÚBLICA ARGENTINA) 



PEOTECTORES 

S. E. el Presidente de la República Dr. D. VICTORINO DE LA PLAZA 

El Presidente de la Cámara de Senadores Dr. D. BENITO VILLANUEVA 

El Presidente de la Cámara de Diputados Dr. D. MARIANO DEMARÍA (hijo) 

PRESIDENTES HONORARIOS 

S. E. el Ministro de Justicia e Instrucción Pública 

Dr. D. CARLOS SAAVEDRA LAMAS 

El Rector de la Universidad Nacional de Córdoba Dr. D. JULIO DEHÉZA 



COMISIÓN DIEECTIVA 

PRESIDENTE 
Dr. D. Adolfo Doering 



DIRECTORES 



Dr. D. Osear Doering 
Dr. D. Federico Kurtz 



Dr. D. Guillermo Bodenbender 
Dr. D. Luis Harperath 



Ing. D. Luis Achával 



SECRETARIOS 



Interno y de actas : Ing. Géogr. Augusto Schmiedecke 

De correspondencia extranjera : Dr. D. Federico Kurtz 

Sr. D. Enrique Sparn, bibliotecario auxiliar 



La correspondencia y cange deberán dirigirse : 

ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

CÓRDOBA 
República Argentina 



I! olí: TIN 



ACADIvMlA NACIONAL DE CIElNCIAS 



EN CÓRDOBA (REPÚBLICA ARGENTINA) 



BOLETÍN 



DE LA 



ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



EN CÓRDOBA «KEPÚBLICA ARGENTINA) 



i" o M o XXI 




BUENOS AIRES 
IMPRENTA DE CONI HERMANOS 

684. PKuú. 684 

1916 



I (rvAVí, 9, 1 



índice del tomo \\1 



Lista de los Miembros y Socios de la Academia v 

Publicaciones recibidas en canje durante el año 1915 xi 

Robert Lelunann-Nitsche. Folklore argentino. El chambergo 1 

Gruillermo Bodenbender, El nevado de Famatina 100 

Robert Lehmann-Nitsche, Folklore argentino. La bota de potro 183 

Adolfo Doering y Pablo Gr. Lorentz, Eecuerdos de la Expedición al Río 

Negro (1879) 301 

Osear Doering, Observaciones magnéticas efectuadas fuera de Córdoba 

en el año 1915 387 




A(:ai)i:aii\ xacjoxai. di: (:ii:>í(:ías 

i;n ('(')KM)()Ha iKEPrniJCA ar(;i:ntixa) 

Ütló 



PROTECTORES 

S, E. el rivsidcntc (\v la lleprihlica, D' 1). Victorino de la 

Plaza. 
K\ Presidente de la ('amara de Senadores. D' 1). lÍKMTo N'irj.A- 

NUEVA. 

Kl l*resideiite de la Cámara <le l)i])nta<los, 1)' 1). Mariano 
Demaría (hijo). 

PRESIDENTES HONORARIOS 

8. E. el Ministro de Justieia e Instrueeión Pnbliea, D' 1). Car- 
los 8AAVEDRA Lamas. 

El Eeetor de la Universidad ÍS^'aeional de Córdoba, D' D. Julio 
Dehéza. 

COMISIÓN DIRECTIVA 

Presidente 

W D. Adolfo Doering 

Directores 
!)'■ D. Osear Doering. I)' I). Guillermo Bodenbender. 

D' D. Federico Knrtz, WD. Luis Harperatli, 

Iní> ' D. Luis A ella val 



VI 



boletín oe l\ academia nacional de ciencia.s 



Secretarios 

Interno y de actas : lng° geógrafo Augusto Schmiedeeke. 
Ve correspondencia extranjera : I)' J). Federico Kurtz. 
Bibliotecario auxiliar : S' I). Enrique Sparn. 

Miembros honorarios 
(luido y Spauo, T). Carlos. (lonzález, D' Joaquín Y. 

Miembros titulares y activos 



Aeliával, Ing'^ Luis. 
All)arenque, W Juau M. 
Alvarez, I)' José Mauuel. 
Ávalos, I). Ángel F. 
Bas, D' Arturo M. 
Bodenbender, D'' Guillermo. 
Bustos, Monseñor Fr. Zenón. 
Cablera, D' Pablo. 
Cáreano, D' Ramón -í. 
Doering, D' Adolfo. 
Doering, D' Osear. 
Domínguez, Juan A. 
Dueeeselii, 1)' N'irgilio. 
Figueroa Aleorta, D' José, 
(larro, J)' Juan 31. 



Garzón Maeeda, D' Félix, 
Gil, 1). 3Iartín. 
Harperatli, D' Luis. 
Holmberg, D' Eduardo L. 
Kurtz, D' Federico. 
Kyle, W ^.^. 

Lafone Que vedo, I). Sjimuel. 
Latzina, 1)' Franeiseo. 
Lelimann-Xitsehe, D"" E. 
Lugones, D. Leopoldo. 
Moreno, I)' Franeiseo P. 
Outes, D. Félix. 
Rodriguez, D' Luis E. 
Al so, 1)' José del. 
Zeballos, D' Estanislao. 



Aeliával, D' Carlos. 
Aeliával, D' Emilio S. 
Aeliával, D' Pastíu-. 
Ahumada, T)' Carlos A. 
Aguiar, i)' Henoehl). 
Aliaga, 1)' Miguel Ángel 



Socios adscriptos 

Aliaga Pueyrredón, W S. 
.Vllende, D'" Luis M. 
Amegliino, Carlos. 
Argañaras, 1)' Tomás Miguel. 
Arias, D' Pedro. 



ACADEMIA NACIONAL DK CIENCIAS 



Vil 



Barco, 1)' Jcióniíno del. 
Bertiún, D' S;mtia.í><). 
Heltii'iii Posse, 1)' Piaucisco. 
Henotaiáii, D' M. E. 
Rett( > 1 1 i , I iig" geógrafí > J < >sé. 
Bodeiibender, liig" Otto. 
Hrctlies, T). .Inaii. 
Bustos, I)' Tiistáii. 

('att'erata, 1)' .Inaii V. 
Oapdevila, I)' Benjamín ( )tei<>. 
Caratt'a, Ing" Belisario A. 
('arles, 1). Enriíjue. 
Castellano, T)' Samuel. 
(Castellano, I)' Temistoeles. 
Castellanos, Alfredo. 
Castellanos, B' Telaseo, 
Centeno, D' Alejandro. 
César, D' Justino. 
Cortés Funes, D' José. 
Cuadros, Ing" Carlos S. 

Dahbene, 1)' Bohert. 
Üeeker, Ing" Miguel. 
Deheza, D' fVu-los E. 
Dellepiane, W Antonio. 
Díaz, D^' Carlos. 
Díaz, D' Santiago F. 
Doello- Jurado, D. jNlartín. 

Eeliegaray, D' Julio B. 
Eelienique, D' Enrique. 



Eizaguirre, D. José Manuel. 
Escalante, D' Moisés. 
Escalera, D' Mosé M. 
Escobar, D' Manuel M. 

Fernández, 1), .luán. 
Ferreira, Ing" .losé A. 
Ferrer, Ing' Baltasar. 
Fontaine Silva, D' Gastón. 
Francois, Ing' Carlos. 
Freiré, D' :\Ianuel C. 
Frías, D' Pedro J. 
Fuclis, Ing" (iruillermo. 
Funes, D' Boijue C. 

(ialatoir, D' Pedro. 
Galíndez, D' Benjamín, 
(liarayzábal, D' Ignacio. 
ÍTarcía, Ing" (-arlos Y. 
(xarcía, D'" Juan (1. 
García Montano, D' F. 
Garzón, D' Félix T. 
Garzón, D' Ignacio M. 
Garzón, D' Tomás A. 
Garzón Águila, D' Agustín. 
Garzón Funes, D' Alberto. 
Garzón Funes, D' José. 
Garzón Maceda, D' Xicolás. 
Gavier, Ing" Daniel. 
Gil Barros, D' Bamóu. 
Girardet, Ing" Emilio. 
Gómez, D' Juan C. 



VIII 



boletín de la academia nacional de ciencias 



(lómez, \y Julio W. 
Gou/ales, D' Juan B. 
(xoiizales, I). Manuel. 
Oraiiillo Barros, Iug° M. 

Hauman-Merck, Ing° Luciano. 
Hosseus, D' C. C. 

Kronfuss, Ing" Juan. 

Líinza Oastelli, 1)' A. 
Lascano, D' José C. 
La Serna, I)' Juan 31. de. 
León, D. Luis. 
Lillo, 1). Miguel. 
Loza, D' Euñaeio S. 
Ludwig, 1). Juan. 
Luque, D' Justo íS. 

^Martínez, D' Gregorio. 
Martínez, IV Horacio. 
Martínez, J)' Ignacio. 
Martínez Paz, D' P]nrique. 
^Lirtínez Villal)a, D' L. (L 
Molina, D' Félix J. 
Molina, ir Luis E. 
Morra, Ing" Juan. 
Morra, D' León vS. 
Moyano, 1)' Mrgilio. 

Xores, 1)' Antonio. 
Novillo Corviiláu, ])' S. 



Novillo Linares, D' Héctor. 
Novillo Saravia, D' Lisardo. 
Niiñez, 1)' liafael. 

Olmos, Ing" Emilio F. 
Ordóñez, D' Blas D. 
Ordóñez, D' Rodolfo A. 
( )rrico, D' Juan. 

Páez de la Torre, W E. 
Pagliari, Ing" Artur<K 
Palacios, D' Sebastián. 
Pedernera, 3)' lí. 
Peña, D' David. 
Peña, Ing" Koherto .T. 
Peralta, D' J. Amenábar. 
Pitt, D' Arturo. 
Pizarro, D' Carlos E. 
Pizarro, D' José M. 
Pórtela, I)' Benigno. 
Posse, W Andrés G. 
Posse, D' Luis J. 
Pueyrredón, D' Daniel. 

Pochefort, Iiig" Octavio de. 
Podríguez de la Torre, D' Julio. 
Podríguez del Busto, Antonio. 
Pomagosa, D' Ernesto, 
llomagosa, Ing" Fernando. 
Po<lue, lug° Francisco. 
Kotli, D' Santiago, 
llotlie, D' (íuillermo. 



ACADKMIA NACIOXAI. 1>K CIENCIAS IX 

Hovereto, Gayetaiio. Teceiji, 1)' Moisés. 

Salas Oroño, J)' X. Vás(|uez<leX<)V()a, liii;. Vicente. 

Sánchez Sarmiento, Ino" F. \'ásí|nez de Xovoa, Ing" Félix, 

San Román, D' Guillermo. Vega, Agi'im. Dominoo de la. 

Saravia, Ing " José M. ^>lla. 1>' Pedro. 

Sania, I)' Félix. Veina/./.a, D' -Inaii d. 

Silva, Agrim. Francisco. Vidal Peña, 1)' Manuel. 

Silva, I)' Samnel. Villalha, ])' A<in¡les 1). 

Soaje, ])' Kliseo. \'ille<>as, Inu" l>elisari(>. 

Soria, 1)' Benito. N'iso, Ing ' daciiito del. 
Strada, 1)' Fernandc). 

Stucclii, D' A. Votre, D' Felipe A. 
Stuckert, 1). Teodoio. 

MIEMBROS EN EL EXTRANJERO 

Honorarios 
Fjugler, U' K. Excelencia. Catedrático de (^)uímica en la Escuela 

superior politécnica de Ivarlsrulie (Alemania). 
Weiuschenk, D' Ernst, (Catedrático de Petrografía cu la Fuiver- 

sidad de Munich (Alemania). 

Corresponsales 

Conwentz, ])' H. Catedrático. lierlín-Schoeneberg. 

0(n-a, Guido. Profesen- suplente de (4eografía en la Universidad 
degii Studi de Roma. 

Cottenot, D' Pablo. París. 

González Hidalgo, Joaquín. Catedrático de Zoografía eu la Uni- 
versidad central de España, Madrid. 

Güssfeldt, D^ Panl. Profesor. Berlín. 

Gadean de Kerville, Henri. Presidente de la Sociedad de Cien- 
cias Xatnrales de Roñen. Rouen (Francia). 



X boletín dk la academia nacional dk cikncias 

Hanii, 1)' Jiüms. Profesor emeritus de Física en la Uiiiveisichul 
de Viena. 

Helliuanii, T)' Gustavo. Director del Observatorio meteorolóoico 
de Berlín. 

Hieroiiymiis, I )' Jorge. Berlín. 

Kayser, D' Emaiinel Fr. H. Catedrático de Geología y Palaeon- 
tología en la Universidad de Marhurg- (Alemania). 

Kohelt. D' nied. AVilhehn. Editor de Nachrichtenblatt de)' Deut- 
scheri malülxozool. (Tcsclhehaft Schwanlieim (Alemania). 

Borter, Profesor Carlos B. Director de la Bcinsta cliUcnu de His- 
toria Natura]. Santiago de (íliile. 

Bose, L i^., Smitlisonian Institution. Washington ü. 8. 

Siewers, D' Wilhelm. Catedrático de Geografía en la Universi- 
dad de Giessen (Alemania). 

Steinmann, D' Gustavo. Catedrático de Geología y Paleonto- 
logía en la Universidad de Jíonn (Alemania). 




X o M r X A 



Dlí I, AS 



PIRLICACÍONKS UECIIJIhAS KS CANJE 



POU I.A ACADK.MIA NACIONAl. DK IIKNCIAS KN lOKlMilSA 

(KKI»rBI,ICA AKGKNTIXA) 

DIKANTK K I, AÑO DK 1915 



AMÉKICA 



REPÚBLICA ARGENTINA 
Buenos Aires. 

Ministerio de Jyriciilhira. 

Boletín. Tomo 18. Tomo U», N. 1-9. 1914-l.j. 

Auales. Sección Geología, Mineralogía y Minería. Tomo 10. N. 2. 191.5. 
Boletín. Dirección General «le Minas, Geología e Hidrología. Serie A. X. 
2-3. 1915. 
Ministerio de Obras Fúblieas. 

Boletín. Tomo 11, N. 1-6. Tomo 12. N. 1-6. 1914-15. 
Museo Nacional de Historia natural. 

Anales. Ser. 3. Tomo 26. 1915. índices de los tomos 1-20. 
Obras Sanitarias de la y ación. Laboratorio de análisis de aguas i/ ensat/os de ma- 
teriales. 

Trabajos del Laboratorio. Estudio de la puriñcacióu de las aguas por el 
sulfato de aluminio. El agua de Río de la Plata por los doctores A. 
Bado y V. J. Beriiaola. Buenos Aires. 1915. 
Consejo Xacional de Educación. 

El Monitor de la Educación Comiín. N. 501-515. 1915. 
Dirección General de Estadística de la Xación. 
Anuario. 1913. 
El Conaercio exterior argentino. N. 167. 1915. 



xii boletín de la academia nacional de ciencias 

Dilección de Estadística Municipal . 

Anuario estadístico. Año 2-1. 1914. 

Boletín mensual. 1914, N. 9-11. 1915, N. 1-8. 10. 
Academia de Filosofía y Letras. 

Anales. Tomo 3. 4. 1915. 
Instituto Geográfico Militar. 

Anuario. Yol. 3. 1914. 
Sociedad Científica Argentina. 

Anales. Tomo IH. Entr. 3-6.. Tomo 79, Entr. 3-6. Tomo SO. Entr. 1-2. 
1914. 1915. 
Sociedad Química Anjentina. 

Anales. Tomo 2. 3. N. 8-11. 1914. 1915. 
Sociedad Arr/entina de Ciencias iiaturale.^ 

rhysis. Tomo 1. 2. N. 7. 9. 1915. 
Sociedad yacional de Farmacia. 

Revista farmacéutica. Año 57, X. 12. Año 58, N. 1. 1914. 1915. 
Deutscher Wissenschafiicher Verein. • 

Zeitschrift. Heft 1. 1915. 
Centro Estudiantes de Farmacia. 

Revista. Año 4, N. 1-3. 1915. 
La Unión Industrial Art/cntina. 

Boletín. X. 552-558. 1915. 

Córdoba. 

Universidad Xacional. 

Revista. Año 1, X. 5. Año 2, X. 1-8. 1915. 
Facnltad de Ciencias médicas. 

Publicaciones. Tomo 2. Trabajos del Laboratorio de Fisiología. Ser. 3. 
(1911-14). 1915. 
Dirección General de Estadística de la Provincia de Córdoia. 

Anuario. 1913. 

La Plata. 

Facnltad de (Jiencias fisicas, matemáticas i/ astronómicas. 

Anuario. 1915. 

Contribución al estudio de las ciencias físicas y matemáticas. Ber. física. 
Yol. 1, Entr. 3. 4. 1915. Ser. técnica. Yol. 1. Entr. 1. 1915. 

Memoria. X. 3. 1913. 
Museo dr La Plata. 

Revista. Tomo 19. Parte 1. Tomo 20. 22. 1913. 
Dirección General de Estadística de la Provincia de ¡iiienos .lires. 

Boletín mensual. X. 167-174. 1914-15. 
Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires. 

Ri^vista de Educación. Año 55, Diciembre. Año 56, Euero-Xoviembre. 
1914-15. 



NOMINA DE LAS PUBLICACIONES RECIBIDAS XITI 

HossKUS, C. C. La vi-ííc'tafit'in del La<í() Naliuel Huaití y sus nimitañas. (Tra- 

^ bajos del Instituto de IJotáuica y Farmacología. N. .33). Buenos Aires 1915. 

Wii,LiAM.s, A. T. Los espectros de la descarga oscilante. Buenos Aires 1915. 



BRASIL 
Río de Janeiro. 

Aliiseit Xacional. 

Archivos. Yol. Ki. 1911. 
Obíícirotorio Xacional. 

Anuuario. Anuo 31. 191."). 

Sao Paulo. 

Secretaria da Aijviiultnra. ('iitnmervio e Ohrax Publicas fio Enfado de S. Paulo 
— Servido meteorológico. 

Dados climatológicos. Ser. 2. Aniin 1911. N. 21-21. 



CANADÁ 

Guelph (Ontario). 

Entomological Societii of (hilario. 
Annual Keport. 45. 1911. 
The Canadiau Lutoiiinl.niist . V..1. I(!. X. 12. Yol. 17. \. 1-11. 1914-15. 



Ottawa. 



Department of Minex. 

Geoloyival Surrey Hranch. 

Memoirs. N. 1. 2. 19. 21-23. 28. 29 E. 33. 37. 43. 52. 54. 
Suniniary Report. 1913-14. 

Victoria Memorial .Museum Hullttin. N. 7. 13. 
MincK Hranch. 

BuUetin. N. 2. 9. 10. 

Annual Report oii the Mineral Troduction of Canadá. 1913. 
Publicación N. 149. 169. 203. 209. 219. 222. 245. 254. 263. 279. 281. 
285. 286. 299. 303. 305. 308. 309. 322. 323. 325. 331. 333. 334. 971. 
1362. 1369. 1393-1395. 1411. 1513. 



Toronto. 



Canadiau Instifnte. 

Transactions. Y(d. 10. l'art 2. N. 24. 1915. 
Meteorological Service of Vanada. 

Report. 1911-12. 

Monthlv \Yeather Review. Yol. 38, N. 8-12. Yol. 39, N. 1-4. 7. 8. 1914-15. 



XIV boletín ük la academia nacional de ciencias 

ESTADOS UNIDOS 

Baltimope. 

Johns Hopkiiin University . 

Circular. New 8er. 1913, N. 10. 1914, N. 1-8. 5. 6-10. 1915, N. 1. 
tStndies iu Histórica! aud Political Scieuce. 8cr. 32, N. 2-3. 1915. 

Bloomington. 

Indiana University. 

JiuUctin. Yol. 13, N. 8. Catalog ininiber. 

Boston. 

American Acudemy of Artn and Sciences. 

Proccedings. Vol. 50, N. 1-3. 
Socii'ty of Xatiiral Hixfory. 

Proceedings. Yol. 34. N. 13. Vol. 35, N. 1. 1912. 1914. 

Chicago. 

FieUl L'ohimhiau Musen in. 

Piiblicatiou. 94. 101. 110-113. 

Cíncinnati. 

Lloyd Lihiary. 

Hildiügrapliiciil coiitrilmtious. Aol. 2, N. 4-5. 1915. 

Columbia, Miss. 

Vniversity of Missouri. 

])iill('tin. Science 8er. Yol. 2, N. 4. 

Oes Moines, Jowa. 

Jowa Geologieal Survey. 

Annual Report. Yol. 24. 1913. 

Indianapolis, Ind. 

Indiana Academy of Science. 
ProceediDgs. 1913. 

New Haven. 

Connecticnt Avademy of Arts and Sciences. 

Trausactious. Yol. 20, pp. 133-160. 1915. 

New York. 

American Geographical Society. 

Biilletin. Y^jI. 46, N. 12. Index. Y<d. 47, N. 1-5. 7-12. 1914. 1915. 
Botanical Garden. 

Bulletiu. Yol. 9, X. 32. 



NOMINA DK LAS PUBLICACIONES UECIBIDAS XV 

The American Naluralint. 

N. 575-585. 587. 588. Vol. 48. Vol. 4^). ION. 19ir>. 

Philadelphia. 

Acadeiny of Xaturul Sciences. 

ProciM'dings. Vol. (;6. Piírt 2-3. 1914. 
Franklin Institiitc. 

Journal. Vol. 178, N. ,")-6. Vol. 179. Vol. 180. 1914. 1915. 
Covimercial Museum. 

Aniinnl lít-poit. 1914. 

Portland Maine. 

Society of Natural Hintory. 

Proceedin-rs. Vól. 3, Part 1. 1914. 

San Francisco. 

California Aindemy of Sciences. 

J'rotccdiugs. Ser. 3. Vol. 4. N. 4. 5. Ser. 4. Vol. i'. pp. i>(»:í-;-!7.) . Vol. 1 . 
pp. 15-160. Vol. 5, N. 1. 2. 1914. 1915. 

St. Louis. 

Missouri lioianical Garden. 
Annals. Vol. 1, N. 4. 

Springfield, IVIass. 

Museum of Xatural Hisior;/. 
Report 1915. 

Tallahassee. 

Florida State Geolo¡iical Sun-ey. 
Aniiual Report. 7 tli. 1915. 

Texas. 

rniversii)/. 

Bulk'tin. X. 189. 194. 294. 308. 323. 

Warren, Pa. 

Academy of Sciences. 

TrausactioDs. Vol. 2. Parí 1. 1911-12. 

Washington. 

Smithsonian Institution. 

Animal Report. 1913. 
United States National Museum. 

Aun nal Report. 1914. 

BuUetin. X. 88-90. 



XVI boletín de la academia nacional de ciencias 

CoDtributions í'ioin tht- United States National Herbariuiii. Yol. 17, Part. 

6. 1915. 
Special Biilletin. American Hyilroids. Part III. The Camiiannlaridae 
and the Bonncviellidae. witli 21 Plates bv Ch. Cleveland Nnttina. 
Washington 191.^). 
United States Department of Ji/ricKltine. 
Yearhook. 1914. 
Burean of Bio¡u<iical Sitrrcif. 
BuUetin. 185. 

Nortli American Fauna. X. 36. 
Wentlur Bnvean. 

Mouthly Weather Review. Yol. 42, N. 3-12. Suplem. \. 1. Yol. 43, N. 1. 

1914. 1915. 
BuUetin of the Mouut Weather Observatory. ^'ol. H, Part 4. 
United Statea Geoloyical Snrvey. 

Annual Report of tlie Director. 1914. 

Bnlletin. .541. 548-550. 5.56. 557. 561. 562. 570-572. 574. 576-579. 580 

D-O. 581 A-D. 58.3-586. 588. .590. 592. 599. 600. 
Mineral Resources of the Uuited States. 1912, Part. 1. 2. 1913, Part 

1 : 1-26. Part. 2 : 1-35. 
Water-Supply Papers. X. 321. 323. 325-330. 335. 336. 3.39. 340 B-E. 

344. 345 E-G. 346-348. 363. 364. 366. 
Professional Papers. N. 83. m. 90 C-H. 
Xational Academy of Sciences. 

Memoirs. Yol. 12. Mem. 1. 1914. 
Proceedings. Y.d. 1. N. 2-4. 6-8. 11. 12. 1915. 



Bakrixger. D. M. Meteor Cráter iu Northern Central Arizoua. 1909. 



REPÚBLICA DE HAITÍ 

Port-au-Ppince. 

Obsercatoire inétéorologiqíic du Séminaire-Colleye St. Martial. 
BuUetin. Année 1914, Janvier-Juiu. 



MÉXICO 

México. 

Ohservatorio Astronómico Xocionnl. Tacubaya. 
Anuario. Año 35, Part 1-3. 1915. 



NOMINA DK LAS TI HI.ICAOIONKS RECIBIDAS XYII 



PERÚ 

Lima. 

Cuerpo de Ingenieros de Minos del Peni. 

Boletín. N. 81. 191.5. 
Sociedad Geofirájiea . 

Boletín. Tomo HO. Año 1914. 

URUGUAY 
Montevideo 

Dirección General de Estadhtica, 

Anuario e.staclí.stico de la Kepiíblica Oriental del Trujínay. 1909-10, 

Tomo 2. Libro 22. 1910-11. Libro 23. 1911-12. 
El movimiento del E.stado civil y la mortalidad de la República Oriental 
del Uruguay en el afio 1914. 



EUROrA 



ALEMANIA 
Aachen. 

Deutsch-SiidamerikaniHchex Inatitut. 

Mitteilungen. .Jalirji. 191.5, Heft 1-2. 

Berlin. 

GcseUschaft für Antlnopologie, Ethnologie und Urgenchivhte. 
Zeitschrift für Etbnolojrie. .lahrjí. 47. Heft 2-3. 1915. 

Bremen. 

Geograpk ische GeseUxchafL 

Deutsche Geograpbisehe Bliitter. Bd. 37. Heft 3-4. 1914. 

Bresiau. 

Schlesische GcseUschaft für vaterlandische Cultur. 
Jahresbericht. 1911. Bd. 1. 2. 1912, Bd. 1. 2. 

Dnesden. 

Verein für Erdkunde. 

Mitteilungen. Bd. 2, Heft 10. 

Frankfurt a. M. 

Fhgsikalischer Verein . 

Jahresbericht. 1913-14. 

T. XXI 



XVIII boletín de la academia nacional de ciencias 

Freiburg i. Br. 

Natnvforschenüe Gesellscha/t. 

Berichte. Bd. 20, Heft 2. 1914. 

Gottingen. 

KonlgUche Gesellschaft der fVissenscliaffen. 

Nacliricliten. Geschiiftliche Mitteilungeu. 1914, Heft 1. Matliematisch- 
physikalisclie Klasse. 1914, Heft 1-4. 1915,'Heft 1. 

Güstpow. 

Verein der Freande der NaturfiescJtichte in Mecklenhurff. 
Archiv. Jahrs. 68, Abt. 1. 2. 1914. 

Jena. 

Medizinisch-Naturwissenschaftliche Gesellchaft. 

.Jenaische Zeitsclirift für Naturwissenschaft. Bd. .52. Heft 4. Bd. 53. 
1914. 191.5. 

IVIapburg. 

Gesellschaft ziir Befdrderwng der gesamten Naturivissenschaften. 
Schrifteu. Bd. 13. Abt. 7. 

Würzbupg. 

Physikalisch-Medicinische Gesellschaft. 
Sitzungsberichte. Jahrg. 1914. 



AUSTRIA-HUNGRÍA 

Budapest. 

Museum yationale Hungaricuvi. 

Annales historico-naturales. Yol. 12, Pars2. Vol. 13, Pars 1. 1914. 191.5. 

Pola. 

Hydrogruphisclies Amt der K. k. Kriegsviarine. 
Yeroífentlichungen. N. 35. 36. 

Prag. 

7i. Bohmischc Gesellschaft r Wissenschaften. 

Sitziiugsberichte. Mathematisch-naturwisseu.schaftliclie Klasse. Jahrg. 

1913. Philosophiscli, Geschichtliche & Philologische Klasse. Jahrg. 

1913. Jahresbericht. 1913. 
K. k. Sternwarte. 

Maguetische und meteorologische Beobachtuugeu. Jahrg. 74. 1913. 

Wien. 

Kaiserliche Akademie der Wissenschaften. 
Almanach. 1913. 



N<^MINA DE LAS 1' UBICACIONES UECIBIüAS XIX 

.Sitziiugsberichtc. Matlicmatiscli-naturwissenschaí'tliche Klasse. Bd. 122 : 
Abt. I, Heft 8-10. Abt. lia, Heffc 9-10. Abt. II b, Heft 9-10. Bd. 123 : 
Abt. I. Heft 1. Abt. lia, Heft 1-3. Abt 11 b, Heft 1-3. 1914. 191.5. 

Mitteiluugun der Erdbeben-Koiiimissioii. Nene l""olu;e. N. 17. 
K. k. Geolixjiitche I{eichsunntaU. 

Abhaiulluugcu. Bd. 23, Heft 1. 

Jabrbuch. Bd. 64, Heft 1-2. 1914. 

Verhandlungeu. Jahrfí. 1914, N. 2-18. Jahi-fí. 191.5, N. 1. 
Verein ziir VerbreUiiitf/ naiurwissenschaftlicher Keiintuisfie. 

Schriftoii. Bd. 55. 1914-15. 



DINAMARCA 

Copenhagen. 

KoHfielif/e Danskc Videiisk-ahrnies Selnkuh. 

Over.sigt over Forliaiidliiiger. 1914, N. 3-6. 1915, N. 1. 
Institut météorologique de Danemark. 

Auniiaire inétéorologiíino. Aiinée 1914. 

Meddelelser. X. 2. 



ESPAÑA 

Barcelona. 

Uval Academia de Cieneias y Artes. 

AOo ucadciiiico. 1914-15. 

Boletín. Época 3. Tomo 3, N. 6." 1915. 

Memorias. Época 3. Tomo 11, N. 12-23. 
Sociedad de Geografía comercial. 

Publicaciones. N. 9. 10. 1914. 1915. 

Madrid. 

Beal Academia de Ciencias exactas, físicas // naturales. 

Anuario. 1915. 

Revista. Tomo 12, N. 8-11. 1914. 
Real Sociedad Española de Historia nacnral. 

Boletín. Tomo 14, N. 7-10. Tomo 15, N. 2-5. 

Memorias. Tomo 8, Mem. 5-7. Tomo 10, Mem. 1. 
Real Sociedad Geográñca. 

Boletín, Tomo 57. 1915. 

Revista de Geografía colonial y mercantil. Tomo 11, N. 11-12. Tomo 12, 
N. 1-10. 1914. 1915. 

San Fernando. 

Instituto !i Observatorio de Marina. 

Almanaque náutico para el año 1916. Con suplemento. 



XX boletín de la ACADFIMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



FRANCIA 

Havre (Le). 

Soeiété de Géographie eommerciale. 
Bulletiii. Année 1914, Triiu. 1. 

Montpellier. 

Jcadémie deii Sciences et Leftres. 

Bulletiu mensuel. 1914, N. 8-12. 1915, N. 1-6. 



Paris. 



Soeiété de Géographie eommerciale. 

Bulletin mensual. Tome 37, N. 1-3. 7-9. 1915. 



HOLANDA 

Rotterdam. 

yederlandsche Entolomogische Vereeniging . 

Tijdschrift voor Entomologie. Deel 57, Aíi. 3-4. Deel 58. 1914-15. 
Entoinol. Beiiclitea. Deel 4. N. 79-84. 1914-15. 

Utrecht. 

Koninklijk Nederlandsch Mcteorologiaoh InutHut. 

Annuaire. 1913 A. B. 

Mededeelingeu en Verhanflelingen. N. 18. 19. 

Onweders. Deel 33. 1912. 

Publicatiou. X. 104. 106. 107 A. 108. 
Prorinciaal ütrechtsch Genooischap van Kunsten en Wetenschappen. 

Verslag van het Verhaudelde. 1914. 

Aauteekeningen van het Verhandelde. 1914. 

Boldingh, J. The Flora of Curasao, Arnba and Bouaire. Leiden 1914. 



INGLATERRA 

Chester. 

Society of Natural Science, Literatare and Art. 
Annual Report and Proceedings. 1914-15. 
Poems by Charles Kingsley. A lecture by A. Nairne. Chester. 1915. 



DublJn. 



lioiiul Ihtblin Society. 

Cientific Proceedings. New Ser. Vol. 14, N. 17-23. 
Economic Proceedings. Vol. 2. X. 8. 9. 



NOMINA DE LAS PDBLICACIONKS KECIBIÜAS XXI 



Edinburgh. 



liof/al Socieiy of Edinhuruli . 

Proceedings. Yol. 34, Part 3. Vol. 3.-), Pait 1. 2. 1914-ir,. 



Glasgow. 



Xatural History Society. 

The Glasgow Xatii ni lisr. NOl. (i, N. 3-4. Vnl. 7. X. 1-2. 1915. 



London. 



British Mtiseum (Xatural Historii). 

Catalogue of Ungiilates Mammals. \ol. 3. 1911. 
Meteorological Office. 

British Meteorological aiid Magnetie Yearliook. 1913. Pait 1, App. 4. 
1914, Part 3, Sect. 1. 

Geophysical Memoirs. N. 11. 

Weekly Weather Report. 1914, N. 49-52. 1915, N. 3-39. 41-47. 

Monthly Weather Keitort. 19U. X. 12. 1915, N. 1-1(». 
Boyal Society. 

Proceediugs. !Ser. A. X. tí23-63(j. Vol. 90. 91. 92. Ser. li. N. 603-611. 
Vol. 88. 89. 1914-15. 

Philosophical Transactions. Ser. A. X. 520-540. Vol. 214. 215. 216. Ser. 
B. N. 32.5-336. Vol. 205. 206. 207. 1914-15. 
Geological Society. 

Quarterly Jourual. Vol. 70. X. 279-280. V(.l. 71. X. 281. 1914-15. 
Boyal Meteorological Society. 

Quarterly Jourual. Vol. 41. X. 173-176. 
Chemical Society. 

Jourual. Vol. 105-1(»6, X. 622-626. Vol. 107-108, X. 627-634. 636. 637, 
1914-15. 

Proceediug.s. N. 433-436. Indixes. 1911. 
Linnean Society. 

Proceedings. Sessiou 127. 1914-15. 

List. 1915-16. 
Boyal Geographical Society. 

The Geographical Journal. Vol. 44, X. (i. Vol. 45, X. 1. 3-5. Vol. 46, 
N. 1-5. 1914-15. 

Yearbook aud Record. 1914. 
Tlie Editor of. 

Symons's Meteorological Magazine. N. 587-598. 1914-15. 



ITALIA 



Bergamo. 

Ateneo di Scienze, Lettere ed Arti. 
Atti. Vol. 23. 1913-14. 



XXII boletín dk la academia nacional de ciencias 

Milano. 

Beale Istitiito Lombardo di Scienze e Lettere. 

Rendicouti. Ser. 2. Vol. 47, Fase. 14-20. Vol. 48, Fase. 1-13. 1914. 1915. 

Modena. 

Reale Accademia di Scienze, Lettere ed Arfi. 
Meraorie. Ser. 3. Vol. 11. 1914. 
Atti. Ser. 5, Vol. 1. 1914. 

Moncalieri. 

Osservatorio del Real Collegio Cario Alberto. 

Bolletino meteorológico e geodinamico. Osservazioni meteorologiohe. 
1914, Mayo-Diciembre. 191.5, Enero-Abril. Osservazioni sismiclie. 1914, 
N. 3-9. 1915, N. 1. 2. 

Padova. 

Accademia scientifíca Véneto- Trentino-Lstriana. 
Atti. Ser. 3. Anno 7. 1914. 

Pisa. 

Societa Toscana di Scienze natiirali. 

Atti. Processi verbali. Vol. 23, N. 3-5. 1914. 

Roma. 

Fontijicia Accademia Romana dei Nnovi Lincci. 

Atti. Anno 68. 1914-15. 
Reale Societa, Geográfica Italiana. 

Bollettino. Ser. 5. Vol. 3, N. 11. 12. Vol. 4, N. 1-5. 7-12. 1914. 1915. 

Torino. 

Museo di Zoologia ed Anatomía comparata delle R. üniversitá. 
Bollettino. Vol. 29, N. 680-691. 1914. 



NORUEGA 

Bergen. 

3Iiiseirm. 

Aarbok. 1914-15, Heft 1-3. 191.5-16, Heft 1. 

Aarsberetning. 1913-14. 1914-15. 

Skrifter. N. S. Bd. 1, N. 2. 

An Acconut of the Crustácea of Norway. Vol. 6, Part 5-10. 1915. 

Christiania. 

Fidenskajyssel.'ikapef. 

Forhandlinger. Aar 1913. 



NOMINA DE LAS PÜBLICACíONES RECIBIDAS XXIII 



Tpoms8, 

Aar.slKiftor. S.'i. 36. 1912-13. 
Aar.sberetniii<>\ 1}(11'-13. 

Tpondhjem. 

Det Kongdige Xorskr Videnskapcrs Sehknp. 
Skrifter. 1913. 



PORTUGAL 
Coimbra. 

Observatorio Meteorológico e Magnético da Universidade. 



Observa^óes meteorológicas, magnéticas c sisinigas. Yol. .")3. 1914. 



Lisboa. 

Commissao do Servido geológico de Portugal. 

Communicafocs. Tomo 10. 1914. 
Sociedade de Geograpliia. 

Boletim. Ser. 32. 1914, N. 9-12. Ser. 33. 1915, N. l-(i. 

Boletim comemorativo do V centenario da tomada de Ceuta. 21 d'Agosto 
de 1915. Li.sboa 1915. 
Observatorio Infante I). Luis. 

Anais. Vol. 49. 1911. 

Anais. Observafoes dos Postos meteorológicos. 1907-12. 

Porto. 

Acá dem i a polij tech u ica . 

Annaes scientificos. \tA. 9. N. 3. 4. Yol. 10, X. 1. Coimbra 1914-15. 



RUMANIA 
Bucarest. 

Academia Romana. 

Bulletin de la Section scientifique. Anuée 2. N. 4-10. Anuée 3. N. 1-10. 
Année 4. N, 1-3. 1913-14. 1914-15. 1915-16. 
Socieiatea líomána de Stiinie. 

linletinul. Amil 23, N. 3-6. Anuí 24, X. 1-2. 1914-15. 



RUSIA 

Doppat (Jurjew). 

Naturforscher-GeseUschafl bei der Universitdt Jnrjeir (Dorpat). 
Scliriften. 22. 
Sitznngsberichete. Bd. 23. Heft 1. 1914. 



XXIV boletín de la academia xacioxal de ciencias 

Ekatérinenboupg. 

ISeismi.ische Stution i<^'' Ordnung hei ñem Obserratoriiiiii . 
Wiichentliclies BuUetiu. .Jahrg. 1. 1913. 

Helsíngfors. 

Fiíisha Vetenbkaj)S80CÍeteten (Société des ¡Sciences de Finlande). 

Acta Societatis Scientiarum Fennicae. Tom. 44, N. 3. 5. 7. Toiu. 45, N. 

1. 3. Tom. 46, N. 1. 2. 1914-15. 
Bidrag till Kiinuedoin af Fiulands Natur ocli Folk. Haftet 74, N. 1. 

Hiiftet 75, N. 2. 
Oefversigt af forhandliugar. 46, A. B. 56, C. 1913-14. 

Irkutsk. 

Obscrvatoire magnétique ct météorologiqíie . — Sfation seismique de 1^'^ classe. 
Bnllotin he1)doniadaire. Anjióe 2. Aiinóe 3. 1913-14. 

Moscou. 

Société Ivipériale des Xaiur alistes. 

Bulletin. Nouv. Ser. Tome 27, N. 4. Tome 28. 1913-14. 



SUECIA 

Lund. 

Carolinska Universitetrt. 

Acta. Arsskrift. Xy Foljd. Bd. 9. 1913. 

Stockholm. 

Kunglifja Srenska Vetenskapsakademien. 

Arkiv for Botanik. Bd. 13, Hiifte 2-4. Bd. 14, Haí'te 1. 1914-15. 

Arkiv for Kemi, Mineralogi och Geologi. Bd. 5, Hiifte 3-6. 1914-15. 

Arkiv for Matematik. Astronomi och Fysik. Bd. 9, Hiifte 3-4. Bd. 10, 

Hiifte 1-3. 1914-15. 

Arkiv for Zoologi. Bd. 8. Hiifte 2-4. Bd. 9, Hiifte 1-2. 1914-15. 

Arsbok. 1914. 

Meddelauden fran K. Yetenskapsakademiens Nobel instituí. Bd. 3, Hiifte 

1-2. 1915. 

Le prix Nobel en 1913. 

Eiitomologíska Foreningen . 

Entomologisk Tidskrift. 35, Hiifte 1-4. 1914. 

•SVcwsArt Scillskapet fiir Jntropologi och Geografi. 

Ymer. Tijdskrift. 1914, Hiifte 3-4. 1915, Hiifte 1-3. 

Uppsala. 

KungUna Vetenskaps-Societeten. 

Nova Acta. Ser. 4. Yol. 3. N. 8. Yol. 4, N. 1-3. 1914-15. 



NOMINA I)K r.AS rUBLICACIONKS RECIBIDAS XXV 



SUIZA 
Bern. 

SchireizerÍKchc yatiirforschcnde (icseUschaft. 
Verhaiullungfii. 1914. TI. 1. 2. 

Chup. 

Xafurforschetide (re-selUchiiff (iranhündens. 

Jahresbericht. Nene Folge. Bd. ">.">. lítlS-1 1. 

Fribourg. 

Société den Sciences natiirellen. 

Mémoires : Mathtímathiquc, Phy.si((iic. WA. o ; (iéologie et Géograiihic 

Vol. 4, Fase. 4 ; Zoologic Vol. 1, Fase. S. 
Bullotin. Vol. LM. lítl'J-i:-!. 

Genéve. 

Société de Physique et d' Hintoire naturelle. 

Compte rciiclii des séance.s. Fase. 81. 1914. 

Lausanne. 

Société Vaiidoise des Scienrcs naliircllcs. 
Biilletiu. N. 184-186. 191."i. 

Neuchátel. 

Société Neiicháteloise de (réographie. 
BuUetiu. Tome 23. 1914. 

Zürich. 

^Vrt t u rforsehcn de Gesellsch aft . 

Vierteljahrsschrift, Jaliig. .")9. Jahrg. 60, Heft 1-2. 1914. 1915. 
Sckweizerische Meteorologische Zentral-Anstalt. 

Annalen. 1913. 



ÁFRICA 

Capetown. (El Cabo). 

Eoyal Sacie ty of South África. 

Transactious. Vol. 4, Part. 3. Vol. 5, Part 1. 1915. 

Oran. (Argelia). 

Société de Géographie et d'Archéologie. 

Bulletin trimestriel. Tome 35, triiu. 1. Tome 36, trini. 2. 1915. 



XXVI boletín de i>a academia nacional de ciencias 

ASIA 

FILIPINAS 
Manila. 

Department of thc Interior — Burean of Science. 

The Mineral Resources of the Pliilippiue Islantls for the year 1913. 1914. 

INDIA 
Calcutta. 

Board of Scientific Advice for India. 

Aiiiinal Report. 191.3-14. 
Geological Surveí/ of India. 

Records. Vol. 44, Part 2-4. Yol. 45, Part 1-3. Vol. 46. 1914. 1915. 

Memoirs. Vol. 41, Part 2. Yol. 42, Part 2. 

Palaeontolocjia ludia. Ser. 15. Yol. 4. Part 2, Fase. 4. A'ol. 7, Mein. N. 1. 
New Ser. Vol. 4, Mem. N. 4. 
Indian Association for the Cultivation of Science. 

Bulletin. N. 12. 

Report. 1913. 
Indian Department of Ayricnlture. 

Report on the Progress of Agriculture in India. 1913-14 

Pusa. 

Agricidtural Research Institute and Collef/e. 
Report. 191 3-1 J. Calcutta 1914-15. 

INDIAS NEERLANDESAS 
B atavia. 

Koninklijk Magnetisch en Meteorologisch Ohuerimtoriiim. 
ObservMtions. Vol. 34. 1911. 

Buitenzorg. 

Departement van Landboitw. 

Bulletin du Jardin botanique de Buitenzorf?. Ser. 2. N. 18. 1915. 

.laarboek. 1913. Batavia 1914. 

Mededeelinííeu van het agricultnur chemisch Laboratorium. X. 9-12. 

Batavia 1915. 
Mededeelingen van de afdeelin<í voor Planten ziekten. N. 13. 14. 15-17. 
Mededeelingen uit den Cnltnrtnin. N. 2. 3. 1915. 

Rijswijk. 

Vereeniging tot Bevordering dcr geneenhundige Wetenschappen in Xed-Indie. 
Ti.jdschrift. Deel 54, Ali. 5. Deel 55, Afl. 1-3. 



NOMINA UE l.AS PUBLICACIONES HKCIBIDAS XXVII 



JAPÓN 

Kyoto. 

Imperita Utiivcrailji. 

Memoirs oí" thc College oí" Science aud Eugiiieeriug. VdI. 1, N. 1-5. 1915. 

Mizusawa. 

International Latitnde Obaervatorit. 
Aiinual Kepoit. 11)14. 

SendaJ. 

Tólwku Imperial University . 

The Scieuce Reports. Ser. 1. Yol. 3, N. 6. Vul. 1, N. 1. Ser. 2. (Geology). 
Vol. 2, N. 1. 2. Yol. 3. N. 1. Yol. 4, N. 1-4. 
The Tólwku Mathemafical Journal. 

Yol. 6, X. 1-J. Y(.l. 7, N. 1-4. Vol. 8, N. 1-2. 1914. 1915. 

Taihoku. 

(locernment ■:>/ Formona. — Burean of l'roductive Induiítrieii. 

Hayata, B. Icones Plantarnin Formu.sanaruní uec non et Contribntioues 
ad Floram Forniosanain. \ ol. 4. 

Tokyo. 

Imperial Univernit¡i. 

The Journal of thc College of Science. Yol. 29. Ait. 1. Yol. 35, Art. 8. 
Yol. 3tñ Art. 5. 6. Yol. 37. Art. 1. 
Central Meteorological Observalorii of. Zapan. 

Aiinnal Reports. Parts 1 : Meteorolog. observations in Japan. 1913.' 
Parts 2 : Magnetic observations and observations on atinospheric elec- 
tricity. 1911. 1913. 
Bulletin. Yol. 2, N. 3. 
Saemontaró Nakaranra. Magnetic storui on the 17 of June 1915. 



AUSTRALIA 

Melbourne. 

Boyal Society of Vietoria. 

Proceedings. New Ser. Yol. 27, Part 2. 

Sydney. 

Department o f Mines. — Geological Surveí/ of New South Wales. 
Mineral Resources. N. 18. 19. 1913. 1915. 



XXVIII boletín de la academia nacional de ciencias 



SUBSCRIPCIONES 

Berlín. 

Fortuchyitte dcr pruktischen Geoloyie n. Jlergiríri^cliafí. Bd. 2. 1903-09. 
Zeitschrift J'ür praktische Geologie. Jahrg. 1912, Heft 7-10 ; Jahrg. 1913 ; 

Jahrg. 1914 ; Jahrg. 1915, Heft 1-9. 
Zeitschrift fiir den phiisikal. u. ehcmisüJien ünterricht. .Jahrg. 2.5, Heft 5. 6 ; 

Jahrg. 26, Heft 1-6; Jahrg. 27, Heft 1-6; Jahrg. 28, Heft 1-5. 1912-15. 

Braunschweig. 

Müller-Pouillets Lehrhuch üer Phi/sik intd Metcorutofjie iii 4 Banden. 10. Aufl. 
Bd. lY, Biu-h 5, Aht. 3. 1914. 

Dresden. 

Handhuch der MlneraJeliemie. Heruamj. l'rof. JP Doelter. Bd. 2, Abt. 1-8; Bd. 3, 
Abt. 1-5. 

Gotha. 

Petennaiin'ii MitíeiliDifie». Jahrg. 58, Heft: August, Sept. Okt. Dez. ; Jahrg. 
59 ; .lalirg. 60 ; Jalirg. 61, Heft : Jau-Mai, Juli-Okt. 1912-15. 

Leipzig. 

GeologiHche Eundschaii. Bd. 3, Heft 5-8; Bd. 4, Heft 3. 5-8; Bd. 5, Heft 1-8; 
Bd. 6, Heft 1-3. 

Geolofjisches Zentralhlatt . Bd. 18, X. 1. 3-9. 11 ; Bd. 19, N. 1-16. Register ; 
Bd. 20, N. 1-10. Register ; Bd. 21, N. 1-15, 17-19 ; Bd. 22, N. 1. Ge- 
neral Register zu Bd. 1-15. 1912-15. 

FhysUcalische Zeitschrift. Jahrg. 13, N. 16-25; Jahrg. 14, N. 1-23. 25; Jahrg. 
15 ; Jahrg. 16, N. 1-22. 1912-15. 

Stuttgart. 

Centralblatt fdr Mineraloyie, Geolofjie and PaUteontolotjic. 1912, N. 16-19. 

21-24 ; 1913, N. 1-24 ; 1914 ; 1915, N. 1-22. 
Neues .lahrlnicli fiir Mineralogie, Geologie iiiid Palaeontologie. 1912, Bd. II, 

Heft 1. 2 ; 1913, Bd. I, Heft 1-3. Bd. II, Heft 1-3. 1911, Bd. I, II ; 

1915, Bd. I. Bd. II, Heft 1-2. Beilageband 33, Heft 3; Beilageband 

34-39. Beilageband 40, Heft 1-2. 

Córdoba. lülG. 

Enkiqüe Sparn, 

Bibliotecario auxiliar. 



FOLKLORE ARGENTINO il 



ni 
EL CHAMBERGO 

Poi! ROBERT LEHMANN-NITSCHE 



INTRODUCCIÓN 

Entre las prendas del gaucho argentino, el sombrero de uso co- 
mún, actualmente llamado chambergo, es considerado como una de las 
piezas más características y «genuinamente criollas». Abriendo el 
diccionario editado por la Real Academia de Madrid o cualquier gran 
diccionario de la lengua castellana, tal pensar resulta erróneo ; pero 
¿ a quién se le ocurre dudar de lo que cree todo el mundo ? La tarea en 
que nos liemos puesto era, pues, relativamente fácil : comprobar y am- 
pliar los datos de la Academia que en las diferentes ediciones de su dic- 
cionario se hallan bajo el artículo chambergo, y acumular suticiente 
material para demostrar la gran extensión que el citado término, aun- 
que limitado al sombrero blando, ha tomado en los países del Plata. 

Ya que el presente trabajo se ocupa de un detalle del vestido po- 
pular, es menester tratar éste en conjunto ; nuestra monografía es, 
j)ues, al mismo tiempo, una compilación de los datos literarios y de 
observaciones propias sobre un capítulo muy interesante del folklore 
argentino. 

(1) Del autor : Folklore argentino : I. Adivinanzas rioplatenses. Biblioteca Cente- 
naria, VI, 496 págiuas. Buenos Aires, 1911 ; 

II. El retajo. Boletín de la Academia nacional de ciencias de Córdoba, XX, pági- 
nas 151-234. 1914. 

T. XXI 1 



boletín de la academia nacional de ciencias 



etimología de la palabra chambergo 

Para principiar con la etimología y las distintas significaciones de 
la palabra que nos ocnpa, transcribimos los artículos que sobre el tó- 
pico se hallan en las trece ediciones del Diccionario de la lengua cas- 
tellana por la Real Academia Española. 

1^ edición, 1729 : 

Chamberga, s. f. Casaca ancha, cuya longitud passaba de las rodillas : 
su aforro volvía sobi-e la tela de que era la casaca, con una faxa de quatro 
á seis dedos de ancho de arriba abaxo por ambos lados : las mangas algo 
mas anchas de lo que se usan ahora, j mas cortas, también con una vuelta 
del mismo aforro. Diósele este nombre por haver trahido este trage con sus 
Tropas el Mariscal de Chamberg, quando vino de Francia á la gueira de 
Portugal. Lat. Chlamys ohlongior . Pragm. de Tass. año de 1680. fol. 36. De 
hechura de un justacór ha de llevar el Maestro nueve reales : y lo mismo 
de cada chamberga. 

Chamberga. Se llamó también un Regimiento, que se formó en Madrid en 
la menor edad del Eey Don Carlos II. gobernando los Reinos la Reina DoiJa 
Mariana de Austria su madre, para su guardia: del qual, en su primera for- 
mación fué Coronel el Rey, y después el Marqués de Aitóna, j últimamente 
Don Fernando Miguel de Tejada. Halláronse inconvenientes para que sub- 
sistíesse, por cuya razón se envió á Cataluña, sin otra exención, ni distinción, 
que la que tenia otro cualquier Tercio ordinario, adonde por último se refor- 
mó. En su primera creación entraron por Capitanes muchos Grandes de 
España y otros Oficiales de graduación y crédito. Tenia su Quartél en 
Madrid en la calle de la Paloma : y los Oficiales, quando entraban de guar- 
dia en Palacio, se ponían unos capotillos de la hechiíra de los que se ponen 
los Reyes de Armas en sus funciones públicas. Diósele este nombre por cpie 
trabían los Oficíales y soldados las casacas como las chambergas. Lat. Cla- 
mydatorum militumplialans, gis. 

Chambergo, s. m. El Oficial, ó soldado del Regimiento de la guardia, 
que se llamó Chamberga. Lat. Sagatns vel chlami/datiis miles. 

Chambergo, usado como adj. Se entiende j)or extensión de otras cosas : 
como sombrero chambergo, casaca chamberga, etc. 



R. LEIIMANN-NITSCHE : EL CIIAMBEKGO 3 

2^ ediíñóii, 17S3 : 

CiiAMBEUtíA. s. f. CasíVfíi ¡luclüi, quc pasiiba de las rodillas : su tuno vol- 
vía sobre la tela de la casaca á modo de solapa : las vueltas de las mangas 
eran del mismo forro. Chlami/s amplior et ohlonyior. 

2. Regimiento que se formó en Madrid en la menor edad del Rey D. Car- 
los II. para su guardia, gobernando estos Reynos la Reyna Doña Mariana 
de Austria su Madre, y después se reformó. Diósele este nombre por traer 
sus oficiales y soldados las casacas á la chamberga. Chlami/datonim militum 
phalanx. 

3. Seguidilla con estribillo irregular, que consta de seis versos, que lle- 
van cada dos pareada la asonancia, y el primero, tercero y <iuinto por lo 
regular son de tres sílabas. Poesis (jeiius quoddam, cant'mncula. 

4. P. And. Género de cinta de seda muy angosta. Tnniola sérica. 

Chambergo, ga. adj. que se aplica al sombrero redondo y sin picos: llá- 
mase así por ser parecido al sombrero que usaban los soldados de la cham- 
berga. Petasus earfeííSHs^ jjefrtsí chlami/datorum speciem referens. 

2. s. m. El oficial, ó soldado del vegimieiito llamado chamberga. Chlamii- 
datus ¡ttiU's. 

La 3^ edición de 171)1 y la 4^ de 1803, en vez de: Chambergo, ga. 
adj. que se aplica al .sombrero redondo, etc. : Chambergo, ga. adj. El 
sombrero redondo, etc. 

En las ediciones 5* y 6^, de 1<S1 7 y 1822 respectivamente, bay cam- 
bio de ortografía (Reino en vez de Beyno) ; en lo demás, como la 4*. 

En las ediciones 7"" y 8^, de 1832 y 1837 respectivamente, en vez 
de: 2. s. m. El oficial, ó soldado, etc., hay: 2. m. El oficial ó soldado, etc. 

En la O'', de 1843 y en la 10% de 1852, el sombrero está mejor ca- 
racterizado ; dice el párrafo respectivo : 

Chambergo, ga. adj. El sombrero redondo, ancho de ala y sin picos, etc. 

En la 11^, de 1869, aparece al fin una quinta acepción, sin que ha- 
ya referencia bajo la palabra pintura : 

Pint. á la chamberga. Véase pintura. 

La 12"" edición de 1884 y la 13* de 1899 cambian el artículo que 
nos ocupa por completo: 

Chamberga, f. j>r. And. Género de cinta de seda muy angosta. 



4 boletín de la academia nacional de ciencias 

Chambergo, ga. (De Schomherg, el mariscal, que introdujo la moda en el 
uniforme.) adj. Aplícase á. cierto regimiento creado en Madrid durante la 
menor edad de Carlos II jjara su guardia. || Dícese del individuo de dicho 
cuerpo. Ú. t. c. s. \\ Se aplica también á ciertas prendas del uniforme de este 
cuerpo. Sombrero chambergo ; casaca chamberga. Ú. t. c. s. || V. Seguidi- 
lla chamberga. Ú. t. c. s. II [Seguidilla con estribillo irregular de seis 
versos, de los cuales aso'nantan entre sí el primero j el segundo, el tercero 
y el cuarto y el quinto y el sexto, y los impares constan, por lo regular, de 
tres sílabas.] || A la chamberga, m. adv. Según la forma dé las prendas 
del citado uniforme. || V. Pintura a la chamberga. [Manera de jiintar 
esculturas de madera, puertas, ventanas, paredes y otras cosas no expuestas 
á la intemperie, usando colores preparados con barniz de pez griega y agua- 
rrás.] 

Chamberguilla. í. 2^>'- And. Chamberga. 

Para completar los datos de la Academia, liemos consultado gran 
parte de los voluminosos diccionarios de la lengua española, y hemos 
hallado uno que otro complemento. Mientras Domínguez (1) sólo 
reproduce los párrafos de la docta institución, Barcia (2) les agrega 
la etimología : 

Chamberga, Etimología. Flamenco, schomberg : cutulán, xamberga : fran- 
cés, schomherf/. 

Chambergo. Etimología. Catalán, xamberg. 

Etimologías mucho más amplias hállanse en la obra de Calan- 
drelli (3). 

Este autor, al redactar el artículo Chamberga de su diccionario, re- 
produce según el diccionario de la Academia de 1729, las dos apli- 
caciones de esta palabra, desde casaca ancha hasta para su guardia , y 
agrega la aplicación cuarta de la segunda edición del docto diccio- 
nario de 1783 (género de cinta, etc.), ami)liando estos datos con la 
etimología de la palabra Schomberg : 



(1) DoMÍNGUKZ, Diccionario nacional o gran diccionario clásico de la lengua espa- 
ñola. Madrid, 1869. 

(2) Barcia, Primer diccionario general etimológico de la lengua española. Madrid, 
1881. 

(3) Calan DI? ELLi, Diccionario filológico-comparado de la lengua castellana, VI, 
página 1673. Bueuos Aires, 1907. 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBEIÍGO 5 

Díjose (le Schomherg, apellido del mariscal, que se deriva de sdion, bello, 
hej-moso, vistoso y her(j, monte, montaña. El apellido Schom-ber¡j= Schon- 
herfj C'orresj)onde al italiano Monte-bello. Derívase schou, del med. al. 
schoene : ant, al. sc»'»ni ; anglo-saj. skóiii, scyue, brillanre, vistoso, luciente: 
el cual desciende del verbo schauen ; ant. al. al. scouicon, ver, mirar, con- 
templar, cuya raíz shan-, corres])ondiente a la indo-europea slm^, ver, mirar, 
precaverse, guardarse, y sus aplicaciones cfr. cura, precaverse, cauto, etc. 
Etimológ. schcin significa vistoso, dif/no de verse, brillante. Para la etini. 
de berfj cfr. breya. De chaniberf/a, casaca inventada por el mariscal Sfhom- 
berg, deriváronse los demás significados de chambergo (cfr.). 

Los artículos Chanibergo-a y ChamhergniUa de la obra de Calan- 
drelli son simples reproducciones textuales de la penúltima res- 
pectivamente última edición del diccionario de la Academia. 

Dos aplicaciones nuevas de la voz que nos ocupa, bailamos en el 
diccionario de Salva (1). Después de relatar, según la Academia, la 
interpretación áe. chamberga como casaca, regimiento, seguidilla y gé- 
nero de cinta, agrega : 

Esijecie de danza y tañido vivo y alegre. Cierta enfermedad del ganado 
lanar y cabrío. 

La voz chambergo, -a es,, según la Academia, interpretada por Salva 
como adjetivo, que se aplica al sombrero, etc., y como m,, al oficial o 
soldado, etc. 

Mientras que algunos diccionarios, como el Novísimo de 1902 (2), 
agregan, como cuarta y quinta aplicación, eso de la danza y de la en- 
fermedad^ el Diccionario universal de Serrano (3), indica la aplicación 
para la danza como anticuada, repitiendo, por demás, cosas ya cono- 
cidas. 

Eeproducimos también el articulo correspondiente que se encuen- 
tra en el diccionario de Zerolo (4), pues incluye tres nuevas aplica- 

(1) Salva, Xuevo diccionario déla lengua castellana, etc., 2*^ edicióu. París, 1847. 

(2) Xovísimo diccionario de la lengua castellana. París, 1902. 

(3) Serrano, Diccionario universal de la lengua castellana, ciencias y artes, IV, 
págiua 2369. Madrid, 1875. 

(4) Zerolo, de Toro y Gómez e Isaza, Diccionario enciclopédico de la lengua 
castellana. París, 1901. 



b boletín de la academia nacional de ciencias 

cienes de la palabra que nos ocupa, es decir, dos cubanismos y un 
colombianismo, y sentimos no disj)oner de las obras originales para 
ampliar las citaciones. Dice Zerolo : 

* Chamberga, f. 1. j>r. And. Géuero de cinta de seda muy angosta. 

— 2. Amer. C. Cuerna. (Isaacs). 

— 3. f Cuba. Bot. Planta que produce la flor de su nombre de color de 
ladrillo. (Picli[ardo, Diccionario lyrovincial casi razonado de voces cubanas, 
4'' edición. Habana, 1875].). 

Chambergo, m. Amer. Cuba. Zool. Pájaro mayor que el canario y de co- 
lor negruzco, que hace grandes estragos en los arrozales. (Pich[ardo, Diccio- 
nario, etc. j) . 

* Chambergo, ga. (De Schomberf/, el mariscal, que introdujo la moda en 
el uniforme.) adi- 1- Aplícase a cierto regimiento creado en Madrid durante 
la menor edad de Carlos II para su guardia. 

— 2. adj. y s. Dícese del individuo de diclio cuerpo. 

— 3, Se aplica también a ciertas prendas del uniforme de este cuerpo. 
Sombrero chambergo : casaca chamberga. 

— 4. Ver Seguidilla chamberga. 

[Seguidilla con estribillo irregular de seis versos, de los cuales asonan- 
tan entre sí el primero y el segundo, el tercero y el cuarto y el quinto y el 
sexto, y los impares constan, por lo regular, de tres sílabas.] 

— .5. A la chamberga, m. adv. Según la forma de las prendas del citado 
uniforme. 

— 6. V. Pintura a la chamberga. 

[Manera de pintar esculturas de madera, j)uertas, ventanas, paredes y 
otras cosas no expuestas a la intemperie, usando colores preparados con 
barniz de pez griega y aguarrás.] 

*Chamberguilla. í. 2>>'- And. Chamberga. 

Amplios datos, por fin, aunque incompletos, son aquellos que for- 
man el artículo correspondiente de la última gran enciclopedia es- 
pañola (1) ; dice el artículo : 

Chamberga, f. And. Género de cinta de seda muy angosta. 
Chamberga (Ferreria de). Herr. Min. Dícese en Álava de la dedicada a la 
construcción de sartenes y otros objetos análogos. 

Chamberga. Mil. Nombre que se dio en España en tiempo de Carlos II a 

(1) Enciclopedia universal ihmirada europeo-americana. XVI, página 1432-143,3. 
Barcelona, [1913]. 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 7 

una casaca ancha, puesta en moda por el mariscal Schomberg, la cual pasa- 
ba (le las rodillas, tenía mangas cortas de enormes vueltas y su forro volvía 
sobre la tela de aquélla, formando a todo alrededor una especie de franja 
<le 4 a 6 dedos de anclio. «La hechura de nn justacor — dice la Pragmática 
ilc tasas (Je 1680 — ha de llevar el maestro nueve reales, y lo mismo de una 
chamberga.» También se llamó chambergo el sombrero redondo y sin picos 
que usaban las tropas del mismo mariscal venidas a nuestro país para la 
guerra con Portugal, y cuya forma se extendió pronto entre todas las clases 
sociales. [Acompañan estas explicaciones sobre el sombrero chambergo, la 
reproducción de parte de una lámina del álbum de Clonard (véase más ade- 
lante) y del retrato de Pedro Tjarck, por Franz Hals el Viejo, colección 
Quilter, Londres]. 

Por haber usado desde el principio estas prendas se denominó chamber- 
ga a la coronelía de guardias de la reina, creada por la reina doña Mariana 
de Austria para defender la corte, cuerpo de infeliz memoria, que fué el re- 
fugio de toda la gente maleante de la Península, y (lue apenas creado pro- 
vocó con su desenfreno vergonzoso y sus excesos de todo género la indigna- 
ción del pueblo madrileño. Fué su primer jefe el marqués de Aytona y con- 
tó entre sus oficiales a lo más granado de la nobleza castellana. Cuando 
triunfó don Juan de Austria en el ánimo vacilante del monarca sobre la ne- 
fasta influencia de la reina madre, uno de sik primeros actos fué convertir 
la guardia chamberga en un tercio ordinario, sin exenciones ni privilegios y 
embarcarlo para Messina. Más tarde fué este tercio reformado en Cata- 
luña. 

Del nombre de esta guardia se Ihunó también chambergos a los indivi- 
duos que la componían. 

Chamberga . Mus. Se dio antiguamente este nombre a una danza de movi- 
miento vivo y alegre, y también a una seguidilla con estribillo irregular. 
Esta seguidilla consta de seis versos con asonancias pareadas. Durante el 
sitio de Gerona en 1684 se compuso una canción, en la (lue se indica ha de 
cantarse al só de la Xamberga. Tendría probablemente su origen en algún 
cantar especial de los soldados del regimiento o guardia de la reina, llama- 
do también regimiento de la (üiamberga. 

Chambergo, gti. (Etim. De Schomberg, el mariscal que introdujo la moda 
en el uniforme.) adj. Aplícase a cierto regimiento creado en Madrid duran- 
te la menor edad de Carlos II para su guardia. U. t. c. s. || Dícese del indi- 
viduo de dicho cuerpo. Ú. t. c. s. || Se aplica también a ciertas prendas del 
uniforme de este cuerpo. Ú. t. c. s. 

^1 la chamberga, m. adv. Según la forma de las prendas del citado uni- 
forme. II V. Pintura a la chamberga. 



8 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Chambergo. Ornit. Nombie vulgar en Cuba del DoUchonyx orysivortts 
Swains, pájaro de la familia de los ictéridos. V. DoJiconix. 
Chamberguilla. f. And. Chamberga. 

Eli los diccionarios de americanismos que he podido consultar, sólo 
en el de Membreño (1) hallé el párrafo siguiente : 

Chamberga ó champer. Planta trepadora, propia de los climas cálidos : 
echa nua fruta que tiene la forma de un corazón y que los muchachos gus- 
tan de comérsela asada. 

De las tantas aplicaciones de la palabra chambergo-a, que acabamos 
de repasar, en la Argentina se conoce una sola : chambergo sust. y 
adj. para significar el sombrero blando del campesino. Más adelante, 
en un capítulo especial, nos ocuparemos del chambergo argentino. 
Basta completar los datos lexicográficos con el artículo de Tobías Gar- 
zón, quien afirma que la j)alabrac7íflm&e!r<70 corréenla Argentina sólo 
en esta acepción (2) : 

Chambergo. Arg. El blando de castor: sombrero chambergo. Véase el tex- 
to del señor Carlos Estrada, donde está empleado este nombre en la última 
forma, en el artículo Compadrito [rej)roducido en la página 51-52 de esta 
monografía]. — « Sombrero chambei'go. El de copa maso menos campanuda 
y de ala ancha levantada por un lado y sujeta con presilla, el cual solía 
adornarse con plumas y cintillos y también con una cinta, que, rodeando la 
base de la copa, caía ipov detrás. (Dice. Acad.J» 



DATOS BIOGRÁFICOS DEL MARISCAL SCHOMBERG 

Para los fines de este trabajo es suficiente reproducir el artículo 
que el Diccionario de Larousse dedica al célebre hombre de bata- 
llas (3): 

Schomberg (Armand-Frédéric, comte, ijuis duc et maréchal de France) , né 

(1) Membreño, Hondureñismos. Vocabulario de los provincialismos de Honduras, 
página 30. Tegucigalpa, 189.5. 

(2) Garzón, Diccionario argentino, página 143. Barcelona, 1910. 

(3) Laroussí;, Grand dietionnaire universel du XIX^ siécle, XIV, página 372. Pa- 
rís, 1875. 



K. LKHMANN-XITSCHK : EL CHAMBERGO f) 

a Heidelbery en 1615, tuc au combat de la Boyne, le 11 jiiillet 1690. Son 
pere, Hans-Meynaid Sclni'nbeig, joña nn grand i'óle a la <-onr de l'électeur 
palatin Frédéric V et, apres avoir renipli diversas missions diplomatiqnes, 
inonint gouveineur de Cléves et de Jnlieis: il avait éponsé Anne Dndley, 
tille d'Edouard Dndley, pair d'Angieterre. Frédério-Armand de Schombeig 
(son nom patronyiuiqne fnt ainsi francisé par la snite) fit ses premieres ar- 
mes dans Tarmée snédoise, alors a la soldé de Kichelien, assista a la batail- 
le de Nordliiigen, a la retraite snr Mayence (1634-1635) et a presqne tons 
les faits d'armes qni marqnérent la période dite ñan^-aise de la gnerre de 
Trente ans. II prit dn serviee en France comme capitaine d'une compaguie 
de clievau-légers en 1636, ñt la campagne de Franche-Comté, puis snivit en 
Allemagne le maréchal de Rantzan et fnt appelé prés de Henri de Nassau, (jni 
en flt son lieutenant. A la mort de Gnillanme II de Nassau, fils de Henri, il 
revint en France, acheta la charge de capitaine de la compagnie des gendarmes 
écossais (1650) et denx ans aprés fnt nommé maréchal de camp. Les giie- 
rres de la Fronde, oíi il siüvit le parti de Mazarin, lui valurent un avance- 
ment rapide. II commanda sous Tnreiiiie en (lualité de lieutenant general et 
participa a la prise de Landrecies, Conde et Saint-Guilain, dont Mazarin 
lui donua le gouvernement. Assiégé, en 1657, dans cette derniere ville, il 
ne se rendit qu'aprés nne brillante défense. II passa ensuite en Espagne, 
apres avoir assisté á la bataille des Dunes et au siége de Dunkerque. Char- 
ge d'appuyer les Portugais, il soutint pendant liuit ans [1661-1668] tous 
les eñbrts des Espagnols et, avec des forces inégales, sut teñir tete a Don 
Juan d'Autriche, en 1661 et 1662. Vainqueur des Espagnols á Evora, il 
s'empara de cette derniere ville et remporta la victoire de Montes-Claros, 
en 1665. A la conclusión de la paix entre les Espagnols et les Portugais, il 
se háta de revenir en France et re^ut de Louis XIV, en 1674, le commau- 
dement de l'armée de Catalogne et le báton de maréchal, á la suite de la 
prise de Figuiéres, Bascharsa et Bellegarde (1675). Son dernier acte militai- 
re au serviee de la France fut le siége de Luxembourg, qui se rendit le 4 
juiu 1684. 

Aprés la révocation de l'édit de Nantes, Schomberg, qui était protestant, 
demanda la permission de sortir du royanme et l'obtint en 1686. II se reti- 
ra en Portugal, «au gran regret, dit Sourches, de toute la France qui j)er- 
dait en lui le meilleur et le plus experimenté de ses généraux». De Lisbon- 
ne, oii rinquisition lui suscita toutes sortes d'embarras, le maréchal de 
Schomberg se rendit á Berlin, oíi il fut comblé d'honneurs, puis en Hollan- 
de, oíi le prince d'Orange, (¡ui préparait son expédition contre l'Angleterre, 
l'attacha á sa fortune. Une fois roi d'Angieterre, Guillaume le crea duc, 
chevalier de la Jarretiére et grand maítre de l'artillerie. Aprés le débarque- 



30 



boletín de la academia nacional de ciencias 



nient de Jacques II en Irlande, il fut mis á la tete du corps d'armée chargé 
d'arvétei' les progiés des jacobites. C'était en 1689. Les denxarmées étalent 
séi^arées par la Boyne. A la vue des Franjáis, qui formal ent le noj'au des 

troupes de Jacques, la cavalerie 
T EngTaved i'or die l'^niverfal l^fagaziiie. de Gruillaume, presque toute 

composée de refugies, fraucliit 
la viviere ponr se précipiter sur 
Tennemi, qui fut vaincu (11 
jiiiu 1690), mais le maréclial 
de Scliomberg fut frajipé á mort 
en poursuivant les fuyards, et 
tomba enseveli dans son triora- 
plie. 

«C'étoit, dit Rapin-Thoyras 
dans son Histoire d^ Angleterre . 
un liomme posé, ai)i)liqué, d'une 
grande condal te, qui pensoit 
mieux qu'il ne parloit, integre, 
modeste, obligeant, civil. On le 
considéroit comme le ijremier 
capitaine de son siécle, aprés le 
prince de Conde et le maréclial 
de Turenne. II connoissoit a 
fond leshommes et les affaires. 
II estoit de nioienne taille, bien 
fait, le teint beau, une santo ro- 

FREDEKlCKDllke OÍ\SCHO.NBERG. buste, un air de grandeur qui 

imposoit du respect ; se tenant 
a cheval avec une gráce peu 
commune. II aimoit beauconp la 
propreté dans ses habits et con- 

servoit au luilieu de la vieillesse la gaieté de ses premieres années. » 




-.^f/ff^^ff/»r,y,'^r , .'Ait;i/.f />>•/* ¿rfí, /Z»/M^«¿c. 



El mariscal Scliomberg, segiíii un grabado en cobre 
de J. Hintim 



Acompaiiamos estos datos con la copia de un grabado eu cobre, 
heclio por J. Hinton y que se conserva en el Gabinete Real de Graba- 
dos (Konigiiches Kupferstich-Kabinett) de Berlín. 



K. LKHMANN-NITSCHU : EL CHAMBERGO 



11 



' LA GUARDIA REAL DE MADRID LLAMADA LA CHAMBERGA 

Para dar a conocer la historia del famoso regimiento que fué lla- 
mado la Chamberga, reproducimos los párrafos siguientes que se ha- 
llan en una obra del conde d<' Clonard (1) : 

En 1669 se formó otro regimiento de gnardias. Motivóse la organizaeióii 
de este cnerpo con la necesidad de dar colocación a tantos jefes y oficiales de 




Guardia de 1675 : tambor, pífauo. alt't'rez. (Conde de Clonard, Historia orgánica de la» ar- 
mas de infantería y caballería españolas desde la creación del ejército permanente hasta el 
dia, "V, pl. 13, Madrid. 18,->4,) 

mérito como había dejado sin destinóla ultima reforma: pero el verdadero 
móvil de este pensamiento fué la necesidad de reunir en un cuerpo pi-eferente 
los mejores elementos de fuerza (pie reunía el ejército, a fin de oponer a las 
miras de don Juan de Austria una barrera en que se estrellaran sus esfuerzos 
por dominar a la reina gobernadora y hacerse dueño de la situación durante 



(1) CoxDE DE Clonard, Historia orgánica de las armas de infantería y caballe- 
ría españolas desde la creación del ejército 2)er)naiiente liasta el día, V, página 8. Ma- 
drid. 1854. 



12 



boletín de la academia nacional de ciencias 



la menor edad de Carlos II. El padre Nithart, el secretario del consejo de 
Aragón, don Diego de Sada y el marqués de Aitona, fueron los autores de 
este proyecto (Biblioteca real — Est. H. ^ — Voü. 12) que fué aprobado jjor el 
consejo de la guerra (Archivo de Simancas. Guerra. — Parte de tierra. — 
Legajos 2165 y 2193), siendo objeto de un maduro examen de parte del 
distinguido marqués de Buscayolo (Opiisculos militares). Admitíale este 
ilustrado militar como una base fija y bien entendida para la reforma de 




Guardia de 1675 : mosquetero, arcabucero, piquero. (Conde de Clonard, Historia orgánica de 
las armas de infantería y caballería españolas desde la creación del ejército ijermanenle hasta 
el día. V. pl. 14. Madrid. 1S54.) 



nuestra infantería. Tomó este cuerpo el nombre de regimiento al mando de 
un coronel, teniente coronel y sargento mayor; constaba de catorce compa- 
ñías, compuesta cada una de ciento cincuenta mosqueteros con igual núme- 
ro de coseletes armados de picas. El vestuario que se le dio consistía en el 
justacor que ya hemos descrito, de paño amarillo, llamada comúnmente 
casaca, guarnecida por sus costuras con franja de la casa real, estaqueada 
de blanco y rojo; un calzón gregüesco, media encarnada, zapato de becerro 
blanco con lazos rojos, corbata y sombrero denominado chambergo (llamá- 
base así por haberlo introducido el mariscal Schomberg cuando vino a au- 
xiliar a los ijortugueses) : con un tahalí, sarta de cargas, frascos y el arma- 
mento correspondiente. 

El vestuario completo del soldado de este regimiento le constituían, ade- 



R. LEHMANN-XITSCHE : EL CHAMBERGO 13 

más de las prendas de que hemos hecho méiito, un jubón de bombasí do- 
ble, con mangas del mismo género, fonado de lienzo de Pueblas ; dos ca- 
misa^ de lienzo de Pontarea de a vara y media de largo j dos corbatas de 
bocadillo. Los zapatos eran de baqueta de Moscovia, de a cuatro suelas, y 
el sombrero entrefino, de Alcántara, siendo el valor total de este juego de 
prendas, ciento oclienta y siete reales de vellón. (Archivo de Simancas. — 
Guerra. — Parte de tierra. — Legajo 2194). 

La existencia de esta guardia no fué muy larga. Después de muchos es- 
cándalos ocasionados jjor la ambición de don Juan de Austria, consiguió 
éste quedar.se dueño de la voluntad y persona del rey, y tan pronto como 
se vio en esta posición, hizo que se alejara de la corte el cuerpo de que se 
trata. El 28 de enero de 1677 salió de Getafe para Alicante, en Cuyo puerto 
se embarcó para Sicilia, reducido a tercio ordinario de infantería, y i)OCo 
después se dictó la orden de su extinción y amalgama en los cuerpos del 
ejército de Italia. 

Eepioducimos también l:is láminas 13 y 14 de la citada obra del 
conde Clonard y que representan un tambor, i)ífano, alférez, mosque- 
tero, arcabucero y piquero del célebre regimiento de guardias, llama- 
do la Clnunberga. 

En una obra posterior (1), el conde de Clonard publica otros figuri- 
nes con el uniforme de la célebre guardia, pero basta la reproducción 
de aquellos que se hallan en la Historia orgánica. 

Para completar los datos del conde de Clonard sobre el regimiento 
de la guardia, liemos consultado la obra de un autor anónimo, escrita 
en 1828 (2). 

Contienen las páginas 117 a 135 la historia del regimiento de la 
guardia y perteneciente a la página 132, una lámina en colores que 
reproducimos. 

Interesante es una «endecha» corriente en Madrid en aquella épo- 
ca, «en alabanza de don Juan de Austria» que el autor anónimo ha- 



(1) Conde de Clonard, Alhuiii de la infantería espaTiola desde ms primitivos 
tiempos hasta el día, pl. 32 y 35. Madrid, 1861. — Una de estas planchas, fué re- 
producida, en parte, en la ya citada Enciclopedia universal ilustrada europeo-ame- 
ricana. 

(2) Anón., Memorias para la historia de las tropas de la casa Real de España... 
escritas por un oficial de la antigua guardia real. Madrid, 1828. 



14 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

lió en la Biblioteca Eeal (Est. C. c, cod. 53, papeles de la menor edad 
de Carlos II) y que publica en la página 123 de su obra: 

Verá el regimiento^ 
Verá la eliamherga, 
Con dos mil figuras 
Que es vergüenza verlas. 

Con respecto a la fuerza del regiiuiento, nuestro autor, en las pági- 
nas 123 a 124, dice lo siguiente: 

Resulta de todo lo expuesto que el regimiento de guardias de infantería 
constaba de 2400 hombres, divididos en ocho compañías de a 150 mosque- 
teros j otros tantos piqueros, teniendo por adición 600 caballos que se 
acuartelaron en los lugares circunvecinos. 



'O' 



Como resulta de mucbos' párrafos, el regimiento fué llamado « la 
Chamberga»; los demás términos que figuran en la citada obra son 
los siguientes: 

Tercio de la guardia, tercio de las guardias, tercio de la üei na ; 
regimiento de la guardia, regimiento de la Eeina, regimiento de la 
Chamberga. 

Es notable que el mariscal Schomberg mismo, defendiendo los in- 
tereses de Francia, combatió contra el regimiento que llevaba su 
nombre, en el año 1675, enMonjuí, etc. (ob. cit., pág. 129). 

En una nota insertada en la página 132, el autor anónimo que nos 
ocupa, dice lo siguiente : 

En la obra militar titulada Los trabajos de Marte o el arte de la guerra, es- 
crita en francés por Mr. Allain Manesson Mallet, maestro de matemáticas 
de los pages del Rey de Fraucia Luis XIV, imjjresa en Paiús en el año de 
1684, se describe en el tomo 3° el equij)o del soldado de infantería de aque- 
lla nación, jjara lo cual acompaña una lámina, de donde asegura la Acade- 
mia española que tomaron los guardias de Carlos II el modelo para su ves- 
tuario. 

«Los mosqueteros (dice) como el que aquí se representa, está equipado 
y armado de las piezas siguientes: a saber: el tahalí, la espada, la bandole- 
ra, el mosquete y algunas veces el fusil. El tahalí se hace de piel de búfalo, 
alce, caballo, venado ó vaca : pende desde el hombro derecho al nuislo iz- 
quierdo j su ancho es de cuatro o cinco pulgadas: la bandolera de donde 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



15 



nielgini las cargas para la pólvora : la bolsa donde están las balas y donde 
se enroscan las mechas, es de enero de búfalo o de vaca : sn ancho de tres o 
cnatro pnlgadas y su largo de dos pies y medio.» 




Gnardia Real de 1675. (Anón., Memoria para la historia de las tropas 
de la casa Real de España, página 132. ^Madrid. 18'J8) 



Comunicamos al fin el interesante párrafo con que el señor d'Ablan- 
court, «enviado de su Majestad Cristianísima Luis XIV en Portugal », 
termina sus Memorias (1). 

Les Esj)agnols ponr avoir fait cette année la paix avec le Portngal, et 
ensuite avec la France, ne furent pas plus tranqnilles pour cela chez enx. 
Doju Juan d'Antriche acheva de se broüiller avec la Regente, et fit tant 



(1) D'Ablancourt, Mémoíres, páginas 381-382. La Haya, 1701. 



16 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

pal" le inoyen de ses amis qu'il obligea cette Piiiicesse á envoyer le Pere 
Nitard en Italie, et ensiiite il la veduisit a la nécessité de se retii'er de la 
Conr, oíi elle n'est revenue qii'aprés la mort de Dom Juan. Ce fat sous sa 
Kegence qn'on leva le regimeut des Gardes, qu'on iioni me encoré les Scliom- 
bergues, tant ce noni étoit alors en crédit dans tontes les Espagnes, oñ on 
n'admiroit pas seulenient les grandes actions du Cointe de Scliomberg, mais 
oñ on trichoit encoré de l'imiter, jnsqu'aux manieres de se vétir, ce qui 
a été snivi sur tout par les Portugais, deijuis méme son depart, quoi que 
dans les commencemens les Ecclesiastiques pour reprimer cet abas, eussent 
publié i)lus d'une fois dans toutes les Paroisses, Que personne n'eut plus a 
V avenir á vétir ni á parer les Saints ni les Saintes á Jo ScJiombergue. Cela 
fondé sur ce ({ue l'on empruntoit les just-au corps brodez, les perruques 
blondes, et les points de France, pour en parer les representations des Saints 
<jue l'on porte aux frequentes Processions, qui se font en ees pais-lá. 

Kazner (I), después de extractar el párrafo de Ablancourt que aca- 
bamos de reproducir, continúa : 

El hecho de que los españoles llamaron « los chambergos » al regimiento 
de la guardia creada por la reina viuda e instalado en Madrid, no se debe 
probablemente al respeto hacia este nombre, como lo cree, al parecer, 
d'Ablancourt, sino más bien al odio (¡ue contra él tenían. 

Y para comprobar lo antedicho, Kazner agregía en nota : 

La descripción de las divergencias entre don Juan y la reina, o más bien 
.su favorito, el célebre padre Xeidhard, permite darse cuenta que esta guar- 
dia, para la nación española, era objeto de aborrecimiento y motivo para 
las quejas más amargas. 



LAS MODAS DE SOMBRERO EN ESPAÑA DESDE EL STftLO XVI 

Para comprender cómo el sombrero ordinario y blando del pueblo 
llegó a tomar jjarte en el uniforme militar, reproducimos de las obras 
de Hotteurotli y Weiss los párrafos correspondientes. 

Dice Hotteurotli (2) : 

(1) Kazner, Lehen Friedericha ron Schomherg oder Sehonhnrg. I, psígiiia 163. 
Mannbeim, 1789. 

(2) HoTTENROTH, Tvacliten, U, págiiiii 193. Stuttgart, 1891. 



|{. LEHMANN-NITSCHE : KL CHAJIBKKGO 17 

En la segunda mitad del siglo xvi se usaban sombreros de dos formas : el 
alto sombrero español, cilindrico, de ala angosta y un sombrero con cabeza 
panteagnda o redonda y ala regular, el viejo sonibrero del aldeano. La guerra 
de los Treinta años puso en lugar honioso al sombrero de aldeano, pero lo 
degeneró, transtbruíándolo en sombrero blando y agrandando considerable- 
mente la cabeza y principalmente el ala, ornándolo además con una pluma 
de avestruz a manera de cola de zorro, que caía sobre la nuca. Alrededor 
de 1650 prevalecía un sombrero en forma del antiguo sombrero de aldeano, 
con cabeza alta y terminada en punta y ala derecha de ancluir variable: 
era generalmente de color negro y guarnecido por una sola pluma de color 
rojo, negro o blanco. 

Weiss, í'ii su «ivan obra (1), trata nuestro tema cou inuelio más de- 
talles y comunica los datos, indispensables para seguir en suelo ar- 
;o"entin<) la materia que nos ocnpa. 

(Pág. 5-15.) Desde 1500-1600. A la par del sombrero urbano, alto, la 
población rural adoptó un sombrero bajo con ala más ancha y blanda. 

(Pág. 973-974.) España (1600-1700) como en todas cosas, uuinteuía las 
formas existentes. Así como éstas habían llegado a consolidarse bajo Fe- 
lipe IT, quedaron en uso más de mitad del siglo, sin cambio casi. Las pocas 
variedades que por cierto ya desde Felipe III (hasta 1621) habían entrado 
principalmente por Francia, eran en sí pequeñas, y eran adaptadas al gusto 
inerte con tal restricción, que no podían altei'ar sensiblemente el aspecto 
tota . 

(Pág. 975-976.) Entre los hombres, preferentemente del estado mediano, 
así como especialmente en las tropas « se pusieron en boga el pantalón cor- 
to hasta la rodilla, expresamente forrado y abombado, junto con el jubón 
corto y con mangas abiertas y pendientes ; las mangas sueltas era una no- 
vedad entretanto adoptada. Al mismo tiempo se usaron hasta el año 1620 
los pantalones anchos tronsse, ([ue en Francia gastaban desde Enrique IV, 
y también en lugar de la gorgnera alta, al cuello liso y doblado: en vez del 
sombrero duro apareció el gacho de ala ancha. Esto todo en combinación 
con las botas altas tan sólo para uso de guerra ». 

(Pág. 1261-1263.) Desde 1700-1750 continuó la lucha entre los hábitos 
populares propiamente dichos, «entre esas formas a menudo extrañas, ya 
usuales desde tiempo atrás, ya provenientes de tiempos más recientes, ya 



(1) Wkiss. Kosfümkunde, III. páginas 545. 973-976. 1261-1267. Stuttgart. 
1872. 

X. XXI 2 



18 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

formadas independientemente, y las modas de la éi)oca : aunque aproximán- 
dose paulatinamente esas modas, no dejaba de continuaise la lucha, ante 
todo entre la jioblación rural, con afán no disminuido». 
Pág. 1264.)Ante todo en España era este el caso. 

(Pág. 1265.) Oídos sordos encontraron entre el pueblo los reglamentos 
[Felipe V], que habían de reprimir las formas del traje nacional a favor de 
formas francesas. Estaban ante todo en contra del encapotamiento usual, 
por el largo manto y el gacho de ala ancha, también por razón de que po- 
día conducir a abusos que peligrasen la seguridad piíblica. Pero a pesar de 
que estas manifestaciones se redujeron primero a una prohibición de apare- 
cer en tal traje en las calles de Madrid y lugares de diversión piíblica, no 
solamente no fué respectada esa j)rohibición, sino (pie contribuyó a aumen- 
tar la oposición. 

(Pág. 1266-67.) Lo que no consiguió Felipe V, y en lo cual no insistió 
Fernando VI, es decir, desacostumbrar al pueblo de llevar su hábito, lo 
probó de nuevo Carlos III (1759-1788) con todo afán. Muy pronto después 
de asumir el mando, hizo más estricta aún la forma de prohibir el pe- 
ligroso encapotamiento. Según esto, desde entonces en todo el reino los 
hombres habrán de llevar en lugar del manto largo, mantos que terminaran 
siquiera a un cuarto de vara del suelo, igualmente en lugar de gachos de 
ala ancha, habían de usa)- únicamente sombreros de tres picos, que dejan 
al rostro despejado, y las mujeres se habían de abstener de usar mantilla. 
Así como la ley anterior, no fué considerada ésta, mientras tanto el rey se- 
cundado por su ministerio, hizo indicar a las autoridades de hacer cumplir 
la ley con todos los medios a ellos xjosibles. Pero con la nueva medida coer- 
citiva aumentó la resistencia. En Madrid, en 1765, llevó a una seria suble- 
vación que amenazó a los ministros y que hacía temer además una propa- 
gación a las provincias. Convencidos que por tal vía no se lograba el fin de- 
seado, pero tampoco decididos a desistir de sus propósitos, el ministro 
Aranda, una vez calmada la tormenta, tomó la resolución de hacer propagíir 
públicamente, que en adelante el gacho ancho sería distintivo especial de 
los pregonadores y verdugos. Esta disposición conmovió tanto a la f/nonlc- 
sa. que poco a poco muchos, preferentemente en la capital, se acomodart>n 
al uso del sombrero de tres picos. En los círculos cultos en cambio, halla- 
ron aceptación ahora más de buena gana las formas francesas. 

(Pág. 1267.) Entre los hombres, asimismo en Madrid entre la burguesía 
pudiente, se afirmó el uso del gacho plano de ala muy ancha, con largos 
barbijos. 

Las respectivas leyes a que se refieren los párrafos anteriores, se 



K. I.EHMANN.NITSCHE ; El. CHAMBERGO 19 

liallaii en la Xovísima recopilación de las leyes de España y son las si- 
jiui^iites : 

Ley X, titulo XIII, libro VI 

D. Felipe V, en Madrid, por bando de 9 de julio de 1716, repetido en 6 
d( noviembre de 1723, y enjulio de 1745. 

Prohibición de andar embozados en ¡a Corte 
con montera, ajorro calado, sombrero u otro embozo que oculte el rostro 

Ninguna persona, de qualquier estado, calidad y distinción, o de fuero 
militar u otro alguno, sea osado de andar embozado por esta Corte, tanto 
con montera como con gorro calado y sombrero, u otro qualquier género de 
embozo que oculte el rostro, especialmente en los conales de comedias ; y 
a qualquiera que executare lo contrario, por el mismo liecho de encontrarle 
embozado, se le ponga preso en la Real cárcel de esta Corte por la Justicia 
ordinaria} y que arrestado y puesto en la cárcel, por mano del Gobernador 
del Consejo inmediatamente se me dé cuenta del sugeto que se encontrare 
en el referido trage, para (jue yo tome la resolución (jue juzgare más con- 
veniente según el grado, calidad y distinción y fuero de la j)ersona. 



Ley XIII, titulo XIX, libro III 

D. Carlos 111 por bando publicado en Madrid a 10 de marzo de 1766, re- 
novando otros anteriores. 

Prohibición de usar capa larga, sombrero chambergo o redondo, 
montera calada y embozo en la Corte y Sitios Reales 

No habiendo bastado, para desterrar de la Corte el mal jiarecido y peiju- 
dicial disfraz o abuso del embozo, con capa larga, sombrero chambergo o 
gacho, montera calada, gorro ó redecilla, las Reales órdenes y bandos pu- 
blicados en los años de 1716, 719, 723, 729, 737 y 740, prohibiendo dichos 
embozos, y especialmente la Real orden, que a consulta de la Sala y del 
Consejo se renovó en el año de 745, y publicó por bando en 13 de noviem- 
bre (*) : mando que ninguna persona, de (pialquier calidad, condición y 
estado qiie sea, pueda usar en ningún parage, sitio ni arrabal de esta Corte 
y Reales Sitios, ni en sus paseos o campos fuera de su cerca, del citado 
trage de capa larga y sombrero redondo para el embozo : pues quiero y 



20 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

mando, que toda la gente civil, y de alguna clase, en que se entienden to- 
dos los que viven de sus rentas y haciendas, o de salarios de sus empleos, 
o exercicios honoríficos y otros semejantes, y sus domésticos y criados que 
no traigan librea de las que se usan, usen precisamente de capa corta (que 
a lo menos le falte una quarta para llegar al suelo) , o de redingot o capin- 
got, y de peluquín o pelo propio, y sombrero de tres picos, de forma que 
de ningún modo vayan embozados, ni oculten el rostro : y por lo que toca 
a los menestrales, y todos los demás del pueblo (que no puedan vestirse de 
militar), aunque usen de la capa, sea precisamente con sombrero de tres 
picos, o montera de las permitidas al pueblo ínfimo, y mas pobre o mendigo, 
baxo de la pena por la primera vez de seis ducados, o doce días de cárcel, y 
jior la segunda doce ducados, o veinte y quatro dias de cárcel, y por la ter- 
cera quatro años de destierro a diez leguas de esta Corte y Sitios Reales, 
aplicadas las penas pecuniarias por mitad a los pobres de la cárcel, y mi- 
nistros que hicieren la aprehensión: y en quanto a las personas de la pri- 
mera distinción por sus circunstancias o empleos, la Sala me dará cuenta 
a la primera contravención, con dictamen de la pena que estimare conve- 
niente : pero quiero, no se entiendan las dichas penas con los arrieros, tra- 
gineros, u otros que conducen víveres a la Corte, y que son transeúntes, 
como anden en su propio trage, y no embozados : pero si los tales se detu- 
vieren en la Corte a algún negocio, aunque sea en posadas ó mesones, por 
mas tiempo de tres dias, hayan de usar del sombrero de tres ijicos, y no 
del redondo, ó de monteras permitidas, y descubierto el rostro, baxo las 
mismas penas. 

Dice una nota que se refiere al asterisco lo siguiente : 

Por la cita<la Real orden y consiguiente bando se mandó, que ninguna 
persona, de qualquier estado, grado o distinción, fuese ni concurriese a pie 
ni en coche embozado con capa larga, montera o sombrero, o gorro calado, 
ni otro genero de embozo que le cubriese el rostro para no ser conocido, en 
los sitios y parages públicos de esta Corte : señalando por tales los teatros 
de comedias, paseos pvíblicos, procesiones y festejos populares; con las pe- 
nas, a las jiersonas dé la primera distinción, de dar cuenta la Sala a S. M. 
con dictamen de las que les correspondiesen : y a las demás de distinción 
ponerlos en la cárcel, y destinarlos por quatro años a presidio, y doscientos 
ducados de multa ; y a las personas plebeyas por diez años a campañas, y 
si no fuesen a propósito, por ocho años a presidio, aplicados a lo que fue- 
sen útiles : y si auu para esto no fuesen a propósito, eu quatro años de cár- 
cel,: y desaforando para este fin y delito a todas las personas que gozasen 



K. I.KHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 21 

(U'l fuero Militiir, o del Bnico ii otro privilegiado, y cometiendo su cxecu- 
(•iou ])iua con todos a la Sala de ("orte. 

Ley XIV, titulo XIII, libro VI 
D. Carlos III. en el Pardo poi lícal (trdcn de 22 de enero de 1766. 

Prohibición ilc iix((¡- cupn lunni. su labrero redondo ni emboco 
los empleados en el scrr/c/o // oficinas Iteales 

Me ha sido reparable, que los sugetos <nie se hallan empleados en mi Real 
servicio y oficinas, usen de la capa larga y sombrero redondo, trage (jue 
sirve para el embozo, y ocultar las personas dentro de Madrid y en los 
paseos de fuera, con desdoro de los mismos sugetos, que después de expo- 
nerse a machas contingencias, es impropio del lucimiento de la Corte, y de 
sus mismas jiersonas (pie deben preseutarse en todas partes con la distin- 
ción en qne los he puesto : y queriendo que se corten estos abusos, (jue 
también son perjudiciales a la política y buen gobierno; he resuelto, (jue se 
den íhdenes generales a los Gefes de la Tropa, Secretarias del Despacho, 
Contadurías generales y particulares, y todas las demás oficinas (|ue tengo 
dentro y fuera de Madrid, para ([ue hagan saber a todos sus individuos, 
(lue por ningún caso usen de la capa larga, sombrero redondo, ni del em- 
bozo ; sino (]ue dentro y fuera de Madrid, paseos, y en todas las concurren- 
cias ([uc tengan, vayan con el trage (¡ue les corresponde, llevando capa 
corta o redingot, pelu([uin o pelo propio, y sombrero de tres jiicos en lugar 
del redondo, de modo que siempre vayan descubiertos; pues no debe per- 
mitirse, que usen de un trage que los oculte, (]uando no debe presumirse 
<iue ninguno tenga justo motivo para ello (*). 

Dice una nota, que se refiere al asterisco, lo siguiente : 

En Real orden de 5 de mayo de 1784, comunicada al Sr. Gobernador del 
Consejo, con motivo de haber notado S. M. en Madrid el abuso de disfra- 
zarse de dia y noche varias personas de distinción, con degradación de su 
clase, con unos capetones jiardos burdos, o de otros colores, muy sobre- 
l)uestos de labores ridiculas pespunteadas o bordadas de varios colores cho- 
cantes, con embozos de bayeta u otra tela equivalente, y que este trage en 
Castilla solo le han usado los gitanos, contrabandistas, toreros y carniceros, 
con quienes se equivocan las personas de distinción que los usan ; y aten- 
diendo a ser este abuso contrario a las leyes y repetidas providencias pro- 



22 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

hibitivas de todo disfraz y trage, que no sea el propio de cada clase ; resol- 
vió S. M. se previniese a la Sala de Alcaldes, que estos en sus rondas 
detuviesen y reconociesen, siempre que les pareciere conveniente, á los que 
llevasen tales capotones : y que siendo Oficiales militares, criados de Casa 
Real ú otras personas de clase, sin excepción las hicieran arrestar, y dieran 
cuenta á S. M. 

Con respecto a otra ley (ley XIX, título XIII, libro VI) sobre pro- 
hibición de galones de oro y i^lata en las libreas, y de charreteras y 
alamares de seda, que no tiene que ver con la materia que nos ocupa, 
dice una nota lo siguiente : 

Con arreglo a los capítulos de esta cédula se publicó y fixó eu Madrid el 
consiguiente bando a 23 de febrero de 1790, y otro en 12 de marzo para la 
observación de lo x>revenido en ellos : y con motivo de haberse advertido 
de algún tiempo antes, que se habia empezado a propagar el uso de los som- 
breritos redondos a la extrangera, presentándose con ellos los nacionales y 
extrangeros en los ijaseos y parages públicos, contraviniendo a las provi- 
dencias prohibitivas de sombreros gachos, se iirohibió absolutamente el de 
dichos sombreritos en Madrid y Sitios Reales, y paseos á distancia de una 
legua de la Corte, baxo la pena ijor la primera vez de seis ducados y doce 
dias de cárcel, doble por la segunda, y por la tercera quatro años de destie- 
rro a (juatro leguas de la Corte y Sitios Reales. 

Ley XV, titulo XIII, libro VI 

El Consejo por circular de 11 de junio de 1770 : y D. Carlos IV, j)or reso- 
lución a cons. de 18 de diciembre de 1804. 

Prohibición de sombreros (jacJios o chambergos a todos los que vistan 
hábitos largos de sotana y manteo 

Siendo conveniente al buen orden de la República, y notoriamente útiles 
a su bien estar, los efectos que ha j)roducido el no uso de los sombreros 
gachos o chambergos, como indecentes y nada conformes a la debida cir- 
cunspección de las personas; proporcionados solamente a las acciones obs- 
curas y no pocas veces delinqüentes : y notándose por otra parte, que aun 
después de tan saludable general práctica subsiste todavía el abuso de gas- 
tarse sombreros semejantes i)or un gran número de gentes, «jue ya por su 
carácter, ya por su profesión, visten hábitos largos y ropas talares, con 
tanta mayor disonancia quauto por la misnuí razón de llevar tal ropa debe- 



R, T^EHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 23 

lian ser los primeros en conservar la exterioridad que a cada uno corres- 
ponde, sin confundirse entre sí, ni alterar el orden público j común tan 
útil'a todos los estados y condiciones de los individuos de una misma Eepii- 
blica : paia ocurrir a estos inconvenientes, se prohibe a todas y qualesquiera 
personas, que visten hábitos largos de sotana y manteo, el uso de sombre- 
ros gachos y chambeigos, así dentro como fuera de la Corte en qualqniera 
parte del Reyno, tanto de dia como de noche ; mandando, que universal- 
mente lleven y usen el sombrero levantadas las alas a tres picos, en la mis- 
ma forma que le llevan y usan comunmente todos quantos visten el háltito 
coi'to o popular, sin distinción alguna; a excepción de los clérigos consti- 
tuidos en Orden sacro, que deberán traerle levantadas las dos alas de los 
dos costados, y con forro de tafetán negro engomado, así porque el antiguo 
uso de la Nación tiene apropiada y autorizada esta distinción, como porque 
ella misma sirve de una decorosa señal, a cuya vista sin equivocación se les 
guarde el respeto forres])ond¡ente su sagrado carácter. 



EL CHAMBERGO EN LA REPÚBLICA ARGENTINA 

El (lato más antiguo sobre el tipo del sombrero en la Argentina, k» 
encontramos en los rasgos dramáticos de la vida del gaucho en las 
campaOas y praderas <le 1778 a 1808, descriptas con tanto brillo por 
Hilario Ascasubi (1). Aunque la noticia no data de la época, no hay 
motivo para despreciarla ; vemos que el sombrero de la alta sociedad, 
en aquel entonces, era un « sombrero arqueado » : 

Ahora, de los caballeros 
tampoco estoy olvidado, 
pues, como si en este istanfe 
los estuviese mirando, 
me acuei'do de sus golillas 
con unos grandes moñazos, 
y luego su calzón corto 
(pori supuesto que de raso), 
un justillo hasta el encuentro 
por todas partes /íor/rt fío. 

(1) Ascasubi, Sanios Vega ó los Mellizos de La Flor. Rasgos dramáticos de la vida 
del gaucho en las campañas y praderas de la República Argentina (1778 á 1808), pá- 
ginas 23-24. París, 1872. — ídem, 2* edición, páginas 19-20. Buenos Aires, 1893 



24 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

De allí, 1111 casacon terrible 
cou alamares bordados : 
después, sus medias de seda 
rayadas de azul y blanco : 
y ijor último, eu los jíi'eses^ 
encima de los zapatos, 
tamañas hebillas de oro 
itbeteaclos de topacios : 
y al cinto sus esjiadines 
con vainas de cuero blanco : 
una bolsa con la trenza 
y un sombrero todo arquindo. 

La siguiente compulsa literaria nos informará, eu orden crctnoló- 
gico, sobre las modas del traje i)0i)ular y especialmente del sombrero, 
como ya fué dicho en la introducción. 

Un detalle sobre el traje de los gauchos de Tucumán, en 1820, 
hallamos en la célebre obra de E. E. Vidal (1) y sentimos que el autor 
no da descripción del sombrero usado en las demás regiones de los 
países ríoplatenses. He ahí sus palabras (2) : 

Tbey are all ciad in a stuflf of a particular pattern, tlie manufacture of 
tlieir own province : bave a pointed round ñir bat, of a fawu colour : and 
wear tbeir hair long and lank. In otlier respects tbey resemble tlie rest of 
the country people, and in nothing more than in tlieir dirt. 

Alcides d'Oibigny describe el traje de los gauchos de la Banda 
Oriental del Uruguay en 1827, como sigue : 

L'habillement des soldats ou gauchos consiste en un calecon blanc ou caJ- 
soncillo, nn chílipa (1), de couleur bleue ou rouge écarlate, piéce d'étofíe qui 
les enveloppe de la ceintuie aux jambes: un poncho bleu, doublé de rouge, 

(1) Vidal, Picturesque Ulustrations of Bnenos-Ayres and Monte Video, consistinn 
of tu-enfy-four views : accompanieñ with descriptions of thc scenery, and of the costu- 
mes, manners, cj'-c. of the ¡uhabitants of ihose cities and their environs, página 89. 
LoDdon, 1820. 

(2) La voz chiripa, de origen quichua (= para el frío), antiguamente y hoy día 
todavía eu San Luis (como lo liemos oído nosotros mismos) es grave (chiripa) ; 
en las orillas del Plata, bajo la iuüueucia del guaraní, se transformó en aguda 
(chiripá) y como tal se oye exclusivamente en Buenos Aires. 



K. LEHMAXN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 25 

•lirils lelí'vcut sur les épaules, ce ([iii présente nu eontraste de couleurs 
iissez pitjuaut. lis ont ponr chaiissiire des hotos de potro, c'est-á-dire des 
bofites faites de la pean épilée, mais non tannée, de la jambe d'nn cheval, 
et dont le conde forme le talón. / Xote : Sonvent les gauchos tuent un che- 
val, seulenient ponr avoir une paire de bottes, qu'ils assouplissent en les 
frottant dans leurs niains.] lis sont coittés d'nn chapear, petit et en paiu de 
sucre, (pie couvre presque toujonrs un luonchoir de couleur attaché snrleur 
tete, de maniere a tlotter sur leurs épaules, ce qui les latraichit quaud ils 
galoiient. Pour arme, ils ont un sabré, une caiabine et (prelquefois des pis- 
tolets: mais tous sont munis du terrible lacet (lazo), dont j'anrai l'occasion 
de parler plus d'une fois, et des non moins dangereuses boules (bolas). Rien 
de plus élégant (pTun gaucho galopant, son poncho relevé, la caral)ine 
apitnvée sui- la cuisse, et dans une attitude oblicpie (1). 

El traje eürrentino de 1.S2.S, sejíiiii Alcides (l'Oi-biony, era el si- 
"iiiieiite : 

L'habillement des hommes est assez simple, ('enx (|ni ont eté a Buenos- 
Ayres ont adopté les costumes d'Europe, et plus particnliérement le.s modes 
fran(;aises. Ils porttnt. pai-dessns, le mantean, loisqu'il fait froid, ou bien 
le poncho, dont i 'origine est américaine. Celui de Corrientes est une piéce 
d'étofte d'environ scpr i)ieds de long sur (juatre de large, a\"ec une ouver- 
ture longitudinale dans le milieu, pouv passer la tete (2). Le costume des 
habitans de la canipagne ou de ceux qui ne sonf [)as caballeros, quoi qu'ils 
soient aussi flers que les caballeros eux-ménies, se compose : 

1" d'une chemise de toile de cotón du pays, ornee d'une petite broderie 
a jourautour d'nn jabot de tulle de cotón, également fabiiqué dans le pays. 
Le col et le bout des manches sont aussi couverts de points a jour et de bro- 
deries. Plus ¡1 y en a, et plus la chemise a de valeur. Telle de ees chemises 
se veud jusíiu'a quatre-vingt-cinq francs, ou une once d'or : 

2" d'nn (^alegon également tissé dans le pays, et portant, au l)as des jam- 

(1) D'ÜKBKiNY, Voyage dans I' Amérique méridionale, I, páginas 62-63. París, 1835. 

(2) Olí fabrique á Cordova la plus grande partie des ponchos de laine portes á 
Corrientes; ils sout plus ou moins fins et généralement d'nu foiid gris, avec des 
raies rouges et bleues. II y en a aussi d'autres couleurs et de diíféreus tissus. On 
fait aussi des ponchos de drap et d'autres étoífes de laine grossieres. Les couleurs 
les plus usitées sout le bleu, le rouge et le vert. Des femmes fout a Corrrientes 
des ponchos de laine, ornes des plus vives couleurs et qui sout d'une grande 
solidité. r^es mordans employés sont l'aluu et les uriues pvitréfiées. Elles tissent 
aussi des ponchos de cotón, d'nn tissu trfes-serré et presque impermeable, rayes 
iilternativement de blanc et de bleu. 



26 BOLETÍN DE I.A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

bes, au lien de ñauges, des calzoncillos de Buenos- Ayres, des ornemens a 
jour serublables á ceux de la chemise: 

3° d'un vliiUpa ou bande d'étofte de laine, ordinairement longe, jaune 
ou blanche, de qnatre a cinq pieds de long-, et d'un pied et demi de large, 
(]n'ils loulent autonr de lenr ceinture, de maniere á en former une espéce 
de cotte, et qu'ils soiitienneut aii moyen d'une petite bande de cotón tissée 
par leurs femmes et, le plus souvent, rouge, jaune ou blancbe. II est a 
lemarquer que cette piéce de vétement ne descend que jusqu'aux genoux; 
tandis que le chilipa de la Banda oriental et de Buenos- Ayres descend pres- 
que jusqu'aux pieds, ce qui lui ote tout ce qu'il a de gráce lorsqu'il est 
court : 

4" d'une veste de drap généralement bleu, tres-courte, veste que beau- 
coup d'bommes de la campagne niettent seulement le dimanche. Les jours 
de la semaine, ils n'ont que leur chemise, et je les ai vu méme souvent, en 
route, ne porter que le calzoncillo et le chilipa, marchant les épaules núes, 
a l'ardeur du soleil. Ils se couvrent la tete d'un chapean de feutre de laine, 
noir. Chaqué homme a, de plus, son poncho, s'en servant comme de man- 
tean. A pied, ils le drapent autonr du corps, íi la maniere des anciens, pour 
se garantir du froid ou de la pluie : et, lorsque le temps est beau, ils le 
rejettent sur l'épaule. A cheval, dans le premier cas, ils passent la tete 
dans le trou, et le poncho les couvre par devaut et par derriére comme une 
chasuble : dans le second, ils en font \\\\ rouleau, (ju'ils nouent autonr déla 
ceinture. Le poncho, en tout temps, sert de converture la nuit. 

Dans les camj)agnes, les liommes et les femmes vont pieds ñus, ji bien 
peu d'exceptions pres. A la ville, il en est, pour ainsi diré, de méme; ton- 
tas les personnes qui ne tiennent jias un rang dans la société vont pieds 
ñus. Les souliers ne sont en usage que depuis trés-peu de temps. On 
commence cej)endant a s'en servir généralement; mais il n'est pas rare 
de voir une femme assez bien vétue marcher sans en avoir. L'iisage de 
porter des bas a fait moins de progrés, parce ([u'il entraine á plus de 
déjiense. On doit croire cependant (lu'il deviendra general : car beancoup 
de femmes se sont déjá mises a en porter. Les hommes laissent, le plus 
souvent, croitre leurs cheveux, et en font une tresse qui leur pend sur 
le dos. Les femmes les rassemblent en chignons qu'elles attachent avec 
un petit ruban de couleur, ordinairement cramoisie. Lorsqu'elles revien- 
nent du bain, elles les laissent flotter sur leurs épaules, avec une coquette- 
rie d'autaut mieux calculée qu'ils sont généralement d'un beau noir. 

Les femmes de la premiére classe de la société suivent les modes de Bue- 
nos-Ayres, qui, sauf la coiflfure, sont les méraes qu'en Europe : mais qui 
arrivent un peu tard a Corrientes. L'habillement des femmes du peuple 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 27 

cüuisiste en uue cliemisc, iiu.jupou ct uue mantn. Le bhinc est la couleur m 
la uiotle... [Siguen detalles sobre la camisa, la saiota y la manta] (1). 

Datos interesantes sobi'e el traje campesino, sea en el irnionay, 
sea en las provincias argentinas, hállanse en la descripción del viaje, 
hecho de 1830 a 1834 por Arsenio Isabelle: 

II est encoré nécessaire, si Fon tient a étre hien nt, a étre traite cu aw¡ 
par les Gauchos, (l'ajouter au poncho, le chiripa, les cal ¡concilios, les bottes 
(le potro et les éperons-monstres. Le cldripa est encoré une autre piéce 
d'étoífe de laine rouge, bleue ou verte, jamáis d'autre conleur, qui se met 
antour des reius, tombe au-dessous des genonx comme une tunique et s'as- 
sujettit en-dessus des hanches an moyen d'une ceiuture de cuir, dans hi- 
qnelle on passe, derriére le dos, un grand couteau-poignard dans sa gaine. 
Quelquefois les flanees ou les anioureux (enamorados) font un chiripa du 
schall de leur belle : c'est alors qu'on les voit, la guitare a la inain, iuipro- 
visant sur des cliants d'église, des versets rimes <prils chantent á la porte 
de leur china, ou íi celle d'une pxilperia. Le calzoncUlo est un large calefón 
blanc frange ou brodé dans le has ; les bottes de potro sont fabriquées avec 
la pean, non tannée, de la jambe du cheval, de maniere á laisser les orteils 
libres; la courbure de la jambe forme le talón de la botte. D'autres, prin- 
cipalement dans l'Entre-Rios, se servent de peaux de cliat sauvage (botas de 
gato). II arrive souvent qu'un Gaucho tue nn poulain (potro) uniquement 
pour se faire des bottes. II gratte bien le poil avec son couteau, toujours 
trés-aflilé, pnis il frotte ses bottes avec les mains, tout en trottant, jusqu'á 
se qu'elles soient assez souples. Avec cette sorte de chaussure, tres-con- 
venable d'ailleurs pour un long exercice a cheval, ees hommes sont incapa- 
bles de supporter une longue marche a pied, c'est pourquoi, comme je l'ai 
observé ailleurs, ce sont les plus vils fantassins du monde : mais á cheval, 
cuidado! 

La coiifare du gaucho consiste, dans la Banda Oriental, en un chapean 
rond a larges bords plats ; et a Buénos-Ajres en nn trés-petit chapean á 
forme élevée, á bords étroits, place de cóté sur un mouchoir blanc noué en 
fichú sous le mentón ; le chapeau, enfon^ant á jjeine sur la tete, est retenn 
par un ruban noir. Un gx-and nombre de Gauchos, tantde la Banda-Oiiental 
que de Buénos-Ayres, portent un bonnet phrygien, rouge, doublé de vertet 
orné de rubans tricolors á l'extrémité. La jaquette (jaqiteta), petite veste 
coarte comme celle d'un marin, est bleue, rouge ou verte, qu'elle soit en 

(1) D'Orbigxv, Voyage, etc., páginas 383-384. 



28 



boletín de la academia nacional de ciencias 



«Irap ou aiitrement. En 1834, le partí de Rosas a. Buénos-Ayres avait arlopté 
ce costume toiit-á-fait pittoresque: jaquette verte, gil et rouge; ijantalon 
blanc et chapean rond avec cocarde bleue et blanclie (1). 




Gaucho iiilazMiido. Usa gorro de mauga, camisa, chaleco. Jaqueta, bragas, calzoncillos 
cribailo.-s, bota.s rte potro, facón, nazarenas, escapulario. Como el dibujo original fué 
hecho directam(;nte sobre la piedia, aparece en la copia el brazo iziiuierdo como el 
con que se maneja el lazo. (Tbarka, obra citada, lámina 1.) 



Interesantes íignras, dibujadas en la misma época, liállanse en el 
álbum de Ybarra (2), verdadera obra fundamental si tomamos en con- 



(1) C'e.st ce qu'uu nomiiiait le partí de la Mazorca, á cause d'nu épi de mats 
qu'ils ijortaient an bout de leurs lances et dont lis niena9aient leurs adversaires 
avec un geste trés-indécent. 

Isabelle, Voyage a Buenos- A yres et a Porto-JUr/ie, ¡mr la Banda-Orieiüal, 
les Missions d'Urtii/uay et la Province de Rio-G^rande-do-Sul (de 1S30 a 1834). Sui- 
üi de considérations sur l'état du Commerce Franjáis ¿i l'extérieur, et principalement 
fin Brésil et au Rio-dr-la- Plata, págmas 321-322. Havre, 1835. 

(2) Trages y costumbres de la Provincia de Buenos Aires. Publicados por Gregorio 
Ybarra eu la Litografía Argentina de su propiedad. Buenos Aires, 1839. — 24 
plancbas, sin texto, pero con explicación eu la lilthna página de la carátula. 



U. IJíHMANN-NlTSCHE : EL CHAMBERGO 



29 



sideración aquellos tiempos y los reducidos medios de publicidad, de 
los cuales disponía Tina ciudad sudamericana. 

Los dibujos de la obra son im]»ortantes por ser hechos sobre el 
vivo, lo que no i)uede decirse de las ilustraciones que acompañan 
los diarios de los viajes céle- 
bres. En lo que hace al cubre- 
cabeza, aparecen en las lámi- 
nas los tipos siguientes : gorros 
de cuero (¿de monof ), gorros de 
manga, galerones, scmdjreros ^^^^^ 
])anza de burro y sombreros de 
]»ajilla, que van ilustrados en 
las reproducciones agregadas. 
Es de notar, que poco se ve el 
chiripá (lámina 20, gauchos mi- 
rando el juego de la taba), algu- 
nas veces la braga encima de 

los calzoncillos cribados (lámina l-J, vendedor de pes(íado: lámina 9 
encendedor de faroles, etc.). 




Xegi-o vendedor de escobas .v plumeros cou goiio 
de enero (;de iiKinof)- (VnAKlíA. ohra citada. \ú 
mina .'>, parte). 



El traje de los gauchos de Carmen del Kío Xegro, en 1839, era el 

siguiente : 

Tlicse gauchos are geuerally well ma- 
(le, tall and nuisciilar, with swavthy com- 
plexions, black eyes, and loug liair, very 
laige mustachios and leniaikably small 
feet. Their costame is a red striped sliirt 
and fringed at the bottom of the leg, ca- 
lled calzoncillos. Their trousers fchiUj)^) 
consist of two yards of scavlet cloth. 
wliicli is sometimes ornamented at tlie 
corners ; to form this into auy thing like 
a gariuent appeared strange enough, yet 
wheu it is on tlie werrev it has the ap- 
pearance of apair ofTurkish trousers. The mode in whicli it is put on is to 
<-onñne the ends round tlie waist hy a girdle (tirador), the middle of tlie 
oloth passJng down between the legs, while the ends fall over the girdle. On 
the head was worn a red conical cap snnnounted hy a tassel. 




Vendedor de velas cou yorro de uiauga. 
(Ybarra, obra citada, lámina 11, par- 
te.) 



30 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Their riding boots or leggings are uiade of tlie hide from the leg of a 
horse. This is stripped oíf and jjut on the leg while j'et green. where it is 
suífered to dry, and remain nntil worn ont. They flt very closely to the foot 
like a stocking. The two largest toes of each foot were uncovered, for the 
convenience of putting them into the stirrup, which is only laige enough 
to adinit theni. A long kuife in the girdle completes the dress (1). 



Se ve, pues, que en la época colonial y de la independencia se usa- 
ba el «sombrero panza-burro», y en la primera mitad del siglo xix 

el «sombrero de pajilla». Todos los 
autores lo confirman. Lynch por 
ejemplo, dice (2) : 

Vestían los ganchos de aquel tiem- 
lio [época de la independencia] una 
cliaqueta corta, larga muy poco más 
de la mitad de la espina dorsal, con 
cuello y solapas, blanca camisa, cor- 
bata o pañuelo a guisa de ella, chaleco 
muy abierto y prendido con dos boto- 
nes casi sobre el esternón, dejando 
ver los caprichosos buches de la cami- 
sa entre él y el ceñidor. 

Un pantalón hasta la rodilla muy 

parecido al de los andaluces, con un 

entorchado a la altura del bolsillo y 

abotonado con cuatro ojales sobre la rodilla destacaban un calzoncillo de 

hilo o de lienzo hasta el suelo, flecado y bordado de tablas. 

Usaban botas de potro con sus correspondientes espuelas, cuchillo o na- 
vaja de cinto, su largo poncho o manteo que generalmente doblaban sobre 
el brazo y no abandonaban el rebenque, objeto indispensable para los que 
están habituados a vivir sobre el caballo. Su sombrero era muy parecido al 
de nuestros días, más alto, más cónico hacia la punta y con el ala más cor- 
ta y estrecha. 

Como los actuales, gastaban recao, bolas y lazo. 




Gaucho con sombrero alto. (Tbahea. obra 
citada, lámina 20, parte) 



(1) WiLKES, ^arrative of the United States Exploring Expedition duriny the 
years 1838, 1839, 1840, 1841, 1842, I, páginas 98.99. Philadelphia, 1846. 

(2) Lynch, La provincia de Buenos Aires hasta la definición de la cuestión Capi- 
tal de la Bejyiíbliea, páginas 6, 7. Buenos Aires, 1883. 




1!. I.EHJIANN-NITSCHE : KL CHAMBERGO 31 

Algunos lucían sus ricos aperos y la mayor parte manejaba el alfajor con 
destreza sin igual. 

Vestían [los gauchos í'etleniles] con muy poca diferencia del gaucho ¡iri- 
mitivo, con el sombrero de embudo de aquella época que había substituido 
al anterior y en el que lucía su ancha divisa punzó. 

El pantalón ya había sido reemplazado por el chiripá, siendo los más 
usuales de paño, lana, lino o algodón. 

Al cuello usaban un pañuelo jjunzó, y su facón, que 
había crecido un medio palmo, había pasado a colocarse 
sobre los ríñones en vez del costado izquierdo o adelante 
como lo usaban sus antecesores. 

El tirador substituía ya al ceñidor. 

De los dos citados tipos de sombreros, el i)ri me- 
ro, o sea, el «panza-burro», ha aleauzado bastante Lechero cou sombren. 

panza de bufro, pro- 

l)opularidad en la literatura que relata las costuD)- i.abiemeute de cuero. 

T 3 1' (Ybarra, obra cita- 

bres del país. , ,< ■ n ^ ^ 

'■ cía. lamina 3. parte.) 

Un cuadro pintoresco de la «montonera» de 1819, 
de Entre Ríos y Santa Fe, es relatado pcn- ,1. tíiible (1) ; ¡cómo apa- 
recen ante la visión del lector aquellos gauchos (^ue condwtieron en 
])r<) de la independencia nacional! 

Uniforme no tienen: el línico distintivo, es alguna prenda roja : el pon- 
cho, el chiripá, la camiseta o el pañuelo al cuello. Ahora han dejado en 
usar como morrión el cuero de la cabeza de un burro, sacado con cuidado 
para no hacerle perder la forma, sin costuras, con las orejas paradas (2) . Al- 
gunos usan vinchas, otros sombreros panza de burro y los más dejan flotar 
sin reato alguno su pelo lacio y largo: dicen que hasta abrojos se encuen- 
tran en sus cabelleras. Unos llevan únicamente calzoncillos, otros chiriíjá : 
calzones es algo de muy raro y casaca, solo los oficiales superiores. La ma- 
yor parte van cubiertos con harapos, dejando ver parte del cuerpo, donde 
se notan las heridas recibidas en las pulperías o los machucazos de los redo- 
mones cuando está[n] ébrio[s]. Van armados con lanza o sable y tercerola, 
otros cou simple chuza, eso sí, las boleadoras a ninguno les falta. 

(1) Sííhle, Arroyo del Medio, 1819. Novela histórica argentina, página 45. 
Rosario, 1903. — Según carta del autor, los datos reiiroducidos se basan eu las 
narraciones de un antiguo montonero. 

(2) Sobre este gorro arcaico, véase la nota más adelante, página 45. 



32 



boletín de la academia nacional de ciencias 




El i)iiitoresco traje de los gauchos de 1838 era, según el misino 

Jorge Síilile, el siguiente: 

'Botas de potro — el cuero de las patas de 
un animal yeguarizo, sin curtir, apenas so- 
ltado, con una sola costura que da en la pun- 
ta (1) del i^ie, atadas bajo la rodilla con un 
])edazt) de cuero de oveja, sin medias, salién- 
(lole el dedo gordo por una hendidura, deja- 
da a piopósito para calzar en el estribo ; su 
calzoncillo blanco, con ñeco, bien almidona- 
do y planchado: su chiripá — una manta de 
T^ „ , 1 1 ,. , , colores chillones, cuvas cuatro puntas están 

lianza iie bvrro. inobabienioiitc de sujetas a la clntui'a, dos adelante y dos atrás, 

fieltro. (Tbarra. obra citada, láiui- • t t f ■ 

na 9 liarte) ^^^ ^^^ tirador de cuero o una taja, como si 

fuera una bolsa abierta por los costados : — 
su camiseta de color y en la cabeza una vincha, un gran pañuelo de algo- 
dón, atado sobre la frente: \\m panzahurro — sombrero de lana hilada, he- 
cho en el país, que se desforma al poco tiemjjo de usarlo, tomando la íigura 
de un cono, como un «apagavelas» — o una 
"gorra de manga (2). 

El liistoriador Yieeute F. López (3) nos 
informa que el panzaburro debe su nombre 
al material, no á la forma : 

« Llamábase vulgarmente al sombrero sin íov- 
vaas 2>(tiis:ahurro por el cuero de que se hacía en 
«1 país. » 




En la entonces Banda Oriental del Uru- 
g'uay también se usaba el panza de hnrro : 



Panarterd cou sombrero de pajilla. 
(Tbarra. obra citada, lámina 'J. 
parte.) 



Como si fuese ayer, recordamos todavía aquellos campesinos, vulgo f/au- 
clios, que en tiempo de los Lusitanos cruzaban en sus pinfjos orejanos, por 



(1) En el original se lee, erróneamente, pJunia. 

(2) SoHLE, Cliavela. (Novela histórica argentina), página 12(5. Rosario, 1903. 

(3) LÓPKZ, Historia de la liepiiblica Jrf/entina. su origen, su revolución // su de- 
sarrollo político hasta 1852. VII, jiágina 472. Bueno.s Aires, 1888. 

La contradicción se resuelve Fácilmente : ]iriniitivaniente, el sombrero fué cor- 



K. LKHMANN-NITSCME : VA. CHAMBEUGO 



33 



jKixiella calh^ de Dios, en dilección a la Plaza de la Matriz, con la cola del 
caballo hasta el f/arrón, o atada, foiinando contraste con los reyunos rabo- 
nes (le la tropa, gineteando a sii gusto, con sus grandes espuelas, el reben- 
que colgado en la muñeca, la manea pendiente del bozal, los dedos del pie 
en forma de orqueta, metidos en la estribera, sobre el estribo de palo, som- 
biero depa»:fi fie burro al lado, sujeto con el barbijo, su pañuelo al cuello, 
su chiripá de bayeta, luciendo el Heco del calzoncillo, su ponchito vichará 
ocultando el tacón de vaina <le suela, llevado á la cintura, por temor de la 
multa y del despojo si se lo pispaba la 
policía, «que prohibía cargar cuchillo», 
su bota de potro, las l)oleadoras á los tien- 
tos de la cabezada trasera del lomillo 
<'riollo, y el nuxneador envuelto en el pes- 
cuezo del caballo, cabalgando al tranco, 
oou la apostura de l(»s criollos, (jue se 
reían de los maturrautfos. 

Algunos había lujosos, ccm sus caballos 
bien enjaezados, freno de copa de plata, 
cabezada, pretal, espuelas y cabo del re- 
benque del mismo metal;, estribo de jx"- 
qnería, cojinillo y sobrepellón bordados, 
ciñclKui de (;olores, pañuelo de seda al 
cuello, sombrero de ala ancha con barbi- 
jo de seda, ponchito vicuña, calzoncillo de ancho cribo, chiripá de merino 
(algunos usaban ¡pantalón), y bota de cajetilla, es decir, de becerro: tirador 
bordado, con broches relumbrantes y los famosos botones en collera de pe- 
sos fuertes o patacones. 

Era el paisano lujoso, haciendo gala de sus prendas, que entraba a la vi- 
lla a sus diligencias, luciendo svi Jiete, como cuando iba a las can-eras (1). 




Xciíio vendedor de i)a8teles con sombrero 
de pajilla. (Ybakra, obra citada, lámina 
s. parte). 



Parece que en ciertos parajes, alejados de la corriente del progre- 
so, existen o hayan existido durante mayor tiempo los panza de bu- 
rro; en Santa Ana, ciudad brasileña cerca de la frontera uruguaya, 
el centinela de la cárcel usaba el siguiente traje curioso: 



tado del cuero abdoiuiual ilel asno y secado sobre una copa de palo (comunica- 
ción del doctor Pastor S. Obligado) ; después se lo hizo en la misma forma, de 
«tro material (pelo, lana). 

(1) De-María, Isidoro, Tradiciones y recuerdos. Montevideo antiguo, I, 2=^ edi- 
í'ión, páginas 87-88. Montevideo, 1889. 

T. XXI 3 



34 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

El traje de aquel soldado no puede ser más curioso : pantalón negro cjue 
apenas llega a media pierna; blusa cuyo color primitivo sería difícil averi- 
guar y enorme sombrero de los llamados xyansa de burro, constituyen su 
uniforme. Olvidaba agregar que el calzado de aquel guardián de presos es 
de los de marca patita, que, según una biblia portátil que tengo en mi po- 
der, fueron los utilizados por consejos de San Crispín por nuestro padre 
Adán, allá en las envidiadas regiones celestes (1) . 

Los datos que he hallado sobre el sombrero de pajilla que sucedía 
?i\ panza de burro, sou iiisigniflcautes, y citaré sólo el siguiente re- 
frán popular, cantado en el Uruguay durante la trilla (2) : 

A la yegua, yegua, 
la yegua yegüita, 
pónganle un sombrero 
que sea de pajilla. 

Cuando el célebre naturalista Burnieister, en losaiíos 1857 a 18G0, 
hiciera su viaje en la Repíiblica Argentina, existía todavía el som- 
brero de paja, pero había también el sombrero fabricado de pelo. 
Burmeister reconoció al mismo tiempo el carácter híbrido de la indu- 
mentaria gauchesca, y así comienza su clásica descripción con este 
advertimiento (3): 

Ibre Kleidung ist eine boechst abenteuerliche Misclmug europaeischer und 
indianischer Kleidungsstuecke, welche sich nach und nach zu einem festen, 
unabaenderliclien Typus ausgebildet liat. Hemde und Hose bat der Gaucho 
vom Europaeer augenommen oder beibebalten, aber die letztere schon etwas 
veraendert, indem er sie sehr weit maclit und unten mit einem Franzenbe- 



(1) GiUFFRA, Fronterizas. Paliques uruguayos-hrasileros, páginas 74-75. Monte- 
video, 1900. 

(2) Fernández y Medina, Camperas y serranas, página 81. Montevideo, 1894. 
Reproducido en: Fernández y Medina, Poesías, página 41. Montevideo, 1912. 
— Eu la segunda edición hay una variante ó un error de imprenta (petiza, en vez 
de yegüita). 

(3) Burmeister, Reise durelí die La Plata- Staaten. mit besonderer Buecksicht 
aiif die physische Beschafenheit und den Culturzustand der Argentinischen liepubUk. 
Ausgefuehrt in den Jahren 1857, 18.'>S, 18.59 und 1860, I, páginas 122-124. 
Halle, 1861. 



I{. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



OO 



siitzi' scliniucckt, lU'ber dcui bL'i WoliUiubeiulou uoch eiii wolil mclumals 
wioderholter Spitzeneinsatz in den lein weissen B;mmwolleii-Giundstoffein- 
,i;en;ieht ist. Der Gaucho traegt zwei Beinkleider, ein groeheves untei'e!* 




El ü;uk1iii argentino en 1841Í. Cuadro al óUo «le K. (¿. Mouvoissiu. Original 
en el Museo nacional fie bellas aites de Buenos Aires 



ilud eiu teineies, decoriites darueber; beide weiss. Aber das Hemd kann 
farbig uud bunt sein, obgleich das weiase fuer eleganter gilt. Das Uebrige 
iu der Tracbt des Gancho stammt vom Indianer, nanieutlich zuvoerderst 
der ChiriiHi, eine bunte, mit Tiereu, Hundeu, Pierden, Hirschen etc. deco- 



36 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Jk 




C 5* 



— c? 
i es 



3t ^ 






K. LEHMANN-NITSCHK : Kl, CHAMBKRGO 37 

rivte, aus dickeni BaiaruwoUenzeuge oder Wolle besteliende Decke, welche 
zwischeu die Beiue genoinuieu, hinten luid voin in die Hoehe gezogen, so 
uDi den Leib gelegt uud durch eineii Leibgiirt festgelialten wird. In dei* 
Foiiii des letzteren lieiTscht gvosse Manniclifaltigkeit : der einfache Gauclio 
liatbloss ein baumwollenes breites Band oder eine Scliaerpe fftííHí/«j^ welclie 
ev vorn ziibindet uud luit langen Euden seitwaerts am Scbenkel bei'abhaen- 
geu laesst ; der Wohlbabende traegt darueber nocb einen breiteu, ledernen, 
farbig benaeheten oder gestickten Gurt, den Tirador, Avelclier init grossen 
Ivnoepfen zugeknoepft Avird nnd statt der Knoepfe gemeiniglicb mit altspa- 
nischen Piastern besetzt ist. Darin steckt hinten das grosse, ueber 1 Fuss 
lange Messer, welches der Gaucho stets bei sic-h fuehrt : teils ais Wafte, teils 
zu den verschiedensten Verrichtungen sow olil heini Esseu, Avie beim Arbei- 
ten des aus Knhliautstreifen geflochtenen Pferdegeschirrs. Ueber alie diese 
Unterkleider haengt uun noch von den Schnltern der Poncho lierab, gleich- 
falls eine grosse Decke, aber in der Kegel eine wollne, "welche niit eineni 1 
Fuss langen l.aengsspalt in der Mitte versehen ist, durch den man den 
Kopf steckt. Er hat stets eine lebhafte, grelle Farbe, am liebsten rot, dem- 
naechst blau oder hellbraun, seltener gelb oder gruen nnd ist mit drei al>- 
weichend farbigen Laengsstreifen geziert, von denen eine in der Mitte 
laeuft, wo der Kopfspalt sich befindet. Einen solchen Poncho traegt nicht 
blos der Gancho, sondern auch jeder andere Argentiner, namentlich anf der 
Ueise ; wo er eine bequeme und nuetzliche Traclit ist, an die der Auslaen- 
der sich bald nnd gern gewoehnt. Chiripa und Poncho waren die Beklei- 
dungsstuecke der alten Peruaner und aller einigermassen civilisirten India- 
ner, sie wurden damals aus Vicuña- Wolle gewebt und von den Frauen gear- 
beitet. Noch jetzt Averden solche \ icuña-Ponchos in ihrer natuerlichen 
rostgelben Farbe init drei roten Streifen in Perú angefertigt und ais ein sehr 
kostbares Kleidungsstueck texier bezahlt : ich sah einen in Rozarlo, der 5 
Unzen (75 Piaster, ueber 100 Tlr. Pr. C.) gekostet hatte und einen andern 
groeberen von derselben Wolle, der 8 Pfund Avog, waehrend jener nicht 1 
Pfund Gewicht hatte. 

Den Fuss laesst der gemeine Gaucho gewoehnlich unbekleidet, oderer zieht 
darauf einen lederuen Strumpf, aus dessen ofifener Spitze nur die Zehen 
hervorragen. Einen solchen Strumpf, bota de potro genanut, macht sich der 
Gaucho selbst aus der Haut der Pferdebeine, welche beim Abziehn des Fe- 
lles oben am Rumpfe abgeschnitten wird: er weichtsieim Wasser, bis die 
Haare heruntergehen, und zieht sie nun nass ueber seinen Fuss bis zur 
Wade liinauf, sie darauf trocknen lassend. Der fest angeschmiegte Strumpf 
bleibt sitzen, bis er zerrissen ist und vom Fusse faellt. Wohlhabende Gau- 
chos tragen hohe Stiefel uach Europaeischer Art, die Einen von gelbera 



38 



boletín de la academia nacional de ciencias 



uagefaeibten Ledev, die Anderu von schwarzem ; aber gewichst werclen sie 
nicht und sellen dainiii stets etwas rnppig aus. Eiu ungelieuer grosser, teils 
eiserner, teils silberner Sporn, der auf eine liinteu angebiaclite runde Scliei- 
be 8ich stuetzt iind ein Rad von 3-4 Zoll Durchmesser init starken aber 
stuiupfen ueber 1 Zoll langen Stacheln traegt, ziert den Fuss : selbst den 





«Estanciero» cjii soiiibivio alto. (Musée dp coxtiimes, W 171 
= Anióiiqui', ii" 6. París, sin feclia Imitad del siglo Xixj) 



nackteii und felilt uie, wenn er auch oft nur an deiu eineii Beiiie gesehen 
wiid. Oline diesen Sporn gelit der Gaucho nicht auf die Reise ; er niuss den 
Klang hoereii, und ebenso sein Pferd oder seine Muía, die durch das bes- 
taendige Geklirr des grossen Rades zur Ausdauer angefeuert wird ; eine 
Musik, welclie nainentlich beim Gehen fuer gebildete Europaeische Ohren 
bald ganz nnertraeglich wird. 

Auf deni Kopfe endlich liaben alie Gauchos bestaendig einen Hnt, teils 



R. T.KHMANX-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



39 



voii Filz, teils von Stioli, aber er ist kleiu uud verdcckt iiicht das «íanze Ge- 
siclit. Daher haengt man sicli ein buiítcs Tasclicntiich iiebev den Kopf, setzt 
<len Hut darauf, und biiidet die ajii liiiecken herabliaengenden Enden voni 
vor dein Halse zusaminen. Dies Tuch sclinetzt vor dem Sonnenbrand muí 
ííiebt Kuehliing, iudeui es die beini Keiten von vorn zustroeniende Lnft 




« Gauclio de Córdoba» con íioiiilnero de pajilla. (Mit.iée de costumes, ii" 'Mi 
= Ann'>rique, ii" '¿O. París, «iu feclia [mitad del siiilo xix]) 



faengt nnd dem Nacken zufiiehrt. Ich habe es ais ein sebv pvobates Mittel 
erkannt. die Ghit der Sonne ^A'aeh^•end des Eeitens am Tage ertrageu zu 
lernen. 



Sea cual fuera su forma, sieuii)re es llamado « sombrero » el cubre- 
cabeza del gaucho, hasta los últimos decenios del siglo xtx. Yan al- 
gunos comj)robantes literarios en orden cronológico. 



40 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Juana Manso describe el traje del gauclio de 1840 como sigue: 

Calzoncillo largo que le cubre el pie calzado por la bota de potro, el clii- 
ripá de colores vivos envolviéndole los muslos hasta la rodilla o lieclio bom- 
bacha, el tirador de cuero a la cintura, su 
l)oncho, su chaqueta y el pequeño som- 
brero de barbijo, a un lado sobre la oreja 
o sobre los ojos ; es imposible que un gau- 
cho lleve su sombrero derecho jamás. Con 
lÜ un aire indiferente, habitual, están allí 
mirando, al aire, su gran cuchillo de mon- 
te atravesado en el tirador, con ese modo 
amenazador que tienen hoy (1). 



Ascasubi, en sus obras, sólo liabla 
del « sombrero » (2). 

Pelliza, al relatar el traje del gau- 
cho, dice: 

El vestido de la gente del pueblo en las 
ciudades no se diferenciaba mucho del de 
los labradores. Únicamente los gauchos, 
por la naturaleza de sus faenas, habían 
adoptado un traje más aparente para mon- 
tar con facilidad, que consistía en un an- 
cho calzoncillo de lienzo adornado de fle- 
cos y cribos, y un corto pantalón que no 
pasaba de la rodilla. La camisa burda y 




Gauchos con sombreros de pajilla. (Pa- 
LLlKRE, Vistas y costumbres sudame- 



ricanas, lit. por J. Peivilain. Lámi- |j^ chaqueta O zamarra de pañete, como el 

na : Pulpería en el campo : parte. 

Buenos Aires, 1863.) g'>nx}, la montera O el sombrero de alas, 

eran los mismos en la ciudad que en la 
campaña; la manta y el poncho se usaba igualmente en todas partes. 

Los dos sexos llevaban el cabello largo : los hombres trenzado en coleta y las 
mujeres peinado de varios modos o bieu sostenido simplemente por peinetas. 



(1) Maxso, Lus misterios del Plata. El Fogón, priiiicr periódico criollo. Monte- 
video [1=^ época], año II, niíniero 58, octubre 11 de 1896. 

(2) Ascasubi, Santos Vega, etc., página 26; 2^^ edicióu, págiua 22. — Aniceto el 
Gallo. Gacetero prosista y ganchi-poeta argentino. I^xtracto del periódico de este tí- 
tulo publicado en Buenos-Ayres el año de 1854, y otras poesías inéditas, páginas 
89, 395. París, 1872; 2» edición, págiua 74, 330. Buenos Aires, 1900. 



• 



K. LHHMANN-NITSCHE : KL CHAMBERGO 41 

El vistoso chiripá no se usó en los primeros tiempos, y puede asegurarse 
»iue como traje característico no figura siuo desde 1780 en adelante (1). 

jMijiuel Canet preseiitii a «un gandío viejo (¡le veo aún!) con una 
larga barba canosa, el sombrero en una mano y un vaso en la otra... » (ü). 

Mármol (3), en su célebre novela, describe los gauchos de la época 
de Juan Manuel Ortiz de Eosas : 

Uniformemente vestidos en lo más ostensible de su traje, es decir, som- 
brero negro con una cinta punzó de cuatro dedos de ancho, chaqueta azul 
obscuro con su correspondiente divisa de media vara, chaleco colorado y un 
enorme puñal a la cintura, cuyo mango salía por sobre la chaqueta un poco 
hacia el costado derecho... 

Una parte especial de los comprobantes literarios se halla en la 
poesía, ya clásica, ya popular. Algunas veces, el traje en su totali- 
«lad representa el motivo tratado por el poeta, y siempre se llama 
« sombrero » a aquel detalle de la indumentaria. 

Las comprobaciones i)oéticas son numerosas, v. gr. : 

\ En el baile campe sí re] 

... está proscrita 
La fastidiosa etiqueta, 
Y se baila con chaqueta, 
Con poncho y con chiripá, 
Con el sombrero cubiertas 
Las desgreñadas melenas, 
Y algunos con nazarenas 
Para llevar el compás (4) . 

El gaucho liamiro, cuando en un tordillo bizarro, por la calle de 
Barracas, cruza a galope largo, 

(1) Pelliza, El paín de las pampas. Descubrimiento, jmhlación ¡j costumbres, L^16- 
1780, página 195. Buenos Aires, 1887. 

(2) Canet, JitwíitZta, página 166. Buenos Aires, 1907 ( ^Biblioteca de «La 
Nación», volumen 178). 

(3) MÁRMOL, Amalia. Novela histórica americana, 17* edición, I, página 152. 
París, sin fecha [la explicación, o sea, el proemio, está datado ; 1851]. 

(4) 0[rtega], El gaucho. Leyenda, página 24. Buenos Aires, 1863. 



42 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Lleva el sombrerc» 

Sobre la vista inclinado 

Poique lastima la luz 

Su ardiente pujjila acaso, 

O porque ella de la noche 

De su espíritu es sarcasmo (1). 

Ricardo Gutiérrez, eii el poema Lázaro^ idealiza a su héroe con los 
.sio'uientes versos : 



*&' 



Bajo el sombrero que inclinó á la frente 
Nublando de las luces el destello, 
Y enredada la barba que naciente 
Sombrea apenas el altivo cuello, 
Reposa sobre el hombro, negligente, 
En separados i'izos el cabello, 
Que cierra en blando círculo ondeante 
El óvalo gentil de su semblante (2). 

El sombrero campesino tiene ciertos detalles acentuados por los 
autores que se dedican a las cosas y costumbres del país. 

El barbijo es uno de estos detalles; fué sujetado bajo la barbilla, 
o bajo el labio inferior o bajo la nariz, y terminaba de vez en cuando 
en una borla, con un anillo corredizo que servía para ajustarlo, que- 
dando la borla siempre en el mismo punto. En antiguos grabados de 
la edad medioeval vemos con frecuencia este detalle pintoresco. En 
la poesía popular, el gauclio es 

El que gasta chiripá 
Y sombrero con barbijo. 
El que es curioso y prolijo, 
Consecuente y bonachón. . . (3) 

Un cami^esino, con su indumentaria completa, es pintado en las si- 
guientes décimas que reproducimos íntegras: 

(1) Echeverría, Obras comjiletafí. I, píígiua 181. Biieuos Aires, 1870. 

(2) Gutiérrez, Ricardo, Poesías escogidas, página 158. Buenos Aires, 1876. 

(3) Segomvi, El gaucho. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2» 
época, año IX, número 382, julio 1.") de 1907. 



R. LKHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 43 



T>e f/iieUd 



Allá en la ]);uu|)a callada 

Y entro montes, loma y llano.s, 
Galopiando va nii paisano 

De esos de cara bronciada. 
Lleva a su espalda colgada 
La compañera de sns penas, 

Y hundiendo las nazai'enas 
En los lujares del potro, 
Cruza í'on alegre rostro 
Volándole la melena. 

Deja ver en su persona, 
Vestida lujosamente, 
Su tirador y i-ebenque. 
Daga y rastra relumbrona : 

Y del freno a la carona 
De su pingo escarciador, 
Todo es plata y da calor 
Mirar su jiretal platiao 

Y hasta la argoya halustrao 
De su viejo nianiador. 

Lleva bota 'e potro y usa 
Chiripá, vincha y yesquero, 
De barbijo en el sombrero 
Con poncho, pañuelo y blusa, 

Y con mirada que acusa 
Ser crioyo valiente y güeno. 
Cruza cantando el terreno, 
Con voz dulce y de mi flor, 

Y el pingo envuelto en sudor 
Tascando va el duro freno. 

Las ligas pampas trenzadas 
Con tientitos que él sobó, 

Y de otras lonjas formó 
Riendas, cabresto y bozal, 
El lazo que él sabe usar. 



44 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

De tradición argentina, 

Y la cincha cruda y fina 
De su recae de primera, 
De güelta de las carreras 

Va i)al rancho de su china (1). 

(Agustín Miranda, El Gaucho Bastreaclor.J 

El barbijo sirve para sujetar bien al sombrero cuando hay peligro 
(le perderlo, por ejemplo, en la doma de potros : 

Dijo un viejo jinetón 
Un refrán lindo y certero : 
«No hay animal pescuecero 
En ganándole el tirón . » 
Le adivina la intención 
Cinchándolo delantero , 
Pone barbijo al sombrero 

Y antes que á chirlos lo sobe 
Le dice que se retobe 

Al bagual más altanero (2). 

El barbijo, boy día casi ya no se usa, y los poetas populares se 
quejan de la desaparición de detalle tan pintoresco, recuerdo de la 
edad media : 

Ya el gaucho junto al palenque 

No ensilla el pingo, prolijo. 

Ya el sombrero con barbijo 

Desapareciendo fué, 

Ya no adorna su semblante 

Negra melena profusa, 

El chiripá ya no se usa 

Y el mate ya no se ve (3) . 

(1) Eaza Pam})eana, revista jocosa, literaria, de actualidades y costumbres na- 
cionales. Buenos Aires, año I, número 6, abril 5 de 1908. 

(2) CÁCERES, La domada. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 
2^ época, año VIII, niimero 334, julio 1.5 de 1906. 

(3) Tranquera, Tristeza criolla. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevi- 
deo, 2^ época, año VIII, número 346, octubre 1.5 de 1906. 



K. LEHMANN-NITSCIIK : KL CHAMBERGO 45 

Ya no se eiupilclia ol paisano 
^ Ni pa su pingo es prolijo. 

Ya no lleva ni el ciibao 
Ni el sombrero con barbijo. 

Ya la barba y la melena 
Muy poco el gaucho la usa, 
Y que se empaca el yesqueio 
Ponen muchos por escusa. 

Hoy se ensilla á lo pueblero 
Por temor á algún corcobo... (1). 

El caiubio dt'l tnijo popular tuiubión es descripto por A. Foutola : 

La bota de medio pie, la chilena del Uruguay y la porteña nazarena [es- 
puela], ya no figuran en la campaña sino couu» trofeos de un pasado legen- 
dario que la tradición liermo.sea en las narraciones escuchadas con sostenidtt 
interés alrededor del fogón... 

En la vestimenta también se lian hecho grandes reformas. No citaré el 
gorrete sacado del potrillo con orejas y todo, porque es remott) en dema- 
sía (2) ni el sombrero de panza de burro que le sucedió : pero el pajiUa (|iic 
ium asoma, ya no tiene el corte compadrón de sus buenos tiempos, ni el 
liarbijo a la nariz se usa ya, ni el ala delantera se baja sobre los ojos, de 
suerte que el gaucho _^ero haya de echar atrás la cabeza para mirar cara a 
•cara a ([uien dirija la palabra ; ni la cha(|ueta corta ni el calzoncillo cribadt» 
<le tupido y corto fleco, aparecen sino en los carnavales. 

La bombacha abrió el camino al pantalón y el saco lo preparó a piezas 
<le corte más complicado ; el sombrero reviste, en su forma y jnodo de lle- 

(1) Alondra, El tiempo todo lo yeva. El Fogón, periódico criollo, literario, fes- 
tivo, ilustrado y de actualidades. Montevideo, 3^ época, año XV, niímero 480. 
Junio 7 de 1913. 

(2) Para tener detalles sobre este gorrete arcaico, he consultado personalmen- 
te al señor Fontela. Díjome que había oído hablar de esta costumbre eu el sur 
^le la provincia de Buenos Aires, doude también antiguamente haya sido cono- 
-cida. Llamo la atención sobre el párrafo análogo, ya reproducido (página 31) 
según el cual también en la ijrovincia de Santa Fe, en la época de la indepen- 
dencia, solía usarse, por la gente de la montonera, «como morrión, el cuero de 
hi cabeza de un burro, sacado con cuidado para no hacerle perder la forma, sin 
costuras, con las orejas paradas ». Todos mis empeños para conseguir más datos 
que estos dos, sobre el bizarro gorrete, han sido iiuítiles. Se trata, no lo dudo, 
de una antiquísima costumbre del mundo antiguo, extinguido allá quién sabe 
cuándo y conservado por algún tiempo más en territorios coloniales. 



46 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

vario, tendencias ciudadanas. ¡ Hasta el recado acortó las puntas y vuelo 
de las caronas, acercándose j)oco a poco a la silla ligera ! 
Se explica : ya no hay fjamhos (1). 

El cariño a las cosas criollas lleva a los poetas populares cuyo cora- 
zón, desde luego, es fácilmente impresionable por el bello sexo, a com- 
paraciones algo arriesgadas ; en la vida prosaica, por lo menos, apa- 
recen algo raras las declaraciones del trovador que su amante, entre 
muellísimas otras cosas, es su «barbijo campero», o «barbijo de su 
sombrero », o solamente « el sedoso borbón del barbijo de su sombre- 
ro». Pero no olvidemos que todo este lenguaje figurado, es eflores- 
cencia del Oriente, de Arabia, trasplantada vía España a la Pampa 
sudamericana; ¡quién al leer las siguientes poesías, no recordará 
las pintorescas y bizarras comparaciones que al Cantar de los can- 
tares de Salomón, insertado en la mismísima Biblia, dan su perfume 
especial, exótico : 

Mi cbina, sos el lucero 

Que me alumbra 'e mañanita, 

Sos la tierna torcacita, 

La prenda que yo más quiero: 

Sos mi barbijo camijero 

Y argolla de mi arriador, 

Sos la inspiración mejor 

Con que yo templo mi idea, 

Sos mi luz radiante tea, 

Ráudica canción de amor (2). 



(1) FoNTELA, Narraciones ríoplatenses. Colección de cuentos criollos, páginas 7, 
10-11. Montevideo, 1895; ídem, 2^ edición, páginas 7-9. Montevideo, 1895. 

La segunda edición de esta linda pieza literaria representa una curiosidad bi- 
bliográfica, pues va acompañada del Catálogo general de la Botica central homeo- 
pática, de José A. Fontela, farmacéutico, precedido de un sencillo manual de 
homeopatía doméstica por J. W. Browse, de tal modo que cada página contiene 
en una mitad los cuentos, en la otra la materia homeopática! 

(2) Herrera, ¡Mi china! La Pampa Argentina, semanario festivo, literario, 
artístico, de actualidades y costumbres nacionales. Buenos Aires, 2^ época, año 
II, uiímero 62, sejjtiembre 4 de 1910. 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL ( HAMBEKGO 47 

Vos sos el reluciente sol 
^ ' Que alumbra en mi guarida, 

Sos la calandria que anida 
En mi ranchito 'e terrón : 
Sos la sentida canción 
Que canta el triste matrero 
Sos barbijo 'e mi sombrero, 
Vincha, pañuelo y rebenque, 
Y sos el fuerte palenque 
Ande maniato mi ov^ero (1). 

Pa mí sos tuito, chinaza : 

Las chispas 'e mi yesquero, 

El escapulario 'e cuero, 

Que sítbr' el pecho m' ensillo : 

El Hlo 'e mi cuchillo 

Y el barbijo "e mi sombrero (2). 

Sos el ]iuís lujoso apero 

Que adorna mi redomón, 

Sos el sedoso borbón 

Del bai'bijo 'e mi sombrero ; 

Sos el estilo campero 

Que canto de mañanita, 

Sos la moza más bonita 

Que vicho yo dende lejos. 

Por vos m' encuentro, ¡ canejo ! 

Batatao como mulita (3) . 

Otro detalle del sombrero es el ala, o más bien dicho, la manera 
de llevarla. Mientras que según Fontela (4) en la mitad del siglo xix 

(1) Trípoli, Fes &o». La Pamjuí Argentina, revista nacional e ilustrada. Bue- 
nos Aires, 2^ época, año V, número 150, mayo 5 de 1912. 

(2) Fray Tetera, Mi china. El Criollo, periódico gauchesco y de cosas pueble- 
ras, humorístico, noticioso y otras hierbas. Minas [Uruguay], año VIII, número 
380, enero 29 de 1905. 

(3) Gazcón, Floreo. La Tenaza, revista sportiva, literaria, social, jocu-seria. 
cosquillosa y política. La Plata, año I, número 35, noviembre 19 de 1909. 

(4) Fontela, Narraciones, etc., página 10; ídem, 2^ edición, página 9. 



48 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

« el ala delantera se baja sobre los ojos, de suerte que el gauclio _/íero 
haya de echar atrás la cabeza para mirar cara a cara a quien dirija 
la palabra », hoy día, el ala del sombrero, en su parte anterior, es do- 
blada hacia arriba, dejando así libre la frente : 

Mudo, triste y solitario, 
Alta el ala del sombrero, 
Un gancho en sn parejero 
Va observando el escenario (1) . 

Esta manera de llevar el sombrero es típico para el campesino, y 
aun sin intervención del viento, Santos Vega llevaría « alta el ala 
del sombrero » : 

Santos Vega cruza el llano. 
Alta el ala del sombrero, 
Levantada del pampero 
Al impulso soberano (2) . 

Por consiguiente, una persona que no observa la moda campesina 
y anda vestido sin mayor cuidado, con las alas del sombrero caídas, 
ha de provocarla mofa de los otros que de él dicen, que « anda como 
muía enferma » (comparación gauchesca de la provincia de Buenos 
Aires, tomada de nuestra colección manuscrita). 

« A la nuca echado » es otro de los detalles de llevar el sombrero : 

Ji7 f/anrho 

Sombrero a la nuca echado, 
La cara blanca y bronceada 
Y melena ensortijada 
Que hubo el pampero rizado, 
Pañuelo al cuello volcado. 
Blusa fina de color. 
Cinto platiao, un primor 

(1) Florks, La canción de Santofs r<¡/¡i. El Foijúii. ix'rifuiico oridllo ilustrado. 
Montevideo, 2^ época, año VIII. niiiuero 348. octubre 30 de 1906. 

(2) Oiu.iGADO, Poesiai^. 2-' edición, p;íg¡n;i 209. P.upuos Aires, 1906. 



K. LKHMANN-NITSCHK : KL CHAMBERGO 49 

Sti cliiiipú (lo merino 

Y un fiíc'ihi de plata tino 
Cruzado en su tirador. 

Botas de potro ajustadas 
Por im par de nazarenas, 
Abrochando sus cadenas 
Dos rosetas cinceladas.: 
Poncho de puntas flecadas, 
Sobre su espalda volcado, 
Siempre altivo y resignado 
Al golpe de la fortuna 
Fué aquel que tuvo por cuna 
Las caronas de un recao (1). 

Fraif ¡fomcro-Liiio ('(iiinoiia. 

Hay ciertas ocasiones donde es iiidis]»ensal)]e ecliar el sombrero a 
la nuca: durante el cauto o la payada de coutrapunto, y al prepararse 
para el combate. Así, por ejemplo, el oauclio, al sentarse a cantar, 

Se echó el sombrero a la nuca 

Y de piernas se cruzó : 
Luego la vista tendit» 
A toditos los presentes, 

Y escarbándose los dientes 
Con fijeza me miró. 

Pidió el gaucho una guitarra 

Y ya se puso a templar... (2) 

Libre vista se necesita durante el combate : 

Cuando el gaucho tiene <pie pelear en medio del campo, porque tropiece 
allí con su adversario o porque salga de los ranchos en desafío por la misma 

(1) El Picajlor portcTio, semanario humorístico, político y social. Buenos Aires, 
íuio IV, número 1, abril 7 de 1911 ; firmado : Fraij Homero. — Reproducido ihid. 
número 32, noviembre 20 de 1911; firmado : Lino Carmona. 

(2) Vaillaxt ( = Anastasio Culebra), El f/aucho Juan Acero, émulo de Mar- 
iín Fierro, 3^ edición, página 31. Montevideo. 1901 ; ídem, 4* edición, página 31. 
Montevideo, sin fecha. 

T. XXI 4 



50 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

u otra causa, lo que sucede comúnmente por disputa en el juego o por que- 
rer apropiarse, de grado o por fuerza, de una ruin nnijer, lo primero que 
liíice es manear bien su caballo, de modo ipie quede en completa seguridad 
y dirigiéndose al punto del combate envuelve el poncho en el brazo izquier- 
do y el facón desnudo en la mano derecha, preludia la pelea con algunos 
denuestos de los que ellos usan, cuando irritados. Escaramucean algún tiem- 
po y luego unen de frente el pie que avanzan sobre el del contrario a lo que 
llaman pelear píe coH^ji'e. Principia la riña echándose atrás el sombrero o 
bonete, por golpes de corte que j)refleren, por lo regular, a la estocada. Su 
destreza en abroquelarse con el poncho o parar las cuchilladas con el arma 
es igual, bajo este último respecto, a la del mejor espadachín europeo (1). 

Santos Vega, héroe de una novela de Gutiérrez, antes de entrar 
en hicba con las justicias^ « había ecliado a la nuca su sombrero, sos- 
tenido en la punta de la nariz por las borlas del barbijo y cada vez 
que apartaba los negros rizos que obscurecían su frente, sus ojos 
brillaban como relámpagos » (2). 

Fontela, novelista radicado desde mucho tiempo en Montevideo, 
ha presenciado un duelo gaucho; ha visto a un paisano « sacando el 
cuero de carnero que le servía de cojinillo, terciarlo en el brazo iz- 
quierdo de cuya mano pendía el pesado arreador, echarse el sombrero 
a la nuca y sacando el cuchillo, acercarse a su contrario » (3). 

El nombre « chambergo » quedó limitado, parece, al lenguaje del 
l)ortefio, hasta más o menos el séptimo decenio del siglo pasado. 
Nuestras investigaciones personales coinciden perfectamente con los 
párrafos de la literatura. Recién alrededor de 1880, suele llamarse 
chambergo también al sombrero del gaucho, y ya en el libro de Lynch (4) 
se nota este cambio ; conviene, pues, introducir lo que sigue, con los 
párrafos que complementan lo que Lynch dijo sobre el gaucho de la 
época colonial y el gaucho federal (páginas 30-31 de este trabajo) : 



(1) MüNIz, El (jaiicho, eu Uhniis de D. F. Sarmiento, XLIII, páginas 250-251. 
Buenos Aires, 1900. 

(2) Gutiérrez, Santos Veya, II ( = Una amistad hasta la muerte), página 73. 
Hueuos Aires, 1896. 

(3) FoNTELA, ; Un hombre! Xarraeión ríoplatense, página 6. Montevideo, 1896. 

(4) Lynch. La provincia de Buenos Aires, etc., página 10. 



I!. LEHMANN-NITSCHE : El. CHAMBERGO 51 

Desde luego vaiuos a dividir el gaucho [actual] eu dos subespecies : el 
(jaucho verdadero y el gaucho compadre. 

Él gaucho verdadero conserva casi todas las costumbres de sus antece- 
soi-es. 

El sombrero o chambergo lo usa con el ala levantada hacia adelante y vol- 
cada por deti-ás, pañuelo al cuello o atado por bajóla baiba y sobre la cinta 
o barbijo. 

Anda eu mangas de camisa y con iioncho, sin dejar el chiripá. 

En días de festejo gasta el calzoncillo con flecos. Más emplea la bota de 
becerro que la de potro. 

Entre todos es constante el tirador. Le adornan con monedas de plata y 
los hay que ostentan onzas, cóndores y otros cuños de gran valor. General- 
mente el boliviano es el de su prefei-eucia, lo mismo (jue aquellas antiguas 
luonedas de plata españolas que aún se encuentran en la campaña sin sa- 
berse como no han desaparecido. 

En fiw pingo no falta el tiador, el pretal, el cabresto, las riendas, el recao, 
las bolas y el lazo. 

YA gaucho compadre usa el sombrero echatU» sol»re los ojos, levantada el 
ala de atrás y medio volcada de adelante. 

Pretiere. la bombacha al chiripá. 

^unca deja su poncho, que bien lo lleva doblado sobre el hombro o como 
los demás. 

Su largo jUimcnco nunca se le cae de la cintura. 

Jamás deja las compadradas. Siemi)re es chocante y es muy difícil que 
donde él pise, no se arme algún barullo. Es pendenciero y a veces no cobarde. 

Es el tipo medio entre el gaucho verdadero y el compadrito de la capital. 

Caiacterística muy puntualizada de este tipo social encontramos 
eu un Estudio Social, de Carlos A. Estrada, intercalada en el di- 
ccionario de E. Garzón (1) y cuya edición primitiva no he podido 
averiguar : 

¿Quién no lo conoce? ¿Quién no recuerda haberle encontrado en los ba- 
rrios apartados de las ciudades? — Vano sería abrir el diccionario para 
buscar su nombre en sus columnas ; es necesario encontrar su sentido en el 
lenguaje del pueblo, pues él lo usa con el omnímodo derecho del inventor. 
El compadrito es á la ciudad lo que el gaucho al campo ; él representa el ele- 

(1) Garzón, Diccionario argentino, etc., páginas 116-117. 



52 BOLETÍN DE I.A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

mentó netamente criollo en la jirimera evolución liacia la civilización. De 
aquí que en la formación de la nacionalidad que puede sintetizarse en la his- 
toria de las luchas de los hombres rurales contra los urbanos, el compadrito 
lia sido el brazo armado de éstos, como el gaucho de aquéllos. — Usa siempre 
chambergo — un sombrero blando de castor — para poder echar el ala delan- 
tera sobre los ojos. Fumador de tabaco negro, tiene la dentadura impregnada 
de nicotina, y escupe entre dientes y colmillo, lanzando á la distancia saliva- 
zos, que podrían servir de antisárnicos, con preferencia á muchos de impor- 
tación. — Camina pavoneándose, como si tuviera desgonzadas las articula- 
ciones de piernas y caderas y los anillos de la espina dorsal. Su mirada es 
provocadora y desdeñosa como la de un perdonavidas de oficio... Hay otra 
clase de comiiadrito, mucho más antipático. Me refiero á esos jóvenes de fa- 
milia distinguida que se afanan jjor asimilarse el traje y las hazañas del que 
acabo de describir. Felizmente son rarísimos estos ejemplares de desequilibrio 
moral: tienen todos sus defectos y carecen de sus nobles cualidades. Son más 
insolentes, imitan sus modales, todo, menos el coraje. — La inmigración que 
trae en sus entrañas el aliento europeo, va destiñendo ya este tipo genuina- 
mente nacional, y quizá ijara nuestros hijos, será un personaje de leyenda, 
como seguramente ocurrirá con el gauclio. La civilización, á su vez, lo in- 
vade todo, y su ola gigantesca arrebata lo que le es exótico, y hace flotar 
sol)re sus crestas espumosas y movedizas, á manera de resaca, la corteza 
semibárbara de nuestro bajopueldo, con sus hábitos de incurable holganza, 
su desprecio por la propia y ajena vida... 

Eduardo Acevedo Díaz, pinta el gaiiclio del Río de la Plata como 



Sobre una camisa de lienzo, llenaba el ginete un poncho de género sen- 
cillo, a listas, colorante, r-ecogido sobre el hombro iz(|UÍerdo; un pañuelo 
de seda al cuello, anudado con desaliño: sobre el cinto que sujetaba los 
extremos de un chirijjá de lanilla azul: eurolladas a su cintura, las boleado- 
ras de piedras, forradas con piel de carpinclio ; una daga de mango de me- 
tal detrás, bien al alcance de la diestra, y una pistola de pedernal cerca del 
arzón con la culata hacia adentro, sujeta al apero, sin funda ui cargas de 
repuesto. Calzaba botas de jjiel de potro, y lucía en el calcañar, como hemos 
dicho, gran espuela de hierro armada de agudas puntas. 

Con el chambergo inclinado so))re la oreja, sujeto por un barboquejo con- 
cluido jwr dos barbillas negras que simulaban perilla bajo su labio inferior, 
— el poncho arrollado con gracia sobre el hombro, y una mano apoyada 
en el Muuigo del rebenque, — el bizarro mozo, con su aire de atrevimiento 



1{. LKHMANX-NITiíCHE : El. CHAMBERGO 



53 



y dureza de ceño, bien sentado en su caballería briosa y piafadora, repre- 
sentaba flelniente á esa clase amante que en otros tiempos desconocía las 
dulzuras del hogar doméstico, comi)añero del animal montaraz en los bos- 
<[ues, fuerte ante el peligro, sombra siniestra del llano, la sierra y la selva, 
cuyas planicies, destiladeros o escondrijos recorría, y utilizaba en sus excur- 
siones de centauro indómito, desafiando las iras 
de los prebostos y abriendo camino al inter- 
cambio de productos, sin pago de derechos (1). 

Para completar lo anterior, reproducimos 
de un libro raro y desconocido los datos si- 
<;uientes : 

Con la salida del sol, galopando á campo tra- 
viesa, llegaron los gauchos invitados ala hierra, 
montados sobre el mejor de sus pingos, enjae- 
zado de fiesta con lujosos arreos : nuevos los bas- 
tos, el cojinillo y la carona ,: de plata los estri- 
bos, las copas del freno y la sonante cascoja: con 
anillos del mismo metal las riendas y la contera 
del rebenque; el pretal cuajado de monedas, 
pesos bolivianos, chaiiclias chileuas y pesetas 
españolas, todo un muestrario de luimismática: 
el largo lazo enrollado sobre el anca de las ja- 
cas. Los gauchos habíanse jjuesto sus mejores 
trajes, una indumentaria que revela las prime- 
ras iniciativas del hombre para vestirse, sin que 
falte en ellas la nativa coquetería de la raza 
humana. Todos lucían magníficos ponchos, pa- 
ñuelo al cuello y el tradicional chiripá de merino negro, primer ensayo 
de la fonua del pantalón; debajo, calzoncillo criban, adorno lujurioso, cu- 
yas puntillas y encajes, semejantes al fleco de las enaguas, caían sobre las 
botas de media caña, rameadas tle caprichosos pespuntes blancos y rojos. 
Algunos llevaban una especie de blusa, también de merino negro, holgada 
en el pecho y los hombros, y recogida en la cintura ponina trencilla; otros 
tenían saco oscuro, demostrando que la civilización les iba ganando de me- 
dio arriba, aunque nunca llegaba a la cúspide, a la cabeza, cubierta con un 
chambergo abollado de intento, las alas sobre los ojos y sometido a todos 




Paisano ilf Ids alrededores de 
Bahía Blanca, 1890. Colección 
fotográlica del autor. 



(1) AcEVEDO DÍAZ, Ismael, páginas 63-64. Montevideo, 1899. 



54 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

los ritos de la guapeza criolla, o de lo que por acá llamamos compadraje. 
En la cintura <1 tirador (cinto) de cuero curtido, lleno de bolsillos para 
guai'dar la petaca, fabricada con el buche de un avestruz, la pipa, o el pa- 
pel de fumar los que no fuman en pipa vasca o inglesa, los documentos y 
el fruto de los concbavos. El tirador es la prenda en que se resume la ele- 
gancia gaucha, su magnificencia y su rumbo : está lleno de bordados de es- 
tambre que simulan emblemas del amor, y recamado de monedas de plata, 
y, a lo mejor, alguna onza de oro, alguna pelucona trasconejada a los virre- 
yes de Fernando YII (1). 

La descripción siguiente refiérese no solamente a la Patagonia: 
vale para toda la Repíiblica, liecba una excepción que va comentada 
en nota : 

II (/auclio veste con semplicita e decenza: si copre j)oco, ed i suoi abiti 
sonó ampi e leggieri modellati presentemente all'Europa, e di stofíe fine: 
pero nel 1870 erano ancora caratteristici. In casa non usa giaccbetta, ne giub- 
betto: non calza stivaletti : non fa uso neppure di calze, difendeudo meglio 
i suoi piedi con certe pantofole alia spagnuola, di gi^ossa tela e con suole di 
spago, cliiaraate alpargatas. Lo stivale é jjroprio degli estancieros e d'altri 
ricchi proprietaii : i figli di costoro tuttavia usano j)er casa la alparriata. 

II cappello e il cliambcrr/o spagnuolo, di panno ñero. 

Per descrivere nel suo vero origínale il vestito del (jaiu-ho, é mestieri 
prendere un aindiado, ovvero un Manco povero, cbe non abbiano sofferto 
l'iufluenza delle mode Europee; é necessario prendere un í/aMc7ío che si glorí 
d'esser (janclw, di conservare i suoi propri costumi, linguaggio, tradizioni e 
modo di vestiré: questo gaucho sará il cantor^ il domador o il taita. 

El cantor (cantore). — Generalmente é un giovane creólo, dalla faccia 
bianca, córtese nel tratto, con barba folta e ben tenuta. Porta cappello alia 
sijagnuola, di corte falde e di panno; indossa giachetta semj)licce, etalvolta 
soltanto giubbetto, ed una cravatta e fazzoletto. 

Convei'rá diré, prima di continuare, che sia il poncho. In sostanza e un 
inantello di due forme, \\ poncho de verano (d'estate) uno: \\ poncJio de pa- 
ño (di panno) Taltro per riparare dal freddo : il primo e una cappa rettan- 
golare, con una apertura nel mezzo per passarvi la testa e cosi portarlo : 
indossatolo, Tapertura, orlata con fettuccia di seta, resta apeita verso il 



(1) Grandmontagne, La Maldonada. Costumbres c)7oHff8,i>ágiuas 321-322. Bue- 
nos Aires, 1898. 



H. LKHMANN-NITSCHE : El. CHAMBEKGO 55 

petto, e il resto del poncho pende di dietro e davanti tino quasi alie ginoc- 
cbia: ai tianchi tocca solo la cintnra; é lavoiato con lana o tilo a colore, a 
strispic longitiidinali e particolari disegni. Non ha fodera, no iinltottitnra 
alcana. Quando lo usa il f/aiirho cantor, lo raccoglic ai lati gettandoselo 
piegato salle spalle, nientre pende davanti e di dietro in tutta la sna Inn- 
gliezza; andando a cavallo o caminando a piedi per le vie^ lo lascia spiovere 
tatto. 

W poncho de paño e circolare, piíi grande e foderato con flanella di color 
vivo; qnando la persona sta in piedi le tocca i polpacci : si usa solamente 
(l'inverno, o in tempo di pioggia : il panno siiol essere baono e (¿Uiisi iiii- 
pernieabile (1). 

II (jaucho cantor indossa poncho de rerano e se la stagione e fredda an(» 
<li panno corto c leggiero. La saa camicia e bianca e inamidata. 

Porta calzoni larglii, eon ripiegature e abbottouari sul eolio del piede: e 
]a l)()ml)acha. Calza stivali di búfalo, o verniciati se e ricco, con speroni, 
lasciando che la l>(>ml>acha formi una cani])aiia di ripiegatura sopra la trom- 
ba dello stivale; <iuesta parte é piuttosto studiata, e da grazia alia perso- 
na. Stringe íVa le iiiaiii uno stattile di cuoio, «oii ornaruenti di tilo puré in 
cuoio. 

El domador (domatore). — Cappello couíe il precedente, ma senzn poncho 
de verano^ e inxcce di giacchetta, indossa un corpetto di flanella colorata : 
non usa cravatta, nía un fazzoletto di seta annodato al eolio, e disteso sulle 
spalle con aria vauitosa. E giovane, di poca barba, e puo essere un bianco 
o un aindiado. Porta cintura larga, atiibbiata con bottoni d'argento: talvolta 
tutto all'intorno e coperta di nionete d'argento, nel qual caso la chiamano 
tirador de plata ; sopra W tirador porta talvolta le boleadoras, e posterior- 
mente un coltello con guaina : fa uso di un staltile pesante con grosso anello 
di ferro. 

Nelle popolazioni veste la bombacha, ma sul lavoro ed in casa il chiriixí : 
questo non e altro che i\ poncho de verano senza Papertura di mezzo, pas- 
sandovi per entro le gambe, di nrodo che una estremitá copra il ventre fino 



(1) La diferencia eutre poncho de verano y poncho de paño es sin duda exagera- 
da ; el conocido « poncho » es .de todos modos el primero, sea en verano o in- 
vierno, etc. Pero si por un viaje a las regiones australes, que allá suele llamar- 
se poncho ¡patria una pieza como la descrita por el padre Carvajal y la cual es en 
trcgada a los policianos, soldados, etc., mientras ellos están de servicio. Usando 
también los particulares de vez en cuando y yo mismo me he servido de esta 
clase de abrigo en un viaje a la Tierra del Fuego. Nunca he oído hablar de un 
poncho de paTw. (Nota de B. L. N.) 



56 BOI.ETÍN r>E LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

allii cintuia, e l'altra si estende sojira la parte posteriore dell'iiidividuo 
ñuo alio stesso punto, assoggettate poi entrambe alia cintura; formasi cosi 
nel centro quasi un sacco, ed ai latí puó introdursi l'aria, facendo contrasto 
il blanco dei calzoni interni col colore del chirijní. Sopra di questo, poste- 
riormente, portano im ¡jczzo di cuoio, di forma ordinal lamente rotonda, 
che pao coprire le anche, e questo e la hadana volgarmente il tapa rabo. 

II cuoio ne é flessibile, e le parti pendenti sonó tagliate a foggia di 
frangle. 

Non porta mai stivaletti, ma alpanjatas o stivali ordinari con sjjeroni a 
grosse punte di ferro che trascina e si complace di far risuonare. Antica- 
mente la calzatura del domador era la bota de potro... [siguen detalles sobre 
ella]. 

11 domador distingue vasi yn-v la badana, per il pesante staflüle, e per il 
suo carattere enérgico, coraggioso e valente. 

M taita. — Poteva essere un gaucho qualunque, blanco, aindiado, cantor 
o domador ; pero 11 suo distintivo era un carattere litigioso, temerario, arro- 
gante, provocatore e talvolta aggressore. 

Per questo, il fellone vestiva con tutta facilita come un (jauclio j)aciflco 
ed onesto, o come un cantor o domador : tuttavia il suo cappello solea esse- 
re piü alto, dalle falde larghe: l'abito piíi povero, con poncJio de verano o 
de parlo, con alpargatas o bota de potro. La fisonomía enérgica e fiera in al- 
cuni , era in tutti pi'ovocante ; jjortava barba infera e trascurata ; il j)iü del 
vestiario consisteva nelle armi assicurate alia cintola o tirador: portava al 
cinturone, posteriormente, un lungo pugnale, talvolta di 80 centimetri, acu- 
to, tagliente e forte, chiamato facón, lasciandone di sovente travedere la 
punta della guaina e del raanico : davanti avea una grande pistola, o co- 
inunemente 11 trabuco (arma da fuoco), la cui bocea gialla e larga rassomi- 
gliavalo a un piccolo cannone, e chiamavasi naranjero od 11 boca amarilla, 
e caricavasi a pallini... e pezzi di ferro fino alia bocea; terribile ne era lo 
sparo, e disastroso quando colpiva. Un altro trabuco, piü piccolo e di ferro, 
era la boca negra: usavasi per entrambi l'antica capsula. 

Se invece di trabucos avessero fatto uso di pistóle, ne sceglievano delle 
piü grosse possibili. Alcuni taitas piü tieri andavano armati di due trabucos, 
uno per lato della cintura, e li lasciavano in vista. 

Questo gaucho, lottatore in regola, quando aves.se assistito a feste, era te- 
niuto e rispettato, se pur ultri taitas non lo tenevano in iscacco (1). 

(1) Cahbajal, Fatayonia. ,Sfndi (icncrali, 1, páginas 344-348. S. Benigno Ca- 
iiavese, 1899. 



K. LKHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



,) í 



Hoy (lía, el cubrecabeza del campesino es, pues, un « cbambergo de 
aucbas alas» (1); «el sombrero que nsa el i)aisano, dice Alais (2) en 
uno de sus esbozos campestres, es el llamado cbamber;j;o, blando, de 
alas bastante anclias, que lo res- 
¡nuardan en parte del sol y de la llu- 
via. Lleva camiseta y camisa comu- 
nes, y calzoncillos anchos y largos, 
lisos y con ñecos y bota de potro be- 
cba por él mismo... En vez de pan- 
talones usa chiripá^ prenda que con- 
siste en una manta algo más larga 
((ue ancha, que se coloca entre las 
})iernas, cifiendo luego los dos ex- 
tremos a la cintura. Con esto, los 
movimientos de las piernas quedan 
enteramente sueltos... Suele tam- 
bién usar chaleco, aunque poco se 
necesite, gracias al tirador, ciutu- 
rón ancho, de suela o cuero curti- 
do, con bolsillos, (jue se sujeta a la 
cintura por medio de hevillas o de 
botones, hechos con monedas gran- 
des de plata puestas con una chaveta en ojales practicados al objeto 
en el tirador. Además, tiene la chaqueta o saco, la chapona, como él 
dic'e, prenda que no ofrece nada de particular, y por último el poncho. » 

El popular rastreador, en plena actitud, es fijado sobre la placa li- 
teraria del literato Lugones : 

El rastreador, con una mano sobre las cejas, revisó las cumbres... Abolla- 
da la nariz, su faz recordaba una calavera. Sus ojos zarcos de potrillo, asaz 
separados, adquirían nublosa humedad. El chamberoo le nimbaba. Las boli- 
tas de su barboquejo jjasado por el vómer, erizábanle el bigotillo ruano (3). 

Siendo, pues, hoy día el chambergo indumentaria integrante del 




riiisiiuo (le lo.salicdc.iloii's lie Lii Plata, 18!)') 
Colección fotográfica del autor 



(1) Payró, Divertidas aventuras del nieto de Juan Moreira, litígina 30. Buenos 
Aires, 1911. 

(2) Alais, Libro criollo (costumbres nacionales), página 86. Buenos Aires, 1903. 

(3) Lugones, La guerra gaucha, páginas 297-298. Buenos Aires, 1905. 



58 



boletín de la academia nacional de ciencias 



gaucho, lo debe usar el joven, qaien, en los días del carnaval, se dis- 
fraza como gaucho y luce sus habilidades en el corso; entonces se 

acierta en seguida quién será: 



Con melena, con cliambergo, 
Barba, ijoncho y cintiiión, 
Con j)añuelo, con guitarra, 
Con espuelas y facón, 
Con rebenque y chiripá, 
¿Quién será? (1) 

La poesía popular que se ha apode- 
rado de los más mínimos detalles de 
la vida del gaucho, i^inta, por supues- 
to, también los detalles de su vestido : 

Chambergo, lazo 3' vihuela, 
Buen raíante y gesto huraño (2) . 

Chambergo, golilla ingrata^ 
Bota, bombacha de seda, 
Y un poncho que el fleco enreda, 
La espuela de pura plata (3) . 




El gaiiclio. (De Tipos de cantaral 
articulo citado) 



...el gaucho 
Viste según la costumbre 
De los tipos de su raza : 
Finísimo chiripá 
Y caudseta de lana. 
Adornan su tirador 
Grandes monedas de plata. 
En su cintura brillar 
Se ve una brufiida daga. 



(1) Anón., Tipos de carnaval. La Prensa, Buenos Aires, ano XXXIV, míniero 
11.870, febrero 24 de 1903. 

(2) Leguizamón, Páginas argentinas. Crítica literaria ó liistúrica, pá,iíii)a 15(5. 
Buenos Aires, 1911. 

(3) Kasat, liumhcando. El Fogón, periódico criollo, literario, festivo, ilustrado 
y de actualidades. Montevideo, 3'"^ época, año XY, mímero 497, agosto 30 de 1913. 



U. LEUMANN-NITSCHE : KL CHAMBERGO 59 

C tilde SU lienuosa cabeza 
Un sombrero de anchas alas, 
De los llamados chamber(/os, 
Y botas de potro calza (1 ) . 

El recuerdo de la época no lejana aiin en que los célebres bandole- 
ros, y en el caso presente, el mentao Juan Moreira, conquistaran lau- 
reles en el combate contra las Justicias, inspira a una poetiza los 
versos siguientes: 



'&' 



Por la enyerbada pampa linjo ver su figura 

De chiripá y de poncho... 

Un tirador de plata ceñido a la cintura 

Lleva, y negro chambergo de suavidad de seda... (2). 

En otros párrafos, la descripción del traje «íauchesco es más deta- 
llada, y combinada con alusiones a la fisonomía del valiente hijo de 
la pampa : 

linjo un chambergo ala ancha 

Con barbijo, la melena 

Brillaba en su faz morena 

Sobre un [)afnu'Io puuz(') : 

Destacábase cu su traje 

La bota con mostacilla 

Y el tiíador y cuchilla 

Que plata me pareció (3). 

La misma fe los iguala... 
Del chaml)ergo varonil 
Libre el rostro bajo el ala 
Muestran, sonriendo, la gala 
De los dientes de uiartil (4). 

(1) De Iturriaga y L(')PEZ. La venganza de un gaucho, i'^ edición, págiu;i 12. 
Buenos Aires, 1890. 

(2) PuJATO Crespo, Flores del campo, página 45. Buenos Aires, 1914. 

(3) Betinote, Mis primeras hojas, págiua 66. Buenos Aires, 1903. — Cuchilla, es 
licencia poética ; el citado instrumento, sólo se llama cuchillo. (Xoia de I!. L. N.J 

(4) EOLDÁN, El gaucho (poema), página 17. Buenos Aires, 1910. 



60 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Un cuadro de la vida campestre es revelado en las siguientes es- 
trofas : 

Lejos suena el rasgueo de los bordones, 

Y como los espectros de almas en penas 
Llegan los gauclios (\ne usan largas melenas 

Y amarran junto al raucbo los redomones. 
Ensartan sus chambergos en los liorcones 

Y enlazados del brazo con sus morenas 
Hacen chirriar bailando las nazarenas 

Y cruzan por la rueda los cimarrones (1) . 

El criollo verdadero debe darse francamente como tal y no come- 
ter el acto de cobardía, de callar su origen y su nacionalidad, como 
lo quieren liacer muchos extranjeros, especialmente italianos : 

Yo soy el criollo que cruza 
Al tranquito la ladera, 
El que a una fiesta campera 
Siempre cae con su chirusa. 
El que en todas partes usa 
El cbamberguito campero. 
El que ama a su parejero 
Con un cariño infinito, 

Y el que zapatea un cielito 
De bota 'e potro y culero (2) . 

Yo visto como el mejor 
Bota 'e potro y chiripá, 
Un tirador hasta allá 

Y un chambergo de mi flor (8). 

Aquellos detalles apuntados con preferencia, ya sean el barbijo, ya 



(1) Herrera, El baile. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2^^ 
época, año XI, número 472, mayo 30 de 1909. 

(2) El Gaucho Abrojudo, Ese soy yo. El Fogón, periódico criollo, ilustrado. 
Montevideo, 2^ época, año V, uiímero 203. enero 22 de 1903. 

(3) Navallas, ./ otro perro con ese güeso. La Pampa Argentina, revista criolla 



H. LEHMANN-NITSCHK : KL CHAMBERGO 61 

el ala delantera levantada y eso de echarse el sombrero a la nuca, aplí- 
cansüe desde luego también al chambergo, puesto que lo que ha cam- 
biado es sólo el nombre. 

He ahí un (niadro campestre: 

Al trotecitn y bien sentado en un ruano nervioso, de linda pinta, viene 
im paisano joven y simi)ático. 

El chambergo levanta el ala sobre la frente, dejando completo el ovalado 
de lina cara donde la alegría va haciendo dulces rozamientos. 

En el cuello está anudado con elegancia camj)era un pañuelo de seda ne- 
gra, y en el nudo va apretado por el cabo un soberbio clavel rojo, que en 
el plegado lujoso de sus pétalos ha de llevar signos o palabras lejibles paia 
el joven, poiíjue lo contempla a cada rato y pasan por sus ojos brillazones 
de gozo (1) . 

El cantor, siempre a gatas, llegó por lin junto al lecho del anciano; en- 
derezóse colocando sti pie izqui(Hdo junto al cabezal, y a vuelta del ademán 
con que se empinó el chambergo sobre la nuca, el canto empezó... (2) 

El verdadero gaucho, en el concepto de los poetas i)opulares, es 

Bonachón y hospitalario. 

De su nobleza hace gala 

Y altivo levanta el ala 

Del chambergo legendario (3). 

Pero el gaucho decadente, vencido por la evolución biológica del 
país, va triste, «huye a perderse como una sombra vana en la noche 
de los recuerdos » ; ya no lleva, altanero, alta el ala del sombrero: 

Grande, muy grande, pero vencido, 
Allá va el gaucho noble y austero, 
Ya hecha jirones su vestidura 
Y baja el ala de su chambergo : 

de costumbres naciouales. Buenos Aires [1^ época], aiio I, nilmero 10, junio 9 de 
1907. 

(1) Rossi, Cardos, páginas 22-23. Córdoba, 1905. 

(2) LuGONES, La guerra gaucha, etc., página 117. 

(3) Flores, El paisano. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2=^ 
época, año IX, niímero 357, enero 7 de 1907. 



62 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Cual rey que entrega con la corona 
Hoy para siempre, su Abasto reino (1). 

El traje del gaucho, boy día, está modernizándose e internacionali- 
zándose ; apenas se ve 

El cliiripá de obscuro paño y terciado (2). 

El chambergo tampoco puede escapar a esta suerte: 

Ya no se encuentra ni aun en los partidos más lejanos, adonde antes eran 
las fronteras, quien use el chiripá o las botas de potro, sino alguno que otro 
ejemplar de viejo qne aún se conserva adicto a los antiguos hábitos y pro- 
duce el mismo efecto que los avestruces que se ven escapados a la destruc- 
ción general de su especie. Unos y otros son mirados como una rareza, don- 
de antes abundaban como la yerba. 

Ya no se ven tanijioco los tiradores cargados de monedas de plata, ni los 
aperos del caballo cubiertos de adornos del mismo metal. Los pantalones y 
las bombachas han substituido al chirijxí, el saco al ponclio, la boina de vas- 
co o el soDibrero a la moda al antiguo chambergo ; los arreos de ensillar se 
han vuelto más simples, imitando la moda extranjera (3). 

Ya los gauchos de las rústicas vihuelas 

Que encantaron con sus trovas nuestras candidas abuelas, 

Los sencillos, nobles gauchos de chambergo y chiripá. 

Bajo la ola de otras razas (]ue invadieron la llanura, 

Van cambiando sus costumbres... su simpática figura 

Va esfumándose en las sombras de una raza que se va (4). 

Ya nadie usa chiripá 
Ni calzoncillo cribado, 

Ni ese lazo bien trenzado, 

(1) Flores, De la raza. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2=^ 
época, año IX, número 384, julio 30 de 1907. 

(2) PujATO Crespo, El gaucho, en Flores del campo, página 49. Buenos Ai- 
res, 1914. 

(3) Muérdago (i: e. Ezcurra y Pardo), Pequeñas novelas del país (segunda 
serie), páginas 47-48. Buenos Aires, 1887. 

(4) Marco Polo, Nueva raza. Buenos Aires ilustrado. Arte, comercio, industria, 
sin paginación. Buenos Aires, 1913. 



i;, kkhmann-nitschk : kl chambergo 63 

Boleadoras ni facón : 
; Jiotas (le potro ni espuelas 

Ni cbanibevgo ni golilla, 
Ni se ven por la ciicliilla 
Gauchos de la tiadiiión !... (1). 

Mieutras que el giincho va desapareeieiido y con él el traje típico, 
el chambergo ha llegado a ser parte (;aracterística del vestido del 
elemento malo que habita los suburbios de Buenos Aires. El indivi- 
duo «lunfardo» se cubre con un «chambergo» de forma especial que 
también está sufriendo las lunas de la moda, y en la ciudad de Bue- 
nos Aires, con razón i»uede considerarse como «símbolo del male- 
vaje»: 

Cliamberf/o. — lu. Símbolo del lualevaje, antiguo matera de anchas alas y 
copa redonda (pie hizo furor y (jue daba cierto cachet, muy de la madona a 
los rantes (pie lo usaban. Estuvo muy de niodn liasta 1904, en ([uc lo subs- 
tituj-ó elfioKjhi escarbadiente de alas angostitas y copa nuiy alta (2). 

Cuando Lynch, en 1883, escribiera sus apuntes sobre el gaucho 
(pie ya fueron reproducidos, distinguía entre el «gaucho verdadero» 
y el «gaucho compadre»; siendo la ciudad de Buenos Aires pequeña 
en esa época, el tercer elemento social, el criminal, era insignificante. 
Ho}^ día, el «lunfardo» desempeña su papel en los anales de la poli- 
cía ; su lenguaje y sus (jostumbres han merecido estudios especiales 
por parte de criminalistas y periodistas. Sus modales ya empiezan a 
influenciar el habla vulgar del porteño, y el traje orillero cuyo tipo 
más pronunciado es él del lunfardo, empieza a modificar el traje del 
campesino. Cuenta Maciel la transformación de un joven de la cam- 
paña en compadrito orillero: 

Su cabellera larga había desaparecido, y el pescuezo afeitado a navaja, le 
subía hasta la misma nuca. Tenía puesto un sombrero de alas cortas, un 



(1) Herkeka, Una raza que se va. La Pampa Argentina, revista criolla de cos- 
tumbres nacionales. Bueuos Aires (1^^ época), año I, luímero 8, mayo 26 de 1907. 

(2) Palermo, Novísimo diccionario lunfardo, artículo « chambergo «. La Crítica. 
diario ilustrado de la noche, impersonal é independiente. Buenos Aires, año I, 
número 46, noviembre 3 de 1913. 



64 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

chambergo recortado, de marca orillera : y el i)onclio que antes se colocaba 
sobre la camisa, lo traía doblado sobre el brazo izquierdo y en su lugar un 
saco de casimir obscuro : en vez de chiripá, unos pantalones del mismo co- 
lor, anchos y campanudos. Las botas [de potro] habían sido reemplazadas 
por botines de cabritilla, de una sola pieza, con tacos altos y fínos. De su 
antiguo apero, solo conservaba el pañuelo de golilla, pero ya no estaba anu- 
dado, sino sostenido por un ¡millo adornado de amatistas y záfiros indus- 
triales (1). 

El «chambergo de arrabal» es pieza indispensable para los acto- 
res que actúan en aquellas innumerables obritas dramáticas que sue- 
len darse en muchos teatros de Buenos Aires y que relatan la vida 
casera, la vida del pobre, la vida del malevo de los suburbios de la 
capital federal. Dos actores de esta categoría son los héroes de los 
versos siguientes: 

Vittone y Pomar son 

En el arte nacional. 

Dos prodigios sin igual 

De honra, patria y tradición... 

De los patriotas austeros 

Que en el « Teatro Nacional » 

Dan pruebas del ideal 

Con la esperanza más noble. 

Usando el poncho del pobre 

Y el chambergo de arrabal (2). 

Entre la gente de los suburbios de Buenos Aires, « gente del cham- 
bergo clásico combado y requintado» (3), hay cierta clase crimiiuil 
cuya especialidad consiste en explotar la mujer como prostituta ; se 
les llama « canfinfleros » (hay variantes en el término) y la mujer a 
cuyas expensas viven, es la «mina». Tienen un porte especial y la 



(1) Maciiíl, Trt/ñ-os, p.^fíina 184. (Biblioteca de «La Nación», volnnicu 7). 
Buenos Aires, 1901. 

(2) An('>n., Teatro Xacionul. Fittone y romar Ln Pumpa Argentina, semanario 
festivo, literario, artístico, de actualidad y costumbres nacionales. Buenos Aires, 
2^ época, año III, número 116, septiembre 10 de 1911. 

(3) Arrkdoxdo. Croquis honaerenses, página 9. Buenos Aires, 1896. 



l{. I.KHMANN-MTSCIIK : KL CHAMBERGO 



65 



policía los reconoce en seguida; con sus pretenciosas coqueterías, su 
psetidoelejiaucia de leclniííuino ori- 
llero, con su traje en el cnal el « cham- 
bergo» es i)arte integrante, buscan 
llamar la atención pública. La litera- 
tura popular también ba tratado a es- 
te tipo especialísimo y citaremos al- 
gunos comprobantes: 

I Dónde vas con melena y chambergo, 
Dónde vas retaiiniaudo tu pie? 

— Al paseo á buscar las chinelas 
Para irme a bailar un minué (1). 

El ala (le su chandiergo 

Al ([ue hoyos hace bastante, 

Sienipr<' bajada adelante Tip-.U! innianl.. i.n.t.ñ... (Crítica, .liario 

titailc). afii) I, iiúnicio íót) bis. jimio S 

Como reparando al sol... (2). ,i,. vmí.) 




Con el ;il;i del chambei-go nivelando la mirada, 
Con la (jue oiihiocd a la turra (¡ue se ha propuesto chalar, 
I Ahí está ! ¡ de gran parada !, con un liáhito de buten 
Y unos tarros charolados <[ue se acal>a de eni/autar (3). 

Alisando suavemente su melena relumbrosa 
Entre dientes silba un tango con maestría sin igual. 
Mientras espera a la mina qne hacia él viene presurosa 
Recogiendo con donaire su pollera de percal. 

La contempla, y requintando con suprema compadrada 
El chambergo, arregla el lazo de su blanco volador [/. e. corbata] 
Y con paso perezo va al encuentro de su amada 
Que contenta y ruborosa, le sonríe con amor (4). 



<1) Dk la Calmí. El canfinflero, página 22. Buenos Aires, 1906. 

(2) Dkl Bosquk, La vida del canfinUcro. Hermoso folleto de actualidad escrito 
^n verso, página 9. Buenos Aires, 1899. 

(3) BiAUS, El gavión. La Crítica, diario ilustrado de la noche, impersonal é in- 
dependiente. Buenos Aires, año I, número 100, diciembre 27 de 1913. 

(4) Pl.\, El laura. La Pampa y El Argentino, semanario nacional ilustrado. 
Buenos Aires, año I, número 54, abril 12 de 1908. 

T. XXI 5 



66 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

El silencio del suburbio se interrumpe de repente 
Por la voz de un organillo que inicia un tango sensual, 

Y el compadrito que pasa con el chambergo en la frente 
Hace ondular las caderas en un corte magistral. 

Y de pronto ve la mina : la llama amorosamente 

Y ésta responde al llamado con un gesto sin igual, 
En tanto que los curiosos forujan rueda velozmente 
Deshojando mil cumijlidos en su jerga de arrabal. 

Y entre guarangos decires que pican como alfileres, 
Se ponen como amapolas las caras de las mujeres 

Y un cosquilloso hormigueo sienten bajo de la piel. 
Mientras la esbelta muchacha, en voluptuosas quebradas. 
Va barriendo con el ruedo de sus polleras jjlanchadas 

El polvo tino asentado en medio del redondel (1). ■ 



Dice un refrán que los extremos se tocan; el chambergo del lun- 
fardo hace competencia en su popularidad al chambergo usado con el 
uniforme del militar, detalle característico de los oficiales argentinos 
de alta jerarquía ! IS^o extraña que en la época de la independencia, 
soldado y oficial usaran uniforme heterogéneo, «sombrero en vez de 
kejjí» : 

El usar poncho por capa, 

Espuelas por espolines. 

Botas en vez de botines. 

Por cigarrera petaca, 

Ni la achica, ni destaca 

A la fama del guerrero : 

j En vez de kepí, sombrero 

Nuestros abuelos usaron. 

Cuando Patria nos legaron 

En los tiempos del yesquero ! (2) . 

(1) Giménez, El tango. El Fogón, periódico criollo, ilustrado. Montevideo, 2* 
época, año VII, número 261, euero 7 de 1905. — Reproducido eu : Santos Vega, 
revista semanal de actualidades. Buenos Aires, año I [único], número 18, mayo 
2 de 1914. 

(2) El viK.io Calisto [ ^ A. De-Makía], Carta abierta al doctor Elias liegit- 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 67 

Lo que es interesante es que los altos oficiales, algunos por excep- 
cióji, otros por costumbre, cambiaron el gorro o el kepí militar con 
el blando chambergo, tal vez por más cómodo, creyéndose ellos mis- 
mos no obligados a respetar la rigidez del uniforme, o por otros mo- 
tivos, como en el caso del general San Martín: 

A tines del afio 1S12 llegaba a las autoridades patrias la alarmante noti- 
cia (le que una escuadrilla esjjañola se aprestaba en Montevideo para lan- 
zarse al Plata, recorrer el Paraná destruyendo las Ibrtiíicaciones de sus ri- 
beras, apresar todas las embarcaciones y remontar después el Paraguay, 
enseñoreándose así de los ríos y cortando las comunicaciones de los pueblos 
del litoral con Buenos Aires... 

La escuadrilla remontaba el río y el coronel San Martín — qne sólo ha- 
bía tenido tiempo suíiciente i)ara ponerse al frente de 125 granaderos es- 
cogidos — seguía por la costa, ocultando sus fuerzas, en marcha paralela 
con la flotilla caminando solamente de noche para evitar se apercibiese de 
su presencia el enemigo. 

Cuéntase — dice el doctor Carranza — «luc fué en una de esas noches 
memorables que se vi(') por primera vez a este militar tan austero como ape- 
gado de suyo a la rigidez del uniforme europeo, divorciado con él, trocando 
momentáneamente su entorchada casaca y plumoso falucho por el humilde 
chambergo de paja y la manta o poncho americano, para así disfrazado me- 
jor, observar los pausados movimientos del convoy que seguía de hito en 
liito, y cuyas altas velas creía a cada paso divisar en lontananza (1). 

En el drama liuzaingó, representado por los Podestá, el héroe uru- 
guayo Lavalleja se presenta en el siguiente traje, reconstruido según 
tradiciones de la época : 

Bota juerte, pantalón 
Sin franja ni requisitos, 
Casaca de faldoncitos 
Y charreteras con gacho... 
Las patillas y el sombrero 



ler. El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2^ época, ano X, número 
425, junio 7 de 1908. 

(1) Lassaga, Tradiciones y recuerdos históricos, páginas 521, 523. Buenos Aires, 
1895. 



68 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Daban aire de torero 

Al general vencedor... (1). 

Durante la batalla eu la Vuelta de Obligarlo (20 de noviembre de 
1845), «el animoso Mansilla, de cliambergo y poncho de vicuña, to- 
maba tranquilamente, a pecho descubierto, los mates que le alcanzaba 
su fiel y bravo asistente Donato Álvarez » (!')• 

El chambergo, en la Eepiiblica Argentina, alcanzó enorme popu- 
laridad, gracias al ilustre procer teniente general don Bartolomé 
Mitre. Mitre lo usaba siempre, y en todos sus retratos aparece con él 
como atributo típico. Había recibido el 2 de junio de 1853, en la fren- 
te un balazo, y las molestias de la cicatriz le obligaron a usar som- 
brero blando. He ahí algunos detalles de este acontecimiento y de los 
sucesos que le precedían, tomados de un opiisculode Luis Suárez(3) : 

El 31 de octubre [de 1852] el coronel Mitre ocupaba el ministerio de go- 
bierno y relaciones exteriores, bajo la administración de don Valentín Al- 
siua, haciéndose también cargo, al mes siguiente, del níinisterio de la gue- 
rra. Una de sus primeras medidas, como ministro de gobierno, fné abrir 
las puertas de Buenos Aires a cuantos se habían alejado de ella después de 
la rev^olución del 11 de septiembre. 

Cuando después de la renuncia de Alsina, motivada jjor la revolución que 
el 1° de diciembre encabezó el coronel Hilario Lagos, quien levantaba la ban- 
dera de Urquiza, subi(') al gobierno el general Manuel Guillermo Pinto, el co- 
ronel Mitre no accedió al pedido que éste le hacía de que conservase la cai-te- 
ra, considerándose más útil en el ejército con que iba a combatir la revolución . 

Tengo — le dijo — mi caballo ensillado a la puerta de la casa de gobier- 
no, para ir a cumplir un deber sagrado. 

Tomó en efecto su puesto de combate, desde el comienzo del famoso sitio 
de Buenos Aires. Su actitud decidida y entusiasta de los primeros días, le- 
vantó el decaído espíritu del pueblo y del gobierno, que hubieían tolerado 
la invasión de la montonera. 



(1) El, viK.jo [Calixto] [ ::= De-María], Guitarreando. El Fogón, primer pe- 
riódico criollo. Montevideo, [1" época], año II, número 63, noviembre 15 de 1896. 

(2) AuBÍN, Anecdotario argentino, página 164. Buenos Aires, 1910. 

(3) SuÁKEZ, Floren póstumax. Corona poética. Homenaje de gratitud nacional n la 
memoria del teniente general Bartolomé Mitre, páginas 22-23. Buenos Aires, 1907. 



K. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



(i 9 



V el 2 (le Junio de 1S53, ileseiiipeñiindo el puesto de jefe del estado iiui- 
yov del ejército de la defensa, y iiiiinditndo iieisonjilnientc Ims tropas, reci- 



•íi^'^'r,. 



BmMSj^^> 




El tt'iiifute üfiiftal ilou IjiutoldiiH- Mitre cou sn cliiuiiljergo 
(Cliclié íacilitailo \)0v el diario La Xación) 



bió, en el combate de los potreros de Langdon, el balazo que le dejó para 
siempre en mitad de la frente, uua cicatriz en forma de estrella. 

Mitre no abandonó ni descuidó sus deberes de su cargo, a pesar de la he- 
rida, hasta el 11 de junio de 1853, en que terminó el sitio. 

Después se le dio el importante puesto de comandante general de armas. 



70 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Lii popularidad de Mitre no conoció límites, y el pueblo vio en su 
chambergo el símbolo de igualdad y fraternidad ; oigamos a Francisco 
Podestá (1) : 

El ehaniberfio 

No ciñó su cabeza victoriosa, 
Cumbre del ideal y de la ciencia, 
Con diadema de Jove esplendorosa ^ 

Ni penachos de roja florescencia. 

Para cubrir la cicatriz gloriosa 
De su ancha frente de alba transparencia 
El chambeig'o de alcurnia silenciosa 
Prefirió sin alarde y sin violencia. 

Y en las horas de prueba o esperanza 
Agitó aquel chambergo soberano 
Para dar a su voz mayor pujanza 

Y más vigor a su robusta mano; 

¡Oh sombrero inmortal del liombre-idea, 
El civismo en tu fieltro centellea ! 

Francisco Podestá. 



La gran ])opularidad de Mitre con su típico sombrero, y el concep- 
to con que fué considerado este último, resalta del siguiente artículo 
firmado por José M. Niño (2) y encabezado por un característico dibu- 
jo del artista Juan Hohmann : 

Mitre ¡I sil símbolo 

La jjersonalidad del general Mitre es realmente extraordinaria y surge 
grande y gloriosa bajo cualquier fase que se la examine. 

(1) SuÁiíEZ, Flores, etc., páginas 82-83. 

(2) Niño, Mitre y sn símbolo. Caras y Caretas, revista semanal ilustrada. Bue- 
nos Aires, año IX, número 382, enero 27 de 1906. 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



71 



Es lina personalidad que no admite símil, una personalidad única, ge- 
11 nina e intensamente argentina, no obstante irradiar ya su luz más allá de 
las fronteras de la patria y estar consagrada gloria americana. 

Su actuación pública durante más de medio siglo de intervención directa 
y, casi diríamos, exclusiva en todos los jjroblemas anteriores y posteriores 
a la organización de la república, no tiene precedente en ningún otro piie- 
blo de la tierra. Es militar, estadista, gobernante, historiador, literato, pe- 




Eucabezainitiito del artUulo : XlNO. Mitre y mt nimbólo, etc. 



riodista, político, jefe de partido, es todo, en una palabra, y en todo deja 
su sello personal, que lo vincula como ningún otro a la nacionalidad. Se ha 
dicho alguna vez, y se ha dicho con perfecta vei'dad, que Mitre encarna la 
liistoria del país. Es que Mitre es único. 

Pero, entre todas, la fase más interesante de esta personalidad de base gi- 
gantesca, es su popularidad, esa popularidad que lo ha acomidan ado durante 
toda su vida sin un momento de ocaso, por el contrario, creciendo cada día 
más. Mitre en las altas esferas del gobierno, en la guerra y en la paz, o en 
el retiro de su casa histórica de la calle de San Martín, ha vivido perenne 
en el corazón de sus conciudadanos y en el inmenso cariño de su piieblo. 
Mitie encarna, solo, solo, como nadie, el difícil concejito de hombre-pueblo. 



<2 boletín de la academia nacional de ciencias 

Esa popularidad que como aureola de gloria lo lia acompañado siempre 
haciéndolo vivir escoltado por el pueblo, tenía su signo exterior,, todo un 
símbolo : su « chambergo » 

Para las arduas y complicadas tareas del gobierno, era el general Mitre; 
para su pueblo, era don Bartolo a secas. Y don Bartolo hubiera dejado de 
ser el ídolo de la muchednnibv(» el día en que al cruzar las calles de la gran 

ciudad seguido por las miradas ca- 
riñosas de un pueblo entero, no se 
le hubiese visto con su clásico 
«chambergo». Ese sombrero era 
algo así como la misma bandera 
patria, suficiente para agrupar mul- 
titudes en clamorosos entusiasmos. 
Don Bartolo sin su « chambergo » 
hubiera sido siempre un gran hom- 
bre, pero no hubiera sido el hom- 
bre-símbolo. 

No lo olvidemos nunca : sea para 
lo presente y lo futuro esa la ense- 
ña que guíe nuestras acciones ciu- 
dadanas y realice nuestros anhelos 
patrióticos de trabajar sin descanso 
la cimentación de esa patria gran- 




Atndo (le los (■ii;ai'nllii.s «Don Bartolo», fabri- 
cados eu 1898 por García y Kefriicira. Bue- 
nos Aires. El iiiiico ejemplar conservado por 
el autor, fué regalado al Museo Mitre. 



de, fuerte, próspera y feliz. ¡ El 
« chambergo » de don Bartolo pro- 
teja a su pueblo y lo conduzca a 
la realización definitiva de sus destinos inmortales ! 

¡ Y cuando en las horas del desaliento y de los enervamientos cívicos, y 
cuando sea amagada la gran obra nacional del patricio y las instituciones 
peligren, y cuando el pueblo sienta la necesidad suprema de las acciones 
reivindicatorías, vamos a las calles y a las plazas y llevemos a su estatua 
en bronce fuerte y eterno como su gloria, junto con las x)ali)itaciones de 
nuestros corazones, el símbolo del Grande, su « chambergo » ! 

En el Anecdotario argentino, de Aubín, hállase el siguiente cuento^ 
cuyo héroe es Mitre y su chambergo : 

Una « terrible » rcngansa de Mitre 



8('a ])ori|a«' al oprimirla, lastimase su gloriosa herida de la frente, o bien 



lí. LEHMANN-NITSCHE : KL CHAMBEKííO l'A 

poniiic su tinipcrainento sencillo y lepublicauo le iinpulsaiii a ilh», es el 
caso (jiie el general Mitre .iamás usó sombrero duro. 

Üua sola vez se vi(') obligado a jtreseindir, por breves momentos, de su 
popular y democrático cliambergo : fué durante su permanencia en Europa. 

El entonces presidente de la república francesa, Sadi Carnot, ofreció al 
ilustre argentino una recepción en el palacio del Elíseo, expresamente pre- 
parada en su lionor. 

Recibir la invitación y empezar a sentirse incómodo, fué para Mitre una 
misma cosa : fuera de su |)aís, donde en ningún caso tenía necesidad de al- 
terar su sencilla y habitual indumentaria, veíase entonces en la dura nece- 
sidad de presentarse de rigurosa etiqueta. 

Aparentemente resignado, llamó a su secietario Piquet y le encargó la 
com[)ra del incómodo cubiecabeza usual. 

Poro después de hecho el encargo, teníalo en su ])<)der. 

El general sacó la (jalera de su caja, mirándola con horror, casi con ira: 
(diservóla detenidamente, la dii» vuelta varias veces entre sus uumos, y. por 
liltimo, encarándose con su secretario, le dijo muy resuelto : 

— Vea, haga que le bajen un poco la copa : es muy alta esta galera. 

— ¡Pero, señor!... se atrevió a objetarle Piquet. 

— Haga como h' digo — replicó secamente Mitre. 

El sombrero de copa retornó a la casa de donde procedía, y poco después 
volvía ya recortado. 

Nueva inspección y nuevo gesto de de.sagrado del general. 

— Más bajo todavía — exclame» — dos dedos más bajo. 

— Señor — le observ«') asustado el secretario, — entonces en vez de ga- 
lera, va usted a llevar una galerita estrafalaria y ridicula. 

— Xo importa : devuélvala ]»ara (jue la arreglen como yo quiero. 

El empleado de la casa salici, probablemente riéndose de aquel extraño 
cliente (jue con tanta despreocupación despreciaba las imposiciones de la 
moda, olvidándose de que estaba ¡nada menos que en París! 

Volvió el sombrero, y al hacerle el general su tercer examen, exclamó : 

— Está bien. Ahora sí. 

Y con tal sombrero fué al Elíseo. 

Después de medianoche el general regresaba de la brillante fiesta. 

Silenciosamente, rabiosamente, se sacó aquella caricatuxa de sombrero 
de copa y con todas sus fuerzas lo arroj») al suelo, sonriendo feliz cuando 
lo contempló convertido en tortilla. 

Fué su terrible venganza contra la exigente etiijueta (1). 

(1) AuBÍx, Anecdotario argcniíno, páginas 69-71. Buenos Aires, 1910. 



74 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Muerto Mitre en edad avanzada el lí) de enero de 1906, sn cadá- 
ver fué velado en una de las vsalas de la casa de gobierno de Buenos 




El cadáver <lel fieiieial Mitre en la caijilla ardiente. Adelante el unilurme y el clianibei'go 

(Caras y Caretas, enero 27 de 1906) 



Aires, transformada en caiulla ardiente, y ante el féretro, al lado de 
su uniforme militar, fué colocado en un taburete el último chamber- 
go que usara. Y junto con el elástico de teniente general, el mismo 
chambergo, fijado encima del ataúd que iba en la carroza fúnebre. 



U. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBEIUiO lo 

acompañó a Mitre hasta la Última morada. Cuadro notable para ins- 
\úr%Y a los poetas; Jacinto Bordenave, de La Plata, que firma «Osear 
Tiberio», i)nblicó en el diario La dación, áe\ 28 de enero de 1900, 
la siguiente i^oesía (1) : 

Inmortal 

Ya no veremos el chambergo histórico 
En la cabeza del caudiUo amado. 
El guerrero, el político, el retórico. 
Ha partido por siempre y se ha marchado 
Tras sus cenizas el chambergo histórico. 

Cuando la multitud, tristes h)s ojos, 
Escoltaba al patriarca al cementerio. 
Vi de lejos, cubriendo los despojos. 
Aquel chambei-go lleno de misterio, 
Y empaparon las lágrimas mis ojos... 

Osear Tiberio. 

El mismo ejemplar histórico de sombrero (2) fué guardado días 
después en el Museo Histórico de Buenos Aires, y he ahí un artículo 
que se publicó en La Ilación de Buenos Aires, del 3 de febrero de 
1900 : 

(1) Reproducida taiubiéu en Suárez, Flores, etc., página 73. 

(2) He visto en el Museo Histórico de Buenos Aires este chambergo ; lleva el 
sello de la casa de Giudice, calle Cuyo 684, y la marca: «La Nacional, Marca 
Registrada»; además los mimeros 7447 | 17.081 | Corso ó. Segiín informaciones 
recogidas en la casa indicada. Mitre usaba al mismo tiempo varios chambergos, 
en los riltimos años de su vida, con preferencia la clase recién indicada, que es 
de felpa finísima y fabricada en Alessandria, Italia. 

La industria nacional ha empezado con la fabricación de sombreros blandos 
en el ijaís, introduciendo las materias primas y confeccionando el sombrero en 
fábricas especiales. En La Plata, existe la fábrica de Chilibroste y Compañía. 
Los productos de esta casa, como de las demás, ocultan su origen bajo una eti- 
queta inglesa o francesa ! Las distintas marcas se distinguen i)or su forma, ala, 
cinta, ribete, picadura, tafilete y rale ; el color es generalmente negro, pero iisase 
también color café, gris y hasta blanco (en el Uruguay como distintivo del par- 
tido blanco). Eu la fábrica de Chilibroste hay variaciones segiin la cinta, cuyo 



76 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

El Último sombrero del general Mitre. Donación al Museo Histórico 

Entre el señor don Adolfo P. Carranza, director del Mnseo histórico na- 
cional, y el ingeniero don Emilio Mitre, se han cambiado las siguientes car- 
tas, cuya lectura ahorra toda explicacicin : 

Musco Histórico Naeioiinl. Buenos Aires, cuero 22 de 1906. 

Sefior ingeniero Emilio Mitre. 
Distinguido señor : 



*&" 



El típico sombrero que usaba su señor padre y (jue la multitud ha visto 
con amor y con resj»eto acompañando su féretro desde la casa de gobierno 
hasta el cementerio, es una reliquia histórica y no creo faltarle a la consi- 
deración que usted merece, en estas horas tristes para su espíritu, al solici- 
tarlo para guardarlo en el establecimiento que dirijo. 

El gran ciudadano que lo adoptó en esa forma singular, para evitar mo- 
lestias en la heroica cicatriz de una bala cuya chispa sirvió quizás j)ara ani- 
mar su cerebro pensador e inteligente, estaba identificado en él ante la mi- 
rada y el concepto ¡jopular. 

El sombrero de Mitre, como él de Napoleón, no necesita leyenda para 
saberlo distinguir donde quiera que se presente, y la contemplación del que 
usó en los últimos días de su gloriosa vida, será un atractivo para sus admi- 
radores y origen de meditación para los que al verle sientan despertarse en 
su alma nobles y generosas emociones y en la mente recuerdos gratos que 

ancho varía de 4 a 30 linean francesas. Hay también cuatro clases del rihete y cin- 
co tipos de bordear el ala: 

1^ Ribete a caballo (una mitad de la ciuta mira hacia arriba, la otra hacia aba- 
jo; significa p. ej. Ribete 6 a caballo: la ciuta que sirve de ribete, tiene el ancho 
de 6 líneas francesas, así que el borde superior del ribete mide 3 y el inferior 
también 3 líneas francesas); en este tipo, la cinta ribete está fijada con una sola 
picadura. 

2^ Ribete riflero: como el tipo anterior, pero muchas picaduras. 

3* Ribete Ibanrta: una tercera parte del ancho mira hacia arriba, dos terceras 
partes hacia abajo; muchas picaduras. 

4^ Ribete Peral: la ciuta está fijada en el borde inferior del ala y con dos pi- 
caduras, una en cada borde de la ciuta. 

5*^ Ribete Carnot: el borde del ala está doblado, bien apretado y provisto de 
una pequeña cinta. 



R. LEHMANN-NITSCHK : KL CHAMBERGO 77 

SI' lifíixu cou uiiestra liistoiia, en cuya página más larga su nombre es el 
primero, el más brillante y el nnis (pieritlo. 

Si aquí están las reliíjnias que pertenecieron a nuestros proceres j" entre 
ellas el falucho que cubría la cabeza del genio militar qne realizó la inde- 
pendencia de medio continente, nada más digno de presentarse a su lado 
<ine el sombrero del que complétala la ol»ra de ^os fundadores de la nacio- 
nalidad, haciendo a ésta indivisible, organizada y fuerte. 

Confiado en que nsted y su dií^na familia accederán al deseo que expreso 
como un homenaje al grande hombre (|ue acaba de desaparecer, me com- 
l)lazco en saludarlo afectuosamente. 

Adolfo P. Carranza. 



Hilónos Aires, febrero !« ilc liiUti. 

Señor dirvrtor del Museo histórico ikuíoikiI, doctor don Ad<dfo /'. Carranza . 

Presente. 

He recibido la nota del .señor director, fecha 22 del pasado, por la cual 
se sirve solicitar el sombrero (jue usara el general Mitre, con destino al Mn- 
seo histórico nacional. 

La iniciativa del señor director coincide con un jjen.samiento (jue surgi('» 
en mí en las primeras horas de mi duelo. Ya entonces, contando con el 
asentimiento de mi familia, había resuelto lo que usted me pide ahora. 
Creo oportuno consignar aquí las razones de esta resolución : pero, para ha- 
cerlo, tengo necesariamente que olvidar por un instante los reatos del pa- 
rentesco y del cariño apasionado, y trocarlos por la libertad del juicio de 
los extraños. 

Tratándose del general Mitre, esta ficción es permitida. Al fin y al cabo 
si yo, como hijo, no soy testimonio tan imparcial de los que he llamado 
extraños, ¿acaso entre éstos, que echan a manos llenas las palmas de la glo- 
ria sobre la tumba recién abierta, no los hay centenares que querían al ge- 
neral Mitre con filial afecto y qne lo lloran como a un ¡¡adre ? 

Yo soy uno de ellos, y creo que puedo conciliar mi juicio con la severa 
verdad debida a un hombre que de la verdad hizo el fundamento de su 
vida. 

Si el general Mitre hubiera muerto al pie de los muros de Montevideo, o 
en las cuestas de Vitiche, o aun en los campos de Caseros, habría sido uno 
de e.sos caídos en el combate, que Demóstenes coloca entre los preferidos de 



78 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

los dioses : j hubiera tenido deieclao de ser acompañado al sitio de su últi- 
mo reposo por sn caballo de guerra, y a ser enterrado con sus armas. Era 
va uu fervoroso del ideal republicano, un precursor de la civilización por la 
democracia y un propagandista tenaz: j)ero, aun la fama no había consa- 
grado sus esfuerzos y aún sus esfuerzos habían tenido por instrumento prin- 
cipal la espada. Si hubiera muerto en la guerra civil, herido en la frente, 
ya las lenguas del fuego de la elocuencia, que él evocara como altivo argu- 
mento en las sesiones de junio, hubieran podido descender sobre sus restos 
inanimados, y al lado de su uniforme militar hubieran figurado también las 
palmas tribunicias. Si hubiera caído en Cepeda o en Pavón, se hubiera lle- 
vado consigo el secreto de su ser, y en su sepulcro se hiibiera podido es- 
culpir la figura de Clío, preguntándose inquieta si la patria había ijerdido 
entonces uu luchador o su primer obrero, y si aquel muerto era un comba- 
tiente de Procojiio o un héroe de Plutarco. Si en los esteros del Paraguay 
hubiera quedado su vida, el panteón de los grandes hombres habría recogido 
sus despojos y les habría dado por ofrendas, al lado de la espada guerrera, 
los símbolos del gobernante y del organizador nacional. 

Allí comienza a germinar la personalidad del general Mitre. 

La encina cívica orla su frente, entretejida con los laureles de la j)oesía,^ 
la ciencia militar lo inscribe como uno de sus adeptos y la historia le reci- 
be como uno de sus iniciados ; hace leyes sabias ; tiene la visión de la gran- 
deza futura de su patria, por la paz ; penetra las lenguas aborígenes y vin- 
cula las lenguas latinas, transportando al castellano las preseas de otras 
lenguas: predica la libertad y el civismo: manda, gobierna con la acción y 
con el ejemplo : habla : calla. 

En la ejecución de esta obra múltiple, conquista el amor de su pueblo. 
Su pueblo lo sigue en el desenvolvimiento de su acción incansable y serena. 
Y es en esta evolución que el general Mitre afirma el símbolo que, como el 
Ijenacho de Enrique IV en la batalla, lo señala a los pueblos : su cham- 
bergo. 

El afecto popular hizo de esta prenda un símbolo y del antecedente que 
lo había creado, un testimonio permanente de gloria. 

Al usar su chambergo característico obligado por su herida, el general 
Mitre evocaba sin querello el recuerdo de una obra identificada con todo el 
Ijroceso de la grandeza argentina y suscitaba en las masas ijojjulares la me- 
moria de los anhelos con que se había consagrado al culto de la patria. 
Pero aun tenía un significado más ese sencillo atributo de su personalidad 
y de su actuación. La frente que hubiera podido lucir doradas palmas con- 
quistadas en campañas memorables y erguirse ante las multitudes con la 
enseña deslumbrante de sus honores, se inclinaba serena bajo la sombra 



K. i.Kn>rAXX-\iTS( iiK : ki, chamheugo 7!) 

modestii de ese sombrero, como si hubiera (juerido disimular la aureola con 
que lo revestía el entusiasmo público. 

Así por rara coincidencia el cliambergo de Mitre imponía al mismo tiem- 
po la visión de sus proezas militares y de sus virtudes ciudadanas, porqne 
era el alivio de una frente mutilada en defensa de la patria y el leflejo de 
ur espíritu substraído a todas las vanas apariencias. Decía a cuantos lo 
veían que si Mitre había sabido ofrecer su vida cuando el deber lo reclama- 
ba, había sabido también disimnlar sus prestigios cnando la obra estaba 
realizada, y qne pudiendo ostentarse como el jjrimer cajiitán de Sud Amé- 
rica, aspiraba únicamente a la consideración y al respeto (pie merecen los 
buenos ciudadanos. 

El pueblo que no analiza, jiero que comprende, había apreciado todo el 
valor de este símbolo. Por eso en el chambergo hoy histórico está más acen- 
tuada la personalidad de Mitre que en nini>uno de sus atributos militares. 
Porque si fué un guerrero victorioso, eclipsó su propia gloria con sus vir- 
tudes de repúblico e hizo desaparecer las palmas cultivadas en la guerra por 
los laureles cosechados en la paz bajo las inspiraciones del civismo. 

Por eso, al lado de la espada y del uniforme militar, (pie puse sobre su 
féretro, puse también su chambergo, el último que cubriera su cabeza que- 
rida y venerada. Ese mismo sombrero, qiw acompañó los restos hasta el ce- 
menterio, es el que he entregado al señor director para que se conserve en 
el Museo histórico. 

Saludo al señor director con las seguridades de mi mayor consideración. 

Emilio Mitre. 

De las tantas necrologías y artículos que se publicaron en aquella 
época con motivo de la muerte de Mitre, elegimos el siguiente, escri- 
to por Julio Piquet (1) : 

Evocación 

Tomé entre las manos el modesto sombrer(» de fieltro negro, blando, de 
alas un tanto angostas con relación a la copa; lo alcé a la altura de los ojos 
y lo estuve contemplando largo rato. Casi involuntariamente lo hice incli- 
nar hacia la derecha, y absorto, viendo más con los ojos del espíritu que con 

(1) PiQUP^T, Evocación. Caras y Caretas, revista semanal ilustrada. Bueuo.s Ai- 
res, año IX, número 382, enero 27 de 1906. 




80 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

los (le la realidad — dibujando con la imaginación y poniendo ti"azos y colo- 
res la nieinovia — vi esbozarse, niny espectral, muy tenuamente primero, 
los rasgos de una faz, bajo la sombra del cliambergo; luego la imagen fué 
acentuándose y, por fin, de pronto, ad(|uiri«') una precisión de contornos y 
matices absoluta. 

Aípiella imagen, aquella cabeza- tenía un prestigio (pie avasallaba, mez- 
clándose en ella, de extraña manera, los rasgos enérgicos del heroísmo con 
la dulzura nazarena. 

La cabellera larga, ondeanda, formaba tiu mnrco gris a la faz, marcliita 
por los años, de tintes rosados, algo encendidos en los pómulos. La nariz 

fuerte se destacaba imperiosa, pero una inflexión 

m 

(jue (piebraba inesperadamente su curva, (] al- 
tábale la (luiezn romana, cruel, de los rasgos 
aquilinos. La l)(>ca, de labios finos, contraída, 
semivelada por una atmósfera gris como el ca- 
bello, tenía el aspecto de una flor silvestre, des- 
colorida, marchita y espinosa. Sobre aquel con- 
junto, sobre aquel fondo en que se hermanaban 
la bondad y la energía, bajo el arco noble de 
MeiUiiia de brouce acuifiadií con las cejas obscuras, brillaban dos grandes ojos 

motivo de la muerte de Mitre , . , , . . j i i t 

, ^^ ■,.... glaucos, enigmáticos, impenetrables, de un tur- 

por el Museo Instorico nació- ojo j j: 7 

nal de Buenos Aires, a indica- bador mistei'io inexpresivo. 

ción desu directordoctor Adol- r^ ' ■< -,• i ■ 1 1 n 

. -r, ^, 1 ; (Jue cabeza magnifica, admirable era a(|uella 

to P. Carranza: el reverso es c *- o 7 1 

liso. Cídección del autor. que habían trazado en el espacio mi imagina- 

ción y mi memoria '1 ¡, Habría yo visto acaso en 
los museos alguna tela inmortal de Leonardo, de van Dyck, o de Eem- 
brandt, que dijera tantas y tan grandes cosas al espíritu "? ¿ Quién era aquel 
hombie? ¿Era un poeta, un sabio, un filósofo, un guerrero? 

Los grandes ojos glaucos permanecían siempre serenos, indiferentes, casi 
inexpresivas. ¿Era acaso un tirano? 

Ante aquella pregunta, las verdes pupilas se animaron con chispas de oro 
y una ráfaga de cólera pasó por ellas con fulgores de relámpago. 

— ¿Era un hipócrita, (jue ocultaba sus bajos pensamientos? 

Los ojos se abrieron, como el mar penetrado por la luz del sol, invitán- 
dome a que explorara sus misterios. 

— ¿Aquellas impasibles juipilas, serían las de un hombre frío y egoísta? 
Una sonrisa piadosa plegó apenas su Itoca triste, fuente sellada de las 

])roi)ias bondades y amarguras. 

— ¿Era acaso un cobarde, que nada había hecho por la Iiumanidad ni por 
la patria ? 



R. LEHMANN-NITSOHlí : líL CHAMBERGO 



81 



Una mirada que fué un estallido sublime, avasallador, terrible, me hizo 
estremecer de espanto, y cayendo de mis manos el chambergo, vi descu- 
brríse la amplia frente de un héroe, marcada por la gloria con un signo que 
tenía la form;i de una estrella. 

Influenciarlos sin dnda por el chambergo de Mitre, están un artícn- 
lo (le Félix Lima sobre Ferri. y una serie de artículos sobre el cliani- 
berg-o del famoso caudillo oriental, don Aparicio Saravia. 

Kl chambergo de Enriíjue Ferri, el conocido socialista italiano, 
tiene que reemplazar a su dueño en 
el diálogo político jocoso que con él 
sostienen Félix Lima y sus compañe- 
ros; es una cají-ve/v/M-liispeante y lle- 
na de bromas (1). 

El conocido jete del partido blanc<t 
en la República Oriental del Uruguay, 
don Aparicio Saravia, muerto duran 
te la revolución de 1004, usaba pon 
clio y gacho blancos, el último con la 
ilivisa bordada en oro : Por la patria. 

Después de su muerte, su último 
sombrero fué regalado a uno de sus 
partidarios ñeles; y de un artículo 

jiublicado con motivo del aniversario de su muerte, extractamos los 
párrafos siguientes (2) : 

El día 10 del mes corriente [septiembre de 1913] se conmemoró en la Re- 
pública Oriental el noveno aniversario de la muerte de Aparicio Saravia. 
Una mayoría de orientales conserva para el caudillo popular y simpático, 
una devota admiración. 




Carii-alniM (K> E. Kcrri cim cliiuiiliergo 
(Lima, obra citada, página 87) 



(1) Lima. Con los « nitevc »... (Jlyunas crónicas policiales), páginas 87-92 [artí- 
<:iúo : Con el cJiumhergo de Ferri~\. Bneuos Aires, 190?S. — Para los lectores que 
no conocen los uiodales de Buenos Aires, agregainos que el hizarro título del 
librito quiere decir : « con los nueve puntos » velocidad, máxima que el guía de 
un coche eléctrico puede dar a su vehículo. 

(2) Anón., Aniversario de la muerte de un caudillo. Aparicio Saravia. Fray Mocho, 
.semanario festivo, literario, artístico y de actualidades. Buenos Aires, año II, 
número 72, septiembre 12 de 1913. 

T. XXI 6 



82 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

A medida que el tiempo aleja la fecha de su muerte — uos lia dicho el 
comandante don Ignacio Lói}ez — la personalidad de Aparicio Saravia se 
agranda y diviniza. Fué un guerrero ala manera napoleónica. Sugestionaba 
con su iH'esencia bélica, de militar y caballero. No era un gaucho, como 
creyósele cuando cruzaba, como Atila, las verdes cuchillas uruguayas. Pul- 
cro, ilustrado, probo, aristocrático y a la vez campero, con todas las finezas 
de un hombre de mundo y con todo el ingenio de un gaucho perspicaz. 
Aparicio Saravia se conquistó el corazón de los que pelearon a sus ór- 
denes... 

Así nos lo ha descripto quien peleó a su lado y lo amó sobre todas las 
cosas. Y así habrá sido, indudablemente, cuando después de muerto logra 
mantener fieles a su memoria a los que le fueron fieles en la vida. Uno de 
estos ejemplos de fidelidad, ofrécelo el comandante señor Ignacio López, 
distinguido caballero uruguayo que actuó con Saravia en sus revoluciones, 
donde fué herido varias veces, una de ellas estando en compañía del ex co- 
mandante y conocido escritor señor Javier de Viana. 

El señor López conserva, entre otros objetos, el último chambergo que 
usó Saravia. López ha querido regalar el histórico sombrero, que aun conserva 
las huellas de láñente de su jefe, al Museo nacional de Montevideo, pero se 
lo rechazaron... En vista de eso, el comandante López ha resuelto entregar 
las preseas de Saravia al Museo histórico de Buenos Aires, «como una prue- 
ba — nos ha dicho — de cariño y agradecimiento hacia la hospitalaria 
tierra argentina que me auxilió en el destierro y que sigue auxiliándome 
todavía como a un hijo sin madre ». 

La esposa de Aparicio Saravia, doña Cándida Díaz, que aun vive en el 
Cordobés, regaló al señor López el chambergo que este guarda cariñosa- 
mente. 

Terminamos este artículo con la siguiente décima : 



El chambeifjo de Saravia 

Esta reliquia sagrada 
Que cuidan con galanura. 
Es recuerdo que perdura 
De la campaña pasada : 
Tiene muy bien afirmada 
La divisa nacional. 
Es una prenda filial 



R. LKHMAXX-XITSCHE : EL CHAMBERGO 83 

Que yo canto de lui albergo; 
¡ Es el líltimo chambergo 
De aquel varón oriental ! 

Aun se notan las huellas 
Que le dejara la frente 
De aquel hidalgo valiente 
Como gallardas estrellas : 
En conjunto, todas ellas 
Nos recuerdan al varón 
Que luchó por la razón 
De su patria deprimida 
¡ Y que pagó con su vida 
Una nueva evolución ! 

Han querido regalar 
Al museo ese chambergo 
Pero le negó su albergo 
Aquí'l nacional hogar: 
Esto viene a conlirmar 
Una gran deljilidad 
Y una nueva falsedad 
De los enormes sicarios 
j Con los soles proletarios 
Ha de triunfar la verdad ! 

Pero el Museo argentino 
Cuyo valor no ijerttlo, 
Le ha deparado un asilo 
A ese chambergo divino ; 
De modo (jue tan genuino 
Recuerdo aquí se tendrá, 
Tendrán que venir de allá 
A costa de sacrificio 
j Y el chambergo de Aparicio 
Albergaremos acá ! 

Esta tierra protectora 
De los patriotas guerreros 
Ofrece rumbos sinceros 
A la lid libertadora: 



84 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

La divisa soñadora 
Tiasfimde con noble fin 

Y anuncia con su clarín 
El chambergo de Sara vi a 
¡ La cuna de Rivadavia 

Y templo de San Martín ! 



s 



Salve, prenda magistral 
Con esas huellas querida? 
De las campañas tenidas 
Por el varón oriental : 
El museo nacional 
De mi quei'ida nación, 
Te aguarda con emoción 
A cierto punto intranquilo 
¡ Pues te reserva un asilo 
En su noble corazón ! (1). 

Aprovecliamos el momento para dedicar algunas palabras sobre el 
uso de la voz « chambergo » en la República Oriental. 

Aunque apenas hay diferencia entre el lenguaje argentino y el 
uruguayo, el sombrero del campesino, allende del Plata, es llamado 
«gacho», palabra de poco uso en la Argentina. Cuando un escritor 
radicado en Córdoba, la aplica, demuestra, pues, su origen oriental : 

Canchó en su cara una infinita tristeza. Picaneó y volvió a marchai al 
lado de la carreta, dándose vuelta a cada instante, como para sorprender 
la casita abierta : y ya lejos, se detenía y alargaba la mirada liajn el alero 
del gacho (2) . 

Por otra parte se nota que los autores de los artículos recién trans- 
criptos sobre el « chambergo » de Saravia, o son argentinos u orien- 
tales radicados en el país cuyos modismos han aceptado. 

Debe ser excepción rara, cuando Pedro W. Bermíídez Acevedo 
viste al viejo « Tío Cachirla », « con un chiripá hecho de una nnmta 
vieja, al que se añadía un saco muy antiguo, roto en los codos y des- 

(1) Axúx., Homenaje al malogrado general Aparicio Saravia. Buenos Aires, sin 
fecha [1913] ni paginación. 

(2) Rossi, Cardos, págiuaTl. Córdoba, 1905. 



U. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 



85 



liilado t'ii las bocaiuaugas de un color indefinido; calzados sus pies 
co>i unas ojotas que el había fabricado en olvidada fecha y que re- 
mendaba así que se rompían, por no gastar cuero nuevo ; cubiertos 
los dos lados del rostro con un sucio pañuelo que anudaba en la nuca 
y adornado con un chambergo grande, desalado en partes, roto en 



ííi'ívvím 




Kl último i-liaiiiliM'^o (le Aparicio Saiavia 
(Frai/ Mocho, seiiianario citado, septiembre 12 de 1913) 

otras, y llevando siempre un })al() al hombro, del cual pendía una 
bolsa » (1). 

Pablo Luna « se había erguido adusto, arregládose el cinto y el cliirijiá 
y sah'dose á paso lento sin murniuiar. Pero esta vez, al alejarse, miró eon 
(biieza a quien con tanta frecuencia lo hería. Acomodóse el chambergo a 
lui lado con un movimiento brusco y resolló con fuerza, acaso de fatiga, 
tal vez de amargura » (2) . 

La pahibra gacho es, como fué dicho, la de aplicación general en 
el Uruguay : 

Con el gacho reqnintóu 
Y con el jincho en la oreja 
Envito alguna pareja 
A bailar un pericón, 
De aquellos con relación, 



(1) Bermúdez Acevedo. Hojarasca (Cainjjo y jjiiehlo), página 57. Montevideo, 
1901. 

(2) Acevedo Díaz, Soledad (Tradición del pago), página 97. MonteTideo, 1897. 



86 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Con cadenas y pabellones, 
Que no son pa los naciones 
Sino pa gente de acá, 
Los de bota, chiiij)á 

Y sombre ritos gachones (1). 

Bus iñlchas entusiasman al (rítí(c/ío Ahrojudo para la composición 
siguiente : 

3Iis pilclias 

Uso un poncho bien campero 
Que a ocasiones me requinto, 
El chiripá y un buen cinto 
No se me cain, ni el culero. 
Cargo el naco y el yesquero 

Y uso golilla tendida: 
Con esto paso la vida 
Contento y entusiasmado. 
Con mis pilchas, mi recado 

Y mi morocha querida. 

Luzco bota 'e potro lisa 

Y en el sombrero barbijo, 

Y con esto yo colijo 

Que nadie el poncho me pisa. 
Si alguno le juega risa 
Por mi modo de vestir, 
Sepa qiie gusto lucir 
Las pilchas del criollismo, 
Porque tengo patriotismo 

Y a lo criollo sé sentir. 

Cargo facón caronero 

Y en la cintura puiial, 

Y como gaucho oriental 



(1) El Gup.í Mariano, Periconeando. El Criollo, periódico gauchesco y de co- 

I 

sas puebleras, humorístico, noticioso y otras hierbas. Minas [Uruguay], ano IV, 
uúmero 291, mayo 3 de 1913. 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 87 

Soy jinetazo y campero. 
^ Pa el facón soy muy ligero, 

De cliarabón he aprendido 
Con un viejo muy curtido 
Que me comenzó a enseñar 

Y al cual no puedo olvidar 
Porque soy. agradecido. 

Y no me falta lo mejor : 
Las tres morías y mi lazo, 
Mis espuelas de amachazo. 
Mi pretal y mi arriador. 
Un bordado tirador 
Luzco, .si ando de paseo, 

Y ese es todo mi deseo, 

Y ese es todo mi querer ; 

¡ Vestido así me han de ver 
Pasiar por Montevideo ! 

M gaucho Abrojndo (1). 

Ascasiibi, desterrado en la época de Eozas, lanzó desde Montevi- 
deo sus ataques picantes sin poder escapar, en ciertos modismos del 
lenguaje a la intluencia del ambiente: habla una vez de un «sombre- 
ro gachón » (2) y en otra parte pinta al célebre Garibaldi en persona : 

Tenemos acá un jefe 

Sombrero gacho, 

Se llama Garrihalde, 

Y los tiene / a macho .' (3) . 

Exponente de franca confraternidad uruguayo-argentina sojí los 
versos del bardo oriental Alcides De-María, que canta 

(1) El Fogón, periódico criollo, ilustrado. Montevideo, 2^ época, año III, nú- 
mero 103, diciembre 22 de 1900. 

(2) AsCASUBi, Aniceto el Gallo, etc., página 121. — ídem, 2^ edición, página 100. 

(3) ÁscASUBi, Poesías, I, página 292. Buenos Aires, 1853; Paulino Lucero o los 
gauchos del Rio de la Plata cantando y combatiendo contra los tiranos de las repúbli- 
cas Argentina .(/ Oriental del Uruguay (1839 á 1851), página 77. París, 1872. — ídem, 
2^ edición, página 'od'. Buenos Aires, 1900. 



88 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Con l:i giiitaia en la mano 

Y el gacho echado a la naca (3) : 

Por todos esos parajes 
Hay criollos como aquí ; 
Se parecen entre sí 
En los dichos y en los trajes : 
Cuasi los mismos herrajes 
Gastan para sus aperos, 
Usan gachos los sombreros 
Como nosotros usamos 
Y cantan como cantamos 
Bajo idénticos aleros (2). 

El « gaclao oriental » tiene, pues, algo simbólico y así lo considera 
la Sociedad criolla de Montevideo, centro que cultiva las tradiciones 
nacionales. Ella « representa con mayor jn^opiedad el simbolismo de 




(iaclio oriental usado ])or la «Sociedad Criolla» de Montevideo 
(El Fogón, iieriódico citado, mayo 22 do 1907) 



el gacho con que ilustramos estas líneas, como heredero legítimo de 
los sombreros de copa alta y barbijo con pasadores y borlas, qne usa- 
ron nuestros gauchos hasta por el afio cuarenta » (3). 



(1) De-Mauía, Poesías criollas, piígiua 33. Montevideo, 1909. 

(2) De-María, Charamuscas. El Fo(/ón, periódico criollo, ilustrado. Montevideo, 
2^ éjioca, año I, número 14, febrero 1.5 de 1899. 

(3) El vik.io Calisto [ = A. Dk-Makía], :?.! dr ¡nano de JSJO. FA Fofióii. pe- 



lí. MCIIMANN-XITSCHK : EL CHAMBERGO .89 

Tt'riniuaiuos estas líneas eoii nn eurioso liiinno al f/dclio y a la f/o- 

('riolla (1) 

Cifro todos mis amores 
En el campo bendecido 
Donde mi rancho querido 
Se alza entre ramas y flores ; 
Donde hay pájaros cantores, 
Trebolares y gramilla, 
Donde la vida es sencilla 

Y donde el paisano luce 
La enseña (|ue me seduce, 
iit (jacho !/ itiKi i/olilht. 

Cada aurora a(]uí despierta 
Entre sonrosados velos, 
("nal si dejara en los cielos 
Una cortina entreabierta. 
La luz da a todo su « alerta », 
Canta mIcí;!»' la avecilla 

Y cuando el sol aun no brilla. 
Deja su lecho el paisano, 

El del campo soberano, 
El (¡lie its(t i/dcho 1/ f/olilla. 

Todo sonríe a la vida, 
Todo de luz se colora, 
Hasta el rancho de totora. 
Esa vivienda escondida 
A la sombra protegida 
Entre ramas v flechilla : 



riódico criollo ilustrado. Moutevideo, 2'^ época, ano IX, número 375, mayo 22 
de 1907. 

(1) El Fogón, periódico criollo ilustrado. Montevideo, 2^ época, año IV, núme- 
ro 172, mayo 30 de 1902. — Reproducido en : El Criollo, periódico gauchesco y 
<lc I-osas puebleras, liumorístico. noticioso y otras hierbas. Minas [Uruguay], año 
V, número 216, junio 1" de 1902. 



90 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Esa vivienda sencilla 
Del paisano generoso 
Que se contemijla oi'gulloso 
Con sn (jaelio // su r/oHUa. 
De esta vida silenciosa, 
Yo adoro la dulce calma, 

Y siento ensancharse el alma 
Bajo una impresión grandiosa : 
Mi alma de sosiego ansiosa 
Ama esta calma sencilla, 
Trebolares y gramilla 

Y claveles de la sierra : 

¡ Todo lo que es de mi tierra 
Como el gacho y la golilla ! 

Luáhiana . 
Guardia Vieja (Maldonado), mayo de 1902. 

El complemento del gaclio, la golilla, ha encontrado también su 
apoteosis popular en las siguientes décimas : 

La golilla 

Sólo nos queda una prenda 
De las que vistió el paisano 

Y de aquel tiempo lejano 
Canta la hermosa leyenda : 
Ella flameó en la contienda 
Entre el sangriento entrevero 

Y su chasquido altanero 
Fué el aplauso de la historia 
Que iba cantando victoria 

A espaldas del montonero. 

Ella es amoroso lazo 

Al cuello del gaucho atada 

Por la china enamorada 



K. LEHMANN-XITSCHK : EL CHAMBERGO 91 

Como un voluptuoso abrazo, 
La que esconde en su regazo 
El llanto de la partida 

Y se agita estremecida 

Al hombro del que se aleja 
Como un adiós que lefleja 
Temblores de despedida. 

Es la que ciñe la frente 
Del domador altanero 
Cuando en el bagual matrero 
Que se sacude impotente, 
Cruza soberbio y valiente 
Como un re3^ de la llanura : 
La que sus heridas cura 
Si su noble sangre vierte, 
La que fiel hasta la muerte 
Le sigue a la sepultura. 

La que ondula caprichosa 
En triunfos y pericones, 
Prendiendo en los corazones 
De amor la llama ardorosa ; 
Es la que amante y celosa 
La faz de la criolla esquiva 
A la caricia lasciva 
Del sol que besarla intenta 

Y al mismo tiemjjo, avarienta. 
Su cabellera cautiva. 

Ella lucirá triunfante 
Como la flor del pantano 
Mientras exista un paisano 
Honrado, altivo y amante, 
Una guitarra en que cante 
Estilos que son querellas 

Y haga vibrar de las huellas 
Los retozones allegros : 

Y una china de ojos negros 
Como noche sin estrellas. 



92 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Golilla de mis amores 
Si todo pasa y se pierde, 
Que extraño es que te recuerde 
Cuando ya no hay payadores, 
Si tú de tiempos mejores 
Cantas la historia sagrada 
Mientras se pierde olvidada 
La tradición tan divina 
Como se pierde entre ruina 
La tapera abandonada (1) . 

Juan el Triste. 

Creemos liaber couiprobado que en la Argentina la voz «chamber- 
go » es de uso general para el sombrero blando del cami^esino ; como 
éste es considerado producto del suelo que lo creó, opinase que tam- 
bién el chambergo sea «genuinamente nacional». Es convicción, ante 
todo, de los poetas po])ulares, y no nos sorjirende cuando un anóni- 
mo glorifica a su amigo Ángel Fasolino en la décima siguiente: 

Es gaucho tradicional 
üe espuela, bota y bombacha. 
Porque Fasolino es racha 
De la raza nacioual; 
Su pañuelo de percal. 
Su chambergo criollo puro, 
Su chiripá que es oscuro 
Y su ponchito bordao 
Le dan un aire sagrao 
De criollo genuino i>uro (2). 

Eso de que el chambergo sea « genuinamente nacional », « genui- 
namente criollo», halla su eco más resonante en el siguiente peque- 

(1) El Criollo, periódico gauchesco y de cosas puebleras, humorístico, uoticioso 
y otras hierbas. Minas [Uruguay], año VII, míniero 350, juuio 26 de 1904. 

(2) Anón., Ángel Fasolino (Tradicional). La Pampa Argentina, semanario festi- 
vo, literario, artístico, de actualidad y costuuibres uaciouales. Ibieuos Aires, 2''* 
época, año III, uúinero 113, agosto 20 de 1911. 



R. r.EHMANN-MT.SCHE : EL CHAMBEIJGO 93 

ño artículo, seniiserio. semi jocoso, donde el autor aiióninio quiere 
manifestar que la <;onquista norte o como ellos dicen, « panamerica- 
na » del mercado arí:»eutino, no lia de ser tan fácil : el tío Sam no se 
pondrá el chambergo criollo ! 

Asuntos iKirh'dnicricditos. 
¿ A que no se pone chamberyo el lio Samuel ? 

Aprovecliiindo el clan» iiuMcautil que ha dejado al descuhieito la tremen- 
da contlagiaeióu, los coraerciautes norteamericanos quieren venirse por estos 
I)agos a vendernos su famosa ferretería rural y ... naval ! amén de las muy 
mentadas ferreterías menores : la relojera y la para máquinas de escriljir. 

A ser sinceros, nosotros creemos a los yanquis capaces de cuahpner cosa, 
{)or peluda que sea, máxime <'uando, como en esta ocasión, uno ([ue otio 
ministro de hacienda se ofrece como corredor y reclamista. 

Aun teniendo muy en cuenta el inmenso podei-ío yanqui, apostamos a (juc 
no nos compiistan. 

¿En qué vapores transportarían el sobrante l)arato y malo de su indus- 
tria ? 

¿A cuántos meses de ])lazo nos podrían vender esas mercaderías? 

¿Tienen los Morgan y (.'arnegif mil millones disponibles pina liarnos in- 
definidamente ? 

Apostamos a (pie no ... a (|ii<' no se pone chambergo el tío Samuel (1). 

Para final reproducimos los i^árrafos siguientes de Juan Álvarez : 

Suele ocurrir... que habiéndose jierdido el nombre del primitiví» inven- 
tor, aparezcan inveatores locales : el favón criollo niega descender de la 
fiiva española, y Juan Moreira jamás habría confesado que lieredó su tia- 
l)uco de los contrabandistas andaluces. La taha es hoy juego argentino, sin 
perjuicio de (pie floreciera ya en tiempos de Cristo. Muerto el mariscal 
Chamberg \sic\ en el siglo de Carlos II. el chambergo con que uniformó sus 
tropas, ha resultado ser emanación directa de las pampas sudamericanas, 
como la (hif/a caballeresca, v\ recado de moutar j \a.Si jHii/adas de contra- 
punió (2). 

{\) A B C darlo. Revista semanal de literatura amena y variada, Buenos Ai- 
res, año I, luimero 2, octubre 8 al 14 de 1914. 

(2) Alvarkz, Orígenes déla música argentina, página 15. Buenos Aires, 1908. 



94 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



RESUMEN 

El objeto del presente trabajo (página 1) es presentar una compila- 
ción de los datos literarios y de observaciones propias sobre el traje 
gauchesco en las diferentes épocas. El sombrero lia sido tratado espe- 
cialmente; jDoresto, la presente monografía se intitula IJl cliamhergo, 
voz con que se llama actualmente, en la Argentina, al cubrecabe/a 
blando del campesino u hombre del pueblo. 

Distintas son las acepciones de esta palabra en las diferentes regio- 
nes del habla castellana (páginas 2 a 8) : 

Cliamberya, subst. fem., signiflca o significó en Esjjaña cierto regimiento 
(le la guardia real de 1669-1677: la casaca usada por los individuos de 
dicho regimiento: nna especie de danza y tañido vivo y alegre: cierta enfer- 
medad del ganado lanar y cabrío: en Andalucía, un género de cinta de seda 
muy angosta : en Álava, en la combinación, ferrería de cJiamberffa, la dedi- 
cada a la cousti-ucción de sartenes y otros objetos análogos: en Cuba, una 
planta y la flor de ella; en Honduras, una planta treijadora, tal vez idéntica 
a la anterior : en Colombia, la cuerna. 

Chambergitilla, subst. fem., en Andalucía, un género de cinta de seda 
muy angosta. 

Chamberf/o^ subst. mase, significa o significó en España el individuo 
(oficial o soldado) del regimiento de la guardia real de 1669-1677: el som- 
brero usado por los individuos de dicho regimiento ; en la Argentina, el 
sombrero blando del campesino u hombre del pueblo; en Cuba, un pájaro 
(DoUclionyx orijzivoriis Swains) que hace grandes estragos en los arrozales. 

Chambergo-a^ adj., combínase en España con regimiento^ oficial, solda- 
do^ casaca, sombrero, seguidilla: en la Argentina, con sombrero. 

A la chamberga, m. adverb., en España, según la forma de las prendas 
del uniforme del regimiento chambergo : pintura a la chamberga, manera 
de pintar esculturas de madera, puertas, ventanas, paredes y otras cosas no 
expuestas a la intemperie, usando colores prej)arado8 con barniz de pez 
griega y aguarrás. 

Según el modo de contar, resultan diez y seis o diez y siete signifi- 
caciones, ya en forma substantival, ya adjectival, ya adverbial, que 
derivan del nombre del célebre mariscal Armando Federico Schom- 
berg. 



K. LEIIMANN-NITSCHE : KL CHAMBERGO 95 

Nació el mariscal ¡Scliomberg (así fué afrancesado y españolizado 
su nombre alemán Sck'ónherg, que quiere decir Monte Hermoso o Mon- 
te Bello) en Heidelberg-, Alemania, en 1615 y murió en el combate de 
la Boyne, Irlanda, en 1690 (páginas 8 a JO). Uno de los más célebres 
militares de su época, estuvo al servicio de Suecia, Francia, Portu- 
gal, Inglaterra y Brandenburgo. Es de interés recordar aquí que en 
1661, por orden de Luis XIV, fué a Portugal y maniobró contra los 
españoles con tanta suerte, que España, en 1668, tuvo que hacer la 
paz y reconocer la casa de los Braganza y la independencia de Por 
tugal. Personaje de buena apariencia, se cuidaba mucho de andar 
siempre limpio y bien vestido; en Portugal, su ejemplo fué seguido 
por la gente, que llegó hasta vestir a los santos y santas, para las pro- 
(lesioues, a la chamberga., es decir, con justacores bordados, pelucas 
rubias y iiuntillas de Francia, abuso que fué prohibido por la curia 
(página 16). Parece que Schomberg era autor del uniforme de infan- 
tería, usado en aquella época en Francia y probablemente también 
en P<n^tugal, y que este uniforme, en sus partes esenciales, fué copiado 
para un regimiento de la guardia española que se formó en Madrid 
en la menor edad de Carlos II, gobernando el país la reina Mariana 
de Austria. 

El citado regimiento de la guardia real (páginas 11 a 16) fué creado 
en 1669 y disuelto en 1677. Motivó su creación « la necesidad de 
reunir en un cuerpo preferente los mejores elementos de fuerza (pie 
reunía el ejército, a fin de oponer a las miras de don Juan de Austria 
una l)arrera en que se estrellaran sus esfuerzos para dominar a la 
reina gobernadora. La existencia de esta guardia no fué muy larga. 
Después de muchos escándalos ocasionados por la ambición de don 
Juan de xVustria, consiguió éste quedarse dueño de la voluntad y 
persona del rey, y tan pronto como se vio en esta posición, hizo que 
se alejara de la corte el cuerpo de que se trata ». Este regimiento fué 
llamado ya durante su existencia « la Chamberga » o « regimiento de 
la Chamberga », especie de apodo que recibió por su uniforme, de 
cuyas prendas, la casaca y el sombrero, habrán sido las más llamati- 
vas. El mismo mariscal Schomberg, defendiendo los intereses de 
Francia, combatió contra este regimiento, en el año 1675, en Mon- 
juí, etc. 

La introducción del gran sombrero redondo, como lo usaba el pue- 



96 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

blo, en el nuifoime militar, no debe extrañar tanto si seguimos las 
modas de esa indumentaria en España desde el siglo xvi (páginas !(> 
a 23). La guerra de los Treinta años había glorificado al sombrero del 
aldeano, que en adelante también fué usado por la gente bien, agran- 
dándosele, por la moda siguiente, el ala, y apareciendo también, como 
adorno, una pluma de avestruz que caía sobre la nuca. En tal forma, 
el sombrero del aldeano forma j)arte del uniforme del regimiento de 
la Chamberga y se hizo popular; aun disuelto el regimiento que le 
diera el nombre, quedó el apodo de « chambergo » para el sombrero 
blando común, llegando con este significado la voz al Río de la Plata. 
En cuanto a España, inútiles eran las leyes de la corte para prohibir el 
encapotamiento con manto y gacho y facilitar la introducción de las 
modas francesas; recién en la segunda mitad del siglo xviii, el som- 
brero de tres picos empezó a reemplazar al chambergo redondo, « inde- 
cente y nada conforme a la debida circunspección de las personas » 
(página 22). 

El estudio del cubrecabeza en la Argentina (páginas 23 y sig.) 
ofrece detalles interesantes para la historia comparativa de la cul- 
tura del mundo antiguo y clásico. Usábase aquí antiguamente entre 
los campesinos un gorrete, sacado de la cabeza del potrillo o burro 
con cuidado para no hacerle perder la forma, sin costuras, con las 
orejas piaradas (páginas 31 y 45). íío dudo que se trate de una anti- 
quísima supervivencia del mundo antiguo, que se extinguió ha mucho 
en los países del origen y que se había conservado más tiempo en 
territorio colonial a donde fué tran-sladada. Baste recordar la corre- 
lación de este gorrete con el abrigo del cuerpo total, hecho por el 
cuero de un animal cazado, y usado por pueblos primitivos de la 
antigüedad clásica, correspondiendo las partes craneales del cuero a 
cubrir la cabeza del hombre, etc. 

No menos primitivo, y también reliquia de la época de Maricastaña, 
es otro tipo de cubrecabeza, el sombrero llamado panza de burro, cor- 
tado antiguamente del cuero abdominal (¡ el más blando !) de aquel 
animal y secado sobre una copa de palo; más tarde, en la misma for- 
ma cónica, fué hecho de pelo o lana, llevando por consiguiente el 
nombre primitivo, aunque ya fuera de material muy distinto (páginas 
^32-33). Agregamos, como complemento lexicológico, que el término 
« panza de burro » es usado actualmente, en los alrededores de Bue- 



R. LEHMANN-NITSCHE : EL CHAMBERGO 97 

uos Aires, como apodo de la cifra 30 en el juego de la lotería (apun- 
tes manuscritos del autor). 

El hecho <le (jiie el nombre de aquel sombrero arcaico deriva de su mate- 
rial, del verdadero cuero abdominal del asno y no de su forma, permite tal 
vez resolver un punto dudoso de la arqueología clásica. Usaban los antiguos 
giiegos y romanos dos clases de cubrecabeza, e\ petasus y elpileus. Ha lla- 
mado la atención de los lexicólogos que 2>etasiis o, más bien dicho, petaso, es 
decir, la misma voz con terminación distinta, signifique también el hombro 
de animales, especialmente del cerdo, y se ha buscado explicar esta coinci- 
dencia: Forcellini, ])or ejemplo, en su Totins latinitatis lexicón, IV, página 
610, Prato, 1868, opina que aquella región haya sido llamada jícíoso, «quia 
ita exjniusns est, ut petasi quaiulaiii fujuram refcrat ». Creo yo que aquel 
sombrero no era otra cosa que un pedazo de cuero redondo, cortado del 
hombro de animales domésticos, región que por sí sola ofrece cierta conca- 
vidad que fácilmente puede adaptarse a la cabeza de un hombre; el som- 
brero chato del dios Mercurio, bien conocido por tantas rejiroducciones de 
•este símbolo comercial, puede dar una idea de aquel tipo primitivo de som- 
brero. En lo que hace al pileus, fué hecho, según los diccionarios, de pelo o 
lana y era más bien una gorra, sin duda un tipo más perfeccionado, no 
habiéndose utilizado cuero con pelo, sino sólo este último : proceso de evo- 
lución idéntica al que se ha podido comprobar, todavía no ha mucho, en los 
jjaíses del Plata, donde el sombrero de cuero fué reemplazado por el de pelo. 

Además de los dos citados tipos había en la época colonial del 
Plata, entre la gente baja (páginas 28 a 33) : gorros de cuero peludo 
(tal vez de mono) ; gorros de manga (como hoy en día se usan todavía 
en Cataluña y que como « gorro frigio » representan el símbolo de la 
libertad); galerones, i^robablemente prenda de un habitante de la ciu- 
dad y adoptada excepcionalmente i)or un gaucho lechuguino; al fin, 
y hasta la mitad del siglo pasado, dominaba el sombrero de pajilla, 
tal vez artículo de importación de las regiones del norte (Corrientes, 
Paraguíiy, Bolivia). 

Sea cual fuera su forma (páginas 39 y sig.), siempre es llamado 
« sombrero » el cubrecabeza del gaucho, hasta los últimos decenios 
del siglo XIX. Tenía ciertos detalles, muy acentuados por los tradi- 
cionalistas : el barbijo, sujetado bajo la barbilla, o bajo el labio infe- 
rior^ o bajo la nariz, y terminando de vez en cuando en una borla, con 
un anillo corredizo que servía para ajusfarlo, quedando la borla siem- 



98 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

pre en el mismo punto; los poetas populares se sirven de este detalle 
pintoresco jiara comparar con él su Dulcinea (páginas 42 a 47). Otro 
detalle es la manera de llevar el ala delantera del sombrero bien 
levantada (páginas 47 a 48), y el sombrero mismo a la nuca echado 
(páginas 48 a 50). A cierto modo de llevar el sombrero, responde el 
refrán : andar como muía enferma (página 48). 

El nombre « chambergo » quedó limitado, parece, al lenguaje del 
porteño, hasta más o menos el séptimo decenio del siglo pasado; 
recién alrededor de 1880 suele llamarse chambergo también al som- 
brero del gaucho (páginas 50 a 00). Los ya citados detalles del bar- 
bijo, del ala delantera levantada y eso de echarse el sombrero a la 
nuca, se repiten también cuando se trata del chambergo (páginas 60 
a 61). 

El gaucho con su indumentaria típica va perdiéndose, motivo para, 
buena parte de la poesía j)opular (páginas 61 a 63). Mientras tanto, 
el chambergo ha llegado a ser parte característica de cierto elemento 
social de las ciudades y especialmente de Buenos Aires, que se conoce 
como compadrito (páginas 51 a 52), pero ante todo del elemento malo 
(lunfardo) que habita los subnrbios de la capital federal ; como tal, 
el chambergo puede considerarse « símbolo del malevaje » ; la poesía 
popular sabe pintar muy bien este tij)0 repugnante (páginas 63 a 66). 

Dice un refrán que los extremos se tocan ; el chambergo del crimi- 
nal hace competencia en su popularidad al chambergo, usado con el 
uniforme militar, por oficiales argentinos de alta jerarquía; ya San 
Martín solía usar esta combinación democrático-militar; lo mismo se 
cuenta de Lavalleja y Mansilla (páginas 66 a 68). El chambergo del 
general Mitre ocupa un capítulo especial (páginas 68 a 81). 

El general Mitre, que gozaba de popularidad enorme, nsaba con 
traje civil un chambergo negro, obligado al principio a llevar un som- 
brero blando a causa de las molestias de una cicatriz en la frente, 
resultante de una herida que había recibido en el combate de Lang- 
don en 1853. Tanto se acostumbró en lo sucesivo a esta clase de 
sombreros, que él y su chambergo eran inseparables. El imeblo vio 
pronto en el característico sombrero del general i)opular y venerado, 
el símbolo de la suprema democracia e igualdad; en este sentido, 
abundan Jas necrologías que se escribían a la muerte del ilustre esta- 
dista; durante el entierro, el último chambergo de Mitre, junto con 



R. LEHMANN-NITSCHK : KL CHAMBERGO 99 

el elástico ile geueiiil, estaban expuestos en la capilla ardiente y 
acojnpañaron el féretro a la última morada. 

Imitación del homenaje al chambergo de Mitre, representa un trozo 
literario sobre el chambergo del socialista Ferri y el culto al último 
chambergo del jefe uruguayo Aparicio Saravia, que sus correligiona- 
rios ensayaron darle (páginas 81 a 84). Expónese de paso que la voz 
chambergo, en el Uruguay, es de poco uso, siendo empleada la palabra 
(jacho; gacho y golilla han encontrado su gl orificación en la poesía 
popular (páginas 84 a 92). 

La voz chambergo es, pues, corrupción de un nombre alemán ; en 
la Argentina, sin embargo, esta clase de sombreros es considerada 
como « genuinamente criolla » y se ha creado la frase ponerse cham- 
bergo, para decir acriollarse, argeniinizarse (páginas 92 a 93). 



EL NEVADO DE FAMA TINA 



Por GUILLERMO BODENBENDER 



(CON UNA LÁMINA DE PERFILES Y UN PLANO GEOLÓGICO) 



PREFACIO 

El siguiente estudio del Nevado de Famatina forma la continuación 
de las investigaciones geológicas, ejecutadas i^or el autor en la parte 
meridional de la provincia de La Rioja \ 

En la descrii:)ción me he limitado a exj)oner los resultados geológi- 
cos más esenciales, en cuanto ellos no salen directamente del plano 
geológico y de los perfiles que le acompañan. 

El plano topográfico no pretende ser rigurosamente exacto y no es 
sino la representación de un levantamiento preliminar, por haber fal- 
tado tiemijo y medios j)ara una ejecución exacta. Sin embargo, tal 
base topográfica respondió suficientemente a los fines geológicos, 
igualmente preliminares. 

Está demás decir, que la representación de la propagación de los 
terrenos, en particular relativa a sus límites, debe ser defectuosa. 

Las rocas (en más de 200 muestras) han sido investigadas micros- 
cópicamente i)or el señor doctor O. Stieglitz en el instituto petrográ- 
fico del profesor doctor E. Weinschenk en München, por cuyo impor- 
tante servicio doy a estos señores mis más efusivas gracias. 



' Constitución geológica de la. parte meridional de la provincia de La Rioja y 
de las regiones limítrofes. 



G. BODEXBKNDKK : EL NEVADO DE FAMATINA 101 



OROGRAFÍA, GEOLOGÍA EN GENERAL. HIDROGRAFÍA. FORMACIÓN 
DEL RELIEVE. VEGETACIÓN. POBLACIÓN. MINERÍA EN GENERAL 

En la altiplanicie de Atacama, cerca de los 27° de latitud, en la re- 
gión del nudo orogénico formado por los cerros Peinado, Xegro, San 
Francisco e Incahuasí, etc., arranca (en el cerro Negro o más al sur 
en el cerro Moroclio) una sierra que con dirección norte a sur entre 
(57 ° 30 ' y 68 ° 10 ' , corre por las provincias de Catamarca y de La Rioja 
terminando en cerca de los 30° 10 ' de latitud. Su ancho llega a cerca 
de 40 kilómetros, su pendiente occidental es rápida, la oriental pau- 
latina, alcanzando en su parte encumbrada tal vez cerca de 4000 me- 
tros de altura media. 

Geológicamente ella forma una unidad, siendo compuesta de gra- 
nito-diorita con sus derivados, siluriano y cambriano, permo-carbo- 
niano (estratos de Paganzo), terreno cretáceo superior (!), terreno 
terciario, dacita y andesita, mientras morfológicamente se divide en 
secciones a causa de depresiones, las que sin embargo se limitan a la 
sierra encumbrada. 

En la latitud de 2Í) ° la sierra se levanta a sus mayores alturas 
(arriba de 6000 metros) : al « Nevado de Famatina ». Convendría dar 
a ella en toda su extensión el nombre de « Sierra de Famatina. » 

Lo que caracteriza al Nevado de Famatina en comparación con las 
otras secciones al norte y al sur es que el siluriano y el cambriano 
(en su mayor parte metamorfoseado) llega a ocupar junto congranito- 
diorita una gran extensión hacia el naciente y que erupciones de da- 
cita y andesita han tenido un muy importante papel en esta región. 

En estos factores vemos la causa de la concentración metalífera 
que ha dado fama al Nevado de Famatina. Pero derivar el nombre de 
Famatina (fama tiene) como algunos quieren, no tiene fundamento. 
Según la autorizada opinión del distinguido lingüista cordobés doc- 
tor don Pablo Cabrera el nombre se deriva de Fama = Wama que es 
productor y de ímrtc (o tin... ac), es decir metal, pues significa produc- 
tor de metales o minas. 



102 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Un sello especial imprime además al ]S^evado de Famatina, por 
su situación entre dos altas sierras, la de Umango al poniente y la de 
Velasco al naciente, siendo sus mayores alturas casi opuestas en la 
misma línea y, aunque llanuras las separan, no faltan contrafuertes 
que las ligan estrechamente ; pero, lo que más valor tiene, en sentido 
geológico y orogénico, es que estas dos sierras forman complementos 
del Famatina, en cuanto la sierra de Umango (parte oriental) represen- 
ta en sus esquistos cristalinos un otro tipo de metamorfosis que la del 
Famatina y que el gran mole granítico del Yelasco forma la inmediata 
continuación de la intrusión granítica que lia producido la metamor- 
fosis. 

Los límites del Xevado de Famatina están formados al norte y al 
sur por depresiones en la parte encumbrada ; pero sus faldeos son 
también geológicamente continuos. La depresión septentrional con- 
.sistente en el portezuelo de Guacacliica-Inca, y la que al lado nacien- 
te encuentra su continuación en la parte superior del valle del Cajón 
con los afluentes del río Cacliiyuyo, es producida por una falla que 
cruza la sierra en dirección nordeste, siguiendo ella en las pendien- 
tes de la sierra, tanto al sur como al norte. 

Menos caracterizado geológicamente — no he podido constatar 
una línea tectónica, sin embargo ella puede existir — es el portezue- 
lo de Cosme, con el que el Nevado termina al sur. 

Ahora, si se quiere trazar límites también en los faldeos, se podría 
tomar como tales en el faldeo oriental al norte el río Cachiyuyo, al 
sur el río de Sañogasta que viene del portezuelo de Cosme y en el 
faldeo occidental al norte el río de Tambillos y al sur el río del Puesto 
Viejo. 

La sierra encumbrada (granito-diorita, pórfido cuarcífero, etc.) co- 
rre entre estos extremos con direción noroeste en un largo de 60 ki- 
lómetros, elevándose desde norte a sur : en el Morro de Tocino a 4400 
metros, en el cerro Negro Overo a 6050 metros (?), en el cerro de la Me- 
jicana a 6200 metros (?) y en el Alto Nevado a 5800 metros (!), su- 
friendo desde éste una bifurcación. El cerro de la Mejicana queda 
casi en el medio (pero más al sur). Los faldeos de la parte austral, 
tanto hacia el portezuelo de Cosme (2900 metros) como hacia el po- 
niente y el naciente son muy abruptos, mientras la parte septentrio- 
nal pasa por la depresión del valle del río del Marco en la masa orien- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 103 

tal principiil de la sierra, la que cambia otra vez más hacia el norte, 
al l)ajar ésta considerablemente, en un declive rápido liacia el valle 
del río Blanco, continuación inuiediata de aquella dejiresióii. 



La pendiente occidental 

La pendiente occidental es sumamente rápida en toda su extensión, 
cayendo en cerca de 15 kilómetros que forma, en término medio, el 
ancho total de ella (con exclusión de los contrafuertes) a 3000 metros 
en la parte central. Consideramos la Cuchilla Negra (4500 metros) 
como perteneciendo a la pendiente misma. Siguen los contrafuertes : 
Puntas del Salado (3000 metros), Agua del Zorro, el Toro y el cerro 
Negro (2000 metros y 1800 metros), las que avanzan aislándose más 
y más hacia el río Bermc'io, pasando en los contrafuertes de la sierra 
de Umango. Así el valle de este río se estrecha considerablemente 
en Villa Casteli (1350 metros) ])or llegar el cerro Xegro hasta esta 
población, aunque la estrechura es corta, porque los contrafuertes no 
salen fuera de los límites del Famatina, perdiéndose al norte y al sur, 
con lo que la llanura se abre, llegando ella en Vinchina a 1500 me- 
tros, en Villa Unión a 1250 metros. La pendiente como los contra- 
fuertes son morfológicamente tan monótonos como geológicamente, 
siendo compuestos en su mayor parte de granito-diorita con filones 
de lami^roñro y con inclusión de esquistos paleozoicos más o menos 
metamorfoseados (de mayor extensión en la Cuchilla Negra), luego 
de pórfido cuarcífero (regiones altas), y tal vez, igualmente en mayo- 
res alturas, de filones de andesita y de dacita. El permo-carbón (es- 
tratos de Paganzo) es reducido a un insignificante resto, y el terreno 
supracretáceo y el terciario (calchaqueño) es conservado únicamente 
en la pendiente alta, en forma encajonada entre granito y pórfido ; 
sin embargo es de gran importancia, en cuanto la escarpada pendien- 
te es debida a esta tectónica, producida por fallas. 

El rápido declive de la pendiente, acomi^añado de contrafuertes, 
tiene por consecuencia una gran acnmulación de acarreo diluvial y 
aluvial, que se manifiesta desde el pie de la sierra en extensos terra- 
dos de los valles entre los contrafuertes, como también en conos de 
deyección, entre los cuales el del río de Tambillos alcanza en su radio 



104 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cerca de dos leguas. Así se ha formado hasta afuera de los contra- 
fuertes un mar de rodados y de arena, que pasa más al poniente en 
su mayor parte en médanos. 

El río Bermejo — de paso sea dicho, uno de los más largos del 
país, — sobre cuyas riberas están situados como oasis los ijueblos de 
Villa Oasteli, o cerro ÍTegro y Vinchina (los dos con cultivo de alfalfa) 
no cambia la fisonomía, porque su lecho ancho y bajo no es más que 
un inmenso arenal y medanal, en el que el agua solamente de vez en 
cuando sube a la superficie. En algo mejores condiciones que Y i lia 
Casteli se encuentra Vinchina, prometiendo esta población un porve- 
nir, cuando se embalsa y se distribuye convenientemente el agua que 
sale en regular cantidad de la quebrada de la Troya. 

De los ríos que nacen en la sierra encumbrada, son el de Tambi- 
llos y el del Puesto Viejo (Quebrada de Cosme) los únicos que tienen 
agua hasta la abertura de los valles. Todos los demás son secos, ex- 
cepto en su curso superior, pero en corta distancia ; o llevan agua 
solamente de trecho en trecho, como es el caso del río Nacimientos, 
cuyo caudal, sin embargo, es tan insignificante que apenas basta pa- 
ra dar vida a la estancia Nacimientos, siendo consumido comi^leta- 
mente en el riego de algunas pocas cuadras de alfalfa situadas sobre 
un terrado del río antes que él cruza en garganta angosta el contra- 
fuerte granítico. 

No obstante de esta escasez de agua, los cauces de los ríos, tam- 
bién afuera de la sierra, son hondos, documentando los altos terrados 
una acción muy fuerte de las aguas en tiempo atrás, hoy día reduci- 
da a la de las caídas atmosféricas, las que, sin embargo, no alcanzan 
o raras veces el río Beruiejo, manitestándose solamente cerca de él 
en zonas cenagozas o salinares. Aguas muy saladas, debidas a las 
areniscas de los estratos de Paganzo, caracterizan el río Salado, pero 
son de muy corto curso. 

Vertientes, pero escasas y de muy poco poder, salen en la pen- 
diente de la sierra misma (en los contrafuertes no los hay) con el 
asomo de granito, alrededor de los cuales viven algunos pocos po- 
bladores ocuj)ados en guardar la hacienda, cuyas condiciones son 
malas por ofrecer solamente los valles superiores pasto para los ani- 
males. 

Todos estos caracteres de la pendiente occidental tienen su causa 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 105 

en la escasa caída atmosíerica, eu el i;i[)i(l() declive y en el predomi- 
nio de valles transversales. 

Es de suponer qne en remoto tiempo diluvial hubieron valles lon- 
gitudinales, abiertos más o menos Lacia sur y norte. Sus aguas cam- 
biaron poco a poco su curso, rompiendo al fln los contrafuertes. 

La inaccesibilidad de la cumbre por ese lado, no permite levantar 
el velo que cubre los misterios de estas alturas. Sobre la vegetación 
trataré abajo. 

La pendiente oriental 

La pendiente oriental es caracterizada por su mayor extensión, 
que alcanza cerca de 35 kilómetros, es decir más del doble de la occi- 
dental, por su mucbo menor declive (6000 metros : 1500 en la parte 
central) y por una (;onfiguración orogénica algo complicada, debido a 
la extensa red de ríos. 

En su extremo oriental, separado de la sierra por un valle estrecho 
(cerca de 4 kilómetros de ancho), llamado el valle de Famatina, se le- 
vanta un contrafuerte que acompaña a la sierra en toda su extensión, 
ligándolo con la sierra de Velasco. Le llamo la « cadena Cbilecito- 
Paimán. » 

Si describimos desde el cerro de la Mejicana con un radio de 35 
kilómetros un semicírculo hacia naciente sobre la línea encumbrada 
y trazamos i^artiendo de este centro líneas hacia XNE., XE., SE. y 
SSE., obtenemos la extensión y la división de la pendiente en sus 
rasgos más importantes, indicando las líneas los principales ríos en 
sus cursos superiores, es decir, los del río del jMarco, del río Amari- 
llo de la quebrada Encrucijada, del río de Oro, y del río Sañogasta 
respectivamente. 

Pero hay que advertir que el río del Marco, como igualmente el río 
de Oro tuercen su curso más y más hacia naciente, doblando además 
el primero — llamado después de haberse unido con el río Amarillo de 
la quebrada Encrucijada <' Río Amarillo » — hacia el sur, de tal mo- 
do que ellos rodean en nuestro semicírculo una ijarte central casi cua- 
drática, que comprende la zona montañosa principal, vulgarmente lla- 
mado «cerro Famatina». Granito con pórfido cuarcífero y aplita, es- 
tratos paleozoicos en su mayor parte metamorfoseados jior la intrusión 



106 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

de éstos, areniscas del permo-carbón, filones de dacita y de andesita 
y numerosos filones metalíferos la componen. Esta parte central baja 
desde el cerro de la Mejicana (6200 metros ?), a casi igual distancia 
horizontal, hacia el noroeste hasta 2000 metros, hacia el naciente 
hasta 1500 metros y hacia el sudeste, que es la dirección de mayor 
pendiente, hasta 1000 metros. 

Al norte sigue la cuenca del río Blanco, al naciente el valle de Fa- 
niatina y al sur el Bajo de Chilecito-Sauogasta, del que la cuenca del 
río Guanchín forma la parte princii>al. 

Toda esta zona de depresión casi continua es limitada hacia naciente 
por la cadena Chilecito-Paimán, — ella forma una tangente de nuestro 
semicírculo, trazado paralelamente al diámetro — quedando la depre- 
sión abierta hacia el noreste y sureste, lo más en esta última dirección. 

Con tal configuración coinciden los límites geológicos, en tanto que 
la depresión que sigue al bloque central paleozoico-granítico es ocu- 
pada por el terreno supracretáceo (a lo menos en la parte septentrio- 
nal), el terciario (« estratos calchaqueños »), el diluvial y aluvial, sien- 
do compuesto el contrafuerte Chilecito-Paimán por granito. 

Vamos a entrar ahora en algunos detalles. 

Las líneas trazadas en nuestro esquema desde el cerro de la Meji- 
cana en dirección ííNE., ISTE., SE., SSE,, representan como ya se ha 
dicho, el curso del río del Marco, río Amarillo, río de Oro y río de 
Sauogasta en sus i)artes superiores. 

Los principales filos montañosos que los separan y que arrancan 
bien distinguibles en su mayor parte en el cerro de la Mejicana en 
una altura superior a 5000 metros, tienen gran importancia prác- 
tica por comprender los principales filones metalíferos. Son los 
siguientes : 1° el filo de la Mejicana (con el cerro Santo Tomás de 
Espino 5070 metros!) entre el río del Marco superior (con el río 
Ofir) y el río Amarillo superior con la quebrada de la Mejicana; 2° el 
filo de los Bayos (en su parte superior llamado «filo del Tigre») entre 
esta quebrada y la quebrada del río Tigre, (pie consideramos como 
parte superior del río Oro, Estos dos filos tienen dirección entre nor- 
te y este, lo que es de importancia orogenética ; 3° el « Filo Grande» 
que parte del Alto Blanco, entre el río de Oro y los afluentes del río 
Sauogasta, y a cuya serranía pertenece El Morado y el Morro de las 
Manzanas. 



G. BODEXBENDER : EL NEVADO DE FAMATIXA 107 

Filos secundarios sou « El Oñr » y « Dos Hermauas » que separan 
anuentes del río del Marco, además « El Atacama » que partiendo 
del filo Tigre separa la quebrada de la Mejicana de la de Los Desam- 
parados, la que forma no más que parte de aquella. Una rama austral 
del filo de Los Bayos arranca poco arriba del portezuelo de los Ca- 
ballos; es el «Filo Azul» (de importancia geológica ])ot salir en él 
Dacita). Igualmente parte del filo de Los Bayos (Pico de Los Bayos) 
el « filo de la Cueva de Pérez /> entre la quebrada de Los Desampara- 
dos y la quebrada del Portezuelo Ancho, cuya última se junta con la 
quebrada de la Mejicana en la Cueva de Pérez. Las mayores cumbres 
en estos filos llegan a una altura entre 4500 y 5000 metros. El filo de 
la Mejicana encuentra su inmediata i)rolongación en el filo de Ampa- 
llado con el portezuelo de Trinidad y él de Ampallado. El filo « Aran- 
zuyu » es otro nombre para este filo al norte del Pico de Ampallado. 
En su continuación están situados los cerros : La Cunchi, Los Arena- 
les y Los Berros (entre 4000 y 5000 metros) cuyos flancos orientales 
caen hacia la quebrada de Encrucijada. Es de notar que el filo de la 
Mejicana en el sentido minero acaba frente de la Cueva de Pérez, 
formando línea divisoria entre la quebrada de la Mejicana y la que- 
brada de Ampallado. 

En el filo de Los Bayos tiene su raíz toda la serranía, situada entre 
el río Amarillo de la quebrada Encrucijada y el río de Oro, por cuanto 
este filo experimenta una bifurcación, siendo representado una rama 
con dirección noreste por el cerro de la Caldera (4700 metros!), el 
cerro Áspero y El Xuñorco (4000 metros) con la Falda Grande y con 
la Cumbre Agua Xegra (2550 metros), y la otra con dirección hacia 
el sureste por el Morro Espíritu Santo (cerro Xegro, arriba de 4000 
metros). 

El límite entre las dos ramificaciones está formado por el río del 
Cajón, con su afluente río Kodado Quiroga. Este río se junta con el 
río Agua ííegra. 

La cuenca del río de Oro es limitada, pues, hacia Xorte y naciente, 
por una línea que corre sobre el filo de Los Bayos, cerro de la Calde- 
ra, cerro Áspero, Nuuorco, y en seguida toma de ahí rumbo hacía el 
sur sobre la Cumbre Agua ífegra. 

La bifurcación del filo de Los Bayos no es muy clara al primer golpe 
de vista a causa de sufrir él depresiones en el portezuelo Ancho y en 



108 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

el de Yllanes (coniuuicacióii de la quebrada Encrucijada con el río 
JRodado Quiroga como con el río de Oro), además por ser cortado el 
filo Azul por un afluente del río de Oro que corre por la quebrada de 
San Pedro, sin embargo al trazar la continuación del filo Azul, que es 
dirigida hacia el portezuelo de Yllanes, resalta la unión directa tanto . 
del Morro Espíritu Santo como del cerro de la Caldera, con el filo. 

Kuestro semicírculo que comprendía la extensión oriental del 
Famatina se divide con esto en una zona sepfentrional-oriental con 
la cuenca del rio Amarillo y con la del río Blanco y una austral con la 
cuenca del río de Oro y la, del río Guancliín, formando el filo de Los 
Bayos con su continuación : cerro déla Caldera, cerro Áspero, ISTunor- 
co, Cumbre Agua Negra la línea divisoria. 

A causa de tener este divorcio de las aguas dirección más o menos 
liacia el naciente, de tal modo que forma con la sierra encumbrada: 
cerro Mejicana — Alto Nevado casi un ángulo recto, siendo además sus 
faldeos hacia la depresión de Chilecito (1000 metros) en general muy 
rápidos — la distancia horizontal de Chilecito hasta el cerro de la 
Mejicana alcanza no más que 34 kilómetros — la zona austral tiene 
la característica de ser abierta hasta las cumbres más altas, ofrecien- 
do así un i)articular y muy grandioso aspecto desde Chilecito. 

Aunque la cuenca del río de Oro se estrecha al romi^er en la imerta 
de Durazno la pendiente austral de la Cumbre Agua JSTegra y su con- 
tinuación bastante elevada, formada por los Rosillos y la sierra de 
Guanchíu, esta iiltima es relativamente en altura como extensión tan 
insignificante, que este carácter general de la cuenca del río de Oro no 
se borra, siguiendo además al poniente de la Sierra de Guanchín el va- 
lle ancho del río del mismo nombre. Así, para expresarlo de otro modo, 
es que las curvas de altura arriba de 2000 metros se retiran hacia 
poniente, es decir, se forma un seno en la sierra, parecido al que se 
nota en la zona septentrional (región del río Blanco), y cuyas relacio- 
nes se evidencian también geológicamente, siendo los dos ocupados 
por el mismo terreno (« estratos calchaqueños ») y unidos por una 
faja de los mismos estratos que siguen por el valle del pueblo Fa- 
matina. 

En las demás partes de la cuenca del río de Oro es granito que pre- 
domina haciendo una excepción, prescindiendo de algunas zonas de 
poca extensión, solamente el cerro Negro, el cerro de la Caldera y 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 109 

el cerro Morado que son compuestos esencialmente ele esquistos pa- 
leozoicos. 

Los valles son en su mayor j)arte muy estrechos, distinguiéndose 
en este sentido el muy pintoresco del río de Oro, cuyo cauce en 
granito forma en muchas partes (arriba de Vallecito) un verdadero 
cañón. El valle más ancho, corriendo en su mayor izarte en esquistos, 
es él del río de Agua ís egra. 

La zona septentrional oriental, situada entre el cerro de la Meji- 
cana. Filo de Los Bayos-cerro de la Caldera-yuñorco-Cumbre Agua 
Negra y entre la sierra alta desde aquel cerro hasta su fin septentrio- 
nal (Morro del Tocino), abierta hacia nordeste, como la zona austral 
es abierta hacia sudeste, pero limitada, como ésta, por el contrafuerte 
Chilecito-Paimán, zona que abarca casi la mitad de nuestro semi- 
círculo, comprende, como ya dicho, la cuenca del rio Amarillo, la de 
mayor extensión, y la cuenca del río Blanco. 

La cuenca del río Amarillo es formada por : el río del Marco con el 
río Volcancito, el río Amarillo de la quebrada Encrucijada, y el río 
Achavil. Todos los demás ríos y arroyos, ante todo los que bajan de 
Los Ramblones-Aguadita, como los numerosos arroyos que vienen 
de la pendiente oriental son secos, excepto el de la quebrada Totoral 
en una parte de su curso. 

Unidas todas las aguas en Corrales llevan el nombre de río Amari- 
llo que entra por la puerta Corrales-Las Gredas en el valle del pue- 
blo Famatina. Hay que aceptar pues el nombre de «Cuenca del río 
Amarillo», aunque sería mejor decir Cuenca del río del Marco, por 
ser él más largo y caudaloso en agua que el río Amarillo de la que- 
brada de Encrucijada y por tener sus afluentes en la sierra encumbra- 
da. Desde este punto de vista la cuenca es desarrollada en su mayor 
parte unilateralmente, resultando que el thahceg rodea casi en un semi- 
círculo la divisoria Los Bayos-ÍTuñorco-Cumbre Agua Negra, y si 
este último cerro no avanzara tanto al naciente, uniéndose casi con 
el contrafuerte Chilecito-Paimán y obligando así al río Amarillo a 
romj)er este contrafuerte en la quebrada de Capayán, se hubiera for- 
mado la unión de él con el río de Oro, formándose una unidad hidro- 
gráfica. 

La división orogénica de la zona septentrional-orieutal es senci- 
lla. Como continuación del filo La Mejicana- Ampallado ya hemos cono- 



lio BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cido la cadeua La Cunclii-cerio Arenales-cerro Los Berros (entre 
4000 y 5000 metros), que corre entre el río del Marco-río Ofir con 
el río Volcancito y el río Amarillo de la quebrada Encrucijada. El 
Xuñorco (4000 metros) determina lo demás del relieve, formando 
junto con el cerro Áspero y el cerro de la Caldera (4700 metros ?) y 
con un ramal que manda al norte, la pendiente oriental de esta que- 
brada. 

Este ramal, cuyo extremo forma el cerro de Corrales, como también 
el cerro de Los Berros, cae bruscamente hacia el valle del río Achavil. 
Declive igualmente muy rái^ido hacia el valle de Famatina se produce 
por avanzar el Xuñorco muy al naciente, razón por la cual el camino 
es escabroso que sube por la quebrada de Totoral, la más importante 
que se abre hacia el valle de Famatina, al portezuelo de Santa Rosa 
y que hace la comunicación entre el j)ueb]o Famatina y la parte in- 
ferior de la quebrada Encrucijada, bajando de este portezuelo a la 
cueva de Noroña. 

En la quebrada de Totoral (en su parte suj)erior llamada quebrada 
de Molle) hay una cantera de mármol y muy cerca del portezuelo se 
encuentra la mina San Juan, cuyos minerales han sido beneficiados 
hace poco, en el establecimiento metalúrgico de Totoral. 

Desde el iwrtezuelo Santa Rosa sube el camino « El Deshecho » 
por la falda del Nuuorco para caer a la quebrada Encrucijada cerca 
del puesto Juan Díaz, formando así la comunicación más directa en- 
tre el pueblo Famatina y las minas de la Mejicana. 

En la pendiente hacia el valle Famatina se destacan al norte el 
cerro Carrizal (con la quebrada de Gredas a su lado poniente), al sur 
la Cumbre Agua ííegra, quedando este último cerro ligado por La 
Falda Grande con el í>íuuorco, pero una meseta de poca extensión 
(en La Hoyada) las separa, la que cae al valle superior del río Agua 
Xegra. 

El cerro Kuñorco (granito) es curioso por llevar en su cumbre (se- 
gún se dice debido a un fenómeno natural), la inicial de su nombre 
que se divisa bien claro desde el valle de Famatina. 

La quebrada Encrucijada — el lugar «Encrucijada de abajo» se 
encuentra en la junta del arroyo que viene del portezuelo de La Cal- 
dera y del río que baja de la quebrada de la Mejicana — es sumamente 
angosta, excepto la parte (Los Berros-Cueva de ííoroña), en la que se 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 111 

abre Inicia el río del Marco, pero experimentando un estrechamiento 
en^el portezuelo de Los Berros (llamado también « Cuesta Blanca o 
Cuesta Colorada »). 

El desmoronamiento acumulado en los faldeos de los cerros es 
general en toda la sierra alta, pero lo mejor se puede observar en 
nuestra quebrada por toda su extensión hasta la quebrada de la 
Mejicana (también en Los Bayos y en el cerro Negro), cubriendo en 
partes todos los flancos de los cerros hasta las cumbres (de ahí el 
nombre del cerro, Los Arenales, por su fino desmoronamiento). La for- 
mación retrocede en los conglomerados y las brechas, en los que 
se encuentran las numerosas y renombradas cuevas de la quebra- 
da, hasta la época (libnial (véase más abajo «terreno pleistocé- 
nico»). 

Lo que el viajero nota pronto, es la nuila calidad del agua del río 
de la quebrada. El gran contenido en piritas en muchas rocas, no 
solamente en rocas eruptivas sino muchas veces también en esquis- 
tos, tiene, a consecuencia de sa descomposición, por resultado la 
producción de sulfato de hierro (ácido sulfúrico libre!) el cual hace 
las aguas impotables como sucede con nuestro rio y también con las 
aguas del curso superior del río de Oro (Los Bayos y Casa Colorada). 
Pero tales aguas se mejoran pronto por precipitación del hierro junto 
(;on limo tino (de ahilos nombres « Río Amarillo» y « Aguas Amari- 
llas») y más por mezclarse con otras aguas buenas, coino es el caso 
<lespués de la unión del río Amarillo de nuestra quebrada con el 
río Achavil, y de la de las Aguas Negras con las del río de Oro 
Chilecito). 

Más sensible se hace esta mala calidad del agua en dificultar alta- 
mente procedimientos metalúrgicos, sobre todo por destrucción de la 
cañería como se ha i)odido notar en el establecimiento de preparación 
mecánica en Casa Colorada (Los Bayos), y también en la Encrucijada 
ya poco tiempo después de su funcionamiento. 

El gran contenido de piritas en muchas rocas y de su consiguien- 
te descomposición se documenta también en el color que tienen mu- 
chos cerros, acercándose él a veces a cierta posición del sol, a un 
tinte de bronce obscuro, haciendo un efecto maravilloso, como lo 
he observado con sol bajo mirando desde la Encrucijada hacia la 
Cunchi. 



112 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

La quebrada Encrucijada es la más conocida en todo el Famatina 
por pasar por ella todo el tráfico entre las minas de la Mejicana, el 
que lia tenido tiempo atrás aun más importancia, cuando funcionaba 
en Corrales el establecimiento metalúrgico. 

Un camino bueno vence desde Corrales (2100 metros) liasta la estación 
del Cable-caiTÍI Upnlongos (1600 metros) un declive de 2500 metros en un 
uu largo de 30 kil(3metros. Además de las particularidades ya mencionadas 
y su composición geológica consistente en esquistos paleozoicos con muchos 
filones de aplita pueden anotarse : un depósito carbonífero j)lantífero y con- 
creciones en forma de enormes bolas, provenientes de las areniscas del per- 
mo-carbón en la estrechura de Los Berros, como en la misma filones de lam- 
profiro en granito : además andesita en el camino, cerca del puesto Los Berros; 
más arriba la « Barranca Amarilla» (acarreo teñido por limonita) : un trapiche 
de oro abandonado en Rodeo Viejo, las minas y el establecimiento de fundi- 
ción en la Encrucijada, de la que todos los viajeros que la visitaron duran- 
te su funcionamiento llevan un grato recuerdo debido a la gentileza de su 
dueño el señor Rene de Fontanelle ; además un camino muy pesado de este 
punto al portezuelo de la Caldera (con dacita) y a las minas de este distrito, 
la célebre cueva de Pérez (3900 metros), donde principia la quebrada de la 
Mejicana, el suelo completamente llano de esta quebrada, la linda vista que 
se ofrece de allí sobie el cerro de la Mejicana y las minas, y al fin — mere- 
ce ser mencionada ante todo — la hospitalidad que se ha brindado siempre 
en la casa de administración, de la que tanto el hombre como los pobres 
animales necesitan después de las fatigas que producen puna (1) y fuertes 
vientos. Con la ascensión al cerro Santo Tomás del Espino, en la que se 
pasa por las más importantes minas, situados en el filo de la Mejicana y 
donde se goza un lindo panorama sobre la cadena encumbrada, el turista 
habrá satisfecho su curiosidad. Para volverá Chilecito recomiendo tomar el 
camino (portezuelo de los Caballos, San Pedro de Los Bayos, Casa Colora- 
da) por el río de Oro, camino muclio más interesante que el a lo largo del 
cable-carril, (por el portezuelo Ancho y el portezuelo Illanes) , pero hay que 
averiguar previamente si él está en buen estado. Desde Corrales, linda quin- 
ta que jjertenece al ingeniero King, y en la que el viajero encontrará ama- 
ble acogida, se puede llegar en un día a la Mejicana. También desde Toto- 
ral (un día desde Chilecito) se puede alcanzar las minas también en un día, 



(1) Véase : doctor V. DucciiESCrii, El mal de monlañao «puna » en Sud Amé- 
rica. Universidad Nacional de Córdoba. 



G. BODENBKNDEK : EL NEVADO DE FAMATINA 118 

tomando el camino arriba mencionado, siempre en el caso snpnesto de andar 
bien moutado. 

Tnristas qne ([uieren viajar con independencia necesitan naturalmente 
carpa y tropa de carga. Para ellos sea dicho qne en la región de las minas 
no hay pasto para los animales : hay que echarlos, si no se puede conseguir 
alfalfa en la Mejicana, quebrada abajo (Encrucijada) o hay que llevar alfal- 
fa desde Corrales, haciendo campamento en la cueva de Pérez. 

Otra comunicación con las minas de la Mejicana hay desde Corrales por el 
valle del río Achavil y del rio del Marco por Las Juntas, Pampa Real, Am- 
pallado, pero el camino — que se divide en dos, uno va por Los Bayitos — es 
poco andado, además en parte bastante pesado. Además de ver en esta re- 
corrida la sierra alta (Negro Overo, etc.) se presentan para el estudio : en 
la Esquina un depósito carbonífero, en Las Peñas Negras (Las Juntas del 
río Achavil) escpiistos negros fosilíferos, igualmente fósiles sobre el río 
Volcancito (queda distante del camino), además, el Volcancito, la moraina 
del Negro Overo, fósiles (algas) entre ést« y Los Bayitos (aquí una cueva y 
placeres de oro), las minas de Ampallado-Ofir, de donde se pasa por el por- 
tezuelo de Trini(hul a las minas de la Mejicana. 

La segunda parte de la zona septentrional-oriental está formada 
])or la cuenca del río Blanco. 

El curso de este río cae en la prolongación del río Achavil supe- 
rior, siendo separado uno de los afluentes (en la estancia del Porte- 
zuelo) solamente por lomajes de poca altura de los de aquel río, i^ero 
el mayor caudal de agua recibe por el arroyo que viene de la cumbre 
del Tocino, siendo casi todos los demás y numerosos arroyos y en es- 
Ijecial los de la orilla dereclia (Guaico Hondo, Los Frailes, etc.), secos 
o tienen agua en trechos cortos donde hay vertientes. No obstante, 
casi todos los cauces, como el del río Blanco mismo, son hondos y 
muy barrancados, en uiuchas partes cañadones intransitables por sal- 
tos, debido todo al rápido declive de la serranía que rodea la cuenca 
y al carácter del terreno geológico. 

Al naciente la pendiente del Tocino, formada por el cerro Áspero o 
El Crestón baja rápidamente en muchas partes casi perpendicular- 
mente hacia el río Blanco. Compuesta en su parte inferior (cerca del 
río) por areniscas de color colorado vivo (permo-carbón) lleva por arri- 
ba un conglomerado andesítico de color más obscuro y muy erodido, 
de ahí el nombre « El Crestón » y arriba de él siguen otra vez arenis- 

T. XXI 8 



114 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cas coloradas. El conglomerado con las areniscas superiores termina 
cerca del pie del Tocino. Hacia el norte, El Crestón pasa los límites^ 
de nuestra zona. 

El río. Blanco abajo cambia en algo la configuración, interponién- 
dose entre el cerro Áspero y el río algunos cerros, entre Jos que por su 
forma cónica se destaca el Mogote Río Blanco, cuya cima es inacce- 
sible. Este cerro es geológicamente de la mayor importancia, en cuan- 
to las lavas y cenizas de dacita, arrojados por este volcán forman el 
constituyente principal de los « estratos calcliaqueños », que compo- 
nen casi toda la zona de la cuenca del río Blanco, y sobre todo el Ci- 
marrón que junto con Los liamblones (granito) limita la cuenca al na- 
ciente. 

La disposición de los estratos en forma de una cuenca — le llamo 
« cuenca calchaqueña del Cimarrón » — puede observarse donde el 
Cimarrón está cortado por el río Achavil en barrancas (Chilitanca), 
siguiendo a la sinclinal más al poniente (arroyo Guaico Hondo) una 
anticlinal. 

El yaciente de estos estratos, constituido por el terreno supracre- 
táceo fosilífero, aparece en la ala occidental en los cerritos al lado del 
Mogote Eío Blanco, como en su oriental, rn la quebrada Alanis, cer- 
ca de Ángulos. 

Llama la atención la meseta que se extiende bajo el nombre « Pam- 
Ija seca » entre el río Blanco y El Cimarrón, o más precisamente en- 
tre el arroyo Guaico Hondo y el arroyo Los Frailes, sobre la que va 
el camino desde el río Blanco al río Acliavil (Chilitanca). Es un esca- 
lón de erosión, que cae perpendicularmente a estos arroyos. La dife- 
rencia de nivel entre un punto del lecho del arroyo Guaico Hondo 
cercano a la cumbre del Cimarrón y la cumbre misma, formada igual- 
mente por acarreo fluvial o fluvio-glacial alcanza más de 300 metros, 
lo que da una idea de la gran erosión. Este escalón es el tínico que 
en tanta extensión se ha conservado, debido tal vézala onda anticli- 
nal (débil) ya men(;ionada. Todos los otros escalones hacia el poniente, 
si los hubo, han desaparecido casi totalmente a causa de la inclina- 
ción de los estratos hacia el poniente que se aumenta más y más y 
(pie facilitaba la erosión. 

Donde el río Blanco recibe los arroyos Guaico Hondo y Los Frai- 
les, el valle se ensancha, (jortando el río en seguida cadenas bajas, 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 115 

entre las que liay que mencionar el « filo Colorado », que se apoya so- 
breólos Romblones, y el de Lá Abra en la continuación de éste. 

Bajo el nombre de « La Abra » se extiende una pequeña y estrecha 
depresión al poniente del filo del mismo nombre y la que forma la co- 
municación entre el río Blanco y el río Durazno. Su continuacióii es- 
tá dirigida en dirección a la quebrada Alanis, la que se abre hacia el 
río Durazno, antes que toma curso por la jiuerta de Durazno a Los 
Ángulos, para unirse con el río Blanco y romper en la quebrada Clia- 
ñarmullo la cadena Chilecito-Paimán. 

La cuenca del río Blanco, completamente estéril, tiene un interés 
práctico por el contenido de oro que tienen los estratos calchaíjue- 
ños como también los diluviales y la dacita misma del Mogote Río 
Blanco, sobre lo que volveré más abajo. 

La cuenca del río Durazno, que sigue al norte a la del río Blanco, 
con sus atinentes : río de la Hoyada (el de mayor caudal), río Cachi- 
yuyo y el río del Cajón (seco en su parte inferior), los que atraviesan 
una región muy accidentada de las areniscas arriba mencionadas que 
componen el cerro Áspero, y unidos en Las Juntas rompen esta ca- 
dena entre este punto y Durazno, punto este de mayor importancia 
para el estudio geológico, queda en su mayor parte afuera del Neva- 
do de Famatina, si bien participa en sus faldeos. 

El río Cachiyuyo determina, como ya he dicho, el extremo septen- 
trional del Nevado. 

En su valle, llamado « El Cajón», el cerro del mismo nombre, casi 
en el extremo del Morro de Tocino, es otro mogote que tija el límite 
del Nevado, siendo bien visible, sobresaliendo al cerro Áspero, ya 
desde lejos y tiene además, un interés especial geológico por ser com- 
puesto del siluriano inferior fósil ífero y del permo-carbón. 

La cuenca del río Blanco, como la del río Amarillo en su parte in- 
ferior que ocupa el valle de Famatina, al que sigue al sur, casi en in- 
mediata continuación, el Bajo de Chilecito-Sañogasta con la cuenca 
del río Guanchin, pues una zona exterior de fuerte depresión que ro- 
dea, casi en semicírculo, la interior elevada, está limitada al naciente 
})or el contrafuerte Chilecito-Paimán. 

El río Blanco atraviesa este contrafuerte en la quebrada de Cha- 
fiarmullo, el río Amarillo en la quebrada de Capayán y el río de Oro 
en Chilecito. 



116 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Desde ííonogasta, donde el contrafuerte principia, corre con muy i)o- 
co ancho (término medio 2 kilómetros) y en su extremo sur de 1100 me- 
tros de altura hacia el norte, limitada al naciente por la llanura de la sie- 
rra de Velasco, pero ensanchándose al norte del pueblo Famatina 
considerablemente por avanzar en Los Eamblones hacia el poniente y 
elevándose — subiendo a la vez el suelo del valle — en el Paimán, el 
cerro más notable ya desde lejos y en el cerro Aguadita hasta 3000 
metros, para terminar entre Pituil y Los Ángulos bajo ramificación. 

El contrafuerte está compuesto de granito con inclusión de esquis- 
tos metamorfoseados, al que se agregan solamente en la falda del Pai- 
mán areniscas y conglomerados del permo-carbón (con esquistos car- 
boníferos). Se levanta directamente del aluvión y diluvión, de tal mo- 
do que las chacras del pueblo Famatina llegan hasta su pie sin que se 
note un declive. En todo su curso no hay vertientes, excepto en la 
dei)resión entre Los Ramblones y La Einconada (agua dulce), por 
donde ]3asa el camino de Famatina a Los Ángulos ; y en La Eincona- 
da (agua salada a causa de las areniscas), siendo, jior consiguiente, los 
numerosos arroyos que bajan de Los Eamblones y del Paimán secos, 
recorriendo una región absolutamente estéril. 

Sobre el valle del Famatina trataremos más abajo. 



Completemos nuestro cuadro con algunas consideraciones referen- 
tes a la formación del relieve, concretándose ellas a la de los valles o 
depresiones en general. 

Sin entrar en detalles sobre las fases de la erosión de los ríos, lo 
que sería objeto de estudios especiales, el cambio de dirección que los 
cauces de los ríos han experimentado en la época diluvial, es lo que 
interesa en primera línea. 

En cuanto al curso del río de Oro, es evidente que él estaba dirigido 
antes hacia el valle de Gruanchin, basta que alcanzó a romper la mole 
granítica de la cumbre Agua ]S"egra que avanza desde el norte hacia 
el sur(LosEosillos), efectuándose así la unión con el río Agua íí'egra. 

Algo más difícil es reconstruir el curso anterior de este último en 
su liarte inferior, pero quizás esté señalado por el actual arroyo Ichi- 
yura y en el acarreo diluvial de los « Bordes de Chilecito. » 

Una vez unidas las aguas de los dos ríos con curso hacia el naciente 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATIXA 117 

y el sur respectivamente, tomaron dirección intermedia Lacia sureste, 
doblando en seguida más y más al norte debido a aquellos « Bordes», 
los que a su vez tienen muy probablemente su causa en un avance 
subterráneo del granito que aj)arece en los cerritos al oeste de la esta- 
ción del ferrocarril. Sin embargo tal desvío délas « Aguas Amarillas », 
como se llama el río de Oro después de su unión con el río Agua Jíe- 
gra, hacia el norte, al salir de la puerta de Durazno, en la parte que 
lleva el nombre río de Sai-miento, es algo extraño, si se toma en 
consideración que contra este río está dirigida casi perpendicular- 
mente la cuenca que viene del norte y cuyo divorcio de aguas es for- 
mado por un avance del cerro Cumbre Agua Negra hacia el naciente 
(Crucecita). Los arroyos que la forman no tienen aguas permanentes, 
habiendo solamente algunas vertientes en la falda de aquel cerro. Sin 
embargo, un fuerte aguacero que cayera un día en esta cuenca, con el 
consiguiente arrastre de acarreo, podría cambiar el curso del río Sar- 
miento más hacia el sur. 

Más importantes son los desvíos de los ríos en hi zona septen- 
trional. 

El río Amarillo no pasaba en época diluvial por la angostura ac- 
tual poco abajo de Durazno, sino por la del portezuelo del los Berros. 

El río del Marco cruzaba el actual valle del río Achavil en la me- 
seta de Chilitauca y las aguas del río Volcancito corrían tal vez uni- 
das con las del Achavil al poniente del cerro Agua de la Falda. Es de 
examinar, si la moraina del Xegro Overo ha tenido una influencia 
desviadora. Tal tuvo lugar, sin duda, en cuanto al río Achavil, cuyo 
valle ocupaba antes la zona de la morena, siendo cambiado su lecho 
por ésta hacia el poniente. 

Todos estos ríos han tenido su curso hacia el norte en la época plio- 
cénica y tal vez todavía en la diluvial vieja. Por el descenso de la zona 
oriental, una parte de las aguas doblaba en seguida hacia el naciente, 
al principio unidas con un curso indicado más o menos por la línea 
Casa Blanca, El Durazno, Corrales, hasta que con erosión regresiva 
la cuenca del río Amarillo río del Marco se separó de la del río 
Achavil. 

Al mismo tiempo la otra parte de las aguas dirigidas hacia el norte 
entre el Cimarrón y el cerro Áspero se desviaron más y más hacia po- 
niente. Al último con el progreso de la erosión desde naciente a po- 



118 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

niente, la barra Cerro Agua de la Falda Cerro Portezuelo, ha sido 
cortada, cou la que el divorcio de aguas del río Blanco y del río Acha- 
vil quedó efectuado. Este divorcio de aguas todavía hoy, como ya se 
ha dicho en otro lugar, es representado por una ondulación del terre- 
no tan insignificante que se podría desviar fácilmente izarte de las 
vertientes del río Blanco hacia el río Achavil, la que efectivamente 
se quería practicar para aumentar el caudal de agua de este río. 

El valle del río Achavil, transversal en todo su curso hasta su 
entrada en el valle longitudinal de Famatina-Carrizal^ está bien esca- 
lonado, pero solamente en su lado austral, viéndose así, cómo la ero- 
sión dentro del terreno calchaqueño progresaba poco a poco en 
dirección al norte, hacia el Cimarrón. 

En su parte superior, antes de cruzar el portezuelo de Las Juntas, 
forma una ciénega la que me parece no tiene ninguna relación con 
una acción glaciar, siguiendo a ella más abajo la meseta de Ohilitan- 
ca, uno de los más caracterizados escalones. 

Es posible que en la región de Corrales las aguas se dividían antes 
en un brazo que corría al norte de la Loma Pocitos y en otro que 
ocupa el actual canal. 

El portezuelo muy bajo de Guaico en la cadena Chilecito-Paimán, 
tal vez indica que las aguas, unidas con las que vinieron del norte 
(de los Eamblones y del Paimán) o parte de ellas, cruzaron aquí la 
cadena antes de doblar hacia el sur. 

En general se puede decir, que las aguas con curso determinado 
por muchos factores como son : plegamiento, inclinación y rumbo de 
los estratos, dirección de los cuerpos intrusivos de granito, aplita, 
etc., de los filones de Dacita y Andesita, dislocaciones, etc. etc., por 
consiguiente, al principio más o menos con rumbo X.-S. (uiás preciso 
XííO. y XííE.), han sido desviados más y más al naciente, debido al 
levantamiento de la sierra y al descenso déla zona oriental, hoy ocu- 
pada por la gran depresión entre la sierra de Velasco y el Famatina. 
procedimiento cuya acción principal cae en tiempo diluvial, y tal vez 
continua todavía. La cadena de Chilecito-Paimán, que divide esta de- 
presión en dos partes, obligaba entonces las aguas a dirigirse hacia 
el sur o ha sido atravesada por ellas. 

Entre aquellos agentes las dislocaciones en forma de fallas ocupan 
el primer lugar, corriendo ellas más o menos paralelas con dirección 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 119 

N.-S. (cu SU mayor parte NNE., sin que esto excluya trechos eu direc- 
cióa NN O.). Son cuatro principales : 

1° La del lado occidental de la sierra, causante princii)al de la 
pendiente rápida, ya mencionada arriba ; 

2° La que corre en la pendiente oriental de la parte encumbrada de 
la sierra, determinando el valle superior del río del Marco y en segui- 
da el valle del río Blanco, continúa muy hacia el norte en dirección 
a la región de Tinogasta y muy probablemente hacia donde arranca 
la sierra Famatina. Le llamamos la falla : Nevado de Famatina- 
Tinogasta. 

Es la más caracterizada de la pendiente oriental, la que produce la 
caída rápida de lajjendiente del Cerro Áspero y representa la mistu- 
ra de un plegamiento (a lo menos en nuestra zona). Ella termina al 
llegar al macizo granítico del cerro de la Mejicana, pero puede ser 
que se forme otra vez al sur de este cerro y del Alto Nevado, dando 
origen a la bifurcación de la sierra alta o a la depresión ocupada por 
los afluentes del río de Sañogasta y por el jiortezuelo de Cosme; 

3" La de la pendiente oriental, que junto con otras paralelas más 
al naciente (flanco de la sierra de Velasco) ha producido la depresión 
del valle de Famatina como la lUmura del Yelasco. Ella semaniñesta 
claramente en varios puntos entre la quebrada de Carrizal al norte y 
la pendiente de la cumbre Agua Negra al Sur. 

Parece que ella se divide desde esta quebrada en un ramal que 
pasa entre Los Kamblones y el cerro Aguadita, a lo menos en un punto 
el encajonamiento de areniscas indica una falla, siendo tal vez tam- 
bién producida por ella misma la taja de granito destrozado que se 
halla en la entrada de la quebrada de ChañarmuUo a su lado austral. 
Otro ramal sigue al lado poniente de Los Ramblones. 

Al sur de la falda de la Cumbre Agua Negra la ftilla está borrada ; 
sin embargo ella debe continuar entre el Mogote Los Rosillos y la 
sierra de Guanchin, habiendo contribuido junto con la acción de las 
aguas a la formación de la cuenca del río de Oro, bien entendido, esto 
se refiere a la cuenca total y no al valle del río mismo que es produ- 
cido exclusivamente por erosión. Esta falhi es, pues, causante princi- 
X^al de la gran abertura que la sierra experimenta en esta parte ; 

4° La que pasa por la parte central de la sierra, determinando la 
quebrada de Encrucijada hasta el i^ortezuelo de la Caldera. 



120 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Es lo menos evidente, porque solamente en este portezuelo como 
en la abertura de la quebrada (Los Berros) tenemos en el enca- 
jonamiento de areniscas, tobas dacíticas y Dacita manifestaciones de 
la dislocación, a la que precedió muy i^robablemente un fuerte plega- 
miento del terreno paleozoico. Es de suponer que estudios más deta- 
llados constaten su existencia en otros puntos de la quebrada. 

íí'o es necesario casi decir que partes de la quebrada hay que atri- 
buir únicamente a la acción erosiva de las aguas. 

La causa por la cual el efecto de la falla se manifiesta por tal rela- 
tivamente insignificante depresión liay que buscarla en el macizo 
granítico del ííuuorco que debilitó el procedimiento tectónico, evi- 
tando como un pilar el mayor liundimiento de la zona. 

Contrariamente a esto vemos en la zona constituida por la cuenca 
del río Blanco un fuerte descenso, originado por las fallas paralelas : 
por la que corre al pie del Cerro Áspero y por la otra al lado de Los 
Ramblones, a la que se agrega tal vez una tercera que cae en la con- 
tinuación de la falla de la quebrada de Encrucijada, j)ero la que como 
más vieja que las otras está cubierta por el terreno calcbaqueño. 

Poco probable es que la cuenca del río Blanco sea limitada al sur 
por otra falla con dirección más o menos poniente-naciente, que 
hubiera producido el valle del río Achavil, no notándose aun indicio 
de tal procedimiento en ninguna parte del valle. 

Volvemos a la falla que se presenta en el portezuelo de la Caldera, 
situado entre el cerro de la Caldera y el cerro Áspero. La caída del 
portezuelo hacia el sur es muy rápida, formando una hoya — de ahí el 
nombre « Caldera», — en la que nacen algunos afluentes del río del 
Cajón. No cabe duda que la forma de esta cuenca chica es debida a lo 
menos en gran parte, a la falla, además a la disposición y al carác- 
ter de los estratos encajonados, que han facilicitado la erosión. 

Desgraciadamente no me ha sido j)osible averiguarla prolongación 
de la falla, desapareciendo ella en la pendiente de la caldera ; sola- 
mente se puede constatar su rumbo más o menos noreste-suroes- 
te, es decir dirigido hacia el filo Los Bayos. Pero en su lugar 
encontramos en La Caldera varios filones de Dacita, como ya hay uno 
en aquel portezuelo ; se asocian, además, filones metalíferos igual- 
mente con rumbo hacia poniente o sur jioniente. Aparece también en 
el portezuelo de 11 lañes como en la falda septentrional (hacia el río 



G. BODEXBENDEK : EL NEVADO DE FAMATINA 121 

liodado Quiroga) del Cerro Xegro Daeita y, al ñu. vemos filones de 
esfeíi roca con rumbo NE., salir en el Filo Azul de los Bayos. Agre- 
miamos que el filo de Los Bayos (con el filo Azul) rumbea como el de 
la Mejicana y de Atacauía, entre norte y este y <iue el primero, com- 
l)uesto de pórfido cuarcifero y Aplita lleva, casi en toda su extensión, 
la acción de una metamorfosis producida por la Daeita, tomando 
además en cuenta el íntimo conexo que existe entre nuestras fallas y 
las erupciones de Daeita, es decir entre los valles, a lo menos muchos 
de ellos, y las cadenas de los cerros, se comprende el gran papel qne 
el tilo de Los Bayos tiene no solamente en sentido morfológico, como 
hemos exi)uesto arriba, sino también en el sentido orogenético, sumi- 
nistrándonos la clave para la comprensión de la sierra. 

Igual papel desempeña en la región septentrional el jVIogote Eío 
Blanco, evidenciándose aun más las relaciones entre las fallas y las 
erupciones dacíticas, por tanto que este cerro volcánico está situado 
sobre una falla misma : la del ísTevado Famatina-Tinogasta, que corre, 
como ya se ha dicho, desde el cerro de la Mejicana por el valle del río 
Marco y por el del río Blanco hacia el norte ; y estas relaciones se es- 
trechan más, si prolongamos la falla que pasa por la quebrada Encru- 
cijada hacia el norte, quedando situados entonces el Mogote Río 
Blanco y el cerro de Los Bayos, en los puntos en que esta falla se 
une con aquella en el norte y en el sur, respectivamente. 

Estas relaciones llegan a adquirir el mayor interés por encerrar 
estas dos regiones la mayor riqueza en filones metalíferos producidos, 
a lo menos en gran ])arte, por la Daeita : la región del Mogote Río 
Blanco, rica en filones auríferos, la de Los Bayos con la ^lejicana con 
filones esencialmente cupríferos y la de la Caldera, cerro ííegro y del 
Tigre inmediata a Los Bayos con filones argentíferos. 

Son los dos polos, alrededor de los cuales ha girado siempre la 
vida minera del Famatina. 



La mayor extensión de la sierra hacia el naciente, su pendiente 
más suave y un mayor grado de humedad atmosférica, facilita y 
aumenta la reabsorción y acumulación de ésta, en consecuencia los 
ríos tienen más caudal de agua que en el lado occidental. 

Pero las aguas de hoy no están en i)roporción a la extensión de los 



122 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

valles, como lo liemos observado también en la j)endiente occidental, 
lo que no puede extrañar porque las precipitaciones atmosféricas 
lian disminuido y con esto las fuentes de la alimentación jiermanente 
de los ríos, es decir : ¿a nieve persistente y las vertientes. 

La nieve persistente ocnpa la zona encumbrada entre el Alto Ne- 
vado (580Ü m, "?) y el Xegro Overo (6050 "?), siendo reducido el pri- 
mero a fajas delgadas en las quebradas, y en el segundo a una plan- 
cha que cubre la cima más alta. Sobresale muclio más la gorra blanca 
del cerro de la Mejicana; de modo que el límite de la nieve persis- 
tente no puede estar abajo de 5500 metros. Los glaciares han agotado. 

No está completamente confirmado que alguno hubiera llegado hasta las ci- 
mas más altas de estos gigantes : seguramente nadie ha alcanzado la del ceno 
de la Mejicana (nombre preferible al del « Bayo Overo » o « Nevado Colora- 
do»). Como la cumbre de este (6200 m. f) queda cerca de la pendiente occi- 
dentala consideral)le distancia de las minas de la Mejicana y del cerro de San- 
to Tomás de Espino (4900, según otros 5070 m.), único punto desde el que 
se puede subir, la empresa será muy escabrosa, en la que el aljiinista, si no 
tiene mucha suerte con el tiempo, tiene que luchar además contra los vien- 
tos de una fuerza terrible, la que ya en regiones más bajas, como en Los 
Bayos, en La Mejicana y en el cerro Negro se hace muy sensible, en parti- 
cular al pasarlos portezuelos (1). 

Mucho menos dificultad habrá en trepar el Negro Overo — según una no- 
ticia de Burmeister, Nicolás Naranjo lo ha subido en el año 1854, — pero no 
por el lado del sur desde la Mejicana, como se ha intentado varias veces, sino 
por el lado norte (vía Achavil) , poniendo el campamento en la pampa de 
Tamberías. 

La mayor condensación de vapores atmosféricos, traídos por el 
viento sur al lado austral de la sierra, como se maniftesta ya en la 
mayor acumulación de nieve, tiene por resultado, que los ríos de esta 
región, el de Oro, de las Aguas ííegras, como el río de Sañogasta 
son los más caudalosos. 

Mucho más escasas son las aguas en la parte sejitentrional, como 
que el clima en general es más seco, en el que influye indudablemente 

(1) Durante la impresión de este trabajo llega a mi conocimiento, que el doc- 
tor R. Hautlial ha ascendido al Nevado Colorado, relatando esta feliz empresa 
en los Anales del Munco de La Plata, tomo VII. 



G. BODEXBENDER : EL NEVADO DE KAMATIXA 123 

el viento norte (zonda). Pero contribuye a estas condiciones el carácter 
denlas rocas, entre las que granitos predominan al sur, buenos reservó- 
nos de agua, al norte esquistos, los estratos calcliaqueños (tobas, etc.) 
y areniscas muy permeables, sobre todo en sn posición muy incli- 
nada. 

Sobre la calidad de las aguas ya Le referido más arriba. 

La vegetación en general, prescindí en<lo del tipo andino pro])io a 
la región alta, tiene el carácter de la zona austral de La Eioja, 
cuyos representantes son enumerados en mi trabajo ya citado, pero 
faltan varios de ellos, además es mucho más rala, acentuándose ésta 
más y más hacia el norte. 

Las Plantas de suelo salinífero de alguna extensión, como Cacliiyuyo 
(Atriplex, esp.) y Yume (Suaeda divaricata Moq Tand, Halopeplis 
Güliesii Grs.) se hallan solamente sobre el río Bermejo, en es]jecial 
en la zona cenagosa al sur de Villa Casteli, y muy aisladamente, 
donde salen los estratos de Paganzo (areniscas) y los calcliaqueños. 

El Monte falta casi completamente en la parte septentrional de la 
pendiente oriental (arriba de 1500 m.), salvo algunas islas de Alga- 
rrobo blanco (Prosopis alba Grs.), Visco (Acacia visco Lor.), Tala 
(Celtis iSclloiciana ^fiíju.) y de Chañar (Gourliea decorticans Gilí.), 
como en la quebrada de la Rinconada (Palman) — de donde traen leña 
para las minas de la ^Mejicana — y algunos pocos ejemplares en una 
n otra quebrada. Más abundante es sobre el río Bermejo, y en espe- 
cial en la región austral (cuenca del río de Oro), ante todo sobre los 
faldeos de la Cumbre Agua Xegra, en el valle del mismo nombre y en 
el de Guanchín. 

Del monte observado en La Eioja austral faltan : Quebracho blanco 
y colorado (Aspidosperma Quebracho blanco Schlechtend; Schinopsis 
Lorentzii Engl. resp.) Molle de beber (Lithraea Gilliesü Grs.) del cual 
he visto un solo ejemplar en la quebrada del Mogote Río Blanco, tal 
vez plantado por los mineros) ; además Tala falsa (Bongainvillea stipi- 
/rtía Grs.), Vinal (Prosopis rnsci folia Grs.) ; Palo borracho (Chorisia 
insignis Kth.); Chica (Chica riojana, Kurtz inéd., su límite septen- 
trional es, según el doctor Kurtz Ciciliano. quebrada de Sañogasta, 
lado occidental). 

Así es que arbustos y subarbustos determinan el carácter de la ve- 
getación. Los observados son los siguientes : 



1 24 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Jarilla liembra (Larrea divaricata Cav.) 

Jarilla macho (Larrea cuneifolia Cav.) 

Tintitaco (Prosopis adesmoidefi Grs.) 

Eetamo (Bulnesia retamo Grs.) 

Pus-Pus {Zueca gnia punctata Cav.) 

Garrapato (Acacia fureata Gilí.) 

Piquillín (Condalia lineata Gray). 

Altamisquea (Atamúquea emarginata Miers). 

Molle (Dv/vaíia dependens Ortega). 

Molle de curtir (Duvaua, latifolia Grs.) 

Molle blanco (Moya sinuosa Grs.) 

Palta (Maytenus viscifolia Grs.) 

Carne gorda (Maytenus vitis idaea Grs.) 

Chilca (Flourensia campestris Grs.) y otras especies. 

Rodajilla (Plectocarpa tetracantha Gilí). 

Barba de Tigre (Colletia ferox Gilí). 

Lagaña de perro (Caesalpinia Gilliesii Wallicli.) 

Cabello de indio (Cassia aphylla Cav.) 

Suncho (Baccharis salicifoUa Pers.) 

Eomerillo (Ghuqniragua. erinacea Don.) 

Azahar del campo {lÁppia lycioides Steud.) 

Altepe (Proustia ilicifolia Hooh). 

Quillay (Rualania colletioides Phil.) 

Coleguay (ColUguaya integerrima Gilí.) 

Ephedra (Ephedra americana Grs.) 

Entre los observados en La Rioja austral parecen faltar en nuestra 
región : 

Ancoche (Vallesia glabra Cav.) 

Guayacán (Porlieria Lorentziana Eng.) 

Albaricoque del campo (Ximenia americana L.) 

Los mencionados arbustos y subarbustos llegan hasta 3000 me- 
tros ; sin embargo, tal límite está sujeto a variaciones segvm acci- 
dentes orográücos y geológicos, bajando, por ejemplo, en la quebrada 
de Encrucijada hasta 2000 metros. 

Entre los últimos arbustos y subarbustos que avanzan arriba de 
oOOO metros se destaca la especie Adesmia, i)ero parece que no llega 
arriba de 4000 metros, retirándose en la parte central de la sierra 



6. BODKNBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 125 

considerablemente, como la vegetación en general es sumamente 
pol^re en esta zona, formada por esquistos paleozoicos (quebrada de 
la Encrucijada y la Mejicana). Esta influencia geológica se mani- 
fiesta más al norte (río de la Hoyada, etc.), donde la vegetación con 
la aparición de areniscas se pone mucho más abundante, tanto en 
monte, arbustos y subarbustos, como en plantas yerbales. 



Dadas las alturas considerables, los valles en su mayor parte muy 
estrechos, el declive rápido y la muy escasa vegetación yerbal espe- 
cialmente, como ya se ha dicho, en las regiones septentrionales de los 
esquistos paleozoicos y de los estratos calchaqueños (tobas, arenis- 
cas, etc.), no puede extrañarse la suma escasez de i)oblaciones. 

Arriba de 2000 metros cultivo de alguna extensión no existe, 
y sólo se encuentran puestos de cabras y de ovejas, faltando comple- 
tamente vacuna. Arriba de esta altura en toda la sierra (con exclu- 
sión de los valles de la cuenca del río de Ángulos) habían cerca de 
40 puestos, muchos de ellos de ninguna importancia, de los cuales 
cerca de 30 pertenecen a la pendiente oriental. 

Los más altos son : El Mudadero (4000 m.) en el portezuelo de 
Guacachica, el Potrerillos (3700 m.) en la pendiente occidental, y el 
puesto Loma Bola (3300 m.) en el valle superior del río Achavil. 

Así recién abajo de esta altura se condensan algo más las poblacio- 
nes. Debido es esto en ijrimer lugar al cordón granítico, ya earias ve- 
ces mencionado, bajo y angosto, que corre entre la sierra de Velasco 
y el Famatina en muy poca distancia de éste desde Ángulos hasta 
Chilecito y más allá. Esta disposición orogénica es muy parecida a 
la del lado occidental, como hemos visto; pero mientras en el oeste el 
contrafuerte, aparte de su menor largo, es dividido a causa del rompi- 
miento de ríos en varios contrafuertes independientes, los que en 
parte además siguen uno detrás del otro, una disposición que, junto 
con una mayor acumulación de acarreo grueso y con escasez de agua, 
tiene por resultado una casi completa esterilidad de esta región, te- 
nemos al naciente una sola cadena, interrumpida solamente en Ángu- 
los, Capayán y Chilecito por ríos que la atraviesan. 

Si bien el valle longitudinal así formado es angosto, estrechándose 
y cerrándose al norte y al sur por avanzar el cerro de Los Ramblones 



126 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

y el de la Cumbre Aguas iíegras respectivamente, las aguas unidas 
de los ríos Achavil y Amarillo (en Corrales), desviados por aquella 
cadena hacia el sur, han i)odido formar un suelo apto para el cultivo 
(alfalfa, duraznos, parras de uvas), dando lugar a la formación del 
pueblo Famatina-Carrizal, concentrado en una extensión de pocas 
cuadras de naciente a poniente sobre las riberas del río y de algunas 
poblaciones más arriba (Las Gredas, Las Escaleras y Los Corrales). 

Pero el agua para el riego es escasa, o i)or lo menos no hay exceso 
de agua, quedando seco el río abajo del pueblo Famatina. Felizmente 
la naturaleza ha producido en los cerritos graníticos del distrito de 
la Plaza Vieja un dique subterráneo que hace subir el agua infiltrado 
en las arenas, dando vida a otras poblaciones. 

Sin este dique natural el suelo fértil de esta zona no se hubiera 
formado o hubiera sido arrastrada por la quebrada Capayán abajo. Sin 
embargo, este accidente tiene también su parte inconveniente, pues 
en tiempos de grandes aguaceros las aguas en el lecho del río, levan- 
tado por acarreo a causa del dique, no pueden pasar en su totalidad 
derramándose hacia el lado occidental, con lo que ya algunas quintas 
río abajo han desaparecido y otras están por ser arrastradas. 

Esta acción destructora naturalmente se hace sentir también río 
arriba, donde restos de casitas, puestas a plomo sobre las barrancas 
dan una idea de la erosión. 

A este relleno del valle contribuye, además, el acarreo que el arroyo 
de Totoral ha llevado de la falda, como en general todos los conos de 
deyección de la pendiente de la sierra estrechan considerablemente 
todo el valle, y seguramente le hubieran cubierto completamente 
cuando los arroyos fueran de mayor jioder. Fuera del arroyo de la 
quebrada de Totoral, cuyas aguas llegan solamente hasta la estancia 
del mismo nombre — hasta hace poco establecimiento metalúrgico 
de la mina San Juan — todos los otros están en tiempos normales 
secos. La esterilidad de las filitas, en las que además el agua j)or la 
posición vertical de ellas se pierde muy pronto, produce una escasa 
vegetación, salvo en las márgenes del arroyo Totoral y en algunos 
otros puntos con vertientes, razón por la cual puestos de ganadería 
(cabras) son muy escasas. 

La mayor j)arte de la población de esta zona ha tenido su sostén prin- 
cipal en la minería, pero como esta industria está casi completamente 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 127 

paralizada, la pobreza ha entrado en las familias. Los potreros de alfal- 
tii y frutales — los últimos de poca rendición por el costoso transporte 
de las frutas (uvas y duraznos) — han disminuido o no adelantan, ba- 
sándose el movimiento comercial, en primer lugar, en productos de 
ganadería. 

En peores condiciones se encuentra la jioblación de Ángulos al nor- 
te, en el ángulo formado por el río Durazno y el río P>lan(;o. Se vive 
aquí, como sierra adentro, de los productos de cabras, ovejas y de los 
pocos alfalfares. En Ángulos convendría levantar en la quebrada de 
Chañarmullo un dique, para llevar el agua a la llanura de Pituil. 

En la misma depresión, cerca de su abertura austral, donde ella se 
confunde con la gran llanura al poniente de la sierra de Velasco, está 
situado Chilecito (cerca de 4000 habitantes) sobre las riberas de las 
« Aguas Amarillas », como se llama el río que se forma por la unión 
del río de Oro y del río Aguas ^Negras. 

Dirigidas las aguas impetuosas, apenas han salido de la sierra por 
la puerta de Durazno, contra el cor<lón granítico ya mencionado, 
que actiia, donde no está roto por el río, como dique, se comprende, 
como acarreo de gran espesor y extensión debía acumularse aquí, en 
el que una faja angosta de detrito fino escaparía a los ojos, si la po- 
blación con sus chacras y jardines no nos lo indicaría. 

Realmente esta situación del inieblo es muy curiosa, de la que el 
viajero que baja en la estación del ferrocarril se da inmediatamente 
cuenta, al pasar antes de llegar al pueblo mismo jior este mar de roda- 
dos; lo mismo cuando viene del norte. Sin embargo, el sabe que se 
encuentra en un pueblo fundado por mineros y no por agricultores. 

Otra elección para la ubicación del pueblo (en el siglo xvii ?) era 
imposible dada la abertura de los valles, en los que suben caminos a 
las regiones de las minas, y la existencia de la fuerza motriz para 
establecimientos metalúrgicos así como comunicación con el norte y 
el sur y un suelo a lo menos suficiente para plantaciones frutales y de 
horticultura. Pero la importancia permanente que tiene Chilecito, de- 
jando de lado la vida fluctuante de la minería, se basa en las poblacio- 
nes inmediatas (San líicolás, Tilimuqui, Los Sarmientos, La Puntilla, 
Malligasta, San Miguel, Anginan), situados al pie oriental de la cadena 
granítica, y donde se lleva las aguas, en lechos naturales o en canales 
que pasan la mole granítica. Estos oasis, con su cultivo muy variado. 



128 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

no faltaDclo henuosísimos jardines en medio de la llanura casi estéril 
que se extiende hasta la sierra de Velasco, no existirían sin aquel dique 
natural, porque el mar de rodados y arena hubiera avanzado muy lejos 
en esta llanura y las aguas se hubieran perdido, haciendo imposible 
cualquier esfuerzo en cuanto a obras hidráulicas, como las que actual- 
mente están en ejecución sobre la base de estas condiciones naturales 
y seguramente con gran beneficio de aquellos pueblos. Así, aun en el 
caso de que la minería desaparezca, el porvenir de Chilecito está ase- 
gurado, faltando solamente un ferrocarril que lo una con las pobla- 
ciones mencionadas al norte y que empalma con el ferrocarril La 
Eioja Tinogasta. 

Los pueblos Sañogasta y ííonogasta son importantes centros de 
vinicultura, especialmente el último. Guanchín se distingue por sus 
buenos alfalfares y por sus muy pastosas serranías. 

Por la quebrada de Sañogasta va todo el tráfico a las regiones occi- 
dentales (por Villa Unión a San Juan y Mendoza, como al norte a 
Villa Casteli, Vinchina, Chile). Otra comunicación más directa con 
Villa Casteli hay por la quebrada de Cosme: pero el camino es malo. 
Para ir a Vinchina conviene tomar la cuesta de Tocino y la del Inca 
por el portezuelo de Guacachica, uno de los caminos más viejos de 
todo el país, cuya construcción remonta al tiempo de los Incas en sus 
excursiones a Mendoza y Chile. Desde la Pampa de Realitos hasta 
Tambillos baja serpenteando un desnivel de 1700 metros en cerca de 
cuatro kilómetros de distancia horizontal. jSTo ofrece inconveniente, 
como muchas veces se dice, aparte de eventuales nevadas y fuertes 
vientos en la cuesta de Tocino. De importancia más local es la comu- 
nicación entre Vinchina y los Ángulos por la cuesta de Segovia y 
por el Cajón, camino malo que pasa además por regiones con la tem- 
1)1 adera. 



En otro lugar he expuesto que la parte austral de la sierra cae 
rápidamente hacia la llanura de Chilecito, abriéndola la extensa cuen- 
ca del río de Oro, de tal modo, que los detalles más principales del 
relieve de toda la pendiente hasta las cumbres más altas, se destaca 
bien desde Chilecito. Así es que los más importantes distritos mine- 



G. BODEXBENDKH : KL XEVAUO DE FAMATIXA 129 

ros : los del cerro Xegro, del cerro déla Caldera y del Tigre que con- 
tieuen filones de minerales de plata y los de Los Bayos y de la Me- 
jicaiia-Aiupallado, los más ricos filones cobríferos, quedan en distan- 
cia horizontal muy cerca a Chilecito y que todos, con excepción del úl- 
timo, son visibles desde este punto. Las minas de la Mejicana no es- 
tán más que a cerca de 34 kilómetros de distancia, pero a una altura 
entre metros 3000 y 4000 arriba de la de este pueblo (1100 m.); las más 
cercanas del cerro Kegro y de la Caldera llegan a cerca de 2700 me- 
tros de diferencia de nivel. Demás es hablar sobre la vialidad siendo 
los caminos los peores imaginables. Las tropas de muías precisaban 
para recorrer los cerca de 60 kilómetros entre la Mejicana y la usina 
metalúrgica en YA Progreso cerca de dos a tres días, luchando con 
vientos terribles y nevadas. Como consecuencia los gastos son enor- 
mes. En un transporte de materiales de construcción y de maquina- 
rias para las minas no se podría pensar, siendo ellas trabajadas por 
largo período al pirquén. 

Por la mejor comunicación que hay entre las minas de la Mejicana 
y Corrales y también de las de la Caldera (al norte) por la quebrada 
Encrucijada, pusieron establecimientos de fundición (y de amalga- 
mación para los minerales de la Caldera) en este punto; pero pronto 
los han abandonado por falta de combustibles. Para los minerales 
del Cerro ííegro no hubo otra salida que hacia Chilecito. 

Recién hace poco (1903) el problema del transporte ha sido resuelto 
definitivamente por la construcción de Tin cable carril desde la esta- 
ción del ferrocarril hasta las minas de la Mejicana. Como este pasa 
entre el cerro Negro y el cerro de la Caldera, cruzando además el dis- 
trito de Los Bayos y quedando el distrito Ampallado muy cerca del 
de la Mejicana, sus minas quedaban ligadas también o podían ser 
puestas fácilmente en comunicación con él. 

Así se podía creer que la explotación de las minas tomaría vuelo 
en gran escala ; sin embargo las esperanzas, en parte muy exageradas 
y no fundadas, no se han cumplido, quedando la explotación de las 
minas de plata ya hace mucho abandonada, y la de las minas de cobre 
se limita a las principales minas de la Mejicana, casi como antes o 
por poco aumentada. La ley en cobre disminuyó además considerable- 
mente, lo que junto con los excesivos gastos no ha podido ser compen- 
sado, por un perfecto beneficio como se hace desde la conclusión del 



130 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cablecarril en el establecimiento moderno de fundición en Santa Flo- 
rentina. La situación es, pues, muy crítica. 

Sobre los distritos mineros fuera del alcance del cable-carril y en 
los que actualmente no se trabaja, trataré más abajo. 

Así es que la historia de la minería y metalurgia del Famatina 
presenta ante nuestros ojos un triste cuadro, como sucede por otra 
parte en numerosos otros casos. Y ello es muy natural, tratándose de 
la industria más exiKíesta a engaños y decepciones, aunque la previ- 
sión sea la más grande y se aproveche en lo más posible la ciencia 
y la técnica. 

No me encuentro en condiciones de escribir tales páginas por faltar, 
ante todo, datos sobre los primeros períodos. Nadie se ha ocuisado de 
recogerlos y los que hubieran podido suministrarlos, como E. Valdés, 
W. Treloar y E. Hunecken, los han llevado consigo al sepulcro. Dá- 
vila ha recopilado los referentes al distrito de la Meiicana. Una 
revista general hasta el año 1890 nos ha dado Hunecken en su In- 
dustria minera y metalúrgica de la provincia de La Bioja, obra publi- 
cada a proi)ósito de la exposición minera y metalúrgica en la Bepú- 
blica de Chile, en el año 1894. Tengo que basarme, pues, sobre estas 
comunicaciones y sobre lo que he visto personalmente, para dar en 
las siguientes pocas líneas las fases principales por las que ha jjasa- 
do la minería y metalurgia del Famatina. 

Como casi todas las vetas en sus cabeceras (donde salen a la superfi- 
cie) fueron muy ricas en plata u oro o en ambos minerales, ya los in- 
dios — tal vez ya los incas — sacaron estos metales. También hay 
vestigios de lavaderos de oro, trabajados por los indios. 

Recién a pi incipios del siglo pasado, la tradición nos relata que 
algunos mejicanos y aragoneses (de ahí los nombres « La Mejicana » 
« La Aragonesa») trabajaron sobre algunos filones ; pero ellos busca- 
ban solamente oro y plata, de los cuales el primero, al principio de la 
explotación de los filones de la Mejicana, existió al estado nativo en 
grandes cantidades, no haciendo caso de los minerales de cobre, hoy 
de importancia, tirándolos por inútiles. En la misma forma procedie- 
ron con las minas de ¡ílata de los distritos de la Caldera, cerro Negro 
y del Tigre, las que al i)riucipio han sido ricas en plata nativa. No 
está confirmado, que los jesuítas ya conocían las minas de la Mejica- 
na al fin del siglo xviii. Desde el principio del siglo pasado data la 



G. BODEXBENDKU : EL NEVADO DE FAMATIXA 181 

introducción de la aiualoamíición de los minerales «cálidos» (directa- 
mente amalgamables), con lo que recién se puede hablar de una 
explotación metódica de los filones argentíferos de aquellos distritos. 
Ruinas de trapiches cerca de Chilecito, como en Durazno, San Eafael, 
El Trapiche, San Roque y otros, atestiguan de este período. Todavía en 
lósanos 1870, hubo delante de casi cada casa en La Puntilla (Chileci- 
to) una amalgamación del sistema más sencillo (trituración por medio de 
un bloque de granito, movido por dos mangos, calcinación con cloru- 
ro de sodio y amalgamación por medio de los pies). La plata extraída 
(pinas) se vendían a los comerciantes en Chilecito, los que la man- 
daban a Córdoba y a Buenos Aires. 

Establecimientos de amalgamación muy viejos hubo también en 
Corrales y en Escaleras para benefíciar los minerales de la Caldera, 
<ine llegaban por la quebrada Encrucijada. Han sido ya más adelan- 
tados, usando para el procedimiento el subcloruro de cobre. De todo 
esto quedan no más que ruinas. 

La pérdida en plata y en mercurio que hubo en la amalgamación, 
ejecutada por obreros poco expertos, el i^recio elevado del último, hizo 
pensar en otro método de extracción, lo que motivaba a crear en el afio 
1870 en San ^Miguel un establecimiento de fundición (por Almonacid 
y Pearson). 

Este lugar, al naciente de Chilecito, lo habían elegido por propor- 
cionar los bosques el combustible. Los minerales plomizos los tra- 
jeron de otras regiones. Según Hunecken, el establecimiento ha sido 
l»erfectamente instalado. 

Desde este tiempo pararon todos los establecimientos de amalga- 
mación. 

Una segunda usina de un rango superior para la fundición de mi- 
nerales de plata fundó en 188G en Nonogasta la « Sociedad francesa 
de minas y de fundición de plata » para beneficiar los minerales de 
varias minas de los distritos del cerro Negro y de la Caldera. 

La abundancia de bosques para producir carbón ha sido la causa 
determinante en la elección de Xonogasta. Según Hunecken, el esta- 
blecimiento ha producido durante siete años 24.000 kilos de plata en 
barras. 

Malos tiemijos vinieron con la baja rápida del precio de la plata, 
bajando a la vez más y más la ley de los minerales de plata. Así hoy 



132 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

día y desde más de diez años atrás, no hay ningún establecimiento 
más que trabaja, siendo todas las minas de plata abandonadas, de- 
jando de hablar de algunas que han vuelto al sistema primitivo al 
pirquín. Dada la naturaleza de los filones que tienen riqueza so- 
lamente en nidos, no hay esperanza de que esta minería se levante 
otra vez. 

Los filones auríferos (oro libre y en piritas en cuarzo), como los hay 
en Piedras Grandes en la quebrada de la Mejicana, en Ofir del mismo 
distrito, en El Oro sobre las riberas del río de Oro y en el Mogote 
Río Blanco, así como igualmente los i^laceres auríferos situados sobre 
el río Blanco, río Achavil, en Juan Díaz en la quebrada Encrucijada, 
■en el río de la Caldera, en Guanchín, etc., han tenido la misma suerte. 
Tiempo atrás hubo en la región del río Blanco mucha vida, fraca- 
sando las empresas, también la última « Mariposa » (con draga) cerca 
-de Corrales por la baja ley de los lavaderos o por la irregularidad de 
«distribución de oro. Hay algunos que lavan todavía en las horas en 
que no tienen otra ocupación. 

Creo que Juan Díaz en la quebrada Encrucijada ha tenido la más 
larga vida, no por la riqueza sino por su modesto trabajo. Los esfuer- 
zos de Treloar sobre los filones del río de Oro (ruina en « El Oro ») 
tampoco han tenido resultado. 

Corriendo paralelamente a la baja del precio de la plata la suba 
de cobre, el golpe asestado a la minería del Famatina ha sido para- 
lizado por la explotación de las vetas cupríferas. Hasta 1870 nadie 
hizo caso de ellas, votando los primeros explotadores, que buscaban 
oro y plata, los minerales de cobre al desmonte. 

El señor K. Valdéz levantó en el año 1870 la primera usina de 
fundición de minerales en Corrales, la que tenía ademjis un interés 
especial por haberse servido de un horno de gas (sistema Siemens) para 
utilizar en la mejor forma arbustos, dada la escasez de leña en esta 
región. 

De mayor importancia y de más vida, habiendo funcionado durante 
casi treinta años, ha sido el establecimiento « El Progreso » (o Tili- 
muqui), situado al este de Chilecito, fundado igualmente i^or E. Val- 
dés (1873), y el que pasaba en 1887 a manos de W. Treloar que lo 
reformó completamente. 

Ya he mencionado arriba el establecimiento de fundición de íío- 



o. RODKNBKNUEK : EL NEVADO DE FAMATINA 133 

iiojíasta. Como el no podía fundir más minerales de plata, el ingenie- 
ro X>anglois lo transformó en fundición de minerales de cobre. 

Estos dos establecimientos trataban el mineral de las minas de la 
Mejicana, y si bien el de Corrales dejó de existir por faltar aquí el 
combustible, se comprende que con tal división de la explotación en 
parte sobre las mismas vetas y con fundiciones separadas nuestra 
industria no pudo adelantar, tratándose de vetas en su composición 
a veces distintas, las que en manos separadas no dieron resultado, 
mientras que unidas hubieran podido ser exj)lotadas con ventaja, sin 
hablar de los inconvenientes de administraciones separadas y de 
otros más. A esto vino a unirse una explotación ijoco metódica, de- 
bido en primer lugar a la imposibilidad de llevar maquinaria y ma- 
terial de construcción a las minas. Faltaba, además, siempre el ca- 
pital, pero ante todo han sido los excesivos gastos de transporte 
(desde la Mejicana hasta la usina de Nonogasta por una tonelada 
28 $ m/n en término medio), lo que con la diminución de la ley en 
cobre que se hacía más y más sensible, casi imposibilitaba a seguir 
en este camino. Así se manifestaban pronto tendencias a unir las dis- 
tintas explotaciones, lo que se realizó en parte, adquiriendo « La Fa- 
matina Development Cooperation» y la «Forastera Mines Company» 
las más importantes minas del distrito de la Mejicana. P]l gobierno 
nacional tomó a su caigo la construcción de un cablecarril que une 
este distrito con el ferrocarril y con el establecimiento de fundición 
en Santa Florentina, en inmediata cercanía de Chilecito. 

El largo total del cablecarril entre la estación del ferrocarril y la 
estación terminal (mina Upulongos) horizontalmente medido es de 
o4'""67. La diferencia de nivel es de 3510 metros, el término medio del 
declive 10"'2, el mayor SO'"^ i>or cien. El cablecarril es de dos cables, 
uno fijo, en el que están colgados los vagonetas y otro de tracción. 
Las cargas se mueven simultáneamente en dos direcciones. La ca- 
pacidad por hora es calculada en 40 toneladas hacia abajo y cuatro 
toneladas hacia arriba. La velocidad es de 2™5 por segundo. La car- 
ga de una vagoneta es de 500 kilogramos (700 con carrilete). Las 
vagonetas siguen en distancias de 112 metros y en intervalos de 45 
segundos. 

El cablecarril no transporta solamente mineral hacia abajo, sino 
todas las necesidades para las minas (víveres, leña, materiales de 



134 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

construcción) y también personas. En el año 1908 el cablecarril 
transportó 19.376 toneladas de mineral a Santa Florentina. 

El carril que pasa casi en línea recta desde Chilecito, entre el 
cerro Xegro y el cerro de la Caldera, al portezuelo de Los Bayos y 
de aquí cruzando el filo del mismo nombre hasta la Mejicana, com- 
prende ocho estaciones, cada una con cable movible, de modo que 
las vagonetas tienen que pasar por siete estaciones en las que se hace 
el cambio pasando ellos de un cable al otro. 

La inauguración tuvo lugar el 1* de enero de 1905. La construc- 
ción, tuvo que vencer aquí dificultades inmensas, dadas por la pen- 
diente y por la región casi completamente inaccesible. 

El establecimiento de fundición en Santa Florentina está unido 
con la estación 1 del cable por un ramal de un kilómetro. La fuerza se 
obtiene por medio de turbinas (400 caballos), siendo llevada el agua del 
río de Oro por una cañería de dos kilómetros de largo y de un metro 
de diámetro. La diferencia del nivel entre la toma y las turbinas son 
de 77 metros. Las maniobras se hacen eléctricamente. ISo se calcina 
sino se hace la fundición directamente. El waterjacket tiene capa- 
cidad para 150 toneladas. El eje pasa directamente a los converti- 
dores. Introdujeron varias veces modificaciones por excesivos gastos 
en la fundición, que se hacían más sensibles con la considerable baja 
de la ley en cobre. 

En el distrito de Los Bayos — el mineral es casi el mismo que en 
la Mejicana — se estableció en 1903 la Compañía minera «Los Ba- 
yos». Como el mineral exigía una preparación mecánica, fundaron 
el establecimiento de concentración en « Casa Colorada », situado 
sobre el río Oro, ligada con las minas por un alambrecarril de cerca 
de tres kilómetros de largo. Está actualmente parado. 

En las vetas de Ampallado que forman probablemente la continua- 
ción de las de La Mejicana, pero con mineral algo distinto se practi- 
can nuevamente trabajos preliminares de explotación sin resultado. 

El mineral cobre de Encrucijada y de Santa Rosa (mina San Juan), 
completamente distinto de la Mejicana, ha sido fundido por algún 
tiempo el primero, de poca importancia, en La Encrucijada mismo, 
el otro (Compañía Río Amarillo Copper Mining Comp., fundado en 
1903) en Totoral, cerca del pueblo Famatina. Tanto la esplotación 
como fundición están parados. 



G. BODEXBICNDEU : EL XKVADO DE FAMATINA 135 



II 



TERRENOS SILURIANO Y CAMBRIANO 

Los esquistos, areniscas, calizas, etc., están metaniorfoseados casi 
en su totalidad i)or la intrusión granito-diorítica en rocas córneas, 
fllitas uodosas, fllitas cuarcíticas, cuarcita y caliza granuda (mármol). 

Las rocas córneas son de cordierita, cuarcíticas o biotíticas. En 
ellas como en la mayor parte de las fllitas hay siempre turmalina al 
lado de biotita, sericita, clorita, epidota, rutilo, apatita, etc. Filitas 
con sericita, las más veces en sus elementos no más distinguibles, pre- 
dominan en la falda oriental. 

Las calizas granudas son muy escasas. El yacimiento de mayor 
espesor, pero de poco largo se baila en la quebrada de Totoral (pen- 
diente oriental de la sierra) : además hay uno muy pequeño que pa- 
rece no forma la prolongación de aquel en El Salto, en la quebrada 
del mismo nombre, muy cerca de la mina San Juan. Los bancos 
observados en la zona de contacto con el granito de Los Eealitos 
(Mudadero cerca del portezuelo de Guaca-Chica y más al norte) son 
de poco espesor (probablemente silurianos). 

Gneis granatífero, en capas delgadas entre filitas, asoma cerca de 
la aplita del cerro de Carrizal, en la quebrada de Las Gredas en una 
ramificación de ella dirigida hacia el poniente. Aqní se encuentran 
también, pero de poco espesor, esquistos clorítico-hornblendíferos, 
cuya génesis queda dudosa. 

Gneis, producido por inyección de granito en esquistos como se 
halla en la quebrada de Vivanco (Los Ramblones), pertenece ya a la 
zona de completa reabsorción <le los esquistos. Igualmente bajo la 
forma de esquistos totalmente reabsorbidos se manifiestan inclusio- 
nes (ricas en biotita) de mayores extensiones hasta de muy reducido 
tamaño en el cristalo-granito de la cadena Paimán-Chilecito. Igual 
zona de completa reabsorción pertenece al granito de los contra- 
fuertes del Famatina a su lado occidental. 

Un alto grado de metamorfosis y una serie normal de rocas se 
distinguen al naciente del macizo del Nuñorco, destacándose una 



136 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

zona interior de contacto inmediato^ compuesta de roca córnea (de 
muy poco espesor, con inyección de granito y con transición con él) 
y otra exterior de filitas sericíticas, nodosas, de gneis granatífero 
(arriba ya mencionado), etc. Esta serie ocupa toda la pendiente orien- 
tal hasta el cerro Carrizal, repitiéndose en éste la formación de roca 
córnea (cuarzosa) en contacto con aplita, pero debido a la falla, que 
pasa por la quebrada de Gredas ella asoma localmente. En esta ex- 
tensión las filitas llegan hasta el río Amarillo (Faltiquirí, cerro de los 
Corrales, etc.) donde desaparecen bajo terrenos modernos, hacién- 
dose notar una diminución de la metamorfosis (entre Las Gredas y 
Los Corrales). 

En dirección hacia el sur las filitas, visibles desde lejos, en forma 
deuna faja de color gris, siguen en toda la pendiente oriental del Nu- 
uorco hasta la falda de la Cumbre Agua Xegra, cerca de Chilecito. 

La depresión que se extiende al naciente hacia la sierra de Velasco 
y la que es interrumpida solamente por la cadena Paimán-Chilecito, 
compuesta de cristalo-granito con esquistos reabsorbidos, representa 
muy x)robablemente una zona de filitas hundidas, que corresponde 
tal vez a las filitas de la pendiente oriental del Velasco. 

En los faldeos del Famatina hacia el sudeste, pues al sur del ííuñor- 
co, aquella sucesión normal de rocas metamorfoseadas no parece exis- 
tir, a lo menos no se la puede observar. El Cerro Negro como la región 
del río Agua ííegra se compone esencialmente de filitas cuarzosas y 
de cuarcitas. 

Al poniente del Nuñorco se nota, a lo menos en una parte, roca 
córnea y una faja de filitas igual a la del naciente pero de mucho 
menor ancho (tal vez a causa de hundimiento), disminuyendo en gene- 
ral la metamorfosis, si bien la intrusión de aplitas se hace sentir 
localmente^ en la zona formada por la cadena La Cunchi-Los Berros 
hasta casi al pie de la Sierra Alta, llegando a su menor grado en los 
faldeos del río del Marco y del río Achavil Superior, donde los estra- 
tos fosilíferos son intactos en su mayor parte. 

Que el terreno metamorfoseado de esta zona fosilífera, que sigue 
inmediatamente al naciente de la sierra alta (granito, diorita, etc.), no 
sale al sol se manifiesta tan solo o en poca extensión, es debido a un 
plegamiento dislocado. 

El terreno se presenta también al pie de Los Eealitos como unafa- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE P^AMATINA 137 

ja muy angosta e interrumpida constituida por rocas córneas, ñlitas 
y caliza granuda. En la quebrada de Segovia, poco arriba del puesto 
de la Ciénega Grande, una serie de íilitas, rocas gneísicas, maisillos, 
pórfidos, rocas dioríticas, lamprófiros, todos en bancos, merece la 
atención del petrógrafo. 

Más al sur, sobre la falda oriental del Tocino (pórfido cuarcífero), 
aparecen rocas córneas (con inyecciones en la Cuesta del Cajón), como 
igualmente en la pendiente de la sierra nevada entre el Tocino y El 
Negro Overo, foruiando aquí isletas en el granito-diorita (región de 
los afluyentes del río Achavil). 

La cima misma del Xegro Overo (a juzgar según rodados) se com- 
pone a lo menos en parte, de roca córnea biotítica. El basalto de que 
hablan los mineros como componente de este cerro, debe ser esta roca 
o es tal vez lamprófiro. 

Recién mas al sur, en la región del distrito minero de la ^Mejicana 
y del cerro del Eincón del Tigre, filitas y rocas córneas respectiva- 
mente torman otra vez un conjunto de mayor extensión. 

En el extremo sur del Famatina, región de la quebrada de Cosme, 
se hallan islas (Cerro Morado) y trozos de roca córnea en granito con 
inyección, formándooste casi exclusivamente toda la pendiente orien- 
tal y occidental hasta su fusión con la llanura. 

Pasando al lado occidental del Famatina el metamorfismo se docu- 
menta en la región del río Tambillo en forma de una zona de poco 
ancho y largo de filitas cuarzosas y de cuarcita engTanito. Como sus 
raíces se puede considerar tal vez los esquistos micáceos, incluidos 
en los granitos de los contrafuertes (El Salado, El Toro), lo que co- 
rrespondería al observado en el cordón Chilecito-Paimán, al lado 
oriental. 

Si el metamorfismo del Famatina es en su mayor parte de carácter 
superficial, en cambio la sierra de Umango (gneis, esquistos micáceos, 
anfibólicos, caliza granuda), la que sigue al poniente entre el Pama- 
tina y la precordillera (siluro y devono), representa probablemente 
uno de mayor hondura. 

La sierra de Velasco al naciente del Famatina se acerca más en su 
composición a éste, predominando en ella granito, (muchas veces 
cristalo-granito como en el Paimán-Chilecito), el cual en la pendiente 
baja occidental está en contacto con una roca gneísica (esquisto meta- 



138 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

morfoseado o granito dinamometamorfoseado) (1), mientras al lado 
oriental se sobreponen rocas córneas, filitas y localmente caliza gra- 
nuda. 

Como continuación de la sierra de Velasco podemos considerar la 
sierra de Los Llanos con granito y diorita en su eje y rocas gneísicas 
y filitas en sus faldeos. A las areniscas y cuarcitas que siguen a las 
filitas sericíticas cerca de Olpa corresponde probablemente una edad 
cambriana. 

Una futura exploración detallada del Famatina debe concentrarse 
en cuanto al paleozoico sobre la falda oriental y la región de la que- 
brada Encrucijada. Si se consigue constatar en la primera fósiles silu- 
rianos (lo que será difícil dado en su mayor parte un alto grado de me- 
tamorfosis) la probabilidad de que el siluriano se lia extendido (hoy 
día hundido en las llanuras) también sobre las regiones de la sierra 
de Los Llanos, de la San Luis crece en alto grado. 

Por ahora queda problemático, si las filitas, cuarcitas, caliza granu- 
da de la falda oriental del Famatina corresponden a una ala oriental 
del cambriano superior y siluriano inferior, o son cambrianos más 
inferiores. Volveré sobre esto más abajo. 

Según el actual estado de nuestros conocimientos los puntos más 
orientales de la parte central de la república, en los que aparece silu- 
riano inferior y cambriano superior fosilífero no metamorfoseado, caen 
en una zona muy angosta que se extiende a lo largo de la pendiente 
alta oriental del Famatina y de su continuación septentrional. No he 
podido constatar el Devono, poniéndose arriba del siluriano inferior 
inmediatamente el Paganzo inferior en la región del Mogote del Cajón. 

Todos los estratos paleozoicos son fuertemente inclinados con rum- 
bo NNO. (predominante). Plegamiento visible se halla en la quebra- 
da de la Encrucijada. 

Numerosos filones de aplita, aplita porfírica y pórfido cuarcífero 
(poco), entre los que los interestratificados x>redomiimn, se hallan por 
todas partes. Intrusión de lamprófiro en filitas es observada algunas 
veces (quebrada Las Gredas y Peñón Negro). Muy escasos son peg- 
matita y cuarzo. 



(1) Véase Moisés Kaxtok, Minerales de Wolfrnm en. la sierra de Velanco. Rcvisla 
del Museo de La Plata, tomo XX. 



G. BODENBEN'DER : EL NEVADO DE FAMATINA 139 

Diorita interestratiticada se encuentra cerca de la junta del río 
Volcancito y del río del Marco ; Trapp con ollvina, igualmente inter- 
estratiticada entre filitas en la quebrada del León (Las Gredas, Co- 
rrales). 

Recuerdo que Stelzner (1) en su perfil del « Eodado de la Hoyada » 
menciona pórfido cuarcífero, con su toba en bancos interestratificados 
entre esquistos y gran vaca del siluriano inferior, hallándose según él 
fósiles dentro del pórfido y de su toba. Él deduce de allí, que las in- 
trusiones hubieron tenido lugar durante la sedimentación silúrica. A 
mi gran pesar no he tenido tiempo de estudiar este importante perfil 
a causa de la pérdida de una parte de mis muías, que murieron por la 
tembladera pocas horas después de llegar al lugar, viéndome obli- 
gado a suspender la exploración. 

Elementos de juicio necesarios para determinar con absoluta segu- 
ridad la edad de la intrusión granito-diorítica, que produjo la meta- 
morfosis, no los he encontrado. Si la observación de Stelzner es exac- 
ta (es posible interpretarla de otro modo) la intrusión se manifestó 
ya en la época siluriana. Lo más probable es que ella, en su mayor 
intensidad, cae en la época carboniana. 

La poca propagación del permo-carboniano (« estratos de Pagan- 
zo ») en el Xevado de Famatina a causa de su dislocación y denuda- 
ción nos priva de poder observar eventuales intrusiones en este 
terreno. Menciono que una roca algo descompuesta, muy probable- 
mente de lamprórtro (proterobasa calcárea) hay entre la arkosa del pi- 
so inferior del Paganzo (con Rhacopferis inaequilatera) en la cuesta 
de Los Berros, donde el camino pasa la estrechura, muy poco abajo 
de la cuesta misma (lado norte). 

Notable es un filón de una roca aplitica, de muy poco espesor, en- 
tre esquistos carboníferos en la quebrada de Potrerillos, Guandacol, 
en el lecho de un arroyito. 

Agrego la metamorfosis bien evidente de una arenisca de grano 
tino y estratificada que se halla en el yaciente del Paganzo inferior 
(con esquistos carboníferos) en Las Trancas, El Salto. Si tal carácter 
no es concluyente en cuanto a la edad de la intrusión por la duda, si 



(1) A. Stelzxkr, Beitrcige zur Geologie und Paleontolof/U' der Argentinischen Ee- 
piiolik. 



140 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

la arenisca pertenece al Paganzo, aunque es muy probable, el becho 
merece ser mencionado a fin de ulteriores investigaciones. 

Más valor tiene el liallazgo de un filón de pórfido cuarcífero que 
cruza las areniscas de los pisos I y II del Paganzo (con segregación 
prismática) en la quebrada Alumbrera, cerca del puesto de la Cié- 
nega Grande, al pie de la quebrada de Segovia. Pero surge la duda 
relativa a la edad de la roca, si ésta es contemporánea con las apli- 
tas, etc., y pórfidos de la intrusión, como existe la misma duda en 
cuanto al pórfido cuarcífero del Tocino (véase rocas eruptivas). 

Llamo la atención también sobre la observación ya hecha por 
Stelzner, según quien las areniscas cuarcíticas del Santo Tomás de 
Espino, acompañadas de conglomerados, demuestran una infiltración 
silícea. Como tal silicificación puede provenir tanto del pórfido cuar- 
cífero como de la dacita (véase más abajo « yacimientos metalífe- 
ros »), ella no i)ermite hacer una deducción precisa, pero en ningún 
caso se trata aquí de areniscas réticas, sino de permo-carbonianos. 

El mismo fenómeno de silicificación de estas areniscas he observa- 
do también en la cuesta de Miranda, jDroveniente en este caso muy 
probablemente de pórfido cuarcífero. 

Los estratos del Paganzo tienen la mayor propagación al sud del 
íTevado del Famatina (véase trabajo citado), pero filones de pórfido 
cuarcífero que las cruzan, o de aplita, lamprófiros, equivalentes a los 
nuestros, en ninguna parte los he observado. Donde los hay, por 
ejemplo pórfido cuarcífero en el cerro Plateado, son más modernos. 

Según todo lo expuesto, lo más probable es, como ya he dicho, 
que la intrusión princii)al ha tenido lugar en la época permo-carbo- 
niana, por no decir carboniana en consideración del carácter espe- 
cial del Paganzo. 

Los datos sobre el paleozoico fosilífero son los siguientes : 

El siluriano inferior ha sido descubierto sobre la ribera de uno de 
los afluentes del río de la Hoyada (región septentrional) i)or Hünec- 
ken-Stelzner. Los fósiles descriptos por Emanuel Kayser son los si- 
guientes : Orthis caUigrama Dalm., Orthis disparilis Sow., Orthisi- 
na adscendeas Pand., Bellerophou hilohatus Sow., Ogygía Corndensis 
Marchí^, Ampyx. 

Ya está dicho que mi tentativa de estiuliar el perfil de Stelzner 
fracasó, jíero he tenido tiempo de conocer a lo menos de paso un pun- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 141 

t(> lliimiuU) por el biKiueaiio « Las Conchas» (indicado en el plano) en 
el^ue o-rauvaca contiene Orthis calligrama en uinclios eijemplares, 
pero no pnedo decir si el Ingar es el descripto por Stelzner, por más 
que parece serlo según la figuración topográfica. Además de los esquis- 
tos y grauvaca silurianos participan en el perfil de Stelzner esquistos 
arcillosos, margosos y areniscosos (las capas h j e del perfil), los que 
muy probablemente corresponden a los estratos de igual naturaleza 
de mi « piso de los conglomerados porfiríticos-andesíticos » (véase 
más abajo). Las areniscas coloradas pertenecen, sin duda, al Pagan- 
zo segundo piso, que tiene gran propagación en esta región. 

El Siluriano tiene en esta falda de la sierra poca extensión, des- 
apareciendo en su mayor parte por dislocación abajo del Paganzo, 
Kecién cerca de la (Uénaga Grande (quebrada de Segovia) aparece 
otra vez cubierto por Paganzo inferior, formando el cerro del ^Mogote 
del Cajón. Una cai)a llena <le un fósil muy mal conservado (Maclu- 
rea f) se observa casi sobre el camino mismo (lado jíoniente) que va 
del Corral Colorado a la cuesta del Cajón; además he recogido restos 
de Trilobites en los esquistos, qne forman una cumbre la que pasa el 
camino antes de subir a esta cuesta. 



Esta región se recomienda para una investigación delallada, peio hay 
qne cnidarse por la tembladera. El explorador puede parar en la Ciénega 
Grande, donde no hay este mal, según se afirma. Sin embargo, a tales afir- 
maciones no se puede confiar, como sé por propia expei-iencia, pagando la 
información de nn baqueano con la pérdida de varios animales en la región 
del rio de la Hoyada (puesto Durazno) . Además hay que tomar en cuenta 
que la tembladera es migratoria y desaparece en algunos años, volviendo en 
otros. El mal es debido a Festuca Hieronymi, gramínea parasitariamente tó- 
xica, según Carlos Spegazzini. En tiempo de los viajes de Stelzner esta en- 
fermedad parece qiie no existió en esta región porque Stelzner no hace men- 
ción de ella. En vez de permanecer en la Ciénega Grande es más seguro hacer 
el campamento en el Corral Colorado y hacer llevar los animales al Muda- 
dero (Cuesta del Tocino) o al portezuelo de Guacachica. Sin embargo en 
ningún caso se tiene seguridad completa de escapar a la tembladera. Si se 
quiere permanecer varios días en estas regiones no hay otro remedio que 
llevar (tal vez desde Los Ángulos) alfalfa y maíz previamente en tropa es- 
pecial a los puntos a explorar, encerrar durante las noches a los animales 
€u corrales y poner durante la marcha a los animales bozales, medida que 



142 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

es indispensable. Agrego que toda la regiíjn al norte hasta Tinogasta se 
halla invadida por la tembladera. 

Areniscas calmreas con Fucoides se hallan sobre la senda que va 
desde Las Tamberías, situada al x>ie del Negro Overo, en la falda de 
este a Los Bayitos, mny cerca de este punto. El hallazgo lo debo al 
señor doctor Galli en Las Escaleras. Las llamadas « Esponjas », las 
que se hallan en estas mismas areniscas, no han podido ser compro- 
bados como tales según investigación efectuada en el Museo paleon- 
tológico en Goettingen. 

Segiin relato hay esquistos con Fucoides también en la Mejicana : 
lo que es probable, siendo dirigido el rumbo de los estratos hacia esta 
región. 

El cambriano su;perior (o siluriano inferior). En los esquistos negros 
muy laminosos del «Peñón negro», río Achavil superior, muy cerca 
a Las Juntas, descubrí Dictyonema flahelUformis y Staurograptus di- 
chotomus. Más al poniente sobre las pendientes del valle del río Vol- 
cancito, muy poco abajo del puesto del mismo nombre, sobre la senda 
misma que va a La Hoyada y La Hoyadita encontré en calizas, entre 
esquistos, Trilobites y Braquiopodos muy deformados por presión, 
cuya clasificación todavía no está determinada. Sin embargo, Ohohis, 
Agnostus como su posición indica un nivel más inferior que aquellos 
estratos. 

De poniente a naciente, entre la sierra alta y la cadena de los Be- 
rros tenemos pues estratos paleozoicos cada vez más viejos y, empe- 
zando con los estratos de Paganzo al pie y en la iDcndiente de la sierra 
alta. Los estratos están inclinados hacia el j^oniente o casi verticales. 
La tectónica es evidentemente el resultado de un i)liegue dislocado, 
continuación inmediata del plegamiento de la zona del Crestón, cor- 
tada por la falla Famatina-Tinogasta, sobre la que trataré más abajo. 

Tal disposición se repite tal vez dos veces hacia naciente de tal 
modo que una plegadura se encuentre en la zona de la quebrada de 
la Encrucijada junto con Paganzo, y la otra en la pendiente oriental 
de la sierra, correspondiendo a ellas las fallas ya mencionadas en otro 
lugar. Aquellas capas fósil íferas debieran, pues, repetirse de poniente 
a naciente. Pero puede ser también que la sit puesta plegadura inter- 
media falta o ha sido menos acentuada. En los dos casos las ñlitas 



G. BODENBENDKK : EL NEVADO DE FAMAT1!TA 143 

cou caliza granuda de la pendiente oriental debían representar el ni- 
vej. de aquellos estratos fósil íferos al estado metamorfoseado. Muy 
poco probable es que todo el couii)lejo de Irts esquistos paleozoicos 
desde el poniente al naciente no sea jilegado, representando en esta 
dirección estratos cada vez más viejos. Será tarea muy difícil, sino 
imposible, a causa de la metamorfosis, averiguar la verdadera tec- 
tónica. 

Eviílente es que la conservación del terreno paleozoico de esta re- 
gión central del Famatina, es decir que él no se lia hundido, es debido 
al macizo granítico del Nuuorco que ha actuado como pilar. 

La situación de los distritos mineros del Ampallado, de Los Bayos, 
de la Mejicana, del Tigre, relativa a aquellos estratos fosilíferos hace 
reconocer, dado el rumbo permanente de los estratos en dirección 
SSE., que los filones metalíferos pertenecen al Cambriano superior o 
Siluriano inferior. Un poco más al naciente queda el distrito de los 
ilíones argentíferos del Cerro JSTegro y de la Caldera, pero el horizon- 
te de las rocas que los incluyen debe ser también cambriano. 



III 



TERRENOS CARBONIANO, PERMIAXO Y TRIASICO 

(Exceptti fl i-étioo) : << Estratos de Pagaiizo » (Perfiles de 1 a tí) 

I. Piso inferió)-. — Los principales comj)onentes son: Conglomera- 
<los, arkosa, areniscas de color claro y esquistos carboníferos. 

El piso alcanza su mayor desarrollo (cerca de 200 m. de espesor) 
en la quebrada Guandacol-Potrerillos (pendiente oriental de la sierra), 
caracteriza«lo por interposición de grauvaca con esquistos en parte 
carboníferos, y ante todo por un estrato de caliza granuda blanca. Un 
yacimiento de esquistos carboníferos tiene un espesor de cerca de 25 
metros. Hacia el iwniente arkosa granítica gruesa limita bruscamente 
con ñlitas ; hacia el naciente los conglomerados se hallan en contacto 
con el Calchaqueño ; todos los estratos tienen la misma inclinación 
(vertical o muy fuerte hacia poniente). Xotables son fragmentos de 
caliza granuda en los conglomerados. La dislocación .se manifiesta 



144 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

también en la quebrada de Las Trancas, que sigue al norte, en for- 
ma de areniscas de poco espesor encajonadas entre fllitas. 

La falla sigue, pero no siempre visible, hasta la quebrada de Las 
Gredas, apareciendo el piso a lo largo de ella en varios puntos, pero 
con algún mayor espesor en Las Trancas, El Salto y en aquella que- 
brada. Se nota en todas i^artes la ausencia del piso II, salvo un pe- 
queño resto en la quebrada de Las Gredas. 

Una segunda región de mayor interés, situada al norte del Xevado 
de Famatina, es la de la quebrada Alumbrera (Mogote del Cajón) 
cerca de la Ciénega Grande (quebrada de Segovia), habiéndose pro- 
ducido aquí por un cambio de areniscas grises finas con grauvaca (los 
dos con restos que parecen ser escamas de iJeces) una transición en la 
grauvaca y en los esquistos silurianos. La concordancia con estos últi- 
mos es, pues, completa. 

Posición discordante del piso I, sobre esquistos peleozoicos (de la 
región con Dictyonema, etc.) existe en La Esquina (río Achavil), cer- 
ca del Volcancito (río del Marco) y en el iiortezuelo de Los Berros. 
Compárese perfil 6. 

Esquistos carboníferos, acompañados de conglomerados, de arkosa 
o de areniscas se encuentran: en el portezuelo de Los Berros, en la que- 
brada de Gredas, en Las Trancas-El Salto, en la ya mencionada que- 
brada de Potrerillos-Guandacol, en La Esquina (cerca del Tocino), en 
la quebrada de Paimán y en la quebrada de Cosme (en el camino al 
Puesto Viejo). Los depósitos de mayor espesor son los de Potrerillos- 
Guandacol, los de Los Berros, de La Esquina y del Paimán (La Rin- 
conada). 

Todos estos yacimientos pertenecen, sin duda alguna, al Paganzo 
inferior. Esta seguridad no existe en cuanto a otros conglomerados y 
areniscas atribuidos en el plano geológico a los estratos de Paganzo 
(con interrogativo), los que se hallan entre o sobre fllitas, etc., sin 
conexo directo con esquistos carboníferos, iiero si en parte con el se- 
gundo ¡liso del Paganzo. En particular aumenta la duda referente a los 
conglomerados (en contacto con granito) en la quebrada de Gredas y 
de la Rinconada, existiendo la posibilidad que ellos corresponden a 
los conglomerados del supracretáceo o terciario viejo (facies oriental). 
La falda de dacita o de a-ndesita en ellos no puede ser un argumento 
de su edad. 



ADVERTENCIA 



La impresión del plano geológico qne debe acompañar el tra- 
bajo del doctor G. Bodeubeuder sobre « El nevado de Famati- 
ua » no había sido terminada al encuadernarse el tomo XXI, 
del Boletín de la Academia, y será repartido tan pronto esté 
listo, bajo carátula especial, como anexo a dicho tomo. 



G. BODKNBKNDEU : KL NEVADO DE I AMATINA 145 

Areniscas cuarcíticas blancas (Espino de Santo Tomás, Los Berros, 
Río Blanco, Cerro del Cajón, Palman, etc.) determinan el límite con 
el piso II del Paíi'anzo. Los que se encuentran juntos con coujílomera- 
dos en el Espino de Santo Tomás (5000 m.) situados en la prolonga- 
ción de la gran falla que pasa por el pie de la sierra alta, no son, como 
se ha supuesto, del terreno rótico, pues éste no existe en el Nevado 
de Famatina. 

La presencia de Rhacopteris inaequUátera (según doctor F. Kurtz), 
y no Otopteris argeniinica, como Cxeinitz lo determinó, en los esquis- 
tos carboníferos del Portezuelo de Berros ( Cuesta Blanca o Cuesta 
Colorada) indica el Carboniano. En la quebrada de Las Gredas en- 
contré : SphenopteriH Bodenhenderi doctor Kurtz (según Stelzner- 
Geinitz : HiimenophyliteH). En la quebrada Potrerillos-Guandacol y 
en la de Las Trancas-El Salto hay restos mal conservados de Xoegge- 
rathiopsis (?). Agrego que doctor Deelhas ha descubierto en la que- 
brada de Sañogasta, cuesta de Miranda un yacimiento plantífero. 
Entre las plantas de una colección hecha por Flossdorf (Museo de la 
Dirección de minas y geología) en este punto o muy cerca de él, se 
encuentra Neuropteridium validum. 

Tratándose en todos estos yacimientos de partes del piso, nada se 
puede afirmar en cuanto a la correlación del nivel. Pero en general 
el complejo de los estratos corresponde al que he distinguido relativo 
a la parte austral de La Rioja (véase obra citada). 

II. Piso. — El consiste (absolutamente igual al piso medio de la 
región austral de la provincia de La Rioja), en areniscas coloradas 
finas, en partes blancas y en conglomerados (poco arriba del piso in- 
ferior), encerrando localmente bancos de caliza granuda (en una que- 
brada entre Alanis y la quebrada del Buey, cerca de Ángulos, de 
varios metros de espesor, además en capas algo gruesas en Las Tran- 
cas-Tocino, etc.) casi por regla siliciflcatado (piedra córnea). 

El piso se presenta con su mayor desarrollo, cortado por la falla Fa- 
niatina-Tinogasta y apareciendo así como pared casi vertical, a lo lar- 
go del río Blanco y más al norte, formando parte del Crestón (o cerro 
Áspero). Al poniente de éste él queda en su mayor parte cubierto por 
el siguiente terreno de los conglomerados y de las areniscas andesíti- 
coporflríticos, pero aflora otra vez con anticlinal en una zona central 
(río Cachi yuyo y río de la Hoyada). 

T. XXI 10 



146 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Muy fuerte plegamiento caracteriza la zona del Crestón inmediato 
a aquella falla y causa de esta, por j)articular en la región del Mogo- 
te Río Blanco, existiendo aquí plegadura doble (juntos con los si- 
guientes estratos) a poca distancia horizontal. 

En las demás partes del Fam atina existen solamente restos del pi- 
so de poca extensión, los que no tienen particularidades dignas de ser 
mencionadas, sino en sentido tectónico, en cuanto su presencia seña- 
la en muchas partes plegaduras y fallas. Detalles de la tectónica 
véase en los perfiles. 

El hecho de que el Paganzo se ha depositado en transgresión, ora 
en concordancia ora en discordancia, sobre el Siluriano y Cambriano, 
creo no puede preocupar, siendo posible las dos posiciones a causa de 
un levantamiento desigual de estos estratos. 

íío hay criterio, si el plegamiento del Paganzo ya ha principiado 
en era mesozoica, pero seguro es que tal procedimiento, acompañado 
de fullas, cae en su mayor intensidad durante la época terciaria. 



lY 

CONGLOMERADOS Y ARENISCAS PORFIRÍTICOS O ANDESÍTICOS (1) CON 
ESQUISTOS, MARGAS Y CALIZA METAMORFOSEADOS EN SU BASE 

Piso III del Pagauzo o de la edad cretácea? (Peiflles 1 a 6). 

Estos sedimentos (los llamo « Estratos Famatinenses » para poder 
referirme a ellos brevemente en el transcurso de mi exposición) se 
encuentran solamente al poniente de la falla Famatina-Tinogasta. La 
falla está limitada al poniente por El Crestón (o Cerro Áspero), una 
pendiente alta, en muchas partes casi vertical, compuesta jjor el Pa- 
ganzo II (color rojo vivo), sobre el que se extiende, ya distingui- 
ble desde lejos por su color obscuro, un conglomerado audesítico o 
porñrítico con areniscas en su pendiente. Ellos forman además el com- 
ponente principal de toda la región al poniente del Crestón, recorrida 
por los ríos del Cajón, Cachiyuyo y de la Hoyada, las que se juntan 
en Las Juntas, formando el río de Durazno que va a Los Ángulos. 

(1) « Porfiríticos o iindesíticos » digo referente a. .su edad dudosa, siendo petro- 
«íráñcamente andesíticos. 



G. BODENBENDER : El. NEVADO DE FAMATINA 147 

Como esta zona queda afuera del Xevado de Famatina, ella uo en- 
tró ^ii el programa de las investigaciones, pero la he recorrido tanto 
por el valle del Cajón, como por el del río de la Hoyada. La tembla- 
dera reinante en varias partes de esta región hace muy difícil una 
exploración por no permitir parada sin exponerse a perder los anima- 
les de transporte, como ya he dicho en otro lugar. Algunas zonas 
son, además, casi inaccesibles (río Cachiyuyo, etc.). Las observaciones 
siguientes son, pues, fragmentarias. 

Es en el mencionado punto Las Juntas o muy cerca de él, donde la 
posición de los estratos en cuestión sobre el piso II del Paganzo pue- 
de ser mejor estudiada por ser cortados aquí por el río de Durazno. 
Se nota que el conglomerado andesítico-porlirítico (los fragmentos son 
muy gruesos, muy redondeados con un cemento del mismo material) 
no se pone directamente sobre el Paganzo II, sino es separado de el 
por un piso de cerca de 150 metros de areniscas pardas con interposi- 
ción de esquistos arcillosos, margas y caliza (en formas cúbicas seudo- 
mórficas de cloruro de sodio) metamorfoseados en esquistos duros (de 
aspecto de paleozoicos) y en caliza granuda. Las areniscas se distin- 
guen bien por su color de las del Paganzo II, siendo así su límite 
bien marcado. Conviene recordar que también el Paganzo II contie- 
ne capas de caliza granuda, como ya queda dicho. 

Los estratos pueden ser observados además en la quebrada del Ju- 
me, por la que corre un camino desde Las Juntas al río Blanco, en 
especial en la cuesta de esta quebrada, además en la quebrada Colo- 
rada (río Blanco), como igualmente en el trayecto entre Las Juntas y 
La Yesera (río de la Hoyada) y en la quebrada de Alanis, entre ella y 
la quebrada del Buey (aquí solamente esquistos sin caliza), pues a lo 
largo de todo el Crestón de esta región. 

La metamorfosis es debida al fuerte plegamiento que los estratos 
han sufrido en esta región. 

En la región superior de los ríos Cachiyuyo y de la Hoyada estos 
mismos esquistos y margas areniscosas, pero menos metamorfosea- 
dos, siguen igualmente sobre Paganzo II, llegando en parte por 
dislocación en contacto directo con esquistos paleozoicos (compárese 
arriba lo dicho en cuanto al perfil de Stelzner), pero se pierden hacia 
el sur (Cajón, Ciénega Grande, Portezuelo, Guaca-Chica). 

Sobre el conglomerado andesítico-porfirítico de Las Juntas vienen 



148 BOLETÍN DE LA. ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

arriba, tauto eu el valle del río Cacliiynyo como en el del río de la 
Hoyada, prestándose en particular al estudio en este último : arenis- 
cas en mayor parte de color gris obscuro y duras, cuya transición en 
los conglomerados no dejan duda sobre su semejante composición. 

Conglomerados gruesos interpuestos entre areniscas y en transi- 
ción en ellas parecen repetirse en estas regiones. Un conglomerado 
de nivel indudablemente superior al de Las Juntas (no una repeti- 
ción debida a plegadura !) es él que forma el Crestón del Mogote del 
Cajón, siendo cruzado él en la cuesta del mismo nombre por el cami- 
no que viene de Guaico Hondo y de la Ciénega Grande. Participan 
en su composición rodados de andesita con otros de granito, pórfido, 
etc. En inmediato contacto con el terreno paleozoico metamorfosea- 
do él sigue bacía el sur hasta el Tocino, destacándose como un cres-^ 
ton con sobreposición de areniscas en el cerro de La Sala. 

Un conglomerado de la misma naturaleza se baila también al la- 
do occidental del Tocino, muy cerca al Paganzo I y II, sobre el ca- 
mino que baja del Tocino al Portezuelo de Guaca-Chica. 

Como horizonte más superior a todos aquellos (siempre todos en 
posición concordante) considero un conglomerado y a la vez toba 
(contiene lapilli) esencialmente andesítico que se halla al frente del 
I)uesto Guaico Hondo sobre un arroyo, que junto con el del Corral 
Colorado, que viene de la cuesta del Tocino y del portezuelo de 
Guaca-Chica, forman los afluentes superiores del río Cachiyuyo. Este 
conglomerado viene arriba de areniscas arcillosas, piso superior de 
otras areniscas coloradas que siguen sobre Paganzo II. 

Al subir en el arroyo del puesto Guaico Hondo las areniscas se 
ponen cada vez más arcillosas hasta formar arcilla, siendo inter- 
puesta entre ellas una toba fina blanca de pocos centímetros de es- 
pesor (astillas de vidrio, feldespato, anfibol, las porosidades con Ópa- 
lo). Los estratos llegan más arriba en el arroyo en inmediato contac- 
to con esquistos paleozoicos metamorfoseados y han sufrido, al fren- 
te del Corral Colorado, una fuerte plegadura en contacto con los es- 
quistos y con sobreescurrimiento de estos. 

Hacia el sur se presentan conglomerados, areniscas andesíticas y 
tobas (arriba del Paganzo) eu El Mudadero (puesto al pie del Tocino) 
y en portezuelo de Guaca- Chica a lo largo de una falla con dirección 
noreste, pasando ella por la i^endiente oriental de la sierra de Rear- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 149 

tes (quebrada de Segovia, etc.). La falla sigue desde Guaca-Chica por 
la peiidieiide alta occidental del Famatina hasta « La Olla » y el río 
de La Puerta, donde desaparece con el avance de sedimentos pleisto- 
cénicos hasta el pie granítico de la sierra. Sobre la importancia oro- 
génica de esta falla ya he tratado en el primer capítulo. 

Ella se presenta lo más evidente en la Calera y en los Potrerillos, 
puestos situados sobre los afluentes superiores del río de Tambillos, 
habiendo ella producido un encajonamiento de conglomerados (con y 
sin andesita) entre pórfido cuarcífero al naciente y granito (con lam- 
prófiro) al poniente, con anticlinal (bóveda) de los estratos. Su línüte 
occidental está situado muy poco arriba de La Calera. 

Para completar el perfil sea dicho que al poniente de Los Potreri- 
llos (puesto) se levanta en la pendiente alta una barranca de terreno 
de acarreo (Schotter), cuyos estratos parecen inclinarse hacia el ce- 
rro, destacándose, además, visto desde el camino, que va de Guaca- 
Chica á Los Potrerillos, una capa blanca, compuesta probablemente 
de ceniza volcánica. Esta capa parece queda en la parte inferior de 
aquel acarreo. 

Eeuniendo los datos anteriores resultan los siguientes pisos, to- 
dos con posición concordante, como componentes principales de la 
falda oriental de la sierra, en un corte trazado desde Durazno por las 
Juntas, río Cachiyuyo, Mogote del Cajón, Ciénega Grande, Guaico 
Hondo hasta el pie de la sierra de Reartes (quebrada Segovia) : 

1» Paganzo II ; Durazno, Los Colorados ; 

2" Areniscas parduzcas con esquistos, margas y calizas. Duraz- 
no, Las Juntas. Río de la Hoyada superior ; 

3" Conglomerado andesítico o porfirítico. Las Juntas ; 

4° Areniscas, las más de las veces obscuras o grises, igualmente en 
mayor parte de material andesítico o porfirítico. Río Cachiyuyo, río 
de la Hoyada y río del Cajón ; 

5° Conglomerado andesítico o porfirítico. Cuesta del Mogote del 
Cajón ; 

6° Areniscas coloradas (equivalente de 4 y 5 ?). Ciénega Grande. 

7° Conglomerado y toba andesítica. Guaico Hondo ; 

8" Areniscas grises finas andesíticas. Guaico Hondo ; 

9° Areniscas arcillosas. Guaico Hondo ; 

10° Toba fina blanca. Guaico Hondo ; 



150 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

11° Arcillas. Guaico Hondo ; 

Los pisos 7 hasta 11 pasan en parte por el portezuelo de Guaca-Chi- 
ca al lado occidental de la sierra, en el que acarreo grueso (Schotter) 
ocupa el nivel más sui^erior (12). 

Los pisos 2 hasta 5 por lo menos son los que he unido como « piso 
de conglomerados y areniscas andesíticos o porfiríticos con esquis- 
tos, margas y calizas en su base». 

Debo advertir que todos los rodados provenientes de estos conglo- 
merados, investigados microscópicamente, son verdaderas andesitas. 

Elementos de criterio i)ara dar a este conjunto su posición en la 
serie de terrenos no existen, pudiendo él constituir el tercer piso 
del Paganzo o pertenecer al terreno cretáceo o también jurásico. 

Se podría suponer que los sedimentos representan el principio de 
la transgresión cretácea, en cuyo caso los esquistos y la caliza (más 
tarde metamorfoseados) formarían la primera fase de tal procedimien- 
to, siguiendo entonces fuertes erupciones andesíticas que dieron el 
material para la formación de los conglomerados y de las areniscas. 
Así el terreno supracretáceo descrito abajo formaría la inmediata 
continuación de aquella sedimentación. Tal hipótesis encuentra su 
apoyo en el carácter también esencialmente andesítico de este terre- 
no. Pero él en su facies principal (con fósiles) no sigue sobre nuestro 
piso en cuestión, sino se encuentra, a lo menos en parte, arriba del 
liiso II del Paganzo sin que sea posible atribuir esta x)osición a 
una dislocación. Hubo, pues, una denudación (parcial) de nuestro piso 
antes que se efectuara la sedimentación del terreno supracretáceo. 

Por otra parte, sabemos por las investigaciones practicadas en la 
región meridional de la provincia de La Eioja, que el piso III del te- 
rreno de Paganzo distinguido en esta zona, ha experimentado local- 
mente también una denudación, siguiendo sobre el piso II del Pagan- 
zo el «Terreno de Los Llanos de La Eioja /> (areniscas calcáreas). 
Desde ese punto de vista se podría considerar nuestro piso, como de- 
positado en concordancia sobre el Paganzo II, como equivalente del 
piso III del Paganzo de aquella región. Lo que parece ser en contra 
de tal concepto es la presencia de andesitas, pero la atribución de 
una edad moderna (cretácea o terciaria) a las andesitas se basa en ob- 
servaciones hechas en Europa, las que no pueden ser generalizadas. 

Se ve, pues, como las grandes dificultades que encontramos a cada 



G. BODENBENUER : EL NEVADO DE FAMATINA 151 

paso en el examen geológico de nuestro país, debidas a la gran propa- 
gación de terrenos sin fósiles y en especial de las areniscas, se pre- 
sentan también en nuestra región, resultando aquí también las inves- 
tigaciones con grandes vacíos, que recién, al extender su radio, van a 
llenarse poco a poco. Tal ampliación de estudios darán tal vez pov 
resultado, que nuestro piso no ha sido sedimentado solamente en nues- 
tra región, sino se ha extendido, depositado sobre Paganzo II, por to- 
dos los rumbos, si bien cambiando en su carácter regionalmente. 

En cuanto a la región al poniente del Famatina debe tenerse pre- 
sente que él se encuentra sobre Paganzo II, entre Los Hornillos y 
Leoncito, ¡mes ya cerca del pie de la cordillera principal. 

Al fin llamo la atención sobre una eventual paralelización de los 
esquistos, margas y calizas metamorfoseadas de nuestro piso con es- 
tratos parecidos a éstos del piso II, en su límite con el piso III del 
Paganzo de La Rioja meridional, descriptos en página ~A) de la obra 
citada. 

Todo el Paganzo (supuesto que el jjiso en cuestión formara el tercer 
piso de este terreno) experimentó en la era mesozoica dislocaciones 
(descensos) y una i)arcial denudación, resultando al fin de esta época 
una depresión entre la región del actual Famatina y la del Velasco, 
en la que entraba en transgresión el mar cretáceo en forma de un es- 
tuario. Con esto principió la sedimentación del siguiente terreno inau- 
gurada por erupciones andesíticas. Tal es mi concepto en general, 
que precisa, sin embargo, la demostración que los fósiles encontrados 
en estos sedimentos (indeterminables por su mal estado) sean real- 
mente supracretáceos. 



Y 



TERRENO SUPRACRETACEO O TERCIARIO VIEJO 

(Perfiles 1 a 4) 

El terreno supracretáceo o terciario viejo varía regionalmente en 
su composición. Distingo en el tres facies : 

1^ La facies oriental (Los Ángulos) está situada en el ala oriental 



152 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

de la « cuenca calchaqnefia » del Cimarrón. Se observan conglome- 
rados y areniscas, puestas sobre el piso II del Paganzo (en parte con 
anticlinal), próximas al i)ueblo Los Ángulos y cortados por el río 
Durazno y el Blanco. 

En los conglomerados (piso inferior), sumamente gruesos en la 
puerta del río Blanco, como en la quebrada del Buey, no he podido 
constatar ni andesitas ni dacitas ni rocas del Famatina, componién- 
dose ellos de granito procedente de la zona del Velasco (incl. Paimán- 
Chilecito), pero rodados de dacita se hallan en las areniscas superio- 
res (La Abra), las que tienen transición completa tanto en aquellos 
conglomerados como en los sedimentos dacíticos del calchaqueño 
inferior. 

Los conglomerados pasan hacia el sur en El Filo Colorado en ro- 
dados y arenas casi sueltos, en algunas x)artes en inmediato contacto 
con el granito de Los Eambloues, o separados de él por el calchaque- 
ño (falla!) desapareciendo cerca de Corrales (cuesta Blanca). 

Cerca del límite con los sedimentos dacíticos (y a la vez andesíti- 
cos?) calchaqueuos (en su mayor parte finas, pero con fragmentos de 
dacita en La Abra y en la quebrada de Alanis), cerca de 100 metros 
arriba de areniscas (puestas sobre los conglomerados) desmenuzables, 
en parte muy arcillosas y de color predominante pardo-amarillentas, 
se halla un estrato margoso de 2 a 3 centímetros de espesor con Cy- 
rena o CorMcula. Él es constatado únicamente en la quebrada del 
Buey y muy difícil de encontrar en el laberinto de hondonadas, dado 
además un espesor tan insignificante. Pero margas hasta calizas, 
siemijre de i)OCO espesor, se hallan también en la quebrada de Alanis, 
en la continuación del rumbo de éstos. Los sedimentos en el yaciente 
de los fosilíferos tienen claramente estructura de toda andesítica bajo 
el microscopio. 

2° Lafacies central, lia segunda zona, situada más al poniente es 
la del Mogote Río Blanco con sus alrededores, limitada al poniente 
por la falla Famatina-Tinogasta. 

a) líntre los arroyos de los Frailes y de Guaico Hondo siguen sobre 
el piso II del Paganzo conglomerado andesítico (y a la vez toba*?) y 
Andesita (sobre aquel primer arroyo, cerca de su embocadura en el río 
Blanco), areniscas (arriba arcillosas y margosas y aun arcilla con ye- 
so) y estratos margosos o de toba (como tal también distinguible mi- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 153 

croscupicamente) con Corhicula o Cyrcna e Hidrohia (1) sobre los cua- 
JeS'Viene en el cerro Morado y de la Petaca el calcliaqueño piso infe- 
rior, compuesto de aglomerado dacítico-andesítico. 

Los estratos fosilíferos se encuentran sobre el Guaico Hondo, lado 
sur de la jirimera estrecliura viniendo desde el puesto Río Blanco. 

b) Entre el cerro del Mogote Eío Blanco y la gran falla, quedando 
en el medio el cerrito Blanco y en continuación inmediata de aque- 
llos sedimentos («) siguen abajo de la toba andesítica del cerro Mo- 
rado (lado norte, cerca a la falla) una serie de areniscas muy variadas 
en su composición y en color, en parte también arcillas plásticas y 
carboníferas con tronco, silicificatado de un árbol todavía no determi- 
nado. El estrato con el tronco se halla sobre el arroyo Colorado, al po- 
niente del cerrito Blanco, ocupando un nivel un poco inferior a los 
fosilíferos. 

Entre las areniscas se destacan fajas amarillentas, compuestas de 
margas calcáreas y de caliza. En una de ellas (arroyo Colorado, al 
l)oniente del cerrito Blanco), la que corresponde en su nivel a la capa 
fosilífera del Guaico Hondo, se hallan igualmente Corbícula o Cyrena 
(indeterminables por su mal estado de conservación, como los de los 
otros puntos). Otro estrato también con fósiles se encuentra a un ni- 
vel más inferior al naciente del cerrito Blanco sobre el camino que va 
del puesto Río Blanco a la quebrada de Jume. 

El conglomerado audesítico que se halla al lado naciente y sur del 
^logóte Río Blanco, cortado al naciente por una falla contra el calcha- 
queuo, considero como perteneciente al «conglomerado ijorfirítico-an- 
desítico» dislocado del Crestón. 

Todo el conjunto de estratos contimia hasta elrío Durazno, giran- 
do en curva al lado occidental del Mogote Río Blanco, pero desapare- 
ce en la ribera norte del río abajo de los sedimentos calchaqueños a 
causa de una falla, quedando el conglomerado andesítico-porfirítico 
dislocado al lado del Paganzo II. 

La falla Famatina-Tinogasta las hace hundir al poniente del cerrito 



(1) Segúu Enriqxte Gerth : Constitución geológica, hidrología y minerales de la 
sierra de San Luis. Anales del ministerio de Agricultura, tomo X, 2. Hidrobia se en- 
onentra también (en estrados análogos?) en la llanura que rodea la sierra de 
San Luis. 



/ 

154 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Blanco contra el piso de « conglomerados andesíticos-porfiríticos » 
respectivamente de sus areniscas con esquistos y margas, los que jun- 
to con el Paganzo II — fuertemente plegados — se levantan brus- 
camente al Crestón, extendiéndose a la vez, dislocados, por la que- 
brada de Yunie liacia el río Durazno con posición horizontal de los 
estratos en la pendiente baja, casi vertical en la pendiente alta sep- 
tentrional del Mogote Río Blanco. 

No me lia sido jíosible trazar aquí el límite del supracretáceo con- 
tra este piso i)or ser inaccesible la cumbre del Mogote Eío Blanco. 
(Compárese perfil 3.) 

La diferencia entre las dos regiones de la facies central consiste 
únicamente en que las areniscas, tal como se presentan alrededor del 
Mogote Río Blanco, lado sur, además de ser variadas en su carácter 
petrográfico, tienen mucho mayor espesor que el respectivo piso en 
los arroyos de los Frailes y del Guaico Hondo, la que extraña, dada 
la corta distancia de las dos regiones. Puede ser que exista en el Mo- 
gote Río Blanco una repetición de los estratos debida a fuertes ple- 
gaduras. Su averiguación exigiría una minuciosa investigación basada 
sobre un i^lano topográfico detallado. Pero el espesor mayor de las 
areniscas quedaría siempre subsistente, y sólo se explicaría i^or una 
sedimentación con diminución hacia el sur en el centro de una cuenca. 

Duda sobre la equivalencia de los estratos en las dos regiones {a y 
h) no puede haber ninguna por razón de ser el horizonte fosilífero 
superior el mismo y de ser cubierto a la vez por el Calchaqueuo infe- 
rior. Éste se compone en su parte inferior de toba andesítica o de un 
aglomerado de dacita y de andesita (Cerro Morado). El yaciente del 
piso fosilífero está formado sobre el arroyo de Los Frailes por un 
conglomerado andesítico (en parte toba) y andesita los que nada tie- 
nen que ver — es necesario subrayarlo — con el « conglomerado an- 
desítico » del Crestón. 

Parece que hay en el arroyo de Los Frailes, además de la posición 
concordante, un sobreescurrimiento del conglomerado andesítico y de 
las areniscas sobrepuestas sobre el piso II del Paganzo dislocado. 
(Véase perfil 4.) 

Referente a las relaciones de los dos facies hay que constatar en 
primer lugar la sobreposición concordante del Calchaqueuo inferior 
sobre los dos. La diferencia consiste en que la facies central princÍY)ia 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 155 

con un conglomerado o toba anclesítico, mientras el yaciente del fa- 
cías oriental se compone de conglomerados (sin andesita en los luga- 
res revisados), siendo, además, las areniscas sobrepuestas distintas 
de las areniscas del facies central (Mogote Río Blanco), las que en su 
mayor parte parecen ser de material andesítico. La sedimentación del 
fjicies central debe haberse efectuado, pues, en la parte central de 
una cuenca, la del facies oriental en su flanco. 

Los estratos fosilíferos correspondientes en las dos zonas (la de la 
quebrada del Buey y la de Guaico Hondo con la del arroyo Colorado 
resp.) se hallan muy poco abajo del nivel del Calchaqueño inferior. 
La equivalencia de los estratos de las dos zonas queda, pues, afuera 
de discusión. 

La investigación microscópica demuestra que los sedimentos, en 
los que se encuentran los fósiles de los tres mencionados puntos, son 
en su maj'or parte de toba andesítica, siendo los lapilli angulosas, 
imes poco rodados. De allí se deduce que las erupciones que han 
suministrado el material, han tenido su lugar muy cercano, el que no 
puede ser otro que el Mogote Río Blanco. 

Resulta que el material arrojado aquí ha sido en este tiempo ande- 
sítico. Así es probable que la mayor parte de las areniscas, relacio- 
nadas con la capa fosilífera, sean también de material andesítico. 
Esto naturalmente no excluj^e la ])articipación de material de otra 
procedencia, como se manifiesta a simple vista en varios de estos 
sedimentos, ante todo el puede proceder de los « estratos famati- 
nenses ». 

Ccmio los fósiles no se encuentran en un estado que permite una 
determinación, no se puede decir más que la época en la que se for- 
maba este i^iso, ha sido la del cretáceo superior, lo que es más proba- 
ble, o es terciario viejo. Investigaciones al nordeste de nuestra región 
en el valle Calchaquí (Santa María), donde se halla el mismo piso fosi- 
lífero, si no el nuestro es su seguida inmediata, tal vez echarán luz 
sobre este problema. 

La sedimentación de nuestro terreno, acompañada con erupción 
andesítica, se efectuaba en una cuenca que ha tenido a su lado orien- 
tal y occidental las zonas ocuj)adas hoy día i^or la sierra de Velasco- 
y la del Famatina respectivamente. Como se deduce de los conglome- 
rados con rodados de granito, sin duda jiroducto de un río y proce- 



156 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

(lente de la región del Yelasco, en el yaciente de la facies oriental, la 
sierra de Yelasco debe haber sido ya algo acentuada en esta época, 
la que no La sido el caso o en menor grado en cuanto a la sierra de 
Famatina, por lo menos el macizo granítico de ella, probablemente por 
completo cubierto por el paleozoico y el Paganzo, no llegaba todavía 
a la superficie. 

Precedió, como ya se ha dicho, a la sedimentación de nuestro 
terreno en época mesozoica una denudación total o parcial de los « es- 
tratos famatinenses » : pero ella no tuvo lugar en la región de la fa- 
cies siguiente. 

3° Facies occidental. — En el capítulo sobre « los estratos famati- 
nenses», he descrii^to todos los sedimentos que siguen sobre el piso 
II del Paganzo en la pendiente de la sierra de Famatina al poniente 
de aquella facies central del terreno supracretáceo. En un nivel supe- 
rior se notaron areniscas, tobas y conglomerados andesíticos, los que 
continuaron por el portezuelo Guaca-Chica hasta la pendiente occi- 
dental de la sierra. 

Evidente es a la primera vista que estos estratos andesíticos no 
pueden ser considerados como pertenecientes a los « estratos fama- 
tinenses», enumerados en el perfil bajo los números 1 hasta 5 (pág. 
149). La presencia de lapilli en el conglomerado número 7, como la 
de la toba número 10, junto con el carácter de la areniscas que los in- 
cluyen, bastan para formarse un juicio. 

Debo agregar que en las areniscas y conglomerados, cerca del Mu- 
dadero y en La Calera (lado occidental), se asocian fragmentos de 
dacita. Acarreo viejo (Schotter) en Los Potrerillos, entra además en 
inmediata relación con los estratos del último punto. 

No hay otra exi)licación posible que estos sedimentos son equiva- 
lentes del terreno supracretáceo y del CalchaqueBo, representando 
los estratos correspondientes al primero una facies terrestre, hoy se- 
parada de la facies central fosilífera por dislocaciones. Difícil es 
trazar un límite entre los dos terrenos, sin embargo es posible que las 
areniscas arcillosas coloradas (n° 6 del perfil), junto con el conglome- 
rado andesítico (n° 7), formen el supracretáceo. El acarreo de Los 
Potrerillos como la probable ceniza volcánica en su cercanía perte- 
nece sin duda al Calchaqueño. Su distinción en el plano tiene, pues, 
únicamente por objeto de indicar su existencia. 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 157 

Estas conclusiones concuerdan con lo establecido eu mi trabajo 
cij^ado, en cuanto en la región de Villa Unión, de Puerto Alegre, etc., 
por — este último jiunto se encuentra en la continuación directa de 
la falla mencionada que pasa por La Calera — el supracretáceo está 
representado por areniscas coloradas, sobre las que en Puerto Ale- 
gre sigue el Calchaqueño en forma de aglomerado andesítico-dacítico. 

Eef érente al límite austral de la cuenca supracretácea entre la sie- 
rra de Velasco y el Famatina, debo recordar lo que he expuesto en 
el trabajo citado concerniente a la posición de los « estratos de Los 
Llanos en La Eioja ». En el caso que ellos no sean equivalentes a los 
sedimentos supracretáceos, como lo suponía, sino ocui>an un nivel más 
superior, tendríamos en nuestra región, tal vez en la zona de Los 
Eamblones, el extremo austral del estuario supracretáceo. Ya he 
dicho, al tratar la facies oriental supracretácea, que los conglomera- 
dos y las areniscas que forman su yaciente, cambian algo del carácter 
en la región de Los Eamblones, transformándose en rodados y are- 
nas. La continuación hacia el sur es interrumpida por el valle del río 
Amarillo y por dislocaciones que los han hundido bajo estratos dilu 
viales. Eecién mucho más al sur, cerca de Guandacol, en la emboca- 
dura de la quebrada Potrerillos-Las Trancas, aparecen en el yacien- 
te del Calchaqueño arenas y rodados, en los que no he podido consta- 
tar elementos pétreos del Famatina, teniendo los rodados de todos 
los granitos revisados su procedencia del lado oriental (Paimán-Ve- 
lasco), y, si se encontrasen dacitas y andesitas, la posibilidad que 
€stos sedimentos corresponden a aquellos conglomerados, etc., del 
supracretáceo que daría subsistente. Cerca de Chilecito, en la que- 
brada de Pinzala, en Santa Florentina, en Ichiyura y en Aguadita, 
asoman abajo del Calchaqueño estratos arcillosos (en parte i)lásticos), 
arenas con rodados o areniscas en parte con anticlinales, los que de- 
ben formar la continuación de aquellas de la quebrada Potrerillos- 
Guandacol, Se ve, pues, que el supracretáceo en la forma arriba ca- 
racterizada no existe más. Desgraciadamente, todo el complejo de los 
estratos se hunde al sur de la sierra Guanchín y recién en la región 
de la Patquia aparecen los llamados « estratos de Los Llanos de La 
Eioja » (esencialmente calcáreos) arriba del Paganzo y cubiertos por 
«1 Calchaqueño, resultando así la dificultad de comparar con acierto 
•el nivel de aquellos estratos con el del suj)racretáceo. 



158 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



YI 

TERRENO TERCIARIO (PLIOCÉNICO "S) 

(« Estratos calchaqueflos », perfiles 1 a 6) 

Correspoudieute a la división de los « estratos calcliaqueños » es- 
tablecida en cuanto a la región austral de La Eioja dejan distin- 
guirse también en nuestra zona dos pisos, un inferior caracterizado 
por sedimentos en mayor parte de origen dacítico (aglomerados, tobas, 
cenizas) y un superior sin ellos o con escasos sedimentos de esa na- 
turaleza, que pasan en los sedimentos arcillosos <<. pampeanos». 

El piso inferior encuentra su mayor desarrollo en la cuenca del 
Cimarrón entre Los Eamblones al naciente y el Crestón (o cerro 
Áspero) al poniente, además interrumpido a causa de un descenso 
en la puerta del río Amarillo, en los faldeos orientales del Famatina 
desde el pueblo Famatina basta Chilecito, y en la sierra de Guanchín 
que forma la inmediata continuación de estos faldeos. 

Existe completa concordancia con el supracretáceo en el ala orien- 
tal de la cuenca del Cimarrón (La Abra y quebrada de Alanis), como 
en la occidental (río Blanco). 

Más al sur, en los faldeos orientales de la sierra, falta, como ya he 
diclio al fin del cai)ítulo anterior, el supracretáceo fosilífero, siendo 
formado en esa zona el yaciente de nuestro terreno por arenas, 
rodados, areniscas y arcillas, etc. 

El piso principia por arriba con cenizas blancas y tobas dacíticas. 
En la sierra de Guanchín (cuesta de Aguadita), donde el espesor total 
de los estratos alcanza cerca de 150 metros, se notan con facilidad 
por lo menos cuatro capas de ceniza y de toba. Interpuestas son sedi- 
mentos de carácter variado : arcillas, arenas, areniscas o conglo- 
merados. 

La parte inferior del piso es formada por areniscas finas grises 
o por aglomerados dacíticos. Estos últimos toman en la región del 
río Blanco (El Molle, arroyo del Guaico Hondo), cerca al Mogote Eío 
Blanco, carácter de bancos casi macizos de dacita. Eepito lo que ya 
he dicho en otro lugar que en la pendiente oriental del cerro Morado 



G. BODENBENDEK : EL NEVADO DE FAMATINA 159 

(río Blauco) se bailan en los aglomerados que forman la pendiente del 
supracretáceo elementos andesíticos y que al lado norte del mismo 
cerro aparece toba andesítica. 

Vuelvo en caso necesario sobre la composición del piso en detalle 
en la descripción del piso sui)erior. 

Plegamieuto de los estratos se observa claramente en la cuenca 
del Cimarrón. 

Fallas — además de las ya mencionadas — aumentan alrededor del 
Mogote Río Blanco. Véase los perfiles. 

Uniendo los puntos, donde aparecen filones de dacita o andesita, los 
que son : Mogote Río Blauco, arroyo Los Frailes, Los Berros (que- 
brada Encrucijada), portezuelo de la Caldera, se obtiene una línea, 
la que con dirección norte a sur pasa por la quebrada de la Encru- 
cijada, quedando en su extremo norte el Mogote del río Blanco. Es 
de suponer que esta línea, que cruza desde la puerta de aquella que- 
brada basta este cerro la cuenca calcbaqueña del Cimarrón en su 
centro (cubierta por el calcliaqueño), representa la ruptura de un 
plegamiento. 

Ramificaciones de filones de dacita, que arrancan en el cerro de la 
Caldera, entran en el cerro ííegro y (por el portezuelo de Illanes) en 
el cerro de Los Bayos, apareciendo en éste en mayor extensión en el 
Filo Azul. 

Es de notar, además, que aquella línea se une casi exactamente, 
donde se levanta el Mogote Río Blanco, con la ya varias veces men- 
cionada falla (de plegadura) Famatina-Tinogasta. Sin duda alguna 
este cerro representa uno de los principales puntos de erupción, de 
lo que uno ya se convence i)or la razón de baberse acumulado cerca 
de él (Cimarrón) la mayor cantidad de elementos pétreos provenien- 
tes de las erupciones. Pero pueden baberbabido otros focos, a lo me- 
nos uno situado al sur en Los Bayos, porque los sedimentos dacíticos, 
en especial tobas de la región austral (Guancbín, etc.) no pueden 
provenir de erupciones de la zona del Mogote Río Blanco. Los focos 
están borrados, los sedimentos alrededor de ellos están dislocados 
y translocados. También es j)osible que bubo erupciones sobre aque- 
lla la Famatina-Tinogasta, babiendo ella producido su desaparición. 

En la naturaleza de los estratos que acompañan los puramente 
dacíticos, como son arenas, rodados, conglomerados, etc., en cuya 



160 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

composición participan rodados y detritos de todas las rocas de la 
sierra, se manifiesta la acción del agua, que ha ocupado en este 
tiempo la depresión. 

El hecho que hay varias capas de ceniza y toba volcánica demues- 
tra que hubo varias erupciones, pero la de mayor intensidad con 
emisión de lava cae al principio de esta época. 

Si bien el i)iso se presenta en gran espesor principalmente al lado 
oriental de la sierra, no falta tampoco en la pendiente occidental, 
sobre lo que ya he discurrido arriba (pág. 150), siendo notable la gran 
dislocación, que él ha sufrido a causa de una falla, lo que ha tenido 
por resultado su casi completa desaparición a razón de la erosión. Las 
investigaciones en esta parte de la sierra, muy dificultadas por la 
gran altura y la casi inaccesibilidad, no permiten formarse criterio 
sobre la existencia de focos de erupción ; sin embargo, seguramente 
los hubo considerando la acumulación de sedimentos dacíticos en 
esta región y la presencia de los mismos estratos y de bancos casi 
macizos de dacita en Puerto AlegTe (Villa Unión). 

Difícil es reconstruir con acierto la primitiva propagación del piso, 
porque en muchas partes, donde debe haber existido, no hay rastros 
de él a causa de las dislocaciones y los consiguientes erosiones, los 
que sufrieron los estratos. 

Seguro es que en la época de las eruiiciones por lo menos la sierra 
alta ya se destacó libre de los esquistos paleozoicos del Paganzo, 
siendo comprobado esto por los rodados de granito, pórfido, etc., con- 
tenidos en los estratos y los que han tenido su procedencia en esta 
sierra. Envista que restos del piso se encuentran a gran altura, como 
ser en el portezuelo de la Caldera y en el portezuelo de Guaca-Chica 
(los dos a cerca de 4000 m.), no nos equivocamos al decir que la ma- 
yor parte de la región del actual Famatina estaba cubierta por los 
estratos inferiores del terreno calchaqueño. 

El 2)iso superior está formado esencialmente por acarreo (rodados 
y arenas) a menudo en cambio con estratos arcillosos o solamente 
por estos últimos (en las depresiones, más lejos de la sierra). La ceni- 
za volcánica es escasa o falta completamente. El piso es relacionado 
directamente con el piso anterior por concordancia y dislocación en 
igual sentido. En muchos casos no es posible trazar el límite con se- 
dimentos más modernos de igual carácter. 



G. BODENBEXDEU : KL NKVAOO DE FAMATIXA 161 

Rodados y arenas, que cambian (mi i)arte con estratos arcillosos, 
€Oüjponen, puestos sobre el piso interior, la cumbre y en parte los 
faldeos del Cimarrón, elevándose considerablemente sobre el leclio 
del río Acliavil y del río Blanco. 

La diferencia del nivel entre la cumbre y el río Acbavil en (Jhili- 
tanca importa 130 metros, la de un punto del cajón del arroyo Guaico- 
Hondo, cercano a aquella cumbre, cerca de 300 metros. Los dos pisos 
se presentan muy netamente en una barranca formada por el río Aclia- 
vil al frente de Chilitanca. Pero queda dudoso si no se trata aquí de 
acarreo más moderno. La dislocación del piso inferior, que se mani- 
fiesta en esta región en una débil sinclinal — no se puede ver, si el 
piso superior líarticijía en ella — y la que ocupa el centro de toda la 
cuenca calcliaqueña del Cimarrón ((;ambiando al poniente en una 
anticlinal), se acentúa más hacia el norte. Así en los faldeos del 
Cimarrón, que caen hacia el ángulo formado por el río Blanco y el 
arroyo de Los Frailes, estratos de rodados con arenas que cambian 
con arcillas, indiscutiblemente de un nivel muy arriba del piso in- 
ferior, son fuertemente dislocados junto con éste y cubierto en dis- 
cordancia por acarreo más moderno (diluvial). 

En los faldeos del Cimarrón hacia el naciente (Río Blanco) y el po- 
niente (Los Ramblones) existe también uniformidad en la dislocación 
de los dos pisos. 

La segunda zona en la que estratos del segundo piso y de gran 
extensión se presentan, es la de la sierra de Guanchín. Mis ob- 
servaciones se refieren a la pendiente entre Aguadita y Santa Flo- 
rentina. En el camino a Guanchín, donde él sube desde Aguadita hasta 
la primera cuesta, se puede observar bien el piso inferior, caracteri- 
zado en su parte superior, como ya he dicho, ])or varias capas de 
toba y ceniza blanca, separadas jior estratos de rodados y arena o por 
conglomerados. 

Siguen hacia el poniente exclusivamente arenas y rodados (a veces 
con gi-andes bloques) con o sin arcilla, en general muy poco estratifi- 
cados. Estos sedimentos están cortados por un río que viene de Los 
Potrerillos y que cruza aquel camino que viene desde Aguadita antes 
de subir la segunda cuesta. Sólo en un punto (por falta de estratifica- 
ción) he podido constatar una inclinación hacia poniente, la misma que 
tiene el piso inferior. En su continuación hacia el norte los estratos 

T. XXI • 11 



162 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

forman i)arte de la quebrada de Ichiyura, llegando basta el valle del 
río Amarillo. Acarreo dislocado en contacto con granito aparece cer- 
ca del kilómetro 12 del alambrecarril. 

Yolvleudo a aquella cuesta de Aguadita encontramos, al seguir el 
río por abajo que viene de Los Potrerillos, en varias barrancas arci- 
llas alternando con rodados y arenas con inclinación hacia poniente 
o sur-poniente, quedando el piso inferior, en su continuación hacia sur 
desde Aguadita, al naciente. La diminución de acarreo grueso se 
explica i)or su formación más lejana de la sierra. 

Todo el acarreo que forma la sierra de Guanchín (cuesta de Guan- 
chín, etc.) es de nivel dudoso, faltando su relación directa con el piso- 
inferior, pero donde él sigue arriba de granito (región de Los Potre- 
rillos), no puede corresponder más a nuestro piso, aunque puede for- 
mar la continuación de la sedimentación después de haberse efectua- 
do la dislocación de los dos pisos. La falla, que la ha producido, debe 
pasar al naciente de Los Potrerillos y de Los Rosillos, cruzando ella 
probablemente el río Amarillo en la región de aquel arriba mencio- 
nado acarreo dislocado. Esta falla es la continuación de la que sigue 
por toda la pendiente oriental de la sierra, aunque no siempre a la 
vista. 

Correspondiente a lo observado al sur del río del Oro (o Agua Ama- 
rilla) siguen los dos pisos como componentes de la pendiente baja 
oriental, j)ero en parte con interrupción, hacia el río Amarillo y de- 
bido a esta falla casi siempre con inclinación hacia el poniente. 

Así conglomerados, compuestos en su mayor parte de rodados 
gruesos de andesita y en transición en tales con interposición de ce- 
niza volcánica, que a su vez pasan en el piso inferior, aparecen en las 
quebradas entre Santa Florentina y Pinzala. La inclinación (poca) 
hacia poniente cambia en la parte superior de la quebrada de Duraz- 
no en una dirigida hacia naciente. Es de suponer que pasa aquí la 
falla. De paso sea dicho que la procedencia de estas andesitas (augí- 
tkío-anfibólicos) queda com];)letamente oculta, no habiendo podido en- 
contrar filones de ella en la sierra. 

En la pendiente al norte de Pinzala hasta la quebrada de Angaco 
he podido constatar solamente el piso inferior siendo hundido el piso 
superior por aquella falla, que hizo desaparecer también las filitas pa- 
leozoicas. 



o. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 163 

Eu la quebrada de Angaco y eu todas las quebradas que siguen al 
nor^, como son las de Anguilco-Quebrada Seca, de Potrerillos, Tran- 
cas e Higuerita, se observa los dos pisos dislocados con inclinación 
hacia el poniente, si no es vertical. El piso superior se compone aquí 
exclusivamente de acarreo grueso (Scbotter), pero tiene poco espesor. 
Llamo la atención repitiendo lo que be dicho ya en otro lugar sobre el 
yaciente del piso inferior, como aparece en la puerta de la quebrada 
al frente de Guandacol, consistente en arenas y rodados de granito, 
cuyos últimos según su composición (cristalogranito) han venido del 
lado oriental (Velasco), faltando según la revisión del material por 
completo rocas del Famatina. Ellos forman la continuación de roda- 
dos y arenas o de conglomerados, de areniscas, de estratos arcillosos, 
como asoman en el yaciente del piso inferior en la misma pendiente 
más al sur hasta Aguadita, así en la quebrada de Chaüares, Pinzala, 
Chilca, Santa Florentina y en Aguadita mismo. Sobre su nivel com- 
l)áreselo arriba dicho al ñn del capítulo sobre el terreno supracretáceo. 

Más al norte de la quebrada Totoral hacia la apertura del valle del 
río Amarillo desaparecen todos estos sedimentos inclusivamente los 
dos pisos calchaqueuos debajo de estratos diluviales y aluviales. 

Nuestro piso tampoco falta en la pendiente occidental de la sierra, 
encontrándose aquí como ya he dicho (pág. 149 y 157), en conexión 
con el piso inferior, formando en forma de acarreo muy grueso, poco 
estratificado, en cerca de 4000 metros de altura una pendiente muy 
escarpada, (jortada en una barranca por los primeros afluentes del río 
Tambillos, arriba <lel puesto Potrerillos. 

Repito que al norte de la barranca se ve, desde el camino que va 
de Guaca-Chica, una capa blanca, probablemente de ceniza volcáni- 
ca. La inclinación de los estratos del acarreo no se puede determinar, 
pero parece estar dirigida hacia el cerro, como la tienen los estratos 
dacíticos (conglomerados) de La Calera, punto que queda más al po- 
niente. 

Resulta, dejando al lado los casos dudosos, que el piso superior pre- 
senta la directa continuación de la sedimentación del inferior, no dis- 
tinguiéndose las capas superiores de éste sino por la interposición de 
cenizas y tobas dacíticas, y que los pisos han experimentado la misma 
dislocación. Más lejos de la sierra el acarreo grueso tiene su equiva- 
lente en estratos arcillosos, como sucede al sur de la sierra Guanchín 



164 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

y como debe ser también en la depresión entre la sierra de Velasco 
y la del Famatina aunque no se lo puede observar por ser cubiertos 
por sedimentos más modernos. Corresponde a esto el carácter arci- 
lloso de los estratos al j)oniente de la sierra en la cuenca de Pagan- 
cilio- Villa Unión. 

Debido al paulatino lev^antamiento de la sierra la extensión del 
piso superior lia sido menor que la del inferior. En tiempo dfe su sedi- 
mentación la configuración de la sierra no se acercó a la actual, pero 
existían ya depresiones al lado poniente como naciente, remontando a 
lo menos la última con ensancliamiento en la región del Cimarrón, 
como hemos visto arriba, hasta la época supracretácea o terciario vie- 
jo. Se tendrá una idea del relieve, si tenemos presente que la cadena 
de Chilecito-Paimán no existió en este tiempo, llegando el granito 
que la forma y que estaba cubierto por varios otros terrenos, más des- 
pués al sol con el hundimiento de las zonas que le limitan al naciente 
y al poniente. 

Mucho más grandes que en esta región oriental han sido los cam- 
bios de la configuración en el lado occidental a causa de la mayor in- 
tensidad de las dislocaciones y de las consiguientes erosiones. 

Es pues, de más decir, que el sistema de los ríos no existía en esa 
■época o tal vez solamente estaba en el i^rincipio de su formación, en 
sentido que la dirección del curso de las aguas hacia sur y norte, co- 
rrespondiente más o menos al curso actual del río Blanco y del río 
del oro, ya estaba algo acentuado. El parcial desvío de las aguas 
hacia el naciente, como se presenta al norte en el río Achavil y al 
sur en el río del Oro se efectuaba más tarde. Es de suponer que las 
aguas en la pendiente occidental han tenido curso principal hacia 
suroeste. 

Gran división, no encausamiento, caracterizaron las aguas, las que 
en su mayor parte muy probablemente han sido atmosféricas y rela- 
cionadas tal vez con la serupciones volcánicas, como parece documen- 
tarse en el cambio continuo entre cenizas y tobas y acarreo de la 
parte superior del piso inferior. Es de recordar que las erupciones no 
se limitaron en esta época al Famatina, si no que han tenido una in- 
mensa propagación, y debieron tener una gran influencia en las pre- 
cipitaciones atmosféricas. 

En malas condiciones nos encontramos al intentar a determinar la 



G. BODENBEXDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 165 

edad del terreno calcbaquefio. Si el conjunto de sus estratos es bien 
cariicterizado por los sedimentos de origen eruptivo y por su conexión 
con el terreno supracretáceo o terciario viejo, en cambio no es posible 
tijar su nivel con exactitud. El problema se complica ante todo por 
la incertidumbre relativa a sus relaciones con aquel terreno, es decir, 
si su sedimentación ha sido la continuación inmediata del terreno su- 
l)racretáceo o terciario viejo o no. 

En apariencia existe continuidad, por couibinarse con la concor 
dancia una transición petrográfica puesto que los dos terrenos son 
caracterizados por estratos cuyo material proviene en gran parte de 
erupciones andesíticas y dacíticas respectivamente, y más aun el límite 
entre los dos <lemuestra evidentemente, a lo menos en una región (río 
Blanco), una mezcla de estos dos elementos pétreos. Pero este carác- 
ter no tiene trascendencia, pues nada impide que las dos clases de 
erupciones en los extremos de su intensidad estaban separados por 
largo período, debiendo ser, naturalmente, mezclados al i)rincipio del 
segundo período eruptivo, porque sus canales, como es de suponer en 
nuestro caso, lian sido los mismos en parte. 

Sin embargo siempre existe el hecho que material puramente dací- 
tico ya participa sin duda a lo menos en la distinguida facies oriental 
del supracretáceo, es decir el carácter petrográfico distintivo de los 
dos terrenos según material (primario) andesítico o dacítico no es 
absoluto, siendo pues no aplicable a trazar límites, si bien, para repe- 
tir, el material dacítico (primario) predomina en absoluto en el cal- 
chaqueño. Xo obstante, no puede haber tenido continuidad de la sedi- 
mentación. La continuidad que existe entre el piso uno y dos del 
calchaqueño y el carácter del último, consistente en acarreo (en la 
sierra), al que sigue acarreo diluvial, no permite dar al calchaqueño 
mayor edad que pliocénica o pleistocénica, siendo la primera lo más 
probable, porque las fuertes dislocaciones, en las que estos estratos 
han participado, no pueden caer en tiempo diluvial tardío, si bien el 
levantamiento principal del Famatina pertenece a esta época. 

Concluyo con algunas advertencias. Es conocido el hecho que ceni- 
zas volcánicas tienen una gran i^ropagación en todo el pleistoceno a 
causa de no haber cesado la acción eruptiva durante este período por 
cuya razón no hay que considerar como equivalentes por este solo ca- 
rácter tales sedimentos con los calchaqueños. Estos se encuentran en 



166 ' BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

la base del llamado « terreno pampeano » de la parte central del país 
y no lian tenido más en su carácter descripto una repetición en tal 
escala y una propagación tan general. 

Representando en gran parte el terreno pampeano un producto de- 
trítico de arrastre, suministrados por muclios terrenos, su composición 
petrográfica — hasta lioy poco estudiada — debe variar según regio- 
nes, pero a causa de esta gran propagación del terreno calcliaqueño, 
casi siempre van a entrar en ella elementos pétreos y minerales pro- 
venientes de estos sedimentos eruptivos traslocados. Ko quiero dejar 
de observar además que en vez de material dacítico, que compone el 
calcliaqueño, como en nuestro caso, aquel j)uede ser andesítico (sierra 
de Córdoba, Sierra de San Luis) ó traquítico. 



VII 



TERRENO PLEISTOCENICO Y RECIENTE 

Sobre sedimentos recientes ya he tratado en el primer capítulo. 

Los sedimentos pleistocénicos están representados en la zona de la 
sierra misma por acarreo (Schotter), como están de manifiesto, llegan- 
do en varias partes a considerables alturas, en su sucesiva edad en 
los valles, ante todo en los bien escalonados del río Achavil y del río 
Blanco como en los muy extensos escalones de los ríos al lado occi- 
dental (véase el primer capítulo). 

En visible posición discordante sobre el calcliaqueño ellos se pre- 
sentan en algunos faldeos del Cimarrón (los hacia el río Blanco) y en 
la falda oriental (Angaco, etc.), no faltando naturalmente sobre otros 
terrenos (filitas en la falda oriental, en el valle del río Agua íTegra, 
en la quebrada Encruciiada, etc.), o sobre rocas eruptivas (granito en 
el valle de Guancbín del río del Oro, etc). 

Se comprende que en muchas regiones los más viejos de estos es- 
tratos han sido arrastrados junto con el calchaqueño. Por esta misma 
razón el acarreo que compone, como ya lo he mencionado, la cumbre 
del Cimarrón (barranca del río Achavil, etc.), no obstante que iiarece 
ser concordantes con el calchaqueño es más probablemente de edad 
diluvial que calchaqueño, o tal vez fluvio-giacial. 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 167 

TJua mención especial merecen el desmoronamiento y acarreo (ya 
en j?tro lugar mencionado) en los valles superiores y en particular en 
e\ del río Amarillo de la quebrada Encrucijada, cementados muchas 
veces por Limonita en brechas o conglomerados, donde se encuentran 
las renombradas « cuevas » de esta quebrada. Lo que extraña es a 
veces su suma dureza. Tal vez es debido esta propiedad al agua que 
se congelaba al entrar en el escombro, como se puede observar hoy 
todavía en varias minas viejas de gran altura en que entró desmoro- 
namiento. Estos acarreos de edad diluvial muy vieja. 

Un poco más moderno es el acarreo de la « Barranca Amarilla», 
arriba del puesto de los Berros. 

Tales brechas de escombros de las pendientes, en su mayor parte 
compuesta de filitas y de aplitas, se hallan especialmente en ensan- 
chamientos del valle, donde diques de ajilita o filitas (puestos a través 
del río) que forman las angosturas han favorecido su acumulación, 
llegando ellos hasta la quebrada de la Mejicana. A causa de un dique 
•de aplita que se encuentra poco abajo de la cueva de Pérez, el lecho 
del río, en el que las aguas corren perdidas debajo del acarreo, es 
casi perfectamente plano, faltando arriba de esta cueva casi cada 
erosión. 

De un interés particular es que en el tiempo de su sedimentación, 
a lo menos del conglomerado en esta quebrada, que coincide tal vez, 
con la formación de las morenas, ha tenido lugar una acción postvol- 
cánica, sobre la que volveré en el capítulo sobre los yacimientos me- 
talíferos. 

Morenas se hallan mucho arriba de la quebrada de la Mejicana, en 
el ángulo formado por el filo de la Mejicana con la sierra nevada 
pues en una altura mayor de 5000 metros, pero lo que he visto en 
una ligera recorrida por esta región muy apunada, han sido solamen- 
te restos de ellas. Los « Kares » en granitos son comunes a toda la 
región encumbrada; el más característico es tal vez el del Rincón del 
Tigre, bajando ellos en el Potrero de Cosme considerablemente. Pero 
estos iiltimos, como otros no hay que atribuirá la acción glaciar. Así 
« La Caldera » del cerro del mismo nombre me parece exclusivamente 
un producto de erosión (véase el primer capítulo, pág. 120). La única 
morena de alguna extensión (1:2 k.) que he visto es la que está al 
pie del ííegro Overo, componiendo ella la pampa de Tíimberías, una 



168 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

valla, cuyos flancos caen bruscamente hacia el río Volcancito y el río 
Acliavil, su terminal, igualmente rá|)ido hacia la pampa de Loma 
Bola y la contigua ciénega del portezuelo de Las Juntas. 

El río Achavil proporciona en parte algunos cortes de ella a lo largo 
del camino que sube desde la Loma Bola a Tamberías. Cantos rayados 
no he podido constatar en mi rápida travesía. Cerca del fin déla mo- 
rena está situado « El Volcancito », un pozo, arriba de cerca de 50 
metros de diámetro, de forma de cráter, abierto hacia un arroyo por 
erosión. Aquí se trata evidentemente de una fuerte infiltración de 
agua, pero la causa misma del hundimiento hay que buscarla en el 
subsuelo, cuya naturaleza, sin embargo, es desconocida (disolución de 
yeso en las areniscas del Paganzo ? que asoman muy cerca al Volcan- 
cito). 

La altura en la que se halla la morena, queda entre 4000 y 3500 
metros, es decir, es relativamente baja. 



VIII 



ROCAS ERUPTIVAS 

1. Granito y Diorita con sus derivados 

El cuerpo de la intrusión granito-diorítica, acompañado solamente 
de trozos del manto paleozóiíio asoma en tres zonas más o menos pa- 
ralelas. 

La primera zona oriental está formada por el cristalogranito de dos 
micas, que compone la cadena Chilecito-Paiinán de muj^ poco ancho 
(en parte no mayor de un kilómetro), situada entre la sierra de Velas- 
co y el Famatina. Este contrafuerte pertenece orogénicamente a esta 
sierra, siendo ligado geológicamente con la primera por el cristalo- 
granito. 

El cristalog'ranito, en muchas partes bien distinguible en bancos, 
contiene las dos micas, pero predomina Biotita. Ortoclasa en crista- 
les grandes produce la iuipresión de una estructura porfírica. Además 
le componen : cuarzo, oligoclasa-andesina, microclina, apatita, zirco- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAMATINA 169 

no, pirita de hierro, magnetita, etc. Filones de pegmatita y de cuarzo 
coij. turmalina le cruzan, pero parecen ser escasos. 

En Aguadita (entre Los Ángulos y Famatina) han sido observados 
diorita y aplita. Es de sujioner que estas rocas tienen mayor propa- 
gación, pero el cristalogranito predomina en absoluto. 

Lampróíiro se encuentra en la quebrada de Las Papas (Los Án- 
gulos). 

En el cristalogranito (especialmente trente al pueblo Famatina) se 
destacan bancos obscuros de una roca parecida a roca córnea esquis- 
tosa, representando cristalogranito machacado y molido (Phahlschie- 
fer, Mylonita). 

Además se hallan en el granito manchones obscuros biotítico-cuar- 
cíferos de esquistos reabsorbidos. 

Inyección de granito y reabsorción de esquistos han sido constata- 
dos además en la quebrada Yivanco (Los Eamblones) en forma de 
roca gneisica. 

Esta zona de cristalogranito es una de las más caracterizadas de 
intrusió]]. 

Su transición en el granito biotítico al poniente es evidente. 

En la quebrada de Chañarmullo (Los Ángulos), lado austral, hay 
una faja de granito brechiforme, jíroducto mecánico de una disloca- 
ción (continuación de una falla !). 

La >ie(fuiida zona está representada por el macizo Xuuorco, cuya 
roca se acerca ora a la Sienita cuarcífera ora a la Diorita cuarcífera 
(en parte con lampróíiro). Pasa en transición en granito biotítico. 
Como tal (muy cataclásico), compone la cumbre Agua Xegra tanto a 
su lado oriental (quebrada del Salto) como occidental (Las Juntas, 
Agua Xegra). También en esa zona se encuentran zonas (filones !) de 
diorita cuarcífera. 

En inmediato contacto con la roca del Nuiíorco (quebrada del Molle) 
queda una zona de roca córnea con inyecciones graníticas y en tran- 
sición, a la cual siguen al naciente fllitas ya tratados arriba. 

La intrusión en el manto paleozoico se manifiesta además en in- 
mediata cercanía del macizo en la región de la cuesta de Santa Rosa 
y de la cueva de Xoruña en forma de filones de granito pegmatítico 
(ortoclasa, oligoclasa, anflbol verde, cuarzo, titanita, etc.) en transi- 
ción en granófiro (con los mismos componentes) y en i)órfldo cuarcí- 



170 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

fero. El granito biotítico de la quebrada de Angaco-Totoral (cuarzo, 
ortoclasa, oligoclasa-andesina, biotita, anfibol, etc.) está atravesado 
por filones de alsbacliita y de i3Órfldo cuarcífero de pez. 

En la continuación septentrional del Nuñorco asoma entre Duraz- 
no y la cuesta de los Berros un pequeño macizo de granito biotítico 
algo gneisico debido a una fuerte presión. 

Al naciente del JS^uuorco se destaca entre filitas al poniente y aca- 
rreo pleistocénico y aluvial al naciente una faja ancha de aplita, co- 
lorada o blanca, compuesta de ortoclasa, cuarzo, microclina y albita- 
oligoclasa o con predominancia de cuarzo. En una quebrada (lado 
oriental) del cerro Carrizal granito biotítico está atravesado por pór- 
fido ciiarcífero que pasa por un salbanda de granito porfírico al gra- 
nito ; muy cercano a este x)uuto se encuentra un filón de lamprófiro. 

En toda la región que sigue al poniente del cerro Carrizal y del 
^ísuñorco, ocupada por filitas y rocas córneas, abundan filones como 
parece todos interestratificados de aplita cuyo magma se ha solidifi- 
cado cerca de la superficie sin haber llegado a formar iJÓrfido cuarcí- 
fero, si bien algunas aplitas porfíricas se acercan a él. La masa de 
fondo tiene en parte una estructura microgranítica o micropegma- 
títica (granofiros). Algunas aplitas (quebrada Encrucijada) tienen 
vista de helleflinta. 

Inclusión de filitas o rocas corneas en aplitas es muy común. 

La tercera zona abarca la sierra encumbrada con sus contrafuertes 
occidentales. 

Las muestras de rocas de aquélla están recogidas en los lechos de 
los arroyos que en ella nacen, desde el río Achavil hasta el IsTegro 
Overo (Los Bayitos). Son granitos, granito- diorit as, y, como parece, 
con predominancia aplitas. 

Un papel de importancia tienen dioritas cuarzosas y gabbro anfibó- 
lico, además lami)rófiros en parte en transición en diorita. Islas de 
rocas córneas acompañan las rocas. 

G-ranito parece predominar desde el cerro de la Mejicana hasta la 
cuesta de Cosme, a lo menos en los faldeos orientales y occiden- 
tales, pero no faltan nunca las otras rocas arriba enumeradas, ante 
todo aplitas (en el Espino) como lamprófiros. Estos últimos, cruzando 
en filones delgados granito se i>resentan bien al estudio en el valle 
muy barrancos del río del Oro. En la cuesta de Cosme asoma pórfi- 



G. BODENBENDER : EL NEVADO DE FAM ATINA 171 

(lo cuarcífero con ai)lita porfírica, atravesados por lami)rofiros, pa- 
Síyido de aquí a la sierra de SaOogasta y de Vichigasta. 

Pórfido cuarcífero típico, escaso en comparación cou las rocas aplí- 
ticas en toda la falda oriental del Famatina, aparece, comprendien- 
do una zona anclia, en la pendiente occidental, pero no sabemos, si 
8u edad corresponde a los otros pórfidos. Desde el Tocino liacia el 
norte él compone los cerros más septentrionales del íTevado, desapa- 
reciendo debajo del jialeozoico del Mogote del Cajón. 

Hacia el sur sigue en el faldeo escarpado por lo menos hasta los 
afluentes del río de la Calera, perdiéndose en seguida a juzgar según 
la falta de rodados de él en los ríos. Rodados de toba de pórfido cuar- 
cífero se hallan en el lecho de aquel río. 

La existencia de estas tobas hace surgir más duda referente a la 
posible formación contemporánea a los otros pórfidos (compárese lo 
arriba dicho en cuanto a la edad de la metamorfosis del Siluriano y 
Cambriano en el resj)ectivo capítulo, pág. 139). 

Toda la pendiente más baja, inclusivamente los contrafuertes has- 
ta Villa Casteli están compuestos de granito biotítico el que pasa en 
la cuesta de Inca a la sierra de Eealitos y de Segovia. La continui- 
dad granítica es interrumpida solamente por un trecho en el porte- 
zuelo de Guaca-Chica por la aparición del Calchaqueño con el Supra- 
cretáceo y el Paganzo, más al sur en la región del río de la Calera 
por la interposición de una faja de esquistos paleozoicos metamorfo- 
seados y por el Paganzo en la región de Tambillos. La monotonía 
granítica cesa además localmente por filones de lamprofiros, aplita, 
pegmatita, rocas dioríticas e interposiciones de poca extensión de 
esquistos cristalinos, probablemente esquistos paleozoicos reabsor- 
bidos. 

En el último contrafuerte de Villa Casteli, que forma la transición 
del Famatina en la sierra de Umango- Villa Unión se puede observar, 
como las rocas dioríticas pasan al granito (a veces algo esquistoso), 
pero que le atraviesan también en filones y que son cruzados por 
pegmatita. Las rocas dioríticas tienen en parte carácter lamprofírico 
(Beerbachita). 

Una zona exterior del macizo granito-diorítico del ííevado, en la 
región oriental de la Mejicana, está representada por « Los Bayos », 
compuestos de aplita porfírica y de pórfido cuarcífero. 



172 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Cuarzo secundario forma a menudo un cemento o reemplaza los 
feldespatos con impregnación de pirita de liierro, etc. 

La transformación es producida poruña acción termal, consecuencia 
de la erupción de dacita que cruza aquellas rocas. Por ser cubiertos 
los cerros de Los Bayos en su mayor parte por desmoronamiento y a 
causa de una alta descomposición (kaolinítica), de sus rocas, igual- 
mente producida j^or acción termal de Dacita, que muchas veces no 
permite una clasificación, los límites de aplita y de pórfido cuarcífe- 
ro, si existen, difícilmente dejan trazarse, quedando también reduci- 
da por las mismas razones la región, donde se puede constar con se- 
guridad Dacita. Sobre acción termal en Los Bayos véase el capítulo 
sobre yacimientos auríferos. 

Los lamprofiros ya varias veces citados, microscópicamente no 
distinguibles, son compuestos lo más de las veces de plagioclasa y 
anflbol (también augita o biotita) con i)irita de hierro, que casi nunca 
falta, hierro titanífero, etc., teniendo ellos casi siempre algo de estruc- 
tura porfírica y destacándose en masa ofítica de plagioclasa y de anfi- 
bol estos mismos minerales en cristales. En su mayor parte son algo 
metamorfoseados (feldespato en albita y epidota, anfibol en clorita, 
augita es uralitizada). 

Son Malchitas y Proterobas-Malchitas. En forma de Basalto lam- 
profiro se halla en granito en la cuesta de los Berros, en la parte de 
la estrechura, donde se encuentra el Paganzo, casi al lado de un 
filón de Malcliita. 

En su mayor liarte los lamprofiros han sido observados en grani- 
to, formando filones muy angostos, pero los hay también en aplita 
y en pórfido cuarcífero (Cuesta de Cosme). Filones dioríticos con sal- 
banda de lamprofiro han sido constatados en la sierra Kevada. Esca- 
sos parecen ser ellos dentro de fllitas (Las Escaleras y quebrada de 
Gredas). En el « Peñón Negro » (Las Gredas en el borde del río) lam- 
l)rofiro ha entrado en aplita j)orfírica y en pórfido cuarcífero, experi- 
mentado junto con ellos una estratificación, con lo que el pórfido se 
transformó en « Maisillo ». 

En otro lugar ya ha sido mencionado un filón interestratificado de 
una roca algo descompuesta en el Paganzo inferior de la cuesta de 
Los Berros, que es probablemente un proterobas. Tal vez también un 
proterobas (muy básico) ha sido una roca (estructura microofítica, 



G. BODENBENDEK : EL NEVADO DE FAMATINA 173 

con íeldespiito, muscovita, clorita, rutilo, turmalina) muy transforma- 
divla que se halla entre las estaciones 6 y 7 del cable carril en con- 
tacto con pórfido cuarcífero. 

Los llamados MaisiUos rocas parecidas al gneis « en ojos » son 
pórfidos cuarcíferos, aplitas porfíricas o granitos porfíricos dinamo- 
metamorfoseados, sin transformaciones químicas de alguna importan- 
cia. Por la inclusión de minerales metálicos (pirita de hierro, etc.)^los 
mineros del distrito del cerro Negro le han dado importancia la que no 
tienen, en cuanto á la formación de los filones platíferos, siendo su 
contenido metalífero probablemente secundario. Las rocas investiga- 
das proceden del cerro Negro, Yallecito (río del Oro), <[uebrada Las 
Gredas, Peñón Las Gredas, aquí con intrusión de lamprofiro) y de 
Aguadita (Paimán). 

Sobre la edad de la intrusión granito-diorítica me he extendido 
en el capítulo sobre el siluriano y cambriano (pág. 139). 

Resta decir que la intrusión de cuarzo en filitas es muy escasa ; ha 
sido observado solamente en la quebrada Totoral (cerca a esta pobla- 
ción) y cerca de « La Toffa», sobre el río del Oro. Igualmente escaso 
es pegmatita (quebrada del Salto en la [)endiente oriental, en los con- 
trafuertes del lado occidental). 

Trapp con olivina interestratificado entre filitas se encuentra, 
como ya he mencionado, en la quebrada de León (Corrales) ; Diorita 
igual mente interestratificada entre filitas hay sobre el río Volcancito. 

Por fin llamo la atención sobre un esquisto cristalino que según 
Hunecken (Gahhroschiefer en la obra citada) se encuentra en la cima 
<lel cerro Negro. 



2. Da cita y Andesita 

Los únicos puntos donde se observa andesita en filones es el río de 
Los Frailes (poco antes de su junta con el río Blanco), la región del 
Mogote río Blanco y Los Berros en la quebrada de la Encrucijada. 
Todos los demás filones constatados son dacita como los de : Mogote 
río Blanco, Portezuelo de la Caldera, La Aragonesa en el cerro de la 
Caldera, Portezuelo de los Illanes y Filo Azul de Los Bayos, tenien- 
do su mayor extensión en El Mogote río Blanco y en Filo Azul. 



174 BOLETÍN OE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

En forma de diorita cuarcífera se baila Dacita en la Caldera (mina 
Aragonesa) y entre las estaciones 6 y 7 del alambre carril. Sin duda 
habrá más filones de dacita (en el cerro de la Caldera) como de an- 
desita, también en la pendiente occidental. 

Dacita en el distrito de Los Bayos (Filo Azul) es metamorfoseada 
muchas veces por acción termal en kaolinita, etc. (véase yacimientos 
metalíferos, pág. 176 y 180). 

Propilitización se halla en el portezuelo de la Caldera y en el 
Mogote Eío Blanco. 

Sus relaciones con los yacimientos metalíferos, la participación de 
material dacítico y andesítico en la composición de los estratos cal- 
chaqueños y supracretáceos están tratados en los respectivos capítu- 
los, como también se han dilucidado la existencia de las principales 
líneas, sobre las que han tenido lugar las eruijciones. 

La edad de las erupciones abarca las épocas supracretácea y ter- 
ciaria, siendo la de las dacitas probablemente pliocénica. 

Una acción postvolcánica tardía que cae en tiemi30 diluvial se 
documenta en la formación de Geisir en Los Bayos (véase yacimien- 
tos metalíferos 1, 4°). 

IX 

LOS PRINCIPALES YACIMIENTOS METALÍFEROS 

En las siguientes líneas doy el carácter de los yacimientos metalí- 
feros, en cuanto a su parte mineralógica-geológica. Las agrupaciones 
coinciden más o menos con los distritos que los mineros distinguen y 
los que están señalados en el plano geológico (1). 

1. Yacimientos auríferos del distnto Bio Blanco y otros 

V En el primer lugar es la dacita con sus tobas que componen el 
Mogote Eío Blanco, los que por su contenido en pirita aurífera y en 

(1) Para detalles de carácter práctico compárese : Informe soire el estado de la 
minería en los distritos mineros del Famatina y de Giíandacol, -por Fahlo Yitcain; 
Anales del Ministerio de Agricultura, tomo V, 1, e Industria Minera y Metalúnjica 
de la provinoia de La Bioja, por Emilio Huneckeu, ya arriba citado. 



G. BODENBENDElt : EL NEVADO DE FAMATINA 175 

oro libre bau IbiiDiitlo desde mucbo tiempo el interéKS de los mineros. 
Pej^o también las areniscas supracretáceas o terciarias que rodean el 
cerro, son impregnadas localmente con pirita de hierro (y de cobre) o 
estos minerales forman una red muy irregular de filoncitos. 

La ganga está compuesta de carbonato de calcio y de baritina. Es- 
pato calizo, sin ser asociado de piritas, se halla especialmente al lado 
oriental del cerro, en filones en las areniscas. Aragonita asoma en 
la parte occidental del cerro. La dacita del cerro es propilitizada y se- 
gim el doctor Stieglitz completamente idéntica a la de Verespatak en 
Hungría. 

Actualmente no hay explotación de los yacimientos. 

2" No puede extrañarse, pues, que arenas, conglomerados, etc., ter- 
ciarios con interposición de tobas dacíticas (estratos calchaqueños) 
que tienen una gran propagación en esta región, así como también es- 
tratos diluviales son auríferos. Estos placeres han sido explotados 
antes tanto alrededor del Mogote Río Blanco, como en el valle del río 
Achavil (La Mariposa). 

Si podemos atribuir el contenido de oro por lo menos en parte a la 
dacita, no hay que generalizar esta proveniencia por no encontrarse 
el oro solamente en las tobas, sino también en arenas interpuestas o 
en estratos más modernos que estos terciarios. 

Además hay que tomar en cuenta la gran propagación de pirita de 
hierro que tienen, como ya he dicho en otro lugar, muchísimas rocas 
erui)tivas (pórfido, aplita, lamproflro, maisillo y también filitas y rocas 
córneas. Así es que lavaderos de oro se hallan también en otras re- 
giones, en las que su contenido en oro no puede ser referido directa- 
mente a la dacita o a sus tobas, como sucede en los lavaderos de 
Eodeito (quebrada Encrucijada), de Los Bayitos (Negro Overo), del 
río Agua Negra, de Guanchín. En Rodeito y en Los Bayitos el oro 
proviene tal vez de los conglomerados y de las brechas pleistocénicas 
ferruginosos ya mencionados. En cuanto a los del primer lugar la po- 
sibilidad de una relación con dacita existe, según veremos al tratar 
del yacimiento de Piedras Grandes. 

3° Sea mencionado aquí por sus indudables relaciones con la daci- 
ta del Mogote Eío Blanco un pequeño filón de galena que se halla en 
las areniscas supracretáceas del cerrito Blanco y los filoncitos de ba- 
ritina con espato caliza (verde) de la quebrada Colorada cerca a aquel 



176 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cerrito Blanco que cruzan los « estratos Famatinenses » del Crestón, 
cortados por la falla Famatina-Tinogasta. 

4° Debe encontrar aquí su lugar una breve descripción de un yaci 
miento en Piedras Grandes en la quebrada de la Mejicana al límite 
de los distritos mineros de Los Bayos y de la Mejicana, que sido ex- 
plotado por algún tiempo por su contenido en oro. 

Es un aglomerado de rodados de varias rocas, entre las que se co- 
noce dacita, roca felsítica (aplita!), cuarcita, etc., si bien son descom- 
puestas. El cemento forma un agregado de cuarzo sumamente fino, 
atravesado en partes por flloncitos de Ópalo o es de estructura porosa- 
esponjosa. Se trata de termas silíceas producto de una acción post- 
volcánica de dacita que han hecho la descomposición de las rocas y 
la sedimentación de « Greiserita». El yacimiento se ha formado en 
una grieta. Hunecken ya reconocía su carácter al decir « es una bre- 
cha de creación muy moderna ». 

Casi al frente de Piedras Grandes se halla en el filo Mejicana 
un filón de cuarzo con ijirita de hierro aurífero, tal vez del mismo 
origen. 

Formaciones del carácter de Las Piedras Grandes parecen hay más 
en Los Bayos. Así una brecha formada por pedazos de cuarcita (re- 
cogida cerca de la cueva de Pérez en el camino que sube al Portezue- 
lo Ancho) ha quedado, según la investigación microscópica del doctor 
Stieglitz, antes cementada por procedimientos termales, restando ca- 
vidades con paredes de cuarzo. Bajo el microscopio se destaca, en 
donde el feldespato ha sido diluido, un mineral en agujas, que no ha 
podido ser clasificado, no obstante que sus propiedades ópticas han 
sido tleterminables. 

La misma acción termal se manifiesta en las aplitas porfíricas de 
Los Bayos, habiendo sido transformados las inclusiones de feldespato 
en un agregado muy fino de cuarzo, casi amorfo. Estos seudomorfos 
incluyen una red de agujas de aquel mismo mineral. Hago mención 
de esto para futuras investigaciones, permitiéndome hacer presente 
que tal vez se trata de Enargita. 

5" Distrito El Oro, sobre las riveras del río del Oro : filones de 
cuarzo con hematita aurífera y de piritas auríferas y argentíferas. 

C* Ofir, en el distrito Mejicana o Ampallado : Filones de cuarzo 
con pirita aurífera. Hay también pirita de cobre. Faltan completa- 



G. BODKNBENDEU : EL NEVADO DE FAMATINA 177 

mente euargita y otros minerales de la Mejicana. Según relato de la 
ley en oro ha sido muy elevado. (Veáse más abajo « La Mejicana »). 



2. Yacimientos de minerales esencialmente de plata 

Distritos mineros : Cerro Negro (la mina más importante : Santo 
Domingo), La Caldera (mina Aragonesa), El Tigre (San Miguel). 

Filitas cuarzosas o rocas córneas, probablemente cambrianas supe- 
riores forman el componente principal de la región. 

Los ilíones en el Cerro Negro corren en mayor parte de noroeste a 
sudeste, correspondiendo al rumbo de los estratos, en La Caldera de 
poniente a naciente (más o menos). La caja, bien limitada, es muchas 
veces blanquecina (« panizo blanco ») o parduzca (« panizo bueno »). 
Su espesor es muy variable hasta cuatro metros, pero las más de las 
veces insignificante. 

La estructura es en masa y en capas, raras veces brechiforme. 

La ganga esta comjniesta esencialmente de carbcmato de hierro y de 
manganeso ; muy escaso es carbonato de calcio ; hay muy poco bari- 
tina en comparación con los carbonates, igualmente poco cuarzo, pa- 
reciendo éste aumentar en mayor hondura, con lo que se aumenta a 
la vez la galena y las piritas (?) 

Los minerales son: Plata nativa, Pirargirita, Proustita (Stefanita 
y Discrasita?), Argentita, Plata córnea. Blenda verde y pardo (mu- 
cho). Pirita de hierro y de cobre, Galena son escasos. Según Moisés 
Kantor (por carta) la concentración de minerales de plata hay en la 
cercanía de los cruceros cuarcíticos, siendo los filones con carbonato 
de hierro relativamente pobres en plata. Él se inclina á considerar 
estos últimos como anteriores y estériles. Compárese «Piedras Gran- 
des» (pág. 176) y «Los Bayos» (pág. 180) para una posible explica- 
ción de la supuesta formación argentífera posterior. 

Bajo « Metal paco » se entiende los carbonates al estado de des- 
composición (negra, parda) con plata nativa, cloruro de plata, etc. 
« Metal acerado » es la blenda con plata nativa finamente distribuida. 
La « Soroche » es blenda negra (en Peru-Galena facetada). 

Sobre la formación de plata veáse el trabajo del autor: Laforma- 

T. XXI 11" 



178 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DTÍ CIENCIAS 

ción de plata metálica en la Famatina en Boletín de la Academia nacio- 
nal de Córdoba, tomo XIX. 

La roca madre de los filones no .puede ser otra que dacita, siendo 
excluidas las aplitas y los pórfidos (en parte en forma de maisillo) 
por ser cortados ellos por algunos filones. 

Dacita propilitizada se encuentra en el portezuelo de la Caldera 
(arriba de los socavones) y en forma de diorita cuarcífera en inmedia- 
ta cercanía de los filones de La Aragonesa. Esta misma roca asoma 
también entre las estaciones 4 y 5 y entre las (J y 7 del cablecarril, 
entrando los filones del último lugar en el cerro Negro. 

La dacita en el portezuelo de Illanes une la región del Filo Azul 
(veáse abajo Los Bayos) con la de la Caldera. 

Todo hace suponer la existencia de una línea de ruptura que coin- 
cide, tomando en consideración ramificaciones, más o menos con la 
dirección de la quebrada de la Encrucijada, y esta línea tiene su 
rumbo hacia el Mogote (dacítico) Río Blanco. 

Los filones de este tipo, tan distintos en su carácter mineralógico 
de los de Los Bayos y de la Mejicana no parecen tener ninguna 
relación con estos. Sin embargo tal vez no representan más que 
una facies. Desgraciadamente datos seguros sobre la composición 
de los filones en hondura no existen, si bien, según los mineros ase- 
guran, se manifiesta nn cambio, como ya he dicho, consistente en 
incremento de cuarzo, galena y piritas. Una averiguación relativa es 
hoy día absolutamente imposible, dado el estado de las minas casi 
todas abandonadas y en mayor parte inaccesibles, no prestándose 
ellas ni para un estudio en las proximidades de la superficie. 

La existencia de minerales de plata en poca hondura en los filones 
en La Mejicana hablarían a favor de aquella hii^ótesis. 

Un puesto intermediario entre los filones de Los Bajaos o de La 
Mejicana y los filones argentíferos ocupa tal vez el filón de la mina 
Irlandesa (veáse abajo) y algunos del distrito del Tigre, que se alejan 
en composición de los filones del cerro Xegro. 



G. BODENBENDKR : EL NEVADO DE FAMATINA 179 

3t Yacimientos de minerale.s esencialmente cupríferos (con oro y plata) 

1" JJistrito minero de la Mejicana, el más iiuportante de todo el 
Famatina y uno de los más altos de todo el mundo. Entre las minas : 
Compañía, Verdiona, Mellizos, Anduesa, Placilla, Esperanza y otros 
más son Upulongos y San Pedro los más importantes. Las minas del 
Santo Tomás de Espino son las más viejas. 

Enargita, Famatiuita, Bornita, Chalcosina (?), riritai de liierro, y 
de cobre son los principales minerales. 

Mny escasos son Galena y Blenda. « Bronce negro » es una mez- 
cla de sulfaros, arseniuros y antimoniuros. « Polverilla », masa terro- 
sa o arenosa es una mezcla de minerales, rica en plata y en oro, al 
estado de descomposición. Asociado a minerales en descomposición 
hay azufre (antes mucho en San Pedro). 

La ganga esta formada por cuarzo y baritina, además se halla, cuar- 
zo córneo y substancia kaolinitica (parecida a Steinmak), tal vez del 
mismo origen que la de Los Bayos. 

Según relato, en primera hondura hubo mucha plata y oro nativo, 
cloruro de plata y rosicler en algunas vetas (Verdiona etc.), en se- 
gunda (20 m.) predominaba p]nargita, aumentando más abajo el conte- 
nido en pirita de cobre y de hierro con ganga de cuarzo. 

En los años 1880-1800 la ley dio: 15-25 por ciento cobre, 0,0025 
oro y 0,0G por ciento plata ; hoy día el cobre se ha disminuido a 1 por 
ciento y aun menos. 

El espesor de los filones alcanza hasta I"", con marcados límites 
hacia las cajas («panizo blanco»). La estructura es por lo común en 
capas, más raros en « anillos » o brechiforme. Las cajas están forma- 
das por esquistos metamorfoseados silurianos inferiores o cambrianos 
superiores. Según los mineros, los filones entran en parte en hondura 
en una roca porfírica (pórfido o dacita?). El rumbo de los filones varía 
mucho. 

En su inmediata cercanía se levanta el macizo granito-diorítico de 
la sierra nevada con aplita y lamprofiros ; al naciente limita directa- 
mente con el siguiente distrito de Los Bayos. 

A la misma región de la Meiicana pertenece el distrito de Ampa- 
llado con filones de cuarzo, baritina, pirita de cobre y de hierro, gale 



180 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

na, blenda en esquistos metainorfoseados por aplita porfírica. Nota- 
ble es que carbonato de hierro y de manganeso se asocia a la ganga. 
En primera hondura hubo cloruro de plata y argentita. 

La mina Ofir en inmediata cercanía está caracterizada por cuarzo 
cavernoso con oro libre y con i)iritas auríferas. 

Como salbanda se halla a un lado « toftb >> (kaolina) y el granito en 
su contacto es descompuesto. La composición en general hace supo- 
ner la misma génesis que tienen las vetas de Los Bayos. 

2. Distrito de Los Bayos. (La Quina más importante es San Pedro). — 
Los minerales son los mismos que en el distrito de la M^icana, pero 
se asocia cobre gris — entre las muestras revisadas no he podido cons- 
tatarle — al cual atribuyen la mayor ley en plata en comparación con 
la Mejicana. Según afirmación de mineros hubo cobre gris antes tam- 
bién en este distrito. 

Baritina, cuarzo, « toifo » (kaolina), forma la ganga. 

Los filones son muy irregulares en rocas en su mayor parte des- 
compuestas. Como tales están constatadas pórfido cuarcífero y ai^lita 
atravesadas ])or dacita y metamorfoseadas junto con la última por 
acción termal silícea. 

Sin duda ha sido producido por dacita, que sale en el Filo Azul, un 
filón de carbonato de hierro y de manganeso (descompuesto en la su- 
perficie en óxido de manganeso) con inclusión de trozos de pórfido 
cuarcífero que se encuentra en el portezuelo Azul. El pórfido cuarcí- 
fero, en el cual aparece, es descompuesto, pero parcialmente siliciíi- 
catado con impregnación de pirita de hierro, debido igualmente a una 
acción termal. 

Los Bayos y la Mejicana con el AmpoUada-Ofir forman sin duda 
una unidad. La investigación principal debe concentrarse al primer 
distrito y debe coiiwsistir, ante todo en una investigación microscópica 
de la dacita, y del pórfido cuarcífero y aj)lita sobre muchas muestras 
de las rocas de la cercanía de las vetas, la que será dificultada por el 
alto grado de la descomposición de ellas. 

Geológicamente hay que tomar en cuenta la existencia de dos lí- 
neas tectónicas : 

La una está representada en la parte septentrional del Famatina 
por la falla Famatina-Tinogasta (en parte a lo largo del valle del río 
Blanco), que sigue, hacia sur (valle del río Achavil superior con el del 



G. BODENBENDEK : EL NEVADO DE FAMATIXA 181 

río del Marco) al pie de la sierra Alta. La otra pasa por la quebrada 
deja Encrucijada y el portezuelo de la Caldera, saliendo en ella da- 
cita y andesita y quedando en su extremo septentrional la dacita del 
Mogote Eío Blanco. En el cruzamiento de las dos, más o menos o 
por medio de ramificaciones, como existe entre la Caldera y el Filo 
Azul (Los Bayos) por la dacita que aparece en el portezuelo de Illa- 
nes, están situados los referidos distritos de Los Bayos, La Mejicana 
con El Ampallado y además los argentíferos : La Caldera, el Cerro 
jSTegTo y El Tigre, i)ues todos los i)rincipales filones metalíferos del 
Fama ti na. 

Ahora, hallándose estas líneas tectónicas en conexión con erupcio- 
nes dacíticas y andesíticas, la formación de todos los filones por me- 
dio de ellas es muy probable, como es segura en cuanto a los yaci- 
mientos argentíferos y de algunos auríferos. Sin embargo, supuesta 
la comprobación de tal concepto, siempre quedaría á averiguar, si la 
intrusión granitodiorítica no ha tenido primariamente un papel rela- 
tivo a una concentración metalífera. Tales ideas surgen al considerar 
«pie rocas de intrusión como aplitas, pórfidos cnarcíferos, lami)rofiros, 
contienen piritas y si bien su procedencia, como en general se supone, 
es tal vez secundaria (por impregnación), seguro es que los lamprofl- 
ros han traído substancias metalíferas, lo que es constatado microscó- 
picamente por lo menos en algunos casos (cuesta de Cosme). En par- 
ticular nacen tales reflexiones ante el yacimiento del portezuelo de 
Santa Eosa, explotado en la mina San Juan y de otros filones al sur 
de ella en la pendiente oriental del Famatina. Son filones de cuarzo 
con pirita de cobre y de hierro que se hallan en la zona de contacto de 
rocas córneas y de filitas con el macizo granito-sienítico o diorítico 
del iS^uñorco. Eocas dioríticas y lamprofiros abundan en esta región, 
en inmediata cercanía de los filones, mientras andesitas ó dacitas no 
han sido observados, o quedan bastante distante (Los Berros), 

Se ve, pues, que estamos todavía lejos de una resolución definitiva 
de estos complicados j>roblemas geológicos de nuestra región, aunque 
esto no puede extrañar, dados el carácter preliminar de las investi- 
gaciones y las casi insalvables dificultades las que se oponen en ge- 
neral a su estudio. 



182 ■ BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



Otros ya c im ¡citoH 

1 " Cobre nativo, cuprita en el cerro Morado, al snr del Eincón del 
Tigre. Según Huneckeu se encuentran en «toffo» (kaolina); 

2" Magnetita se halla en el cerro Negro (según Hunecken) entre la 
Viuda y el j)ortezuelo de San Andrés, como también entre La Lareta 
y Santo Domingo. Es probablemente producido por metamorfosis de 
carbonato de hierro; 

3° Veta de cuarzo con galena en granito, en pendiente oriental, río 
Achavil superior. Dicen que hay galena también en La Rinconada 
(Paimán) ; 

4° Cuarzo en intrusión en filitas. Las Higueras, Río del Oro. Explo- 
tado para la fundición en Santa Florentina; 

5° « Toffo >>. es decir, kaolina, producido por descomposición de 
ladrillos granito, en lugar « La Toffa », Río d^l Oro. De ninguna im- 
])ortancia. 

6" Areniscas cuarcíticas blancas de la Rinconada del Paimán, usa- 
das en tiemj)os atrás como material refractario del Paimán (ladri- 
llos del Paimán) en los hornos metalúrgicos; 

7° Mármol en filitas: Quebrada Totoral. Explotado para la fundi- 
ción en Santa Florentina, ün yacimiento de poco espesor hay ade- 
más en la quebrada del Salto en «Salto» mismo, cerca de la mina 
San Juan ; 

8° Yeso perteneciendo al piso de los estratos famatinenses en « La 
Yesera», río de la Hoyada. Es muy difícilmente accesible para una 
explotación; 

9° Finalmente hago mención de los esquistos carboníferos seña- 
lados en este trabajo por la importancia que se les dan, pero la que 
no tienen tomándolos como depósitos de carbón. 



FOLKLOKE ARGENTINO (1) 

IV 

LA nOTA DE POTIU) 

Pou ROBEKT LEHMA?sN-NlTSCHE 



« El gaucho se va... los nnv recojan piüdci-sn- 
luente 8U8 últimos suspiro», tieueii ilericlio a la 
simpatía y al renombre. » 

(Jl'AX r.\KLOs Gó.MEZ eii el pre- 
facio al Fausto, de Estanis- 
lao del Campo, editio princeps, 
Bueuo.s Aires, ISOfi.) 



A Martiniaiio Leijuizami'm. 



INTRODUCCIÓN Y DEFINICIÓN 



una de las ])reiulas más interesantes del traje gaucliesco es la lla- 
mada bota de potro. La importancia de esta pieza y el gran acopio 
de datos que liemos jjodido reunir sobre ella, hizo indispensable de- 
dicarle un trabajo especial, proceder análogo al que fué seguido en 
la tercera monografía de nuestras series folklóricas. Contienen, pues, 
la anterior y la presente, además del tema especial indicado por el 
título respectivo, estudios sistemáticos sobre el traje popular de la 
Argentina. Como los materiales sobre el sombrero y el calzado su- 
peraban, en forma desproporcionada todo lo demás, parecióme más 

(1) Del autor : Folklore argentino. I. Adivinanzas ríoplatenses. Biblioteca Centena- 



184 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

conveniente dividir las investigaciones sobre la indumentaria criolla 
en las dos secciones citadas, que se complementan mutuamente. 

El calzado rústico, tema de la presente monografía, se llama «bota 
de jjotro » de cuyo cuero crudo es hecho. Antiguamente, y de vez en 
cuando hoy en día, se hace de cuero bovino, generalmente de una vaca; 
en tal caso, llámase el calzado « bota de vaca » ; dicen los gauchos 
que esta última clase es más resistente. A causa del uso ca.si exclu- 
sivo de cuero equino, « bota de potro » ha llegado a ser término co- 
rriente que ya no hace pensar en el material empleado, sino en el 
tipo; por consiguiente, aun en el caso de que se haya tomado cuero 
de otra clase de animales (lo «pie por excepción sucede), hablase de 
<' botitas de potro, de cuero de gato », para citar un caso concreto (1). 

« Bota » se llama el cuero de la región de la extremidad posterior, 
con preferencia de animales caballares y bovinos, que corresponde al 
muslo (2) y se extiende hasta el garrón (véase la figura 1). Es im- 
portante dejar constancia de este significado déla voz «bota» que 
falta en todos los diccionarios, aun de los argentinismos, pero que 
corre en la campaña argentina donde hemos buscado nuestras infor- 
maciones. En acepción segunda, « bota » significa también el calzado 
rústico hecho de la izarte recién determinada del cuero. El modo de 
hacerlo es bastante sencillo. Después de los correspondientes cortes 
transversales, el cuero es sacado desde el muslo hacia abajo, dándolo 
vuelta al mismo tiempo. Obtiénese así un tubo de cuero, con el pelo 
])ara adentro y la superficie intersticial para afuera, tubo con dos en- 
tradas, una muy ancha, que corresponde a la región del muslo, y otra 
angostita que corresponde a la de la caña ; el eje de este tubo pre- 
senta un ángulo obtuso, conforme a la región del garrón. 



ría, tomo VI, 496 páginas. Buenos Aires, 1911 ; I (resumen). Adivinanzas ríopla- 
tenses. Boletín de la Academia nacional de ciencias de Córdoba. XX, 362-368, 1915; 
II. El retajo, ibidem, XX, 151-234, 1915 ; III. El cliamheryu, ibidem, XXI, 1-93, 
1915. 

(1) Mansilla, Una excursión a los indios Banqueles, II, página 246. Biblioteca 
de La Nación, volumen 198. Buenos Aires, 1905. 

(2) Al marcar un animal se tiene cuidado de que el hierro candente no se co- 
loque demasiado bajo sobre la piel del muslo izquierdo (sitio de marcación); las 
consiguientes cicatrizaciones, dejan el cuero feo y poco adecuado para calzado. 
En las yerras campestres, óyese de vez en cuando la voz de un peón dirigida al 
otro cuyo trabajo consiste en poner el hierro : « ¡ Cuidado con la bota! ». 



K. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 



185 



Es indispensable iiliora, en todo caso, limpiar la sui)eríicie intersti- 
cial del cuero, de los restos de la musculatura, de los fragmentos del 
tejido adiposo, acción que se ejercita con el cuchillo y que se llama 
descarnar (1). Sólo la parte posterior de la caña, que va desde el ga. 
rrón bacia abajo (véase la figura 1, h-c) y donde debe descansar 
la planta del pie Inimano, queda con todo el tejido tendinoso, muscu- 





Fig. 1. — Extreiiiiilad po.steiior de un caballo y pieiua luuuana : la parte del 
cuero eqiiiuo ([iie va desde o para abajo, se llama «bota»; ¡se la calza de 
tal modo ijue « correspoude a «, ¿< a 6 y c a c. 



lar, etc., tejido que desde luego refuerza el cuero y representa una 
especie de suela natural. Acto seguido, se remanga el tubo de cuero 
para que el i^elo vuelva a ocupar el costado externo ; el pelo, algunas 
veces, es dejado íntegro, pero generalmente se lo raspa con un cu- 
chillo bien afilado, acción que se llama lonjear (2). 



(1) Esta palabra, en este sentido, falta eu los diccionarios. 

(2) Lonjear, « hacer lonjas, descarnando nn cuero y raspándole el pelo, sin 
levantar la piel, como quien afeita » ; lonja, « cuero descarnado y sin pelo » 

T. XXI 12 



186 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Una vez calzada la bota eii estado fresco y liúmedo, se la deja so- 
bre el pie hasta que se haya amoldado a la forma de éste y hasta que 
se haya secado en algo, lo que se consigue en pocos días; Después 
se la saca para someterla a la operación de sobar ; de lo contrario, 
se ajustaría tan fuerte a la piel humana, que no podría ser sacada 
sin lastimarla ; el pie sufriría enormemente por este modo de em- 
botar. 

Distintos son los procedimientos para ablandar y suavizar el cuero 
crudo y para ensanchar la región de la caña : generalmente se ponen 
las botas unos cuantos días en agua, o se las entierra a poca i^rofun- 
didad en el suelo húmedo, también por algunos días. En el caso, de 
que no se haya sacado aún el pelo, puede hacerse esto ahora, si se 
quiere; esta vez se procede según la técnica general usada en la 
campaña al lonjear los cueros : se echa ceniza sobre el pelo y con un 
pedazo de madera o caña cuya extremidad termina en un plano,' ancho 
y cortante al estilo de un formón, se raspan los pelos, siguiéndola di 
rección de ellos. Viene ahora la ijarte más trabajosa de la preparación 
que consiste en agarrar las botas con ambas manos y refregar, frotar, 
estregar y estirar sección por sección; esta operación llamada sobar (1) 
hace cansar bien pronto las manos y es menester repetirla durante 
varios días; también hay que sobar las botas cuando no se las haya 
usado un tieuíijo, o después de habérselas mojado en la lluvia, en el 
barro, etc. Según experiencia propia, es el « pliegue » ó sea la parte 
anterior del corvejón que mucho se restringe por la humedad y aprie- 
ta sobre el empeine del pie humano (véase más adelante). En Santia- 
go del Estero, los campesinos para ablandar el cuero, además de so- 
barlo, lo colocan sobre un palo de madera y lo golpean, con otro 

(Granada, Vocnhidario rioplatense razonado, 2^ edición, página 260. Montevideo, 
1890). 

Lonjear, «hacer lonjas nn cuero» (Gakzón, Diccionario argentino, página 285. 
Barcelona, 1910). 

Lonjear, « hacer lonjas, descarnando nn cuero fresco y raspándole el pelo » ; 
lonja, « cuero cuidadosamente descarnado y sin pelo » (Segovia, Diccionario de 
argentinismos, neologismos y barharismos, página 436. Buenos Aires, 1912). 

La voz lonjear tiene también aceiJcion metafórica en sentido de lastimar, arrui- 
nar, etc. 

(1) Sobar, « restregar fuertemente un tiento, cuero u otra cosa semejante para 
que se ablande o suavice » (Garzón, obra citada, página 452). 



R. I.KHMAXN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 



187 



palo, operación llamada allá macetear (1), técnica desconocida en 
otj'as partes del país. En algunas partes, cuando las botas se han 
mojado, se las unta con grasa sin sal y después se las soba. 

Preparada así la bota se la calza de tal modo, que su entrada gran- 
de llegue basta la rodilla y el talón liumano queipa justamente en el 




Fií 



Bota (le ixitrii, de cuero de vaca usada por el autor 



i^orvejón. La entrada pequeña de la bota, muchas veces queda abierta 
y llega sólo hasta la base de los dedos que quedan al descubierto. 
Esto debe resultar de varias circunstancias : la región metatarsal 
de la bota, muchas veces es muy estrecha, ante todo cuando el cuero 



(1) Esta voz se halla eu el Xovíshno diccionario de la lengua castellana, París, 
1886, con la explicaciíju siguieute : « Eu las tenerías dar con niazos a las i>iele.s 
para que se estireu ». Eu este sentido corre tambiéu en la campaña argentina. 



188 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

es de un animal de raza retinada, y aprieta al pie liumano, no obstan- 
te de niuclio sobar, justamente en la articulación nietatarso-falan- 
geal; o esta última articulación, en el pie humano, es ancha y gruesa 
y no cabe bien en la parte correspondiente del calzado; además hay 
que tomar en consideración que estando los dedos desnudos, fácil- 
mente pueden agarrar los estribos cuando se anda a caballo; los do- 
madores, por consiguiente, prefieren esta clase de botas. Los estri- 
bos gauchescos, tienen un área muy pequeña donde apenas cabe 
la pnnta del pie, y en algunos casos, sólo el dedo grande ; individuos 
pobres que no tienen estribos, ponen el dedo gordo en el lazo de 
la estribera, hecha de un tiento de cuero crudo; o fijan el cuero 
que reemplaza la estribera y termina en un nudo, entre el dedo gor- 
do y el segundo dedo del pie, inmediatamente encima de este nu- 
do. Este tipo de bota se llama l>ota de medio x)ie. Para el tipo más 
refinado, se arreglan los pliegues de la entrada pequeña y se la en- 
vuelve bien con un tiento; o para proceder con todo esmero, se cie- 
rra la entrada con una costura de lonjas. 

La entrada ancha de la bota llega, como fué dicho, hasta la rodilla 
o encima de ella; como forma un embudo ancho, de poca resistencia, 
es menester atarlo abajo de la rodilla con una liga ; esta liga, general- 
mente, es un simple tiento de cuero crudo que también se llama correan 
o pegual. Ambas voces son españolas ; correan, además de la acepción 
recién indicada que falta en los diccionarios, significa una pieza de 
la montura, una « correa de unos 87 centímetros de largo y 3 de ancho, 
que estando sujeta a una de las argollas de la encimera, se ha de pa- 
sar por la argolla de la barriguera para ceñir la montura » (1) ; peguaJ, 
en el sentido de liga para la bota de potro, tampoco está en los voca- 
bularios que lo describen, de manera distinta, como cierta pieza de 
recado (2); en Chile , donde se escribe peliual, significa a la sobre- 
cincha y Leiiz ha indicado la voz pedióla, del latín vulgar, como ori- 
gen de ^íc/ma? (3). Para el traje dominguero, la liga para ajustar la 

(1) Skgovia, obra citada, pág-inas 413-414. 

(2) Garzón, obra citada, página 336; Segovia, obra citada, páginas 414-445 ; 
este autor escribe pegual y uo pelinal. 

(3) Lenz, Los elementos indios del castellano de Chile. Diccionario etimolójico de 
las voces chilenas derivadas de Icnfiiias indígenas americanas, página 568. Santiago 
de Chile, 1904. 



K. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA I>E l'OTKO 



1,S9 



variaciones 



según 



bota, es liecha artísticamente por mano femenina, de hilo de diferen- 
tes- colores, en el ejemplar que representamos, de amarillo y verde, ter- 
minando cada extremidad en cuatro borlas que deben colgar del cos- 
tado anterior de la región sub- 
rodillar (véase figuras 4 y 34) (1 ). 

Para que la bota tenga un co; 
lor uniforme y blanquizco, se 
prefieren animales cuyo pelo es 
blanco en aquellas regiones que 
sirven para el calzado en cues- 
ti(')ii; la diferencia, en realidad, 
es notable y aquella bota mu- 
cho más linda. 

Nosotroá mismos, al usar la 
bota de potro, hemos notado la 
estrechez del rústico calzado en 
la región del empeine; y no pue- 
de ser de otro modo, puesto que 
el ángulo formado por i)ierna y 
caña en el animal, es distinto 
del ángulo formado por pierna 
y pie en el hombre; en el caballo 
por ejemplo, presenta grandes 



el garrón, 
«derecho» o «acodado», co- 
mo se dice en zootecnia; en el 
primer caso, pierna y caña for- 
man un ángulo de más o menos 
175°; en el segundo, de 140° 
aproximadamente, siendo insig- 
niñcante la flexión al moverse el 
animal. Es de observar, al mismo 

tiemi)o, que corvejón derecho y caña delgada, son caracteres de raza 
fina cuyos representantes, por seguro, no abundan para proveer a un 
campesino con calzado; eran los caballos ordinarios, de garrón acoda- 



Fig. 3. — iji^ia para sujcrnr la bota, tejida a 
gauchito. Mide 109 luiliiiietros eu su largu- 
ra total, y 86 sin las borlas; la auchura es 
;le 3 centímetros. Se la ajusta debajo de la 
rodilla de tal modo, que las borlas pendeu 
del lado anterior. Procede de la provincia de 
Sau Luis. (Propiedad del autor.) 



(1) El historiador López describe a iiu lechuguino de la época de la independen- 



190 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

do y caña gruesa, caracteres a preferir jiara dar una bota; pero aun así, 
desde aquellos 140° que forman piernay cana del animal liasta los 100°, 
respectivamente 55° que forma la pierna humana con el pie (extremos 
entre la extensión y la flexión completa), hay una distancia grande. Al 
caminar pues una persona con la bota de potro, lia de flexionarse el 
cuero de ésta más de lo que sucede cuando formaba parte de la extre- 
midad posterior del equino; se entiende que por tal superflexión, se 
producen pliegues transversales que bastante aprietan en el emi)eine 
de uno, y un refrán popular (véase más adelante) da cuenta del ma- 
lestar consiguiente. Para salvar en algo tal inconveniencia, de vez 
^en cuando los gauchos de la Argentina abren la bota con un corte 
longitudinal en la región del empeine; hacen con una alesna, a ambos 
lados del corte, i)equeñas i^erforaciones y pasan por ellas un tientito 
de cuero crudo con el cual pueden ajustar, segiin el gusto individual, 
la bota sobre el empeine. Xo he oído que hayan otros métodos de 
acomodar la bota al pie. Otras personas me han comunicado que no 
es práctico abrir la bota a lo largo del empeine, pues entonces puede 
entrar fácilmente el agua. Para reforzar la suela, en algunos casos 
(sur de la provincia de Buenos Aires) se ha cosido abajo una planti- 
lla, también de cuero crudo. 

La bota es un calzado de poca duración; llevándola como cualquier 
otro calzado, se gasta en pocos meses; necesita, además, un cuidado 
continuo que consiste en la ya descripta acción de sobar. Sólo en los 
casos que la usen los esquiladores durante sus faenas, la bota por el 
continuo contacto con la lana grasosa de las ovejas, se pone blan- 
da como un guante de cal)ritilla. Además, separando de un cuero 
entero las botas, éste ya no es completo y su valor comercial es des- 
proporcionadamente reducido. En muchos casos, se ha matado a los 

cía, el general Francisco Ramírez, fundador de la « Repiíblica de Entre Ríos », co- 
mo sigue : «Cualquiera que lo hubiese visto vestido con la bombacha turquí que era 
de uso general en su pago, prendida al cuerpo por un cinto de cuero curtido y en- 
jaezado con variedad de monedas de oro y de plata, y ligada bajo la rodilla con 
la vistosa trenza de las botas de potro ; sin más sobrepuesto en el busto que el 
chaleco abierto y la blanca camisa trasparentando el ancho y velludo jjecho ; con 
el parduzco chambergo encajado en pañuelos flotantes de vivísimos colores, se 
hubiera, figurado tener por dehiute un capitiíu de bachibit sitien salido de las ori- 
llas del Oxus o de algún otro río de Turquestáu» (López, Historia arf/entina, VII' 
página 473. Bueuos Aires, nueva edición, sin fecha). 



K. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 191 

auimales sólo con el üu de sacarles las botas, abandonando el resto 
del cuerpo con carne y cuero. Se explica, pues, que el Cabildo de" 
Montevideo, en 1785, prohibió el uso de la bota de vaca (véase página 
193 y sig-.); parece que en la antigüedad, tanto el ganado bovino como 
yeguarizo fué sacriücado de modo igual para proporcionar a la gente 
campesina aquel abrigo primitivo para pie y pierna. Hoy en día, en 
la Argentina, el potro es ])roveedor casi exclusivo para la citada in- 
dumentaria gauchesca. 

La bota de vaca es usada, siempre que se pueda, por persoims de 
talla alta, pues basta un vistazo para convencerse que la correspon- 
diente extremidad del bovino es de maj'or diámetro y que su cuero 
puede albergar el pie grande de una persona alta, con más facilidad 
que el cuero correspondiente de un equino. La bota de vaca se dis- 
tingue i>ara el experto en materias de esta índole, por su mayor es- 
pesor y su substancia esponjosa; es mejor que la bota <le potro, que 
nunca puede volverse tan blanda y suave como aquélla y cuya con- 
servación en buen estado (sobar, etc.) cuesta mucho más trabajo. 
Distintivo infalible i)ara la bota de potro es el esijejuelo o la castaña, 
aquella i)laca córnea situada en la parte superior, externa y algo pos- 
terior de la caña llamada « pesuña » en la campaña mendocina. « Es- 
tas son botas de potro, ¿,no ve la i)esuña? », contestó un paisano a las 
l)reguntas curiosas de un extranjero. En la bota usada como calzado, 
la castaña llega a quedar casi en el medio de la bóveda del pie. 

El estado social o financiero de un campesino no influye, parece, en 
el elegir entre bota de potro o bota de vaca ; esto dependerá de la ca- 
sualidad. En lo que no se usa la bota de novillos, toros o bueyes, dé- 
bese al hecho que los animales machos o capados se venden pronto 
para el mercado de la ciudad, quedando en el campo, i)ara la repro- 
ducción, las terneras y vacas. 

La bota de potro, está condenada a desaparecer del todo, en poco 
tiemijo. Vésela en algunos rincones apartados de Corrientes, Santia- 
go del Estero, Entre Ríos, Río Xegro, de la Pam])a Central; rarísi- 
mas veces en la provincia de Buenos Aires. Yo, en veinte años de 
viajes y observaciones, la he hallado tres veces, llevada como calzado 
normal. En las comparsas gauchescas del carnaval, en las calles de 
Buenos Aires, entre la juventud disfrazada de gauchos y campesi- 
nos, apenas hay un joven quien haya podido completar su traje con 



192 



BOLKTIN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



una legítima bota de potro; la industria carnavalesca se lia apodera- 
do, mientras tanto, de este artículo y ofrece con este fin especial un 




Fig. 4. — El rtoniailor JosO liaposi, de Geneial Alvcar (piüviucia de líueuos Aires) 
eu traje de gauclio, con chiripá, calzoiieillos cribados y botas de potro 



calzado alto, con suela, hecho de cuero curtido! (Véase figura 8). En 
el teatro popular que suele glorificar al gaucho, los héroes campes- 



R. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DK POTRO 193 

tres, generalmente, tampoco gastan más la bota de potro, reempla- 
zánjlola con la bota alta, de cuero curtido y tipo militar, conservan- 
do sin embargo el chiripá (véase más adelante). Algunos domadores 
profesionales, suelen usarla, pero más bien en espectáculos públi- 
cos, por indicación del empresario, que por necesidad, pues ellos 
mismos me lian declarado que la bota es «resbalosa» y que hay 
más facilidad para mantenerse firme sobre el caballo, usando la mo- 
derna bota militar. 

Hé ahí nuestras propias observaciones que completaremos en los 
capítulos siguientes, con datos que se hallan en la literatura. 

LA BOTA DE POTRO EN EL PLATA 

Para dar cuenta de la existencia del interesante calzado en los 
países del Plata, opinamos sea el método más sencillo, reproducir tex- 
tualmente los tantos párrafos que se hallan en las descripciones de 
viajes, en artículos novelescos, en diccionarios regionales, etc., arre- 
glando todo este material en orden cronológico. No parece estar de- 
más presentar las respectivas citaciones en toda su integridad, pues- 
to que contienen, al mismo tiempo, muchos datos sobre el traje po- 
pular en su conjunto, con lo cual quedan completadas nuestras in- 
vestigaciones sobre el mismo tópico, reunidas en un trabajo anterior 
sobre el chambergo (1). 

Conviene empezar la serie de estos documentos literarios con un 
artículo de Isidoro De-María que se refiere al año de 1785 (li). 

La bota de potro 

(178Ü) 

Esto no veza con los currutacos de líi. CiUdad de bota lustrosa, como dijera 
Otorgnés, sino con los canqjesinos de lazo y bola, de facón y trabuco na- 
ranjero, de aquellos tiempos de los cimarrones y otras yerbas tradicionales. 

(1) LiíHMAXX-NrrsCHK, Folklore argentino. III. Elchamhergo. Boletín de la Aca- 
demia nacional de ciencias de Córdoba, XXI, página 1-93. 1915. 

(2) De-María, Tradiciones y recuerdos. Montevideo anlif/iío. IV, páginas 25-27. 
Montevideo, 1895. 

T. XXI 13 



194 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Hasta el año 1785 había sido de uso común en el gauchaje de la campa- 
ña, la bota de vaca y de ternera para lo cual mataban a destajo vacas y ter- 
neros para sacarles la piel, que emiileaban en hacer las tales botas, con 
gran perjuicio de los estancieros, que sufrían así la destrucción de sus ga- 
nados. 

La cosa pasaba de castaño obscuro, calculándose en más de seis mil ca 
bezas anuales, el destrozo de animales en las haciendas. 

Para contener ese mal, resolvió el Cabildo, en agosto del año 1785, pro- 
hibir rigurosamente el uso de bota de vaca j de ternera, ordenando a los 
jueces comisionados de campaña, procediesen a la recogida incontinente- 
mente de todas las botas de esa especie que se hallasen, conduciéndolas a 
la ciudad para ser inutilizadas públicamente por el fuego, quedando abso- 
lutamente prohibida la matanza de animales vacunos con ese objeto. 

Es fama que en aquel tiempo se trajeron grandes cargas de ese artículo 
a la ciudad, con cuyas pieles se hizo un aitto de fe, quemándolas en extra- 
muros, sin temor que los muchachos lo tomaran por fogatas de San Juan y 
de San Pedro, y armaran a su alrededor una de aquellas de saltos, brincos, 
gritos y vivas con que las festejaban. 

El sahumerio, por cierto, no sería con olor a benjuí, sino a cuero quema- 
do que apesta : i)ero la providencia del Cabildo se llevó a debido efecto, 
para contento de los estancieros damniflcados, que a lo menos, j)or ese lado, 
se creían libres del pato que j)agaban sus vacas a la bota vacuna, ya que no 
a los robos y otras gangas (]ue sufrían sus ganados en los alarifes que ma- 
treriaban en la campaña « conduciéndolos continuamente a Río Pardo y Río 
Grande, amén del saqueo de las casas, el robo de las mujeres, dejando a los 
sirvientes y esclavos maniatados a los postes, para que no estorbasen sus 
maldades » (1). 

El gauchaje le buscó la vuelta a la prohibición de la bota de vaca, ape- 
lando a la de potro, que era la única permitida i)or el Cabildo, y las yegua- 
das empezaron a hacer el gasto, como quien dice, a pagar el pato, para sa- 
carles la piel para las tales botas, que al decir de los campesinos, bien 
sobadas, eran más suaves que las de vaca. 

La bota de potro, pues, con su abertura en la jiunta para poder sacar los 
dedos y horquetearlos sobre el estribo de palo en el que se atírmaba el jinete 
que la llevaba, reemplazó desde entonces en el uso, a la bota de vaca y de 
ternera, que no necesitaban de zajjatero, viniendo así a generalizarse en el 



(1) Representación de los liacendados al Cabildo solicitando partidas celadoras 
de la campaña, de gente apta, que dio origen a la creación del cuerpo de Bhxn- 
dengues. 



lí. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DK POTRO 195 

criolldjc (le lazo y bolas con manija, que lo mismo se le sentaban con ella 
al redomón, (jiie bailaban nn jjericóu, si se ofrecía, con la china. 

Y no digamos (|ue su uso no pasó del siglo pasado. No. Que con bota de 
potro andando el tiempo, se florearon los soldados de la Patria Vieja en las 
campañas de la Independencia, con el corvo a la cintura y la chuza en ristre 
por esas cuchillas de Dios, embromando a los enemigos. 

Lii resolución oftcial del Cabildo de Montevideo, tomada en 1785 
y a que se refiere Isidoro De-María, hállase publicada íntegramente 
en una colección de documentos también por él editada (1); dice el 
texto como sigue : 

En la Ciudad de San Felipe y San Tiago de Montevideo a veinte y cinco 
de Agosto de mil setecientos ochenta y cinco el Cavildo Justicia y Rexi- 
miento de ella cuios individuos de los que al presente le componemos ha- 
llándonos juntos en esta Sala Capitular de ntro. Ayuntamiento como lo 
emos de uso j costumbre con noticia del Sor. Governador de esta Plaza y 
asistiendo nro. Sindico Procurador General; en este estado el Sor. Dn. Jo- 
sef Cardoso Regidor Depositario General, a cnia instancia se hizo esta Junta 
dijo : Que la larga esperiencia (|ue le asiste de los abusos que se cometen 
en las campañas de esta jurisdicion le hizo conocer muchos años ha, que es 
el mas pernicioso y el que mas destruie los Ganados de este Vecindario el 
uso de las botas de ternera, ternero o baca que gasta generalmente la gente 
campestre ; siendo lo mas sensible de ver tan entaltlada la perversa costum- 
bre de robar y matar una ternera, ternero y baca únicamente con el fin de 
sacarle la piel necesaria para las Botas que no se hallara estanciero (jue deje 
de experimentar mas daño en sus Haciendas por esta Causa que por otra 
alguna. De modo que aun (piando se quisiera decir que no ay en estas cam- 
pañas mas de mil hombres que usen este calzado, siendo constante que la 
duración de el nunca llega a dos meses, es consequente que encada año han 
de morir y han de robar seis mil cavezas de ganado sin que absolutamente 
rindan mas utilidad a los ladrones y a los dueños que otros tantos pares de 
Botas y por cuia razón se aniquila el procreo de estas Haciendas que son 
únicas en que estriba el fomento de esta Jurisdicion : Siendo de notar que 
jamas se vera con esta clase de botas a ningún criador de ganados porque 

(1) De-María, Eevista del Archivo general añministrativo o colección de documen- 
tos para servir al estudio de la historia de la ItepúbUca Oriental del Urugnaii, patro- 
cinada por el gobierno g dirigida por el jefe del archiro, IV, páginas 398-400. Mon- 
tevideo, 1890. 



196 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

les cansaiia un ,ü,ran dolor el destruir una res que les cuesta mucho trabajo : 
solo i^ara aprovechar de ella una pequeña parte de cuero. De todo lo <jue se 
evidencia sin la menor sombra de duda «jue el referido uso de la bota de 
ternera, ternero o baca es sumamente perjudicial al común de este vecinda- 
rio: al paso (|ue seria muy útil el que se entablara la bota de Yegua, que es 
tan Vmena como la de baca, j)ues asi se ira destruyendo la mucha yeguada 
que se mantiene en estos campos con los graves perjuicios que son eviden- 
tes y notorios a todos los Estancieros. Por todo ello hizo presente dho. Sor. 
Rexidor que tiene por muy preciso y conveniente el que se prohiva entera- 
mente el uso de la bota de ternera o baca y que solo se permita el de Ye- 
gua : Que al efecto después de jjublicada dha. prohivisión se les pasen or- 
denes a los comisionados de la Campaña para que en sus respectivos pagos 
la hagan saber, imponiendo rigorosas Penas a qualquiera indicio que que- 
brantase tan justa determinación: Que los mismos comisionados celen el 
mas exato cumplimiento de ella vaxo de responsabilidad, i}ues a qualquier 
de ellas es mui fácil al primer golpe de ojo distinguir la bota de yegua de 
la de ternera o baca : y que para cortar de raíz los graves daños que acarrea 
este pernicioso abuso se les ordene a los mismos comicionados que cada uno 
en su partido recoja incontinente las botas de ternera, ternero y baca y que 
haciéndolas conducir luego a esta Ciudad se quemen publicamente extra- 
muros de ella. Visto lo qual i)or los demás Sres. Capitulares se conforma- 
ron en todo con lo expuesto por el Sor, Rexidor Depositario General ; j de- 
terminaron de común acuerdo se saque copia del presente y se le pase con 
el corriente oficio al Sor. Governador de esta Plaza para que se sirva dispo- 
ner tenga cumplido efecto lo acordado en esta Junta que firmamos para que 
conste. 

Di\ Francisco de los Ainjeles Muíio:. -- Vicente de 
Ocio. — Juan de Echenique. — Joseplí Cardoso. 

Es iiiteresante que nii joven plateiise pudo am[»liar, en parte, 
los interesantes datos de don Isidoro De-María. Prohibido en 1785 el 
uso de la bota de vaca y de ternera, « los gauchos se dirigieron hacia 
otro lado y entonces adquirieron la bota de potro. Nos refirió esto 
un anciano de más de 90 anos quien lo había oído de boca de su 
padre» (1), Continúa Monla Figueroa como sigue : 

La bota de jjotro se fabrica con piel de las patas traseras de estos anima- 
les y la cual se saca intacta. Después de eliminarla de pelos se la suaviza 

(1) MoxLA Figueroa, El (jaucho argentino, j)ágina 21-22. La Plata, 1912. 



I{. I.KiniANX-XITSCHE : LA BOTA UK POTRO 



197 




5* 



< 



O 

a 



C5 






^ '-: ' 



fe 



198 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

sobándola continuamente quedando de esta manera blandita cual cabritilla. 

Ascasubi dice que la bota de potro la usan los gauclios como medias o 
botas de cuero crudo que las soban todos los días para suavizarlas más (1) . 

Con el objeto de que la bota de potro sea más presentable y dé un lindo 
golpe de vista, el gancho x>refiere a todos aquellos jjotros o yeguas de color 
overo o blanco puro. 

El célebre naturalista español don Félix de Azara, cuyas observa- 
ciones datan del siglo xviii, dice de los gauchos o gauderios (couio los 
llama) que « llevan también botas de medio pie, sacadas de una pieza 
<le la piel de pierna de potros o terneras, sirviéndoles la corva para 
talón » (2). 

Detalles muy interesantes sobre la bota de potro en 1820, encon- 
tramos en la célebre obra de E. E. Vidal (3). Eesulta que en aquella 
época, había, al sudoeste de la calle de las Torres (hoy calle Perú), 
la calle central del Buenos Aires de entonces, un mercado llamado de 
los Indios donde ellos acudían i)ara vender los humildes productos de 
su labor. Vidal enumera la manufactura indígena como sigue : 

Soine of their principal manufactures are the following : 
i. The poncho, or the outer garment worn by all the country-people of 
these ijrovinces. It is composed, etc. 

2. AU kinds of hide-work, consisting of baskets, panniers, whips, lasos, 
balls, bridles and girths. Excepting the flrst two, these are generally made 
with considerable ingenuity and neatness, particularly the whips and bridles 
of platted stvips of hide, interworked with ostrich qnills split, and dyed of 
various brilliant colours. They also i)lait horse-hair iuto bridles, of the ut- 
most elegance and extraordinary strength. 

3. Stirrups, of the common sort, made of a piece of wood, bent into a 
triangle, etc. 

i. Plumeros, or dnsters, made of ostrich feathers, etc. 

5. Boots, of the kind in general use among the lowei' class of conntry- 

(1) Véase página 201 del presente trabajo. (Xoia de E. L.-X.) 

(2) De Azara, Descripción e historia del raraguai/ y dd lito de la Plata, I, pá- 
gina 307. Madrid, 1847. 

(3) Vidal, Pictureaque illitstrations of Buenos Ayres and Monte Video, consisting of 
twentii-four lúeivs : acvompanied with dcscriptions of the sceneri/, and of the costumes. 
manners, iVr. of the inhabitants of those cities and their environn, páginas .55-57. 
Loudon, 1820. 



R. LEHMANN-XITSCHE : LA líOTA DE POTRO 199 

people, luade of the skiu of the hind le.ií <>f ¡i folt, stripped fiom the upper 
pait oí the tliigli to a little below the bend of the knee, the hair beiny,- 
scraped off. The bend of the knee receives the heel, and at the part where 
it is cut off below the knee projects the toe, which is put into the stirnip. 
They are brought i a diy and stiff, but are made supple with grease befo re 
they are iised. 

La gente de una estancia cerca de San Pedro, provincia de Buenos 
Aires, se vestía en aquel entonces de la manera siguiente : 

Tliey bailiffs, master-herdsmen or proprietors, and in general those who 
can afford it, wear a doublet, waistcoat and breeches, white drawers, a 
liat, shoes, and a poncho. Their men, on the other hand, wear nothing but 
the chiripa, wliich is a piece of coarse woollen cloth fastened withe a cord 
round the waist. Manj' of them are withoiit shirt ; but liave a hat, white 
drawers, a poncho, and short boot.s, made of the skin of tlie legs of a foal 
or calf : others use wild cats' skins for this purpose. As they have no barbers, 
and sliave themselves but seldoni, and then only with a knife, they gene- 
rally have very long beards (1) . 

Alcides d'Orbigny describe el traje de los gauchos de la Banda 
Oriental del Uruguay en 1827, y dice entre otras cosas : 

lis ont pour chaussure des botas de potro, c'est-ii-dire des bottes faites de 
la i)eau épilée, mais non tannée, de la jambe d'un cheval et dont le coude 
forme le talón. 

Y en nota agrega : 

Souvent les gauchos tuent un cheval, sealement pour avoir une paire de 
bottes, qu'ils assouplissent en les frottant dans leurs mains. 

Los correntinos, que también fueron visitados por el célebre natu- 
ralista francés, no usaron calzado : 

Dans les campagnes, les hommes et les femmes vont pieds ñus, a bien 
peu d'exception prés. A la ville, il en est, jjour ainsi diré, de méme; toutes 

(1) Ibidem, página 76. 

(2) D'Orbigxy, Voyage dans V Amérique méridionale, I, página 62. París, 1835. 



200 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

les ijersonues qui ue tieimeut pas uu rang dans la société vont i)ieds luis. 
Les sonliers ne sont en nsage que depuis trés-peu de temps. On commence 
oependant a s'eu servir géuéralement ; inals il ii'est pas rare de voir une 
femme assez bieu vétue marclier sans en avoir (1). 

Arseiiio Isabelle, de 1830 a 1834, observó lo siguiente : 

Les bottes de potro sont fabriquées avec la pean, non tannée, de la jambe 
du cheval, de maniere h laisser les orteils libres : la conrbure de la jambe 
forme le talón de la botte. D'autres, principalement dans l'Entre-Rios, se 
servent de peaux de cliat sauvage (botas de (jato). II arrive souvent qn'un 
gancho tne nu poulain (potro) \yo\(\\\e.mG\it pour se faire des bottes. II gratte 
bien le poil avec son couteau, toujours trés-affllé, puis 11 frotte ses bottes 
avec les mains, tout en frottant, jusqu'a ce qu'elles soient assez souples. 
Avec cette sorte de cbaussure, tres con venable d'ailleurs pour un long exer- 
cice a cheval, ees hommes sont incapables de supporter une longue marche 
á pied, c'est jiourquoi, comme je l'ai observó ailleurs, ce sont les plus vils 
fantassins du monde ; mais á cheval, cuidado! (2). 

La bota de potro de los gauchos de Carmen de Eío Negro, en 1839, 
érala siguiente : 

Their riding boots or leggings are made of the liide from the leg of a 
horse. This is stripped oflf and put on the leg while yet green, whee it is 
suffered to dry, and remain until worn out. They flt very closely to the foot 
like a stockiug. Tlie two largest toes of each foot were nncovered, for the 
convenience of putting them into the stirrup, wliich is only large enougli to 
admii them (3). 

Juana Manso, en 181G, también menciona la bota de potro y el 
editor la explica como sigue : 

Calzado rústico hecho de la piel que cubre ¡jarte del muslo y antepierua 

(1) Ibidem, II, página 384. 

(2) Isabelle, Voyage d Buénos-Ayres et a Porto-Alegre, par la Banda- Oriental, 
les missiona d' Uruguay et la province de Bio- Grande-do- Siil (de 1830 a 1834), huM 
de considérations sur l'étai du Commerce Frangais á Vextérieur, et principalement au 
Brésil et au Bio-de-la-Plata, página 322. Havre, 1835. 

(3) WiLKES, Xarrative of the United States exploring cxpcdition daring the years 
1838, 1839, 1840, 1841, 1842, I, página 99. Philadelphia, 1846. 



n. rjíHMANN-MTSCHE : LA HOPA DIO VOTKO 201 

(U'I animal caballar, vinieiulit a servir el ilugiilo (|ue forma la nUula de 
tíilón. Esta parte la descarna el gauclio <lc la membrana (\ne forma la tlei- 
mis, dejándola en la parte que lia de servir de suela : después la soba tanto 
hasta dejarla débil y suave como una cabritilhi (1). 

El poeta Hilario Ascasnbi, conoce desde lueo'o la bota <le potro, y 
1111 párrafo de su obra es interesante ])ues en él se relata que aquel 
calzado, diariamente tiene que ser repasado o .sobado para no i^erder 
su suavidad. Dice Ascasubi en una de sus poesías (2) : 



... lerdón 
Vega anduvo al levantarse : 
De modo (|iic al recordarse 
Bostezando, un vinuirróit 
Tomó al d¡r a persignarse 

Y al punto (]ue sus devotas 
Oraciones concluy('), 
Todo se despeiezó, 
Y entre nohundo las botas 
Al fogi'm enderezó. 



En nota léese lo siguiente : 

Las botas que usan los gauchos, las hacen sacándoles entera la piel délas 
patas liasta m;is arriba de los garrones a los potros y yeguas, y esa piel la 
usan como medias, o botas de cuero crudo, (pie las soban todos los días pa- 
ra suavizarlas más. 

En su novela (Jaramurú, escrita en el año 1848, don Alejandro 
Magariüos Cervantes, describe el indumento del gaucbo oriental de 
aquella época, y dice, entre otras cosas, lo siguiente : 



(1) Manso, Los misterios del Plata. El Fogón, priaier periódico criollo, Monte- 
video [1^ época], año II, número .jS, octubre 11 de 1896. 

(2) AscAsuiíi, Santos Vcfia o los Mellizos de La Flor. Rasgos dram:íticos de la 
vida del gaucho en las campañas y praderas de la Repiiblica Argentina (1778 a 
1808), página 45. París, 1872. 



202 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Cuando el viento levantaba el halda de un poncho, distinguíase debajo de 
él una cha<iueta de grana bordada con trencilla negra : un^jañuelo de espii- 




Fig. C. — Los <l^llnallol■l•^s Josi- llaposi, lU' (reiural Alvcar y Juan rciho SalaviTiy. <le ^laipú 
(provincia de Bueuos Aires), con chiripá, calzoncillos cribados y botas de potro 



milla formaba el chiripa, liado por la cintura a guisa de saya, recogidas las 
puntas éntrelos muslos para poder montar a caballo, y sujeto al cuerpo por 



U. T.EHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 20H 

iiu tirador, especie de caiuiuíi de piel de gamuza, de la cual pendía im euoi- 
me pjiflal de vaina j cabo de plata : anchos calzoncillos de finísimo lienzo, 
adornados en los estremos con un gran fleco o crivao, resguardaban sus pier- 
nas, y descendiendo hasta los tobillos, ocultaban a medias unas espuelas 
de plata colosales, y las blanquecinas botas de potro formada^ con la i)iel 
sobada de este animal. Dichas botas, jjartidas en la punta, dejaban al des- 
cubrimiento los dedos de los pies para asegurarse mejor en los estribos, de 
forma triangular y tan pequeños, que apenas daban (tábida al dedo prin- 
cipal (1). 

El traje campesino, usado en la República Oriental del Uruguay, 
en la mitad del siglo xix, era el siguiente : 

Las costumbres eu la camijaña eran las mismas del tiempo de la Indepen- 
dencia : en lugar de avanzar en civilización, el país había retrocedido con la 
guerra de nueve años. 

No se veía en las secciones rurales uu pantahin ni una bota fuerte, sino 
el traje campesino i>rimitivo llamado bota de jjotro y chiripá. Los montes 
asilaban a los hombres que habían tomado la vida errante, y se denomina- 
ban matreros. Las policías estaban en estado embrionario ; uno que otro co- 
misario celoso de su deber perseguía a los matreros, constante amenaza de 
los propietarios (pie empezaban a reunir sus haciendas (2) . 

Los viajeros naturalistas eu la, mitad del siglo xix, mencionan inte- 
resantes detalles sobre la bota; Burmeister escribe : 

Den Fuss liisst der gemeinc Gaucho gewohulich unbekleidet, oder er 
zieht darauf einen ledernen Strumpf, aus dessen offener Spitze nur die Zehen 
hervorrageu. Einen solchen Strumpf, bota de potro genannt, macht sich dei' 
Gaucho selbst aus der Haut der Pferdebeine, welche beim Abzielm des Felles 
oben am Rumpfe abgeschuitten wird : er weicht sie im Wasser, bis die Haa- 
re heruntergelin, uud zieht sie nun nass über seinen Fnss bis zur Wade 
hinauf, sie darauf trocknen lassend. Der test angeschmiegte Strumpf bleibt 

(1) Magakiños Cervantes, Xavelas. Caramnrú, novela histijrica original. Lu 
vida por ttn capricho, episodio de la conquista del Río de la Plata, 4^^ edición, 
página 4. Buenos Aires, 1865. — Ídem, Caramurií. Biblioteca de la Prensa Asocia- 
da, mímero 20, página 22. Buenos Aires, 1906 (contiene sólo el principio de la 
novela). 

(2) Cuestas, Xuestra campaña después de IS'53, apud Arau.jo, Nuestro país, pá- 
gina 194. Montevideo, 1895. 



204 BOLETÍN T>E LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

sitzeu (1), bis er zerrissen ist uud voin Fusse í'illlt. Wolüliabende Gauchos 
tragen hohe Stiefel nach Euroijüischer Art, die Einen von gelbem tmgefiirb- 
ten Ledev, die Audern vou scliwarzem : aber gewichst "werden sie nicht und 
sehen danim stets etwas ruppig aus. 

Eiu nngeheuer grosser, teils eiserner, teils silberner Spoin, der auf eine 
liinten angebrachte runde Scheibe sicli stützt und ein Rad von 3-4 Zoll 
Duvchmesser mit starken aber stumijfen, über 1 Zoll langen Stachelntrügt, 
ziert denFuss, selbst den nackten and felilt nie, wenn er aucli oft nur an 
dem einen Beine gesehen wird. Oline diesen Sporn gelit der Gaucho nicht 
auf die Reise : er mnss den Klang hóren, und ebenso sein Pferd oder seine 
Muía, die durch das bestandige Geklirr zur Ausdauer angefeuert wird; eine 
Musik, welclie namentlich beini Gehen für gebildete Europilisclie Ohren 
bald ganz unertraglicli wird (2) . 

En 1801, el gaucho, vsobre el modelo del gancho entrerriano, fné 
(lescripto por el célebre Paolo Mantegazza en la forma siguiente : • 

II f/aitcho detesta! per instinto l'agricoltura, l'industria e tutto ció che lo 
obliga a hivorare in piedi o a star seduto. Egli é quindi carnívoro per 
eccellenza. 

II suo vestito é foggiato tutto quanto j)er rendergli piíi cómodo il suo 
modo di vivere. 1 calzoni lo stringono, la cravatta lo opprime ; egli lia 
bisoguo di aria e di liberta. Fende nel mezzo una pezza di panno e passandola 
per il capo ha una specie di planeta che chiama jjo«c7ío ; un' altra tela 
(clüripá) gli avvolge le i-eni e cade in ampie pieghe sulle coscie, lasciando 
nude le gambe, che vengono coperte da botas de potro, o calzari non con- 
ciati fatti dalla pelle delle gambe del ca vallo. Questo vestito elementare del 
(lancho non ha bisogno né di cucitui'e, né di tagli artistici ; el é il piü sem- 
plice, il piíi cómodo che si possa improvvisare, non avendo a propria dispo- 
sizione che una stoffa qualuuque e un coltello. Questo foggia di vestito 
argentino fu jioi modiflcata dalle mode europee, che lentamente si vanno 
infiltrando in ogni luogo a dimostraie l'intluenza livellatrice onnipossente 
delle razze dominanti ; ma contro l'introduzioue del calzone l'argentino 

(1) Aquí falta un detallo importante. La bota una vez amoldada sobre el pie, 
tiene que ser sacada y sobada; sino aprieta la piel humana tan fuerte como un 
torno. (Nota de B. L.-N.) 

(2) BuRMEiSTKR, Bcise durch die La Plata- Staaten, mit besonderer Rücksichf 
auf die physisehe Beschaffenlieit und den CuUurzustad der Argentiniíicheit Bepuhlilx. 
Ansfiefiihrf in den Jahren 1S~,7, 18oS. J839 und 1860, T, página 12,3-12-1. Halle. 
1861. 



lí. LKHMANN-NITSCIIK : LA BOTA DE l'OTKO 205 

<U'llii ranipagna lotteni a Inugo c prima di abbundonaie il suo [xmcho 
passevanno aucoia alciinl secoli (1). 

Thomas J. Hutcliinson, F. P.. G. S., F. E. S. L., F. E. S., etc. des- 
cribe el traje gaucliesco como si<>ne : 

The gaucho diess is peculiar : a jxniclio, which Í8 placed over tlie licad 
hy a lióle iu its centre, and which talls over the body to the hips. This is 
often of a very gay pattern, esjiecially ou Sundays and holidays. The lower 
garment is a curioiis coiubination of bed-goAvn and Turki.sh tronsers, named 
calzoncillos : it is bordered by a friuge, sometiraes of rich lace, froiii two 
to six incbes in dei)th. Enoriiious spurs form part of the toilette. I saw a pair 
on a gaucho at the estancia of my friend doctor Pérez, tliat measured seven 
luches in dianieter. Tliese were oí a larger size thau those nientioned by 
Mr. Darwiii in his ./oín/í^// f>/' /¿ese«>x7ie«, describing the Beagle's voyage 
rouud the world, and wliich he saw in Chile, measuring six inches in 
the same direction as aforesaid. The boots for woiking purposes are 
made of untanned liidc, bnt those for holiday dress are often of patení 
leather with briglit scarlet tops. Many of the gauchos wear purple or 
yelloAv haudkerchiefs over theirheads, inside the sombrero^ and others have 
Avide belts around their bodies, that are glistening with silver dollars tacked 
on. The costume of a gaucho is, hoAvever, only completí' when lie is on 
horseback Avith the bolas, the la:o. and a knife at liis giidle. 



»■ 



Un coiüpatriota de Mantegazza, el naturalista P. Strobel, bien co- 
nocido en Buenos Aires donde actuara como profesor universitario, 
escribe : 

Aus Fell verfertigt sich der Gaucho seine Botas de potro oder Stiefel, 
besser avoIiI Strürapfe, von der niclit gegerbten, zusammenliangend abgezo- 
genen Haut des Fusses und des unteren Teiles des Beins eines Pferdes oder 
eines Füllen, potro, oder auch eines Ochsen. Sie sind nicht genaht, sondern 
an den Füssen nnd Beinen desjenigen der sie triigt, gediirrt. Zavcí oder 
melir Zelien ragen nackt darans hervor. Der Gaucho kann sie nicht mehr 
auszieheu und triigt sie also aus (3). 

(1) Mantkgazza, Rio (le la Plata e Tenerife. Viagfji e stiidi. 2^ edizioue, página 
69. Milano, 1870. 

(2) HuTCHiNSON, Buenos Aijres and Argentine gleanings, whit extraéis from a 
diarif of Salado Exploration in 1862 and 1863, página .53. London, 1865. 

(3) Strobel, Beitnige zurvergleichenden Ethnologie. Zeítschriftfiir Ethnologie, II, 



206 bolp:tín de la academia nacional de ciencias 

Las observaciones de José A. Fontela, hedías Lace 50 años en el 
snr de la provincia de Buenos Aires, según comunicación personal, 
son importantes por la terminología para distinguir los diferentes 
tipos de la bota de jiotro : 

Hace medio siglo, usábase la bota de potro, peluda o lonjeada, de medio 
l)ie, o ligada eu la ijuuta: la espuela debierro o plata con monstruosa roda- 
ja : el tamango más o menos rústico: el culero protector, para trabajos de 
a. pie con el lazo : la copa de freno, de exagerado diámetro, términos inter- 
mediarios entre la barbarie y el estado de cultura general muy adelantada 
que alcanzó el país en un período brevísimo (1) . 

El héroe de un poema de Julio Figueroa, guarda sus monedas en 
la bota: 

Me refalé en una bota 
Las monedas y rengiiiando 
Anduve basta que dejuro 
El garrón me desoyaron. 

... en cuanto jiude 
Pisar juerte, lijerazo 
Me saqué de entre las botas 
Las monedas que be citado. 
Las cuales dejuramente 
El garrón me desollaron (2) . 

En la- yerra anual que suele tomar el carácter de una tiesta campes- 
tre, el gaucho hace gala de su indumentaria : 



págiiiíi 119-120. 1870. — Sieuto que uo he podido encontrar ejemplar del Viagt/i 
iielV Argentina meridionale eff'ctuati negli anni 1865-1867 , Pariua 1868/69, publi- 
cado por el mismo Strobel. Las indicaciones de Strobel no son del todo exactas ; 
los campesinos me han asegurado que es indispensable sobar la bota ; sino se 
njusta tan fuerte al pie, que es imposible aguantarla. 

(1) Fontela, [Narraciones rioplatenses, insertadas en el] Catálogo general de Ja 
Botica central homeopática de Fontela y Compañía, página .57. Montevideo, 1910. 

(2) Figueroa, Las carreras de Lanuz y los ])iratas del Porteño, página 28, 30. 
Montevideo, 1873. — En la edad media era costumbre, llevar dinero en las botas. 
(Véase pág. 289.) 



]{. I.KHMANN-XITSCHE : LA HOTA DE POTRO 207 

Cuanta pilcha lujosa conipoiic el apero del gaucho, sale a tomar el aire 
ton esta cii'cunstancia. 

Ponchos (le vicuña, vhupeaos tle puia plata, calzoncillos con flecos, botas 
de potro bordadas en el emijeine (1) , lazos trenzados de veinte y cuatro, en fin 
todo aquello de más rico, más raro y más apreciado que existe en el paisa- 
no, entra a desempeñar su rol en aquellos días de algazara (2). 

Eduardo Aeevedo Díaz, en la Aclaración de algunaft roces loca- 
les usadas en esta obra [la novela : Xativa], para mejor inteligencia 
de los lectores extraños al país, explica la voz bota de potro, como 



sigue 



C(tl~(nlo del f/auchu de antdfto 

Como lo indica su nombre, ñibricábase con la piel de potro bien sobada y 
distendida, muchas veces hasta adquirir la flexibilidad de la cabritilla. 

Estas botas estaban abiertas en sus extremos, para dar salida a los dedos ; 
y. auncinc blandas, requeríase para su uso cierto cuidado y baquía a fin de 
no desollarse la epidermis. De ahí la locución local : « no es para todos la 
b»)ta de potro». 

El progreso de las costumbres las ha desterrado con las grandes << naza- 
renas » ; y difícilmente se hallaría hoy un campero que las llevase ni en los 
valles más solitarios de la sierra de los Tambores (í^) . 

Detalles interesantes liallanios en una de las obras del tradicio- 
nista Martiniano Leguizanión a quien tenemos el agrado de dedicar 
la presente monografía (4) : 

Botd de potro 

El calzado de cuero sin curtir del gaucho antiguo. Se hacía con la piel 
sin pelos y perfectamente sobada como una cabritilla que sacaban de las 
patas trasei'as del potro, eligiendo los animales de pelaje blanco u overo 
para qne la bota resultara más vistosa. La bota fuerte de suela y la fea 

(1) Nanea hemos oído hablar de este detalle. (Nota de B. L.-N.) 

(2) Lynch, La provincia de Buenos Aires hasta la definición de la cuestión Capital 
déla ScpiíbUca, página 37. Buenos Aires, 1883. 

(3) AcEVEDO DÍAZ, Nativa, página 490. Montevideo, 1894. 

(4) Leguizamóx, Recuerdos de la tierra, página 255-256. Buenos Aires, 1896. 



208 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

alpargata liaii destellado casi totalmente la bota de potro de antaño con las 
lloronas nazarenas délos domadores. 

Kefiere el historiador y tradicionista oriental don Isidoro De-María, qne 
la bota de potro sólo empezó a usarse después de 1785, pues hasta ese año había 
sido de uso común en el gauchaje la bota de rara y de ternera para la cual 
mataban a destajo tan gran cantidad de animales, (jue el Cabildo resolvió 
prohibir rigurosamente el uso de ellas, las mandó recoger por los jueces de 
campaña, v las hizo destruir por el fuego en los extramuros de la ciudad. 
Pero los gauchos le buscaron la vuelta a la prohibición apehmdo a la bota 
de 'potro, — que era la única permitida — y desde entonces las yeguas co- 
menzaron a liacer el gasto, proveyendo de ese peculiar calzado (jueno nece- 
sita zapatero, y con el cual nuestros campesinos formaron entre los soldados 
de la Patria Vieja, en las campañas de la Independencia con el afilado rorro 
a la cintura y la elinza en ristre ! (1) 

La bota de potro, descripta por el padre Carbajal como típica de la 
Patagonia, ya no se ve allá, excepción hecha de algunos parajes apar- 
tados de la cordillera, como i^iide informarme allá mismo en 1915 : 

La l>oia de potro facevasi col cnoio crudo della coscia del potro senza 
aprirsi : la parte corrispondente al tendón de Aqiiiles (tendine di Achille) 
serviva di tacco o tallone: il lesto copriva il piede; le gambe erano poi 
coperte colla parte corrisijondente alia coscia del potro. 

Tutto toglievasi intiero seuza taglio di sorta, si mollificava e rendeasi 
morlndo con grasso, rovesciavasi come un guanto passando il pelo dentro, 
e si calzavano senz'altro, lasciando fuori le dita del piede come i guanti 
mozzi. La parte superiore legavasi con una cordicella di cnoio sotto il ginoc- 
chio : lo sperone di ferro era un ornamento che mai dovea seijararsi dalla 
bota de potro (2). 

Otra documentación literaria tomada de una novela de costumbres 
populares, es la siguiente : 

Segundo Eodríguez se llamaba el usufructuario déla tierra y la hacienda: 
y era el tal un gigante que, parado en el interior del ranclio, no tenía nada 
más que estirar la mano para tocar la « cumbrera ». Para hacerse unas botas 

(1) Véase el artículo origiiuil de Isidoro De-María, re])ro(luoido en las págiua.s 
195 a 196 del presente trabajo. (Xota de lí. L.-N.) 

(2) Cahbajal, La Patagouia. ^Siitdi (jcnerali, 1, página 347. S. Benigno Caua- 
vese, 1899. 



U. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA UK l'OTRO 209 

— (lue no sé por qué se llamubau y siguen llamándose de cuero de potro — 
necesitaba las piernas de un novillo corpulento, y tenía que sacar la piel 
desde muy arriba, de cerca de la « capadura» (1). 

Vayan al fin las signienteKS explicaciones sin encabezamiento espe- 
(;ial : 

Botas de potro — el cuero de las patas de un animal yeguarizo, sin cur- 
tir, apenas sobado, con una sola costura que da en la punta (2) del pie (3). 

La bota del potro, hecha por el paisano mismo, es de cuero crudo sobado 
(lue queda en extremo suave; se saca — ya con la forma del pie — de las 
patas de un animal yeguarizo; generalmente se elige para eso un potrillo de 
año y medio de edad, cuyos garrones sirven para resguardar el talón y lo 
demás para las piernas — a modo de medias que el paisano no suele usar 

— cubriéndole las pantorillas (-1). 

Botas de potro j ?,nhüi. fem. El cuero de los miembros posteriores déla 
yegua (por lo general), sacado sin cortarlo longitudinalmente. La pai'te que 
corresponde al talón del animal será el talón de la bota, la caña es la por- 
ción de tibia o pierna, 3" el pie corresponde al [nietajtarso. Por lo común, 
los dedos quedan de fuera ; pero si se quiere que el pie esté encerrado, como 
entre una media, se toma más porción del cuero tarsal. Esta última forma 
es muy rara, cuando más la usa el gaucho ; pero el indio que estribaba con 
el dedo gordo, con frecuencia sobre un nudo, necesitaba los dedos libres. 
Estas botas se sobaban bien y suavizaban y las conservaban más untándoles 
grasa de potro. Por la parte superior se aseguraban con ligas, simples tien- 
tos, o cintas tejidas con hilos de colores por las chinas (5). 

Botas de potro. Clásico calzado del gaucho porteño que ya tiende a des- 
aparecer al influjo de la civilización europea. Es la piel de los ijares de una 
yegua o potro desjarretado, que se va sacando como se descalza un guante, 
resultando de la forma y amplitud de una bota, aunque con la punta cor- 
tada, motivo por el cual los que usan ese calzado, llevan desnudos los dedos 
del pie. Las botas de potro más apreciadas son las de color blanco, y por 
eso los potros « cuatralbos » eran los preferidos (6). 

(1) De Viaxa, Gurí, página 206. Montevideo, 1901. 

(2) En el original, por error, planta. 

(3) SoHLK, Chávela (Xovela histórica argentina), página 125. Rosario, 1903. 

(4) Alais, Libro criollo (Costumbres nacionales), página 86. Biieucs Aires, 1903. 

(5) HoLMBERG, Lin-Calél. Poema, página 316. Buenos Aires, 1910. 

(6) Bayo, Vocabulario de provincialismos argentinos y bolivianos. Revue hispani- 

T. XXI 14 



23 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Junto al corral en que relinchan los mejores fletes del pago, chisporrotean 
los fogones calentándolas marcas. Y los paisanos, perseguidos por las jóve- 
nes cebadoras de mate, (jue lo mismo les alargan un cimarrón que « el 
frasco» j>rnY/ que maten el bicho [la lombriz]... : ensillan, apretando bien 
adelante la cincha : los enlazadores, recogen hasta la rodilla el chiripá, y 
aseguran con la liga las botas de potro: arrojan el poncho resueltos j se 
aiTemangan ; vuelven el culero hacia el lado con que sustentan la estirada : 
y de un solo lirinco se sientan en el basto, y hacen rayar el bruto para cono- 
cer su rienda: finalmente, arman el lazo, lo rebolean y lo tiran lejos, para 
arrollarlo después quitándole los dobleces. 

Notas : chiripá: Manta que pasan por entre las piernas j la sujetan en 
sus extremos a la cintura : es del tamaño de un poncho, y de paño merino 
o de algodón de colores. 

— botas de potro : Se hacen del cuero sin abrir que sacan de las patas 
traseras del animal : la i)arte del garrón sirve para los talones. Una vez 
sacado el pelo, se le sobaja hasta que queda suavísimo como cabritilla. Se 
jjrefiere el color blanco. 

— culero : Tirador, del que jiende un cuero hasta más abajo de las nal- 
gas, y que sirve para dejar jugar el lazo cuando enlaza de a j)ie (1). 

Envolvió [el gaucho] sus pantorrillas y pies con un cuero de potro, fres- 
co, dejándose libre los dedos, de absoluta necesidad en el uso del caballo ; 
es]>eró <pie dicho cuero secase sin retobar, es decir, sin oprimir sus miem- 
bros, y naci<') la bota de potro. 

Los vocabularios publicados dan definición errónea de esta palabra [reto- 
bar]. Dicen : « cubrir o forrar una cosa con cuero fresco », y no es eso, sino 
el hecho de que ese cuei'o resujte estrictamente adherido a la cosa después 
de seco, con cuyo objeto se coloca fresco o i'emojado si ha sido seco : esto 
en el caso de una cubierta fija. La bota de potro es un forro o cubierta mo- 
vible, se hacía con cuero fresco, pero se dejaba secar sin que se j)iodnjera el 
retobo. Los derivados están también mal definidos en esos vocabularios (2). 

Bota. Bota de potro. Arg. [voz que corre en la Argentina en esta acep- 



qne, XIV, págiuas 288-289. 1906. — Ídem, Vocabulario criollo-espaTwl sudameri- 
cano, página 36. Madrid, 1911. 

(1) BuRÍGUEZ Y AcHA, En la Pampa. Narraciones gauchescas de la BepúhUca Ar- 
gentina, página 24. Buenos Aires-Miláu, 1908. 

(2) Rossi, Teatro nacional ríoplatense. Contribución a su análisis y a su historia, 
página 101. Córdoba, 1910. — Rossi se refiere al artículo retobar del dicciona- 
rio de T. Garzón. (Véase la nota siguiente.) 



H 



K. LEHMAXX-NITSCHE : LA BOTA ÜK TOTRO 211 

eión]. Como su nombre lo iudica, es la que se Lace de cuero de potro: tiene 
una abertura, por donde asoman las puntas de los dedos. También llegan a 
hacerse del cuero de otros animales, pero siempre mucho más delgado v fle- 
xiV)le que el del becerro. |j Tiota {jranaclera. Arg. En cast., bota de montar, 
y también bota fuerte. Este último nombre corre también en la Argentina. 
II No ser para todos la bota de potro, frase figurada y familiar. Arg. Da a 
entender que hay i)apeles u ocupaciones para los cuales carecer» algunos de 
aptitudes (1). 

Bota de potro, f. Especie de bota de cuero crudo, sobado, que, a imita- 
ción de los indios Tehuelches, usan algunos hombres de campo, peones 
generalmente, a cuyo objeto sacan el cuero entero de la jjierna de nn potri- 
llo. Las más vistosas suelen ser de jielo blanco u overo. En Río Grande del 
Sur, botas de potro o perneira y en Chile zumeles. Aunque blandas, las botas 
de potro requieren para su uso cierto cuidado y baquía, a fin de no desollarse 
la epidermis. De aquí la conocida locución : iu> es para todos la bota de 
potro. II Dota fuerte. La (lue es hecha de suela y cuero curtido (2). 

Aunque la costumbre de usar la bota rústica, ha llegado, cou los 
conquistadores, del Mundo Viejo (como lo comprobaremos mas ade- 
lante), aquellos indios que viven en contacto continuo con los gau- 
chos, la lian adoptado, siempre que disponen de los animales domés- 
ticos para proveerse de lo indispensable. Ta al principio del siglo 
XVIII, los Tehuelche de la Patagonia, descriptos por el jesuíta Falk- 
ner, se calzaban con la bota de yegua o potrillo : 

Tanto los hombres cuanto las mujeres usan una especie de botas o me- 
dias, fabricadas del cuero de muslo y pierna de j'eguas o potrillos, bien des- 
carnado de toda grasa o nervio interior, que después de oreado ablandan con 
gordura, lo suavizan a fuerza de sobarlo, y en seguida se los calzan sin cos- 
tura y sin darles forma (3). 

El capitán Musters, en su célebre viaje a la Patagonia, efectuado 



(1) Gakzóx, Diccionario argentino, página 68. Barcelona, 1910. — No hemos re- 
producido los comprobantes literarios que cita el autor. 

(2) Segovia, Diccionario de argentinismos, neologismos y barbarismos, página. 418. 
Buenos Aires, 1912. 

(3) Falkner, Descripción de la Patagonia y de las partes contiguas de la América 
del Sur, página 112. Biblioteca Centenaria, I. Buenos Aires, 1911. — El original 
iuglés apareció en 1774. 



212 BOLETÍX DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

en ] 869, también encontró la bota de potro como parte de la indu- 
mentaria telmelche : 

Sus botas o borceguíes de potro se hacen con la piel del corvejón de caba- 
llo, y a veces con la de la pata de un puma grande, estirada hasta la rodilla 
y atada alrededor del pie. La llevan así durante uno o dos días hasta que la 
piel toma la forma del pie y luego se la corta junto a los dedos y se le cose 
amoldándola. Cuando se gasta la suela o cuando el tiempo es muy húmedo 
o nevoso, se usa además chanclos de cuero, y las huellas que éstos dejan 
son tan grandes realmente, que sugieren la idea de j)ies de gigante ; esto 
explica en parte el término patar/ón que los descubridores españoles aplica- 
ron a estos indios. En el campamento rara vez usan las botas, por razones 
económicas, aunque salir descalzo a pisar el j)asto helado de la madrugada 
es cosa desagradable hasta para un Tehuelche ; pero el material de la bota 
se gastaría pronto si se usara ésta para caminar. Para cabalgar se las ase- 
gura con ligas, hechas de fajas tejidas de vistosos colores, o lo que es de 
rigor para los jefes, de cuero y con grandes hebillas de plata (1). 

Musters agrega a su descripción un dibujo que reproducimos en la 
fígura 7. Eso de la liga de cuero con hebilla de plata, tiene su origen 
en la moda de los caballeros del siglo xvn-xviii. 

Hay que distinguir, luies, dos tilmos de calzado tehuelche : la bota 
de potro, tomada de los gauchos, y otro tipo igualmente rústico 
que Musters no detalla, pero que sin duda es idéntico al tamango 
usado hoy en día todavía por los Onas, que representan la ramifica- 
ción fueguina de los Patagones. El antiguo Patagón usaba como cal- 
zado « pedazos de cuero cosidos con tendones y cuyo interior se lle- 
naba de paja» [Pigafetta, 1520], pero, a mediados del siglo xviii, fué 
substituido por el cuero de las extremidades del caballo («bota de 
potro») [Bougainville, 1771; Viedma, 1780] (2). Los Onas hoy en día 
todavía usan, según observaciones personales y la descripción de 
Carlos E. Gallardo (3), el « cuero de cualquiera de las cuatro i)atas 

(1) Musters, Vida entre los Patagones. Un año de excursiones por tierras no fre- 
cuentadas, desde el estrecho de Magallanes hasta el Bío Negro, página 264. Biblioteca 
Centenaria, I. Buenos Aires, 1911. 

(2) OuTES, La edad de la piedra en Patagonia. Estudio de arqueología comparada. 
Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, XII, página 2.57. 1905. 

(3) Gallardo, Los Onas, página 266. Buenos Aires, 1910. 



K. LEHMANX-XITSCHE : LA BOTA DE l'ÜTKO 



213 



del guanaco, abriéndolas, al cuerear el animal, por la parte interior, a 
fin^de dejar entera la exterior, que es la parte en que el cuero se pre- 
senta más gruesa. Si no hay cuero de las patas, las mujeres los hacen 
con el de otra parte del animal. El cal- 
zado es igual para hombres y mujeres. » 
Resulta así un pedazo rectangular de 
cuero que los indios se colocan bajo la 
planta del pie, con el pelo para afuera ; 
pasando después, por algunas perfora- 
ciones hechas en el borde, un tientito de 
cuero también de guanaco, se lo ajustan 
el cuero rectangular alrededor déla gar- 
ganta del pie, que alcanza un tamaño no- 
table. Yo mismo he visto en la Tierra de 
Fuego que esta clase de abarca fué lle- 
nada de pasto seco antes de usarla. 

En algunos casos descriptos por Mus- 
ters, el Tehuelche combinó, pues, ambos 
tipos de calzado : la bota de potro, de 
origen europeo, con la abarca, de origen 
americano. 

El uso de la bota de potro, por parte 
de los Tehuelche, data sin duda del pri- 
mer tercio del siglo xviii, época en que 
«comenzaron a usar el caballo, impor- 
tado, sin duda, de las regiones septen- 
trionales» (1). 

Del mismo modo que los Tehuelche, también los x^raucanos de 
la Pampa y de Chile han adoptado de los gauchos, sus vecinos y 
muchas veces compañeros, la bota del caballo, cuya carne comen. 
Yo mismo he sido informado que en la Pampa Central y en la par- 
te occidental y remota del territorio del Río lífegro (en Ftaruin 
[Ganclia grande], paraje cerca de Elcui, departamento jSTueve de Ju- 
lio, y en la sierra Treneta, por ejemplo), los Araucanos usan todavía 




Fig. 7. — Bota (le nu cacique Xehuel- 
cUe, Patagoiiia. (^[uster.s. obra ci- 
tada, fig. r).) 



(1) OuTKs, La gruta sepidcral del cerrito de las Calaveras. Anales del Museo Xa- 
cional de Historia Xatnral de Buenos Aires, XXVII, página 395. 1915. 



214 • BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cou cierta frecuencia este calzado primitivo, con el pelo por fuera. 

Los Araucanos de Chile se calzan el i3ie desde tiemijo reciente, 
quedando la mujer araucana descalza : 

Ninguna, dice Griievara (1) , ha podido adoptar el calzado, hoi de indis- 
Ijensable uso entre los hombres acomodados i en particular entre los caci- 
ques. Sin embargo, vale advertir que el uso del calzado entre los Araucanos 
es de tiemi)os lecientes. En lo antiguo emplearon unas sandalias llamadas 
quelle; posteriormente las botas de pierna de caballo, curtida [?], (pie deno- 
minaron siimel. 

Es pues caso aislado cuando una indiecita de la tribu de los Arau- 
canos Ranqueles visitados por Lucio Y. Mansilla, nsaba botas hechas 
del cuero de gato montes; reproducimos el párrafo correspondiente, 
que al mismo tiempo comprueba que « bota de potro », para los escri- 
tores argentinos, ha llegado a ser término técnico, empleado también 
para el caso que el material del calzado sea distinto : 

La chiquilla había sido vestida con su mejor ropa, con la más lujosa ; era 
un vestido de brocato encarnado bien cortado, con adornos de oro y enca- 
jes, que parecían bastantes finos. A falta de zapatos, le habían puesto unas 
botitas de potro, de cuero de gato. La civilización j la barbarie se estaban 
dando la mano (2) . 

A la fantasía del poeta se debe probablemente la bota hecha del 
cuero de hnaimul y usada por el araucano Cal el, héroe de un poema 
escrito en 1870; reproducimos los correspondientes versos como mera 
curiosidad bibliográfica : 



'^' 



Sus pies pequeños adorna 
Con las botas recién hechas 



(1) Guevara, PsicoJojía del pnehlo araucano, págiua 108. Santiago de Chile, 
1908. 

(2) Mansilla, obra citada, II, página 246. — Es de notar que al principio del 
siglo pasado, los gauchos de la campaña de Buenos Aires y Entre Ríos, usaban 
de vez en cuando botas hechas del cuero del gato montes. (Véase los párrafos de 
Vidal e Isahelle, reproducidos en las páginas 199 y 200 de nuestro trabajo.) 



R. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 215 

Con las pieles de gaimules 

Que ha cogido eu la pradera (1). 

Xosütro.s opinamos que la bota usada por los indios de Cliile y de 
la Patagonia, es costumbre tomada de los i)rimitivos españoles y sus 
descendientes. Es, pues, sumamente curioso que los indios Hurones, 
de Norte América, también la usan, empleando el cuero del alce. 
Dice el párrafo a que nos referimos (2) : 

Four distinct types of footwear occur : the common puckered moccaain, 
Avitli or witliout ankle flaps aud upper exteusions ; the saine with a T shap- 
ped seam ou the toe, oa acconnt of whicli this is called the « biill iiose » : 
the lower hiud leg of the moose taniied with the hair ou aud sewed across 
the toe where the hoof lias beeu <"Ut ott": aud auother, (piite differeut from 
the preceding iu having a solé sepárate froiii the upper, the latter iu two 
l)ieces, one reaching from the heel to the liue of the toes, tlie other covering 
the toes. The latter has the buskins attaclied aud long lacings Avhich are 
struug through a loop at each side iufront. 

La reproducción fotográñca que acompaña las líneas recién copia- 
<las, no deja la más mínima duda que el tercer tipo, es aquel cuero 
del alce que corresponde a pierna, corvejón y caño. 

I Cómo resolver este problema ! !N"o puedo infornuvrme, si entre 
otros indígenas de Norte América, suele usarse aquella parte del 
cuero del al<;e para calzado. Bien puede ser que sí, pero por el mo- 
mento sólo hay comprobación para los Hurones. Ellos entonces, 
I tomaron esta costumbre de los blancos recién llegados, tal vez de 
los cazadores peleteros (trap¿)ers) que andaban calzados del Leder- 
strumpff ¿la han inventado ellos mismos? Ahí queda planteado el 
problema. Nosotros, personalmente, opinamos lo último, y considera- 
mos el caso como de convergencia, de paralelismo. 



(1) Lamarquic, Calelii/an. Romance histórico. Siglo XVIII. Eu PuiG, Antología 
de poetas argentinos, IX, págiua 174. Bueuos Aires, 1910. 

(2) Spkck, Notes un the material culture of the Hurón. American Anthropologist, 
N. S. XIII, págiua 212, figura 22. 1911. 



216 BOI.ETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

LA BOTA DE POTRO EN CHILE (SOLIVIA) Y EN EL BRASIL 

En Chile, debe existir todavía la bota de potro, aunque serán con- 
tados lósanos de su existencia. Lláuiase en Chile hasta la fecha tam- 
bién zumel^ voz de origen desconocido para los lexicólogos de aquel 
país. Hé aquí algunos datos : 

Zumeles^ cbilenismo mase, pliir., botas que se fabrican de una sola pieza, 
extrayendo el cuero de la pierna del auimal antes de enfriarse (1). 

Zumel, mase, jenei'almente i)lur. enmeles, voz vulgar, usada entre la jen- 
te baja (el dialecto propiamente tal) rara vez usada por personas instruidas 
— botas de los indios i de los arrieros arjentiuos i gauchos, hechas de un 
pedazo de cuero de caballo o vacuno de la pierna, que se moja i se deja se- 
car en el pié, de modo que se amolda a su forma. Comunmente se llaman 
sólo «botas de jiotro». || Echeverría [y Reyes, Voces, etc, p.] 244. 

Variantes: chumél y iimél. Esta forma ha salido del plural los zumeles >> 
los umeles > un uuíel. jumóles (Talca). 

Etimología : La ijalabra zumel se usa con el mismo significado entre los 
mapuches; no sé si es de origen mapuche o tal vez de la pampa (tehuelche). 
No está en los diccionarios maj)uches (2) . 

En lo que hace a la etimología de la voz zumeles^ suponemos nos- 
otros que es corrupción de la palabra castellana jumelas, « término 
de la mecánica : Dos piezas de madera o de metal, perfectamente 
iguales y semejantes, que se hallan en las más de las máquinas e ins- 
trumentos-, y especialmente sirven para sostener los husillos en las 
prensas,- o los mástiles, o árboles en las naves.» (Diccionario de la 
Academia^ 1^ edición.) La palabra jwmeías^ ha de haberse extinguido, 
pues falta en las ediciones del diccionario desde la 4^ edición. Sé 
perfectamente bien, que no puedo com^^robar, por medio de citacio- 
nes literarias, que en una época, la voz jumelas o masculino ¡tímeles, 
haya significado también un par de botas pero los diccionariosde la 
lengua castellana dejan algo que desear. En el vecino idioma francés, 
la misma voz (jumelles), significa cuatro o cinco clases de objetos que 
siempre se presentan en pares; no hay pues nada de particular si 

(1) Echeverría yRkyes, Voces madas en Chile, página 24:4. Santiago, 1900. 

(2) Lenz, obra citada, página 780. 



R. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 217 

algún dialecto espaíioi del siglo XYi, Jumeles haya sido término popu- 
lar para las rústicas botas. El cambio de.; en s, es fenómeno frecuen- 
te en América; jilguero, por ejemplo, en el lenguaje gauchesco del 
Río de la Plata, se ha transformado en silguero (1), etc. En Talca, 
Chile, se ha conservado todavía la verdadera forma : jumeles. 

Trasladándonos a Bolivia, puedo presentar un solo c<>ini)robante 
que es el siguiente : 

Un arrullo en romancillo fué recogido por Giro Bayo en Vallegran- 
«le, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia. Su origen español queda com- 
probado por el mismísimo Merlín, el famoso encantador ; el romanci- 
llo no comprueba, pues, la existencia de la bota de potro en Bolivia, 
jiero sí que es importante como único documento de que la voz haya 
sido usada, antiguamente, en España. El arrullo en cuestión es couio 
sigue : 

Dormite mi hijito ! 

81 no te dormís, 

Vendi'á por los aires 

El señoi- Merh'n : 

En un potro moro 

Cogido a la crin, 

Con botas de potro, 

Poncho carmesí, 

El lanzón en ristre, 

Ginete hacia aquí. 

Bartolo, Bartolomé, 

¡ Ay, qué miedo me da a mí ! 

Calíate, hijito, calíate 

Que no te oiga Merlín (2) . 

(1) Observaciones propias, confirmadas ampliamente por la literatura popular 
y gauchesca, por ejemplo, Herrera, Décimas pal capataz de El Fogón. El Fogón, 
periódico criollo, ilustrado, Montevideo, 2^ época, año lY, número 149, diciem- 
bre 7 de 1901 : 

Viejo silguero oriental 
Que ciintiva con su trino... 

(2) MENÉXDKJf; PiDAL, Los vomances tradicionales en América. Cultura española. 
1, página 102. 1906. 

Bayo, Poesía popular h ispano-americana . Romancerillo del Plata. Contribución al 
estudio del romancero río piálense, páginas 79-80. Madrid, 1913. 



218 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

La costumbre de usar la bota de potro en el Brasil, sea en Río 
Orande do Sul, sea en las «provincias del norte», resulta de los ar- 
tículos, insertados en los vocabularios que se ocupan de los brasileñis- 
mos. Interésanos especialmente conocer la voz portuguesa para sig- 
nificar el calzado primitivo, perneira, palabra que en la forma per- 
nera, también existe en el idioma castellano y según el Diccionario de 
la Academia, dice lo mismo que 2)ernil en su tercera acepción, o sea 
«parte del calzado o i)antalón que cubre cada pierna». Xo liay moti- 
vo para dudar de que actualmente, en España, pernera tiene el signifi- 
cado que le da la Academia; pero resulta con evidencia que antigua- 
mente, significaba el primitivo calzado en conjunto, o sea la llamada 
bota de potro. Los párrafos aludidos son los siguientes : 

Perneira, s. f. especie de bota de couro crú garroteado, que os favalleivos 
nsam no canqjo, e que tiraui iuteiriga da perna do potro ; pelo que tambem 
cbamaui botas de potro (1) . 

Perneiras, subst. feui. plur. (provincias do Norte), esijecie de cal9as de 
couro cortido, de que usa o sertanejo, quaudo monta a cavallo, em servido 
pecuario (2). 

Perneiras, subst. feni. plur. : o mesiuo tpie botas de couro de potro, por 
serem feitas com o couro tirado das peinas do potro. O couro é extraliido 
iuteiro e coiu a forma das pernas do animal e, depois de convenientemente 
amaciado, toma a forma da perna e do pé do campeiro, que era antigamente 
o (jue usava esse calcado, boje -por assim dizer extincto. Os domadores de 
potro usavam perneiras, que tambem eram fabricadas com couro de terneiro, 
e beiu assim cal9avam uma bota cortada no j)eito do pé denominada bota a 
meio pé, mui útil aos domadores, porquanto com os dedos dos liés livres fir- 
mam-semais fácilmente nos estribos. — Etymologia: derivado ú^q perna (3). 

Perneira, subst. fem., especie de bota de couro crú, que tiram inteiriga 
da perna do i)otro e que immediatamente enflada se amolda á perna do ca- 
valleiro (4) . 

(1) Coruja, Collecgao de vocahulos e frases usados na jyrovincia de S. Pedro do Rio 
Grande do Snl no Brazil, página 23-24. Londres, 1856. — Reproducido ijor IJeau- 
i'.KPAiKic-RoiiAX, Diccionario de vocabnlos brasileiros, página 110. Río de Janeiro, 
1889. 

(2) Beaukepairk-Rohan, Diccionario, etc., página 110. 

(3) CoKKÉA, Vocabulario Sul Rio-Grandense, página 157-158. Pelotas, 1898. 

(4) Teschauer, Forandvha Rio-Grandense. Investigagoes sobre o idioma fahlado no 
Brazil e farticularmenle no Rio Grande do Sul, II, página 11. Porto Alegre, 1903. 



K. LEUMANN-NITSOHE : LA BOTA DK POTKO 219 



^ LA BOTA DE POTRO, SUPLEMENTO: EL CHIRIPA 

Agregamos como sui)lemento, datos lelacionados con el chiripá que 
con los calzonciUoH cribados y la hotn ríe potro, completa el cuadi'o tí- 
pico (le la época de antaño. 

Domingo F. Sarmiento, en la segundíi mitad del siglo xix, dice: 

El uso del poncho en el pueblo llano lia debido mantener el traje indio 
reducido a cubrir la desnudez de las carnes, bastando la camisa para el bus- 
to y sobrando h)s calzones, (pie no se nsaron entre la gente blanca sino bra- 
gas hasta la rodilla con hebillas, prescindiendo de todo ello el pueblo me- 
diante el más ligert) de todos los tejidos de algodíhi Idanco, que llamaron 
por eso calzoncillo, y el chiripá, pedazo de tela de lana informe, envuelto 
a la cintura (1). 

El cliiripá cruzado es invención guaraní (pie uo al(anz<') a la falda de los 
Andes, poblados p(»i- chilenos. Hasta 1831, el arriero saujuanino que viaja- 
ba ^>í< hajo,eíi decir, Buenos Aires, usaba sombrero de jielo foi-rado en hule, 
aunque hiciese el mejor tiempo, pantalón angosto saj(ín o verde botella, de- 
jando ver un flequito del calzoncillo, bota fuerte, y pañuelos de seda a pro- 
fusión, visible la mitad de cada nno en el bolsillo o la espalda, y la cabeza 
la ciñen con una corbata negra (2). 

Una viajera de la misma época describe los indígenas, probable- 
mente araucanos, que hallara en la ribera del Paraná : fíjese que ha- 
bla del chilii)a (con acento grave) y no del (íbilipá : 

Les attitudes de ees Indiens sont magnifiques. Un peintve pourrait les 
dessiner sans y rien changer, et faire un admirable tablean. Deux grandes 
piéces d'étoffe de tissu de laine les drapent á merveille. L'une, enronlée et 
relevée dans la ceinture, forme la chilipa, sorte de pantalón boufí'ant : l'aii- 
tre, drajiée sur les épaules et n(mée snr la poitrine, sert de mantean : a la 
ceintnre pendent les bolas. Le conteau est j)lacé, an dos, selon la mode du 



(1) Sarmiexto, La nación soberana. Obras, XXII, página 337-338. Buenos Ai- 
res, 1899. 

(2) Sarmiento, Guerra civil. Obras, IL, página 29. Buenos Aires, 1900. 



220 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

pays... Sur la tete, un étroit moiiclioir plié en bande, soutenant les cheveux 
et attaché deriiére (1) . 

Ricliard Artliur Seymour dedica al chiripa (sic^ y no chiripá) aten- 
ción especial : 

The native dress consists of a loóse pair oí calzoncillos , or drawers, worked 
at tlie bottom, and edged witli fringe, above which is worn a garment ca- 
lled a chiripa, in shape like a shawl : the two ends of tliis are fastened with 
a sasli round the waist, the middle part hauging doAvn like a bag, and for- 
ming a sort of very loóse trowsers. The chiripa, which may be made of any 
sort of niaterials, such as tvooI, cotton, alpaca, or cloth, is of bright co- 
lours, woven in stripes, but the kind generall.\ cousidered the smartest is 
made of black cloth edged with scarlet, and looks very well over a pair of 
white calzoncillos, with a red shirt above it. Patent leather boots with red or 
green tops are worn on great occasions, but on ordinary days boots of nntan- 
ned leather, made from the skin of the hind legs of amare, are much used. 

Los diccionarios que contienen la palabra, la explican como signe : 

Chiripá, m. — Pieza de género, cuadrilonga, la cual pasada por éntrelos 
muslos y asegurada a la cintura con una faja, hace las veces de pantalón 
para la gente del campo. Antiguamente, hasta hace j)ocos años, era el chiri- 
pá prenda inseparable del campesino : hoy lo va dejando por la bombacha, 
ya muy generalizada. 

Dos o tres varas de bayeta, seda o cualquier otra tela forman el chiripá, 
que se envuelve alrededor de la cintura, nnas veces a guisa de saya, otras 
recogido entre los muslos para montar mejor a caballo. El chiripá está suje- 
to por una banda o tirador, especie de canana donde el gaucho guarda los 
avíos para fumar, el dinero, etc., y que sirve además ijara colocar atravesa- 
do el enorme cuchillo, comúnmente de vaina y cabo de plata, su compañero 
inseparable, que no abandona en ninguna ocasiíSn ni circunstancia, y tan afi- 
lado que, según se exjjresa Azara, puede un hombre afeitarse con él. (D. Ale- 
jandro Magariños Cervantes) (3). 

(1) Beck Bkrnaiíd, Le Bio Paraná. Cinq années de séjoiir dans la Iléptiblique 
Argentine, página 183. Paris-Geufeve-Neuchatel, 1864. 

(2) Seymour, Pioncering in the Pampas, or tUe first four years of a settlcr^s expc- 
rience in the La Plata eamps, second edition, página 107. Londou, 1870. 

(3) Granada, Vocabulario rioplatense razonado, página 113. Montevideo, 1889. 
ídem, 2^^ edición, página 197-198. Montevideo, 1890. — Magariños Cervante.s, 



lí. LEIIMAXN-NITSCHE : LA BOTA DK POTKO 221 

Chiripá. — Pieza de género cuadnlonga (el poncho muchas veceí?), que 
pasada por entre las piernas y asegurada en la cintura, substitxiye a la bom- 
bacha. Según este modo de usarlo se le llama a la porteña (o sea argentina) : 
<i la oriental se dice cuando se sujeta adelante sin j)asarlo por entre las pier- 
nas (1) . 

Chiripá. — Manta cuadrilonga de algodón o paño que usa el paisano en 
vez del pantalón. El nombre es indígena y viene a no dudarlo de las siguien- 
tes voces quichuas : chiri, frío, ppaclta, la ropa o vestido, y cliach, cubrir, lo 
<iue nos daría : ropa para cubrir el frío. Recuerdo que el erudito don Andrés 
Lamas conversando im día sobre etimologías indígenas me aseguró que la 
palabra era (luichiia y significaba más o menos «para cubrir». Según el es- 
critor M. A. Pelliza, el vistoso chiripá no se usó en los primeros tiempos y 
.sólo figura como traje caracterí.stico del gaucho desde 1780, pues anterior- 
mente usaba un ancho calzoncillo de lienzo adornado con flecos y cribos y 
un corto jjantalón que no pasaba de la rodilla. (El país de las pampas.) Con 
este último traje presentó Ascasubi a los gauchos del siglo pasado que figu- 
ran en su Santos Vega, edición de París, 1872. Sin embargo, la palabra es 
a todas luces indígena (2) . 

Agregíiniosque Pelliza en la ol)ra citada, por Legiiizamón, dice tex- 
tualmente como sigue (3) : 

El vistoso chiripá no se usó en los primeros tiempos, y puede asegurarse 
que como traje característico no figura sino desde 1780 adelante, .según se 
explicará en lugar oportuno en esta historia. 



Estudios históricos, políticos y sociales sobre el río de la Plata, págiua 318-819. Pa- 
rís, 1854. — Azara, obra citada. I, página 307. 

Garzón, Diccionario, etc., página 157-158, se sirve de los datos recién reprodu- 
cidos para hacer creer que hayan dos clases de chiripá, uno usado al estilo de la 
pollera de mujer (el chamal de lo^ araucanos), y otro donde la parte de atrás es 
levantada, entre las piernas, hacia adelante y fijada en su borde por el tirador. 
Es sin duda la misma manta, usada casi siempre del segundo modo, para mayor 
comodidad en el andar a caballo y para abrigar el cuerpo contra el frío (chiripa, 
voz quichua, — para el frío). Véase más adelante el artículo «chamal», repro- 
ducido del diccionario etimológico de E. Lenz. 

(1) Fernández y Medina, Cuentos del pago (novelitas uruguayas), página 268. 
Montevideo, 1893. 

(2) Leguizamón, Recuerdos, etc., página 266. 

(3) Pelliza, El país de las pampas. Descubrimiento, población y costumbres 1516- 
1780, págiua 195. Buenos Aires, 1887. 



222 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Desgraciadamente, Pelliza lia quedado debiéndonos la explicación 
])rometida. 

Chiripá. — Vocablo guaianí [!] generalizado en la República desde el co- 
loniaje. La vida jirecaria de la colonia obligó a sns primitivos moradores a 
substituir las ropas usadas hasta entonces, de confección vistosa, jior otras 
más baratas. Las rudas faenas de la vida pastoril, exigiendo una más am- 
plia y cómoda indumentaria, no fueron sin duda extrañas al cambio. El es- 
tado prósjjero de la colonia liizo después, que lo que empezó por ser humil- 
de i)renda de vestir, se convirtiera en costoso artículo de lujo. Desde enton- 
ces el rico paño en lana de vivos colores y ribeteado de rojo y celeste, 
substituyó al poncMllo de pacotilla, relegado a más humildes servicios (1) . 

Chiripá^ s. m., es quichua : en araucano c/íamaí. Aunque A^a desaparecien- 
do, todavía usan muchos j)aisanos el chiripá. En general consiste de una 
tela rectangular más o menos gruesa, de la que se asegura primero un ex- 
tremo con la faja y por atrás en la cintura ; luego, por debajo de las pier- 
nas, se hace pasar el resto, y entonces se asegura también el otro borde por 
delante (2) . 

Chiripá, s. m. Pieza de tela o j)año que usa la gente del campo en vez de 
los pantalones (3). 

Chiripá. Del Guaraní [sic]. Especie de zaragüelles que llevan por panta- 
lón los gauchos (4). 

Chiripá (voz de origen (]uicliua), m. Ropa consistente en un pedazo cua- 
drilongo de género, el cual pasado por entre los muslos y asegurado a la 
cintura con una faja, hace las veces de bombacha entre la gente de campo. 
II Los indios patagones lo usaban de cuero. Se le usa también envolvién- 
dolo alrededor de la cintura y piernas a modo de enaguas, sin pasarlo antes 
entre los muslos (chiripá liado). Hoy va siendo reemplazado por la bomba- 
cha y el pantalón. Chilenismo. || Gente de chiripá, es la campesina y sin 
cultura (5) . 

(1) MuNiAGURRiA, Flores del monte. Verso y ];trosa, página 178-179. Corrientes, 
1908. 

(2) HoLMBERG, Lin-Calél, etc., página 321. 

(3) DÍAZ Salazar, Gida prácticu ilustrada del español en la Argentina, página 
100. Bueuos Aires-Barcelona, 1911. — El vocabulario se publicó también en edi- 
ción separada bajo el título : 

Díaz Balazar, Vocabulario argentino, ^ú,g\ii?k 2^. Bueuos Aires-Barcelona, 1911. 

(4) Molina Nadal, Vocabulario argentino-espaTiol ?/ español-argentino, etc., pági- 
na 15. Madrid, 1912. 

(5) Segó VIA, Diccionario, etc., página 425. 



lí. LEHMANN-NITSCHK : LA BOTA DE POTRO 223 

E. Moniier Sans dedica al cliiripá todo un capítulo del cual extrac- 
tamos las siguientes líneas : 

La palabra diiripd no cortsta en el diccionario oficial de la leugiia espa- 
ñola. Salvíí la define diciendo : « Pedazo de bayeta con qne la gente jiobre 
de Buenos Aii-es y Montevideo se cubre desde la cintura hasta más abajo 
de las rodillas. » 

Protestando de mi respeto y admiración ])<)r tan distinguido y erudito 
filólogo, he de decir qne esta vez no acertó en la anterior definición. 

El diccionario de don Nicolás María Serrano registra también la palabra 
y si bien la define con más amplitud y exactitud que Salva, no da todavía 
de ella una idea clara y precisa, quizás porque sólo conociera la prenda por 
referencia. 

De todas las definiciones que conozco, la mejor es, a mi entender, la que 
da don Daniel Granada, en su Vocabulario ríoplntense razonado. Dice así : 
[sigue el artículo ya repi'oducido]. 

El chiripá fué, según entiendo, una substitución de los calzones. Tanto 
porque en otro tiemijo escaseaban los sastres, cuanto porque los continuados 
ejercicios ecuestres gastan mucho los jiantalones, fiiéronse éstos abandonan- 
do, reemplazándolos por la aludida pi*enda, más económica y (]uizá más có- 
moda. 

Chiripá, según mis informes, viene del quichua, en cuyo idioma chiri sig- 
nifica frío, y chiripac (dativo en la declinación de este nombre) para cJ frío. 

Aún hoy se ven en este país gentes con chiripá, sin (pie sea verdad que 
esta prenda fuese antes y aún en la actualidad de uso exclusivo de los po- 
bres (1). 

El origen quichua de la palabra en cuestión, queda comprobado por 
Samuel A. Lafone Qnevedo : 

Chiripá. Pedazo de tela del tamaño de un poncho que se usa encima de 
los calzoncillos, pasado por medio de las piernas y asegurado de atrás y 
adelante a la cintura por una ftija, formando así un pantalón improvisado. 

Etimología : Chir i-pac : pac, para : cliiri, el frío (2). 



(1) MoNNER Sans, Minucias lexicográficas. Tata, lambo, poncho, chiripá, etc., etc.^ 
págiua 23-26. Buenos Aires, 1896. 

(2) Lafone Quevedo, Tesoro de catamarqueñismos, página 104. Buenos Aires,. 
1898. 



224 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Don Godofredo Daireaux, en sus tipos y i)aisajes criollos, no se ol- 
vida del cliirij)á : 

El chiripá 

Argentinos no llevan calzones, 
Pero llevan su bnen chiripá, 
Con un letrero que dice : 
i Libertad, libertad, libertad ! 

Así cantaba, liace ya alrededor de treinta años, un morenito que entonces 
tenía cinco o seis años, repitiendo con graciosa convicción ese ingenuo j 
patriótico canto, aprendido en la escuela. 

Como es que me ha quedado en la memoria, no sé : pero nunca he podido 
ver un chirij)á, sin acordarme del morenito de ojos relucientes y de su can- 
cioncita. 

Y realmente que es muy argentino el chiripá, o más bien dicho era, ijues 
ya va desapareciendo, dejando el lugar a la bombacha y al vulgar jiantalón 
de gambrona. 

El chiripá, j)intoresco atavío del gaucho ; de paño negro para el criollo 
acomodado, hacendado, que lo usa a ratos, por costumbre vieja, y lo va de- 
jando poco a poco ; de tela liviana de algodón, vistosa, con rayas coloradas 
o verdes, azules y blancas, jjara los mortales menos afortunados : de tela 
fuerte, azul obscuro con cruces blancas, pampa, para algunos vascos rancios, 
<iue miran la moda con desjjrecio. 

¿ De dónde salió el chiripá ? Autores graves lo dan como indígena, signi- 
ficando la palabra para cubrir, y aseguran que apareció como a fines del si- 
glo pasado. 

No puede haber duda que sea indígena, pues en ningún país europeo se 
ha usado jamás, desde los tiempos históricos, semejante prenda, y aunque 
se hubiera usado en Euroj)a, ningún sastre la hubiera introducido, pues no 
se necesita arte ni tijeras j)ara confeccionar esa personificada negación de 
la sastrería. 

¿, Cómo nació ? Cuentan i\ ue así fué : 

Los indios usaban poncho : a caballo, el ijoncho les tapaba todo el cuer- 
po y parte de las piernas desnudas : a iñe, siempre estaban en cuclillas, y 
el poncho los tapaba en te ritos. 

La ijrimera vez que un jefe indio tuvo que acercarse a los cristianos, los 
vio tan vestidos, que al apearse, con solo el i)oncho puesto, se avergonzó de 
su desnudez, y quitándoselo de las espaldas, se lo ató en la cintura. 



U. LEHMANN-XrrSCHE : I>A BOTA DE l'OTKO 225 

Cuiidií) la moda, y de los indios pasó a los cristianos. 

(Sí non é vero, é hen trovato, como diiiin los argentinos de la generación 
veniííera. 

Pero si siguen éstos con la moda del chiripá, le habrán cosido bolsillos, 
que siempre, hasta hoy, le han faltado (1) . 

Tan sólo por motivos bibliográficos agregamos las siguientes líneas: 

El chiripá era casi siempre del paño (jue fabricaban ellos mismos [los 
gauchos], pues aprendieron de los indios el tejer y el teñir la lana del gua- 
naco con la cual hacían preciosas mantas y otros objetos nui y necesarios. 

El chiripá no es nada más (|ue una manta de forma cuadrada y carece por 
completo de costuras. 

Esta manta cuadrilonga es doblada sobre las piernas y así replegada se 
ciñe a la cintura por medio del culero o tirador. 

Es muy simi)le esta pieza de la indumentaria del gaucho y con mucha fa- 
cilidad podía arreglar su vestimenta. 

Casi siempre llevaba un chirii)á con listas coloradas como rociado con 
sangre (2). 

Los flos datos siguientes, también se refieren a las repitblicas del 
Plata : 

Ricardo Palma (3) cita la palabra cliiripá. con la explicación: 
« Prenda del vestido de los gauchos », sin otros detalles. 

Un detalle pintoresco encontramos en el diccionario de Ciro Bayo 
que, desgraciadamente, no indica la procedencia exacta de las voces 
tratadas : 

Chiripá. Pretina que por una extremidad se rodea a la cintura y pasando 
la otra por entre las piernas, se vuelve a ceñir por delante, sujetando las 
«los puntas (4) cím una faja o cinturóu. Es el pantalón o zaragüelles del 



(1) Daireaux. Tipos y paisajes criollos, primera serie, página 79-81. Buenos 
Aires, 1901. — Reproducido en Daikeaux, Costumbres criollas, píígina 114-116. 
Biblioteca de La Xación. volumen 665. Buenos Aires, 191.Ó. 

(2) Moxi^A FiGUEROA, El gaucho argentino, etc., página 19-20. 

(3) Palma, Dos mil setecientas voces que hacen falta en el diccionario. Papeletas 
lexicográficas, págin.a 69, 298. Lima, 1903. 

(4) No es cierto ! las dos puntas tienen que quedar colgantes, como lo exige 
la coquetería gauchesca. (Xota de E. L.-N.) 

T. XXI 15 



226 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

gaucho j)oiteño y ])reiula muy cómoda para el trabajo rural ecuestre, ade- 
más que es de fácil hechura y de pronto lavado, sin que pierda los colores 
chillones a que tan aficionado (1) es el gancho. Gente de eJth-ipd., gente 
campesina. — Santo Cristo de la Petrina. Se venera en una iglesia de la ciu- 
dad boliviana de La Paz, y viste un chiripá teicioj)elo recamado de adornos. 
Cuentan que un argentino forastero acostumbraba liacer limosna todas las 
noches a un pobre que encontraba siempre en el mismo sitio. Cierta noche 
muy fría que hal)iendo perdido en el juego hasta el último centavo no tenía 
nada que darle, quitóse el chiripá y se lo dio al pobre. A la mañana siguien- 
te se vio al Cristo de la iglesia vestido de chiripá. Creyendo el sacristán 
que era burla sacrilega, trató de quitárselo pero no pudo conseguirlo. Di('> 
parte a la comunidad, el vecindario se conmovió y en un momento acudió 
inmenso gentío al lugar del suceso. En él figuraba el argentino, que al punto 
reconoció en el chirij)á del Cristo el que había dado al pobre. Contó el su- 
ceso ; hiciéronse pesquisas ijara buscar al pobre, pero no encontrándole, to- 
dos cayeron en la cuenta que se había operado un milagro (2). 

Para el Brasil^ hay muclios diccionarios qite citan el chiripá como 
prenda del campesino : 

ühirijHÍ. s. m. baéta encarnada que os ijeáes usam trazer ao redor da cin- 
tura. O Sr. Dr. J. A. do Valle Caldre Fiáo, no sen romance O Corsario, mam 
de urna vez escreve chiUiní (3) . 

Chiripá^ s. m. (B. Gr. do Ñ.J baéta encarnada que os peáes costumam 
trazer ao redor da cintura (Coruja). Corresponde na forma á tango do^ afri- 
canos, e á julata dos Guaicurús de Matto-Grosso. Devo, poréin, fazer obser- 
var que os peáes do Rio Grande usam do chiripá sobre as calcas : entretanto 
que os Africanos, os Guaicurús e outros aborigens de Matto-Grosso servem- 
se aquelles da tanga e estes da julata como única roupa. || Etym. E' voca- 
bulo da America hespanhola (Valüez) (4). 

Chiripá, subs. m. : vestimenta usada pelos peñes de estancia ou cami)o- 
nezes, que consta de nma peca quadrilonga de fazenda (metro e meio), a 
(jual, passando por entre as pernas, é apertada á cintura em suas extremi- 

(1) \o es cierto ! (Xoia ríe E. L.-N.) 

(2) Bayo, Vocabulario de provineialismos, etc., página 343-344. — Ídem, J'ocabn- 
Uivio criollo-español, etc., págiua 79 ; en esta última edición quedó suprimida la 
mitad del artícnbj desde « Cuentan que ... ». 

(3) Coruja, Collecgao de vocahulos e frases, etc., página 11. 
('4) Beauhki'aikk-Rohax, Diccionario, etc., página 47. 



U. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTKO 227 

(hules por uiiiii cinta de como ou por uui tirador. Para fazer o chiripá póde-se 
cmpregar e iisa-se generalmente um jtonclio de paJa (1). E' voc. da America 
Hespanliola do Siil. Hoje é pouco usado, sendo mais acceito na República 
Argentina. O Visconde de B. Roban engana-se redondamente quaudo diz 
que os pvdes rio-grandenses usam o c/íí>-/¿^«' sobre as caigas; pois é justamen- 
te para substituir estas que usam o chiripá, que vae, nao sobre as caigas, e 
sim sobre as ceroulas sendo que alguns nem ceroulas usam, apenas vestem 
o chiripá (2). 

Chiripá, s. m. baeta encarnada (jue os peaes costumam trazer ao redor 
da cintura (3). 

El uso aiiii raro de la vestimenta primitiva eu Chile, queda com- 
l)robado también por los diccionarios : 

Chiripá. — Masque de Chile es éste un provincialismo propio de la Repú- 
blica Arjentina, donde según el señor Salva, denota un «pedazo de bayeta 
C(m que la jente pobre de Buenos Aires y Montevideo se cul)re desde la cin- 
tura hasta más abajo de las rodillas. » Más exacto habría andado nuestro 
autor si en vez de Buenos Aires y de Montevideo hubiese dicho : en la cam- 
paña de la ReiJÚl»li<a Oriental y en las pampas argentinas ; y eso in iUo 
tempore. 

En Chile solo los araucanos (i no todos) usan para cubrirse de una jjieza 
de vestido semejante, que llaman, sirviéndose de una palabra de su propia 
lengua, chamal. El chamal no es de bayeta de Castilla, sino de la misma tela, 
teijida en el país, de que se hacen loa ponchos (4). 

Chiripa, f. — o chir¡2)á, m. — lit. 1. el «chamal» (véase s. v.) de los 

indios cuando lo llevan levantado por entre las ijiernas hacia adelante a 

modo de pantalones, por encima de las charahuillas (véase s. v.) [calzones] 

II 2. a veces = chamal en jeneral. Rodríguez, [Diccionario de chilenismos, 

Santiago 1875, pág.] 165. 

Los dos formas no son mui usadas en Chile ; en el Sur i entre indios se 
conocen. La forma chiripá es muy usada en las Repúblicas del Plata, pues 
esta prenda de vestir es característica para los gauchos i campesinos hasta 

(1) Pala, s. f. O poncho chamado de pala é de fazenda mais tina que o de bi- 
chará, e com as pontas arredondadas ; é mais Ictb, mais curto, e va campanha é 
considerado como trajo mais decente (Coruja, obra citada, pág. 21.) 

(2) Correa, Vocabulario Sul Rio-Grandense, etc., página 56. 

(3) Teschauer, Poranduia Eio-Grandense, etc., página 10. 

(4) Rodríguez, Diccionario de chilenismos, página 165. Santiago, 1875. 



228 BOLETÍN DE I>A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Río Grande (cp. Beactrepaire, 47). Eu los últimos años se está perdiendo 
de uso; cp. Granada, 197, Lafone, 104, También se dice chiripál i vhirt- 
pao vulgarmente entre los cuyanos. 

Etimología: La palabra aunque conocida hoy j)orlos mapuches es de ori- 
gen quechua. Lafone da la etimología indudablemente correcta de chiri-jmc 
« j)ara el frío»; cp. Middendorf [Worterbtich des Buna Simi oder der 
Ketshua-8prac1u', Leipzig 1890, pág.] 354. 

Nota. — Chiripa, f. en el sentido de buena suerte, esp. hacer una chiripa, 
también dar un chiripazo, tentar la buena fortuna, arriesgar algo, es mui 
usado en Chile. Creo que esta palabra que está en todos los diccionarios cas- 
tellanos, es el mismo vocablo americano que como término de jugadores ha- 
brá llegado a España. El paso del significado de « ponerse la chiripa » = 
abrigarse contra el frío, ponerse a su gusto, tener bu.ena suerte, no sería di- 
fícil de esplicar. 

Chamal, m, — lit. — el paño grande negro que usan indios e indias j)ara 
cubrirse desde la cintura (las mujeres desde los hombros) abajo. Los hom- 
bres levantan a menudo la parte de atrás por entre las piernas hacia ade- 
lante i afírmanla con el cinturon. En esta forma se llama en Chile chiripa 
(véase esto), en la Argentina chiripá... 

Etimología : mapuche, Febré.s : chamal o chamall la manta de las indias 
con que se cubren todo el cuerpo, a modo de sotana, i aun a nuestra sotana 
tal vez la llaman ellas chamal (1). 

Tomás Guevara (2), el conocido araucanista, describe las prendas 
del vestuario mapuche como sigue : 

El traje de lana del araucano ha evolucionado en el curso de los siglos. 
Primero no difería mucho del que llevaba la mujer: una manta y el chamal 
que caía desde la cintura hasta más abajo de la rodilla. Después el chamal 
se cruzó por debajo délas ijiernas y se amarró eu la cintura fc/ímpo/, to- 
mado sin duda de las tribus pehuenches, del oriente. Agregó los calzoncillos 
(eharahuiUa) . 

Ahora el mapuche princij)ia a leemplazar el chiripá por un pantalón ancho, 
atado al tobillo, que llama charahuilla. 

El traje de la araucana se distingue al presente por su sencillez y unifor- 
midad para todas las edades j' estados. El chamal, retazo de género burdo de 
lana tejido por ella misma o comprado en el comercio del que se llama « Cas- 

(1) Lknz, obra citada, páginas 305-306, 244. 

(2) Guevara, Psicolojía, etc. páginas 107-108. 



K. LEHMANN-NITSCHK : LA BOTA 1>K l'OVUO 229 

tilla », le envuelve el cuerpo desde los sobacos, sostenido por los hombros 
con una amarra basta cerca del tobillo. Una fivja de lana, el trarihne, lo 
aprieta en la cintui*a. La icidla, especie de chai del mismo género, prendido 
al cuello con el titpu, cae sobre los hombros y la espalda. 
Excepcionalmente llevan algunas, camisa corta de lienzo. 

La voz chiripa (con acento grave) sigiiitica según el diccionario de 
la academia, en el jnego de billar, suerte favorable que se gana por 
casnalidad y en sentido íigurativo y familiar, casualidad favorable. 
En el mismo sentido corre en la Argentina. No me explico de donde 
deduce el siguiente párrafo Latzina (1) : 

Chiripa. Vocablo quichua que se emplea cuando se observa lluvia con sol, 
o cuando se habla de algo extraordinaiño. Los alemanes dicen en tales oca- 
siones, lluvia con sol, (pie el diablo se aparea con la diabla. No debe con- 
fundirse chiripa con chiripá, (jue es una prenda de la indumentaria gauches- 
ca y reemplaza al pantalón. 

El uso de la palabra cbiri])a, en el .sentido tratado por Lenz, puede 
comprobarse también para Río Grande del Sud en el Brasil : 

(.'hiripa, subs. f. : casualidade no bilhar e outrosjogos: o tacto de ganhar 
por casualidade ou sahir-se bem em (pialquer assumpto. E' voc. castelhano. 

Chiripear, v. intrans. : ganluir ou fazer boas tacadas, por casualidade e 
nao por conhecer o jogo de bilhar ; acertar j)or casualidade em qualquer 
assumpto. 

Chirixiento, nú}. : feliz por casualidade e nao por saber o jogo ; protegi- 
do da sorte. Estes dois últimos vocablos derivauí-se de chiripa, sendo que 
chiripear é voc. castelhano com a primeiro accepgao ácima. 

Chiripero, adj. : o mesma que chiripento. E' palavra da lingua castelhana 
com essa mesma significa^áo (2) . 

Nosotros podemos agregar algo al tema que nos ocupa. Hemos 
observado unas pocas veces el chiripá, como parte de la vestimenta 

(1) Latzina, Diccionario geográfico argentino. Suplemento que contiene las edicio- 
nes, correcciones y ampliaciones aplicahles a la tercera edición de dicha obra, reunidas 
en los nueve años subsiguientes a la aparición de la misma, página 204. Buenos 
Aires, 1908. 

(2) CORHKA, Vocabulario, etc., página 56. 



230 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

gaucha, una vez, por ejemplo en Vedia, provincia de Buenos Aires ; 
era un anciano que tenía un chiripá de paño azul. A lo largo del bor- 
de había una bordura blanca cuyos costados externos terminaban 
en zic zac ; bordados en blanco estaban también las iniciales del i)ro- 
pietario ; los ángulos anteriores, algo redondeados ; el individuo no 
había levantado la parte posterior del chiripá, entre las piernas por 
delante, como se hace al andar a caballo. 

El anciano Milla Luán, que vive a orillas del Río ííegro, en la Pri- 
mera Angostura y a quien visité en febrero de 1916, es el último en 
aquellos pagos que usa el chiripá, siempre hecho por sus hijas; pa- 
ga hasta 25-30 pesos por el paño, negro exclusivamente; los bordes 
están dobladillados con la máquina de coser; las dimensiones de un 
ejemplar que he medido, son 186 a 142 centímetros, correspondiendo 
el costado corto a la cintura. 

Hemos podido comprobar que en el oeste del país hasta la provin- 
cia de San Luis, se dice cliiripn (palabra grave), es decir con la pronun- 
ciación que corresponde al idioma quichua y que es la generalizada 
en Chile ; en la provincia de Buenos Aires, sólo se pronuncia chiripá 
(palabra aguda). Corresponde, pues, el primer tipo (que también se 
halla en los libros de los primeros viajeros recién reproducidos) a la 
pronunciación original, es decir quichua, mientras que la transmisión 
del acento a la última sílaba, es debida, sin duda, a la inílnencia del 
idioma guaraní. El plural de la palabra cliirl])á, para los escritores 
argentinos, es chiripaes (1). 

La palabra chiripá ha sido empleada dos veces en el título de dra- 
mas criollos; en 1806, el oriental Orosmán Moratorio, bajo el pseu- 
dónimo de Julián Perujo, publicó un juguete cómico en un acto y 
tres cuadros, intitulado : Pollera y chiripá (2); algo más tarde, el ar- 
gentino don Enrique García Velloso, Ul chiripá rojo, drama lírico en 
un acto (o). 

íío cabe la más mínima duda que el chiripá es vestido adoptado 



(1) Varkla, Traducción castellana de : Latham, Los estados del Río de la Plata. 
Su industria >i su comercio, página 31. Buenos Aires, 1867. 

(2) Publicado en El Ombtt, semanario criollo, Montevideo, año I [único], nú- 
meros 38-40, páginas 450-453, 462-464,475-477. 1896. 

(3) Publicado en forma de libro de (2) 33 (1) páginas. Huenos Aires, 1911. 



K. r.EMMANN-NITSCHK : LA BOTA 1>K I'OTIÍO 231 

por los gauchos según la moda indígena. Los araucanos lo usan o usa- 
ba^, llamándolo chamal; hoy en día, los indios autóctonos del Cha- 
co, de vez en cuando en\Mielven su cuerpo caderas abajo, con un pon- 
cho que atan con una liga alrededcu' de la talla, cayendo el poncho 
entonces como pollera de mujer (observaciones propias, hechas sobre 
los Matacos). Así andan tambicn, muchas veces, los gauchos (chiripá 
a la oriental, etc., pág. 221). 

Al andar a caballo o para facilitar los movimientos de las piernas, 
hiparte posterior de tal «pollera», es levantada, entre las piernas 
hacia adelante y arriba para ser fijada debajo del mismo cinturón con 
que se sujeta, alrededor de las caderas, aquella prenda de vestir (chi- 
ripá en sentido propio; o a la portería). 

La costumbre de abrigarse los hombros c<»n un rectangular pedazo 
de género, caderas, nuislos y piernas, hallas»' no solo en América, si- 
no también en otras partes del mundo, en Asia por ejemplo, y debe 
pertenecer a aquella categoría de invenciones comunes a la humani- 
<lad entera (ideas elementares, según A. Bastían). 

Terminamos este intermezzo « chirii)esco » con algunas estrofas de 
una canción popular, intitulada : « A mi china » cuyo autor, sin duda 
uruguayo, nos quedó desconocido cuando la fijábamos, en 1905, para 
nuestra colección fonográfica de canciones populares; en esta colec- 
ción, que actualmente se conserva en el archivo fonográfico del ins- 
tituto psicológico de la universidad de Berlín, i)ara ser estudiada, 
oportunamente, por especialistas en materia musical, lleva los núme- 
ros 29 y 98. Keproducimos las cinco primeras estrofas, entre ellas las 
que representan una apología del chirii)á : 

Al muiulo me echó mi madre 
En el pago del Casupá (1), 
Sin más amparo que el aire, 
Mi caballo j mi chiripá. 

Voy errante como el ave, 
No sé cual es mi camino, 

(1) Casupá, arroyo en los departamentos de Minas y Florida, Eepública Orien- 
tal del Urugnay, conocido por una batalla en que el coronel Manuel luavalleja 
fué derrotado por el general Rivera (septiembre de 1839). — Según Araujo, Dic- 
cionario geográfico del Uruguay, página 162. Montevideo, 1910. 



232 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Ni tampoco sé el destino 
Que el soberano me abre. 

Más no temo qne habrá 
En mi pecbo adversidad, 
Yo teniendo mi caballo, 
Mi cliina j mi chirii)á. 

La selva es mi babitación. 
Los ríos mi paraíso, 
Y todo lo que Dios bizo 
Fuera de la poblaci«'>n. 

Me verán cruzar el I bino 
Con la sonrisa en los labios. 
Dicha (jue envidian los sabios 
•Al más humilde paisano... 

El autor de este trabajo no sabe contestar al poeta campestre y se 
rinde, incondicionalmente, ante el sentimiento triunfante del hombre 
primitivo... 



LA BOTA DE POTRO EN REFRANES Y LOCUCIONES POPULARES 

De algunas locuciones familiares, relacionadas con la bota de potro, 
la más popular en toda la Argentina, es la siguiente : 

i No es para todos la bota de ¡jotro ! 

El poeta oriental don Alcides iJe-María, conocidísimo en el mundo 
de los literatos campestres por su pseudónimo Calixto el Nato o El 
Viejo Calixto, empieza con este refrán una pequeña composición, 
intitulada : Criolla.s (1) : 

Refrán como cualquier otro 
Pero muv lindo a la vez 



(1) ük-Mauía, Criollas. La Pampa Florida, revista social, liuinorística, dedi- 
cada al bello sexo y a la tradición nacional. Las Flores [provincia de Buenos 
Aires], íi^ época, año III, niímero 106, febrero 8 de 1914. — No he podido hallar 
la edici(')n primitiva cb' la citada poesía de Calixto el Ñato. 



li. I.EHMANN-NITSCHB : LA BOTA UE POTKO 283 

Es el tjiie dice (lue « iiu es 
Pa todos la bota 'e potro ». 

Y eso en el fondo es verdá 
Y del gauclio da una idea 
Porque con ellas manquea 
La gente de la siiidd. 

Quiere decir este refrán popularísimo que para cierto asunto, por 
sus dificultades ocultas, no se jjresta cualquiera; su origen debe bus- 
carse en las cualidades de la bota, para cuyo uso se requiere « cierto 
cuidado y baquía a fin de no desollarse la epidermis » (1). Me parece 
inútil agregar comprobantes bibliográficos comololiizoT. Garzón (2); 
basta agregar que no he podido hallar, en las obras paremiológicas de 
la península ibérica, el refrán en cuestión, pero sí un equivalente : 

Al que no está hecho a bragas, 
Las costuras le hacen llagas 

refrán (pie « denota la repugnancia y dificultad que cuesta hacer las 
cosas a que no está uno enseñado o acostumbrado » (3), 

Menos frecuente, pero también usado en la Argentina, es otro 
refrán que significa los « tiempos pasados » : 

¡ Ya no se dan potrillos para botas ! 

lle(;ordándose <pie por la escasez del ganado caballar, desapareció 
poco a poco el calzado primitivo, fácil es darse cuenta del origen de 
esta frase; citaré al respecto un párrafo de Ascasubi (4), escrito en 

(1) AcEVEDO DÍAZ, Xafií-a, etc., página 490. 

(2) Garzóx, Diccionario argentino, etc., página 68. 

(3) Sbakbi. El libro de los refranes. Colección alfabética de refranes castellanos, 
explicados con la mayor concisión y claridad, página 32. Madrid, 1872. — Parece 
que la Academia Española se ha servido de esta fuente al redactar el artículo 
« braga » . 

(4) Ascasubi, Aniceto el Gallo o (jacetero prosista y gauchí-poeta argentino. Ex- 
tracto del periódico de este título, publicado en Buenos Aires el año de 18.54 y 
otras poesías inéditas, páginas 25, 293. París, 1872. — Las notas de Ascasubi bis 
hemos agregado en paréntesis. 



234 BOLETÍN" DE LA ACADEMIA NACIOXAL DE CIENCIAS 

1853. que ilustra como se aplicó hasta la pena de muerte jjor el robo 
de un potrillo, y con razón es criticado ese exceso de justicia del gene- 
ral Urquiza : 

Es hombre que no sabe ageniar (tomar los aBimales ajenos o robarlos), 
pero sabe afusilar a nn pobre gaucho, porque saca nn par de botas de potro 
(esto es, desollar las patas de un potro, sacándoles entero el cuero pai-a 
hacerse botas sin costura). 

Tal exceso judicial debe extrañar, tanto más, cuanto para el cam- 
pesino la bota de potro era artículo de primera necesidad; es indicio, 
pues, de la última miseria cuando el trabajo del inquilino o arrenda- 
tario no le da lo suficiente para calzarse : 

Las contribisiones y los arriendos de los campos lo tienen chiqjao al arqui- 
lino y no le dá potrillo pa botas el trabajo... (1). 

Volviendo a locuciones en las cuales la bota de potro es empleada 
en sentido figurativo, encontramos en la literatura i)opuIar argentina 
la comparación siguiente : 

Más criollo que la bota de j)otro (2) 

mientras que el comparativo « más curtido que un par de botas » (3), 
debe referirse a la bota fuerte. 
La comparación : 

Flojo como bota de j^otro bien sobada 

fué empleada por uno de los tantos autores que en revistas populares, 
y usando del estilo gauchesco, escriben cuentos de la campaña (4). 

(1) Sagastume, Ráfagas de la Pampa, página 121. La Plata, 1913. 

(2) Gutiérrez, Dramas policiales. Satiíos Vega, página 183. Buenos Aires, 1895 : 
« Don Serafín, un nación más criollo que la bota de potro. » 

(3) Ibidem, página 254 : « Aquel borrachóu es más curtido que mis botas. » 
Gutiérrez, Dramas policiales. Una amistad hasta la muerte (continuación de 

Santos Vega), página 138. Buenos Aires, 1896 : « ¡ El moreno es más curtido que 
un par de botas ! » 

(4) Martínez Payva, Pa el gobierno. Mundo Argentino, Buenos Aires, año Y, 



K. LICHMANN-NITSCHE : I.A BOTA DE POTRO 235 

Kelacionada con las botas y originariamente, al parecer, con las de 
potFO, está también la frase -ponerse las botas, explicada por el Diccio- 
nario de la Academia como frase figurada y familiar con el sentido 
de «enriquecerse o lograr extraordinaria conveniencia», por Luis 
Besses (1) como « triunfar, hacer su negocio » y por Ascasubi (2) con 
el sentido de «disfrutar muclio sin gastar ni trabajar». Xo conozco 
el origen de esta locución que se lialla, de vez en cuando, sólo en las 
poesías ganchescas que datan de la mitad del siglo pasado (3); no se 
encuentra más en las poesías posteriores. Puede ser que exista rela- 
ción con la frase 4atina : calceos ijoscere, es decir, pedir el calzado, 
levantarse de la mesa (Plaut. ep. 9, 17, 3); en la frase española, tal 
vez, se ha esi)ecializado el caso frecuente, donde el huésped, despnés 
de una cena opulenta, se levantó de la mesa y se puso las botas, pero 
sin pagar ! 

Los demás refranes relacionados con la palabra bota que se hallan 
en la península ibérica, no se conocen, a mi saber, en la Argentina. 

En lo que hace al chiripá, hay la locución popular : gente de chi- 
ripá, para designar gente bruta y ríistica. 



LA BOTA DE POTRO EN LA POESÍA POPULAR RÍOPLATENSE 

Siendo parte integrante de la indumentaria gauchesca, la bota de 
potro aparece en aquella poesía pojíular ríoplatense que glorifica a 

número 248, octubre 6 de 1915 : « Ayer lo sacaron a Segundo del calabozo ande 
lo tenían desde hacía quince días a pan y agua... iba amarillo y con el cuero flo- 
jito como bota 'e potro bien sobada. » 

(1) Bessks, Diccionario de argot español o lenguaje jeryal gitano, delincuenie, pro- 
fesional y popular, página 38. Barcelona [1906]. 

(2) Ascasubi, Santos Vega, etc., jiágiua 11.5, nota. 

(3) Ascasubi, Aniceto el Gallo, etc., páginas 21, 293. 

Ascasubi, Paulino Lucero o los gauchos del Río de la Plata cantando y comba- 
tiendo contra los tiranos de las repúblicas Argentina y Oriental del Uruguay (1839 a 
ÍS5I). páginas 226, 380. París, 1872. 

Ascasubi, Santos Vega, etc., página 115. — En el verso respectivo, se dice, por 
excepción, calzarse las botas. 

FiGUEROA, Las carreras de Lanuz, etc., página 28. 

LussiCH, Los tres gauchos orientales y el matrero Luciano Santos, 4^ edición, -pá- 
gina 19. Montevideo, 1883. 



236 BOLETÍN UE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

lo autiguo, a la vida campestre, al gaucho y a sus modalidades ; hé 
aquí algunos ejemplos que complementan, al mismo tiempo, los com- 
probantes poéticos sobre el traje popular, reunidos por nosotros en 
un trabajo anterior (1) : 

Yo soy el gauc-lio oiieutal 
De alma noble y generosa, 
El que con faz orgullosa 
Cruza el bravo pajonal. 
El que en su tierra natal, 
Allá en las noches serenas, 
Canta sus dichas y penas, 
Demostrando lo que siente : 
¡ El que usa vincha en la frente 

Y vibradoras chilenas ! (2) 

El criollo qu'entre '1 follaje 
Le gusta vivir ufano. 
El qu'en el monte ó el llano 
Sabe mostrar su coraje ; 
El qu'entre '1 rudo criollaje 
Siempre lo ven en reunión. 
El que usa lazo, facón. 
Bota de potro, culero. 
Boleadoras y el yesquero 

Y el chiripá hasta el talón (3) . 

Cruzo los campos sin una líena. 
Siempre cantando como el sabia (4), 
Luciendo airoso mi gran melena. 
Siempre vestido de chiripá. 

Cuando golpean mis nazarenas 



(1) Lkhmann-Nitschk, Folklore argentino. III. El chambergo, página 41 y sig. 

(2) Chilenas, espuelas con grandes rodajas. (Nota de B. L.-X.) 

(3) Tabaré, Follaje criollo. El Fogón, iieriódico criollo, ilustrado, Montevideo, 
2^ época, año V, uúinero 240, octubre .30 de 1903. 

(4) Sabia, voz guai-auí, el zorzal. Tiirdiis rufiventris. (Xota ríe R. L.-X.) 



K. LKI1MANX-MT8CHE : I.A BOTA DK POTRO 237 

Siguiendo el ritmo del pericón, 
¡ Los payadores y las moi-enas 
Llevan sus manos al corazón ! 

Sobre mi espalda, soberbio flota 
Siempre el pañuelo con gallardía, 

Y cae e! poncho sobre mi bota 
Como en los cerros la luz del día (1). 

Si es el vestir, ¡ eso sí I 
Mi mayor placer ha sido 
Ser un gaucho presumido, 
Usar un puro ¡ ay de mí ! 
Desde el bordao quillapí (2) 
O el chiripá con floieao : 
Del calzoncillo cribao 
Hasta la bota de potro, 
¡ Por Dios ! dudo que haiga otro 
Que llegue á hacerme costao (3) . 

Vestido de chiripá, 
Con bota' 'e poti'o y llorona'. 
Culero grande y facón 

Y con parada cantora 
En un pingo de mi flor 
Que hace sonar la coscoja 
Porque es bagual entuavía 

(1) Arrarte Victoria, La canción del gaucho. El Fogón, pt-riódico criollo, ilus- 
trado, Montevideo, 2^ época, año VI, número 247, diciembre 22 de 1903. 

(2) « Quiyapí (en guaraní, piel de nutria : qu'iyá, nutria y, pi, piel), m. Vesti- 
menta de los indios guaraníes con la que se cubren las espaldas. Es hecha de 
pieles y especiabnente de la piel de nutria » (Segovia, niccionario, etc., página 
449). 

Es, pues, vestimenta de los indios, nunca usada por los gauchos; nuestro autor 
quiso, al parecer, jactarse del conocimiento de vocablos exóticos. 

(3) TORORA, Cosas que quiero. El Fogón, primer periódico criollo, ilustrado, 
Montevideo, 2^ época, año I, niiniero 19, marzo 22 de 1899. — Keproducido en 
parte y sin firma, ibideni, año IX, núuiero 384, julio 30 de 1907. — Firmado : 
Marcos Laguxa, reproducido íntegro en La Pampa Argentina, semanario festi- 
vo, literario, artístico, de actualidad y costumbres nacionales, Buenos Aires, 2* 
época, año III, niímero 83, enero 29 de 1911. 



238 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Capaz de hacerse pelota, 
Monta « El Criollo » tarareando 
Un floreo de bordona (1). 

Grueso poncho que por sus hombros tiende, 
Cubre su sucio y mísero ropaje: 
De su cintura, larga daga pende 
Destinada a vengar un vil ultraje : 




Fig. 8. — Botas íabiicada.s eu Buenos Aires como 
artículo caniavalesco. ¡laia leeiiiplazar la bota de 
potro eu el traje gauchesco que usan eu carnaval 
los socios de los centros criollos. 



Calza el pie bota de potro y por ende, 
La reluciente espuela de rodaje 
Clavándola en la panza a su caballo 
Que corre como herido i>or el rayo (2), 



(1) El Criollo, De a caballo. El Criollo, seniauario gauchesco y de cosas pue- 
bleras, satírico, uoticioso y otras hierbas, Miuas [Uruguay], año II, uúmero 74, 
enero 1° de 1899. 

(2) Muñoz, En la Pampa (poema), págiua 8. Buenos Aires, 1890. 



I{. LEHMAXN-NITSCHK : 1, A BOTA UK l'OTKO 239 

La bota <le potro también 
Es pieuda nunca olvidada, 
■^ Pues aunque no valga nada (1) 

Al gaucho le sienta bien : 

Y es que con ella no hay quien 
Un potro sepa domar 

Ciial él, y cual él sacar 
Un parejero 'e mi flor 
De aquellos que dan calor 

Y son güenos de ensillar (2). 

Gaucho que humilde nació 

Y siendo nu trozo de liistoria. 
Sin vanas pompas de gloria 
Su errante vida llevó : 

Y aunque el progreso cubrió 
Su libertad, con cadenas. 
No pisarán sus melenas 
Que aún vive, y llevando va 
Las glorias del chiripá 

Y el son de las nazarenas (3) . 

Eran los gauchos que libertaron la patria en la época de la inde- 
pendencia : 

En esa lid gigantea 
Que libertó a mi nación, 



(1) Hoy eu día, la bota de poti'o vale más que un reguhir par de botines, com- 
prado en cualquier zapatería; es artículo de venta para las comparsas de carna- 
val y en Buenos Aires se pagan 15 a 20 pesos para un buen par ! La industria 
carnavalesca, mientras tanto, se ha apoderado de este artículo y vende con este 
ñu especial un calzado alto, de cuero curtido, con suela y taco (figura 8), al pre- 
cio baratísimo de un par de pesos. 

(2) Gaucho Pobre, El Criollo. El Criollo, semanario gauchesco y de cosas pue- 
bleras, satírico, noticioso y otras hierbas, Minas [Uruguay], año IV, número 166, 
octubre 28 de 1900. 

(3) Axox., ILeyeiida del Jroiit¡sp¡cio.~¡ La Pampa Argentina, semanario festivo, 
literario, artístico, de actualidades y costumbres nacionales, Buenos Aires, 2^ 
«^poca, año A'III, niímero 332, octubre 31 de 1915. 



240 BOLETÍN DE I>A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Un chiripá fué el pendón 
De Güemes y Necochea... (1) 

El gauelio es el héroe de la pampa, donde nace, mora y muere : 

Él lecovre las cuchillas, 
Pajonales y cañadas, 

Y contempla marejadas 
En el río del amor : 
Viste blusa y cliiripá, 
Bota 'e potro y nazarenas 

Y con güeñas cantilenas 
Lo imita al payador (2). 

El chiripá es traje del pobre, pero esto no deshonra a nadie : 

Yo, aun(]ue S03" un pobre gaucho, 
Me creo igual al mejor, 
Porque la ley de la Patria, 
Como las leyes de Dios, 
No establece distinciones 
De ninguna condición 
Entre el que usa chiripá 
O el que gasta casacón (3). 

Hoy en día, el chiripá casi no se ve, y ya en 1873 era anticuado : 

Es general opinión 
Que en Güenos Aires y acá [Montevideo] 
Hoy miran al chiripá 
Como cosa antigua y rara 

Y como si se tratara 

De alguna barbaridá (4). 

(1) De Bellazi, Campei-a. La Pumpa Arfirnfína, semanario festivo, literario, ar- 
tístico, de actualidades y costumbres nacionales, Buenos Aires, 2^ época, año 
VIII, número 338, diciembre 12 de 1915. 

(2) Inocencio Cruz Sierra, Plumadas. La Pampa Argentina, revista criolla de 
costumbres nacionales, Buctios Aires. [1^ éjjoca], año I, niimero 1, abril 7 de 1907. 

(3) Ascasubi, Paulino Lucero, etc., ¡(agina 14. 

(4) F1GUEROA, Las carreras, etc., página SI. 



K. MÍII.MANN-NITSCHE : LA BOTA DE TOTUO 241 

Hoy no se halla toklevía 
Que en otro tiempo se hallaba 

Y donde el gaucho se apeaba 
Gritando un : ¡ Ave María ! . . . 
Todo da pena hoy en día : 

El criollo se ha entristecido 
Lo ([uc casi está peidido, 
El chiripá bien bordado. 
El calzoncillo cribado 

Y todo lo que ha lucido ! (1) 

Sólo el poeta sabe apreciar aquella vestinientu antigua, y en el 
himno a vsu poncho, Juan Manuel Cotta desea que en la última hora, 
le cubra / para el frío » de la nuierte : 

Este poncho fué bandera 
En tiempos que ya pasarou : 



Yo lo (piiero. En él me envuelvo 
Cuando la miseria ruje, 
Cuando mi buhaidilla cruje 
Mientras sopla el huracán, 
Cuando la pasitni me asocia, 
Cuando me lleva la suerte... 
¡ Quiera Dios que hasta en la muerte 
Me sirva de chiripá ! (2) 



Hay oportunidades donde el gaucho hace gala <le su indumentaria 



Pa visitar a ))ii china. 



Cuando voy a ver mi china, 
M'empilcho con lo mejor, 



(1) Mt)GAS IIoMS, Lo panado y lo presente. La Pampa Florida, revista social, 
laniuorística, dedicada al bello sexo y a la tradición nacional, Las Flores [pro- 
vincia de Buenos Aires], 3'^ época, año II, luiniero 84, septiembre 7 de 1913. 

(2) Cotta, Cambiantes Zícícos,, pájíinas 277-278. La Plata, 1915. 

T. XXI 16 



242 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Llevo prendida una ñor 
En mi golilla oijalina, 

Y la cadena más fina 

Que el turco Andrés me vendió, 
Se la cuelgo a mi reló 
Lo mesmo que la sortija 
Que no hay (|ue hablar, a la fija 
Mi china me regaló. 

Mi chiripá mas floriao 
Con cintas pu' alrededor 
Lo mesmo que el tirador 
De eneró 'e vaca sobao, 
El calzoncillo cribao, 
Regalo de mi adorada, 
La bota e' potro ajustada 
Que más me gusta llevar 
Cuando voy a visitar 
A mi cliirusa adorada. 

El saco y chaleco 'e paño > 

Que en la ciudá mandé hacer 
Cuando juí allí pa vender 
La lana de mi rebano : 

Y como no soy tacaño 
Cuando acabo de esquilar. 
También quise repuntar 
Algunas otras zonceras 

Y unas botas granaderas 
Pa acabarme de empilcliar. 

Ensillo mi redomón 
Que es pingazo de mi flor. 
Liviano y escardador 

Y bastante ligerón ; 
Me acomodo mi facón 
De jilata y oro labrao. 
Lo mesmo ([ue mi trenzao 

Y l)ien sobaíto rebenque, 



R. LEIIMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 24:3. 

Y atando el zaino al palenque, 
Llego a ese rancho eucantao (1). 

TU) urcio Tran q itera . 

Eucarnacióu modelo del gaucho y de sus cualidades como varón, 
es el domador; es glorificado, j)ues, con frecuencia, en la literatura 
popular : 

El domador es el tipo 
Del verdadero paisano, 
Del gaucho que vive ufano^ 
Del que sabe jinetear ; 

Y que altivo y presumido 

Y hasta audaz en ocasiones, 
Busca siempre redomones 
De los de experimentar. 

Su traje más habitual 
Cuando se halla de faena, 
Muclias veces causa pena 
Por lo raido y pobretón, 
Pero jamás a él le faltan 
Las bajeras y el lomillo, 
La carona, el cojinillo 

Y la cincha y el cinchón, 

A estas pilchas o cacharpas 
Se acomoda como resto. 
El bozal con el cab resto 
Que uo falta al domador, 

Y las riendas y maneas, 
Bien sobadas y de cuero, 
Le completan el apero 

A que llaman de cantor. 

Usa el gaucho por calzado. 
Sin que gaste jamás otro, 

(1) El Fogón, periódico criollo ihistraclo, Moutevideo, 2''' época, año VIII, nú- 
mero 346, octubre 15 de 1906. — Nuestra reproducción es íntegra. 



244 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

La especial bota de potro 
Que el íabrica para él, 
Y en la cual deja sus dedos 
Asomar a una abertura^ 
Pues con ello se asegura 
Cuando monta en el corcel (1). 



« ¡ Qué tiempos aquellos!... La bota de potro, la esijuela nazarena, la 
tacuara (2), la vincha, un flete bravio, la divisa, los caudillos... » (3). 

¡Sí, seDores! todo esto ha desaparecido. Los poetas criollos y nos- 
otros los folkloristas extranjeros, sentimos la desaparición forzosa, 
inevitable, de todas esas cosas, intérpretes de nn marcado sentimien- 
to nacional : 

¿A dó está el chirijjá bordado 
Y la camisa de nivea blancura? 
¿A dó el calzoncillo cribado. 
Del gaucho gallarda vestidura? 

I Qué pie calza hoy las nazarenas 
Que a las botas de potro se unían, 
Dejando breve huella, apenas 
Los pies en la tierra se impiimían? 

¿Dónde hallar el tirador plateado 
Que constituía a veces un tesoro. 
Que emanaba el brillo potentado 
De diferentes monedas de oro (4) ? 

(1) De-María, El domador. Las estrofas 1-4 y 7, eu El Fogón, jieriódico criollo 
ilustrado, Moutevideo, 2^ é^ioca, año IX, número 37, marzo 22 de 1907; la com- 
posición completa (16 estrofas), ibidem, año X, uúmero 430, julio 15 de 1908: 
reproducida en De-Mahía, Poesías criollas, páginas 49-50. Montevideo, 1909. 

(2) Tacuara, voz guaraní, la caña Bamhusia tacuara, empleada para lanzas. 

(3) De Viana, Campo, 2^ edición, página 68. Montevideo, 1901. 

(4) Marzili, «.La Pampa Argentina». La Pampa Argentina, semanario litera- 
rio, festivo, social, de actualidad y costumbres nacionales, Bueuos Aires [1^ épo- 
ca], año I. número 22. scptionil)re P de 1907. 



11. I.KHMANN-NITSCHE : LA BOTA UE l'OTKO 245 

Se extinguió el fuerte puisauo 
De noble frente serena 
Que usaba luenga melena, 
Bota 'e potro y chiripá: 

Y según va adelantando 
El progreso en esta tierra, 
Mas a la mente se aferra 
Pensar que no volverá (1) ! 

La guitarra, al lloivar 
Sus penas en el cordaje, 
Solloza con gran coraje 
Un algo que ya se va. 

Y al gemir triste la viola 
Que entre el recuerdo jjalpita, 
Rememoia la triste cuita, 
Que cantó él de chiripá (2) . 

El sombrero de grande ala. 
El calzoncillo cribado, 
Chiripá negro o de a pala (3) , 
El pingo bien ensillado ; 
La golilla, el tirador, 
La melena, el barboquejo... 
Prendas fueron de su amor. 
De su estética reflejo (4-). 

Autores prosistas se ocupan también del fenómeno de la desapari- 
ción del traje popular : 

Se ha disiíutado uuicho sobre la necesidad de cambiar al gaucho su traje : 
algunos comerciantes han hecho esfuerzos por introducir ciertos artículos 

(1) Hamilton, El {/ancho. Impreso en hoja suelta junto cun las Rimas del alma, 
lie A. Bauegas, sin lugar ni fecha (Bueuos Aires, más o menos 1900). De las 
cuatro estrofas, reproducimos las dos primeras. 

(2) Martínez Herrera, La (iiiitarra. El Trovador, semanario político, social, 
satírico, noticioso y literario, Jnnín, año VII, número 304, marzo 26 de 1916. 

(3) Pala, véase la primera nota página 227. 

(4) Lando, MeJoüías del terruTw. página 12. Montevideo, 1908. 



246 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DK CIENCIAS 

de ciudad en el campo y hasta ha habido quien ensaye su prestigio i^erso- 
nal para provocar al consumo de ellos ; pero el gaucho lia j)ermanecido fiel 
a sus tradiciones y la razón es simple. Tanto las prendas de vestir como el 
ai)cro de su caballo son la garantía de su libertad. I!,l poncho muy suj)erior 
a la capa esj)añola j)or la facilidad de cubrirse con él y la soltura en que 
deja los movimientos; el chiripá que aventaja al pantalón j)ara el hombre 
que esté todo el día a caballo: la bota de potro, fabricada por el mismo con 
un cuero de ese animal y cómodamente disijuesta para no estrecharle; el pa- 
ñuelo del cuello que sirve de adorno y además de filtro ijara tomar agua 
en los arroyos y cañadas, por cuya razón siempre es de seda : el lazo, las 
boleadoras y el facón, que sirven para defenderse del hambre y de los ene- 
migos; el recado con todas sus pilchas que constituyen la silla y la cama 
del viajero, hacen que el gaucho así vestido y i^ertrechado lleve «-onsigo 
donde quiera que vaya sus menesteres, su casa y su fortuna. El día que 
abandonase estas prendas, no sería gaucho, no sería rey de los campos, ne- 
cesitaría fijarse a la tierra, transformar su existencia errante en una activi- 
dad sedentaria, establecer su hogar como el estanciero, el labrador, o el 
paisano. Estos goces de la civilización que el gaucho no comprende, porque 
ha nacido ajeno a ellos, le matarían de tristeza. Para él, la vida es el movi- 
miento continuo, y la felicidad la independencia absoluta (1). 

Esto era en aquel entonces ; actualmente, ya no hay gaucLos : 

No he podido hallar, dice Manuel P. Bernárdez 2), un gaucho para des- 
cribirlo a mi placer j como hubiera podido hacerlo, merced al profundo 
conocimiento que tengo de él, de sus costumbres, de sus leyendas y sus 
desgracias. Lo conozco bien ; pero hubiera querido tenerlo ante mí, repre- 
sentado por uno de los tipos que en otro tiempo dieron asunto al romance 
americano y nombradía a esa valiente raza. La extinción del hombre nacio- 
nal es un hecho consumado... Ya no se ven, no, aquellos de formas varoni- 
les; los de piel tostada, alta frente y mirada altiva; los de poncho terciado 
y pañuelo flotante, crujiente tirador con botonadura de onzas esjtañolas y 
amplio chiripá negro con fianja viva, sombrero ladeado airosamente y cor- 
tante puñal de plata, botas de potrillo blanco, grandes lloronas, camiseta 
bordada, calzoncillos con cribro primoroso y temibles boleadoras colgadas 



(1) Bauza, Estuclioa literarios, página.s 249-250. Montevideo, 1885. 

(2) Bernárdez, S5 días de campo. Narración descriptiva de la expedición hecha 
por el colegio militar de la Repáhlica del Uruguay afines del año 1886, página 71. 
Montevideo, 1887. 



U. LKHMANX-NIISCHE : LA BOTA DE l'OTRO 247 

«le la cintura. Esos tipos que se Ven a medias en algunos cantos americanos 
<i)mo tristes visiones de razas extinguidas, lian muerto con Santos Vega (1). 
Vial payador, del viejo payador de encrespada y luenga melena, calzonci- 
llos cribaos y con fleco y bota de cuero de potro, en (juien encarnó la fanta- 
sía todos los atributos y especiales dotes del criollo por excelencia, poco lia 
<!(' ([uedar y efectivamente queda poco : sólo una leve memoria, un vago 
recuerdo que nos lo representa con el donaire, el liecliizo y las tintas y per- 
files románticos de sus, hasta cierto punto, ascendientes, los trovadores de 
la edad media (2) . 

Agregamos como fin ele esta parte de nuestro trabajo, una pieza 
literaria del conocido escritor don Godofredo Daireaux, en la cual el 
talento del fabulista ha sabido dar papel místico al calzado primitivo 
<le nuestros antecesores (3). 



Las botas de potro 

Una gran tropa de yeguas que marchaba para el saladero, había pasado 
la noche cerca del puesto: y el puesteio había agasajado lo mejor posible en 
su pobre rancho al capataz y a sus hombres. Por eso, al día siguiente, en 
momentos de poner otra vez en movimiento el arreo, el capataz había rega- 
lado a Agapito, hijo de su huésped, un lindo potrillo de pocos días, destina- 
<lo de todos modos, a (piedaí guacho, ya que pronto la madre iba a ser sa- 
ciificada (4). 

Agapito se quería morir de alegría y de orgullo. Era toda una felicidad 
para el muchacho tener un potrillo de él, y lo cuidó con todo esmero, pri- 
Viindose, muchas veces, de su escasa ración de leche para dársela. El potri- 



(1) Santos Vega, payador legendario de la pampa ariíentina, originarianiente 
héroe de uu antiguo romance español ; tenemos coucluí(bi una monografía sobre 
este tema. (Nota R. L.-X.) 

(2) Reyles, El gaucho, aptid Araujo, Nuestro país, imagina 227. Montevideo, 
189.5. 

(3) Daireaux, Las veladas del tropero. Cuentos pampeanos, páginas 219-227. 
Biblioteca de La Nación, volumen 473. Buenos Aires, sin fecha [c. 1906]. 

(4) Hace pocos años, en los saladeros se sacrificaban en grandes cantidades ye- 
guas para aprovechar el cuero y la grasa ; en algunos establecimientos, se utili- 
zaron también las lenguas ; preparadas y conservadas en latas, fueron exporta- 
das a Europa como prime ox tongues, Jirst qualiti/. 



248 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

lio lo seguía a todas i^aites; doiiin'a en la misma puerta del rauclio, y lo 
acompañaba trotando cuando iba a rej) untar la majada. 

Pero, con el invierno, faltó la leche, y el pobre animalito se empezó a 
atrasar. El frío acabó de aniquilarlo, y en jtocos días, a pesar de los cuida- 
dos de Agapito^ se debilitó, y languideció de tal modo, que ])ronto no hubo 
remedio... 

Desconsolado, asistía el niño a los últimos momentos de su querido com- 
pañero, arrodillado cerca de él y sosteniéndole la cabeza, cuando oyó que el 
j)Otrillo le decía : 

— De mi cuero sacarás un par de botas, y uiientras las lleves, no podrán 
contigo ni los baguales de Mandinga. 

Si semejante cosa le hubiera ]3asado con cualquier otro animal, segura- 
mente Agapito hiibiera disparado despavorido i^ara las casas; pero, para él, 
el potrillo era casi una persona y no extrañó (jue le hablara. 

Cuando un rato despuéíf, murió el animal, no i^udo menos el muchaclio 
que soltar el llanto. Vino el padre : lo consoló, y sin saber nada de lo que 
al morir había dicho el animal, cortó de los garrones un lindo par de botas 
para Agapito. 

Así que éste las tuvo en su poder, aunque sólo fuera muchaclio de unos 
doce años, se mostró impaciente de empezar a probar sus virtudes, y como 
el padre tenía en su manada algunos jjotros, le pidió que le dejase domar al- 
gunos. El padre,. i)or supuesto, se burló de semejaute pretensión y le acon- 
sejó que siguiese domando el petizo viejo y repuntando la majada. 

Agapito no quería soltar su secreto y no insistió, pero un día, que la uia- 
nada estaba entrando en el corral, pialó él sólo un potro de los más gran- 
des, fuera de la tranquera, y lo volteó en un abrir y cerrar de ojos. Todos 
lo aplaudieron, menos el padre, que le dio un buen reto, diciéndole que a 
los potros había que dejarlos tranquilos. Pero uo había acabado de rezon- 
gar, cuando Agapito ya estaba sentado en pelo eu el animal, sujetándolo con 
un bocado que en un momento le había atado en los asientos. Y lo más lin- 
do era que no había maneado el potro, que nadie se lo había tenido, que 
ningún peón lo apadrinaba y que el animal era del todo cliúcaro, sin haber 
sido nunca palení^ueado siquiera. 

El padre de Agapito, y todos los presentes, (juedaban pasmados, mi- 
rando al muchacho guajio, quien, pegado en el potro como tábano, le daba 
con las riendas los tirones de estilo, castigándolo con el rebenque lo más 
fuerte que le permitía su pequeño vigor infantil, y encerrando entre sus 
nerviosas piernecitas, calzadas con las botas de potro, las costillas sudoro- 
sas. El animal corcoveó con furor, pero sin resultado: saltó, brincó, se en- 
cabritó, y acab('> por salir disparando por el campo, como si lo hubieran 



1{. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA 1)K POTRO 24!) 

corrido. Agapito lo «lejó cornT a su gii.sto, enipezaiulo a ísiijetailo despacio 
cuando vio que se podría cansar: y cuando llegó, vencedor y radiante de 
gozo, al corral, para soltar con la yeguada el potro, ya redonuin. su padre 
lo alnazó con lágrimas de alegría, asegurando (pie con semejante jinete no 
podrían « ni los mismos potros de Mandinga ». 

Agapito, desde entonces, siguió domando todos los animales (|ue se le 
presentaban, ganándose en las estancias un dineral jíara un mucliaclio de 
tan poca edad. Xo había establecimiento (pie no lo mandase llamar, y nun- 
ca faltaba algún potro reservado, para poner a prueba su capacidad de do- 
nnidor. 

Y su fama iba creciendo, y no había rancho ni estancia donde no se pon- 
derase la habilidad de Agapito, concordando todos en afirmar (pie «ni los 
potros de Mandinga» ijodrían con él, pasando así tres o cuatro años, du- 
rante los cuales Agapito cxtendií') sin cesar el radio de sus tral)ajos y el cre- 
ciente rumor de su fama. 

Un día, llegó al rancho del padre un gaucho desconocido en el i)ago, 
arreando una soberbia tropilla de obscuros tapados, con una yegua blanca, de 
madrina. Venía de cbasipie, trayendo para Agaijito una carta muy atenta: 
la firma era ilegible, pero aseguró el portador que procedía de un estanciero 
rico, cuyo establecimiento estaba situado muy lejos: y como en la carta le 
decían a Agapito que podía aprovechar para venir la misma tropilla que 
traía el hombre, que había en la estancia muchísimos ¡potros que domar y que 
no se (pieria más domador (jue él, no tenía motivo para negarse a ir. El pa- 
dre le aconsejaba no ir, diciéndole podía ser alguna trampa: pero, ¡vaya 
uno a detener a un joven, a (piien se ofrece la ocasión de ver cosas nue- 
vas! Y Agapito, calzado con sus botas de potro, que a medida que crecía se 
estiraban, bien empilchado, por lo demás, y armado de un buen recado, de 
confortables ponchos y fuertes huascas, emprendió viaje con el gaucho de 
la tropilla de obscuros. 

Nunca había salido de sus pagos : y lo que más deseaba era ir lejos, ver 
campo nuevo y gente desconocida ; y quedó muy bien servido, ijues cada 
día galopaban desde la madrugada hasta la noche, cruzando campos de to- 
das clases, pajonales y caüadones, médanos y montes, lomas y bajos, cam- 
pos feos y campos buenos, de ¡lasto tierno y de pasto fuerte, y duró el viaje 
tantos días, que, después, Agapito nunca pudo acordarse cuántos. 

El gaucho se mostraba muy atento; pero los datos que de él ¡judo sacar 
Agapito, sobre la estancia y su patrón, eran sumamente vagos. 

Lo (pie sí, le jjareció admirable la tropilla de obscuros, pues cuando lle- 
garon — un día, por tiii, llegaron — no había aflojado, ni siquiera se había 
mancado un solo animal. 



250 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Lo llevaron en seguida a presencia del amo. 

Si Agapito luibiera sido menos inocente, al ver esa cara tan característi- 
ca^ de nariz tan curva, de barba tan puntiaguda, de ojos tan relucientes: al 
ver, sobre todo, los pies tan delgados del hombre, hubiera pensado, segura- 
mente, que no podía ser otro el personaje que el mismo Mandinga en jier- 
sona : pero ni siquiera se le había ocurrido cuando dijo éste: 

— Su fama de domador ha llegado hasta mí : he sabido que todos asegu- 
ran que ni los potros de Mandinga, podrían con usted, y he querido yo. 
Mandinga, su servidor — agregó medio burlón — saber si era cierto. Ten- 
go muchos potros jDor domar j' se los voy a confiar. Son un poco ariscos 
— dijo con maliciosa sonrisa — pero para usted han de ser como corderos. 
¿ Se anima ? 

— Sí, señor — dijo sin inmutarse Agapito. — Empezaré cuando a usted 
guste. 

— Buen muchacho, susurró Mandinga y ordenó : ¡ Que traigan la manada ! 

Los potros que por parecerles indomables, llaman los estancieros reserva- 
dos, son mancarrones mansos al lado de los animales que mandó entregar 
Mandinga a Agapito ; pero tampoco era el muchacho de las botas de potro, 
un domador cualquiera, y cuando vio llegar haciendo sonar la tierra en es- 
trepitoso galope, los mil potros y baguales que había hecho juntar Mandin- 
ga en su honor, ni siquiera pestañeó. 

Habría costado nn trabajo enorme el encierro de estos animales sin la 
inesencia de Agaiñto: pero con sólo revolear el jjoncho, los hizo el mucha- 
cho amontonar en la puerta del corral, atrepellando para entrar. 

Mandinga no pudo dudar de que Agapito tuviera algún secreto, para que 
con él no pudieran ni los potros de su cría, pero bien sabía que de vez en 
cuando le salían competidores, y no j)or esto se disgustó, pues el mucha- 
cho le había caído en gracia; además, había que verlo domar. 

Pronto se i)udo ver, pues en seguida empezó. 

Le preguntó Mandinga cuántos jjeones necesitaba. 

— Ninguno — dijo Agapito. — Yo sólo me manejo. Enlazo, enfreno y en- 
.sillo. 

— Pero, ¿y para manear? 

— No maneo. 

— I Para palanqu ea r ? 

— No palanqueo. 

— ¿Y el apadrinador ? 

— ¿Para qué? — c<mtestó desdeñosamente Agapito. 

Mandinga no insistió, pero a pesar de ser él quien es, quedó medio sor- 
prendido. 



R. LEUMANN-NirSCIIE : LA UOTA l)K POTRO 251 

Entró en el corral el muchaelio con el lazo listo. Al verle, remolinearon 
los potros, huyendo todos atemorizados : revoleó iiu rato el lazo y pialó con 
mano certera uint de los nrás lindos y vigorosos animales. Lo volteó de un 
tirón, en la misma puerta, y en un momento estuvo encima del anima! en- 
frenado, antes de (pie nadie hubiera podido siquiera hacer un gesto de 
ayuda. 

t'onio bien se puede suponer, la defensa del potro fué tei'rible. Corcoveó, 
saltando en sus cuatro pies, tiesos como postes de ñandubay, veinte veces 
seguidas, elevándose hasta un metro del suelo y dejándose caer de golpe : 
se encabritó, se revolcó, hizo ¡jor íin, pero duplicados, todos los movimien- 
tos más irresistibles del potro que, por primera vez, lucha contra el hombre. 
No pudo con Agapito, a pesar de ser de Mandinga, y volvió al palenque, 
después del primer galope, mansito como mancarrón de cuidar ovejas. 

Y, en seguida, Agapito, agarró otro, y otro, y otro: enlazando, enfrenan- 
do y ensillando, sólito, en presencia de Mandinga y de toda su gente, can- 
sada de mirar, antes de que él lo estuviese de domar. Y montaba, domaba, 
daba el galope, soltaba el animal vencido : y sin dar señales de cansancio, 
volvía a hacer la prueba con el siguiente. Veinte, treinta animales le pasa- 
ban así por las manos, cada día, y todos luchaban desesperadamente por 
voltearlo, sin poder despegar de sus flancos agitados las botas de potro del 
invencible domador. 

Iba ya mermando la emoción, cuando una mañana qayó el muchacho so- 
bre un soberbio animal, ya de cinco años por lo menos, de gran tamaño y 
de notable aspecto. Arisco como verdadero bagual, había esipüvado el lazo 
hasta entonces, a pesar de las ganas que j)arecía tenerle Aga])ito ; y cuando 
cayó, volteado de un pial, corrió un murmullo de expectante atención. Es 
que ese animal tenía su historia : tres veces lo había dado, solapadamente. 
Mandinga a domar a gauchos a quienes quería castigar o simplemente pro- 
bar, y los tres, aunque fueran todos grandes jinetes y muy experimentados 
domadores, habían perdido la vida en la prueba. Muchos de los presentes lo 
sabían, y pronto lo supieron todos, menos Agapito, por supuesto. ¿Quién 
se hubiera atrevido a divulgárselo en presencia de Mandinga? 

Éste se había puesto más serio que nunca, y las facciones conti'aídas, 
observaba todo con su mirada intensa y penetrante. 

El potro no le dio a Agapito mayor trabajo que los demás, al principio, y 
salió caminando casi como si hubiera sido manso : pero de repente, dio tan- 
tos y tan tremendos saltos de carnero, que bien se comprendía que ningún 
domador le hubiese podido resistir. Se encabritaba hasta ponerse parado, y 
de repente, ¡zas! con toda su fuerza se dejaba caer sobre las manos tie- 
sas, y, sin darle tiempo al jinete de ponerse en guardia, cas;i se ponía dere- 



252 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

clio sobre lasiiiauos. volviendo a caer ilel mismo modo y a enderezarse sin 
cesar^ lioras seguidas como si no sintiera los i-ebencazos ni el cansancio. 

Agapito, la primera vez, bamboleó nn j)oco en el recado, y todos lo cre- 
yeron perdido ; pero fué sólo un breve momento de angustia, y se afirmó 
en las caronas como si no se hubiera movido el animal. Más de cien veces 
saltó el potro antes de em^Dezar a aflojar : pero ya poco a poco se le vio can- 
sarse, temblar y casi caerse, liasta que levantándolo vigorosamente Agapito 
con toda su fuerza, lo obligó a galopar. El galope fué tan rápido que no po- 
dían distinguirse casi las formas del animal y del jinete: jjero fué corto, 
pues ya no ¡Dodía más el bagual y pronto volvit'>, liecbo redomón, vencido. 

Y todos presenciaron, admirados y emocionados, un espectáculo <]ue 
nnnca se había creído posible. Mandinga se acercó a Agapito, desjjués que 
hubo éste largado el potro, y abrazándolo, le (li(') su rebemiue — un reben- 
que muj" sencillo, jior lo demás, de cabo de hierro forrado en cuero — di- 
ciéndole : 

— No sé, ni quiero saber quién te ha dado el poder que tienes : pero no 
puede ser contrario mío, y aquél con quien «no pueden los potros de Man- 
dinga» merece sacar de sus habilidades consideración y provecho. Toma ese 
rebenque, amiguito, y con él conseguirás ambas cosas. 

Agapito, agradecido, i^ues bien se daba cuenta cabal de lo <iue valía el 
regalo, se despidió cariñosamente del que había sido su jiatrón durante va- 
rios días y emprendió el viaje de vuelta con el mismo gaucho de antes y la 
hermosa tropilla de obscuros con madrina l)lanca. 

A la noche, tendieron los recados al raso, después de una frugal cena 
y durmieron, como se duerme al reparo de las pajas, en la pampa silen- 
ciosa, después de un largo galojje, divinamente. 

Cuando Agapito despertó, v¡(') con asombro que estaba a media legua esca- 
sa del rancho paterno y que había desaparecido su compañero, pero no así 
la tiopilla, y que ésta llevaba la marca cuyo boleto encontró en el tirador, 
a su propio nombre. 



EL ORIGEN DE LA BOTA DE POTRO 



Muy pocos son los autores que se lian ocupado del origen del calza- 
do rústico; no conozco más que a tres, Martiniano Leguizamón, Do- 
mingo F. Sarmiento y Lisandro Segovia, Dada la importancia que la 
opinión de los autores aludidos tiene para la i^resente monografía, re- 



U. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 25S 

piodiu'inios íntejiíos (lí>s dé los artículos respectivos. Escribe Legui- 
zainón (1) : 

Orií/cn (le la bota de potro 

Comeutainos entre vaiios aticionados al cultivo de las tradiciones de la 
tierra, la aparición de un libro con caracterizado sabor criollo y, como 
sucede a menudo la conversación se hizo al pronto retrospectiva y evocadora 
de los hombres y cosas de antaño. 

El tema principal, como podrá suponerse, era el gaTicho, la prestigiosa 
tigiira que se va tras los postreros revuelos del amplio poncho, dejando en 
el ambiente aquel estrepitoso rumor de : 

La brillante cabalgata 
Que hace sonar de luz llenas, 
Las espuelas nazarenas 
Y las virolas de plata... 

Primero fué el uonibic con ([tic se lia designado tan interesante tipo étni- 
co, nombre que continúa preocupanflo aún a los aficionados a la etimología, 
no habiéndose acertado (juiza con el origen de la arcaica palabra (pie lo en- 
gendrara. Tal vez la voz quichua huachii, huérfano, desamparado — sea la 
más comprensiva y la (pie obtiene mayores sufragios, sobre otras sin duda 
antojadizas como el chilenismo huaso, hombre de campo ; el f/ateJni, com- 
])añero en araucano: el chaonch, tropero en árabe ; el (¡nanche, de las islas 
Canarias, o el gauderio que fué el nombre con que los escritores esjjañoles 
del siglo XVIII designaron al vagabundo nómade de los campos del Río de 
la Plata, habiendo sido Azaia el primero que empleara la palabra gaucho 
como sinónimo de gauderio (2) . 

Pero a pesar de estos tanteos de tilología simplemente conjetural, el nom- 



(1) Leguizamüx, La hota de potro. Costumbres argentinas. El Fogón, periódico 
criollo, ilustrado, Montevideo, 2* época, año A^III, mimero 339, agosto 22 de 1906. 
— Reproducido ibidem, número extraordinario, agosto 25 de 1912. — Insertado, 
con leves variantes, y bajo el título : Costumbres populares. 1. Origen de la bota de 
piltro, en : Leguizamón, De cepa criolla, páginas 29-37. La Plata, 1908. — Nues- 
tra reproducción es tomada del libro recieu citado. 

(2) De Azaka, Descripción e historia del Paraguay y del Río de la Plata, I, pá- 
gina 331. Madrid, 1847. Apuntamientos para la historia natural de los cuadrúpe- 
dos del Paraguay y Río de la Plata. II, página 207. Madrid, 1802. 



254 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

bre del gaucho cuiitinúa interesándonos con esa curiosidad que despierta 
siempre el misterio sin revelación. 

Después del nombre del bizarro grupo histórico, vino su indumentaria 
característica : el poncho, el chiripá, la vincha, el quillapí, el facón, las 
boleadoras y la bota de ijotro, voces casi todas de procedencia indígena o 
adoptadas de las lenguas de los pueblos vecinos, jiero incorporadas de tal 
modo a uuestro vocabulario popular que han concluido jior tomar carta de 
ciudadanía para dar aire de familia y ahondar los rasgos del antiguo mora- 
dor de nuestros campos. 

Tras la indumentaria siguieron las voces proverbiales, algunas de sabor 
tan sugerente que acusan al punto la perspicacia nativa de ese ser rústico 
pero inteligente; su espíritu supersticioso y la malicia retozona y algo chu- 
cara en su expresión intensa que chispea en las negras pupilas y vaga siem- 
pre en los labios del campesino, como una manifestación de su idiosincrasia 
mental, de las tendencias instintivas de su alma hidalga y varonil, henchi- 
da de luces y penumbras. 

Y fué cabalmente con motivo de esta locución proverbial — no es para 
todos la bota de potro — aplicada por alguno o ciertos escritores que se 
imaginan hacer obra criolla con solo imitar la jerga gauchesca, sin preocu- 
parse de ponerle substancia adentro, que se planteó la siguiente cuestión 
que estas páginas tienden a solucionar. 

¿ Es la bota de potro de origen ríoplatense ? 

Desde luego, es uu hecho comprobado que el cuero de las vacas y yegua- 
rizos importados por los conquistadores, fué la materia prima empleada por 
los pobladores del Eío de la Plata en los usos más diversos, desde la rústica 
tienda hasta esas múltiples aplicaciones de la industria casera, (^ue Sar- 
miento denominó la civilización del cuero: y fuerou también las expedicio- 
nes a los campos desiertos para cuerear el ganado cimarrón que había pro- 
creado libremente, las que formaron los primeros núcleos de población a lo 
largo de los grandes ríos litorales. 

De ahí nacieron dos voces nuevas en la literatura colonial : / *• de vaquería 
y chanr/adores de ganados (jue se refieren a la industria de la cueriada de 
las haciendas cimarronas, a lazo j boleadoras en pleno desierto, donde apa- 
rece el gaucho intrépido como actor en esa ruda brega con el bruto, el indio 
y la fiera que sirvió para templarle el alma y el músculo y le dio a la vez 
carácter levantisco y la bravura temeraria que la veremos desarrollar más 
tarde, en los romancescos entreveros de las guerras del tiempo viejo. 

La vida a la intemperie en la pampa incomensurable o en las temerosas 
penumbras de los bosques ribereños, con todas las privaciones de la vida 
errante en la libre correría, sin poder proveerse muchas veces ni siquiera 



IJ. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DK POTRO 255 

<le los cíVíos — como Ihunabaii a la yerba mate y al tabaco — porque las 
escasas poblaciones quedaban lejos, los hizo ingeniarse entre otras prendas 
dé'la bota de potro para substituir al calzado, y la cual bien pudo ser una 
imitación perfeccionada y liasta más elegante de la rústica nxuta introdu- 
cida por los quichuas en las provincias arribeñas. 

En vez de la ojota de cuero de llama o guanaco que sólo deñende una 
parte del pie, privsindo los movimientos para estribar al jinete, no es aven- 
turado suponer que fabricara la bota de potro que cubre el pie y la pierna 
dejándole una abertura en la punta a fin de calzar el estribo. 

Pero sea o no imitación, es lo cierto que fueron los habitantes del campo — 
el gaucho o gauderio como denominan Azara y Dolilas a los vagabundos 
agrestes — quienes la emplearon substituyendo así el calzado de becerro 
espaíjol, que por su costo no podía estar al alcance de aquellos descamisados. 
Por lo demás el ganado vacuno y caballar vagaba en grandes manadas por 
los campos desiertos y costaba bien poco trabajo el bolear un animal de 
cuero hermosamente j)intado para fal>r¡carse un par de botas muy cómodas 
y sobre todo muy baratas... 

Y aquí cabe hacer notar que la bota de potro no fué en su orden de prio- 
ridad el primer calzado del gaucho ríoplatense, sino la bota hecha con cuero 
de vaca, por más que el nombre de la jirimera sea el (jue ha persistido a 
través de los tiempos. 

Comprueba eí^ta afirmación una acta del Cabildo de Montevideo de agosto 
25 de 1785, y en el cual el regidor don Josef Cardoso expresó : Que la 
larga experiencia de los aliusos que se cometen en la campaña, conocida 
desde muchos años y que más destruye los ganados, es el abuso de la bota 
de ternera o vaca, únicamente con el fin de sacarle la jíiel necesaria para las 
botas, pudiendo decirse que con tal costumbre se destruyen más de 6000 
cabezas de ganado al año : por lo cual propuso la prohibición de esa clase 
de botas, substituyéndolas por el uso de la de yegua, con lo cual se irán des- 
truyendo las yeguadas alzadas que tanto perjudican a los estancieros. 

El Cabildo adoptó la substitución jjropuesta por el regidor, y para cortar 
el abuso de raíz mand('> ejecutarla con imposición de severas penas ordenan- 
do que se recogieran incontinenti por las autoridades de partido todas las 
botas de ternera y vaca, y que se quemaran públicamente en los extramu- 
ros de Montevideo (1) . 

No he encontrado análoga disposición en las actas del Cabildo de Buenos 



(1) De-María, Revista del archivo general administrativo, etc. lY, página 398-400. 
Montevideo, 1890. — [Reproducido en las páginas 195 a 196 de nuestro tra- 
bajo.] 



256 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Aires en los tomos publicados que sólo alcanzan al año 1672, registrándose 
únicamente permisos j)ara ir de vaquería con el fin de hacer grasa y sebo 
y cuerear ganado cimarrón en las tierras realengas. Pero no creo aventurado 
conjeturar que, entre nosotros debió ocurrir nlgo semejante, porque los usos 
y costumbi-es del gaucho en ambas márgenes del Plata son idénticas y es 
uno luismo el linaje (|ue formó su tipo étnico, siendo frecuentes las inmi- 
graciones de una a otra orilla cuando los Prebostes de la Hermandad, vale 
decir la policía de aquellos tiempos, pretendían echarles la garra para entre- 
garlo al servicio del rey. 

El gancho debió nacer, pues, desde que con iiermiso o sin él empezaron 
las volteadas de haciendas cimarronas, y debió ser entonces también que la 
necesidad le ol)ligó a fabricar un calzado para defenderse de los rigores del 
desierto. 

Los escritores de la época no adelantan mayores datos sobre esta jjrenda 
tan característica de la indumentaria gauchesca. Solamente Azara en la 
Historia del Pararfiiai/ ;/ Rio de la Plata, describiendo los usos de la gente 
de los campos, a que denomina gauchos o gauderios, trae esta exacta pin- 
tura : « Llevan también botas de medio pie, sacadas de una pieza de la piel 
de ¡jierna de potros o terneras, sirviéndoles la corva para talón » (I). 

Y es sabido que Azara ha venido al país el año 1781, y por tanto sus 
observaciones iii sitii son de his postrimerías del siglo cuando va el gaucho 
había surgido tal vez desde principios del mismo siglo, de manera ([ue la 
referencia de este autor es sobre una entidad social bien característica en sus 
usos Y costumbres, ((ue poco debían variar con el coirer de los tiempos por 
<|ue el apego a la tradición existió tan arraigada en su alma que siempre 
consideró deshonor el no morir en su ley. 

El Lazarillo de cief/os caminantes, publicado en 1773 jior Concolor- 
corvo, registra^ una animada y un tanto fantástica pintura del vagabundo 
holgazán que vagaba i)or los jjagos vecinos a Montevideo, al que llamaba 
gauderio y si bien cita algunas prendas de su uso, como el poncho, el cuchi- 
llo y el lazo que dice llaman rosario — tal vez (jueriendo aludir a las liolea- 
doras que los criollos llamaban las Tres Marías — no menciona sin eml)argo. 
la bota de potro como tampoco lo hace en la parte referente a los gauderios 
([ue encontró en la jurisdicción de Córdoba y Tucumán, en su viaje hasta 
Lima (2). 



(1) ÜK Azara, Descripción, etc., 1, pán'iua 307. 

(2) (JONCOLOUCORVO, J'Jl Lozorillo (le cienos caniinantc.s, desde Buenos Aires hasta 
Limn. 177.'}. Edición de la Junta de liistoriji y uuniisuiiítica anierieaua, capí- 
tulos I V VIH. Buenos Aires, 1908. 



R. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 257 

De t'sa omisión del interesante relato del eseritor ijernano no debe 
couchiirse (lue tal vez no estaba en nso la bota en cuestión, porque 
otroí escritores que residieron largx>s años en nuestra campaña afirman 
por el contrario que su uso se había generalizado hasta entre los indios 
de la i>ampa. 

En efecto, el padre misionero Thomas Falkner en su Deseripción de ¡a 
Patagonia y de las partes adyacentes de Siidamérica aparecida en 1774, con- 
signa al final del capítulo V ocupándose de los teliuelches este dato compro- 
batorio : « Tanto los hombres como las mujeres usan una esj)ecie de botas o 
medias hechas con los muslos de la piel de yegua y de potrillo : empiezan por 
<iuitar al cuero la gordura y las membranas interiores : una vez seco lo 
ablandan con grasa, lo hacen luego flexible retorciéndolo y se lo calzan sin 
darle forma ui costura» (1). 

Como se ve el procedimiento tehuelche es el ndsmo empleado por el pai- 
sano para la fabricación. Y si el uso se liabía generalizado entre los indios, 
debieron ser los criollos cautivos — como cierto hijo del capitán Mansilla 
de Buenos Aires que residió seis años entre ellos, según refiere el padre 
Falkner, — los que lo introdujeron en las costumbres del indio. 

Todas estas informaciones de procedencia insospechable comprueban, 
pues, acabadamente (jue la bota de potro fué una jirenda original de la ves- 
timenta del gaucho ríoplatense. 

Con ella surge a la vida como entidad étnica de perfil inconfundible, 
allá en las soledades campestres de la época colonial : con ella lucha por la 
independencia del suelo nativo en los pi'imeros movimientos insurrecciona- 
nales contra el yugo español : con ella impera j)repotente y soberbio en la 
montonera y bajo la tiranía : con ella vadea los más grandes ríos de la 
lepública para derrocar al tirano y afirmar el imperio de la constitución 
federal ; con ella se bate y muere altivo y heroico en los esteros jjaraguaj'os 
y fiel al culto de su tradición con ella se va, barrido por la ola cosmopolita 
<|ue está borrando los caracteres más genuinos del pasado argentino. 

Lisandio Segovia opina, al parecer, que los ganchos ban imitado 
los indios Telinelclíe, al asar la bota de x)Otro (2). 

Domingo F. Sarmiento, en 1853, al describir la sitnación precaria 



(1) Falkner, A ñenvrrpiion of Pataf/ouia and fhe adjoinwfi paris of South Ame- 
rica, página 129. Hereford, 1774. 

* (2) Segovia, Diccionario de arejeiitinismos, etc., página 418. (Véase página 211 
de este trabajo.) 

T. XXI 17 



258 



boletín de la academia nacional ue ciencias 



de los campesinos de aquel entonces, dice con respecto a la bota de 
potrOj lacónicamente lo siguiente : 

La zuela escasea y la reemplazan ton el cnei'o crndo de correaje. Faltando 
curtiembres, acnden al expediente de las primeras edades del mundo, a cu- 
brir sus i)ies y piernas con el cuero de las patas de vacas y caballos, tal co- 
mo Miguel Ángel lia revestido los pies de Moisés en el desierto, en la esta- 
tua del mausoleo de Julio II en San Pedro-ad- Vincula (1). 



De los autores citados, sólo Leguizamón se ocupa seriamente 

del origen del calzado primitivo, considerán- 
dolo^ como invento rioplatense. Sarmiento, sin 
darse cuenta de la importancia de su obser- 
vación, ha dado en el blanco, pero sin darnos 
detalle ni comprobante alguno. Lo (pie dice 
no es más [que un simj^le párrafo escrito al 
correr de la pluma. 

Nosotros, en 1908, a])rovecbando una es- 
tadía en Europa, estudiábamos en Berlín, sis- 
temáticamente, la hermosa colección de li- 
bros sobre trajes y vestidos del mundo, reu 
nidos por la paciente e infatigable labor de 
un coleccionista, el barón Lip])erheide, y re- 
galados \lespués al Museo de artes aplica- 
das (2) donde ocupan una gran sala especial 
con administración independiente. Debemos 
al bibliotecario de esta sección, doctor Doege, 
permiso especial y toda clase de facilidades 
para la consulta de obras únicas y valiosas que 
nos han servido para estudiar científicamente 
el traje popular de los países del Plata. Al 
emprender nuestra tarea, conocíamos la bota 
del gaucho sólo del Río de la Plata. Grande fué la sorpresa al encon- 
trarla en obras que relatan e ilustran los trajes de la Edad Media 




Fig. 9. — Pie rtorecho del 
«Moisés» lie Miguel Ángel. 



(1) Sarmiento, Provinciano en Buenos Aires, porteño en las provincias. Obras, 
XVI, páginas 29-30. Buenos Aires, 1897. 

(2) Bibliothek Lipperheide im Kímigliclien Kunstgewerbe-Museum zu Berliu. 



U. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 259 

y (le laantij;iie(lad clásica; profundizando y auipliaiido nuestros estu- 
dios hemos descubierto que es una supervivencia del viejo mundo en 
jí.en'eral, extinguida allá ha tiempo, i)ero viva aún en los países del 
Plata adonde fué llevada en los primeros tiempos de la época colonial. 
Las líneas siguientes van a comprobar lo antedicho ; observando el 
orden cronológico empezamos con los autores que se han ocupado del 
(•alzado usado en la fxrecia antigua. 

Antiffuos (frie</os 

Al tratar la existencia de la bota en aquellas éjmcas, es indispen- 
sable dar una inforinaciíúi amplia sobre el calzado en general, a base 
de los autores especialistas que se han ocupado de esta materia. 

Baumeister (1), al hablar de la vida de los antiguos griegos, di- 
ce que mientras en casa todos andaban descalzos, fuera de casa fue- 
ron usados distintas clases de calzado; y continúa (en traducci(>n) : 

Los antiguos escritores nos han transmitido gran niíiuero de términos pa- 
ra calzado muy variado, mxiclio más que existen lioy día en nuestros idio- 
mas mo(lerru)s ; pero sólo en casos miij' limitados es posible, explicar aque- 
llos términos por me(bo de representaciones iconográficas, y hasta los dos 
tipos principales del antiguo calzado, sandalias y calzados, no siempre pue- 
den bien separarse a causa de las tantas formas transitorias. 

El primer tipo, las sandalias (j -sor, ¡xa-: a en el sentido primitivo de 
la palabra) fueron usadas por hombres y mujeres. Comi^licóse esta 
forma sencilla por modiíicaciones en la manera de fijar la plantilla al 
pie : es posible, dice "Baumeister, que en vez de tientos que salían de 
la parte posterior de la plantilla, se cosió un jiedazo de cuero que cu- 
briera el talón entero y (pie por su parte fuera atado por medio de 
tientos y hebillas con los tientos anteriores, sobre el emijeinedel pie; 
resulta así una especie de zaimtiUa. 

Creo que a estas explicaciones de nuestro autor, nada puede obje- 
tarse como lo debemos hacer con las siguientes. Dice que también el 



(1) Baumeister, Denkmüler des Massi-schen Altertums ziir Erlmiterung des Lebens 
der Griechen und liomer in RelUjion, Ennst and Sifte, I, páginas 574-576. MüucheQ 
und Leipzig, 1884. 



260 



boletín de i>a academia nacional de ciencias 




segundo tipo, el calzado cerrado, se ha desarrollado de la sandalia, 
a causa de la complicación de los tientos de atar. Comparando las 
figuras que ilustran el texto corresiiondiente, resulta que se trata de 
verdaderas hotas sacadas de la pierna del animal, 
como i^or ejemplo, la que va reproducida en nuestra 
flgura 10. « Este segundo tipo, dice Baumeister, se 
llamó v)l^i\j.<.z ; va muy arriba en la pierna y fué usa- 
do especialmente por los cazadores y los campesi- 
nos ; es el calzado ordinario de la Artemis, y tam- 
bién en el traje bárbaro de los pedagogos, bállanse 
formas parecidas ». Examinando la figura 10, consi- 
derada por Baumeister como típica, resulta que es 
una bota, abierta a lo largo del empeine y de la par- 
te anterior de la tibia, pero cerrada con tientos ; 
l^arece que además se le babía agregado una plan- 
tilla para reforzar la suela. 

En lo que liace al calzado femenino, dice Bau- 
meister que era más fino y más elegante ; usábanse 
con preferencia sandalias y zapatillas, y la gran can- 
tidad de términos comprueban la abundancia de los 
tipos, como también el cambio en la moda; no es posible, termina, 
hallar en las esculturas los correspondientes comprobantes. 

Pasando a otra autoridad en materia clásica, hallamos en la obra 
<le Bliimuer sobre la vida y las costumbres de los antiguos griegos (1) 
más o menos lo mismo que en la del autor recién tratado ; sus ideas 
sobre los tipos del antiguo calzado, son, desde luego, algo confusas, 
pero las ilustraciones que acompañan la obra, son de importancia para 
nosotros. Blümner también distingue dos tij)os, « sandalias, es decir 
simples plantillas para ser atadas bajo el pie, y calzados verdaderos ; 
entre ambos tipos hay, sin embargo, tan abundante número de formas 
intermedias y transitorias, que algunos casos no pueden atribuirse 
con exactitud nial uno nial otro tipo princii^al». Habla al fin de 
aquel calzado que para nuestras investigaciones es importantísimo, 
es decir de la carhatina, de la endromis y de la Jcrepis. La carh atina , 
dice, «fué hecha de cuero crudo y probablemente no sobre la horma; 



Fig. 10. — Bota grie 
ga (según BaimieiM 
ter, obra citada, fig 
614.) 



(1) Blümner, Lehen und Sitien der Griechen, páginas 60-67. Leipzig-Prag, 1887. 



11. LRHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 261 

cosidií sin arte, era la producción propia de los campesinos ». La lirepis 
aparece recién en la época alejandrina para propagarse muy pronto. 
Consultando otra autoridad, von Müller (1), vemos que sus expli- 
caciones, que surgen de las reliquias iconográficas, son confusas. « De 
las sandalias, r.il'Xxj sávíaXa, savcáXia, se desarrollaron, ya en época 
antigua, calzados que cubrían todo el pie, mientras que por combi- 
narse la sandalia con la polaina, hecha de cuero vacuna (/.vY;y,íc), resultó 
la bota alta, que también fué usada por los guerreros de Asirla y Ba- 
bilonia y por los Lidios ». Sigue nuestro autor llamando la atención 
sobre la gran variedad en la terminología del calzado y sobre el em- 
pleo de cuero crudo para hacer las carbatinas. También se ha dado 
cuenta de la falta de tacos en la í:j.?jÍ: (embds) y en la h/ipi[j.'.: (endro- 
mis), esta últinuí un calzado alto que se extendía hasta la pantorrilla 
y que fué cerrado y abotonado de modo muy diferente ; ambas clases 
fueron usadas durante la caza y trabajos campestres ; tenían suelas 
gruesas ■/,x--'j\j.xzx) y hay también ejemplares de cierta elegancia con 
lengüetas dentiformes que colgaron desde el borde superior. 

Los autores del dicci(mario arqueológico de Darembergy Saglio (2) 
se, manifiestan más claros con resjjecto a determinar los términos 
griegos usados i)ara significar calzado. 

Sobre la cinhas, P. París dice : 

Les embades sont de deux sortes, des chaussures d'usagc joiirnalier et 
des chaussuves réservées k des actions de tliéátre : ou con^oit en principe, 
<iue la forme ne soit pas absohiment la méme dans les cas. 

I. Embas est souvent un terine tres general comme le mot chanssure 
en franjáis... ce sont dans toas les cas des souliers peu élégants, de qaali- 
té fort ordinaiie, car ils sont portes par les paiivres, de souliers faits ponr 
laisser les pieds a l'air car ils sont géuéralement attribués á des vieillards. 
Du reste, a cóté de ees embades comuiunes, on peut sigualer des embudes 
fort riches. Lucien dit que les chaussures d'nn rhétenr doivent étre « les 



(1) Von Müllek, Die grieclúsclien Privataltertümer, en : von Míjllsir, Hand- 
buch der klassischen Altertums-Wissenschaft, IV, 1 (2), 2^ edición, págiuas 103-105. 
Müuchen, 1893. 

(2) Daremberg et Saglio, Dictionnaire des antiqtdtés grecqneii et romaines 
d'aprés les textes et les monuments. Pai'ís, 1887. 



262 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

embades de Sicyone, en beau feutie blanc (1) » : uous eonnaissoiis aussi la 
description d'une enibas avec des retroussis tout brillants d'or (2), (Vcmba- 
des de pouvpre et d'ov, d''embades brodées d'or, etc. 

Quant a la forme, J'lvti/molof/icimi iiuiniiitni uous fait eiiteudre que c'était 
. la une cliaussure dans laquelle o» eiürait le pied {'y.-ó zoi) ir/.,íc/Mtcj tojj -ií'/,-) 
et non une simple semelle ou une sandale : on l'attachait avec des laniéies 
ou des cordons car un j)ersonnage de Ménandre disait : « En attachant mon 
embas droite, je cassai la courroie ». Nous avons vu de plus que les emba- 
des étaient ornees d'une sorte de revers ou de retroussie car on ne voit jias 
quel autre sens ponrrait avoir le mot nri^u.- [pteryx] (jui marque ce détail (3). 

II faut done se représenter l'embas comme une botte lacee á revers ; ce 
revers nous semble d'ailleurs tout a fait caractéristiqne de l'embas : c'est 
lui seul qui la distingue de l'endroinis, cliaussure qui pour tout le reste a 
avec elle la plus grande analogie si bien qu'une confusión s'est faite dans 
les auteurs de basse époce entre les denx objets sinon entre les deux termes 
et que sur les monuments figuratifs, Diane par excellence porte indiff'éren- 
tement l'endromis ou l'embas. 

II est á noter que les artistes (j^ui sculptaient on dessinaient des embades, 
négligeaient fréquemmeut de figurer les semelles... (4). 

La variante la plus importante, comme la plus curieuseest celle de l'embas 
qui laisse á découvert les doigts du pied et qui est, comme ou voit, un com- 
promis (5) entre la crepide et 1' embas vulgaire... cette forme devait étre 
d'un usage assez répandu... 

A l'origine, les chaussures portant le nom d'i/Sáí;,- ou í^j.^íy-'/.i avaieut une 
semelle assez peu épaisse : elles ressemblaient a celles dout nous avons vu 
Dionysos cliaussé ; peu a peu on augmente l'épaisseur de ees semelles (on 
sait qu'une reforme de ce genre est attribué a Escliyle) qui atteignirent a la 
fln des proportions exagérées et méme ridicules : l'embas devient le co- 
thurne (6). 

(1) /¡ íy.,3^; ^i/.uwjíy., izuoii zolf 'j.vj/.oIí ÍKi-cino-j7(/., Luciau Rhet. praec. 15. Suponemos 
que el bueu fraucés haya mal euteudido a Luciauo ; a todo parecer, esa embaa era 
una bota tomada de un animal con extremidades blancas. 

(2) fy.,3á5y. yvj-:zi:ri':i zi.zy.uo;j.i-jr¡-j Trrii'Jyi^Tt Orph. Arg. 591. 

(3) Aquel pteryx era sin duda el borde ancho e infundlbiliforme de la bota qiie 
caía como remangado sobre la liga con la cual se ató la bota abajo de la rodilla. 
(Nota de R. L.-N.) 

(4) ¡ Por supuesto, pues la bota carece de una suela especial ! (Xota de K. L.-X.) 

(5) ¡ Nada de compromiso ! La bota, generalmente, no se cierra adelante, de- 
jando los dedos al desculñerto. (Xota de J¡. L.-X.) 

(6) El autor del artículo precedente no puede imaginarse que hay un calzado 



K. I.EHMANX-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 



263 



En el mismo diccionario, eu el artículo eiidromis, E. Pottier dice, 
<'n^re otras cosas, sobre el calzado ,i;rie.ao : 

II v ii (leiix types difteients : oii les bvodeqiiius sout ovné.s a leuv soiniuet 
<Vnn rt'vevs (¡ni letombe ;\ retroussi.s, t)u lis se tevniinent siiuplement ; dans 
le premier cas la déesse porte Venibas, daiis le second Venñromis. Ainsi en- 
tre Teiiibas et rendromis, quand ees deux noins ne sont pas pris l'un poiir 
Taiitie, 11 n'v a, seinble-t-il, (ja'une ditterence essentielle, le revers (1). 

Importantes para nosotros son las ilustraciones, como bien se com- 
jyreude, y las trataremos en seguida. Lamentamos que en las biblio- 
tecas del país, es imposible hallar las 
obras citadas por los autores del Diction- 
naire des antiquités, y repasar los tesoros 
iconográficos indiciados por ellos. 

La hota típica aparece en uno de los 
ilibujos (fig". 33) de Bliimner, reproduci- 
do por nosotros en la figura 11. Como 
en todos los demás casos, la punta está 
cerrada; la bota misma está atada abajo 
de la roíiilla, por una liga cuyas extremi- 
dades, talvez terminando en borlas, cuel- 
gan en el costado externo de la pierna. 

En otro caso (Blünnier ihiücm) que 
reproducimos en la figura 12, el dorso de 
pie y pierna está partido y la hendidura 
cerrada por un sistema de tientos que 
corresponden a los cordones de hoy día. 

La hota entera aparece también en el dibujo 34 de nuestro autor 
(fig. 13); está atada debajo de la rodilla: el cuero sobrante que fué arre- 
mangado encima de la liga, está cortado en forma de un fleco artísti- 
co; otras tres ligas sujetan la bota alrededor de la pierna, o puede ser 




V\>¿. 11. — Bota griega (segúu 
Blüinuer, obra citada, flg. 33) 



sin suela ! (la bota). Quieu la couoce, sedará cuenta que para reforzarla, era me- 
nester, ante todo, agregarle una suela, práctica conocida también a los gauchos, 
y usada, a todo parecer, por los antiguos helenos. (Nota de R. L.-N.) 

(1) Véase la nota 2, página 262. Se comprende que era cosa muy sencilla hacer 
la bota más corta así que el borde superior sólo llegó un poco más arriba de la 
pantorrilla. (Xota de E. L.-X.) 



264 



boletín de la academia nacional de ciencias 



que se trate de un simple adorno, pues, al parecer, existe el mismo 
sistema de cordones-tientos que en el caso anterior. 





Fig. 12. — Jjota griega (según Blümner 
obra citarta. flg. 33) 



Fig. 13. — Bota griega (según Blümuer 
obra «itada. tig. 34) 



Ciertas modificaciones de la bota habían de introducirse a causa 
de sus diámetros que corresponden a la extremidad posterior de nn 





Fig. 14. — ("alzado griego (segúu 
Blüniner, obra citarla, fig. 33) 



Fig. 1.5. — Calzado griego (según 
Blümner, obra citada, fig. 33) 



animal y no de un hombre. La caña de la bota, en su parte superior, 
es muy ancha, como embudo, y hubo de molestar bastante al indivi- 



U. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 



265 



íluo que usara tal calzado. Observamos entonces dos procedimientos 
distintos para evitar esta inconveniencia : el « embudo » es {a) con- 
servado y artísticamente aprovechado para adorno (fíg. 13). o es arre- 





Fig. Ití. — Calzado griego (segt\n 
Bliinincr, obra citada, tig. 34) 



Fig. 17. — (,'alza<lo griego (según 
Blüniner. obra citada, tíg. 31) 



mangado en varios escalones {ñg. 14) (1), o arremangado y atado 
(fig. IG); el otro modo, más sencillo, consistió (b) en cortar el embu- 





Fig. 18. — Bota griega (segáu Bliiinner, obra citada, fig. 34) 

do, resaltando así una especie de semi-bota, como la encontramos en 
varios dibujos de Blümner. 

Ijíí semi-bota la encontramos, por ejemplo, en las figuras 17 a 23. Se- 
gún el autor aludido, era calzado del sexo masculino. Son botas, sin 



(]) Parece que en la figura l.ó, parecidísima a la figura 14, la caña va estirada 
hacia la rodilla. 



266 



boletín de la academia nacional de ciencias 



duda; la cañafné separada a la altura de la pantorrilla, presentándose 
un borde elegante, con una marcada incisión lateral (fig. 17 y 19) y 
siempre con una lengüeta anterior qne pende coquetamente hacia 
abajo. En otros casos (flg. 20 y 21) el empeine fué abierto longitudinal- 





Fig. 19. — Semi-bota griega (segiíii 
Blümuer, obra citada, flg. 31) 



Fig. 20. -- Semi-bota griega (.según 
'Blümner, obra citada, flg. 31) 



mente y cerrado con tientos, método cómodo para evitar las lastimadu- 
ras, producidas por los dobleces naturales de aquella región. La liga 
falta en un caso (fig. 20); en otro, está marcada por un botón de adorno 
(tig. 19) que como tal, no puede prestar servicio; en la figura 17, liay 





Fig. 21. — Semi-bota griega (según 
Blümner, obra citada, flg. 33) 



Fig. 22. — Semi-bota griega (.según 
Blümner, obra citada, flg. 31) 



tres vueltas; en la figura 18, dos ligas bien marcadas; en la figura 22, 
varias. Este último caso, además, es interesante por haberse dejado la 
cana bastante larga; el borde presenta asi muchos pliegues, ajustados 
por la liga ala pierna; además, la lengüeta ya mencionada fué dejada 



K. LKHSIANN-NITSCHK : LA BOTA l)K i'OTRO 



267 




fiuM-n <1(' la liga; parece que sólo la parte de la bota, que está situa- 
(hyí/míí de la ya mencionada incisura lateral, fuera juntada alrededor 
dt' la pierna por medio de una liga. La Hgura 22, al 
tin, es interesante por haberse reforzado la suela 
con una plantilla. 

En la ñgura 23 encontramos la misma lengüeta 
anterior; tiene su raíz en el surco transverso tibio- 
dorsal y su extremidad tíotante, en el presente ca 
so, queda sujetada por la misma liga que ata la 
bota debajo de la rodilla; ambos costados de la len- 
güeta van acomi)auados i)or un bordado. 

Procedimiento más radical aun, para librarse de 
la caña molesta, era cortarla del todo ; así nos expli- 
camos un dibujo rei)roducido en la figura 24. Pue- 
de ser que tales tipos llamados «calzados para 
liond)res y unijeres », eran botas sin caña, habien- 
do sido cortada esta última en la región tobiliar 
para dejar un borde elegantemente arqueado. Re- 
petimos que es una suposición nuestra que resul- 
ta de experiencias propias. 

Se ve que los autores cuyas opiniones hemos repasado, andan 
vagando en la incertidumbre por serles desconocida la bota cruda de 

los gauchos argentinos. Eecordémonos, de 
todos modos, de los siguientes puntos en los 
cuales están de acuerdo ; gran número de 
términos para el calzado de los antiguos grie- 
gos y dificultad de relacionarlos con las re- 
presentaciones iconográficas. Han de tomarse 
en consideración, sin embargo, algunos tér- 
Fig. 24. — Calzado (eu verdadero míuos quc fiierou cxplicados por los autores 

^selltido. véase p;ÍK. 294) de los . . tt j. t i j_ i 

griegos (se,ninBlümuer,ol.rad- §"egOS miSmOS. Uu CStudlO de CStaS pac- 
tada fig. 32). bras y de las correspondientes explicacio- 
nes, da el siguiente resultado : 
En lo que hace a la carbatina (7.xp?ty.-'.rr¡) se halla el párrafo más im- 
portante en la célebre Anáhasis de Xenofonte (IV, 5, 14). Cuenta el 
autor las penurias de sus compatriotas al regresar del interior del 
Asia Menor, y dice entre otras cosas : 



í'ig. 23. — liota griega 
(segrtu Blüiuuer, obra 
citada, fig. 33). 




268 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Para evitar las quemaduras de los ijies en la nieve, era necesario hacer 
movimiento continuo y estar descalzo durante la noche. A los que dormían 
con el calzado puesto, se les apretaron los tientos en el j)ie y el calzado 
quedó endurecido; era de la clase de las carhatinas, que una vez gastadas 
las viejas, se fabricaron ellos mismos del cuero de vacune recién sacado (1). 

Luciauo (Alex. 39) meiiciona los Patíagones calzados con carha- 
tinas (2). 

Hesycbius explica que la carbatina era el calzado de los campesi- 
nos y que fué hecha de un solo pedazo de cuero (3). 

Pollux (1. 7, c. 22) repite eso de los campesinos y agrega que la voz 
deriva del nombre de los habitantes de la isla de Kar (4). 

En la antigüedad clásica romana, aparece también la voz carha- 
tina, latinizada naturalmente, pero faltan las explicaciones, tan im- 
portantes para nosotros. Cátulo, por ejemplo (97, 3, ad Vett'mm) cita 
las orepidaH carbatinas sin detalle alguno (5). 

Los datos de los autores griegos sóbrela emhás (lij.iíác), otro término 
l)ara el calzado, no son suficientes para reconocer con exactitud si era 
o no idéntica a nuestra bota. De los varios párrafos donde se halla la 
citada voz, resulta que la emhás fué hecha del cuero crudo de ganado 
vacuno (6). 

Más importante es un párrafo sobre el método de calzarse el jinete, 
insertado en la obra : De re equestre^ que se atribuye a Xenofonte 
(XII, 10). Dice en traducción : 

Las jíiernas y los pies vendrían a sobresalir convenientemente sobre los 
guardamuslos : y vendrían a ser guardados también, si las emhatai se hicie- 
sen de cuero, del mismo cuero del cual se hacen lasf crepides : de este modo, 
al mismo tiempo las ijiernas tendrían sus defensas y los pies su calzado (7). 

(1) r,-j úz rali ij.'vj o-j^'yj ij.cili i-i/.o'j ¡.riij.y. r?,: yyj-toí, it rij ij.íj.v.j ti. i'/w ~pi ~'jyj h'j^y't.ij.'W) hoz.íjolzo, 
T'jjv Z'i TTíí'JiV il. Ttí y.viol~o /_y.l ij.Y¡iJÍTiozí r¡7uyiy.:i iyot y.y.i tlí ~r,-i -j'j/.'y. 'jtío'/.-joito. O'JOI o; Otzo- 
nsosy.i-JOí ixoiyMJTO, sh-o-Jo-jTO ít; tíü; itioxg o'i. tuávrcc, za¿ rá urtoOY,ij.y.zy. tzs.ols.iiyi-j-iij-jzo. y.v.1 'jü.p 
r,ny.-/, imiSr, iiiih~s zy. y.oyyJiy. í/T0ú-^|(/.5íTa, y.y.p/Sy.zvjy.i y.'jzoU nznoir,ij.i-JOíi i/, zwj -nooy.pz'jyy ¡io'ji-j. 

(2) IJy.ji/ayóvcí 7.y.p(ia.zv)y.i 'jnooioíixi-joi. 

(3) y.y.zTíy.zvio-), y:¡yjux/.'ri jTziiüriixy. ti.'-j-iriZip¡j.o-). 

(4) /.y.zP.y.zi.yf,i e.v)yj. y:¡ pouM-j 'jTzfjor^tj.y., x/yj^jv ¡Jtií Kki'íjv. 

(5) Ii<ta Clin l'ingiia, si nsits reniat ubi, possis culos et crecidas liníjere carbatinas. 

(6) oiy.oiiozU iy.jSy/ii;, Eplgrainiua adespoton 176 (VI, 21). 

(7) /.■JYiay.i. üi /.yj. rriosc iimpiyj'jii-) ii.'vi y:) stV.írw; zwi 7ty.py.ij:r,pwvj>-i, '^71'/ f:^ iir, <jí /.y.i. zy.'jzy.. 



K. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 269 

Los datos dejados por los autores sobre la endromi,s{v)lpz\j.i:, no sou 
bastante concisos. 

La cnemis {v.Tf¡[x'.: nada tiene (pie ver con nuestro tema ; aun lieclio 
de cuero de ganado vacuno, era cosido (1) y cubría la pierna desde la 
punta del tobillo hasta la rodilla (2). 

El pedilón (-áo'.Aov) al tiu, fué considerado basta la fecha, por los 
arqueólogos, como sinónimo de la sandalia (p. ej., von Miiller, obra cit., 
véase pág. 201 del ])resente trabajo); pero Herodoto (7, G7) dice que 
iiXpédUon llegó hasta la rodilla (3) y en otro párrafo (G, 75) (4), que 
cubría pies y piernas y era la parte correspondiente del cervato; en 
otros casos, el pedilón fué hecho del cuero de un bovino recién sacri- 
ficado, deiándole el pelo y llevado de tal modo que el p-elo mirara 
hacia adentro (5). Últimamente F. Kauft'mann ((5) comprobó que la 
misnm voz, en la forma fessel , se halla en el alemán moderno, donde 
significa la cuartilla del caballo, mientras que en la forma pfosel (dia- 
lecto de Baviera), significa una media que va desde los tobillos hasta 
la rodilla. 

Recordándonos de la bota, se explica todo. El pedilón, como la 
fesficl en animales, era la parte de la extremidad posterior que se 
extiende desde el calcafiar bástala corona de la uña; la voz es in^oba- 
blemente un diminutivo de pie (-oüc, r.zz . . . resp. fuss). El cuero que 
corresponde a esta región, sacado conjuntamente con el del corvejón 
y con aqnel que va desde éste hacia la ingle, en forma de embudo, era 
abrigo del pie y de la pierna humana; pero la designación para este 
abrigo primitivo, variaba y no correspondía al conjunto, sino a una 
l»arte cualquiera de las tres recién citadas ; con preferencia era la re- 
gión desde el calcañar hasta la ingle, que dio su nombr^e (huesa, hose, 



•i -fj.'iv.zy.'. -jVJ^jVi-zrj ■7/:j-oj:, i'i owjizic yx /or,-l'ií.; —oio\j-jz(/.i.. vjZ'jí '/k; av y.y.a ó~í.o-j ti /.jr, ;j.y.i: 
/.'/.<. — i7tv jiioor, ii.v- y.j v.r,. 

(1) -tpi. 5i ^■ú.u.r.iL ¡íoiíxc /.-jr.uwv.^ ^sa-T¿,- ÍHÍzzo, Od. XXIV, 228-229. 

(2) r, /.jri'j.U 'y.Tí r/y.z',yj ■:v.c'7'jí-í -i: -/¿vj oi.r./.íi ■yjvy.TTTíJTa Ttco^ tív b'jiz'/./.'y., Heliod. 9. 15. 

(3) -inú.y. lU -¡o-yj r/.j'/.-iho.izv., Her. 7, 67. 

(4) -=;'' rc'ji -5o«í r£ zo-.í rá; /■jr,i/.c/.i Tzioú.y. ■j-SpOr^, Her. 6, 75. 

(5) áy.í'í vk TtGTTt Tiíoi/a ¡ioó-: l-ji /-'y.y.ÍJO'.o y.pij.viy. rjr^iy.iiy.i., -u.oii vjtCi^Síz -j/.y.zi'j.í, Hesiod. 
op. et dies 541-542. 

(6) Kauffmanx, Studieii -«)• alfacrmani-schen Volkstracht. Zcitsvhrift für deutsche 
Fhilologie, XL, página 394. 1908. 



270 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

bota, V. m. a.) al conjunto, pero hay también casos donde la región 
del ]}édilon o de ]afes.se¡, bautizó el objeto fabricado con el conjunto. 
Así se explica el segundo párrafo de Herodoto, mientras que^í/oseZ lia 
sufrido más transformación aun. 



Antiguos romanos^ godos y longohardos 

Una monografía sobre el calzado de los antiguos y especialmente 
de los romanos, data de la edad media; fué escrita por Benedictus 
Balduinus (1), no sé cuando, y editada varias veces; la edición que 
tengo a la vista, es de 1667: van en el mismo tomito el tratado de 
Julio íí^igronns (2) sobre la caíi(/a. de los antiguos y ciertos párrafos de 
Tertuliano, Claudio Salmasius y Alberto Eubenius, relacionados con 
la materia. Ambas monografías eran de gran utilidad para nuestras 
investigaciones ; aunque algo anticuadas y reemplazadas por los co- 
rrespondientes capítulos délos manuales modernos sobre arqueología 
clásica, para uno u otro punto dudoso pueden ser de gran utilidad. 

Balduinus dedica un capítulo i^XVII) al ^^ero, calzado romano idén- 
tico a la bota, segrin nuestras interpretaciones. Po,r la couiparación 
detenida de los autores clásicos — tema que nos ocupará más ade- 
lante — comprueba entreoirás cosas (pág. 171 y 175) que los perones 
eran riistioorum aut peregrinorum... calcea menta... ex crassiore crudove 
corlo, atque adeb interdum setoso, ... sitie nU'a arte, ad nírem et pluviam 
proliihendam, comparata (un calzado de los campesinos y viajeros, lie- 
(ílio de cuero bastante grueso o crudo, y peludo de vez en cuando, sin 
arte alguna, j)ara cuidarse de la nieve y lluvia). 

Cree (i)ágina 167) que la a^oz xiero deriva de pera (bolsa) y que por 
consiguiente, el calzado baya sido amplio (a pera petita peronum ape- 
llatio, peras laxitate perones imitatos ostendit). 

De los comentarios de Salmasius citaremos sólo el siguiente pá- 
rrafo (pág. 169) : pero est ^zOj y.ai 7.cT/>ov jT.izr,[j.x (pialis erat Romamis 
caleeuSy qui ad médium crns cisque perveniehat , totus ex corio, nt snnt 

(1) Balduinus, Calceus antiquus et mysticus. Amstelodanii, 1667. 

(2) JviGUOXUS, De caUga vctertnn üisseriatio síihccsiva. Qna diclaratiir. quid ea sit 
Latinis scripioribiis, in Sacra Scriptiíva, Jure Civili, ac laiñüihux vetnstt'i. Editio no- 
vissima aucta, emendata, et fifjuris aeneia exórnala. Amstelodanii, 1667. 



lí. LEHMAUN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 271 

quas hodie bottinati vocamos (el pero es el ealziido hondo y hueco de los 
romanos que se extendió hasta la mitad de la pierna, todo de cuero 
conm son aquellas que hoy en día llamamos botinas). Kecordamos que 
Claudio Salmasius (Claude de Saumaise), publicó sus notas sobre Ter- 
tuliano, por primera vez en 1622. 

Los autores modernos, aunque han acarreado gran acopio de cita- 
ciones clásicas, no han podido profundizar en grado notable nuestro 
problema. El ya citado líaumeister, dice en 1 884 sobre los diferentes 
tii)os del calzado entre los antiguos romanos lo siguiente : Había san- 
dalia, soleae, socci y el calceus típicamente romano, este último con la 
toga, parte integrante del traje del civis romanns; distinguíase el cal- 
ceus patricins sive mulleus, del calceus senatorius. El pero, al fin, era un 
calzado alto que subió hasta el tobillo donde fué atado: (observamos 
que eso del tobillo se basa en un pánafo de Sidonius A])ollinarius 
(epist. 4, 20) que analizaremos mas adelante). 

]Mar(|uardt. otra autoridad en asuntos arqueológicos romanos, nos 
indica detalles mucho más iimi)lios (1). En lo que lia(;e al pero, dice 
lo siguiente (1) : 

El pero es un calzado alto, oidiiiario {a) que lué usado también eu el cam- 
po (6), en la nieve (c) y en el l)aiio (</) _v cjne se baila representado con fre- 
cuencia en los monumentos {e). Subió hasta los tobillos donde fué simple- 
mente atado (/'). 

a) Crudus pero. Verg. Acn. 7, 689 Ivestigia nuda sinistri institucre pedís, crudns 
tegit altera pero'\. 

Sctosus pero, Sidouius Apoll. epist. 4, 20 Iquoritm peden primi peroné setoso talos 
adusqiie vinciebantur. Geniia, mira Kiirarqne sine tegmine. Isidoro en su Glosa, dice : 
pero, calceamenta jjilosa']. 

b) Peronatns arator, Persius 5, 102 [navem si poscat sibi peronatus arator'\. 
Perones et sculponeae rustica calceamenta sunt. Isidor. orig. 19, 31, 13. — Las scul- 

poneae erau talladas de madera y fueron usadas por campesinos y esclavos (Cato 
de r. r. 59, 135. Varro apud Noniu's p. 161, 23. Plaut. Cas. 2, 8, 59). 

e) Nil vetitum fecisse volet, quem non pudet alto per glaciem peroné tegi, qui siim- 
movet Euros pellibus inversis. Juveual XIV, 185-187. 

d) Peronibus suis ab aquae madore consulens agaso, ipse quoqiie insiqjer lumbos 
meos insiliens residebat. Apul. Met. VII, 18. 

(1) Marquardt, Das Privatleben der Bovier, 2^ edición, II, páginas 588-597, 
en : Mommsex, Handbuch der romischen Altertümer, VII. Leipzig, 1886. 



272 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

e) Saglio et Heuzey, Dictionnaire des antiquités grecqtieset romaines, j^áginaSlo. 
París, 1887. 

fj Sidonius Apollinaris epist. 4, 20, describe el calzado de los Godos, quorum 
pedes primi peroné setoso talos adusque vinciebantur. Geuiia, erura suraeque sine 
tegmine. 

Id. carm. 7, 456 [ac popJite nudo peronem pauper nodus suspenda equinmn']. 

Había también perones más elegantes, como lo comprueba Tertulliauus, de pal- 
lio 5 l^Magnum incessui mtinimentum sutrinae Venereac [Venetiae^ jyrospexére perones 
efaemi natos']; de cultu fem. 1, 7 fef ¡n peronibus uniones emergeré de luto cupiunt~\. 

Segiíu Cato apud Festus (p. 142 b. 27 : Qui magistratum curulem eejñsset, calceos 
múlleos alluta ciniatos [Mommsen y Jordán leen : aluta vinctos], ceteri perones) el 
2}ero no se distingue del calceus común ; así también Goll en el Gallus de Becker, 
III, p. 232. Perones son probablemente los calzados representados con frecuen- 
cia en las pinturas murales. 

Este filtimo detalle necesita una rectificación. Jn\ eual (véase la 
nota c) dice expresamente que el pero de los romanos era alto; y co- 
mo los párrafos de Sidonius Apollinaris (véase la nota/) se refieren a 
los Godos, parece que han existido diferencias en la altura de esta 
clase de calzado; o puede que el calzado délos Godos era del tipo de 
las abarcas y que Sidonius, por negligencia en la terminología, lo liaya 
llamado igualmente j^rro. De todos modos, el calzado de los Godos 
conservaba el pelo primitivo (setosus). 

En lo que hace a la costumbre de los Hernicos de calzarse sólo el 
pie derecho (según Virgilio, véase la nota a) cabe preguntar si aquel 
2>árrafo no ha sufrido mutilaciones. Dice el citado verso en traduc- 
ción verbal : « Dejaban desnudas las plantas del pie izquierdo, los 
del otro cubría un j?ero crudo. » Ya Balduinus (ob. cit., pág. 169) ha- 
lló este modo de calzarse, algo curioso pero sin sospechar mutila- 
ción del texto, busca analogías en los antiguos habitantes de Etolia 
qui pro more si instriicti ad bella (iradiebantur, qui etiam propterea 
[j.z^/zv.pi-.'.ltCf id est unius crepidae, fuerunt appellati. Mas en adelante 
(pág. 232-233) busca explicar que los Hernicos hubieran andado des- 
calzos del todo, si no hubiera sido conveniente, proteger la extremi- 
dad derecha que pusieron delante la izquierda al adelantar en el com- 
bate. Confieso que no satisface mucho esta explicación; además es 
poco lógico cuando en el verso tal cual lo conocemos, el pie izquierdo 
tiene plantas (ijlural) y no una planta (singular). Quizás se trate de 
una mutilación del texto, y en vez de : 



1{. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA 1>E POTRO 273 

— vestigia uttda sinistri 

I)ist¡tu<U-(' pedis, crudiis tcjit alleni pero, 

debe leerse más o menos como sioiie : 

— restiffiíi linda iniosque 

Tnstituére pedes, crura tef/it altioy peto. 

lo que dice : « Dejabau desnudos las plantas y los dedos de los pies, 
las piernas estaban cubiertas por un pero bastante alto. » Agrego que 
la edición Nisard de Vergilio, París, 1841>, ({\q,g peden en vez áepediSf 
lo que dentro de la frase correspondiente, es un lapsun o error del ma- 
nuscrito pero error muy significativo. Segiin la suposición nuestra, 
se trata de la hota de medio pie (página 188) que deja libre los dedos 
y en algunos casos, seguramente, los tenares (vestigia) del pie. 

Una sinopsis sistemática sobre el calzado délos antiguos romanos 
hallamos al fin en la obra de Voigt (1) : 

Pava cubrirse la extremidad inferior, usaban las fasciae enirales, con las 
«•nales las mujeres, en tiempo frío, se envolvían las piernas: o los tegimina 
pedum que se presentan en cuatro tipos elementales : 

a) La sandalia usada en casa y hecha de cuero (solea), era prerrogativa del 
hombre libre: algo análogo obsérvase con respecto a la ba.ra. hecha de libri- 
llo, (jue pertenecía al traje de la capa social inferior: 

h) El calzado usado en la calle, presenta también dos tipos : el caleeiis y 
la seulpouea : el primero i'ra de cuero : cuando tefúdo de rojo y adornado 
<'on un prendedor semilunar, pertenecía al traje oficial de los patricios y 
más tarde de los magistrados enrules y senadores enrules (calceus mulleus) : 
la sculponea era tallada de ma<lera y fué usada, en tiempo seco, en las fae- 
nas campestres : 

e) El 2)ero, bota usada cuando mucho barro : 

dj La carbatina, pedazos de cuero con pelo, usados por la gente baja. 

Advertimos que la descrij)ción de \a carbatina, recién reproducida, 
es errónea; basta recordar los detalles citados por nosotros sobre esta 
clase de calzado en la página 267, etc., de nnestra monografía, donde 

(1) VoiGT, Privataltertümer tind Kultnigeschiclite. Eu : vox Müi.i.kk, Haiidbiich chr 
klassischen JltertHms-Wissenschaft, TV, 2, 2^ edición, página 333. München, 1893. 

T. XXI 18 



274 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

fué indicado que se trata de la bota de los gauchos. Como el término 
carbatina es de origen griego, es poco usual en la lengua latina que 
ya tenía su propia voz para el calzado primitivo : pero. Carbatina y 
pero, son, pues, sinónimos y significan la misma cosa. 

El material de la carbatina era, de todos modos, cuero de ganado 
vacuno; véase página 268 de nuestro trabajo; es probable que también 
el 2>€ro romano fué becho de esta clase de cuero. El ptcro de los Godos 
o por lo menos el primitivo calzado de ellos, llamado j^ero por Sido- 
nius Apollinaris, era de cuero caballar, tal vez porque los Godos se 
alimentaban más bien con la carne del caballo. Considerando un pá- 
rrafo sobre el calzado de los antiguos Longobardos, es i^robable que 
ellos hayan usado el cuero de yeguas con «cabos blancos» (1), cuero 
todavía hoy en día preferido por los gauchos de la Pampa ijara sus bo- 
tas. Él ijárrafo que nos interesa no está, sin embargo, libre de dudas. 

Cuando Alboín, relata Kauftmann (2), vino a ver a Turisind, rey 
de los Gepidos, cuyo hijo Turismod había muerto en el combate por 
la mano de Alboin, éste y su gente fué burlado por el segundo hijo 
de Turisind con las siguientes palabras : fetilae sunt equae quas simi- 
laMs, lo que debe traducirse, según nuestro entender, del modo 
siguiente: ¡De cabos blancos son las yeguas a las cuales parecéis ! El 
historiador Paulus Diaconus (1, 24) agrega : Longobardos initiriis 
lacessere coejñt, asserens eos, qui a suris inferius candidis utebantur 
fasceolis, equabus quibus crure tenus pedes alhi sunt similes esse, o sea 
en traducción castellana : Empezó a herir con injurias a los Longobar- 
dos asegurando que ellos (que desde las pantorrillas hacia abajo usaban 
corréosles blancos) fuesen parecidos a yeguas cuyas extremidades eran 
blancas hasta el muslo. 

Creo yo que la burla se refiere en primer lugar al color blanco del 
calzado (fetilus) ; eso que era sacado de una yegua, viene en segundo 
lugar, tratándose probablemente de una costumbre conocida; no así 
con respecto al color blanco del calzado, que fácilmente puede provo- 
car las tendencias burlescas de un bufón. No habría duda en referir 
este párrafo ala bota Síicadade una yegua con extremidades blancas, 



(1) Cabos, los remos de la caballería, desde la rodilla hasta el casco iuclusive. 
(Segovia, Diccionario, etc., págiua 418.) 

(2) Kaufií'Mann, Studien, etc., páginas 391-396. 



K. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 275 

si Pauhis Diacoiius hubiese dado explicación más precisa; pero sólo 
habla dej'asceolis (tientos) y no también de peroniMis (botas). Supongo, 
sin embargo, que no ha dado mayor importancia a este detalle, de 
poco significado i)ara él ; supongo que no solamente las botas sino 
también los correones o tientos hayan sido hechos del cuero de yeguas 
hlancaa, conjunto muy llamativo i^ara gente que no lo usaba, y que 
los tientos fueran atados ah-ededor de la pierna, formándose cruces 
(compare la figura 34). 

Edad media 

La documentación sobre la persistencia de la bota en la edad media 
del mundo antiguo es concluyente. Citaremos algunos ejemplos. 

Una pintura francesa de la mitad del siglo ix rein^esenta al rey 
Carlos el Calvo, recibiendo como homenaje una biblia escrita en la 
abadía de San Martín de Tours; los guerreros que rodean al sobe- 
rano, llevan pantalones largos sujetados con una liga bajo la rodilla 
y puestos en botas que dejan libres a los dedos; las botas atadas con 
vendas (compárese figura 34, bota moderna atada de este modo), están 
pintadas en algunos casos con color rojo o verde ; unas veces son lar- 
gas, otras cortas; cordones bordados de oro rodean las aberturas su- 
perior e inferior. El mismo rey Carlos el Calvo usa bragas y botas que 
dejan libres las pantorrillas y los dedos (1). 

Advertimos, sin embargo, que la explicación del calzado como lo 
hemos hecho, no es absolutamente libre de dudas. 

En una pintura francesa del fin del siglo ix se presenta Esculapio 
con bragas verdes y con botas que no cubren los dedos; pero tienen 
agregadas una plantilla, de la cual salen ccn^reones para envolver los 
dedos (2). 

Repasando obras que ilustran los trajes de la edad media, encon- 
tramos en el libro de Weigel (3) grabados muy característicos que 

(1) LoUAXDRE, Les arts somptuairen. I. París, 1858. — Hottenroth, Handbuch 
der ñeutschen Tracht, figura I, 8, 10, 11. Stuttgart, sin fecha. — Planché, A cy- 
clopaedia of costume or dictionary of dress, II, lamina entre páginas 30 y 31. Lon- 
don, 1879. 

(2) HoTTEXROTH, Haudbuch, etc., figura I, 2. 

(3) Weigel, Trachtenbnch. Nürnberg, 1577. 



276 



boletín de t.a academia nacional de ciencias 



comprueban la existencia de la bota en aquella época. El personaje 
representado en la lámina LXXl, es ein frantzosischer Batcer (cam- 
pesino francés); su bota está provista de una ansa para levantarla con 
mayor comodidad (fig. 25). El hombre, cuyo pie va reproducido segiin 
la lámina XLIV (fig-. 26), es ein gemeiner Belim, Bohemus plehekifi 
(bohemio de clase baja). El pie reproducido de la lámina CY, parece 
estar revestido con media de lana y alpargata (fig. 27). 





Fig. 25. — Bota di- un jiai- 
sano frauct'.s (Weigel, 
obra citada, pl. LXXI). 



Fig. 26. — Bota de ud paisa- 
no de Bohemia (Weigcl, 
obra citada, \>\. XLIV). 



La ilustración más típica de una bota, cuya suela fué reforzada i)or 
una sandalia, hallamos en un cuadro del siglo xv, conservado en la ga- 
lería de Brera en Milán; el correspondiente calzado fué insertado en el 
libro de Lacroix, Duchesne y Seré (1), del cual se hizo nuestra figura 28. 

Consultando al fin la gran obra de Hottenroth, cuyo título ya fué 
citado, encontramos en las láminas que la acompañan, con frecuencia 



(1) Lacroix, Duchesne et Seré, Histoire des cordonniers, página 64. París, 
1852. 



R. LEHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 



277 



la botii usada por todas las naciones del mundo antiguo; la descrip- 
ción agregada por Hottenroth es confusa, pues no conocía el verda- 
dero carácter de aquel calzado primitivo. Ateniéndonos a sus láminas, 
aparecen calzados con botas, los pueblos siguientes : 

Antiguos Hebreos (pl. 18, 1 : bota combinada con sandalia; pl. 19, 
G : bota ajustada adelante por medio de cordones); Medos (pl. 21, 22 : 
bota reforzada al parecer por j^lantillas) ; Tróvanos (pl. 25, .5); Griegos 




^«Bfc. 




Fig. 27. — Calzado de iin paisano f'ranct'-s (al 
parecer alpargata cou media de lana) (Wei- 
gel, obra citada, pl. CV). 



Fig. 28. — Bota del siglo xv, según un 
cuadro de la galería Brera, Milán 
(Lacroix, obra citada, pág. 64). 



antiguos (pl. 32, 8; 34, 8; 35, 30); Etruscos (pl. 41, 3; 41, 7; 42, 12, 
las tres, botas típicas; pl. 40, 4, bota con suela y cordonaje); Roma- 
nos antiguos (pl. 57, 11); Galoromanos (j)l. 58, 4, bota típica); Esci- 
tas (pl. 63, 1 : bota baja); Francos de la época de los carolingos (pl. 
74, 11 : bota combinada con sandalias, envolturas y espuelas); Persas 
(pl. 81, 8: bota típica); Escandinavos hasta 1200 p. O. (pl. 3, 48 : 
bota típica); Alemanes hasta el año 1000 (pl. 10, 23), — del siglo xiv 
(pl. 36, 12 : forma típica), — del siglo xv (pl. 43, 2, ídem), — del siglo 
XVI, primer tercio (pl. 48, 1, bota con fajas para apretar las pantorri- 
llas), — del siglo xvi, segundo mitad (pl. 109, 10); Franceses, 500- 



278 



boletín de la academia nacional dk ciencias 



1200 p. C. (pl. 18, 9): — siglo xiv (pl. 73, 10, forma típica; 73, 12, 
forma baja); — fin del siglo xiv y principio del siglo xv (pl. 75, 29, 

bota típica), — siglo xv, segunda 
mitad (pl. 77, 5 y 7 ; bota típica); 
Suizos, siglo XV (pl. 53, 5); Ingle- 
ses, segunda mitad del siglo xv 
(pl. 65, 20, bota reforzada por un 
calzado); Escoceses e Irlandeses, 
siglo XVI y principio del siglo 
XVII (pl. 71, 20, bota cerrada ade- 
lante con cordones; pl. 71, 1, bo- 
ta baja, adelante con cordones; 
pl. 71, 30, bota típica); Polacos, 
siglos XIII y XIV (pl. 95, 12, bota 
típica :pl. 95, 14, bota baja y con 
los bordes superiores doblados) ; 
— ñn del siglo xv y principio del 
siglo XVI (pl. 97, 7 : bota típica); 
Griegos, gente de conventos, si- 
glo xvi (pl. 101, 2, bota típica); Italianos, segunda mitad del siglo 
XIV (pl. 84, 20 : bota baja ; pl. 




Fig. 29. — Bota ilo mi caballero alemán, siglo xvi 
(según una muestra para diseñar) 



r^'^; 



84, 19, comienzo del calzado 
con la punta remangada ha- 
cia arriba). 

La bota desaparece en el 
mundo antiguo al fin del siglo 
XVI, justamente en la época 
en la cual fué trasladada, por 
los conquistadores, a Améri- 
ca; pero allí, sólo en los j^aí- 
ses del Plata, en el Brasil del 
Sur y en Cliile puede com- 
probarse todavía su existen- 
cia, condenada aún aquí a 

pronta extinción. Mientras que en las citadas partes de América se 
conserva en su forma arcaica, e insignificantes son las modificaciones 
que en uno u otro caso aislado ba sufrido (partición longitudinal a lo 




Fig. 8U. — Bota del siglo xvi-xvii 
(según una muestra para diseñar) 



U. LKHMAXX-XITSCHE : LA BOT.V I)K l'olUO 



27Í) 



largo del empeine para ajiistar el cuero al pie, por medio de cordo- 
nes; refuerzo de la suela por medio de una plantilla de cuero) en los 
países donde es originaria, la bota se moditíc<3 en un grado tal que 
ya no merece este nombre. En América, ya no sufrirá modificaciones, a 
excepción de las ya indicadas; los motivos de su pronta desaparición 
en América, son el refinamiento del traje aún de los campesinos; el 
cambio de la moda; los altos precios que lian alcanzado los cueros del 





Fig. 31. — üuta (lil siglo xviii 
(según una muestra para diseñar) 



Fig. 32. — r.otii (U4 siglo xvnxvui 
(segiíu una imiestra para diseñai-) 



ganado caballar y vacuno y que impiden aprovechamiento tan i)oco 
lucrativo de un producto de la economía rural : motivos suficientes 
para condenar a desaparición completa una supervivencia arcaica. 

Por cierto, estos mismos motivos habrán producido en el mundo 
antiguo el mismo efecto, con la diferencia de que la bota no se extin- 
guió sino que se modificó, poco a poco, a formas que apenas permiten 
reconocer el origen primitivo. Ya en la antigüedad griega, la embds 
fué modificada, cortándosele el borde superior arremangado (resul- 



280 



boletín de la academia nacional de ciencias 



taudo así la endromis) o j^artiendo el costado auterior a lo largo del 
empeine y de la tibia; o agregando una suela para refuerzo. En la 
edad media observamos el mismo proceso de evolución : la suela es do- 
ble, etc., y las diferentes partes se cosen de pedazos independientes; 
el embudo superior es aprovechado para ornamentación artística (fig. 




Fig. ;í3. — Bota ordinaria, en venta en cualquier zapatería 
de Buenos Aires o La Plata. El correón ya no tiene fun- 
ción y llegó a ser uu adorno. 



29-32) y alcanza al máximum de su desarrollo en la guerra de los Trein- 
ta años. El mismo correón con que se ata la bota abajo de la rodilla, 
en muchos casos se conserva como órgano sin función y desempeña 
las veces de un adorno (fig. 33), bordado en la bota alta de los mili- 
tares (húsares, etc.) donde lucen las borlas, hasta que alcanza un sig- 
nificado distintivo y nadie ya supone, que la orden real de la jarrete- 



K. LKHMANX-NITSCHE : LA BOTA DE POTRO 281 

ra (1), la condecoración más alta de Inglaterra, es la flor brotada del 
hnmi\de jyehna I ^ hoy en día todavía nsado por los gauchos de la Pampa 
Argentina ! 

INVESTIGACIONES ETIMOLÓGICAS 

El calzado primitivo, objeto de la presente monografía, es actual- 
mente conocido bajo las tres significaciones, bota, perneira (de «pier- 
na») y zumel (corrupción de la antigua palabra castellana «jumel»). 
La primera de estas tres Voces nos ha llevado a meditar sobre su eti- 
mología, explicada como la de sus congéneres, de distinto modo por 
los etimologistas. Nuestros resultados son los siguientes : 

La roz « bota » 

Debemos salir del griego ^o\¡z^ latin bos que en forma onomatopé- 
yica significa a un representante cualquiera del ganado bovino, pero, 
por lo menos en el griego, también al cuero bovino que servía para 
revestir ciertos objetos (los escudos por eiemplol Es i)ues probable 
que la misma voz o sus derivados (hay en griego un adjetivo '^z'jvctz) 
fueran aplicadas a cosas hechas del cuero bovino, cualquiera que fue- 
ra su tamaño y uso. 

El objeto más voluminoso de esta clase es sin duda el arcaico apa- 
rato de transporte acuático (1), construido de un cuero casi entero en 

(1) La tradición más propagada sobre el origen de la célebre orden es la si- 
guiente : «En 1349 la condesa de Salisbury, a quien Eduardo III amaba apasio- 
nadamente, perdió en un baile una liga que el rey principió a buscar. Su acción 
excitó la hilaridad de los cortesanos. Honi soit qiii mal y pense : « ¡ ay de aquel que 
piense nial ! dijo el rey ; tal vez aquellos que se ríen se crean un día muy honrados 
con llevar una semejante », y poco tiempo después fundó esta orden de caballería, 
orden que tiene por jefe al ¡soberano de Inglaterra y que no puede contar más de 
veintiséis individuos, comprendido el rey o la reina. Entre otras insignias, los 
caballeros llevan una liga blanca en la pierna izquierda, y la reina en el brazo. 
La divisa es la misma : Honi soit qui vial y pense. » (Diccionario enciclopédico his- 
pano-americano de literatura, ciencias y artes, IX, página 96. Barcelona, 1892. 

(1) Trebitsch, Fellboote und Schwimmsacke und ihre fjeographische Verireitung 
in der Vergangenlieit und Gegenwart. Archiv für Anthropologie, N. F. XI, página 
161-181. 1912. 



282 BOLETÍX DE I>A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

dos tipos principales: el uno es el enero entero de nn animal, inliado 
artificialmente y representando así una bolsa llena de aire con la cual 
una persona fácilmente se mantiene a flote o que, en unión de varios 
ejemplares, sirve para aumentar la resistencia de una balsa de palos; 
el otro tipo consiste en un sistema de aros de madera forrados de cuero 
y presentando en conjunto ya una forma semiesférica (llamada coracle, 
voz irlandesa, relacionada con irl. curach, griego yip'.o'i, latín corium, la 
piel ; en JS^orte América, se dice hull hoat, en Sud Améviaa pelota) , ya la 
forma característica del bote, anglo saxón hát, celta ftatíresp. ¿«to^ in- 
glés antiguo hoot, inglés moderno hoat, islandés hátr, sueco 6aí, holan- 
dés y alemán hoot, ruso hot. Xo dudo que esta voz cuya etimología es 
desconocida a los autores de los diccionarios (1), deriva de ^our, hos (ani- 
mal bovino) cuyo cuero fué utilizado con preferencia para la construc- 
ción del primitivo aparato de nav^egación. Explícase así también el ver- 
bo botar, italiano &o/íor, alemán antiguo ¿o^-eH (que debe interpretarse 
como bootsen = stossen, treiben), otra dificultad de los etimologis- 
tas (2), verbo cuya acepción actual (arrojar o echar fuera con violencia) 
no es otra cosa que metáfora de la acción de adelantar un « bote » con 
empujes, sea por medio de remos sea iwr individuos nadadores (3). 



(1) Citaré algunos ejemplos. Skeat (An etymological ñictionary of flie EiujHí<h 
langtiage, 3^ editiou, píígina 69. Oxford, 1898) confuude el bote (hecho de cuero 
hoviuo) con la canoa (hecha del tronco de un solo árbol) cuando relaciona la voz 
hote con el celta bata, palo, etc., concluyendo ; « The original 'boat' was a steni 
of a tree ; and the word may he connected with bat ». En la edición primera del 
diccionario de la Real Academia Española de 1726 se explica la voz bote « por la 
facilidad con que se bofa o echa al agua». Barcia ('/'/•níte)- diccionario general 
etimológico üe la lengua española, Madrid, 1881) advierte que en el antiguo escan- 
dinavo hay la voz boot igual al castellano bote. 

(2) Diez, Eti/mologisches Wdrterbuch der romanisclien Sprachen, 4. Ausgabe, pági- 
na 61. Bonn. 1878. — Del alemán bózen (chocar), deriva segiíu la Academia Espa- 
ñola el verbo castellano botar. 

(3) De hofar. verbo activo y neutro, derivan gran cantidad de voces españolas : 
botado, botador, botadura, botante, botaratada, botarate, botaratería (argentinismo). 
botaratear (íúem), botazo, bote (en el sentido de golpe, salto), botero (americanismo), 
botedad, boteza, boficar, boticón, embotamiento, etc. ; y muchas composiciones, co- 
mo botábala, botafumeiro (en la catedral de Santiago), botafuego, botalatizafuegon. 
bótalo, botalón, botarel, bótasela, botasilla, botavante, botavara, botavira, botidentro, 
botifuera. Del subst. bote, el diminutivo botequin. 

Hay también embotar (poner una cosa dentro de un bote) : la otra acepción de 
este verbo, v. m. a. 



K. LEHMANN-NITSCHK : LA BOTA DE TOTRO 283 

Empleando sólo ciertas partes de un cuero se obtienen utensilios, 
objetos, etc., de tamaño más pequeño que el «bote» de navegar, pero 
que igualmente se llaman «bota», «e», etc. El cuero mismo de la 
extremidad posterior, fué llamado por restricción de aceptación pri- 
mitivamente hot... (1), y después en sentido figurado, cierta clase de 
objetos para cuya fabricación se presta. El cuero, sacado íntegro de 
la extremidad j)osterior, tiene La forma aproximada de un embudo con 
sus dos correspímdientes aberturas : una muy amplia (]ue correspon- 
de a la región del muslo o ingle, y otra estrecha y pequeña, correspon- 
diente a la región de la caña, etc. Según se cerró con costuras una 
u otra abertura, resultaron dos objetos distintos : 

a) Cosiendo la abertura ancha, resulta un admirable receptáculo 
para líquidos (2), cuya boca (e. d. la otra abertura angosta) fácilmente 
se cierra con un cordón, con un tapón, etc. Abundan en los idiomas eu- 
ropeos las designaciones para esta clase de utensilios domésticos, deri- 
vadas como se entiende, de hot... Limitándonos al castellano bailamos : 

Bota, « nombre que dan en América a una zaca o vasija grande de 
cuero de buey que se emplea para extraer el agua de las minas por 
medio de malacates» {Diccionario enciclopédico hi.spano-americano, 
Barcelona, 1912). 

Bota, « cuero pequeño empegado p(U' adentro y cosido por un lado, 
de figura piramidal y que remata en un brocal de cuerno o palo para 
echar y beber» (Academia): derivaciones s(m : hotamen, botería, que 
significan el conjunto de botas en un navio, y botero, con el femenino 
botera, el fabricante o vendedor de esas botas. 

Boío. provincialismo aragonés, «j)ellejo para echar vino, aceite, 
u otro licor, etc. » (Academia) ; el correspondiente diminutivo es bo- 
tillo, « pellejo pequeño para llevar vino » (ibidem). 

Como muchas veces sucede, el nombre primitivo de un utensilio 
quedó el mismo, aún cuando este fué fabricado de material distinto. 
El pellejo, indudablemente, es materia primitiva y i)or consiguiente, 
antes empleada que el barro cocido (sabemos que la alfarería aparece 

(1) Véase página 184 de este trabajo. 

(2) El pedacito redoudo de palo que se pone en los agujeros de botas o pelle- 
jos de viuo para que no se salga, es llamado hotana ; el instrumento que sirve a los 
boteros para poner botanas en la botas y pellejos, se llama hotaiwro (Academia). 



284 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

recién en la época neolíti(;a). Por consiguiente, cuando el receptáculo 
para líquidos fué heclio de barro cocido, \í\. forma y la designación que- 
daron idénticas al tipo primitivo de cuero. En realidad, bay en los 
países mediterráneos botellas ordinarias de vidrio, que tienen todavía 
un diámetro ovalado (y no redondo), igual al muslo del cuadrúpedo 
doméstico. En cuanto al nombre, la misma voz bota puede significar 
« cuba o pipa de madera con aros para guardar vino y otros líqui- 
dos » (Academia), o una « medida para líquidos cuya capacidad más 
corriente es la de 32 cántaros (510 litros)» (Diccionario encieJoiicdico, 
etc.) Las demás derivaciones de J)ot con otros sufijos, significan boy en 
día, vasijas ya no de cuero, sino de barro cocido o materia parecida ; 
rej)asando el diccionario bailamos : 

Botazo, « especie de vasija cilindrica de madera, como de una vara 
de alto y seis cuartas de diámetro, que se usa en las salitrerías para 
cristalizar los líquidos saturados de salitre y lavados de arenilla » 
(Diccionario enciclopédico, etc.). 

Bote, « vasija pequeña de barro vidriado, cristal, vidrio, porcelana 
u otra materia que sirve para tener medicinas, aceites, pomadas, etc. » 
(Academia). En las provincias del interior de la República Argenti- 
na, bote es una « especie de botella de barro vidriado, y de forma ci- 
lindrica y cuello angosto que viene del exterior con tinta o licores 
alcobólicos, particularmente ginebra » (Segovia, Diccionario argen- 
tino). Hay la voz botamen, « conjunto de botes en una farmacia» (Dic- 
cionario enciclopédico, etc.). 

Botella, « vasija de cristal o de vidrio con el cuello muy angosto 
(pie sirve para contener líquidos » (Academia) ; hay las derivaciones 
botellón ; botellería, botillería ; boteller, botiller, botellero, botillero ; 
embotellar, embotellado. 

Botija, « vasija de barro mediano, redonda y de cuello corto y an- 
gosto » (Academia), con los diminutivos botijilla y botijuela. Botija, en 
sentido figurado y familiar, di cese del que tiene grosura extraordina- 
ria, y del nifio cuando se enoja y llora. 

Botijo, « vasija de barro delgado y de abultado vientre, con una boca 
proporcionada para echar el agua, un j^itón en el lado y en medio un 
asa » (Academia), con el aumentativo botijón, y éste, en Venezuela (1), 

(1) Calcaño, El casU'lluno en Venezuela, página 526. Caracas, 1897. 



K. LKIIMANN-NITSCHK : I-A BOTA IJK I'OTIÍO 285 

con el (liininutivo botijoncito. El botijero es el que hace o vende boti- 
jas y botijos (Diccionario enciclopédico, etc.). Hay los verbos abotijar 
y embotijar, también embotinar. 

Bototo, americanismo, «calabaza para llevar a^iia ». 

Pote, al ñn, pertenece, según nuestro entender, al mismo gruido an- 
terior; el diccionario dice que significa cierta especie de vaso de 
barro, o un tiesto para tiores y hierbas olorosas, o una vasija redonda 
con tres pies, y en sentido figurado la comida misma. Suponemos que 
con pote, se quiso indicar el material más sólido que el del bote, fenó- 
meno fonético a comprobar tauü)ién en otros idiomas. Derivaciones 
de la \ozpote, son potaje, potajería, potingue , potajier ; potar, potación, 
potable, 2)otador, potado. potero,potiata. 

Suponemos que las voces germánicas pott y topp (Toj)/), son las mis- 
mas, habiéndose cambiado en la última la i)osición de los consonantes. 

b) Cosiendo la abertura amfosia del cuero sacado de la extremidad 
posterior (algunas veces queda abierta) resulta un abrigo para pie y 
pierna del hombre ; es la bota, a la cual va dedicada la ])resente mo- 
nografía. Los autores de los diccionarios españoles, no conocen el tipo 
arcaico sudamericano y definen bota como « calzado de cuero que res- 
guarda el pie y la pierna », « especie de borceguí de piel o tela que usan 
las mujeres ». Sólo el provincialismo andaluz, bota = vuelta de la man- 
ga, recuerda la parte superior de la gauchesca bota de potrf),que pueile 
remangarse. En la Argentina, se dice botamamfa (1). Cítanse además 
en los vocabularios la bota de montar y la bota fuerte, usadas actualmen- 
te por la caballería, etc. Derivaciones de bota, en sentido de calzado, 
son : botilla, botín (2), botina, botito, bototos (chilenismo) (3); botinero, 
botero (chilenismo = zapatero), botitero (México) (4). Botarga « especie 
de calzón ancho y largo que se usaba en lo antiguo » (acepción prin- 

(1) Segovia, Diccionario argentino, etc., página 68. 

(2) En Chile, hotín significa no solamente el «calzado de enero que llega hasta 
cubrir los tobillos », sino también las medias que, subiendo un poco más arriba 
por la pierna,- terminan en la parte inferior de la pantorrilla y cuyo nombre pro- 
pio es calcetines» (Rodríguez, Diccionario, etc., pág. 67). Se nota, pues, el mismo, 
í:;ainbio de significado que ba sufrido la voz huesa (v. m. a.). 

(3) Echeverría y Reyes, Faces, etc., página 136. 

(4) Ramos y Diarte, Diccionario de mejicanismos, página 95. Méjico, 1895. 



286 BOLETÍX DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cipal), también debe derivar de hota^ como ya dijo el Diccionario de la 
Academia de 1726 aimqiie la indicación = &o/« larga es errónea; según 
Calandrelli (1), el origen es una voz del bajo latín, huttarica; en otra 
acepción, significa una especie de embuchado; derivaciones de botarga, 
son las palabras ahotagar, a. y r., abotagado, abotagable, abotagante, abo- 
tagamiento, abotagadamente o sin supresión de la letra r, abotargar, abo- 
targante, abotargamiento (2) que significan hincharse, etc. Verbos deri- 
vados de bota, son embotarse, ponerse botas ; abotinar, abotinado, abo- 
tinadnra, ahotinamiento. Botudo = calzado, corre en Tabasco, México 
(Ramos y Duarte). En el sentido de calzado, encontramos bota, en el 
francés antiguo (boute, botte), en el inglés (boot), gaelico (bót), etc. 

De bota en general deriva el adjetivo antiguo botoso, hoy sincop. 
boto, « romo de punta » (también en el sentido metafórico de rudo o tor- 
pe), debiendo buscarse la comi^aración en la superficie lisa y redonda 
de un pellejo de vino, con las extremidades semicortadas y mochas. 
Las derivaciones son : embotar, embotador, embotadura, embotamiento. 

Del adjetivo boto parece háse derivado a causa del mismo parecido, 
la voz botón, con sus tantas acepciones y derivaciones : botoncico, boton- 
cillo, botone ito ; botonero, botonería; botonar, botonado, botonadura, bo- 
tonazo ; abotonar, abotonado, abotonador, abotonadura, abotonamiento. 

La voz que nos ocui^a, ha tomado acepciones curiosas en ciertos 
parajes del habla romance : 

Boto, provincialismo asturiano, es una tripa de vaca llena de man- 
teca (Academia) ; botagueña, es una longaniíía hecha de asadura de 
puerco (Diccionario etimológico, etc.) 

Botta, italiano, botte, boz, francés antiguo, bote champ. y dauph., 
voz que significa el sapo, se explica por el parecido del animal con 
un pellejo de vino (3). 



(1) Calaxdkelli, Diccionario fiJolóyico-comparado de la lengua castellana, pági- 
na 831. Buenos Aires, 1880. 

(2) Bkrmúdez, Lenguaje del Río de la Plata, I, página 105. Buenos Aires, sin fe- 
cha [1916]. En publicación. 

(3) Diez, Etymologisches Wdrferhueh, etc., página 61. — Las palabras tratadas por 
este autor : hotta. bottare, hoHe. hozza, comprueban la ramificación enorme qite en 
los idiomas europeos ha tomado la raíz hot-, but-, que segiín nuestro níodo de ver, 
significa originariamente el ganado bovino y su cuero. Tanta ramificación atesti- 
gua, al mismo tiempo, la gran antigüedad, prehistórica, de la raíz que nos ocupa. 



H. I.KHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE l'OTUO 287 

Botuto, en Venezuela « se llanuí lioy el pezón largo y hueco que 
sostiene la hoja del lechoso que en otros países llaman paimyero, por 
(lar la papaya, que en Venezuela llamamos lechona. El vulgo pronun- 
cia hetoto. El indio goagiro usa el botuto como instrumento », etc. Se- 
gún Gaicano, botuto es voz indígena : i)arece más bien antigua voz 
castellana (1). 

En lo que hace a las voces latinas y griegas (pie tleben considerar- 
se como componentes de la raíz bot-, but-, i)oco es lo cpie conocemos, 
puesto que se trata de objetos de la vida diaria y de su correspon- 
diente nombre vulgar, cosas que evitan emplear los escritores. 

En el griego, encontramos hoútic, botella ; en el latín bajo butta, 
biiticula y butilla (botella), además botelluH y botulus (chorizo, longa- 
niza), y botulariuH (choricero). Se ^'e que ya en esa época, había espe- 
cificación de los términos. 

La voz « huesa » 

liesultan interesantes las indagaciones sobre esta voz, íntimamente 
relacionada con la materia que nos ocupa. Procediendo del mismo 
modo seguido con el término bota, empezamos con el vocablo horse 
(inglés), //or.s (auglo-sajón), hross (nórdico), hros (alemán antiguo), ros, 
ovH (alemán de la edad media), ros (holandés), Ross (alemán moderno), 
palabra al parecer germánica que significa el caballo y que no se ha 
extendido a las lenguas romances. Suponemos que también el cuero 
del caballo haya sido significado con el mismo vocablo, o por lo me- 
nos el cuero de la extremidad posterior. Lo que es cierto, es que en el 
alemán, /io.se significa «den mit groberen Haaren besetzten Unter- 
schenkel des Pierdes » (2) (la pierna del caballo, revestida de pelo 
grueso), y creemos, que esta voz hose, no es otra cosa que horse ! Hoy 
en día, en las regiones occidentales de los Estados Unidos de Norte 
América, la x)ronunciación vulgar de horse, es hoss (o). 

De tal modo, hose debe significar originariamente aquella región del 
cuerpo caballar, y no en sentido metafórico como dicen los Grimm. 

(1) Calcaño, El castellano en Venezuela, etc., páginas 533-534. 

(2) C4KIMM, Deutsches Worteriuch, artículo Hose. Leipzig, 1877. 

(3) KÍ)Hli:k, JForterhuek der Americanismen, páginas 72-73. Leipzig, 1866. 



288 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Explícase así, sin alguna dificultad, que dos distintos objetos hechos 
con el cuero de la pierna del caballo, se llamaban así, y es de notar 
que estos dos objetos sirven, ya para receptáculo de líquidos, ya i)ara 
abrigo de la pierna y jiie humano ; representan entonces exactamente 
los mismos dos .tipos que la bota, consistiendo la diferencia en la ca- 
tegoría del cuero : en el caso de la hota^ es cuero bovino^ en el caso de 
la huesa, enero caballar. 

En lo que liace al significado de receptáculo para líquidos, sólo en 
ciertas partes del habla inglesa hase conservado ; por supuesto, la 
materia de que se fabrica, ya no es cuero precisamente de caballo, sino 
cuero cualquiera, o caucho, etc. Leemos en el diccionario de Webs- 
ter (1) : « hose, a flexible pipe, made of leatlier, India rubber or other 
material, and used for conveying fluids, especially water, from a 
faucet, hydrant, or fire engine»; composiciones son hone-carriagi', 
hose-cart. hose-frucl-, que significan el carro en que se llevan las cita- 
das « huesas » ; Iwse-company son los bomberos. 

En lo que hace a la acepción de calzado, la encontramos en todos 
aquellos idiomas, adonde ha llegado la voz hose, huesa, etc. En el 
idioma inglés, según el ya citado Webster, hose es « covering for the 
feet and lower part of the legs ; a stocking or stockings » : en el mismo 
sentido se explica Wedgwood (2). En el antiguo anglosajón, en danés, 
en holandés, en alemán, se dice en el mismo sentido de calzado, hose ; 
en el antiguo nórdico (Islandia) y en el antiguo alemán, hosa : en el 
címbrico, hós; en el antiguo francés, hose, heuse; en francés, house, 
houseau', en el latín medieval, hosa, osa; en italiano : uosa (el 
diminutivo actual es usatto); en el ju^ovenzal, oza; en el antiguo 
portugués, osa; en el antiguo español, huesa, vesa {^). Primitiva- 
mente la voz que nos ocupa, significa un calzado y los citados autores 
coinciden en este punto de vista, también los autores que han i>ubli- 



(1) Wkbster, Iniernational dictionary of the Enf/lish laii<]uage. artículo ho.si\ 
SpriDgfield, Mass., 1897. 

(2) Wedgwood, a dictionnrii of English rlimnlofii/. 2'"' eilition. ortícnlo hose. 
Londoii, 1872. 

(3) Diez, Eti/mulof/ischcs Worterbacli. i-tc, pá^LTina 33.5. 
Wedgwood, A dictionary, etc., artículo Hose. 
Grimm, Deitfxches Worlerhuch, etc., artículo Ho-fc. 



K. LEHMANN-NITSCHK : LA BOTA DIC POTRO 289 

cado oblas sobre trajes, etc. Meiiéiidez Pidal. i)or ejemplo, al comen- 
tar el Cid, dice (1) : 

Veso ... huesa ... « l)()t;i alta», cal/jido que proti-uta la pierna del frío, 
la lluvia y el barro, para <aiiipaña, viaje o caza (2). Podía ser iiiTiy lujosa: 
así la valiosísima bota del rey Rodrigo, hallada en un lodazal después de la 
batalla en que ese rey ¡íerdi») el reino, es llamada por un nis. d(^ la Crónica 
de 1344 «una huesa», y por oti'os «una calzadura» (líerisia crítica de his- 
toria !/ literatura, Madrid, Enero 1897, pág. 32, ft). Según el Cantar, la 
huesa se ponía encima de las cal(;as, y el cabalgar sin huesa, más era de cor- 
tesanos que de guerreros... En 820, la vesa... sirve para llevar dinero : Ga- 
nelón. al recibir dos magníficos brazaletes que la reina Bramimunda le da 
para su mujer, los guarda en la huesa, « il les ad prises. en sa hoese les bu- 
tet » Roland 641 ; como en la Edad Mediano se solían usar bolsillos, los ob- 
jetos menudos se guardaban en el sombrero, en las calzas, en las mangas, 
en un nudo de la camisa (K. Nyrop, Storia delV Kpopea Ir.. ISSS, p. 287 
n.). — Del antiguo alto alemán hosa. 

Lo que agregamos nosotros, es que hoaa, hu€m,hone,eti^.,eñ el cue- 
ro de la pierna del caballo y el calzado hecho de él ; horse (el caballo) 
y hose (el cuero de la pierna y los <d)jetos que se hicieron de él) son 
voces idénticas y han de ser (¡ermdnicas ; boa (el bovino) y hot... (pri- 
mitivamente, el cuero del muslo (véase píig. 184), y después (lo 
que es mas conocido), los objetos de él fabricados) tand)ién voces 
idénticas, han de ser voces nicditerrdneafi. Coincide nuestra opinión 
con la de los historiadores de la antigua «'ultura europea según los 
cuales, el bovino es el animal doméstico principalmente del sur euro- 
peo y del oriente, no tanto del norte de Europa. 

Volviendo al significado de hose, hosa, etc., resulta que en la edad 
media, cambia el concepto que tiene; ya en el siglo xv y sin excep- 
ción desde el siglo xvi, hose, en el inglés y el alemán, significa lo 



(3) Mexéxdez Pidal, Cantar de Mió Cid. Texto, fjramática ¡i vocabulario. II, pá- 
gina 896. Madrid, 1911. 

(1) Véanse E. ViOLLKT-LE-Duc, Dict. du Mobilier, III, ]872, p. 452, voz « heu- 
se » ; A. ScHULTZ, Das Jiofisclw Lehen zur Zeit der Minnesinger, 1889, I, 292, y II, 
84, trata de las « Hoseu » y las calzas indistintamente ; y L. Gautier, La che- 
ralerie, 1895, pág. 415. Cerda asegura qne «en Asturias llaman aun hoy osas a un 
género de botines o calzado alto de que sólo usan los adultos ». Y. en Muñoz 
Colecc. 223 n., donde se trata del tributo llamado huesati. 

T. XXI 19 



290 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

mismo que hoy en día, es decir los pantalones (1). nosotros liemos 
explicado que bota y liosa, es una y la misma categoría de calzado pri- 
mitivo cuyo uso desapareció justamente en aquella época de la edad 
media. Es curioso entonces que sólo liosa haya sido empleada para sig- 
nificar los pantalones, no así la voz bota. Es de notar, además, que en 
algunos dialectos de Alemania, la voz hosa ha conservado el recuerdo a 
aquella época en que era un abrigo para iJÍerna y pie; aunque hoy en 
día, aunque ya no hecha de cuero, sino de lana, las medias se llaman en 
Guestfalia y Holstein, liosen; en Heligoland, hoesen; en los alrededores 
de Coblenz, hossen ; aquellos tubos de lana que abrigan la pierna des- 
de la rodilla hasta el tobillo, se llaman en Baviera y Tirol, hosen (2). 
Eecordándonos que para la bota pampeana, los gauchos usan el 
cuero de la extremidad posterior caballar o bovino, ya con pelo, ya 
pelado («lonjeado »), es de suponer que la misma costumbre haya 
existido en la antigüedad prehistórica europea y en realidad, el 2)ero 
setosus de los romanos, da una comprobación documental para el ti- 
po peludo (véase página 271 de este trabajo). Eecordémonos al mis- 
mo tiempo que el tipo lonjeado es el más elegante, el otro el más rústi- 
co. Exiílícase así el ajielativo alemán Mauchfuss (Pie peludo) que era 
al principio, parece, apodo para una iiersona que usara hosa i)eluda, y 
más adelante apelativo de familia, fenómeno que se observa muchas 
veces al estudiar el origen de los apellidos; otra voz alemana, Rauhbein 
(pierna peluda), término del lenguaje vulgar con que se significa a un 
individuo grosero, tosco, debe su origen, suponemos, a la misma indu- 
mentaria campesina ; no sabemos si en algunos casos es empleado co- 
mo apellido de familia. El tipo pelado de la hosa o sea el tipo refinado, 
también ha dejado sus recuerdos en la lista de los nombres germáni- 
cos; cuero sini^elo, en estos idiomas, es leder, la bota lonjeada, por 
consiguiente, lederliose, y se explica que la costumbre de andar vsiem- 
pre elegantemente calzado, habrá dado aquel sobrenombre a uno u otro 
lechuguino; encontramos, imes, como apellido germánico, la palabra 
Lederhose en la concentración alemana de Lérse, Lierse, en la holan- 
desa, etc., de Laars (3); el hijo de Laars, es Laarsen, Larsen. 

(1) Grimm, Deutschea IForteriuch, etc., artículo hose. 

(2) Griiiim, obra citada. 

(3) Kauffmann, Studieii, etc., página 390. 



R. LKHMANN-NITSCHE : I.A BOTA DK POTRO 291 



L(( i'oz <,< í'stihal » 

Diez en su célebre obra (1), indica los términos qne corresponden 
a la antigua voz española estihal en otros idiomas, a saber : proven- 
zal y francés antiguo, estival; italiano, stirale; alemán antiguo, ati- 
ful; alemán de la edad media, stival ; alemán moderno, Stiefel ; sig- 
nifica un calzado alto que cubre pie y pierna. Diez pregunta si la voz 
puede derivar del latín tibíale, que tiene significado suiálogo, pero 
prefiere la explicación de Ducarge, que busca en latín aestivale (de 
aestiva, verano) el origen de la jialabra que nos ocupa; cree entonces 
que aestivale haya significado un calzado de cuero liviano para el ve- 
rano. 

Nosotros opinamos haber resuelto este problema etinudógico; en el 
idioma inglés, hay la voz stifle que significa « the joint next above the 
hock, and near the flank in the hind leg of the horse and allied ani- 
máis » (2), o the «joint of horse's hind-leg' between hip and hock » (3), 
es decir la región del muslo hasta el garrón o corvejíui, i)rincipalmente 
del caballo. Pues bien, esta misma parte del cuero junta con el del 
corvejón y de la caña, era destinada para usarla como abrigo de la 
pierna y del pie: el stifle, servía en realidad para stifel, stiful, etc. (4). 

Hallamos pues analogía exacta entre hota y stifel que originaria- 
mente significan el cuero del muslo y después el correspondiente 
calzado. 

La voz « zueco » 

Significa zueco, en castellano, un « zapato enteramente de palo que 
se usa en varias x^rovincias de España entre la gente pobre » o un 
« calzado a modo de za^iato, con la suela de corcho o de palo » 
(Academia) : el diminutivo es zoclo ; en Galicia, se dice zueca fem. 

(1) Diez, obra citada, página 307. 

(2) Webster, obra citada, artículo stifle. 

(3) FowLER, The coneise Oxford dictionary, j)ágina 859. Oxford, 1911. 

(4) Siento que al escribir estas líneas no pueda consultar la obra de Grimm 
respecto a la voz que nos ocupa. 



292 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

(investigaciones nuestras). Con sentido análogo hállase la voz en el 
italiano (sóccolo), en el portugués (socco), en el provenzal (zocs) ; en 
sentido inodiñcado, liay esp. zócalo^ ital. zóccolo, franc. socle. Con la 
acepción de tronco de árbol, ital. (Eavenna) zocco^ prov. fioc^ prov. 
y catal. soca^ franc. sotiche (1). 

El origen de esta palabra es ei latín hocchs, respectivamente soccu- 
lus, segfm Isidoro (etym. 19, .34), un calzado sin plantilla que subía 
hasta el tobillo, que no fué ligado, sino que el pie se introducía en el 
(socci non UganUir, sed tantum intromittuntur). Eesulta, i^ues, que en 
la antigua Eoma, soccus era un calzado liviano, de cuero por su- 
j)uesto ; que más en adelante, en la época postromana, fué tallado de 
madera. 

Lo antedicho, al parecer, no tiene relación alguna (;on nuestra 
monografía ; pero resulta que socke, o generalmente el plural, socJcen, 
en el alemán, ya antiguo ya moderno (adonde llegó del latin), significa 
cortas medias de lana (acepción general) o — el ¡ « pie » de algunos 
animales ! Los ejemplos citados por Grimm al respecto de la última 
y rara acepción, se refieren a la cabra y al zorro (2). Relacionando 
estos datos con las investigaciones anteriores, suponemos que también 
en el latín, originariamente, soccus ha significado aquel cuero de los 
animales que se extendía, en la extremidad posterior desde las uñas 
hasta algo más arriba del corvejón, cuero en forma de tubo que pudo 
ser empleado para abrigo del pie humano. En esta acepción, aparece 
en los textos antiguos la voz soccus ; parece que lutens^ adjetivo que 
acompaña con cierta frecuencia la voz soccus, se refiere al color ama- 
rillento del cuero crudo. Eso de que el soccus, más tarde, fué hecho 
de material más durable, no nos debe extrañar ; era necesario, ante 
todo, reforzar la suela, y era ella que fué reforzada y hasta reempla- 
zada por líalo o corcho (véase la 2^ explicación de la Academia : zueco, 
calzado a modo de zapato, con la suela de corcho o de j)alo); al fin, 
toda la pieza se talló de madera. 



(1) Diez, obra citada, página 679. 

(2) Grimm, obra citada, artículo Socke. 



U. LEHMANN-NITSCIIE : LA BOTA DE POTRO 293 



La VOZ « coturno » 

Siguifica coturno, como es sabido, una <v esj)ecie de calzado a la 
heroica, de que usaban los antiguos, y de que se servían también 
los actores en las tragedias» (Academia). De ahí la frase figurada: 
calzar el coturno, « usar de estilo alto y sublime, especialmente en la 
poesía », y la locución figurada : de alto coturno, « de categoría eleva- 
da » (ibidem). Es pues creencia generalizada, de que el coturno haya 
sido parte típica de la indumentaria del actor en el teatro de los 
antiguos, pero consultando a las enciclopedias de arqueología clásica 
leemos que en la antigua Grecia, el coturno era « une chaussure 
employée dans la vie ordiuaire ; que c'était une chaussure lache 
(y.oiAov j-óor,;j.a) qui couvrait le pied et montait sans doute le long de la 
Jambe, comme une bottine » ; que recién en la época romana, la voz fué 
a])l¡cada para el calzado teatral (1). 

Pues bien ; las autoridades en el idioma griego lu) conocen la eti- 
mología de la palabra coturno, niegan su legitimidad griega y buscan 
su origen en otros idiomas, tal vez en el lidio (2). Cabe, pues, buscar 
aaialogías entre <\ coturno » y las variadas denominaciones que las di- 
ferentes regiones déla extremidad posterior del caballo o bovino, lle- 
van en los idiomas europeos y asiáticos. Desgraciadamente, por falta 
de recursos bibliográficos, no puedo seguir esta pista; pero puede que 
la voz alemana Kotc con que se significa la región que corresponde a 
la articulación metatarso-falangeal y que suele destacarse por un 
denso pelo, derive de la misma raíz que coturno, calzado primitivo 
probablemente idéntica a la bota gauchesca. 



La voz « ca Izado » 

Término general, deriva del latín calceus, también de acepción 
general ; calceus, a su vez, es relacionado con calx, talón, corvejón, ya 



(1) Pottier, artículo «cothtinie», en: Daremberg et Saglio, obra citada, pá- 
ua 1544-1545. 

(2) Von Müller, obra citada, página 103. 



294 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

del hombre, ya del animal ; tal relación se refiere, según opinión gene- 
ral, al efecto de cubrir, abrigar el calceus, al calx humano. Por cierto, 
esta relación es importante; pero no olvidemos, que en la época anti- 
gua, la semi-bota, o sea el cuero tubular sacado del calx de los anima- 
les, era destinado a adaptarse al calx humano. Complícase, pues, la 
relación recién indicada. 

Consultando los diccionarios de la lengua española (que más fiel 
ha conservado su origen latín), hallamos gran cantidad de palabras 
derivadas de calx, calceuH, etc., que todas significan abrigos i)ara pie, 
pierna y muslo, ya en conjunto ya en parte, a saber : calza, calzacalzón, 
calzado, calzadillo (calzar, calzado adj., calzador, calzadura), calceta 
(calcetería, calcetero), calcetin, calcetón, calzón, calzonudo (americanis- 
mo), calzoneras (Méjico), calzoncillos, (calzoncillero) , calzonillos (Costa 
Rica), calzonazos, calzorras. 

Antiguamente, calzas plur., fué llamada « la lana [de las ovejas] que 
sale desde las rodillas y corbeiones para abaxo, cuyas partes se dis- 
tinguen también con este nombre» (1). Se ve que con calza, ha i)asa- 
do lo mismo que con huesa, voces que originariamente significan el 
cuero de cierta región de la extremidad i^osterior de animales, y des- 
pués los objetos de él fabricados. 

En los otros idiomas romances,. crtte^ calceus, calceolus, etc., se ha 
transformado en calzo, calza (italiano), caiissa ([)roveiizal), chausse, 
ehausson, chaussure, calegon (francés), sin citar las derivaciones de 
estas palabras (2). 

Resulta, pues, gran variedad de términos con dos sentidos distin- 
tos : (1) abrigo para pie (fig. 24) generalmente de cuero, y (2) vestido 
para muslo y pierna hecho de género. La acepción primera es sin du- 
da la más antigua, la segunda es más moderna y debe datar de aquella 
época de la edad media cuando a antigua braga fué combinada di- 
rectamente con el calzado alto, llámese este último bota, liosa, stiful o 
calza. Tal combinación debe haberse efectuado reuniendo los bordes de 
ambas prendas, y es probable que las « calzas atacadas », explicadas 

(1) González, tratluccióu castellana de : Dal'BENTON, Instrucción para pastorea 
!l f/anaderos, páginas 308-309. Madrid, 1798. 

(2) Supongo que la voz xlioe (inglés), nehoen (holandés). >,k<> (sueco y danés), 
■skolix (gótico), scoh, scaoch (antiguo alemán), schuch, uchiih (alemán moderno), tér- 
iiiiiio general para calzado, está relacionada con calceus y sus derivaciones. 



U. LKHMANN-NITSCHE : LA BOTA DE l'OTUO 2!)5 

por la Academia como « (calzado antiguo, (^uc (;iibría las i)ieTmis y 
musloíí, y se unía a la cintura (;ou agujetas », sean un recuerdo de 
aquella época. En los manuales y tratados sobre la liistoria de los 
trajes, no se hallan datos precisos para seguir exactamente el traslado 
de una palabra que significa «abrigo de pie y pierna, hecho de cuero», 
a « vestido de pierna, muslo y caderas, hecho de género ». La existen 
i'ia de tal cambio ya fué demostrado al tratar la voz huesa, y es más 

• 

evidente al comparar las palabras calzado y calzón, ambas de igual 
origen. Xo hay duda que es el cambio del traje (|ue ha dado motivo 
para el cambio (respectivamente la ampliación) del sentido de la pala- 
bra que nos ocupa. Un recuerdo de aquel tiempo cu que se realizó una 
combinación mas o menos fija entre bota y braga, aparece, creemos, 
en el uniforme militar de ciertos regimientos franceses cuyos panta- 
lones, rodilla abajo, terminan en un caño de cuero ; parece también 
que una su])ervivencia análoga, se halla en el traje característico de los 
aldeanos de Galicia, España, cuyos pantalones terminan en un borde 
ancho ya no de cuero sino de género uuis claro. 

Advertimos de paso que la antigua braga, por su corte, es comple- 
tamente distinta del pantalón; este último vestido es de origen orien- 
tal y su tipo de confección ha suprimido casi por completo el primero. 
Xo se conoce bien cuándo y cómo aparece la vestimenta llamada 
«calzoncillos» (Unterhose en alemán), pero según todos los indi- 
cios, su origen debe buscarse en el Oriente. Fué usada, pues, en el 
mundo antiguo primitivamente, la braga y la bota. Más adelante, 
los calzoncillos, del conocido corte, encima la braga, de corte distin- 
to, y sobre los pies, un calzado rústico: indumentaria de los aldeanos 
usada en algunas partes de España (islas Canarias, según fotogra- 
fías) que debe haberse usado también en la Argentina, hasta el siglo 
XVIII. Después, la braga fué hecha según el mismo corte que los cal- 
zoncillos, extendiéndose además, hasta los tobillos, o mejor dicho : 
la braga fué reemplazada por otro par de calzoncillos, hechos del 
género de la braga, y llevados encima de los canzoncillos de lienzo, 
tipo llamado «pantalón». En la Argentina, la braga fué reemplazada 
por el tipo indígena de abrigarse las extremidades inferiores, llama- 
do chamal respectivamente chiripá, combinándose con él los calzon- 
cillos cribados y la rústica bota de potro, ambos de origen europeo. 



296 



BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



RESUMEN 

En la «introducción y defluición» (pfig. 183 a 193), va lo indispen- 
sable para empezar un resumen; invitamos al lector a repasar las ci- 
tadas páginas. 

Agregamos aquí un detalle importante que hemos averiguado des- 
pués de impresas las páginas anteriores. Para ajustar la bota, se usa 




Fig. '¿i. — Modo eutieiiiauo df ;ij listarse la 
bota de potro. Según iin dibivio original de 
Haus E. Jürgensen, La Plata. 



generalmente un tiento delgado de cuero crudo que se ata alrededor 
de la pierna, debajo de la rodilla y encima de la pantorrilla, y que se 
cierra adelante con un simple nudo (comp. el pcmper nodus do Sido- 
nius Apollinaris, nota/, pág. 272). En algunas partes de las provin- 
cias de Santa Fe y de Entre Ríos, por ejemplo, en Gualeguay, el tiento 
tiene un largo de un metro y medio y mas, y se lo ata alrededor de 
toda lairierna; empezando abajo en la región de los tobillos se lleva 
el tiento hacia arriba, cruzándolo como una venda alrededor de la 
pierna para cerrarlo, con un simple nudo, adelante, abajo de la rodi- 



lí. LEHMANN-NITSCHE : LA HOTA DE POTRO 297 

Ha (fi<>'. ."U). Este sistema parece ser idéntico a los fasceolis de los 
(iodos y se observa también entre la gente del rey Carlos el Calvo 
(pao-. 275). 

En el Plata, autignamente fué usada la bota de vaca, ternera o 
ternero hasta que el cabildo de Montevideo, en 1785, prohibió su 
uso; recomendando la bota de yegua, la autoridad i)revisora quiso 
« matar dos pájaros de un sólo tiro », salvando el ganado bovino tan 
útil y destruyendo la mucha yeguada que no daba utilidad alguna 
(pág. 193-198). Antiguamente en Buenos Aires, la bota de jíotro era 
artículo de mercado, puesto en venta por los indios ; el comprador tuvo 
que untarla con grasa antes de usarla (pág. 199). En algunos casos, 
se empleó el correspondiente cuero del gato salvaje (botas de (/ato) 
para calzado (pág. 199). Las citaciones de autores rioi)latenses o via- 
jeros, com])rueban nuestras propias investigaciones, pero no son 
bastante exactas para que persona que nuruía haya visto hi bota rús- 
tica, puede hacerse idea de ella (pág. 199-211). 

Los gauchos, probablemente cautivos, enseñaron a los indios el 
uso de la bota; para los Tehuelche de la Patagonia, queda com])roba- 
do desde mediados del siglo xviii (pág. 212) ; los Araucanos que hoy 
la usan, tampoco antes la conocieron (i)ág. 213-215). 

El uso de la bofa del alce por los indios Hurones de Norte América, 
es un problema curioso; tal vez ellos hayan ado])tad<) esta costumbre 
de los trapper que andaban calzados del Lederstrumpf (itág. 215). 

En Chile, las botas de potro se llaman zumeles, chúmeles ^jumeles, 
nmelcs (en ]>lural), corrupción de la antigua voz castellana jumeles 
(pág. 210). Para Bolivia, no hay comprobante directo de su existen- 
cia (pág. 217). 

En el Brasil austral, la bota se llama perneira, generalmente en 
plural (pág. 218). 

El chiripá (pág. 219-232) es el complemento de la bota gauches- 
ca ; es un pedazo rectangular de género cuyo costado corto es sujeta- 
do alrededor de las caderas con una faja de hilo, dos veces vuelta 
alredeílor del cuerpo y cuyas extremidades, terminando en borlas o 
flecos, llegan a colgar a lo largo del muslo izquierdo. Como la exten- 
sión del costado corto del chirii^á es mayor a la circunferencia del 
tronco humano, la región abdominal, entre ambas caderas, llega a 
ser cubierta dos veces, por ambas extremidades del costado corto 



298 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

del chiripá. Como tal, no es otra cosa que una pollera larga y abierta, 
y es la A^estimenta primitiva de muchos indios, llamada chamal entre 
los Araucanos ; hay gauchos que también la usan de este modo (chi- 
ripá « la oriental, \yÁg. 221). 

Generalmente, la parte posterior del género, es alzado, entre las 
piernas, por delante y hacia arriba; después es puesta y fijada, abajo 
de la ya citada faja, la parte central del borde que se ha alzado, mien- 
tras que sus extremidades quedan colgantes. Según este modo muy 
general de usar aquel género rectangular, merece la designación (|ui- 
chua chiripa = iiara el frío, voz con acento grave en Chile y las re- 
giones andinas de la Argentina, mientras que en las otras partes 
argentinas, llegó a ser aguda (chiripá), sometida a la influencia del 
idioma guaraní. 

El chiripá es llevado encima de los calzoncillos cribados, de origen 
español; es moda indígena, por lo menos cuando es llevado a la orien- 
tal; puede ser que la manera de levantar el borde inferior y posterior 
hacia adelante y arriba, entre las i)iernas, y atarlo abajo de la faja 
sobre el vientre (a la porte ña), es una modificación gaucha, introdu- 
cida por la necesidad de andar a caballo e indispensable en este caso. 
La indumentaria en cuestión, es, o más bien dicho fué usada en Chi- 
le, la Argentina y en el sur del Brasil. 

La bota de potro ha entrado en los siguientes refranes y locuciones 
populares (pág. 232-235) : Xo es para todos la bota de potro ; ya no 
sedan potrillos para botas: más criollo que la bota de potro ; flojo 
como bota de potro bien sobada; la frase: ponerse las botas, puede 
comxíararse con el latín calceos poseeré. 

En la lioesía popular rioplatense (pág. 235-252), bota de potro y 
chiripá desempeñan un papel importante; sirven para glorificar a lo 
antiguo, a la vida campestre, al gaucho y a sus modalidades ; frecuen- 
tes son las quejas de la desaiíarición del gaucho y de sn traje. 

El origen de la bota de potro (pág, 252-281) es rioi^latense y gau- 
chesco según Leguizamón (pág. 253-257), o tehuelche según Segovia 
(pág. 257); Sarmiento ha estado en la pista sin seguirla (pág* 258): 
que la bota de potro es una supervivencia del mundo antiguo. Los 
descubrimientos del autor al respecto (pág. 258-281) : 

Los antiguos griegos (pág. 259-270) usaron la bota bovina, que lla- 
maron embaSf endromis o carhatina, pero sabían perfeccionarla, 



lí. LEHMANN-NITSCHK : LA BÜTA DH POTRO 299 

abriéndola anteriormente, o a<;regán(lole plantillas, o cortándole el 
borde snperior, en parte (semi-bota) o totalmente. 

Entre los antiguos romanos, godos y longobardos (pág. 270-275), 
usábase el pero, es decir, la bota de potro (pero cquinus)^ no lonjeada 
(pilosus, setosus), atado bajo la rodilla por un tientito de cuero crudo 
(pauper nodnHf pág-. 272). Un verso de Virgilio esta a parecer mu- 
tilado (pági. 272-273). La. bota de los longobardos era, al parecer, de 
yeguas blancas (pág. 274-275). 

En la Edad media (pág. 275-281), la bota queda comprobada por 
representaciones iconográtícas. Estas últimas indican que ha sido 
calzado común del mundo antiguo en general (pág. 277-278), para 
desaparecer al fin del siglo xvi, época donde fué trasladada, por los 
coníjuistadores, a América. La desaparición de ella, es más bien nna 
modificación y evolución hacia la actual bota, hecha de varias piezas 
independientes (pág. 27í)-280). El borde superior arremangado, al- 
canza formas fantásticas en la época de la guerra de los Treinta años 
(pág. 280). La liga o el tiento con que se ata la bota de potro debajo 
de la rodilla, se conserva como adorno sin función y muchas veces 
«jueda su recuerdo por un bordado, i)or ejemplo, en el actual calzado 
militar de los húsares etc. ; en la orden inglesa de la jarretera, ha al- 
(;anzado el carácter de un alto distintivo (pág. 280-281). 

Eeasumiendo nuestras investigaciones etimológicas (pág. 281-295), 
puede decirse lo siguiente : El cuero de las diferentes secciones de la 
extremidad posterior de los animales, lleva nombres distintos (bota, 
huesa^ stijie, socJce) que se aplican también a los objetos hechos de 
ellos, por ejemplo, a los abrigos para pie y pierna. Explícanse así 
estos términos sin dificultad alguna. 

La voz bota, deriva del griego ^tto^:, latín bos, que al mismo tiempo 
significa cuero bovino. Las jialabras bote (embarcación), bota^ bote, 
boto, pote y sus derivados (receptáculos para líquidos, etc.), bota, bo- 
tín, etc., (calzado), derivan de la misma raíz que dice cuero bovino 
(pág. 281-287). 

La voz huesa está relacionada con la palabra horne (caballo); huesa 
significa cierta región de la extremidad posterior de ese animal y 
también el correspondiente cuero, empleado como receptáculo para 
líquidos o como calzado ; con la desaparición de este último, la voz 
huesa fué aplicada a otra clase de abrigo de la extremidad inferior 



300 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

hiiiiiana, el pantalón. Explícase la etimología de los nombres Rauch- 
fuss, Lierse, Larsen, etc., como también del término vulgar Ranhbein 
(pág-. 287-290). 

La voz estibal es equivalente al inglés HÜJie, la región del muslo 
hasta el corvejón, principalmente del caballo cuyo cuero servía yjara 
Uta (pág. 291). 

Las voces zueco (pág. 291-292), coturno (pág. 293) y calzado (pág. 
293-29.5) pueden explicarse del mismo modo : signiftcan o deben ha- 
ber significado cierta región de la extremidad posterior de animales, 
inclusive el cuero, y después, en segunda acepción, el abrigo para 
pie y pierna, hecho de este cuero. 

Advertimos al fin, que las figuras reproducidas de otras obras, son 
reproducciones hechas a mano y por consiguiente, no absolutamente 
exactas. 



RECUERDOS 



DE 



LA i:\pki)1(:í()> al nio M:(.n() 

(1S7ÍM 

4 

PoK ADOLFO DOERING Y PABLO G. LUREXTZ 



Todos los lectores argentinos conocen los antecedentes de la memo- 
lable expedición del ejército argentino al desierto, realizada en el 
año 1879 bajo la direccicni del general don Jnlio A. Eoca, ministro 
de Guerra entonces. Fué la última operación detinitiva para entre- 
gar a la civilización y al arado toda la parte sudoeste de la líepública 
Argentina, desde los límites australes de las provincias de Buenos 
Aires, Córdoba, San Luis y Mendoza, hasta la Patagonia, cuya región 
intermedia, con una superficie de 10 á 15 mil leguas, basta entonces 
se enct)ntró todavía casi por completo bajo el dominio de un número 
de vagantes tribus indias, y cuyos asaltos, invasiones y robos de 
haciendas y de mujeres y asesinatos de colonos, fueron un obstáculo 
serio para el progreso de aquellas comarcas. El sistema defensivo 
observado por las autoridades hasta entonces, fué cambiado en ofen- 
sivo, por la iniciativa del general Roca, a fin de concluir una vez y 
para siempre con el dominio del indio. 

Han pasado ahora 35 años desde aquella época, y las tierras de esa 
región representan hoy día una de las comarcas más productivas de 
la república, y a aquella operación militar es debida principalmen- 
te la valorización de sus tierras. Tratándose de parajes en aquella 
época aun completamente desconocidos, la Academia ííacional de 



302 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Ciencias tomó la iniciativa y se presentó volnntaiiamente para tener 
participación en la exploración científica de aqnellas nnevas regio- 
nes, como se deduce de las siguientes constancias, extraídas del 
archivo de este instituto : 



Acailoiiiia iiaciDiial de ticmias. 

Córdoba, 31 de euero de 1879. 



AI excelentísimo señor iniuisiro de Giiena ij marina de la Xacióii^ (jeneral don 
Julio A. líoea. 

Teniendo conocimiento de la gran expedición proyectada ijara asegurar 
las fronteras, me dirijo a Y. E., a nombre de la Academia, con el jnopósito 
de hacer presente a V. E. cuan interesante sería para la ciencia y jirove- 
choso para el país, si fuese j)osible formar colecciones zoológicas, botánicas 
y mineralógicas de los objetos nuevos que indudablemente deben encon- 
trarse en esas regiones desconocidas que, por jirimeva vez, van a explorar 
las columnas exj)edicionarias. 

Para el tiempo de las vacaciones, los miembros de la Academia, que a la 
vez son profesores de la Universidad, tienen su itinerario trazado, y debien- 
do empezar nuevamente en marzo los cursos de la Universidad, con todo 
sentimiento no podrán formar jjarte de la expresada expedición, pues a 
pesar del interés que tendrían en acompañarla, seguros de los buenos resul- 
tados que se obtendrían, ninguno de ellos se atreve a pedir licencia al mi- 
nisterio de Instrucción pública. 

,Si no hubiere inconvenientes jjara que fueren coleccionados los objetos 
raros que se encuentren, y V. E. se sirviera hacer indicaciones al respecto 
a los jefes de esta expedición, con ello se haría un gran servicio al país, 
como también a la ciencia, enriqueciendo a la vez los museos nacionales y 
dando a conocer especímenes de animales, plantas o minerales que, tal vez, 
sólo en aquella parte de la Painjia inieden encontrarse. 

Con tal motivo, tengo el honor de ofrecer al señor ministro las segurida- 
des de mi más alta consideración y respeto. 

Dios guarde a V. E. 

OSCAR DOERING, 

Presidente interino. 



A. DOERING Y 1*. LORKNTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 303 



Ministerio (le GniTia \' iii;iriii;i. 

Buenos Aires, 6 de febrero de 1879. 

A] ncíior presidente de la Academia noeionai de ciencias, en Córdoba. 

Se lia recibido su nota de fecha 31 de enero próximo ¡jasado. En contes- 
tación comunico a usted que ha sido pasada a la Comandancia general de 
armas para qué, teniendo en cuenta las indicaciones de esa corporación, 
dicte las órdenes convenientes para la realización de los propósitos qne se 
mencionan en la nota a que contesto. 

Dios guarde a usted. 

Jllio a. Roca. 



Salvados, por iutervención <1('] señor rector de la Universidad, los 
inconvenientes mencionados, se organizó entonces nna comisión cien- 
tífica, agregada al estado mayor del ejército, que fué formada por Iob 
señores doctor Pablo G. Lorentz. botánico; el doctor Adolfo ]>oering' 
como zoólogo y para el estudio de la geología déla nueva región; don 
Gustavo ^S^iederlein, como ayudante de botánica ; y el señor Federico 
Scliulz, como preparador en zoología. Un resumen de los resultados 
científicos de este viaje lian sido publicados por el Ministerio de 
Guerra en la obra especial titulada : Informe ojicial de la Comisión 
Científica agregada al Estado Mayor de la Expedicií'm al Río Xegro, y 
cuya obra a la vez lia forma<lo el tomo III de las Actas de la Acade- 
mia Nacional de Ciencias. 

Entrega I. Zoología : Por el doctor Adolfo Doering, en colabora- 
ción con los doctores Carlos Berg, Eduardo Holmberg y F. Lyncb 
Arribálzaga. Con 4 láminas, ])áginas 1 a 168, en 4°. 1881. 

Entrega II. Botánica : Por el doctor P. G, Lorentz y D. Gustavo 
ííiederlein. Con 9 láminas, páginas 169 a 296, en 4". 1883. 

Entrega III. Geología : Por el doctor Adolfo Doering. Formaciones 
paleozoicas y cenozoicas (1^ parte). Formación guaranítica, jiatagónica 
y araucana y páginas 297 a 530, en 4°. 1884. 

Una entrega IV que debía ccrntener el estudio de Doering sobre la 
formación pampeana y aluvial, y apuntes sobre las aguas y tierras 
vegetales y además el Diario de viaje, redactado por Lorentz y Doe- 



304 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

ring, lio llegó a x>ii^licarse por escasez de fondos; pero como una 
parte de estos apantes se lian conservado, j3on iiiuclios datos (ñentífi- 
cos interesantes, liemos creído conveniente jiublicar aquí lo que lia 
quedado del diario de viaje, es decir, la primera parte de la misma; 
desde que la continuación, con la muerte del malogrado doctor P. G. 
Lorentz, se extravió. 

Como dichas regiones del jiaís hoy día están completamente cam- 
biadas por la agricultura y el cultivo, será de mucho interés para el 
lector formarse así una idea sobre el aspecto virgen de esas comarcas 
en aquella época, sea a lo menos durante el invierno, en cuya esta- 
ción se realizó la expedición. 

Se comprende que los datos sobre la flora de las regiones atravesa- 
das son del doctor Lorentz, mientras que las contribuciones sobre la 
fauna y geología son de parte del doctor Doering. Las dos libretas 
de apuntes de ambos naturalistas han sido reunidos en una sola rela- 
ción general por el señor E. A. Szmula. Los demás apuntes sobre la 
geología de la formación cenozoica, en cuya clasiflcación, nomencla- 
tura e interpretación tanto anarquismo está reinando en la actuali- 
dad, el doctor Doering los dará en una serie de artículos sobre esta 
formación y aliadas, que se publicarán en seguida. 

La división del ejército expedicionario, con que iba el Estado 
mayor y la agregada Comisión científica, partió desde el pueblo Azul 
de Buenos Aires en dirección al fortín Carliué, siguiendo la antigua 
línea y zanja fronteriza a través de Puán, Fuerte Argentino, Nueva 
Roma a la ribera norte del río Colorado, hasta la sierra de Choique 
Mahuida, desde donde se cruzó la meseta entrerriana en dirección a 
Choelechoel en el Río Xegro, recorriendo este río hasta la confluencia 
del río Neuquen. Para otros detalles topográficos puede revisarse la 
descripción del itinerario que publicó el teniente coronel don Manuel 
Olascoaga, en su obra militar sobre la expedición al Río Negro. 

Córdoba, 1915. 



A. DüERING Y 1». LORENTZ : EXPEDICIÓN AI. RÍO NEGRO 305 



DE AZUL AL FORTÍN CARHUÉ 

lo de abril de 1879. — Las calles bien auclias de la ciudad de Azul, 
ya en aquella época se hallaban en parte empedradas, i)or lo menos 
las del centro, y las veredas cubiertas con hermosas pero poco labra- 
das lajas de un mármol roj izo-chocolate, extraído de la sierra Baya, 
situada a poca distancia hacia el sur, y procedentes del estableci- 
miento del señor Juan Morglia. Grandes depósitos de esta roca, en 
sus dos principales variedades, rojizo y gris-negro, estaban almace- 
nadavS en distintas partes de la ciudad y en las calles; la primera 
generalmente en hermosas lajas, la otra en grandes bloques cua- 
drados. 

Una impresión en especial agradable causaba la nueva y bien con- 
servada plaza, reconstruida en el año 1873. Una doble hilera de euca- 
liptos jóvenes, árbol australiano, al parecer de porvenir en el país, y 
que gozaba de exuberante vig(n", prometía convertirse en poco tiempo 
en bella y frondosa avenida. Los canteros interiores estaban forma- 
dos por casuarinas que son provistas de raíces superficiales, otros 
árboles y arbustos y grupos de flores. El suelo de la plaza hahía sido 
rellenado en una altura de 00 a 70 centímetros con tierra, elevándose 
de esta manera sobre el nivel de las calles, probablemente a causa 
del banco de tosca, que se encuentra a poca profundidad de la super- 
hcie del suelo, medida que se impuso seguramente porque aquélla 
dificulta en sumo grado el cultivo de las plantas leñosas, impidiendo 
la formación de las raíces, especialmente con los árboles que suelen 
echar raíces maestras más profundas. Esta tosca es una capa de toba 
de ceniza volcánica clara, amalgamada por metamorfosis calcárea, de 
un espesor de algunos decímetros y en parte hasta de un metro, que 
más o menos uniformemente y sin interrupción (semejante a un lúso 
de hormigón), a medio metro o más bajo la superficie de la tierra 
negra, se extiende como un estrato bastante homogéneo sobre casi 
toda la parte sudeste de la provincia de Buenos Aires, y la que tam- 
bién en el norte de la provincia parece se manifiesta en los bancos 

T. XXI • 20 



306 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

superiores correspondientes del suelo pampeano, como una ca]ia de 
tierra o marga más clara, blanquecina, pero sin ser aquí endurecida 
por la metamorfosis calcítica. Más al sudoeste y sur de la provincia, 
en cambio, pasa este estrato casi sin interrupción a la capa superior 
fluvio-giacial de la altiplanicie patagónica, introducida en el sistema, 
geológico de Sud América por Doering (1) bajo la denominación « piso 
teliuelclie »; capa acarreada sobre la meseta patagónica por las aguas 
corrientes, en un intervalo pluvial de la supuesta época glacial o cua- 
ternaria (cuyo piso más tarde fué atribuido erróneamente por Ame- 
gbino a una capa terciaria marina o confundida tal vez con otro 
estrato de rodados más antiguos). La formación pamj)eana de color 
greda más obscuro, compuesta alternativamente de capas de loes 
endurecidas por infiltraciones calcíticas y de otras más blandas, que 
en esta parte meridional de la provincia de Buenos Aires se hallan 
bajo la tosca blanca, debe pertenecer j)rincipalmente a los horizontes 
medios o inferiores de la formación pampeana y en su conjunto parece 
allí generalmente de escaso espesor, faltando, sin embargo, cortes de 
fácil definición, que pudieran aclarar este punto. El pozo del patio 
de nuestra casa en Azul había encontrado, después de perforadas 
alternativamente varias capas de tosca y loes blandas y duras, a los 
once metros de profundidad, un potente yacimiento de arena satu- 
rada con agua. El agua, con una solución salina de dos gramos por 
litro (principalmente cloruro de sodio), era de naturaleza un poco 
alcalina, parecida al agua de la así llamada capa semiílúida de arena 
del estuario de Buenos Aires, pero hallándose allí en el norte a una 
profundidad de 30 a GO metros, y cuyo estrato fué introducido en el 
sistema geológico de Doering bajo la denominación « piso puelche » 
de la « formación araucana », no perteneciendo ya así a la formación 
del limo i)ampeano. Pero no hemos podido comprobar si la capa de 
arena tocada en Azul al excavar el pozo, corresponde ya a este hori- 
zonte subpampeano o puelche, o más bien al pampeano. Es tal vez 
algún depósito tiuviátil de «acarreo» del período pluvio-glacial, de 
extensión local, ligado al vecino sistema serráneo y i:)erteneciente al 
horizonte jiampeano medio, designado en aquella época en mi sistema 

(1) Informe oficial de la Comisión científica agregada a la expedición al Río Negro, 
III, págiua 429. 



A. DOERING Y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 307 

geológico como « preglacial » (1) y que corresponde a la división infe- 
rior de la formación diluvial o cuaternaria. 

'STo era posible en este rápido viaje a través de aquellos parajes de 
encontrar ocasión para determinar con toda seguridad la posición 
estrati gráfica, dentro de la formación pampeana, de este banco supe- 
rior de tosca blanca o ceniza volcánica endurecida, tan universal- 
mente proi^agado sobre vastas superficies en el sur. Después de mu- 
chas vacilaciones, la considero como perteneciente al horizonte supe- 
rior de dicha formación, a pesar de su estado bien petrificado. Ella es 
completamente análoga, en su composición y estructura, a aquella 
especie de tosca blanca que a veces se encuentra pegada a la super- 
ficie de las rocas en las sierras de San Luis y Córdoba, y también allí 
forma en algunos puntos, como piso más superior de a(!arreo de la 
supuesta época pluvio-glacial, una especie de conglomerado o «budín» 
con cemento calcáreo, absolutamente parecido aquí por su vehículo, 
por su grado de cohesión o fragilidad y por su aspecto general a aquel 
conglomerado de rodados o « budín » que encontramos más tarde, 
cubriendo la superficie de la meseta en el norte de la Patagonia y 
pegado como brecíúa o nageljluli sobre los laderos de la sierra de 
Pichi-Mahuida (2). en la orilla del Colorado, con la única diferencia 
que, por ejemplo, los rodados en el conglomerado de la meseta pata- 
gónica, son rocas volcánicas más modernas, procedentes de la cordi- 
llera, mientras que las de (córdoba y San Luis son fragmentos de 
rocas primitivas, cuyo detalle no es de importancia para la cuestión. 

La determinación del horizonte estratigráfico, dentro de la forma- 
ción pampeana, en la cuenca bonaerense de este banco de ceniza 
blanca calcárea del sur es de la mayor importancia para ciertas cues- 
tiones en la geología de esta formación. Una simple apreciación por 
analogía o aspecto no es suficiente, desde que existen varios estra- 



(1) En aquel tiempo, cuaiidu aun no se conocían los niultiperíodos glaciales e 
interglaciales de la formación cuaternaria, los geólogos designaron como « pre- 
glacial » la parte más antigua de la formación, caracterizada en las regiones tem- 
pladas por los abundantes acarreos fluviátiles y cuya parte aproximadamente 
corresponde a los primeros períodos Guenz-Mindel del sistema Penck-Brueckner. 

(2) DoERiXG, A., Informe déla Comisión científica agregada a la expedición al Eio 
Negro, III, página 513. 



308 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

tos blancos, algo análogos por su aspecto, en distintos horizontes de 
la misma. 'Es posible que un estudio sucesivo a lo largo de la costa 
atlántica en algo puede aclarar la cuestión ; j)ero un criterio seguro 
sólo se obtiene estudiando poco a poco la naturaleza de las capas de 
loes que salen a la superficie en las perforaciones y excavaciones de 
pozos entre Azul y Buenos Aires. Resultará entonces con seguridad 
o si este estrato de tosca blanca endurecida del sur puede pertenecer 
a una división inferior del pampeano o si, como aquí hemos supues- 
to, ella representa yin'dfacies meridional o continuación de las capas 
de ceniza blanca caolinizada o arcilla calcárea generalmente no endu- 
recida, tan frecuente a muy poca profundidad en el suelo de Buenos 
Aires, formando un estrato en la formación pampeana superior a 
uno o dos metros de la superficie y con cuyo material se han cegado 
las cuencas de los ríos y lagunas del postpampeano lacustre (Amegh.) 
o sea del « piso platense » (Doer.), Ya existía en aquella época el valle 
del río de la Plata. En el norte estos depósitos « platenses » tienen 
de 50 a 80 por ciento de carbonato de calcio (1) y la tosca blanca del 
sur tiene el mismo contenido o algo más (2), pero faltando en ésta la 
materia orgánica por no haber sido depositado en lagos, sino a la 
superficie del suelo y al aire libre. En la formación de Córdoba exis- 
ten estos estratos, ricos en carbonato de calcio, en las mismas capas 
superiores de uno a tres metros de profundidad y en un horizonte 
análogo. Pero el loes endurecido en forma de tosca y de color mucho 
más obscuro, con mayor entremezcla de arcilla y arena en el sur, que 
frecuentemente se halla en las capas pampeanas debajo del banco de 
la tosca blanca, debe ser de origen más antiguo, aunque no siempre 
de edad preglacial; porque, según los detalles e incidentes que se 
observan en los estratos de esta formación cerca de Córdoba, es pro- 
bable que todo lo designado generalmente como formación pampeana 
media corresponde a los primeros períodos glaciales e interglaciales 



(1) PuiGGARi, M., Anales de la Sociedad científica arf/rntina. I. páiíina 137 y 
siguientes. 1876. Capa iiiimero 8. 

(2) DonHixG, A., Boletín de la Academia nacional de ciencias, XII, página 205 
(n° V), página 207 (u" IX). Compárese también : Ihid., página 217 (n^ I); Infor- 
vie de la Comisión científica agregada a la expedición al Río Negro, III, páginas 512- 
.513, etc. 



A. DOERING Y 1'. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL UÍO NEGRO 309 

de dicho liorizoiite geológico en Siid América, así como los conglome- 
rados y « budines» con ceniza blanca y cimentación calcárea forman 
la división superior. Indicios de un clima subtropical, tal vez plio- 
ceno, recién se encuentran en la lorinación pampeana inferior (1), y 
cuyo hecho por sí solo hace ilusoria la tendencia que pretende agre- 
g-ar al cuaternario también esta división más inferior del pampeano, 
siempre que resultase de acción simultánea sobre la fiérrala diminu- 
ción de la temperatura en la época postpliocena. 

En Azul quedamos por algunos días ocupándoiuis en c(mi]>letar 
nuestros preparativos de viaje, de suerte que sólo cortas excursiones 
pudieron hacerse. El general Roca había partido al día siguiente de 
nuestra llegada en marchas forzadas y con corto séquito para Car- 
hué. Ese misnu) día efectuamos una i)equeña excursión a un baíjado 
situado al sudoeste de la ciudad y en la ribera del arroyo Azul, pa- 
sando a la otra banda sobre un sólido y recién construido puente. En 
las partes desnudas de la orilla, bailadas del sol. frecuentaba un 
pequeíjo escarabajo de rapiña, la ágil Cicindela apiata Dej., animalito 
muy animado, levantándose espantado a guisa de las langostas ante 
los cascos de los caballos, para volver a asentarse a los pocos pasos, 
y rei)itiendo esta maniobra en caso necesario, pero cubriendo siem- 
pre mayores distancias, de manera que su caza no resulta muy fácil. 
La hormiga negra litófaga Atta Lundi Guér., la devastadora de las 
l)lantas leñosas, se hallaba también representada; sin embargo es 
menos frecuente y numerosa en el sur que en el norte del país. En el 
sur predomina la variedad completamente negra y sus nidos son 
generalmente muy extensos. 

El bajo en la orilla del río, es de naturaleza un tanto pantanosa, lo 
que se evidenció tanto más a causa de la lluvia recién caída, cuanto 
una cantidad de esteros de mayor y menor extensión, poblados abun- 
dantemente por aves acuáticas, ocupan el terreno en su mayor parte. 
Las plantas palustres diseminadas en distintas partes, comprobaron 



(1) Mis interpretaciones en el año 1879 y 1883 (Informe oficial, etc., III, pág. 
429) sobre la posición geológica de las divisiones pampeanas en el sistema cna- 
ternario. han tenido plena confirmación iiltiraamente por las investigaciones de 
Ilieriug del yacimiento de « Tala », depósito marino con fauna subtropical, se- 
dimentado al extinguirse la época del pampeano inferior. (D.) 



310 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

también que ese carácter cenagoso de un gran número de los charcos 
no era pasajero. Tanto los esteros, cubiertos generalmente con sólo 
una delgada capa de agua, como también las playas intermedias 
secas, ostentaron un fresco verdor, estas últimas a causa de la fre- 
cuencia de una especie de trébol silvestre recién brotado de nuevo. 
Entremezcladas halláronse extensas superficies, cubiertas uniforme- 
mente con una hermosa capa de flores, pertenecientes a una tupida 
variedad de Oxalís con amarillas flores de corto tallo. La capa de tie- 
rra negra sobre la tosca calcárea del subsuelo era escasa en los altos, 
no mayor de 30 centímetros, lo que se evidenció en todas partes en 
las cuevas de las vizcachas, desde que estos animales tenían que 
cavar sus guaridas dentro de la misma tosca. Pero en los bajos su 
espesor generalmente es más importante. Geositta cunicularia Vieill. 
y Ginclodes fusctis Vieill. corrían en numerosos individuos por las 
partes desnudas del suelo, pero especialmente llamó allí nuestra aten- 
ción un aislado ejemplar de Musciaxcola capistrata Burm., un caza- 
moscas, cuya especie observamos aquí por primera vez, sin que con- 
siguiéramos darle caza. En los bordes de los esteros nos recogijaron 
grandes bandadas de un tero enano, Eudromias modesta Licht., una 
especie que parece habitar especialmente el sur y sudoeste del país, 
y la que encontramos en nuestra marcha hasta el Río Negro con fre- 
cuencia, mientras la observamos, por ejemi^lo, en los alrededores de 
Córdoba muy raras veces, sólo de vez en cuando durante el invierno. 
Pronto descubrimos también la primera bandada de un interesante 
seminífago de regular tamaño, Thinocorus rumicivorus'Eñch., lasque, 
poco ariscas, corrían en pequeñas tropillas a guisa de las palomas 
entre el pasto, recordando en sus modales un intermediario entre la 
paloma y la perdiz enana. Ejemplares aislados de GalUnago paragnayae 
Vieill., la becasa argentina, y Falcinellus igneus Gm., la banduria 
mora, andaban entre el fango, pero el inevitable grito de los teru- 
terus (Vanellus cayanensis Vieill.), revoloteando encima de nosotros 
en los aires y atrayendo al mismo tiempo una cantidad de otros indi- 
viduos curiosos de Milvago chimango Vieill. y de una especie de 
gaviota, Larus Girrliúceplmlns V., destruyeron toda perspectiva a una 
buena caza. Del próximo estero se levantó una pequeña bandada de 
la interesante y rara Limosa hudsonica Lath., la especie mayor de 
becasina del país, mostrándose sumamente arisca, probablemente a 



A. DOKRING Y I". I.ORENTZ : KXI'EDICIÓX AL KÍO NEGRO 311 

ciiusa de su frecueate persecución, y volando muy alto en los aires 
en garandes círculos. Su ejemplo fué iinitadi» por algunos ejemplares 
de Querquedula ei/anoptera V., quienes demostraron la misma predi- 
lec(;ión por largas excursiones aéreas, cambiando con frecuencia la 
dirección de su vuelo rápido, movimientos que ejecuta toda la ban- 
<lada como a voz de mando. La Limosa se conoce fácilmente desde 
lejos, tanto ])or su vuelo y su figura extraña como por su vientre de 
una blancura reluciente. Un ejemplar sólo de la pequeña bandada se 
liabía quedado eu el estero, cuyo proceder y aparente mansedumbre 
nos sorprendió no poco, hasta que advertimos que teníamos que 
habérnosla con un ave lesionada, la que conseguimos sin mayor difi- 
cultad y llevamos para nuestras colecciones. En el curso de nuestro 
viaje no hemos vuelto a encontrar esta hermosa especie. 

El 18 de abril por la tarde fué llevado nuestro equipaje y cargado 
en un carro. El general nos había asignado un (!arro propio, cerrado, 
de cuatro ruedas, que demostró durante el viaje su indis('util)le supe- 
rioridad sobre los vehículos pesados de dos ruedas. Inaíbrtunada- 
mente había sido cargado con demasiado peso piíra sus débiles elás- 
ticos, a cuya causa se rompió más tarde y, a nuestro pesar, tuvimos 
que dejarlo en Carhué. 

Sábado 19 de abril. — La salida del tren rodante al que nos había- 
mos agregado, había sido fijada para las 8 de la mañana, pero los 
preparativos, el enlazar y ensillar los animales, etc., por la primera 
vez ocuparon tan tiempo, que recién, a eso de las 12 pudimos poner- 
nos en marcha. El tren rodante bajo el mando del teniente coronel 
don Eduardo Pico, se había adelantado un corto trecho. Marchába- 
mos hacia el sur. La Pampa se presenta aquí suavemente ondulada 
con frecuentes lagunas diseminadas sobre ella, pero las poblaciones 
son poco numerosas. Tan j)ronto habíamos salido del bosque de sau- 
ces y de los alrededores de la ciudad, se nos presentan ocupando apa- 
rentemente, en su circunferencia a lo menos 90° del horizonte, va- 
rias sierras, la de la derecha nos señalan como « Sierra de los Siete 
Amigos » o según otros « Sierra de Tapalquén », la de la izquierda 
« Sierra de la Puerta. » Son bajas y sus formas poco atrevidas. A una 
legua más allá de la ciudad j)asamos el arroyo Azul que con su agua 
límpida y azulada pero poco abundante corre entre barrancas de tos- 



312 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

ca. Nuestro compañero, el doctor Loreiitz estaba algo enfermo y tuvo 
además la mala suerte de rodar con el caballo al atravesar el arroyo, 
así que estábamos muy contentos de llegar a las 4 de la tarde a 
nuestro campamento para la noche. Este era «El Alambrado *, es- 
tación de telégrafo y guarnición de un puesto militar. Una casa con 
altillo, una pieza en cada piso y la superior con galería y destinada 
a la defensa se la divisa desde lejos. Otra casa de adobes crudos al 
lado, en construcción, algunos ranchos cerca y un toldo de indios, 
constituyen toda la población. Corrales y escasos cultivos de maíz 
y zapallos la circundan y el total estaba rodeado con un alambrado 
y una somera zanja. Acampamos afuera del cerco en las inmediacio- 
nes de una laguna. La vegetación entre Azul y este lugar cambia re- 
petidas veces, tan pronto la forma impasto tierno y bajo, mezclado 
con algunas flores, evspecialmente la Oxalis amarilla y Verbena inter- 
media Gilí, et Hook., Gu'phea, unas Oyperáceas en partes frecuentes, tan 
pronto otra Gramínea también tupida de hojas finas y delgadas, cu- 
yas extremidades están ya marchitas dando al cam])0 un aspecto 
amarillento y otoñal En total se contaron catorce especies de plan- 
tas florecientes en el césped. En otras partes se entremezclan más o 
menos tupidos mechones de otra Gramínea de mayor elevación, cu 
yos grupos se asemejan desde lejos aquí en el campo donde tanto en- 
gañan las distancias casi a colinas o árboles. Una vigorosa umbelífe- 
ra la vulgar Ammi Viznaga Lam. se ha establecido en muchas i^artes 
y suple en la llanura, desprovista de árboles y arbustos, la bienvenida 
leña para la noche. Esta ya había progresado mucho, cuando al fin 
llegaron tres capones, demasiado poco para tanta gente, de manera 
que sólo los primates pudieron saborearlos. 

Aquí se nos incorporó un amigo del general, don Miguel Martínez 
quien acompañó la expedición en carácter particular y de quien nos 
hemos acordado siempre como excelente compañero; contribuyó tam- 
bién con sus mejores fuerzas para enriquecer nuestras colecciones. 
Durante la noche cayó un abundante rocío, que mojó completamente 
nuestras cobijas. Recogimos durante este día las siguientes especies 
de plantas : Lolium perenne L., var. Brasiliamim IsTs., Eragrostis pi- 
losa P. B., var. lugens Ns., Galotheca triioha Kth., Sporoholm indi- 
cus E. Br., Andropogon saccharoides Sw., Paspalnm elongatnm Gr., 
Garex involncrata Booth., Gyperus phaeocephahis Gr., Gyperus sp., 



A. DOKUING Y l\ LOKENTZ : EXPKDICIÜN Af- RÍO NEGRO 313 

Fluicii.s pídlcHcens Laiii., Sini/rrlti/iicInKiii Gr. uidi/olittiu Ktli., >Sjf)/- 
lauthcH sp., Stevia mHltiaristKta iápr., A.ster monte r i fieme Gr., SoUdago 
linearifolia I). C 

Domingo 30 de (ibril. — A las 4 de la madrugada se tocó a dia- 
na, pero faltó mucUo hasta (pie nos pusiéramos en marcha. La ma- 
ñana es bastante fresca ; y se oyeron quejas de que algunas cosas que 
no estaban bajo rigurosa vigilancia durante la noche, habían des- 
aparecido. Nuestro especial amigo el coronel Romero, en Aista de 
(pie nos acercamos a la ]iampa des})rovista de leña, nos proporcionó 
(•<»n uno de sus soldados algunos viejos postes, haciendo llevarlos a 
nuestro carro donde los esconde cuidadosamente el negrito Miguel, 
sirviente capataz agregado al doctor Lorentz. Pero esta operación 
no había sido muy del agrado del comandante militar de la plaza quien 
al amanecer atraviesa cual león rugiente las tilas de los carros para 
descubrir los postes desaparecidos, y lanzando una mirada inquisito- 
rial sobre el muy cargado « carro de los sabios ». Pero Miguel había 
escondido demasiado los objetos comprometedores para dejarse pillar. 
La leña de estos postes nos ha prestado los servicios nn'is apreciables 
hasta cerca de la Patagonia, pues los nativos y especialmente Miguel, 
saben cocinar y asar admirablemente bien con muy poca lena. 

La región se muestra rica en pájaros, los que sobre todo en este 
tiempo de invierno brillan nuis por el nú;nero de sus individuos que 
l)or el de sus especies. Se comprende que muchos de éstos sobre todo 
los que tan sólo son huéspedes de verano, no han llegado a nuestra 
observación. En las imrtes pantanosas, que atravesamos en nuestra 
marcha, observamos con frecuencia la becasina GalUnaf/o paragua- 
i/ae V.; unas pequeñas bandadas de perdiz-paloma Thinocorus rumi- 
civoruH E. corrían en los caminos, donde también en todas sus partes 
desnudas se ocupó de sus quehaceres la alegre Geositta ctmiculariaY ., 
un ave correndera jjarecida a la alondra. Xotknra maculosn T. la 
perdiz común de la Pampa se levanta a cada rato ante los pasos de 
los caballos, como también las dos especies poco raras de Anthiis co- 
rrendera V. y el aun más frecuente Anthus furcatus Lfr., de cuyas 
especies cazamos dos ejemplares vivos. Los teruteros revolotearon 
sobre nosotros C(w su estridente grito. Las aves que más numerosas 
hallamos aquí, como en toda la pampa del sur, eran Milvago chiman- 



314 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

go Vieill. y Trupialis I)ejilip2)ii Bp. un estornino negro de pecho colo- 
rado. Cerca de nuestro campamento se liabía reunido una gran ban- 
dada de una especie de gaviotas blancas Larus cirrhocephalus Vieill., 
que buscaron en los corrales su alimento entre el estiércol de los 
animales. Las encontramos basta la estepa iiatagónica, pero allí con 
menos frecuencia. Además observamos mucbas lechuzas terrestres, 
Noctua cunicularia Mol. sobre las vizcacheras y la noche anterior una 
gran bandada de la Bandurria grande Theristicus melanopis Gm., las 
que con su característico y fuerte grito pasan por sobre nuestro cam- 
pamento para regresar en la mañana siguiente por el mismo camino. 
Probablemente estas aves tienen sus bien definidos lugares para 
dormir adonde se trasladan todas las noches. Patos, cisnes blancos, 
Cygnus coscorohn L. y algunas garzas aparecen en la laguna, a la 
que mientras el tren rodante termina sus preparativos de i)artida, 
hacemos aun una rápida visita. Becadas y una pequeña bandada de 
Tringa Bairdi Licht. andaban en las partes cubiertas con una delgada 
capa de agua, mientras en las riberas desnudas se notan numerosos 
individuos de Centrites niger Bodd., en todas escalas de edades y colo- 
res, Cinclodes f uncus Vieill. y Anthus correndera Vieill. Esta última 
especie se distingue de las otras parecidas por el color relativamente 
obscuro de su plumaje con las manchas de un vivo amarillo y espe- 
cialmente por las dos rayas diagonales axilares ñ)rmando trián- 
gulo. 

Ahora se deja sentir aquel sordo rugir que en muchos casos era 
llamado a ser para todos nosotros un sonido no despreciado, pero 
para los observadores no acostumbrados un espectáculo algo repug- 
nante : la carneada. Algunos animales vacunos son enlazados alrede- 
dor de los cuernos a pesar de su desesperada resistencia y de aquel 
característico bramido mezcla de miedo y de rabia, que jamás se ol- 
vida después de haberlo oído nna sola vez, y llevados al lugar donde 
infaliblemente debe cumplirse su destino. Allí se les cortan los ten- 
dones de las patas, el animal se desploma, y en un momento está 
completamente tendido al suelo. En seguida es degollado en pocos 
minutos y la carne distribuida. Miguel, el inmejorable serviente de 
del doctor Lorentz y hombre avezado, se halló siempre listo para lle- 
var además de nuestra ración de carne alguna otra presa, ya sea la 
panza, de la que sabía j)reparar un excelente mondongo, ya sea algún 



A. DOERING Y V. LOUKXrZ : EXTEDICIÓX AL RÍO NEGKO 315 

otro pedazo elegido que solía convertir, con la habilidad de im coci- 
nero francés, en sabroso guiso. 

I5e parte de la intendencia recibíamos nuestras raciones de carne, 
y galletas. A los soldados se les suministró aparte de una buena por- 
ción de carne, también galletas, yerba, tabaco, ])ai»el de fumar, sal y 
jabón, etc. Sucedió, sin embargo, a veces, (pie el convoy de aprovi. 
sionamiento no llegó en tiempo y las pobres diablos tuvieron que con- 
tentarse con charqui y en algunas ocasiones con carne de caballo, 
con la ceniza del fogón en lugar de sal, y a veces aun se acostaron 
con el estómago apurado. Pero nunca hemos oído queja alguna. El 
veterano argentino es admirable en su abnegación y no pierde fácil- 
mente su buen humor, ni en los ratos desagradables o adversos. 

Quadrupedante putrem mnitu quatit úngula campnm I Ahí viene 
<;on gran tropel y a galope tendido nuestra trojja de animales de tiro 
y monta, pasando a través de la laguna derechito al corral. Allí cada 
nno elige un caballo y trata de apresarlo enlazándolo o haciéndolo 
enlazar con su sirviente. Las bestias ariscas y apenas redomonas co- 
rren es[)antadas de un lado para otro y llegan al grado máximo de ex- 
citación. En seguida ensillamos, montamos y como ya debía supo- 
nerse, empiezan los ejercicios de aviación y las rodadas. 

Agregados al estado mayor nos acompañó una comisión de sacer- 
dotes que tenían la misión de vigilar nuestro bienestar espiritual 
como también el de los venideros indios. Eran caballeros modestos y 
agradables, de los que con placer nos recordábamos, especialmente 
del doctor Mariano Espinosa, entonces vicario general y provisor del 
arzobispado, quien supo siempre aún en los momentos de expansión 
un tanto frivola de nuestros jóvenes oficiales, conservar una severa 
dignidad pero sin jierder su carácter de culto y amable compañero de 
viaje. Hemos admirado la tranquila abnegación de estos prelados, en 
el cumplimiento de su misión voluntaria, cambiando las comodida- 
des de la pacífica vida urbana, con los rigores de un viaje molesto y 
peligroso a través del desierto y en plena estación de invierno. 

Uno de los sacerdotes, extranjero aun no muy acriollado, trata de 
perfeccionar sus no muy grandes habilidades de equitación; pero el 
malicioso potrillo jjatrio que sin duda debía haber reconocido el pun- 
to débil, protestó, y le hizo « comi^rar terreno ». Con tan magistral 
ejemplo no era de extrañar que otros imitaran la operación y no siem- 



316 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

pre eran los peores jinetes los que aquí besaron el suelo, y tampoco 
sólo eran los extranjeros los que se mostraron los menos diestros. 
M uestro amigo Gustavo Nierterlein se mantuvo valientemente encima 
(le su « mancarrón » muy chucaro y gingoísta y mereció la unánime 
aprobación de los criollos. Menos feliz fué nuestro ayudante señor 
Scliulz, quien en ese día varias veces con distintas partes de su fe- 
lizmente muy resistente cuerpo midió la escala de dureza del suelo 
de la Pampa; lo que finalmente le desanimó tanto, que hasta Carhué 
no quería confiar su persona a ninguna de estas indiscretas bestias, 
sino se retiró disgustado en el rincón obscuro de nuesti'o carro. Lo- 
rentz tuvo la mala suerte de bajarse muy contra de su voluntad, en 
el momento de cruzar un arroyo, quedando algunos ratos en un es- 
tado verdaderamente lamentable. Doering tenía fama de conseguir 
siempre de los mejores caballos de la tropilla, lo que provocó la en- 
vidia al principio, la que después se convirtió en uim verdadera pro- 
testa general, cuando se descubrió que el secreto de elegir siempre 
el mejor pingo para la marcha diaria consistía en el sistema antire- 
publicano de una no despreciable «propina», repartida de vez en 
cuando entre los atentos veteranos, cuidadores de la comitiva ca- 
ballar. 

Más tarde, nuestro inolvidable amigo el coronel Romero había fa- 
cilitado al doctor Lorentz un espléndido tordillo joven y tanto él co- 
mo todos nosotros fuimos siempre, gracias a la deferencia de este 
caballero y más tarde del general Roca mismo, provistos de excelen- 
tes caballos, de manera que efectuamos el viaje agradablemente y sin 
ningún contratiempo o accidente. Al principio cambiáronse los ani- 
males todos los días, pero más tarde, cuando éstos empezaron a es- 
casear, lo sucedió raras veces. Con ésto no quiere decirse que al día 
siguiente cada uno volvió a hallar su caballo de la víspera. Los ani- 
males, después de haber pacido durante la noche, fueron juntados en 
la madrugada y con pocas excepciones cada cual enlazó o hizo enla- 
zar lo que halló más a mano. 

Es sobreentendido que en una expedición de la índole de la nues- 
tra al desierto el problema de los animales de monta es de cardinal 
importancia y merece algunas observaciones, y hemos tenido más 
tarde oportunidad de convencernos de la muy superior resistencia de 
lá muía, en comparación con el caballo. Éste al no hallar d(^ noche 



A. DOERING Y V. I.OUKNTZ : EXPEDICIÓN AL HÍO NEGRO 317 

buen pasto, sufre extraordinariamente porque rehusa otro alimento. 
En cambio la muía, sino encuentra pasto, se contenta con toda clase 
de^veg'etales, hojas de arbustos y a veces corteza, hasta que se le 
llene el estómago. Cuando al mes y medio llegábamos al río Neuquén 
nuestros caballos estaban tlacos y gastados a tal grado que hubo que 
eliminar una gran parte, mientras que todas las muías se hallaban 
gordas y tan frescas como al principio de la marcha. En cambio, para 
viajes peligrosos en la montaña la muía es, a ])esar de su seguridad 
en sitios escabrosos, menos recomendable que un pequeño caballo 
montañés, porque a aquélla, testaruda y voluntariosa como es, muy 
poco le importa la suerte de su ginete. Muy superior en calidad re- 
sultó también la carne de la muía, en comparación a la del potro. 

Finalmente se atalajan también los carros no sin frecuente pro- 
testa real de los interesados, y con fuertes gritos de « vamos » se po- 
nen pesadamente y chirriando en movimiento, no sin repetidas pa- 
radas. Esto es natural, porque no se puede esperar el primer día 
(jue todo ande perfectamente bien, la gente y los animales deben 
acostumbrarse los nnos a los otros. Quien cae, sin sufrir alguna le- 
sión, debe aguantar las risas de los demás. Uno délos soldados rueda 
debajo de las ruedas de uno de los carros, felizmente sin mayores 
consecuencias. Los carros eran generalmente los pesados vehículos 
del país, « carretas », de dos grandes ruedas, de cuyas ventajas n*» 
nos pudimos convencer tampoco aquí. En las ]>artes pantanosas ne- 
cesitan muchas veces «Hez o doce caballos ])aru atravesarlas, mien- 
tras nuestro carro de cuatro ruedas, bien cargado, venció todos los 
obstáculos sin cuarta alguna. Por lo general son tirados por cuatro 
caballos, dos de los cuales son montados por peones; aquí no se acos- 
tumbra de guiar los vehículos desde el pescante. Llevamos doce ca- 
rros además el del fotógrafo señor Antonio Pozzo, el carruaje del co- 
mandante del tren rodante don Eduardo Pico y el birloche del comi- 
sario de guerra. 

De plantas interesantes observamos en los alrededores de «El 
Alambrado » una pequeña Stevia, 8f. mnltiarísfata Spr. var. latifolia, 
tres o cuatro Gyperaceas^ entre ellas una Carex, Solidago Unearifolia 
D. C. en pocos ejemplares. Áster montei'idensis Gr., una Cupkea, la 
yerba de perdiz, Margaricarpus setosus E. P., y más allá encontramos 
algunas matas de Mélica macra L. La Oxalis, que ya mencionamos 



318 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

ayer, lia rlesalojado en innclias partes, que temporariamente son ane- 
gadizas y cenagosas, toda otra vegetación y cubre a veces superficies 
de varias cuadras con sus flores y su follaje verde-amarillo. La vege- 
ción de las hierbas cambia, como ayer, entre gramíneas mediana- 
mente altas, de hojas delgadas y gris-verdes y una tupida alfombra 
verde de corto cési)ed. 

]Vrarchamos en la dirección a la abra éntrelas sierras arriba mencio- 
nadas : De los Siete Amigos y De la Puerta. La pampa ofrece poco de 
nuevo por observar, diseminadas matas de Mélica macra L., una baja 
« barba de tigre » o Golletia, el alto Eryngium, que es una especie de 
cardo, planta que desde ahora se vio con tanta frecuencia y que era 
llamada a suplir la falta de leña, y que anteriores viajeros menciona- 
ron repetidas veces como Agave o Yucca. Es probablemente -£/ry?¿í/mwí 
agavifolium Gr. o U. sanguifiorba Ch. et Schld. Tampoco falta uno que 
otro mechón de mío-mío, Baccharis coridifolia D. G. 

[ííos acercamos a la sierra, la que, ijoco extensa y poco alta se 
eleva sobre la llanura. El borde superior rectilíneo y casi horizontal, 
se halla coronado por rocas roídas por la acción del tiempo y corta- 
das a pique. El terreno a su pie empieza a ser un tanto quebrado. En 
las faldas de algunas de las colinas de la pendiente septentrional 
estaba establecida una de las colonias ruso-alemanas, consistentes en 
una docena de casas aun sin arboledas. Las plantaciones de árboles 
dícese que allí no prosperan, dando como razón de ello la capa de 
tierra demasiado delgada que cubre la roca ; pero en contraposición 
a esta suposición notamos a lo lejos una bien cuidada estancia, donde 
no faltaban ni arbustos ni árboles, especialmente álamos. En esta 
tierra tan pobre en leña, no se emplean para los cercos postes de 
algarrobo o ñandubay, liados entre sí con alambre, sino se excava 
una zanja de bastante profundidad, se echa la tierra hacia el interior 
de la ñuca y se plantan, detrás de esta especie de terraplén, álamos, 
frecuentemente en doble hilera. En muchas i)artes, donde no falta del 
todo la humedad, éstos prosperan muy bien y forman en pocos años 
un denso cerco, que, aojarte de su utilidad, presenta un aspecto 
alegre. Una estancia rodeada así por altas alamedas, causa una im- 
presión sumamente halagüeña. 

Después de una marcha de dos y media horas y de haber atrave- 
sado el arroyo, llegamos a un almacén campestre o « pulpería » y 



A. UOElilNíi Y l>. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL líío NEGRO 319 

seguimos faldeíiiido el costado occidental de la sierra, la sierra Chica, 
que se extiende bastante hacia el sur, allanándose más y más, y per- 
ditMido su coronamiento rocalloso hasta confundirse en la pampa. Su 
altura es exigua, no mayor de 60 a 80 metros sobre el nivel del suelo 
y sus formas, exceptuando las nombradas rocas, son suaves y llanas. 
Es completamente desprovista de árboles y arbustos y aparentemente 
pobre en vegetación, jo que se evidencia, visto desde lejos, por su 
pálido verdor, que sólo en los valles y quebradas se intensifica un 
poco más. 

Pasamos ahora la segunda colonia ruso-alemana. Sus moradores se 
han congregado delante de la aldea, para pedir la bendición a nues- 
tros sacerdotes. No parecían estar muy contentos con su suerte; se 
quejaban que tenían demasiado poca tierra y que aquí se necesitaba 
de una superficie mayor para que pudiera prosperar una familia. Sin 
embargo, el suelo es de excelente calidad y los resultados de las cose- 
chas de trigo en estas colonias debían significarse como superiores. 
Durante cinco anos consecutivos, nos contaron los colonos, pudo 
labrarse la tierra sin cansarla y aun después de este lapso de tiempo 
las dificultades no consisten en que el poder productivo del suelo 
haya disminuido, sino en un notable aumento de los yuyos y cizañas: 
la-ngostas y granizo azotan raras veces estas regiones. Es de prever 
sin duda que estas colonias tendrán un gran porvenir en un tiempo 
no muy lejano. El señor Curth, entonces administrador de la colonia, 
a quien más tarde encontramos, elogia mucho a los colonos y los sig- 
nifica como buenos agricultores y hombres laboriosos. El nombre de 
esta población es « Caminga » ; causa una impresión en un todo agra- 
dable y está muy lejos de aparentar otros síntonuis (pie los de un per- 
fecto bieiiestar. Detrás de ella pacían considerables vebaños de vacas 
y caballos y una gran área en sus inmediaciones estaba recién rotu- 
rada, mostrando una tierra negra y rica en humus, pero sin carácter 
pantanoso, porque además estaba situada en la falda de una suave 
ondulación del terreno. Después de unas tentativas un tanto pesadas 
de entablar con los moradores una conversación en castellano, supi- 
mos pronto que los supuestos « rusos » entendían exclusivamente y 
ningún otro idioma mejor que el alemán. Eran todos viejos campesi- 
nos de pura cepa, quienes durante toda su vida no se habían preocu- 
pado mayormente de otra cosa que de su arado, demostrando la natu- 



320 BOLETÍN DE LA ACADEIOA NACIONAL DE CIENCIAS 

raleza peculiar a esa gente, taii conservadora de los hábito:-; tradicio- 
nales de sus antepasados, también en la construcción de sus moradas, 
las qne diferían notablemente en su estilo de las nsuales en el país. 
Su director, el señor Curtli, quien conocía perfectamente su predilec- 
ción por sus costumbres de allende los mares y sus necesidades, fué 
siempre secundado eficazmente por el gobierno argentino para satis- 
facerlas y en tales condiciones se comprende que la colonia tenía que 
progresar. 

Los señores Doering y Xiederlein se desviaban aquí hacia la 
izquierda, pues no podían resistir a la tentación de hacer una rápida 
visita a la sierra de Sotoya, que dista tan sólo una legua del camino: 
el doctor Lorentz, quien desde su salida de Buenos Aires se hallaba 
algo indispuesto, no pudo acompañarlos. Provistos de buenos y velo- 
ces caballos, cubrieron rápidamente la distancia que separaba el 
camino de la sierra. Las laderas de los contrafuertes situadas ante la 
verdadera cadena de cerros de moderada altura, consisten en una 
superficie de tosca calcárea, la que alcanza también a cubrir hasta 
la tercera parte del total de su altura y circunda la sierra, la que 
sobresale de ella cual isla dentellada. Como ya fué observado antes, 
estos yacimientos calcáreos de toba o tosca no deben considerarse 
como sedimentos palustres, ya sea de agua marina, ya sea de agua 
dulce; porque no sólo su estructura y la falta absoluta de restos ani- 
males y vegetales, sino también el carácter microscópico de sus com- 
ponentes minerales lo ponen fuera de duda, que deben ser interpre- 
tados como una toba calcificada por infiltración y metamorfosis de 
una ceniza volcánica rica en minerales calcíferos, ya sea en augita o 
yeso, cuya lluvia de cenizas fué acarreada desde lejos (probablemente 
de los volcanes de la Patagonia o de la cordillera) en forma de depó- 
sito aéreo. La parte superior del estrato es generalmente de color 
muy blanco y contiene hasta 70 a 90 por ciento de carbonato de cal- 
cio; las capas inferiores (1), a medida que aumenta su contenido de 
loes o arena, son de color gris-amarillento, disminuyendo a la vez su 
contenido de cal. La piedra superior moderadamente calcinada da 
una excelente cal para las mezclas, siendo a la vez un poco hidráu- 

(1) DoiCKiNG, A., Boletín de Ja Academia nacional de ciencias, tomo XII, piígiua 
206-207 (n<"* VIII, IX, X y XI). 



A. DOERING V I'. LOUENTZ : EXPEDICIÓN AL líío NEGRO 321 

lica, pero no se presta directauíeiite a la preparación de cementos de 
fragiiación lenta, porque sobrecalcinados hasta encogerse y pulveri- 
zados, sólo suministran una especie peligrosa de argamasa con tenden- 
cias expansivas, designada vulgarmente como «cal límite». En las 
colinas de los contrafuertes la tosca calcárea se halla cubierta con 
una capa de humus de espesor variable, pero suficiente para los fines 
de la agricultura y se notaban allí grandes áreas, que en los años 
anteriores habían estado cultivadas por los colonos y sobre las que 
pululaba actualmente una alta y tui)ida vegetación de toda especie 
de cizañas, ya muertas en esta estación del año. Algunos hermosos 
ejemplares del ciervo pampeano, quienes habían jillí hallado un escaso 
escondite, saltaron espantados ante las i)isadas de los caballos, bus- 
cando su salvación en rápida fuga. Un denso césped, formado de gra- 
míneas bajas, cubre también grandes espacios. El cerro tiene su 
extensión longitudinal de nordeste a sudoeste, su cima está formada 
por una planicie llana, casi horizontal, poco escarpada o accidentada. 
La pendiente de la falda hacia el noroeste es cortada a pique y forma 
una ])ared rocallosa frecuentemente hendida y cortada, con grandes 
bloques desprendidos en su base. La falda opuesta desciende jíaulati- 
namente sin bruscos escalones a la pampa. Ya a gran distancia se 
conoce que la roca, y especialmente su coronamiento, consiste de 
sedimentos de roca bien estratificados, apareciendo estas capas casi 
completamente horizontales, porque desde el camino cae la vista en 
un ángulo casi recto sobre la pendiente cortada n pique y sobre la 
aparentemente un poco levantada falda del cerro. 

El macizo principal, vale decir, la parte superior rocallosa del 
cerro, es formado por una arenisca cuarcítica muy densa, blanca y 
uniforme, de un grano apenas perceptible; su estratificación ijaralela 
en los aislados trozos es harto difícil de conocer, mientras se la dis- 
tingue muy bien en las capas inferiores, de grano muy grueso, que 
ostentan una estructura mucho más irregular a consecuencia de sus 
comi^onentes, y se asemejan ligeramente al gneiss, perteneciendo, sin 
embargo, a una formación más reciente. En las hendeduras y grietas 
más profundas de la roca gotea o corre aquí o allá un delgado hilito 
de agua. Las pequeñas quebradas, especialmente en las partes más 
sombrías de su interior, se hallan revestidas con heléchos, liqúenes y 
otros vegetales, vegetación que en su exterior nos hace recordar cier- 

T. XXI 21 



322 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

tas partes rocallosas de la sierra alta de Córdoba, en uua altura de 
unos 1700 metros sobre el nivel del mar. Plantas leñosas no existen, 
en cambio se nota arriba, en la planicie que se eleva sobre el corona- 
miento de rocas, una vegetación característica de pencas : Opuntias 
y Mamillarias. Entre las plantas traídas del cerro, y en su mayor 
parte casi inutilizadas a causa de la estación avanzada, se encontra- 
ron las siguientes : una Oxalis roja, Baccharis cylindrica D. C, Bac- 
charis flabellata H. A., Gnaplialium cheirantifolmm Lam., Leería 
integrífoUa Cass., Achyroclina saturejoides D. C, var. citrína Ltz., 
Erígeron sordidus Gilí., y dos aun indeterminables Compositas^ una 
Opuntia^ Lathyrus puhescems H. A., un hermoso Plantogo, que Xieder- 
lein reconoció como nuevo, describiéndose en seguida, Loasa imiraUs 
Gr. var., Panicum sp., Setaria glauca P. B,, Scirpus capillark L., 
Amaryllis sp., Aneimia tomeritosa Sw., Blechnnm unilaterale W., J^o- 
tholaena tenuifoUa Keys., Woodsía obtusa Torr., Pterís sp. 

Se ve que la flora de los cerros es completamente distinta de la de 
la llanura que los rodea y sentíamos íntimamente no i3oder estudiarla 
con mayor detención. El estudio de estas islas rocallosas sería de car- 
dinal interés parala historia déla flora en estas regiones, porque esta 
flora primitiva ijrobablemente es mucho más antigua que la de la 
pampa. Según la opinión de Lorentz, quizás estas sierras, después de 
la elevación de la arenisca cuarcítica que las forman, no fueron, aun 
en anteriores éijocas geológicas, jamás cubiertas nuevamente j)or las^ 
aguas, sino que, mientras en la época secundaria los terrenos circun- 
vecinos se hallaban cubiertos por el océano, sobresalieron de éste 
como islas rocallosas. Su flora no había entonces sufrido probable- 
mente ningún otro cambio que el que trajeron consigo la desaparición 
determinada por el tiempo de las esj)ecies y su reformación, como así 
también las alteraciones de las condiciones climatéricas. Pero tal vez 
han estado cubiertas también más tarde por las aguas y las capas en 
formación fueron vueltas a roer por el océano, resistiendo sólo el 
cuarzo duro. Seguramente, según lo poco que sabemos, en la misma 
forma como sucedió más tarde en la llanura circundante de los sedi- 
mentos atmosféricos, es verosímil que estas sierras jiampeanas, du- 
rante la época terciaria y al tiempo que la pampa se formaba por 
sedimentos aéreos, no estaban cubiertas por el mar. Pero su flora es^ 
más antigua que l;i de las pampas. Ofrece ella, por consiguiente, el 



A. DOERING Y P. LORENTZ : EXPEDICIÓX AL RÍO NEGRO 323 

mismo interés que el de la vegetación de islas oceánicas aisladas que 
es conocido. Pero aun otras cuestiones surgen. ¿ La llanura circun- 
dante fué entera o parcialmente i)oblada desde estas sierras I ¿, Qué 
cambios sufrieron en este proceso las respectivas especies ? ¿ Pode- 
mos considerar las especies allí encontradas en parte como las ante- 
pasadas de las pampeanas? Tales especies, ineptas para las condi- 
ciones de vegetación de la llanura, quedaron estacionarias en la sierra, 
como sucedió, según la lista antes enumerada, con las pencas, los 
heléchos y el Plantago. ¡, Xo daría el estudio de la íiora de estas sie- 
rras puntos de apoyo a la crítica de la teoría de migración de Mauri- 
cio Wagener ! ¿„ íío caería de este lado un rayo de luz sobre la cues- 
tión, hasta ahora no solucionada, por la causa de la falta de árboles 
en la pampa ? ¿ Qué relación tiene esta flora con la de las cordilleras ! 
También la fauna daría seguramente las más interesantes informa- 
ciones. Por ejemplo : ;, Qué relaciones existen entre los insectos des- 
tinados a la fructificación y la flora de estas islas i)ami)eanas ? Una 
comparación de éstas con las de islas oceánicas aisladas, a cuyo efecto 
disponemos ahora de amplio material, sería de sumo interés. 

Entre las flores que aun recogimos u observamos al pie de la sie- 
rra, debe citarse ante todo el ¡Senecio pulcher Hook. et Arn,, que sobre- 
sale con sus grandes y hermosas corolas de las demás plantas flore- 
cientes y que merecería ser cultivado en los jardines como planta de 
adorno. A más se puede mencionar : Grindelia hrachyHtephana Gr., 
Eupatorium subhastatum Ha., MargaricarpuH sefosiis R. P. y Agros- 
tis sp. (exaspératele Trin. prox.). 

En cuanto a la fauna de la sierra, es decir, hasta donde permitió 
alguna opinión la visita del doctor Doering, efectuada al vuelo, tam- 
poco faltan en el reino de la zoología animales específicos, cuya exis- 
tencia se buscaría en vano en la pampa. Ante todo, no fué defraudada 
la esperanza, a priori nutrida, de hallar allí ciertas clases de molus- 
cos terrestres. En las partes húmedas, donde un delgado hilo de agua 
corría entre los desmoronamientos de la roca al pie del cerro, nota- 
mos bajo las piedras y entre las raíces de las plantas con bastante 
frecuencia Limax argentimis Strob., una pequeña limaza, como tam- 
bién, de tarde en tarde, un ejemplar de Succinea meñdionalis d'Orb. 
Durante largo tiempo se buscó, sin resultado, al pie de las rocas una 
especie de Eudioptiis, de la que se había descubierto un trocito de 



324 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cascara. Revisando en las rendijas de una pequeiia quebrada, cae 
repentinamente la vista en una gran juanclia de un color i^arduzco 
claro, que se destacaba en la penumbra de una cavidad en la pen- 
diente de la peña del fondo blanquizco y resultaba, examinada de 
más cerca, toda una colonia de un centenar de ejemplares de nuestra 
especie buscada, pegada sociablemente en la pared rocallosa. Aquí 
nos encontramos en apuros, porque se hallaba en un sitio a donde era 
imposible llegar, y a cinco metros de altura en la pendiente, pero era 
ya suficiente que de esta manera se hubiesen conocido las costum- 
bres de vida de estos habitantes de las rocas. Buscando luego en 
lugares i)arecidos y acesibles, descubriéronse otras, mayores y meno 
res, congregaciones de esta sociable esiiecie, de manera que, después 
de algunos esfuerzos, pudimos emprender el regreso en posesión de 
unos 200 a 300 ejemplares. Pero la concliilla, sumamente delicada 
del animal, apenas del espesor de una hoja de papel, es tan frágil 
que la mayor parte se rompió hasta que llegamos al sitio, donde pudi- 
mos j)reparailos. El animalito se pega mediante una segregación 
espesa herméticamente a la roca, para substraerse a la influencia de 
la estación seca del año, a la larga mortífera. Generalmente está tan 
firmemente adherido a la piedra que, al querer despegarlo, se rompe 
la mayor ijarte de las conchillas. Esta especie es probablemente em- 
parentada muy cerca con la descubierta por P. Strobel en la sierra 
de Mendoza, Uiidioptus mendozanus ^trob.; por lómenos, según lo 
que puede deducirse de su descripción y en la parte zoológica (1) de 
nuestra obra, se halla enumerada como variedad de la especie de 
íStrobel. Es posible, no obstante, que se trate de una forma diferente 
de aquélla, desde que la distribución geográfica de la mayor izarte de 
las especies de moluscos terrestres, aliadas de este género, es de limi- 
tada extensión, siempre que no existen a la vez medios especiales que 
faciliten su propagación geográfica, como, por ejemplo, la presencia 
de grandes corrientes de agua. Por lo tanto, tomando por analogía 
otras formas similares, sería ya algo excepcional la identidad especí- 
fica absoluta de las dos formas en dos puntos de diferente clima y 
separados a través de nueve grados de longitud geográfica por una 



(1) Informe oficial de la Cominión científica agregada a la expedición al Río Negro, 
I, p.'ígina fi2. 



A. DOEUING Y P. LOKENTZ : EXPKDICIÓX AL KIO NIíGlíO 325 

llíinuiii «ibsolutainente intraiiqueable por estos auiínalillos, a lómenos 
en las actuales condiciones topo o hidroi^váticas y climatológicas. 

'ílemoviendo, a nuestro regreso del cerro, las piedras diseminadas 
en su base, conseguimos enriquecer nuestro botín con una reducida 
colección de insectos. Con bastante frecuencia l)allóse allí una peque- 
ña esijecie de térmite y las colonias de una pequeña y ágil hormiga, 
carniplantívora, muy comiin en el país, Progonomyrmex coarctatua 
Mayr; aislados individuos de una rapidísima Blattida de color rojizo- 
amarillo, Ischuopteru brasiliensis Brunn., y varias pequeñas especies 
de Carabícinias. 

Era tiempo ya de partir. ¿ Pero dónde había quedado nuestro con- 
voy * Efectivamente, hacían ya cerca de tres horas desde que nos 
habíamos separado de él, y eso sin pedir el consentimiento especial 
del comandante. Sólo podía haberse adelantado el tren rodante cuan- 
do mucho cuatro a cinco leguas, sin embargo, buscábamos en vano la 
inevitable nube de polvo, visible a grandes distancias, la que en nues- 
tras excursiones y salidas laterales nos servía de infalible guía, indi- 
cándonos la dirección de su marcha; y solíamos volver a reunimos 
con él galopando en línea recta sobre el verde césped de la pampa. 
Tomamos por eso rumbo a las casas de la colonia « Caminga », donde 
inmediatamente al otro lado tocamos nuevamente el camino carre- 
tero. Allí efectivamente hallamos muy cerca nuestro convoy y supi- 
mos también la causa de su lenta marcha y la falta de la nube de 
polvo. La sierra, a i)esar de su aparente sequedad exterior, debe dar 
no poca agua; sus valles y hendeduras, como ya fué mencionado, se 
hacen notar desde lejos por su fresco verdor, y su borde parece estar 
en todo sentido mucho más poblado que la llanura más allá. Debía- 
mos pasar al otro lado de « Caminga » un largo trecho pantanoso, 
que aparentemente representaba un arroyo malogrado y daba mucho 
trabajo a nuestros pesados vehículos. Efectivamente, necesitábamos 
todo el resto del día para vencer esta cañada. De esta manera sucedió 
que en vez de llegar a nuestro destino por la noche, una legua más 
allá de Olavarría, nos vimos obligados a hacer alto a la caída de la 
noche, después de haber atravesado otro pantano. Eeinaba ya densa 
obscuridad y un frío intenso cuando se encendieron los fogones del 
campamento, y para no perder tiempo no se armaron las carpas. 
Soplaba un viento helado, (]ue nos penetró hasta los huesos, y el 



326 BOLETÍN" DE LA ACADEMIA XACIOXAL DE CIEXCIAS 

fuerte rocío que caía duraute la noche mojó completamente nuestras 
camas y ropas, de manera que pasábamos una de las noches más des- 
agradables. 

Lunes 21 de abril. — Una madrugada fría y húmeda introducía el 
día. Habían sido impartidas órdenes de levantar el campamento bien 
temprano, así que nos pusimos en marcha en buena hora con el tren 
rodante a la cabeza. Llegamos primero atravesando pampa abierta, 
que se extiende llana entre las bajas sierras, al pueblito de Olavarría, 
pequeña aldea con muy diseminadas pero generalmente bien y sóli- 
damente construidas casas. En sus alrededores observamos extensos 
cultivos de maíz y casi todas las chacras estaban rodeadas por hile- 
ras de álamos jóvenes. El movimiento en el pueblo no parece insigni- 
ficante, pues existe ya una especie de posada y varios almacenes, de 
los que uno estaba bastante bien provisto, circunstancia que pudimos 
atestiguar nosotros mismos, porque aquí renovaba o completaba sus 
provisiones quien aun era feliz i)Oseedor de algunos pesos. Los alma- 
ceneros hacían ese día brillantes negocios, pero era preciso prepararse 
para el largo viaje, pues muchas cosas necesarias se habían olvidado. 
También se hacían algunas x>rovisiones en leña, pues cada trocito de 
madera o tabla que se halló tirado, fué cuidadosamente levantado y 
cargado en algún carro. 

Después de una marcha de cerca de una legua arribamos a orillas 
del arroyo Olavarría o Tapalquén, en cuya ribera opuesta se halla la 
estancia Aguilar, denominada también « Estancia de las Dos Herma- 
nas», por dos colinas muy parecidas entre sí, que a corta distancia 
se elevan y se conocen con este nombre. El arroyo corre entre barran- 
cas de unos cinco metros de altura, pobladas de matas de Gynerium^ 
costando mucho trabajo vencer las jjendientes con nuestros pesados 
carros. 

Toda la oficialidad de nuestra columna había sido invitada por el 
propietario de la estancia a un almuerzo, que prometía durar algunas 
horas, de manera que nosotros entretanto aprovechamos la oportuni- 
dad para conocer un i)oco los alrededores. Cerca de las casas se 
hallaba una pequeña huerta, donde aun pudimos recoger algunas 
tardías sandías y melones. Estos vegetales indudablemente fueron 
destinados para un clima más cálido; mientras en las cercanías de 



A. DOKIÍIXG Y P. LOUENTZ : KXPEDICIÓX AL UÍO NKGRO 327 

Córdoba, por ejemplo, alcíinzaii el tamaño doble de una cabeza huma- 
na, aípií notamos apenas uno que otro ejemplar no mayor que una 
mTtz de coco, igual que en los puntos más elevados y fríos de la sie- 
rra de Córdoba; probablemente también habían sido ya recolectadas 
anteriormente las mejores y mayores frutas. El examen zoológico del 
arroyo Tapalquén ofreció poco de remarcable. Con frecuencia, como 
en casi todas las lagunas y riachos de la pampa austral, se observó la 
(•onchilla en forma de amonita de un pequeño caracol acuático, Pla- 
norbis peregrinus d'Orb., pero en vano buscábamos Paludestrina Par- 
chappii d'Orb.; también recoginu)s algunos pequeños escarabajos 
acuáticos. Repetidas veces notamos, bajo huesos viejos y otros des- 
])OJos en la orilla, unos escarabajos. Trox patagonicus Bl., como ade- 
más Trox alger Guer., Ligyrus Burmeisteri Steinh., y otras esj)ecies 
de costumbres análogas. 

Después de montar caballos frescos, nos pusimos en marcha a la 
una de la tarde. Más allá de la estancia Aguilar, a media legua a la 
izquierda del camino, están situados, como ya lo mencionamos, dos 
pequeños cerros muy i^arecidos entre sí : las Dos Hermanas. Son dos 
macizos de arenisca cuarcítica, probablemente silúrica, que sobresa- 
len de los alrededores un poco accidentados. Cada uno de ellos se 
llalla sobre un morro de tosca de forma cónica redondeada. Nuestro 
apreciado amigo y compañero de viaje, teniente coronel Olascoaga, 
menciona en cu reseña déla marcha, que «ellos ostentan el contorno 
vertical de un seno de virgen y que muy probablemente a esta cir- 
cunstancia se debe su nombre femenino», porque sin disputa era 
una comparación muy hábil y adecuada, observados a la distancia. 
Aquí la generación más joven de la comisión científica, los señores 
Doering y Niederlein, se desviaron para efectuar una visita a, los 
mencionados cerros. Después de haber examinado detenidamente la 
estructura de su formación, debía constatarse, sin embargo, que, en 
cuanto se refiere a su coronamiento rocalloso, su superficie era más 
plana que una tabla y no ostenta en absoluto aquellos interesantes 
contornos, sino que muestra arriba más bien la forma de una sólida 
y redonda meseta, cuyos costados están cortados a pique y rayados 
por frecuentes hendeduras verticales, creadas por la acción del tiempo 
y de las aguas llovidas. Se elevan en unos ocho metros, con un diá- 
metro seis a ocho veces mayor, sobre las capas de tosca que las cir- 



328 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

cundan, formando awSÍ hasta cierto ])unto su centro o macizo sobresa- 
liente. La roca consiste de la misma cuarcita o arenisca cuarcítica, 
que constituyelas capas superiores déla ya mencionada sierra Chica, 
pero aquí su estructura es menos densa y claramente estratificada. 
Sn flora y fauna es también menos peculiar que las de la sierra Chica, 
lo que no es de extrañar, si se considera su reducida extensión y la 
falta de sitios húmedos y sombríos. Halláronse, sin embargo, muchas 
plantas características de aquella sierra ; pero inútiles fueron todos 
nuestros esfuerzos de dar con nuestra especie buscada de EudiopttiH. 
En el bajo, situado en la base extrema de los cerros, y antes de 
llegar a ellos, se observa un extenso estero con una tupida vegeta- 
ción de juncales, mezclados acá y acullá con una gran mata de corta- 
dera Gynerium, verdadero paraíso para el alegre reyezuelo de los 
esteros, Cistotliorus platensis d'Orb., quien de estos distritos es carac- 
terístico habitante, siendo más grande y de color más claro que .la 
especie común del país. Felizmente, habían disminuido los indicios 
de lluvias, que se notaban al norte de Azul, más y más a medida que 
avanzábamos hacia el sur. El estero estaba completamente seco y lo 
atravesamos sin ninguna dificultad. En partes forman los altos y 
tupidos tallos de Eryngium, este combustible tan apreciado en la 
pampa, la vegetación más saliente. La tropa reunía en los costados 
del camino buena provisión de esta planta, atando grandes manojos 
de ella en las compuertas de los carros, para utilizarla en el campa- 
mento como lena. El Eryngium constituye también la ijrincipal vege- 
tación en la meseta de los cerritos, donde generalmente aflora la roca 
desnuda, hallándose sólo aquí o allá j)equeñas manchas de tierra. Al 
pie de los cerros, al dar vueltas a las piedras y en las hendeduras de 
la roca, cobráronse algunos insectos, y también se observó un nido 
sumamente extenso de Atta Lundi Guér. Conchillas vacías de Succi- 
nea meridionaUs d'Orb. estaban diseminadas por todas partes. Cerca 
de un pequeño ojo de agua se vio Limax argentinus Strob. y una 
pequeña especie de ranas de hocico agudo, aun no observada antes. 
Pequeños rebaños de ciervos pampeanos buscaron refugio en los ma- 
torrales de Eryngium^ en la falda de los cerros. Este animal se observó 
con frecuencia sólo en los terrenos ondulados y más tarde en los dis- 
tritos cubiertos de arbustos de los ríos, pero raras veces en la verda- 
dera llanura de la ])ampa. En algunas ocasiones trata de ocultarse a 



A. DOKKING Y V. LOUKNTZ : ICXTICUIClÓX AL HÍo NKiUU) 329 

la vista (le sus perseguidoies acostándose; es mucho meuos ligero que 
sUvS congéneres europeos y su aspecto y conformación parecen menos 
galanos. 

Atravesamos ahora hermosos campos suavemente ondulados, des- 
provistos, a igual que la planicie, de arbustos y árboles. La llanura 
de la pami)a no puede, por consiguiente, ser la causa de su falta de 
plantas mayores, sólo que se supusiera que las sierras pampeanas 
fueran más antiguas que aquélla y pobladas desde ella y que las plan- 
tas leñosas no la hubieran podido franquear. Pero que probablemente 
ha sucedido al revés, como ya fué insinuado nu'is arriba. Marchába- 
mos durante algunas horas hacia el sudoeste y dejamos la sierra de 
las Dos Hermanas atrás, acompañándonos otra cadena de colinas 
bastante exten-sa al oeste, las sierras no rocallosas de la China y 
Blanca Grande. La vegetación no demuestra en las colinas ningún 
cambio, es igual a la de la pampa y ostenta sólo las alteraciones ya 
descriptas según su subsuelo. La llanura se extiende nuevamente, al 
parecer interminable, ante nosotros; sólo un examen más detenido 
comprueba que es suavemente ondulada y que distintas partes del 
terreno poseen también distintas condiciones de humedad; lo que se 
evidencia por el frecuente cambio de las capas vegetales, pues tan 
pronto pasamos por partes secas cubiertas con grueso pasto, como 
])or otras pantanosas revestidas con tupidos juncales. En las últimas 
se notaba amas mucho Eryngium y el hermoso Senecio pulcher HooIí. 
et Arn., (|ue con sus corolas intensamente coloreadas, formaba sobre 
fondo verde grandes manchas brillantes de un rojo vivo. En las 
extensiones pobladas de Stipalcs^ habitaban grandes cantidades de 
perdices y en una mata de pasto alto vimos el primer ejemplar de la 
martineta ])ampeana, de ala colorada, Ehynchotes rufescens Tem. El 
rápido incremento de aves acuáticas en individuos y en especies nos 
indicaba la proximidad de frecuentes lagunas. Ibis negros y cisnes 
blancos nos pasaron; el mochuelo palustre, Otus hrachi/otus 1j., con el 
extraño balanceo de su vuelo, se observó a veces y el grito estridente 
de los teru-terus y chajás. Chauna chavaría L., se hizo sentir desde 
lejos. Después de una marcha de tres horas, i)aramos en medio de la 
pampa. Grandes rebaños de animales vacunos y ovejas animaba el 
campo, vigilados por un solitario puesto situado a orillas de una 
laguna bastante extensa, la laguna Quentre. Ésta está llena de juncos, 



330 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

entre los que pululaban millares de patos y otras aves acuáticas. 
Notamos muchas gallaretas, Fúlica, a más tres clases de patos, Ma- 
reca HiMlatrix P., Qnerqiiedula cyanoptera Vieill. y Q. Jiavirostris 
Vieill., Árdea egretta Gm., Chauna chavaría L., Gallinago paraguayae 
Vieill., Phloeocryptus melanops Vieill,, Cinclodes fusctis Vieill., etc. 
La laguna Quentre se hallaba cubierta con una Lemna nueva, com- 
pletamente desconocida para nosotros. Inafortunadamente perdié- 
ronse los ejemi^lares colectados durante el viaje y no hemos podido 
clasificarla. 

La noche la pasamos con mucha mayor comodidad que la anterior; 
una vez nos despertó un sonido vibratorio como de campana, cuyo 
origen al principio no pudimos explicarnos, hasta que por fin recono- 
cimos al telégrafo como músico. Las plantas recogidas u observadas 
durante ese día fueron las siguientes : Senecio pulcher Hook. et Arn., 
GHndelia hrachystephana Gr., el alto Eryngium también aquí fre- 
cuente, lúupatorium hacleanum B. L., Eupatorium subhastatum H. A., 
iSolanum Gomersonii Dun., Petunia parvifoUa Juss., Gerardia rígida 
Gilí., Paspalum elongatum Gr., Cyperus vegetus W., Amaryllis sp., 
Polia honariensis. Sobre las Dos Hermanas halláronse : N'othoJaena 
temiifolia Keys., Pteris sp., Blechnum unilaterale W. y el hastatum 
Kaulf., Polystichum spec. ; en la laguna Quentre : Scirpus spec, 
Lemna spec. 

Martes 22 de abril. — A la cuatro de la madrugada, nos despertóla 
corneta de nuestro profundo sueño, las carpas fueron desarmadas, los 
carros cargados y se les dio orden de adelantarse, mientras nosotros 
tuvimos que esperar hasta las ocho, hora en que también nos pusimos 
en viaje. Este intervalo lo pasamos algo aburridos, porque a causa 
(lela obscuridad no pudimos ni leer ni escribir, ni pudimos volvernos 
a acostar en el suelo mojado por el ro(;ío, así que con verdadero rego- 
cijo descubrimos algunas vizcacheras, para siquiera podernos sentar 
colocando nuestras piernas en las bocas de las cuevas. Cerca de nues- 
tro campamento marchaban unas graves cigüeñas, Giconia magnari ; 
Vanellus cayanensis Gm. y Milvago chimango Vieill. revolotearon ya 
antes del alba encima de nuestras cabezas y saludaron a grandes gri- 
tos el naciente día. Notáronse también algunos caranchos, Polyhorun 
vulgarin Mol., especie que hasta ahora aun no, o muy pocas veces. 



A. DOERING Y P. LORENTZ : KXl'EDIClÓX AL RÍO NEGRO 331 

luibíiiinos observado y que en bi pampa austral, desprovista de árbo- 
les, donde es uiás bien reemplazada por el chimango, no es abundan- 
te,'?recuentando sólo las cercanías de lagunas y edificios. Anthusfur- 
catus d'Orb. y Stnrnella DefiUppií Bp. notamos en muchos ejemplares 
corriendo entre el i^asto. 

Por fin se enlazaron y ensillaron nuestras cabalgaduras en el co- 
rral de la estancia cercana y pudimos ponernos en marcha, alcanzan- 
do nuestro tren rodante en Arroyo Corto, el i)rimer fortín que toca- 
mos en nuestro viaje. Allí se hizo alto. La maiiana era deliciosa y 
nuestros miembros entumidos por el frío, habían vuelto a adqiiirir su 
flexibilidad con el espléndido galope. Durante el camino nos diver- 
tíamos en la caza de perdices, según el método de los indios. 

Al acercársele el jinete, el ave se agazapa entre el pasto, entonces 
se da vuelta varias veces alrededor de ella a caballo, hasta que se 
maree, matándola desde el caballo con el rebenque, la fusta con man- 
go de hierro. Algunos de nuestros compañeros, como el coronel Eo- 
mero y el amigo Miguel Martínez se mostraron nniy diestros en este 
deporte. Déla misma manera se cobró también un ejemplar joven de 
Hhynchotus mfcscens Temm. que su dueño el comandante Pico, in- 
corporó a nuestra colección. Con mucha frecuencia se notó el estor- 
nino de pecho colorado Sturnelln DefiUppii Bp. de las que a lo largo 
de la línea del telégrafo, que costeaba nuestra camino, se alzaron al- 
gunos individuos lesionados vivos, que probablemente durante su 
vuelo habían chocado sin advertir con el alambre. Es ésta una de las 
más frecuentes y características especies de la Panijia austral, en to- 
das estas partes, donde alterna la vegetación palustre con el pasto 
seco. Como todos sus parientes también esta variedad es muy socia- 
ble, sin embargo, no se la ve en grandes bandadas, sino en pequeños 
grupos de dos o más individuos. En su canto y demás costumbres 
recuerda completamente a su consanguínea, la Sturnella loica Mol., 
que la substituye más tarde hacia el sudoeste, al empezar los terrenos 
poblados de arbustos. Xo es fácil distinguir ambas especies en liber- 
tad, porque su tamaño y colorido exterior es casi igual. La parte in- 
terior negra de las alas muestra con ¡St. DefiJippii durante el vuelo 
un brillo claro y es preciso fijarse muy bien para determinar si es 
realmente negra y no blanca como con su pariente St. loica. Otra es- 
pecie, también congénere, el estornino negruzco-amarillo Leistes su- 



332 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

perciliaris, de menor tamaño, que aun en su manera de vivir ostenta 
muchas analogías y es muy frecuente en la Pampa septentrional, se 
observó raras veces en el sur. Ambas construyen sus nidos en el pas- 
to alto y se distinguen durante la primavera no sólo por su hermoso 
colorido, sino también por su vivacidad y su agradable canto, siendo 
especialmente la última especie con el elegante balance de su vuelo 
mientras canta una de las más simpáticas figuras déla Pampa argen- 
tina. En las partes pantanosas revestidas con matas de juncos se no- 
taron aquí también por primera vez ejemplares de una especie de 
curruca corredora Synallaxis anthoides King. y una emberiza Umher- 
nagra platensis Gm. 

La flora no ofrece nada de extraordinario, terrenos ocasionalmente 
pantanosos son indicados por su vegetación escasa y raquítica. El 
pasto es generalmente bajo, mezclado a veces con otro de mayor ta- 
maño, mientras las gramíneas altas escasean, y no se notan nuevas 
apariciones. Senecio imlcher Hook. et Arn. es aun abundante, Polia 
bonariensis no rara y en partes se ven manchas de SoUdago Unearifo- 
lia D. C. 

Al llegar al fortín el suelo sube gradualmente. Situado a pocas 
cuadras del Arroyo Corto, era éste el primer fortín que tocábamos 
en nuestro camino y sólo tenía en la actualidad alguna importancia 
como estación del telégrafo militar. Originalmente había sido cons- 
truido más hacia la derecha, a orillas de una laguna, donde aun se 
veían las ruinas de una casa antigua. Consistía el fuerte en dos ran- 
chos techados de paja, que servían de alojamiento a la })equeña guar- 
nición, cercados jjor un muro circular de" adobes crudos y una zanja 
exterior de más o menos un metro de ancho y hondo, encontrándose 
a medio metro de profundidad la dura tosca, la que a su vez había 
sido excavada en igual espesor. Después del almuerzo seguimos viaje 
y como los carros marchaban con lentitud, nos sobraba tiempo para 
dedicarnos a la caza de perdices. En vista de que el rebenque se per- 
día con frecuencia entre el pasto tirándolo desde el caballo, don Mi- 
guel Martínez inventó un nuevo método original, apeándose y acer- 
cándose de rodillas al ave, mareada desi^ués de haber sido rodeada y 
agazapada, matándola generalmente con su fusta; otros empleaban 
sus boleadoras para el mismo fin. A pesar de que muchas lograron 
escapar, conseguimos sin embargo gran cantidad de ellas. Nos ser- 



A. DOERINfi y 1». LOUENTZ : EXPEDICIÓN AL liÍO NEGRO 333 

víamos además de nuestra escopeta y don Gustavo Niederlein cobró 
en las cuatro lioras de nuestra marcha varias docenas. La Pampa 
l)r©tíenta en general en este trecho un hermoso y fresco aspecto. Es 
en su mayor parte un tupido y l)aJo pasto, entremezclado frecuente- 
mente con gramíneas de mayor tamaño, raras veces con altas, for- 
uuindo éstas, en tal caso, tupidos matorrales. Sin eml)argo, para el . 
entendido en pastos será la Pampa aquí de menos agrado de lo que 
pudiera suponerse por su fresca apariencia, porque se afirmaba que 
éstos no son muy buenos. Las partes i)antanosas son señaladas por 
una vegetación más escasa y matas de pasto diseminadas, que ade- 
más son amargos. De tarde en tarde se notan los vestigios de gran- 
des charcos, actualmente disecados, pero que volverán a llenarse du- 
rante el verano, jiorque aun se nota un poco de agua en las partes 
más liondas. Otros grandes treclios que indican la existencia de la- 
gunas en tiempos más remotos pero que ahora raras veces se cubren 
en su anterior extensión con agua, estaban literalmente sembrados 
con las descoloridas couchillas de moluscos de agua dulce, especial- 
mente Planorhis peregrinas d'Orb., Succinea meridionalis d'Orb. y ¿S. 
Eosarinensis Doer. Estas partes cubiertas con una vegetación semi- 
alta compuesta por los elementos más divergentes y de frecuente al- 
tfvración, en las que se entremezclan también aquí y allá matorrales 
de junco medianamente altos, son el refugio jíredilecto de la marti- 
neta de alas coloradas, Bhynchotus rufescens Temm., cuya especie no 
volvimos a encontrar en otra parte con más frecuencia. Cazamos aquí 
un hermoso macho destinado a adornar más tarde las colecciones del 
Museo nacional de Córdoba. Donde hay un ejemplar seguramente se 
encuentran otros a corta distancia en los alrededores. De una especie 
montañesa parecida que habita las praderas alpinas de la cordillera y 
fué mencionada por d'Orbigny, y a la que tiene mucha semejanza, se 
distingue tanto por su sill)ido como por su torso más alto y también 
hasta cierto punto por su colorido. Es un poco mayor y ostenta un 
poco más de colorado en las alas; la garganta y el diseño ondeado 
transversal blanco es distinto y el pluiuaje en general un poco más 
obscuro. Ahuyentado se aleja el animal casi siempre a gran distan- 
cia en hermoso y ondulado vuelo, presentando con sus alas pardiro- 
jas extendidas un muy gallardo aspecto. Es entonces muy difícil ha- 
cerlo levantar por segunda vez. porque corre generalmente un corto 



334 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

espacio en el suelo alejándose desde el punto de asiento y escondién- 
dose agazapado entre una tupida mata de pasto. Sólo tocándole casi 
con el pie se vuelve a levantar resultando de esta manera una caza 
poco eficaz y sin la ayuda de buenos perros bastante difícil. 

Xotábamos que nos acercamos a una depresión en el terreno, a pe- 
sar de ser ésta apenas perceptible a la vista. Estancias diseminadas 
se presentan de trecho en trecho y también algunos rebaños de ga- 
nados, pero en ninguna proporción con la inmensa llanura. La vege- 
tación no ofi'ece nada de nuevo o extraordinario, las dos Oxalis, la 
rojiza y la amarilla, dominan como siempre. Partes pantanosas son 
caracterizadas por una Composita de flores amarillas y angostas ho- 
jas carnosas; un Senecio de flores blancas se ve con frecuencia, em- 
parentado muy iiróximamente al Senecio jicujelUsectiis Gr., Senecio 
inúclier Hook. et Arn. perdura aun aquí, mostrando a veces en lugar 
de las flores vivamente coloreadas blancas cabecitas llenas de semi- 
llas de alitas sedosas. GrindeUa hrachytiiephana Gr. y una AscJepiaif se 
notan de tarde en tarde 

Al fin asoma en el horizonte un aparentemente considerable nú- 
cleo de edificios con algunas estancias cercanas. Es el fuerte Lavalle 
al que nos acercamos ahora rápidamente. El cuartel es un largo y 
bajo edificio techado de juncos con cuatro cañones delante de su fa- 
chada: antiguamente acantonaba aquí una crecida guarnición, for- 
mada en la actualidad sólo por un piquete de once hombres. El fuerte 
antiguo ostenta muro y zanja y varios ranchos, algunos edificios se- 
mejantes sirven de locales de venta. Se notan además muchos tol- 
dos de indios, diseminados alrededor de la población, abandonados 
en parte, otros habitados aún por los miembros de una tribu de in- 
dios numerosa y famosa en otros tiempos, pero ahora en decadencia 
y destinados a desaparecer rápidamente. Un toldo de indios es una 
pobrísima construcción que no puede vanagloriarse de una forma de- 
terminada, armada, sobre un espacio más o menos cuadrado, de va- 
ras de madera, barro, cueros y traíaos viejos, y que apenas procura 
una escasa i)rotección contra las inclemencias del tiempo. La tribu, 
que mora en este lugar, es de cutis bastante moreno, y pudimos cons- 
tatar que el color de los variados indios, que encontramos en el curso 
de nuestra expedición, cambia ccmsiderablemente en intensidad. Las 
mujeies andan de un lado ])ara otro, envueltas en mantas negras de 



A. DOERING y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AI. RÍO NEGRO 335 

dudoso color que aparejan períectauíente sus cabellos negros y la- 
cios. En sus rostros se ha agrabado una expresión triste, porque la 
maJ^or parte de sus hombres estaban en las filas del ejército, formado 
en gran parte por indios. El único adorno de la población consistía 
en dos grandes y hermosos sauces que halagaban la vista desacos- 
tumbrada de mirar árboles altos en la llanura de la Pampa, porque 
también las estancias que pasamos estaban desprovistas de toda ve- 
getación de arboledas. Pasando el fuerte corre un Jiermoso y ancho 
arroyo, pero el campo en sus riberas ha estado recargado demasiado 
con haciendas, de suerte que presentaba un aspecto pelado o se ha- 
llaba cubierto de cizañas y en parte de pantanos. 

Miércoles^ abril 23. — La vegetación ostenta durante el día ciertos 
cambios : la Oxalis amarilla es más rara y limitada a espacios circuns- 
criptos aislados. Eflorescencias salitrosas indican la riqueza de clo- 
ruros y sulfatos en el suelo; a igual que grupos de una íSalicornia de 
rauías rojas, y la frecuencia de una Ariütiña de hojas duras, que tam- 
bién parece halófila, lo mismo que una esi)ecie de Áster ya marchita, 
semejante al Áster saUgnns. Pastos altos y duros alternan con otros 
bajos, también duros, de un vivo verde; en fin el carácter de la Pampa 
ostenta algunos cambios en comparación con las partes hasta ahora 
cruzadas, probablemente a causa de la mayor abundancia de sal en 
capas vegetales a consecuencia de depósitos de ciertas cenizas vol- 
cánicas. Después de una y media horas de viaje se hace un corto alto; 
la gran cantidad de mosquitos es muy molesta y nuestros pobres ani- 
males son llevados al borde de la locura por millones de tábanos. 

Al seguir la marcha se observa un ligero cambio en la vegetación 
dentro de límites estrechos: aparecen matas de Gynermm, pero no 
frecuentes; altas y tupidas no muy duras gramíneas cubren conside- 
rables superficies, alternando con manchas de pasto corte y Oxalis 
amarilla y morada, todos ellos vegetales indicadores de depresiones 
y bajos que ostentaban el carácter de lagunas salitrosas disecadas. 
De tarde en tarde se notaba en el camino una pequeña bandada de 
Thinocorus rumicivorus Esch., muchas perdices, aislados ejemplares 
de Si/nallaxis anthoides King., Elanus leucurus Yieill., Athene cunicu- 
laria Mol., la lechuza de las vizcacheias. Esta última especie ya em- 
pieza a escasear aquí, como las mismas vizcachas en las regiones de 



336 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

teiTeno arenoso ; iiiieutras con más frecuencia aparece Otun hracluio- 
tus Forst., el niocliuelo palustre. 

A eso de la 1 de la tarde atravesamos el arroyo Salado, cuatro 
leguas y media distante del fuerte Lavalle. íno es el Salado Grande, 
sino un arroyo más pequeño, que corriendo entre barrancas de tosca 
constituye el princijial aHuente del río Salado, no alcanzando su agua 
hasta las rodillas de los caballos. Tiene sin embargo sus peligros 
como debíamos cerciorarnos hoy mismo. El suelo del corte en la tosca 
y que constituye el lecho del arroyo, es muy desigual habiéndose for- 
mado por eso en algunas partes profundos hoyos, suficientemente 
hondos para x>oiier un prematuro fin a una joven y prometedora vida 
humana. 

El arroyo lleva su nombre con razón, porque su agua es tan salada 
que apenas es potable. En su orilla existe un fortín, un bastante po- 
bre rancho cercado por un muro de adobes y su correspondiente 
zanja. La caza parece contribuir en algo al racionamiento de los mo- 
radores de esta pequeña guarnición, porque habían apresado varios 
quirquinchos, de los que adquirimos algunos, como también un 
zorro, cuya piel logró don Adolfo Doeriug, para mandarse a hacer 
guantes. Un antiguo cañón de bronce de la época española con el nú- 
mero del año 1756, hermosamente labrado, seguramente uiia valiosa 
pieza de museo, se ha extraviado hasta este lugar y sirve para dar 
señales en casos de invasiones de indios y también ])ara la deíensa, 
como lo demuestran algunas balas amontonadas a sii lado. Este for- 
tín se denomina « Iniciativa ». Algunos carros trajeron «leña » : ta- 
llos completamente secos de una Crucifera, sin duda la mostaza sil- 
vestre, de exuberante vegetación, que aquí suele, según nos decían, 
formar tupidos matorrales a igual que el hinojo, el alcaucil silvestre, 
la viznaga, etc., cizañas que en trechos de muchas leguas ha desalo- 
jado la vegetación autóctona. 

Aquí tuvimos el dolor de perder uno de nuestros jóvenes compa- 
ñeros de viaje. Eran las 2 de la tarde. Los carros ya estaban atala- 
jados, nuestros caballos habían sido reemplazados por otros frescos 
y todo estaba, listo i)ara partir, cuando repentinamente en la orilla 
del arroyo se produjo un alboroto. Una cantidad de nuestros compa- 
ñeros habían bajado al arroyo para bañarse, y uno de ellos, el cadete 
Juan Bautista la CUiesta. hombre joven y lleno de vida, quien fre- 



A. DOERING Y 1'. f.OKKNTZ : KXPEDIClÓX AI. RÍO NEGRO 337 

cueiiteuieute nos liabía acompauaUo en nuestras excursiones y era 
apreciado por todo el mundo, había desaparecido. Se vieron las ro- 
l)as^lel infortunado al otro lado del arroyo, pero aparte de un insig- 
nificante rastro que había dejado en la orilla cerca de uno de estos 
profundos hoyos un cuerpo aparentemente resbalado, no pudo descu- 
brirse nada que pudiera dar algún indicio seguro de la suerte de 
nuestro amigo. El agua del hoyo a pesar de su completa transparen- 
cia, se mostraba obscura e impenetrable a causa de su gran profun- 
didad. Sólo algunas plateadas mojarritas nadaban alegres e indife- 
rentes a la tensión dolorosa general sobre el negro abismo, donde el 
pobre había hallado su húmedo sepulcro. Dos soldados, buenos nada- 
dores, cordobés el uno y correntino el otro, zambullían y desaparecían 
rápidamente en la impenetrable profundidad. Pero nadaron y bus- 
caron largo tiempo en el agua helada sin resultado eficaz. Recién des- 
l)ués de repetidas y largas tentativas volvió uno de ellos a la super- 
ficie con la comunicación de haber tocado el cuerpo del ahogado. De- 
cía que estaba acostado boca abajo hacia un lado bajo la bóveda de 
la tosca excavada por las aguas, lina toalla que había ceñido alrede- 
dor de su cuerpo, probablemente ]>ara secarse, se hallaba aun unida 
a él. Con gran trabajo y las fuerzas unidas de ambos buzos fué j)or 
fin traído el cuerpo exánime a la superficie del agua y recibido por 
sus camaradas, quienes lo transportaron a tierra. Parecía haber teni- 
do la intención de lavar umi parte de su ropa y probablemente se 
habrá resbalado en la tierra gredosa escurrediza, (pie cubre allí la 
tosca. El intenso frío del agua, tal vez también un goljje con la ca- 
beza contra la dura pared rocallosa, habrá contribuido a i^aralizar 
sus tentativas de salvataje. Tenía fama de hábil nadador, pero no 
podía haber ejecutado muchos movimientos en el agua, porque la 
toalla mencionada no se había desprendido de su cuer^jo. 

A consecuencia del trágico suceso se hizo alto por el resto del día 
y nos quedó tiempo de arreglar nuestras colecciones y de sacar nues- 
tros equipajes, como carpa, cobijas, papeles, etc., mojados desde al- 
gunos días por la abundancia del rocío. Emprendimos también una 
corta excursión aguas abajo del arroyo que rindió alguna cosecha 
zoológica. La orilla en esta parte se halla cubierta con tupidas matas 
de a cortadera Gynerium, encontrándose entre ellas acá y allá me- 
chones, de las que sobresalen los tallos más elevados de Cruciferas y 

T. XXI 22 



338 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

otras gramíneas semialtas, notándose también manclias desnudas y 
otras cubiertas de césped. Con frecuencia observamos en los mato- 
rrales de Gynerium la Embernagra platensis Gm., mientras en los si- 
tios más libres corrían individuos de Synallaxis anthoides King-. Es- 
pantada se levanta esta especie, casi (completamente a guisa de los 
representantes del género Anthus, con vuelo irregular en los aires, 
para volverse a asentar un i^oco más allá en el suelo. Jamás hemos 
visto al animalito posado en los tallos de alguna gramínea u otro si- 
tio parecido. Cuando alguien se le aproxima queda por un rato in- 
móvil en el mismo lugar, i^ara recién entonces levantarse, pero n<> 
directamente a otra parte, sino después de haber eíectuado en el 
aire varios vuelos cruzados. Aquí cazamos dos ejemi^lares para nues- 
tras colecciones, un macho viejo y otro joven. Al último falta com- 
pletamente la mancha amarilla en la garganta, mostrando en esta 
parte del cuerpo un colorido blanquecino. Abunda también una em- 
beriza DonacoHpiza albifrons VieilL, especie no menos interesante, 
que falta en las provincias interiores del país, observándola nosotros 
aquí por primera vez en libertad. El animal ostenta un proceder cu- 
rioso : posado en la punta de un tallo prominente se eleva, al ser 
espantado, con extraño vuelo cinco o seis metros derecho en el aire, 
para volverse a asentar de nuevo en la extremidad de un tallo ve- 
cino, pero jamás en el suelo desnudo; probablemente se ocupa de la 
caza de insectos volantes. En el curso de nuestro viaje no lo hemos 
encontrado otra vez. Al regresar, nótase también una gran bandada 
de tórtolas, Zenaida maculafa Vieill., cuya especie se observa sólo 
excepcionalmente aquí en la ijampa desprovista de árboles, porque 
por sus costumbres se halla más ligada a los territorios boscosos. De 
los armadillos habitaban los alrededores del fortín, la «mulita» Prao- 
pus hybridus Desm., especie la más apreciada por los habitantes 
a causa de su carne suculenta, y el muy divulgado zorro pampeano 
Canis azarae Wat., cobrando al día siguiente otro hermoso ejemplar. 
En cuanto a insectos nos apoderamos de varios pequeños coleópteros. 
Varias tentativas de hallar moluscos en el arroyo Salado fracasaron 
casi del todo. 

Las observaciones botánicas que aquí pudieron hacerse, tampoco 
resultaron muy copiosas. Las paredes de la zanja que rodea el fortín 
ostentan una superabundancia de Chenopodias y Baccliaris pingraea 



A. DOERING Y V. LORENTZ : EXPEDICIÓN AI. RÍO NEGRO 339 

D. O. Desde lejos se divisan grandes matas de Gynerium como tam 
bien penachos de una otra alta y esbelta gramínea que es frecuente 
enceste lugar. Se presenta airoso y de elegante aspecto, especialmente 
cuando por la mañana se halla cubierta de gotitas de rocío cual per- 
litas de plata y forma isletas en la vegetación pampeana. Es la bella 
Airopsis millef/rana Gr. que ya antes se había visto ocasionalmente. 
También el alto Eryngium aun nos acompaña. Nuestra cosecha du- 
rante este día se redujo a las siguientes especies : SaUcornía gaudi- 
chaudlana Mocan. (?) Lepidíum puhescens Desv., Ambrosia ncabra H. A., 
Hinapis napas Gr., ¡Sisymbrmm canescens íTult., Erigeron sordidus Gilí., 
Chenopodium glaucum L., Gnaphalium cheirantifolium Lam., Solidago 
UnearifoUa D. C, Gnaphalium sp., Baccharis pingraea D. C. y varias 
otras ])lanta8 de difícil determinación i)or el momento. 

Jueves 24 de abril. — Al amanecer se efectúa el sepelio del malo- 
grado joven; los sacerdotes le dan la última bendición, consagran la 
tierra de su última morada y dicen los responsos. Un gran trozo de 
tosca sirve a su eterno descanso de almohada, otro se le coloca al 
lado y una sencilla cruz, preparada de antemano por sus amigos de 
infancia, fué plantada sobre el túmulo. Un corto rezo de toda la con- 
currencia y se continúa la marcha al desierto. 

La madrugada era brumosa, pero un fuerte rocío permitía esperar 
buen tiempo. Sin embargo, la neblina era tan densa que los señores 
doctores Doering y ííiederlein se extraviaron durante una excursión 
lateral y recién muy tarde volvieron a reunirse con el resto del con- 
voy, la que no siempre está exento de peligros, porque se nos decía 
que a veces vagaban desertores y merodeadores por el campo, dentro 
de la frontera militar, que con gusto robarían a viajeros aislados. Lle- 
garon los perdidos en el oportuno momento de servirse el almuerzo y 
para celebrar el feliz regreso de los desertores, se les brindó una 
buena copa de « vino seco ». Para este alto se había elegido la orilla 
de una laguna bastante grande, laguna de las Bandurrias. En este 
lugar se cambiaron los caballos de tiro y una nueva tropilla de ani- 
males bastante chucaros fué traída por indios armados de largas lan- 
zas. Eran hombres de fisonomías genuinamente indias, pero mucho 
más claros de cutis que los vistos en Fuerte La valle. El campo ofrece 
poco de interesante, su carácter demuestra que su mayor parte debe 



340 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

convertirse con tiempo lluvioso en pantanos. Por esto podíamos feli- 
citarnos doblemente del buen tiempo, porque de lo contrario hubié- 
ramos necesitado ])ara atravesar ciertas partes, ocupando tanto días 
como horas en esta ocasión. Todas estas dificultades habían sido pre- 
vistas y tomadas en consideración por el Estado mayor al elegir hi 
estación del año para la exiDedición, porque durante el verano muchas 
de estas regiones son intransitables a causa de las aguas estancadas, 
inconvenientes que sin duda desaparecerán más tarde con la entrada 
del arado y el cultivo intensivo de grandes áreas de campo. 

Ante nosotros se levantan fantásticamente de entre la neblina 
grandes grupos de matorrales de Gynerium, para desaparecer otra 
vez en ella. Alternan con ellos tupidos mechones de otras gramíneas 
altas con viejas y blanqueadas espigas. Después atravesamos exten- 
sos bosques de juncales, Scirpus riparius Prl., indicando los sitios de 
oportunas lagunas, pero que hoy felizmente se encuentran secas. 
Densas colonias de matas de mostaza silvestre ya muertas, suminis- 
tran abundante leña, que se usa" para preparar diversos asados y chu- 
rrascos o se lleva como provisión, atado en manojos en los carros. 
También un gran Poli/fiomim contribuía al almuerzo de nuestra gente. 
Tiene grandes hojas acidas y una gruesa raíz amarilla comestible. Por 
estar incompleto el ejemplar hallado, no pudimos determinarlo. La 
laguna es, hasta donde la vista alcanza a x^enetrar a través de la 
neblina, un hermoso y extenso espejo de agua, cubierta por espesas 
malezas de juncos y cortaderas altas, repletas de aves acuáticas, 
mientras otras pescan en su superficie. Deploramos no poder empren- 
der una cacería eficaz; pero el agua había sido ya revuelta ])ov los 
animales de tiro y silla abrevados allí. Esto era tanto más sensible 
cuanto esta laguna era la más espaciosa y más densamente poblada 
por individuos y especies de cuantas hasta ahora habíamos encon- 
trado. Las numerosas bandadas de patos ya se habían retirado a su 
interior, tras los matorrales de juncos, y el ruido de sus gritos, entre- 
mezclados al unísono de una que otra bandada volando en la superfi- 
cie, permitían suponer multitudes extraordinarias. Árdea egretta Grm., 
la garza blanca de copete, como de costumbre, estaba también aquí 
representada; Cinclodes fmcus Vieill., Gentrites niger Bodd. y una 
pequeña tropilla de chorlitos, Endromias modesta Licht., corrían por 
el borde; en el agua poco profunda de la orilla andaba uua colonia 



A. DOERING Y P. I.ORENTZ : EXPEDICIÓN AL KÍO NEGRO 341 

de Tringa, probablemente Tringa dorsalis Licht. Una gran bandada 
de jilgueros, iSycalis arvensis K^itÜ., ocupándose de sus quehaceres en 
las' malezas de mostaza y en el césped de la ribera, animaba los alre- 
dedores con su extraño canto vibrante, ejecutado naturalmente más 
entrecortado y con menos animación que durante la estación estival. 
En los aires se notaban, revoloteando como curiosas encima de la 
laguna, varias aves de rai)iña, numerosos individuos de Gircus cine- 
retes Yieill., Milvago chimango Vieill., un pequeño aguilucho, Bufeo 
erythronotuH King., en todas escalas de edades y colores, hasta el relu- 
ciente blanco del vientre; un milano, Elanus leiicurns Vieill. y otra 
ave de raj^iña de mayor tamaño, probablemente Btiteo pterocles Temm. 
De moluscos abundaba en el agua Planorbis peregrinus d'Orb. y no 
escaseaba Ancylns concentricus d'Orb. Los bordes de la laguna eran 
en parte no pantanosos sino rocallosos a causa del afloramiento de la 
tosca, en la que se hallaba, especialmente en un sitio de la orilla me- 
ridional, un hermoso manantial de agua clara y sabrosa, que nacía 
directamente de la tosca rocallosa y la que debía probablemente su 
origen a una capa de arena cubierta por tosca y extendiéndose hasta 
la montaña, siendo nutrida por sus aguas. Estos verdaderos manan- 
tiales en la llanura de la pampa son infortunadamente muy escasos. 
Los alrededores nos rindieron bastante cosecha botánica, cuya enu- 
meración daremos más tarde, pues teníamos, a causa del alto de tres 
horas, tiempo para coleccionar. Al fin venció el sol la neblina y a la 
una de la tarde nos pusimos nuevamente en marcha. Ahora emijezó 
Helios positivamente a molestar, ardía con un calor húmedo y creaba 
para los tábanos un estado de atmósfera que los predispone en espe- 
cial para sus ataques. Un poco más allá de la laguna, en un sitio 
poblado de matas altas encontramos una gran bandada de estorninos 
palustres, Pseudoleistes virescens Vieill., alrededor de 200 ejemplares, 
cobrando algunos. Esta especie es bastante frecuente en el sur, espe- 
cialmente en los distritos cubiertos de esteros, ricos en cortaderales, 
y vive siempre en grandes colonias, migrando de laguna a laguna y 
ofreciendo con el vivo colorido dorado de su plumaje un galano 
aspecto. Mas hermoso y brillante aun es el diseño de su pariente, 
Xanthosomus fiavus Gm., que lleva una vida análoga y se hallaba en 
este caso reunido con la bandada antes citada, en un número de más 
o menos veinte individuos. Esta esj)ecie parece ser mucho más rara: 



342 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

porque aparte de esta ocasión sólo la volvimos a encontrar una 
vez más. 

íTuestra marcha terminaba por hoy después de unas cuatro leguas 
en el fortín Fe, que parece ya ser un poco más importante que los 
anteriores, porque también tenía agregada una, si bien muy modesta, 
pulpería. El campo, entre la laguna de las Bandurrias y el fortín Fe, 
es cada vez más ondulado; atravesamos grandes trechos de bajos, 
donde la vegetación, especialmente de las gramíneas, indica que son 
temporariamente anegadizas; faltan, sin embargo, aquí completa- 
mente las partes salitrosas o la flora correspondiente. Los bajos de 
estas ondulaciones alternan naturalmente con ligeras elevaciones 
cubiertas con tupida capa de gramíneas bajas y tiernas o semialtas, 
que deben constituir una excelente pacedura para el ganado. Debajo 
del fortín Fe se encuentra una depresión bastante honda, cuyo fondo 
se halla ocupado por una laguna larga o un arroyo corto, o también 
tal vez un intermedio entre ambos, denominado Sauce en el mapa, 
probablemente porque anteriormente sus orillas estarían adornadas 
con algunos de estos árboles. Pasamos esta depresión, subimos al 
otro lado y acampamos en una bonita colina, en cuya vegetación 
pampeana se entremezclan numerosos « gringos » vegetales, indi- 
cando de esta manera que había antes aquí una colonia. Hallábamos 
cardo asnal, trébol, mostaza, hinojo, etc. Las gramas consisten en su 
mayor parte en pasto fuerte, es decir, mechones aislados de duras 
hojas punzantes. Como llegáramos temprano, nos restó tiempo para 
un muy necesario baño en el arroyo, cobrándose en esta ocasión algu- 
nas plantas interesantes. 

Las orillas densamente pobladas con abundante vegetación" rindie- 
ron algún botín en insectos. Libélulas y numerosos mosquitos zum- 
baban alrededor del campamento, sin embargo, no se verificaron 
nuestros temores de que éstos nos causarían una noche molesta, por- 
que a la oración refrescó bastante, de manera que suprimieron sus 
agresiones. En el atado de Ceratophyllum que trajo el doctor Lorentz 
del arroyo, hallamos también una especie de moluscos muy caracte- 
rísticos para toda la pampa meridional, la Faludestrina Parcliappü 
d'Orb. en numerosos ejemplares. 

Entre tanto se habían armado las carpas para la noche, una que 
otra fogata ardía ya y cada uno se acomodaba como mejor i)odía, 



I 

A. ÜOKUIXG Y V. LOUKXTZ : EXPEDICIÓN AL RIO NEGRO 343 

cuando de repente una gran alarma, interrumpió en sus o(;upaciones 
l)acífi(;as a los habitantes de la ciudad de tiendas de campaña. Se 
lial>ía descubierto primeramente en nna, después en otra carpa, una 
gran culebra y una investigación más detenida produjo el hallazgo 
de varias más. Parecía efectivamente como si el retacito de tierra, 
donde se había asentado el campamento, estuviera especialmente 
infectado por estos repugnantes bichos. Kápidamente, cual si sin- 
tiera ya el colmillo ponzoñoso en sus carnes, se levantó cada cual. 
Las cobijas y demás equipajes guardadas en las carpas fueron saca- 
das afuera para revisarlas y las proximidades de cada vivienda noc- 
turna sometidas con cuchillo y espada a un prolijo examen. Eiecién 
entonces volvió un poco de tranquilidad ; sin embargo, muchos se 
habrán recogido con i)revención de una nueva invasión del odiado 
reptil. Era en principio sólo la inocente e inofensiva culebra gris, Lio- 
phis Merremii Wgl., causante del espanto general; pero dándose en 
seguida muerte a ima excesivamente grande y hermosamente pintada 
hembra de la víbora de la cruz meridional, Heterodon íV OrhignyiDwm. 
Bbr., de manera que el recelo general no había sido injustificado, a 
pesar de que la baja temperatura de la noche disminuía el peligro. 
Estas congregaciones de culebras y víboras se observan general- 
mente en los parajes donde abundan los pequeños roedores, que son 
la presa preferida de los desagradables ofidios. De estos murinos 
abundan en aquellas regiones el Hesperomys //ríseq/írtríí.s Waterh.; un 
pequeño conejito, la Cavia australis Geoíí". y el ocultuco, Ctenomi/s 
magaUanicus Benn., y j)arece que las colonias de la iiltima especie 
son las causantes principales, con los numerosos caminos o tiineles 
subterráneos y cuevas que ellos suelen cavar al estilo de los topos y 
en los cuales las víboras encuentran un excelente refugio. Es un 
pequeño roedor muy interesante que lleva su nombre de « tuco » 
debido al sonido particular que produce su gruñido y que se asemeja 
a un ruido de dos golpes secos, oídos a la distancia. Sus galerías sub- 
terráneas son horizontales y generalmente muy superficiales; parece 
(pie el animal las cava, consumiendo a la vez el tejido de raíces de 
gramillas y de otros yuyos que encuentra en este camino y de trecho 
en trecho existen cuevas o pozos más anchos y profundos, tal vez 
para depósitos, cuyos hoyos, invisibles desde la superficie, son muy 
desagradables y hasta j)eligrosos para los ginetes, porque no resisten 



344 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

a las pisadas de los caballos y los cuales cada vez con visible des- 
agrado liacen la cruzada a través de estos « guadales ». 

Este roedor en la actualidad vive solamente en las regiones frías 
del sur y sudoeste, abundando en los valles del río Negro y río Colo- 
rado y no llega en su propagación geográfica basta la provincia de 
Córdoba. Pero en otra época no rany lejana, al extinguirse el supuesto 
período glacial, la especie se encontró con abundancia en los alrede- 
dores de Córdoba, como, por ejemplo, en los altos del Observatorio 
astronómico, donde sus liuesitos y restos se hallan a una profundidad 
de uno a tres metros debajo de la actual superficie de la llanura, en 
los correspondientes estratos de la formación pampeana superior, 
prestando así un indicio más en testimonio de la existencia de un 
pasado período de enfriamiento en nuestro continente austral, donde 
algunos escépticos han pretendido negarlo. Lógico nos j)arece supo- 
ner que la llanura de Córdoba, con sus colonias del Gtenomys aus- 
tral en aquel período, debía reunir condiciones climatéricas aná- 
logas a las que en la época actual se encuentran en el norte de la 
Patagonia, a unos seis a siete grados de latitud más al sur de Cór- 
doba. El estudio de la vida de los pequeños mamíferos roedores, de 
fauna tan variada y abundante en Sud América, las condiciones de 
su propagación geográfica y climatográfica, su predilección para cier- 
tas plantas circumi^olares o alpinas como alimento y otros incidentes 
característicos; este estudio y sus resultados ha sido una verdadera 
revelación y un poderoso auxilio para descubrir las oscilaciones cli- 
matéricas y faunas sucesivas durante los períodos glaciales e inter- 
glaciales de Europa, en el examen de los estratos del suelo donde 
dichos roedores se sepultaron. Pero esta clase de averiguaciones 
ha sido completamente descuidada hasta ahora en nuestro conti- 
nente. Por lo demás son muchas y muy variadas las teorías sobre e 
origen y transcurso de esta oscilación climatérica, j^ara la cual algu- 
nos exigen una duración de centenares de miles de años. 

Todas las observaciones, tanto en el hemisferio del norte como en 
la Australia, inducen a suponer que aquella llamada época glacial, 
diluvial o cuaternaria, no debe haber tenido un carácter continental o 
localizado, sino que fué general sobre toda la tierra. Pero lo que gene- 
ralmente no se tiene presente es que en aquella época, a más del des- 
censo de la temperatura media sobre la tierra, había, más o menos 



A. nOERIXG Y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 345 

independiente de este incidente, a la vez un aumento extraordinario 
de precipitaciones meteóricas o lluvias torrenciales, que dejaron los 
testimonios de su actividad en forma de inmensos depósitos de aca- 
rreo fluviátil, no solamente en las regiones septentrionales, congela- 
das entonces, de Europa y Norte América, sino también en todas las 
comarcas subtropicales del Asia, África y Australia. Así es que el 
nombre de « diluvial » aplicado a la época cuaternaria, es sumamente 
característico y acertado, sin que nosotros los geólogos nos preocu- 
pemos mayormente del sentido novelístico, más o menos efímero, 
que a este término han dado las teorías del famoso estadista hebreo y 
historiador moiseista Ezra, en sus ideas filosóficas sobre el «génesis». 
Así es que la época empezó con un período de excepcionales lluvias 
y precipitaciones en todas partes déla tierra, perfectamente reconos- 
cibles en sus efectos también en las regiones subtropicales, donde 
nunca llegaron las heladas. Como en la actualidiid estos fenómenos 
meteorológicos sobre la tierra tienen conexión íntima con las man- 
chas solares, es lógica la suposición que lo mismo habrá sucedido 
también en una época próxima pasada y que un estado crítico en el 
desarrollo de la supertície del sol, el generador universal del clima 
sobre la tierra, habrá motivado con probabilidad el fenómeno, expli- 
cando a la vez su carácter sincrónico sobre toda la tierra durante la 
época pleistocena. 

Como dijimos más arriba, había sido rica la cosecha botánica de 
ese día. Aparece ya aquí un arbusto leñoso, una Rhamnaea , que más 
tarde determinamos como Discardia fehrifuga Mart. ; se la encuentra 
en partes con mayor frecuencia y sirve en la pampa despro\ista de 
árboles, con sus largas y gruesas raíces, como combustible, reempla- 
zado en otros lugares por Eryyiginm, Sinapís^ Viznaga o estiércol 
seco. Observamos a más en los alrededores de la laguna de las Ban- 
durrias, las siguientes especies de plantas : el mencionado Polygo- 
num; luego de sus aliados Riimex maritimuH L. vel sp. próxima, 
Blitum ruhrum Rchb., Malvastnim sulphureuní Gr., Malva ^p., Hydro- 
cotyle bonariensis Lam., cubriendo las partes anegadizas grandes tre- 
chos, Eclipta alba Hassk., Erigeron sp., ¡Senecio GilliesU Phil., Áster 
limifolius L., Baccharis tenella H. A., Solamim nigrum L. var. humile 
Bernh., Solamim chenopodiifolium Dun., Heliotropium curassavicum 
L., Verbena intermedia Gilí., Hordeum secalinum L., Atropis carinata 



346 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Gr., Paspalum distichum L., Cyperus vegetus W., Cyperus sp., Scirima 
maritimus L., Scirpus piingens Vabl. (?). En el campo cerca de fortín 
Fe encontrábamos en la orilla del arroyo : iSpergularia granáis Camb., 
CeratopliyUum anstrale Gr. y Crantzia lineata D. C, Oenothera odo- 
rata Jacqu., Baccharis cyUndrica D. C, Baccliaris pmgraea D. C, 
Baccharis platensis 8pi., Facelis s,i^., Gonyza chilensiit Spr., Wahlen- 
bergia linarioides A. D. C, Distichlis prostrnta Desv., Airoima mille- 
grana Gr., Calamagrostis mnntevidensis iís. 

Viernes 25 de abril. — Hoy debíamos recorrer im largo camino : 
hasta el fuerte Giiaminí, según se decía catorce leguas, razón por la 
(pie se dio temprano la orden de salida. Efectivamente el tren rodante 
ya estaba en marcha a las cinco de la madrugada, mientras nosotros, 
])udiendo movernos más rápidamente a caballo, salíamos algo más 
tarde. Cerca del campamento observamos un sitio donde la mencio- 
nada Biscardia febrífuga Mart. se halla en abundancia y también 
empieza a hacerse notar el Erodium eicutariuní L'Her. Es el alñleri- 
]lo, que desempeiía en la formación patagónica, como también en 
muchas altiplanicies de las montañas, un papel tan importante como 
forraje. Este vegetal es una planta inmigrada, la que no se adapta, 
como tantas otras, al cambio <le láfe estaciones en el hemisferio del 
sur, sino que crece y florece tal como era su hábito en su suelo natal 
del hemisferio del norte. Ofrece así en la región patagónica a la 
hacienda, especialmente a la lanar, en unión con el trébol, medicago, 
etc., abundante pastaje en una estación, cuando las plantas autócto- 
nas reposan y la hacienda importada y desacostumbrada sufriría o 
tal vez sucumbiría. La pampa es aun bastante ondulada y ofrece los 
cambios de vegetación sujetos a esta circunstancia; no es muy abun- 
dante y casi sin flores, porque hasta la persistente Oxalis falta casi 
del todo; no obstante, el trecho recorrido es rico en pasto, escaseando 
las partes pantanosas con cortaderas. 

En los costados del telégrafo levantáronse nuevamente varios indi- 
viduos lesionados de Sturnella BefiUppii Bp. Frecuente era, general- 
mente sentado en la punta de un poste de telégrafo y mirando en su 
derredor, el ya mencionado Buteo erythronotus King., de cuya especie 
se consiguieron dos hembras, una adulta y otra joven, ambas entre sí 
de muy distinto plumaje, y no mostrándose las aves muy ariscas. El 



A. DOERING Y r. I-ORENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 347 

aiiiuial joven se distingue considerablemente del adulto, y a quien no 
conoce los escalones intermedios entre ambos, difícilmente se le ocu- 
rriría en el primer momento que se trate de la misma especie. El 
vientre puramente blanco de los animales viejos, ostenta en los más 
jóvenes bandas transversales (mduladas de un color herrumbre, la 
garganta es blanca-amarillenta y la faja transversal obscura al extre- 
mo de la cola sólo vagamente indicada. La parte superior es par- 
dusco-amarillenta con pintas y manchas nuxs obscuras y una raya 
negruzca conduce desde la tapa de los oídos hasta los ángulos del 
pico. Al aumentar la edad del ave, los diseños de pintas y manchas 
desaparecen más y más y el vientre llega a un blanco puro. En la 
parte superior, el plumaje sobre las axilas se tiñe gradualmente de 
rojo-herrumboso, el resto de ceniciento y finalmente se pronuncia la 
bien demarcada y hermosa distribución de colores, que hace de esta 
ave de rapiíla una de las más gallardas de su género. 

Nuestro primer descanso de hoy fué cerca de fortín Constancia, 
donde llegamos a eso de las 10 y media de la manaua. En las cerca- 
nías se observa con frecuencia Baccharin ahsinthioides D. C, que 
conocíamos desde Córdoba como formación vegetal característica y 
que también se halla en ambas riberas del Paraná, sin tener poder 
suficiente para franquear el río Montiel. Pasando el fuerte Constan- 
cia, el campo se muestra cada vez más montuoso, sien(h) las ondula- 
ciones muy suaves. En general era el terreno un poco más alto y seco 
que los hasta ahora atravesados y en consecuencia poco animado del 
punto de vista zoológico. Aquí y allá habitaban colonias de Atta 
Lundi Guér. La capa Aegetal del suelo es bastante tupida. Las dife- 
rentes formaciones de vegetación de la pampa en sus distintos mati- 
ces de colores, se siguen en listas, una tras otra, y comunican así 
alguna variación a la monotonía déla interminable llanura de césped. 
Nuestros animales se hallaban cansados y los carros marchaban más 
lentos que de costumbre, jjodíamos por consiguiente adelantarnos 
gran trecho y reposar hasta que nos alcanzara el pesado convoy. Las 
vizcacheras abundaban ahora y brindaban la ocasión de escribir 
apuntes cómodamente sentados. 

Hasta el j)róximo fortín Trabajo, teníamos por de pronto que ven- 
cer una extensa loma, después un pequeño arroyo, más allá otra suave 
elevación, para vadear un nuevo riacho y subir la pendiente de su 



348 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

orilla, donde se liallaba el fortín mencionado. Estas lomas están des- 
provistas de toda vegetación, sólo en los bajos se notan grandes ma- 
tas de Gpnerium. Hasta el alto Eryngium ha desaparecido localmente 
y está reemplazado, como ya fué mencionado, por la I) i scardia febrí- 
fuga Mart. Este fortín se distingue poco de los demás, tiene como 
guarnición dos hombres y un hermoso cañón de la época española 
con la fecha del año 1726. 

A la 4 y media de la tarde la columna se volvía a poner en movi- 
miento, siguiendo la línea del telégrafo en dirección a Gruaminí. En 
la mitad del camino encontrábamos un ordenanza con la orden para 
el comandante del convoy de desviarse hacia la izquierda y tomar el 
camino que conduce directamente a Carhué, y en caso necesario de 
servir de guía. Los animales estaban muy cansados y marchaban 
cada vez más despacio; bajábamos de nuevo en una ligera depresión, 
donde la vegetación empieza a variar un poco. Las supuestas tres 
leguas que aun debíamos marchar se estiran interminables y la obs- 
curidad envuelve todo en su manto impenetrable. A guisa de guía, 
manda el comandante Pico encender los dos faroles de su carruaje y 
al fin éstos hacen alto : hemos llegado a nuestro campamento para la 
noche, a orillas de la laguna. 

ySáhado 26 de ahril. — A las 4 de la madrugada se tocó diana, el 
intervalo hasta el amanecer y ensillar era particularmente des- 
agradable a causa de la profunda obscuridad y el fuerte rocío que nos 
mojó considerablemente. La laguna es bastante extensa, cubierta de 
juncales y cortaderas y de agua poco i)rofunda, la vegetación no ofre- 
ce nada extraordinario. Pudiera sólo mencionarse Vittadinia trifur- 
cata Benth., la que no nos acordábamos ya haber visto en el curso 
del viaje, a igual que un aislado mechón de Atriplex. Un Amaranthu.s 
de hojas rojas crecía en la orilla del agua y grandes matas de Gyne- 
rinm con sus altos tallos y penachos aparentaban a indios con sus lar- 
gas lanzas, como desde ayer nos acompañaba. Lomas suaves limitan 
el horizonte. 

Las tupidas cortaderas de la laguna estaban por la mañana densa- 
mente pobladas j)or numerosas bandadas de Pseudoleistes virescens 
que allí habían hallado su refugio nocturno. Entre ellos se encontra- 
ban tauíbién algunos individuos de Xfmthosomus favns Gm. De casi 



A. DOERING V I'. LOKENTZ : EXPEDICIÓK AL lííO NEGRO 349 

cada una mata de Gyncrium se oía el canto matutino de una emberiza 
Umbernaf/ra platensis Gm. El interior de la laguna, oculto a la vista 
l)or densos juncales, estaba habitado por grandes bandadas de todas 
clases de aves acuáticas. Observóse aquí también un aislado indivi- 
duo de un motoso MuHciaxicola capistrata Burm., (jiie corría en el 
borde de un pequeño charco cerca del camino. 

El terreno que atravesamos desde ahora empieza a ser de pronto 
quebrado y conserva este carácter hasta Carhué. Las colinas consis- 
ten como todas las del sur de Buenos Aires interiormente en un nú- 
cleo de tosca con una capa de tierra de más o menos un metro de es- 
pesor; las cañadas entre ellas representan los lechos de antiguas 
corrientes de agua. El suelo en estos distritos es un poco suelto y 
arenoso y menos rico en humus que en los campos pasados hasta aquí, 
no obstante la capa de césped es relativamente hermosa y tupida, 
vsiendo éstos campos excelentes para el pastoreo. Están además zur- 
eados frecuentemente por arroyos, con los que se podrían regar ex- 
tensas superficies convirtiéndolas de esta manera en espléndidos 
campos de agricultura. 

Gracias a nuestros frescos y fogosos caballos y a la hermosa ma- 
ñana cubríamos las cuatro leguas y medias hasta Fortín Recompensa 
€n una hora y cuarto llegando los jiesados carros bastante más tarde. 
Éste era de todos los fortines pasados el más insignificante, consis- 
tiendo en un solitario rancho con techo de cueros. Un antiguo cañón 
<le buque servía para señales. Mostaza silvestre y otras cizañas pu- 
lulaban aquí y el zorrino debía tener una especial predilección por 
estos lugares, porque sentíamos tanto ayer como hoy constantemente 
su repugnante olor. En un somero valle bajo el fortín susurra el 
arroyo Guaminí, un río bastante caudaloso con dirección hacia el 
oeste y que ostenta en cierto lugar una jjequeña cascada. Con las ale- 
gres y verdes colinas presenta un cuadro halagador, del que podía- 
mos disfrutar por algunas horas, porque era preciso construir pri- 
mero un vado a través del arroyo para los carros. El agua del Gua- 
miní es clara y de buen jialadar y estaba animada por una pequeña 
bandada de Querquedula cymioptera Yieill. El fondo un poco gredoso 
del lecho se hallaba cubierto, especialmente en las partes de poca 
agua, con innumerables individuos de la Chilina Parchappii D'Orb., 
esa especie de moluscos tan característica de la región accidentada 



350 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

de la pampa meridional, de manera que pudimos enriquecer nuestras 
colecciones con algunos cientos de ejemplares que en este arroyo pre- 
sentan una variedad intermedia entre Ch. Parchapjñi y Ch. Puelcha 
D'Orb, del río ]üíapostá. Cogimos también algunos escarabajos acuá- 
ticos, por ejemplo el interesante Berosus undatus Fabr. 

Luego atravesamos en ligero galope el hermoso paisaje montuoso 
apareciendo a lo lejos barrancas bastante elevadas que probablemen- 
te encierran el valle del Guaminí. A eso de las dos de la tarde llega- 
mos a orillas del arroyo Venado, un bonito riacho con barrancas de 
tres a cuatro metros de altura corriendo también en dirección occi- 
dental. En un rincón un poco húmedo y sombrío de la barranca, don- 
de las cizañas formaban un bajo matorral, recogimos ejemplares vivos 
de un caracol palustre Siiccinea meridionalis D'Orb. j especialmente 
de la más rara Suecinea Eosarinensis Doer. El animal de la última es- 
j)ecie se distingue de la primera por su color mucho más claro y uni- 
forme y es más fácil distinguir entre sí los animalitos vivos que sus 
cascaras que son bastante parecidas. La capa de tierra un tanto are- 
nosa encima de la tosca es de dos a tres metros de espesor. En una 
rotura de la barranca causada por la excavación de las aguas se ob- 
servó que la capa de tierra estaba entremezclada frecuentemente con 
conchillas de la Suecinea. Esta observación era de importancia, por- 
que conducía a la confirmación de la hipótesis de que la delgada y 
suelta capa de tierra, que cubre la formación de tosca en el sur y re- 
llena el valle del arroyo, debe considerarse principalmente como capa 
cólica, pues en todas las partes donde estos moluscos fueron deposi- 
tados por el agua, solían hallarse en comunidad con ellos también la 
especie acuática Planorhis peregrinus D'Orb. Al examiuir más deteni- 
damente las barrancas se cobró también un fugitivo ejemplar de una 
hermosa culebra Liophis reginae L., cuyo animal habita tanto aquí 
como en otras partes principalmente los declives de tosca de las ri- 
beras de los ríos. Aparece también de nuevo como planta caracterís- 
tica la Gaillardia scabiosoides B. H. 

Después de una corta marcha se hizo un alto de dos horas al otro 
lado del arroyo para cambiar de caballos. Hasta la próxima elevación 
había que atravesar aún dos pantanos, lo que durante la estación 
húmeda debe presentar considerables dificultades. A un lado del ca- 
mino se notaba una laguna bastante extensa y despejada, circundada 



A. DOERING Y V. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 351 

de verdes juncales y poblada por Fúlica anniillata Vieill., Querque- 
dnla cijanoptera VieilL, Gallinago paraguayae Vieill., Cisihotorm phi- 
terísis Lath., Vanellm cayanensis Gm., etc. La cima de la próxima 
loma es alargada y se estira hasta descender gradualmente al valle 
de Carliné. Al llegar a la cima se i^resenta una hermosa vista del 
valle y de las colinas opuestas seualándosenos entre ellas al cerrito 
Carhué. En lo alto de una loma dominaba un fuerte, en el bajo se di- 
visaban las casas y fortificaciones de la población, de las que ann nos 
separaba un largo trecho. Marchábamos por camjíos cubiertos con 
tupido pasto, refugio de innumerables perdices. Los indios se diver- 
tían tan agradable como útilmente atravesándolas con sus lanzas. 
Como de costumbre se dan algunas vueltas alrededor del ave, se le 
acerca la parte inferior del cabo de la lanza, provista también con 
punta aguda y se la mata con un corto y rápido golpe. De todos los 
métodos de caza inventados durante el viaje, éste nos parecía el más 
divertido y sencillo. Hicimos aquí una observación, que nunca antes 
tuvimos ocasión de hacer. El ave tenazmente perseguida trata de 
substraerse a su adversario no sólo volando y corriendo, sino que en- 
tra también sin más trámites en las cuevas de quirquinchos o vizca- 
chas que halla a mano. Con frecuencia se notó al mochuelo de los 
pantanos Otns hrachyofns Forst. La exuberante capa de césped era 
casi pura y sin mezclas, no observándose ninguna Hor. 

Los carros marchaban hoy con suma lentitud y el sol se inclinaba 
hacia el horizonte cuando llegamos a la zanja y muro de más de cin- 
cuenta leguas de largo que había mandado construir el anterior mi- 
nistro de Guerra doctor Adolfo Alsina, para con ellos proteger la 
frontera avanzada contra ios indios. La seguridad consistía princi- 
lialmente en la circunstancia que los indios no ensenaban sus caba- 
llos a saltar y franquear obstáculos de cierta altura, por consiguiente, 
debía la ancha y profunda zanja lo mismo que el muro bastante alto 
oponer considerables dificultades a sus invasiones. Cuando se j^ropo- 
nían traspasar la frontera necesitaban i)erder, sin poseer imi)lemen- 
tos adecuadas, bastante tiempo para demoler una parte del muro o 
de la zanja y formarse de esta manera una brecha. La zanja acompa- 
ña, como queda dicho, la frontera guarnecida densamente con forti- 
nes y de cada uno de ellos se despachaba todas las mañanas una pa- 
trulla, que debía revisar el trecho correspondiente al respectivo for- 



352 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

tín. De esta manera no era difícil para las guarniciones en caso de 
Laber violado los indios la frontera, constatar el Ingardel paso, como 
también la dirección de su marcha y su aproximada cantidad y em- 
])render una eficaz persecución de los malhechores. La experiencia de- 
mostró, sin embargo, más tarde que estas fortificaciones fronterizas 
surtían poco efecto y hoy por hoy tenían solamente un interés histó- 
rico, marcando la última fase de la época de guerras defensivas con- 
tra los indios. Ese método guerrero constituía el epílogo de los tiem- 
pos, cuando la población del país era muy rala y las sui>erficies por 
dominar desproporcionalmente mayores. Hoy en día se conoce en la 
guerra ofensiva un medio radical, para librar el país de la plaga de 
salvajes y gracias a su empleo el tiempo de las grandes invasiones 
de indios debe significarse como perteneciente al pasado. El reming- 
t<>n y las demás armas de carga rá])ida o de repetición han tenido 
una liarte importante en este resultado favorable. 

Pasamos grandes quintas, en parte cultivadas con alfalfa, cercadas 
con zanja y muro, y penetramos ya entrada la noche en la población, 
l)ara acampar en una plaza despejada al lado del cuartel. La cosecha 
botánica de ese día resultó insignificante, aparte de los vegetales 
mencionados arriba podría mencionar aíin Milicum lanatum E. S., 
Atriiñex pam;pariim Gr. y un aislado arbusto de Prosopis striata Benth. 
como el primer precursor de la formación j)atagónica de los arbustos. 



II 



DE CARHUE A NAEAN-OHOIQUE 

Uomin(io 21 hasta martes 29 de abril. — Durante estos días nos 
quedamos en Carhué; en la mañana siguiente a nuestra llegada nos 
trasladamos a otra plaza, donde se había hospedado el señor general 
don Julio A. Eoca, quien nos recibió con suma afabilidad e hizo po- 
ner a nuestra disposición en su propia casa una habitación adonde 
fueron llevados nuestros equipajes y cada cual se acomodó de la me- 
jor manera]posible. 

Entre los oficiales tuvinu)s el placer de encontrar también a un 



A. DOERING V I". LOKENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 353 

antiguo conocido de Córdoba al joven subteniente don Eamón J. de 
Olmos, hijo de una familia aristocrática de la docta ciudad, quien como 
oficial joven llamaba merecidamente la atención por su distinguido 
trato de amable compañero y por su gallardo porte mar(;ial. 

Frente a nuestro alojamiento estaba el fuerte Lavalle, distinguido 
por un mangrullo, una armazón de madera que sirve de mirador ocu- 
ltada por un centinela. El resto del fuerte lo forma un espacio circu- 
lar elevado rodeado de profunda y ancha zanja con su correspondien- 
te muro. Las paredes de la fosa descubren más abajo tosca, arriba en 
un espesor de uno a dos metros greda salitrosa, con una vegetación 
de plantas halófltas, Ghenopodias, Saliconiia.s y algunas cizañas eu- 
ropeas, además Baccharis, mostaza, etc. Una cantidad de fuertes se- 
mejantes habían sido construidos en cortas distancias uno del otro. 
En la actualidad estaban abandonados y servían únicamente para 
adorno del paisaje. La población, que presentaba un aspecto. bastante 
lialagador, era muy extensa y consistía en su mayor parte en cuarte- 
les y otros establecimientos militares. Algunos pocos almacenes se 
entremezclaban, guardando inmensos depósitos de toda clase de pro- 
ductos de caza, cueros de ciervos, leones, zorros, zorrinos, plumas de 
aveztruz, etc. Artesanos casi no existían, por ejemplo ningún zapa- 
tero; las pocas necesidades de la tropa en composturas eran satisfe- 
chas por los artesanos militares o generalmente por aquella misma. 

Unas bonitas quintas ya fueron mencionadas, una de ellas, conte- 
niendo una linda casa de altos, pertenecía al comandante de la plaza 
coronel Lavalle, quien la mandaba trabajar con soldados en las horas 
que éstos se encontraban francos de servicio, haciendo con ésto una 
obra caritativa para con los pobres hombres que en estas soledades 
estarían bastante aburridos en sus momentos de ocio. Si las otras 
quintas pertenecían a oficiales o empleados de mayor graduación no 
hemos averiguado. Sauces y álamos se observaban en todas las huer- 
tas y parecían j)rosperar espléndidamente. Aquí sería un lugar sin- 
gularmente apropiado para crear una estación de ensayo para culti- 
vos de árboles en la Pampa; de esta manera podría constatarse qué 
especies prosperarían y cuyo cultivo sería i^rovechoso, a fin de reme- 
diar así la sensible falta de maderas útiles y de leña. La última tem- 
pestad de nieve (1881) ha demostrado otra importancia que tendrían 
los bosques para el progreso de la Pampa : las haciendas que se ha- 



T. XXI 



23 



354 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

liaban al reparo de i)lantaciones de sauces o de hileras de álamos se 
salvaron en su mayor parte de la general mortandad, de manera que 
los cultivos de árboles serían ya por esta causa de imperiosa necesi- 
dad. Especies de árboles importadas desde Australia han dado, al 
parecer, el mejor resultado basta ahora. 

Al oeste de la población se encuentra una gran laguna de agua sa- 
lada, denominada en el ma])a « laguna Epecuén », cuj'o espejo re- 
luciente constituye un verdadero adorno para la comarca. Xos decían 
que medía cuatro leguas de largo, pero mucho menos de ancho, de- 
terminando esta formación la configuración del terreno. Ella forma 
el extremo sudoeste de un sistema de grandes lagunas salobres que 
corriendo de noreste (empezando con laguna Truval) a sudoeste, ha- 
llaba anteriormente su continuación hacia el sudoeste probable- 
mente en Salinas Grandes y de ese punto en el valle cuaternario que 
se extieiide hacia Trarú-Lauquén. En mayor grado que las lagunas 
coherentes con ella se encuentra encerrada casi completamente por 
numerosas colinas. Las lomas contienen generalmente un núcleo de 
tosca y están cubiertas en sus j)endientes orientales con una capa de 
tierra un poco suelta y de más o menos un metro de espesor y buena 
vegetación de gramíneas, mientras en los declives occidentales esta 
capa consiste principalmente de arena acarreada por los vientos y 
con escasa vegetación. No obstante se encuentran aíjuí como tam- 
bién en menor escala en los alrededores inmediatos de la laguna, for- 
maciones de verdaderas médanos de arena. El agua tiene a causa de 
su contenido de cloruro de sodio un gusto casi puramente salado. 
Pero si se quiere considerar esas soluciones salinas como resto de su 
pertenencia anterior al océano Atlántico, se han de evidenciar los 
agregados de productos de lixiviación de las cenizas volcánicas del 
suelo pampeano, especialmente de sulfatos, introducidos paulatina- 
mente por las cañadas y corrientes de aguas dulce que desembocan 
en la laguna ; por el hecho de constituir los sulfatos más del 25 por 
ciento del total de su contenido salitroso que entonces era de 13,5 por 
ciento. Las corrientes de agua dulce que descargan su caudal en ella, 
tienen su origen como la mayor de ellas, el arroyo Pigüé que abas- 
tece la población con sus aguas, al pie de la vecina « Sierra de Curu- 
malán », o como el arroyo Yuta-Pul en los contrafnertes de la misma^ 
pero las demás de menor caudal en el interior de las colinas rocallo- 



A. DOERING Y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 355 

SUS cubiertas de arena ; impidiendo la dura capa de tosca del sub- 
suelo que las aguas se resuman del todo en las profundidades. Estas 
coíTientes formadas por un agua clara, dulce y de excelente paladar 
utilizadas en el futuro para el riego racional del v^alle, convertirían 
éste en uno de los distritos de agricultura más fértiles, i^orque la 
tierra, a pesar de ser un poco más suelta y arenosa que en el norte de 
la provincia, es de superior calidad, prosperando espléndidamente 
aun sin riego el maíz, los demás cereales y otros productos de agri- 
cultura. También para la fruticultura el terreno parece ser apropiado. 
Cerca de metro y medio debajo de la superficie empieza la formación 
de tosca, quiere decir aquí una capa de tierra calcárea blanca y suel- 
ta, como generalmente se halla en los estratos inferiores de aquella 
formación. Los pozos cavados en las proximidades de la laguna, como 
por ejemplo los de la población, situada de cinco a seis cuadras al 
oeste, contienen agua potable muy poco salada, porque el movimiento 
liidrostático de las aguas dulces circulantes en el subsuelo se efectúa 
en dirección desde los alrededores accidentados de mayor altura. Las 
orillas son, hasta nna distancia de varias cuadras del espejo de agua, 
arenosas, desnudas y sin vegetación, (jubriéndose en la estación me- 
nos húmeda con eflorescencias salitrosas. Sólo aquí y allá se hallan 
entremezclados montículos de tierra y pequeñas isletas de vegetación, 
formadas por Salicornias, Chenopodias y sus similares, ante todo una 
especie de Atriplex, arbusto semialto de hojas finas y alguno que otro 
mechón alto de pasto de los médanos. En mayor distancia de la orilla 
entre ésta y la población, se veían grandes trechos verdes cubiertos 
con tupida capa de césped entremezclado abundantemente con tré- 
bol silvestre nombrado trébol de carretilla. Constituyen el punto de 
reunión y de residencia de las grandes bandadas, compuestas de cien- 
tos de individuos, de los gansos patagónicos, las abutardas, Cleopliaga 
magcUanica Gm. y Cleophaga poliocephala Gr., como también durante 
el invierno de las torcazas del sur, Colnmhapicazuro Temm., que tras- 
migran a estos lugares de los montes situados a unas veinte leguas más 
hacia el oeste y especialmente de los interesantes Thinocorus rumici- 
vorns Esch. Estas últimas aves corren completamente a guisa de las 
palomas entre el pasto, no son, sin embargo, tan mansas como éstas 
y se agazapan tan pronto uno de sus compañeros emite la voz de alar- 
ma. Se levanta entonces las más de las veces toda la bandada junta, 



356 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

quedando reunidos también durante el vuelo y ejecutando todos los 
movimientos, ladeos y desviaciones a un mismo tiempo como por 
mando. Earas veces se alejan muclio, sino que se posan generalmente 
cerca del sitio anterior. Las observamos aquí de a cientos, siendo 
muy sociables. Acompañando las bandurrias vulgares se observaban 
en algunas partes pequeños grupos de la Bandurria grande Theristi- 
eus melanopis Gr. Por la tarde los médanos de arena en las orillas de 
la laguna se animaban con los gritos de las bandadas de abutardas y 
gaviotas, Larvs dominicamis Licbt., que allí se reunían para dormir. 
En el borde cubierto con sólo una delgada capa de agua corrían cien- 
tos de individuos de las interesantes Aegialatis falMandica Lath. Se 
los veia siempre de a pares o en familias y no en bandadas, ocultán- 
dose cada ejemplar i)or separado en sus queliaceres, de manera que 
estaban distribuidos más o menos sobre el borde de la laguna. Aisla- 
dos individuos de milanos Circus cinereus Vieill., caranchos Polyhorus 
thanis Mol., ya más frecuente con la proximidad de los montes, como 
también de Milvago chinicmgo Vieill. y Larus dominicamis Liclit., re- 
voloteaban ariscos encima de la laguna. De esta iiltima especie que- 
ríamos cobrar un ejemplar para nuestra colección, lo que recién con- 
seguimos cuando algunos individuos alarmados por nuestros tiros a 
las Aegialatis^ se acercaban curiosos y con estridentes gritos. En la 
laguna misma nadaban grandes bandadas de patos, especialmente 
Querquedula cyanoptera Vieill., Querquedula fiavirostris Vieill. y Da- 
Jila hahamensis Lin. Un aspecto sorprendentemente hermoso ofrecía 
una inmensa bandada de Flamencos, Phoenicoptenis ignipalliatns 
Geof. d'Orb., seguramente en mayor número de mil ejemplares, que 
con el primer tiro alarmante se levantaba reijentinamente en una dis- 
tancia de cuatro a cinco cuadras de la orilla dejando relucir a los ra- 
yos del sol matutino el hermoso y brillante rojo de su magnífico plu- 
maje, para retirarse a otro lugar, una legua más allá, en el centro del 
lago, donde nadie podía molestarlos. Dentro del agua se descubría 
poca vida orgánica, ni moluscos, ni insectos, sin que éstos iludieran 
faltar del todo, i)ara poder servir de alimentos a tan grandes canti- 
dades de aves acuáticas que residen allí. En alguna distancia de la 
la laguna se hallaban frecuentemente ejemplares de Succinea meridio- 
nalis d'Orb. var. cornea. No escaseaba allí tampoco, en los alrededo- 
res de la población, Anthus furcatus d'Orb., ni individuos de Anum- 



A. DOERING y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL KÍO NEGKO 357 

hiits <(cufic(tHf¡((tus Less. y una especie de emberiza Emhernagra oli- 
i-ítÑcens (VOib. como primeros precursores de la formación patagónica 
y rñontuosa, porque en la verdadera Pam]>a no se encuentra esta es- 
pecie, sino la muy aliada Umbeniagra ¿)htte>is¡.s d'Orb. En cuanto a 
insectos nuestro botín fué insignificante. Entre los médanos liabita 
una hermosa especie de Trox, Epipedonota ehenina (Lac.) Sol. y nos 
dí'cían que los escorpiones allí abundan. En los i>lantíos de sauces 
d(íl fortín se observaban con frecuencia las cestitas de Oeceticus Ge- 
yci'i Berg-., el dañino « bicho de cesto ». 

Infortunadamente no pudimos efectuar otra visita a las colinas 
(pie circundan el valle; decíasenos que en una de ellas había ante- 
riormente una « Salamanca », lugar de sacrificios indio, pero que ac- 
tualmente no ofrecía nada de notable. Hacia el sudoeste se destaca- 
ban en lontananza azul las fornuis atrevidas de los cerros de Curu- 
malán. 

Cerca de la población se hallaban tres tolderías de indios someti- 
dos, una de ellas gobernada por el cacique Manuel Grande. Estaban 
formadas por modestas chozas construidas de tierra, cortadera, varas 
de madera y cueros. En todas partes se observaba la mayor pobreza 
y miseria, a pesar de que la gente recibían, según nos decía el gene- 
ral Roca mismo, racionamiento militar. El indio teniendo lo más nece- 
sario, no se preocupa de nada; no es un elemento de cultura y en 
contacto con el blanco marcha hacia un rápido e inevitable fin. Las 
mujeres, con el cabello negro y lacio, andaban de aquí para allá, los 
hombres se encontraban, según se decía, generalmente en las filas 
del ejército. Su tipo es conocido y el color de su cutis era bastante 
moreno. 

Xuestros curas se interesaban especialmente en esta pobre gente, 
cimsolándolos como mejor podían y mostrándoles el camino que en la 
vida de ultratumba los conduciría a una existencia más feliz. Todo el 
día se oían los acordes del pequeño harmonium, que los sacerdotes 
llevaban consigo, y su aposento estaba asediado por salvajes aspiran- 
tes; más de cuarenta indios y veinte mestizos fueron bautizados en 
estos días. 

Poco podíamos en este intervalo de descanso ocuparnos de excur- 
siones y colecciones; teníamos después de la larga y continua marcha 
mucho que arreglar, rotular nuestras plantas, secar los papeles, poner 



358 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

nuestros equipajes en orden, enmendar roturas, etc., en fin estába- 
mos completamente ocupados. Las pequeñas excursiones que efec- 
tuábamos, nada especialmente nuevo nos hicieron observar. Toda la 
comarca parece ser muy fértil, los pastos son generalmente semialtos 
y de hojas finas, en partes interrumpidos por trechos de la gallarda 
Airopsis millegrana Gr. Durante estos días recogimos y colecciona- 
mos lo siguiente : Atriplex ijamparum Gr., Saliconiia corticosa Wap. 
var. Xachtigallii Xdrl., Baccliaris pingraea D. C, Reliotropium curas- 
savicum L., GrindeUa brachystephana Gr., Gaillardia doniana Gr., G. 
seahisoides B. H., Bistichlis prostrafa Desv., Bouteloua multíseta Gr., 
Mélica papilionacea L., Chloris petraea Thunb., Andropogon sacharoi- 
des Sw., Agrostis distichophyUa Ph., Milium lanatum E. S., Rhyncho- 
sia senna Gilí., Margar iccoyus setosus E. P., Lucilia acutifolia Cass., 
Baccharis artemisioides B. A., Verbena chamaedrifolia Juss., Plantago 
Mrtella Kth. 

Martes 29 de abril. — Ese día nos pusimos nuevamente en marcha. 
En el fondo del valle cruzábamos el arroyo Pigüé, orlado de juncales 
y cortaderas; galopamos luego sobre el blando césped, del que se des- 
tacaban espléndidamente grandes isletas de Airopsis^ para subir pau- 
latinamente la pendiente opuesta, cuya cima coronaba un antiguo 
fuerte. Pocas flores adornaban el campo. Gaillardias, Solidago, mío- 
mío y aisladas matas de la cortadera Gynerium^ estaban diseminadas 
en la tupida y exuberante capa de pasto. Como de costumbre, nos 
acompaña en frecuentes ejemplares el Bateo erythronatus King., 
posado impávido y flemático en las puntas de los postes de telégrafo 
y mirando en su derredor; observamos entre ellos una hermosa ave 
adulta con el color del dorso ceniciento bien definido. Magníficamente 
se presentan desde el fuerte en matices azules varias cadenas de 
montañas, siendo la más elevada la lejana sierra de Curumalán. Apa- 
rece escarpada, dentada y con precipicios profundamente agrietados, 
muy diferente de las sierras pami)eanas. Su mayor altura se encuen- 
tra al oeste-sudoeste, más hacia el sur ostenta formas más bajas y 
menos atrevidas. Hacia el otro lado se presenta una hermosa vista 
sobre el valle, la laguna, la población recién abandonada y las lomas. 

Más allá hicimos alto en otro fortín, habitado por una pequeña 
guarnición y ])rovisto de un cañón, su nombre nos fué indicado como 



A. DOERING Y l\ LOIJlíNTZ : EXPEDICIÓN AL l{ÍO NEGRO 359 

Lomas Valentinas. Su zanja ensenaba eeica de un metió <le tierra, 
con tosca abajo y se observaban las plantas acostumbradas : Cheno- 
podias, especialmente amhroíiiaca, Cepa-Caballo, Erigerón, Marru- 
bium y un rojo Amaranthus. A más florecía aquí Erodium cicutarium 
L'IIer. en lozanas cantidades. Según todas las indicaciones anterio- 
res era el tan apreciado <v Alftierillo », pero nuestros oficiales y el 
mismo general Roca lo negaron. Xo tuvimos más tarde ocasión de 
hacernos señalar el verdadero Alñlerillo. Abundaba también una 
amarilla Oxalb y Verbena intcnnedia Crill. et Hook., notándose ade- 
más una gran mata de Acaecía pinnutijida R. P. 

La tosca que aquí sale a luz es, como casi siempre sucede en las 
<;apas superiores de esta formación, bastante dura y de color puro 
blanco. La capa de tierra vegetal super])uesta, de más o menos un 
metro de espesor es, como en casi todos los territorios del sur, algo 
suelta a causa de su contenido de arena. En el muro de tosca y cua- 
dros de césped detrás de la zanja se habían alojado un entomófago, 
JJpticerthia dumetoria Geofif". d'Orb., el reyezuelo común Troylodyte.s 
furvus Gm. y GeosittacimieiUariaYieill. Se hallaba allí mismo pegan- 
do sus nidos en la tosca una especie de avispa, que acostumbra llenar 
los aislados tubos de sus crías, de un centímetro de larg'o y cerca de 
un tercio de centímetro de diámetro, con pequeñas y lisas arrugas, 
como alimento de su progenie, conteniendo cada tubito aparente- 
mente un solo ejemplar. 

Pasábamos aun varios fortines, todos ellos abandonados; hacien- 
das no se veían. El terreno es suavemente ondulado, pero la pampa 
no altera su carácter : pastos bajos bastante tuiJÍdos, con aislados 
mechones de una gramínea semialta de hojas finas cubren el suelo. 
Gramas altas faltaban casi del todo, sólo aquí y allá se mostraba una 
mata de Gynerium. El campo aparecía casi destiorido en esta esta- 
ción; muy diseminadas se veían: la pequeña blanca Nieremhergia fiU- 
cauUs Lindl., algunas Compositas como Gríndelia brachysteiyhana Gr., 
Baceharü cyUndrica D. C, Wedelia sp., Spilanthes sp., un Gnapha- 
lium blanco, en las partes húmedas una pequeña Composita amarilla 
de hojas carnosas, una Malva de pelitos blancos y flor rojo-ladrillo, 
una pequeña Gomphrena blanca y la semj)iterna Oxalis amarilla. Esos 
eran más o menos todos los vegetales que se ofrecían a la vista; como 
marchábamos con bastante rapidez, sólo muy poco podía coleccionarse. 



360 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

La sierra de Curumalán estaba ahora visible desde su base, parece 
plantada casi sin transición encima de la llanura y consistía en dos 
distintas cadenas, corriendo en ángulo recto una sobre la otra. Una 
de ellas se extiende más o menos paralela a nuestro camino casi 
directamente hacia el sur, es más baja que la otra y desciende gra- 
dualmente hasta confundirse en la pampa. La segunda cadena apa- 
renta tocar la recién mencionada en su extremo septentrional. Tiene 
una cresta alta y escarpada, cuya elevación sobre su base se paede 
estimar en unos 500 metros — apreciación por cierto muy insegura 
a tanta distancia — y continúa hacia el este en cerros separados 
entre sí por incisiones más o menos profundas. A juzgar por las for- 
mas de ambas cadenas, sus componentes rocallosos deben ser muy 
distintos; tampoco se notaban en ellas indicios de bosques. 

A las 11 se hizo alto y el general mandaba servir un almuerzo con- 
sistente en galletas, carne con cuero fría, perdices y lengua. Cerca 
del campamento se hallaba una laguna, cuyos alrededores estaban 
cubiertos con cortaderas, poblada con cisnes blancos, Cygnus cosco- 
roba Mol., grandes bandadas de patos, Mareca sihUatrix Poepp. y 
Querqnedula cijanoptera Vieill. Considerables cantidades de Himan- 
fopus nigrícollis Vieill., con sus largas patas, caminaban poco aris- 
cos en el agua, baja y ligeramente salada de la laguna. En los sedi- 
mentos de arena en la orilla se observaban con frecuencia las conchi- 
llas de un caracol de agua dulce, Planarbls peregrinus d'Orb. 

Después de media hora seguimos viaje casi siempre a galope. En 
la pampa se nos oponen dos bajas colinas de suaves pendientes, cual 
si fueran centinelas de la sierra de Curumalán. Cerca de una hora 
antes de llegar a Puán, nuestro término para este día, vienen el 
comandante, teniente coronel García, y toda la oficialidad a nuestro 
encuentro, para saludar y acompañar al general. 

Puán está situado, como Carhué, en un bajo al pie de las mencio- 
nadas colinas y ofrece, apareciendo de repente a la vista cuando uno 
se encuentra en su inmediata proximidad, un aspecto sorprendente- 
mente agradable. Llegábamos a la población a las dos de la tarde, su 
distancia de Carhué es de ocho leguas. Delante de sus puertas estaba 
formado el primer batallón de Infantería y el primer regimiento de 
Caballería, este último a pie, mientras durante la marcha aun la 
infantería estaba siempre montada. Después de haber entrado en la 



A. DOKKING Y P. I.OIÍENTZ : KXPEDICIÓX AL KÍO XEGRO 361 

ciukIiu del cuartel, destilaban las tropas con banderas desplegadas y 
tambor batiente, estaban muy bien y uniformemente equipadas, y 
llevaban, según las distintas armas, ya sea fusil, remington ya sea 
lanza y sable, o carabina y sable. Los soldados estaban admirable- 
mente bien adiestrados y producían, por sus movimientos ejecutados 
con porte marcial, una excelente impresión. 

Puán, como Carliué, es guarnición; una cuadra con muro de greda 
encierra la comandancia, bien blanqueada, varias babitaciones de ofi- 
ciales, depósitos, farmacia, etc. Los soldados estaban acantonados, 
en parte en ranclíos, en parte en un largo cuartel. Toda una calle 
estaba formada por almacenes y pulperías, y existían también algu- 
nas cuadras cultivadas con alfalfa y otras plantas forrajeras. 

En su continuación el valle se halla ocupado por una gran laguna 
de escasa profundidad y muy ramificada. Sus orillas ostentaban poca 
vegetación y muchas eflorescencias salitrosas, no obstante eso, el 
gusto de su agua era poco salobre. Sentimos mucho no poder exami- 
narla más tarde, ])orque las botellas con muestras que llevábamos se 
rompieron durante la marcha. Muy cerca de la laguna se encuentra 
un pequeño banco de la arenisca cuarcítica blauíMj-rojiza, que forma 
también la vecina sierra de Curumulán y que parece completamente 
idéntica con la roca cuarcítica observada en Olavarría. La laguna 
estaba i)oblada abundantemente con aguas acuáticas, es especial : 
Querqued. fiavirostris Vieill. y Mareca sibilatrix Paepp., Himantopus 
nigricoIUs Vieill., caminaban en sus bordes en el agua baja. En la 
cuadra del cuartel nos fueron enseñados i)ichones, tanto de cisne 
blanco, Cygnus cosco ro&a. Mol., como de cisne de cogote negro, Cygntis 
nigricoJlis Gm., cazados en la misma laguna. En sus inmediaciones se 
notaban grandes bandadas de Abutardas, ChUoephaga poliocephala 
Gr., Thinoconis rumicivorus Esch., Eiidromias modesta Licht., Anum- 
bius amiticaudatnn Less., como también de tórtolas, Zenaida mascu- 
lata Vieill., como precursora de la formación montuosa. El doctor 
Lorentz hizo una pequeña excursión a una colina vecina, coronada 
l>or las ruinas de un antiguo fuerte, donde recogió Stevia multiaris- 
tata Spr. y Gomphrena rosea Gr. y algunos vegetales ya mencionados 
anteriormente. 

Xos habíamos adelantado mucho a nuestro convoy, que recién en- 
trada la noche llegó, acampándose en una pradera cerca de la pobla- 



362 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

ción. La caída del sol nos hizo disfrutar de un soberbio espectáculo, 
dorando con sus rayos las faldas lejanas de la sierra, que parecían 
como bañadas en llamas de fuego. 

Miércoles 30 de abril. — Mucho antes del amanecer se tocó diana 
y el tiempo hasta la salida pasó rápidamente con toda especie de pre- 
parativos de viaje, de todos lados se oían toques de corneta, los oficia- 
les y la tropa habían entrado en una actividad febril, porque la mayor 
parte de la guarnición en adelante debía acompañarnos en la expedi- 
ción. Cuando al fin salió majestuosamente el sol, envolvía toda la 
comarca, valle, laguna, pueblo y sierra en un encantador juego de 
colores. 

Al lado opuesto del bajo, descubría la luz creciente del día aflora- 
mientos de bancos rocallosos de formación muy antigua, que aparen- 
temente tímidos y en suave inclinación se atreven a salir de la capa 
de césped. Como fuera incierta la hora de salida, era imposible visi- 
tarlos de a pie, porque la orden de montar podía darse de un momento 
a otro. Pero tan pronto nos trajeron nuestras cabalgaduras no pudi- 
mos resistir la tentación : el doctor Doering y el señor lííiederlein 
tomaron una rápida resolución y en ligero galope se dirigieron a los 
contrafuertes de la sierra de Curumalán, distantes unas "dos leguas, 
eligiendo el doctor Lorentz un objeto más cercano, aquel banco roca- 
lloso que se levantaba en el valle. Consistía en cuarcito con estratifi- 
caciones levantadas derecho y formaciones de cavidad, cubierto de 
liqúenes, infortunadamente a falta de martillo poco se podía recoger, 
encontrándose aquí también un liquen de tierra. Ante todo halagaba 
al viejo briólogo, la presencia de musgos, de los que la pampa carece 
casi por completo. Sin embargo, no había tiempo de buscar entre el 
pasto Fhascareas, Lorentziellas, etc., y tampoco la estación del año 
era propicia para ello. Los encontrados eran infortunadamente todos 
estériles; se recogió una Grimia, otra Bart rumia, y una Barhula con 
hojas marchitas. A más consistía la cosecha en heléchos, un Ble- 
chum (ntastatum Kaulf. ?), Woodsiaf obtusa Tor. vel próxima, Xotho- 
laenia ternifolia Keys., Cheilanthes marginata Kth. y Mamillarias, 
que también parecen faltar en la pampa, Dichondra sérica Sw., una 
gallarda Aspilia, nna raquítica mata de Prosopis, la Oxalis colorada, 
Petunia irropiíuiíia Mrs., Miliuní lanatum E. S., Paronchia chilensis D. 



A. DOERING Y P. LOHKNTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 363 

C, Scirpus juncoiden W. y Se. cajñUaris L. en las partes húmedas. 

A las 8 y media por ftii salimos; los dos excursionistas aun no 
liatíían regresado y recién mucho más tarde, en un alto, volvieron a 
reunirse con nosotros. Habían hallado un campo de observaciones 
amplio e interesante, como sé deduce de las siguientes observaciones. 

La distancia entre Puán y los contrafuertes de la sierra de Curu- 
malán fué cubierta en cerca de media hora en ligero galope. El campo 
atravesado, consistente en un bajo suavemente cóncavo, se hallaba, 
como toda la comarca, revestido por tui)ida capa de césped. No eran, 
sin embargo, Stipales^ sino la especie de gramíneas prevaleciente en 
estas depresiones era de aspecto muy distinto, especialmente de mu- 
cha mayor elevación, los tallos más gruesos y más aislados y no agru- 
pados en forma de mechones. Frecuentes rebaños de ciervos xjampea- 
nos y algunos avestruces pacían al pie de la sierra y buscaron, al 
acercárseles los ginetes, su salvación en rápida fuga. De tarde en 
tarde se levantaba ante los cascos de los caballos una martineta de 
alas coloradas, BhyncJiotus nifescens Temm., que debía hallar en el 
alto pasto un adecuado refugio y que se observaba aquí aun con rela- 
tiva frecuencia, desapareciendo completamente hacia el sur en el 
curso de nuestro viaje. Eecién al mismo pie de la sierra el terreno 
empieza a subir paulatinamente, encontrándose allí el verde césped, 
sembrado con los desmoronamientos de la roca. Con gran sorpresa 
nuestra descubrimos pronto que la roca de estos contrafuertes, lo 
mismo que los pequeños bancos que afloraban cerca de Puán, era 
idéntica con la arenisca cuarcítica observada en la sierra de Azul. Es 
de grano sumamente fino, muy densa y compacta, a veces casi blanca 
y en comparación con la del Azul un poquito más rojiza y general- 
mente con una estratificación más manifiestamente pronunciada. El 
color predominante de la roca de este cerro es un pálido morado, no 
obstante se notan matices de menor extensión de color ocre y blanco 
puro y en algunas partes la estructura es de grano un poco más 
grueso que de costumbre. La diferencia principal entre los cerros de 
Curumalán y los de Azul consiste, sin embargo, en la dirección y el 
ángulo de caída de los estratos que los componen, explicándose tam- 
bién de esta circunstancia los tan distintos contornos de ambos siste- 
mas de serranías. En la sierra de Azul las cumbres están a penas 
inclinadas y yacen de esta manera casi horizontales. La línea supe- 



364 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

rior de las cartenas se halla formada por el borde rocalloso paralelo a 
los estractos y debe por consiguiente, mirando desde lejos los frentes 
de las pendientes y cabezas de estratificaciones, aparentar un plano 
casi horizontal. En los cerros de Curumalán, en cambio, se encuen- 
tran los estratos de la roca, corriendo más o menos en dirección de 
norte a sur, ordenados en distinta forma, es decir, empinados y casi 
verticales. El borde superior de la sierra se ha formado de esta ma- 
nera por las roturas, frecuente e irregularmente desgarradas, de las 
rocas cuando éstas se elevaron, resultando como consecuencia sus 
formas accidentadas y atrevidas. El macizo que constituye los cerros 
es generalmente pelado, aflorando la roca desnuda, y sólo en las ma- 
yores y menores quebradas, como también en las hendeduras y peque- 
ñas terrazas de la escarpada pendiente empieza a extenderse una 
alfombra de césped. Plantas leñosas no existen, sólo un aislado y 
lisiado arbusto de Prosopis crecía como perdido en el borde de la 
pampa. Parecía éste ser la pequ.eña especie frecuente en la formación 
patagónica, que se divide directamente de la raíz, en forma de haz, 
en varios retoños no muy altos y poco rainificados. lín mayor altura, 
en cambio, se descubrió una interesante y airosa Mimosa enana sin 
espinas, cuyas raíces se habían afirmado en una giñeta de la roca^ 
mientras su copa muy ramificada abrazaba y cubría parte de la pen- 
diente. Esta especie hermosa y no muy frecuente fué dedicada por su 
hallador Niederlein, como Mimosa Rocae IST., al general. A más de las 
plantas observadas en los bancos rocallosos de Puán, pueden mencio- 
narse aun las siguientes : dos Opuntias, Leria integrifolia Cass., No- 
tholaena rufa' Prl., vel próxima, Polypodium macrocarpum Prl., un 
blecJmnm (tal vez B. hastatwn Kaulf.), xTotliolaena micropteris Keys., 
etc. En un manantial crecía Cuphea hyssopifolialíth. y Verbena inter- 
media Gilí, et Hook. También un conocido desde la sierra de Azul, 
Plantago Bismarhii Xdrln. n. sp., se encontró aquí nuevamente. 

Al pie de los cerros atraían inmediatamente nuestra atención las 
innumerables conchillas de un caracol dentado terrestre, Plagiodontes 
patagonicus d'Orb., entremezcladas de tarde en tarde con las cascaras 
descoloridas del más grande Borus d/Orbignyi Doer. Era por primera 
vez que encontramos estas dos especies, siempre asociadas una con 
la otra, siendo la primera mucho más frecuente y numerosa que la 
segunda. Se hallan limitadas en su propagación al territorio meridio- 



A. DOKKING V P. LORKNTZ : EXPEDICIÓN AL RÍO NEGHO 365 

iKil <lé la provincia de Buenos Aires, es decir, hasta donde alcanza 
en las distintas direcciones el sistema serrano y de colinas de la sie- 
rrífde la Ventana. Se las encuentra, no tanto en la verdadera sierra, 
sino más bien en las colinas, bañadas por el sol, situadas delante de 
ella, y además basta grandes distancias al interior de la llanura en 
las barrancas de toscas de los ríos, que nacen en aquella sierra. Pla- 
fjiodontes patagonicua d'Orb. es muy sociable y se halla en los alrede- 
dores de la sierra en quebradas de las colinas de tosca, aun en sitios 
relativamente secos, muy parecido al P. daedaleus d'Orb., en las pri- 
meras colinas de la sierra de Córdoba. El F. patagonicns es bastante 
variable, tanto en su forma y tamaño, como en el desarrollo de su 
ílentadura; de todos sus parientes se distingue fácilmente, porque 
generalmente le falta la arruga transversal en el fondo de la boca, 
existiendo, sin embargo, este i)liegue en algunos grandes y bien des- 
arrollados individuos, y en este caso el pliegue transversal se com- 
pone de varios pequeños tubérculos coherentes y unidos entre sí. 
Inútiles fueron todos los esfuerzos de hallar debajo de los desmoro 
namientos al pie déla sierra o en las hendeduras algún ejemplar vivo 
de Borns d''Orbiynyi Doer., visible sólo en la éi)Oca lluviosa, pero los 
empeños condujeron a otro resultado inesperado y feliz : al descubri- 
miento de dos especies, que fueron reconocidas inmediatamente como 
nuevas (1) y dedicadas allí mismo, como primeras novedades zoológicas 
(le la expedición, a los fundadores de la gran empresa de la campaña 
al Río Xegro : al presidente de la Xación, doctor Nicolás Avellaneda 
y la segunda al general don Julio A. Roca, para así asegurarles una 
grata memoria también en los anales de la ciencia, en cuyo beneficio 
y propagación en su ])atria han adquirido tan grandes méritos. Flii- 
giodontes Rocae Doer, es una de las más hermosas especies de este 
género y la única que posee un colorido bien definido y se halla ador- 
nada con una verdadera raya dorsal. Su forma es más cilindrica y 
menos abultada que la del Pl. patagonicus á''Ovh.; el sistema déla 
dentadura se halla desarrollado más fuerte y perfecto que en aquélla, 
y se distingue de ésta también en su manera de vivir, encontrándose, 
en bastante numerosos ejemplares, sólo en lugares húmedos y som- 

(1) Informe oficial de la comisión científica, etc. I, páginas 64 y 65. Lámina I. 
liguras 2, 3 y 5, 6. 



366 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

bríos bajo piedras y en las rajaduras y hendeduras de las rocas. Pre- 
cisamente en los mismos sitios habita también la otra especie nueva^ 
Eudioptus Avellanedae Doer., que se distingue fácilmente del Eiidiop- 
tiis mendozanns^ hallado en la sierra Chica, por su cuerpo más alar- 
gado y delgado. Es una hermosa especie, con una superficie muy lisa 
y reluciente y cascara bastante sólida. Generalmente viven varios 
individuos juntos, sin embargo no es una especie frecuente. Al dar 
vuelta a las piedras desmoronadas al pie de los cerros, se cobraron 
aun algunos insectos : el frecuente Anisodaetyhis cuprípennis Grm. 
Trox miliaria Bilb., Icliaopterus hrasiUensis Brm. y Pogonomyrmex 
coarctatus Mayr. En cuanto a aves se observaron : un caza-moscas, 
Taenioptera dominicana V., siendo esta la única vez durante el viaje; 
corriendo entre las piedras, rpticerthia dmneteria.Geo&r. d'Orb., y 
una que otra pareja del reyezuelo TrogJodytes furvus Gm. Toda una 
familia de Colapies agricolalsliúh. volaba, dando grandes gritos y bas- 
tante arisca, de piedra en lúedra, substrayéndose a sus perseguido- 
res. Se trei>a con tanta habilidad en las rocas y se asemeja tanto a su 
pariente, al ricus rupestris de las sierras de Mendoza, que uno casi 
creería habérselas con éste. Su alimento princiiial consiste en hor- 
migas. 

El estudio de la fauna malacológica en estas islas serráneas del 
continente, como la sierra de la Ventana, de Azul, de Curumalán, 
etc., V finalmente en su relación con las serranías centrales de San 
Luís, Córdoba, etc., conduce a establecer conclusiones muy análogas 
a las manifestadas por Lorentz sobre la Hora pampeana; es decir, 
parece indudable que estos núcleos de roca primitiva, que como islo- 
tes se levantan sobre el nivel de la llanura, fueron los centros de pro- 
pagación de la fauna argentina, tanto en las épocas pasadas como en 
la actual. En general, los moluscos pertenecen al grupo de animales 
que conservaron, sin alteración considerable de su organización 
interna, las generalidades de su forma exterior durante millones de 
años a través de largas épocas geológicas. 

Debido a su clima, la fauna malacológica del país no es rica en 
especies ni en individuos. A través de centenares de leguas se puede 
cruzar la pampa sin encontrar representantes característicos, con 
excepción de escasos elementos de formas más bien cosmopolitas y 
esta escasez también se extiende hasta cierto grado a las serranías 



A. DOERING Y P. LORENTZ : EXPEDICIÜX AL KÍO NEGRO 367 

(le oiijieii geológico moderno. Pero el fenómeno cambia de repente al 
entrar en el territorio formado por rocas primitivas o geológicamente 
antiguas, como las sierras de Córdoba y San Luís y también el un 
poco menos antiguo sistema de la sierra de la Ventana. Algunas for- 
mas características de nuestro continente, como los géneros Plagio- 
doutes Doer. y Odontostoimis Pfr., se encuentran en estos viejos islotes 
serráneos, con una abundancia verdaderamente excepcional en espe- 
cies y en individuos. Del género Odontostomus Pfr., por ejemplo, 
se hallan en el territorio de la sierra de Córdoba, por cierto no muy 
imi)ortante en cuanto a su extensión geográñca, más de 50 especies 
bien, caracterizadas y densamente poblados de individuos, unos al 
lado de otros, es decir, tres veces tantas especies como en todo lo 
demás del continente sudamericano. También del género Plcujiodon- 
tes Doer. existen en el mismo sistema serráneo antiguo media docena 
de especies en numerosos individuos, mientras que para encontrar 
algún representante del mismo género hacia el oriente hay que correr 
como 500 a 600 kilómetros a través de la pampa hasta la sierra de 
Curumalán, con su antiquísima forma de Pl. pniagonicm d'Orl). y la 
más moderna de Pl. Rocae Doer., y en dirección al norte, como 450 
kilómetros, hasta los contrafuertes australes, en la Banda Oriental, 
del sistema de las sierras primitivas del Brasil, con su Pl. dentatus 
Wood. Hacia el oeste se encuentran nuevos representantes del género 
recién en la precordillera. En todos los espacios intermedios de la 
llanura pampeana, no se encuentra en vida ni un solo ejemplar del 
género, debido a su reducido poder locomotorio y sus exigencias de 
un ambiente húmedo para su propagación. 

Muy satisfechos con el rico botín encontrado en la sierra de Curu 
malán, los excursionistas se habían sentado o orillas de una hermosa 
vertiente, orlada por blando césped, a fin de acomodar las especies 
coleccionadas para el viaje y entrar en algunas consideraciones fllo- 
sótícas sobre la soledad de este rincón terrestre, que seguramente 
iiuiiea antes había sido visitado por un viajero científico, ni tampoco 
vístose en contacto con elementos europeos, cuando una mirada hacia 
un lado, a una quebrada húmeda de la pequeíia sierra, los informó 
que esta última suposición no era exacta, porque un verdadero mato- 
rral de todas clases de cizañas europeas, como mostaza, hinojo, rumex 
y especialmente el cardo de los tejedores, cubrían casi completamente 



368 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

el fondo (le la quebrada. Esta última plauta se extiende hasta mnclio 
más allá en la llanura, y hemos hallado más tarde en algunos lugares, 
tanto en el río Colorado como en el río Negro, verdaderos matorrales 
de ella. Después de una estada de dos horas y media en la sierra y 
un galope de una hora, volvimos a alcanzar la línea del telégrafo y el 
camino carretero que la acompaña, donde la columna expedicionaria 
ya se había adelantado bastante, pasando primero las colinas de are- 
nisca cuarcítica ya mencionada cerca de Puán, una de las cuales 
estaba coronada por un fuerte. 

Aquí la tosca del subsuelo se halla cubierta por sólo una delgada 
capa de tierra, ])or esta razón la zanja de Alsina estaba reemplazada 
por un muro construido de cuadros de greda y de dos y medio metros 
de altura. Este muro se extiende por muchas leguas y jiequeños for- 
tines, en cortos intervalos uno del otro, lo guarnecen. La pampa con- 
serva su carácter y no enseña nuevas formas, en partes estaba muy 
escasamente poblada por vegetales, desapareciendo casi las ondula- 
ciones del terreno. La sierra de Curumalán desciende aquí paulatina- 
mente a la llanura v se levanta t-n el horizonte otra alta y dentada 
montaña, corriendo al parecer también aproximadamente de norte a 
sur como aquélla, y sólo colocada un poco más hacia el oeste. Se 
observaba aquí un espejismo haciendo ai)arecer una gran extensión 
de agua. Más allá el campo estaba iioblado con bastante Discardia y 
otras dos sierras se divisaban en el lejano horizonte. Nos decían que 
allí todavía vivían algunas tribus de indios, que a veces llevaban ma- 
lones a los pacíficos habitantes de la llanura, siendo difícil su exter- 
minio por lo inacesible que son aquellas sierras. Al progresar, la 
llanura vuelve a ser suavemente ondulada; en los bajos se uotan de 
tarde en tarde pantanos y i)rincipios de formaciones de turba, y fué 
necesario cavar, con bastante pérdida de tiempo, un camino en las 
barrancas para evitar a los carros el paao por estos pantanos. La 
pampa estaba cubierta con una delgada capa de césped, casi sin fio 
res, y con poca vida animal, y sólo aquí y allá se dejaba ver algún 
earancho. Pasábamos una casa y por fin llegamos al fortín Sandes, 
donde, en una loma bastante extensa, se plantaba el campamento 
para la noche. Allí era frecuente un hermoso Senecio alhicmdis H. A. 
de hojas blancas, o un pariente próximo, que animaba un tanto el 
campo; notábase también un aislado arbusto semialto de Prosopin. 



A. JJOEKING Y I'. LOUENTZ : EXPEDICIÓN AL líío KEGRO 369 

Desde la loma se gozaba de una hermosa perspectiva, que con cada 
paso aumentaba en belleza, las sierras y picos que antes parecían 
sepjfrados, se revelaban aliora como partes de una cadena de monta- 
ñas corriendo con dirección de norte a sur. En el aire diáfano sus 
formas se distinguen tan claramente que aparentemente no se hallan 
a mayor distancia que una legua, sin embargo, nos decían que nos 
separaban más de siete leguas de ellas; en cuanto a montes o arbus- 
tos nada se podía distinguir desde ese punto. Al sur y sudoeste ador- 
naron hermosas lagunas azules la comarca, una de ellas era denomi- 
nada « laguna de los Chilenos » y recibe como afluente un ijequeuo 
arroyo; más tarde se comprobó que era de agua salada. La cosecha 
botánica durante ese día resultó en lo siguiente : Prosopis sj)., Mimosa . 
Rocae Ltz. et Xdrln. n. sj»., Adesma sp., Rhynchosia sennfi Gilí., La- 
thyrufi piibescens H. A., dos Oimntiax y iiníi M<tmiUaria, Cnphea hys- 
sopifolia Kth., Gomphrena rosea Gr., Paronychia eliileufiis D. C, Pen- 
tacaena polycenemoides Jiartl., Euphorhia chUensis (xay., Oxalis roja, 
Leria integr {folia Cass., Steria niultiaristata Spr., Senecio '! albicatiUs 
H. H., Dichondra ser icen Hw., Verbena intermedia Gilí, et Hock., 
Petunia propinqna Mrs., Flantaf/o BismarkH Xdrln. n. sp., MUium 
lanatum D. S., ScirpusjuncoidesW., Se. oapiliaris L., Notholaena rufa 
Prl. y la iwóxima, N. mieropteris Keys., N'. ternifolia Keys., Cheilan- 
tiles maryinata Kth., PoJypodium macrocarpus Prl., Bleclimim dos sp., 
Woodsia obtusa Torr. 

Hoy tuvimos un enfermo : nuestro comijafiero el doctor Lorentz, 
quien a consecuencia de su indisposición resolvió cubrir la primera 
liarte del camino en nuestro carro de equipaje, lo (jue seguramente 
no puede llamarse placer, ni tampoco suele un viaje en un carro d«^ 
(los ruedas y sin elásticos con sus golpes y chirridos y hi densa nube 
de tierra que levanta, constituir un remedio para el enfermo. Mucho 
más cómodo, sin duda, habría sido nuestro lindo carro de cuatro rue- 
das, j)ero éste a causa de haber sido sobrecargado, se rompió y tuvi- 
mos que deiarlo en Carhué. Para evitar los inconvenientes citados 
resolvió el doctor Lorentz después del almuerzo montar nuevamente 
en su excelente caballo. 

El camino serpentea al princii)io entre bonitas lagunas de agua 
dulce, a veces también atraviesa trechos pantanosos, que los pesados 
carros vencen con gran dificultad y más tarde entre colinas rocallo- 

T. XXI 24 



370 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

sas formadas i)or tosca. Al rumbear más liacia el este nos acercába- 
mos también más a la sierra, que resultaba una cadena coherente y 
de atrevidas formas. Xos las seiíalaban como la sierra de la Ventana, 
correspondiendo originalmente este nombre solo a la determinada 
partéele ella, que llama la atención por el conocido fenómeno de la 
naturaleza de un portillo en forma de ventaua. Corre casi recta de 
norte a sur, difiriendo un poco de la sierra de Curumalán, con la que 
forma un ángulo obtuso. Los contrafuertes de ambas llegan casi a 
cruzarse en partes, pero las ramificaciones que se desprende de la 
Sierra de la Ventana liacia el oeste son aparentemente muy cortas. 
Localmente, cerca del fuerte Argentino, Lay otra sierra mucho más 
corta, baja y pequeña, situada delante de la cadena principal. Como 
en las otras fierras parecía también ésta carecer del todo de plantas 
leñosas. 

Aparte de lo mencionado había poco de nuevo; donde prevalecen 
las lomas de las ondulaciones en el terreno sucede otro tanto con la 
exuberante cajia de césped mezclada con diseminados mechones de 
gramíneas más elevadas. Según la costumbre del país se había que- 
mado el campo en grandes superficies, para así asegurar en la pró- 
xima primavera el fuerte crecimiento las plantas forrajeras. En las 
partes llanas la vegetación era más escasa, contribuyendo a ello segu- 
ramente el contenido del suelo en materias salitrosas, que se manifes- 
taba más claramente aún en las lagunas con la apari(;ión de alguna 
halófita y que aumentaba en partes hasta hacer desaparecer com- 
idetamente todos los vegetales. 

Pasábamos un arroyo, el Cochén-Leuvú, con un agua ligeramente 
coloreada, pero clara y de buen i^aladar. En su orilla opuesta se halla 
un extenso y pantanoso bajo con mucho Gyneríum y a poca distancia 
en ambos lados del camino, lomas de regular imijortancia con aflora- 
mientos de roca, representando las últimas estribaciones de la sierra 
de la Ventana. Los señores doctor Doering- y líiederlein dirigían sus 
jjasos a estas lomas, tomando rumbo a una quebrada visible a gran 
distancia por su fresco verdor, suponiendo que contendría una ver- 
tiente. Resultó, no obstante, más tarde, que ésta no existía, pero la 
vegetación era allí un i^oco más exuberante que en los alrededores 
mezclada también con mucho Eryngmm, cardos y otras plantas de 
mayor elevación. El principal resultado botánico consistía en el des- 



A. DOEKING Y 1'. LOKKNTZ : KXPEDICIÜX AL UÍO NEGRO 371 

cubri miento de al<iiuuos arbustos en lugares protegidos por las rocas, 
si bien *'ii cjcniplares algo bajos. Pueden citarse de allí las siguien- 
tes'especies : Jjlppia li/cioides Stend., Berheris ruscifoUa Lam., tam- 
bién Mimosa Rocae Lrtz. et íídrl.,un AstragalnsseGo, probablemente 
A. lomentOHa, Solanum nigrum L. vnv. frutescenH A. Br., Bnpatormm 
.svhliustatum H. A., Pavonia hastata Cav., y entre las rocas Xotholae- 
na micropteris Kej^s. La roca que forma los cerros dejaba a causa de 
su deslumbrante color blanco, suponer que se trataba de colinas de 
tosca. Al llegar, sin embargo, pronto nos convencimos que teníamos 
que habérnosla nuevamente con nuestra consabida arenisca cuarcí- 
tica y esta vez de un color predominando claro, casi de una blancura 
de azúcar. Eesulta así que toda las ramificaciones de la sierra de la 
Ventana, incluyendo entre ellas la sierra de Curumalán como remate 
en el extremo noroeste, consisten en esta clase de roca, porque tam- 
bién el canto rodado que lleva el arroyo Sauce basta el fuerte Ar- 
gentino, son principalmente de la misma materia. Es, como ya fué 
dicbo, la misma roca antigua que forma también los estratos superio- 
res las más importantes en cuanto a su significación y extensión de 
las sierras pampeanas septentrionales cerca de Azul, 

Hízose también alguna cosecha zoológica. El fojulo de la pequeña 
(juebrada estaba en las partes húmedas cubierto con las conchillas 
descoloridas de Borm cVOrhicfUi/i Doer. y especialmente de un caracol 
terrestre habitante de sitios húmedos Succinea ma(jeUanica Gld., es- 
pecie que observamos aquí por primera vez ; se hallaba en numero- 
sos ejemplares a pesar de no ser en alguna liarte muy frecuente, pero 
no conseguimos ningún individuo vivo. En las grietas de las rocas 
coleccionáronse también algunos JEudioptus Avellanedae nov. sj)ec. nu- 
merosos insectos, en parte huéspedes tardíos de la estación de ve- 
rano, animaban este lugar jirotegido por su situación contratos vien- 
tos dominantes. Algunas mariposas Collas lesbia Hb.y Pieris antodice 
Hb. revoloteaban alegres en los rayos del sol ; langostas especial- 
mente Stenohothrus signatipennis Blanch. en todos tamaños saltaban 
a todos lados : Pogonomyrmex coarctatus Mayr., Atta lundi Guér. y 
numeras Carabicinas se notaban debajo de las piedras y desmorona- 
mientos. 

El camino sube desde ahora gradualmente y conduce sobre una 
extensa planicie un poco elevada con relativamente buena vegeta- 



372 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

ción de césped entremezclado acá y acullá con gTuj)os de una baja 
« barba de tigre » CoJletia, que más allá aumenta en frecuencia. Ante 
nosotros, un poco hacia la derecha del camino, se deja ver una pe- 
queña bandera nacional en un punto aparentemente un poco elevado 
resultando al acercarnos una pequeña torre, construida de bloques 
de tosca en la orilla del arroyo, que servía a la bandera de pedestal. 
El camino dobla en dirección a ese lugar un poco hacia la derecha y 
repentinamente nuestros pasos fueron detenidos por una en la Pampa 
sorprendente perspectiva. Nos hallábamos al borde de una barranca 
de unos treinta metros de caída y a nuestros j)ies, en un fértil y ver- 
de valle, corría un arroyo murmurador, en cuya orilla opuesta se ex- 
tendía la pequeña y prometedora población, que con su vivo movi- 
miento militar causaba una impresión sumamente halagadora. Ha- 
bíamos llegado al fuerte Argentino, que puede de todos los fortines, 
<]ue hasta ahora habíamos jiasado en nuestro viaje, jactarse de la si- 
tuación más hermosa, porque es mucho más bella que Puán y Car- 
hué. Aparece ante la vista recién al llegar a su inmediata proximidad 
al borde de la barranca del valle. 

Toda la columna hizo alto a eso de las 5 de la tarde delante de 
fuerte Argentino a orillas del Sauce Chico. El arroyo de regular cau- 
dal corre entre abruptas y bastante altas (hasta 5 metros) barrancas, 
llevando agua clara y dulce de buen paladar. Como demostró más 
tarde el análisis químico, es una de las aguas fluviales más puras de 
la República Argentina, porque su solución salina ligeramente alca- 
lina no pasa de 0='^16 por litro, y sólo la aventajan en este sentido las 
aguas de las vertientes originarias de la altaplanicie de la sierra de 
Córdoba (O^'IO a 0=''12 por litro). Su lecho se halla cubierto abundan- 
temente con canto rodado de forma ovalada, que consisten, como ya 
fué mencionado, de la arenisca cuarcítica de un color rojizo pálido, 
procedente de la sierra vecina. Las barrancas inmediatas, entre las 
que serpentea el arroyo (y que no deben confundirse con las barran- 
cas exteriores que limitan todo el extenso valle), son formadas por 
una capa de tierra de unos tres metros de espesor un ])oco suelta, 
pero de excelente calidad y más abajo generalmente de tosca blanca 
y blanda, de consistencia terrosa, diferenciándose, notablemente de la 
tosca rocallosa calcárea, que constituye los estratos superiores de las 
barracas exteriores del valle del arroyo. Este fenómeno, que ya ob- 



A. DOEKING Y P. LORENTZ : EXPEDICIÓN AL KÍO NEGRO 37!^ 

servamos en Piián y Caiiiué, permite llegar a la suposición de que la 
formación de tosca alterna hacia abajo generalmente con capas más 
blandas y terrosas. Esta hipótesis podrá, sin embargo, ser definida 
sólo por ensayos de perforaciones porque la parte superior de esta 
capa blanda y terrosa resulta un produ(;to secundario o aluvial de- 
positado en estos valles por acarreo de las aguas. Exteriormente este 
fenómeno causa casi la impresión, como si las capas superiores de la 
formación de tosca formada por cenizas volcánicas, se hubiesen en- 
durecido en el curso del tiempo a causa de una metamorfosis quími- 
ca. La tosca de las barrancas exteriores se presenta en la superfi- 
cie generalmente de un color blanco puro y de una dureza rocallosa. 
La capa de césped, que suele cubrir la planicie, es considerablemen- 
te de menor espesor que en el valle, es decir no superior a medio me- 
tro. Arriba en hi primera cai^a blanca de la tosca calcárea halláronse 
enquistadas dos trozos de canto poco rodado de cuarcito aislados y 
de difícil explicacñón. Eran casi del mismo tamaño que los rodados 
del lecho del río, pero no en tan alto grado pulidos y no ostentaban 
una fornuí ovalada, sino cuadrada, aunque con esquinas algo redon- 
deadas. Pueden haber sido armas arrojadizas de los prehistóricos. 

Acampábamos en la orilla del arroyo, (pie tenía una anchura de 
unos diez metros y ostentaba el mismo carácter observado hasta aho- 
ra en estas corrientes de agua de la Pam])a. Utilizan para su lecho 
las grietas y hendeduras en la tosca, que en partes habrán estado 
formados previamente, en partes habrán sido excavadas por la acción 
de las aguas en los sitios de menor resistencia, resultando de esta 
manera el continuo cambio entre partes anchas y estrechas y hondas 
y bajas, utilizándose estas últimas para vados y formando pozos los 
otros. 

La comarca presenta un aspecto agradable, el centro del cuadro 
forma la población : Fuerte Argentino, construido en el estilo habi- 
tual de estos establecimientos militares; la comandancia se halla ro- 
deada jior un muro de greda, el alojamiento para la tropa consiste en 
ranchos en forma de carpa con techo de paja y greda y algunos al- 
niacenes, más o menos bien provistos i)ara las necesidades de los sol- 
dados y el escaso lujo de los oficiales, se hallan esta]>lecidos general- 
mente en las esquinas de las calles. Todo es aun un poco rudimien- 
tario y embrionario, pero tal vez por eso lleno de esperanzas para el 



374 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

porvenir. Hacia el oeste las barrancas se acercan a la caída de la al- 
tiplanicie, acampando toda la columna al pie de ellas. He elevan a 
nna altura de casi cincuenta metros y son formados j)or tosca, lo que 
también indican sus contornos exteriores. La orilla izquierda se ex- 
tiende en una llanura apacible suavemente ondulada y cubierta de 
césped, que alcanza basta la base de la sierra de la Ventana, cuyos 
cimas nos saludan desde lejos, distando desde este punto sólo cuatro 
leguas. Árboles faltan como siempre, S()lo algunos aislados arbustos 
se descubren cerca del campamento. 

Viernes 2 de mayo. — Ese día era de descanso y teníamos, como 
ya fué dicho antes, que dedicar esas raras ocasiones a otras ocupa- 
ciones que a la exploración científica de los alrededores. Nuestro 
vivo deseo de visitar la sierra de la Ventana, se estrelló contra la 
imposibilidad de conseguir caballos frescos. Decíase también que allí 
aun tenían sus guaridas algunos indios, y el coronel Eomero, nuestro 
protector especial, no quiso dejarnos ir sin escolta militar, que por 
muchas razones no se nos jmdo proporcionar. Sin embargo ese día 
no quedó sin rendir su cosecha ; en los alrededores del campamento 
se hallaron algunos arbustos, aparte de Lippia lycioides Steud. y Ber- 
heris niscifolia Lam., también Caesalpinia GiUiesU Benth. (Lagaña 
de perro), dos especies de Lycium, que no pudieron determinarse de 
inmediato, emparentadas al Lycium capiUare Mrs., una es])ecie de 
Mulinum tampoco determinable, porque estaba incompleta, una her- 
mosa Gerardia de grandes flores, que si no era una especie nueva, 
seguramente una nueva variedad y finalmente nos saludó aquí por 
primera vez un arbustillo de hojas plateadas Hyalü argéntea Don., 
que en adelante llegaría a ser tan característica en la vegetación pa- 
tagónica, cubriendo en algunas partes grandes superficies. 

En cuanto a la fauna de la comarca, no faltaban algunas noveda- 
des, hallándose aquella región hasta cierto punto en el límite de la 
formación jíampeana con la patagónica de los montes y albergando 
muchos animales que pertenecen tanto a una como a otra; infortuna- 
damente la estación avanzada impidió un estudio detenido. Las ba- 
rrancas exteriores ostentan exactamente la misma tiiuna de moluscos 
de los contrafuertes de la sierra de la Ventana. Millares de conchi- 
llas descoloridas de PUu/iodontes patagonicua d'Orb., cubrían las ro- 



A. DOERIN<i V r. LOKENTZ : EXPEDICIÓN AL UIO NEGRO 375 

turas en las pendientes y los alreded(n-es ondulados. Entremezcladas 
con ellas pero en mucho más reducidas cantidades, se notaban las 
cascaras de Bont.s fVOrbif/ni/i Doer. De esta especie i>udimos recoger 
media docena de ejemplares vivos y dar una descripción de ellos. 
Hasta ahora no habían sido encontrados vivos ])or ningún viajero, ni 
l'or su descubridor d'Orbi*>ny mismo, porque el animal illo habita en 
las profundidades de la tierra o bajo grandes bloipies de roca, saliendo 
a la superficie sólo en la estación más húmeda del año. Tiene la fa- 
cultad, de almacenar una considerable provisión de agua, probable- 
mente en su cavidad pulmonar, cuando se retira a su refugio pare- 
ciendo entonces gelatinoso e hinchado. Los animales men-cionados 
fueron hallados al pie de las barrancas bajo grandes bloques de tosca 
donde suelen cavarse un hoyo hemisférico en el suelo húmedo. Al 
dar vueltas a estos bloques de roca el doctor Doering casi cayó víc- 
tima de una mediana víbora de la cruz meridional, Heterodon (VOr- 
bif/nyi Dum Br., que sin advertir tocó bruscamente con la mano y 
sólo la circunstancia de que el animal se hallaba engarrotado por el 
frío reinante, evitó la mordedura ponzoñosa. Este reptil venenoso es 
casi tan frecuente en las colinas de tosca de la Pampa meridional 
(jomo la (U'dinaria e inofensiva culebra Liophis- Merremii Wag., que 
frecuentemente alcanza un tamaño extraordinario. Acostumbran in- 
vernar en las cuevas cavadas por las aves en las paredes de las ba- 
rrancas. De otros reptiles abunda en la planicie Acrantua viridis 
Wagi., el lagarto verde de la Pampa, un animal sumamente ágil y 
veloz y una rana de zarzal plateada Hyla (((/restis Bell, se observó en 
plantas tupidas de las barrancas. De los roedores empieza a escasear 
la vizcacha Lagostomns trichodactylns Benn., pero aun no con tanta 
deficiencia como en los valles de los ríos más al sur. De aves obser- 
vábamos aquí en el sur por primera vez el loro barranquero Conurus 
patagonus Vieill., que en grandes bandadas y con fuertes gritos nos 
pasaba. Esta especie a pesar de haberle sido asignada por la natura- 
leza las barrancas de los ríos como punto de residencia, no parece 
ser muy frecuente en la Pampa desprovista de árboles, porque du- 
rante todo el curso del viaje aun no la habíamos visto, en cambio más 
hacía el sur, al empezar las plantas leñosas, era más vulgar. Pequeñas 
bandadas de una especie de becasa JEudromia modesta Licht. y Oreo- 
philiis tofanirostris Jard., corrían por las verdes praderas cerca de 



376 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

río y una gaviota Larus cirrJiocephalus Yieill. volaba i)or los mismos 
lugares. Los pajonales de Eryngmm, que cubren densas las orillas en 
algunas partes, estaban poblados por reyezuelos y emberizas, Cisto- 
thorus platensis Latli., Poospiza nigrorufa Lafr. d'Orb., Troglodytes 
furvus Gm. y Emhernagra platensis Lafr. d'Orb. Vióse también una 
gran bandada de Esternones reales, Pseudoleistes virescens Vieill., per- 
seguido en vano por un balcón Tinnuncidm sparverins Linn., jjero 
aquí ya completamente sin la compañía de Xanthosomus fiavus Gm. 
En cnanto a insectos recogiéronse en el arroyo : HermosteH procerus 
Berg., Gapsus fraudtdentus Stab., Renthenia univiUata Berg,, Cono- 
rhinus infestans Kl., y bajo las piedras Coriscus punctipemiis Berg. 

Las tropas acantonadas en Fuerte Argentino estaban bajo el man- 
do del teniente coronel don Lorenzo Winter; eran notables tanto por 
su excelente equipo como por su superior disciplina. Por orden de 
S. E. el señor in'esidente de la república gran parte de ellas se incor- 
poraba bajo el mando de su jefe al ejército expedicionario aumentán- 
dolo notablemente. Aquí nos despedimos también del último indicio 
de civilización en el desierto, que aun nos ligaba con el mundo exte- 
rior : el telégrafo, que allí llegaba a su término. En lo sucesivo, todos 
los telegramas se enviaron para su despaclu) a ese lugar con una es- 
tafeta volante. 

Sábado 3 de mago. — A las G de la mañana se tocó diana, pero con 
el arreglo y cargar de los carros y otros importantes quehaceres se 
perdió bastante tiemi)o, de manera que recién a las 10 se dio la 
orden de montar. Marcbábamos hacia el suroeste y a las pocas cua- 
dras de la población vadeamos el río Sauce Chico, siguiendo su curso 
por su orilla derecha. La Pampa era llana y desprovista de árboles 
pero cubierta con tupida capa de césped. A nuestra derecha divisá- 
bamos en lontananza algunas colinas, tpie aparentemente limitan el 
valle, hasta que más allá se acercan más y más al lecho del arroye», 
para encerrarlo finalmente entre bastante altas barrancas, cuya for- 
mación de tosca se hace visible en muchas partes. 

A la 1 de la tarde se hizo un corto alto para almorzar y en se- 
guida seguimos marcha pasando luego una bonita cascada formada 
por una depresión en el lecho rocalloso del arroyo. Nos sorprendía 
afpií el considerable caudal de agua, que éste arrastra hacia el mar. 



A. UOERING Y P. LOKKNTZ : EXPEDICIÓN' AL KÍO NEGRO 377 

pudiéiKlose explicar este fenómeno, solamente por la circunstancia 
de recibir el río, corrientes o vertientes subterráneas, porque otros 
atfuentes no se observaban. Con un sistenja de riego extenso podrían 
aquí crearse espléndidos cultivos de árboles, cuyo porvenir prove- 
choso estaría ampliamente asegurado por la bondad del suelo y la 
suficiente humedad en todas las estaciones del año. A las 4 de la 
tarde llegábamos a fuerte Manuel Leo, a 45 kilómetros de fuerte 
Argentino, donde se plantó el cauípamento para la noche. 

Domingo 4 de mayo. — A las O y media se tocó diana y a las 8 y 
media se puso, con un viento helado, el convoy en marcha. El cielo 
se había, durante la noche, cubierto con obscuras nubes y veíamos 
hacia el sur y sudoeste, caer fuertes aguaceros, que envolvían toda 
perspectiva en sus raudales. ¡Seguíamos en nuestro viaje la oñWíx 
derecha del río Sauce Chico, encerrada i)or barrancas de tosca y lle- 
gábamos a las 11 y media a fortín Roma, justamente en tiempo opor 
tuno, porque empezaba a llover cí)n vehemencia, de manera que X)or 
el resto del día estábamos obligados a encerrarnos en nuestras carpas. 

El terreno adopta más y más el carácter de la formación patagó- 
nica o montuosa occidental, observándose aislados mechones de gra- 
míneas semialtas, alternando con espacios desnudos u otros cubiertos 
escasamente con plantas tiernas, como gramas, Medicago, Trébol, 
Alñlerillo, etc. 

Lunea o de mayo. — Fué este un día de lluvia y de frío, despeján- 
dose el cielo recién por la tarde, pero soplando siempre un viento 
helado del oeste, suficiente razón para no permitir más (|ue cortas y 
ocasionales excursiones. Teníamos aquí por primera vez en el fondo 
del valle una muestra del suelo, como debíamos pisarlo por mucho 
tiempo en la formación patagónica. Consiste en la superficie de arena 
o por lo menos tierra muy arenosa, no demasiado fina, mezclada un 
tanto con substancias orgánicas o humus, porque es bastante obscura 
y tal vez también impregnada de frecuentes partículas salinas, por- 
que es pesada, consistente y coherente, no pudiéndosela comparar 
con las arenas acarreadas por el viento. Aun fuertes corrientes de 
aire alcanzan a levantar poco de ella, y una noche borrascosa en 
estos médanos de la Patagouia, no puede en ninguna forma compa- 



378 BOLETÍN DE I>A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

rarse con las tormentas de tierra en los desiertos del interior do la 
provincia de Catamarca, por ejemplo. Esta arena en el snr se halla 
también revestida por una, si bien no muy tupida, tampoco muy 
pobre vegetación, viéndose mecliones de i)a8to, arbustos bajos de 
BaccltariH, Indkjofem^ etc., faltando, sin embargo, nna capa de cés- 
ped continua. La arena nos acompaña en nuestra marcha a largas 
distancias; anteriormente su naturaleza debe haber sido distinta, es 
decir, cuando formaba médanos andantes o movedizos, habiendo 
ahora perdido esta cualidad casi del todo. Su subsuelo, a poca pro- 
fundidad, está formado en todas partes i)or tosca firme, que ocasio- 
nalmente aflora en pequeñas elevaciones, formando coronamientos 
rocallosos. También el fondo del lecho del río consiste en tosca; entre 
ella y la arena superficial se hallan algunos pies de greda, tal vez 
producto local de acarreo de las aguas, en cuyos sedimentos el río 
volvió a excavar su lecho, constituyendo esto una formación nueva, 
pero más antigua que la de arena voladora que la cubre, a igual que 
toda la planicie circundante. 

Las plantas recogidas y anotadas en estos dos días fueron las 
siguientes : dos especies de Potamogetón, una de hojas anchas y otra 
de hojas finas. Senecio sp., Fluchea quitoc D. C, Hydrocotyle honarien- 
sisham., P., H., Vittadinia multijida Gv., que, después de encontrarse, 
en la pampa sólo aisladamente, ocurre ahora con suma frecuencia, 
constituyendo casi una planta característica, las distintas repetidas 
veces mencionadas especies de Baccharis, especialmente B. artemi- 
üioides H. A., varias Compositm de flores amarillas o ya desfloradas, 
entre ellas un Heterospermum, Wedelia bnphtalmijiora n. sp., la Oxa- 
lis amarilla, Gyncrium, la ya mencionada alta Ariindo, la hermosa 
Gerardia rigida Gilí. var. grandiflora Ltz., una Adesmia, Berberís 
rnscifolia Lam., CoUetia sp., Mulinum leonimim Ltz. n. sp., Clematís 
Hilarii Spr., Rnmex y Chenopodias, Piquilín, Sauces y Álamos, Medi- 
cago denticnlata W., Erodium cicutarum L. Her., Oxyhaphus toscac 
Ltz. n. sp., Hordeum secalinum L., Bronms íinicloides (xill., var. gran- 
diflora Ltz., Equisetnm ramosisfiimum H. Bpld., Prosopis 'í striata 
Benth., Stevia multiaristata Desf., Menodora triflda Steud. 

Martes 6 de mayo. — Al aclarar el día nos pusimos nuevamente en 
marcha, con una espléndida mañana fresca. El estado mayor se ade- 



A. DOERING Y V. LORENTZ : KXPEUICIÜN AL KÍO NEGUO 379 

liintaba im poco; las tropas seguían más (lesi)acio. Todo el inundo 
estaba de excelente bumor, porque ese día entrábamos en la Patago- 
nia, la Patagonia en el concepto geológico y ñtogeográftco, mientras 
en cuanto a los límites del concepto geográfico « Patagonia », las opi- 
niones difieren. Subimos las barrancas del valle que más adelante no 
vuelven a descender sino se presentan como las pendientes de una 
altiplanicie suavemente ondulada. Por iiltima veznos saludóla sierra 
de la Ventana, para después desaparecer del todo. El suelo es aun la 
mencionada tierra arenosa, cubierta con una vegetación que cambia 
según las elevaciones y depresiones del terreno. Tan pronto se ven 
mechones de pasto diseminados, dejando entre sí trechos desnudos, 
tan pronto faltan éstos, siendo reemplazados por bajos arbustos. 
Entre éstos constituye una forma extraña, pero inequivocable, de 
vegetación, cubriendo considerables superficies, la plateada Hyalis ar- 
genteai)on.^ ya desflorida y raras veces con algunas semillas. | Habrá 
descendido hasta aquí de la ccmlillera o será originaria de estos luga- 
res, subien(h) a los valles de los majestuosos Andes? Casi parece 
haber sucedido lo último. Con frecuencia ocurren también matas de 
Btíccharis, especialmente B. artcmisioides H. A. y aun más abundante 
Vittadinia multifida Gr. Se notan asimismo grupos de matas de la 
cortadera Gynerium, que han perdido mucho de su gallardo aspecto 
en la arena seca: recién a orillas del río Colorado se desarrollan nue- 
vamente en su completa lozanía, ofreciendo al aun frecuente Tigre 
seguras guaridas. Podemos pasar por alto otros vegetales de menor 
imijortancia y ya conocidos, porque nuestra atención se concentra en 
otras formas que aparecen ante nuestra vista, sobresaliendo de la 
vegetación baja. ¿ Serán indios que a caballo vienen a nuestro encuen- 
tro "? Al acercarnos resultan arbustos de alta talla, el primer saludo 
de la Patagonia, las primeras i^lantas leñosas mayores que encontrá- 
bamos en nuestra marcha. Son ellos Chañares, seguidos pronto por 
algunos Molles, parecidísimas al Molle dependens, las que más allá 
quedan de todos los arbustos los más ft-ecuentes. Sus hojas al ser tri- 
turadas no despiden, como las de algunas otras especies de Duvaua, 
fragancia aromática alguna, haciéndolo en cambio su madera al arder. 
Notábamos a más un Algarrobo, parecido al Algarrobo negro, sin flo- 
res ni frutas, probablemente Prosopis sfriata Bentli., la que ostentaba 
ramas achaparradas, secas o lisiadas. El Molle crece a veces en gru- 



380 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

pos, los otros aislados. En uno de estos montes se hizo un corto alto 
para almorzar. 

Pronto nos volvimos a poner en marcha, llegando ya a eso de las 
10 de la mañana a nuestro campamento para ese día. Era un amplio 
l)añado de poca profundidad, rodeado de suaves elevaciones, con una 
pequeña aguada cenagosa en su fondo, que había tomado la forma de 
una laguna. Su nombre se nos indicaba como IS'arán-Choiqué, signifi- 
cando « Xandú (avestruz) muerto >> ; otros designaban el lugar como 
«laguna Seca». Al descender en el bajo, ya desde lejos se observa 
un cambio en la vegetación, alternando trechos de un amarillo tan 
vivo que aparenta una exuberancia de Oxalis floreciente, con grandes 
manchas de un verdescuro, casi negro. Al acercarnos vimos que lo 
primero no era otra cosa que el ya mencionado jiasto salitroso IHs- 
t i cJi lis 2) rostrata Desv., con las puntas délas hojas ya marchitas y flo- 
res viejas, y las manchas obscuras correspondían a grupos de matas 
de Baccharis y Tessaria absínthokles D. C, como también ajúncales, 
Scirpus f pimgens Vahl. Al pie de las ligeras elevaciones o lomadas y 
en las bajadas se notaban formas mayores, intermediarios entre árbol 
y arbusto, completamente aisladas y en reducido número. Aparte de 
lo mencionado, el extenso bajo estaba completamente desprovisto de 
otra vegetación. 

Aprovechábamos de la llegada temprana i^ara hacer excursiones a 
las lomitas que encierran el bajo. Son formadas por un esqueleto de 
tosca irregularmente denudado, pero en la arena, que cubre las pen- 
dientes y el fondo del bajo, se entremezclan ya en partes amontona- 
mientos del pedregullo patagónico del « piso Tehuelche », conocido 
por las descrijíciones de viajeros anteriores y tan característico jjara 
la superficie de la meseta patagónica. Pero un examen más de cerca 
mostró pronto que aquí aun no se trataba de nn verdadero banco 
tehuelche de piedras rodadas, formado por una mezcla de rocas vol- 
cánicas de la cordillera, acarreadas en otra época por las corrientes 
sobre la jneseta de la Patagonia oriental, sino de depósitos de frag- 
mentos esquinosos no rodados, de distinto tamaño y figura, forma- 
dos por cuarcitas o areniscas cuarcíticas, idénticas a la roca predo- 
minante de la avecinada sierra de la Ventana y sus promontorios. 
I Cómo habrán llegado a estos lugares de la pampa dichas acumula- 
íúones de fragmentos esquinosos de piedra y pedregullo de la sierra 



A. DOElíING Y P. LOKENTZ : EXPEDICIÓN AI, KÍO NEGRO 381 

de la Ventana, cuando en todo el trayecto intermedio no existen pro- 
minencias o atlorecimientos de esta clase de roca ! Además ellas no 
formaban una capa continua de nn dejíósito de cuenca fluviátil por 
acaso, sino se encontraron a razón de dei)ósitos o manchas irregula- 
res de forma semilunar, análooo a pequefios morainos terminales o 
laterales. Como estos incidentes en la deposición y la naturaleza 
esquinosa de estos fragmentos exclnye la hipótesis de un transporte 
por las aguas corrientes, estamos aquí delante de un problema que, 
durante nuestra breve y rápida travesía a través de estas regiones, 
no hemos podido resolver con seguridad; pero nos parece que esta 
clase de acumulaciones muy ]>articulares de acarreo rocalloso a inme- 
diaciones de la mencionada sierra, merecen un estudio más detallado 
de lo que nos ha sido posible realizar, para resolver si puede o no 
haber habido un período glacial, tal vez breve y pasajero, en este sis- 
tema serráneo austral. Si nuestros hallazgos anteriores cerca del 
fuerte Argentino, etc., de piedras más o menos aisladas y cimentadas 
en la superficie de los bancos de tosca, dejanaceptable la hipótesis 
de haber sido ellas armas arrojadizas desparramadas por el homo pre- 
histórico, no es admisible semejante subterfugio en el presente caso, 
donde tampoco no puede tratarse de talleres del hombre, por las cir- 
cunstancias particulares adversas de su deposición, que en la misma 
forma se repite, y cuando además la piedra no representa un material 
superior para la talla de utensilios, y desde que, no distante del lugar, 
existen yacimientos de hermosos pedernales de ópalo, (jue habrían 
suministrado un material preferible y más perfecto. ]Más hacia el sur 
en dirección al río Colorado, el banco de tosca que sigue a poca pro- 
fundidad bajo la superficie del suelo arenoso, manifiesta un traspaso 
directo a los bancos del piso tehuelche, depositado en condiciones 
análogas y formado i)or un conglomerado o « budín » de moderada 
cohesión, de rodados o guijarros redondeados de rocas volcánicas de 
la cordillera, generalmente cimentados en un conglomerado no muy 
duro, por fango de ceniza volcánica moderna, blanca, e igualmente 
muy rica en cal, cuyo contenido aun no se ha averiguado, si en su 
estado primitivo ha sido sulfato de cal o más bien rocas augíticas, 
descompuestas por metamorfosis crónica. Lo mismo que la superior 
capa de tosca de la pampa sur que considero sincrónica, este cemento 
de ceniza calcárea que forma el vehículo del piso tehuelche, tiene de 



882 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

50 a 90 por ciento <le carbonato de calcio, muy a diferencia del tenue 
velúcnlo silíceo que lia aglomerado levemente en un gres poco cohe- 
rente las arenas de las capas araucanas, sobre las cuales el banco del 
tebaelche se ha asentado, y cuyo gres terciaiio o arena algo aglome- 
rada apenas ofrece efervescencia con los ácidos. 

Los rodados fluviátiles del piso tehuelche diluvial cada vez más al 
occidente, en direc(;ión hacia la cordillera, aumentan en tamaño a la 
vez que desarrollan figura más bien esquinosa, y en la precordillera 
los depósitos sin duda deben confundirse con el material de acarreo 
al i)ie de la serranía, bajado por las morainas en el j)rimer período de 
la época diluvial. jSTo deja de ser muy particular y de difícil explica- 
ción, la gran extensión geográfica, horizontal o lateral y tan continua 
de estos depósitos de acarreo fluviátil sobre toda la meseta occiden- 
tal y oriental de la Patagonia, y aun suponiendo que las* corrientes 
que trajeron estos rodados hubiesen quedados cegados en parte y 
durante su transporte por el fango de los despojos de las abunílantes 
precipitaciones de ceniza volcánica. 

Es una ceniza blanca, acida o silicosa que predomina en estas 
capas superiores de la época cuaternaria, a diferencia de la división 
inferior, donde completamente predominan los despojos de cenizas 
básicas anfibolíticas de color negro-oliváceo, los cuales en los bancos 
donde ellos no se han descompuestos del todo por la caolinización, 
comunican un color obscuro a las capas en que abundan, como tam- 
bién en la descomposición crónica suministran arcillas ferruginosas 
de tinte más saturado que las cenizas blancas silíceas. Las erupciones 
de las cenizas blancas, acidas (probablemente dacíticas), en la última 
época pampeana, han sido tan notables y frecuentes, que en las pro- 
vincias centrales, como por ejemplo en Córdoba, descanzan una me- 
dia docena de capas blancas, una encima de la otra, con cortos inter- 
valos; pero sólo una, la penúltima, es la que con abundancia lleva 
una fuerte contenido de precipitaciones calcáreas; y en el caso de que 
ésta, como suponemos, sea general o aproximadamente sincrónica en 
todas partes, nos encontraríamos entonces delante de un fenómeno 
verdaderamente colosal de actividad volcánica y al cual no es com- 
parable ninguno de los sucesos análogos conocidos históricamente; 
Ijorque los despojos calcáreos similares y de un horizonte aproxima- 
damente análogo se encuentran en las capas superiores del subsuelo 



A. DUERING Y V. LOKKNTZ : KXPEDICIÓN AL RÍO NEGRO 383 

desde la Pata^oiiia, a través de Buenos Aires, Córdoba, etc., liasta 
las latitudes de Tueuuián y el Chaco. Sin duda un verdadero desas- 
tre^iara la fauna y flora pampeana, contemporánea a aquel período 
de evolución geológica de nuestro suelo. La mayor parte de los geo- 
físicos están de acuerdo en que las épocas de actividad volcánica 
ejercen una influencia notable sobre el clima y el aumento general de 
la temi)eratura y de las precipitaciones meteóricas, y hasta que no 
faltan quienes quieren explicar, como consecuencia de estos acciden- 
tes, el cambio y origen de los alternativos períodos intergiaciales. En 
cada caso esta intensidad de erupciones volcánicas en el último 
período cuaternario de nuestro continente, no deja de suministrar 
material a especulaciones para explicar el acarreo fluviátil más allá 
hacia la costa oriental de la Patagonia de los dei)ósitos rocallosos de 
las, morainas glaciales de la cordillera. Hay que suponer no solamen- 
te la existencia de una época d<' lluvias extraordinarias, reconosci- 
ble también en los depósitos en el norte del país (1), sino tauíbiéu un 
abrupto derretimiento de los depósitos de hielos glaciales en la cor- 
dillera del sur y a la vez el entierro de los rodados en el fango de las 
lluvias de ceniza, precisamente en el último período de la época dilu- 
vial; incidente no solamente rec(moscible en la Patagonia, sino tam- 
bién en algunos yacimientos de la sierra de Córdoba. 

Queda absolutamente fuera de duda que el pro(;eso de transporte 
y deposición de estos bancos de rodados, sobre todo la meseta j)ata- 
gónica, ha sido acompañado de un inmenso proceso de denudación y 
una barrida délas capas sueltas pampeanas, que la corriente del agua 
y del pedregullo encontró en su camino. De los bancos de la forma- 
ción pampeana sólo i)arecen haber quedado unos cuantos islotes con 
los restos de la Maerauchenia. Las actuales corrientes y ríos que atra- 
viesan la llanura patagónica, excavaron hondeadas de 60 a 200 me- 
tros de profundidad en las capas sedimentarias que atravesaron (2). 
El i)iso tehuelche por lo tanto sí puede tener continuación genética 
directa con los sedimentos superpuestos; pero bajo ningún concepto 
con los estratos terciarios sobre los cuales él descansa, desde que 

(1) A. DOERiNG. Revista del Museo de La Plata. Tomo XIV, págiua 189. 

(2) Informe oficial de la comisión científica agregada al estado mayor de la expedi- 
ción al Río Xef)ro, III, página 501. 



384 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

necesariamente debe existir un inmenso hiato entre ambos sedimen- 
tos; y esto no solamente en la Patagonia, sino en todas partes donde 
estos bancos de acarreo descansan sobre uu i)iso relativamente poco 
resistente. 

íTos acercábamos luego en nuestro viaje a las formas de árboles 
tan extraííos desde lejos, hallando en ellos especies conocidas, Cha- 
ñar y Algarrobo, pero de crecimiento tan particular, como casi nunca 
había sido observado antes. De un corto y corpulento tronco nace 
una cantidad de ramas gruesas, poco separadas una de la otra, que a 
su vez se ramifican nuevamente bastante. Estas ramificaciones se 
elevan casi hasta la ajtura total del árbol, formando de esta manera 
una pantalla de escasa cavidad. Esta formación no se había obser 
vado nunca antes en el Chañar, y daba ella un nuevo ejemplo, por la 
facultad de adaptacióu, de su configuración a influencias exteriores. 
Deben ser sin duda estas, tal vez frecuentes tormentas de granizo 
que producen la forma citada, porque también otras especies, a quie- 
nes jamás suele ser peculiar, la adoptan en estas regiones. Algarrobo 
ya fué mencionado y la sombra de toro, Jodina rhombifoUa H, A., 
mostraba la misma en un grado aun más pronunciado. El Molle a cur- 
tir. (|ue también observábamos aquí, aparentemente no se adapta a 
esta formación, sino muestra como siempre sus matas deschaparra- 
das y erizadas de espinas. 

La forma de pantalla de los vegetales fué reconocida de convenien- 
cia también por la tropa e inmediatamente utilizada; grupos en ale- 
gre conversación acampaban bajo ellos, la paba cantaba en las foga- 
tas, el mate pasaba de mano en mano y en las ramas de los árboles 
se encontraban atados los caballos, para también tener parte en la 
sombra, haciendo relucir desde lejos sus mandiles multicolores. 

Aparte de lo mencionado, la excursión no ofreció nada de notable, 
la Hora es pobre en flores y en las lomas de tosca también en especies. 
Hacia la tarde volvíamos al campamento para recogernos temprano, 
porque nuestro descanso debía ser de corta duración. 

Miércoles 7 de mayo. — A medianoche fuimos despertados y a las 
2 nos pusimos en marcha. P]l estado mayor había llegado ya a las 
10 de la mañana al nuevo campamento, siguiéndole los carros mucho 
más tarde: debíamos cubrir siete leguas. Hasta las 10 y media mar- 



A. UOICKING Y P. LOHENTZ : EXPEDICIÓN AL Itíu XEGRO 385 

<'li!'i hamos sin dificnltíid por campos de la naturaleza descripta, des- 
pués se hizo un corto alto cerca de unas pequeñas lafiunas, cubiertas 
de Totoras y Lemnas. Nos separaban sólo dos leguas del campamento, 
pero ahora entrábamos en la región de los médanos o dunas de arena 
<pu; dificultaban y retardaban extraordinariamente la marcha. Los 
médanos alcanzan una altura máxima (pie no excede de 16 metros, la 
mayor parte son más bajos. Su carácter de médanos i^ertenece más 
bien al pasado, porque, como ya fué men(!Íonado antes, ahora la arena 
es demasiado pesada y en su mayor parte ya tijada por la vegetación, 
para, bajo la iníluencia de fuertes vientos, viajar con profusión, fal- 
tándole en general las cualidades características de los médanos o 
dunas de viento. Se les puede calificar de médanos pensionados ! Sin 
embargo, la profunda y pesada arena o]>one al progreso de los torpes 
carros de dos ruedas serios obstáculos y los pobres animales se can- 
san con el rudo trabajo. 

Tuvimos tiempo de treparnos en algunos de los médanos, que a 
veces, donde una loma de tosca forma una elevación mayor, permite 
una perspectiva más amplia a los alrededores. La comarca se asemeja 
a las olas de un mar conmovido ])or un viento de regular fuerza, 
soplando constantemente de una misma dirección, habiendo sido ésta 
manifiestamente de este-noroeste a este-sudeste, i)orque las caídas de 
los médanos miran hacia esta última dirección. 

La vegetación, que no los cubre muy tujjida, consiste en primera 
fila de matas diseminadas de gramíneas bastante altas de tallos del- 
gados, contribuyendo con el mayor contingente el llamado Esparto, 
J)iacliyrum arundinaceum Gr., con sus duras y redondas hojas. Los 
arbustos mayores empezaron a escasear hasta que desaparecieron del 
todo, en cambio pululaban los de talla baja, especialmente Vittadinia 
miiUifida Gr. y varias especies de Bnccharin entremezcladas con una 
especie de Glycirrhiza astragalina Gilí., que aquí aparecía por pri- 
mera vez, con sus hojas pennadas, oleagíneas y de fuerte olor, dán- 
<lose a conocer más tarde como un constante habitante de la arena 
patagónica. Los indígenos la llaman : orosuz. 

Para la vegetación, la formación pampeana ha terminado aquí jíor 
completo y más adelante hasta los contrafuertes de la cordillera sólo 
domina la estepa de los arbustos patagónicos. Una alfombra continua 
de pasto como en la pampa ya no existe. Sobre la superficie del suelo 

T. XXI 25 



386 BOI^ETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

donde se destacan grnpos de Jarillares y otros arbustos y arbolitos 
análogos, en el invierno sólo se notan manchas aisladas de pastos, 
que en uno que otro punto forman algún grupo más extenso. Un con- 
traste agradable presentan los valles de los ríos y arroyos que siem- 
pre ostentan una vegetación abundante y vigorosa. El clima es aná- 
logo al de las provincias occidentales, con lluvias torrenciales en el 
verano y escasez de humedad en el invierno. 



OBSERVACIOXES MAGNÉTICAS 



EFECTUADAS FUERA DE CÓRDOBA EX EL AXO 1905 



Por ÓSCAR DOERING 



Disponía en el año 1905. tan solo del mes de febrero para conti- 
nuar las observaciones magnéticas fuera de la capital de Córdoba. El 
1° de febrero hice el principio en la estación del Ferrocarril central 
argentino, «James Craik», llamada «Chañares» en otro tiempo, 
donde había observado veinte años antes, el 24 de mayo de 1885, con 
un magnetómetro de desviación. En la tarde del 2 de febrero me tras- 
ladé en coche al oeste, a la dilatada población Pampayasta, donde 
hice mis observaciones, el día 3 de febrero, cerca de la capilla de Las 
Mercedes, en el « Paso de los Poleos ». De allí volví el 4 de febrero a 
James Craik, llegando a las 8 a. m., con el propósito de tomar el tren 
a Villa María. 

Mi equipaje, 231 kilos, estaba entregado y pesado, pero llegó la 
hora de la salida del tren (9.35 a. m.), sin que hubiese anuncios de su 
llegada : tampoco se abrió la ventanilla para la expedición de los bole- 
tos. No tardamos los viajeros en saber la explicación de esos hechos 
tan anormales : el jefe fijó en la pizarra de la estación un aviso que 
nos sorprendió con la noticia de que a causa de haber estallado una 
revolución, se había suspendido el tráfico en toda la línea. 

Frustradas todas mis tentativas de conseguir cualquier vehículo 
que me llevase a otra localidad, tuve al fin que someterme a la reali- 
dad de un veraneo o, más bien, cautiverio por tiempo indeterminado. 

Con la amable intervención de dos comisarios de la Defensa rural, 



388 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

los señores Jorge de Elía y R. Puebla Burgoa, que sacrificaban en 
obsequio mío algunas comodidades iiersonales, pude tomar una mo- 
desta pieza y hospedaje en la confitería de Gabriel Gamberale. 

A pesar de nuestro aislamiento del resto del mundo, la vida en Cha- 
ñares estaba lejos de ser monótona, sino que resultó en sumo grado 
emocionante. ISTuestras únicas fuentes de información sobre la marcha 
de los sucesos eran el jefe de la estación que disponía del telégrafo de 
la línea, y algunos viajeros que volvían de río Segundo, donde se 
había disuelto el tren de combinación del sur en la mañana del 4. 
Aquel recibía de los términos de la línea, Córdoba y Villa María, que 
estaban en manos de la revolución, noticias-bombas, o mistificaciones, 
según convenía : éstos que venían huyendo a caballo o en sulky, do- 
minados visiblemente por el miedo, contaban hechos increíbles de 
Córdoba, como si los hubiesen presenciado, a pesar de haber estado 
en río Segundo, a diez leguas de distancia. Las pequeñas fuerzas revo- 
lucionarias que recorrían la línea con frecuencia en trenes improvisa- 
dos, parecían haber hecho voto de trapenses, pues no contestaban a 
ninguna pregunta indiscreta sobre los acontecimientos. De modo que 
la ocupación continua de cuantos habían conservado su cerebro en 
condiciones normales, y no eran muy numerosos, consistía en imitar 
el trabajo de las gallinas, es decir, en agitar y revolver el montón de 
noticias deformadas, con el objeto de sacar, en caso favorable, un pe- 
queño grano, la verdad o algo parecido a ella ; la gran mayoría se tra- 
gaban las noticias indigeribles sin sentir malestar. El colmo de las 
emociones, causante de un pánico sin igual, fué el 6 de febrero, a la 
hora de la siesta, la entrada de un tren del sur acompañado de un 
ruido infernal : se componía de 11 locomotoras acopladas, de las que 
cada una comunicaba su presencia al unísono con las otras. Después se 
perdieron los revolucionarios de la vista y el 7 de febrero a las 8 a. m.. 
y)recedido de máquinas pilotos y de pequeños convoyes llenos de des- 
tacamentos de ingeniería que componían a su j)aso los desperfectos de 
de la línea, entró del sur el primer tren de tropas del gobierno nacio- 
nal, seguido hasta las 11 a. m., de otros cuatro que llevaban artille- 
ría, caballería, infantería y hasta los bomberos de Buenos Aires, todos 
esos cuerpos bajo las órdenes del general Benavídez. Volvieron, en 
su mayor parte, el día siguiente, pues no habían encontrado nada que 
hacer en la capital de Córdoba, donde la revolución había resultado 



o. DOERING : OBSERVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 389 

1111 fracaso, no obstante sus primeros éxitos. El peligro personal que 
nos amenazó en Chañares, era la ejecución de una orden del jefe polí- 
tico, de festejar la terminación del movimiento revolucionario con dis- 
paros de armas. Esa medida de la autoridad se puso en práctica alas 
í> de la noche con un entusiasmo tan delirante, que llovía balas en 
todas direcciones. La fiesta no concluyó sin víctimas : nuestra casa se 
vió honrada también con varias balas que quedaban incrustadas en las 
])aredes. 

Poco a poco iban normalizándose el servicio ferroviario y telegrá- 
fico, pero la falta de contestación a numerosos telegramas mios me 
obligó a jioner fin a este episodio de Chañares y a tomar el primer tren 
a Córdoba. Después de haber encontrado mi familia, felizmente, sin 
novedad, salí el IL* de febrero por segunda vez de la capital, a fin dí^ 
continuar mi tarea científica tan ex abrupto suspendida. Me junté en 
Chañares con mi asistente y mis instrumentos, y en la misma tarde 
puse campamento en Villa María. Ilabía perdido 8 días. 

Mi presencia en esa localidad se piolougó hasta el 17, pues un 
tiempo poco favorable interrumpía a menudo mis trabajos. El 18 tra- 
bajé en la estación recién abierta del Ferrocarril Pacífico, en la línea 
Villa María-Eufino, de nombre «La Laguna» en la colonia «Cata- 
lina » y cerca de la más conocida « El Chato ». De allí pasé el 19 a 
Dalmacio Vélez, estación del Ferrocarril andino entre Villa María y 
Uío Cuarto. 

Para completar mis observaciones en esa línea, llegué a la colonia 
y estación Sampacho donde había estado observando diez años antes, 
el 1° y 2 de febrero de 1895. Concluida mi tarea el día 22, me puse en 
viaje a Achiras el día siguiente. 

Ese mismo año 1895 había hecho observaciones en Villa Mercedes y 
cu La Toma (prov. de San Luis) y me parecía conveniente intercalar 
una estación magnética entre esas localidades y Sampacho, máxime 
cuando sabía por comunicaciones del ingeniero Adolfo Schneidewind 
que en los alrededores de Sampacho y Chaján se manifestaban muchas 
anormalidades en cuanto a magnetismo terrestre. Pues, al estudiar 
una variante de la línea férrea entre esas estaciones, este amigo me 
había escrito que las agujas magnéticas andaban tan locas que se había 
visto imposibilitado de seguir trabajando conlabrííjula, comosehace 
en esa clase de estudios para proceder con más rapidez. Me fijé en 



390 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

Achiras, no porque fuese el mejor punto para mi propósito, sino por 
ser fácilmente accesible desde Sampacho sin perder mucho tiempo. 
En efecto, sentado, como en los tiempos patriarcales, alrededor o en- 
cima de mi equipaje en un carro tirado por 3 muías (no pude conse- 
guir coche), hice el viaje de ida en 6, el de regreso en o horas. Pasamos 
por la pequeña laguna « del Ohaüarito » que se alimenta de aguas del 
río de Achiras y a un kilómetro de distancia al suroeste del cerro 
Áspero, quedando el cerro Suco y él de Sampacho al sur y sureste. 

Hice mis observaciones en aquella parte de la villa que está más 
cerca del río, a la distancia de apenas una cuadra del mismo. Allí era 
el paso obligado de los enfermos que habían venido de lejos a buscar 
su salud tomando baños en el río durante una temporada más o menos 
larga. ííuraerosos ranchos de uno o dos cuartos, construidos para ser 
alquilados, esperaban la llegada de más bañistas que se reclutaban de 
gente de pocos recursos. Mis trabajos durante el día 24 no me dejaban 
tiempo para informarme de visu sobre la clase de esos baños y el 25 
a las 6 a. m. estaba otra vez sentado en el carro para volver a Sam- 
pacho y tomar el tren a Chaján. 

Mis estudios en esta estación resultaron un fracaso : pues si bien 
hice numerosas observaciones durante el 26, el grado de nebulosidad 
del cielo no me permitió tomar las observaciones del sol para el cál- 
culo del azimut, quedando, de esta manera, perdidas las observaciones 
de declinación y salvadas tan solo las de la intensidad horizontal. 
Tampoco pude prolongar mi visita, pues mi vuelta a Córdoba depen- 
día del tren de combinación que pasaba el 27 por la mañana y que 
tomé regresando definitivamente a Córdoba. 

Publico los detalles numéricos de esta excursión en el orden en que 
se han efectuado : James Craik, Pampayasta, Villa María, La Laguna, 
Dalmacio Yélez, Sampacho, Achiras y Chaján. 

En cuanto a los instrumentos usados diré que todas las alturas del 
sol destinadas para calcular la corrección de mis cronómetros de bol- 
sillo Leroy y Vacheron se han tomado con mi círculo de reflexión, y 
las observaciones magnéticas y de azimut con el teodolito magnético 
C. Bamberg número 2597. 



o. DOERING : OBSERVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 391 



1. JAMES CRAIK 

;. = + 4''13'"50f5 = 63°27'38" p = 32oi0'25" H = 250'"46 

En este lugar había hecho observaciones magnéticas con el magne- 
tómetro de desviación el 24 de mayo de 1885. El nombre « Chañares ^ 
que la estación llevaba entonces, lia sido cambiado posteriormente en 
« James Craik». 

Donde había observado en aquella ocasión, rodeado de vizcachera- 
Íes, encontré esta vez una villa floreciente : felizmente existía para 
hacer mis observaciones, un poco más al sur una pequeña zona que 
se había substraído a la edificación, de modo que los dos puntos de 
observación en 1885 y 1905 no distan más que -100 metros uno del otro. 

Alturas del sol, reducidas 





Fecha 


Hora 




Liiiil)i> 


Altura" corregida 


1. 

2. 


Febrero 1, a. m. 


Leroy 10" 2'"51?4 
.-) 36.4 


1 

' 


57°45'35" 


3. 
4. 




7 
10 


56.4 
41.0 


) 
' 


58 45 41 


5. 
6. 




11 
14 


46.0 
29.8 


O / 
i 


59 30 37 


7. 
8. 


Febrero 1, p. m. 


2 6 
9 


.53.0 

38.8 


) 

0i 


59 30 51 


9, 




10 


42.8 





58 45 51 


10. 
11. 




15 
18 


51.2 

31.4 


) 
i 


57 45 50 


12. 
13. 




19 
22 


36.0 
17.6 


/ 
•0 ) 


57 49 


14. 
15. 


Febrero 2, a. m. 


9 59 
10 2 


59.4 
41.0 


0/ 
\ 


57 48 


16. 

17. 




3 
6 


46.0 
27.6 


) 

i 


57 45 57 


18. 
19. 




8 
11 


47.6 
34.0 


/ 
i 


58 45 55 


20. 
21. 




12 
15 

Resultados 


39.0 
26.8 


/ 

) 


59 30 54 



AT Leroy. Febrero 1, 12'" iii. = + 2"56!37 
— 1-2, 12" mu. = + 2'"58.47 



392 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



1. Febrero 1, a. m. 



2. Febrero 1, p. ni. 



Determinación del azimut de ¡a mira 

Mira 260°15:50 

Lerpy 7''45''42f2 0| 288°36:00 

47 24.4 0i 22.75 

49 14.0 10 4.5.75 

50 58.4 10 33.75 

7''48'°19!75 28o°34:56 
sT Leroy = + 2 55» 60 

Mira 260°14:00 

Leroy 6'34"12^8 0j 83° 4:50 

36 1.8 01 82 50.50 

37 23.0 ¡0 83 13.25 
39 17.6 ¡0 82 58.50 

6''36'43!8 83° 1.-69 
AT Leroy = + 2^57? 49 

Mira 260°15:i2 

Leroy 7'=13'56?8 0| 287°18:50 
15 27.6 01 7.50 

17 1.0 32.00 

18 59.0 10 17.75 

7''16'°21M 287°18;94 
AT Leroy = + 2"\59!71 

Azimut de la mira 

Febrero 1, a. m. 69°21'42 ) 

^- 69°20'39 

— 2. a. m. 19.37 ) 

— 1, p. m 69 21.13 

Azinint adoptado : 69°20;76 

Sirvió de mira el semáforo al este de la estación, distante unos 
250 metros. 

Deelinación de la ayuja 



3. Febrero 2, a. m. 



Número 


Mira 


X 


orte inafíiiético 


Declinación 


Ffclia 


Hora 


1. 


260oi5;30 




200°35;56 


9°4i;02 


Febrero 1 


10''9a. 


2. 


15.24 




33.93 


39.45 




11.7 


3. 


14.20 




26.20 


32.75 




3.9p. 



o. ÜOEHING : OBSEKVAOIONKS MAGNÉTICAS, 1905 393 

Xiiiiifiii Mira Norte iiia¡iiit''tiii> Drclinacióii Fecha Hora 

4. 260014.15 200°25.80 9o32.42 Fela-ero 1 i"! 

5. 14.05 26.20 32.90 5.7 
' 6. 14.00 25.20 31.95 6.4 

7. 15.00 25.00 30.76 Febrero 2 9.0a. 

8. 26.38 32.14 9.6 

9. 30.25 36.01 11.6 

10. 33.12 38.88 l.Op. 

11. 32.75 38.51 1.5 

12. 260 15.00 200 30.38 9 36.14 2.2 



Las observaciones se han efectuado con la aguja II colgada de lii lo 
y se han reducido a las de la aguja normal mediante la corrección ne- 
gativa de 37 '69, resultado de varias comparaciones ad hoc. 

Intensidad horizontal por deflexionen 

1. Febrero 1. l'-O j». m. t — 39°8 

EE 228° i;75 

WE 227 22.50 

EW 186 25.25 

WW 37 . 75 

? = 20035:19 
H = 0.25 619 



2. Febrero 1. 1''7 p. m. t = 40°7 



EE 227030:25 

WE 8.50 

EW. 186 10.50 

WW 26.25 

^ = 20°30:45 
H = 0.25 694 



3. Febrero 1. 3"! p. m. í = 41°0 



EE 227010.50 

WE 226 32 . 50 

EW 185 40.50 

WW 56.50 

}j = 20°3i:38 
H = 0.25 669 



394 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



2. PAMPAYASTA 

/= + 4''14' 20? = 63°35;00 -, = — 32°15;73 H = 292? 

La longitud es estimada ; la latitud, resultado de 5 observaciones de 
la altura de a Aurigae efectuadas poco después de su culminación. 
También es mía la determinación de la altura mediante la observación 
de 3 aneroides en los días 2, 3 y 4 de febrero. 

El punto donde hice todas mis observaciones, está en la orilla 
izquierda del río, a 1 cuadra de distancia del «Paso de los Poleos». 
La casa del entonces receptor Oyarzábal se ve a 300 metros de dis- 
tancia bajo un azimut de 315°16' (casi al noroeste) y a unos 750 me- 
tros aparece la Capilla de La Merced cuya torre tiene un rumbo de 
Oeste 39°40' Norte. 

Alturas del sol. reducidas 





Feclia 


Hora 


Limbo 


22. 


Febrero 3, a. m. 


Leroy 9''36'"41!8 


) 


23. 




39 20.6 


) 


24. 




40 23.6 


1 


25. 




43 3.6 


^ 


26. 




44 4.8 


1 


27. 




46 45.2 


^ 


28. 


Febrero 3, p. m. 


2 35 54.4 


/ 


29. 




38 33.6 


^ 


30. 




39 36.0 


1 


31. 




42 13.6 


^ 


32. 




43 18.6 






Altura corregida 


52° 0' 


'37" 


52 45 


40 


53 30 


39 


53 30 


37 


52 45 


43 


52 


39 



Besultado 
AT Leroy. Febrero 3, 12" m. = + 2 35?01 

Determinación del azimut de la mira 
Ha servido de mira una seña en la casa de Ovarzábal. 



o. DOERING : OBSERVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 



395 



Febrero 3, p. m. 

Mira 353°42;25 

^ Leroy 5''18'"47?2 0| 300035.' 25 

21 6.0 0i 18.75 

22 23.0 10 43.00 

23 47.2 33.25 

5''21 30t85 300o32;56 
AT Leroy = .+ 2"'35!92 

Azimut de la mira 315016.' 59 (Nor-Oeste) 

Declinación de la arjuja 

Las observaciones se bau efec-tuado con la aguja II suspendida de 
hilo ; la corrección por torsión está aplicada ya a las cifras que siguen : 



S''úinero 


Mira 


Norte 


iiiiígnético 


Declinación 


Fecha 


Hora 


1. 


353041:75 


48 


020; 00 


9< 


=54:84 


Febrero 3 


11''8 a 


2. 


42.00 




23.00 




57.59 




1.2p 


3. 






22.50 




57.09 




1.9 


4. 


42.25 




19.88 




54.22 




3.2 


5. 






20.38 




54-72 




4.5 


6. 


353 42.25 




18.88 


9 


53.22 




5.1 



3. VILLA MARÍA 



¿=i + 4"12™55"2 = 63ol3'48" p = 32o25'5" H = 201"68(203'°56) 

Esas coordenadas son las que determinó el doctor Benjamín Gould, 
y se refieren al jardín del señor Alejandro Voglino o, con mucha apro- 
ximación, a la casa de correos y la de la municipalidad en la plaza. Al 
punto de mis observaciones corresponden 7v=; 63° 14'0"y 5 =i32°25'20" 
pues mi carpa estaba a 300 metros al KE. de las instalaciones para las 
ferias rurales, en el campo libre que se extiende al SE. de la continua- 
ción de la calle Entre Eíos hacia el puente y río. Mirando desde la 
carpa aparecen : la torre de la iglesia de Villa María bajo un azimut 
de 339°49,'0 (NNW.); la torre de la iglesia de Villa Nueva bajo un azi- 
mut de 181 ° 57 .'8 (S.) ; la estación Ferrocarril a Euñno bajo un azimut 
de 67°26:3 (EXE.) ; el puente hacia Villa Nueva 251°30;8 (WSW.). 



396 BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



JJtiirax (leí sol. reducidan 





Fecha 


Hora 


Limbo 


Altura corregida 


33. 


Febrero 1.5, a. ni. 


Leroy 9'=19"'59?8 


1 


47° 0'37" 


34. 




22 39.8 


i 




35. 
36. 




23 43.0 
26 24.0 


i 
i 


47 45 29 


37. 
38. 




27 28.6 
30 10.6 


) 

) 


48 30 34 


39. 
40. 




31 14.4 
33 55.8 


1 

) 


49 15 40 


41. 
42. 


Febrero 1.5, p. ni. 


2 43 38.6 
46 19.8 


1 
^ 


49 15 34 


43. 
44. 




47 22.8 
50 4.0 


/ 
^ 


48 30 34 


45. 
46. 




51 11.0 
.53 49.0 


/ 
^ 


47 45 35 


47. 
48. 




54 51.6 

57 32.8 


, 
^ 


47 31 


49. 
50. 


Febrero 16, a. ni. 


9 20 50.8 
23 31.0 


/ 

^ 


47 (» 17 


51. 

52. 




24 34.4 
27 16.4 


é 1 

) 


47 45 17 


53. 
54. 




28 20.2 
31 2.2 


) 


48 30 17 


55. 
56. 




32 6.0 

34 .50.8 


1 

) 


49 15 20 


57. 
58. 


Febrero 16, p. ni. 


2 42 28.6 
45 11.0 


; 

). 


49 15 41 


59. 
60. 




46 16.4 

48 57.8 


/ 

) 


48 30 40 


61. 
62. 




.50 2.0 
52 41.8 


o / 
© ) 


47 45 40 


63. 
64. 




53 45.6 
56 26.0 


/ 
) 


47 43 


65. 


Febrero 17, a. ni. 


9 21 42.6 


/ 


47 23 


66. 


* 


24 24.8 


) 




67. 
68. 




25 28.0 
28 9.0 


/ 
) 


47 45 25 


69. 
70. 




29 14.4 
31 56.8 


1 

) 


48 30 26 


71. 

72. 




33 0.6 
35 44.4 


1 

r 


49 15 24 



o. ÜOKIÍING : OBSEUVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 



397 



liesulladon 



Vr Lei-dv, Ffbi-ero 15, l^*" ni. 



Ob 



16, 
16-17, 12" mu. 



+ 5"'26?78 
28.0.5 
31.89 



Determinación del a:imi(t de la mira 

Sirvió de mira o línea de referencia la visual dirigida a la torre de 
Villa Nueva que se ve próximamente a un kilómetro de distancia 
al sur. 



1 . Febrero 14, p . lu . 



2. Febrero 15, a. ni. 



3. Febrero 17. a. 



Mira 1280 10:75 

Leroy 5" 8 31!8 01 212o39:00 

9 54.0 01 27.00 

11 28.0 10 50.75 

12 38.0 10 41.00 
5''10 37f95 212°39:44 

aT Leroy = + 5"24?09 



Mira 128° 10; 00 

Leroy 7 ''46 24? 4 0¡ 34° 2.-75 

47 58.0 10 27.00 

7''47 11^2 34014:88 

AT Leroy = + 5" 26! 17 



Mira 128°li:00 

Leroy 7 "11'" 0!6 38° 8: 00 

12 26.0 01 37 57.75 

14 11.8 10 38 18.50 

15 50.6 10 4.75 

7''13 22!25 38° 7:25 
vr Leroy = + 5'"32?88 

Besultadon. Azimut de la mira 



Febrero 15, a. ni. 181°57:46 ¡ 

— 17. a. m. 57.15 ) 

— 14, p. n\ 



181°57'30 



58.36 



Azimut adoptado : 181°57:83 



398 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Declinación de la aguja 



Número 


Mira 


Norte 


magnético 


Declinación 


Feclia 




Hora 


1. 


128°10:75 


31;j 


i°39:35 


9o26;43 


Febrero 


14 


4'^8p 


2. 


10.00 




39.47 


27.30 


Febrero 


15 


8.8 a 


3. 






41.47 


29.30 






10.4 


4. 






42.23 


30.06 






11.4 


5. 






43.85 


31.68 






3.5p 


6. 






41.10 


28.93 






6.0 


7. 


10.88 




35.85 


22.80 


Febrero 


16 


9.0 a 


8. 






38.60 


25.55 






10.4 


9. 


11.00 




41.23 


28.06 






11.7 


10. 






41.47 


28.30 






12.7 


11. 






40.85 


27.68 






1.2p 


12. 






40.23 


27.06 






1.8 


13. 






38.85 


25.68 






2.4 


14. 






36.35 


23.18 






3.8 



Intensidad horizontal por otscilaciones 



1. Febrero 15, l''22"-l''34" 
Aguja II t = 32°2 
T = 2!8110 
H = 0.25 905 



2. Febrero 15, 1''35'"-1''47' 
Aguja II í =r 32O0 
T = 2?8114 
H = O . 25 907 



Intensidad horizontal por deflexiones 



1. Febrero 15, 11''9 a. m. í = 30°5 

EE 

WE 

WW 

EW 

Y = 20°26;49 
H= 0.25 900 



339°58;50 

338 58.50 

298 39.50 

30.50 



2. Febrero 15, l^O p. m. t = 31°8 

EE 

WE 

WW 

EW 

p = 20°26:84 
H = 0.25 881 



339057:25 

2.00 

298 39.50 

31.. 50 



o. DOERING : OBSERVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 399 

3. Febrero 15, l^) p. ui. t = 31o0 

EE 339°59:50 

, WE 338 55 .00 

WW 298 40.75 

EW 35.75 

» = 20o24;21 
H = 0.25 931 



3. LA LAGUNA 

/ = + 4M2 55?3 = 63°13'48" p = 32o47'10" H = 173" 

La Laguna es una estación intercalada posteriormente, para satis- 
facer las exigencias del tráfico, entre las estaciones Ausonia y Etruria. 
Xo figura todavía en las Distancias Mlométricas, 4^ edición (1903) 
de la Dirección general de vías de comunicación. He deducido su 
altura de las observaciones de mis aneroides. Eligí como punto de 
observación una pequeña bahía de la laguna (sin nombre) que ba dado 
origen a la denominación de la estación. Este punto queda como a 
500 metros al NE. de la misma y a 400 de las casas más próximas. 

Alturas de sol, reducidas 

Fecha 
73. Febrero 18, a. ui. 

74. 
75. 
76. 
77. 
78. 
79. 
80. 

81. Febrero 18, p. lu. 

82. 
83. 
84. 
85. 
86. 
87. 
88. 



Hora 


Limbo 


Altura corregida 


Leroy 9 "23" 9f4 
25 55.6 


r 
í 


47° 0'30" 


26 58.6 


o ) 




29 41.0 


0i 


47 45 27 


30 47.6 
33 33.6 


i 


48 30 28 


34 38.6 
37 24.8 


/ 

) 


49 15 34 


2 39 19.8 
42 5.6 


) 

) 


49 15 31 


43 11.0 
45 56.8 


0| 
i 


48 30 26 


46 59.8 
49 44.4 


) 
0) 


47 45 23 


50 52.4 
53 33.2 


/ 
í 


47 24 


csultado 






18, 12'" m. = + 5'^36?74 





400 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Determinación del azimut de la mira 



La mira era al semáforo al SW. de la estación. 



1. Febrero 18, ti. m. 



2. Febrero 18. p. m. 



Mira 283°4i:50 

Leroy 7''13'^47!2 0( 117°17:25 
15 42.6 01 1.00 

17 3.2 10 2.5.7.5 

18 36.4 10 13.00 

7''16"17!35 117°14;25 
aT Leroy = + 5'"36;06 

Mira 283°43:25 

Leroy 5n7''23!6 292°49:00 

19 17.2 34.75 

20 59.8 j0 56.75 
22 .56.8 10 40.75 

5''20' 9!35 292045;31 
AT Leroy = + 5"'37.49 



Azimnt dv la mira 

Febrero 18, a. m. 257°29:07 
— 18, p. m. 29.95 

Azimut adoptado : 257°29:51 
Declinación de la aguja 



Número 




Mira 


Xortí- iiiagin'tii" 


Docliiiacióii 


Fecha 




Hora 


1. 


283 


°41.'50 


35059:67 


9 


°47:68 


Febrero 


18 


8''1 a 


2. 




41.00 


68 . 05 




55.76 






10.1 


3. 




42.10 


68 . 55 




55 . 96 






11.4 


4. 




42.75 


69.05 




56.16 






11.7 


5. 




43.25 


69 . 55 




56.31 






12.0 


6. 






36 U.26 




60.51 






2 . 3 p 


7. 






11.38 




57.64 






3.9 


8. 






10.76 




57.02 






4.3 


9. 


283 


43 . 25 


36 10.13 


9 


56.39 






4.7 



o. DOKlílNG : OBSKKVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 



401 



Intensidad horizontal por deflexión 

1. Febrero 18, 1"0 p. m. / = 28o3 

Y.K 56oi6;00 

WE .->4 .56.25 

WW 15 1.25 

EW 14 23.25 

^ = 20°26.'36 
H =0.25 942 

2. Febrero 18, l'g p. in. í = 29^6 

EE 55°59.'25 

WE 6 . 25 

WW 14 51.00 

EW 36.75 

■f = 20°24:22 
H = 0.25 960 



5. DALMACIO VELEZ 

/ = + 4''14'"13?3 = 63°33'20" y = 32°3TS" H = 23l"'86 

Para. Lacer mis observaciones, me trasladé al campo libre al sur 
de la línea del Ferrocarril andino : a 4 cuadras al WSW. quedaba la 
estación, y la iglesia a unas 6 cuadras al oeste. 

Alturas del sol, reducidas 



89. 
90. 
91. 
92. 
93. 
94. 
95. 
96. 
97. 
98. 
99. 



Fecha 
Febrero 20. a. ni. 



Hora 



Limbo Altura corregida 



Febrero 20, p. ni. 



^roy 9''29' 
32 


^51*2 
35 . 2 







47°45'36' 


33 
36 


41.0 
26.0 






48 30 34 


37 
40 


32.6 
18.4 






49 15 41 


2 38 
41 


29.8 
16.4 






49 15 31 


42 
45 


21.4 
27.2 






48 30 32 


48 


56.8 





47 45 27 
26 



402 



boletín de la academia nacional dr ciencias 



Determinación del azimut de la mira 



Como mira había elegido la torre de la iglesia al W. 



1. Febrero 20, a. ni. 



2. Febrero 20, p. ni. 



Mira ll!5o27;00 

Leroy 7''ll"^45f6 0( 288° 6;25 
13 38.0 287 51.75 

15 7.2 10 288 15.50 

16 56.0 10 0.12 

7''14™21?70 288° 3:40 
AT Leroy = + 4™24!31 

Mira 118°27:50 

Leroy 5''15'"42?2 0| 104°14;75 

17 40.6 30.00 

19 16. 8 10 51.25 

20 43.0 10 39.25 

5''18""20!65 O 104°4i;31 
AT Leroy = + 4" 25! 74 



Azimut de la mira 

Febrero 20, a. m. 281°14;43 
— p. ni. 14.57 

Azimut adoptado : 281°14:50 
Declinación de la atinja 



NúiiH'rd 


Mira 


Xorte 


niafinéticd 


Declinación 


Feclia 


Hora 


1. 


118°27:00 


206 


°46:90 


9°34:40 


Febrero 20 


8''5a 


2. 


27.10 




50.78 


38.18 




10.0 


3. 


27.20 




54.52 


41.82 




11.0 


4. 






55.28 


42.58 




11.3 


5. 






55.06 


42.36 




11.6 


6. 


27.25 




57.02 


44.27 




11.9 


7. 


47.40 




59.28 


46.38 




2.4p 


8. 






57.28 


44 . 38 




3.7 


9. 


27.50 




57.15 


44.15 




4.3 


10. 






58.15 


45. 15 




4.6 


11. 






56 . 78 


43.78 




4.9 



o. ÜOERING : OBSEKV ACIONES MAGNÉTICAS, 1905 403 



Intensidad horizontid por deflexión 



2. Febrero L'O. 1''! p. m. í = 31°7 



EE 225° 9:00 

WE 224 19.50 

WW 183 57.25 

E\V 54.75 

j; = 20°23:86 
H = 0.25 935 



2. Febrero 20, I*"!; p. la. / = 33o3 



EE 225° 7;50 

WE 224 24.. 50 

WW 183 .58.50 

]:W 57 . 25 

■j — 20°23:93 
H = 0.25 926 



3. Febrero 20, 2''0 p. m. / = 33°1 



EE 225° 6:75 

WE 224 17 . 25 

WW 183 55.00 

EW 53.25 

:í = 20°23'76 
H = 0.25 935 



6. SAMPAOHO 

/ = + 4''18"'47'7 = 64°41'55" v = 33°22'16" H = 515"'73 

Aquí babía trabajado, <;ou los mismos instrumentos, diez años an- 
tes, el 1" y 2 de febrero, en la parte edificada de la población, apocas 
cuadras del Ferrocarril andino. Esta vez hice mis observaciones en 
la orilla de la colonia, no muy lejos del matadero, quedando la esta- 
ción del ferrocarril a unos 1500 metros al NW., y el cerro de Sam- 
paclio con sus canteras más o menos a la misma distancia al WSW. 



404 



BOLETÍN DE LA ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 



Alturax del sol. rediicidan 





l'.-cliii 






Hora 




Limbo 


Altura corregida 


100. 


Febrero 21, p. 


111. 


Leroy 3" 17" 


'19'0 


1 


42° 0'32" 


101. 








20 


2.2 


^ 




102. 
103. 








21 
23 


4.8 
45 . 2 


/ 

) 


41 15 23 


104. 
105. 








24 
27 


.50.4 
30.4 


/ 
' 


40 30 24 


106. 
107. 


Febrero 22, a. 


lU. 




9 4 

7 


43 . 
23.2 


1 
' 


41 15 12 


108. 
109. 








8 
11 


28.0 
9.8 


/ 
^ 


42 13 


110. 
111. 








12 
14 


13.6 

58.2 


■0 / 
^ 


42 45 18 


112. 
113. 


Febrero 22. p. 


m. 




3 12 

15 


16.0 
0.2 


/ 

^ 


42 45 40 


114. 
115. 








16 
18 


4.4 
47.2 


/ 
^ 


42 38 


116. 
117. 








19 
22 


50.2 
32.2 


1 
^ 


41 15 37 








Resultados 










AT Leroy, 


Febrero 


21-22, 


12" mil. 





0'6'22 








— 


22 


12'' m. 




4.89 





Determinación del azimtU de la mira 



Me ha servido de mira la bomba a viento del matadero al SvSE. 



1. Febrero 22, a. ui. 



Mira 311°59:50 

Leroy 6''49"'59?8 0| 256° i:.50 

51 33.6 01 255 49.00 

53 21.0 10 256 7.75 

55 5.2 10 255 55.00 

gh52a.29»9o 2.55058:31 

y£ Leroy = — 0"'5?65 



o. l)OKIÍIN(i : OBSERVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 



405 



2. Febrero 22. |>. ni. 



Mira 31200:25 

Leroy 5"2tí'"4nü 0( 70° 0:25 

27 57.6 01 69 .50.25 

29 10.2 10 70 15.25 

;-i0 19.0 10 5.62 

5''28"31f95 70° 2: «4 
AT Lerov = — 0"'4!14 



Jzimiil de l(t mira 



Febrero 22, a. m. 149o30:26 
22. p. III. 29.54 

Azimut adoptado : M9o29:90 



Declinación de la agtija 



s'úmcr» 


Mira 


Xoiti 


• miigiiético 


Df 


clinacióii 


l'eclia 


Hora 


1. 


311°59:.-)0 


17 


2053:28 


10 


°23:68 


Febrero 22 


8^5a 


2. 


.59.60 


17 


3 1 . 03 




31.33 




9.6 


3. 


59.70 




7.03 




37.23 




10.7 


4. 


59.75 




9.1.". 




39.30 




11.0 


5. 


59 . 80 




11.94 




42.04 




11.3 


6. 






10.78 




40.88 




11.6 


7. 


59.90 




13.65 




43.65 




2.7 p 


8. 


60.00 




11.65 




4 1 . 55 




3.8 


9. 


60.12 




10.28 




40.06 




4.6 


10. 






11.06 




40.84 




4.9 


11. 


• 60 . 2r> 




8.91 




38.56 




5.2 



Intensidad horizontal por deflexión 



1. Febrero 22. 12^5 p. m. / = 35o7 

EE 

WE 

WW 

EW 

p = 20^17:03 
H = o . 26 028 



190°39:00 

8.50 

149 40.00 

59 . 00 



406 BOLETÍN DE I.A ACADEMIA NACIONAL DE CIENCIAS 

2. Febrero 22. l'G p. m. í = 35°8 

EE 190°39!25 

WE 14.00 

WW 14 9 45.. 50 

EW 150 3.00 

p = 20°16:08 
H = 0.26 050 

3. Febrero 22. 2"4 p. ni. t= 35°5 

EE 190°41 ;00 

WE 14.00 

WW 149 41.75 

EW 150 0.75 

j; = 20°18:04 
H = 0.26 019 



7. ACHIRAS 

;. = + 4"19 48!5 = 64°57'8" p = 33°10'1" H = 827"' (O. D.) 

Para la altura de Achiras teníamos los siguientes datos : 
Laberge (Seelstrang, Alturas) da S-ko luetros, y de una sola ol)ser- 
vación que había hecho nii compañero el doctor G. Bodenbender en 
una exploración del ano 1890, yo había deducido la altura de 800 me- 
tros (Boletin de la Academia Nacional de Ciencias^ tomo XYI, pág. 45.) 
He determinado de nuevo esa altura con O í»bservaciones de 3 ane- 
roides efectuadas durante mi estadía en Achiras, cuyo resultado es 
de 826'"7. 

Hice mis observaciones magnéticas al NE. de la villa, al lado del 
último sitio (que estaba desocupado), a la distancia de apenas una 
cuadra del río de Achiras. 

JlfnniK del aol, reditddas 





Fetlia 


Hora 


Liiiilio 


Altiiin ((iii-fsida 


118. 
119. 


Febrero 23, p. ni. 


Leroy 3"26'"14!8 
28 54.4 


01 !0 


40°0' 40" 


120. 
121. 




29 58.4 
32 36.0 


0110 


39 15 28 


122. 
123. 




33 40.4 
36 19.8 


0110 


38 30 38 



o. l)OKKTN(; : oHSEKVACIONEfN MAGNÉTICAS, 1905 



407 



124. 
125. 
126. 
127. 
128. 
129. 
130. 
131. 
132. 
133. 
134. 
135. 
136. 
137. 
138. 
139. 



Febrero IM, ;i. ni. 



Felirero 24, p. m. 



lima 




liillllxi 


Leroy 8 "53' 


32?0 


1 


56 


S.fi 


Q ) 


57 


11.4 


'G > 


59 


53.2 


_0 ^ 


9 


56 . 


1 


3 


37.6 


) 


4 


40.6 


/ 


7 


52.8 


^ 


3 21 


12.0 


/ 


23 


52.8 


^ 


24 


57 . 


/ 


27 


37 . 2 


^ 


28 


'40.2 


o< 


31 


22.2 


© ) 


32 


24.8 


/ 



35 



RcHnllddon 



liiiiilxi Altiuíi coiifoidü 
38°30'21" 

39 15 19 

40 O 21 
40 48 20 
40 45 27 
40 O 26 
39 15 22 
38 30 29 



5.6 ) 



^'\: Leroy, Febrero 23-24. 12" luii. — 
— 24 12" 111. 



— I"3r65 
1 0.65 



Determinación drl (cimiil de la mira 

Xo pudiendo descubrir niiioúii objeto que se prestara para mira, 
pintamos niia pequeña cruz en un líueso blanco (pie se encajó en el 
tronco de un árbol a 100 metros de distancia al Este. 



1. Febrero 24 ii. ni. 



2. Febrero 24, p. u 



Mira 55°6;75 

Leroy 6"55"'.54f4 0( 66° 19 .'75 

57 24.0 01 7.50 

59 8.4 10 26.75 

■ 60 37.2 10 15.75 

6"58'"16f0 66017:44 

.íT I.eroy = — l'-lflO 

Mira 55°0;00 
Leroy 5" 9'"18f8 244°30;00 

10 37.6 19.25 

11 3S.4 10 45.00 

12 41.0 !0 37.50 
5''11' 3?95 244°32:94 

AT Leroy = — 0'"59f94 



408 



boletín de la academia nacional de ciencias 



Azimut (le la mira 

Fehrero 24, :i. ni. 81°1.'66 
— 24, p. m. 81 2.32 

Azimut adoptado : 81°2:00 



Declinación de l<i af/iija 



«iúnieid 


>iiiii 


^ÍDltc 1 


iiiíifiuético 


De 


flinación 


Fe.lia 


Hora 


1. 


55° 


6; 75 


344' 


=57112 


10' 


°52;36 


Febrero 24 


8^5a 


2. 




5.93 


345 


1.24 




57 . 30 




9.6 


3. 




5.12 




4.37 


11 


1.24 




10.7 


4. 




4.62 




6.12 




3.49 




11.3 


5. 




2.20 




4.50 




4.29 




2.3p 


6. 




1.85 




4.12 




4.26 




2.7 


7. 




0.65 




1.00 • 




2.34 




4.2 


8. 




0.30 




0.06 




1.75 




4.6 


9. 


55 


0.00 


34 4 


5ít.l2 




1.11 




5.0 



IntenMdad horizontal por deflexión 

1. Febrero 24, 1' O p. in. /. = 32o7 

EE 1°49;25 

WE 18.50 

WW 320 40.75 

EW 45 . 50 

j- = 20°25:68 
H = 0.25 908 

2. Febrero 24, 1"5 p. m. í = 33°2 

EE 1°45:75 

WE 1 5 . 50 

WW 320 35 . 00 

EW 47 . 50 

■f^ 20o24;61 
H:^0.25 916 

3. Febrero 24, 2"0 p. ni. í = 32°5 

EE 1°46;25 

WE 12.75 

WW 320 34.00 

EW 44,00 

■y = 20°25:i6 
H = 0.25 919 



o. UOKKING : OBsíKKVACIONES MAGNÉTICAS, 1905 409 



<S. CHA JAN 

;. = + 4''19"'r)4!l = 64°58'32" p = 33°33'5:V' H = 516'"48 

Lleji'ué en la tarde del 25 de febrero poniendo uii campamento a 
1 oí)'" de las últimas casas que se encuentran al sur de la estación. 
Hice una serie de observaciones de la declinación que siento no podei' 
utilizar, pues el cielo densamente nublado no me ])ermitió determinar 
el azimut de la mira. Tampoco i)odía prolongar mi estadía, pues tuve 
que volver con el tren de coml>inación del 27 de febrero a Córdoba. 

Es por estas razones que no presento de (íbajan sino las observa 
clones de la intensidad horizontal. 



Intensidad horizontal por deflexión 

1. Febrero 26, 12"L^ p. iii. í = 39°8 

EE 213054 : 25 

WE • 42 . 75 

WW 172 56 . 25 

EW 173 36.25 

V = 20°16'00 

í • 

H = O . 25 999 

2. Ffl.rero 26, l'O p. 111. / :^^^ 37:6 

EE 213°59;25 

WE 4 8 . 50 

WW 172 59.00 

EW 173 37.25 

■j = 20°17;77 
H = 0.25 901 

3. Febrero 26, 1''8 p. ui. / = 38o6 

EE 213°59.75 

WE 49 . 75 

WW 173 0.00 

EW 37.25 

i. = 20°17:95 
H = 0.25 980 

T. XXI 



Ahvi:iM encía 



La considerable al/.;i (jiie oii los i'iltinios lieiiipos lian expe- 
rinieii tildo los |»a])eles y el auiuento de la edieión del Bohtíu de 
la Academia nacional de Ciencias, <iué de 500 ejeiuplaies <|ne 
era en las ediciones anteriores asciende lioy ;i 2000, nos (»l)li<>a 
a suspender ]»or cierto tiempo l;i ini[)resión del Boletín y de 
las Actaa de la Aciidemin, pnes los modestos fondos de qne dis- 
pone el instituto no alcanzan para [»nhlicar todos los originales 
y manuscritos existentes, listos pjira la imprenta; inconveniente 
que espera salvar en breve, l'oi- la misma razón el instituto ha 
tenido que postergar también el ensandie y la creación de 
secciones i)ara las ciencias médicas, jurídicas, sociales, etc., 
cuya organización había sido ])royectada i)ai'a el ])resente año. 

La comisi(')x dikectiva. 



índice del tomo XXI 



Lista, de los Miembros y Socios de la Academia v 

Publicaciones recibidas eu canje durante el año 1915 xi 

Robert Lehmaiin-Nitsche, Folklore argentino. El chambergo 1 

Gruillermo Bodenbender, El nevado de Famatina 100 

Robert Lebnianri-Nitsche, Folklore argentino. La bota de potro 183 

Adolfo Doering y Pablo G-. Lorentz, Recuerdos de la Expedición al Eío 

Negro (1879) 301 

Osear Doering-, Observaciones magnéticas efectuadas fuera de Córdoba 

en el año 1915 387 



New York Botanical Gatden Librar 




3 5185 00259 2713 



m 



\mi 



illiP^ 



f 
i 







mim 







H'ÍÍI'l^í.'. 



fií 



ll