Skip to main content

Full text of "Obras del ilustrissimo, excelentissimo, y venerable siervo de Dios don Juan de Palafox y Mendoza, : de los Supremos Consejos de Indias, y Aragón, obispo de la Puebla de los Angeles, y de Osma, arzobispo electo de Megico, virrey, y capitan general de Nueva-España, &c"

See other formats


Ji4m Citrkr 
lüibrarti 

iSroum llTOíierstto 


The Gift of 
The Associates of 
The John Cárter Brown Library 





VIDA 

del ilustrissimo, 

Y excelentissimo señor 

don JUAN 

de pal afox y MENDOZA» 

TOS CONSEIOS DE SU MAGESTAD 
„ el Real délas Indias , y Supremo de Aragón Obifpo de la Puebla 
ie los Angeles , y Arzobifpo eledo de Megico Virrey que fue Lugar- 

renlenredelReynueftroSeñor.fuGobernador, y Capican Generá 

Í la Nueva-E(paña , .Prefidente de la Andancia , j Chancilleria Real 
queenellarefide, Vifitador General de fus Tribunales . 7 
^ Refidcncia de tres Virreyes , y piornamente Obifpo 

de la Santa Igleíia de Olma. 

SEGUNDA VEZ RECONOCIDA , Y AJUSTADA 

por fu Autor 

EL T. gO^ZALEZ DE %0SE^J‘^E, 

de los Clérigos Aseñores, 
qjJE la DEDICA 

AL ILUSTRISSIMO , ^NOBILISSIMO 
Cabildo de la Santa Iglefia Catedral de la Ciudad 
At- la Puebla de los Angeles. 



CON PRIVILEGIO DEL REY NUESTRO SEÑOR . 

" R Criado delaReyna MadrB 

- “- i” Lvr a-. 

Ano de M.DCCLaU. 




Elige eum , cujus tihiplacuit, vita, & oratio, & ¡püus ani 
mum ante teferem , vukut , illum.femfer tiñ allende' 
vel cnftodem , vel exemplum. Opus ejl , inqmm, alimo , ad 
ñ^^^^<>r^smflnfeipfiaxigant. thQfi-dregulal pra- 
va non corriges. Scncc. Epift. j i . in 4. ’ ^ 



A L o S 

ilustrissimos señores 

DEAN , Y CABILDO 

DE LA SANTA IGLESIA CATEDRAL 
de la Puebla de los Angeles. 



Onfagrófe efte Libro en fu primera publica- 
ción a las Aras foberanas de la Reyna nuef- 
tra Señora Dona Mariana de Auftria , cu- 
ya Mageílad Augufta íubftituyó los cuida- 
dos del Gobierno üniverfal de tan dilatada 
Monarquía, queíolo fe mide con los circu- 
los de la luz en el Occidente del Sol del Rey nueftro Señor 
Don Felipe el IV. que ahora reyna, fin recelar fombras en la 
esferadelosrefplandores inalterables , a quien viviendo era 
deftino, ó mandato fuperior , que fe había de dedicar, y mi 

elección venia á quedar ociofa, por hallarfe prevenida de tan 
alta obediencia, pues afsi lo tema refuelto el Emmentifsimo. 
V Santo Cardenal Don Baltafar de Mofcoio y Sandoval , Arzo- 
bifpo de Toledo , Primado de las Efpanas , por cuyo confue- 
lo, ydidamen me rcduge a efcribir efta Vida , meiecedora 

de Hiftoriador diferente. , , , r 

Egecutaronfe yá refpetos tan fagrados a todos vifos , y 
defcmbaracémeyo de los empeños en que me hallaba por 
criado , y por obediente. Y ahora que eftoy abí uelto de tan 
elevadas Aligaciones, aun no sé fi obro con libertad en lo 
que dirijo, pareciendo la dirección la hijamas natuial del al 
bedrio humano , impaciente de fujecion , y e rea rir e) es 
agenas s porque fi en la imprefion antecedente obedecí e im- 
pulfo del Señor Cardenal , ahora en dedicar a VV .SS.II. 

Lnda , enriquecida con las acciones inmortales de lu V ener^ 
ble Prelado, meparece, y no me engano, que le obedezco 

a 2 ^ 


á él mifmo , como fi cumplieíTe fu ultima voluntad teftamen- 
tanas pues quien viviendo tuvo aníias tan ardientes de vol- 
ver á fervir ella Santa Iglelia , con quien contrajo los primeros 
lazos del puro, y efpintualDefpoforio, es cierto que fi ahora 
gobernaffi mi pluma , la encaminarla , fin torcer los rum- 
bos , adonde tenia colocado el corazón con pefo tan nivela- 


Vuelve^ pues, ahora ^ en la forma que puede , y Ic es 

concedido ,á lu primera amada Efpofa el Iluftrilsimo y Ex 
celentifsimo Señor Don Juan de Paiafox , fu dignifsimó Obif- 
po.quc viviendo pafó fentimientos tan agudos al cortarfe 
aun mas que difolverfe los nudos de eftas efpirituales v caftlf 
limas Bodas,por tener reconocida la dificultad de ias^rí 
Clones pradicada en la primitiva Iglelia , j tan prefente la doc- 
trina , y los motivos con que los Sagrados Cánones encar- 
gan, y aun prohíben no fe introduzcan fácilmente , cerrando 
los portillos , con dificultar ellos afcenibs , á la ambición é in- 
quietud del corazón humano ; por los quales fin fer féntido 
® ^ r’ ° . feguimiento de fus antojos , dandofe 
por ofendido de contenerfe, y de que le ciñan, y anhelando á 
mayores, o mas arnefgadas cumbres, quandono por los in- 
tereíes , y las conveniencias de medrar , y de fubir, por la pafion 
tan entrañada de mudaríe. ^ 


No puede negarfe , que en la Iglelia primitiva fe hallan 
egemplares de las traslaciones de algunos Obifpos Santos v 
con quien el nueftro , en las acciones , y fucefos de fu Minifte- 

rio,tuvomuchafemejanza 5 pero ellos fueron muy raros. Y 

no es menos cierto , ni alfentado , que en aquellos ligios dicho- 
fosnofeconíinno ella tranfinigracion fin gravifsima caufa y 
manifíefta utilidad de las promociones , confiderada de parte 
de las ovejas , y del fruto , no de los Prelados ; por fer confea- 
te,quefon lasconfideraciones , que deben interponerfe para 
condefeender en eftas mudanzas , y no las medras , y aumentos 
temporales de los Paftores , motivos que tanto difuenan v 
aun ofenden, donde el pretexto debe fer puramente efpiritúah 
y por ello nueftro Obifpo hizo voto, al acetar eífaSanta We- 

fia. 



fia , de no pafar á otra gobernado por fu propia voluntad, 
bien que fiempre fujeto ala de la primera Cabeza de la Iglefia 
vifible , Organo por quien fe declara la de Dios 5 y afsi fue ne- 
cefario que ella le difpenfaífe , y que él fe refignafle , y la obe- 
decieííe , obligado de mandatos , y apremios , que fuben de 
puntólos quilates del mérito en la fujccion. 

Llamaba con mucha propiedad á eíía Santa Iglefia fa 
hermofá,j querida Raquel fiempre que la nombraba 5 y en 
la verdad podia decir , que la quena tanto como le había cof- 
tado , pues la firvid con tantos trabajos , y fatigas en cuerpo , y 
alma , y no menos aventurada la vida , que la reputación : que 
tanto CLiefta el llenar los Minifterios públicos con zelofa , y 
defvelada integridad. No confmtid que fe amancillaííe fu her- 
mofura , ó alterándola los términos , d ufurpandola indebida- 
mente la Jiirifdicion. Ajarla el decoro , y la autoridad , era pe- 
netrarle lo mas fenfible , y delicado del animo , y punzarle las 
niñas de los ojos: que cito es propiamente confervar fin me- 
nofeabos , ni arrugas el Depofito Sagrado de la Iglefia , de 
quien ion los Obiipos las Centinelas , y las Gualdas. 

Qiiando le retiraron de ella , con feparacion , d aufenda 
no menos amarga que la de la muerte , puede decirfe que 
pufo á fu dolor el epitafio , que Jacob al fepulcro de fu malo- 
grada Efpofa : Erexií Jacob titulum Juper fepulchrum ejus, 
Míc eji titulus monumenú Rachel ufque in pr^fentem diem. 

( Genef cap. 35.) „ Levantd Jacob un titulo fobre la iépultu- 
„ra. Lite es el titulo del monumento de Raquel , y perfevera 
' jiaitahoy/^ ¿Qué es el titulo ? Una piedra elevada , y puelta 
en pie. Leamos el titulo que fe gravo en la piedra , que eíLi 
Lapidaba detenerinfcripcion, y hablarános aunque fin voz , é 
informarános en mudos caraétéres de lo que guarda. No pare- 
ce el titulo , la piedra eita en blanco , y de ella no puede con- 
geturarie lo que Jacob quifo íignificar en el eitrago que Inzo 
el acero inexorable de la muerte en los accidentes de la mas 
celebrada hermofura : que hay dolores que no fe explican con 
títulos , ni palabras. Intentd Jacob poner el titulo , y el Epita- 
fio 3 pero robóle las claufulas el fentimiento , yqueddíe la pie- 


drafin titulo , ni infcripdon : que no puede cenirfe á tan cor- 
to efpacio lo que abraza una amargura vehemente , por fer de 
tan crecida eftatura, que ni cabe por los labios , ni fe mide por 
periodos. Dieftra, fobre ingeniofa induílria la de Timantes, 

tan dignamente celebrado Pintor de la Antigüedad, para def- 
embarazar fus pinceles del empeño en que fe hallaban al colo- 
rir en el Padre de ííigenia el ahogo , j la trifteza de facriíicarla, 
cubrir de un velo cliemblante de pena tan exceíiva, queriendo 
que al correrle delmeaíTe lo interior de la idea lo que no podía 
cxprimirfe en lo exterior de los ojos. 

El titulo del Túmulo de Raquel es una piedra limpia, 
íin inícripcion , ni epitafio 3 j efta Retorica muda , que ni aun 
habla por fenas , es la fignificacion mas ajuftada de pérdida tan 
rigurofa. No es el titulo dBemm, quefuena lo mifmo que 
hijo de mi dolor , como Raquél pronunció ai efpirar , acufan- 
do en la ultima congoja en el hijo Ja ingratitud , pues á vuel- 
tas del amor de las entrañas fe llevaba la vida. O vivora ra- 
cional , que pagas el abrigo de los fenos , donde te formó la 
naturaleza , con defgarrarlos i O qué fecundidades tan cofto- 
ías han fido las mias i ^Pero las envidias , quando no encon- 
traron efte paradero? No es la infcripcion el Benjamm , que 
comofifueíTcccorcfonóend llanto de Jacob , alternandofe 
en el dolor las cadencias , aunque no puntuales ^ que en una 
pena que es grande no fe hacen lugar atenciones tan eftudioías 
porque corre fin leyes, recibiendo, y trasladando de fu cara 
Raquel los últimos alientos al pecho enamorado , y herido , y 
aun mas que vivo , muerto , y quiere decir el hijo de mi mano 
derecha , porque feria no folo impropiedad , fino fiereza , lla- 
mar buena man derecha aun hijo , que en fu cuna abrió la 
fepultura de fu Madre 5 pues hijo que priva de tan amada , y 
precióla prenda, folo pudiera llamarfe la mano derecha de fu 

porque con ella le hizo derechamente el tiro mas 4- 
tál al corazón. 

Sin infcripcion , ni titulo perfevera haftahoy la piedra fe- 
pulcral del Túmulo de la flor de Raquél , feca , y defojada 
en la citación mal fegura de fu Primavera. Pero en la Lápida 

del 


\ 


del fepulcro de nueftro Venerable Prelado , que fe conferva 
en efla Santa Igiefia, habitación que mandó labrar el mifino, 
como quien en ella fe confideraba tan de afsiento , todo pafa al 
contrario de lafepultura de Raquel , Tiendo cíTa Santa íglefia 
la Raquel , y fuObiípo el Jacob , que por fu caufa padeció , y 
peregrinó tanto. Porque en ella leemos : Aquijace el poho, 
j la cenizja de Juan , el Ohifpo indigno de la Catedral de la 
Puebla de los Angeles. ¿ Efte titulo , ó Epitafio con quien cor- 
refponde ? Con un hueco donde no hay ceniza , ni polvo , co- 
mo en el fepulcro de Raquel , que la Rofa de mayor gala , y 
lozanía , polvo es , y ceniza , que al ultimo fuípiro íe defata, y le 
defaparece. 

^•Pues donde la bufcarémos ? En la Santa Iglefia de Ofma, 
quefuelapofadaultimia de fu afanada peregrinación , y afsi 
feránecefarioconfultarfufepultura, y fu Epitafio , que es el 
mifmo que hoy fe venera , y fe lee en eífa Santa Iglefia , porque 
laconfideraciondefumiíerianunca en él tuvo mudanza. Pe- 
ro yá j fegun lo que confia , tampoco la encontraremos en ella, 
pues aunque la piedra que cubre , y que fella el Túmulo , con- 
tiene , y dice lo mifmo , lo interior defengaíia , como fe ha 
experimentado , de que aun no lo ha penetrado la corrupción, 
ni entradofe por fus íénos. El Cuerpo entero , é incorrupto, 
contra las ruinas , y los defpojos con que triunfa de lo mas re- 
belde el tiempo , perfevera en Ofma , no la ceniza , ni el polvos 
y por efie Cuerpo fe ha defubfiituír otro que llene el vacio, 
y el hueco del fepulcro que fe labró en eífa Santa Iglefia para la 
eternidad de fu memoria. 

LhmAc Cuerpo el volumen jufiode un Libro, que por 
medio de los moldes vincula á la inmortalidad las materias 
que trata , y de donde los Anales de los Siglos trasladan á lús 
hojas incorruptibles las acciones heroyeas , que ponen freno a la 
envidia , y cfpuela á la emulación. Con que dedicando a 
VV.SS.II. el volumen de la Vida de fu vigilantifsimo Prelado, 
les doy en el Libro un Cuerpo , que con íú incorrupción au- 
torice lafepultura , que en fu Santa Iglefia efiá defembarazada, 
yá que el Cuerpo material , por tantos titulos digno de vene- 
ra- 


ración , y refpeto , no es pofiblc que fe depoíite en ella. Llenara 
efte Cuerpo ajuíiadamente eífe fepulcro, porque la fama de lo 
que el Cuerpo, ó el volumen comprehende , ha de llenar el 
Orbe. La juila medida de ios hechos de efte Miniftro , y Pre- 
lado, hade fer el hueco que abraza los dos Mundos , porque 
hay eftatuas de grandeza tan exquifita en ,1o obrado , que no 
fcajuftan á menor efpacio, que el que incluye la Pobeda del 
Cielo. 

Eftando ya en Eípaha ^ y íirviendo la Santa Igleíia de 
Ofma , donde ahora deícanfa , le vid efta Ciudad tan repetida- 
mente ^ y por tanto tiempo afsiftir de rodillas , como íi eftuvieft 
fe en elevada oración , entre el Sagrario , y la vidriera , que con 
tranfparencialaíirvedefunda , dcaja, formandofe el cuerpo 
del ayre , á quien la diftancia impedia que no fuefle de fu ver- 
dadera , y fdlida m.ateria : teftimonio bien concluyente , aunque 
en bulto , é imagen fantaftica , de quanto le tiraban al centro 
amado de eíTa Santa Igleíia la imaginación ,^y el cariño ? co- 
mo fi eftas dos caufas tan poderofas en lo humano obraíTen un 
efedo de tan irregular maravilla en los fueros de la naturaleza. 
Significando con efta apariencia colorida , quan prefente tenia 
fu defvelo á efta Nobilifsima Ciudad , y todo fu Obifpado , para 
folicitar del verdadero Paftor fus aumentos eípirituales , y tem- 
porales, y cumpliendo lo que habia prometido al defpedirfe, 
de que le encontraria en aquel íitio el que le bufeafte , para 
aífegurar en el primer acento del ahogo el deípacho del con- 
fuelo. Con que efte Cuerpo^ aunque aereo , y fantaftico ,.mc 
defeubre el camino para bufear el lugar donde le tiene colo- 
cado fu afedo , íiguiendo el Cuerpo de efte Libro aquella fom- 
bra iluminada que fe adelanto tanto á prevenir mis intentos, 
no dejándome elección para divertirlos , aunque yo quiíiera 
defcaminarlos. Y juntamente para que fe entienda , que en eíía 
Santa Iglefia , como ni en la de Ofma , ha de haber cofa fuya á 
quien no guarde refpeto la corrupción , tegiendofe la Corona 
inmortal , que fu memoria debe gozar en la tierra , de las 
flores de la fiempreviva , como la que le labró la Gloria de. los 
reíplandores de las Eftrellas , que no conocen pavefas , fena- 

lan- 


landolc el Cielo enlomas elevado de fus cumbres , como al 
Arco Iris , que fe efmalta , j fe pinta , no entre nubes de efcu- 
ridad , fino ent^e nieblas de luz. 

Adorno nueftro Obifpo la Sala Capitular de eíía Santa 
Iglefia con los Retratos mas parecidos de todos fus Prelados, 
y á cada uno le pufo los elogios mas dignos de fus acciones, 
que afsi lo refiere Gil González Dávila , Cronifta Mayor del 
Rey nueftro Señor ^ en el Tom.L del Teatro Edefiaftico de las 
Indias Occidentales. Y poniendo todos los Retratos de los 
que le precedieron , no confintio que fe pufíeífe entre ellos el 
fuyo , por reputarfe indigno de ocupar el lado , o hacer pa- 
ralelo atan infignes Varones. Si huviefte de colocar entre 
ellos fu Efigie , íeria fin duda el Retrato de la calavera , para 
quien firvieron de tintas la ceniza , y el polvo. O polvo her- 
mofamente colorido con los mas vivos fentimientos del ani- 
mo ! Pero el premio de efta humildad , y conocimiento pro- 
pio , fue el que fus Retratos fe multiplicaífen tanto en las In- 
dias , que el numero fe les haga increíble á fus émulos , aun 
mas por excefivo , que por odiofo. Como también el que el 
Cielo le retrataífe con colores de luz en los efpacios del ayre, 
donde por tanto tiempo fe reprefentó á los ojos de toda eíía 
Ciudad , fm que dejaííen de verle aun los que tenian con fus 
Retratos ogerizatan declarada ; que afsi hace el Cielo plaufible 
lo que con los hombres fe hace mal vifto por la detenía legi- 
tima de fus califas. 

Formar Catalogo , en correfpondencia de los Retratos 
de los Obifpos Iluftrifsimos que han prefidido en la Silla de 
eíía Santa Iglefia, de los fujetos que concurriendo en eííe gra- 
vísimo , y nobilísimo Cabildo la han gobernado con fus 
votos, prudencia, y egemplo, claros en íangre, virtudes , y 
letras , y que inmediatamente han falido de tan efclarecido Se- 
nado á manejar el Báculo de las Catedrales mas nombradas 
de la America , feria entrar en un campo tan anchurofo , que 
para cumplir debidamente con el intento, crecieííe la narra- 
ción tanto , que excedieííe al volumen , d al Cuerpo que 
abraza la Vida de nueftro Obifpo. En epilogo , ó compendio 

b yá 


ya dio noticia de algunos el Cronifta Mayor Gil González 
Dávila en fu referido Teatro , que para hacer memoria de to- 
dos eranecefario todo el Teatro del Orbe, y aun en él fe ef- 
trecharian como fus méritos fus alabanzas , llenando fus ac- 
ciones gloriofas quancas planas en blanco pueden dejar las 
Coronicas de los ligios, y los Anales del tiempo. Conten- 
tándome folo con poner en manos de VV. SS. II. el Cuerpo 
entero de efte Libro, para que por el Sujeto de quien haUa 
fe coloque en los Archivos de fu veneración. Nueftro Señor 
guarde á VV. SS. II. en fu mayor grandeza para promover 
en todo en eífe Nuevo Mundo el mas puntual lérvicio de am- 
bas Mageftades. De Madrid á primero de Oaubre de 1671. 


^ntOTiw CjíoTiZjíileZj de Rojende^ 
de tos Clérigos Menores. 


I 


CEN- 


tBnSU<^A QUE DIO DE ESTA 0^%A , '?(9^ COMíSIOU. 
del Señor Vicario General de Aléala , el Lie, Don Francifeo Fernán-- 
de^ de Minano , Cabellan de Honor de S, M. y Mayor de fu F^al 
Capilla de San Ifidro , Fatron de la Coronada Villa , y Corte de 
Madrid^ Frotonotario ^ Jue^ Ápoftolieo del Numero de la Nun* 
datura deE/pana ^ y Jue^ Sinodal de e/k Ar^obifpado de To^ 
ledo, * 

P ORcomifiou del Señor Dote Don Juan Crifoílomo Perez Davia, Dig-* 
nidad de Capellán Mayor en la Sanca Iglefia Magiftral de San Jufto , y 
Paftor de la Villa de Aléala de Henares , y Vicario General en fu Coree Arzo- 
bifpal de codo el Arzobifpado de Toledo , por el Eminencifsimo Señor Carde- 
nal Arzobifpo de Toledo , mi Señor , he leído el Libro de la Vida del Iluftrif- 
fimo , y Reverendifsimo Señor Don Juan de Palafox y Mendoza , Obifpo de 
Ofma, que de primera impreíion publicó el año dé i66%. y de fegunda le re- 
produce ahora añadido el Reverendifsimo Padre Añeonio González de Rofende, 
de lá Sagrada Religión de los Padres Clérigos Menores , Prédicador de fu Ma- 
geílad , Calificador del Confejo Supremo de la General Inquiíicion , y Exami- 
nador Sinodal del Arzobifpado de Toledo j y fu cenfuralahadedár únicamen- 
te Plinio el Menor , ó el mas Mozo , pero el de juicio mas fevero , y aífencado 
eneftas elegantes palabras : Lihrum tuum legi , &quam áiligentifsimé potui , ai- 
vota'vi j qua commutanda , qu£ eximenda arbitrarer. Nam e^o yérum dicere 
ajfueyi , &* tu libenter audire : ñeque enim ulli patientius reprehenduntur , quam qui 
Jnaximclaudarimerentur.iUh.'/.Epiík.zo.) He notado con toda feriedad , íi 
habia en él algo que quicar , ó añadir , por fer mi eftilo hablar á la verdad , y no 
al gufto , y por faber que fu Autor la oye , y recibe con agrado , por eftár ador- 
nado del atributo mas noble de los grandes entendimientos , que fon los que, 
no folo con paciencia , fino con guftoHlevanfer advertidos , y afsi los que mas 
nierecen fer alabados. El que mejor eferibe , es el que fe deja corregir mas fácil- 
mente ,y con efta feguridad entré á la leturade efte Libro , fin animo de per- 
donarle nada de lo que pudieífe advertir á mi efcrupulofidad , y de efte examen 
folo pude facar una gran mejora en efta fegunda impreíion ; pues con las Adi- 
dones , que la adornan ,íiofeechayá menos la facisfaccion de algunas notas, 
que fuclen correr con voz , pero fin cuerpo , a modo del eco , que corta las ra- 
zones , y fe ignora el inftrumento de donde fe origina. 

Son necefarias eftas nocici-spara el crédito de un Sujeto tan cabal , y tan 
Venerable : Vita hominum ( dijo con gran cordura el mifmo Plinio) altos recefus, 
fnamafque latebras hahet. (Lib. 3 . Epift. 3 .) Contiene la vida de qualquier 
hombre profundos fenos , y ocultas enfenadas , y es no folo difícil , fino impoli- 
ble el querer fondarlas , y que la luz del juicio humano las penetre , y en la 
Vida de efte Prelado es donde la emulación ha procurado introducir mas ocul- 
tos retretes ,y íegundas intenciones ; con que el pcrfuadir lo contrario , es ar- 
dua emprcfi , hafta que Dios , Juez único , y Soberano del corazón del hom- 
bre , califique perfeftamente fu íinceridad. Pero fin entrar en efta refervada 
Provincia , no fe le puede negar al Autor la utilidad de haber dentó íu Vida; 

Mihi pulchrumiácchVYmio) in pnmisVidetur ,non pati occidere , quibus xterm- 
tas debeatur , aliorumque famam , cum fuá extendere-, ( Lib. 5 . Epift. 8 . ) pues en- 

b i ¿o- 


comicndan á la pofterldad acciones tan dignas de imitación , íiendo agravio 
común , que fepuke el olvido lo que íc vincula á la eternidad , quando con 
los mifmos moldes fe dilata la fama de los Heroes en lo que obraron , y de los 
Autores en lo que eferibieron , y mas habiendo juntado uno , y otro en fupre- 
mo grado para la felicidad fuma el Iluftriísimo Señor Obiípo. 

Concluyo , pues , con Plinio ( que es el que me ha gobernado la pluma) 
diciendo : Equiclem Beatos ^uto ^ qmbüs Deorum muñere datum ejl , aut f acere fcri- 
benda , atit feribere legenda ; Beatifsimos yero , quibus utrume^ue. (Lib.é'. Epift. ló ) 
Supo efte Iluftrifsimo Prelado obrar cofas tan dignas de eferibirfe , y de faberfe: 
fupo eferibir documentos tan merecedores de leerfc , y de egecutarfe , como 
es notorio , y afsi coníiguio la fuma felicidad ; y fu Religiofo , y grave Hiíloria- 
dor , que con tanto eftudio ha hermanado la verdad con el decoro en lo que 
eferibe de fu Vida para que fe lea , merece de juftieia la licencia que pide para 
que fe imprima , por no contener cofa alguna contra la Santa Fe , y buenas 
coftumbres , y eftár lleno de faludablcs documentos , que han de íer de grande 
utilidad para todos Eílados, y aísi loíiento. En Madrid á aq. de Noviembre 
de i6/o. 

Íícenc, J^on Francljco Fernandez 
de Miñano, 




JT^'BACIO'H T>B LA ELíICIOlSÍ DEL DOCT, 

Donjuán ZafrilUA^^gr a ^ Colegial del Infigne Mayor de^ San 
Jldefon/o , Canónigo de la Santa Iglefta Magifiral de San Jujlo , y 
D aflor ^ Catedrático de Drima de Teología de Santo Tomás en la 
VniDerfídad de Alcalá^ Predicador del % ISL. Señor , y Canónigo 
eleño de la muy Santa Iglefia deToledo , Primada de las Efpanasy 
por fu Magefl ad. ^ 


L ibro en que fe manifieftan las virtudes heroyeas , y vida cgemplar de un 
Varón elclarecido , eferito por una difcreca ,y dodapluma , coníigo tra- 
be la aprobación ; y eftc que ha compuefto el Rmo. P. M. Antonio González de 
Rofende , Provincial que ha íido de la Provincia de Efpañaen fu Sagrada Reli- 
gión de los Padres Clérigos Menores , Predicador que es de la Mageftad Católi- 
ca del Rey N. Señor , CaliHcador de la Suprema, y General Inquficion , y Exa- 
minador General del Arzobiípado de Toledo , de la Vida egemplar , virtudes 
grandes , y acciones efclarecidas dcl Iluftrifsimo , y Excelentifsimo Señor Don 
luán de Palafox y Mendoza , digno Varón de eternas memorias , vá tan feguro 
en fu aprobación, que la envidia mas elcrupulofa no tiene en que tropezar. V 
habiendo venido a mi cenfura por el Señor Licenc. Don Sebaftian Navarrete d© 
Bocanegra , Dignidad Tcforcro en la Santa Igleíia de San Judo, y Paftor , y 
Vicario General de todo el Arzobifpado de Toledo en cfta Corre de Alcalá , en 
cuy*a obediencia , y en cuya caufa quiíicra hallarme menos interefado para ef- 
cribir lo que en ella fiento , aunque no puede temerfe lifonja quando el Autor 
ella tan calificado de tirulos de fabiduria, ydifcrecion, y el afumo tan lleno 
de verdad : folo parece pudiera notarfe de ociofa la pluma , por querer publicar 
las efclarecidas virtudes , y Vida miiagrofa de Prelado tan grande , y tan egem- 
plar como lo experimentaron los dos Mundos , y de que tantos fomos teftigos, 
ciñendo á numero lo que no cabe en los efpacios dilatados del papel; pero el 
amor dcl Autor diículpa , y acredita el intento ; pues de lo que fe ama mucho, 
nada fe pucdccallar, ni deben efeufarfe las luces para venerar lo^fagrado, aun 
ñendo lo Divino , en los rayos , y en los cxplcndorcs el mifmo Sol. 

Tres fon las partes en que divide el Autor la materia de efte Libro , que fon 
todas las partes de la cloqucncia : la de enfefiar , la de deleytar , y la de mover. 
A la primera parte toca h relación de las virtudes , y acciones gloriofas de efte 
Iluftrifsimo Varón ; á la fegunda , el adornar eftas virtudes con varios , y hermo- 
fosdifcLirfos ; á la tercera , el pretender inclinar los afcTos para la imitación de 
vida tan inculpable , y tan egemplar. El cftilo de la relación de acciones , y vir- 
tudes tan grandes es dulce , y cloquentc ; el de los difeuríos diícreto , y entendi- 
do ; y el de los afctftos ardiente , y fervorólo , cumpliendo como Orador pcifcc- 
tifsimo fu obligación ; que pocos podrán alabarfe de haber llenado con mas ca- 
bales de perfección fus afuntos. A ninguna de eftas tres partes taita lo que la 
materia pide, ni excede en lo que el cftudio, y la ateftacion luele errar En 
otros grandes dlfcurfos fe hallan muchos acafos ; en eftos todo es arte , todo es 
fabiduría , y acierto. Lo que alñ eftá difpuefto tan á leyes de razón, es cierto 
que fe pensó con grande idea. íQué premio no puede efperar de Dios quien aísi 
engrandece , y manifiefta fus reconocidas criaturas? Grandes ícran lin duda, 
pues no folo clcribe las vimides d« fus Siervos, y engrandece íus obras , fino 


tam- 


también mueve con fus palabras afeáuofas á fu imitación. £l que hoy merece 
aunque mas corto , pero también grande, es la licencia que pide para Tacar á luz 
cfte fu Libro , en que nada hallo que no merezca la cilampa , y la eternidad de 
las prenfas. En Alcalá. Mayo 7. de 166^. años. 

£/ Docí. D.Juan Zafrilia de ^^a^ra, 

'AT^’BACIOK ÍDEL %mo, Mro. F%AT CLEMEKTE 
Jharex , , del Orden de Santo T>om¡ngo^ Predicador de 5 . M. j Ca-^ 
tedratko de Prima que fue en la Unber/tdad de Jkald, 

M. P. S. 

H Abkndo vlíio por mandado de V.Á. el Libro de la Vida del Iluílrifsimó 
Señor Don Juan de Palafox y Mendoza, Obifpo que fue de Ofma 
y de los Confejos de fu Mageftad , fu Autor el Reverendifsimo Padre Antonio 
González de Rofsnde, de ios Clérigos Menores, fu Predicador , Calificador del 
Confejo Supremo de Inquificion , y Examinador Sinodal del Arzobifpado de 
Toledo , que de fegunda mano la reproduce , y faca á luz aumentada , y enri- 
quecida , vuelvo á repetir lo que de la primera impreíion eferibio el íluílrifsi- 
mo Señor Don Gerónimo dc-Mafcareñas , fujeto tan colmado de méritos , y au^ 
torizado de tirulos , al prefente Obifpo de Segovia , á cuya erudición y ele- 
gancia no puede fobreponerfe ninguna linea. Yen la fegunda folo haho quJ 
obfervar, que pareciendo impofibie que al Obifpo le quedaíTe masque hacer , ni 
a fu Hiftoriador que decir , haya deíeubierto noticias tan importantes de doólri- 
na , y egemplo, no folo para Prelados , y Obifpos, fino para todas esferas, y pro- 
fefiones , que ellas íblas pudieran formar otro nuevo volumen; habiéndolas or- 
ganizado al primer cuerpo con tal deílreza , y engace , que ni en un ápice dcA 
dicen de la oportunidad, y la coyuntura , que es el único precepto que enfeñan 
todos los Maeftros de eferibír con acierto , para que fean mas contextura , que 
addicion. Y afsi por la utilidad común , que juzgo producirán ellos nuevos Ü- 
neamentos , fe le debe dar la licencia que pide áV. A. poj- fer codos can con- 
formes á la feguridad de nueílra Fe Católica , y tan poderofos para reformar las 
Chriílianas coílumbres. En elle Convento de nueftro Dodlor Angélico Santo 
Tomás á zo. de Diciembre de i <^70* ° 

Fr. cU mente 


CEN^ 







■■ 


19 ^ 




í V 




> 


'CEnSU^A m LA T^IME^A JMf CESION ©EL ILLmo. 
y ^l)erend¡fsimQ Señor T>on Gerónimo de Mafcareñas , Cahalleroy 
y (Di/inidor General de la Orden de CalatraDa , del Confejo de E/la~ 
do de S, M,y del Supremo de la Corona de Tortugal y Jubilado en el 
de ¡as Ordenes Militares deCa/iilla , de fu Junta General de Compe- 
tencias entre los Tribunales de efta Monarquía y fu Sumillér de Cor^ 
tina y}' Oratorio , Wor de Guimaraes , y Obifpo eleüo de Lsyriay 
y ahora Obifpo aBual de Segflna. 

M. P. S. 

P OR mandado de V. A. fe me remitió para que le viefiTe, y cenfuraíTe un 
Libro intitulado : Vida de Don Juan de Palafox y Mendoza , del Confejo 
Real de Indias , y Supremo de Aragón , Obifpo de la Puebla de los Angeles , y 
Arzobifpo eleóto de Megico, Virrey, Governador, y Capitán General de la Nue- 
va-Eípaña , Preíidente de la Audiencia , y Chancilleria Real que en ella refide, 
Viíitador General de fus Tribunales, Juez deRefídencia de tres Virreyes , y úl- 
timamente Obifpo de la Santa Igleíia de Ofma. Su Autor es el Padre Maedro 
Antonio González de Rofende , Provincial que ha íido de la Provincia de Efpa- 
ña en fu Sagrada Religión de los Clérigos Menores , Predicador de la Real Ca- 
pilla , Caliticador de la Suprema, y General Inquiíicion , y Examinador General 
del Arzobifpado de Toledo, 

Obedeciendo alo que V. A. fe íirvió de mandarme , he vifto efte Libro con 
particular atención , y no he encontrado en el cola alguna difonante a los Mif- 
lerios de la Fe, ni ofenfiva á las buenas coílumbres, ni agena a los Sagrados Cá- 
nones , antes bien hallo praólicadas con mucha exacción las reglas que mandan 
los Decretos Apoftolicos en femejantesEícritos. Ni pudiera dar doTrina menos 
fegura tan grande Teologo , tan excelente Predicador, y tan dofto Maeftro. 

Todas las acciones de los Varones grandes, en particular de aquellos que li- 
guen con veras las fendas del cfpiritu , ion dignas de judiciola atención, y de cui- 
dadofo reparo, aun aquellas que á la primera vida parecen de menos lultancia. 
¿Quien digera que aquel afto de humildad, que efte virtuolb Prelado hizo con un 
Retrato fuyo , habia de fer mi afunto para la aprobación del Libro de fu Vida? 
Retratáronle en una lamina pequeña íin noticia fuya , y moftrandole el Retrato 
defpueslaperfonaqueletenia, dijo con grande foíiego ,que no eftaba pareci- 
do i mas pues fe habia hecho , quería que le enmendalíen por el original. Lle- 
vóle á fu cafa , llamó al Pintor, y fobre el efpacio en que eftaba pintado lu roftro, 
le mandó pintar una calavera, fobre las manos otras de la muerte , y en efta 
forma reftituyóá fu dueño el Retrato , parecido propiamente, no á loque en- 
tonces era , fino á lo que infaliblemente habia de fer delpues. 

Parece que efta acción no mira mas que á fu humildad ; pero pudo fer que 
tuvicíTc mas alto fin , y que coníideraíTe aquel Prelado, que el Retrato que fe de- 
bia al pincel habia de fer perecedero , y parar en la muerte , y que otro le efper.y 
ba de mas firme duración á iLi memoria. Refiftiófe á la imagen poco durable 
del piñcél ; pero no pudo refiftiríé á la deftreza , y elegancia de tal pluma , y ve- 
mos que fe le refervaba efta prerogativa , con que tan felizmente efta perncio- 
nado el primor de fu Retrato , pues no puede ya echarle menos , ai el pincel 


délos mas prlmorofos Artífices , para que le conozcan, y tengan preifente en lot 
íiglos venideros. No por haber rehuíádo Ágchlao , Rey de Eíparta , que le co- 
piaíTen el roílro , le falcó ( dice Cicerón ) la gloria de quedar retratado por mas 
excelente modo : Vnus enim Xenofontis Itbsílus in €o Rege Laudando , facité om~ 
nes imagines omnium , Jlatuafqué fuperayit. ( Lib. 5 . Epiíl, iz.) Mas vivo nos le 
pinta ella Hiíioria, que lo huvieran hecho el pincéi, y el buril , aun quando 
eíluvieran para eílo en las manos de Liíipo , y de Apeles , en tiempos de Ale- 
jandro. 


Vida obrada , y efcrita es lo que en eíla Hiíioria he viílo , y tan una mifma 
en ambas confideraciones , que con fer aquella el miímo original , pudiera pa- 
recer eíla mas que copia Tuya. Pero aunque el Retrato ha íido tan ventajofa- 
mente parecido , y propio , íiempre fera inferior ^ y deíigual en muchos grados 
á la verdad, y realidad que reprefenta ; porque como la vida de eíle Prelado fue 
de tan grande perfección , dificultoío es que la pluma, aunque fatilifsima, pueda 
cumplidamente delinearla. Fue aquella vida perfectifsima idéa de un Prelado 
Dodor, juntando en uno las funciones , y excelencias que dejó á la Prelacia vin- 
culadas el Apollol , quando en la numeración de Miniílros dijo : ^lios autem 
Pajlores^ Dolores , anejando al primer oficio ( como intriníecamente necefa- 
rio ) el fegundo , y conftiuiyendo en la perfección de ambas la de un Prelado 
digno. 

Paílór fue, y Dodor Don jiian de Palafox , tan vigilante en fu Rebano , co- 
mo excelente en fu Doflrina : apacentólo con egemplo, con enfeñanzajy con li- 
mofna , cumpiiendocon las obligaciones de aquella crina recomendación , con 
que Chrifto mandó á Pedro apacentar el de la Iglefia. Las acciones heroyeas de 
lii vida 3 las íagrauas Vigilias de íii eíludio ^ los abundantes íocorros de íu libcra- 
lifsima piedad , eílan hoy, y cílarán eternamente centelieando el ardor , la luz, 
y el zelo de tan Apoílolico Prelado. Grande fue íin duda en ambos Reynos de 
los Cielos, Militante, y Triunfante, pues íupo juntar con el hacer el decir , com- 
poniendo en la admirable tela de fu vida un regido de obras , y palabras , tan 
dieftra, y fazonadamente unidas, que en cada palabra de fus eferiros eftá resplan- 
deciendo un egemplo , y en cada egemplo de fu vida una enfefianza. 

En dos imágenes le veo hoy vivo mas que retratado : en fus eferitos, divino 
parto de fu ingenio; y en eíla relación de íu Vida , en que el Autor refucitandole 
parece que nos le da otra vez, obrando, y eníeiiando en el Mundo. Por tanto 
juzgo, que la Vida de eíle Venerable Varón , como egeciitada, fue una petfeftif- 
íima idea, y egemplar de Prelados ; y como efcrita , lo fetá de Hiíloriadores La 
Vida, Maeilra de gobernar 1 y la relación , regla para eferibir. Don luán de Pa- 
laíox VIVIO de tal manera , que íiendo egemplo de buenas obras á los Fieles, en 
la doarina , en la entereza, en la gravedad , en las palabras llenas de vida , y de 
fallid, ypor ningún lado reprehenfiblcs, cerróla boca á quantos émulos pu- 
diQi-a el coman , y tnayor emulo el Demonio excitar para oponerfele. Y fu 
Dodifsimo , y Reügioíiísimo Hiíloriador de ral fuerte nos dá eíla mifma Vida 
efenta , que en fu relación deja al Mundo un dechado de buenas Obras ; eílo es 

de Elcntos excelentes (que también ellos fe llaman aísijeon doarina tan prol 

vechofa , con entereza tan grave , con eíliio, y eloquencia tan irreprehenfibíe 
que no ha dejado lugar a la mas fútil inteligencia , apaíionada malicia ó afed 
rada ignorancia para que le impugne , ó reprehenda fin empacho. ' 

Vemos, pues, en eíle Libro un Pontífice digno de grandes Eferitores , y un 
Eíctitor benemérito de tal afunto. Su eíliio es de los difíciles de coníemiir nor- 
que es de los fáciles de entender. La dilpoíicion, y orden tengo para mí , que 

pue- 


no 


nuede hjbei: otra con ventaja .en lo que es leferic la Vida de un Vaton Apodo- 
{ico Siendo nouble la copia de fentencias , lo es mas el no haber alguna, que por 

loviolemo parezca hija de laarabldon de oílentatfe erudito. Satisfacen , y no 

hartan porque fiempre el apetito queda fuperior , cofa que fuele fer rara eu fe- 
meiantes'lecciones. Por tanto juzgo, que debe V. A. dar licencia, para que llegue 
d la noticia de todos elle laboriofo deívelo ; pues en el Heroe que düpone , y 
conílituve , todos podrán copiar virtudes , y aprender eníeiunzas. Hallara el 

Eclefiaftico, Regla que imite : el Superior , Dechado que figa : el Prelado 
á auG mire ; el Gobernador , Caudillo que emule : y el Principe de la ígleíia, Ni- 

vLue proponga. Ycomo dijoelGranXeologo Nacianceno : 

attcmmm e(i cum imfiorum homimmYita memoria prodatur , fletare frxjhmum 
Itrum füentio tranfmmere. ( Orar, a i . ) Que no es bien que quando los caraderes 
publican vidas de pecadores , degen los moldes de eternizar las acciones de los 
Varones Íüblímes. Elle es mi parecer. En Madrid á los 8 . de Jumo de 1 6 6 5 . 

Dow Gerónimo , olnfpo de Se^o'via. 


FE DE ERRATAS. 

P AG. 107. Un. Il.aice cfcfiva, le= efiefi». Pag. 106. lin. a7-‘'icc refie, enft. lee 
Teíricít Pag. aa?. Un. 1 5. dice anduveiiTe , kcmimicjfe. Pag. 145. Im. ay. i ice 
rar í=pV«».Pag.a 95 .Un.t 4 . dice priviUgiaire , lee privi^iairr». P.ig. ayS. 
fi;:x4. diceh,!o,leel,¿.Pag. 5 . 5 -Un. 6 . dice Catedral , lee Carrdra Pag. 540. 

1 dict llevan , lee lleva». Pag. 5 ! 5 - b"- > “b*:' protellora , lee frottílora. 1 ag. 5 54- 

lin. 15. dice entoncos. leee»r.»eer. Pag. 569. lini i ,. dice c.,ánes, lee«r«>.Iag. 575 - 
LaGicedefeurfo. lee#»r/.. Pag. 584,. Un. a;.,dice pwceder. lee prrtrto Pag. 
aio Un 1 6. dice Ubres . lee libre. Pag. 441. Un. 8, dice lolamenta , lee /i-toiriirr. Pa . 
La. lin. a 5. dice obigada . lee obügeia , Pag. 45 a. Un. l8. dice necedad , lee necijUtd. 

Pacr A7 8 . Un. 19. dice Odifpo , lee 0 ¿i/p 9 . i _ 

Vidadel ilullrifsimo y Venerable Sr. D. 7 »a» de PeUfrx.elcmo por el P.Rofendc. 
de los Clérigos Menores , para que eílé conforme con la que fe ha prefentado por o. i- 
¿“.fa fil-ra- lasctra’taGeellafíi y afsi lo cerrifico en eUa Villa, y Corte de 
Madrid 4 catorce dias del mes de oaubre de mil fetecicntos y fefenta y dos. 


Do¿t. Don Manuel González, ollero, 
Corredlor General por fu Mag. 



RAZON DE LO QUE SE ESCRIBE 

para los que leyeren. 

A muerte del Sujeto de quien hoy fe publica la Vi- 
da j íiiccdio el ano de cinquenta y nueve j y ci 
Eminentifsimo Señor Don Baítafar de Mofeofo y 
Sandovál , Cardenal entonces el mas antiguo del 
Sacro Colegio , y Arzobifpo de la Santa iglefia de 
Toledo^PrimadadelasEfpañas, que ya ocupa en el Cielo mas 
elevada Silla , y á quien fm confuelo llorara fiempre en iatierra el 
defamparo de tantos pobres , moftrd gufto de ver de mi mano 
una relación ajuftada de las virtudes de efte Venerable Prelado^ y 
en efto mifmo , fin reflexión, ni intención , queria ver , como en 
un clarifsimo efpejo , retratadas las Tuyas 5 pues nueftro Obifpo, 
hablando de Tu Eminencia, repetia muchas veces con o-randifsima 
ingenuidad {y puedo yo decirlo ya fin embarazo) que Ti obraba 
alguna cofa digna de Tu Miniftério , ladebia al egemplo , intimi^ 
dad, y comunicación que en diferentes ocafioiics había tenido con 
el Señor Cardenal. Eíta iníiriuacion tuvo fuerzas de mandato , y 

leyes de apremio por titulQSsmiildpricados , porque de fu Emi- 
nencia recibi fingularifsitaas honras , y demGftraciones de aquella 
afabilidad , y benignidadd¿ quefle doto el Cielo , y que ya fe en- 
cuentran tan poco , y fceftrañan tanto en los grandes Principes; 
porque defeaba encomendar á la memoria , y que no fe cayeífen 
en la tierra del olvido, donde nadafrudiflea , los dichos, y hechos 
de elle Prelado , que pud:e obfervar en cinco meíes de fu familiar 
aísiftencia. Y últimamente porque ü las virtudes que habiaprac- 
ticado nueftro Obiípo , eran aprendidas en la Efcucla del Señor 
Cardenal , como el mifmo confeíaba , el volverlas á íu mano 
por medio de una relación defnuda , mas venía a fer reftitucion, 
que obediencia.. ’ 

Eícribila muy inmediatamente á íu dichoía muerte , pues a 
los oídos de los hombres puede llamaríe dicha la que en los ojos 
de Dios es de tanto precio. Pero falió tan ahogada , que fe cono- 
ció bien , que los hechos de los fu jetos ventajofos folamente ca- 
ben en la admiración , y que íe eftrechan con agravio en la plu- 
ma , y que aísi era menefter dilatar , y enfanchar mucho mas las 
acciones ,que delineadas tan por eícorzos defeubrian tan exquiíi- 
ta gtandeza. Empecé á defeoger la relación , y darla cuerpo de 

Li- 



Libro entendiendo que faUeíTe un volumen moderado donde pu- 
dieíTe consreturarfe la mayor parte de efte todo ; pero hamc fuce- 
dido lo que San Gerónimo imitó de Horacio, y confiefa de si en la 
Epift. 7. eCcrita á Leta , dándola documentos para la educación 
perfedadefu hija : Cúrrente rota dum urcemn (acere cogito , amfho- 
lamñnxlt maiim. Yáfaben, los que faben,que alude aqui el Doc- 
tor Máximo á la rueda de los Altareros, donde fe forman los bar- 
ros cuyo rápido curfo no fuele fer fiempre fácil ajuftarle a la 
medida que fe quiere ; yquandofe entiende, y fe intenta hacer un 
barro pequeño , fucede el facat un cántaro , ó una tina ¡Como es 

nofible en vafo muy limitado recoger mucho licor, fin que le 

vierta con defperdicio? Y fi es muy preciólo , con efcrupulo ? Con 
que por recoger ,y no derramar noticias tan eftimahles como fe 
fueron juntando á la primera relación , ha fido torxofo que el Li- 
bro tornaífe bulto ; y puedo alfegurat , que es aun mucho mas o 

que nofefabe,y loque ahora por otros refpetos callo , que lo 

Aunque há fíete anos que murió efte Prelado , quando fe pu- 
blican fus feñas ,no me ha ocupado todo efte tiempo fu eftudio, 
que para fabrica de tan poca hechura , por lo que a mi me toca, 
feria man malogro; otras han fido las atenciones , y los empleos. 

Peroíibien no he dedicado todo eftetiempo a tan corto trabajo, 

fe le he dado todo , y lo confiefo afsi ála cautela y a la confidera- 
cion ,Por no incurrir con imprudencia prcciphada los errores tan 
difcr «mente advertidos de Tácito en los Hiftoriadores de fu 
tiempo, yqueefcribieton las Vidas de aque los Principes que 
dom na on el Orbe , donainados ellos de fus vicios de los quales 
unos mojaron la pluma en la adulación mas que en la tinta, y otros 
en el odio , y dá la razón de efte defotden el Oráculo de os 1 oliti- 

cos porque unos efcribieronAreatiWi/i/h, y afsi falieron las 

«»» '* ‘‘vr °io" olí r 

fi esPoderofo , yáfevé lo que aprifiona la verdad , lo que 

u™ , y I» s« -i" °™ Tí r ' : 

plumas inmediatamente luego que efpiraron , y elfos fe delpena- 
L onel rencor , y la ira ; To/?ya.i» occUerant recent, hut odijr 

porque dob aton el papel quando 

en L hnL empezaban á bullir , y hervir los aborrecimientos ; y 
en la le t frofr-i v turbada la verdad con 

eftandolapafiontancahent ,y _ ’ J en los Eferitos fe 

afedos tan ciegos , y arrojados , ei a precito q i 


cy íTen muchos borrones , (lendo los Coroniftns mas indianos 
elod,o,yla adn!aaon. El obfcrvar efte precepto prudentifimo 
de tan gran Maeltro, aunque de dodlrina fecular , y^rofana Z 

iido la cauCa de ddatar tanto tiempo el tomar la pluL para com- 
poner Libro dejando que en mudaos fe enfriaflb , ó por^ lo menos 
fe entibiaífe el odio y alejando la mas ligera fofpecha de adula 

con. Enfuvidaoyó, y digirió efte Prelado mas^tobios que 
bfonjas -.con fu muerte aun no cefaron los aborrecinaftntos ’ T 
ando e por la jurifdicion de la fepultura á petfeguirle, y maíqulf 
tarle Sonaban en fus orejas con mayor dulzura fus efearLs 

que fus elogios. Con que fi aun viviendo hallaba en él la adula! 

Clon tan mala acogida , deípues de muerto bien íc 

fuera de adularle ftría el defoibirle. El eftár los odio” trn'r-der 

tes y comendofangre acabando de morir, como quien vÍv e^ 

do los había experimentado tan fanarientos es L n J 

I» ™..ao i dil„„ ™ 

)' (Cmplnndo mi.fetto , y ven.racion al difunto' aguardar Toa- U 

aborrecimientos fe entibiaífen , y con efti ferenll?,r ^ 

Deípues de quatro años de la muerte de Julio Aerícola fti 

uegro , publico Cornelio Tácito un Libro de fu Vida como él 

mftmo lo depone; nohh Um Img^ abfintU conditlone a„te jl 
dmnmum efl. Sujerófe Agrieoía á las leyes riaurofas d^ 

».«, , Í ZZ2 Íy,' 

. ^J^pergieJJa e/i Wium , par’Vis mazm/hue C1 

Mus con.mune,,¿„orant!am reB! , V 

edades fehan lamentado los prandpc t ^ 

incuriofidad de fu fialo fepLandof ^ Ingenios de la 

y las coftumbres de los claros Varones P^Zf u' 

noble , y feñalada virtud venció , y fe’fobrepiftb T' 

á las Ciudades pequeñas y brandes 7 

pequeñas , y grandes , ignorancia , y enViüa de lo 


rec- 


j,y" 


''"."-J-r .y 




4 

,‘4 a 


recio. Lo rc 6 í:o , ni la envidia lo pnccie vér, ni la ignorancia lo 
alcanza a percibir : con que la una lo hunde , y la otra lo dcL 
atiende. 

Ouiro Tácito calificar la ocupación de eferibir la Vida parti- 
cular de fu fuegro , porque no parccieííe empleo menos decorofo á 
lo elevado de fus mayores eftudios , y profignió : Sed apud prio- 
res.^ ut ^gere memoratu digna pronum , magifque in apertó erat ; ita ce- 
Uberrimus quifque ingenio ad prodendam Virtutis memoriam fine gra~ 
tia ja-ít ami^itione borne tantum coji/cienti^ precio ducebatur. Todos 
alaban las edades paíadas , y yo no me períuado que fueron mejo- 
res, porque los hombres, y fus vicios íiempre han fido unos. La 
inclinación al bien , y al mal , no fe ha variado , y obrar cofas dig- 
nas de memoria en fecreto , ó en publico , nunca Ce ha egecuta- 
do , fin que la envidia , y la calumnia hayan introducido en ellas 
fuinjufta jurifdicion. En codos tiempos ha habido Ingenios cele- 
brados , que fe han movido á publicar la fama dé la virtud fin 
interés , ni ambición , yfolamente elfimiilados del precio de una 
buena conciencia j ello es , de lo que peía, y vale el dar á conocer, 
y hacer notorio lo que es digno de imitación , y alabanza : Jg 
pkrique Juam ipfiVitam narrare fiduciam potius motmn quam arro- 
gantiam arbitrad funt. Eícribieron íus Vidas Rutilio Rufo, á quien 
aleo-an frequentemente los Eícritores Griegos , y Latinos , y Scau- 
10, de quien hace memoria Cicerón en fuBruto, y otros muchos; 

y penfaron no vulgares juicios, que fue confianza , y feguridad 

de fus coftumbres , no arrogancia , ni prefuncion : que quien no 
tiene por fifcal , ni verdugo fu mala conciencia , no rehufi la luz 
paraquefe fepa lo que obra. Bien que elle es punto dificultofo 
deaííeo-urar en un animo cultivado con las virtudes Chriftianas, 
y fin ef freno déla verdadera Religión , y de fus preceptos. 

Para losquatro anos que Tácito interpuio en divulpr la Vida 
de Ao-ricola, corrieron fíete antes que yo publicaííe la Vida inmor- 
tal dc^nueílro Prelado , Religiofo Cultor del animo , y fus virtu- 
des, en la primera imprefion. Y parala fegiinda he dejado que 
pafen once , calificando todas las noticias , que de nuevo fe han 
recogido con judiciofa feriedad, por entender , que es mejor pe- 
car antes de corto , que de crédulo , recelándome de no caer en 

aquellos tiempos tan infelices , de quien diioTacito : Adeb Virtu^ 
tes ii/dern temporibus optimé Mmantur , quibus facillimé gignuntur. 
Las virtudes han meneíler eftrclla , y nacer con buen influjo , ñor- 


que folos los figlos , que las producen , las conoceS : los eftériles 
Y íceos las laíliman , y huellan j y entonces fe aprecian ’ 

brotan con tacilidad como flores defacompañadas^de efpiL! • fan 

gtienta coyuntura la que niega el crédito á la virtud, y abre el na¿ 
á la calumnia. j ye kj 

La memoria , como potencia interior , fe baila refervada de 
juri diciones y por eíTo no teme nenguna deGzon de opueños 
temporales . Memonam quoque ¡ffmn cum yace perdldiffimus ,r,tám 
mno/íra pote/date efyhlmja,quámt.cére^ Sería inneidad oue 
la memoria recibieffeleyysagenas, y que eftuvieíTe fujeta 1 ol- 

vtdarle , como a callarla boca, pues tendrían los hombres potef- 
md fobre el olvido , en perjuicio irreparable de la pofte^d 
Quren a los labros puede imponerles filencio , no alcaLa á inri ' 
mary olvidos a la memoria. Lo ultimo de la fervidumbre oue 
puede experimentar el cuerpo , es quitarle que no hable, porque es 
forzarie a que no refpire. Y la efencion fuprema de la libertad fe 
prcita en la mcmotia ^rque ningunopuede obligarla á que no 
_e acuerde En efte Archivo refervado fe depofitan las tradiciones 
imprimiéndole de unas memorias en otras cofas ■ ’ 

que derivadas por eftos ocultos ar.aducl^ltrde'TnCr^^^ 

tos auténticos para lo que fe debe abrazar como irrefragable. 

Una Vidaíola , y muy ceñida cícribid Tácito v afirm 'A u 

Mucho efcnbio Tácito , fiendo en todo igual la stlndcj y ' 

abundancia) pero no sé qué ventaja lleva! lo detrás efte pepino 

Libro de ha Vida de fu fuegro , que con fer afsi que en la^ Ima 

de dbe Efaitor hicieron unión tan admirable la degancia ^v la 

cordura el fefo y la difcrecion , efte abreviado volumen en’trl ll' 

demás Obras fe defcuella como la palma. Obró Agrícola y ef 

cribio Tacitoj y loheroycode las acciones de tan celebrado Miní 
«yecibio nueva vida de la pluma de tan inimitable Hifto“ 
Difculpa puede fer Tácito para eferibir una Vida , pero no~ 
porque hay elevaciones , que fi fe quieren remedar , dZñ n 
mas que guian. Entre Eftudios de tan crecida hechnr, P™' 

de fus Anales , y fus Hiftorias , halló lucar Tácito . ’ 

una Vidafolarerafu fuegro JdioAgricotvCv!^^^^^^^^^ 

del parentefeo ; pero en lo libre que fe defeubre en fu .e‘nio me 
perfuado que feria mas poderofo con él el amor dc^l ■’ ^ 
y de la verdad, que el de la fmgre. 

Bien 




Bien puedo decir , fin linage de prcfuncion, que mis ocupa- 
ciones han fido d^ esfera fuperior a las de Tácito , quanto en la 
diferencia de los argumentos excede lo Sagrado á lo Profano , y 
entre ellas he bufeado el tiempo necefario , que no ha fido menef- 
ter poco para ajuftar, y publicar de fegunda mano una Vida, don- 
de fe han hecho lugar juicios tan diferentes ; porque como los 
principales férvidos de los Minifterios Politicos , y Seculares , que 
egerció efte Minilfro , confiftieron en los remedios prefervativos, 
y eftos no hacen demoftracion ,como dijo diferetamente el Conde 
de la Roca en fu (Don ^edro Defendido , que no quiero defrau- 
darle la gloria de haberlo dicho primero , no es fácil perfuadir los 
inconvenientes que evitó, fino fe infieren de lo que hizo. Pero 
nino-uno podrá dudar , que ellos remedios fon opueftos á la dif- 
culpa torpe, y fiemprc nociva del quien penfára ? de que fe valen los 
que no antevén , defpues de incurrido el daño , como él decia, 
habiéndolo aprendido de Seneca ; Turpi/simam ajebat Fahhis Im- 
peratorl excufatlonem ejfe : 'N.OISL FVDAVl\ Ego turpijslmani homl- 
ni puto , lib.2, de Ir ay cap. i. Y afsi es fiempre peor, porque no fe 
puede hacer aquella evidencia caer en la contraria fatalidad. Con 
que fiendo ella demoftracion imporible,,he refuelto deefta vez po- 
ner áefta Vida la ultima mano ,fin volver á cortar la pluma. 

La que él eícribiopor mandado de Dios , con Ancoras mas 
firmes que Rutilio ,y Scauro , queriendo que de fu mano dejaífe 
al mundo cftampadas, y notorias SUb M[SB\íLOFf)lAS ^ 2 SUS 
MISERAS y ferá con el tiempo la fatisfaccion mas concluyente de 
todosdos cargos, fi perfeveráre hafta entonces la opoficion. Re- 
fiftiafe fu propio conocimiento , porque no le movía la confian- 
za, ni le deípenaba la preíuncion , hafta que con orden expreío, 
y palabras formales le reconvinieron para la egecucion con de- 
cirle iFues por qué rebufas publicar mis Fílfericórdias^y tus bfíiferias} 
Imperio , y gobierno de pulfo con que camina la velocidad de la 
pluma tan íegura de quebrar en los efcollos déla vanidad , ni de 
que en'ella pueda hacer fangrienta prefa la detracción , por tener 
fiempre la verdad los trofeos tan de fu parte. 

. Los odios que fe concitan por los fucefos , que forzofamente 
fe producen de la obligación , y egercicio de los minifterios , fon 
de la calidad de los q\ic dijo David ; Odio halmerunt me gratis. 
Hay odios que fe compran con la mala intención, con acciones 
injuftas 5 con faifas correfpondencias , y eftos parece que fe mere- 


cen, 


ccn , aun mas que fe fiifren , y mas qúe injuria , fe pueden llamar 
deuda 5 pero los que fe tienen á los que gobiernan, por defender 
los fueros de la verdadera Juftida , nacen del antop , no del fen- 
timiento . Fuldtio da líf^idc le (juicro bien , es fraíis de nueftro Caí— 
rellano 5 y también debe de haber muchos que dicen : Qm aborre- 
cen de Dalde. No hay que hacer cafo , ni embarazarfe en los odios 
fin cauía . haberla dado fuera el deíconíiieio , y aísi lo repetía mu- 
chas veces efte Prelado, Si el aborrecimiento queíe le tiene á un 
Mimftro publico es graciofo 5 cfto es, porque el inferior quiere, 
y fe da por ofendido de fu reditud , es mérito , y regocijo, mas que 
mortificación. Eftos odios fe íbíiegan, y fe confunden con el 
tiempoi y afsi es cordura, para eferibir de femejantes fujetos, 
aguardar al tiempo, en que habiendo ya amaynado el fervor de la 
ira , entra la razón á condenar fu íinrazon. 

Ninguna cofa procuro tanto efte Prelado , como encubrir fu 
Vida 5 pueslaquccfcribid por mandado de Dios, y de íusConfe- 
fores, la remitid , y entrego con tantas cautelas , pidiendo que en 

veinte anos no fe publicafle, aun quandopudieífe , y fe juzaaífe 

digna de falir a luz. Todo fu eftudio fue hundirfe , y que no fe 
ítipieíTc loque había obrado , veriíicandore en él á la letra lo que 
dejo eferito San Gregorio Nifeno en la Vida de San Efrén Siró: 
Níím niilltis nifilpahié ¡nfignls , atque fufficlendus cum adbuc in Vita 
maximus lulrtutlbus pritceilat ^ memoriam ful oblhiom apud pofteros 
¿elere jubtat. El que viviendo fobrefalid mas en las virtudes, es el 
que mayor cuidado pone en que fe fepulten entre el polvo fus 
hazañas, y que no quede noticia á la pofteridad de fus excelen-í- 
cías 5 porque á la verdadera humildad, todo la hace confuíion, 
mas que aplaiifo. Peroeíio mifmo es lo que á nofotros debe cfti- 
muíamos para encomendar á la memoria de ios venideros lo 
que es precifo que les firva de enfehanza , y de dodrina j pues fin 
cftos deípertadores , y dechados á los ojos , defmayaria nueftra ti- 
bieza, y fe arredraría nueftra pufilaiiimidad , mereciendo gravif- 
íima repreheníion ios que fibcn hechos de virtudes iluftres , y 
perezofa , d maliciofamente los callan : Kumquld igitur ( dice^ ql 
mifmo Padre San Gregorio Nifeno ) reprehendendi mérito ertmus , jt 
negligentes atque tgnaVi fikntlo hmlloerimus illud in quo celebrando 
magnos fumeré ánimos ipfe mandaVit Dominas ? ^Qué culpa puede 
haber mas digna de reprehenderíe , que rebujar entre el íilencio, 
por negligencia , d por flogedad , lo que para celebrarfe halld en 

los 


los mandatos de Chrifto nueílro Maeílro recomendación tan en- 
carecida , que él mifmo infunde los alientos , y las voces para que 
fe publique } Enfeñando áfus Diícipulos, que de tal manera alum- 
bre fu luz a los ojos de los hombres , que con el reíplandor , y la 
. claridad véan fus buenas obras , y de ellas refulten para el Padre 
de las Lumbres, que efta en ios Ciclos, las glorias, y las alabanzas. 
Efte precepto es mucho mas feguro para los que refieren las vir- 
tudes agenas ,que para los que lasegecutan, porque en eftos pue- 
de mezclar fe algún refabio de vanidad , ó levantarfe con el calor 
de la luz algún vapor de eftimacion propia , que tuerza , ó deívie 
la dirección de la gloria que debe darfe á Dios , por lo que obra 
en ellos. Pero en los que defpues de fu muerte dán noticia de lo 
que obraron , no puede haber efte peligro 5 pues lo bueno que 
hicieron otros , fi no fe imita , antes confunde , que defvanece. 
Con que fiemprc es reprehenfible defraudar á la pofteridad de lo 
que puede fervir de tanto aliento, y edificación. 

Paflón , ó pcnfion es de la naturaleza humana fer la virtud, 
á nueftro parecer , de peor condición quando vive el que la eger- 
cita, folo porque le tratamos , y conocemos , y no es fino porque 
no le conocemos entonces : que como la envidia es afedo que 
priva de la villa , y obra aojos cerrados, y la claridad de las accio- 
nes iluftres los conftrinc , y los hiere , no deja en ellos difpoficion 
para mirar lo que debe admirarle. En faltando el fu jeto , como 
no tiene , en el vacío que caufa fu aufencia , bulto en quien tro- 
pezar , entra el conocimiento, y cabe la eftimacion. La fama que 
fucedea lavida es el mas libre Juez de todas las acciones huma- 
nas , y fe pone cada cofa en el lugar , y grado que merece , ó 
abominandofe los vicios , ó apreciandofe las virtudes ; porque ni 
valúa la lifonja , ni detiene el miedo , y el juicio difeurre limpio, 
y purgado de afición , y pafion. 

Grande eftudio pufo efte Prelado en acariciar fus mas decla- 
rados émulos , y cambiarles el amor , y la benevolencia , porque 
él decia, que á ningunos entregaba mas guftofamente fu volun- 
tad. No lo configuió generalmente viviendo 5 pues como dejó ef- 
crito un grande Politico , é Hiftoriador , y parece que a la letra 
para él : La cortefia en los ánimos ohflina^os , hace lo que el Viente en 
las afquas, Al pafo que los agafajaba fe encendían , para que fe 
afinaííe en efte crifol fu fufrimiento. Ahora llegará todo junto j el 
amor, el refpeto , la veneración , y fe confefará que no tuvo, 
quien tan fin intención , y fin merecerlos padeció los odáos , tan- 

d tas 


tascuJpascomo el vulgo le achaca. Perofi ,aun derpues de muer ■ 
to , perfeverare el aborrecimiento en infamar fu memoria fuce- 
derale lo que a la Eftatua de Teagenes Tafio, nobilifsimo , y 
celebradiísimo Luchador , de quien refiere Paufanias en e’ lib 6 
que un maldiciente de fus heroycas acciones, y pertinaz emulo 
de las glorias , latisfacia fu envidia con azotar de noche la Efta- 
' tua , baila que canfada la paciencia de la piedra , ó del bronce 
cayo fobre el ofeníor defaluinbrado , y le mató , oprimiéndole con 
fu pe.o , fiendo fuTumulo afrentofo la honra agena, que no po 
diafufrir. Querellaronfe de la Eftatua loshijosil difulo , yL' 
fentencia de los Tafios la arrojaron al Mar , egecutandofe^con 
ella demoftracion en ella la ley de Dragón , ÓDraco. Pero con- 

’ clnye Paufanias : Fa8lum hoc per mukos amos fecuta eft 

Gon la efterilidad de la tierra, continuada por tantos anos, defagral 

■ VIO el Cielo la injuria , y volvió por la juftificacion de la Eftatua 

porque corre por cuenta del Cielo fatisfacer la fama ofendida 

c os difunros , en efpeciál de los que merecieron que la pode 

ricuid erigielfe Eftatuas á la inmortalidad de fus acciones. Lo que' 

■ la Eftatua oprime, el Cielo lo confirma, aunque la ley de Dra- 

goo lo condena. ^ 

Si algunos maldigeren la memoria de efte Prelado , azotando 
fu Eftatua honoraria con llamarle embuftero , y engañador, no 
era e egemplo profano de Teagenes el confuelo de ellas injurias 
fmoeldelegemplardetoda perfección Chrifto nueftro Maellro’ 
que defpues de tantos anos perfevera en baldonarle con femeian’ 
res infultos la obftinacion pérfida de los Judios, heredando de fus 
padres la blasfemia de eftos epitedos : SeJuBor Ule dlxk adhk n/- 

raí.( e igeron a Pilatos aquellos protervos) Aquel embaydor 
afle uro,auu viviendo que refucitaria defpues de tres dias. Claro 
efta ( Ignorantes ) que habia de decir ello viviendo , que ni muer 
to lo podía decir , ni ya refuettado era profecía ; pero^ yofotros le 

injuriáis ^finito para tranfeender rodos los términos de la im! 

piedad : Hoc afpllahatur nomine 'Dominus Jefrs Chá/ius ( añadió 

apluma.clevadifiima del Grande Aguftino ) nd 
fiornm ^ guando d,cm,tur fedoBores. Efte nombre le daban ó 
Chrifto Señor nueftro fus enemigos para confíelo de fus Siervos 

quandoelmundolosllamaembufteros,yfalfos, que fueron los’ 
apellidos con que calumniaron a efte Prelado mas comunmente 
y el confuelo espara la fepultura aun mas que para la vida • ?-/’ 

JO aquel engañador, que habia de refuátar ; pero vofórros 


(F 


per- 


( pérfic-los ) os entráis por fu fepulcro parí perfeguirle , fm rcfpctar 
tan fagrada jutifdicion. Con que el confuelode efta afrenta , que 
dejó jefu-Chrifto para fus Siervos, viene á fer aun mas para la 
muerte , que para la vida , porque nada referva la mala voluntad. 

. Venerarán fu Eftatua , y fu memoria los que defapafionados 
juzo'áren ,que la perfecucion no es demerito, ni culpa, fino la mas 
ricrT, v preciofi Corona. Y en la Medalla, que acuerda las faccio- 
nes eVteriores de fu femblante , aliviará el dolor que caufa leer 
quinto le laftimó la envidia j y la ira , hafta aqui defenfrenada, 

moderará fus Ímpetus , fi en fus ojos llegáre á reprefentarfe fu rof- 
tro • Etenim ft defunStorum ¡magines ( dijo el Menor de los Pli - 
nios , pero el de mayor cultura , y elegancia ) domi dolorem 

noílnm leW, quanto magis m quihus ¡n cekhenlmo loco non modo 
f>ecies,iS"Vtiltus illorum ,fed honor etlam gloria refhtur , Ub. a. 
Bfiji!-!. Con los Retratos de efte Prelado en tan numerofa copia 
fe coiifolaban en las Indias los que los tenian en fus cafas ; pero 
yá fu ImatTcnde buril , publicada por medio de las prenfas, en 
quien no íblo fe copia el ayre de fus facciones , fino que fe trasla- 
dan también fu honra , y fu fama , generalmente ha de fer para 
todos de aplaufo, y celebridad, y fucedera conel lo que el milmo 
Plinio eferibió de otro fujeto infigne , lib. i . Epili 1 6. An fi ín- 
ter eos quos nimquamVidimus floruiffet , non jolum Léros ejus , Tie- 

rum etiam imagines conquireremus ? Si efte Varón , fin encareci- 
miento clarifsimo , huviera florecido en los figlos de aquellos, que 
ni conocimos , ni tratamos , bulcariamos con anfia no folamente 
fus Libros para dodrina, fino fus Medallas , ó Imágenes con cu- 

riofidad para notar la fifonomía- de un hombre ,-que tanto dió 
que decir al figlo en que nació. Por efto con meditación eftudia- 
da pono-o yo á un mifmo tiempo , a los ojos de los que quifieien 
mirarlo”, y confiderarlo dentro de una Imagen mifraa , fus libros, 
fus eferitos , fus virtudes, fu roftro , fu honra , fu inmortalidad, 
cifiendolo todo en tan limitada esfera como la de una cilampa, 
que «abe en una llana de papel , para que lo encuentre junto el 

que lo folicitáre defapafionado. 

La Medalla , que retrata muy al vivo íu Temblante alegre , y 
modeílo ,va orlada ,como Te acoflumbra en las Medallas , y las 
Monedas de los Principes , de la principal infignia Tuya , que fue 
clRoTirio. Lile era fu Pcdoral , teniéndole por la joya mas pre- 
ciofa de quantas cftima la tierra. Defcanfa fu Cruz fobre un yu- 
ero que firve de fundamento , y eltrivo a todo el difeño , que en- 
^ di ciei- 


cierra muchas , y mifteriofas fignificadones 5 pues lo primero 
alude á la fuavidad de la Ley Evangélica , y defeanfo interior de la 
Eípintual , fegun la fencencia de Chrifto ; Jugum meumfuOíe 
elt. Lo íegundo , á la reda educación, ydifciplina, en fentimien- 
tode Jeremías ; efi Viro cum fortaDerk jugum ah adokícen- 

Ua fua Lo tercero al trabajo , y la fatiga , en que fue incanfable 
efte Eípintual Paílor , tanto en obrar , como en enfenar con la 
voz, y con la pluma. Lo quarto , á la Inmunidad Eclcílaftica de 
•quien fe moftró tan acérrimo defenfor, la qual no fufre yimo ni 
coyunda de dominio fecular , aunque en algunas ocafiones’ fe 
intenteponeralacetvízefenta,ylibrede fu jurifdicion por to- 
dos derechos ; y afsi fe vé el yugo como fujeto de la Cruz Pedo- 
ral de la Dignidad Eclefiaftica. 

A los dos lados , en los planos que cogen enmedio la tarjeta 
le miran fus afperifsimas penitencias, y fus vivifsimos defen^anos’ 
ymenolprecio de todas las honras del mundo , en una calavera’ 
en quien tocan una Mitra , un Capelo , y una Corona , pues todo 
viene a reduciríe a aquel ultimo eícarmiento , aun mas experi- 
mentado, que perfuadido. Deíde alli empieza a formarfe un Fef- 

tonparaadorno de la Medalla, en quien ván afidas ,y enlazadas 

dilerentesemprefas , y geroglificos. Componefe el Feftdn de dos 
arboles , Palma, y Ciprés , por fer para el intento los mas propios. 

as primeras Coronas de los Triunfadores fe regieron de Palma- 
defpues defde las frenes , fe trasladó la Palma á las manos , como 
refiere Paufanias; y para la cabeza fe deftinó el Laurel árbol 
conlagrado a Júpiter, por el verdor perpetuo que conferva, como 
drfeurre Natal enfuMitologia; y afsi, elcolocar la P^rna en el 
Fefton a la mano derecha , es guardarla , para la lignificación del 
triunfo el lugar que fe la debe. Al otro lado , en correfpondencia 
_e al alma fe pone el Ciprés; porque aunque fue coftumbre 
e a Gentilidad coronar los cadáveres con Apio, el Ciprés para 

cite etóo es tnas religiofamente miíleriofo, por hallarfe atribuido 
a la Sabiduría Divina : QuafiMs ¡n Mo„,e S¡on , y reprefen- 
tarfe en el la foledad clevadifsima de la contemplación. A mas, 
e que las Aras de los- difiintos fe coronaban también de 
Ciprés , como lo canto Ovidio Trill. Eleo-, 

Funeris Jra m!hl feral! dnaa Cupreffu.' 

Y los Antiguos le ponían á las puertas de los difuntos , para fefial 
fúnebre, y tellimonio del dolor, y pérdida de la cafa. AfiiLucano- 
tt nm mebeios ludas tejlata Cufreffus. 


El 


E! primer gerógliíico , ó fea emprefa , que por la mano derecha 
empieza á atarfe con el Feftdn , fon unas llaves de la Iglefia , y una 
efpada , en que fe alude : Lo primero , á las Excelencias de San (Pe- 
dro, que eferibió defendiendo fu Autoridad Suprema , pues cupie- 
ron en la mano de San Pedro , y fe hicieron lugar efpada , y lla- 
ves. Lofegundo , á la T>efenfa de laíDignidad Epifcopal , que es la 
primera de la Iglefia, habiendo vuelto por ella con tantos eferitos, 
con tantas diligencias , con tantas vejaciones. Siguefe un Báculo 
Paftoral atravefadoconuna pluma , en que fe denota la dirección 
efpiricual de fus ovejas , no menos con el cuidado del Báculo , qus 
con la exprefion de la pluma , 4 cuyo fin eferibib tantas Cartas 
Paftorales , tantos Tratados de devoción , tantos Libros de efpiri- 
tu , haciendo Báculo de la pluma , y pluma del Báculo. En el ay- 
re ,fobre el Báculo, y la pluma ,fe pinta un corazón bolando con 
alasde fuecro , fimbolo del Amor Divino , del délos progimos, 
de las ovejas propias , á quien con ranvabrafado amor focorrió, y 
afsiftió elle Prelado. Pero con efpecialidad, para quien fe requiere 
mas adivo incendio, es para el amor de los enemigos , que ha- 
biendo tenido tantos , y tan implacables efte Sujeto , los amo muy 
de corazón. 

Hace medio fobre la cabeza del Retrató un efpqo ,aírentado 
con las leyes de la perfpediva , en quien fe ' repréfenta una cala- 
vera en lugar de fuRolfro , por fer efta fu mas continua medita- 
ción , y también con alufion á los fucefos de fus Retratos , pues 
mandó borrar fu femblante en uno que le pufieron en la mano, 
y pintar fobre él una calavera. Entre fu cabeza , y la imagen mas 
propia del hombre, queíe copia en el eípejo, íe forma un bulto 
de cabeza indiftinto coronado de Laurel , para dar aíu inmortali- 
dad la corona de vencedor , que fe conmutó por la Palma. A los 
dos eftremos hace ecos elle bulto no efpecificado , para coronar 
en él á un mifmo tiempo la vida ,y la muerte 5 ó yá quiera decir, 
que la gloria de efta vida caduca mas altamente coronada fe cor- 
réíponde en mayor vecindad con la fealdad de nueftra corrup- 
ción. 

Al lado finieftro del efpejo , para correfpondencia del cora- 
zón , fevéen el ayre un rayo, de los que ponia la Antigüedad en la 
mano de Júpiter, que también comprehende varias fignificacio- 
nes, pues en él fe fimboliza el zelode la Jufticia , que tanto debe 
lucir en los Miniftros Supremos. Pero con mucha propiedad fe 
explican en él las GcnfurasEclefiafticas, que deben fulminar los 

^ Pre- 


Prelados para confcrvar los términos de fu jurirdicíon , y defender 
el decoro de fu altifsima Dignidad. fulminar Cmfuras ^ y 

áeíle le llama la Latinidad Fulmen. Luego fe ata con el Feíldn^un 
Clarín , cruzado de dos liuefos de cadáver. El Clarín fignifica lo 
claro déla Fama j pero aquí el mifterio es aludir al Libro que in- 
titulo: La Trompeta de E^equiél , á cuyo fonido pavorofo con- 
movieron los liueíos de aquel campo dilatadiísimo, bien que abre- 
viado Mapa del Valle de Jofaphat 5 como también al Libro in- 
titulado . /or w /oj- mm'íoi j cuyos avi- 

fos 3 y confidcraciones, tanto como defpiertan , efpantan. Pero la 
idea mas ajuftada de efte geroglifico es dar á entender , que la Fa- 
ma verdadera de eftc Sujeto fe conocerá , y publicará dcfpues de 
la muerte. Cierran , y rematan el circulo un Baftbn , y un Timón 
unidos, para moftrar los puertos feculares que ocupó de Virrey 
Capitán General de la Nueva-Efpana, y la prudencia conque ma- 
nejó el timón , conduciendo el bagél de la Talud publica al puer- 
co de la feguridad ,quandolas tempeftades comunes amenazaron 
a zozobrarle. 

La infcripcion que incluye la targeta es también mirterioía. 
Conrta de quatro renglones, y quatro dicciones en cada uno , que 
correfponden a los quatro Libros de que fecompone el volumen 
de fu Vida, como el cuerpo naturai de los quatro Elementos. A erte 
linage de compoficion podríamos llamar con los Latinos Teífera 
por fer figura por codas partes quadrada , ó Tetragrammaton ¡hkn 
que con mayor propiedad , aunque no fea Poesía , puede intitu- 
larle Tetrametron , porque obferva erte metro. La fentencia y al 
madclEpigrye,quc pongo á h imagen, fe deduce de dos brfos 

e av¡ . El primerodel Píalm.58. FéramMOTra m imam, e per - 
^anfithomo. E fegundo delPfalm. 72. Imapnem if/orum ad ni- 
hdum red,ps , donde la vida del hombre fe llama imagen , que fe 
delvanece con mayor velocidad , que las que pinta elfueño , ó-re- 
pefenta el vidrio ,quando folamente la imagen de la virtud pern 
evera. No es otra cola la vida , fino una imagen barnizada de la 
muerte ; el mas ayrofo talle fe arma fobre un efqueleto ; y la piel 
mejor colorida de accidentes , y mas perfeftamente dibujada de 
facciones , es loque disfraza un aíTombro , y tiene por cimiento 
unpalavera. En el dtimo renglón hay tres diferencias de letras 
en lamagnitud para formar números Caftellanos , llamandofe las 

letras entre si para ajuftar el numero fegunla igualdad de fu Gran- 
deza. Las mayores fon LIX. y contienen lósanos que viviót que 


fueron cinquenta y nueve. Las medianas el tiempo de la virtud 
VVVVVIlí. pues le convirtió Dios á los veinte y ocho anos de fu 
' edad. Las menores 5 y comunes no tienen fignificacion , ni mif- 
terio. 

Al Libro fe le debiera poner por titulo el Indigno 5 pero Dlg- 
\:n¡fs¡mo para confultar la frente de toda la Obra con el epitaho 
que mandó gravar el mifmo en la piedra fepulcral , dando el pri- 
i mer pafo también en la Vida eferita con lo que fue fu poftrera me- 
ditación en la muerte tan atentamente eftudiada , fiendo efte el 
mas ordinario epitedo de que ufaba para nombrar fu perfona, 
pues era el adjetivo cafi familiar de fus firmas. De fu Vida fe ha de 
formar -modelo , no dibujo , porque en todo le quifoDios hom- 
bre de corpulencia , y bulto , no pintado. Sus Eferitos principa- 
les ^ ejue fe han divulgado por medio de la eftampa ^ fin otros 
muchos que de nuevo fe efperan,y algunos que por ventura no fe 
imprimirán , fon : La Vida de la Sereni/sima Infanta Soror Mar^ 
garita de la Cru^. La de San Juan el Limofnero, Excelencias de San 

■ I^edro. Bifloria ^al Sagrada, L>efenfas Canónicas , ^ue cQmpreJ?en- 
den muchos Memoriales para la confer^acion del derecho propio , y ref- 

■ puefta de otros opue/ios. T?iju/iicias que intervinieron en la Muerte de 
: Chrifto. Di/curfos Efpirituales, El Tafiór de Noche ^ nena. El Va- 

ron delDe/eos, El Ano Efpiritual, jefus en el Huerto orando. La 
Trompeta de E^equiél. La Peregrinación de Philotéa. Luyalos 
y eje ar miento en los muertos , Mianual de los Ejlados, N.otas a las Car- 
tas de Santa Tere/a, Muchas Cartas Paf orales^ y exhortaciones /obre 
' diferentes materias ^ y 'Virtudes , Ln Catee fmo. Influencias de la Fe, 
P)e Oración ,7 Meditación. Paciencia en los trabajos , y amor d los 
^ enemigos. Virtudes del Indio. Memoria! por la Inmunidad Ecleflaflica^ 
fin otros iníinicos Tratados de menor hechura , aunque todos de 
grande importancia, agregados aeftos , que ion lasíenas, y faccio- 
nes verdaderas del animo, y de quien mas gloriofamentefe le pue- 
den labrar Eftatuas , y erigir trofeos , con feguridad de que ni las 
derribará el tiempo , ni los borrará el olvido. 

A juicio de hombres grandes , fuele fer agravio fin recorn- 
penfa eLque reciben los Autores en las Obras pofthumas; porque 
Lmo en la Latinidad cita palabra AuBor quieren algunos judi- 
•cioíos que ie derive del verbo Augeo , notando con eita etimología 
á muchos Autores de amontonadores , o hacinadores , puede icr 
■que en muchas cofis haya padecido nueílro celebradifsimo EÍ- 

critor la fortuna que los demas , por el deíco que han tenido al- 

gu- 



gunos ( no examinóla intención ) abultar fus Obras , y crecer 
fus volúmenes , como fi confiaieffe lo mejor en lo mas , y no en lo 
efcogido , amontonando Tratados fn orden, ni fucefion , y que 
por ventura muchos de ellos no los huviera fu Autor publicado 
porque no todo fe cfcribe pata las prenfas. No es mejor el Libro 
que hace mas bulto , fino el que recoge mas cebo. Ni el cuerpo es 
mejor por lo que excede en la eftatura, fino por loque fe fobre- 
poneenloefpirituoío; lodemásesbufcarlagtangería, y noel 
crédito ; tiro que fe hace á la gloria de los Eferitores. 

Fue el nueftro muy inclinado á Libros, y papeles, y tenia 
manueferitos fmgulares, y dcgtande cftimacion. Algunos de ellos 
han querido prohijarle , los que fe introdugeton á parecer here. 
deros , fin haberlos «1 inftituído , y faltándoles totalmente la cri- 
tica necefaria para examinarlos. Entre ellos fe halló una Relación 
de la Conquifta de la China por el Tártaro , Imperio unido en la 
fituacion debajo del Cetro de un Monarca Idolatra , el mas dila- 
tado, y capaz del Orbe , y que fegün confia fe eferibió en Manila 
Corte de las Filipinas, por algún Ingenio de buena fazon, y fefii! 
vo, adornado de noticias,y letras, como también de muy frequen- 
tes imitaciones. Efia vino a parar i manos de Antonio Berti¿r 
Francés de Nación , Librero de la Reyna Chrifiianifsima Maria 
Terefa , por el medio que él declara en fu Prologo , y la imprimió 

a íu cofia en París el año de 1 670. en ambas Lenguas Elpañola y 
, Francefa , habiéndola traducido él mifmo en la fuya nativa c^ 

■ mucho acierto, y propiedad,yenmiíentir nada inferior, antes bien 
con ventajas al original Cafiellano,procurando por todos caminos 
conftituírfe tan benemérito de la República Literaria,fin perdonar 
para dilatarla gallo , ni diligencia , y yá fe ha imprefo en Madrid 
en el volumen odavode las Obras de nuefiro Obifpo. 

Antonio Bertier no pudo formar juicio perfedo de fi era elle 
legitimo parto de la pluma de Don Juan de Paíafox, por faltarle la 
comprehenfion necefaria del Dialedo. El afumo es de talento mas 
defembarazado , que fe hallaba en aquellas coyunturas el de nuef- 
tro Prelado , y Minifiro , porque los empleos fe arguyen del pefo 
de los cuidados. Defdicc totalmente de la feriedad natural de fu 

efiiio, que nunca fe deslizaba á equívocos indecorofos, ó menos 
decentes. Muchas cofas hay dichas con gravedad de fentencias; 
pero otras muchas ligeras, y pueriles. Su Autor defeubre fin rebo- 
zo , que refidiaen Manila , y que alli , como País vecino, recibia 
las noticias de los fucefos mas ftefeas , y que por la America fe di- 

fun- 


T 


fundían á Europa. Los cftiios fon como los roftros , donde hay 
dos ojos, que no pueden fer de dos colores , uno azul , y otro ver- 
de , y no ss fácil perfuadir , que á un mifmo cuerpo , y roftro le 
hermofean, y le alumbran dos ojos formados de manos diferentes, 
fiendo ambos en la uniformidad del color elevado de que fe vifte 
el Ciclo. El roftro aguileno no puede fer redondo , ni el abultado 
flaco, y macilento. En un original de Rafael , Corezzo, Xiciano, 
ó Tintorero , no es fácil introducir pinceladas , que llaman los 
Pintores meter tintas , íin que , aun alos ojos cerrados , íe conozca 
la diferencia. Las maneras (termino es también de los Pintores) 
ion mas diftintas que las caras 5 y lo mifmo fucede en los eftilos, 
que unos ion afeminados, lánguidos , flojos, vicioíos , redundan- 
tes*. otros nervioíos, ceñidos , llenos, contrapueftos, íentencioíosi 
íiendo igualmente cierto , que el que mejor concibe es el que me- 
jor habla , por fer los conceptos los que producen las voces , y la 
definición cícncial de la critica confifte en efta diícrecion , como 
en la Pintura la de las maneras. Pero para concluir abíolutamen- 
te , que efte Tratado no es del Obiípo , msbafta íolo el faber, que 
entonces no eftaba ocioía , ni deícanfada íu pluma para formar 
íemejantes Relaciones, que conducían a Regiones tan diftantes , y 
Can deíunidas de la comtinicacion,e intereíes de nueftra Monarquía 
Efpanola, aunque las recibía, y guardaba , por lo que podían apro- 
vechar , con la doctrina de tan varios, eimpeníados acaecimien- 
tos, que en todos los Imperios fiielen fer tan parecidos. 

No pretendo introducir difputa contcnciofa , fobre fi efta 
compoficion deba llamatfe en rigor Hlfloyid , aunque parezca 
que la doy efte nombre alguna vez , refervando la dccifion de efte 
punto pata los Académicos judicioíos, que podran difcurrirlc con 
mayor ociofidad. Pero no quiero que íepreíuma ignoro lo que 
dijo Luciano en el Libro que cfrribió de efte argumento : non 
migufto dlquo ¡fthmo ¿IVifa , ^ ¡nterfebtafunt Hlfloria , cr Enco^ 
7rliutn‘. Jcd 7?iíí^U0 qUodíDH lUUTO pCT flícdiunt €UHt€ d¡/l¡uH¿t, Ls gl-Ul- 
déla diftancia%ichay entre Hiftoria , y Encomio , que otros lla- 
man Elogio , ó Panegyrico : cfto nadie lo duda. Mas fi el eíciibir 
la Vida d^e unaperfona particular fea Encomio, o Hiftoria, es en lo 
que confifte la dificultad de efta materia, y la que no relolvid Lu- 
ciano. La Hiftoria parece que es de fucefos univcrfales de Monar- 
quías , Rcynos, Provincias , acciones de Principes, que contienen 

enícnanzas, y egemplos comunes , y por efta parte no lena im 

c pro- 


É 



propio llamar Hiíloriaá la Vida de efte Prelado, pues en si abraza 
acaecimientos de tanta dilatación 5 y documentos para todos los 
eílados. Mas intitúlela cada uno como guftárc , que el nombre 
importa muy poco 5 como en la íuftancia no fe incurra el vicio 
advertido de Luciano , de que puedo afirmar conftantemente 
cíioy Ccgmifsimo \ Ule qui Encomium/cr ¡hit hoc um? 7 í fpeHat ut 
qulbufcumque mo'dls pofsk eum quem laudandum fu/cepít , extoilat 
atque obleSlet ^ etiam fi per mendacmm forte ^ id confequatur qub teri- 
dlt , parum id curato Jt contra Hiftoria nihilfdfum inferri fihi ^ w 
pauxilium quidempermittlt. Si la diferencia dckHiftoria al Eneo-, 
mioconíifte folamente en el rigor de la verdad que fe trata , con 
toda feguridad diré , que en lo humano habrá muy pocas que pue- 
dan llamarfe Hijiorias con mayor razón que efta, por la diligen- 
cia coíi que he procurado averiguar todos ios ínftrumentos jconf- 
tandome fer los mas originales. No he bufeado para la verdad 
adornos , ni colores , ofufeando con las fombras de la mentira las 
luces de la alabanza 5 pues las acciones por si fon de tanto realce 
que feria agraviar fus fondos Confentir á fu lado iafalfedad de los 
barnices 5 y antes lia íido necefario en muchas partes templarlas, 
mas que encarecerlas. Lux loeritatis llamó á la Hiftoria la elo- 
quenciadeTulio ,lib.2, deOrator. E/pejo k^de la Verdad, Y 
el mas Soberano Orador Chrifto nueftro Maeftro llamó luz del 
mundo á fus Apoftoles , y en ellos á fus fucefores los Obifpos: 
Voseftislux mundi, Y fi fon luz por loque obraron , y por lo 
que fus obras alumbraron , y alumbran á la verdad , fueron 
Hiftoria viva mientras vivieron , referidos en fus hechos lieroy- 
eos íerán la Hiftoria de mayor propiedad. 


TA- 











TABLA 

. . 1 . 

DE LOS CAPITULOS EN QUE SE 
dividen los quatro Libros que componen 

efte volumen. 

LIBRO PRIMERO. 


AP.I. Su nacimiento , y 
origen. pag. I. 

Cap.íl. Su educación, y prime- 
ros ertiidios. pag. 8 . 

Cap. 111. Diferentes peligros de 
que Dios le libró en la mo- 
cedad. P^g-i5* 

Cap. IV. Viene llamado á la 
Corte para darle la primera 
ocupación. pag.ii. 

Cap. V. Empieza Dios á diípo- 
ner fu vocacioujy la mudan- 
za de vida. pag. 2 8. 

Cap. Vi. De las mortificaciones, 
y penitencias con que em- 
pezó á aíTegurar fu llama- 
miento. pag. ^ ^ . 

Cap. Vil. Llámale Dios a mayor 
perfección de vida, y refuelvc 
ordenarle de Sacerdote.p.i^y. 
Cap. VIII. De la nueva forma a 
que redujo íu perfona con el 
nuevo eftado. pag. 4 1 • 

Cap. IX. Nómbrale S. M. para 
que vayafirviendo en la jor- 
nada de Alemania a fu her- 
mana la Serenifsima Empe- 
ratriz Maria, por Capellán, y 
Limofnero Mayor, pag.45. 
Cap. X. Refuelvc el Rey N. S. 


que pafe a la Nueva-Efpaha 
Obifpo , J uez , y Vifita- 
dor. pag.51. 

Cap.XI. Llega á tomar la pofe- 

' fion de fu Iglefiaj y de lo que 
en ella obró, y trabajó, baila 
volverle á aufentar. pag. 5 5. 

Cap. XII. El accidente que fo- 
brevino a la ultima mano, 
con que felló la fabrica fun- 
tuofa delaCatcdraLpag.6:^. 

Cap.XIÍI.De lo que obró en lo 
Efpiritual, y Político, como 
Paftór, Virrey, y Juez délas 
Refidcncias. pag.82. 

Cap.XlV.Recibe orden de S.M. 
para volver á Efpana , que 
obedece fin dilación. pag. 9 2 . 

Cap.XV.De otras cofas que hi- 
zo , y fucedieron antes de fu 
embarcación. pag. 101. 

Cap.XVI. Llega aEfp aña, defde 
donde fe diípone el tomarle 
refidcncia de los cargos que 
en las Indias había egerci- 
do. pag. 106. 

Cap.XVII. De los motivos con 
que defacreditaron lus ému- 
los la prontitud, y obedien- 
cia de fu vuelta a Eípaña, p. 
115. e2 Cap. 



Cap.XVIII. Determina S. M. 
que fe quede enEípaña para 

LIBRO S 

C AP.I. Prcíencalc S.M. por 
Obiípo de la Sanca Igle- 
fia de Ofína , y confíente en 
fu nombramicnro.pag. i ^ 6. 
Cap. lí. De la moderación que 
fue poniendo en fu cafa , y 
familiajpara dar íatisficcion, 
y defempenarfe. pag. 147. 
Cap.III. Del modo de vida que 
introdujo luego que llego á 
íu Obifpado, P‘^§* * 5 
Cap.IV. Introduce en fuigleíia 
Catedral , y en cafi todas las 
del Obiípadola devoción de 
rezar ácoros el Rofario de 
N. Señora, pag, i ^ p. 

Cap. V . Proíigue la noticia de la 
diftincioDjy concierto de fus 
acciones. 

Cap. VI. Del retiro grande que 
obfervd fiemprc en fu caía, 
pag. 172. 

Cap. VII, De otros egcrcicios 
que ufaba con los pobres en 
fu Palacio, pag^ j y 

Cap. VIH. De la ultima reforma- 
ción á que redujo fu perfona, 
y familia, pgg, j 

Cap.IX. Del eftilo que guardó 
íiempre en los viages que 
bizo, pag^ j g 

Cap.X, De la regularidad , y 
diípoíicion con que praébicó 
las Viíicas judiciales de fu 
Obiípado. pag, i pp. 


ocuparle, y defpidefede laSta, 
Igleíia de la Puebla, pag. 126. 

EGUNDO. 

Cap.XI. De otras circunftancias 
concernientes á las Vifitas. 
pag. 2 o 9. 

Cap.XíLDc otros egcrcicios ex- 
teriores , y domeílicos con 
que velaba ficmpreála utili- 
dad propia, y agena. p.2 1 8. 
Cap.Xlil.De una diferencia que 
fe le ofreció coii los Racione- 
ros de la Santa Igiefia de 
Oíma. pag. 2 2 6. 

Cap.XiV.De otro punto en que 
los Alcaldes Ordinarios de la 
Villa del Burgo quifieron 
también formar íentim lento 
de fu atención. pag. 250. 
Cap.XV.De la ultima enferme- 
dad, y las circunftancias que 
la precedieron, pag, 244, 
Cap.XVI.De la folemnidad , y 
forma con que recibió el 
Viatico. pag, 2 50. 

Cap.XVíI.Recibeel Sacramen- 
to de la Santa Unción , y de 
otras prevenciones que pre- 
cedieron á fu muerte, p. 256, 
Cap.XVIII.De algunas mandas 
particulares que hizo antes 
de morir. pag. 2 6 5, 

Cap. XIX. De fu egeniplar , y 
religioía muerte, pag.27^. 
Cap. XX. De íu Teftamento, y 
Sepultura. pag. 2 8 2, 

Cap. XXI. Noticia de la incor- 
rupción de íu Cuerpo.p. 295", 

LR* 


LIBRO TERCERO. 


C AP.I. De fu humildad , y 
conocimiento propio, 
pag.^o^. 

Cap. II. Del deíprcciojy defefti- 
macion con que fentía de si 
miímo. pag. ^09. 

Cap.IlI. Del origen que tuvo la 
delación de fus Retratos en 
Indias, y el motivo de man- 
darlos recoger. p^g»^ 1 
Cap.lV. Del amor de Dios , y 
zelo de fu honra, p. ^28, 
Cap.V. De la Oración mental, 
y prefencia de Dios. p. 554. 
Cap, VI. Del amor ardentifsimo 
que tuvo á Chrifto Reden- 
tor nueftro. p 3 g* 545 « 

Cap. Vil. De la devoción íin- 
gularifsima que moftro á la 
Virgen María Señora nues- 
tra. pag. ^52, 

Cap. VIII. De la pobreza de cf- 
piritu, y defafimiento de to- 
do lo temporal, pag. 560. 
Cap. IX. De la pureza , y caf- 
tidad. 

Cap. X. De la obediencia, y 
íubordinacion que tenia en 
todo lo que obraba, p.570. 
Cap.XI. De la penitencia , ri- 


gores, y afpereza con que fe 
trató. 

Cap.XlI. Defus ayunos, y abs- 
tinencia. pag. ^ y 9, 

Cap.XIII. Del don de lagrimas 
copiofiísimo que tuvo, p, 
585. 

Cap.XIV.De la caridad , y mi- 
fericordia. pag. ^89. 

Cap.XV. Del ardor, y deívelo 
de la íalud de las almas, p. 
? 99 - 

Cap.XVI. Del zelo grande que 
moftro fiempre de promover 
en todo el mayor agrado , y 
Servicio de Dios. pag. 40 8. 

Cap. XVII. Del acierto , y dif- 
crecion de fu Magifterio Ef- 
piritual. P 3 g- 4 i 7 . 

Cap. XVIII. De la limofnajy li- 
beralidad que egercitó con 
los nece Sitados. p^'^g*45 i . 

Cap.XIX. Délas virtudes ane- 
xas al Minifterio Epiícopal. 
pag.460. 

Cap.XX. De la intención , y la 
alma que ha de mover , y 
gobernar las virtudes, pag. 
465. 


H- 





•w 





LIBRO QUARTO: 


C AP.l. Como le fue previ- 
niendo Dios para las 
perfecuciones 5 y los traba- 
jos. - pag- 47 ^- 

Cap.ll. De la jufticia , y redi- 
tud en los Minifterios que 
ocupó. pag.480. 

Cap. 111 . Del decoro , y defenfa 
de la Dignidad Epifcopal. p, 
489.^ - 

Cap.IV. De los trabajos que le 
le recrecieron por la defenfa 
deefta Jurifdicion. p.498. 
Cap.V. Refuelve aufentarfe fe- 
cretamente para divertir 
ellas fediciooes. pag.50^. 
Cap. VI. De las cofas mas feíía- 
ladas que acaecieron en elle 


retiro. 

Cap.VII.Lo que fmtió eftePaf- 
tór la feparacion , y aparta- 
miento de fus ovejas. p. 5 i 5. 

Cap.VIÍI.De la docilidad, y rc- 
fignacion con que volvio a 
Efpana elle Prelado llamado 
de fu Rey. pag.528. 

Cap.íX. De las mórtiíicaciones 
que le fobrevinieron de las 


Indias defpues de eftar en 
Efpana. pag. 5^6. 

Cap.X. De otras calumnias que 
fefembraron centra cien la 
Corte. pag.542. 

Cap.XL Del defifimáento que 
tuvodequanto podia pare- 
cer ambición. pag.55^. 

Cap. XII. Del valor con que 
atendió a la Inm.unidad 
Eclefiaílica. pag.56^. 

Cap. XIIÍ. Lance forzofo que fe 
le ofreció para falir ala de- 
fenfa de la Inmunidad, y 
motivos que tuvo para ello. 
pag.569. 

Cap.XIV. Triunfo , y corona- 

cion de las virtudes, p. 58 
. Cap. XV. Noticia de la Vida 
Interior, que él eícribió de si 
niifmo. p3g*589. 

Cap.XVI. Juicio , y contralle 
de las virtudes en general. 

P^g- 595 * 

Cap.XVII. De los elogios con 
que en vida, y defpues de íii 
muerte celebraron fus mé- 
ritos diferentes plumas, p. 
608. 


PRO- 






P R O T E S T A 

DEL QUE ESCRIBE. 

T odo lo que en efte volumen va efcrito , y fe publica , lo íu- 
jeta el rendimiento de fu Autor , rcfignando fu animo, y 
fu pluma 5 á la enmienda , y a la lima de la Santa Iglefia Católica 
Romana , única Regla vifible de la verdad , y al juicio de fu Ca- 
beza , y Paftór univerfal el legitimo Sucefor de San Pedro , y Vi- 
cario de Jefu-Chrifto , en quien refide la poteftad de declarar , y 
decidir lo que debe admitirfe fin contingencia de error , y lo que 
contraviniere á fus refoluciones , y Oráculos , no' folamente lo 
da por no dicho , ni efcrito , fino que defde luego lo abomina , y 
lo detefta , fin pretender adelantar con lo que divulga lo que la 
Iglefia ,4 quien toca , no califica , porque ni con la imaginación 
previene fus didamenes , fino que ios rcfpeta. En nada juzga que 
diícuerda de fus fantifsimos Eftatutos , y prudentifsimas Leyes, 
honrando al Sujeto de quien habla con titulos que no le convie- 
nen , mientras la Iglefia , que puede , no fe los atribuye : con que 
aun feria ociofa la cautela de Otros Eferitores , que han dado noti- 
cias de perfonas Venerables. Lo que fe refiere va fundado en tef- 
timonios, é inftrumentos auténticos, fegun lo humano, de Confe- 
lores que le comunicaron mucho tiempo , criados que le afsiíHe- 
ron muchos anos ,y otros papeles que fe hallaron entre fusEícri- 
tos , a los quales no fe debe dar mas crédito , que a todas las co- 
fas fu jetas ala falibilidad. No fe cuentan Milagros, ni fe autori- 
zan Revelaciones , porque fin efto puede fer fdlida la virtud., y 
macizo el egemplo. Manifieftafe , no folo lo que fe permite, y fe 
puede decir , fino lo que no fe debiera callar , para honra , y glo- 
ria de Dios , aliento ,y enfehanzade muchos , pues lo que obra- 
ron los Varones iluftres digno de memoria , a ninguno le es pro- 
hibido el publicarlo , y mas quando eftan feguros de lifonja, 
para dcfpertar a fu imitación las comunes tibiezas. 


Vi- 


V Ideor mihi non fupervacué revocare ad mé- 
dium Malachiam Epifcopum , & noftro- 
rum quidem temporum íingularis fapientiae , & 
virtutis. Iftc erar lucerna ardens , & lucens : nee 
extinfta eft tamen , fed fubmota. j Quis mihi 
jure fuccenfeat , íi readmovero eam ? Imó vero 
non eft quod mihi ingrati eíTe mei ftecuH homi- 
nes debeant , & omnis deinceps generado ven- 
tura 5 fi quem conditio tulit , revocem ftilo. Da- 
bo vero operam , ut narrado íít pura , & lucu- 
lenta : devotos informans ? faftidiofos non one- 
rans. Sané narradonis veritas fecura eft apud 
me, intimataá teftibus , haud alia proculdubio 
proteftantibus , quám qux certifsimé comperta 
íunt iUis, 

j' ‘ - 

S. Sernard, in Trafat. Vit. S. Malach. 


PROE- 






TaFvc ataTmam Mokt i - 

STO: IA iMAGTNEPEBrriLAsrSEAT H( 
ETVTIS Imag^O ADAIHILWKOErEEDIÍ^ 

^L^AriÁVlXjTyivi^^ 


SsggíM 




^vl 



Wr/,^M: 


■jv 




■ rUJ'SjfcJfeV' 




Fol. h 



libro primero. 

DE LA VIDA 

DEL ILUSTRISSIMO,Y EXCELENTISSIMO SEÑOR 

DON JUAN DE PALAFOX Y MENDOZA. 

CAPITULO I. 

SV NACIMIENTO, T ORIGEN 

Acio el lllT y ExcT Señor Don Juan de Palafox y 
Mendoza , fugeto cuyas noticias fe abrevian en 
la limitada estera de efte volumen , y que llenara 
con el tiempo los efpacios correfpondientes a fus 
acciones, el ano de nueftra íalud de 1 6 oo. ano en- 

tre los Fallos {agrados digno de memoria particular, 

por hab^rfe celebrado en él el Jubileo , que vulgarmente llaman del 
Ano Santo , a que convoco la Cabeza del Orbe Roma el concurfo mas 
numeroío de Peregrinos que pudo caber en el cañ inmenío ámbito 
de fus murallas. El dia fue también célebre , y fenaladifsimo , por 
haber fido a los veinte y quatro de Junio, a las ocho de la mañana : 
nacimiento dichofo, aun para la obfervacion vana de la Aftrologia , 
por fer diurno , y matutino : confiftiendo la principal circunftancia de 
fu felicidad en haberle dedicado la Iglefia al Nacimiento regocijado 
del Bautifta , luz precuríora del Sol de nueftro remedio, diftingmendo- 
le, b anotándole, no íolamentc con la piedra blanca, con que feñalaba 
la Gentilidad las huellas , aunque ciegas , profperas de la fortuna , fi- 
no también con la roja rubrica, que correfponde al efmalte glorio o c 
fu fanore : fiendo necefario que eferibieífe con ella el teftimonio irre- 
fragabte del refplandor, que ya bañaba de claridad los contornos del 

A 



xnun-. 



2 LIBRO PRIMERO, 

mundo, para Tacarle del cautiverio pefado,)^ envegecido de las tinieblas. 

2 Prefidia efte año en la CkedraRomana de S.Pedro, (defde adon- 
de , fin el recelo de errar, Te explican los Oráculos que tocan á lá direc- 
ción de la Fe, mas Tegiiros, quanto mas diftantes de luz humana) Cle- 
mente Odavo , Pontífice Máximo, y Cabeza univeríal de la Iglefia 
Católica. Tenia en Tu mano el Cetro lucidifsimo del Imperio de Ale- 
mania Rodolfo Segundo , que por treinta y cinco años continuados 
corrio dichoíamente la Eclíptica del gobierno, que encierra en las def- 
igualdades de fii eílacion bagíos tan peligrólos. Reynaba en la Mo- 
narquía dilatadiísima de Eípaña , que de las quatro partes de la tierra, 
ninguna eftraña íu Señorío, rindiendofe voluntariamente á fu coyun- 
da lo mas opulento , y deliciofo de todas, Felipe el Tercero, Rey, por 
la antonomafia de fiis Afcendientes, el Católico , y por la integridad , 
y zelo grande de fu Religión , conocido por el Piadoíb , y aclamado 
juftamente el Santo: que aun no cabalmente dos años antes había Tuce 
dido en el derecho de tan eftendidas Coronas, y el mas anchurofo Im- 
perio que el Sol ha vifto, á íu Padre Felipe el Segundo , que por lo he- 
royco de íus hechos, y los aciertos de íu política mereció el renombre, 
y titulo de Prudente , nada inferior á la gloria de Salomón , que folo 
pudo haberle antecedido en el tiempo. 

5 En efte año, pues, feliciísimo por tan infigne, y provechoía no- 
ta, y en el día , que con tanta legitimidad le dio el nombre de Juan , 
nació efte gran Varón en Fitero, Lugar de la Corona, y Reyno de Na- 
varra, tan nombrado por lo faludable , y medicinal de fus Baños, que 
fon de los que ocupan el primer lugar entre los prodigios con que k 
naturaleza declara fus fecretos , y manifiefta fu poder. Sucedió en el fu 
nacimiento por la ocafion, y las circunftancias que piden mas dilata- 
das noticias,paraque en todo falieíTe á la luz tan privilegiado de fingu- 
laridades, que ellas fueífen la mayor recomendación de un fugeto , en 
cuya hechura íuele deícaníar un figlo , paíandoíe algunos fin que 
acierte á Tacar otro tan cabal el eftudio de la naturaleza. Recibió al 
primera vida de la Gracia, que fe comunica en la agua del Bautifmo , 
al feptimo dia de fu nacimiento, en la Parroquial de la dicha Villa, que 
es Monafterio Religiofifsimo de la Orden del Cifter , con la folemni- 
dad, y ceremonias chriftianas, que ha inftituído la Iglefia, para adop- 
tar por hijos de clemencia , y benignidad á los que nacen hijos de ira, 
e indignación 5 y con la gracia Bautifmal, no folamente participó la 
hermoíura de que íe vifte la alma , fino que también íe le reparó la 
del cuerpo, afeada, y laftimada antes de nacer, y defpuesde haber na- 
cido, por los motivos , y accidentes con que intentaron matarle , co- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. ?' 

mo fe vera-.'confervando. defpues efta difpoficion y hermofura , (jue 
llaman buena gracia natural , en todas edades. 

‘A. Fue fu Padre Don Jayme de Palafox y Mendoza, Marqués de 
Atiza; pero antes de felo, y de cafarfe; haciendo lugar el eftado de pa- 
dre, y madre a la filiación natural, y excluyendo laeípuria, b baftarda; 
que’ bolamente pudiera efcurecer , b empañar el refplandor de tan alto 
afcendiente, y las prerrogativas de tan efclatecido linage, por hallarfc 
ya en él emparentado eftrechamente la Iluftrifsima cafa de Atiza con 
las familias mas calificadas, y de mayor autoridad que refpeta la apro- 
bación , y el examen efcmpulofo de Efpaña ; como fon , Cardonas , 
Moneadas, Urreas , Lunas, Mendozas, Zuñigas , y Borjas , y otras eí- 
tirpes nobilifsimas en las Coronas de Caftilia , Aragón , Valencia , y 
Cataluña- heredando tan de cerca los timbres , y blafones honrolos 
delascafasdeGuadaleíl;e,Aytona ,Almazan, Aranda , y Morara ; 
con cuyas ramas fe defcuella tanto el árbol genealógico de la cala 
de Atiza , que no cede' a ninguno en grandeza , pues las mas de ellas 

el ayre que ocupan las refpeta coronadas. •,), ' 

5 De fu Madre, aunque no feria dificultofo averiguar la calidad 
individualmentc,fe oculto fiempre por'el decoro, teniendofe por vero- 
fimil , que no fue muy inferior a lauque participaba por las lincas pa- 
ternas, conjetura que fe confirma no ligeramente coiilascircunftancias 
del parto, que a no fer la perfonade fcñaladas obligaciones , tanto en 
el recato , como en la fangre , no huviera fido necefario delvanecer-' 
fe b difuadirle con tan coftbfos difimulos , b arriefgados accidentes. 
Staibfe fu Madre en los términos ukimoí qüé tarda la natmaleza en 
perficionar fus obras , que ningunas por aprefuradas configuen los 
Liertos que afeguran la paufa , y la meditación. Fingió- ya vecina a^ 
los nueve mefes , que tenia necefsidad de ir a los baños de Fitero , re- 
mitiendofe,pot confejode los Médicos, d ía experiencia de lus maravi- 
llas los interefes de fu falud ; mirando con efte bien disfrazado rebozo 
d que no enfermaífen con la publicidad los pündonotes de lu obliga- 
ción. Pufofe encamino, acompañada de algunas criadas, de quien 
no era pofible efeonderfe el fecreto , que hacía tanto bulto ; porque 
aun para el desliz de fu honra feria precifo que las huvieñe familiari- 
zado la confidencia ; y es lo mas ordinario , que por medio de ellos 

inftrumentos hagan ruido los eícandalos. i , i 

6 Llegbfe la hora de que vielfe la luz el depofito cerrado de los 

nueve mefes; y aunque no la defearia la Madre, por no ana ir e e te 
timonio vivo a fu conMon recauda , la efperatia a lo menos con an- 
fia, por abrir camino al embarazo, que debia de tener demafiadamen- 

A z. 



# Libro primero», 

te congojado fu arrepentimiento : y a lo que fe puede fofpechat de la 
ultima determinación, habría folicitado el aborto con algunos medios 
ilícitos , defde que fe reconoció el preñado , é intentado matarle antes 
de nacer. Pero aquella Providencia altifsima , que gobierna , y diri- 
ge a lus fines las cofas mas fecretas , no permitió, que fe logralTen dili, 
gencias tan torcidas , por no defraudar nueftro figlo de los teforos de 
aquel talento, que iba organizando la naturaleza.en los retretes de fus 
minas. Sucedió el parto con felicidad , y fin peligro de la Madre ¡pe- 
ro el peligro fe reíérvaba para el Hijo delpues del parto, fi Dios que 
tiene en fu mano las fuertes de los hombres no huvieíTe encaminado 
los acalos a la mayor gloria fuya, que con tantos colmos habia de ma- 
niteltaríe a los ojos del mundo por medio de aquel inocente, fin mas 
detenía , nt amparo entonces , que el que encuentran los pollos de los 
cuervos en fu paternal cuydado. No.quifiera la Madre muy pundo- 
norola , que quedaíTe en el mundoila noticia mas legitima de fu fa- 
ci idad , y comunicando , fu defpeño con la criada de mayor intírni- 

dadfcya la dio orden que emel filencio mas dormido de la noche 

llevaífe el Nmo , cuya fortuna fe difponia en fu tragedia , y le echalTc 
ene! no, imanando aegamente con ella egecucion atrocísima 
afiogar a pn^mifino tiempo la refpitacion que publicaba fu liviandad 
y lavar la mancha que havia caHo «fu defvanecimiento. Bienes, que 
de tal Madre. , cmdadofamente fe. borre el nombre , aun mas que para 

V /i ^ laíazon Guarda Mayor de la jurifdiccion de los Baños - 

^ anciano venerable, honrado, y teme- 

eU f* TT m ^ los Marquefes de Ariza , á quien 

el defvelo de, fu minifterio le quitaba del fueñolo que debia á la^obli- 

gacion , difcurnendo vigilante centinela por los contornos del campo, 
quando los demas dotmian; y encontrando a deshora una muger, qué 
: encaminaba prefurofa acia la orüla del rio , fin que la hicieífen h¿r- 


I . ! 1 **5«*v^ wii uiiiHciiLia. ronariale tam 

_ en recelo, para la averiguación , el verla cargada; que aunquepe 
queno el bulto de un ^ <*uuqucpc 

ilal 


qu.ño el bulto deun muchacho 

fprpporcion en lo que las fiierras , y la debilidad de una muger 
a lazan , a mas de que le habían puerto en una certa de topa blanca , 

que llevaban a lavar, y de ella manera le dejaron en el campo algún 

tiempo, cubierta la certa con algunas yervas, ó creyendo ahogarle Zn 

efta diligencia antes dcarrojarle en el rio, ó efperando la oportuni- 
cubnr el intento defalumbrado , con quien las tinieblas de la noche 





VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. $ 

habián hecho liga, los follozos del inocente , condenado tantas veces 
a morir, aun antes que íupieíTe qué era vida: que tienen las lagrimas los 
mas retóricos acentos para darfe a entender 5 y en las diípoñciones con 
que Dios obra, han articulado voces mas eficaces los ojos llorando, que 
los labios diciendo. 

~ 8 Acercbfe a la muger con la feguridad de Guarda , y apeándote 

del caballo, la obligó a que fe defcubrieííe con la autoridad del oficio , 
y hallando que llevaba un nino metido en una cefta, y embuebo en no 
vulgares mantillas, acreditando la nobleza del parto lo aliñado , y ef- 
coaido de la materia , y que el niño follozabaa la cercanía del amena- 
zado riefgo , viendofe la muger cogida en la red de la vigilancia , em- 
pezó a confeíar fu delito, aun antes con el temor , y la cobardía natu- 
ral del fexo ( oíado folamente en las primeras refoluciones ) que con las 
preguntas , y las inftancias. Defcubrióle llanamente todo el fecreto , y 
como iba a poner en egecucion la temeridad de íu Ama, que cuidado- 
fa de fu honra habia puefto en olvido los empeños de chriíliana. Manb 
feftóle cuyo hijo era: y él,habiendola afeado primero tan defapiadada re- 
foiucion , la quitó el muchacho , diciendo , fignificaífe a fu Ama, que 
ya habia egecutado fu orden: quedando el infante en falvo por el def- 
velo del Guarda Mayor , Angel de Guarda con propriedad de fu defar- 

mada inocencia. , 

9 Algunos han llegado á perfuadirfc , que tuvo egecucion el in- 
tento, y que la Criada , obedeciendo el orden ciego de fu Ama, no me- 
nos defalumbrada,y ciega , arrojo la cefta en el rio , cuyas rápidas on- 
Aas, mas piadofas, y humanas que fus atroces manos, la recibieron, fin 
hundirla, condenfandofe para fuftentarla;y que gobernada la embarca- 
ción , mal fegura de la corriente , vino á parar , y tomar puerto en un 
molino, refpetando las aguas el honrofo pefo que fe fio a fu inclemen- 
cia 5 con que afombrados del prodigio los Molineros , recogieron la 
cefta , y hallando dentro de ella un niño, que lloraba el naufragio que 
no conocía , le efcaparon en la caricia , y abrigo de los brazos, recono- 
ciendo defde luego , que Dios en aquel fucefo efcondia algún fin glo- 
riofo de fu Providencia infondable. De eftafama, b rumor fin Anda- 
mento, ni en las noticias efcritas , ni en las derivadas, quieren algunos 
que fe originaíTe el error, b fea malicia de fus émulos, que por todos ca- 
minos procuraron baldonarle , y abatirle, fembrando en las orejas del 
vulgo tierra tan á propofito para recoger , y producir mentiras , q 
file Ajo de una Molinera, y que afsi le llamaron comunmente en lu in- 
fancia; fabula, b fupoficion bien digna de rifa, y de defptecip ; porque 
le conozca el apoyo con que la pafion delactedita los lugetos u res, y 


6 


LIBRO PRIMERO, 


autorizados, para no dejar piedra por mover conque alimentar íii oje- 
riza iníaciable 5 pues es cierto, que una Molinera no habia meneíler 
egecutar eftas demoftraciones tan deíproporcionadas , tomándolas la 
medida con la humildad de fus obligaciones , y teniendo tan á la ma- 
no tantos inílirumentos con que poder dar muerte al inocente v ocuít 
caria , fin valerfe de otros medios , o verdugos de fu crueldad,’q'urpu: 
dieílen delcubrirla, y convencerla. ■ 

10 No ferá fm egemplo afirmar , que llevaría defde luego el niño 
en el temblante la^recomendacion de fu fortuna adulta , y^de los meri- 
tos, que con los años ocuparon los primeros lugares del abierto; que 
alsi luden las eftrellas darfe a conocer , aun en tan efeafas vislumbres 
como las que centellean los ojos de un reden nacido , apenas abiertos. 

A efta caufi parece que atribuye la Eferitura ( fuponiendo la primera 
de la Providencia Divina ) el deílino extraordinario con que los Padres 
de Moyfes le «rojaron en el Nilo , tirando á falvarle , y juntamente 
u cumplir el edifto bárbaro del Rey ; pues por verle tan hermofo de 
ro 1 ro, y que en la exterior elegancia fe pronollicaban yá las excelencias 
del animo, le tegieron el ceftillo de juncos , exponiéndole en él á que 
navegaíftlos tumbos inciertos de fu heroyea defignacion, aun mas que 
la mco^ancia formidable de las olas ; firviendo efta embarcación de 
tan íacil heclmra(pero mas juftamcnte celebrada que la nave de'Tafon) 
de; que tomaífe puerto en los brazos de la hija del Principe el fugeto 
de mayor importancia, de quien Dios eché, mano eri 






VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 7 

coila de las telas del corazón , lo que el tirano refolvia con infenfibi- 
lidad, rompiendo fangrientas Penales en el amor paterno, lo que dida- 
ban el miedo, y el odioj fino por fentencia , mas no juzgada, de la^f- 
ma madre que le dio el ser, y le alimento nueve mefes en fus entrañas, 
conftituyendofe por tan inhumana determinación vibora al reves, pues 
al hijo que no la quito la vida en el parto , antes habia de darla tanta 
gloria con íus acciones , le deílinaba a la muerte , aun antes de haber- 
le amanecido la luz. r ^ i i i 

1 1 De eíla fuerte aíeguro Dios del deípeno de las aguas enlosum- 

bi-ales del nacimiento los dos Paftores , Virreyes , y Caudillos, Moy- 
sés,y Juan, efcogiendolos para los fines altifsimos que ordena fu provi- 
dencia, fiempre atentifsima á feñalar fujetos , y labrar Santos , defde el 
primer desbafte de la naturaleza. Y porque no parezca el egemplar tan 
fabido, y tan hallado para un fuceíTo que tuvo tanto de prodigiolo, 
aunque ninguno mas propio en las preeminencias , fin falir de nueftros 
limites , ni vagar en las noticias de hiílorias eílrangeras encontraremos 
en un parto mifmo nueve hermanas , que efcaparon, por condenación 
' de fu madre, femejante atrocidad,para llenar elCoro candidifsimo de las 

Virmnes, y crecerel Efquadron inviftifsimo de los Mártires, dando 

purrfsimos efmaltes alas azucenas fragrantés de la virginidad , y a las 

roías encendidas del martirio. _ 

I a Fueron hijas de unos Reguíos Gentiles,cuyo dominio tema al- 

fiento á la parte Occidental de nueftra Efpana, y la madre, fobre gen- 
til inhumana , reputando por ignominia el excefo de fu tecundida , 
dió orden á una criada fu confidente para que las arrojaífe en un no. 
No fabia 4 quien encomendaba fu bárbara determinación , por ier la 
criada de religión diferente , profefando, aunque ocultamente , la Ley 
de Chrifto. Importo efte recato para el fucefo,y buen logro de aquel en- 
iambre , armado folamente de fu inocencia ; pues en vez de entregar- 
las á la rápida voracidad de la corriente , las entrego a unas mugeres 

Chriftianas, con quien tenia amiftad,para que las criaífen, afi^ran o- 
fe el fecreto,y el defignio en la uniformidad de la Religión. Educaron- 
fe v crecieron todas nueve para fer Mártires iluftrifsimas de Jefu-Chril- 
to’^y fus nombres fon; i. Genibera, b Ginebra; 2.Vi<aoria; ^.Emi la, 
4.Gemcna,bMarina; 5.Germana; fi.Marciana; 8 . Quería 

9. Liberata, b Librada; fegun los refieren y 

mientotanfmgular,losBreviarios délas Iglefias mas venerables de^ 

ña. Librerías, y Archivos,que fe autorizan para la fe que fe les d 
el refpeto ; pero en particular los de Siguenza, y Falencia , refervan 



8 LIBRO PRIMERO, 

las el Cielo para alentarlas por Eftrellas fijas del Firmamento , cerrando 
la carrera de la vida mortal con la palma, y la corona del martirio 
y figuiendo, vellidas de los armiños de la virginidad, rubricados cotí 
fu elclarecidifsiraa fangre, las huellas, y los rumbos del Cordero fu Ef- 

pofo , para honrar en la tierra con fu memoria , y patrocinio las IcrlcCas 
mas calificadas de nueftra Elpaña. ® 

CAPITULO II. 

SU E<DU C ACIOK , r ESTUDIOS. 

Anamente fe han engañado muchos con el nombre de 
fortuna, fingiéndola Deidad, y levantándola Aras 
en fu imaginación, para conciliar fu benevolencia , 
recibiendo con implacables defpechoslas adverfida- 
dcs, como fi vinielfen de fu mano , y celebrando con 

Ur I j- venturas, como fidependieífen 

de fu alvedno ; no habiendo mas hado, ni masformna, que la aten- 
ción nunca dormida de la Divina Providencia, para quien nada fuce- 
de acafo . defvaneciMdo fu dcfvélo ellas ilufiones erradas de la Genu- 
al ad, que introducia enel gobierno, y dirección del mundo caufas 
a quien atribuir el defeoncierto de las influencias, por fenalar razona 
la variedad de los acaecimientos. 

I J Una de las cofas que mas acredita la vigilancia con que Dios fe 

o repone a as acciones de los hombres, fiie el encaminar la fe<niridad 
del recien nacido por medio del Guarda Mayor del Monte,que habi¿ndb- , 
e entregado del, ytomado a fticargo el que noperecieire,le llevóa.fii 
ca a , y con e recato , y lecrero que pedia la materia fe le encomendó 
a una prima hermana fuya , llamada Maria Navarro , que fe hallaba en- ' 
onces criando un hijo , la qual adoptó al advenedizo por propio; y 
1 dio el pecho conlasmifmas demollraciones deamor, y.ctóño, qul 
fuelfe, todo el tiempo que para ello tuvo difpoficion , que ílieron 
lamente nueve mefes, porque al cabo fe fintió nuevamente preña- 
da y afsi fueforzofo deftetarle, porno ferpofible vencer quemamaf- 
fe de otropecho: moftrando tan defdeluegn la naturaleza^ quanper- 
feao, y robufto varón habla de fer en la virtud , y el efpiritin, el que 
n aprifi renunciaba las ternuras, y caricias de la leche, afpirando i 

enmérnr'’ f i Criáronle, halla que pudo 

aborreció d' j 7 pM mojado en vino , y á los tres años le 

Vió á bebe I vol- 

yio a bcpcrlcj ni probarle mw. 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. ^ 

^ Cuidaron de Ei educación ellos CEriftianos, y honrados Padres, 
aunque muy pobres , á cuyas puercas le expufo la piedad con la eíHma- 
cion, y cariño, que á tal prenda íe le debiaj pero no con el luftre que pedia 
fu calidad , por haber de medirfe el tratamiento con el caudal , y las fuer- 
zas , no con los defeos : bien que íu Madre arrepentida ya del deíalum* 
bramiento pafado , teniendo noticias de la cafa donde le habia depo- 
fitado la Providencia paternal de Dios, librándole de fu crueldad , afsiílib 
a fu crianza con algunos focorros confiderables, pudiendocon ellos alen- 
tar fu cortedad, y limitada diípoficion , ios que tuvieron la fuerte de po- 
ner en falvo al que tan crecidos reíplandores de dodrina,y egemplo habia 
de comunicar alaiglefia en la edad mas adulta, empezando a delinear- 
fe los empleos para que Dios le guardaba de tan repetidos peligros def- 
dc los años menores 5 pues apenas teniendo fíete lé enviaba al campo 
el pobre viejo , á quien llamaba padre , á guardar , y apacentar tres , ó 
quatro ovejuelas , que era todo el caudal que tenia , para que ni en 
efta ocupación falieíTe desfemejante á Moyfes , que apacentaba las de íu 
fuegro : egcrcicio , aunque pueril , .myfterioíb , y en que le Eicedid un 
cafo particular para teftimonio de íu natural piadofo , y caritativo. Por- 
que hallando un dia , que llovia mucho , perdido en el campo un niño 
de haftatres, b quatro años, y que lloraba íu inocencia el defamparo, y 
el error, íe le cargo fobre los ombros, quando él apenas podia traerfe á 
SI por lo recio del aguacero, y de efta manera le condujo hafta el Lugar, 
y pufo en filvo 5 pudiendo decir con Job , que defde íu infancia, y niñez 
creció con él la conmiferacion , y fe entraño la ternura. 

4 Fíallabafe en eftc tiempo íu Padre , por fer el fegundo de íu ca- 
fa, aufente de Eípaña , y entretenido en la Corte de Roma , no tanto 
por el defeo de adelantar íus conveniencias perfonales , guiándolas por 
el camino de la Iglefia (eftado que por entonces parece le íeñalaba la na- 
turaleza , con haber preferido a otro en la primogenitura , y el mayoraz- 
go ) quanto por la curiofidad , y el aprovechamiento de participar , con 
la comunicación de aquella Corte opulentifsima , nacida tantos íiglos ha 
para Cabeza del Orbe , las mejores , y mas feguras noticias de la política, 
y de la enfeñanza , que fe producen de la experiencia , y fe cultivan con 
el trato 5 fiendo efte el teforo , y las riquezas que reíervb la naturaleza 
á la elección, y la induftria de los que defpojb de los bienes heredados, 
pudiendo tan ficilmente , por los rumbos adonde encamina la gloria 
propria, dejar últimos a los que nacieron primeros, pues no fiempre na- 
cen los primeros con las prerrogativas de fer mejores, ni los últimos fe ex- 
cluyen de aventajar con los pafos de la virtud, a los que dfifde luego ocu- 
paron la cumbre , fin mas arrimo que el de la fuerte. 

B 


Con 


JO LIBRO PRIMERO, 

5 Con la ocafion de efta aufencia tan dilatada , y de reconocer 
á tanta diftancia el fugeto con que fe habla prendado, tomo refolucion 
la Madre de mudar vida , pefarofa de la ficilidad , y defcuido con que 
habla amancillado fu pundonor. Era(fegun fe afirma) fenora muy 
honrada , y pretendía borrar la pafada flaqueza , aun mas en los ojos de 
Dios 5 para quien no hay cofa fccreta , que en los de los hombres , de 
cuya cenfurafe habría librado con fo recato. Y habiendo difeurrido 
con mucha madurez el eftado que emprenderla fegun fus obligacio- 
nes, y hallado , que foloel déla Religión es el que puede llamarfe ef- 
tado feguramente , pues dura lo que la vida , y la eftimacion de lo que 
en él fe obra no cabe en la jurifdicion de la muerte 5 dejando fus pa- 
dres, y deudos , y hollando todo lo que el mundo aprecia de rique- 
za , y comodidad, determino veftirfe el habito de Monja (que debió de 
arrogarfe efte nombre , porque no fe defnuda fácilmente) en uno de 
los Conventos mas religiofos , y mas autorizados del Reyno , donde 
vivid treinta anos , haciendo penitencia rigurofifsima , con tal aproba- 
ción de virtudes , y prudencia , que mereció la eligieíTen por Prelada 
diverfas veces, pues fu obfervancia, y egemplo fe preferia a ios fervo- 
res de todas, y en él fe puede decir que fue fundadora de una perfedif* 
fima Recolección, gobernando con tanto acierto un minifterio de fiiyo 
tan dificiiitoío , como fi fiempre íe liuvieífe criado en la Religión, don- 
de murió últimamente coronada de méritos , y de finitos , con aplauíds 
de cabalifsima, y egemplarifsima Religioía, 

6 Volvid a Efpaña el Padre , por ventura con el aviíb deque ya 
la fortuna le habia defembarazado el lugar para entrar en el Señorío 
de fus antepafados con la muerte del primogénito ; d fi no aie efta la 
caufa de fu venida, en muy breve tiempo acaecid la temprana pérdida 
del mayorazgo , que le abrid el pafo inmediato á fuceder en tan ca- 
lificados derechos , hallandofe Marqués de Ariza , quando la condi- 
ción de fegundo le habia obligado a peregrinar , y bufear los medios 
proporcionados con que deben labraríe íu eftimacion los que nacie- 
ron con igual íangre , aunque con desigualdad de intereíes. Tiene- 
íe por probable , que fintid el Marqués mucho, viendofe ya mejora- 
do de partido , la noticia que tuvo de la mudanza de eftado , y eftado 
irrevocable de efta Señora 5 pues en la ocurrencia preíente , a hallarla 
libre del deípoíbrio puro , y efpiritual de la Religión , parece íe huvie- 
ra cafado con ella : motivo con que fe prefiime pudiera íolamente con- 
quiftarfe fu decoro , pues ni la diferencia de la fangre ( a lo que fe ima- 
gina ) defmerecia efte lazo, y el empeño de la prenda egecutaba a fii 
nobleza por efta calificación : con que por la íblemnidad de eftas cir- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 1 1 

cünftandas no feria impropio , mirado el parto a la luz ’del afedo de 
los Padres , llamar al hijo legitimo. 

y Ya que no pudo el Marqués lograr fu intento ( fi le tuvo) por 
cftar prevenida de mejor Eípoío la Madre , hizo diligencia para faber 
fi vivia el hijo , y donde habia dado con él el deftino en una borraíca 
tan rigurofa como la que fe excito contra íus primeras refpiraciones. 
Defeubrió la cafa , y la prenda , fin poder dudar del hallazgo, pues las 
fehas fueron tan evidentes , que no dejaban lugar á la mas ligera foE 
pecha de que fe reprefentaíTe en el hijo una cilampa naturalifsima de 
fu padre , no por las facciones del femblante , fino por los caraderes del 
ánimo. Alegróle increíblemente quando íupo, que en la cafa de un va- 
falío 5 y criado íuyo tomó puerto el niño en la variedad de tan impen- 
fados accidentes como á ella le condugeron , y confiándole que le ha- 
blan criado , y fuftentado , fin perderle un punto de vifta , pero con 
los diíimulos , y disfraces en lo exterior que á la circun^cccion con- 
venia , y fu condición esforzaba en llano y humilde trage , pero de- 
cente y limpio , y defconocido con el nombre de Juan Navarro, que 
afsi le llamaban , tomado el apellido de la adopción , recompensó lar- 
gamente las caricias piadofas con que le educaron , en las comodida- 
des con que íu gencrofidad dejó por muchos años aquella honrada 
familia favorecida. Hizo llevar á fu prefcncia el niño , y al llegar a los 
ojos de fu verdadero Padre empezó ladangre, con una conmoción na- 
tural , á hervir generofamente dentro He las venas , vcrificandofe aqui 
la Filofofia de las vigüelas templadas» con una mifma igualdad, que 
pulfada una , hace que rehiene armonías la otra : tales ion los fecre- 
tos impulíos con que la naturaleza anima fus acentos, obrando la Em- 
patia una mudanza en él tan efpirituofa , que ya no le parecia fe llama- 
ba Juan Navarro , fino Don Juan de Palafox y Mendoza , hijo natu- 
ral del Marqués de Ariza , que defde luego le declaró , y recibió por 
tal , y en la difpoficion del ánimo , y aprecio de fu voluntad , nada 
menos que fi fuelle legithno. 

8 Tenia el niño diez años quando vino á la caía de fu padre , 
que baila eíla edad no le reconoció publicamente , numero en todas 
letras de la mayor perfección , fignificandofc en él , que le recobraba 
de los rieígos de una fortuna deshecha , y le declaraba en aquella edad 
dónde podia yá moflrarfe fii paternal dirección , cuidando de egcrci- 
tar , y cultivar fu puericia con el primor de las letras , a quien por ven- 
tura llamaron floridas , porque deben eílrenaríe quando la flor de fa 
edad primera empieza á abrirfe , en que muy en breve logró tan co- 
aocidas ventajas , que fué neceíario , por fu cxquifita capacidad , tra-^ 

Bz wr 


IZ LIBRO PRIMERO, 

tar de promoverle a los eftudios mayores , pues la grandeza de fu ta- 
lent05que fobrepujaba íin íudor las dificultades donde otros fe entorpe- 
cen , no fiifria ya contenerfe dentro de los límites de los que fon ador- 
nos , no facultades. 

9 Es verdad , que deície que amanecieron en él la luz , y el uío 
de la razón , moftraron gran fuerza íus inclinaciones a diferente profe- 
íion 5 y cgercicio j pues defde luego , con una propenfion naturaliísi- 
ma, peío hacia donde fe conoce que llamaba mas el genio , y la fangre 
que la elección, publicaba, que queria cmplearfe cnfervicio de fu Rey 5 
y aunque el nombre era de Juan Navarro , los Ímpetus , y los eípiri- 
tus que ardían en él , no difimulaban que eran de Don Juan de Pala- 
fox , defeando , a imitación de fus mayores , cuya fangre encerraba en 
las venas , y cuyas obligaciones declaraba en los afeólos , continuar en 
la guerra los fenalados fcrvicios de íus antepafados , que los que fe fe- 
nalan con mayor decoro ion los que fe rubrican con la fangre que el 
valor vierte : empleo , para que además del ánimo , y el aliento here- 
dado ( que ellos ion los timbres que mas glorioíamente íe heredan ) le 
habilitaban, con particular diftincion, el arte , y la deílreza en la prác- 
tica, y el manejo de las armaSjque defde muy tiernos años empuño con 
íingulariísima inteligencia, y conocimiento de las reglas que reducen el 
denuedo generoío á los preceptos artificioíos de la Matematicaj y decía 
el , que eñe egercicio no le aprendió tanto por íaber , quanto por vivir 
con mayor deíahogo , y libertad y que por efto mifmo apetecía con 
añila tan ardiente la vida de íoldado. Fueron muchos los impulíos que 
tuvo para feguirla , y fe le ofrecieron lances muy apretados para abra- 
zarla , y como él decía , perderfe en ella 5 pues habiendo ocupado fii 
Magcftad á un Señor, pariente muy cercano de íix Padre , en el gobier- 
no de una de las primeras , y mas importantes Plazas de Flandes , hizo 
con él eficacifsimas inftancias ,• y aun importunaciones , para que fe le 
dcjaííe llevar configo , y adelantarle por la guerra , y él lo repugno , 
y divirtió con refponderle , que le tenia yádeftinado á las letras íu di- 
rección. Desbarató Dios efta ocaíion,que le brindaba tan pertinazmen- 
te á aliftaríe en las vanderas del mundo, y íc conoció íer efta íu volun- 
tad 5 porque el mifmo día que fu Padre le enviaba á la Univerfidad , 
íalió aquel Caballero para iríe á Flandes á fervir fii cargo, y por dos ho- 
ras de diferencia no concurrieron en una mifma pofada , que haviendo- 
lo íabido , íolia ponderar deípues quanto lo había fentido 5 porque fin 
duda , á haberle encontrado , íe le huviera llevado configo , contra la 
voluntad de fu Padre j y del gran conato que moftraba á efte egercicio 
tnilitar fe puede creer , que aun dcfobedcciendo á íu Padre fe dejaííc 

arraf- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. i ^ 

armftrar de las enganofas perfuafiones del pariente. Pero Dios dcíva- 
necio cita ocurrencia , porque le guardaba para que le firvieíTe a él en 
la guerra efpiritual del cayado, que no tanto es infignia de la Digni- 
dad , quanto arma , y defenfa del minifterio : ahuyentando , y cípan- 
tando la voz , y la pluma del paftor , los lobos que difimulados con 
pieles de ovejas ion los que hacen en los rebaños de la Iglefia mas fan- 
griento eftrago y y examinando el oficio de los perros, que con el pre- 
texto de ladrar muerden , y debiendo guardar las ovejas , y los corde- 
ros , ion los que mancomunados con los lobos los deipojan , y los def- 
pedazan, fin conocerfe muchas veces los que ladran, ó los que ahullan. 
Batalla importantiisima para que es neceiario tanto mayor deftreza j 
y afsi movió el corazón del Marqués fu Padre á que torcieíTe fu inclina- 
ción , mas fácil entonces, por fer aun vara delgada, y le dirigieife á fol- 
tar el acero , y manejar los libros , inftruccion con que le dejaba hábil 
para fer Eclefiaftico , que es lo que Dios queria ; con que apartado del 
camino de las arrnas figuió , con refignacion á la obediencia pater- 
nal , el de las letras. 

I o Vencidas , pues , con la viveza del talento íazonado , y madu- 
ro defde los primeros anos, las dificultades de los eftudios menores, le 
envió iu Padre con el lucimiento , y oftentacion digna de fu grande- 
za , y de tal Hijo , a las Univerfidades de Alcala , y Salamanca , tan 
juftamente celebradas en el mundo por Seminarios fertilifsimos de las 
letras, á dar principio a la profefsion de los Sagrados Cánones, y las Le- 
yes y fiendo efte el empleo, y ocupación a que ordinariamente fe apli- 
can los fugetos de fu calidad , para dar luftre a las Togas , y autoridad 
á las reíoluciones , que fi íe unen en los pueftos la fabiduria , y la fan- 
gre , fiiben mucho de punto la recomendación de los Oráculos , que íe 
derivan de los Coníejos. Llevóíe deíHe luego fácilmente los ojos , y la 
cxpeótacion de ambas Univerfidades , porque era hermofifsimo de roí- 
tro , y perfeótiísimo de cuerpo , y en lo inteleólual de gran fazon , do- 
nayre , y agudeza : y en poco tiempo íalió tan ventajofimente aprove- 
chado en la eníeíianza , que fue a buícar en el concurío de las Eícue- 
las, que fiendo la facultad de los Derechos a la que le aplicó únicamen- 
te fu Padre , bebió a un mifino tiempo la noticia de todas las Ciencias, 
con comprehenfion natural tan diílinta , y íofegada , que repetia mu- 
chas veces vin Varón infigne de nueftra edad ( cuyos clcritos han iluf- 
trado los dos Mundos deícubiertos) que ningún ingenio de los que ha- 
bla comunicado le caufaba admiración , fino era el de D. Juan de Pa- 
lafox y porque fin haber eftudiado tanto como otros, ni regentado Cá- 
tedras , en llegando a hablar , ó tomar la pluma en qualquier materia , 


14 LIBRO PRIMERO, 

la difcurria , y trataba con tanto acierto como el que mas la huvieíTc 
cftadiado , y trabajado ; fiendo efte un don de entendimiento tan ex- 
quifito , que no le influye el Cielo , fino es muy de tarde en tarde. 

I I Casbfe fu Padre para dar la íucefion legitima al reíplandor 
de fu Cafa , y habiéndola confeguido , pafados algunos años murieron 
los Marquefes , dejando al fucefl'or en el eftadp de la mcnoridad , por 
cuya caufa el Marqués , que fobrevivib a la Madre , nombro por Tu- 
tor 5 Adminiílrador , y Governador de íus Eftados al hermano natu- 
ral 5 fiando de íu capacidad , y talento, lo que aun no parece podía en- 
cargarfe á fus años 5 pues aunque tenia trece mas que el niño , cuya 
tutela, y gobierno fe le encomendaba, no eran muchos, ni aun los que 
bailaban para llevar materia de tanto pefo , a no fuplir el juicio lo que 
le faltaba al tiempo. Dio tan cumplida fatisfaccion en efte empleo , pa- 
ra qualquiera edad arduo , que no íolo afsiftib al Marqués con el de- 
coro , y grandeza que convenia fe criaífe , quien continuaba legitima- 
mente tan efclarecida afcendencia j fino que deíempeñd, y adelantó de 
muchas conveniencias el Eftado, componiendo , y -ajuftando reñidas , 
y pefadas diferencias entre los vafallos , que en Aragón fon mas difi- 
ciikofas por el reciirfo de fus fueros ; diftribuyendo los oficios , y los 
pueftos con la equidad, y juftificacion, que pudiera en la ancianidad 
mas confiimada. Pues como lo deponen los que le trataron interior- 
mente , le comunicó Dios defde los veinte años ( edad en que entró a 
gobernar las Villas , y Lugares de fu Padre ) ánimo redo de hacer juD 
cicia, y guardarle á cada uno fu razón: obrando fiempre, enquanto al- 
canzaba fu fuficiencia,con didamen ajuftado al derecho, y á la verdad. 

I 2 Era admiración de todos ver un mozo en lo mas florido de íu 
juventud , en que el Ímpetu , y fervor de los años no cilampa huellas 
fijas , ni emprende caminos ciertos, governar con prudenciatan afsentá-^ 
da , y tan fegura las olas inconftantes de los naturales humanos , do- 
tándole Dios de la luz de aquella íabiduria tan neceíaria para íu direc-^ 
cion : fiendo de mayor importancia eíla prerrogativa para los gobier- 
nos , que las riquezas , ni los teíoros, con fer eftos el refplandor de les 
Reyes , y los nervios , y fuerzas de las Monarquías. Reyna ordinaria- 
mente en la mocedad la ignorancia, y por eíTo es tan arriefgado encar- 
garla el manejo de un Pueblo numeroío , compuefto de mas varios , y 
diferentes humores , que individuos , y que necefita para mantenerle 
con fallid de otros tantos medicamentos 5 fiendo el principal , pero 
cambien el mas intrincado , el conocimiento de las entradas , y las fa- 
lidas , que la expedición de los negocios arduos confifte en los fines, 
y los principios j y afsi es menefter un corazón morigerado , hábil , y 


VIDA DE D, JUAN DE PALAFOX. i $ 

difpuefto para recibir losconfejos, y las enfeñanzas , que los corazones 
que las rcfiílen , no fon de carne , fino de piedra 5 b por lo menos fon 
mas de fieras, que de hombres; un corazón bien inclinado para no for- 
mar juicio torcido de las materias , ni hacer perjuicio en la dccifion de 
las califas , poniendo puntual difcrecion entre el bien, y el mal , que 
confer mas diftintos que la luz , y las tinieblas, fe equivocan tanto en 
nueílros afectos los males con los bienes. 


CAPITULO IIL 

q)lFE%EnrES fELlG^S ©£ QUE ms LE 

en la mocedad. 




ESDE antes de nacer fe conjuraron los riefgos contra 
efte fiigeto , para que al paío que ellos madrugaron, 
íe declaraííe la íolicitud amorofi de Dios , y el cui- 
dado con que le llevaba fobre las palmas, para los fe- 
ñalados férvidos de fu gloria , que defpues habia de 
facar de fus acciones , y empleos. No fe eftima, ni 
fe conoce la ventura fin el contraftc déla adverfidad, y al caréo del pe- 
licrro fe difeierne la dichaj pues á quien no fe le ofrecieron peligros que 
vencer , no tiene buenas fuertes que aplaudir. Siendo aun muy nino 
le vib un Obifpo finito , Confefor de Santa Tercfia, que ello folo baf- 
taba para fu calificación , pero fe cuentan dél grandes maravillas, y re- 
tirándole apartcdondenolepudieííenoír , le dijo, con una grande 
exclamación : O^que buena Ipentura tendrás , nino miol^ ^ 

2 A dos fortunas hace alufioii efte vaticinio, a la temporal , y a 
la efpiritual, fíenlo cfta la verdadera, y la otra caduca. En ambas fe 
verificb , aunque con mayor propiedad , y ajuftamiento en la que im- 
porta. Tuvo buena ventura en muchos peligros de que efeapo , que 
manifieftamente tiraban a la vida corporal , fi Dios, que fe la conferva- 
ba para mas altos fines, no los huvieífe defvanecido. Una noche de ca- 
niculares file al rio á bañarfe con fu familia , y aunque entro donde 
podia vadear fin riefgo , porque no fabia nadar , poco a poco ie de)o 
llevar de la corriente , que era caudalofa ; hallbfe apartado de fus cria- 
dos , que no le podian focorrer , y que el raudal iba dando con ei en 
la prefa de un molino , donde ya no podia hacer pie, y qiK e a oga 
fin humano remedio ■. invoco á Dios en fu ayuda, y fin haber como , 
ni quien, le fueron retirando hkia la orilla,y falib Ubre, contando del- 
pues i los criados el peligro en que fe habia vifto, y que no alcanzaba 



-i6 LIBRO PRIMERO, 

quien le habla <lado la mano para vencerle, porque no le parecía cofa na- 
tural, teniéndole ya fujetoel ímpetu de la aguajy fin aliento la turbación. 

^ Caminando otra vez por una montana muy fragoía , y que- 
brada , llevando al lado im gran defpcñadero , tropezó y cayó la mu- 
la en tal difporicion , que fi no interviniera eípecial providencia, y cui- 
dado de Dios en detenerle , era impofible que dejaílé de caer en aque- 
lla profundidad , y hacerfe pedazos. De donde , con el efearmiento de 
cfte , y de femejantes riefgos en que fe había vifto, folia repetir con fu 
acoftiimbrada difcrecion, que para ellos palos angollos, en que el mie- 
do camina mas fobre el peligro , que los pies íobre la tierra, venia na- 
cido aquel proverbio callellano , y que aquí era donde fe había de po- 
ner el ojo a la mareen. En otras ocafiones , vadeando un rio fe rindió 
la muía al golpe impetuoío de la agua , y fe halló caído , y en mani- 
fieílo peligro de ahogarfe , y al fin falió á la orilla libre , fin poder re- 
conocer por qué medios pudieíTc haber elcapado ellos rielgos , hallan- 
dofe muy lejos de íocorrerfe de los humanos. 

4 Ellando , en un viage que hizo, alojadouna noche en una po- 
fada , antes de introducir luz en el apoíento , fue fin reparar á ponerle 
en una ventana , juzgando tenia balcón de hierro , ó antepecho don- 
de afirmarfe : la noche era muy cerrada , y efeura , y ai dar el ultimo 
pafo para acercarfe al precipicio fe detuvo, ó le detuvieron con un in- 
terior impulfo , y pidiendo luz, y habiéndola trahido , reconoció que la 
ventana no tenia reparo alguno donde impedir el dcfpeno , y fiar el 
cuerpo, y que paraba fii altura en la profundidad de un fofo , donde le 
hiciera pedazos fin remedio , fi huvkíTe caído. Hallabafe en otra oca- 
fion ocupado en traducir la Vida del Beato Enrique Sufon , de quien 
fue devotifsimo , y de cuyas penitencias , afperezas , y mortificacio- 
nes imitó gran parte. Eftaba eferiviendo fobre un bufete , pucllo deba- 
jo de una ventana muy alta , por donde el apofento recibía la luz , al 
tiempo que le avisó un criado , que le llamaban, y querían hablar en 
otra pieza. Lo primero que le refpondió al criado fue , que eiitraílé la 
perfona que le bufeaba , y apenas lo huvo dicho , y aparradofe el cria- 
ndo para introducirla , quando impelido de un movimiento interior le 
levantó, dejando la pluma , y íalió á recibir, y hablar á la perfona en la 
pieza antecedente. Aun no huvo bien falido , quando la ventana fe 
deíplomó y arrancó de fu afrento dando íobre el bufete, y le quebran- 
tó y deígobernó , fiendo cierto que fi huviera perfeverado en aquel 
fitio un inílantc mas , la ventana caía á plomo íobre fu cabeza , y a no 
dejarle luego allí , por lo menos le huviera pueílo en grave , y conoci- 
do peligro de perder la vida. 


A 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 17 

^ A ladcvodon ardentiísima que tuvo a eíle Varón Santo, pe- 
nitente , y tan enamorado de Dios, fe puede atribuir que le libraííc de 
elle , y de otros peÜgtos que fe referirán. Soñó una noche , que fe 
hallaba en una plaza, donde folia acudir muy frequentemente , y 
que caíafobrecl un rayo, que le reduela á cenizas*, pero que el Beato 
Enrique le defendió , y facudió el rayo á otra parte, y tomándole 
por la mano le llevó á fu celda, y le dijo , que fe confefaífe, pues Dios 
le habla facado de aquel riefgo tan temerofo , y egecutivo por fuin- 
tercefion ; que el habla hecho lo que el Santo le mandaba , con mu- 
chas lácrrimas, y dolorde fus culpas, y que con^efta diligencia le de- 
jó muy fofegado, y confolado. Defperto delíueno , que le Jaabia ate- 
morizado , y hallófe bañado en lagrimas , con que los fuenos fe iban 
encaminando á las verdades que fe experimentaron defpues. 

6 Muchos enemigos tuvo en todas edades fu reótitud , y el de- 
feo de adminiftrarjufticia, y no fueron los menores , ni menos pode- 
rofos los que fe amotinaron contra él en el tiempo que tuvo la Supe- 
rintendencia de los Eftados de fu padre, por la revolución de hu- 
mores que ordinariamente predomina en los vafallos, pues por efte 
o-obierno le atribuyeron cofas muy agenas de fu natural , y aun 
^dignas de fu fingre , habiendo dicho él á perfona aquien no 
podLi mentir, ni engañar, que para honra, y gloria de Dios, y 
por fu infinita bondad , y mifericordia , en fu vida agravio a nadie , 
ni por si , ni de orden fuyo por interpuefta perfona , ni en la vida, m 
en la honra , ni en la hacienda, aunque fabia , que le habim imputa- 
do muchas cofiis de efte genero, y calumniadole, que había excedido 
en eftas materias , hallandofe inocente : y verdaderamente , el ma- 
yor argumento de fu integridad , fue el librarle Dios de tantos ene- 
migos ocultos, y manifieftos, conjurado? contra fu vida, pues ra- 
ras veces el que mata, ó hace matar á otro, deja de experimentar en 

SI mifmo íemejantes deíaftres. ^ 

y Una noche le efpcraban para matarle unos facineroíos , con 

erran prevención, y aparato de armas de fuego: había fihdo a efta oca- 
fion á la puerta de fu cafa, y quandoyale tcnian a tiro dcícubierto 
para lomvrrfu intención, de repente defiftieron todos déla empreia, 
por la ví'erfuafion de uno de ellos , que tocado interiormente de mas 
alta luz, fe pufo á abogaren fu favor , y volver por í^y^JP^cncia, m- 
juftamcntc perfeguida 5 con que convencidos , y conhilos , le divi- 
dieron , y le dejaron libre. No fue eftavezfola la que le bufearon 
para matarle alevofamente , y fiempre fe desbarato el peligro por atu- 
fas impenfidas. Un perfonage, que fin razón, ni fundamento le len- 


i8 LIBRO PRIMERO, 

tia agraviado de él en una materia de mucha confideracion, y muy pe- 
fada, refolvio matarle, y para egecutarlo fe valió de otros tres, o qua- 
tro acompañados, o afefinos, porque fuefle mas fegura fu fatisfaccion. 
Aguardábanle una noche en el portal de fu cafa, por donde forzofa- 
mente habia de pafar , quando súbitamente a uno de ellos le dio tal 
accidente, que todos tuvieron necefidad de acudirle, y llevarle con 
gran priefa á la pofada, donde murió dentro de muy pocos dias. Vol- 
vió a feguir fu emprefa el agraviado , y cafi le fucedid lo mifmo otra 
noche, cayendofe muerto repentinamente otro de los compañeros, 
con que por entonces no llegaron ala egecucion de fus defignios. Aun 
con golpes tan recios que le daba el Ciclo en el corazón, y con eftra- 
gos tan cípantofos de fus aliados , no abrid los ojos el principal aore- 
for 5 que al pafo que es obftinada, es ciega la venganza, y con los que 
quedaron profiguió fu intento, mudando folamente de litio , maqui- 
nando la afechanza en el portal de una cafa , donde eftaba aquella 
noche de vifita, y tenia el cochea la puerta, para tirarle al entraren 
élj ayudándoles para efto mifmo, y no errar el tiro , la luz de un lam- 
pión, d linterna grande que alumbraba el portal, y la efcalera. Eílu- 
vieron eíperando hafta muy tarde , y viendo que era tan á deshora , 
y tardaba tanto , fe refolvieron á preguntar por él a un criado de la 
caía, el qual les reípondid, que habia ya mucho tiempo quehabia fali- 
do. Infláronle: Por qué puerta? Tor efia^rcplico^porque no tiene otra la ca^ 
fa , y aquí tenia fu coche , y fe pufo en él. Volvid en sí el vengativo con 
ella noticia , y haciendo reflexión fobre fu vigilancia , y que no fe 
habian dormido , reconoció manifieílamente , que Dios guardaba 
aquel fiigcto,y que todos eílos eran como teílimonios claros de eílar in- 
culpable j con que de alii adelante defiílid de feguirle , y tuvo de él 
diferentifsimo concepto. 

8 ^Nunca admitid tentación , ni penfamiento deliberado de 
matar a nadie , fino fue en un lance , en que le aviíaron , que una 
períona noble, que habria formado de él algún agravio fin cauía, 
le quería matar , y buícaba ocafiones para ello. Con ellas noticias 
abrieron paío en fu corazón las baterias del Demonio , que le per- 
íuadia, era mejor preveniríe , y preocupar los intentos de fii contra- 
rio , pues eíla era defenfa juila , y guardar fu vida , a que eílaba obli- 
gado por el medio que pudieífe, y no habiendo otro, le era licito aco- 
meter al agrefor , y matarle él primero. No defayudaba a ello nada 
el valor , y ladeílrcza, aun quando huvieífe de reducirfe la conclu- 
fion de eílos odios a medir los alientos en campaña 5 pero aquipara 
el duelo, y el pundonor no era meneíler que intervinieífe defaflo. 




^ 


^ r 


O*' 




VIDA DE D. JUAN DE 19 

porque intentando fu enemigo matarle úí^t^mente j^rib'^j corria á 
él obligación , fegiin los fueros humanotód^ evitaf^ej..'!^ que 
le amenazaba , matándole con mayor puotó^Qj jJ^'iéfetíendo. Sin 
embargo de que el Demonio pintaba todos eftos puntos con las dcli 
cadezas , y las aftucias que él fabe , fe fue reportando , y refiftiendo 
la tentación con examinar la conciencia , y comprobar , que él no 
liai>ia agraviado a aquella períona en cofa que merecieííe la muerte: y 
con efta fatisficcion dejo á Dios que defenganaíTe a fu enemigo , y 
le pufieífe en conocimiento de la verdad : y fucedid afsi , porque íu 
contrario fe quieto , y uno y otro fe hallaron libres de aquella pa- 
flón fangrienta que los atormentaba , pues no es pofible que feme- 
jantes afedos degen de fer torcedor rigurofifsimo del animo. A ha- 
ber cedido de efta egecucion fe puede atribuir , que bufeandole otra 
perfona para matarle , y encontrándole a él fin armas con que poder 
defenderfe, teniendo la difpoficion como la defeaba, templó fu ira, 
y efcuchando la razón del que queria matar injuftamente, recono- 
ció fu defalumbramiento , y pidiéndole perdón , fe reconciliaron, y 
quedaron amigos. 

9 Aunque en eftos aíios fe dejaba , como mozo , arraftrar de 
fus paflones , y la concu pifcencia , que en la juventud tiene el fue- 
go, y las afcuas mas vivas, le hubieífe avafallado a fu titania 5 fue 
fiempre en lo exterior muy grave , y circunfpedo , y no fe entregó 
á los vicios con la rotura que otros feñores , que ellos llaman defen- 
fado, haciendo gala , y blafonando aun de lo que no pecan, por pare- 
cer ó mas entendidos, o mas poderoíos. Nunca entre eftos diverti- 
mientos ( que tanto diftrahen ) olvidó fus devociones y que aunque 
no eran muchas , nos contentariamos con que las imitaíTen los de fu 
edad , y obligaciones , y que no intermitidas , le ayudaron mucho 
para las que egercitó defpues , y le fueron difponiendo para la mu- 
danza , y renovación total , que a poco tiempo fe logro en anos tan 
floridos , con admiración de todos. Oia Miía todos los dias , reza- 
ba el Roíario de nueftra Señora , y unas devociones particulares, con 
que invocaba el patrocinio de S. Juan Bautifta, y de San Pedro , 
intercefion que fe le lució tan bien como fe manifiefta en los fuce- 

fos de todo el difeurfo de fu vida. 

I o Quando él andaba mas divertido en las vanidades del mundo, 
y prefo en la filfedad de fus deleytes , cuidaba Dios mas de darle gol- 
pes a las puertas de la alma , para que facudieíTc el yugo pefado que 
trahía fobre los hombros, y rompieífe las cadenas, y los grillos en que 
tenia aherrojada fu libertad verdadera. Muy fuertes fueron los avifosj 

C 2 po’-'" 



20 LIBRO PRIMERO 

porque como él dccia, era muy rebelde fu ceguedad, y aun llamán- 
dole Dios con los empellones que dio a San Pablo , labrando un va- 
fo de elección del material de un perfeguidor de la Iglefia , fe hacia 
fordo , y fe refiftia. No parece que fue menos eficaz efte llamamicnr 
to , ni con diferentes circunílancias. Habla de falir una noche de 
caía , en feguimiento de alguno de íus antojos , que fon las fieras en 
cuya caza andaba embebecido, y enagenado, y prevenía armas para 
fu defenfa , y feguridad : no para matar eftos monftruos , fino para 
que ellos fe cebaííen en él mas a fu falvo. Tenia cargadas dos piftolas 
que ponerfe en la cinta, y fm reparar que en la una eftaba la llave le- 
vantada fobre el diíparador,la fue a coger por la boca, afiendo fu pe- 
ligro con la mano , como el que empuña la Vivora. Las piftolas ef- 
taban fobre un bufete , en que había también una bugia encendida, 
el papel blanco en que dcfpachaba, y un lienzo de la Transfiguración 
de Chrifto Señor nueftro, arrollado encima, el qual quería poner eníu 
marco , y baftidor. Diíparbfe la piftolaal tomarla, á poco mas dif- 
tancia de dos palmos de él pecho: mató la luz, encendió el papél , y 
dio con toda la munición en el lienzo arrollado , que interpuefto en- 
tre el pecho , y la piftola , recibió en sí todo el peligro j pero fué tal 
el golpe 5 y la violencia de la carga, y la pólvora , que el mifmo lien- 
zo le derribó en el fuelo aturdido , y cafi como muerto. Acudieron 
al ruMo los criados , trageron luz, y hallándole caído , juzgaron que 
le habian herido las balas. Reconociéronlo mas cuidadofamente , y 
vieron que eftaba fin lefion, y bufeando la munición, la encontraron 
entre el lienzo arrollado , que de íictc dobleces que hacía, habia pa- 
fado los feis5y quedadofe en el ultimo, donde ocho poftas que la piftola 
tenia quebraron íu fuerza, y fe burló la actividad de la llama en que ve- 
nían embuchas, fin penetrar el ultimo dobléz, con tan manifiefto in- 
dicio de maravilla, y de quan por fu cuenta habia tomado el Cielo el 
guardarle, ai palo que él caminaba para perderfe. Aun no dió de efta 
vez la piftola luz , ni lumbre en fu entendimiento, y en íu voluntad, 
y no juzgándolo aviío , y providencia , fino contingencia, y acaío, íe 
levantó, y bolvió a cargar la piftola , faliendofe en bufea del rieígo 
mas para temer , donde le llevaba el deftino ciego de íu pafion. 

1 1 No íera ageno de alufion comparar efte llamamiento, y be- 
neficio con el que intervino en la converfion de S. Pablo , de quien 
fue tan devoto , y con quien dcípues tuvo también femejanza , aun- 
que en muy diftantcs ecos > porque á Pablo no le convirtió Chrifto 
viviendo en carne pafible , y mortal , fino defde el Cielo ya glorio- 
ío 5 y aqui es un lienzo de la Transfiguración , donde fe moftró 

Chrif 




1 VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 2 1 

Clirillo glorioío a los ojos de fus Diícipulos , el cpie fi no le convierte 
le gu-arda para reducirle a fu tiempo.El lienzo deCi^hrifto transfigurado 
recibió en si la fuerza del plomo, porque no hirieíje, ni mataíTe al que 
cfcogia para cofas tan fenaladas de íu férvido : y Chrifto glorioío fe 
queja de que Pablo le perfigue, eftando ya incapaz de padecer, mof- 
trando fer el el que fíente : a Pablo le derriba la voz, pero no le ma- 
ta , y a efte íegundo Pablo le arroja en tierra el eftrucndo, y la vio- 
lencia déla piftóla, pero no le ofende : Pablo ha de ícr Apoífol: efto- 
tro fuSucefor en la Dignidad de Obifpo: Pablo ha de fer Predicador, 
y Dodor Univerfal de las gentes : cftotro ha de predicar , y enfe- 
har á tantos; los efcritos de Pablo fon Cartas ; y los principales de 
quien le imitara en el minifterio , feran tantas Cartas Paftorales co- 
mo cfcribió. En las perfecuciones fueron también muy parecidos, 
comó fe vera : eftuvo la diferencia ( fobre la de los méritos , y la gra- 
cia) en que poftrado,y rendido al golpe amorofo del lienzo de Chrif- 
to Transfigurado , no le digeííe defde luego , obligado , y enterne- 
cido : Señor , aquí me teneis , jia no pmdo refijlirme \ decídmelo que que' 
reís que haga , para conformarme con Ipucftra fantífsíma looluntad dadme 
que haga lo que Uor queréis. - , ■ . ' 

CAPITULO IV. 

FlEHE LLAMADO A LA CO^E <EA^ (DA^E LA 

primera ocupación. 

O fiemprc los méritos han de vivir quejofos de la 
fortuna, que reparte ciega los que a bulto fe lla- 
man premios , y muchas veces fon caftigos de 
quien los da , y de quien los recibe. Los grandes 
méritos fuelcn dejarfe ver aun a ojos cerrados , y íi. 
ordinariamente no acierta , quien los tiene afsi , a 
diftribuir lo que fe le bebe a cada uno , alguna vez defagravia la po- 
ca luz con que obra , en la oportunidad con que premia, alcanzan- 
do a percibir como ave noólurna algún rayo del Sol para vencrailc , 
hallando camino , y dirección entre el deíalumbramiento. 

2 Defde luego empezaron las grandes prendas de nueftro Don 
Juan a defpertar las atenciones del mundo , fenalandole los aplaufos 
y las aclamaciones univeríales los pueílos que tan provcchofamentc 
habia de ocupar , no las íolicitudes j porque fe ajufta muy rara vez lo 
que íc codicia con lo que fe merece. En el ano de 1626. fue el Rey 



I 



LIBRO PRIMERO, 

nueftro Señor a celebrar las Cortes tan nombradas a los naturales de la 
Corona de Aragón, y concurrió aellas convocado por el Eftado de 
la Nobleza , que llaman el Brazo de los Nobles, teniendo de edad 
veinte y feis años , abriendoíeie aqui un campo dilatadlfsimo pa- 
ra loerrar las fertilidades de fu gran juicio , y el zelo , que tan defdc 
niño le inflamó en el fcrvicio de fu Rey. Llevó configo al Marques 
íu hermano , porque no perdieíTe , aunque era de edad muy tierna, 
ocafion alguna en que pudieíTe perficionarfe fu educación , íegun los 
puntos de fu calidad , y ios realces con que el Tutor procuraba que 
fobrefalieíTe. Afsiftió en eftas Cortes, el tiempo que duraron, en Mon- 
zón , y Barbaftro , moftrando en el Brazo de los Nobles, donde fer- 
via , íus excelentes prendas, y afedo vivifsimo en esforzar , y promo- 
ver el obfequio mas rendido afliMageílad ,y las conveniencias de k 
Monarquía. No fe ajuftan , ni fe vencen fin mucha dificultad ellas 
materias , y mas en un cuerpo que confia de tantos brazos j que aísi 
como en el natural es monfiruofidad tener mas que dos , en el poli- 
tico, componerfe de 'muchos, como Briaréo , aunque arguye concur- 
rir 'mas inftnimentos para la unión, y los lazos, también íuele ocafio- 
nar mayor diípoficion para los encuentros. En el brazo de lasUniver- 
fidades , como compuefio de mas varios humores , fe conmovieron 
algunos reparos , que retardaban la conclufion de las Cortes , y pa- 
ra allanarlos , y facilitar la expedición de lo que por parte de íu Ma- 
gefiad fe proponía, hizo nuefiro Don Juan exquifitas , y eficaciísimas 
diligencias , tomando la pluma con el aliento que pudiera la eípada, 
para eferibir muchos papeles , con aquella vivacidad , y energía de 
que le dotó el Cielo 5 con los quales períuadió, y convenció aquel 
brazo , que moftraba mayor rcfifiencia , no mayor brío , a reducir- 
fe a la Operación en que ya fe hallaban unidos todos los demás. De 
ellos papeles fe imprimieron unos , fe perdieron otros, y uno de ellos 
que le halla , y no fe efiampó, es el que fe figue : 

^ No puede V.S, ignorar el confliHo del ^jino en las materias del fer-- 
ViciQ de fu Magefad, pues fe llega d dudar , f quiere fer recibido en efla 
dad , donde nos tiene , f alegres de fu l>enida , cuidadofos de fu refolucion. 
No nos importa la haciendayfi nos falta fu faloor-y no nos importa la Vida^ [i 
duda fu Mageflad que con Wir le ferlphnosy no tenemos mas honra de la que 
nos acredita en fu ^al concepto. Hacienda , ’Pida , y honra fe han de pospo- 
ner por ajfegurarfu gracia ^por eVttar fu indignación. Salir d recibirle esjuf 
to \ pero de fuerte , que ¡t de Cataluña ’piene ferVtdo , nuefiras obras aumen- 
ten fu alegría ; J¡ desferVido^ le divierta de aquel pefar la refolucion , y acier- 
to de efle ^yno. V. S. tenga á bien de conformarfe con los tres ^ruT^s en 

el 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 25 

' el ferVicio , ¡>ues la /a^o?i de los t¡emf)0s nodd lugar d dilaciones , y los pode- 
res que les pueden faltar , lo fupleel de fu Mageflad^ que es tan grande-^ por- 
que el peot arbitrio para ejle d^yno , es tenerle indignado y pues en fu buena 
gracia confifte nueftra mayor Ipentura y y la fuer^y y '\)igor de nue Jiros fue- 
ros y y prt'Piicgios. 

4 Efte era fu eftilo , eftas íus razones , y el efeóto de fu eficacia, 
-la reducción de una difonancia popular,que pide mucho mayor deftre- 
za para concordarla a la harmonía política de que confia el gobier- 
no. Defcubrib con efia ocafion la menos expuefia á enganarfe en 
el conocimiento de los fugetos , que fe produce con mayor legitimi- 
dad de la gravedad de los negocios , el teíoro de aquel talento ef- 
condido en los pocos anos , el Conde -Duque , Supremo Minifiro, 
en quien , fin liíonja , y por lo que fe debe á la verdad , lució el def- 
velo incaníable alíervicio de fu Rey, aunque con íucefos menos pro- 
picios , y fortuna defazonada 5 porque no fiempre fe fujeta , ó cede 
el ceno variable de la fuerte , y la fortuna al gobierno de la providen- 
cia humana , por mas defpejada , y perípicáz que fea. Y reconocien- 
do la importancia de emplear en él una capacidad tan ventajofa, fien- 
do efio lo que mas afe óluofa mente defeaba , le dijo , que dejando a 
Aragón figuieífe la Corte, donde convenia ocuparle en alguna pla- 
za de fus Coníejos. Erale de embarazo para abrazar defde luego efia 
refolucion , y obedecer el orden de fu Magefiad , intimado por el 
medio del Conde-Duque , la tutela del hermano, que tenia a fu car- 
go y y para defvanecer efie efiorvo , y no diferir el empleo de un fu- 
geto tan importante , fe firvió íu Magefiad de nombrar al pupilo 
por Menino de laReyna j con que habiendo de venir a la Corte el 
Marqués a criarfe en la efcuela de Palacio , fe configuió también el 
que le acompahaífe fu hermano , para entrar en el gobierno de los 
Confejos. 

5 Llegó a la Corte , no pretendiente, fino mandado , obedicn - 
te , y no ambicioío , y con las recomendaciones que trahia íu fangre, 
afsifiida, y adelantada de la cordura, y de las letras, uno, y otro apro- 
bado con la experiencia , por no haber entonces otro puefio vaco de 
mas alto predicamento , le ocuparon en la Fifcalia del Confe jo de 
Guerra, abriendofele por aqui un portillo para lograr el impulío de 
fu primera inclinación , y reducir a nuevo combate la dirección de 
fu efiado. Pareciale que Dios con efia determinación no queria fi- 
guieíle el camino de la Iglefia,aquefu Padre lehabia inclinado, pues 
el primer puefio con que le honraba el mundo era tan fecular , y 
el primer palo que daba en fu fortuna convenia tanto con fu genio. 


24 LIBRO PRIMERO, 

ouc fe confrontaba defcle los mas tiernos anos con el egercicio de 
la milicia. Convencido con ellas imaginaciones á no apartarfe del 
deilino primero , y militar en la vandera del figlo , facb galas , 
vellidos de feglár , cortándole la Garnacha, b la Toga para tomar la 
pofefion de fu Plaza. Mientras fe hacian ellas prevenciones luc á be- 
far la mano del Conde-Duque , como primera califa en lo humano 
de fus aumentos, y entonces el primer mbbil , b inteligencia de la 
Monarquía, y le dib cuenta como yaellaba haciéndola Garnacha pa- 
ra jurar , y lo haria en teniendo íu licencia : á que replico el Conde, 
que no era meneíler eíperar la Garnacha , que con fu habito de Ef- 
tudiante podría entrar á fervir la Fifealía : rcípuella al parecer dida- 
da de la luz fuperior, que le defeubria las fendas, donde era íii volun- 
tad que aífentafe los palos j con que huvo de conformarle con la re- 
íolucion del Conde , y continuar en el trage que le defignaba á la 
Iglefia, y afsi dio la Garnacha a un amigo fuyo , con quien contrajo 
familiaridad muy intima dcfde las Eícuelas , que a la fazon le habla 
proveído fu Mageílad en una Plaza : conociendofe claramente , que 
Dios iba divirtiendo los eílorvos que le podían enagenar de aquella 
altifsima vocación para que que le habla predefiinado. 

6 Vaco en efte tiempo la- Fifealía del Confejo de las Indias , y 
por ventura inllado de quien declaradamente habla tomado por lu 
cuenta fus adelantamientos, hizo memorial pidiendofela á fu Magef- 
tad , y fue a darfele , y hablarle (obre eíla pretenfion : cumpliendo 
con elle obfeqiiio , y diligencia con los términos comunes que tienen 
los defpachos j y juzgando que correría por los mihuos arcaduces que 
figiicn todos , remitiendo íu Mageílad con tanto acuerdo los memo- 
riales á los Confejos, á quien toca , para que le confiiltenlo que pare- 
ciere mas conveniente á fu férvido , y que de eíla inerte procedan las 
provifiones con el acierto que el bien publico requiere. Hablo a íu 
Mageílad , y quando eíperaba que le reípondieíTc, como á todos los 
demas, con aquellas palabras generales que ufi , de que lo "Verla , ¿ que 
quedaba con cuidado , le dijo palabras formales : Yo os hago la merced que 
me pedís : reípueíla , y honra por ventura íolo oída , y experimenta- 
da en eíla ocafion. Embarazóle , b turbóle la novedad, que hay fa- 
vores de los poderofos que turban , como pudieran los ceños j y co- 
mo fu Mageílad en las Audiencias habla con voz tan baja , tuvo fun- 
damento para equivocarfe con la reípueíla , y perfuadirfe que no lo 
había entendido : y llamando á fu hermano el Marqués , que por la 
ocupación de Menino tenia abierta la entrada , le dijo , que pregun- 
taífe a íu Mageílad , fi acaío habla percibido bien íu Real reíolucion, 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 2 ^ 

porpareceiie había reípondido , le hacia la merced, y Ei Ma^^ílad fae 
férvido de confirmarlo , diciendo al Marques : Afsi lo dige j agrado 
con que fin duda moftró fu Mageílad , quan prelente tenia el haber- 
fe dado por bien férvido de fu fineza en las Cortes de Aragón. Con 
que tuvo necefidad de volver a befar fu Real mano , y rendirle las 
gracias por tan extraordinaria merced. 

7 En eftos minifterios , pues , lleno tan cabalmente el concep- 
to que fe tenia de íii perfoiia , que todos obfervaban fus didamenes 
como oráculos 5 y fus votos como reglas , pendiendo de fu eioquencia, 
y energía lo mas venerable , y anciano de aquellos Senados fuprc- 
mos y pues parece que igualmente habla curfido la milicia , y difeur- 
rido el nuevo mundo , fegun era la prontitud con que fe defembara- 
zaba de las mas enmarañadas materias. Con que reconocida la impor- 
tancia de promoverle á mayores empleos , en muy poco tiempo pa- 
so al egcrcicio de Coníejero de las Indias 5 que fue colocar la luz ío- 
bre el candelero , para que defde él la pardcipaííe a regiones tan re- 
motas , y dilatadas : alcanzando los aciertos de fus difeuríos, y lo ati- 
nado de fu política, aaífegurar los últimos defviosdel Orbe, donde 
llega caníado el Sol á introducir fus luces. Congeturandofe tan ade- 
lantadamente la Ocupación períonal , con que defpues había de re- 
formar , y reducir con el egemplo , y con las enfeñanzas aquel dilata- 
difsimo cuerpo de la America á las leyes ajudiadas del gobierno efpi- 
ritual , y temporal , como Paftbr vigilantifsimo , como Virrey inte^ 
gerrimo , y como Vifitador zelofifsimo del férvido de ambas Magef- 
tades. 

8 Los excefos con que adelanto fu eílimacion,aun entre fus ému- 
los , que es la ventaja de mayores quilates , luego que por oficio fe 
introdujo a fer Coníejero ( que los confejos que fe imprimen mas , 
ion los que nacen del Oficio) nunca fe olvidarán en el fupremo Se- 
nado de las Indias , confervandofe como máximas en la memoria de 
los que le comunicaron todos fus fentimientos pues alguno de los 
mayores Miniftros folia decir , que le debía la inteligencia con que 
aquel Orbe fe movía acertadamente en los quicios de un gobierno 
perfedo. Encargabanfele todos los negocios , y confultas de mayor 
pefo , y dificultad, para que él las ordenaíTe , y refolvieííe : y los Se- 
cretarios de Eftado mas preciados de políticos , y mas prádicos en 
diíponer , y formar fus deíjpachos, hallandofe embarazados , recur- 
rían á él para que fe los didaíTe , y afsi le llamaban comunmente fii 
Gefe : tan rendidamente veneraban fia exquifita comprehenfion , y 
fu limada, y cortefana eloquencia. Notas, b caraderes en quien fe 

D re- 


LIBRO PRIMERO, 

retratan con tanta viveza las Bicciones de la alma , y aquella fingu- 
laridad que llamamos genio propio , tan diftinto en cada uno , como 
lo fon en los cuerpos los femblantcs , que por lo razonado de las con- 
fuirás conocía el P.ey nueftro Señor la cabeza que las había dióta- 
do 5 y afsi folia decir muchas veces : Uftas confultas fon de (Don Juan 
de 'Talafox. Agrado, y atención ( que la fublimidad del eftilo es un 
hechizo eñcaz, y fecreto de los mas foberanos) con que mere- 
ció íu pluma , íiempre elevada , que íii Mageftad le remitieífe para 
reducirlos á método , y darles voz los papeles manuales , y diarios 
menos aliñados , y corregidos, de la vida, y virtudes de fu fanca , y 
heroica tia , Soror Margarita de la Cruz , los quales redujo a la ele- 
gancia, y gravedad mageftuofa con que hoy los admiramos eftam- 
pados tercera vez , y ya defcubiertamcnte reftituidos a fu legitimo 
dueño j pues no era pofible efconderfe íu mano,fiendo tanta íu 
facilidad , y tan connatural fu afluencia , que los mas dias perficiona-i, 
ba quatro , y cinco pliegos. 

9 Su diícrecion , y prefteza en las fizones, y en las feriedades, 
y la gracia tan fin afedacion co’n que difcurria en las converfaciones 
familiares, no íiendo vulgar nada de quanto decia , fueron íiempre 
en él un imán tan ad:ivo , que tiraba á si con aquella fuerza oculta 
las voluntades , y los entendimientos de todos , anfioíos de comuni- 
carle , y tratarle , por lo que divertía , y por lo que enfeñaba 5 íien- 
do efte todo el primor de la; humana eloquencia. Recien venido a la 
Corte , eftando un dia en Palacio converfando con el Marqués de 
Torres, Cavallero Aragonés , pariente fuyo, y Mayordomo del Rey 
nueftro Señor, le pregunto el Marqués (al parecer para examinar la íu- 
ficiencia de íu talento ) que le digeífe el juicio que habla hecho de 
Palacio , y de la Corte ; bien enredada pregunta, pues teniendo uno, 
y otro tanto de monftruo , a los monftruos parece que íe los dejo ftn 
definición la naturaleza 5 pero él , juntando en una mifma rcípuefta 
la rifa , y el llanto de aquellos dos Filoíofos Heraclito , y Democrito, 
tan celebrados de la antigüedad , manifeftd el concepto que le habia 
caufado la obíervacion de la Corte , y de Palacio, con fer de tan poco 
tiempo la experiencia , reduciéndole a una redondilla digna de ce- 
lebridad 3 aunque no huvierafido de repente , fino muy de penfado: 

'Mdarquh mió , no teajfomhre 
, j llore , quando Isco 
Tantos hombres fin empleo , 

Tantos empleos fin hombre,^ 


Nq 




VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX. 27 

10 No pudo decirfc mas , ni mas concifamente , para diíinir el 
traíiego, y confuíion con que por la mayor parte caminan todas las 
cofas dcl mundo , y afsi teatro muy para llorar , d para reir , juntan- 
dofe muchas veces en unos mifmos ojos , y en unos mifmos labios 
las lagrimas , y la rifa de tan deíbrdenados acaecimientos. La mayor 
dificultad que encierra la política, a quien podemos llamar también, 
no con menor propiedad , humana providencia , es la difcrccion, y 
conocimiento de los talentos , para repartirles las ocupaciones : por- 
que lo mas ordinario es aplicar las períonas á los minifterios para que 
ion menos apropofito , y de aqui nacen los errores , que á los hom- 
bres mas ferios les dan materia de rifa , y llanto. Con una luz en la 
cftacion mas abrafada del Sol , quando parte los términos del me- 
diodía, buícaba otro Filoíofo, con no menor feriedad, uno que fuef- 
fe hombre cabalmente , y a tanta luz no le defeubria 5 enfenando , 
que con todas ellas diligencias fe han de íolicitar los que ion hombres, 
y tienen talentos de racionales, para encomendarles los pueílos : por- 
que fi reconocida la necefidad del miniílcrio fe buíca el fugeto que 
mejor le puede fervir , y fe dan los hombres a los empleos , no los 
empleos a los hombres , fe encontraran muchos hombres deíocupa- 
dos , y mal embarazados muchos pueílos. Si fe pufieran en íu lugar 
todas las cofis , fe verian todos los hombres empleados , y todos los 
empleos afsiílidos j pues los hombres que no nacieron para manejar 
el peío de un oficio con el caudal , los deílind la naturaleza para que 
llevaíTen la carga con las fuerzas , y diílinguib los genios ingenuos, 
y íerviles , para que en ella fe tomaíTe la lición mas fegura de no er- 
rar la aplicación. En trocandofe la EÍpada con la Toga, y en dándo- 
le a la Toga el gobierno de la EÍpada, ó a la Efpada, que regule mas 
leyes que las que aprendió en la milicia de rebefes , y tajos , les falta- 
ía precifamente hombre a los empleos , por no faber acomodar pa- 
ra los empleos los hombres 5 pero en fineíle es achaque tranfeenden- 
tal , y muy antiguo de la diípoficion humana , incurrido por fer en 
todos figlos tan corta de viíla j con que ya mas debe caufar infeníl- 
bilidad , que burlas , ni lagrimas. 


D z 


CA- 


LIBRO PRIMERO, 


i8 

CAPITULO V. 

a T>ISE^ 0KE%_ SU F 0 C ACI OKy 

y la mudan-^a de ^pida, 

Anifieftamcntc dio a entender Dios, que el haber IL 
brado a cfte fugeto de tantos peligros como le arrie** 
nazaron en el mundo , no era para dejarle pere- 
cer en ellos j pues aunque él los amaba con deD 
alumbramiento , queria Dios formar del veneno 
de la vibora el antidoto para mejorarle , y labrar 
de un corazón muy enamorado de la vanidad del figlo un amante fi- 
nifsimo de fus perfecciones : y afsi fue reduciendo fu olvido por los 
medios mas fuaves, que fon ordinariamente los que mas obligan , y 
atan los naturales generofos, ya que los Riertcs no hablan obrado en 
íu refiftencia. 

2 Dióle la batería por los lados adonde moftraba mayor incli- 
nación ( dulcifsimo modo de conquiftar) y ganóle con íus mifmos 
afedos 5 que fue ganarle las armas. Tenia una hermana fola de par- 
te de fu Padre , y amabala con gran ternura , porque lo merecían 
fus muchas prendas. Eftaba efta Señora en Palacio por Dama de la 
Rcyna , al mifmo tiempo que él ocupaba la plaza de Confejero de 
las Indias , y afsiftiala con grandifsima puntualidad , y fineza. Quiíb 
Dios tocarle en lo mas feiifible, y quandoél fe moftraba confia her- 
mana mas atento, la fobrevino una enfermedad tan grave, que de to- 
do punto llegó á eftar defahuciada, dandofela medicina por venci- 
da , y defefpcrando la eficacia de fus remedios. Efperabaíe por inf- 
lantes fu temprano , y arrebatado fin , como el de la rofa , que ape- 
nas rompe el boton , quando la deshoja el viento , y el Sol la que- 
ma , y la convierte en polvo. Con efte cuidado , y dcfvélo pasó fin 
dormir la noche de mayor peligro , y en que , fegun los juicios hu- 
manos, fe temia que cípiraíTc. Levantófe muy temprano , y con efta 
anfia , y congoja fe fue a los corredores de Palacio a faber fi habia 
muerto , arraftrado del amor humano ; y era que el Divino diípo- 
nia fus triunfos por eftos medios. Digeronlc que no 5 pero que el 
aprieto era el mifmo , y afsi podia recelarfc por inftantes. Quedófe 
en los corredores folo , y afligidifsimo , aguardando el ultimo rebato j 
y con eftas turbaciones , que le fobrefiltaban el corazón , pufo los 
ojos en el Cielo : aunque confufo de fus errores , y fus coftumbres, 
. te- 



VIDA DED. JUAN DE PALAFOX. 29 

tenía miedo de levantarlos para pedirle favores. Dióle animo la con- 
goja , y confianza el afeito , aunque retaraada de la indignidad , y 
vuielto a Dios , le inílabaafeduofifsimamcntepor lafalud de fu her- 
mana , haciendo voto , fi le concedia ella merced, de no veftirfc 
feda en toda fu vida. Ya la gracia empezaba a triunfar , pues confie- 
o-Liia por defpojos-dc fu primera vidoria los adornos con que el 
mundo disfraza , y hermofea fus pompas vanas. O fccrctos de Dios! 
O, Señor, por donde encaminas el defnudarnos de nofotros mifmos, 
y trabemos a ti, quando vivimos mas apartados de tu conocimiento ! 
Dentro de muy poco tiempo como hizo eílc ofrecimiento a Dios, y fe 
obligó por votoUcfnudar el faufto, le dieron nueva de que la en- 
fcrnia habla mejorado 5 y defde entonces fe fue confirmando decla- 
radamente el vigor de la naturaleza centra los riefgos de la cnterme- 
dad, aunque fe dilató la convalecencia : coiifiguiendo Dios con la ía- 
lud corporal , que comunicó a fu hermana , los principios de la cl- 
piritual fuya, que andaba tan pcligrofa, logrando para si el bench- 

ció de mayor importancia. r j-r 

2 Trahiale también el mundo muy defvanecdo con lu diícrc- 

cioii , muy enamorado de fu aplaudida cloquencia , y^ con gran c 
anhelo de letras , y fabiduria humana , en cuyos cgercicios ocupaba 
las mas horas del dia. Era ambiciofo de eaimacion , y de aclama- 
ciones , y á mas de los aplaufos que acaudalaba por medio de ellos 
eftudios,le eftimulaba también la ambición de crecer, y de medrar, 
vde llegar 1 merecer los mayores , y mas preeminentes pueftos de 
la Monarquía. Pero Dios , que no fe defeuidaba en cortarle los pa- 
fos que podian encaminarle a fu perdición , y atajarle los tropiezos 
Que le embarazaban elfeguit fus llamamientos le armo los lazos 
para aprifionarle dulcemente dentro de fus mifmas imaginaciones. 
Murió a cfte tiempo enla Corte un fugeto de grande tama de letras , 
cloquencia , y retorica , y aclamado por Orador infigne. Debía de co- 
nocerle, y venerarle como los demas , porque fiempre foe inclina- 
difsimo a los hombres de letras , y los honraba con grandiísima D- 
inifion : pudo fer que concutrieífe d fu entierro, acafo con pcnfamien- 
tos muy^diferentes de losque facó, pues al volverfe a fuca^ no po- 
día apartar de si eftas voces, y difeutfos tan penetrantes; 

res vano? „ Quó pretendes ? A qué afpiras ? Bufeas fama de Ota- 
dor> DefeYopinion de dofto, de eloquente , de entendido? 
Mita, contempla aquel Orador tan celebrado , tendido fobre un 
paño de bayeta , atiéndele , que nohabla , y te dice , y te perfu. 
L mucho mas, ciados los labios , la lengua fin movimiento , m 


5 ? 


55 


55 


35 

35 

35 

33 


?o LIBRO PRIMERO, 

eípiritu , que quando admirabíis íus claufulas , y íiis cadencias , y 
encarecías fus conceptos, y fus difcurfos. No le defienden fus eftu- 
dios, no le eximen fus letras de la corrupción , que te le propone 
horrible , de los gufmos que le bufean para paño. 

4 Acaeció tamoicn entonces la muerte de un gran Señor , Pre- 
fidente de uno de los Suprc.mosConfejos, muy praftico, y confuma- 
do Miniftro en las materias de Eftado, de mucho séquito de todo 
el cortejo de la lifonjaque arraftra el mundo , y avafalla el poder , 
de eftremado regalo , y oftentacion en fu perfona , y en fu familia ’ 

que era junto todo quanto podia abrazar fu ambición, y conquiftar 

fu antojo. Hallbfe en fu entierro , y en lo mas interior de fu animo 
empezó a razonar configo ; „ Qué codicias necio ? Poder , Prefiden- 
- das , riquezas , grandeza, guftos, regalos ? Abre los ojos , que adn 
eftas ciego, y confidera aquel Prefidente, poderofo , tico , aran- 
de repkdo , reducido á menos de fíete pies de un ataúd, rodea- 
do de hachas, que alumbran mas fu miferia , que fu faufto; que 
le llevan a enterrar , y á fer morador , y compañero de la corrup- 
ción, del aleo y de los gufmos. Efto es lo mas que puedes con- 
leguir , dando a tus defeos la rienda mas larga , y dejándolos cor- 
rer con las mas hinchadas vclas 5 y defpues de confeguido , es tam- 
bién efto en lo que has de parar , como él , con un fin incierto, y, 
una inerte aventurada; y pues qué engaño te conduce a andar co- 
pendo ayre de vamdad, quando es precifo que caygas en tierra de 
horror y de defprecio ? O afeftos ambiciofos , y mundanos ! 

Lito ' " 

5 Con eftas baterias tan fiiertes , aplicadas d las mas vivas indi- 
naaones empezó el Cielo á rendirle, y á entrar con fuavidad pode- 
rola , y eficaz el omenage de fu alvedrio ; y confiderando , que con 

erras , con fama , con opinión, con grandezas, con pueftos , con 
regalos no podía efeaparfe de fer aHmento de la corrupción , y cebo 
de la podredumbre, y que fola la verdadera virtud burla elfos afiltos, 
y fale triunfadora de elfos infultos , refolvió romper de una vez los 
lazos de fus paflones , y mudando vida , mudar afeítos , pretendien- 
do confeguirla opimon y las riquezas, que pafan en la vida que no 
le acaba, y defpreciando todo lo que muere con cita , y fe reduce 

al polvo , y la ceniza , de que lo temporal , y humano conlta , y fe 
compone. ^ ^ 

6 El primer pafo para aíTentar bien el pie en eíla vocación, era 
ampiar lu alma por medio del Sacramento de la Penitencia , y hacer 

una 


33 

33 

35 

33 

3 ? 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. ^ i 

una confefion general, precediendo a ella un examen rigiirofo de 
fu vida , y acciones paladas. Para dk tiempo a ePee examen, y ave- 
rioxiacion, y que fueífe exaaifsima , determino entrar en los egerci- 
cios eípirituales , que ion los que diíponen para hacer una confedon 
clara , cabal , y fruduoía j y afsi los empezó con acuerdo , y comu- 
nicación del Confefor , y Padre efpiritual , que habia efeogido para 
formar contra si mifmoun reótifsimo tribunal. Señaló para íu Con- 
ícíor un Religioío Defcalzo del Convento Real de San Gil , no dif- 
tante de las caías donde adualmente vivia (fon eftos Reiigiofos de 
la Recolección , y defcalcéz de San Francifeo , renovada con el efpi- 
rku aufterifsimo de S. Pedro de Alcántara) varón verdaderamente 
prodio-iofo , de cuyo inílituto pobre , rígido , y mortideado fue fiem- 
pre devotifsimo , por argüir de fu mifmo natural, que para confeguir 
Lkoria de nueftras paflones , y confervar la perfección de aquella 
tranquilidad que goza el efpiritu por medio de efte vencimiento, es 
menker tratara la fragilidad humana tan defabridamente 5 y por 
la devoción , y enfenanza que lograba de^ la comunicación de elfos 
Reiigiofos , pafaba muchos tiempos del ano retirado eníu clauíura, 
y cedido a fu regularidad , fiendo admiración de los mas obíervan- 
tcs y puntuales 5 y con eífa familiaridad tan interior que travo con 
ellos, tuvo ocafion de conocer , y comunicar eftrechifsimamente los 
varones de mas fehalado , y elevado efpiritu , que en aquellos tiem- 
pos florecieron en tan fanta , y provechofa reforma , con los quales 
defabrochaba lo mas intimo de fu efpiritu, como los que folamente 
entendian el Icnguage, y el eftilo del Cielo, tan ignorado de los 


7 Entre eftos Reiigiofos tan perfeítos, eligió para hacer fu con- 
fefion a uno de los mas dodos , cfpirituales , y penitentes : fiendo ci- 
tas las prendas que han de concurrir en el que huvicre de dar reglas 
para enmendar la vida, y entrar feguramente en el camino que guia, 
y lleva a la verdadera felicidad. Bufeaba en el Confefor la doati- 
na Y el efpiritu, no la blandura ; y afsi era confejo fuyo en los anos 
mas maduros , y experimentados , y le repetía muy ord.nanamente, 
que en el perfedo Confefor , como en el Juez , mas había delobre- 

fahr la feveUad , que el agrado ; y que fobre ^ “p 

cho, que losConfefotes, para aprovechar en aquel Tribunal ocjní- 
fimo , y dar documentos de falud a las almas que llegan a íus pies , 
ei^ercitaífen en si miímos la mortificación , y la penit i ' 

8 Con un Reli<viofo de eftas calidades dio principio a fus ejer- 
cicios, é hizo fuconfefion , fm omitir diligencia para que nolek 


^2 LIBRO PRIMERO, 

cfcondieíTe el mas ligero aromo de quanto había obrado en fu vida, 
a la luz con que defeaba defcubrirlo con la exprefion , y borrarlo 
con el arrepentimiento , reprefentandole a Dios , con la amargura 
verdadera del corazón , todos los anos perdidos , para recobrar con 
el dolor , lo que el divertimiento , y la infenfibilidad habían malo- 
grado. La confefion la perficionb, aun mas con los ojos, que con losla^ 
bios,mas conlas lagrimaSjque con las voces,pues era tal la avenida al re- 
ferir, y pronunciar fus defaciertos, que decían m.as los gemidos, y los 
follozos, que las palabras. Viendo el Confefor fehales tan maniheílas 
de fu enmienda , y un teftimonio tan claro de que en aquella con- 
yerfion obraba la mano poderoía del Altiísimo , le confold , y ani- 
mo mucho , y le confirmo en fus íantos propoíitos 5 y entre otras ra- 
zones le dijo unas muy prudentes , y efpirituales , que fe le quedaron 
fiempre imprefas en el alma, para defpertador de fu obligación, y 
aliento de fu pufilanimidad : Que mirújfe , que le f acaba Dios de entre 
muchos que dejaba condenar , para que k firViejfe muy de Jeeras. 

9 Los efedlos de la Confefion íe dieron luego á verificar 5 y á 
conocer, porque le parecía que andaba rodeado de una luz clarifsi- 
ma , que le defeubria los defpenaderos , por donde halla allí había 
expuefto fu Alma al ultimo peligro , y le enfenaba el camino, y la 
fenda por donde, apartado de tantos precipicios, había de emprender 
la falud , y la feguridad. Ella iluílracion , y luz del eftado en que íe 
hallaba , y del que había íalido , era mucho mas clara , que fi la vief- 
fe con los ojos del cuerpo : fin poder dudar , que fueííe claridad 
que Dios le comunicaba , pues nunca el Demonio forma luces para 
femejantesefedos, ni con ellas efearmienta de los tropiezos en que 
nos derriba , ni defciibre las huellas que nos falvan. Quedóle tam- 
bién de la confefion, á mas de eíla luz inteledual , que le rodeaba 
todo , como fi ftiefie vifible , una gran íerenidad en el animo , y una 
quietud de fus paflones , y afeólos , la qiial le duró por mucho tiem- 
po , como fi le huviefíen mudado la naturaleza 5 y juntamente con 
cílo, una anfia viviísima de hacer aíperiísima penitencia, y empren- 
der una vida tan mortificada , que pone aíombro : que todo lo de- 
mas fin eílo fuera muy fofpechofo 5 pero efta es la piedra de toque 
donde no fe hace lugar la falíedad ^ ni íe confiente 

el engano. 


m 



yiDA DE D. }UAÑí DE PALAPOXi 
CAPITULO YL 



ÍDE LAS M0(^TIFICACI0NES, Y ^ENÍTEKCm 

con que empego a affegurar fu llamamiento. 

I ios hombres deíHe que nacen Conocieran con cla- 
ridad el fin para que nacieron , no darian lugar a 
que fe introdugeíTen en fus corazones tinieblas tan 
cerradas , que para deshacerlas es necefaria toda 
la adividad , y fuerzas de la gracia , que como luz 
verdadera , amanece a la noche de nueftra igno- 
rancia los caminos , y nos aparta de los defpenos. Pifan la juventud, 
y la mocedad las fendas mas inciertas, y no fenalan en ellas los palos, 
porque no los afsienta el juicio , Tiendo por ello fus rumbos tan difi- 
cuitofos de conocer. Tan peligrofo golfo es elle , en que hierve, 
tumultua la fangre , como en el mar lo hinchado de las olas , que 
corren comunmente tempeftad en él, aun los que tienen por fu pro- 
fefion mas eftrechas obligaciones. En todas las edades fenala frequen- 
tes ruinas la fragilidad humana , que derribada del interior pefo de fu 
barro, apenas hace pie , ni tiene confidencia en un afedo: Tiendo 
contradicción concordada , aun mas que maravilla , que con fer los 
hombres tan pefados de corazón , es todo lo que bufean , y aman en 
el mundo ayrc , y vanidad 5 pero parece , que con mayor difculpa 
( aunque fiemprc Tin razón ) en la juventud , donde enganan , y di- 
vierten las flores , fin percebirfe el aípid. 

2 Lloraba elle atolladero la luz clariísima de la Iglefia S. Agufi- 
tin, hallandofe caído en él a los treinta aíios de fu edad , - y dilatando 
de uno en otro dia el falir de fu peligro , y afirfe de la importancia 
verdadera , como fi huvieíTc feguridad en la dilación y cada dia 
con irrevocable daño , no amenazaífe a fer el ultimo , quando ío- 
lamentc es cierto que los bienes que amamos ciegamente huyen con 
los dias , fe defaparecen con las horas , y fe dcfpenan con los inflan- 
tes. Hallabaíe nueflro Don Juan á los veinte y ocho anos de fu 
edad tan florida , y liíongeada , no menos metido en los enganos, 
y las ilufiones del mundo , que Aguflino a los treinta , quando le 
encendió Dios el corazón en el amor abrafado de la fabiduría eterna, 
que ni fe afea, ni fe muda, deípreciando todo lo caduco , y fugitivo, 
y tratando de buícar dcfde luego , no por ligereza , y cumplimiento, 
ñno de veras , íln remitirlo a mas largos plazos ^ aquella felicidad 

E de 



LIBRO primero, 

de la virtud , que da íerenidad a los deíeos , quietud a los afeólos, por 
íer lo que únicamente llena , y fatisface las ambiciones mal conteni- 
das 5 y peor contentadizas de nueftra voluntad» 

^ No habia llegado a cumplir los treinta anos de Aguftino , 
quando herido , y aíaeteado el corazón con las flechas de los amores 
divinos , que embriagan , y íacan de si al alma que los padece , em- 
pezaron a caufarle horror todos los dcíperdicios de fu vida palada , y 
aunque en la verdad habia corrido los términos de la juventud muy 
diftrahidoj pero no tan rota, y desbaratadamente como acoftumbran 
otros Cavalleros mozos de fu calidad j porque Fue íiempre íobrema- 
ncra meíurado , y recatadiísimo. Las traveíuras, que llaman moce- 
dades, y los ordinarios divertimientos a que convidan la nobleza, los 
pueftos , los aplauíos , que todos ion en el mundo tropiezos, y los la- 
zos que frequentemente arman las ocafiones , que fe hallan hechos 
aun mas que íe hacen, le habrían embebecido , o tiranizado mas de 
lo que debieran las principales atenciones de fu íalvacion. Herido , 
pues , y abraíado con el fuego de aquellas puntas , que íe forjan , y 
íe encienden en la fragua del amor celeftial , empezó a llorar amar- 
gamente el haber confentido , que corrieííen tantos años , y los me- 
jores , arraílrados de un enagenamiento tan perjudicial para lo que 
folamente importa , que es lo eterno , procurando recobrar , y me- 
jorar con la amargura del dolor el' tiempo perdido , para ganar , y 
comprar con el tiempo loque no íe mide con el tiempo, 

4 ‘ Aiin vivía por efte tiempo fu madre, pradicando con el egeni- 
plo , y con la enfehanza aquella reforma religioíirsima que fundó 
en el Convento , a cuyas paredes redujo quanto en clfiglo habia lle- 
nado de vanidad j y a fus oraciones, y lagrimas fe puede atribuir k 
reducción , y converíion del hijo , a quien habia intentado matar 
aun antes de nacer, queriendo que ahora nacieííe para Dios , reengen- 
drándole de fu llanto , y de fus fervores , para defagraviar por eñe 
camino , madre verdadera , el crimen de haberle querido quitar la 
vida natural , como madraftra : conílituyendofe dos veces madre íu- 
ya en una vocación tan maravilloía, como Monica de Aguftino. Be- 
neficio que él mifino confefaba , y atribuía a efta Señora tan pcrfec- 
taj pues habiendo borrado , y fatisfecho con treinta anos de Religión 
auftéra , y penitente, la liviandad de haberle concebido para el mun- 
do , conformando tan cabalmente los anos , bien fe puede entender, 
que mcrecieífe íu deíengano , y enmienda , ganándole para Dios , y 
que fobreviviefle dos años a efte renacimiento fobrenatural felicif- 
íimo 5 para morir gozoía con tales noticias , y recibir el premio de 


Vida de d. juan dé pálafox. 3 5] 

tan bien logradas aíperezas , y mortificaciones. 

5 Las que el hijo emprendió defde luego para zanjar , y afc- 
gurar fu vocación , fe conoce bien , que fueron Éutos producidos de 
las que fu madre fembró , y cultivó en tantos anos. La primera di- 
ligencia que hizo fue echar de íu caía todas las alhajas de eftimacionjy 
de precio , y la plata con que fe fervia , defiiudandoíe en lo exterior, 
para reformar el animo 5 no quedando en íli cafa alhaja que no fuef- 
íe muy modefta , y no dieíTe mas indicios de pobreza religiofa , que 
de profanidad de Señor. Por la devoción que tenia á San JuanBau- 
tifta , habia refervado una lamina , adornada de una guarnición , y 
moldura de plata , fin que huvieíTe hecho reparo en eíío , ni preten- 
dieíTe confervar en el afeóto la moldura , fino el Santo. Miróla un dia 
con mas defcngañados , y devotos ojos , y parecióle , que la moldu- 
ra fe enrofcaba , y cenia a la lamina á manera de culebra 5 imagina- 
ción con que le dieron a entender el peligro que tienen las aficiones 
a las cofas temporales, efcondiendofe la ferpicnte que engañó, y der- 
ribó a nueftros primeros Padres , aun en lo que parece tan juftificadoj 
y que es menefter vivir con grandiísimo rezelo de nueftras inclina- 
ciones, quando juzgamos eftar mas libres de ellas en lo fuftancial 3 
pues por cofas ligerifsimas fe nos vuelve a introducir el enemigo , y 
con futilifsimas aftucias , poco a poco fe va apoderando otra vez del 
corazón. Al punto quitó , y dió la guarnición de plata , mandando 
poner a la pintura una llana de madera, con que redujo fu cafa aun 
adorno de grande edificación , y pobreza, 

6 Sobre el voto que habia hecho de no veftir nunca feda,por al- 
canzar de Dios la falud de fii hermana, fe defnudó en lo interior de 
quanto podia fer delicia , y regalo , quitandofe totalmente el lienzo 
en fu perfona , y en la cama. Mandó hacer unas túnicas de jerga , ó 
eftameña gruefa , las quales trahia en lugar de las camifas , y de la 
mifma tela fe cortaron las fabanas para la cama , quando dormia en 
ella, que era muy raras veces. Los calzones eran de un poco de an- 
gfo bailo , y las medias de eftambre groferas , fin que interiormen- 
te admitieífe mas aliños , ni adornos. Lo exterior era modeílifsimo, 
y decente , pero mas proporcionado a la ocupación , y al puefto 
que egcrcia , que a lo interior tan dcfoalzo , y recoleto : una loba de 
lanilla , ó farga , y manteo de paño , ó bayeta ; vellidos con que di- 
ferenciaba los tiempos , y cubría mas el miniílerio , y la plaza de 
Confejero, que el animo reformado de Don Juan de Palafox. 

7 Durmió mucho tiempo en ellos primeros anos debajo de una 
cfcalera fecreta de fu quarto , en el hueco eílrechifsimo que ella ha- 

E z cía, 


36 LIBRO PRIMERO, 

cia , fobre una tabla defnuda 5 y el abrigo , y prevención que fe po- 
nia para entrar al repofo de efta cama tan blanda , y regalada, era 
un habito de Capuchino, fin otra cubierta , ni manta. Tiendo los Trios 
que padecia en elle deTabrigo tan intenTos , y riguroTos , que To- 
lla decir alas períbnas que comunicaban Tu eTpiritu , que éralo miT- 
mo que Ti toda la noche le eftuvieíTen remudando camiTas de yelo. 
Quando le moderaban efte rigor , y mejoraba de cama , era alter- 
nar la aTpereza con un jergón de pajas Tobre unas tablas , una man- 
ta raída , y la capa , ó capote que trahia dentro de caTa j y aqui tam- 
bién dormia vellido. Si alguna vez le obligaban a acoílarTc , y deT- 
nudarTe , Te Tervia de las Tabanas de eílameña pueftas Tobre el jergón, 
fin añadir mas cubierta que la manta , y el capote , con que ni la 
blandura era mas mullida , ni el abrigo mas templado. 

8 Ordinariamente Te levantaba a tener oración a las tres de la 
mañana 5 ello en todos tiempos, y otras veces mas temprano: y co- 
mo Te hallaba íolo , y cerrado en fu quarto , alzaba muchas veces las 
voces , y los gritos al Cielo refiriendo íus culpas , bañado en lagrimas, 
y pidiendo el perdón de Tus paTados deTaciertos. En la oración, y en 
eílas ternuras , y gemidos , cauTados de Tus culpas , perTeveraba dos, 
y tres horas , y hafta que abria la puerta de Tu quarto para que cntraT- 
Ten los criados andaba deTcalzo de pie , y pierna , vellido con íu 
abito de Capuchino. En el retiro de ellas horas , en que vivia abílraí- 
do de los cuidados domeílicos, hacía muchos egercicios de humildad, 
-harria el Oratorio, y le limpiaba, mas con los labios, que con las ma- 
nos,y en fin todo era mortificarTe, y deTpreciarTe para echar los mas 
Teguros cimientos al edificio de la virtud. 

' 9 Eran muchas, y quotidianas las penitencias : tomaba todos los 
dias aíperiTsimas diTciplinas , en que vertia mucha Tingre , por íer 
los inílrumentos con que Te las daba de alambre , y de hierro : redu- 
ciendo íu cuerpo con elle rigor a la obediencia Taludable del eípiritu. 
Continuamente trahia cilicio fuerte , y recio , y muchas veces tres , 
y quatro , unos de latón , otros de cadenillas , otros de hierro en for- 
ma de cruz , con puntas muy agudas , y penetrantes , y los mas fiia- 
ves, y blandos eran de efparto, cordeles , y cerdas. Los ayunos, y abf- 
tinencias eran muy ordinarios , mortificandoTe en todo aquello a que 
moílraba güilo , é inclinación Tu natural , dando Tolamente lo nece- 
Tario al Tuílento , y nada al apetito. Ellos fueron los principios de elle 
te Soldado valeroTo de Chriflo , que publicaba guerra tan Tingrienta 
contra Tus afeólos : bien que no egecutó cofa alguna gobernado íola- 
mente por Tu propia voluntad , porque todo lo participaba a Tus Con- 


vida DE D. jUAN DE PALAFOX. ?7 

fefores, á cuya dirección vivió fiempre muy fubordiiíado. 

CAPITULO VIL 

LLAUáLE S)I0S a MáÍO%_ >pe<i:feccion. ©E VWA, 

y refuehe ordenarfe de Sacerdote. 

OCO hay que fiarfe de la perfeverancia en lo de- 
leznable de nueftra naturaleza: en todas materias, 
a ninguna cofa vive tan íujeta como a las mudan- 
zas , y en lo bueno mucho mas , por eftar tan ef- 
tragada , y tan inclinada de fu mifmo peío a todo 
lo defordenado, y vicioío. En empezando abrotar 
en nueftra tierra algún amor ala verdadera virtud, es menefter cul- 
tivarle , fm levantar la mano 5 porque por momentos porfían a rom- 
per en el campo del hombre efpinas , y malezas, que ahopn los 
buenos propoíitos que en él nacieron. El poner Dio^a Adan en el 
Paraífo para labrarle, y defenderle , fue una lición efpiritual de co- 
mo habia de hacer paraíío íli alma , guardándola , y cultivándola 
íiempre 5 porque en deícuidandofe de efta labor , de paraiío , y jar- 
din, muy enbreve parará en bofcage. La perfeverancia en la perfec- 
ción fe aíTegura con caminar , y crecer mas,y mas cada dia 5 y quien 
fe detiene , juftamente puede recelar no caiga. 

2 Queria nueftro Don Juan afianzar fu vocación , y que no 
parecieífe llamarada. Hay algunas mudanzas de vida , que prenden 
en eftopa , y afsi pafin el fiiego , y el calor de eftos fervores fubitos 
con o-ran prifa , y mueren de repente , aun apenas nacidos. Todo 
fu cuidado era el períeverar : y para efto , ninguna cofa juzgaba tan 
eficaz , como cerrar de una vez la puerta a todos fus afeólos , e in- 
clinaciones. Habia experimentado , que defde nino le arraftraba el 
figlo con gran fuerza , y le llevaba tras sí , defcaminandole de feguir 
cfpartido delaiglefia, á donde fu Padre le enderezaba. Recelaba- 
fe fiempre de fu natural , y que figuiendo al mundo , y cafandofe, 
ni era pofible continuar el modo de vida que habia comenzado, con 
nota de parecer inconftantcj y lo principal, faltará la feguridad 
de íu conciencia , y al trato interior , y abftrahido de Dios j y pon 
derando todos eftos peligros , reíolvio tomar eftado irrevocable , y 
ocurrir con efta determinación á las baterías porfiadas que pudieífen 
darle fus penfamientos. 

2 No feria dificukofo el vencer configo emprender el eftado 
^ de 



5^ LÍBRÓ PRIMERO, 

de Religiofo , aunque fueíTe Defcalzo , pues ya era Capuchino , y 
anadia al habito con que fobre la tabla dormia de noche debajo de 
la eícalcra ( pero mejor diremos fe quebrantaba) tantos cilicios , tan- 
tas difciplinas, tantos ayunos, que aun ellos no los pradican por fu 
profefion, ni por fu Regla : con que no le efpantaria el Temblante 
de la penitencia , por fevero , ni rigido. Queriale Dios feglar en 
medio de la comunicación , y los pueílos mas honrofos que reparte 
el mundo, y en ellos , con unión raras veces vifta, le queria Religio- 
íb Capuchino , y Defcalzo , para que en fu Iglefia fueífe egemplo, y 
dodrina á los Sacerdotes , y a los Prelados de la perfección que eílios 
cílados piden , y de lo que fe puede egeciitar por medio déla gracia, 
aun fin vivir en el retiro de los Clauftros , y para efto le infpiró, que 
convenia fe ordenaííe de Sacerdote. Abrazo la inípiracion con pron- 
tifsimo animo , por conocer fe negaba del todo , por medio de ella, 
á las efperanzas del figlo , y que fe abftrahia de los alhagos falfos con ' 
que por muchos caminos debia de brindarle, á no defamparar fus 
reales , y romper fus vanderas : fellando con el carader indeleble , 
que el Sacerdocio imprime , los términos á fus imaginaciones , y re- 
nunciando las lifonjas de crecer fu eftado , y adelantar fu linage , 
íi le guiaíTe fu deftino á admitir el Matrimonio. 

4 Bien reconocía con laviveza de fu gran juicio, elevado ya 
con las iluftraciones de la gracia , las dificultades que abrazaba en sí 
efta nueva empreía , y laíublime perfección que íe requería paraaf- 
cender a un grado, digno folo de que le ocupen Angeles , no hombres j 
(tan ñn refabios de tierra debieran íer, y tan lejos de las imprefiones 
peregrinas , y eftranas de íu pureza , debieran vivir los que íe dedi- 
can a tan real , y regalado minifterio ) pero confiando vencer ellas 
diftancias con el brazo del que todo lo puede , y alentando íu defina- 
yo a entender que lo podria todo con la aísiftencia de quien con- 
fortaría íu flaqueza , y infundiria brios a fii debilidad j no íe rindió 
cobarde , o tímido a eftas coníideraciones 5 porque el denuedo de íu 
animo le provocaba ya varonilmente a no perdonar trabajo eníegui- 
miento de la virtud : pues deíanimaríe para no entrar en íu generóla 
milicia , con que la perfección pide muchos requifitos , es viíoneria 
con que de ordinario nos engana nueftro enemigo, y nos empereza, 
y entorpece, aííegurando con eíle ardid nueílro mas afeminado ven- 
cimiento. 

5 Hombres han de merecer el Cielo ; hombres han de llenar los 
pueftos de la Igleíia Militante , que por ello íe llama aísi , porque 
confia de combates , y peleas , íiendo las mas íangrientas , y arrief- 


vida de D. Juan de palafox. ^9 

gadas las de nueftras mifmas pailones. Para los hombres inftituyó 
Chrifto nueftro bien los Sacramentos , no para los Angeles, fuplien- 
do fu gracia las menguantes de nueftra naturaleza : con que fi uno 
de ellos es el del Orden , no habria quien le egercitaíTe, confideran- 
do lo que excede íu perfección a nueftra infuficiencia. No pueden 
fer iguales, ni los méritos, ni las perfonas: es necefaria efta defigualdad, 
y diferencia, aun entre los que fe hallan en un mifmo grado , porque 
ion en el Cielo diferentes las Gerarquías. Padece fuerza , y violencia 
el Reyno de los Cielos , porque le afaltan , y le aportillan los que fe 
hacen violencia a sí mifmos , efto es : los que violentan , y enfrenan 
las baftardías de fu natural , que con el pefo délos afedos, y las in- 
clinaciones , naturalmente fe derriba acia la tierra de donde falió , 
agravado de fu mifma pefadumbre, y es necefario para mantenerle, y, 
confervarle en pie , violentar lo que la naturaleza impele , y elevar , 
mal de fu grado , a fuerza de eftimulos, y aguijones, que fon las mor- 
tificaciones , y las penitencias, el defmiyo, y entorpecimiento con 
que nos dejamos caer al centro de nueftra miferia , y perdMon j ^ 
los que por no obrar con efte tan provechofo corage , rebufan los 
Eftados que piden a los hombres perfedos , no fe pueden llamar 
esforzados. 

6 Nada de efto le acobardo á nueftro Varón robufto , que 
enamorado verdaderamente de la virtudj las afperezas qué habia de 
vencer, y los trabajos que habia de contraftar , para merecer 
la hermoíura que no fe marchita , le parecían fáciles , y deley- 
tofos. Todo fe le hace muy leve a quien de veras amaj y 
quando atentamente fe confideran las defeomodidades , y afa- 
nes por que pafan los amadores enganados de lo caduco , en me- 
dio de los que faifa mente fe llaman guftos , fe conoce en efta con- 
trapoficion tan experimentada , que las delicias verdaderas ion las 
que en el camino de la virtud efpantan , como fi fueíTen efpinas. Co- 
munico efta reíolucion , para gobernarla con todos los aciertos que 
la prudencia di¿ta , a muchos hombres do£tos , y eípirituales , que 
ion los Confejeros mas feguros 5 y pefados en la balanza de la razón 
fus motivos , aprobaron uniformemente fu vocación , y que conve- 
nia no dilatarla, pues Dios le llamaba con impulfos tan declarados, y 
fuertes, que el detenerfe feria ingratitud, y aun paieceria refiftencia. 
que con efta mudanza de eftado no dejaba reíquicios por donde el 
mundo volvieífe a efpiarle el corazón y en efta nueva efcuela de 
perfección , que el eftado Sacerdotal pide , entraría a cultivar con di- 
ferente eftudio los campos dilatadiGimos del hombre interior , da 


40 libro PRIMERO, 

quien los mas viven tan ignorantes , que aun no le faben el nombre* 

7 Las Ordenes no quifo recibirlas todas juntas, Tacando extra- 

tempora 5 fino obfervar los interfticios , b intermedios que la Iglefia 
difpone. Lo primero , por no alterar efte prudentirsimo eftableci- 
miento. Y lo íegundo , porque como íe juzgaba tan indigno de tan, 
íublime citado , pretendía ir venciendo parte de cita infuficiencia 
con las aíperezas , y mortificaciones quebabia de egercitar de unas 
Ordenes a otras. Recibió las Ordenes menores , y aunque comulga- 
ba de ocho a oeno dias , íegun la dirección con que había empeza- 
do el libro nuevo de fii vida concertada *. ya ordenado , fueron las 
Comuniones mas frequentes , y afsi comulgaba dos veces cada fe- 
mana. En las Témporas figuientes fe ordeno de Epiítola,y defde 
efte Orden haíta el de Evangelio , las comuniones eran á tercer día. 
Sucefivamente , fin perder tiempo, caminó en fus propofitos , y def- 
de que fe ordenó de Evangelio, haíta que últimamente afeendio 
al grado altiísimo de Sacerdote , las comuniones fueron quotidianas, 
Al mifino pa,ío que recibía las Ordenes , iba creciendo en virtudes , 
y adelantándole en los firutos del eípiritu 5 pues era efta la atención 
principal que había tenido á no fubir de un golpe á cite celeítial mi- 
niíterio, fino ir contando los tiempos , y los paíos con la mediracion j^ 
^ tomaríc cuenta riguroía del apovechamiento. En todas las comu- 
niones , que hizo deíde que empezó á ordenaríe , era fii egercicio el 
pedirle a Dios le conccdieííe por merced coníeguir una virtud par- 
tícijlar 5 y la victoria íenalada de algún vicio, eípecialmente de aque- 
llos que fentia mas poderoíos, y rebeldes en fus pailones : no deíciii- 
dándole el tampoco en adelantarlo con las penitencias nuevas , que 
cada dia inventaba íu denuedo varonil, para afieguraríe de si mifino, 
pues nada temía tanto como íu flaqueza , y íolo de fu mal natural 
deíconfiaba la conítancia 5 y afsi decía , que el camino mas cierto 
para no recelarle de si, era deshacerle por medio de la mortificación, 
y que los arados , y las rejas con que fe labra fruótuoíamente la tier- 
fiempre viciofa del hombre , Ion los cilicios , y las difciplinas. 



VIDA de D. JUAN DE PALAFOX' 
CAPITULO VIII. 


4 ^ 


®B LA nUEFA F0<I{MA A QUE <KEWJ0 SU í>E<!(S0NA 

con el nuelQo e/lado. 

AZON era , y correípondencia debida, que al nivel 
:de la perfección del eftadoSacerdotal íobrefalieíTen 
todas fus acciones, moftrando con ellas el concep- 
to que hacia de la obligación en que entraba. Los 
que faben del hombre interior , y miran con fus 
ojos , alcanzan lo que a los del mundo , todo ex- 
terioridades , y apariencias , parece defalumbramiento , porque no 
penetran fus fondos , como el que gradúa los diamantes con el luci- 
miento de los vidrios por elfo los ignorantes fe burlan de la eftima- 
cion que fe da a las piedras. El mifmo'trabajo les fucede a los efpiri- 
tuales mientras viven entre los que todo ion exterioridad, hafta que a 
ia luz del ultimo deíengaño publiquen fu iníenfatez , y quanto erra- 
ron en llamar locura la vida de los julios, y en penfar que era bageza,^ 
y deshonra la humildad, y defnudez de los virtuoíos. 

2 De repente falib en un trage reformadifsimo , tanto en lo na- 
tural , como en lo artificiofo. Quitdfe el cabello muy bajo, y la bar- 
ba la ajuftd, d a la punta de la tigera, ó a los filos de la navaja. La lo- 
ba , y el manteo fe cortaron de un paño muy ordinario , y el ceñidor 
era una cinta de hiladillo, por defterrar de todo punto de fu perfo- 
na el ufo de la feda. Al palo que antes habia fido muy galan , y cu- 
riólo , y puefto gran eftudio en fus alinos decorofos , y de Señor, 
aunque no afeminados, fue la novedad 5 y la admiración, que cau- 
só en la Corte efta mudanza tan impenfada , en un hombre de poco 
mas de veinte y ocho anos , de tanta gentileza , y buen arte natural , 
no deíayudado nada con el artificio j pues unos moftraban tenerle 
laílima, con decir fe habia vuelto loco otros le llamaban necio*, otros 
le calumniaban de hipócrita jy los mas la ceníuraban por ligereza,afir- 
mando que era impofible perfeveraíTe en eftc modo de vida, y que pa. 
rana en irriíion,y efearnio ella afectada perfección, y virtud. No fe le 
ocultaba nada de quanto fe diícurria, no fiendo la menor^rueba de fu 
verdadero eípiritu , el que todo lo llevaba con grandiísima alegría, y 
confítelo interior, fin que ninguna de cftas noticias le turbaífe , o hi- 
cieííe retroceder una huella de fus ptopofitos , antes si confirmándole 
mas en continuar el camino feguro que habia emprendido , pues em- 
pezaba por fus defprecios. h 



4^ libro primero^ 

^ Para gobcrnarfc en lo efpiritual uniformemente todos los dias, 
y que fus acciones falieííen por una mifma regla, formo un diario de 
lo que habia de hacer, y obfervar , participado , y fujeto a la dif- 
crecion de íus Confeíores, cuyo dictamen no excedía un punto, por 
fiar tan poco de si. La principal obediencia íe la habia reíignado a 
Maria Sandísima, a quien conftituyo íu inmediata Superiora, y Pre- 
lada , para egecutar con íu bendición quanto obraííe , obedeciéndola 
en cada hora , y egercicio , porque no les falcaííe efta circunftancia de 
mas crecido mérito a íus acciones. Todo quanto hacia en obíequio 
de fu Hijo benditifsimo quería que fueífe ofrecido por fus manos, 
por ferlos arcaduces denueftros bienes, y haberla experimentado Ma- 
dre tan de miíericordia en íus graviísimas culpas , intercediendo con 
íu hijo , que le redugeííe del camino que llevaba de perdición 3 y le 
reftituyeííe al abrigo de fu caía, como al pródigo 5 qüe todo efto con- 
fefaba deberlo a la intercefion eficaz de efta benignifsima Señora. 

4 Crecieron con la obligación del eftado las horas de la oración 
mental , que es el teíoro de las virtudes , empezando ordinariamen- 
te ueíde las tres de la manana a entrar en eftc cgercicio , y otras ve- 
ces mas temprano , para diíponcríc con los fervores que excita la me- 
ditación , a celebrar mas dignamente los altiísimos mifterios de la 
Miía. Fueron también en aumento las penitencias , con que fe con- 
ferva íujeto , y enfrenado el natural. Todos los dias tomaba tresdife 
ciplinas , y la primera , y mas riguroía por la mañana antes de decir 
Mifa, que fervia de preparación. Trahia cilicio perpetuo dedia, y 
de noche , fin quitarfele jamas , fino era quando en las enfermedades 
le mandaba el Confefer , que aflojaífe efta penitencia , y fe le qui- 
taííe , y lo mas ordinario no era el cilicio uno folo , ni cfte el mas 
blando. Con eftas diípoficiones iba aguardándola hora de decir Mi- 
ía , y ordinariamente antes de decirla oía otra : luego fe reconciliaba, 
íin que dia ninguno omitieíle efta diligencia, por lograr la gracia que 
el Sacramento de la Penitencia comunica , como la diípoíicion mas 
conveniente para percibir los frutos de la Sagrada Eucariftía 5 y era 
muy rara la vez que fe llegaba a confeíar fin abundantiísima copia 
de lagrimas, tan penetrante era el conocimiento de íu propia miferia, 

5 Decia laMiía con grande diftincion, pauía,y gravedad,y de or- 
dinario ocupaba en ella media hora , por atender a las obligaciones 
del puefto , y hacer lugar a la utilidad publica que eftaba a fu cargo : 
que eftp en la verdad era dejar a Dios por Dios. En algunos dias ío- 
Icmnes , y feftividades de íu devoción , en que cefaban las ocupa- 
ciones del minifterio, fe dejaba llevar del fervor en la Mifa, y tarda- 
ba 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 45 

ba en celebrarla tres , qiiatro , y cinco horas , y á veces feis , y fíete, 
conforme era el Ímpetu del efpiritu , que influye , c inípira donde, y 
como quiere j y quando fe fentia arrebatar de eftos incendios , le de- 
cía al miniftro que le ayudaba que fe falieífe fuera , y no volvieífe 
hafta que él hicieífe fehal 5 y en muchas ocafiones le oían a mucha 
diflancia los gemidos, y los íollozós con que defahogaba los fuegos 
del corazón, que fe exhalan, y fe liquidan en la agua del llanto, feu- 
do en el muy freqiiente inundarfe de ellas avenidas dulcifsimas , que 
como nacen de fuego , no le apagan , fino le lifongean , y le avivan. 

6 Acabada la Mifa daba gracias , y fe dedicaba á las Audien- 
cias , por poder antes de ir al Confejo llevar entendido de los nego- 
ciantes , y pretendientes lo que íe había de tratar , para que fe con- 
figuieífen lós defpachos , fnlos defpechosMe las largas, y dilaciones 
con que martirizan,mas que premian, los Miniílros.Daba las Audien- 
cias con grandifsima^modeília, y fumifon, y á los que no podía con- 
el favor , los alentaba con los confíelos , faliendo todos de fu prefen- 
cia gozofos , y edificados por las razones tan a propofito que mezcla- 
ba en las pretenfiones de lo temporal , con las importancias de lo 
eterno , y ya andaban en boca de todos íus oraciones jaculatorias co- 
mo las joyas mas eftimablcs que confeguian de fu negociación. Dif- 
poniafe de eíla manera para ir al Confejo , donde ocupaba las horas 
que para él tienen deílinadas los Reales eílablecimientos , fiendo fiem- 
pre de los primeros que entraban , porque fe precio de puntualifsi- 
mo en qualquiera empleo que eíluvieííe a fu cargo j y oyendo , y 
ponderando los fentimicntos , y votos de los demas , quando le lle- 
gaba la oportunidad de haber de explicar el fiiyo , votaba con gran- 
difsima libertad , y desinterés , llevando en todo por norte la juílicia, 
y la utilidad publica del Rey , y de los vafallos , no arraílrandole la 
ambición , ni cegándole la lifonja 5 porque en contemporizando los 
votos con eftos achaques, y moviendofe al ayre de los poderofos, que 
fon ordinariamente los efclavos mas rendidos de fu paflón , todas las 
reíoluciones fe enderezan a la conveniencia particular , y la caufa 
común , en que confifte la confervacion de las Monarquías , extra- 
viada de las fendas por donde debe conducirfe al fin pretendido , 
llega a experimentar la ultima miferia. 

7 Luego que concluía con la afsiftencia del Coníejo , fl nO 
era llamado para alguna Junta particular, interviniendo flempre a las 
de mayor confldcracion, y confequcncia, fe volvía a fu cafaj y fl ha- 
bía algunos negociantes á quien deípachar , b dar audiencia , lo Iva- 
cia con grandiísima ferenidad , y manfedumbre, como fl no viniera 

¥2 fa- 


44 LIBRO PRIMERO, 

fatigado de la tarea del miniílerio : porque en nada fe juzgaba pro- 
pio luyo , teniendofc por de todos , y para todos los que concurrían 
a bufcarle j y dando folamente a íii quietud , y retiro aquel tiem- 
po que le dejaban abfiielto, y defembarazado los acreedores^ ( afsi de- 
ben llamarfe los dependientes de la obligación ) y en no teniendo 
que defpachar , fe cerraba en íu eftudio á defcanfar (obre los libros , 
y egercitar la pluma en tantos eícritos faludables , como defde luego 
empezó a publicar , mientras íe hacia hora de comer. La mefa nun- 
ca dio alimento a la vanidad , ni a la gula , vicios con quien fiempre 
vivid encont radiísimo : fue abundante fin deíperdicio, y templada 
fin miferiaj pero de lo mifmo que le fervian de regalo fe abftenia , 
rcfervandolo para los hueípedes , para los pobres , d para los criados, 
y fuífentandofe el con lo mas groíero : templanza que obfervd todo 
el tiempo de íu vida. La comida íe fazonaba ñempre con confe- 
rencias devotas , y lección de libros eípirituales , dando el principal 
mantenimiento a la parte fuperior , por fer la que fi no fe íuftenta 
con mayor cuidado, da en tierra con el edificio del hombre. En le- 
vantando la meía daba gracias con grandiísima devoción, y havien- 
do gallado fobre comida algún rato de converfacion honeíla , y va- 
ria, fe retiraba ídlo a fu quarto , á tomar algún repoío breve de fue- 
ño, componiendo la cabeza con ’e-ílas treguas, que hacia con los 
cuidados , para entrar deípues en los negocios comunes , y propios 
con mayor expedición , y defvelo. En habiendo dormido un poco , 
rezaba Vifperas , y Completas del Oficio mayor, con otras muchas 
devociones que usó continuamente : é interponiendo algún eípacio^ 
fi era tarde de Confejo , ó de Junta, rezaba antes de ir Maytines , y 
Laudes de otro dia. Volviafe á cafa, fin gaílar el tiempo en vifitas 
ociofas , que quando no fe lleven mas que el tiempo, es una pérdi- 
da irreparable j a mas de que de ordinario abren mayor brecha en 
el corazón , y en particular de los que tratan , ó deben tratar de re- 
cogimiento. Repatria las horas halla la cena en oración mental , a la 
qual por lo menos feñalaba una hora , y luego íe ocupaba en fus ef- 
tudios , y deípachos forzoíos de coníultas , y otros negocios que le 
encargaban , halla las diez 5 y en cenando muy templadamente , ó 
haciendo colación , por ayunar la mayor parte del año, fe recogía 
á dormir halla que daba principio con la mifma regularidad á la ta- 
rea del otro dia. Siendo elle el arancel por donde fe gobernó todo 
el tiempo que hizo vida privada de Cortefano, y deConfejero , haf 
ta que por crecer el pefo de la atención con las obligaciones de Pre- 
lado figiiió otro eílilo en la diílribucion de las horas, y diípoíiciones 

de 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 45 

de fus acciones , como fe ira reconociendo en fus propios lugares. 
CAPITULO IX. , 

mm^LE su U AGESTATE ^A^RA QUE ^AYA SIRflEUm 
■ en la jornada de Alemania a fu hermana la Ser entf sima Em^eratri^ 
Marta, por Capellán , y Limofnero mayor. 

UY de ordinario prevalece en el mundo el engano 
para el conocimiento de la virtud , que confundi- 
da 5 d equivocada con ía hipocrefia , ó la fimula- 
cion , no hallad aprecio que fe debe a los quilates 
con que íube de punto el oro de íu verdad. Es la 
hipocrefia moneda faifa, y algunas veces tan 
bien fingida , que aun con la piedra de toque en la mano para deícu- 
brir fu valor , pafa en muchos de buen juicio por metal de ley , 
el que es cobre , ó alquimia , disfrazado folamente en las apa- 
riencias con que reíplandece. La regla mas íegura de conocer la vir- 
tud verdadera la pufo Chrifto en los arboles , haciendo de las ramas 
defabotonadas en flores , y fecundas de frutos , la vara de medir para 
penetrar el jugo de las raíces. En los arboles racionales , que obran 
por fin interior , que vicia , b redifica las acciones , no es tan fácil 
de diftinguir la bondad, b la malicia, como en los frutos, cuya fa- 
zon , b baftardía no fe remiten a examen mas efcrupulofo que el del 
gufto , b el del paladar , que luego difcierne entre lo dulce , y lo 
amargo , entre lo afpero , y lo fuave : calificando por buen árbol al 
que lleva buenos frutos , como arguyendo de los malos , y defabri- 
dos , las influencias groíeras del tronco. El árbol del hipócrita algu- 
na vez puede romper un buen fruto, y hacer alguna acción de virtud 
aparente: confiftirá el vicio de ella en la intención, b en el fin, que no 
fiempre íe manifieftan a los ojos , que paran en los bultos corporales, 
y no paían a examinar los retretes , o íenos que el corazón elconde. 
Queda otra regla , deducida de la mifma que fenaló Chrifto , ó entra- 
nada en ella, que es la igualdad de todas las acciones, y la correfpon- 
dencia de unas con otras , como también la perfeverancia en obrar 
lo me jor, primores que no puede adulterarlos lahipocreria,y enquien 
fe aíTeguran las prerrogativas del bueno , y legitimo efpiritu. 

2 Calificó el Rey nueftro Señor la eftimacion que hacia de eftc 
íugeto, y el conocimiento que tenia de íu virtud folida , y maciza, 
fiendo fii real juicio el mas feguro contrafte , con el nombramiento 
de mayor importancia, que entonces pudo ofrecerle. Habia de hacer 

jor- 



46 LIBRO PRIMERO, 

jornada a Alemania la Serenirsima Emperatriz Maria fu hermana, a 
tomar la poícfion del Imperio , a cuyas luces , no menos claras que 
las del Sol , perreveran inmobles fin peRañear las Aguilas Auftriacas. 
Para el fervicio de Perfona tan Soberana , era preciíb que fu Magef- 
tad hicieííc elección de los primeros fugetos de fu Monarquia, y Cor- 
te, y que fegun fus calidades , y méritos ocupaííen lospueftos de ma- 
yor lucimiento , y fatisfaccion en la Familia Cefarea : a que ademas 
del decoro debido a fu Auguftiísima Hermana , le movia la ternura 
afeduorifsima con que la amaba, llevandofe con eípecialidad fu incli- 
nación las excelencias perfonales, nacidas para dominar el mundo. En 
lo Eclefiaftico , el primer puefto , como lo explica el mifmo titulo , 
era el de Capellán, yLimofnero mayor, por fer fin duda el de mayor 
confianza de Palacio. Habría muchos pretendientes, y muy dignos 
de fervirle , y ninguno parece que fe hallaba mas lejos de él , que 
quien no le pretendía por fu humildad , y por fu modeftia 5 pero en 
la atención grande del Rey nueftro Señor a bufear fiempre lo mas 
conveniente , el citar Don Juan en fii concepto tan apartado , fue 
caer en fu real determinación mas cerca 5 pues fin mas pretenfion , 
ni cuidado que la noticia de fu vida , y la perfección á que fe habla 
dedicado de íu propio motivo, fin que intervinieíTe otra recomenda- 
ción, le nombro paraefte miniílerio : quedando ílimamente congo- 
jado el encogimiento del elegido con tan honrofo empleo j porque 
beso a íu Mageítad con todo rendimiento la mano. 

^ Fue de grande aceptación efte nombramiento para la Serenif- 
fima Emperatriz Maria , por llevar en fu compañía un fugeto tan ef~ 
piritual , y tan cortefano , que fe enlazan muy bien la virtud , y la 
urbanidad. Recibióle también con fiimo aplauío la Corte, por tener 
a los ojos un dechado de la mas provechoía política, que fin apartar 
la viíta de las leyes eftrechiísimas de chriítiano , hacia lugar a todos 
los pundonores con que los Soberanos del mundo fe dan á reípetar en 
lo que llaman autoridad , y decoro : porque en todos eítos puntos, en 
que los Palacios de los Reyes fe fundan , aun mas que en los cimien- 
tos materiales , eftaba dieftriísimo, y tenia de ellos atinadiísima com- 
prehenfion , como quien la Labia heredado con la fangre , que es el 
maeílro mas pradico de- eftas ceremonias. A los Coníejeros , y Se- 
cretarios que iban cerca - de la Perfona de fu Magcftad Cefarea para 
los defpachos , y ocurrencias que podían íobrevenir en una jornada 
tan larga , y de tan diferentes afpedos , y climas , les fue gratifsi- 
ma íu ckccion , por tener tan immediata a fu comunicación , y 
confuirás una cabeza de prudenciaran aííentada, por cuyas refolucio- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 47 

nes podían gobernarfc fin peligro dé erraren los accidentes, que for- 
zofamente habían de producirlos ayres, y tierras cftrangeras por don- 
de habían de pafar, Tiendo cfta una navegación no menos dificultofa 
de entender que la mar , pues la una efta expuefta a efcollos , y la 
otra fuele peligrar en las eTquinas ; en éfta fe trata con hombres mas 
varios que los elementos j y en aquella fe contraftan los elementos 
con menos revefes que los hombres. 

ij. Ocupó en cfta peregrinación cafi tres anos, el de veinte y nue- 
ve , treinta , y treinta y uno : caminando por Italia , los Archiduca- 
dos , Morabia , Bohemia , Suebia , los Palatinados , Fiandes, y Fran- 
cia : reconociendo , y advirtiendo de orden de fu Rey quanto convi- 
niefe a fu fervicio en la condición, fuerzas, é intenciones de los Prin- 
cipes , Eftados , y Miniftros que concurrían en aquellas Cortes. Ef- 
crivió muy por menoría jornada, íin omitir íuceío , ni circunftancia 
digna de noticia. Fdizo muy puntual defcripcion de las Ciudades , y 
de los Paiíes por donde diícurrieron, íin dejar de formar el juicio de 
los naturales , inclinaciones , gobierno , y defignios de las Naciones 
que los habitan, que es la principal obfervacion , y el fruto mas pro- 
vechoío que íe debe coger de las peregrinaciones, en quien íin duda, 
para la confervacion , y trato humano fe aprende mas que en los li- 
bros. No publicó cfte trabajo. Tiendo qualquicra Tuyo tan merecedor 
déla eftampa, y la inmortalidad : harialc mas para inftruccion propia, 
que para eníehanza agena 5 que los que han de gobernar han de te- 
ner algunos inftrumentos refervados ; no todo lo que fabenha de ver- 
lo la luz , ó vulgarizarlo la publicidad. Bien que para informar a íu 
Mageftad de lo que importaba a la utilidad de ftis Coronas, hizo una 
relación íucinta de quanto había obíervado , que mcrecicííe coníide- 
racion , y maiiuícripta íe la entrego al Conde-Duque , para que la 
pufieííe en las manos de fu Rey , y fe hizo de fu cenfura grandifsima 
eftimacion. Deípues de íu muerte podra íer queíeconíiga el reducir 
a la perpetuidad de los moldes otro eícrito que íe hallo entre ííis pa- 
peles, con titulo , y diípoíicion de dialogo , en que dos Cavallcros 
cortefanos , preguntando, y refpondiendo, difeurren por Europa con 
la balanza de la razón en la mano, obfervando la calidad de los Paiíes, 
las coftumbres , y el poder de los Señores que los dominan , y de mu- 
chos las deícripciones períonales , con íingularifsimos documentos 
políticos , que daran materia , y luz a los mas ocultos , y mifteriofos 

coníejos de eftado. ^ 

^ Lo mas memorable de cfta jornada fue la vifita que hizo a la 

Santa Caía de Loreto, clteftimonio mas concluyente de nueftra re- 


m 


i 


ZL. ^ 


48' LIBRO PRIMERO, 

denpcion que hoy coníerva la tierra , a cuya villa no íc puede llegar 
fin cftremecimienco interior: tal es la fuerza oculta que encierran 
aquellas paredes, que en defcubriendolas , aun en el corazón mas 
batbaro , y mas de piedra imprimen ternura , mezclada de afom- 
bro, é infunden reverencia, acompañada de miedo. Yace la Santa 
Cafa, donde enNazaretfe obro el mayor Millerio que refpera nuef- 
tra Fe , uniéndole la altura infinita de^Dios á la bageza miíerable del 
hombre en las Entrañas purifsimas de la Virgen Maria , en aquella 
parte de Italia , que vulgarmente llaman la Marca de Ancona , y per- 
tenece al Hilado de la Iglefia, tomando la nota de poíefion de la prin- 
cipal Ciudad, y Puerto que tiene fobre el Mar Adriático , llamado 
Ancona, elqualpor Italia franquea el palo, y comunícalas embarca- 
ciones enriquifimo comercio al Imperio de Alemania. La Marca tu- 
vo en la antigüedad por nombre Piceno , y aunque en todos figlos 
me celebrada, y aplaudida de los Eferitores , por fertilifsima de frutos 
y de granos, lo ha fido mucho mas defde que le tocó por fuerte el caeí 
en íu demarcación la celellial Cafa donde la Virgen Santifsima con- 
cibió al Verbo Eterno , quando defde la Paleílinala trasladaron ulti- 
marnente los Angeles con variada , ó altercada fucefional fitio ven- 
turofo que hoy la goza. Tiene fu afsiento entre Recanate, Ciudad 
Epilcopal, a quatro millas de diílanda, y el mar Adriático , ó Golfo 
de Venecia , que fe aparta menos de dos millas , como haciendo fo- 
fo , y defenfa á efte Santuario , emendóle por los collados que miran 

al Oriente, y Septentrión dos ríos caudalofos,Mufon, y Potencia 

desbocando elle en el mar con poder, y prefunciones de formar puer- 
to. Es el Templo, ó Iglefia Catedral de fábrica funtuofifsima, forma- 
da toda de piedras quadradas de varios jafpes, y marmoles, reducidos 
a labores diferentes. Rodeanle muros, baluartes , Torres , con ar- 
mas, y pertrechos para fu feguridad , por la cercanía del mar, cuyas 
playas infelladas de Corfarios infieles, ponen en algún peligro, y cui- 
dado fus teforos , aunque laeílacion para fus bageles es malfcgura, 
y poco favorable. La prevención de ellas difpoficiones ha fido obra 
de la magnificencia de tres Pontífices, Alexandro VI. Julio II y Six- 
to V. que por natural de la Marca declaró mas fu devoción con elle 
Santuario. En el medio del Templo ellá colocado el Apofento, ó Ca- 

xc lasquefirvieron alas mayo- 

res Magellades de Cielo , y Tierra. Veneranfe en pie fus muros fin 
techumbre , ni faberfe como , ni fobre qué fe fullentan , por darle 
Dios a la Caía de fu Madre los mifmos cimienros que á todo el Orbe 
guc carga fobre fu jnifmopefo , y cílriva en fu mifma eñabilidad! 

Sir- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 4 ^ 

Sifvcnlc como de caja , donde fe guarda , y cierra tan preciofa joya^ 
unas paredes de marmoles , y piedras efeogidas , que forman una 
Capilla hermofiísima con fu bobeda , en quien por todo lo exterior 
fe miran efculpidas hiftorias , figuras , y labores de grandifsimo ar- 
tificio. Al culto que ellos materiales félidos , y preciofos arman á las 
paredes pobres de tierra , mas confiantes contra los golpes del tiem- 
po , que los pórfidos , y los jafpes , fe junta la maravilla de mirarlos 
apartados en no pequeña difiancia de las mifmas paredes que guar- 
dan , y defienden-, con que fe conoce, que no las fufientan , b fofiie- 
nen, pues no les hacen arrimo, y que folamente encogen, y apartan 
mas el rcfpeto , y que habrán menefier defenfa , y guarda , pero no 
efiribos. Es Iglefia Catedral con titulo de Obifpo Laurecano pues 
no era julio , que á la primera Cafa , b mejor la llamaremos Tem- 
plo de nuefira Religión Católica , donde fe crió, y vivió el Templo 
vivo de Dios, le faltaíTc ella dignidad. Tiene fiempre elle Santuario 
fu Protedor efpecial para la promoción de fu culto , y confervacion 
de fus muchos privilegios , y lo es un Cardenal de los de mayor au- 
toridad de la Santa Iglefia de Roma : y de muchos anos á ella parte 
goza ella preeminencia el Cardenal Antonio Barberino , Nepote de 
la Santidad de Urbano VIII. que en grandeza , y ofientacion , es de 
los primeros que afsifien en aquel SupremoColegio de la Chrifiian- 
’dad , en quien refide la potefiad de elegir fu Cabeza. 

6 Por la parte de Italia tiene dificultofa la comunicación clic 
Santuario frequentadifsimo , porque fe atraviefan para llegar á el 
Montanas afperifsimas, que fe unen , y continúan con los Apeninos, 
y fon los términos con que la naturaleza dividió las Provincias de 
la Marca , y la Umbría : los quales por fu eminencia, y fragofidad, 
dejan inaccefibles muchos pafos , y algunos los cierran de todo , pe- 
ro mas en el Invierno, donde con el rigor de las nieves , que fobre 
ellos fin ruido fe defpeñan , no folo crecen la dificultad , fino que 
manifiellamente amenazan el peligro. En efia fazon defabrida del 
ano , fe determinó á vifitar la Santa Cafa nuefiro Don Juan , encon- 
trando los caminos cubiertos de la nievc,fin que en ellos fe fenalaf- 
fen mas huellas, que las que el recelo tímidamente iba aíTcntando en 
fu incertidumbre. Defeubrefe la Santa Cafa algunas millas antes 
que los labios puedan befar fus umbrales refpetofos , y afsi como los 
ojos alzaron á reconocerla , arrojandofe fobre la nieve , la veneró, 
y adoró con grandifsimo fervor , y ternura , en aquella difiancia, 
derramando lagrimas ardendfsimas , poderofas á deshacer la obfii- 
nacion de la nieve, y el hielo. Dcfde alli , que ferá poco menos de 

)G dos 


50 LIBRO PRIMERO, 

dos , b tres leguas , quifo caminar a pie , y dcfcalzo , fin que á efto 
le defanimaíTe la inclemencia de tanta nieve congelada , que fobre 
lo cortado de los peñafeos , no anadia blandura , fino doblada la as- 
pereza •, ni le difuadieíTe la inftancia de los demas compañeros , que 
la juzgaron np devoción , fino temeridad , con declarado riefgo de 
la Salud •, pero al fin llego a tocar el termino de Sus anfias , no con 
menor celeridad que los que caminaban a caballo , bien que abier- 
tos los pies , '.y corriendo Sangre con aSombro , y compafion uni- 
verSal de todos , quando él rifueño , y alegre fe bañaba en el gozo 
interior , que impelia Su Efpiritu a cgecutar finezas •, que los que no 
alcanzan Sus motivos , las califican por delirios indiferetos , habien- 
do de confefar , a peSar Suyo , los que engañados Siguen las delicias, 
y devaneos del mundo , que fue eftolidéz de Su defalumbramiento, 
y ceguedad de Su juicio , el haberle dado á la virtud nombre de 
locura. 

7 Al volver de Alemania en un Lugar , b Ciudad llamada Pre- 
ten del Palatinado inferior , que habia Sido triunfo , y deftrozo de la 
heregia , cntrb en una Iglcfia Parroquial robada , y cafi demolida 
por la hoftilidad defalumbrada de tantos Luteranos, que la inundan, 
aun mas que la pueblan: y encontrb,como arrojada á un rincon,una 
Imagen de bulto de hechura muy antigua deChrifto S.N.quebrantada 
y hecha pedazos,por la rabia infernal de cfta canalla ciega,que llama 
idolatría el culto Catholico de las Imágenes. En Su gran Religión, 
y en el entrañable amor que tenía á Chrifto Crucificado, no es pon- 
derable el dolor que atravesó fu corazon,al mirar tan barbara ruina 
de la joya mas preciofa , en cuyo valor confiftib nueftro refeate. 
Parecióle que la via , y fe le reprefentaba toda rodeada de luz , y de 
refplandor , y que hablándole a lo interior, le dccia : „ Sacame de 
„ aqui , que en efte eftado me tienen tus culpas , y el haber baja- 
„ do del Ciclo a la Tierra , traído del amor de repararte. Fueron 
para él eftas confideraciones tan penetrantes , que jamas fe le olvi- 
daron , y afsi folia decir laftimado , y enternecido , que Sus peca- 
dos , y los de los hombres eran efpinas que nuevamente punzaban, 
y herian las Sienes , y la cabeza del Redentor. Mares de lagrimas 
formaron fus ojos para borrar ultragetan Sacrilego, y juntando los 
pedazos divididos , y arrojados en partes diferentes , halló que le 
faltaban los brazos , que para no caftigar tan deteftable atrocidad, 
daba a entender Se habia quedado fin ellos. Cargó con las reliquias 
amante , y animofo , y componiéndolas por entonces en una caja 
con toda la decencia pofiblc , las trasladó a Efpaña , donde luego 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFO)^. SÍ! 

c|iie llegó mando hacer de plata íobiedorada los brazos , cjue no 
parecieron , y juntar las piernas , y los demás deftrozos con chapas, 
b cantoneras del mifmo metal. Efta Imagen Sandísima en quien 
fin duda experimento grandirsimos prodigios , y hallo los con- 
fiielos mas feguros en todas fus aflicciones , la coloco en fu Orato- 
rio 3 debajo de un Dofel de terciopelo negro , guarnecido de oro, 
y la llevo coníigo a Indias > y I3. volvio a EÍpaña 3 como la alhaja 
mas principal de íu caía 3 y en quien únicamente habia fundado fu 
mayorazgo pues como tal la mando en fu teftamento , heredan- 
do con eUa a la perfona de mayor eídmacion , y veneración fuya el 
Eminentifsimo fehor Don Baltafar de Mofeoíb y Sandoval , Carden 
nalArzobifpodeToledo3 con quien tuvo eílrechifsima comunica- 
ción 3 llamándole cgemplar de verdaderos Prelados 3 y confefando 
con grandifsimo rendimiento 3 é ingenuidad 3 que íi obraba algo 
menos errado en íu minifterio , lo debia a la enfenanza de tal Maeí- 
tro 3 y a lo que habia obfervado 3 y participado en el trato 3 y fa- 
miliaridad de fu perfona , y acciones : porque fue fu huefped al- 
gunas temporadas en Jaen3 y en Toledo , con que tuvo lugar de 
reconocer virtud tan maciza en lo interior 3 donde los engaños no 
llegan, Efla alhaja, preciofifsimapor tantos titulos, la coloco fu Emi- 
nencia íolemniísimamentc en el Religiofifsimo Convento de los Pa- 
dres Carmelitas Defcalzos de Toledo en el Altar mayor , con gran- 
difsima decencia, y adorno, para que en una Comunidad tan ob- 
íervante tuvieífe el culto mas publico , y crecicííe la devoción del 
Pueblo mas afeduofa , al pafo que los ultrages del Herege habian 
corrido mas defenfrenados. 

CAPITULO X. 

(^ESUELFE EL (^Y N. S. QUE TASE A LA WJEVA 
Efpana Obt/po , Jue ^ , j Vifitador, 

L deforden mas fatal que padece una República 
mal gobernada , y que puede llamarfe con mu- 
cha razón enfermedad defahuciada de la falud pu- 
blica 3 es el tener ociofos los grandes talentos, 
que fon las piedras fundamentales donde fe apoya 
el pefo de la confervacion política , y los cimien- 
tosen que fe mantiene la razón de cftado , que confillc en la repu- 
tación. De no fervirfe , y echar mano los Principes de las ca e- 



5» LIBRO PRIMERO, 

Z3S de juicio c^lific^do j n3.ccn dos perjuicios ^ & ^uc spenss fe puc-* 
de aplicar reparo : el primero, no ocupar ios que aprovechan; y el fe- 
gundo , valerfc de los que deftruyen : porque no cfta el Mundo tan 
fértil de hombres coníiimados, que haya en ellos para ocupar, y pa- 
ra deíatenden 

2 En las Monarquías dilatadas , el remedio mas dificultofo es 
aplicar la medicina , y curar las partes mas diftantes del corazón, 
y del centro. Naturalmente íegun las regiones íe van aparrando del 
Sol , que es el que da calor a las operaciones , y á los influjos , fe 
entibian , y el frió fe feííorca del ayre , con que la tierra en lo que 
fe defmedra ^ y fe efteriliza , manifíeíla , que el alejarfe de aquella 
caufa tan eficaz , que tiene entre las caufas naturales el primer lugar 
para la producción de losefcdos , es el principio de los danos que 
en ella fe introducen. Los Monarcas fon como el Sol , que dan calor 
á los Reynos , y Provincias fujetas á fu Imperio , pero á las mas re- 
motas , es natural que llegue mas tibio , porque tienen limitada la 
adividad : y de aqui fe originan los achaques que feñorean a los Mi- 
niftros , y ios padecen con grave detrimento los vafallos : porque fe 
corrompe la integridad, la fidelidad dcrcaece,el zeio dcfmaya,cl amor 
fe enfria , el temor fe deíenfrena, y debiendo caminar entre el amor 
y el miedo la rcílitud con que los Mimftros conviene que obren, 
en faltando ellos dos quicios , la jufticia fe precipita , no anda : y á 
los accidentes que fon de tan declarado perjuicio, folo puede dár- 
teles algún medicamento con las refidencias , donde los excefos de 

los podetofos fe reprimen , y los agravios de los oprimidos fe 
latisfacen. ^ 

3 Fio fu Mageílad elle empeño del zelo,dcsintercs,y deílreza de 
D. Juan, y para que pafaíTe con mayor autoridad á egercerle, le pre- 
fento por Obifpo de la Santa Iglefia de la Puebla de los Angeles,que 
es la primera en crédito, y renta de las de la America. Rehusó con el 
esfuerzo pofiblc admitir ella ocupación , por juzgarte infuficiente 
para tan alto minillerio como el de Obifpo , y prevenir los peligros 
que le conjuran , y las tempeftades que fe conmueven contra el de 
Juez , que pide tanto de feveridad ; fiendo lo que mas afperamentc 
reciben los naturales humanos, que no quifieran tener quien les 
tomaffe cuenta de fus acciones. Hizo inftancias vivifimas paraefeu- 
laríe , pero en vano , porque ya fu Mageílad habia formado dida- 
men de quanto importaba al férvido de Dios , y fuyo , el que red- 
uele Don Juan fobre fus hombros el pefo de elle cuidado, con que 
le vio vencido á ceder de fu repugnancia, y conformarte con la 

Vo- 


Vida de d. juan de palafox. 53 

Voluntad Divina, declarada por la humana, c^ue ion los medios 
de c[ue Dios íc vale en el eftilo ordinario de fu providencia : ma- 
nifehando por efte camino la cofeclia fertilifsima de fatigas , y de 
trabajos , que fe preparaba á fu animo invencible en aquel cam- 
po anchifsimo del nuevo Mundo donde la mies es tan abundante , y 
tan pocos los Obreros que fe aplican al cultivo de la verdad. 

4 Vinieron las Bulas que le hadan Efpofo de la Santa Iglefia 
de la Puebla , y le conftituian Paftor de las Ovejas, que comprehen- 
dc en fu rebaño numerofifsimo , y fe previno el dia de la Confa- 
gracion , que fue folemnifsimo por todas fus circunftancias , a los 
veinte y íiete del mes de Diciembre , ano de feiícientos y treinta y 
nueve , a ios mifmos de fu edad , dia confignado al Gran Profeta, 
Apoftol , y Evangelifta San Juan fu particularifsimo Interceíor , y 
Abogado , en la Igleíia de San Bernardo , dulcifsimo Patrón íuyo 
también , que es Convento de Monges Religio fifsimo de efta Cor- 
te , y le confagró el Eminentifsimo Señor Cardenal Efpinola , en- 
tonces Arzobifpo d^ Santiago , fiendo una de las funciones de ma- 
yor lucimiento , y edificación que fe han vifto en Madrid, por la 
humildad , y confufion con que un hombre , en lo mejor , y mas 
florido de fus años recibía una Dignidad de las primeras de la Iglefia: 
pues ion los Obiípos los fuceíores legítimos , e inmediatos de los 
Apollóles, a quien fe encomiéndala confervacion , y gobierno de 
las I<^lefias que ellos fundaron : con que a la confideracion de elle 
pefo , tan para hacer gemir a los Gigantes mas esforzados , quando 
en otros rompe el corazón al fcmblante , alborozado en alegrías, 
íe vio en el luyo defatado en lagrimas , fin que la-meíura pudieííc 
contenerlas : con que apenas fe hallo con defembarazo , fiendo el 
tan defpejado naturalmente , para egcrcer las acciones de aquella ce- 
lebridad : tanto obro en lo vivo de fu penetración la carga que en- 
comendaba a fus hombros, que mientras ion mas robuílos , deben 
tenerfe por mas flacos para llevarle , y mantenerle , pena de dar con 
todo en tierra , el que prefumiere fer poderofo para fuftentarle ; por- 
que para elle linage de cargas le toca folamente la parte flaca a la 
naturaleza. 

5 Defpues de haberfe confagrado , fue á befar la mano de fu 
Mageftad , y dcfpeditfe para hacer fu jornada a las Indias , á tomar 
la pofefion de fu Iglefia ; y referia con mucha gracia lo que en cha 
ocafion le fucedio en la Antecámara del Rey con uno de los Seño- 
res Grandes que fe hallaron en ella. Diole la enhorabuena del nue- 
vo Eftado, y anadio : Que era necefario obrar con mucha diferat- 


54 libro primero, 

cía a los demás Obifpos , pues fe hallaba con diferentes oblicracio- 

nes , y arsi,que cumplieírecon ellas. A efta primera propuefta dijo 
entre si „ Bendito fea Dios , que vengo á encontrar el defeno-ado en 

Palacio en^boca de efte Caballero 1 Quien creyera que habia de 
„ hallar enfenanza , y dodrina donde todo fe vifte del color de la 
,, lifonja ? y profiguió : no ha de hacer V. S. lo que los demás , que 
„ no íocorren a fus parientes. Es menefter , que pues Dios le ha da- 
„ do a V. S. un Obifpado tan rico , acuda mucho á fus parientes, 
„ que no eftán nada fobrados. A que le refpondió : Cierto , Tenor," 
„ que yo entendí Tacar del conTejo el cumplimiento de mi obíiaacioii 
„ mas puntuah í pero que Ti los demás ObiTpos hacen efto, y en ello 
„ faltan á lo que deben , que tengo de Teguir á los demás , y er- 
,, rar con ellos , y no preTumir que acierto con apartarme de lo 
„ que ellos obran? La Dignidad EpiTcopal no tiene parientes , fino 
„ acreedores , y ellos Ton los pobres , cuyas Ton las rentas , no de 
„los parientes , de quien Tolamente tengo la Tangre ; y Dios no ha 
„ de pedirme cuenta de lo que dege de hacer para que mi Tangre 
„ vivieíTe con Tobras^ Tino de la que quite á los pobres, para que en 
„ mis parientes TobreTalieíTen los exceTos ■, y aTsi con licencia de 
„ V. S. no le tengo de obedecer , pues no me manda lo que debo 
„ cumplir. Y egccutblo tan puntualmente , que en todo el tiem. 
po que eíluvo en Indias , aun no fueron dos mil peTos los que re- 
mitid a Tus parientes á Efpaha , y ellos por ningún cafo de las rentas 
eclefiañicas , Tino de los gages Tcculares que gozaba de Tu Mao-eT- 
tad, como Juez, y ViTitador, y también los que le tocaron^del 
tiempo que fue Virrey , de que Tin llegar á la hacienda del ObiTpa- 
do pudiera Tin efcrupulo alguno haber enviado gruefiTsimas canti- 
dades , y enriquecido Tu Cafa , Tin defraudar los bienes de la Iglew 
fia 5 pero fue tanto lo que en ella obró , y lo que adelanto las con- 
veniencias efpirituales del Obiípado, que tuvo necefidad de valerle 
de todo , yjuc poco para lo mucho que hizo , pues últimamente 
vino empeñado , de donde los demás buelven poderoíos. 

6 Salió de Madrid con Tentimiento general de quantos le co-í 
nocían , que echaban menos Tu comunicación , y egemplo , y en 
particular causó Toledad , y Tentimiento Tu auTencia en el ConTejo 
de las Indias, por faltar en el un Miniílro tan práólico , por cuyo 
norte^ acertadifsimo Te gobernaban las materias mas embarazoTas.i 
Siguió Tu viage á Cádiz , donde eílaba prevenida la embarcación de 
Galeones, y Flota, y Te embarcó con Tu familia Viernes Santo del ano 
de leiTcientos y quarenta , como en pronoílico de quanto habia de 



VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 5 5 

tener de cruz el empleo acia donde fe encaminaba fu deftino , y que 
iba 4 las Indias , no 4 gozar de fus .delicias , y riquezas , Imo a pa- 
decer , y experimentar , que los cargos fon para fatiga , y tormen- 
to ; no para defcanfo , quando fe cumple con la obligación. 

CAPITULO XI. 

llega a T:0UA%_ la fOSESlOK ©E su IGLESIA, 

y de lo que en ella obro, y mbajó , haftn^ Ipoberfe 

a aufentar. 

ON grandirsima diferencia trata a los talentos hu- 
manos la Providencia Divina, que como no a to- 
dos los hizo iguales , también les reparte , y ra- 
fa con efta mifma atención los minifterios. Aquel 
Padre verdadero de familias , que diftribuyb fu 

caudal entre fus criados , a uno dio cinco , a 

otro dos, y 4 otro uno , por conocer , que no de todos fe pueden 
fiar con igualdad los empleos. Hay corazones donde no cabe mas 
que un taknto, y aun con 41 fe llena , y rebofa: hay corazones ca- 
lces de dos , pero que no fufren mas: y últimamente hay corazo- 
nes tan anchurofos , donde fe depofitan cinco, y fobr.an efpacios: 

V fegun eftas dilaciones , ó fenos , acomoda Dios los pueftos , y las 
Ocupaciones para m.ayor gloria fuya , y dar cumplidos lucimientos 

i La de la Puebla de los Angeles pata lo efpiritual , y temporal 
necefitaba de un corazón tan magnánimo en as cofas e ervicio 
de Dios , como era el de fu nuevo Efpofo , y Obifpo^ Hallabafe def- 
de el año de . 5 50 . en que fe dió principio a fu fabrica , tan a - 
fada, y retardada fu profecucion , que caf. fe ,uzgaba comunmen- 
te por impofible el concluirla. Siendo común proverbio en e Cha- 
pado de la Puebla, por ventura inventado con alufion a lo • 
Lgadores : Yo fugaré quando fe acabe la obra de la Catedral ; fen J - 
Lefia como por condición fin efperanza ''«'f 
primera piedra fundamental enelReynado gloriofo 

L Emperador Carlos V. ^ " Lfifii- 

quc le enriqueció el Cielo , doto a efta Santa Iglefia de las gruclils 

mas rentas que hoy pofee.El empezar el edificio, y ' 

tos , fe debib 4 la folicitud de Don Fr. Julián Ga ccs de la Oukn 
de Santo Domingo , Varón confumado en virtud, y letras, q^^^ 




i: 


# 


m 


'5« LIBRO PRIMERO, 

vulprmentc llamaron en las Indias el Obifpo Carolino , por ha- 
bereprcfentado para aquella Iglefia el Emperador Carlos , cuyo 
vafallo fue , nacido en el Reyno de Aragón , no fin mifterio , para 
que el Templo que tuvo principio por la mano de un Prelado Ara- 
t,ones, llegaRe a recibir la ultima mano de fu perfección y mara- 
villa , por e defvelo de otro de la mifma Patria , é igual ó fupc- 
ñor a el en virtud, y letras. 'guai , o lupc- 

3 Deíde el ano de K ío baila p] ri— .i . — — / / 

la Silla de la Iglefia de la Puebla fu Paftor vigilantfsi^Don” Jua^ 
no había crecido mas fu fabrica , que hafta la mitad de los pLes’ 

y os muros y paredes exteriores aán no llegaban J las coroifas’ 
con que les faltaba mucho que fubir nara ir 
vuelta lasbobedas. y e 

pone la Arquiteaura del Templo. En el año de diez y ocho cesb U 

rdmario en la mala admmiftracion elle defperdicio , pues confu- 
men mas las manos por donde naGn i ^ comu- 

permanecen. ■ ^ materiales que 

4 Halló tan acrafado el edificio el mievn i 

tomóla Pofifion y fin dilatarlo empezó á aplicar fu defvelo ercL^ 
cluir una obra de tanto lucimiento para elculto Divino “ecu aT 
do en efto igualmente fu inclinación á felicitar todo lo 0 ^ 1 “ 
fer de mayor refp andor de nueftra Religión Católica y oLde 

y nue°ve d:“d^^ ¿ 

Itendilft vafl Í ' P^«i^“>^«P3Ímame„te , que 

nes, fin qfe cmbamcfir d^SralT^^ dVfu írtíendreon 

r.c„.rc,. d. tr 

ce y 0¿daT "" 'a - 7 n-^me^ de Ar 

ces y Oficiales, que en menos de nueve años fe vtó acabado en 

d*r« i ■ 

tna- 



7 




' 





VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. '57 

mayor , y mas rumptuoío de codos los que hafta ahora fe conoccri 
en la America , y que fin encarecimiento compite con los mas iluf- 
tres , y celebrados de Europa , como lo deponen uniformemente 
quanros le han vifto •, pues concurren en él para conftituirle á to- 
das luces Real , y Magertuofo , tantas cofas dignas de admiración, 
y alabanza : el acierto de la Arquiteótura de que fe compone: 
el primor de la efcultura , y pintura que le adorna : la eminencia 
del celebrado , é infigne retablo que le hermofea , cuya altura de 
mas de cien pies fe fuftenta (obre colunas de finifsimo , y trafpa- 
rente jafpe de labor Salomónica , por imitar las que tenian en pie 
aquel antiguo Templo , embidia de la Gentilidad , y maravilla del 
Orbe. No Tiendo la menor en efte el haberfe concluido en nueve 
años , habiendo ciento que fe comenzó , y veinte que eftaba fuT- 
pendido , hallándole efte Prelado a menos de la mitad : afsiftiendo 
él por fu perfona a la fabrica , como fi no tuvieíTe otro cuidado, 
y ocupación , cargando al mifmo tiempo fobre fus hombros forzo- 
famente tantos , por la diverfidadde los minifterios , que cada uno 
pedia un talento muy capaz defocupado •, y concurriendo las mas 
femanas a la obra un numero de Oficiales , y Maeftros tan excefi- 
vo , que pafaba de mil y quinientos , los quales todos los Sábados 
percibían fus jornales con grande puntualidad.' Sin que el Obifpo, 
por premio de tan feñalado fervicio , hecho a Dios , y a fu Igle- 
íia , pidieífe a fu Cabildo , fino Tolos fíete pies de tierra para diípo- 
ner fu fepultura, en el mifmo fuelo,y.en la párte mas inferior, cerca 
de la puerta que mira al traícoro : y ni alli quiío poner fiis Armas, 
ni Apellido, con ferie permitido efto a qualquier perfona vulgar. 

: 6 Ni es la menor admiración , y que fobrepuja a la brevedad 

con que llego a íu. termino perfeéfo efte edificio , el que en tiem- 
pos tan necefitados pudieííen recogerle para concluirle quatrocien-^ 
tos mil pefos , fin que de las Arcas Reales fe facaífen diez mil en 
todos los nueve años*, habiendofe antes extrahido de ellas muy con- 
fiderables fumas con efte pretexto , y con el poco fruto , que hafta 
que pufo la mano el nuevo Superintendente , fe reconoció ; en que 
tuvo la mayor parte el egemplo, y vigilancia del Prelado , pues el 
mifmo dia que tomo la pofefion , dio de limofna para la fabri- 
ca quince mil pefos : con que viendo fu fervor en pcrficionar efte 
Santuario , no habia ninguno que no csforzaííe fu caudal para fo- 
correrle , Liciendo con Tanta emulación copiofifsimas limofnas , y 
repartimientos , aun los que tenian menos pofibilidad para lograr, 
y aozar lo que habia tantos años que daba torcedor a la efpcran-» 

H 


sS LIBRO PRIMERO, 

2 a con k dilación : premiando Dios eftos focorros afeduofos , con 
que cafi todos los que fe feñalaron mas en adelantar ella fabrica, 
la vieron concluida, y gozaron el dia folemnifsimo de fu Con- 
fagracion , que fin duda fue de los mayores , y mas lucidos que 
fe ha vifto en función tan (agrada. 

7 Bien fe dejan confiderar las prevenciones que ferian nece- 
íarias para una acción de tantos requiíitos , y mas queriendo que 
todo eftuvieíTe antes cabalmente cumplido , fin que defde lo ma- 
yor, hafta lo menor , fe reconocieííe algún defedo en una Cate- 
dral tan funtuoía, quando aun en las menores Iglefias no pare- 
ce pofible confeguir la perfección en efte grado para fu prim.era 
^ftrena j pero de todo cuidaba igualmente el Prelado vigilantiísi- 
mo, que en el dia de fus Efpirituales Defpoforios, no fufria que 
en la hermofura de fu Efpofa fe vinieífe a los ojos la menor falta. 
Para folar la Iglefia , como es tan capaz , fe habia confumido , no 
íolo quanto ladrillo tema la Ciudad , fino el de todos íus contornos, 
de manera , que ni uno fe hallaba, fi no íe daba tiempo para la- 
brarle de nuevo. Llego d faltar para el folado de una Capilla , y 
cafi eftaban determinados los que la tenian por fu cuenta a que 
fe quedaífe afsi, y pafaífe el dia de la Confagracion , hafta que fe 
labraííen defpues. Súpolo el Obifpo , y con gran fervor , y refolu- 
cion , dijo ; ,, No ha de quedar en la Iglefia por ladrillo efta im- 
¿í perfección fino fe halla en la Ciudad, le hay en mi caía : vayan 
„ a deíenladrillar de ella todo lo que fuere neccíario para la Capi- 
,, lia , que tal , y ral íala tiene buen ladrillo , y eftará mas bien em- 
„ picado , y aífentado en la Iglefia, que en mi habitación , quanto 
„ va de íer morada para Dios , o abrigo de un viliísimo guíano: 
„ porque el Palacio de un Obiípo fin íuelo , ni tejado , parecerá me->- 
„ jor lo que debe fer , que es cabana de un pobre Paftbr. 

8 Puefto todo en la perfección defeada , fe fehalb el dia de la 
Confagracion , con las ceremonias , y ritos que el Ceremonial orde- 
na, que fue Domingo diez y ocho de Abril del ano de feifeien- 
tos y quarenta y nueve , precediendo el dia antecedente ayuno uni- 
Verfal , íegun lo diíj3onen las reglas Eclefiafticas : el qual íe inti- 
mo por medio de un Edidfo , en que fe referian las inftancias que 
ambos Cabildos , el Clero , y el Pueblo habian hecho con fu Obif- 
po , para que folemnemente les confagraífe el Templo : y que con 
cfta diípoficion de mortificación , y penitencia publica , fe obligaf- 
fe Dios á admitir por morada material de aquella Mageftad , que 
no cabe en Cielos, ni en Tierra, fiendo él íolamcnte capaz de si mif 


mo 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. $ 9 

mo , la Caíli que fe le habla labrado. No fe contento el prudentif- 
íimo Prelado con efta diligencia, y como otro Salomón , para la 
Dedicación de aquel Templo , que fue maravilla del mundo , y 
que últimamente paró en fer eftrago de fu poder , previno todos los 
términos de fu Obifpado a efperar tan dichofo dia con una Carta 
Paftoral , en cuya compoficion tuvo fingularifsimo efpiritu , y par- 
ticular gracia en peiTuadir , y mover por medio de ella , como fe 
reconoce en tantas como corren imprefas , con utilidad , y confue- 
lo común-, en la qual ponderaba con tanta viveza , como verdad, 
las gracias , y beneficios que Dios difpenfa en las Iglefias confa- 
gradas a fu Religión y Cuito , pues fon la Silla , y Trono donde 
da audiencia a nueftras necefidades , y defpacha con benignidad 
nueftras suplicas : quan antiguo es el ufo de confagrarlas , pues en 
fombra tuvo principio defde aquella piedra que levantó Jacob , y 
la bañó de aceytc : que las piedras inanimadas , a fuerza de la vir- 
tud cfpiritual que reciben con la Confagracion , fe elevan a tan 
alta esfera , que mueven a devoción, y culto celcftial , fi no le im- 
pide nueftra tibieza pues aunque no fon fugetos capaces de que 
fe les comunique la gracia , pero el confagrarlas , y ungirlas , las 
proporciona con los obfequios que por medio de la religión en 
ellas fe ofrecen : percibiendo los hombres de ellas ceremonias fa- 
gradas con que las Iglefias fe deftinan al culto verdadero de Dios, 
un jugo afeduofo que los difpone , y habilita para el egercicio de 
las cofas Divinas con mas fuave facilidad : la reverencia y refpeto 
con que fe deben tratar , infundiendo miedo pavorofo el entrar en 
ellas , no deíatericion *, porque el faltar a fu decoro profanando- 
las , es de las cofas que Dios mas fíente , haciéndole aufentar ellas 
irreverencias i que el edificarlas , adornarlas , y ungirlas , no es tan- 
to porque Dios nccefite de ellas ceremonias , pues íu Soberanía no 
depende de nueílros rendimientos , y es Dios , y Señor de todo lo 
criado y por criar , fin que nofotros fe lo llamemos quanto por- 
que en los Templos que íe le dedican, labra nueílros corazones , y 
los difpone , y defocupa de todos los afedos humanos, para que 
con elle defembarazo lleguen a fer Templos vivos de fu Divina Gra- 
cia , que es la habitación que Dios bufea. 

9 Confagrófe la Iglefia el dia fenalado, fm que faltaííe cirennf- 
tancia alo-una de lucimiento , y concurfo-, pues de todo el Obifpa- 
do, y dc^toda la Nueva-Efpana vinieron convocados a porfia No- 
bles y Plebeyos , ricos y pobres , a hacer fellivo con las galas, 
y con el numero el mayor dia que defde fu conquilla , y eicc- 

H a cion 


LIBRO PRIMERO, 

cion había vifto aquella populofa , y opulenta Ciudad •, porque en 
aquellos Reynos no fe celebró halla entonces ado de igual eípeda- 
cion, y folemnidad. Tiendo ella la primera ConTagracion de Ca- 
tedral que aplaudieron aquellas poderoías Provincias. DióTe la 
vocación del Templo a Dios , a quien en primer lugar fe le debe 
todo , y defpues á fu Sandísima , y Puriísima Madre , con el titulo 
efpecial de la Concepción fm mancha en el primer inftante de fu 
íer : miftcrio de quien fue devotifsimo , y en quien diícurria con 
grandifsima ternura y acierto , habiendo eícrito algunos memoria- 
les y papeles fobre efte punto , tan ajuftados a la dificultad y ma- 
teria teológica que encierra, que dieron bien que admirar a 
los mayores Teólogos que los vieron •, tan bien razonados , y dif- 
cretos , que en quanto a eftas dos calidades confcíaban ingenua- 
mente todos , que ninguno podría efcribirlos con ventaja. 

I o Defpues de concluida la ConTagracion , defde fu fitial hizo 
una platica al Pueblo numeroíifsirao que había concurrido , la qual 
contenia diferentes puntos , y de gran utilidad todos , diícurridos 
con mucha dodriiia , y exprefados con ternifsimo afedo. Ponde- 
ro la importancia , y provecho de los fagrados ritos y ceremonias 
Eclefiafticas , y la antigüedad con que fe hallaban pradicados, e 
introducidos : la dignidad, y excelencia de las Iglefias de la Reli- 
gión Católica , pues íolo en ellas fe ofrece la verdadera Vidima 
en el Cordero inmaculado Jefu-Chrifto , que íe íacrificó en la 
Ara de la Cruz para refcatar nueftra fervldumbre , y dar a fu Eter- 
no Padre la fatisfaccion por nueftras deudas : quanto premia Dios 
la reverencia que fe les da , y quan inexorable caftiga los defcui- 
dos con que fe ofenden : el refpeto que fe debe a los Sacerdotes , y 
Miniftros de la Iglefia , como á Paftores de las Almas , y Tefore- 
ros de los beneficios divinos , y riquezas celeftiales : el amor que 
los Eclefiaílicos han de tener a los feculares , como a ovejas enco- 
mendadas a fu vigilancia , por cuyo cuidado corre fu aprovecha- 
miento , admitiéndoles en los Templos con mucha benevolencia, 
y difpenfandoles en ellos los alimentos , y pan de los hijos regalados, 
que fon las gracias que Dios encamina á los íeglares por las manos 
de los Sacerdotes : la puntualidad , y gufto con que fe han de pa- 
gar los diezmos , y primicias á la Iglefia , pues el Señor de todo, 
y cup Providencia paternal nos lo d^todo , refervó elfa pequeña 
porción para el lucimiento de fu culto , y fuft ento de fus Miniftros, 
y de fus pobres, que tienen el mayor, y mas legitimo derecho i 
las rentas eclefiafticas , que fe componen de primicias , y diez- 
mos: 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 

mos : Tiendo ella paga im reconocimiento natural de Tu univerfal 
dominio ^ que de lo miímo que da ^ quiere dar á entender que re- 
cibe , para verter fobre noTotros ios beneficios a manos mas llenas: 
y últimamente cerro con la obligación en que fe hallaban Eclefiaf- 
ticos , y Seculares a los CatoliciTsimos Reyes de Efpaha , y Monar- 
cas abfolutos de la America •, Patrones de tan Tanto, y Real Tem- 
plo , por la liberalidad , y magnificencia con que habian promo- 
vido , y ayudado la concluTion de tan inTigne fabrica , rogando 
continuamente áDios por los fucefos felicifsimos de Tus Coronas. 

I I Luego que acabo la platica , aplaudida de tan inumera- 
ble concurTo , mas con lagrimas de ternura , que con elogios de 
encarecimiento , Te leyeron en voz alta los Decretos del Santo Con- 
cilio de Trento , que tratan de la Inmunidad de las IgleTias , con- 
Tervacion de Tus bienes , y debida paga de los diezmos , por fer 
efto lo que hafta el ultimo aliento defendió zeloTifsimo. En leyén- 
dolos , íe hizo el reconocimiento al Real Patronato por parte de la 
Iglefia , el qual recibió el Gobernador con acción de gracias , y en 
telHmonio de él , en nombre del ObiTpo , y del Cabildo fe mandó 
forjar una llave de oro , en que eftaban gravadas las Armas de Tu 
Mageílad , y fe remitió a fu Real mano con la flota del ano de 49. 
en íchal del reconocimiento que le protestaba la Iglefia , como a 
Tu único Patrón , y Dueño. Efta llave con una Talvilla de oro la 
trajo él mifmo quando volvió a ETpaha y la puTo con el debido 
rendimiento en las manos del Rey nueftro Señor , que con fu en- 
trañable devoción Te la dedicó a la Mageftad Soberana de nueftra 
Señora de Atocha , Patrona de fu Corte , y Silla Real de Madrid. 
Y en habiendo hecho todas las demás advertencias al Clero , y Pue- 
blo , que el Pontifical Romano manda que haga el Prelado en fe- 
mejantes funciones , Te dió fin á efte ado folemnifsimo , y defde 
las Vifperas del mifmo Domingo tomó principio elOdavario, y 
colocación del Santifsimo en Tu Templo , con tantas fieftas , y de- 
inoftraciones de alegría, que de Tu relación , y de todas fus circunf- 
tancias Te compuTo un libro particular , á que Te remite la curioTi- 
dad de quien quiTiere faberlo con mayor individuación. 

I ^ Aunque fue tanto lo que obró nueftro Prelado en la fa- 
brica material de Tu IgleTia , no fue menos lo que difpufo para fu 
íérvicio , y afsiftencia , y juntamente para la educación , y apro- 
vechamiento de los Tugetos pobres del Obifpado , que de cftos 
Seminarios han falido ventajoTifsimos para todos los minifterios. Fun- 
dó, á pocos mas de diez pafos de diftancia de laCatedral, unColegio,de- 


éi: LIBRO PRIMERO, 

dicado a los gloriofos Apeldóles San Pedro , y San Pablo , de quien 
fue devoto con entrañable ternura , para que los Colegiales, que en 
él fe crian , firvan la Iglcfia , atiendan a fu mayor culto , y adorno*, 
y los Divinos Oficios tengan mayor copia, y numero de Miniftro 
que los autoricen. Doto efte Colegio en doce mil pefos de renta, 
y honróle con el titulo de Real, configuiendo de fu Mageftad el re- 
nombre , y confirmándole por fu Santidad. En fu fachada, que es 
hermofifsima , y de muy limpia, y acertada Arquitedura , efta un 
Efeudo de piedra pulidifsima , en quien fe refpetan , formadas de 
dieftrifsimo cincel, las Armas Reales , y debajo de ellas fe lee ella 
infcripcion: 

REGALE HOC COLLEGIVM 
SSMO PETRO APOSTOLORVM principi dicatvm. 
IVSSV POTENTISSIMI RE GIS P H ILLIPP I IV. 

ET CLAVVM VNIVERSALIS ECCLESM TENENTE. 

INNOCENCIO X. PONTIFICE MAXIMO; 

EX DECRETO SANCTi CONCILII TRIDENTINI 
EREXIT, CONSTRVXIT, ET CATHEDRIS DIVERSARVM 
FACVLTATVM AMPLIFICA VIT: 

D. D. lOANNES A PALAFOX 

ET MENDOZA, 

EPISCOPVS ÁNGELOPOLITAN VS. 
REGIVS SVPREMI INDIARVM SENATVS 

CONSILIARIVS. 

ANNO DOMINI M.DC.IL’. 

i 3 Suftentanfe en él , leyendo á fus horas feíialadas , quatró 
Maeftros de Gramatica,y Retorica,dos de Filofofia,y quatro deTeo- 
logía, con eftipendio de trecientos , y de docientos pefos , todos en 
fus Generales diftintos, y capaces de muchos oyentes. Para el ma- 
yor aliento , y fervor de los Eíludios , y Letras , pufo en efte Co- 
legio , y le heredo de fu Librería feledifsima , y copiofifsima , pues 
confiaría de mas de feis mil cuerpos de Libros de todas ciencias, y 
facultades. Inftituyb , á mas de las referidas , otra Cátedra de la 
Lengua Megicana : acuerdo importantifsimo para el Catecifmo, 

y 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFON. 63 

y enfeñanza de los Indios , pues con aprender la juventud efta len- 
gua perfedamente fe crian Miniftros capaces de obtener los Cura- * 

tos , y adminidrar los Sacramentos , á los que no entienden otro 
Idioma , que el natural bárbaro en que nacieron. Con efte fin prin- 
cipalmente erigió el Colegio el Prelado, zelofiísimo del mayor bien 
de las almas, yen élfolamente entran hijos de Padres de conocida, y 
notoria limpieza , y nobleza , á titulo de lenguas , como fon Mifteca, 

Totonaca , Chocha , Otomi , y Megicana , los quales tienen obli- 
gación de acudir los Domingos , las Vifperas , y los dias feftivos a 
la Iglefia con fobrepellices , aísiftiendo a los Divinos Oficios , y Mi- 
fas , dando con efto grande edificación al Pueblo , é inílruyendofc 
juntamente en las ceremonias , y ritos Eclefiafticos , que defpues 
han de pradicar. A mas de la fundación del nuevo Colegio de S. 

Pedro, y S. Pablo, amplió, y enriqueció el antiguo que habia de 
San Juan , haciéndole con efto capaz de recibir , y fuftentar ma- 
yor numero de Colegiales , pues fon de ordinario mas de quarenra 
los que fe reparten entre los dos : con que no es mucho que vi- 
nieíTe tan empeñado , quien en tan poco tiempo dejó hecho tanto 
en las Indias , y que fueíTen tan limitados , y cortos los focorros 
que hizo a fus parientes , el que no reconocía mas parentefco que 
el eípiritual de fu Eípoía. 

CAPITULO XII. 

EL ACCWENTE QUE SOE\EVmO A LA ULTIMA 

7 nano con que Jello la fabrica funtuofa 
de la Catedral. ' 

A vida miferable en que refpiramos , fi no fe dice 
con mayor propiedad en- que gemimos , no admi- 
te apariencia de felicidad fin contrapefo , glo- 
ria. fin contrafte , ni gufto fin deíazon. Dcrra- 
mafe la amargura de las hieles tan generalmente 
en todos los fucefos de la comunicación huma- 
na , y fu trato tan de continuo fe mezcla de fobrefaltos , y fuftos, 
que folo han acertado a aíTegurar fu inconftancia , y templar íus 
finíabores , los que ningún accidente de buen color , y hermofii- 
ra han recibido por los ojos fin fofpecha, ni dado entrada en el 
corazón , fin el rcfguardo de haber introducido primero la cau- 
tela de quan aprifa puede mudar femblante ^ porque en efte teatro 



tra- 



^64 LIBRO PRIMERO, 

trágico de nueftras acciones ^ lo que dura , es la penalidad j y lo 
que fe defvanece , y pafa como íombra , es el contento. 

2 No parece que para el a4ilielo , y viveza de efte Miniftro, 
y Prelado podia haber cofa de igual confuelo al ver concluida 
con toda perfección , y magnificencia obra tan del fervicio , y cul- 
to de Dios , y tan conforme al animo religiofifsimo de fu Rey, 
como la de fu Iglefia Catedral, en que el confumib la mayor par- 
te de fus rentas Epifcopales j pero fin perder de vida el focorro 
de los pobres cuyas eran , dándolas con eftos empleos de todas 
maneras a mas crecidos logros } pues no habiendo falido de las Ar- 
cas Reales diez mil pefos en todos los nueve anos , fiendo los gaf- 
tados cerca de quatrocientos mil , bien fe conoce , fi para elle fin 
tan gloriofo podría llamarfe milagrofa la multiplicación : porque 
todos los medios que fe aplicaron , fueron fuaves , y voluntarios, 
ninguno violento , b duro , fin que el mas ligero apremio gravaííe, 
ó defacomodaíTe a los Indios , cuyas vejaciones procuro remediar, 
e impedir por tantos caminos , aunque tan a fu cofia •, venciendo 
la principal dificultad , que confifie en el tiempo , que ni fiemprc 
un animo , que excede en la viveza , fe ajufia a medirfe con él, 
por pedir muchas veces lo que fe egeciita mas tiempo •, pero con fu 
afsifiencia incanfable , y la adividad de fu zelo , por horas crecia, 
y fe defeoliaba el edificio , que por anos tan dilatados tuvo ocul- 
tos debajo de tierra los cxccfivos gafios de los cimientos , y caíi 
'defmayadas , y rendidas las efperanzas ,dc que fe pudieííe profe- 
guir , y terminar : fiendo efie el único retorno , y regocijo de los 
que para obra tan heroyea ofrecieron limofnas tan liberales. 

5 Los que no pueden encontrar vicios , ó delitos con cuerpo^ 
que calumniar en los que perfiguen y aborrecen , los bufean aé- 
reos, y fantafiieos, haciendo achaques de imaginación, los que 
carecen de confifiencia. Los defedos cfpirituales , que pafan en los 
retretes del animo , no pueden tener oculares los teftigos , con que 
no es tan fácil el convencerlos , como los que fe reducen á la ef- 
fe ra corporal. El fer defiemplado, y gloton, no puede encubrir- 
fe, porque es materia de que juzgan los ojos. El fer codiciofo, y ava- 
riento , también es pecado con bulto •, porque le hace lo que fe 
oculta , y fe guarda : y fe difimula con dificultad efie Idolo , t]ue 
avaíalla , y tiraniza indignamente el corazón humano , capaz de 
mas efiimables teforos. La fenfualidad es contagio , que como 
prende en los fentidos , ellos bafian para huirle, y abominarle, 
Y con ellos efearmienta del efirago mifcrable que ocafiona. No 

era 


VIDA DED. 3 UAÑ DÉ PALAFÓX. '65 

ers Fácil f í|Éic los cmulos de cRe Preládo sriTiáííen. lás Cáliimniás 
por el ládo de los vicios <^uc íe íeiiálán en el cuerpo ^ y le áFeán^ 
entorpecen j y amáncillán '•> porc^ue le traliiá muy Fujeto a las leyes 
del eípiritu ^ y muy mortificado en el antojo de fus pafiones , guar- 
dando en todo lo c^ue le derriba, y le rinde tal moderación , c|uc 
pafaba á rigor , y auReridad. Y afsi fe entremetian en la jurifdi- 
cion de lo fecreto , refervada a Tolo Dios , notándole de Foberbio, 
y vano , y amigo de íobreíalir , y mandar ; y c^ue las acciorles c^ue 
en lo exterior parcelan virtuoías , y lioneRas , las viciaba , y torcía, 
ladeándolas al fin caduco , y perecedero de fu gloria propia. 

4 Todo Fue al contrario , defde que la luz verdadera le 
abrió los ojos , y guio los pafos , y la hermoíiira de la Eterna Sa- 
biduría le ganó el corazón i porque en nada Fe miro , o buFco a si 
miFmo, poíponiendo todas Fus conveniencias, y atenciones al Fervi-. 
cío de Dios , y de Fu Rey, regulando Fus medras, y aumentos con' 
la utilidad de Fus progimos , y dando en todo el primer lugar a 
la razón , a la verdad , y a la juRicia > con que tenia muy deRer- 
rados de Fu trato , y comunicación , el interes , la adulación , y la 
ÜFonja. Para coronar por los dos lados el mageRuoFo retablo del 
Altar mayor , que llaman de los Reyes , y proteRar el Real Patro- 
nato de la Catedral , que con tanta Felicidad babia concluido, man- 
dó labrar de madera dos EÍcudos grandes de talla , enlamblage , y 
eFcultura muy primoroFa, y proporcionados Fegun las reglas que 
diótala perFpediva, con la altura donde habían de colocarFe, que 
es de mas de noventa pies. Porque ios Efeudos pudieíTen gozarFe, 
y diRinguirFe mejor eii tanta diRancia , determino que Fe FormaF- 
fen aquartelados , introduciendo en Fas quarteles , ó compartimien- 
tos quatro Reynos , ó tres los mas principales que incluyen las co- 
ronas de EFpana , Fignificados en Fus armas con diferentes reFpetos; 
pues Fi los EFcudos huvieíTen de abrazar , y comprehender todos los 
Reynos , y Señoríos de Fu MageRad , como era forzoFo para en- 
trar , y hacerFe lugar en ellos , quedaban a la viRa cafi impercep- 
tibles. Los Reynos que Fe aquartelaron , guardando entre ellos la 
precedencia aífentada, e inalterable, y la diferencia de los co ori os, 
fueron los de Callilla , y León , Aragón, y Navarra, Fegun el mil- 
mo ObiFpo declaró deFpues , aunque en mas Fevéro , y legitimo 
juicio , y por ventura , en el de los AragoneFes , el Reyno de Ara- 
cron eRaba en ellos expreFado por dos derechos diferentes , uno el 
mas antiguo , y otro mas moderno , como Fe convencerá con ma- 
yor numero de teRigos , y teRimonios. A los EFcudos los timbra. 


LIBRO PRIMERO, 

ba la Corona Imperial de la Angufiifsima Cafa de Auftria , orlándo- 
los el Collar de oro ^ compuefto de eslabones , y pedernales , de 
quien pende la Piel, b Vellocino, mas mifteriofo , y fagrado que 
el de Coicos , como infigoia principal de las dos Borgoñas , y de 
las de los Eftados de Flandes, Caballería que inftituyó Felipe , Du- 
que de Borgona, llamado el Bueno, por los años de 

$ Por Gaftiila fe ponía en ambos efeudos , en primero , y me- 
jor lugar el Caftillo de oro en campo colorado , que no fon dos, 
fino uno , por fer efte Caftillo folo las Armas del Rey Brigo , de 
quien le heredaron losGondes deCaftiila,y de ellos losReyes fus fu- 
cefores. En el quarrel opuefto , b encontrado , que fiempre ftauc 
las leyes de la precedencia, eftaba colocado el León rojo , en c.ín- 
po de plata, en pie con las manos levantadas , rapante, y formi- 
dable , abiertas las prefas , y defembaynadas las garras , armas an- 
tiguas de los Reyes Godos , de quien las continuo Pelayo , immor- 
tal defeendiente Tuyo, y reftaurador gloriofo de Efpaña ^ las qua- 
les fe atribuyeron propiamente al Reyno de León , ó por haber 
fido efte Reyno la primera conquifta de efte invido Héroe , ó por 
la corrupción del Vocablo , fi ya no ignorancia de los antio-nos, 
que entendieron que la Ciudad de León , Cabeza del Rey¿), y 
que le da nombre, fe llamb afsi por el León de las Armas. En 
la tercera divifion , o compartimiento , fe colocaron las quatro 
barras del Reyno de Aragón , de color rojo , b de íangre, cuyo ori- 
gen fue, aftentar el Emperador Carlos Calvo los quatro dedos de la 
mano derecha enfangrentados en el Pabés,b Efeudo de oro del Con- 
de de Barcelona, y correrle con efta tinta roja de alto é bajo, for- 
mando las quatro Barras , o Baftones , que permanecieron por Ar- 
mas del Principado de Cataluña, y de él fe comunicaron al Reyno 
de Aragón por medio del cafamiento del Principe Don Ramón Be- 
renguer con la Reyna propietaria de Aragón Doña Pretonila , á 
cuya Corona, como el Principe incorporb la Baronia , agregb tam- 
bién las Armas , con el mejor lugar , y precedencia •, íi bien efto, 
no parece que lo afientan algunos Hiftoriadores modernos , como 
fe vera. En el quarto , y ultimo fitio , para denotar el Reyno de 
Navarra, fe íntrodugeron las Armas que llaman de Sobrarve , y 
conftan de una Encina , b Robre muy copado , y verde en campo 
de oro , fobre cuya copa , b cumbre fe apareció una Cruz roja al 
primer Rey , y Fundador de las Coronas de Aragón , y Navarra 
Don Garci Giménez , por los años de 724. cafi^n los primeros 
paros de la reftauracion de Efpaña , en que tuvo tanta parte efte 

cf- 


VIDA DE D. }UÁN DE PALAFOX. ^7 

efclareddo Rey , dándole el Cielo en efta fagrada prenda la mayor 
feguridad de la Vitoria que obtuvo de los Moros , como a otro 
Conftantino. 

6 Como eftos Efcudosfe formaban con el dcfignio de coronar, 
.y acompañar aquel grande , y mageftuofo retablo , en la divifion, 
y afsiento de fus quarteles no fe obfervaron los ángulos de las pa- 
redes , fegun la coftumbre ordinaria , fino la cercanía , y proximi- 
dad del rniímo retablo, á quien hadan compañía, y fervian de 
adorno. Remata el retablo por la parte de enmedio , por donde 
cierra con el medio punto de la bobeda , b techumbre , con una 
hiftoria de la Afundon de la Reyna de los Angeles , b de la que 
propiamente llaman fu Coronación , en que concurren las tres Di- 
vinas Pcifonas al adro de mayor folemnidad que vieron los Cie- 
los , firviendo de mote aquellas palabras de los Cantares : V snid 
Amiga mia : Veni Amica mea j llamándola con eftas voces regaladas 
á* recibir la. corona de los mayores méritos que cupieron en pura 
criatura. Los dos Efeudos Reales fe pufieron a los dos lados , algo 
mas bajos ,- fegun la proporción de la arquiteólrara , aífentados fo- 
bre fus pilaftras , y macizos , recibiéndolos en medio dos Angeles 
de eícultura , con palmas en las manos , aludiendo al triunfo de íix 
Reyna , y juntamente pronofiieando vidorias , y felicidades a nuef* 
tro Rey. En confequencia pues , de que los Efeudos miraban al re- 
tablo , y a fus dos manos, b lados, y no a los Angulos de las pa- 
redes , fu diftribucion fue , que los caílillos por ambos lados :pe- 
gaban con el retablo , y por los mifmos quedaban las barras de 
Aragón mirando á las paredes ; los Leones correfpondian a los cafi- 
lillos , y coiifiguienremente al retablo , obfervando los preceptos 
de Armería , fin volverle las efpaldas , como forzofamente fucede 
en otra diferente colocación , en los Efeudos que llaman de mano 
derecha : y el árbol mifteriofo de Sobrarve , fecundo con el fru- 
to íaludable de la Cruz , debajo de los caldillos , tocando también 
inmediatamente al retablo. Labrabanfe eftos Efeudos en una pieza 
de la Iglefia Catedral, que fervia de obrador , conforme a la dif- 
poficion , y colocación que el Obifpo habia ideado y un dia que 
íc pafeaba por ella con dos Caballeros de la Ciudad , confiriendo 
otros negocios diferentes , como de repente interrumpid la coh- 
veríacion , y eftan do el Artífice aótualmente trabajando, les dijo: 
Ven V. nús. ejios EJeudos? pues han de dav mucho en ^ue entendey, 
y fin añadir mas , volvid a continuar fu platica , y difeurrir en 
la materia aac fe trataba antecedentemente. Los Caballeros no 

1 z 


'68 LIBRO PRIMERO, 

hicieron entonces concepto, ni de las armas , ni de íu difpoíicion, 
ni del motivo con que lo decia el Obifpo j pero el tiempo , y el 
fucefo verificaron la luz de la previfion. 

7 Movidíc el Obifpo para introducir en los Quarteles de los 
efeudos eftos quatro Reynos principales , dejándolos perceptibles en 
la altura que habían de ocupar , el obfervar el eftilo de las pro- 
vifiones, deípachos , y cédulas Reales, y el pertenecer el deícii- 
brimiento , y la conquifta de la Nueva EÍpana á las coronas de 
Caftilla , y León , fegun aquel proverbio vulgar Caftellano , que 
dice : J CafiUla a León , melpos Mundos dio Colon. Pufo las armas 
del Reyno de Aragón , por fer el inmediato á las dos coronas refe- 
ridas, y haber fucedido el defeubrimiento de la America en el Rey- 
nado del Magnánimo Rey Don Fernando el Católico , por cuya 
perfona fe incorporo Aragón con Caftilla , y todos los Reynos , y 
Señoríos adyacentes que le pertenecían : caufa porque en tiempo 
del Señor Rey Don Felipe el 11 . en las Cortes celebradas en Mon- 
zón el ano de i j 8 5. fe eftablecib ley, y fueron a favor de los Ara- 
gonefes , de que pudieífen gozar en las Indias todos los pueftos , y 
preeminencias que los Caftellanos : dando la razón de efta concef- 
íion , y Privilegio , por quanto el defeubrimiento , y conquifta deilas fu- 
cedió en el ^ynado del Serenifsimo ^y S)on Fernando el Católico , de glo^ 
riofa memoria , y que d ello inter’tfinieron también Aragonefes. Con que 
defpues de las armas de Caftilla , y León , fe introdugeron las de 
Aragón en los efeudos con tan fundada legitimidad. Para que entraf- 
fen también las de Sobrarve , como él mifmo depuío, y teftificó, le 
pudieron inclinar muchas razones. Lo primero, el fer fagradas, 
milagrofas , y aparecidas. Lo fegundo , el que fon las mas anti- 
guas que comprchenden los dos Reynos de Aragón , y Navarra, 
y fer él por ambos vafallo de fu Rey , pues nació en Fitero , Lu- 
gar de Navarra , y fu origen es de la cafa de Ariza en Aragón. 
Lo tercero, porque el primer Obifpo que pufo en el edificio la pri- 
mera piedra fue Aragonés, Varón Apoftolico , prefentado por el 
zelo del Invidifsimo Emperador Carlos V. y que quien había ter- 
minado la fabrica tan felizmente , era también vafallo del mifmo 
Reyno. Pero lo ultimo , y mas principal , porque entre todos los 
blafones reales , ninguno mas claramente comprueba , y teftifica 
la Religión Católica de fus Principes , pues merecieron que Julio II. 
Pontífice Máximo , reftauraíle el renombre , y titulo de Católico 
en Don Fernando Rey de Aragón , y de Efpana por el Cafamien- 
to con la gloriofa Reyna Doña Ifabel , iiititulandofc amibos por 

an- 


VIDA DE DON JUAN DE PALÁFOX. '^9 

antonomafia los Reyes Católicos , y dejando á fus fuceíores eftc 
renombre iloftrífsimo , como propio , y hereditario , quando íc 
hallaba intermitido , b olvidado por tantos figlos : porque el pri- 
mero a quien fe le concedieron los Padres de un Concilio celebrado 
en Toledo fue Reca redo , Rey Godo, y Hermano del invencible 
Rey , y Mártir S. Hermenegildo , por la emprefa heroyea de ha- 
ber reducido los Godos al gremio de la Igleíia , y defterrado de 
los Rcynos de Efpaha la heregia pcftilentiísima de Arrio : y def- 
pues de él fe renovó efte blafon , tan digno de nueftros Reyes, 
en AlFonfo , yerno de Pelayo , zelador ardentiísimo de la Religión 
Católica, volviendofc á omitir, ó fepukar hafta los Reyes 
Don Fernando , y Dona líabel , llamados los Católicos por 
excelencia. 

8 De la Religión de cftos Principes , cuya memoria refpcta- 
ran todas las edades , comunicando fu imitación aciertos a los mas 
cabales Reyes , la infignia , ó divifa mas antigua , y fagrada era la 
de Spbrarve , por quantas íignificaciones comprchende. Lo prime- 
ro , el campo es oro , que denota la caridad , y zelo abraíador 
que inflama los pechos de tan rcligiofos Monarcas á la propaga- 
ción fecunda de la Fe : cauía principal que movió a la Conquifta de 
las Indias. El aibol que en él fe fobrepone , es Robre , ó Encina, 
cuyo verdor nunca íe marchita , ó enlacia : ni el Eftio le confu- 
mc , ni el yelo le quema , ni fe rinde del tiempo a inclemencias, 
ni á injurias : porque la Fe es como la cabeza de la Serpiente , que 
por guardarfe , todo lo reftante del cuerpo debe primero aventu- 
rarfe , y exponerfe : fiendo cfta como la Corona Cívica , que fe re- 
gia de las ramas de Encina para laurear los defeníores esforzados 
de la patria , por íer la Fé el folar verdadero del íoldado Cató- 
lico : de cuyo tronco , también mifteriofo, fegun el fentimiento 
de Autores graves , fe formó la Cruz , donde Nueftro Redentor^ 
en opoficion del árbol primero tan defgraciado , regó con fu San- 
gre los frutos faludables de nueftro remedio. Y la Cruz , que fo- 
bre la copa de la Encina firve de corona , ó remate , es de color 
rojo , figniíicacion de la purpura que viftc , y ennoblece la Ma- 
geftadReal, y juntamente prenda de triunfos, y aclamaciones, 
coftando fiemprc el vencer , no poca íángre que derramar. Con 
que fi cfta feñal gloriofa fe le apareció al primer Rey de Aragón en 
la forma referida, como pronoftico de victoria fclicifsima contra 
los Moros , infundiéndole calor para prefentar tan honróla bata- 
lla , con mucho acierto fe pufieron cftas armas , acompañando 


70 LIBRO PRIMERO, 

á las de Caftilla , y León : pues fe unieron tan dilatadas , é inmor- 
tales coronas en las períonas de los Católicos Reyes Don Fernando, 
y Dona ifabel , que fueron los últimos que con imperio abfoluto 
libraron á Efpana del feñorío bárbaro de Mahoma en la celebra- 
da conquifta del Reyno de Granada, introduciendo en fus mezqui- 
tas , tantas veces lóbregas , la gloria , y fabiduria de la Cruz, inE 
trumento en quien fe depofitb el refcate univerfal del linage hu- 
mano : y cnarbolando fobre fus almenas rebeldes el eftandarte , y 
vandera mas propia de la Religión verdadera : y afsi parece que 
didb para efta ocafion el erudito hiftoriador Pedro Antón Beuter, 
que eferivib en tiempo del Señor Carlos V. nieto de los Reyes Ca- 
tolices , las clauCulas figuientes : tiene Aragón de preáarfe de 

fus primeras armas de la Cru^ colorada en el árbol leerde , que fueron las 
de Sobrarle y que por fer de figura de la Cru-^ del Señor y d quien nmguna 
comparación fe halla , que es árbol de l¡>tda de las almas y por fer milagro^ 
faments aparecida en feñal de fa^or , j VMoria contra los enemigos de 
la Fe, 

^ Eftos Efeudos , baftantemente delineados con la pluma para 
perfeda inteligencia de fus partes > fe colocaron fobre el retablo en 
ios íidos que hablan de ocupar j'feis mefes antes que fe celebraííe 
la folemnifsima coníagracion de la Igleíia , y eftuvieron coloca- 
dos nueve mefes defpues de coníagrada i fm que habiendo concur- 
rido antes , y defpues tantas perfonas dodas , y advertidas , á ad- 
mirar aquella funtuofa fabrica , ninguna hicieíTe reparo en ellos, 
ni los eftrañaííe. Ocho mefes defpues de haber falido de Indias 
cfte Prelado , defpertó la mala intención , b finieftra inteligencia de 
los efeudos , ( que de ordinario fe dan las manos la ignorancia , y 
la calumnia , ) y fe delataron en la Real Audiencia de Megico , por 
diferentes capítulos , moñrandofe parte , y formando acufacion , y 
q^ierclla el Fifcal. La delación , y lo que íe pretendía comprobar 
fe egccutd con tanto fecreto , que para ello fe valieron de Minif- ^ 
tros de Inquificion. Cafo raro 1 como íi ellas materias fueíícn de 
la jurifdicion de aquel fanto, y redifsimo tribunal. Para quitar, i 
y reformar los efeudos fe dio inftruccion fecreta : fe refervb el fe - 1 
lio , y regiílro para défpachar la proviíion real: todos ellos reca- 
tos, y cautelas fe obfervaron. íPara qué tanto fecreto , fi el deli- - 
to era tan publico í Si los efcandalos que caufaron las armas eran 
tan notorios como fe pondera , qué averiguación , ni reforma pe- 
dían fer callados ? Lo publico , fi es malo , publicamente infla por 
el remedio , y los exeefos cfcandalofos no fe corrigen debajo de 


VIDA DE DON JÚAN DE PALAFOX. yt 

fecreto natural j pues es muy bien ^ que el caftígo llegue con el eíl 
carmiento ^ hafta donde íc deíenfrenb la temeridad con la incon- 
Íideracioíi. 

10 El primer capitulo , y el mas criminal ^ y gr^ivc, confiE. 
tia en decir : Qnc el Obifpo , en los Efcudos de ías Armas Reales, 
jurifdicion tan efenra , y fagrada ^ habia introducido las particu- 
lares de fu familia. De manera , que el que en ninguna de tantas 
obras fenaladas como concluyo, ni en el Colegio de San Pedro, y 
San Pablo que erigió dcfdc los cimientos , pufo fus armas , pudien- 
do tan legítimamente , a imitación de tantos Prelados , y Princi- 
pes , refervando Armas , y Patronato para fu Rey , para convencer 
fu altivez, y prefuncion tan abominada, en el mundo, habia 
aquartelado fus armas entre los Efcudos Reales, con ofadia nunca 
vifta , ficndo cRa demonftracion una como efpecic de facrilegio. 
Tenía muy prefente , para no Vcncerfc de efías vanas exteriorida- 
des, lo que el refiere en fu libro tan provechofo de la Lu^ a los 
Vilpos , de un Obifpo , que en todas fus obras introducía fus armas, 
que diciendole á un criado fuyo/ que trahía un veílido muy mal pa- 
rado : iPorqué no me pedís un l^efiído ^ erando ^ejfe tan roto) Le rcfpon-* 
dio con mucho donayre , y juntamente fal de doctrina : Porque 
V, S. no me ponga en la ropilla fus armas. El fundamento de efta 
imaginación tan defeaminada, fueron las milagrofas Armas de So- 
brarve , b ignoradas de los calumniadores , ó falfificadas con defeu- 
bierta malicia. Dio el Fifcal á entender , que fe habia equivocado, 
ó que le equivocaron enganofamente con el nombre Ari^^a , que 
es el lugar principal, y cabeza del Eftado, de quien tomaron el 
tirulo fus Marquefes , cuyo hijo era eíle Prelado. Sofpechbfe , que 
efta equivocación tan llena de veneno , trahia fu origen del Arzo- 
bifpo que era aólualmentc de Meglco , no muy afecto á Don Juan 
de Palafox , y de nación Vizcaíno, b Bafcuence , en cuyo idioma, 
tan cerrado , y efeabroío , efta palabra Ari^a , fignifica Encina, b 
Robre •, y como hallaron en el cuerpo de las armas el Robre , Car- 
rafeo , b Encina , pafaron a concluir, fin mas examen , ni Jueces, 
que efta era divifa propia de la Caía de Atiza , haciéndole al Obif- 
po pariente del nombre del Lugar , fignificado en Vizcaíno , y 
no de los Palafoxcs , y Mendozas , que no tienen por armas En- 
cina , ni Carrafeo. Eftrano alucinamieiito para laftímar , y hacer 
odiofo con él a un Prelado tan conocido , amancillándole con tan 
terrible calumnia 1 Pudo fer , que otros fe equivocaífen con algu- 
na apariencia mas fundada , por entender ,.quc la cafa , y folar de 


LIBRO PRIMERO, 

los Marquefes de Ariza habla contrahido parentefco con la de Ibs 
Rebolledos, cuya familia trabe por armas un Robre, ó Rebo- 
llo , que es efpecie de Encina , ó Carrafco. Pero cafo que conftal- 
fe cfte parentefco , de quien el Obifpo no hace memoria, la pre- 
funcion fe defvanecia , con qne al árbol de los Rebolledos no le 
íirve de corona la Cruz roja , cercada de el refplandor con que 
la cTuarnecib el Ciclo: por donde quedaba aííentada, y conven- 
cida la diftincion de las Armas Reales de Sobrarve , en los que 
cuvieíTen una moderada noticia de las hiftorias. 

1 1 Alcgarafe, que el Livio^ Aragonés , Gerónimo de Zurita, 
no reconoce cftas por armas del Reyno de Aragón, ni quiere pa- 
far por la derivación , y etimología que de ellas fe toma para dar 
denominación al Reyno de Sobrarve , el mas antiguo patrimo- 
nio de fus Reyes. Porque en el Tom. i. de fus eruditos Anales 
cap. íicnte , qne las primeras armas de los Reyes de Aragón, 
fue el eícudo de lá Cruz de plata en campo azul , por haberíe- 
le aparecido al Rey Iñigo Arifta una Cruz en el Cielo al tiempo de 
dar una batalla á losMoro's: ^refagio fagrado de via:oria,yfelicidad:y^ 
que el Reyno de Sobrarve íe llamo afsi , por eftar íito mas arriba 
de la Sierra de Arbe , que divide^, y parte a Sobrarve de la tierra 
liana , que forma diferente Provincia t íignificando Sobrarve lo 
mifmo qué altura , o eminencia en grado mas íliperior que lo que 
fe levanta, y defcuella la Sierra de Arbe 5 no Cruz aparecida fo- 
bre árbol , como fe interpreta comunmente j y afsi concluye di- 
ciendo : I no dudo , que haya fido ejlu nueDa intención •, porque ni en 
lo anticuo , ni moderno fe hdUd haber ufado los ^yes de tales infantas 
con el arhoí» Pero ello es concluir con demaíiada reíolucion , íiem- 
pre culpable en materias tan obfeuras , y revueltas : íiendo nc- 
cefario para no dudarlo un juicio tan fofegadó , y erudito , que 
alegaíie teftimonios mas concluyentes : pues es cierto , que en lo 
moderno , y en lo antiguo fe encuentran inftrumentos que con- 
vencen haber ufado , y ufar fus Reyes de tales infignias en fus cí-, 
cudos, y monedas, ennobleciéndolas el árbol timbrado con la íe- 
hal de la Cruz : y lo que no fe puede dudar , es , que en lo an- 
tiguo , y lo moderno , el fugeto mas do£Io , quando no trata al- 
gún punto de intento , puede errar , y defeuidarfe , y Homero 
dormí rfe. 

I 2 Niega Zurita las Armas de la Cruz (obre el árbol 5 pero 
no niega , antes bien prueba , y apoya , que Sobrarve es mas an- 
tiguo que el Reyno de Pamplona , que deípues íc llamo de Na- 
varra, 



VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 7J 
varra , y que al dominio y fcíorio de Sobrarve citaba fujeta 
la Provincia de Aragón. Conque por lo menos fe deduce , que la 
porción mas antigua que componen el cuerpo flondifs.mo áú 
Lyno de Aragón , es la de Sobrarve , por cuyos fueros fe ha 
Xnado , y L conferva , y guarda , llamandofe los Fueros de 
Sobrarve.. Porque los Cavalleros que intervinieron a la elección del 
primer Rey Iñigo Arifta , como Zurita fíente , y ^ 

Lon las leyes, y eftatutos por quien fe habían de gobernar , eran 
de las montañas de Sobrarve-, fundamento en que eftrivan mu- 
chos para perfuadirfe , que efte Reyno fea el primero , y mas an- 
Bguo^que Lmprehende a Aragón en los circuios de fus Coronas-, 
ql afolo afirma Zurita en el lugar citado, al cerrar el capitulo 
Ionio empieza ^ defenvolver , y defenmaranar los principios y 
cimientos i un Reyno tan antiguo, y que forzofamente por o 
que obfcurece , y fepulta el tiempo, han de padecer tanta ambi- 

’ rSe duÍarfe . fín confefar ignorancia declarada, que 
en lo antiguo , y lo moderno hay muchos cellimonios ^e prue- 
ban haber ufado los Reyes las infígnias con ^ árbol. Diligente 
Hiftoriador de las cofas de Aragón, fue Gerorlimo Bancas , y en 

fus Comentarios exprefamente afirma,- que al Rey Don Gara 

menez fe le aparecib en el ayre una- feñal del Cielo efto es , un, 
Tru. roja fobr! un árbol ^erde , lUmado Bnán, , -.affentado fibre un e/- 
cudldeoije donde a^uelU <Prol>¡nc¡a-,-b %<»« 

Sobrar H Y la Jenal de la Cruz cek/iial , ¡>uejia fibre f > 
maneab'l,,r .nfignia , y armar de la <Di¡n,dad^d en el^eynode So- 

Irar^e , en eb <]dcy , y fir Sucefires. Y que no tuvo otro ^ 

• • • rnnftante aiuiD-ua , Y notofia fama, contirmada 

e 1 Do¿>r Don Martin Carrillo , Abad 

de Montaragon , en el lib. 3 . de fus Memorias CJnologicas , ha- 
blando del Rey Don Garci Giménez , y de la viaoria ' 

cuib de los Moros , ocho años defpues de la 
dice afsi- í’oi' r/la -D/florM tan mdagrofa , y por haba ^¡ft 

fitr, ,1 „u í , * .«» o »«.(.»» % i 'Ü 

derno del Reyno de Aragón , pero que en erudición , y ele 
„cia puede .fin' agravio compararfe con los antiguos , depone ,^q^ , 

K 


-"Sf'i 


74 LIBRO PRIMERO», 

nene en fu poder una moneda antiquifsima , la qual eftima mas" 
que una joya muy preciofa , y que tn elmnfohay m árbol, y 
John H una Cru^, que fe diftmgue claramente , y prueba la antine. 
dad cierta del <S¿yno de Sobrarle ; aunque algunos Hif orladores France- 
fes , y E/pañoles la procuran obfcurectr. Que los Francefes pretendan 
contundirla , no hay que efpantarfe, que fon émulos perpetuos 
de las glorias de nueftra Nación ; pero que los mifinos Efpañoles 
enturbien la venerable ancianidad de fus derechos , y tirulos es 
empeño que no puede difculparfe : y que el defeoncento de plte- 
ccr juiciofos , y eruditos . los haga contrarios , es delito fufiden- 
te para defpojarlos de fu Naturaleza , y prohijarlos á Francia 
Mas para el intento prefente , lo que quita todo linage de duda! 
es , que el ano de i á y i. fe batió , y cuñó moneda en Aragón con 
eftas mifmas armas , orlando las quatro barras efta Infoipcion- 
nUippus lll. ID. G. Efto es: Felipe Ul. por la Gracia de Dios Vori 
quenueftto Rey Felipe IV. de Caftilla, y León . fue de Aragón 
el tercero, por haber muerto Felipe I. llamado el Hermofo , an- 
tes que el Rey de Aragón Don Fernando el Católico : y en cV re- 
verlo efta ei árbol con la Cruz que le corona la copa ¿l 

ce la Irfcripcion : Aragonumi 'i^x. 1Í5,. Rey de los AragoneVes. 
ano 1651. y en efta- moneda, el árbol iluftrado con la Cruz, 
efta reconocido ponarmas de Aragón, no de Navarra. Difponiem 
do Dios, que al mifmo tiempo que eftas Reales mifteriofas , y mi- 
lagrofas Armas l.as borraban en las Indias de los quarteles Reales 
derribándolas del Altar maydr de la Catedral, por engañarfe en 
que eran efttañas, ó agenas , el Rey las honraíTe en fus, monedas 
por propias , aprobando la fe publica del Sello Real, lo que da in. 
tención dañada , y torcida de fus enemigos habia falfificado , pa- 
ra que diftinguicífc el mundo fin engaño entre ellos dos extremos 
qual era moneda legitima , y de ley , y qual adulterada : y fe ve- 
rihcaflc con teftimonio tan concluyente , el acierto , y finceridad 

con que las puficron en los Efeudos Reales el Obifpo, y aquella 

Santa Iglefia. r w 

14 ■ Apoyado en ellos inllrumentos antiguos , y modernos el 
Dodor Bartolomé Leonardo de Argenfola , Reílor de Villahcrmo- 
la , varón tan conocido , y dignamente celebrado en profa, y ver. 
ío , por fu erudición efeogida , y eftilo puro, y limado, en elto- 
mo único donde dio principio a la continuación de los Anales, é 
Hiftona del Secretario Gerónimo de Zurita , imprefo en Zaragoza 
por JuandeLanaja, ano de lájo. diftribuye en la fachada en 

nuc' 


Vida de doh juan de palafox 75^ 

nueve efcudos codos los Rcynos, y Señoríos concernientes á h 
Corona de Aragón : y en el efeudo mayor , que es el de enme- 
clio,que le forma aquartelado, afsienta en el principal compartimien- 
to, que ocupa la mano dcrechajas Armas deSobrarve,y en fu opucíl 
to las quatro barras: a la mano fmieftra la Cruz de piara en campo 
azubyen el quarccl que le corrcfpondcja Cruz deSanJorge , cuyos 
ángulos llenan las quatro fegadas cabezas de Reyes Moros Coro- 
nados. De que fe convence, que eíle fugeto tan erudito, y nada in- 
curiofo , ó defeuidado , fcñalb el mejor lugar á las Armas de So- 
brarve , como las primeras , y mas antiguas del Reyno de Aragón, 
lo qual no hizo el Obifpo, hallando razones para anteponerlas a 
las barras, que por la Baronía del Principado de Cataluña fe ha- 
blan incorporado con el : y en el fegundo absiento , b quartel colo- 
co la Cruz de plata , en campo azul , que Zurita quiere fe apa- 
recieíTe al Rey Iñigo Arifta , y que fcan las primeras Armas del 
Reyno de Aragón. Efta Cruz tiene por pie una Como efpiga, b 
afta , para ajuftarfe mas fácilmente a la empuñadura de la mano, 
por llevar en ella efta fagrada iníignia los Reyes quando habían 
de dar alguna batalla , y por ventura no tuvieron antiguamente 
los Reyes mas armas que la Cruz , á imitación del Grande Conf- 
tantino , y eran como los Alféreces Mayores de íus Efquadrones, 
y Egercitos , animando con efte Pendón , b Soberano Eftandarte, 
que llevaban en la mano , fus Soldados al ardor de la pelea : In hoc 
jtgno Vmees 5 quedandofe las vanderas con el mifmo nombre lati- 
no , b griego Labaro , que era la infignia antigua militar , tegi- 
da de oro , y recamada de preciofas piedras , la qual precedía a la 
perfona del Emperador en los egercitos , y la adoraba la turba: 
á cuyo culto fuperfticiofo fubftituyb Cónftantino la feñal prodi- 
giofa de la Cruz , para diftinguir , y guiar fus Efquadrones Impe- 
riales. Y de las hazañas fcñaladas , confeguidas por medio de los 
triunfos, y las vidorias , tuvieron fu origen los blafones, y las 
armas , de que íe llenaron , y ennoblecieron los cícudos de los 
Reyes, y las familias iluftres de los particulares. 

I j De efte árbol Real , pues, plantado en el quartel de los 
efeudos con tanto fundamento , y apadrinado con feguridad tan 
íagrada , cogieron los contrarios del Obifpo la manzana perjudi- 
cial de la diícordia , y fm dar parte actuaron , convencieron , y 
íentcnciaron , que íe derribaíTen los cícudos , por no ajuftarfe cu- 
yas eran las armas de la Cruz fobre el árbol , y prefumirfe que 
fucilen particulares del Prelado *> torcida ilación , y fcntencia: 

K 2 por- 







LIBRO PRIMERO, 

porque (i no fe ajuftaba cuyas eran las armas de Sobrarve , prime- 
ro era ajuftarlo preguntando , é inquiriendo , que egecutar pro- 
hibiendo , y derribando. Antes de ajuftar el delito , no es ra- 
zón ajurtar el caíiigo : la egecucion no ha de ir delante , y pre- 
ceder a la averiguación ; fi primero fe fulmina la fenten-* 
cia , y defpucs fe forma el procefo , el Juez hace el reo 
no le examina ; le finge , y no le fupone / invirtiendo - los tennis 
nos mas claros que el Derecho preferive , de que el procefo preces 
da, y la fentencia figa ; para que lá pena fe aplique ú' la^ulpa co^ 
nocida, y juzgada , y fe determine maduramente, que hay cuU 
pa fobre quien cayga la pena. Pero que Jlos • pedimentos infi-' 
nuaífen , que el Obi^o Don Juan de Palafox habia puefto fus af4 
mas entre los Efeudos Reales , porque los- Jueces no quifieron av.e4 
riguar , ni defeubrir cuyas eran las de Sobrarve , y qué con lo miA 
mo que confieíían que no tienen ajuftado^ partan .de tropel,, y 
defpachcn un Alcalde del Crimen,, con eñruendo , y aparato de 
gente armada , á derribarlas, y undirlas , 05 cónfc'far por fu miA 
ma boca, que caftigan,io que rio faben. Y lo que excede toda 
ponderación , es , que ícLMiniftro, á quien fe^comedd ella facción 
tan gloriofa , A digeíTé i, era el mayor /erl>kÍG que -hahia hecho 
Mmifiro d /u ^y-i el qukAfy las armas del retablo. No pudiera decir 
tanto fi le huvieífe coriquiftadoi las Indias. .O lifonja lo que enga^' 
has 1 O amor propio lo que defpéhas l Pero fe critiende , que efte 
Miniftro no medro mucho por férvido tan heroyco.-Y anadió, car-^ 
gando al Obifpo : Que era el mayor .delito que había cometido l¡>afdloi 
contra fu ^y el ponerlas. i y que era crimen de lefa Mage/iad. Que-- 
.riendo, que la ignorancia enorme de las Armas de fu Rey que él; 
padecía , fueífe atroz delito de un Prelado , tan poco atento, 
á fus vanidades , que en ninguna obra de quantas hizo infignes 
pufo fus armas. 

i6 Supuefto, pues , como principio fundamental, y cierto, 
que en los Efeudos Reales que fe forman arbitrarios , no hay regla 
fija fchalada por leyes , ni por prcmaticas , para lo que fe debe ob- 
fervar , ni el numero determinado de los Reynos que fe han de 
poner , como folamente fe guarde la precedencia que en los DeA 
pachos, y Provifiones Reales fe eftila , no erró el Obiípo en difpo- 
ner los efeudos aquartelados, y repartir en ellos quatro Reynos prin- 
cipales, como él dice , ó tres ,como los mas exados Hiíloriadores 
Tienten , fiendo las de Sobrarve Armas de Aragón , y las mas an- 
tiguas, no de Navarra. Los Efeudos Reales, para qualquier parte pu- 
blica 






• V- 


VIDA DE DON JUAN DE PAL AFOX, 77 

blica en ’íjue haya de fignificarfc el Real Patronato ^ pueden for- 
^marfe con acierto, y., fin calumnia, de la mifma manera que fe abren 
los fellos para autorizar las Provifiones , y Defpachos *, y afsi re- 
fiere Lucio Marineo Siculo , Cronifta tan conocido , y celebrado 
,de los Reyes Católicos , que en la Ciudad de Segovia , a 1 5. de 
Enero del año de 1475* le hizo una capitulación , que contcnia: 

las Cartas , y TrolJifiones ^ales fe fellajfen con fello aquurtelado¡ 
(que compre hendiejfe Caft 'úíos , y Leones , Paflones , y Aguilas , que fon 
las In/tgnias de quatro, ^ynos ^ fajhlla , León , Aragón , j las dos SL 
(¡lias. Efte^Sello fe formó , y delineó por capitulación , fin mas 
Reynos , ni armas. v Preguntafe pues , i fi huviera errado el Obif- 
po en difponer los Eícudos, guardando las -reglas de efte Real Se- 
llo, para lograr íu intento , desque las Armas Reales fe dillinguief. 
fen a tanta diftanda l Parece que aio : y es derto', que las AgüR 
las de Sicilia no tienen mas parte, ó influjo en las Indias Occb 
áentales , que el árbol de Sobrarve iluftrado con la Cruz. íPor quéj 
pues, fe ha de llamar defacierto, haber colocado eftas Armas mi- 
lagrofas y G fean de Aragón ,»ó de Navarra ’, :en un quartel de los 
E feudos , dejando el mejor lugar , y afsiento a las fie Caftilla , y 
León , á cuyas Cotonas pertenecen aquellas conquiftas } Y qué 
idelito es haberlos difpucfto folámente aquartelados , fin introdu- 
cir en ellos todos los Reynos , y Señoríos de Efpaha , quando es 
cierto ,-y ;fc debe füponer afsi , que con las Armas de Caftilla; 
y León 'fe> defeubrió ,.y fujetó aquel nuevo , y hafta entonces ig- 
norado Mundo? 

1 7 Luego que la ignorancia fe dio por convencida , de que 
las Reales , y mifteriofas Armas de Sobrarve no eran perfonales, 
nttocaban a la familia del Obifpo, fe entró la calumnia por otro 
lado , afirmando , que los Efeudos , y fus quartelcs cftaban prc- 
pofterados •, porque las barras de Aragón ocupaban mejor lugar, 
que las Armas de Caftilla , y León, perteneciendo las Indias por 
eftas al Real Patronato , no por aquellas. Efto era en la verdad 
lo que parece que tenia mayor apariencia , por fer cierto que en 
el Efeudo del lado del Evangelio las barras de Aragón quedaban 
a mano derecha , obícrvando las manos , y la precedencia por las 
paredes , y los muros j pero en el del lado opuefto eftaban al re- 
bés , por eftar a mejor lado el Caftillo , que las barras. De que 
fe infiere con evidencia , que fi el Obifpo miró a preferir las Ar- 
mas de Aragón alas de Caftilla, obró inconfiguientementc , o 
que tuvo otro defignio , como fe vera. Dos lados , o manos pu-« 

dieron 


78 : LIBRÓ primero; 

Üieron obfervarfcjO las de las paredes, y los ángulos del edificio , que 
fon las comunes , ó las del retablo : el Obifpo atendió á las del 
retablo, y no a las de las paredes, y fegun efta confideracion, 
dio en ambos lados el mejor lugar a los Caftillos. Movible para 
dk cfte afiento á los efeudos por una regla común , y doctrina 
de Bartulo, de Inftgn, ÜT Arm. n. 14. j 15. fegiiida, y obfer- 
yada de Juan Sainíon , Teodoro Hopingio , y Bartolomé Caía- 
neo, I. p. CataL conduf. ^6. foL 31. Autores todos infignes, 
y que trataron de intentólas leyes , y colocación de los efeudos, 
y Armería porque todos ellos convienen : Qm guando en el me^ 
dio de alguna pared ^ o muro fe colocare alguna e fatua de Monarca^ o 
los efeudos de armas que fe afskntan de una , fotra parte ^ deben mi^ 
rar d la E fatua que cogen en medio yfn atender , f refpeBo de las pare-» 
des fe colocan d la mano derecha , d 4 la fnkfra, Efta ley , ó precepto 
de Armería , didado por hombres tan grandes , y mayores de to- 
da excepción , cgecutb puntualmente el Obiípo , y fegun el , diCi 
tribuyo los qitarteles. 

18 t Por que íi á la imagen ,ó eftatiia de un Principe , quie^ 
ren eftos Autores , que íe guarde' efta atención , y que los eícu-» 
dos , y armas mas principales le miren á el , eftando en el medio de 
la pared que hace teftero al Templo ^y del retablo, que la hermo-t 
íea , y adorna el Rey de los Reyes , y Señor de los Señores , no 
en Eftatua , b Imagen , íino en Prefencia Real, y Verdadera , afsif-. 
tido de toda la Corte del Cielo , los Efeudos Reales del Monarca 
mas Católico de la Tierra, í como habían de mirar á las paredes, 
y deíatender a la períona del Principe , huirle los lados , y vol- 
verle las eípaldas?Por efta razón de tan fundada urbanidad, y 
cortesía las Armas de Caftilla , que en los Reales Eícudos ion las 
mas principales , y primeras , fe pufieron por ambos lados inme- 
diatas al retablo , y mirando al Santifsimo Sacramento , Mac^eftad 
de Mageftades , y reípeto íuperior a los ángulos de las paredes, 
que fe atienden fegun las reglas vulgares. Los Leones fe colocaron 
en los íitios opueftos a los Caftillos , que ion los que continúan 
la antelación , y precedencia t y diftribuídos conforme a efte or- 
den en los dos efeudos , quedaban mirando al retablo , y en el al 
Principe Verdadero. Por fer también regla de Armería didada por 
los fugetos cMebrcs referidos : „ Que el arte en los efeudos ha 
„ de iminy en quanto fuere pofible á la naturaleza , y las ima- 
genes , b figuras fe han de cfculpir , y colocar en ellos con el 
a, mas legitimo, reípecofo, y conveniente modo que fe pudiere 

obfer- 



VIDA DE DON JÜÁÑ DE PALAFÓX. 79 

„ o^íérvar. “ Y afsi como no feria decente , que un hombre vol- 
vieífe las efpaldas a fu Principe quando le afsifte, feria también def 

cuido menos ceremoniofo, y reparado, que los Leones de las ar- 

mas le retiraíTen el roñro. 

7 , y fitio los hartones , b las bar- 

ras de Aragón , fin que efto por lo menos pudielfe dudarfe , b 
ponerfe a pleyto , en el efeudo de la mano finieftra ■, y en el quar- 
to , y lu opuerto fe planto el árbol , y la Cruz de Sobrarve. Se- 
gún ella colocación , folo en el efeudo de la mano derecha pu- 
do tropezarfe , y maUciar , que el Obifpo daba en é\ mejor lu- 
gar, y lino alas Armas de Aragón , que á las de Cartilla, ob- 
íervando los ángulos : y que el trocarlas en la mano finiertra 
eia para difimular , bpor lo menos alternarlas ; pero fiemprc re. 
favando en el lado derecho el primer absiento á las de Aragón.. 
Harta aquí pudo alargarfe la fofpecha de los mal intencionados, 
y calumniadores ; pero quan fin fundamento , y contra la ver- 
dad lincertdad , y obligaciones de elle Minirtro, fe convence por 
muc as razones. La primera , y efenci.alifsima , porque no 
podiaignorar la precedencia que fe ellablecib por Cartilla Cuan- 
do la Reyna Dona Kabel , propietaria de ellas Coronas , caso con 
Don Fernando Rey de Aragón j y aunque trahía la varonía , fe pre- 
vino , y capitu o , que en los Tirulos , y las Armas , Cartilla 
había fwnpre de preceder, en que fe tuvo confideracion á que 
eia > 1 = Cartilla la fangre del Rey Don Fernando , por fet nieto 
del Infante de Antequera. La fegunda , porque tampoco podia 
Ignorar el ellilo de las Provif.ones, y Defpachos Reales, en que 
Cartilla, y León preceden a los demás Reynos , y Coron.as de la 
Monarquía: y no parece creible, que un Minirtro tan calificado 
obrarte en contravención de inrtrumentos tan públicos , y capi- 
tulaciones tan evidentes. La tercera , porque elle Prelado era ac- 
tualmente Confejero del Real , y Supremo Confejo de las Indias, 
prelentado para la Iglefia que en ellas fetvia, ó por la Camara 

^ ^ él f ’ ° ^ Confejo, no por Aragón : pues ;cómo 

era pofible , que en la Iglefia donde fe hallaba prefentado por 
eltos títulos, prefirielfe i Aragón, y pofpufielfe á Cartilla , fien- 
do el entonces Minirtro de Cartilla , á cuyas Coronas pertene- 
cía el Patronato de la Iglefia de la Puebla de los Angeles , no 
de Aracron? ^ 

20 Siendo, pues , conftantc en los juicios fofegados, que 
no tuc fu intento que las Armas de Aragón ociipaííen mejor lu- 
gar 



^ r ^ w 


libro primero, 

-,r°auc las de CaftiUa , aunque figuió otro rumto diferente del 
^ í ^ V común en colocarlas , en que pudo errar , o . no , 
vulgar, y aebe íer mas cierto , y claro , que no 

p„o con ^ ^ CaftiUa , y León , ni al Real 

hizo ningún pe j ^ ¿e ^naon , obfervada la pre- 

;í TúóS , .obw ".»■ "%«“•>' s““ 

líos , y Leen , puede haber prece- 

precedí ífen . potq ^ ^ ¿ 

dencia . y a i , el a ) 

Dteceda CaftiUa. A ma ? q, . TrC-nan»: Reiles 

haVif i™™" 

y ^ los deCaftilU, ytogosi -. pu« ^ 

tCfÍfi» d= *s d» Co.,n„»s» i 

de laureles y de palmas para la inmortalidad. Y ult 

meiÍ no* perjudicó el Obifpo al Real Patronaro de las ndias 
oue toca á CaftiUa folamente , pot introducir en °secn os a 
une Aragón: porque habia de fer forzofo -nféfar que en 
f ^frudos Reales donde fe pufieren mas armas que los Cadillos, 

lina» Real mas^defeubierramenre: propoficion hafta aora nooi- 

dl v Gi que en los efendos que mandó pon« la Audiencia, donde 

da. ya 5 q c^nnríoq auc ni tuvieron influjo , ni han 

rdo^Ta: inlarninir , como el de AragL , es ma- 

iorklefion, y'^^s declarado el perjuicio del Real^^^^^^^^^^^ 

^ . T Decidió , y fentenció la Audiencia , fm oír replica , m 

admitir fuplica, y los efeudos derribados, con aparato y ef- 
ttuendo de armas , fe llevaron á MegicO , como pre os, ° 

Acémilas con Vanderolas , y Arcabuceros de guarda. iGlonofa fac- 
iornór’cierto'. Diófe avifo al Real Confejo de las Indias defpues 
deuno,y tres mefes: y para un delito de lefa Mageftad como 

fe ponderaba con tantos encarecimientos , camino con pafos muy 
petLofos-, que culpas de efta calidad , piden la medicina mas ape- 
brada. Efcribió,ó imprimió el Obifpo pata fu defenfa un Me- 

rctK".'píbb ¿L A.g*s, ifpoM* f" 
bffíindalntos que le movieron, que fon los principales que 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

fe han infmuado en efte Capitulo. Y como corria por cuenta del 
Cielo volver por el crédito, y la reputación ultrajada de efte 
Miniftro, al pafo c|ue los hombres le herian y laftimaban, el 
Coníejo Supremo de las Indias declaró por re(fta fu intención, y 
condenó en penas pecuniarias confiderables a los Miniftros de la 
Audiencia de Megico y por el atropellamiento con <^ue egecutaron» 
pero mandando , (^ue ios Efcudos Reales íe pufieííen con toda 
la perfección j y ornato correípondiente al retablo, como efta-* 
ban los primeros , en la forma ordinaria cjj^ue íe acoftumbra, 
comprehendiendo todos los Reynos , y Señoríos de fu Mageftad, 
con el orden , y fucefion que entre si obfervan. Lance en que el 
Confe jo no podia declarar, ni ordenar otra cofa, por íer eftos los 
Eícudos Reales que no admiten altercación , ni controveríia . y que 
en fu colocación , para guardar las precedencias de las Coronas, 
fe atendieííe a la regla ordinaria y común , que fe gobierna 
por los ángulos , y lados de las paredes ; bien que el ufo ordi- 
nario no hace ley , íi no le afsífte razón mas poderoía . porque 
cfto feria dar mucha animoíidad á los abufos , y los errores 
vulgares : y afsi como no es jufto que unos errores fe defiendan,^ 
y apadrinen con otros , los que por fu minifterio eftan obliga-i 
dos a remediar , y corregir , tampoco fe difculpan , ni (c efeu-í 
fan, deshaciendo unos yerros, y dejandofe en pie, y obftinados 
otros. Los Efcudos que aíTentó el Obifpo,una vez pueftos , m- 
cerpretados , y entendidos fe pudieran confervar ; reducidos a IL 
tigio , deslocados , y fubftituídos en fu lugar ; otros con todas 
la^ Armas Reales, repartidas, y aífentadas conforme al eftilo co- 
mún , no fe debieron reftituír. La pena de los Miniftros de la 
Audiencia fue teftimonio de la inocencia del Obifpo : y no vol- 
ver a colocar los pimeros Efcudos , fino mandar , que los fegun- 
dos fe perfeccionaíTcn, ó fe hicieííen de nuevo , correfpondien- 
do al primor , y mageftad del retablo , argumento invencible déla 
integridad del Confejo. 





'Si' LIBRO PRIMER ó, ‘ 

CAPITULO XIII. 

DE LO QUE O'Bíib EH L 0 ES<P I<IiIT U Á L, 

y político ¿como ^aJIoy ¿ Virrey ^y Jue^de las 
^fidencias. 

O redujo nucñro Redentor a lo temporal la mies 
de íu Iglcfia , quando lo efpiritual es de tanto 
mayor importancia. Para las piedras vivas de los 
efeogidos j y predeftinados , quifo que íe apli- 
caííe el defvelo de fus Miniftros ¡ por fer ellas 
donde fe labra , y prepara eterna habitación, ; 
no la caduca , que muere con el tiempo. Aun baftando en el 
mundo la eficacia de fu doctrina ¿ y palabra poderoía en un infi^ 
lance a encenderle , y abrafarle todo en la llama mas viva de fu 
Amor , dijo , que era el fembrado , y la cofccha dilatadifsima , y i 
los obreros muy pocos. ¿Qué diría oy, donde fe halla tan tibia 
la Caridad , y no es menor , ni menos poblado el mundo } < Dón- 
de reyna la ceguedad con tantas anchuras , que de las quatro 
partes que componen eftc cuerpo vaílifsimo de la tierra , aun no 
alcanza perfedamente al menor rincón la luz de la Verdad ? Y 
fi efto fucede en toda ella generalmente , es fin comparación la 
cílerilidad mayor en el nuevo mundo de la America ¿ donde los 
mas pafan , no con los defeos de conquiftar , y reducir almas, 
fino con las añilas de defeubrir , y grangear plata , y oro. 

X Muy poco huvicra hecho nuefiro Don Juan én los nue- 
ve anos que eftuvo en las Indias ¿ íi folamentc íc contentaíTc con 
la fabrica material de fu Iglcfia , y Colegio : poco fuera haber re- 
parado dentro de fu Obiípado mas de cinquenta Iglcfias : haber 
fundado otro Colegio de huérfanas , dándolas defpues los dotes 
convenientes para ponerfe en eftado : haber edificado las Cafas 
Epifcopales , que fon de las mas infignes del Reyno , a imitación 
de Salomón , que a un raifmo tiempo labró la Caía para Dios *, y 
para la Dignidad, y decóro Real Palacio , haciendo donación de 
ellas a la Mitra, por Eferitura otorgada en publica forma, fin ha- 
ber repartido gruefifsimas limofn as publicas , y fecretas, con que 
fe remediaron muchas necefsidadcs. Poco feria todo efto fi la prin- 
cipal vigilancia de fu minifterio no la huvieíTe aplicado a lo efpiri- 
tual con tanto esfuerzo , y conato , que no parcela tenia otra co- 
fa 






VIDA DE D. jUAN DE PALAFOX. Sf 

fa. en que ocuparfe , por fer Tola efta la mies a que llamó el verda- 
dero Paftor a los Paftoresj y para quien reconoció la falta f^rande de 
obreros que padccia el campo de fu Iglefia , pues fon can^pocos los 
que de corazón fe dedican á efte trabajo. 

3 Empleo fu mas eficaz atención en arrancar, y dcíarraygat 
vicios públicos y íecrcros , que fon la cizaña que baftardean el tri-, 

go , y la mala yerva , que ahoga la fcmilla provechofa : fm omiciC 
paraefta medicina ninguna diligencia , ya de induftria , ya de fa- 
tiga. Hacia avifos, y amoncftacioncs íccrctas, quando lo pedia la 
caufa , obfervando todos los lances de la corrección , fcííalados por 
cl Macftro del Cielo , en cuya Dodrina no pudo caber engano. Era 
frequentifsimo en las vifitas, por ícr ellas los medios mas propor- 
cionados para tener en vela , y con fobrefalto los naturales huma- 
nos , con quien es generalmente mas poderoíb cl miedo , que et 
amor. Rompía en lo publico como fuego zeloío , quando no baí- 
taban la blandura , y la íuavidad , en demoftraciones de íeveridad, 
y caftigo , porque las culpas no quedaííen vidoríofas con fu remi- 
fion , que ninguna cofa obra tanto brío como los vicios , en llegan^» 
do a perder cl temor al azote. Muy de ordinario hacía platicas , y 
de vivirsimo fervor , en que tenia grande facilidad , cnamorandoi 
con ellas á la hermofura de la virtud, y deteftando la fealdad abo- 
minable del pecado , con tanto fentimiento , con tantas lagrimas,, 
que confeguia los mifmos efedos en fus oyentes. Ercrivia,c impri- 
mía Cartas Paftorales , llenas de cípiritualifsimos documentos, para 
que donde no alcanzaba fu voz , llegaíTe fu enfenanza , inftruyen- 
do con ellas á los Paftores, y á las Ovejas , pues para todos daba pre- 
ceptos : y fueron copiofifsimos los frutos que brotaron por medio 
de cftas Cartas, recibiéndolas, y venerándolas generalmente, como 
didadas de un afedo verdaderamente Apoftolico , que defeaba def. 
hacerfe , y confumirfe en el aprovechamiento efpiritual de fus her- 
manos. Y en fuma , en todas fus acciones fe defeubria una inten- 
ción de cabal, y perfedifsimo Prelado, fin tener otro dcfvelo mas que 
cl llenar las partes de que fe compone una obligación fujeta a tan 
riguroía cuenta. 

4 Una de las cofas en que mas trabajo fu incanfable defvelo, 
fue en poner diftincion entre los Paftores , y las Ovejas, y que fin 
engano fe conociéíTcn las calidades de los propios , y los eftranos: 
íiendo la primera condición del Paftbr legitimo cl entrar por la 
puerta de la jurifdicion , y de las llaves, en quien eftá fignificada la 
poteftad de ligar , y de abfolver : y el reconocer cfta legitimidad, y 

L % apro- 


líbro primero, 

aprobarla , le toca alpropio . é inmediato Paftbr de las Ovejas , que 
es el Obirpo. Quien no quiere entrar por la puerta en el redil , lino 
aue bufea portillos para introducirfe, b fe arroja por la barda, es la- 
lon Y faltlador , y efte nombre fe le dio Chrifto , fm fuavizar mas 
bs términos, con fer la mifma Benignidad. Quien tendió puerta 
por donde entrar , y portero que le abra y le conozca , hace por- 
tillos en el redil, y fe introduce por ellos deiconocido , aunque lea 
con intención de Paftbr; los refquicios b fendas que abrió para si, 
las deja también expueftas para los lobos , que aftutos huyen lem- 
pre la enerada por donde el Paftbr los ahuy enta,yefpanta con la hon- 
da Y el cayado , y el perro los atemoriza con el ladrido ; y ü tueia 
ladrón , no podia hacer en el rebano mas mortal deftrozo , que 
feñalar pifadas que figanlos enemigos. El que entra por las puer- ,. 
tas es kftbr verdadero ; porque fe fujeta a las llaves , y no pulo 
Chrifto en el Paftót otra fenal mas que ella : con que el que no la 
tuviere, no lo ferl. AlPaftbr propio le abre el portero , porque le 
conoce; yen el portero eftá primordialmente figmfícado el que lo 
es por antonomafia , en cuyas manos pufo Chnfto las llaves de fu 
blefia ,que fue San Pedro , y en H fus legítimos Succ;fores , que 
fon la cabeza de quien fe deriva la autoridad , y poteftad nc los 
Obifpos 5 y de ellos ^ inmediata , y privativamente , n-e los Obre.- , 
ros y Miniftros que efeogen. Las Ovejas oyenla voz de el que es , 
íu Paftbr propio , y en la voz efta entendida la dodrinva , y la iu- 
Edencía de los Miniftros Evangélicos , por fer eftcelpafto de las 
Ovejas racionales : y la aprobación , y regiftro de la fuficiencia , y 
de la dodrina , depende de los Obifpos. El Paftbr en quien concur-- 
ren cftas calidades, llama a fus Ovejas por fu nombre propio , no^ , 
ta, que alude al conocimiento individual de cada ^ una , y fi cada 
una tiene fu diftinto nombre , es cierto , que hablo Chrifto de ios . 
hombres , no de los brutos : íiendo entre hombres fenat de amor 
y de eftimacion , el que los Paftores y Superiores , cuyo cargo vL 
ven, fepan fus nombres, y llamen a cada uno por el que le conviene: 
obligandofc de efte linage dé noticia el natural humano , con quien 
es mas poderofa la urbanidad , que la foberania : que el íaber los 
nombres de los íubditos , es teftimonio de caricia , y si ignorarlos, 
cic defpef’'o : y en nada quifo el Paftor verdadero de las almas , que 
tuvieííen^cftrahsza los Paftores con fus Ovejas. Llamándolas por fus 
nombres , las fica del redil , las guia , y va delante , Tiendo el pri- 
nieto que íe expone a los peligros , o para divertirlos , o para pade- 
cerlos. Con cftas circunftancias le figuen las Ovejas con coda fegu- 

ridad. 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. S $ 

fidacl porque conociendo íu. voz , y diílinguiendo Fus filvos cami- 
nan fatisfeclias de que las conduce al pafto , no al degolladero. Al 
ageno , al eílrano ( y es cierto que lo fon los que no tienen^ junrdi- 
clon propia de quien puede comunicarla , d fea general , d limitada) 
no folamcnte Icfigueii j y le obedecen , fino que le huyen, y de 
huir las Ovejas defcarriadas , lo que mas naturalmente fe configue, 
es y que vengan a parar en los defpenaderos. El huir , nace de que 
ignoran la voz de los agenos : efto es , fus documentos y fu capa- 
ctdad , que mientras no los tiene reconocidos por propios , a quien 
le toca la rubordiiiacion , y dependencia de la Iglefia en fu gobier- 
no gerarquico , para la predicación , para la abfolucion , para la en- 
fehanza , para el confejo , que todos fon oficios de la voz , las Ove- 
jas es precifoque los defconozcan, y en lugar de dodrina y apro- 
vechamiento , fe Taque confufion, y engano de la ignorancia délas 
voces. Por efto pufo tanta vigilancia en el conocimiento , y la noti- 
cia de los propios Paftores, y legitimos Miniftros. 

, 5 No le dio menos en que entender la refidencia íecular de- 
tres Virreyes de las Chancillerias , y Audiencias de la Nueva E pa 
ha, y últimamente el egercer por cédula de fu Mageftad el cargo 
de fu Virrey : ocupaciones que ahogarían a otro qualquier talento 
menor que el Tuyo •, pero a todo hizo lugar Tu defembarazo, y con 
nada Te congojo Tu comprchenfion , fm faltar al con ue o Y ^ 
pacho común de todos, como Ti fueíTe Tu atención Tolo una : dan- 
do a un miTmo tiempo materia a ocho , y nueve Secretarios dieftnl- 
fimos , y velociTsimos , por pedirlo afsi los mas días la ocurrencia 
de los negocios: con tanta diílincion , y tan fin rozarfe en las ex- 
pediciones , Tiendo tan diverTas , como Ti didaíTe a un Secretario o- 
lo , lo que Te debia obrar , y reTolver : increíble anualidad , y del- 
treza , a no haberTe experimentado , y admiradola , como mas que 

natural , Tus miTmos émulos. r j • r -i 

6 De la oravedad de tantos empleos juntos, le dejan tacilmen- 

te InTerir los S:cidentes que nacerían por inftantes , y mas en tiem- 
pos tan revueltos como los que alcanzb en las Indias , por los tu- 

Lltos que en ellos padeció la Corona de Eípana en el centro dd 

corazón , y con quanta prudencia , y madurez ‘"Pi- 

carles la medicina , fin faltar a la obligación de Miniltro^ publico de 
tan gran Rey en cargos tan preeminentes , y atendei ala repu a- 
cion^ y buen nombre de aquellos, cuyas acciones 
car b corregir por Ter efte el fruto que Te coge de las refidencias. 
E. impoñblc ak fatikacion 1 todos en los miniltenos públicos: 


TTl» 







’té Libro primero, 

porque Tiendo tan diferentes las acciones que á cada uno le corrcT. 
ponden , ya buenas, ya malas , feria errar totalmente el nivel de la 
equidad , fi todas fe regulaíTcn por una mifma difpoficion. Unas 
piden caíligo , otras merecen premio : y aunque ello para lo co- 
mún es el defagravio de la balanza , fe ^origina de ella providen- 
cia el dcfconccnto de los particulares ; pero ello es lo primero que 
debe dcípreciar el perfedo Gobernador : porque no ha de atender 
mas femblantcs que ai de la jufticia,y medir a cada uno con la re- 
gla que merece. 

7 En los grandes terremotos , que commueven la quietud pc- 
fada de la tierra , por los ayres que en ella fe engendran , y que 
rompen la prifion que los cftrccha , y contiene con ruido , raras 
veces dejan de dcfpertarfe eftrcmecimientos en otras partes mas dif- 
tantes por el confeiitimicnto , y continuación que tienen entre síj^ 
fegun explica la Fiiofofia : 6 ya fea por los arcaduces , ó venas ocultas 
por donde la tierra comunica los eípiritus que cria , y encierra , que 
refueltos en viento bufean por donde falir á lo efpaciofo de regióte 
mas dilatada: y cftos eípiritus de tal manera hacen ecos en otras par-» 
tes mas diftantcs, que aunque en la verdad no las inquieten , ó al-s 
f eren , lo parece , por lo que atemorizan. Efto mifmo fuelc acón-» 
tecer en los motines , y levantamientos políticos , que al referirfe, q 
crcucharfc en otros lugares fu eftruendo , el eípanto , b admiracioq, 
que caufa el fucefo , excita algunas novedades , por no fer unifor- 
mes codos los ánimos de los hombres , en quien eftos meteoros Íq 
reciben , que íc puede recelar no adolezcan del miímo achaque : y 
en eftas^ materias , de Tuyo tan delicadas , nada debe derpreciarfe, 
para dar el avifo á quien toca prevenir el remedio , aunque en b 
verdad no corrcfpondan , ni hayan corrcfpondido los efedos , o 
las dirpoficioncs , a lo que fe prefume , b fe teme , que el miedo tie- 
ne muy ligera la fangre ; y los que en eftos puntos politices fintic- 
ren otra cofa , no cftaran limpios de íofpecha, ni enamorados , como 
han de cftar los verdaderos vaíallos de la fidelidad , que las imam- 
naciones y los penfamicntos tienen por culpa. Reynando SemiraiSs 
en la Monarquía de los Afirios, íc amotino la nombrada Ciudad de 
c noticia de cfte fucefo á la Reyna, hallándola 
ocupada en pcynarfc , y adornar , y componer el cabello , cftudio 
tan afedado en las miigcres 5 y teniendo aun por enlazar una gue- 
deja , dcjandofela defgrenada, fm reducirla a los ñudos , b a la pri- 
fion lifongera délas cintas, libre , y fuelta al aid)itriodcl viciuo, 
monto a caballo , y con toda diligencia, y velocidad fe pufo fobre 

la 




% 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. ' 87 

la Ciudad amotinada, fin dar lugar a que el cabello enmarañado, 
ylicenciofo fe fujetaíTe ala cultura del peyne , antes qtie la Ciu- 
dad fe reftitLiyeííe a fu debida obediencia , como fucedió : por cu- 
ya caufa fe le erigió en Babilonia una cftatua con el mifmo trage , y 
difpoficion del cabello , que eftaba quando vino á fofegar el níotinj 
y caftigar la conjuración : que eftos accidentes necefitan de los re- 
medios tan acelerados , y fi no fe aplican afsi , tienen la curación 
muy diEcultofa. Dando también en efto otro precepto politico de 
grandifsima importancia, obfervado con fuma deftreza de quien fe 
hallaba entonces con tantos empeños de Gobernador fecular, en los 
femblantes con que recibió la, Nueva-Efpaña las turbaciones popiu 
lares de la antigua : y es , que en tocando a fediciones , y levanta- 
mientos , de los aparatos mas ligeros fe ha de hacer cafo : los pen- 
íamientos , y las imaginaciones hacen bulto , y fe deben regiftrar, 
poreftkuno, y otro fignificado en ios cabellos, en fagradas , y 
profanas letras. El bien común , y la utilidad publica , ha de pre- 
ferirfe a la de quaíquier particular , y el primer crédito de las Mo- 
narquías conGííe en la confervacion j y fi a efta la ponen á contin- 
gencia las congeturas , ó las fofpechas , ninguna es leve , para 
prevenir con tiempo, y con ocafion lo que, perdida la ocafion , y 
el tiempo , fe cayó de las manos de la induftria humana, dejan- 
do impofible la reftitucion de lo que una vez padeció ruina. 

8 Coifofa experiencia de efta tan fegura , y fundada politica 
tiene la Monarquía de Efpaña , dentro de los limites que forman 
como circulo á lo eftendido de fus Coronas, de quien fe ha perdi-» 
do , y defmembrado una de las porciones mas principales que da-, 
ba cuerpo , y bulto a fu vafto , y formidable Imperio , folo por ha- 
ber en fus principios defatendido los avifos , y no haber atajado 
los movimientos. Eftas fediciones, y motines populares , apellidan- 
do, y aclamando nuevas cabezas, porque con la mudanza fe prome- 
ten engañofamentc mejorar de partido y fortuna , fon como los 
circuios que forma el agua al arrojar una piedra en la quietud , y 
foíiego de un eftanque , ó lago , que el primero es de menor cir- 
cunferencia , y ámbito que el fegundo , y el fegundp , que el terce- 
ro , y el ultimo ya crece , y fe dilata hafta turbar , e inquietar to-^ 
da la laguna , ó balfa. En las aguas eftan mifteriofimente fignifi- 
cados los Pueblos , que fe alteran al caer en ellos alguna piedra con 
violencia, ó con intentada tiranía- Si la turbación, y defafofiego 
de la agua fe puede impedir , y cortar en el primer circulo , es lo 
que dióta con mayor acierto la prudencia j porque Cendo al prin- 


gg LIBRO PRIMERO, 

cipio menos los que confpiran, b inquietan, fe reprimen , y caftigan 
con mayor facilidad', pero fi fedá lugar , y tiempo para que los cir- 
cuios crezcan . y fe enfanchen hafta la ultima orilla, en quien toda 
l i atnia borra fu diafana ferenidad , y fe halla turbada , y turbia, 
va fe pierde la forma para ceñir , y eftrechar los círculos : y como 
llegan a fer todos los que fe alteraron . fon todos los que obftina- 

damente fe defienden. , , , - n c . 1 

o La conftitucion, y orden de las caufas en aquella Era lev uel- 

ta V tempeftuofa , influyo poca fidelidad en los afpeftos de Eípa- 
ña Y fe tocaron de los vapores muchos Luceros , anublando con 
las fofpechas fu refplandor. El mal fehabia apoderado del cora- 
zón Y del centro de la Monarquía , y afsi fue mortal la dolen- 
cia que las enfermedades políticas fon como las naturales •, pues 
cuando eflas andan por la circunferencia del cuerpo , no ion del- 
ahuciadas , y pueden curarfe pero fi llegan a tocar en el corazón.^ 

Y ritan á él derechamente , defde luego amenazan acaeciroienta 
fatal é irremediable. A todas partes hizo roftro el contagio , co-i 
mo parece lo habían fignificado con lúgubre predicción unos tue- 
aos que algunos años antes fe vieron en el Cielo, que obiervados. 
?uriofamenK de los profefores de la Aftrologla , defeubrieron fer: 
Hefperos , y Fósforos , y que el Sol al nacer, y al morir los ha- 
cía mlapfos , de que arguian eftaban mas akos , o en esfera mas 
fuperiot que la fuya : y defeendiendo á individuar el juicio de eílos 
meteoros tan irregulares , afirmaron que indicaban diviíjon y 
pérdida acia la parte occidental de Efpaña , Indias Orientales , y 
Occidentales, pronofticos, aunque fean defpreciados , que con tanta 
puntualidad , como efttago , y defolacion , fe han yifto cumplidos., 
Muchas veces el Cielo adelanta eftos avifos , y eferrye eflas noticas 
en la firmeza de fu papel incorruptible , para inflruir , y alumbrar 
la providencia humana , tan corta de ojos , y que aplique el re- 
medio a lo que puede prevenir , y entender : y no fienipre tt.ahen 
egecucion de fat.alidad irrevocable ; aunque quando el Cielo quiere 
caftiirar , también ciega con las luces y fe firve de ellas como fí 
fucífen tinieblas. Parece que a la letra aconteció en Efpana en aquella 
coyuntura , el que las luces cegaífen , los prefagios adormecieífen, 
Y las noticias , con vana feguridad fe defpreciaffen , quando en ma- 
terias de fidelidad , ningunas deben defeftimatfe , y deíatenderle , y 
mas en tocando i la Mageflad , y á la Corona ; pues el que las p.a- 
fa por alto , y no ocurre , y corta los recelos , fi le toca > y i no 
íiene autoridad , ni mano , las fabe , y no las participa , fm calentar- 






VIDA DE D. 'JUAN DE PALAFOX. 19 

las, ni detenerlas á quien puede aplicarla medicina, fin linage 
de duda íe hace cómplice en todos los danos que rcfulcaren del 
filencio , y de la dcíatencion. 

I o Dilataron mucho los fuegos la jurifdicion de íu aípeíto te* 
merofo \ y como eran también Occidentales , turbaron, y puíierorx 
en algún cuidado las cofas de la Nueva-Efpaha , Imperio tan diftan- 
tc , y aparcado de los ojos de fu Rey , y que fe puede decir, que íe 
conferva mas en fuerza de la Religión , y de la lealtad , que de las 
armas , ni del poder \ porque fi aquellas flaqucaíícn , cftc no bafta^» 
ria por sí folo á mantenerle. Dieronle al Obiípo, por la obligación 
en que fe hallaba de Vifitador de aquel’ Nuevo Imperio , repetidos 
avifos , y noticias , ya por eferito , ya de palabra , yá con firmas, yá 
fm ellas , de que algunos defeofos de mudanzas , y revoluciones 
daban mueftras de tumultuar. Obfervb algunas exterioridades , y 
apariencias , de que le advirtieron , que conformaban con la inte^ 
rior de los avifos. Los Sugetos que fe defcubricron , y declararon 
á comunicarle eftos defignios ocultos , eran de tanta fupoficion , y 
autoridad , que no darles crédito , y hacerfe dormido , ó fordo, 
era el camino mas abierto de concurrir a la ruina amenazada. Los 
que la enrendiaii , b fofpechaban en partes can remotas , cumplían 
con participarla al Vifitador : el Vifitador por sí íblo no la podia 
impedir , ni reparar , porque no tenia el poder abfoluto *> pero con 
difi mular , y callar , tampoco cumplía , que una vez fucedido el 
daíío , no daba fatisfaccion con la difculpa floja , y negligente del 
penfara t pues para que los males públicos fe eviten , todo fe 
debe penfar , j prevenir. Efta palabra tan fría, es el yelo donde fe 
desliza , y fe resbala la oportunidad de la prudencia , que dida no 
fe efpcrcá que la ocafion mueftre la calva , y no tenga defpues por 
donde afirfe. Dirigió los avifos , fin abrigarlos en el feno perezo- 
famente a fu Rey , y Miniftros Supremos , á quien tocaba recono- 
cer el pefo , y la fuerza de fus fundamentos, ó para defvanecerlos, 
6 para troncarlos. Remitiría originales los inftrumentos que habian 
llegado á fus manos , para que en fe de ellos fe obrafle , no fegun 
lo que el recelaba , fino fegun lo que otros deponían. Los medios 
que por sí pudo aplicar mientras los avifos llegaban á Efpana , y vol- 
vían refpondidos con refolucion , no omitió el egecutarlos con 
zclo , diligencia , y íagacidad 5 porque en nada prevalecía en el la 
tibieza : con que las difenfiones ¿ y fuegos que amenazaron a las 
Indias , fe quedaron en amago ; y por ventura , fi fu induftria , y 
preíleza noíc huvicran pueílo crí centinela con tanta priía , el ama- 

M go 




\ , 


,^V,:í;í 


\ 'í- 


■i f 

f. ,. 

■i f 

’- ‘ Ülí, 
í i'.StiS; 
'I i'i í'i „¡ 


hM$ 

;i ’fi,!; (’i, -I 

i: " -r^!, 

i 

í 1' 



90 LIBRO PRIMERO, 

<To huviera pafado a incendio , y peligrado las Indias Occidentales, 
como las Orientales , por hallarle cafi en las ultimas dirpoficio- 
nes ; que afsi lo afirman confiante m. ente ,aun hoy, los Naturales 
que vienen de alia , y hablan con verdad , y fin pafion. 

1 1 En los Miniftros que Chrifio efcogió para reducir el mun- 
do , y recobrarle de la pofiefion tirana de las tinieblas al Imperio 
fuave de la luz , juntó dos atributos al parecer encontrados , can- 
didez, y fimplicidad de Paloma, con prudencia, y ahucia de Ser- 
piente. De la Paloma quifo que imitaíTen el no ofender j pero de 
la Culebra el confervar: y nunca lo que mirare a confervar , fe po- 
dra llamar ofender , y en particular en los Minifiros públicos , que 
tienen por obligación efie cuidado. La fimplicidad de la Paloma 
es la manfedumbre 1 la prudencia de la Serpiente , es la precaución. 
Confifie fia prudencia politica en guardar la cabeza , y fi la aco- 
fan , primero expone todo el cuerpo al peligro , que dé lugar a 
que en ella egecuten el golpe. Reprefenta la cabeza de la Serpiente 
á los Reyes , y á fus Coronas porque ellos fon la Cabeza corona- 
da del Cuerpo politico: y afsi la principal afiucia , fagacidad, y 
prudencia de los Minifiros , á quien fian fus lugares , y veces , por 
no poder ellos ocuparlos, y llenarlos todos , debe confifiir , en que 
acia la cabeza no fe decláre el menor amago. La diligencia,y defvelo 
de efieMinifiro, tan cabal en puntos tan delicados, y recelofos,decian 
los émulos , que era ambición , y anhelo de mandar , y que por in- 
troducirfe en los Puefios , esforzaba las difidencias *, pero fi fe lla- 
ma ambición la providencia no dormida de confervar á la obedien- 
cia de fu Rey con fofiego , y ferenidad fus Coronas , y fus Vafa- 
llos , efie vicio en todos los Minifiros debe fobrefalir , y refplande- 
cer como la mas calificada virtud , y prerogativa. Agravaron de Ios- 
vicios mal difinidos al Obifpo Vifitador íus contrarios, y á nom- 
bre de los mas principales fe publicó contra él un Memorial muy 
terrible, qiierellandofe criminalifsimamente de fus acciones, y proce- 
der , y pidiendo fe le cafiigaíTe. No fe le ocultó efie tiro , porque lle- 
gó á fus manos el papel , aunque fe daba por defentendido , 
fiando , que la fuerza de la verdad defenganaría con el tiempo, 
y defeubriría lo fano de fu intención , mas que quanto podria per- 
fuadir ,,y convencer fu eloquencia, afsifiida de la jufiieia. La quere- 
lla criminal fe entró por los ojos , y los oídos del Rey , y de los 
Minifiros •, y uno de ellos , que era muy familiar del Obifpo , def- 
de que curfaron en las Efcuelas fus primeros efiudios , y á la fazon 
fu concurrente, y compañero en el Suprcino Confejo de las Indias, 

y 





VIDA DE D. JUAN DEPALAFOX. pTt' 

y que defpucs afcendio al Real , y Supremo de Caftüla , le pregun. 
tb ; fi habla leído un Memorial muy acedo que corría contra él? 
„ RcVpondiblc, quefi: y replicóle con autoridad de amigo , y 
de Miniftro; í Que como no daba fatisfaccion á él ; porque aten- 
„ diendo á fu tenor , fe hallaba muy cargado fu crédito > Elfo im- 
’’ porta poco, inftó el Obifpo , que la verdad adelgaza , mas no 
*, rompe. “ Todas fus calumnias quifiera mas defvanecerlas cor» 
eífilencio, y la tolerancia , que refutarlas con lapluma, yla ra- 
a:on. Pero el Miniftro , y confidente , que eftaba empeñado en 
que refpondieífe , y que con callar no fe culpalfe.le convenció, 
añadiendo ; „ Que habia materias en que la detracción , y la ca- 
„ lumnia le podían dclpreciar , y paíar por alto , encomendando 
al friendo la refpuefta , fin que llegaífe á la voz ; pero que en efta 
” querella eran los ofendidos fu Cafa, yfuLinage, y lo público 
” de fu mlnifterio , de cuyo crédito , y reputación por ningún cafo 
„ era dueño r y que hallándole por fii caula reos , y delinquentes 
,, para con el mundo ellos refpetos tan calificados , no podia ef- 
„ cufiarle a la obligación de volver por lu inocencia. Que el luftte 
de la fangre fe le comunico la naturaleza para que con fus ac- 
ciones le adelantaíle , y no le elcurecicííc. Que el Minifterio era 
„ depofito , no propiedad , y como tal no le debe defperdiciar, 
** fino eftablecer. Que con el Vulgo pafa a bulto cerrado por de- 
’’ linquente el mérito : y fiendo el mayor férvido que habia he- 
’’ cho 3 fu Rey , como Vafallo, que con la fangre de fu fatnilia he- 
„ redo la puntualidad de los pundonores , y como Miniftro tan 
” zelofo de la piiblica utilidad, que a ninguno daria ventaja, cor- 
l, ría pretextada con femblante de alevosía fu diligencia. “ Con 
que vencido de razones tan eficaces cfctibib un papel, que fe eftain- 
pb, de tanta verdad y pefo, que no tuvieron que replicar fus 
contrarios , y hallaron por mas feguro partido enmudecer, que vol- 
verle a confundir : contentando^ con deíacreditarle , y malquil- 

tarle generalmente, fin individuar, ni feñalat razón. Tuvo tanta 

cftimacion efte papel , y tan juftamente, que un fugeto de los pri- 
meros en todo que ha producido efte figlo , y en qualquiera de pri- 
mera clafe, hablando de él. dijo! ‘Primero enagenaré , y daré toda 
tni Librería j que ejíe Memorial, 

I í Los hombres no todos fe acomodan ficmpre al cumpli- 
miento tan puntual de las obligaciones que cargan fobre elSupcrior, 
Y de aqui nace el mayor peligro de los gobiernos , y as calumnias 
que forja la malicia. Quifieranle muchas veces mas dormido, rae- 

'l > ' Ma 


92 . LIBRO PRIMERO, 

nos pcrfpicaz , y que fe ajuílaíTc con fus humores , é inclinaciones: 
que firvieííe á fus afeólos , y antojos , no al Oficio. Era otro muy 
diferente el diólamen de Don Juan , que en todo ponía fiempre en 
primer lugar al minifterio. Si eílo no le hizo muy amado de los 
hombres , feria acepto para con Dios , cuya voluntad era Tolo fii 
blanco : fi por efto los hombres le perfiguieron , y calumniaron, 
feríale de confuelo , el que rara vez la virtud fe efeapa de eftos 
peligros. La perfecucion que tuvo en el mundo la mifma inocen- 
cia , fue el antidoto de la que padecieron fus Difcipulos , é imita- 
dores. No deben eílranar eftas experiencias los que caminan por 
los mifmos pafos , antes sí aííegurarfe , de que figuen rumbo acerta- 
do los que encuentran eftos frutos. 

CAPITULO XIV. 

RECIBE 0%PEK ©H SU MAGESTAT^ f 

iDollper aEfpañá ^ que obedece Jin dilación, 

SSi como el amor es el vinculo mas apretado , que 
tiene nueftra naturaleza., afsi también es el que con 
mayor dificultad,y fentimiento fedefata,yfe rom- 
pe. La diferencia que hay entre la carne, y el eípi- 
ritu , que es cafi infinita , eíía mifma hay entre 
el amor efpiritual , y puro , al que folamentc fe 
funda en afeólos de carne, yfangre. El amor conque miraelPaf- 
tbr fus Ovejas, y fus medras, c interefes , es efpiritualifsimo. El 
amor con que las Ovejas atienden , y reverencian a fu Paftbr , es 
de la mifma cafta : con que quando fucede la feparacion de eftos. 
lazos de tan generofo carino, crece fin comparación el dolor del 
apartamiento. Poco tiempo antes que nueftro Paftbr confagraíTe, 
fu Catedral, y contrageífe efte nuevo, y ultimo párente feo con íu 
Efpofa, llego el orden de fu Mageftad, en que le mandaba , que 
con la primera ocafion de embarcación fegura vinieíle a Eípana 
a recibir mas de cerca ílis Reales diípoficiones : y con la mayor 
refignacion , y prontitud pofiblc fe previno para obedecer. Aca- 
bada la folemnidad , y alegria de la función , fe viftib de negro, 
en íenal del luto que cubria íii animo , y teftimonio de ternura 
en la aufcncia de tan querida , y venerada Efpofa , y defde aquí 
empezaron en todo el Obifpado las demoftraciones vivifsimas de 
fentimiento por fu partida. 

Efcri- 






% 


VIDA de DON JUAN DE PALAFOJÍ. 

2 Efcribio Cartas a los Prelados, Tribunales, y Perfonas nobles 
del Rey no, dándoles noticia de larefolucion que tenia de fu Ma- 
geftad para volver á Efpaña , y en ellas fe defpedia con humildad, 
y caricia. Quien con mayor excefo fmtió fu aufcncia, fue la Ciu- 
dad de Megico , en cuyo nombre vinieron dos Regidores , a ofrecer- 
le todo lo que huvietfe menefter para fu viage, defpedirfe , y recibir 
luuuima bendición. Con elrumor de que fe aufentaba, fe empeza- 
ron .a defeubrir los quilates del amor , que generalmente le tenían, 
pues vinieron á la Puebla diferentes Miniftros de calificada chrilí 
tiandad, .autoridad, y zelo , muchos Caballeros , y Nobles folj 
a verle, afsiftirle, y tomar de fu boca, y fu mano el confuelo que ha- 
Dian menefter fus corazones en el lance rigurofo de perderle. Al- 
gunos huvo , que aguijados de eftapena , y del defeo que tenían 
de conocer perfona tan venerable , vinieron mas de trefcicntas le- 
guas, venciendo tan largas diftancias, para encomendar ,e imprb 
nnr en la alma los poftrcros documentos de quien tan incefantc- 
mente había comunicado la enfehanza efpiritual á aquellas remotif- 
íimas regiones , defde que pufo losp^ies en ellas. Otros, que eftaban 
aparrados de fu Obifpado a mas de quatrocientas leguas , ya que no 
pudieron períonalmente intervenir a cftc a¿bo tan tierno, le eícri- 
bicron afeduofirsimas cartas , pidiéndole; inftantifsimamente la ben- 
dición , y ofreciéndole , fi fueííe necefarjo , fus perfonas, y haciem 
das: y eíto, fugetos que no le habían, vi fto jamás. 

3 ^ Quando en las partes tan diftantes obraba ellos efedos la 
auíencia de unPaílor tan amado, íiendo tan crecido el íentimicn- 
to , aun donde no había llegado la comunicación , fin mucha pon- 
deración fe conocerá , < qual feria el dolor , y turbación de la Mc- 
tropoli,que con la prefencia había gozado de los beneficios? á En que 
diado tendría elle golpe del apartarfc,tan parecido al de la muerte,/ 
con tanto océano de por medio,mucho mas á la Ciudad de laPuebía, 
tan inmediatamente favorecida, ennoblecida , c iluílrada con fu o-e- 
neroíidad , con fus fabricas, con fus acciones ? Los que mas ds 
cerca participan el calor del Sol en fu eclyptica, ion los que fien- 
ten mas la deícempíanza del frió quando tramonta : la cercanía del 
abiigohace mas fenfible la calamidad en el defamparo. Muchas per- 
fonas , de las mas iluílres , y principales de la Ciudad determina- 
ron rctirarfe ala foledad de fus Quintas , y Caferías , por no tener 
fiemprc a los ojos repetidamente la falta de un fugeto, cuya impor- 
tancia le ofrecía a la memoria en tantos objetos funtuoíos , como 
los que había fabricado á fu immortalidad , y de hecho fe aufen- 
taron, para efe ufar fe ellos fentimienros. La 




LIBRO PRIMERO, 

4 La parte mas cercana era la del Capitulo de fu Iglefia , de 
quien fe dcfpidio con tcrnifsimas razones , y fantifsimos documen- 
tos. Quedo el Cabildo tan herido de eftc dolor , y tan obligado de 
fu afedko , que de común confcntimicnto , y voto de todos le en- 
viaron a fu Cafa una eferitura de veinte mil pcfos , dkiendole, que 
cues les confiaba tan manifieílamcnte.quan empeñado volvia a Efpa- 
fia,y efto por razón de las obras tan iluftres, y provechofas 
qué dejaba concluidas en fu Obifpado , recibielfe aquella eferitu- 
m , aunque era demoftracion tan corta de fu pofibilidad , y en vir- 
tud de ella les obligaífe á la paga de lo que huvieífe menefter , en 
qualquier parte donde eftuvicfle. Agradeció la fineza de fu Cabildo 
con grandifsimo reconocimiento , y le refpondió, volviéndole la 
eferitura , que fu Mageftad (Dios le guarde ) que le habia fuftenta- 
do en las Indias , le fuftentaría también en Efpaña , antes , y def- 
pues de defcmpeñatfe : ^ en cuya grandeza efperaba el falir de to- 

idas fus deudas. 

5 A la demoftracion dcl Cabildo Eclefiaftico fucedio la del 
Secular , haciéndole ios mifmos ofrecimientos de parte de aque- 
lla Ciudad Nobilirsima , que'cn forma de Ayuntamiento vino a 
fu Palacio Epifcopal á recibir fu bendición , y exprefar alguna 
pequeña parte del fcntimicnto con que quedaba en fu aufcnciaj, 
haciéndole , afsi el comtín , como' los particulares , dueño de fus 
perfonas , y haciendas •, pues á' todos los dejaba tan honrados , j 
ennoblecidos con fus acciones.. Retornóles las gracias con razo^ 
nes cfpirituaks , y cortefanas, y les dio fu bendición fumamence 
enternecido , pues no les pagaba de otra manera tan entrañable 
zícáo , y en los mas rompieron á los ojos los cfedtos de lo que 
pafaba en los corazones. En los pocos dias que fe detuvo en b 
Ciudad , volvieron cafi todos en particular a vifitarle , fin acertar, 
nunca a defpediifc , y él les pagó las vifitas en fus cafas , fin fal- 
tar en ningún lance á la menor circunftancia de atención , y de 
urbanidad, renovandofe con cada acción de afabilidad , y de agra« 

do los fentimicntos de fu perdida. 

6 Con ocafion de la folemnifsima Confagracion de fu Iglc-i 
fu, habian concurrido a la Puebla cafi todos los Beneficiados, y, 
Ckrigosdel Obifpado, y ordenó, que todos fe coiigrcgaíTen en 
elcapacifsimo General de Teología de los Colegios Reales de San 
ijuan , y de San Pedro , para poder , teniéndolos juntos , defpc- 
dirfe de todos , y hacerles las advertencias dignas de fu obligación, 

en el tiempo en que parece las recibe mejor la memoria , y fe im- 

pri- 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 9$] 

primen con mayor duración en ella. Convocaronfe , y habiendo 
fubido a la Cátedra , les hizo defde ella una Platica tan fervoroía, 
difcurriendo por todos los puntos concernientes .á fu miniílerio, 
que no fe oían mas que fufpiros , y lagrimas , ya excitados del 
efpiiitu , y eficacia de la doctrina , ya provocadas de la confidera- 
cion de fer la ultima , y que fe apartaban de un Paftbr tan vigi- 
lante , y tan amorofo , tan venerado , y tan amable. 

7 Guardó el mifmo orden en defpedirre de las ComunU 
dades de Religiofos , y Religio fas , vifitando a los Superiores de 
ellas 5 fegun la precedencia de fus antigüedades , y dando a to- 
dos fantiísimos documentos : con que todo era ternura , conmo- 
ción , y llanto. Hafta los Colegiales , y Seminarios de fus Cole- 
gios tuvieron fu vifita ,y defpedida particular, alentándolos con una 
Platica muy al propoGto de fus años , y empleos a que proce- 
dieíTen en el ferviciode Dios^, y amor de la virtud, y las letras, 
con aquellos adelantamientos , que merecieííen defpucs facilitar- 
les , y negociarles los pueftos , en que podian fervir a la Igleíia con 
mayor aprovechamiento efpiritual fuyo , y de los progimos. Con- 
folabanfe unos , y otros , al parecer , con eftas diligencias tan afec- 
tuoías^ que fu Prelado hacía-, pero por otra parte , ellas mifmas avi- 
vaban mas los defconfuelos, y los llantos, como fucede con la agua, 
y el fuego , que le enciende , quando fe juzga que le apaga : pues 
el mifmo fervor , difcrecíon , y dodrina con que fazonaba los pre-. 
ceptos proporcionados a cada uno , fubian de punto , fin encon- 
trar alivio el dolor de perder tal Maeftro. Con que llevados de ef- 
tos impulfos , entre la efperanza de que volverían á verle , y el tor- 
cedor de que fu pd'dida no tenia recobro , era tal el concurío , y 
tropel de gente de todos eftados , que fin reíervar horas , por fer 
ya tan contadas las que habían de gozar de fu prefencia , acudía 
a fu Palacio , no mas que a repetir la dicha de mirarle , que te- 
nían nccefidad de cerrarlas puertas de las falas , para que tomaf- 
fc algún breve repofo de tan continuadas fatigas como aquellos 
dias últimos fobreviníeron 5 pues huvo alguno en que hizo cinco 
Platicas, y efto fin faltar en la Iglefia a todo el Coro, y Divinos 
Oficios, y fm omitir todas las tardes el egercer el Santo Sacramen- 
to de la Confirmación : con que aiín para comer no fe fabe quan- 
do le quedaba tiempo. 

8 Era fu comida el cgecutar en todas fus acciones la volun- 
tad de Dios ; era fu regalo el llenar fu minifterio , fm permitir en 
el hueco alguno, que ccdieíTe en fu comodidad : era fu quietud , y 

^ fu 


LIBRO PRIMERO, 

fu fucno , el velar, y dcrvclarfc fobre las necefidades, é interefes de 
fus Ovejas , con que nada fe le hacía penofo : y lo que á los ojos 
de los que lo miraban dcfde afuera parecía fumamente pefado, 
regiftrado en fu corazón , era con eftremo fuave , y dulce. Siem- 
pre fue fu mayor cuidado con los Pobres , por fer efte el primer 
objeto de la obligación de un Prelado , y afsi eftos fe declararon, 
y efmeraron mas en amarle, fiendo en ellos como defnudos, la ter- 
nura definida de paíron. A la medida del amor crecía el fentimicnto, 
y rompía en las demoftraciones , pues venían como enjambres a 
los patios , y corredores de Palacio a follozar , y gemir : que aufen- 
tandofe tal Padre, era prccifo carecieífen de rodo, y que fu mi- 
feria experiraentaíTc las inclemencias de la fequedad humana , fin 
tener quien alimencaíTe fu mendiguez , focorricíTe fu defamparo,^ 
y abrigaíTc fu defvalimiénto: fiendo necefario que el buen Prela-» 
do los confolaíTe con la providencia Paternal de Dios, que á ningii-( 
no falca : y que cafo que el no volvieíTe a regir aquella Iglefia,^ 
correría por cuenca de Dios , cuya era la caufa , y de fu Mageftad, 

Cuya es la atención , y el zclo , el proveerles de Obifpo , con quien 
jio folo no le echaíTen de menos a él , fino que moftraíTe en to-i 
das fus obras, quan negligente, y perezofo había procedido enl 
las cofas que eftaban a fu cargo, y en particular fu alivio, y aurencia,j 
9 Fortifsimos fon los lazos del amor puro, y efpiricual, quc,( 
como fe afianzan en Dios , que eS Eterno, no dejan caufa para cor-< 
romperfe , b para quebrarfe. Ni el amorofo Paftbr acertaba á arcana ) 

caríe de fus Ovejas , que afsi íe puede llamar , aun mas que divU ¡ 

diríe 5 ni las Ovejas podían reprimir , b ahogar los balidos laftimo-^ ■ 

fos , y tiernos que arrojaba el corazón , fino era con ahogarfe , y j 

perecer. A ambos eftremos quifiera aplicar los remedios el Me- | 

dico compafivo •, pero no era fácil , que como no podía evicarfela f 

aufencia, habiendo de ponerfe en cgecucion los Ordenes de fu Rey, / 

a cuyos mandatos vivió fiempre tan atento , la fcparacion dejaba V 
en lo humano cafi impofiblc la medicina. Solo en Dios podía buf- I 
caríe el confuelo , y remitiríe al ayreque él infpira, donde, y 
como quiere, el alivio, y el defahogo : y para efto determino 
hacer una Platica a todo el Pueblo , convocado en la Iglefia Cate- 
dral , para que el Paftór , y las Ovejas fe confolafl*en , y quietaííen 
en el único , y verdadero Paftbr. La Platica fue fervorofifsima , y 
cii que intervinieron copiofifsimas lagrimas de una , y otra parte. 
Confiftib fu principal argumento en perfuadir : que fi buícamos 
fuera de Dios las criaturas , nos dcícaminan , y nos deípenan*, 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 9% 

porque fuera de Dios , que es por efencia luz , y claridad , todo es 
efcuridad , y tinieblas , y en las fombras, no fe afsienca ningún pa- 
fo j que no fea amenazada mina , y precipicio. Dentro de Dios 
las criaturas eftan en fu lugar natural , y centro verdade- 
ro : y afsi el bufcarlas en el , es el camino feguro de hallarlas 
fin el recelo de perderlas. Que Tolo el perder a Dios es lo que fe 
debe gemir ^ y llorar de dia , y de noche •, porque en ella pérdida 
fe pierde rodo , fm efperanza de recobrarlo , fi no es con volverle 
a encontrar á él , de quien mientras eftamos aufentes por la culpa, 
nos hallamos en una diftancia infinita , que folo el no conocerla, 
y ponderarla perfedamente , nos puede confervar con vida en tan 
miferable eftado, refpirando en él por cuenta de nueftra infenfi- 
bilidad , aun mas que de nueftra ignorancia. Que poniendo en 
Dios el corazón verdaderamente , en ninguna cofa perecedera , y 
caduca prende , ni fe ceba : y que no mirando á las perfonas en el 
ininifterio , fino refpetando el minifterio en las perfonas , quaU 
qiiier Obifpo les feria mejor Padre , qualquier Paftbr mas defve- 
lado Caudillo , qualquier Prelado mas ventajofo Maeftro : y qus 
fi últimamente , por el amor , que es ciego ordinariamente , echaf- 
fen menos fu ruindad , é iiifuíiciencia , le bufcaíTen en Dios, 
'donde defcLibririan mejorada fu miferia, y con fer,fu ISlada. A 
eftos puntos, ampliados , y exornados con fu efpiritu , y eloquen^ 
cia nativa , fe redujo la materia de la Platica •, y al concluirla ana- 
dio con extraordinario fervor , y fuego, que parece arrojaba por 
los ojos llamas ; Mi, alli , mirando , y fehalando a la Cuftodia , y 
al Sagrario : Alli, allí , m aquel Señor , Taftor , y ^aflo , Medico , y we- 
'dicina , ^dentor , y refeate , me habéis de hufear d mi y ay de mi fi 
no 7ne hallareis allil 

10 Tiene el Sagrario de lalglefia Catedral una fobrecaja de 
vidrieras criftalinas para confervar la Arca verdadera del Tefta- 
mento de la Gracia con mayor adorno , y limpieza : fin duda de- 
bió ler providencia , y diípoíicion de nueftro Prelado, que en orden 
al culto Divino , lucio fiempre en él un delicadifsimo cfmero. Su- 
cedió ( cafo raro! ) algunos anos defpues que falib de las Indias, 
y hallandofe ya firviendo la Santa Iglefia de Ofma , que le vieron 
algunas veces entre la Cuftodia , y la vidriera hincado de lodillas, 
pueftas las manos , en fu habito ordinario de Obifpo , de color mo- 
rado , como fi cftuvieííe inmobil, en altifsima oración , y contem- 
plación delante del Sanrifsimo Sacramento. No fueron tres, ni 
quatro los teftigos , fino cafi todo el Pueblo , y Ciudad de laPuc- 

N 


98 LIBRO PRIMERO, 

bla , que convocados del prodigio , repetidamente volvían a cer- 
tidcarfe del objeto , porque no pudieñe afirmarfe era ilufion , b 
flaqueza de los ojos. Quien duda, que entre tanto numero de per- 
lonas, que concurrieron ocupadas delaíombro, y maravilla , fe- 
rian muchos fus émulos , y opueflos , llevados de la curiofidad, 
mas que de la devoción , y el afcóto , para reconocer íi hallaban 
que calumniar, b por lo menos que defvanecer en la credulidad fácil 
del vulgo ? pero todos fe convencieron , y afsi fe recibió por de- 
poficion , y teftimonio publico , el qual fe ingiere aquí a la le- 
tra , para la comprobación autentica , y legal que pide femejance 
maravilla. Refiriéronle cfte fucefo a un Religiofo muy grave , y 
cfpiritual de la Puebla , y como fe defpoblaba la Ciudad para ver 
á fu amado Paílbr en aquel linage de bulto, que íe formaba del 
ayre con interpoficion de la luz , e inftaronle , que lo fueífe a ver, 
á que refpondib con grande feguridad : ,, Eífo lo tengo yo por 
„ muy cierro, y para entenderlo afsi , no liay necefidad de ver- 
„ lo , ni de fervlrme del inftrumento de los ojos", porque me acuer- 
3, do , que quando fe defpidib de elle Obifpado, dijo : que fi que« 
,, riaii no echarle menos , le bufcaíTenak vida , y ala prefencia 
,, de aquel Señor , que alli le hallarían , y que afsi cumplía lo 
que prometib. Llegaron de efte cafo a Efpaha teílimonios au- 
ténticos por muchas partes , y eferibibfeio alguno de fus corref- 
pondientes. Defprecib efte aplauíb como verdadero humilde , afir- 
mando, que por ningún cafo lo creyeífen , que eran fuenos de vie- 
jas , ilufiones de dormidos , y antojos de flacos , que de ordina- 
rio fingen apariencias en lo que aman , b en lo que temen : y que 
afsi, unos porque le aborrecían, y otros porque le amaban , da- 
ban bulto a fu figura, para tropezar en ella. Lo cierto parece 
que fue lo que vieron tantos , y lo que fe depufo en tan públicos 
teílimonios. Defeubrira Dios la verdad quando convenga para 
fu mayor gloria , con otras muchas cofas ocultas que le fucedie- 
ron a efte Prelado. El Teftimonio que vino de Indias refiriendo efte 
cafo, es del tenor figuiente. 

1 1 Francifeo de Gauna y Atien '^ , Eferihano del ^y nueftro Se- 
ñor yy Contador de ¡a Santa Iglefia Catedral de efla Ciudad de la Fuella 
de los Angeles en la lSLue"Pa-Efj)ana : (Doy fee , y Teftimonio de y^erdad, 
que hoy Miércoles , dia de San Gerónimo , treinta de Setiembre de efte ano 
de la fecha , eftando en la Contaduría de dicha Santa Iglefia con Antoyiio 
Gome:^ Carballo , Contador afsimijmo en ella , y Felipe de 'Barros Efpino, 
Oficial Mayor , como d las die^ y media del dia , ?ne Ymieron d aFifary 

como 




r A 


m 




VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

como a dicha Santa Igkjia concurría mucha gente , d "t)ér una cefa nota^ 
hle , y por faber lo que era y fui d ella en compañía de los referidos , y 
confian te mente , que lo que inuchas per/onas con admiración decían mi^ 
rahan en el Altar mayor de dicha Santa ígkfia era una femejanxa muy 
fropia del roftrOy cahe^ ^y cuerpo del llufinfsimo y Excelentifsimo Señor 
íDon Juan de Talafox y Mendo^ , Obifpo de efie Ohifpado , d quien yo 
conocí muy bien en efia Ciudad , antes que fe fuera d los ^ynos de Caf 
tilla, que patente , y evidentemente fe figuraba defiocadc ( quiere decir; 
defcubierto ) de rodillas con fu ^quete blanco en el pecho , y Muceta 
morada en los hombros , algo inclinado el rofiro d la Cufiadla del Santfsi^ 
mo Sacramento y al lado de la Epifiola, al parecer entre la dicha Cufio^. 
dia y y ¡as Vidrieras que le ferVian de funda : lo qual Vi muchas lacees , e re 
el tiempo de media hora , de Aferentes difiancias , como fueron d doce, 
Ipelnte y y quarenta pafos de el dicho Altar : y llegando cerca de el por todos, 
fus lados , d reconocer fi dichos Vidrios teman alguna correfpondencia de pin-*¡ 
tura , o efcultura por delante de la femejan^e^a del dicho Señor Excelen* 
tijsimo Obifpo y no hallé coja que fe le parecicjfe en la pofiura , figura^ 
color de rofiro , forma , ni tamaño , como fe Via entre dicha Cufiodia , y 
Vídiñes y que fegun la dicha femejan^a , parecia que e fiaba allí fu mifmct. 
perfona. Y lo mifmo que llelpo aqui referido , me digeron habían Vifio^ 
y examinado en la mifma ocafion , y tiempo los dichos mis dos compañe* 
ros y y otras muchas perfonas , que algunas firmaron al pie de efie Tef 
timonio de Verdad , como tefiigos de Vifia. Y para que de ello confie etí 
todo tiempo donde contenga , para ponerlo en mi regfiro , de oficio dí 
el prefente en la dicha Ciudad de los Angeles , d las doce horas , poco 
mas y o menos , del dicho dia treinta de Setiembre de i (í 54. años. Soy 
tefiigode Vi fia. Antonio Gome^Carlaallo. Soy tefiigo de Vifia. Felipe de 
Efpino ^Barros. Bachiller Jofeph de Herrera Gabc^. Melchor de los (%- 
yes Santillan. Hago mi Signo. En Tefiimonia de 'verdad. Francifeo de 
Gaumy Eferbano Beal. Afsimifmo , yo elEfcrivano de fu Magefiadde 
fufo mencionado y doy fie , que hoy dia de la ficha me han referido , y 
afirmado , haber Vfio ¡a femejanxa del dicho Señor Excelentfsimo Ob fi 
po (Don Juan de Balafox y Mendoza ^ en la parte que refiere elFcfiimo^ 
nio antecedente , las perfonas figuientes , iSc. 

I X Por evitar la proligidad , fe efeufa el copiar fus nom- 
bres , remitiéndolos al Xeftimonio original j per-o el numero paía 
de veinte y quatro teftigos , todos perfonas conocidas , y de au^ 
covidad,por la calidad, y lospueftos •, pero entre ellos, Juan de Men- 
doza, vecino, y Mercader de dicha Ciudad, anadio : (fue había cerca de 
cinco mejes , que continuamente todos los dias , Viniendo á re:;ar la Efia-» 

N z 


loo 


LIBRO PRIMERO, 

don del Santi/simo Sacramento a dicha Santa Iglefia Catedral , hahia 
y>ifto la femejan^ del dicho Señor Excelentifsimo Ohtjjio , en la forma ^ 
y como fe refiere en dicho Teftimonio , y en examinar efta "üerdad en dE 
cho tiempo hahia experimentado cofas inaraVülofas , que lívido en dicha 
femejaji^ , que le obligaron d encomendarle a Dios todos ¡os dias d dicho 
Señor Excelentifsimo Obifpo. Y Melchor de los Reyes , vecino de di- 
cha Ciudad , cambien depufo. Qm hahia mas de quatro mefes que 
todos los dias Ipcia la dicha femejan^a en la parte referida. Como todo 
confia del fobredicho Teftimonio , á que fe remite el mas eferu- 
pulofo examen de efte fucefo. E inmediatamente cierra el Efcri- 
vano publico el Teftimonio legalizado con eftas palabras. T p^ara 
que en todo tiempo confie de efta iDerdad , pongo efta ra^on en mi renftro 
A dos dias del mes deOñubre de mil feifeientos y cinquenta y quatro años filen ^ 
do teftigos Francifeo Marque^, ^que de Miqueorena , y Diego de Olai^^ 
yecinos de eftaCiudad.Hago mifigno en tefiimonio de Verdad. Francifeo deGau^ 
na, EferiDano ^eal. Concuerda con el Teftimonio original , que queda en 
mi Protocolo , de que faqué efte traslado , d pedimento del 'Bachiller MeU 
chor de los Beyes, Clérigo Diácono ,refidente en efta Ciudad de la Buebk 
délos Angeles. En ella , d fiete de Junio de mil feifeientos y cinquenta y 
(incQ años , fiendo teftigos el Licenciado Bartolomé Sos de Vergara , Ef- 
tehan de Sulcate , y Bp^ue de Miqueorena , yecinos de efta Ciudad , prefen^ 
tes. Hago mifigno. En teftimonio deyerdad. Francifco de Gauna,EfcrL 
yano Bfal. Y efte Inftrumento viene autorizado de tres Eferiva- 
Bos , en la forma que fe acoftumbra , para que en qualquiera 
parte fe le dé entera fee, y crédito. 

1 3 Lo que mas huvo que admirar en efta defpedida de tan 
univcrfal conmoción , para teftimonio , y calificación fin fofpecha 
del general fentimiento con que quedaba todo aquel Obiípado, 
por la anfendade fu Paftbr, fue, que los Indios , que fon de fu 
natural muy íencillos , y maníes , dieron un Memorial en nom- 
bre de todos los Partidos , y Pueblos , en que decian *. que fi la 
caufa de^aufentarfe fu Prelado era porque tenia empeños de ha- 
cienda , b por otro motivo de necefidad femejante, que le oblio-af. 
íé a no poder vivir , y fuftentarfe en las Indias , dcfde luego o?ie- 
cian con todas fus haciendas, mugeres, é hijos el fervirle , y^afsiftir- 
Ic , fuftentandole con toda fu cafa , y familia , y que para ello 
fe obligarían en forma , folo porque la luz de fu dodrina , y 
cgcmplo no fe apartaíTen de aquel Emísferio , que tanto necefira- 
ba de tener fiemprc é los ojos , y ^ los oídos las acciones , y las 
voces mas perfuafivas de lo que debían egecutar. Demoftracion, 

quan- 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFÓX iÓd 

quanto mas diftante de lifonja . y de doblez , de recoraendaciotí 
mas encarecida para la utilidad con que fiempre atendió i fu 
Minifterio. , 

CAPITULO XV. 

COSAS QUE HIZO Y $UCE<DlE<^on 

antes de fu embarcación, 

ON no fer fácil el nivelar el movimiento de la 
piedra , quando baja á bufear , y defean/ar en fu 
centro , no quifo la Filofofia omitir la inveftiga- 
cion de elle íecreto ^ diíputando , donde fea mas 
veloz ¡ o mas tardo , en fu fin , b en fu principio, 
Y con no tener en la mano el compás de eftas co- 
fas que caminan tan ocultas, ajuílandofc al diótamen de la naturale- 
za , fienten caíi comunmente todos los Filofofos , que no es tan 
rápido el curfo en el principio , como en el fin •, porque de la ve- 
cindad de la quietud que folicíta , venciendo la violencia , crece 
la velocidad. Mucho fue lo que obró elle Prelado en las Indias, 
en los nueve anos que eftuvo en ellas , con adividad, y celeridad 
de fuego , por lo mucho que tenia de ígnea fu condición , á mane-» 
ra de la centella, que prende , y difeurre en lo feco de los caña- 
verales ^ pero lo que hizo en los últimos dias , excede la compre- 
henfion, y la admiración , creciendo la intenfion de fu fervor in- 
comparablemente mas que el arrebatamiento de la piedra , quan- 
do íe avecina a fu deícanfo. Mas con una diferencia , de quien 
no parece fácil fenalar caufa •> porque no fe acercaba , fino fe 
apartaba de fu centro, que era fu iglefia , y fus Ovejas, acia don- 
de fe derribaba el corazón con un pefo naturalifsimo. Pero como 
fu centro principal , era ajuftarfe en todo á la voluntad de Dios, 
no a fus afeólos particulares, que en ello podía intervenir enga- 
110 , y en aquello no > fiendo difpoficion de Dios el que volvieííe 
a Efpaha , el obedecerla era caminar acia fu centro propio , y afsí 
venia a fer natural el que en los fines obraííe fu eficacia mas 
velozmente. 

z Los Indios del Partido , y Doólrína de Santiago , recono- 
ciendo que íe acercaba la aufencia de fu Pafiór , y queriendo an- 
tes recibir de íu mano el ultimo confuelo , fe aplicaron con increí- 
ble celeridad á perfeccionar un Templo funtuofirsimo , dedicado 

al 


OE or%As 



lox LIBRO PRIMERO, 

al único Parrón de las Efpanas Santiago , que algunos anos antes 
habia empezado a erigir : y fue ral la priefa^ que lograron fus defeos 
de tenerle acabadtf antes que fu Prelado fe partieííe , para que el 
pudieíTe bendecirle. Bien advertían los continuos embarazos de 
aquellos dias últimos', pero fiaban de fu arríor , y benignidad, 
que daría tiempo para que á ellos no les faltaíTe efte gozo , en la 
circunftancia poftrera de una obra donde tan largamente habian 
concurrido las limofnas , y el cuidado de fu Obifpo , que tenia 
en ella la mayor parte. Pidiéronle , que pues era fu amorofo Pa- 
dre , ios confolaíre abriéndoles la puerta del nuevo Templo , dán- 
doles la bendición de fu mano. No pudo , ni fupo negarfe a tan 
jufta petición, y en medio de la concurrencia de ados tan diverfos, 
y el grave pefo de tantos negocios como fe le ofrecieron al par- 
tirfe , bendijo lalglefia, abrió la puerta , y dijo en ella la prime- 
ra Mifa, dcfpidiendofe al fin de fus amados Indios , con tanta 
caricia, y afabilidad, que no tuvieron otro caudal con que pagarle,mas 
que el de las lagrimas , que fueron copiofifsimas , derivadas pro- 
mifeuamente del dolor , y de la alegría : quedando aquellos natura- 
les candidifsim,os tan obligados á efta denioftracion , que algunos 
b mas malicíofos , b mas políticos , tomaron por arbitrio quando 
caminaban, el hacer grandes elogios del Obifpo ,y les falía tan- 
bien la diligencia con los Indios, en cuyo amor no cabla fingimien- 
to , que les daban el hoípedage , y el agafajo de valde , tcnien-» 
do por la paga de mayor valor ellas tan eftimablcs memorias. i 
3 Determinó falir de la Puebla Jueves feis de Mayo , dia 
que tiene dedicado la Igleíia al Triunfo Glorioío de San Juan 
Evangcliíla , con el titulo Ante ^ortam Latinam : y habiendo por 
la manana celebrado el Santo Sacrificio de la Mifa en la Catedral, 
y encomendado el Gobierno del Obifpado a uno de los Preben- 
dados mas beneméritos de ella , rezó en publico la Letanía , y to- 
mó la bendición de Dios , y fu Sandfsima Madre , y con ellas pre- 
venciones fe pufo en el coche , y entraron en él acompañándole 
los mas principales Prebendados de la Iglefia. Seguían fu Carro- 
za otras muchas en que iba la Nobleza mas efeogida de la Ciu- 
dad , y fu lluílrifsimo Cabildo , fin otro infinito numero de gen- 
te de a caballo , y tanta de a pie de todas condiciones , edades , y 
fexos , que cubrían , y embarazaban el camino , tanto , que duró 
la falida mas de quatro horas , con no fer el trecho muy largo, 
fiendo necefario á cada pafo que parafie el coche del Obifpo, para 
que de ella manera fe dicíTc fatisfaccion a la anfia de los que con- 
currían 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 103 

curmn a verle , admitiéndolos a todos , y dándoles los abrazos 

Ultimos con grandifsimo agafajo, 

4 Los Pobres en particular , no quifieran perderle de vifta 
y a.si le feguian aun mas con los defeos , que con las fuerzas , pu' 
bucando a gritos , que fe les aufentaba el amparo , y el remedio 
en un Padre tan caritativo, y tan diligente , que tenia deftinados y 
nominados Clérigos folamentc para que en fus enfermedades los 
viíitaííen , confoIaíTen , y focorrieíTen. Hafta los niños , en quien 
hablaba mas la inocencia, que el conocimiento, preguntados donde 
iban con tanto afan ? Refpondian : Que en feguimiento de fuPaf- 
tór , balando como fimples Corderillos, para manifeftar lahorfan^ 
dad con que quedaban en la feparacion de quien vivia tan defvela^ 
do por fu educación, y aprovechamiento : con que no era masque 
atropcllarfe los teftimonios del dolor univerfal que les tocaba á to- 
do genero de perfonas. 

5 Defde la Puebla fe encaminó al Santuario del Gloriofo Ar- 
cángel San Miguel , diftante de la Ciudad quatro leguas *, íitio don- 
de íe apareció eíle Efpiritu ardiente, y Capitán alentado de losEo-cr- 
ciros del Cielo, para declararfe a fivor , y protección fuya, y^en 
el qual levantó el devotifsimo Prelado un Templo muy capaz,'y her- 
mofo , con la vocación del Arcángel, No es dudable qu^San Mi- 
guel fea Patrón de la Ciudad de la Puebla , y por ventura , como es 
el Caudillo de losEfpiritus Celeftiales , fegun le canta, yVolemni- 
za la Iglefia , con efte mifmo refpedo fe debió de llamar la Puebla 
de los Angeles. El Templo es también cierto que le hay , y en el 
fitio que fe feñala. En la verdad de que le erigieíTe, y fabricaíTc eftc 
Prelado han tropezado algunos , por ventura por poner en mala 
fe , con efte reparo tan venial , lo demas que de el fe refiere en fu 
Vida : ó fea por el zelo de que todo vaya tan ajuftado al hecho, que 
a la calumnia mas defvelada, y fútil fe le cierre el pafo para intro- 
ducir la mas ligera fofpecha, en ofenfii de lo irrefrao-ablc. Sea el 
que fuere el motivo ; la noticia , fin elevarla de crédito , fe halla 
en la relación impreía de la íolcmnidad , y fieftas que fe hicieron 
a la Confagracion de la Iglefia Catedral de la Puebla , de la qual 
también, como de inftrumento publico , fe han participado otras 
cofiis de las que aqui fe reproducen: bien, que todas , ni adelantan, 
ni atrafan lo principal que fe comprehende , y a que fe debe aten- 
der en la Vida egemplarifsima de efte fugeto. Alguna cofa debió 
de promover, y adelantar en el Templo de San Miguel , de quien 
fue devoto amantifsinjio , como en todo lo demas que corrió por fu 

cuen 





Í 104 LIBRO PRIMERO, 

cuenta > porque fu zelo , y animo no fe limitaban , ni fe ceniaUi 
en tocando al mayor culto de Dios , y de fus Santos : y por eí- 
ta perFeccion , y ventaja que el Templo recibió de íli luano , 
do llamarfe fabrica fuya , fin agravio de la verdad. Aqui fue nu- 
meroíiísimo el concurío que íe junto , de los que , o en la Ciu- 
dad no pudieron defpedirfe, b de los que quifieron repetir ella dili- 
crencia mas de efpacio *, porque en la verdad, no acertaban a apartar- 
fe de quien les llevaba con violencia tan fuave los corazones. Mub 
tiplicabanfe las bendiciones , y los abrazos pero fe renovaban ios 
llantos , y los fentimientos : y defde aqui pidió , con humilde, 
y tierna inftancia , a los que le habian acompañado de ambos 
Cabildos, que fe volvieífen a la Ciudad, que fe redugeron a obe- 
decerle , por darle gufto , con excefiva mortificación de cada uno 
en particular, que no quifiera dejarle. Dióles el ultimo abrazo , y 
bendición , y pafsb con fu familia a dormir aquella noche á la 
Ciudad de Tlaxcala, apartada dos , ó tres leguas de efte fitio mila- 
grofo , acompañándole folamente dos Prebendados de fu Iglefia, 
que en fu nombre llevaban orden de afsiílirle , hafta que quedaííe 
embarcado. 

6 Luego que el Gobernador recibió la noticia de fu llegada, 
falló á encontrarle a mas de una legua, acompañado de los Ciuda- 
danos mas lucidos , que le dieron vifta con grandes júbilos , y 
alegrías : y también falieron en numerofas tropas á conocerle , y 
venerarle los naturales , y los niños. Detuvofe en efta Ciudad los= 
tres dias íiguientes : y en todos ellos hizo Confirmacidnes por la 
mañana, y la tarde, como fi huviera venido a folo efto. Defde 
aqui , acompañándole el Gobernador , y muchos Ciudadanos , hizo 
pafo al Partido de Guamantla , en cuyo diílrito , y en los de mas 
Pueblos , y Beneficios Comarcanos , profiguió adminiílrando el Sa- 
cramento déla Confirmación, rodeando muchas leguas, fin re- 
parar en alguna dificultad ^ porque todos participaííen los esfuer- 
zos fruduofos de efte Sacramento *, gallando en el fcrvicio de Dios, 
y utilidad de fus Ovejas todo el tiempo que él habia menefter pa- 
ra fu defeanfo. Pero era tal el concurfo de los que acudían a con- 
íirmarfe , por parecerles á los padres efpecial fwor del Cielo el 
que fus hijos lo quedaííen de fu mano , que tenia necefidad de 
todo el tiempo , y aun fe juzgaba impofible , que en mucho mas 
pudieífe obrar tanto i pues confia , que folo en efie viage que hi- 
zo defde la Ciudad de los Angeles al Puerco de la Vera-Cruz , con- 
firmó cinco mil fetecientas y quarenta y quatro perfonas : que ha- 
biendo 


'/M 


i 







VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. loj’ 

hiendo falido a cgercer efta función folamente , en tan pocos dias 
no podia fer mas copiofa la cofecha. 

7 Finalmente llegó al Puerto de la Vera-Cruz , defpues de 
tan inccíante trabajo , donde fe experimentó maniíieftamente, 
con quanto extremo le hablan amado los que por trato , ni comu- 
nicación aiin no le habian conocido •, porque las demoftraciones 
de regocijo con que le recibieron , fueron teftimonio del grado en 
que le eftimaron. Antes que llegaííe á la Ciudad con mas de dos 
leguas 5 le falieron al encuentro el General de Flota , y el Almiran- 
te , acompañados de muchos Capitanes , y lucidifsima nobleza: 
también el Gobernador , y Cabildo Secular , con muchos Ciuda- 
danos. Hicieron falva al reconocer fu Perfona los caftillos , y na- 
vios , aunque fu modeftia , y encogimiento lo rehusó con gran- 
difsimas veras , y procuró impedirlo , pero en vano ; porque te- 
nia orden de la Real Audiencia, que ya gobernába , para que en to- 
das partes fueíFe recibido con la folemnidad , y públicos aplau- 
fos que fe obfervan con las perfonas de fu calidad, pues habla eger-^ 
cido el oficio de Virrey , y Capitán General de aquellos Reynos,' 
tirulos porque le eran can debidas tan feftivas falvas. En entrando en' 
la Ciudad , fu primera vifira , como acoftumbraba fiempre , fue 
irfe a la Iglefia a dar gracias a Dios por todo lo fucedido , y to- 
mar fu bendición. Recibiéronle en ella el Cura , y Clerecía con 
las ceremonias que difponen los Rituales Eclefiafticos : habiendo 
echado al Pueblo la bendición folemne , fe retiró al hofpedagc 
que le tcnian prevenido en cafa del Gobernador , que entre tan- 
tos como pretendieron llevarle á la fuya , tuvo la fuerte de aga- 
fajarle. 

8 Aqui fe detuvo algunos dias , efperando el ultimo defpa- 
cho de la Pveal Audiencia de Megíco para partir. Y fue digno de 
admirar , que fiendo el clima déla Vera-Cruz tan ardiente, que 
aiin defnudos no pueden tolerar fus habitadores los deftemples 
dcl calor , todos los dias fin moftrarfe fatigado , hizo numero- 
fifsimas Confrmaciones. Y en las Témporas que alcanzo de laSan- 
tifsima Trinidad , celebró Ordenes generales , en que de todas 
fueron mas de quarenta los que fe ordenaron , afsí de la Ciudad 
de la nueva Vera-Cruz, como de la Puebla dé los Angeles-, que 
con efar diftante cinquenta leguas, bajaroiij fegun aíFeguraron def- 
pues , folamente por el gozo de quedar ordenados de fu mano ^ y 

no defraudarfe de volverle á ver. 

p Con eftas experiencias que la Ciudad logro de fu efpiritu, 

O y, 


lO'í LIBRO PRIMERO, 

y el defvelo incanfable de fu miniftcrio , credo el fequito , y el 
aplaufo con que le aclamaron generalmente , pareciendo , que 
habia tratado , y vivido fiempre en ella , fegun el cortejo , y al- 
borozo con que le afsiftieron. Fue tan poderofo el imán con que 
tiraba las inclinaciones de todos, que un Ciudadano de los mis 
Nobles y ricos de la Vera-Cruz empezó á vender con arande 
priela ius bienes , para embarcarle en lamifma flota , dando por 
razón , que no habia de vivir en parte donde no pudieíTe ver , y 
gozar de la prefincia de un Prelado á quien tanto eftimó , y venero 
fiempre.^ Y llegando a fu noticia ella determinación tan afeduofi, 
la templo , y embarazo por entonces ; porque en todo el amor á 
as criaturas puede haber excefo , y es menefter reducirle a la per- 
feíta moderación : y en fin el Ciudadano fe conformo , añadiendo 
que en la pm-nera ocafion fe embarcarla en fu feguimiento , pues 
el tiempo le daría lugar á difponer fus cofas con mayor convenien- 
cia ; y que el no tenerlas ajuftadas para egecutar ella refolucion en 
lu compañía , era por no Iraberfe perfuadido nunca , como ni las 
mas períonas del Reyno, que tendría efedo fu partida. Tan difí- 
cultofamente creyeron que les habia de faltar el confuelo de tal 
Prelado. Vifitaronle todas las Religiones , y Comunidades de la 
era-Cruz , y el les pago las vifitas con grandiísima cortefiinía y 
benevolencia , y fe detuvo en ella harta los diez de Junio del mif- 
mo ano , en que la flota fe hizo á la vela , dejando á todos como 
lorolos y defconfolados con fu aufencia , defeofifsimos de la fe- 
licidad de fu ambo a Eípaña , y fuípirando por fu rertitucion á las 


CAPITULO XVI. 

LLECJ ESTJkj,S)ES<DE DON. (DE SE DISTONE 

el [ornarle nfúenáa de los cargos qae en las 
Indias había ejercido. 


Rriergado ha fido ílempre el fobrcfalír , y lucir 
mas que otros: yes deftreza.como en la inarineria, 
el concordar con el ayre las velas, y recogerlas 
legun el fopla, difimular en los talentos lo que 
exceden , y acomodarfe con la medianía de los fuere- 
tos que fe tratan , por efeufar las afechanzas que 
contra las ventajas fe maquinan. Verdades , que no en todos lan- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 107 

ces pueden encLibrirfe las prendas naturales , y afsi parece dificultofo 
el huir los peligros que fe conjuran á las preeminencias. Ni el Sol 
cfta feguro de efta ciega batalla, que amotina la embidia , pues hay 
quien ic maldice por lo que refplandece , y quien le blasfema por lo 
que alumbra. No fe niega , que fon barbaros los que alientan eftos 
infultos-, pero en fin fe concluye, que aun el Sol no fe efeapa de eftas 
injurias, íea por eftos , b por aquellos labios. Ningunos hay tan fal- 
tos de razón como los embidiofos , ó los apafionados, porque fon los 
afeólos que mas ciegan : y afsi para ellos , el mas limpio refplandor, 
es el que menos pueden fufrir , y contra quien mas declaran fu oo-c- 
riza. La luz es el objeto de los ojos ; pero fi es excefiva, los hiere, y 
oftiga con fu actividad : y fi los ojos fon flacos , b enfermos , es ma- 
yor el perjuicio que reciben de la claridad demafiada , no confiftien- 
do en ella la culpa , fino en íu achaque. 

2 Acciones tan lucidas como obrb en las Indias efte PreIado,no 
era pofible que fe efeapaíTen de los comunes riefgos donde todo zo- 
zobra. Juntaronfelas quejas, lasembidias, los aborrecimientos, pa- 
racalumniarle *, y tan poderofos enemigos , folo firvicron de califi-, 
car mas fu intención. No es practicable egercer tantos cargos juntos, 
y tan preeminentes todos , fin dolor , y mortificación de muchos, a 
quien no hiere la voluntad , fino el oficio ; a quien no laftíma la 
paflón , fino el minifterio : aunque los laftimados quieran , que en 
los Superiores , para corregir , obren los afeólos , no la obligación: y 
es , porque no penetran los torcedores que efta da a quien la lleva 
fobre los hombros. De todos eftos contrarios unidos, y de la voz co- 
mún que corrib , que habia tenido revueltas , y para perder las In- 
dias , refultó el que halíandofe ya en Efpana, fe trataífe de tomarle 
refidencia apretadifsima de los Pueftos que habia ocupado , y de 
los negocios tan importantes que habian corrido por fu inteligencia. 
Y porque las depoficioues en ella de los ofendidos , b injuriados de 
fu proceder pudieflen caminar en términos mas abiertos, v libres, 
por cortar la dependencia que los de las Indias podían tener de el, 
eftando aólualmente ocupando una Plaza de fu Confejo , fin mas 
motivo que defembarazar el campo a la juftlficacion de las quejas, 
le coramuraron la Plaza en la del Confejo Supremo de Aragón, por- 
que de todas maneras eftuvieíTe diftante de los avifos , que para mi- 
norar las quejas de los que fe prefumian agraviados podía ocafio- 
nar el valimiento. 

3 Con mifteriofa equivocación fe llaman cargos los Oficios, 
y las Dignidades , donde los méritos afcienden , y los defeólos , y 

O 2 culpas 


lo's LIBRO PRIMERO, 

culpas que fe cometen en fu egecucion i pues en las reOdencias 
fon cargos del cargo las acciones torcidas , que comprueba la ver- 
dad , b fabrica la malicia : para que los hombres reconozcan el pe- 
ligro de las honras temporales ,á que la ambición afpira : que en 
el mifmo nombre con que fe bautiza lo plaufible de la Dignidad, y 
de la excelencia , va declarado el bagio de la culpa , Tiendo en la 
verdad el mayor cargo el cargo. Los que viven en eíle conoci- 
miento , y ocupan los Pueílos con efta reflexión, poco tienen que 
temer las refidencias*, porque reconociendo el mas pefado cargo en el 
cargo , procuran ajuftar de manera todas Tus acciones , y rediflear 
con la regla de oro de la intención limpia todo quanto remelven, 
que la calumnia no halla aun atomos de que aTirTe , quando ma- 
quinaba amotinar contra Tu crédito montes. 

4 Señaló el Cenfejo Supremo de las Indias el Juez de la Reíi- 
dencia , y mandáronle que hicieíTe el depoTito que Te acoftumbra, 
para las coilas proceíales , y penas de Camara, que de los procefos, 
e informaciones ordinariamente refultan , y que nombraíTe Abo- 
gado que defendieííe, y refpondieííe a los cargos,que contra fu per- 
Tona parecieííen originarfe delo.aduado , y probado*, que Ton las 
diligencias judiciales que preceden a la Tentencia. El depoíito no es 
poTible efcuíarle , por los inteicTados entre quien Te diílribuye» 
y afsi dio orden para que Te hidefle de la cantidad que Te habia Te- 
ñalado. Pero en quanto á nombrar Abogado , ó Defenfor , refpon- 
dió : „ Que no tenia , niqueria otro mas que a Dios ^ y á la fegii* 
„ ridad de Tu conciencia : que Ti eílaba culpado , no pretendía de- 
3, fenfa 3 Tino caftigo : que a los malos procederes , no es bien que 
3, los apadrine , ni deTvanezca la Tudleza de la Abogacía , Tino que 
„ Taque de ellos efearmiento para otros la Teveridad : y que no po- 
„ dria h\ Tacar , ni defear mayor provecho de fu reTidencia que el 
3, que otros , por quedar efearmentados de Tus yerros, procedieífen 
,, en el Tervicio de Dios , y de Tu Rey tan atentos , y tan zeloTos, 
„ que efcuTaíícn las venialidades. Pero que Ti habia procedido con 
3, juftificacion en Tus Minifterios , y cumplido con las obligaciones 
3, de buen Chriíliano , y leal vafallo , Dios , que es la primera 
3, verdad , miraria por fu cauTa, y tomaria por Tu cuenta el defen- 
3, derle , pues no tiene menos en Tu mano los corazones de los hom- 
3, bres , que el freno de las lenguas , y de las calumnias. ‘‘ Y afsi 
arrojándole en los brazos de Tu providencia a deTcanfar , dejó cor- 
rer la rcTidencia por todos los términos legales que obTerva la 
Jufticia. 

Dc- 





VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

5 Demafiada confianza podra parecer ella a los que atienden 
con mayor delicadeza a fus pundonores, fin confentir que á fu re- 
putación fe acerque el ayre ^ pero aqui fue necefaria toda ella defnu- 
déz para volver por la inocencia , pues menos que con efta abílrac-* 
clon , y defafimiento , fiempre los émulos interpretarían , que ha- 
bían intervenido la diligencia^ y la m^ana para Tacar en hombros, y. 
poner en la orilla la reólitud de un Miniífro , que fin mas defenfa 
que la de la verdad solida , tenia fu partido tan aílegurado. Ella es 
cofa que fe habra vifto pocas veces, b por ventura ninguna, que 
á cfpaldas vueltas , pueftas de por medio tantas leguas de diftancia* 
y con pafo tan incierto, y tan dificukofo como el mar , repartido 
en tantos golfos, abandonada la defenfa, renunciados los defeargos, 
tan recientes los fentimientos , tan corriendo íangre las ofenfas, 
tan independentes del reo los delatores , circunílancias con que los 
contrarios podían tan franca, y feguramente esforzar fus depofi- 
ciones , y dar cuerpo de procefo dilatado a las culpas que le acu- 
mulaban •, no folo no refultb cargo alguno contra íu perfona,fino 
que por la feiitencia del Juez en Indias , y la confirmación del Real, 
y Supremo Confejo de ellas , le declararon por Miniftro ¡ufiificadif- 
fimo , y reóto , y todas fus acciones , y procedimientos por acerta- 
dos , mandándole volver el depofito que había hecho, fobre quieri 
no pudo echar penas la Camara, pues faltaban las culpas, v pagan- 
dofe todas las cofias de la Refidencia de ios gafios de Jufticia de 
la Real Audiencia de Megico. í Donde efia aqui el encono de tan- 
tos como fe quejaban agraviados, y ofendidos de fus acciones? 
i Qué fe ha hecho el gemido de los que gritaban laftimados de fu 
integridad ? i Como fe ha defaparecido tan apriefa el rumor de fus 
alborotos? i Efte es el amotinador ? i Efte el fediciofo ? i Quién ha 
fofegado una tempeftad tan furiofa como amenazaba a hundir fu 
opinión? i No efta abierto el campo ? < Todo duerme ? Sí, que es 
Dios el Abogado de la verdad, y á fu eloquencia enmudecen las 
calumnias. 

6 No fue folamente efto lo que tuvo laRefidencia de admira- 
ble , pues no parecía mucho el que contra fu perfona no le pro- 
baiTcn verdaderos delitos *, mases , el que fiendo tantos los minif- 
tros , y los criados, que forzofamente afsifien, é intervienen a lle- 
var elpefode puefios tan generales, tantos los lados c]ue concur- 
ren, tantos los allegados que fe entrometen, con fer tantos los cabos, 
y las dependiencias en inteligencias tan íuperiores , todos fus cria- 
dos , minifiros, y dependientes, falicron de la Rcfidencia libres , fin 

haber 


'lio LIBRO PPvIMERO, 

haber incurrido, ni en el mas ligero cargo. Tiendo en tan diílin- 
tos naturales tan diferentes las obligaciones. No es mucho que fea 
buen Miniftro el que nació Señor: que haga buenos Miniftros á tan- 
tas perfonas vulgares, es la mayor prueba de fu reditud. Las accio- 
nes finieftras de los Criados , rcfiiltan en perjuicio del dueño : los 
defaciertos de los fubditos , empañan el crédito del Superior , y no 
Te culpa en ellos lo que yerran. Tino en quien lo confíente, b lo 
difimula. Gran calificación de tan fuprenio Miniftro es , que los 
que obraron á fu prefencia , como Obifpo, Virrey , Vifitador Gene- 
ral , y Juez de Refidencia de tres Virreyes , vivieííen tan atentos, 
que ni en ellos hallaíTe de que afirfe la detracción , para culpar de 
recudida al principal. Pero el teftimonio mayor de toda excepción, 
eslamifma fentencia que el Juez, y el Confejo promulgaron, la 
qual fe pone a la letra , por el abono mas concluyente. 

7 El Juez de indias fue Don Franciíco Calderón y Rome*ro, 
Oidor de la Real Audiencia de Megico •, el qual , en virtud de Cé- 
dula Real , y comifion de fu Mageilad Católica , tomo la Refiden-i 
cía a Don Juan de Palafox, del tiempo que fue Virrey , Goberna-f 
dor , y Capitán General de la Nueva-Efpaña } y concluida , y tcr^ 
minada la Refidencia , promulgo la fentencia en la forma que fe Th 
gue : En U cáufa de ^fidencia , que en Virtud de ^al Cédula , j comi/Ion 
del nuefiro Señor, he tomado al Licenciado Donjuán de Palafox y 
Mendoza , Ohi/qto de la h¿efia Catedral de la Ciudad de la Muebla de los 
Angeles , del Confejo de fu Mageftad , de todo el tiempo que fue Virrey, Go^ 
hernador, y Capitán General de las TroVnaas de efia Hue’^a^-Efpam. , j Tre- 
fílente de la %edl Jndiencia , que refide en efia Ciudad de Megico , en el ufo 
y egercicio de dichos cargos, y d fus criados , allegados , y Mmtftros: 

8 Viflos los Autos , fumaria infirmación ,y pejqmfa fecreta ,y que 
de ella , y de las demás diligencias no ha ref litado , ni refulta culpa , ?ii car- 
go contra el dicho Licenciado Donjuán de E^alafix y Mendoza: y atento 
a que no ha habido querella , capitulo , ni demanda alguna que fe haya puej- 
to contra el fujodicho , nt alguno de fus criados , allegados , ni demás Mi- 
niftros \ antes confia haber procedido el dicho Obifpo de la Tuebla de los 
Angeles bien , y fielmente en el ufo , y egercicio de dichos cargos , guardando, 
y cumpliendo lasinfirucciones , Ordenes , y Cédulas del ^y nuefiro Señor, 
que le fueron dadas para el buen gobierno de efie ^yno , y haber procurado 
el aumento , y cobro déla %eal Hacienda, y haber favorecido ,y ampara- 
do d los Indios, y tenido en debida autoridad d efia <^al Audiencia , afsifi 
tido d ella, y procurado la Vfia , y determinación de los pley tos, dejando en 
toda libertad el buen ifo, y adminifir ación de jufiieia , y haber procurado, 

el 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. , j „ 

d que en todas las demas panes de efle '^ynofe procedUffe,y admhvflvar. 
A >S*nhnente-, y haber hecho, y obrado otras cofasenorden al bien publico , 

de eftás ^Yolpincíási 

9 Fallo atento los Autos ,y méritos de ejla Caufa , que debo declarar 
como declaro al dudo <Don Juan de <Falafoxy Mendoza , Obijpo de la Mel 
/ a atedralde ta<Puebla de los Angeles , por bueno , limpio ,y reBo Minif- 
,y Yjofo delfer-sucio de Dios ,y del % nue/íro Señor , y que merece 
que Ju Uageftad le premie los fenicios que ha hecho en el ufo , y ejercida 
de dichos cargos , honrándole ,y firdendafe de fu Derfona en iguales y ma, 

yoies ueflos , y Oficios. F por efta mi Sentencia difiniti'pa jut^^gandolo af 

J‘, lo prmuncio , y declaro , fin cofias. El Licenciado Don Francifco Calde. 

ron j (^mero, ^ 


» o Bien quifieran, ó bien les eftuviera í la pafion.y á la embidia 
que por tan vanos caminos folidtaron efcurccer las acciones juftifí! 
cadas de efteMmiftro,efconderyfcpultar eftos inftrumentos, fin que 
anduvieílen en otras manos,ni fe comunicaíTcn i otras noticias, pues 
del vanecidos eftos teftimonios,fiemprc fe podría poner á pleyto fu rec- 
titud ; pero quando ellos hablan , y vuelven por si, no es fácil que 
a mas desbocada ofadía encuentre donde prender. Por efto los que 
apadrinan la verdad, en ninguna cofa debieran moftrar mayor cui. 
dado, que en confervarlos , y repetirlos , aunque parezca fuera de 
ocalion , y oportunidad ; pues con ellos á los ojos , ó fe ha de afir- 
mar que el Juez fe adulteró, y corrompió, ó confefar el corazón, 
.aunque lo repugnen los labios , que el proceder de efte calificado 
iniftro camino fiempre llevando delante de sí por o-uu el nivel 
de a equidad. El Breve que efte Prelado obtuvo a favor, y decifion 
de las conttoyerfias que en fu tiempo fe excitaron con los Re<ru- 
lares, le imprimieron , viviendo él, diferentes Autores éntrelos 
tratados que eferibieron , para que fus determinaciones importan- 
tilsimas corneífen fin embarazo á dar luz , y enfefianza á todos. Y 
decía de efte Breve fmtifsimo, con fu acoftumbrada propiedad, y 
gracia: que habia de fer como el nombre del Emperador Adriano, 
a quien llamaron Herba Tarietaria los de fu tiempo ; porque apenas 
e la a a piedra, o ladrillo donde no fe vieílc elcrito, ó gravado, 
como la hierva vulgarmente llamada Hifopo , que nace de las pare- 
des. Muchos émulos debió de recelar efte Empenador Gentil , que 
confpiraftcn a borrar fu memoria , y fu nombre , y afsi quifo, ó que 
fe dieífen por vencidos , ó darles en que entender encontrando 
r.anto que boirar. Eftos inftrumentos, y abonos públicos de la jufti- 
ficacion de efte Prelado habían de ícr como el nombre de Adria- 


no 





114 LIBRO PRIMERO, 

no Emperador, que en todas partes fe miraíTcn, y leyeíícn gravados, 
é imprefos, porque a fu vifta , b enmudccieíTe la calumnia, b por lo 
menos tuvieííc bien que deshacer , y que ocultar la venganza. El 
Breve fe pondrá en el lugar que le toca, reftituído al punto mifmo 
de infalibilidad y dodrina que tuvo fiempre , de donde ha preten- 
dido derribarle, o defquiciarle algún fentimiento particular , empe- 
ñado en no darfe por rendido : como fi fueííe triunfo el que la por- 
fia perfevere terca, y la vidoria de la razón no confifticííe en quedar 
inífruída , no obfiinada. El afsiento propio de la fentencia , que 
defpues déla Refidencia ya referida fe fulminb , es efte ; donde no 
es pofible que deje de confundirfe la emulación y la malicia, 
que habiendo amotinado nublados tan efpefos , que a relámpagos, 
truenos , y rayos , amenazaban hundir el mundo ^ vio amanecer 
tan ferena la luz de una intención tan reda , limpia , y defvelada 
en todo lo que obro. 

1 1 No parece que efta es fentencia pronunciada en términos 
legales , fino elogio , y panegirico didado en claufulas de orato- 
ria. Y fe puede afirmar fin mucho arrojamiento , que por ven- 
tura no fe habra dado otra con femejantes voces de recomenda- 
ción , y folemnidad. i Que Capitulo podra formar la mala volun- 
tad contra elle Miniftro , que no fe halle plenariamente defvaneci- 
do, y fatisfecho eñ lo qué pronuncia el Juez í En todo guardo, 
cumplib , c hizo cumplir , y guardar las Ordenes , y Cédulas de fu 
Rey , para el buen gobierno y eftabilidad de aquel Reyno tan 
diftante , quando otros maquinaban pervertirle. Pufo en cobro, 
y aumentb laReal Hacienda-, porque de ella no hizo caudal pro- 
pio , y hacienda ufurpadá : quando los mas ¿ con la hacienda del 
Rey c|uc defraudaron, y para sí la pufieron en cbbro , han fun- 
dado nuevos , y quantiofos rnayorazgos , ó por lo menos aumen- 
tado excefivamcnte los limitados que heredaron de fus patrimo- 
nios. Favoreció , y amparb los pobres Indios de las molefiias , y 
vejaciones que en aquellos climas introduce la ambición ; juzgan- 
do a eftas Ovejas fencillas , como el ponderaba muchas veces , def- 
pojo de fu tirana tigera , para los aprovechamientos , y los cfquil- 
mos. Confervb en fu debida autoridad los Miniftros Reales , que 
defpreciados , fon la difpoíicion mas legitima para la defolacion 
de los Reynos. Atendió y pufo calor para que la vifta , y dccifion 
de los pleytos no fe rerardaíTe , que es el tropiezo mas declarado 
de la Jufticia : folicitando , que en todas parres corrieiFcn libres, e 
iguales los términos de fu adminiftracion , y egercicio, alcanzando 



. ^ 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 1 1 j) 

fu defvclo á lo mas remoto. No fue enemigo del bien publico, 
fediciofo , y amotinador ; antes bien , por fu medio aquellas Pro- 
vincias petmanecieron en quietud, y paz : que afsi lo declara el 
Juez reconociendo fus méritos , y quilatando fus fetvicios para 
jcrualcs , y mayores ocupaciones. < A efto que íe puede decir , fíno 
que el Juez fe engañó , ó fe torció ! Porque fi no fe refponde efto 
de todo punto quedan desbaratadas la embidia , y la detracción. 
Maspar .1 que efto, no folo no pueda refponderfe, mas ni aun 
ima^inarfe con defpeno y temeridad , .á efta declaración tan ho- 
norifica fucedió U confirmación del Real , y Supremo Confejo de 
las Indias, con que es fuerza que enmudezca , lo que en los retre- 
tes del corazón pudiera pronunciar el mas arrojado. 

I i fifia por Noí los del Confejo de las Indias la O^denm 
■eiue por particular Comfion de fu Uageflad tomo el Licenciado <D. Fran- 
efio Calderón (Somero , Oidor de la Seal Audiencia de Mcgico , al fenor 
<Don Juan de Salafoxy Mendoiia , Obifpo de la Suehla de los Angeles, del 
Confejo de fu Mageftad , y entonces del dicho Seal de las Indias, que aho~ 
raes del Seal de Aragón , del tiempo que usó los cargos de Virrey , Goler^ 
mdor , y Capitán General de la Kueya-Efpaña , y Sref dente de la Seal 
Audiencia de Uegico ; y que de la dicha Sífidencia no refultó contra el d,. 
do fenor Obifpo , ni contra ninguno de fus Criados, ni allegados , cargo, 
ni culpa alguna de que poderle hacer, ni huyo demanda , querella , ni cafi- 

tulo-, antes confia haber procedido el dicho fenor Don Juan de Salafoxy 

Mendoza en el ufo ,y egercicio de dichos cargos con la reSlitud, limpieza, 
definieres , y prudencia que de tan grande , y atento Minifiro , y graye 
prelado fe debe efperar, egecutando en todo las Spales Cédulas , y Orde- 
nes de fu Uagefiad, y procurando el aumento de fu Seal Hacienda , con- 
feryacion,y quietud de aquellos Seynos , buen tratamiento de Jus natura- 
les , autoridad de la dicha Spal Audiencia, y Adminfiraaon de la Seal Jiif 
tiáa,y obrado todo lo que le pareció conyeniente ,y necefario al bien piibli- 
co , y feryicio de Dios nuefiro Señor , con el zelo , amor , y defyelo que 
de’perfona de tanta calidad , puefio , y obligaciones fe debía efperar-. Fa- 
llamos, que lafentencia en la dicha Sefidencia, por el dicho Jue^dada,y pro- 
nunciada en la dichaCiudad dcMegico d s y. días del mes deFíarjo pajado de 

efle prefente año, en que declaró al dicho fenor Don Juan de Solajoxy ¡ en- 
do^a por bueno , y limpio , y reHo Mmfiro , y xelofo del feryicio de Dios, 
y del Sey nuefiro Señor, y merecedor de que Ju Muge fiad le premie los fei- 
yieios que le ha hecho en el ufo, y egercicio de dichos cargos , honrándole 
con kuales, y mayores puefios ; es de confirmar , y la confirmamos en ro- 
do y por todo, como en ella fe contiene. Y declaramos, y mandamos , que 


\ 








114 , LIBRO PRIMERO, ' 

el duho Jeñot Ohijpo íDon Juan de ^alafoxy lálendo^a je le '))uel'lpan ref- 

tituyan de ga/los de ju/iieta de U dicha Audiencia los mil dojcientosy qua^ ' 

rentay cinco pe/os , que el dicho Jue^Jñ^ que entregaffe ¡¡ara las cofias de í 

efia ^fidenciü (Don Martin de ^fiera , que fe mofiro parte, en la Ciudad de | 

Megico por el dicho fenor Obifpo. Y por efia nuefira fentencia difinitha^ afsi I 
lo pronunciamos , y mandamos., y lo acordado fin cofias. El Licenciado I 
(Don Francífeo Zapata. El Licenciado Y)on Juan Gon'^ak'^ de V'^neta I 

y Valdes. Don Eedro TSlunex^de Gu^nan. El Licenciado Don ^^odrigo Gero~ | 

7 iimo Facheco. El Licenciado Don Gerónimo Camargo. El Licenciado Don | 

Gai cía de Medrano. El Licenciado Don Mateo deJGiUamarin y^^ldati. El LL I 
cenciado DonEedro Varrera Zelnallos» El Licenciado Don Gregorio Gon^^a- í 
le:^ de Contreras. ¡| 

'Piomndada en ocho de Agojio áe i á 5 2. /wr Lo^e de Vadillo j Llm. 
na , Efcrilpano de Camar a del dicho Confeso Epal de las Indias, ' 

I 3 Todo lo referido es lo Px^enos que fe fabe de lo que obró 
en las Indias: fi Dios con el tiempo , para los fines de fu. mayor ^ 
gloria quifiere que fe defeubra , y que fe imprima á la letra la Vb 
da que él dejó eferka por mandado de fus Confeíores, feraii ios I 
lucefos de admiración a los figlos venideros 5 pues alli, oblio-ado á ^ 

eferibir, y fin el recelo de que fe liuvieífe de publicar , no pudo 1 

ocultarnos tantas cofas como fepuitb en el filencio fu modeília, y ! 

cubrió de disfraces fu difimulacion. Pero fi las caufas de efta jufti- | 

ficadifsima fentencia, y con tantas circunílancías, fueron, como 
fe fembró en el mundo , y fe llenaron de elle rumor los oídos de 
todos, el dejar revueltas las Indias, alborotados, y conmovidos | 
contra fu proceder todos los ánimos , juzgúelo quien tuviere el 
animo quieto de las turbaciones que en él levanta la embida , y la ! 
paflón , 'afeaos que concitan mas olas que el Euripo : y me pare- ! 
ce , que de elle linage de colores pudiera juzgar aun el mas cicero. 

Pues fi fue nan univcrfal la conmoción , y alboroto que caufaron ! 

ÍLis acciones, í cómo enmudecieron todos al deponer contra ellas I 

jurídicamente ? De todos , no Iiuvo muchos *, de muchos , no hu- 
vo algunos i de algunos , no huvo dos , ó tres que conteftes pro- ^ 
bo^n íu intención : teniendo tan diftante ni delinquente , donde 
cada uno fe finge al enemigo con quien reñir , y que puede Teña- i 
larle, y darle las heridas con toda libertad. No hallo que haya te- 
nido nunca la inocencia íemejante victoria. j 


CA- 



yiDA DE DON JUAN DE PALAFOX. r, i 
CAPITULO XVII. 

m LOS MOTIFOS COK QUE ^ES AC%E^n A%pK 
fus émulos la prontitud , y obediencia de fu 
Ipuelta d EJpaña 

On gran facilidad , y no menor ofadia , equivoca 
los nombres la paflón , y tuerce ios términos a las 
cofas mas afentadas_, queriendo que los demás 
las reciban fin examen ¡ con el mifmo bulto , y 
corteza que ella las propone , como fi con efta 
aftucia cautivaíTe los entendimientos agenos á for- 
mar juicio de ellas fin difcernirlas ^ y fe configuieíTe que la ver- 
dad quedaíTe pifada , y la mentira blafonaíTe que la huella , y fe 
fobrepone. No es lo mifmo tomarle á un Miniftro Refidencia, y pe- 
dirle cuenta del cargo quecgerció, que falir de él capitulado, y en 
defgracia de fu Principe: porque efto no puede afirmarfe fin defeu- 
bierta malicia , b torpe , y calificada ignorancia. Lo primero es 
indiípenfable en las leyes de los cargos , y los oficios *, y por fal- 
tar á efte punto con la integridad que fe debe , fin aceptar , ni' 
excluir perfonas, fe halla hoy en el mundo la jufticiatan corrom- 
pida , y los defordenes de los que gobiernan con tan poco efear- 
miento, que influyen nueva animofidad para delinquir en los que 
les fuceden. Lo fegundo es Contingente , y depende de las coftum- 
bres , y fortunas de los hombres , no de los Miniftros , que con 
la Refidencia quedan fatisfechos , y quando el Miniftro ha proce- 
dido mas entero , mas autorizados. Los hombres eftán fujetos a 
las paflones propias de fu natural , y al ayre inconftante de la vo- 
luntad , y condición ageiia : fus malas acciones deben fer capitu- 
ladas : fu fortuna , fi es favorable , foíjpechofa : fi advería , com- 
padecida , b burlada. 

z El Padre Alonfo de Andrade , de los Padres Jefuitas , y 
Calificador del Confejo Supremo de la Santa , y General Inquifi- 
cion, en la Vida del Eminentifsimo , y fanto fobre eminente, el 
Señor Don Baltafar de Moíeoío y Sandoval, Arzobifpo de Tole- 
do , que facb á luz el ano de 166%. para idea ajuftada de per- 
fcblos , y cabales Prelados , introduce en varios lugares la memo- 
ria del nueftro , aunque al parecer con algún defabrimiento , y de- 
fazon : pues fiquiera por decir , que el Eminentifsimo Cardenal 

P 2. tuvo 




lié - fciBRO PRIMERO, ' " 

tuvo amiílad eftrecha con nueñro Obifpo, parecía debido el tratar^ 
le con menor defpcgo. No dependía la noticia de las vifitas que 
el Tanto Cardenal hizo en los Partidos de Guadalajara , y Viruega 
( como el Padre Andrade refiere i. part. cap. 7. foL 253. ) de 
que huvieííe llevado, b dejaííe de llevar en fu compañía a Tíon Juan 
de Talafox , Obifpo de la Muebla de los Angeles , y de/pues del Burgo de 
Ofma , bien conocido por fus Obras *, pero mucho mas por Tus perfe- 
cuciones , que Ton las que califican las virtudes , mas que los eferi- 
tos •, pues entre las Bienaventuranzas , no fe cuentan Eferitores , y, 
fe laurean perfeguidos : y fin embargo quifo efte Autor introducir 
á Don Juan de Palafox en efta jornada, para mortificar con la fe- 
quedad fu memoria : quando la urbanidad , y mas con un Minif- 
tro , y Prelado difunto, no fe puede prefumir que adolece de adu- 
laciones , Tiendo entre los Eferitores de fu habito el eftilo , y tra- 
to tan comedido , y tan palaciego : procurando , que no fe conoz-. 
ca en el pulfo que rige la pluma , el afedo de que fe tiñe el cora- 
zón. Pudiera el Padre Alonfo de Andrade haber leído , y fi lo le- 
yó , haberlo imitado , lo que Donjuán de Palafox, bien conocí-. 
do por fus Obras , como él dice , y fea en el fentido que quificre, 
dejo eferito en el preámbulo para elLedor á los Avifos que iluf- 
trb de Sant^ Terefa , que corren imprefos con fus Cartas , donde 
didó eftas claufulas tan atentas : Hanme pedido eflos B adres ( los Re- 
ligiofifsirdos Carmelitas Defcalzos ) que fobre ellos haga algunas No^ 
tas , aunque no nece/itan de ellas' porquede/nudos defpiden muchas luces 
de SI, tíarto mejor merecían un Comento dilatado /obre cada uno como 
lo has hecho muy difereto , y efpiritual el Badre Alonfo de Andrade de la 
Compañía de Jefus, componiendo fobre loí primeros Ad/os de SantaTere^ 
fa, que andan con fus Obras dos Volúmenes crecidos: y d e/los AVtfos 
no fe tocara aquí Con efta recomendación cita Don Juan de Pala- 
fox al Padre Alonío de Andrade, un Religioío particular de la 
Compañía de jefus: y el Padre Alonfo de Andrade habla con tan- 
ta efquivéz de Don Juan de Palafox , Miniftro de dos Confejos 
Supremos , Obifpo, y Arzobifpo , Virrey, y Capitán General de 
la Nueva-Efpana . y que fegun fe afirma , al Juez que pronuncio 
la Sentencia le multo el Real Confejo de las Indias en cantidad 
muy confiderable , folo por haber faltado a dar el titulo de Señor 
á un Miniftro tan graduado ; y afsi fe reconoce, en que un Con- 
fejo Supremo, en la confirmación de dicha Sentencia, con tan repe- 
tidas , y dccorofas veneraciones fe le reftituye. 

3 El fin adonde iba a parar efta introducción tan defprevc- 

nida. 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX 117 

'nida , fin que las vifitas delEminentiísimo, y Perfeaifsimo Arzo- 
Bifpo necefitaíTen de ella , fe defcubrio en el capitulo p. de la z. 
part. foL 274* eftas palabras : Ta dijimos la e/irecha amijlad 
que profesó con (Donjuán de ^aUfox Obt/po de la Tuehla de los Ange^ 
les j de donde "Vino a Efpana capitulado ert defgtacia de fu ^^ey t la cau-^ 
fa fe deja a Dios ^ que es el Supremo Jue^t^ de todas las caufas lo que 
hace a nuejir o intento y es y que el Cardenal le en'))io y luego que definhaV’^ 
€0 y a comhidar con fu Talado , en donde le tulpo muchos dias con la gran-^ 
de^a que úfeme jantes perfonas ücofiumhraha : y juntamente hi^oel esfuer- 
zo pofihle por aplacar al <^ey , que eftaha mal informado : allanó la eiu 
trada en Madrid ,y diligenció mejorarle de Obifpado , que fue el de Ofmay 
d que fiempre quedó agradecido. Halla aqui a la letra el Padre Alonfo 
de Andrade en el lugar referido : donde tomo ocafion de laamif- 
tad eftrecha que el Eminentifsimo Cardenal tuvo con nueílro Obif- 
po, para derramar en eftas claufulas, queriendo, b fin querer, 
todo el fentimiento , y amargura que recogia el vafo. Conocefe 
claramente , que fe introduce fu perfona para laftimarla : quando, 
folo por repetir que el Eminentifsimo Cardenal Sandoval tuvo ef- 
trecha amiftadjzoii Don Juan de Palafox , fe debiera efcribir con 
reverencia mas puntual del amigo de un Principe tan efclarecido, 
y eminente. No eftrahará el Padre Alonfo de Andrade , que quien 
efcribib la Vida de elle Prelado , rindiendo la pluma a la obedien- 
cia fuperior, y fin réplica, ni efeufa del Eminentifsimo Señor Carde- 
nal Mo feo fo, repare en la puntualidad eftudiofa que fe debe al crédi- 
to de tan honrado, y Venerable Difunto , y pretenda corregir, y 
ajuftarlas noticias que fe derivan de unos figlos en otros, para no 
agraviar la pofteridad con la falta del examen , de quien pende la 
reputación , y buena ó mala fama del nombre , que ninguno es 
jufto la defprecie , b defeftime : pues quien leyere en tan grave, y 
autorizado Eferitor , períodos tan ponderofos , es fuerza que fe 
imprefione de un concepto muy diferente de las acciones, y pro- 
ceder de efte Miniftro juftiíicadífsimo , como Convencen las fen- 
tcncias •, 6 quando mas favorable, fufpenda el juicio, fin darle a 
la integridad , y a la reólitud el lugar que merecieron. 

4 No vino a Efpaha Don Juan de Palafox , ni como Obifpo 
de la Puebla de los Angeles , ni como Miniftro de tan honorificos 
pueftos , y preeminentes ocupaciones , que firvib en la America, 
capiculado , y en defgracia de fu Rey •, fino llamado por una Ce- 
dula Real , que ella mifma informara la gracia , b la defgracia del 

Prin- 


'ii8 LIBRO PRIMERO, 

Principe que habia incurrido efte fugeto , b el grado de benevo-* 
Icncia, y eftimacion que confervb fiempre en el animo de fuRey^ 
para que las cofas apoyadas fobre la legalidad de los inftrumcn-! 
ros , no degen el fcr creídas a la cortesía de quien quiíiere paíar- 
las , fm contradecirlas , b ponerlas a pleyto , b dudarlas , con la li- 
bertad que permite a los humanos fentimientos la variedad con que 
los Eferitores las rcíieren?en quien fe debe principalmente aten- 
der a los teftimonios que alegan ,y de que fe firven , no a lo que 
abfoiutamente deponen. La Cédula es del tenor figuiente: 

5 (^lierendo en Chri/io ^adre ^on Juan de í^alafox y Mendo^a^ 
Obí/pQ de la Muebla de los Angeles , de mi Confejo en el ^al de las Ine- 
dias. Siendo igual la fatis facción que he tenido^ y tengo de lo que habéis me^ 
mido en mi ferlpicio , d lo que de feo gratificarlo ^ y con atención alamor^ 
y ^elo con que lo habéis procurado confegu 'ir en todo lo que os ha tocado,^ 
Un Carta mia de doce de Julio de feij cientos y quarentay fiete ^ os dige 
el cuidado con que quedaba de emplear "Vuefira perfona , quanto antes ^ acáí 
en Efpaña , en una Iglefta de las de ella , proporcionada a l>ue jiras pren^ 
das : y como por no haberla entonces loaca , no fe publicaba , como mas en 
particular lo habéis Ipifto por la Carta referida, Y teniendo^ todaVia prefen^ 
tes aquellas conlíder aciones y y atendiendo y d que ft os prefentajfe defde 
luego en Jglefa de e/los ^ynos , fe incurría en el gralpe inconloeniente de 
quedar la que os tocajfe Jtn Y^ajlm todo el tiempo que fuere menejler gaf 
tar en arfarlo , y defpues en l^ue/lra Ipenida d Efpaña ; me hd parecido 
dilatar lauejlra prefentacion bajía que laengais d ejlos <^yms , por fer con^ 
Ipenknte d mi ferMio^y al hiende la cauja publica y comunicar congos aL 
gunas cofas importantes, He ju'^gado por necefario mandaros , como por la 
prefente os mandoy que luego que recibáis ejla Carta , lo egecuteisy y os’ten-^ 
gais fin ninguna dilaciony en la primera ocafion que feofreciereipues pudiendo, 
fe cree ’nerfmilmente , que al tiempo de Ipuejlra llegada d eflos ^ynos 
habrd Iglefia Ipaca , la que fe proporcione d Quefir as partes , y méritos y 
referlí)o el fenalarosla para entonces : lo qual ferd y y os la feñalaré en 
las primeras ocafiones que fe efperan , de que podréis ejlar con entera fegu^ 
ridad del cumplimiento, Efpero en Quefir a prontitud la egecucion de mis 
Ordenes yy de lo que me prometo de las obligaciones de "tiuejlra fangrey} de lo 
que debe ts d mi confianza y que fin hacer en ejlo ningún reparo y facilitareis 
el puntual y y breloe cumplimiento y y yo tendré ocajion efpecial para ef 
imar efte por uno de tantos ferVtcios agradables como me habéis hecho, 
T>e Madrid d feis de Febrero de mil fieiscientos y quarenta y ocho años, 
Y defpues anadio fu Mageftad de fu Real mano los renglones fi- 
guientes, favor que raras veces acoftumbra hacer á Miniftros muy fu- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. i,j, 

periores: M.T>. E/loy aerto , que ejecutareis lo que os ordeno con U 
¡mutualidad que me obedecéis en todo , por conDenir afsi d mi fertnao ; y 
/¡empre tendré memoria de -nue/lra perfona para honraros , y favoreceros. 

yo EL REY. Por mandado dcl Rey nucftro Señor. Juan ’Bautiíla 

lS[a})anete. 

6 Llamado con cfta Cédula tan llena de honras , y favores 
Reales , aunque tuvo también gran parte lafolicitud, y el poder 
de los que fe moftraban laftimados , y quejofos , vino .4 Efpaña 
Don Juan de Palafox, no capitulado. No parece que eftaba en def 
gracia de fu Rey , quien le merece claufulas de tanta eftimacion, 
y benevolencia. Los Reyes no engañan , ni fingen ; porque no 
tienen para qué difimular fu indignación con los reos. Los capi- 
tulados no fe premian de antemano con palabras tan irrevoca- 
bles , fino que primero fe juzgan : y fi los capítulos fon verda- 
deros , y prueban, fe caftigan : fi fe defvanecen , y fon aéreos , en- 
tonces fe fiitisfacen. Dos años antes que aportaífe á Efpaña cfte 
Prelado , fe mueftra el Rey cuidadofo de emplear fu perfona , y 
^clo Paftoral en Igleíia de eftos Reynos, proporcionada a fus pren- 
das , en c]ue fe infiniía de las mayores ; y elle cuidado no fe com- 
pone con cargos , y capitulación, ni defeubre que Don Juan liu- 
yieíTe incurrido la indignación , y defgracia Real. Darfe por bien 
lervido de lo que efte Miniftro había obrado en cantas ocafiones, 
y llamar gratos, y agradables los rervicios,no es haberfe defara- 
ciado con el Miniftro fu Rey , fino moftrar fu animo fiempre be- 
névolo a méritos tan relevantes , *y con fu propia mano aííegurar 
la memoria para el premio , no afuftar con la indignación pa\a el 
caftigo. Hafta de los empeños de fu fangre , que por tantos cami- 
nos procuraron mancharfela fus émulos , hace el Rey Egecucoria 
para graduar las obligaciones con que fiempre le firvid Don Juan: 
periodos todos que convencen mas que ordinaria eftimacion, y 
que ni por las mas diftantes foípechas influyen defgracia. 

7 Remitefe á Dios , que es el Supremo Juez de todas las cau- 
as, la caufa de efta capitulación', borron mifterioío , y enigma- 
tico, paicce que íe dejo caer Adrede el Padre Andrade Pobre el ere- 
t ito limpio , y candido de Don Juan de Palafox , yen efta claufu- 
la efpiritual , dice , y lo efcurece mas , que en quanto fe pudiera 
dcciaiar con cxprefion : porque fi vino capitulado, los capítulos 
cía forzoío que fueííen fibidos , b verdaderos , b fallos : y afsi, la 
caufi que los hombres tuvieron para capitularle no podia fer ocul- 
ta , que es lo que fe remite a los juicios infondables de Dios. No 


1^0 LIBRO PRI MERO, 

hay capitulación fin cania , b conftaiite , b aparente. Efta caufa 
fe fabe fin que fea necefario que fe dege á los abiíinos be Dios fu 
noticia; aunque muchas veces permite, que los hombres prccefen, 
y capitulen caufas fin fuftaiicia , para que la inocencia padezca, 
y fe acrifole : y el fondar efto , es lo que fe deja a fu juicio. No 
fe niega , que Don Juan de Palafox fue Miniftro calumniado, y per- 
feemido •, pero efto no prueba que vinieífe de Indias capitulado. 
Ecrercib fus minifterios con la entereza de la' fal , que efcuece don- 
de fe aplica , pero preferva de corrupción. Los clamores que da 
el vicio al corregirfe , no fon capítulos , fmo defpechos. Deciafe, 
es verdad , que tenia las Indias revueltas , y para perder : mas el 
Juez que en Indias le tomó la Refidencia, declarb todo lo contra- 
rio , fin que fea necefario efperar al Supremo Juez de codas las cau- 
fas, que manifiefte la juftificacion, pues en la Sentencia dijo: I ate?t^ 
to a que no ha habido querella , capitulo, ni demanda alguna contra el fufo^ 
dicho. Luego no puede decirfe, que vino de Indias capiculado. Man- 
tuvo en igualdad el buen ufo , y adminiftracion de la jüfticia : ob- 
íervó en todo, y por todo las ordenes de fu Rey : y obrb otras 
muchas cofas en orden al bien publico , paz , y quietud de aquellas, 
Provincias : que efto , y mucho mas contiene la Sentencia. Luego, 
no fe puede afirmar , fin que fea-'conocida pafion , y mal anirno^^ 
que vinieífe capitulado , y que por fu caufa eftuvieron las Indias 
alborotadas , y para perderfe. Eftos inftrumentos tan folemnes , y 
tan autorizados , le eftuviera bien a la calumnia , y detracción que 
fe huvieííen perdido 3 pues fin ellos pudiera correr mas fueka , y 
acreditada. Sera por ventura fu anhelo hundirlos , y fepiiltarlos : y 
afsi por parte de la verdad debe fiempre perfeverar la diligencia 
de reproducirlos. 

8 Defpucs que el Padre Alonfo de Andrade comprehendió 
tanto en tan pocas palabras, anadió : Lo que hace d nueflro miento, es. 
Luego él mifmo depone , que efto no hacía a fu intento : y yo 
no hallo para que es decir lo que no hace al intento de quien eferi- 
bc, quandolo que fe dice provoca , y no edifica. Hace al inten- 
to de efte Eferkor , que el Señor Cardenal , luego que defembarcó 
nueftro Obifpo , le envió a combidar con fu Palacio , donde le 
hofpedb , y agafa jo , por muchos dias. Afsi lo haría efteEminen- 
tifsimo Principe , a quien Don Juan debib fmgiilarifsimas demof- 
traciones de veneración , y cortesía. Anadcfe , que hizo el esfuer- 
zo pofible para aplacar al Rey , que cftaba mal informado : pu- 
doTer , que el fanto Arzobifpo , de motivo propio , pafaíTe algunos 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX 1211 

oficios con fa Mageftad , reconociendo las calumnias vivifisimas que 
fe habían amotinado contra el crédito de Don Juan , para hacer- 
le rofpechofo. Y fi el Rey ,como fe afirma, eftaba mal informa- 
do , el proceder de Don Juan fue bueno : la capitulación , fi la hu^ 
vo , injufta •, con que no es necefario dejar , y recurrir al Supremo 
Juez de las caufas Dios , para faber la caufa de capicular a Don 
Juan , y de incurrir la defgracia de fu Rey , quando confia que 
confiftib en el informe torcido de las criaturas. 

9 Una cgfa ha dado imprefa el Padre Alonfo de Andrade 
en la Vida del Eminentifsimo Cardenal, p. i. cap. 21. fol. 
que fi la hu viera eferito para el Obifpo Don Juan , no era pofí- 
ble que fueíTe mas ajufiada : £/ Santo Cardenal fe partió de ^ma d la. 
(^fidenaa de fu Iglefia de Jaén , impelido de los efcrupulos interiores de 
la conciencia y que dehen e/limular d un '^lofo Ta/ior ^ con/iderando el 
Yiefgo yj/foledad de fus Orejas, No tulpo para ello licencia exprefa de fu. 
(^y y y áfsi fe encaminó derechamente d fu Obifpado , fin entrar en M^a- 
dr/d , ni befar la mano d fu Mageflad. Causó efio grande noloedad en la 
Corte ( fon palabras formales del Padre Andrade ) y no poco reparo en 
el Superior Mmiflro , que lo tulpo por genero de ofenfa : como fi lo fuera 
cumplir un Obifpo con fus obligaciones , y mirar por fus Ol?ejas 5 pero 
efios Señores , que quieren fer adorados , no tienen mas atención que d fus 
pundonores y y corínemencias : y afsi habló mal de efia acción , cargand<>_ 
7nucho al Cardenal y y acedando al (%)/ con él. Efio es lo que hace a 
nueftro intento , deducido de can heroyea Vida, y de tan celebra-* 
do , y conocido Eferitor 1 con que no es lo mifmo tropezar en la 
defgracia dcl Miiiifiro Superior , ó Valido , que caer en la indigna- 
ción del Rey. Mal informado pudieron tener a fu Magefiad los Mi- 
nifiros Superiores , en orden a las acciones de Don Juan i porque 
por ventura , fiendo todas encaminadas al mayor férvido de Dios, 
V de fu Rey , les laftimaban á ellos , b en fus perfonas propias, 6 
cii las de fus allegados : y acedar por efia caufa el animo del Rey, 
contra el proceder del Minifico , es hacerle á la Corona la mas de- 
clarada ofenfa j pues fu mayor feguridad efiriva en los Minifiros 
redos , y que obran fm confideradon a refpetos particulares. Ya 
vemos , que no es lo mifmo defazonar al Rey , que enojar al MR 
niftro Superior : aunque mientras a los Reyes les gobiernan la gra- 
cia , es dificulto fo que no pafe por ofenfa de la Magefiad , lo que 
el valimiento reputa por agravio propio ; y afsi , en cayendo en la 
defgracia del Valido , parece que forzofamente fedefiempla la del 

Rey, porque la privanza confific en tiranizar fu gracia, y fu def- 

gracia. 





é 



112. libro primero, 

gracia , y conducir eftos dos encontrados afeólos donde los ha me-, 
nefter con el ayre de fus paflones ^ pero los fugetos zelofos , y def- 
afidos , como el Eminentifsimo , y Santo Cardenal , y Don Juan 
de Palafox , folo viven fobrcfaltados de poder perder la gracia de 
Dios , y dar en el atolladero de fu deígracia, no en la de los 
hombres. 

I o Nunca fe dificultó á Don Juan la entrada en Madrid, por- 
que venía obedeciendo , y llamado. Sus émulos procuraron con 
adelantadas diligencias impedirla , y cerrarla , porque le temian , fin 
traber de íu parte mas armas , que la verdad definida que le apadri- 
naife : y afsi pretendieron , que fin llegar á Madrid le premiaífe fu 
Mageftad. Buen camino de venir capitulado: pues no fe habrá oído, 
queá ningún capitulado fe le folicite el premio, fin haber dado ref! 
puefta , ni purgado el delito. El Señor Cardenal pudo difponer el 
animo del Rey , para defvanecer los malos informes de que fe di- 
ce eftaba ocupado ; pero no allanar la entrada, que no tenia emba- 
razo, ni eftorvo: por fer confiante , que el Rey defeaba fu llega- 
da , para oír de fu boca la verdad de lo fucedido en Indias , como 
con etedo fe configuió. Salieron algunos Miniftros , y Señores á 
recibir alObifpo, y la mifma noche que entró en Madrid tuvoi 
d Rey noticia de íu llegada , y moftró gozo particular con el avi- 
ío. A otro dia fue Don Juan á beíár fu Real mano , y le recibió 
con agrado mas que ordinario , que pudo cauíar reparo zeloío en 
fus émulos La audiencia durariacafi una hora , haciéndole varias 
preguntas de fu viage , y falud , con aquella afabilidad rcfpetofa 
que el Rey trataba a los que tenia por fiervos de Dios y á efie 
Minifiro fiemprc fe le conoció efpecial inclinación , y benevolen- 
cia. Defpues tuvo todas las audiencias que quifo , y configuió los 
premios que fe fabe , con fmguLiridades no pradicadas con otro 
De donde parece que fe colige, que el SenorCardenal no tu vo que ne- 
gociar en la entrada , y que los malos informes que el Rey podía 
tener de efie Minifiro , fe deshacían mas legítimamente por el or‘- 
den jurídico de una Refidencia , á que efiuvo difpuefio , y la folici- 
to , como fe ha vifto, faliendode ella con tanta gloria , que por la 
limpie recomendación de unas cartas. 

P i" á «ftimonio con que el Padre Andradc honra 4 un 

Prelado Difunto fe cierra con decir : Que el Señor Cardenal d¡lm„^ 
m mejorarle de Oh, fiado, que fue el de Ofrna, i que fiempre quedó ana- 
deado Sih. Cédula Real con que fu Mageftad le manda que ven- 
ga íe hubiera perdido , y no fe reprodugelfe como grama , fm 

que 



1 


3 




VIDA DE DON JUAN DE PALAI’OX. 123; 

que pueda agoílarla , y reducirla a polvos el eílío de la paíion, 
pudiera atribuirfe a diligencias del Señor Cardenal el que á nueftro 
Obiípo fe le dieííe Igleíia en Efpaña pero fi fu Eminencia no tu- 
vo parte en formar efta Cédula^ y por ella le manda el Rey falir de 
Indias , para prefentarle en Efpaña en Igleíia correfpondiente a fus 
méritos ^ el Señor Cardenal no tuvo en efto que deligenciar y pues 
el animo del Reyeftaba declarado dos años antes : y en prefentar 
á Don Juan en igleíia de Eípaña , cumplía íu palabra, íin que las 
diligencias del Señor Cardenal infiuyeííen algo en ella. Al Obiípo 
de la Puebla , que es el primero , y mayor Obiípado de la Ameri- 
ca , no fe le podia preíentar en Eípaña , proporcionando la preíen^ 
tacion con íus íervicios en la Igleíia menor que la de Oíma, aunque 
ella por sí fea de tanta íupoíicion > y aísi lo ímtib el Señor Carde- 
nal , pues fue de parecer , conviniendo con los principales parien- 
tes del Obiípo , que inftaííe en volveríe a íu Igleíia , y que negan- 
dofele efto , pidicííe licencia para renunciarla , y retiraríe. Efta es 
la verdad de lo que pasó , y lo demas , haber recibido íinieftros 
informes , que tanto deben examinaríc para imprimir : publican- 
do 5 que por haber diligenciado el Señor Cardenal , que le mejo-» 
raífen de Obiípado , le quedó íiempre Don Juan agradecido , 
notándole de ambicioío con efta clauíula deícuidada. Mucho tuvo 
que agradecer á íu Eminencia Don Juan de Palafox , y aísi lo teíl 
liíicó en vida , y en muerte. Recibió de él íingulares honras , y le 
moftraba un rendimiento , como íi fueíTe íu oráculo. Muchas ve-^ 
ces aíirmó , que renunciarla en él guftoíamente íu Capelo, y íu Ar-< 
zobiípado, por entender, que le hacia en efto a la Igleíia , y a íu Rey 
el mas íeñalado íervicio •, pero en que íe le diefte el Obiípado de 
Gima , por ningún caío intervino íu diligencia , y íolo maniíefto 
la repugnancia , entendiendo, que no era aícenío proporcionado a 
los íervicios , y méritos de Don Juan. 

I X Poco deípues de haber llegado a Eípaña efte Prelado va^ 
có el Obiípado de Cuenca , que entre los quatro que llaman de pri- 
mera clafe ocupa el primer aíiento. Puío luego el Rey los ojos en 
él para prefentarle •, porque en la verdad , en íu entero , y íobe- 
rano concepto , de los mayores pueftos le hallaba digno ; y aísi de- 
terminó , que íe proveyeííe en Don Juan efta Igleíia , por el em- 
peño de íu Cédula Real , íin eíperar mas confuirá , que la del jui- 
cio que él miímo había formado de Miniftro tan benemérito ; por 
íer cierto , que lo que los Reyes reíuelven.por si íolos , coníultan-* 
do íu propia obligación , es lo que íucede mas acertado , y en 

lo 


>• 

■■ •>*'» I 


114. LIBRO PRIMERO, 

lo que obran con menor efcrupulo , pues entonces corre por cuen- 
ta del Cielo el dar luz a fus didlamenes , y guiar fus confejos. En 
confultarfe el Principe a sí mifmo para obrar^ pocas veces pudo ha- 
ber peligro •, porque en el Soberano , que es generalmente de to- 
dos como el Sol , con dificultad entran a defcomponer afeólos par- 
ticulares. Tuvo noticia de efta refolucion el Supremo Miniftro , a 
quien llama Valido el vulgo ^ porque todo lo puede , y con fu ma- 
nejo j e introducción fuelen los Reyes no valer nada ^ porque los 
Validos les ufurpan el poder , y les privan del valor : y afsi procu- 
ro embarazarla, y defvanecerla. Debieran ios Validos caftigarfe co- 
mo ios tiranos 5 porque ellos fe levantan con el Reyno , y aque- 
llos con el Rey ; y con ella drama , folamente disfrazada en ei 
nombre , les ufurpan lo mejor, y mas preciofo , que es el dida- 
men , y la equidad en la difpenfacion de los premios. Con la foli- 
cicud, pues, del Miniftro Superior, para torcer la voluntad del Rey, 
y gobernar fu gracia al ayre de fus contemplaciones , retrocedió 
de fu empeño ei Monarca , aunque con refiftencia , y repugnan- 
cia de quatro dias ( tefon rara vez vifto en la blandura de fu con- 
dición ) con que el Obifpado fe dio á quien el Privado quifo por- 
que Don Juan no fe hallaba en fu gracia , aunque eftaba tan den- 
tro de la del Rey. El mayor crimen de lefa Mageftad , es apri- 
fionar la cabeza del Rey, ocupándole los didamenes; porque con 
efto fe fujetan , y obedecen al arbitrio del Valido , Rey , y Rey- 
nos. Para difiriiular los afedos , que no fe ignoran , y que no fe 
pretende laftimar Tnadie con reproducirlos , y que el Rey enten- 
dieííe , que Don Juan quedaba baftantemente premiado, aunque en 
la verdad era linagc de mortificación , y ajamiento , diípufo el Su- 
premo Miniftro, que el Rey proveyeífe en Don Juan la Santa Igle- 
fia de Ofma , que también eftaba vaca. Hizolo ei Rey , perfuadi- 
doá que no era inferior , y defigual a la de Cuenca : y para que 
Don Juan la admitieííe,le efcribib el Valido un papel , todo de fu 
mano , en que le decia : „ Que fu Mageftad le fenalaba por 
q, Paftór de aquella Iglefia , mientras vacaba otra correípondiente 
y, a fus grandes méritos , y fervícios; y que fe daría el Rey por 
„ muy bien férvido de que le aceptaífe , y para él feria de ef- 
„ pecial gufto , y fingular merced fu refignacion. Refolvibfe 
Don Juan a admitirla , y obedecer , no por las inftancias , y el pa- 
pel del primer Miniftro , fino por los motivos que en otro lucrar fe 
exprefan , participados de fu mifmo interior ^ pero con abierta con- 
tradicion del Señor Cardenal Sandoval , y de todos fus parientes. 





VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 1 25 

Y afsi , en eftos puntos recibió el Padre Alonfo de Andrade los in- 
formes finieftros, que atribuye ai Rey : y los favores que efte Emi- 
nentifsimo Principe hizo á nueftro Obiípo , no dependen de lo que 
no hizo , antes fe deslucen , queriendo apoyarlos con lo que no 
fue ; y las verdaderas alabanzas de fus virtudes , fe defacreditan 
juendigando recomendaciones de lo que no tiene fundamento, ni 
apariencia. 

I ^ Convencefe , que Don Juan de Palafox no vino de Indias 
capitulado , ni en defgracia de fu Rey , fino habiendo hecho los 
fervicios mas relevantes a fus Coronas , que cupieron en las fuer- 
zas de un vafallo particular. Pero no fiempre con lo que los Re- 
yes quedan férvidos fe dan por fatisfechos todos los interefados. 
Las Indias fe las defeubrió al Rey de Efpaha Colón , fe las conquif- 
tó Cortés , y fe las han confervado los Virreyes, y Miniftros que han 
fucedido en fu gobierno : en que fe puede , fin lifonja , ni enca- 
recimiento decir, que tuvo no la menor parte el defvelo vigilan- 
te, y la entereza defafida de Don Joan de Palafox. Del cumplimien- 
to nunca torcido de fus obligaciones fe laftimaron unos , y fe cf- 
pinarort otros pero el teílimonio iiempre invencible de fu proce- 
der , iüc la Refidencia , con circunftancias que no tienen egemplar., 
La primera, eftando aufente a dos mil leguas de donde fe le toma- 
ba , con que no podia fácilmente defenderfe. La fegunda, afsiftien- 
do fus émulos , con el poder que es.notorio, a todos los defeonfo- 
lados, y defcontcntos de fu entereza; La tercera, ocho anos defpues 
de haber fido Virrey , quando los inftrumentos de fu defenfa , ni 
los tenia á la mano, ó por ventara pudiera haberlos ocultado la 
malicia. La quarta , habiendo defde luego renunciado fus defear- 
gos efte Miniftro , para dejar la difpoficion mas libre , y defem- 
barazada á la averiguación que fe defeaba hacer de fus procedimien- 
tos. La quinta, habiéndole mudado delConfejo de Indias al de Ara- 
gón , con que ya no podia influir en aquellas Provincias fu favor, 
y mano. Lafexta, habiendo fido Vifitador de aquellos Tribuna- 
les, y Juez deRefidencia de tres Virreyes, y fus allegados, con 
que era precifo que huvieífe de tener poco guftofos a los que refor- 
mo fu zelo en los oficios que ocupó ; y fin embargo, fe pronun- 
ció la Sentencia en la forma que fe ha vifto , interviniendo para 
lo contrario circunftancias tan favorables a la emulación. Concuer- 
de ahora ella mifma con efto loscapitulos que pretende formar para 
efcLirecer las acciones de tan cabal Miniftro. 


CA- 


LIBRO PRIMERO, 




'I:' I 





Háí'Sü.ijii! 

i f-'v 

i »■' 

1 '■ !í'l ^ 



lió 


CAPITULO XVIII. 


(DETE^flNA SU MACESTjD SE QUEm EK ESTAÑA 
¡>ara ocuparle , j defpide/e de la Santa Iglejia 
de la Tuehia. 



Uien menos parte tiene en las difporicioncs huma-i 
ñas 3 fon los mifmos hombres que las mueven , y, 
que las ordenan j porque , ó fea queriendo , o 
permitiendo fiempre Dios , que es el primero , y 
univeríal gobierno del mundo , logra por medio 
de ellas fus fines particulares. Había iluftrado bafi, 
tantemente la America efte Prelado en el tiempo que eftuvo en ella 
con fu adividad , y con fu dodrina. Era breve el curio de vida 
que le quedaba , pues aun no fueron nueve anos cabales , los que; 
habían de fer figlos. No era bien que fe privafie Efpana de la luz des 
fu egemplo , y convenia que vieíTen los Prelados á fus ojos un den 
chado de los que tuvo la Primitiva íglefia 5 y para efto movib Dio^ 
tantas caufas como concurrieron a facarle de las Indias , y pufo erf 
el corazón de fu Mageftad ( qtie fiemprc le eftimb íobremanera J 
que le hicieííe renunciar la Santa Iglefia de la Puebla de los Ange-< 
les , para promoverle á otra de las de la Corona de Caftilla, dondtí 
tan de cerca fe admiraíTen fus refplandores. 

z Era entrañable el amor que tenia a fu primera Efpoía , y a 
efte pafo fue el fentimiento de la feparacion* Ofrecióle a Dios, con 
refignarfe á fu voluntad , una vidima muy fenfible, porque tenia 
muy arraygada en fu corazón la dificultad con que fe han de des- 
hacer eftos dcípoforios efpirituales. A mas del general dolor con 
que defaiiiparaba las primeras Ovejas , á quien por la fimplicidad 
natural que las acompaña , amaba con mayor ternura , fe juntaba 
el haber hecho voto de no dejar la Santa Iglefia de la Puebla por 
otra ninguna del mundo, aunque fueííe la primera en renta, y auto- 
ridad •, con que fe reconoce el eftrecho lazo de amor con que fe ha- 
bía unido a fervir aquella Catedral , a quien h\ llamaba fu hermofa 
Raqud, y juntamente el defpego de fus mayores aumentos , pues 
fiendo la efperanza con que los Prelados pafan ordinariamente á las 
Indias , el volver premiados a ocupar las Iglefias de Efpana , fien-r 
do efte el anhelo de todos , quien tenia en Efpana tantas prendas, 
y la recomendación tan fingular de fus prerrogativas , quifo con el 

voto 




VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 127 

voto ccrrarfcla puerta á cftas cfperanzas, y volver totalmente las 
efpalcias a lo que parccieífe ambkion de afccnder mas. Y afsi fue 
necefario que fu Santidad , á inftancias del Rey nueftro Señor, dif- 
penfaííe efte voto , reprefentando con grandifsima viveza la impor- 
tancia del mayor fervicio de Dios , y de fu Corona , que fe inter- 
ponía , para que femejantc Sugeto fe quedaíTe en Efpaña , a fervir 
los empleos correfpondientcs á fus muchas prendas : con que fue 
forzofo ceder a tan alta refolucion , y facrificarfe á Dios de todas 
maneras^defpidiendofc de fu Efpofa, que podia decir la quería tanto 
como le había coftado , por medio de una Carta Paftoral, llena de 
amor , de efpiricu , y de dodrina , que por no defraudarla á la uti- 
lidad común, fe cilampa como la didb fu eloquencia, pues es 
quien mejor eferibe de sí mifmo. 

A LOS FIELES DEL ODISTADO^ 

de U Tuebla, 

r / ' 

Juan , indigno Ohifp , deño de Ofma. 

3 ,, /^Oílumbrc es muy •loable en la Igleíía dcfpcdirfc los. 
íj Prelados de fus Subditos , quando el precepto, 

„ b la obediencia , b la necehdad los divide ; porque julio es , y. 
,, muy natural , y razonable , que ál que ha confervado con fu 
„ Iglefia unido, la jurifdicion, y vinculo Paternal,hccho un Cuerpo 
„ Miftico con ella , como la cabeza con fus miembros , en lo ef- 
„ piritual de fu Dioceíi , dé razón de sí al partirfe , y con aquel 
,, mifmo amor, y benevolencia que confervb a fus Ovejas, con ella 
„ mifma , aunque con dolor , y pena grande , las dege. La in- 
„ conílancia , y ligereza de las cofas humanas , en cola alguna 
„ tiene duración , y folo es conftante en ella fu mudanza, y varie- 
„ dad. Con particular providencia no permite Dios que haya co- 
„ fa firme en ella vida •, porque dcfpedidos de ella en fus caufas, 
„ en fus fucefos , y efcbios , anhelemos a la eterna. 

4 puede haber , fenores , firme en una vida inílan- 

„ tanca ? c En un mar inquieto de pailones , de fucefos , de cau- 
„ fas, de dependencias, de intenciones , de defeos , de cuidados, 
,, de penas , y de congojas ? Y afsi el amor entre las criaturas, aun- 
„ que fea el muy caílo , efpiritual , y perfecto , en fiendo entre 
„ criaturas , es necefario que fe aplique con templanza j porque 
,, fe halla tan fujeto á penas , y defabrimicntos , nacidos de los 

acci-. 


‘ >) 


’ii8 LIBRO PRIMERO, 


3í 

í> 

>3 

33 

33 

5J 

33 

33 


33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 


33 

33 

33 

33 

33 

33 

>3 

33 

33 

>3 

33 

33 

33 

33 

33 


accidentes de eíla vida,que es necefario que tenga la fuerza refcr- 
vada para los cafos que lo afligen , y contraftan. La efpofa ame 
con templanza a fu marido •, porque es un foplo la vida de fu 
marido ^ y maiíana llorará fin confuelo ya difunto al que 
amándole con fuerza refervada , Horaria mas templada , y rc- 
fignada. El padre ame con templanza á fus hijos , y los hi- 
jos á fu padre 5 porque les fea tolerable la pérdida ^ ficndo mo- 
derado el amor , que deftemplado les fuera fumamencc in- 
tolerable. 

5 5, El Prelado , por grande que le tenga á fus fubditos ^ y 
por grande que fe le tengan á fu Prelado los fubditos , contén- 
ganlo en limites moderados •? porque fea tanto menos el defeon- 
fuelo al perderlo , quanro mas cauto el corazón al amarlo. Fi- 
nalmente 3 en el mundo , en nada fe ha de tener afimiento, 
b propiedad porque todo nos lo. dan en adminiílracion : todo 
fe reduce á un ufo breve , y ligero 3 é inftantaneo 3 que fe con- 
ferva en el vafo fragilifsimo de una vida fugitiva 3 que va ca-.* 
minando ligeramente a la muerte. Todo nos lo podemos pref- 
tar unos á otros 3 y comunicár", folo el amor , y el corazón fe 
io debemos á Dios : . á fu Divina Mageftad folo podemos amaCi 
fin miedo : á fu Bondad darnos fin recelo alguno : alli el amoES 
fin temor : alli adorar, fino4far : aquel es el objeto , que no 

-conoce mudanza : pues lo, que aqiii es variedad, es alli conftan-^ 
cia 3 y feguridad. > 

6 3, Habiendo , pues , fu MageHad ( Dios le guarde ) mani- 
feílado fu gufto en que firvieíTe otra Iglefia ( que es la de Ofma) 
tanto mayor que mis méritos , tan fuperior á mis fuerzas : pues 
en la que fue Santo Domingo Prebendado , i quien fe atreve 
á fer Obifpo ? Y no habiéndolas , ni tiendo judo las haya 
en un vafallo tan obligado , para dejar de feguir las infmuacio- 
nes de fu Señor natural , y mas tan digno de fer obedecido , y 
férvido , como nueftro Católico ^ y piadofifsimo Rey 5 precito es 
que le dé á eíTa Santa Diocefi defde aqui la ultima bcndicion3def- 
pidiendome , no folo de fu venerable , y rcligiofo Cabildo, lle- 
no de Varones dodos , cgemplares , y perfedos , y de fu fide- 
lifsima 3 é iluftrifsima Ciudad , compuefta de tanta nobleza,' 
prudencia , y virtud , como lo he hecho en cartas particulares, 
fino de cada uno de mis Ovejas , y Subditos , defde el mayor, 
al menor. De todos tomos deudores los Prelados , y tantos fon 
nueílros acreedores , quantos fon los hijos que gobernamos: 

y 


VIDA DE D. JUAN DEPALAFOX. 12^ 

,, y afsi , a tantos debo aplicar la fatisíacion , á quantos eíloy re- 
j, conociendo la deuda. 

y yj En primer lugar , íenores , pido con todo encareci— 
mieñto , humildad , y rendimiento , perdón a rodos ^ y á cada 

i, uno de mis íiibditos , de lo que en mi Oficio , y Paftoral Mi- 
„ nifterio he errado , que es efto muchifsimo : y fiento igual- 

mente en efto lo que a Dios habré ofendido , y lo que a mu- 

j, ellos habré defconíolado. Aunque mis defeos han fido buenos 
„ eftoy reconociendo , mirando , y llorando la fragilidad de mis 
,, obras : pido a todos , y fuplíco , que no folo me perdonen, 
,, fino que me las ayuden a llorar , y a pedir a Dios, que me las 
„ perdone. Lejos eftoy , Señor , de poder decir con San Pablo: 
„ N/ 7 ;i 7 mthi confaus fum , feá non in hoc juftificatus fum. (a) Poca 
,, luz tuviera yo, fi no viera mis defeótos. é Quien fino el Santo 

pudo obrar con tal pureza í Yo pecador miíerable, de muchas 
me fiento muy juftamente culpado: de muchifsimas deudor: pu- 
„ blicos han fido mis errores , publica es razón que fea la fatisfa- 
5, cionjquc ningún Prelado fe ha de avergonzar de pedir publica la 
„ piedad, y remifion a fus fubditos,quando fueren manifieftos,y pu- 
iy blicos fus errores. Conveniente es, que nos juzguemos antes que 
yy nos juzgue aquel redifsimo Juez : podra íer que efta penitencia, 

5, y dolor publico , fea fatisfaáorio , y meritorio en la prefencia 
„ de Dios. 

8 „ Qué importa , fenores , que fueííen buenos mis defeos, 

í, y la anfia de fu aprovechamiento el que han vifto , fi á ella 
yy acompañan infinitas imperfecciones , todas ellas dependientes de 
yy mi ignorancia, y fragilidad, fiempre errando,© con el ex- 
yy cefo en el zelo , b con la relajación en la omifion ? ¿Qué de 
yy cofas parecen efpeclofas , y hermofas al mundo , que eftán va- 
yy cías de mérito , y de virtud ? < Qué sé yo, fi es afsi lo bueno 
yy que huviere obrado , fabiendo que es malifsimo todo lo malo 
,, que obro? Bien es muy cierto, que quifiera haber hecho lo mejor; 

„ pero mi defalino, flaqueza, miferia , é ignorancia malograba 
yy eftos defeos. ¿ Quantos fubditos fe habrán perdido por omi- 
yy fion ? c A quantos habrá afligido mi zelo , al caftigar con exce- 
yy fo , al perdonar fin pulfo, y fin difcrecion ? Defeébo es de nuef- 
„ tra naturaleza no atinar con las acciones , ni hallar punto á la 
yy razón: pero al defedo común de efta nueftra humanidad , ha 

R ,, he- 


(a) I. ad Cor. 4. 4> 


130 LIBRO PRIMERO, 

hecho mayor el de la miferia , y cortifsimo caudal 
^ „ Pido a Dios otra vez , y otras muchas , perdón , aíTegu- 

rando ( y eílo bien me parece puedo afirmarlo ) que en quan- 
tas diferencias fe han ofrecido al defender la Eclefiaílica jurifdi-i 
cion , y en las dependencias, que de ello fe han feguido, no folo 
no ha fido mi intento el defconfolar a nadie,fino que he fentído 
„ vivamente la pena que ocafionaba con el báculo la fentencia , o 
„ la cenfura , a quantos ha comprehendido , y quifiera mas pa- 
decerla , que fentirla. También es cierto , que de quantos han 
podido turbar mi animo con ocafion de eftas controverfias pu- 
blicas en diverfas refolucioncs , y acciones , que han fido no- 
torias á eíTas Provincias , y al mundo ( las quales habran obrado 
con bonifsima intención ) no hay nadie á quien no haya ama- 
do , y defeado fu falud efpiritual , y corporal , y todos aque- 
llos bienes que pudieran defearfe , y entonces , y ahora les doy 
infinitas bendiciones. Efta es deuda que yo debo a la Divina 
Bondad , de haberme en efta parte guardado mi corazón 5 y 
afsi como no tengo a nadie a quien perdonar , porque todos 
me han hecho gran provecho , y fi huviere que perdonar lo 
perdono con gran gufto : reconozco , que eftando libre mi 
animo de defeo de defconfolar a nadie , fiento infinito haber 
afligido , y defconfolado a muchos , y arrodillado , y poftrado, 
les pido humildemente perdón. 

10 ,, Y porque habiendo fido , y fiendo tan grande la anfia 
de fu falvacion , y el amor que a todos he tenido , y tengo en 
eíía Diocefi , y aun en todos eíTos Reynos ( que efto no efta fii- 
jeto a promociones , y aufencia ) no es jufto que dege al defpe- 
dirme de manifeftarlo , en la manera que puedo , me ha pa- 
recido reprefentarles algunos puntos que miran al mayor fervi- 
cio de nueftro Señor , bien de las almas , y defeargo de la mía. 

11 ,, En primer lugar les encomiendo , que pidan inftante- 
mente a Dios les dé Prelado , que enmiende mis defedos , y que 
les dé pan de doólrina , y caridad , y los ame , y gobierne 
como Padre, y confiadamente pueden confiarlo en Dios •, pues 
lo reprefenta a un Pontífice tan Santo, un Rey tan Católico y 
pío , y lo confuirá un Confejo tan Chriftiano , y zelofo del bien 
de eífas Provincias , como el de las Indias , que elegirán el que 
fuere de mayor gloria , y honra de Dios , confuelo , y bien de 
eífa Diocefi. 

„ Lo fegundo les encargo la paz entre sí, tanto a los Ecle- 

,, fiafti- 


»» 


}> 


9i 




i» 


fy 


yy 


»y 


}y 


yy 


9» 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


yy 


•y 


I 2 


VIDA DE D. JUANDEPALAFOX. 131, 

fiíifticos j como Scgl3.rcs. Todos ion hijos de un Padre , que es 
Dios : de una Madre ,quc es la Iglcfia : miembros de fu cuerpo 
3 , miftico , cuya Cabeza es Chrifto nueftro Señor: obren como 
j, buenos hijos, y verdaderos hermanos: paz, amor, y concor* 
„ dia los gobierne en quanro obraren. Efta nos encomienda el 
„ Señor , no paz del mundo , conformandofe en lo malo , fino 
,, paz de Dios , egercitando lo bueno. (t>) Si con ocafion de ellas 
„ concroverfias publicas , necefarias muchas veces en la Iglcfia, 
,, fe huvieren dividido algunos ánimos , figuiendo cada uno fii 
„ Opinión , vuelvanfc á unir ? y pues ha fido Dios férvido, 
,, que con los Decretos Pontificios , y Reales , fe haya viílo el 
,, fin a ellas diferencias publicas , comience a alegrar la paz Los ani- 
„ mos , que entriílecib la difeordia. Entre los Angeles buenos puc- 
,, de haber diferencia de entender, y durara ella al obrar , lo que 
,, tardare el Señor a refolvcr. (c) Entre buenos litigantes , la fien- 
,, tcncia es fu quietud, y fofiego. Ya decreto el Vicario dcChrif* 
,, to nueftro Señor lo que debemos obrar, y manda nueftro Rey, 
„ que fe cgecute. Seamos Angeles buenos, repofando en fus íen- 
,, tencias , y abrazando fus decretos. Que haya diferencias entre 
Eciefiafticos , fuclc fer , no Tolo mal necefario , fino útil , y 
■j, conveniente j porque fe averigua con una juila controverfia la 
luz de las verdades Católicas , y Eclefiafticas con que vivimos, 
„ y refpiramos *, pero ellas es judo tengan fus términos , y que 
„ fe repofe en ellas con las fentencias , y íc logre con la obc- 
,, diencia de las partes el fruto de tan penofas contiendas : y afsi^ 
,, una , y muchas veces les encomiendo la paz entre sí , y coa 
e, todos aquellos con quienes huvieren tenido diferencias de cn- 
,, tender. Vivan , no folo unos , fino unos en el amor , y el obrar» 
,, pues el Señor , nada nos encomendó tanto al nacer , al predi- 
,, car, y al morir, como la paz : ni hay virtud que cric iguales 
,, confuelos, y utilidades. 

13 ,, Lo tercero , el rcfpeto a las cabezas Eclefiafticas les en* 

,, comiendo muchifsimo , y que teman a las cenfuras de la Iglc- 
,, fia: reverencien, y humillenfe a fu fanta difciplina; el Divino 
„ Culto frequenten : tengan amor a lo eterno, pofpuefto lo tcm- 
„ poral. A fus Párrocos, y Maeftros efpirituales guarden muy gran- 
„ de rcfpeto , y atención , y á los Sacerdotes amen : y a las Re* 
„ ligiones , Maeftras de la perfección Chriftiana , manifieften muy 

Kt 

(bj Joan. 14, (c) Dan< lo. v. ij. 


3> 

3> 

3 > 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

Í3 

33 


33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 


13X LIBRO PRIMERO, 

gran reverencia , y devoción. Nadie fe fue al Cielo por felici- 
dades temporales , por riquezas , por grandezas humanas , por 
comodidades , deleytes , recreaciones j fino por virtudes , por 
la piedad, religión , memoria de Dios, reverencia a lo fagrado, 
trato interior por la oración con nueftro Maeftro Divino , con 
mejorar la vida, peníar en la cuenca, y en la muerte. Efte es 
el comercio que quiere Dios que tengamos quando dijo : 
gotiamim dum Ipenio. (d) Ya viene fu Divina Magcftad, ya viene: 
velemos cada dia , caminando a fu divina prefencia : obras fan- 
tas, y virtudes, dolor de las culpas, contrición, penitencia , amor 
de Dios, efto nos ha de íalvar lo demás , feñores , y herma- 
nos mios, ni pefa, ni dura , ni vale nada. Todo efto parecen 
civilidades á los ojos de la carne , y fon conftantifsimas verda- 
des : tomen efte confejo de fu Padre , y defprecien lo demás. 

14 „ Lo quarto , el refpeto á las Jufticias ( que en cíía Pro- 
vincia , Dios fea bendito , eftá tan acreditado ) lo conferven, 
que es el vinculo de la paz. Si hay vafallos en el mundo que 
deben eftár contentos , fon los de un Rey tan Católico , tan pío, 
tan religiofo , y chriftiano , que por quantas cofas hay en el 
mundo no torcerá , ni defviará la menor refolucion de fu go- 
bierno de la fanta, y perfedla intención que regula fus accio- 
nes. Sus Miniftros fon imágenes vivas Tuyas, y afsi deben íiem- 
pre refpetarlos , y creer , que efte es el medio mas breve , fá- 
cil , y llano para confervar la paz , y el publico alivio , y con- 
fuelo de los Pueblos. 

15 „ Lo quinto , encomiendo á todos la blandura , y la pie- 

dad con los Indios , pues fon tan dignos de amor , y de com- 
pafion , y lo merecen por quantos tirulos puede obligarfe en- 
tre sí el linage de los hombres. Son obedientes , manfos, hu- 
mildes , lidies á los demás : fi tienen imperfecciones , fon hom- 
bres como nofotros y y las defienden menos , y con menor 
malicia las pradican entre si. Tengo por fchal de predeftinado 
el amor á eííos pobres naturales , y tratarlos con humanidad, 
con agrado , y fuavidad , y que ha de hacer Dios grandes bie- 
nes á quien tuviere efta fanta advertencia , y atención. < Y que 
mucho parezcan predeftinados aquellos que los ayudan , fi ma- 
niíicftan fu caridad , y humanidad con pobres tan defvalidos? 
16 „ Lo Texto , les encargo mucho á todos la paciencia en 

33 los 


(d) Luc. J9» íj. 



9 ‘ 


f 


3) 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 133 

los trabajos , que es la virtud mas necefaria para el ufo , y 
egcrcicio de cíla vida. Afsi es propio en nofotros el penar , co- 
mo el vivir : comenzar a vivir , y á padecer , todo es uno. No 
fe qiicgen de la fortuna en fus trabajos , que en todas partes fe 
padece con excefo. Si a la plaza del mundo fallera cada Na- 
ción con los fuyos para quererlos trocar , fe volverla con los 
propios á fu cafa, en habiendo pefado , y medido los agenos. 
Lo que importa , es, hacer mérito de los trabajos, y que las 
que aqui fon penas , padeciéndolas por Dios, fean en íu prefen- 


cia coronas. 


17 „ Finalmente , porque á todos los eftados de eíTa Dio- 

cefi les degé , quando me partí de eíTas Provincias el aíío de 4^. 
una Carta Paftoral, en la qual les propufe todos los apunta- 
mientos que á mi amor le parecía mas convenientes, y praéfi- 
cos para fu efpiritual aprovechamiento, ce fo ahora , pidiendo, 
que la lean, halla que Dios les dé Prelado , que les reparta doc- 
trina mas fervoróla. Y a todos ruego , que me encomienden 
a Dios •, y a fu Divina Mageílad le fuplico les llene de fus do- 
nes , y les dé infinitas bendiciones de felicidad efpiritual , y tem- 
poral , que no perdamos lo eterno , y que defpues de haberle 
férvido en ella vida , y merecido fu gracia , le veamos , y nos 
veamos perpetuamente en la Gloria. Madrid, y Setiembre 8.- 
de 1^53. 

Juan j Ohi/po de la Muebla, ekBo de Ofma., 



Fh 


Fidem rerum á ratione colUgimus , qua 
numquam de fider antibus abfconditur , fi 
fuis vejiigiis perquiratur. Atque ideó 
prafeníi tenor e deciar amus Augujlance 
Civitatis Epifcopum falfis criminationi- 
bus accufatum. El^i d Nobis honori prif- 
tino rejiitutus , jus habeat Epifcopatus 
omne quod hahuit. Nihil enim in taliHo- 
nore temeraria cogitatione prafumen- 
dumeji : ubi fi propofito creditur ^ etiam 
tacitusab excefibus excufatur. Manifef- 
taproinde crimina in talibus vix capiunt 
fidem. Eluidquid autem ex insidia dici- 
tur neritas non putatur. Volumus enim 
impugnatores ejus legitima poena per c el- 
lere'. fed quoniam ipfiClericatus no- 
mine fungebantur , ad Sanbiitatisvejira 
judie ium cuntía tranfmittimus ordinan- 
da , cujus eji , eequitatem moribus tali- 
bus imponer e , quam novimus Traditio- 
nem Ecelefiafiieam cufio dire. Caíiodor. 
¡ib. I. variar. Epift. IX. 


LIBRO SEGUNDO 

DE LA VIDA 

DELILLr Y EXCr SEÑOR 

DON JUAN DE PALAFOX 

Y MENDOZA. 

PROEMIO. 

Orno el principal intento de Dios , á lo que 
puede entender nuellra cortedad de fus profun- 
difsimos juicios , en tralier a Efpaña efte Pre- 
lado;, con ocafion de los cargos que fe le hadan, 
era, que fe quedaíTe en ella , para dar a cono- 
cer fu reditud , y que fe inanifeftaíTe fu ze- 
lo en el Minifterio Epifcopal , para egemplo , y confufion de mu- 
chos , que le tratan con alguna tibieza , difpufo el animo del Rey, 
para prefentarle en alguna de las Iglefias mayores que á la fazon 
vacaííe •, porque el concepto alrifsimo que tenia del fugeto , aun 
los mayores pueílos no le llenaban : y de camino abrió el pafo, y 
facilitó el que fe efcribieíTcn eftas noticias para alguna utilidad^ 
pues el motivo principal de publicarlas , no fue tanto lo que obró 
en el mayor difeurfo de fu vida ,de que fe fabe lo menos , mien- 
tras no fe divulgare la que M mifmo eferibió por mas fuperiores 
dictámenes , quanto el encomendar á la pofteridad lo que toca- 
ron , y experimentaron los que le afsiftieron en los pocos anos 
que vivió en Efpaha ; pues porque efto no fe perdieíTe , y bor- 




LIBRO SEGUNDO, 

ralTe , entre el polvo con que el tiempo triunfa, y cubre todas 
las arciones humanas , fue la primera determinación hacer una 
relación fiicinta de los Icis años últimos que et^crcib el oficio de 
Paftbr Elpititual á nueftros ojos ; pero como no es fácil reducir 
los Gigantes á la medida común , afsi tampoco lo es , el que las 
lineas que contienen fus hazañas, no crezcan al pafo que fu 
cftacura. ^ 


CAPITULO I. 

^ S E N-T A LE SU AGE ST AD ^ 0 ^ 0 'S IS'P 0 
de la Santa Igkfta de 0/ma , y confíente en 

fu nombríWiíento. 

Egiriinamente parece que fe infiere ^ que con tra- 
her Dios á Efpafia á efte Prelado , no pretendía 
adelantarle en medras temporales de riqueza , y 
autoridad ^ fino que ícbreíalieíTen las que en él 
había encerrado de efpiritii , y de dodrinaj pues 
quien dejaba una Igíefia la primera de la Ame- 
rica en todo, fi huvieííe de afeender fegun la proporción de los 
grados, era precifo , que enrraíTe en otra de las mayores de Cafi- 
tilla: mas como no era efte el fin á que Dios enderezaba tanta 
conmoción de caufas inferiores , proporciono la ocupación con 
el intento , no con el faufto. 

z Vaco á efte tiempo la Santa Igíefia deOfma, que aunque 
no es de las mayores en renta , ni obftentacion , lo es fin duda 
en muchas prerrogativas, que de ella han copiado, é imitado las 
primeras de Efpana. Es Igíefia de Eftatuto, y de año oofitivo de 
limpieza: y los puntos de efte eftablecimiento , con que fe diftin- 
gue la calidad de las perfonas , los tomb de ella la Santa Icrfcfa 
de Toledo , Pnmada de las Efpanas , para las informacione? que 
J ? , P^'^bendados. Ha tenido infignes Obifpos en íanti- 

dad y letras, fin faltarles la nobleza que autoriza la faimre 
que de ella inmediatainente han pafado á regir los Ohifiradof y 
Arzobiípados que Efpaña venera de mayor nombre , y muchos 
han merecido llegar a la cumbre de las primeras Dicjnidades de 
la Igíefia , entrando en el facro Colegio de los Cardenales. Y 
quando no tuviera mas preeminencia que haber fido fu Preben- 
dado el Gloriofo Patriarca Santo Domingo de Guzmán , Eftreüa 



VIDA DE DON JUAN DE PALAFO::. 137 

lucidifsima de la Iglefia Católica , blafon efclarecido de la mayor 
Nobleza de Efpaña, y Fundador exadifsimo de la Sagrada Reli- 
gión Je Predicadores^ honra de la Iglefia Militante, en fantidad, 
virtudes, y letras , fobraba para aventajarla á muchas, é igualar- 
la á todas en eílimacion. 

3 Hizo el Rey nueftro Señor, á quien no fe íe efeonden eftas 
calidades , elección de fu Perfona , para que íirvieíTc efta Santa 
Iglefia de Ofma , y antes de aceptar el nombramiento , fue fan- 
gricnta la batería de fus deudos para que la renunciaíTe: „ Ponde- 
„ raudo vivamente la baja , y mengua que era de fu períbna, 
,, defpues de haber ocupado los mas encumbrados pueftos de la 
„ Monarquía , entrar en una Igleha , que ordinariamente fe da 
„ á los que empiezan de nuevo á egercitar el minifterio de Obif- 
„ pos : que eíle, mas parecía caftigo , que premio , pues fe con- 
,, firmaba con efta elección , que venía de las Indias defterrado, 
y reo ; no aplaudido , y vidoriofo : que el mayor cargo que pu- 
„ diera refukar de la Rcfidencia, no pediría mayor fatisfaccion que 
„ efta mudanza ^ porque a un Prelado no fe le cañiga con privar-» 
„ le , fino con deprimirle: que los contrarios no tenían mas que 
„ defear , pues con verle fuera de las Indias defeanfaban *, y coa 
,, que ía Silla fuelle tan inferior á la primera que había ocupado, 
,, fe complacían: que no debe defpreciarfe la reputación , en quica 
„ tienen cambien parte, a que fe ha de mirar , los parientes , y 1» 
3, fangre-, y que fi efta fe ultraja con la defigualdad de los cm- 
3, picos, no fe deben admitir , aunque intervengan las inftancias, y 
3, los apremios de los poderofos : que mas gloriofo fe halla uno 
3, en el rincón de un retiro , pifando las inconftancias de la for- 
3, tuna 3 que en la publicidad de lu Teatro , pifado de fus varic- 
3, dades deíatentas : que por lo menos en la Corte , firviendo íu 
>3 plaza del Coníejo Supremo de Aragón , quedaría con mayor 
3, crédito, y menor fatiga , pues a la vifta de fu Mageftad , que 
3, para las primeras ocupaciones ponía fiempre en él los ojos, al- 
3, guna vez llegaría el minifterio correfpondiente á fu talento , y 
33 fervicios , lo qual fe impofibilitaba con aufentarfe , y fcpultar 
3> fu nombre entre las Sierras , y aíperezas dcl Obiípado donde 
33 le remidan : que Confegero, podría aprovechar mas a fus pa- 
33 rientcs , que neceficaban mas de fu cercanía , y autoridad , para 
33 folicitarles los adelantamientos ; pues como Obifpo habían, ex- 
3, perimentado , que ninguna cofa tenia puefta tan en olvido, 

33 embargándole la obligación toda la memoria. Eftas , b feme- 

S jan- 


138 LIBRO SEGUNDO, 

jantes raz oncs esforzaron fus deudos para difuadirle , qnc acom- 
pañadas de los tirulos, y déla grandeza délas perfonas que las dic- 
taban , y fe moftraban parte en efta refolucion , y aun fe daban 
por ofendidas de que la figuieííe , harían cficacirsima imprcGon 
en otro qualquier pecho menos de bronce que el Tuyo , y tur- 
barían , y íacarian de fu centro otra conftancia, que tuvieííe me- 
nos solidos cimientos. 

4 No fue menos moleña la porfia de los criados , y de los 
domeñicos , que ordinariamente fe vifte , y fobrevifte ( como él 
decia ) de la honra de fu dueño con ceguedad, y miden con va- 
ras de grande medida fus méritos : los quales fentian vivamente, 
que no fueíTe lo que ellos llamaban premio ( fiendo verdade- 
ramente cruz) muy a fu fatisfaccion , en que entrarían principal- 
mente las ambiciones particulares de cada uno de ellos , y los de- 
feos de medrar , los quales fe eftrechaban necefariamente con la 
moderación del Obifpado. También conmoverían fu batalla, y 
por ventura la mas peligrofa , fus imaginaciones , difeurriendo 
configo mifmo , que era pecado fer humilde , y no ambiciofo, 
y delito el fer refignado : que fus férvidos no mcrecian remune- 
ración tan diferente ", quando volviendo fobre sí , y poniendo en 
camino ellos vagos penfamientos , debió de exclamar: ,, i O amor 
,, propio , y lo que enganas 1 ; Qué delirio es elle l ¡ Es pofiblc, 
,, que fe ha de refiftir por refpetos humanos ninguna cofa de las 
„ que Dios ordena l í El Principe no le reprefenta , y tiene fu 
„ lugar en la tierra l í Qué méritos, qué férvidos fon los mios, 
„ que merezcan premio alguno l l Por culpas me han de prc- 
,, miar l l Y quando huviera fervicios , y méritos, quando pude 
,, yo merecer el galardón de ella Santa Iglefia 1 i Quando las mer- 
„ cedes que la acompañan para honrar mis parientes l Las Iglc- 
fias no fon , ni debieran llamarfe premios , fino minifterios con 
„ mas templada voz , y cruces con la mas propia.' Ea , que es lo- 
,, cura difeurrír de ella manera! 

5 Malos han fido fiempre para confegeros la carne , y la fan- 
gre , porque ninguna' cofa levanta tantos vapores , que empanan, 
b enturbian la luz , como los afeólos. Ellas ion las Sirenas alha- 
gucnamente fallas , á quien el fabio perfeólamente ha de cerrar 
los oídos: mayor peligro fe corre en fus acentos, que en los cf- 
collos. Bien penetrada tenia ella Filoíofia Evangélica, quien habla 
bebido los mas íeguros documentos de la Efcuela de Chrillo , en 
la cautela con que fe han de tratar los parientes , y los allegados, 

huyen- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 139, 

iiuycnclo y y a.borrccicnclo los cjiie nos íipcirtan del camino de 
verdaderíi virtud , y amando aí^uellos (^ue con fus acciones , 
co-emplo nos acercan , y promueven a abrazar las medras mas íe- 
cruras del efj'iritu. Comunicó folamente con Dios fu determina- 
ción , y lo <|ue debia obrar en efte lance, donde íe pelaban inte— 
reíés temporales , y eternos, y entróle acolado de eftos combates 
interiores , y exteriores en el Oratorio , donde tenia la alhaja pre- 
ciofifsima'del Sanco Clirifto , que era fu Oráculo fm engaño, a 
cfcucbar fu parecer : y reprefentandole fu congoja , fmtió en fu ani- 
mo tal dcfpego , y defafimiento , como fi a la llama de una vela fe 
huvicííe quemado un hilo con que eftaba prefo un pajaro , que 
rota la priíion , íe reílituye a la esfera aneburoía del ayre . reco- 
nodendo a la luz fuperior de efta confuirá que defatendidos to- 
dos los refpetos humanos, era elle el empleo que mas le convc- 
nia para fu fofiego , y retiro , que era folo lo que bufeaba ,y adon^ 
de fe enderezaban las andas mas vivas de fu corazón : y afsi re- 
folviódar fu confentimiento guftofifsimo^ por falir del bullicio 
confufo de la Corte, aííentando fijamente en fu animo , no dejat 
mientras vivieííc la Santa Iglefia donde de nuevo entraba: y fi no 
hizo voto de no aparcarfe de ella , porque efto no confta con ex- 
prefion , propufo con denuedo no aceptarlo por ningunas con- 
veniencias , con que era darle un pefar muy fenfible hablar ca 
promociones de Obifpados •, y folia refponder con mucha gra- 
cia , y prudencia á los que le hablaban en efto , que fu efpofa te- 
nia’ las pendas mas acomodadas para fu condición , y paraqual- 
quiera que tuvieífe buen güito fm ambición , ni defvanecimien-^ 
to-, porque era hermofa por ferio el edificio material de la Iglc- 
fia, que es de muy primorofa arquiteólura : rica baftantement» 
para fuftentarle fm efeafeza ; noble por el eftatuto tan apretado 
de limpieza que profefa : y fobre todo , fm pundonores , Pan- 
tos , que fon los que hacen dificultofo el manejo déla junfdicion^ 
y del bkulo : que a la verdad , fon todas las calidades que fe dc^ 
ben defear en la que fe ha de efeoger para cfpofa propia. Saüo 
del Oratorio a la hora del comer , habiendo tomado la determina- 
ción de aceptar con fu mas intimo, y feguro confiero , Y ^ 

Ies dijo en la mcfi a los criados : Qj^c quien no le hablajje con 
con de U íglefui i ‘jue f» Wgeftd le p-tfenuba , y le ferfradiejji A 
m,e no la aceptaffe , era enemigo capital de fn confuelo , y ^metui ; y 
afsivolvií) á hablar á los Mimftros con diferente animo, y lca)ul- 

tó el refia;natfc , con increíble go 7 ,o fuyo.. 

S» El 


Í40 LIBRO SEGUNDO, 

í El Rey nueftro Señor que citaba tan atento í fus méritos’ 
y lerviaos, bien conoció que elle empléo era defiguál á loque 
ellos pedían, fi fe huvieíTen de premiar con equivalencia; pero 
no habla entonces otra cofa vaca de mas alto predicamento , y 
aisi lupho ella falta con hacerle merced de una plaza del Confe- 
jo de Aragón para el Marqués de Ariza fu hermano , y de dos 
mil ducados de renta para uno de los fobrinos , hijos del Mar- 
ques, que él quifieífe fenalar , que fue una ventaja de mucha con- 
lideraaon para los adelantamientos de fu cafa , que aunque él 
ocupad el mayor Obifpado, no podia efperar confeguir ñor fu 
mano íemejantes medras , y una demofttacion fingularifsima de 
lo que iü Mageftad defcaba honrarle. 

7 Con muchos empeños entro á fervir ella Santa Igleíía; por- 
que delndias, de donde todos vuelven poderofos , trajo de deuda 
ciento y quarenta mil pefos , por razón de las obras que habia 
hecho en el Obifpado de la Puebla, y los gallos forzoL del ca- 
mino^: pudiendo,fi huviera mirado á fus interefes perfonales ve- 
nir ahorrado en mas de trefcientos mil. A ellos fe añadieron los 

r > y el tiempo que eftuvo en Ma- 

drid, halla que fe fue a Ofma: y lo que los creció mas confidera- 
blemente fue el defpacho de las Bulas , que fi no le huviera pref- 
tado, o le dirá dado mas propiamente , porque nunca cobró por 
entero la cantidad en que fe valuaron, una perfona de mucho po- 
der , pero de mayor chriftiandad , que hermana con la calidad de 
üi nobleza, la de fo piedad, y religión , no era pofible que en- 
tralTe a tomar la pofefiort del Obifpado. Tuviéronle fiempre muy 
congojado ellos débitos , porque de fu condición era muy pun- 
a , y enemigo de deber. Efperaba , que de las Indias hablan 

Sendrv confiderable, que le quedaron de- 

biendo, y en ella tenia^ puella toda la confianza de fu defempe. 

no : y a no tener elle refguardo no fe huviera empeñado tanto; 

pero a la , como conocían fu defpego en materias de hacienda y 

que fobre ella hahia de hacer flogifsimas inllancias, retuvieron’e^ 

mero con pretextos diferentes , con que de tod.is maneras vino 

en utiSh f O todo fe confumió 

en utilidad de fus Ovejas , con tanta defcomodidad propia 

8 Lo que mas le brumo todo el tiempo de fu vida flie elle 

pe o : y aunque en ella fe extinguieron muchos débitos de los 

Obiípado, con las defmedras, y bajas de los tiempos, y tara- 

bien 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 141 

hicn el eñar más cargado de penfiones de lo quefufríajno daban dé 
sí todo lo que era mencfter para fuftenrarfe , y para pagar : á que 
fe anadia fu natural nada efcafo con los Pobres , ni detenido en el 
remedio délas necefidadcs *, porque las limofnas eran muchas, y 
muy continuas , gobernado de lo que repetía muy ordinariamem 
te , que los Pobres fon los principales acreedores de un Obifpo: 
y aunque es cierto , que es primera obligación pagar lo que fe 
debe, que dar limofna ^ como por una parte el gafto de fu Cafa 
íio era nada fuperíluo, fino muy parco, y por otra le parecía, que 
por no eílar muy neccíitados fus acreedores , le eípetaban fm mo* 
Icília , no podía contener fácilmente la inclinación de fus entra- 
ñas piadofas , para que los Pobres fueííen defconfolados , y las ne- 
cefidades más precifas caredeííen de focorro: fiando fiemprc de 
Dios , que le daría tiempo , y comodidad para el defempeno, 
pues por fu cailía fe hallaba empeñado. Penfaba continuamente 
en cito, y eran fus difeurfos mas ordinarios conDios,el que en otras 
materias no eítimaba la reputación, ni el crédito, antes le tenia 
hollado : pero en puntos de deber , y de haber fiado las hacien- 
das agenas á fu palabra , fe hallaba muy pundonorofo : y que afsi 
miraíTc por fu honra , y le dicíle con que defempenarfe , pues to- 
do lo había gallado en el miniílerio > y á lo que él entendía, ciX 
iu fervicio. 

- 9 Para confirmación de ellas baterías interiores, que ator-« 

mentaban fu ánimo , le fucedib una cofa digna de faberfe, por- 
que él fe la contb como por gracejo , y donayrc á un Religiofo 
con quien profefaba confidencia. Llego al Burgo relación 
de que una peiTona , cuyo eílado fe calla , aunque fue muy pu- 
blico , por codicia , y otros fines depravados , que fe originan- 
de tan inficionada raiz , que es el folar de todos los males , ha- 
bía hecho pa£lo con el Demonio ^ y firmado , y rubrlcadole uná 
cédula con fu propia fangre , y mano , en que le hacía dona- 
ción de fu alma , y de fu cuerpo , quedando de una , y otra 
parte reciproco , y folemnizado el contrato de tan deíalmada 
obligación , y tan contra jiiílicia : pues el hombre fe prefería á dát 
lo que no era Tuyo , y el Demonio continuaba á prometer lo que 
no había de cumplir , acoílumbrado folamente á enganar. Permi- 
tió Dios , por fus juicios redlifsimos , que el contrato tuvicílc 
fuerza, y que el Demonio egecutaíTe al hombre por las prendas, 
y fe las llcvaíTe , para cfcarmicnto de tantos , que tácitamente con 
las obras continúan con el femejantes negociaciones , dando al 


1^1 LIBRO SEGUNDO, 

fin en el defpenadero. Eftre meció fe el buen Prelado al oír fuce- 
fo can arroz, y lleno de pavor, y de miedo Tanto , gemia , y 
Tufpiraba , de que cupieíTen tan eípefas , y cerradas tinieblas en los 
amadores ciegos , é infenfatos del mundo : y arrebatado de un 
corage zeloTo , de que huvicíTe quien a fu mayor enemigo le 
parcicipaíTe exprefimente tan impla jurifdicion , hizo otra cédu- 
la , por ventura con Tangre, pero con todo el corazón fin duda, 
en que decía : mío , jo os ofre^o ^ y os doy mi alma ^ y mi 

cuerdo ^ fin referl^ar cofa alguna para mi\ porque de todo quanto cabe 
en efe barro miferable os hago dueño , como me defempeñeis de las deu-^ 
das en que me hallo j j aunque no me • defempeñeis ^ también os lo ofre'^ 
co. Reía el defpues , y celebraba mucho entre sí la fimplicidad 
de fu afedo , y la condición que le ponía a Dios , como por true- 
que para la entrega de sí miímo : como fi el mas Teguro , y cre- 
cido interés de la criatura , no fuera el ponerfe en fus manos-, pero 
anadia con muy chriftiana difcrecion , que fi en el mundo había 
quien por interefes can indignos, y viles fe fujetaba al Demonio, 
era bien que fe fupieíTc , que para el cumplimiento cabal de rodos 
nueftros afedtos, y fatisfacer las anfias del corazón humano , nin- 
guna cofa habla de mayor conveniencia , que entregarfe perfeda-* 
mente á Dios. 

10 Todos quantos arbitrios pudo aplicar fu induftria para 
'defempenarfe , y que fus acreedores qnedaíTcn fatisfechos , pro- 
curó obfervar , y poner en egecucion : aunque el punto de mía- 
nejo de bienes temporales no era de lo que mas alcanzaba , con 
fer cinco ios talentos que ic dieron para negociar *, porque fu úni- 
ca inteligencia era de ios empleos , y tratos efpirituales , no de 
los terrenos. El principal medio para fu defahogo confiília en 
la adminiftracion de las rentas del Obifpado donde entraba ^ por- 
que con efto , fin duda crecia el valor de los frutos : que arren- 
dados , rinden los interefes a beneficio del Arrendador , y no al 
pefo de la Dignidad. Efcribible fobre efta materia . lo que debía 
hacer el Corregidor de Soria , Ciudad única del Obifpado , cuyos 
frutos , y cfquilmos fon también los mas pingues *, y aunque fus 
razones tendrían mucha fuerza , refponde á ellas con no menor 
eficacia , por cuyas claufulas confiará , quan congojado le tuvie- 
ron fiempre fus débitos , y el defvelo de focorrer á los Pobres, 
de quien tuvo entendido que eran las rentas , aun mas que del 
Minifierio. 

11 Vk que tiene Vtn, ra^on en lo que conViem , que no arriende 

yo 


VIDA DE DON JUAN DE PAL AFOX. 145 

yo los frutos de la Dignidad y mas ftVm. fufeffe (¡uan hr atos fe los 
computo al Arrendador , que apenas llega d die^ reales la hanega del 
trigo, y d efterefpeño los demds frutos. Tero los primeros años los 
Ohifpos {y yo mas que otros) no obramos con la Doluntad , f no con la ne^ 
ce f dad y y efe es nuefro trabajo» 

1 2, Tü falí de Madrid debiendo dun Acreedor catorce mil y quatrocien^ 
tos ducados de plata: d otro quince mil efcudos en plata de ddoce reales: y d 
otros dos mil y tref cientos ducados en quartos. Llegué d efla Iglefta, y 
no hallé pronto dinero , ni frutos , fino la obligación de fuflentar la 
Cafa, pidiendo preftado mas de fíete mofes i con que me fuflenté , y d) 
las limofnas ordinarias , y extraordinarias que Je ofrecieron. Añadefe d 
efio, que iban corriendo las penfiones y fubfidio , y efcufado , que fon feis 
mil y feiscientos ducados cada ano» 

I 5 Con efto , viendo que ni hahU quien me preflap para el fufr 
tentó , ni para pagar alguna parte d los Acreedores , ni para las penfio- 
nes , y demds cargas de la Dignidad , que todas pedian dinero , y me ege^ 
cutaban , fue precifo arrendar para tener donde librar para el propio fufr 
tentó , para las deudas , y cargas ? porque de otra fueite , ni podia paga) , 
ni pajar. Tuedc preguntar Vm. con raz^n ; Qifr es la caufa porque entré 

con tan gruefo empeño ? y fatisfaré. 

1 4 Qmiido yo falt de las Indias , degé libradas mis rentas d los 
Acreedores que degé en ellas , juagando , que con dos años fe les paga^ 
na, ytrage para ep tiempo, poco mas , con que fufient arme. Sucedió, 
que el Viage que fe hace a Madrid enquatro me fes , tai do cerca de nue-^ 
“Ve , por la pe fie de Sehnlla : con que detenido en Cadi'^, en San Lucar, 
en Granada , en Toledo, haciendo quatentenas , quando llegué hahi a gafla^ 
do catorce mil ducados en plata en efla jornada. Luego al Tpy le hulee 
de JerVir con quatro mil reales de á ocho : con que antes de dos anos cO'» 
meneé d pedir pre fiado \y tres anos dejpues me he fifientado haciendo^ 
deuda en confianza de lo que hablan de traherme de las Indias. De alies 
me han efcrito , que han bajado las rentas , y que apenas hay para los. 


Acreedores de alld. 

I 5 Mandóme en efie tiempo fu Magefiad , que firVie fe efla Tgle^ 
fia: y aunque me rejlftl , huVe de obedecer, y con epo comencé nuc^ 
gafto. Seis mil y feiscientos ducados en plata las Tulas , y mefiada : el 
traher la Cafa : el pagar algunas deudas fueltas: el 'Vefiir la Familia ; el 
entrar dando algunas limofnas: y de eflo fe han cornpueflo Us deudas con 
que entré. Defpues que efloy aqui , he dividido la renta en tres partes: 
una mi fuflento, y limofnas: otra, las cargas de la Dignidad , Jub/¡^ 
dio , y excufado, penfiones ,y otros gaf os de adminiflr ación , donde no 


^i4Í LÍBRO SEGUNDO, 

fe arrienda : y otra ¡as deudas. En mi fuflento he pafado como mejor, 
he podido f Jin fuperfluidad , y con ¡a pofible parfimonia , y mirando fo-, 
lo a lo muy precifo. 

1 6 En las Umofnas , he dado quantas mas he podido. A efta Igle- 
fia , fon cerca de mi! y quinientos ducados ios que he dado. Las Umofnas 
ordinarias ¡y Cobres á quien fe dd de comer todos los Juelpes , y raciones 
d dilaerfos Tohres , llegan d mil y quinientos ducados. Su/lento en Aran- 
da dos Doncellas de ejfa Ciudad enunCon'Vento de Monjas , hafla que 
las dote para tomar e fiado , por el riefgo que ahí podían correr. A per fi- 
nas de calidad las he ficorrido quanto mas he podido , yd con quinientos^ 
yd con mil reales. En Falladolid ficorro d cierta fenora dd Ohi/pado, 
donde efid figuiendo un pleyto , con una radon. Ahí , quando efiiCee ,fe 
gafiaron mil ducados en Umofnas, Hoy fe dan ciento y cinquenta cada 
año , para los Niños Expofitos^y ciento y Veinte d las Carmelitas Def 
calcas : y de quando en quando fe reparten ^ yd quinientos ^ yd feisckn- 
tos, y d fitecmtos reales en obres. No he falido d Vifita, que no Iwel- 
ya con dos , y tres mil reales de empeño , poco mas , ó menos j y d efie 
refpeñohe ido ^ y laoj dando quanto he podido , y puedo ^ y fi pudiera 
henderme para ddr lo hiciera. 

17 A e fie tiempo he ido pagando el fulfidio , y efiufado , y de 
ías penfiones agrandes partidas, y las deudas las he ido bajando lo pofi- 
hle. La una de ellas, que era la de los quince mil efiudos,la tengo en doce: la 
de los catorce mil ducados , en ocho. Al ^cionero E/pinar, d míen de- 
hia nolpenta mil reales , de lo que me dio para fufientarme , le he pagado 
por entero. A unos Curas que me prefiaron , también les he pagado. Todo 
efio hafido librándolo en los Arrendadores , y tomando cenfis. Nada de efio 
pudiera hacer , fi no tuDiera en donde librar y porque los frutos no fin 
dinero : y todas las deudas, penfio?ies , y cargas de la Dignidad , fon de 
dinero efeTm. Efia es la cau/a porque hulee de arrendar, aunque yo 
pierdo tanto en ello , y mis f obres', pero perderán mas en que 7ii pague 
A los Acreedores , ni las cargas , ni á ellos, y nunca falga de empeños: 
que al fin , de efia fuerte , aunque no muy brevemente , fi file. 

18 En quanto d ViVir en ejfa Ciudad , lo defio como la Vida: y 
pues enmediodemis trabajos trato de alquilar , y aun comprar Cafa ah} 
para la Dignidad, bien Vera Fm. fi lo tengo por conveniente. Y puede 
V m. informar fe , que en dos años que ha que efioy en efie Ohifpado , he af 
'ftfitdo mas tiempo en Soria , que mi Antecefir en catorce-, perohlfia que 
prevenga ahí Cafa , no me es efio fácil , por faltarme los medios pira tener 
mi Familia ,y aun para fufient arla por que fi la divido, tengo dos Cafas, 
y gafios :y fino la divido , he menefijr IkVar todas ksalhajls,y ajfcntal 

el 


vida de don JUAN DE PALAFOX. 14 SI 

el fuflento , y Us limofnas ^ y ajufiarlas con las deudas , y cargas de 
la (Dignidad , para poder ’DiVir , y dar 5 pues un Obifpo , Jm dar no 
puede Vññr ^y el dar de lo ageno ^ no habiendo pagado , es contra 
tícia. El dejar de dar , a/lige d la caridad : con que hablando a Vm. coiu 
fidentemente , me ha fucedido , de pena^ dar los propios ))e/Edos , y que- 
darme con una camifa ^ y padecer increíblemente el dolor de no poder dar.'. 

- 1 9 Y todo ha nacido , de haberme hecho fu Magefad aceptar efta 
Jglejia antes de haber pagado las deudas de la otia i con que ahoia ^ to- 
do es para mi penar , y mas penar , y procurar fupltr con el ^elo , el 
amor j la '))o^ , y la doñrina , lo que no puedo con las largas limofnasy que 
yo quijtera , y que daré en hallándome defempeñado : aunque procuro no 
faltar d quantas yo puedo , pero padeciendo efta pena , llena de defo e- 
ditos y y def abrimientos. Vm. me ayude d fentirUy pues he defeanfado 
con Vm. canfandole , por fer para mi efta materia fenftibilif sima. Omtro 
7nil reales me dd cada mes Alonfo Martines , y de ejfos quita ciento y cin- 
quenta para las Carmelitas y yExpofttos : y he menefter aqui para fuft en- 
tarme en efte Lugar , que es mas propiamente l)enta en lo caro y cinco y 
y feis md reales al mes: mire Vm. qual ferd mi congoja ? Guarde nuef 
tro Señor d Vm. como de feo. Ofma y y Julio 29. de 161^6. ^ 

20 Muchas luces de profundirsima doctrina defpideii de si 
los periodos de efta carta , aunque cada uno los glofara fegun el 
color de la paflón que le vifte. Conocefe por ellos el torcedor 
que continuamente le afligia , por los empeños , y las deudas que 
había contrahido , ocafionadas de haberle Tacado de las Indias, 
quando en ellas no eftabanfatisfcchos los débitos de tantas,y tan lu- 
cidas obras como dejaba concluidas en fervicio de ambasMageftades: 
que Ti allá fe le huvieífe dado tiempo para pagar , y defempenarfe, 
hu viera entrado á fervir la Santa Iglefia de Ofma con algún ma- 
yor defahogo ; Ti bien , en fu natural no parecía fácil porque 
fiempre, fobre lo que hacía, defeaba hacer mas, y de ninguna ma- 
nera tenia condición inclinada á ahorrar , y recoger dinero , por 
los peligros que en efto reconocía ; y afsi , fiempre le habían de 
alcanzar de cuenta fus mifmas manos , diftcultofas de cerrar ? 
que para dar limofnas , y focorrer necefidades , todos los teforos 
del mundo le parecían cortos : y lo acredita bien el afedo fin 
ficción, con que teftiíica , que quifi era pode rfe vender , para re- 
mediar. Pero por lo menos , pueftas ya en fu ultima perleccion 
tantas fabricas funtuofas , que fueron la caufa principal de íus eni- 
peños , fe huviera hecho lugar á filir de ellos , fin que las imo - 
nas folas le huvieran ceñido tanto.. 

X 



Saca- 



LIBRO SEGUNDO, 

2 1 ^ Sacáronle de las Indias , por ventura qiiando en ellas 
convenia mas Tu afsiftencia para lo eípiritual , y político. Las 
deudas que en ellas contrajo por caulas tan legitimas, no pudo fene- 
cerlas , porque le falto la difpoficion , no la voluntad. El viao-e de 
fu vuelta a Efpaíía , pronto, refignado , y obediente , fue peligro- 
so > largo , y coftofo : tres veces mas que lo que fucede fegun la 
providencia ordinaria, como refiere él mifmo. Las refoluciones 
que en ella fe toman para ¿h expediente á los negocios, y em- 
pleo a los fugetos , caminan con igual , ó mayor pereza , y len- 
titud i con que fiendo forzofo , é indifpenfable fuftentarfe todo 
cite tiempo , a sí , y á fu Familia , con algún moderado lucimien- 
to , crecían los empeños , y fe atrafaban^s fincas. Si luego que 
lep í eftaba determinado el que no volvieííe a las Indias, fe 
le huvieíTe dado en Efpana Iglefia , y minifterio que fervir pro- 
porcionado á fus méritos , fin duda los gaftos ferian menores, y 
huviera podido extinguir la mayor parte de fus deudas , fin con- 
traher otras mas crecidas por la detención. Verdaderamente , es 
materia de grave efcrupulo para los Principes , el facar á los Obif- 
pos e a reíidencia de fus Iglefias , y deíacomodarlos con los 
empeños de los viages, y afsiftencia fuera de fu Silla porque rodo 
efto íe defrauda a las limofiias. También la frequente mudanza 
c unas Iglefias a otras , fin caufa muy legitima , b conocida utl- 
1 a , es pcrjudicialifsima a la buena adminiftracion económica, 
que en ninguna esfera , tanto como en la familia de los Obifpos, 
debe íer regulada 5 porque los gaftos inefcufables que efto arraf- 
tra del defpacho de las Bulas , trafportacioii de la Cafa , y demás 
accidentes de que fe adorna el exterior aparato, es entrar en nue- 
vas , y mayores obligaciones , impofibilitandofe los Prelados de 

cumplir con lo que ordena la jufticia , y con lo que dida la 
candad. ^ 

experimentaba, y gemía 
nucílro Obfpo , rendido a la nccefidad del mandato fuperior, fm 
que tuvieíTe parre el influjo del didamen propio : y flntiendo. 
que en las difpoficiones del minifterio Epifcopal , que debe fer 
tan ingenuo , obraíTe la fuerza , y no la elección : hallandofe im- 
pofibihtado un Obifpo , fm fer por fu caufa , de pagar fus deu- 
das, y congojo un animo caritativo, por no tener que dar 
a repartir de limofna fus mifmos vellidos, fm refervar lo precifa- 
mente necefario para sí, por cubrir la necefidad agena .• bien, que 
las de los Pobres no fe deben llamar agenas de los Obifpos. To- 
do 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 14 ^, 

<Io cílo efcribc el nueftro , familiar , y conscientemente , para 
defaliogar fu corazón afligido con tan pefados empeños : y fíle- 
le fer áifpoficion divina , gobernar el pulfo de fus fiervos , para 
cjuc fepamos de ellos mifmos lo lieroyco que obraron , fin que 
el deponerlo , b referirlo les caufe vanidad , 6 inquietud •, porque 
al pafo que alcanzan mas vivamente , que nada de lo bueno 
que egecutaron es fuyo , y que de sí no tienen mas que miferia, 
y fragilidad , y que fin la afsiftencia de Dios no pueden mover 
la mano : eílo mifmo es motivo para que fe humillen mas , y fs 
rindan* al brazo que fo lamente lo puede todo : y facan de efts 
conocimiento nuevos eftimulos para amar con mayor fervor , y- 
referiri, y ofrecer mas copiofas gracias al Señor, en cuyo poder 
lo obran. Ni ha fido menos necefaria eíla noticia, que recibimos 
de fu pluma , para exornar la materia de efte capitulo , que ef- 
taba defnuda , y es de las mas principales que contiene fu Vida: 
por donde coníla la refpuetta a la mas fevera cenfura que fus ému- 
los fulminaban contra él , cuyo bulto fe formaba en los crecidos 
débitos que habia contrahído , fiendo tan gruefas las rentas del 
Obifpado de la Puebla que habia ocupado , y los gages que pro- 
cedían de tantos minifterios juntos como firvió a un mifmo 
tiempo. 

CAPITULO IL 

DE LA M0DE(^ACI0K QJJE FUE T OKIEKD 0 

en fu Cafa , y Familia , para dar fatisfacaon^ 
y de/empeñarfe. 

Oníla el mundo todo de apariencias , y en ellas 
confifte lo que comunmente fe llama grandeza, 
y oílentacion , no habiendo de ello nada, mas 
que en los accidentes no en la fuftancia. El 
mayor faufto no firve mas que de ocupar el ay^ 
re , y fuílentaríe de él , como el Camaleón , que 
no tiene mas colores que los que fe le llegan , ni mas cuerpo 
que el que el ayre le abulta. El lucimiento mas excefivo , folo 
para en dar alimento a la vanidad , fin que pafe a dar fuer- 
zas , ni confiftencia a quien hace la cofia. Tener mas criados, es 
afalariar mas enemigos , que pagados no firven , y no pagados 
deshonran , y fiemprc murmuran. No fe vive con lo que ellos 

X X comen^ 




LIBRÓ SEGUNCO, 

comen , no abriga lo que viften , y Tolo deíacredita lo que rom- 
pen. Mas alhajas , es tener mas que fe cubra de polvo •, que íi 
CrvicíTe para recuerdo, aprovccliarian mas,qne ellas deleytan: fi fon 
muy coftoías , crece el cuidado de que no íe maltraten , y mien- 
tras fe folicíta fu duración , confumen al dueño. Lo que fe tiene 
para entretener , y divertir el cuerpo , fon las afechanzas mas 
defeubiertas del animo , y folo lo que fe efeufa , b fe defprecia , es 
lo que no alcanza á hacer tiros al corazón. Es muy poco lo que 
un hombre ha menefter para si , fi fe mide con lo interior , y fe 
ciñe á fu circunferencia •, porque el hombre medido en nada es 
grande y fi lo que hade ocupar fe regula con efta medida , todo 
ferá poco , por efto defpues de muerto fe reduce á fíete pies, 
porque falta el ayre. Pero fi fe deja llevar de lo que cae fuera de si, 
nada le bafta, y todos ios enfanches que en fu ámbito comprehende 
el mundo , le vienen angoftos. 

% Gran cofa es mirar acia dentro , y conferir con lo interior 
lonecefario i porque es cierto, que ferian mas los fatisfechos , y los 
gozoíbs. Con efta luz fe miro íiemprc efte Prelado , y fe midió con 
cfta medida , para no vivir como otros quejofos de lo que les fal- 
ta , y nunca contentos con tanto como fobra. Su familia no fue 
numeroía en ningún tiempo con vanidad defproporcionada al efta- 
do ; porque decía muchas veces que la familia mas propia de un 
Obifpo fon ios Pobres , y efta es la que fe debe fuftentar fin efea- 
feza,y que el Prelado que tuviere mas Pobres focorridos , ten- 
drá mejores , y mas lucidos criados. No tenia mas que dos Pages, 
y por mucho tiempo fe paso folamentc con uno *, y efto decía él 
que era conveniencia para efeufar el mido de las antefalas , pues un 
Page folo no tendría con quien travefear. Los Capellanes no pafa- 
ban de tres , o quatro , y eftos por fer neceíarios para la afsiftencia 
de los Pontificales. Tenia un Secretario del minifterio > y un Ma- 
yordomo para la provifioii , y gobierno de la Cafa. Su mayor ne- 
ceíidad era de quien le efcribieílc , y trasladaííe lo mucho que 
continuamente trabajaba para el aprovechamiento común , que 
era el pafto mas faludable que dirigía al acierro de las Ovejas , por 
no dormirfe nunca en la obligación *, y para efto procuraba , que 
de los mifmos Capellanes que recibía , algunos fupieííen eferibir 
con deftreza , para que fe ocupaíTen principalmente en efto , mi- 
rando mas por el fruto, que por el faufto^ y afsi, en fu Cafa era 
proverbio , que a cada períona le tocaban dos, y tres oficios. Tam- 
bién tenia mucho en que entender con la correípondiencia famL 

liar 


VIDA DE DON Juan de palafox ^14^ 

liar de las Cartas por fcr frcqucntifsimas, y muchas , y ninguna 
ociófa : ya por las perfonas foberanas , y grandes que confervaban, 
y apetecían fu comunicación por la diícrccion , y utilidad : ya por 
las materias , y negocios gravifsimos que le confultaban , pues para 
todo hallaban en él un prudentifsimo oráculo con que para el def- 
pacho de las cartas folamente había menefter doS;,y tres Secretarios 
muy fueltos^para no tropezarfe en la prefteza^y velocidad de fu nota. 

3 Quando falió de Madrid , no llevo configo mas carruage 
que una litera , y un coche de feis muías. No fue el motivo de la 
litera comodidad , fino por tener entendido , que por las mu- 
chas fierras que incluye en sí el diftrito del Obifpadojy las nieves co- 
piofas que lo mas del año las cubren, feria medio para hacer 
mas tratables fus afperezas , y facilitar mas la importancia de las Vi- 
fitas , de donde depende el buen cobro de las almas que un Prela- 
do tiene á fu cargo. Apenas llego al Burgo , quando le pareció fu- 
perflua , y acomodada caballería la de la litera , y afsi , con toda 
prifa la volvió a remitir a Madrid , para que fe vendieífe , y con 
ella fe pagaífe alguna de las deudas. El coche le confervó algunos 
años mas , como en la verdad necefario precifamente para las Vifi- 
tas , y las jornadas que hizo : firviendole algunas noches de pofada, 
por el defabrigo , y miferia grande de los lugares de aquella fer- 
ranía : hafta que últimamente , viendo lo que fe tardaba el dar fa- 
tisfaccion a fus Acreedores , y que cadia dia fe impofibilitaba mas 
con los nuevos empeños, entrando en el cfcrupulo,de que quien debía 
tanto , no podía andar en coche , defraudando con el fuftento de 
las muías , por ventura el de los que le hablan preftado fu ha-> 
cienda •, con toda refolucion le tnvió á Madrid , para que fe pu- 
ficífe en venta , y fe remataííc , y poco , ó mucho , lo que fe fa- 
caíTe de él , fe repartieífe entre los Acreedores que apretaban mas. 
Rehusó fuCorrcfpondiente el venderle, por reconocerla falta que 
le hacia , aun para el cumplimiento mas puntual de fu minifterio: 
y fobre cilio pafaron algunas inftancias por cartas , y en fin eferi- 
bió eftas palabras formales , en que fe conoce , quan atormenta- 
do le tenían fus deudas ; ,, El criado lleva la poca plata que ha 
„ quedado •, porque no firviendomc de ella eftara mejor alia para 
3, empeñarla , ó pagar deudas : y me parece, que he de ir deshala- 
,, jándome mas de lo que tengo ; porque por una parte me fati- 
„ gan las deudas , y por otra las mifmas alhajas : debiendo por 
„ Obifpo profefar mas pobreza que todos efto los Obifpos ) 

a, para hacer con las obras lo que eferibo con la pluma, y ha-^ 


as® 


'LIBRO SEGUNDÓ, ‘ 


9a 

9a 

aa 

9a 

aa 

9a 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 


aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 


aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 

aa 


liarme mas áefembarazado para fervir a Dios. El vender yo ef 
coche 3 Y las muías , é ir cercenando gaftos cfcufables, hafta* pa- 
gar lo que debo ^ tiene otro principio á mas del defeo de defem- 
peharme ^ que es el irme Dios poniendo en mas eílrechas reglas; 
y es menefter obedecerle, pues para eíTo nacimos , y veo que no 
íolo me infpira , fino que con eftos empeños me necefita. Gallo 
con beílias lo que podia pagar a los Acreedores, y veo lo que 
padecen ios Pobres. No eíloy en Lugares que pide ello la Dig- 
nidad ; porque fuelen pafarfe quatro , y feis mefes que no íalgo 
de mi caía, fino a la Iglefia, que efta a feis pafos. Hallóme 
con Talud para vifitar a caballo , y ahora ha cien años afsi vifira- 
ban los Prelados , y aun algunos a pie , y eran en todo harto 
mejores que yo , y mucho mas impedidos. 

4 ,, La autoridad nos la han de grangear las virtudes , y no 
las alhajas , y mas en Lugares cortos , donde andan auTentes las 
ceremonias , y cumplimientos : y mas me querrán los Tubditos 
limoínero á caballo , que necefariamente efeafo en coche, ET- 
cufanfccerca de mil ducados cada año,echando de cafa elle gau;o„ 
y embarazo , quando apenas me quedan feis mil ducados para 
pagar deudas, fatisfechas las cargas de la Dignidad. Veo que 
en las Indias duermen para mi focorro , y aunque envien algo, 
ni eíTo eftáfeguro al entrar en el puerto 5 con que ha de durar 
mucho ella Tervidumbre , y penalidad de las deudas , fi yo no 
hago relata de la parfimonia. Son ocho muías las que puedo echar 
de cafa , que fiempre Te pagarán algunos penfioniftas con Tu pre- 
cio ; porque Ton harto buenas , y con dos , ó tres pequeñas que 
yo compre para criados, ó las alquile al tiempo de la Vifita , ten- 
go lo que he menefter de carruage ; porque me quedan dos 
hacas , y dos acémilas. Efto , que por confideracion cuerda, 
y prudente de no vivir empeñado , hace fuerza , aprieta mas 
en la obligación de conciencia de pagar lo debido. 

5 „ Añadefe á efto', que entretanto que comemos , me leen 
vidas de Santos Obifpos , y veo en ellos pocos coches , y mu- 
chas virtudes. Y aunque eftoy lejos de condenar el tenerlos; 
porque efto es permitido, y aun necefario en fus cafos ; pero con 
las circunftancias con que me hallo , cefa eíía regla por las del 
lugar , por las de la edad , por las de la Talud , por las de los 
empeños , y otras de efte genero: i y que sé yo , Ti con eftas cir- 
cunftancias me paTarán en la otra vida el coche,yfi me tomaran la 
cuenta á viftade la luz que me dan, b de las opiniones probables^. 




l 


vida de don JUAN DE PALÁFOX. 151 

,, y efte es punto que fe debe prevenir con atención. Con lo 
qual , quien fuere mas amigo de mi alma , que de mi cuerpo, 
„ ms ayudara a ponerme como Dios quiere , y me énfena para 
falir de ellos empeños j porque fi no las vendo , las tengo de dar, 
„ y Tolo me detiene al darlas , el ver íi con ellas puedo pagar al- 
„ guna parte de lo que debo: fino fe vendieíTen, ni huvieíTe 
„ quien las compre , el darlas es conveniencia , pues por lo me- 
„ nos , de la renta del Obifpado , por quien fe ha hecho el empeño, 

j, me dejan para pagar lo que con ellas preciíamente fe habia de 
y, confumir. 

6 Con fer ellos motivos de tanto pefo 5 debia el Correfpon- 
diente de hacerle nuevas inílancias para que revocaíTe la refolu- 
cion , y afsi continúa en la mifma carta : „ Halla aqui tenia 
,5 eferito , quando he recibido la de la ellafeta , en la qual Vm. 
„ me difuade de elle intento^ y afsi añado, que es muy diferente 
,, mirefolucion, que la del Señor Tapia-, porque fu Ilullrifsima no 
„ ellaba empeñado , yo íi : él andaba á pie , yo no , fino a caba- 
,, lio : el andaba en lugares grandes , yo en pequeños: él lo obra- 
„ ba por perfección, yo por no poder tolerar un gallo tan excefi- 
,, vo , tanto como fíete mil ducados cada año en mi cafa , y entre 
„ ellos mil, y mas de caballeriza, con el perjuicio de tantos Acree- 
„ dores ,^y Pobres. Creame Vm. que pagar mil ducados y mas 
,, cada año, es importantifsimo , y defeargar mucho la concien- 
„ cia , y las deudas : y otros dos mil , poco mas , ó menos , por 
„ una vez , que valdra elle expediente , también es bueno: y fi no 
,, tuviera deudas , me acomodara a fu opinión de Vm. por ahora, 

„ pero con ellas no me atrevo. 


3y 

35 

ii 

93 

93 

9i 


7 ,, Añado también , que en el Señor Tapia hizo eílb mucho 

ruido j porque el andar a pie un Prelado , es cofa raras veces vif- 
ta , pero muy ordinario el andar a caballo , y el vender , y com- 
prar coches toda fuerte de gente en todos tiempos , como , y 
quando mejor les parece *, y ello no fe ha de egecutar como 
refolucion fija , y perpetua de no tener coche , fino temporal. 
No hay que hacer ruido con ella , pues en defempeñandomc 
( que tendre para todo ) podra fer que compre coches , y quan- 
to huviere meneller : y ahora, quando bien no nos paguen todo 
lo que merecen las muías , y lo que vendemos , echamos un 
gallo tan exorbitante de cafa , y elfo mas pago cada año a los 
Acreedores. Créame Vm. que todo lo tengo medido por aca, 
afsi en el punto político , como en el de la conciencia^ pero ha 

de 



LIBRO SEGUNDÓ, 

„ de pefar mas cftc , que aquel , b eftamos locos. Quatrocientas 
,, Iceuas , y mas , anduve á caballo en las Indias , vifitando mi 
” Obnpadó , eftando enfermo , por caminos , y fierras afperifsi- 
” mas , y akifsimas , y con grande peligro , y jornadas de fiere, 
y ocho leguas algunas veces •, y afsi con el favor divino , bien 
podré vifitar ahora a caballo con mas falud , en tierra mas lia- 
„ na,y fuave, los lugares de dos a dos leguas, fiempre mas 
2 cerca de cafa para qualquier accidente , y otras muchas como- 
„ didades de eñe genero. 

8 Eftas fon las claufulas de las cartas , tan llenas de pruden- 
cia, yefpiritu, y en quien fe defeubre el interior que le goberna- 
ba, para ir cercenando gaftos fuperfluos , acento folo ano tener 
deudas , y hacer limofnas. Y de camino , también confta por ellas 
el eftilo que guardo en viñtar fu Obifpado de Indias, con cu)a 
noticia fe hara memoria particular de una cofa tan pocas veces 
viña en fu lugar propio •, pero no es para que fe^ pafe fm pondera- 
ción, la cortefanía con que ocurre a todas las circunftancias , por- 
que no pudieííe interpretarfe perfección, y no empeño el dejar los 
coches , pues fe cautela de eñe juicio , ó cenfura, con añadir , que 
en hallandofe defempeñado podria fer que los volvieííe a comprar: 
tan atento vivió ficmpre de retirar de los ojos humanos los mo- 
tivos altifsimos de las acciones pericias , que fi no fe efcondeii 
déla publicidad, en ella cafi comunmente fe aojan. 

^ Puñeronle la cafa en el Burgo, que es la Corte del Obií- 
pado , pues en él tiene fu afiento la Catedral , y lo mas del tiem- 
po pafan en eñe lugar los Obifpos , aunque también acoftumbian. 
a partir la afsiftencia conSoria, y Arandajque cafi en igual diftancia 
le cogen enmedio.Dcfde luego empezaron a refplandccer en la Caha 
defalhajada , y defniida las virtudes de buen Prelado , mas que las 
prefeas preciofas de Principe-, porque todo el menage de ella eia 
cortifsimo, y pobrifsimo. Reduciafe a algún numero de filias de 
baqueta llanas , coloradas , y negras , fm que huvieííe ninguna de 
terciopelo. Habia algunos bufetes de lo mifmo , defeubiertos , y 
defnudos fin fobremefas, ni otros adornos. Paralas paredes no ha- 
bia tapicerias, ni colgaduras; porque nunca las tuvo : ni tampoco 
uso de la vanidad de los dofeles , aunque pudiera por muchos tí- 
tulos, pues parece que fe inventaron, mas para las Deydades, que 
para los hombres. Las pinturas eran muy pocas , y mas de devo- 
ción que de precio. Tenia dos lienzos , que le trageron de Roma, 
de los Apoftoles San Pedro , y San Pablo , de medios cuerpos, por 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX i j j’ 

fcr amtos ílis primeros devotos y en pardculM U Cabeza deja 

Iglcfia San Pedro , ^cuyo fantifsimo 

Real de k Pncbk , V de cuyas excelencias efcnbio aquel copiofiís - 
ino libro , que fe imprimió dcfpues de fu mueru. De San Juan 
el Limofnero por antonomaf.a , de quien también fue enamo a- 
do , pues piibLó , y eftampó fu ptodigiofa Vida, tema un retra- 
to ¿c cn4o entero de eftatura natural , con algunos Pebres que 
de fus malos caritativas , y liberalifs mas recjbian limofna De la 

Santa Madre Terefa de Jefus ( afombro ^ 

sreres fino de los varones mas esforzados , cuyas Cartas efpiri- 
lialifs\mas, y difetetifsimas comentó con grandifsima fal y tan 
ucompld Jde doarina efpiritual , y cortefanla virtuofa que 
fe cellbran comunmente , y con juftifsima razón , por una de las 

Sasfabrofas. y acertadas materias que efcnbio, ^ 

co tiempo fe han hecho yd quatro ¿"¿VftaVnotas 

inicio quando no huvieta eferito otra cofa , bailaban ellas notas 

i darle’nLbre de Eferitor utilifsimo, y 

ria V e<tercicio de las virtudes ) le acompañaba otro retrato de 
medio cuerpo muy parecido aunque de pincél vulgar i porque en 
las pinturas^ no bufcaba la calificación vana de la va entia , fino 

1 Eiv. ¿ U toi-ion , T U !»“ PJ'S 

de incomparable eílimacion, por el dueño mas que por 

En las Cafas Epifcopales hay una Galería , que las corto 

■cafi todarporlavanda de mayor longitud: cae fobre un jardín, 

que es la principal vivienda, y de quien el guílaba "f' ’ P°' * 
que es la pui p „ el Burgo no es mucho el ruido do 

iomo r„i pitolip*" ~F'“ 

tiró fu habitaciL , y eftancia totalmente de la 
biin tenido los Obifpos fus antecefores , pata que u‘ 
m dc^ll de los que ía difcurren,pudie(re fer a fu q-tud J en^a- 
t,.o. Ponefe en ía Cafa de los Principes el -ayor^u.dado eu 

adorno de las Galerías , que r;^ Je la Pin- 

ftequentan mas , fe referva para ellas todo lo primo tofo de laj m^ 

~ ¡o’ si', 

f.„d, m» de Rdisiofo. DdeJ.» , de OWpe.^N 


^54 Libro segundo 

donde e.cnbir y defpachar, y las paredes las cubrid todas de ef 
rampas de papel de devoción , <,ue para elle fin hizo rraher de 
Flandes , Tacadas de los dibujos de Pablo Rubens , Antonio Vin- 
dich, y otros Autores Flamencos, que en eftos tiempos ballZ 
do nombre en la deíbeza de los pinceles. Eftos papéis fe fiiaro„ 
fobre lienzo en unos baftidoresde pino, fin mas aliL , ni moldu 
ras, y deellos folamente confiaba toda la hermofurade la Cale' 
na , convidando mas a edificación, que á divertimiento. 

II Mi Oratorio era también pobrifsimo pero muv lím,-.' 
muy decente. La plata con que fe fervia era’ L l.’n, f i ^ 

no excedía de la preciía v dr la <i • i > <jne 

a prcciia 3 y de la que pertenecía al Pontificil 

que ninguna de fus alhajas cftaba duplicada. En el Polific;i 1' 
lucia la vanidad que en el de otros Obifpos : tenia el férvido 
no para as funciones, y los ornamentos fobrefalian por el ali 
no, y la limpieza, no por lopreciofo. Su alhaja principd erV ' 
anco rifto que trajo de Alemania , colocado debajo de un do 

donde oía Mifa, daba gracias, y tenia las horas de Oración Vece 

n t;ir±7rr^^ demkcgercicios de mortifildon, I 
mtencia, que fefofpechan, mas quefefaben, por el recato IL 

de que pufo íiempre en efcondcrlos. ^ 

» L‘L¿rif! 1”“/* J P"i»= d,r„.d„, 

en tantos años, era muv corta - vi ^ recogido 

le congojaban fus deudas es lo o ponderación de lo que 

fiendoeftafu declarada inclinacir, pirnréxcTderri" 
de qninienros, ó feifdentos cuerpos la que ruvl e e 

Aunque era tan moderada por los libros imoref 

les , otros po iticos otros mífrt^U ^ ^ ^ eípiricua- 

r. M.g*íd , , w:z.í : -r^zr "“í ' ■>' 

gm cod™ gZZ'S’oM 

• 3 Del mifmo genero que todo lo demas de fiJ 

■w. „„ ^ i;r?z 

nado 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 1 55’ 

nado una pieza interior , muy pequeña , que no podía recibir luz 
del Cielo por ninguna parte. Los Inviernos fon en el Burgo rigu- 
roíifsiiTios, y los frios, al paío que intenfos ¡ largos > y para abrigar, 
y hacer habitable el dormitorio , tenia en él unos reporteros muy 
, "viejos , y deslucidos j y ertos no eran íuyos, fino prertados j los 
quales últimamente , para rertituirlos á fu dueño , fe conmutaron 
por unas erteras de efparto, con que los Inviernos fe cubríais las 
paredes , diciendo que le parecían mas ricas , que las mas cortofas 
tapicerías de Flandes , y que le defendían , y calentaban mas. La 
cama era de nogal , labrado muy llanamente , tan ertrecha , que 
apenas tenia vara y tercia de ancho i toda ella al modo de las que 
ufan los Señores en los caminos j porque en el no había cofa que 
no tuvieííe fin , y mifterio j dando á entender con erto , que fe 
trataba como viador , y peregrino , y que en erte mundo no que- 
ría habitación , fino pofada. Para los Inviernos la vertían de un po- 
co de gerguilla parda , y grofera , fin genero alguno de guarnición., 
Las íabanas, y ropa no eran de olanda, fino de ertamena muy torta, 
que para haberlas de mudar en las enfermedades por otras de lien- 
zo, eran necefarios ordenes , y apremios de Confefores , y Médi- 
cos •, y crta fue la cama de que uso algunos años , por la decencia 
exterior , y decoro de Obifpo. 

14 En fu Perfona guardo fiempre la mifma moderación que en fu 
Cafa, fin que por ninguna circunrtancia , ni ocafion quifieííe vertir- 
fe de feda , ni interior , ni exteriormente , refervando erto fola- 
iBcnte para los ornamentos , y los Pontificales 7 y a mas de la ra- 
zón qué efpiritualmente le movía a erta llaneza de trage por hu- 
mildad , y mortificación , decía para difimularlo , doctrinal , y cor- 
tefanamente , que los Prelados no cumplen con lo que el Pontifi- 
cal Romano ordena , en no viftiendofe de lana , por feries prohibi- 
da la feda. Fuera del fin principal de mortificarfe , y humillarfe 
con la templanza que introdujo en todo lo que tocaba al garto de 
fu Perfona , y Cafa , le movía el ahorrar fuperfluidades , para ir 
fatisfaciendo deudas *, y con toda erta atención , y cuidado que pu- 
fo en extinguirlas , no quifo Dios que lo lograííe , por mortificar- 
le en lo mas rtnfible para fu condición , que era la puntualidad. 
Pero una cofa es cierta, y fegura , que no murió adeudado , ni con 
Acreedores , porque le falraííe la voluntad de fatisfacer , ni porque 
lo huvieííen retardado fus excefivos gaftos , o defperdicios. 

CA^ 


Vi 


LIBRO SEGUNDO, 


CAPITULO III. 

DEL MODO- DE VW A QUE INTRODUJO 

lue¿o qu€ lle^ó a fu ^'t/pado. 

Stilo ha fido ficmpre de los que afpiran de veras á 
la perfección , no defeanfar ^ ni fentarfe , por en- 
tender , y con gran razón , que el dcteneiTe , es 
dar pafos atrás. El termino de la jornada mortal de 
cfta vida , no eftá dentro de los limites de efta ref. 
piracion caduca , y rodeada de miferias : depofita- 
fe en la eterna , que ni reconoce , ni tiene fin *, y los que miran 
cfto con la claridad que conviene , no caminan, fino corren , á ma- 
nera délos que antiguamente fe egercitaban en los juegos Olímpi- 
cos, porque bufean el premio defeado en el Olimpo verdadero. Los' 
que ponen en el mundo , y en fus bienes el termino , y paradero 
de fus anfias , en todo fe embarazan , en todo tropiezan , y de aquí 
nace el que en todo fe entorpecen. Los que todo lo defprecian , y 
lo pifan , por tener conocido que es eftorvo , y prifion para lo que 
tínicamente importa , y foio debe pretenderfe , todo es anhelar á 
crecer , y á fubir á donde de una vez nos eílá afegurada lá quietud, 
y el defeaníb. 

2. A tres diferencias de tiempos puede reducirfe la noticia de 
lo que obro la adividad de cfte Prelado , para común egemplo, en 
íii ultima ocupación : al tiempo que afsiftia en el Burgo , Corte de 
fu Dignidad , y 4 los egercicios puntuálirsimos , y gravifsimos de fn 
Iglefia : al en que caminaba vifitando fu Obifpado , comunicando 
la luz de fu enícnanza, y losteforos de fu caridad á aquellos Pue- 
blos pobres, y rudos : y últimamente , al tiempo en que Dios le re- 
galaba , y premiaba fus fatigas con enfermedades 5 porque en todos 
ellos hay eípeciales circunftancias, dignas de encomendar á la mc- 
‘inoria , para que el tiempo , que todo lo fepulta , no las borre i 
pues fueron las acciones que egecutb á la mayor cercanía de los que 
con diferentes afedos interpretaron las Tuyas mas finieftramentc, 
enganandofe los indiferentes en la diílancia , que es la que fuclc 
participar torcidos , b canfados los informes. 

3 En el Invierno , y en el Verano defpertaba cafi fiempre á 
una mifma hora , .para dar principio á fus virtuofas , y provecho- 
fas tareas •, y era lo ordinario a las tres , b á las quatro de la maña- 
na. 



V- 










VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

na. En el Verano Ce levantaba y veftía , a prevenir la luz del Cielo, 
de quien era naturalmente cnamoradifsimo : y en el Invierno la 
fuplía con la de un beloncillo de azófar , con que deílerraba las ti- 
nieblas del apofento , no la pereza de los ojos , ni del ánimo-, por- 
que en ninguna acción la tuvo , excediendo en todas de eípirituoro: 
excefo, que en las de perfección es efmalte, no vicio. La primera 
cofa era dirponerfe para tomar la pluma, con algunas devociones, 
de las muchas que egercia cotidianas , y que fin interrupción las 
continuo hafta el ultimo aliento •, y la principal era la de la ora- 
ción mental, para quien, como el origen de todos los bienes efpiri- 
rúales , por lo menos deftinaba una hora. Luego , por haber be- 
bido la dodrina en fu mas clara , y criftalina fuente , fe ponía á 
eferibir, y profeguir alguno de los argumentos que tenia entre ma- 
nos , enderezados todos al aprovechamiento de los progimos, 
fiendo él mifmo á quien fe confideraba mas cerca para recibir en- 
fehanza de fu pluma; y hafta las fíete, poco mas, ó menos, ef- 
cribia tres , o quatro pliegos de qualquiera materia que íe le ofre- 
cieíTe tratar : tan prefta , y bien organizada tenia la cabeza , y la 
fecundidad , y facilidad de los conceptos , y de los periodos , que 
no podía el pulfo muchas veces-, con eferibir muy veloz ( aunque 
ya á lo ultimo mal formado ) feguir el pafo de la imaginativa, que 
volaba, no corría, atropellando la mano de calidad , que no fe 
acertaba á leer , fino es con mucha dificultad , lo que había dida- 
do , quando fucedia aduarlo con efta prifa. 

4 Por fer en el Burgo los fríos del Invierno tan deftempla- 
dos , y tan intenfos , eftudiaba , y eferibia por la mahana defde las 
tres en la cama pero antes de las fíete , fiempre eftaba ya vcftl- 
do. Siendo cofa maravillofa lo que algunas veces experimentaron 
perfonas que le trataban con mayor confidencia , que en el tiempo 
de los hielos mas rigurofos , y de las níeVes mas quajadas , la ma- 
no derecha con que eferibia , y gobernaba la pluma , aunque hu- 
vieííe eferito tres , y quatro horas, la tenia muy caliente , eftaii- 
do la izquierda muy torpe , y helada , aunque la tuvieíle abrigada 
entre la ropa : teftimonio al parecer del fuego grande en que ía- 
lian abrafados los fentimientos que entregaba al papel , tanto del 
amor de Dios , como de fus hermanos , á cuyo fin único procura- 
ba encaminar todas fus acciones. 

5 Defde las fíete , en todos tiempos , empezaba la difpofi- 
cion, y preparación para decir Mifa, quefe reducía á oración men- 
tal , y a una difciplina que tomaba en el Oratorio : prevención in- 

dif- 


LIBRO SEGUNDÓ, 

difpenfable de todos los días , que daba como de refacción , y ali- 
mento a fu canfado cuerpo , para celebrar dignamente tan alto , y, 
admirable Sacrificio , y recibir con provecho un alimento de tan 
celeftial delicadeza. Luego fe reconciliaba , y reveftía para decir 
la Mifa , con profundifsima humildad, y cafi fiempre con lagrimas. 
LaMifa la dccia con gran paufa , y diftincion , y en las acciones, 
y ceremonias de ella obfervaba fingularifsima gravedad. De ordi- 
nario ocupaba en decirla media hora , por no fer molefto a los 
que le afsiftian , y dejar tiempo para los defpachos comunes, fí no 
era en algunos dias de Feftivldades particulares , en que arrebatado 
mas de la devoción , y del efpirku , folia detenerfe en el Altar mu- 
chas horas , y qnando fentia , y reconocía eftos Ímpetus , ordena- 
ba queledejafen folo, y no volvieííen hafta que hicieíTe fenal, co- 
mo ya fe ha referido. Acabada la Mifa , daba gracias en el iiiifmo 
Oratorio, retirado de rodillas en un rincón, y defde alli ( para 
que fueíTen mas cumplidas las gracias) oia otra Mifa, que decia 
ordinariamente uno de fus Capellanes , con grandifsima gravedad, 
y modeftia ? porque en efto procuraban todos imitar , y feguir el 
eftilo , y regla de fu Amo , que a no hacerlo , y egecutarlo afsi, 
fabian que era él la mas viva reprehenfion de fus defeuidos, y el 
zelador mas atento de fus* faltas .j que en materias que tocaíTen al 
culto divino, ninguna, como réii la verdad es , le parecía ligera, 
y qualquiera merece enmienda, y avifo de parte de quien debe 
darle, y ponerla. . , . » • ? 

6 Prevenido de efta manera , a las ocho y media, b a las nueve 
fe abría francamente la puerta de fu quarto v que en las horas fe- 
haladas para las audiencias, y defpachos del minifterio, no la guar- 
daba ningún Portero ,ni había Maeftro de Camara, que afsiílkC. 
fe a las entradas, y falidas. Algunas veces eftaba en la antefala el 
único Page que tenia, y los mas dias faltaba , porque de eftas pun- 
tualidades , b ceremonias feculares de Palacio , nadie le pedia cuen- 
ta y afsi , los que traían negocios entraban fin que alguno los 
impidicíTe , hallando a fu Paftór con la igualdad , y la afabilidad 
que habían menefter las necefidades con que cada uno venía : dan- 
do el confejo con entrañable carino , la limofna con abrafada ca- 
ridad , la ampneftacion con zelofa entereza , la fentencia y la refo- 
lucion con equidad inflexible *, y falían todos de fu prefencia con 
los remedios proporcionados , que a los achaques , y á los acciden- 
tes era razón fe les aplicaíTe,. 

GA- 


VIDA DE DON JUAN DE PAL.-UCA, 
CAPITULO rv.. 





mTIlODUCE EN su IGLESIA CATETURaL 

y en caji todas las del Ohifiada , la dey>ocion de re^ar d Coros ’ 
el Mofarlo de Nueflra Señora. 

Opucdefer muy enamorado de Chrifto nueftro 
único Bien y Redentor, quien no lo es mucho 
cleiu Santifsima Madre, pues fue la que le co- 
muniro nueftra carne mortal, para que en ella 
pudiefle padecer, y redimirnos. Todo el bien 
que el Cielo pudo partieipar á nueftra miferia, nos 

vino por fu medio; y no parece que Dios quiera difpenfar, o dif- 

penfe algún favor , o gracia a los hombres , que no pafc, y fe rcrif. 
t.e por ¡US manos. A cuya caufa nos es tan necefariala devoción 
a cRa I urifsima Señora, y la invocación de fu Santifsimo Nombre 
coinoelayrc yla refpiracíon para vivir. El primero que la in- 
voco , y faludo fue un Angel, y de efte ecleftial Maeftro apren- 
dieron los hombres el eftilo con que implorar fu ptoteccion^a- 
llíinao Cíi cíís, en todos fus ahogos la medicina, 

a Componefe el memorial mas ajuftado para el defpacho de 
nueftras suplicas de la S.alutacion que llamamos Angélica , cuyas 
primeras , y fundamentales claufulas fe tomaron de la boca del 
Arcángel San Gabriel, quando vino á anunciarle á la tierra la nue- 
va de mayor afombro , y alegría que pudo caber en fu circunfe- 
rencia : como que Dios quifieífe veftirfe la bageza de nueftra 
carne, y hacerfe hombre en las Entrañas Virginales de María 
para refeatar al hombre miferable, indignamente cautivo en la ti- 
rania del Demonio por la intervención del pecado. Otras las dic- 
to Santa Ifabel cju.ando llena delEfpiritu Santo, al vifitarla Ma- 
na Señora nueftra , a faludo con aquella admiración, y humil- 
dad qiie lacaufabael reconocer en fu prefencia una Virgen fecun- 
^ ’ y ^'"gtilar, y efeogida entre todas las mu- 

geres, al milino tiempo que ella ,fobre cfteril , anciana , fe hallan 
ba también vifitada, y favorecida de la mano poderofa del Altif- 
iimo con un hijo, aunque puramente hombre, que h.abia de ere- 
cer , y fobr^ujar tanto en gracLa, y fantidad á los dem.ás hombres, 
que p.irecie(re el Gigante entre ellos ; pues defde luego , á los feis 
meles de concebido en fu vientre , con la cercanía , y vecindad de 

la 


LIBRO SEGUNDO, 

la fuente ¿c k Gracia, que encerraba , b vertía de fus entrañas María 
Sancifsima, fe hallaba fantificado, y libre de la culpa original *, y tan 
lleno de la gracia , y los dones que la borran, que de las abundan- 
cias con que los recibió , fe revertieron acia fu madre los que baf- 
taronpara dejarla también llena. Las demas claufuks quería com- 
ponen , para que fea oración perfeóla , y cabal , las anadio la Igle- 
fia , que como verdadera Madre , nos da los documentos mas 
importantes , para que configamos de Dios por medio de efta su- 
plid los beneficios efpirituales que en efta petición fe contienen, 
que fon los que llenan a la alma de las riquezas que folamente, 
en comparación de todo lo temporal , han merecido cfte 

ElRofario , que en las manos del chriftiano , es uno de los 
inftrumentos, y armas que mas teme el Demonio, confta de cien- 
to y cinquenta Ave Marias , por repetirfe otras tantas veces en él 
la Salutación Angélica , y por el numero , y la confonancia fe lla- 
ma Salterio , pues correfpondc a los ciento y cinquenta Salmos 
que compufo el Real Profeta David , con que la Iglefia Católica or- 
deno el Salterio , y el Breviario de que ufa en el Oficio de cada 
'dia ^ y es una de las harmonías, y muíicas que mayor dulzura , y 
fuavidad caufan en los oídos de Dios , el repetirle tantas veces el 
Nombre regalado de fu Purifsima Madre ; y por efta mufica que 
hace en fusVidos, fe le dio también con mucha razón el nombre 
de Salterio , que es un inftrumento mu fleo , que encierra en sí 
todas las diferencias a quien la Mufica reduce los primores que ha 
defeubierto fu cftudio. Entre cada diez Ave Marias, que hacen un 
decacordo , (harmonía también , y confonancia ) fe interpone una 
yez la Oración del Padre nueftro, para fubir de punto la mufica 
del Salterio , por* fer la Oración que Chrifto Redentor nuef- 
tro enfenb a fus Apoftolcs , para invocar a fu Eterno Padre •, pues 
con la AveMariafaludamos a fu Madre tcmpoial, pidiéndole en 
ella los frutos , y los efedos mas elevados de la perfección ehriftia^ 
na, cuyo primor, y realce confiftc en la mayor conformidad 
con la voluntad Divina , que es el único norte , y acierto de nuef- 
tras acciones. Reparteníe las quince decadas del Rofirio , para que 
fean mas provechofas , en confideradones , b meditaciones de 
otros tantos mifterios , a quien correfponden , para dar alma a la 
pronunciación vocal de los labios , que fi no fe junta a la mental, 
es como el cuerpo a quien le falta la vida. Los cinco primeros fe 
llaman Gozofos : los que fe figuen Dolorofos : y los últimos Glo- 


rio- 


VIDX M t>ÓN }UAN DE PALÁFOX ^ 161 ] 

riofos : para que difeurriendo por los pafos de la Vida , Muerte, 
y Gloria de nueftro Redentor y de fu Santifsima Madre , y fe- 
nalando en ellos las cilampas que la ternura de la contemplación 
imprime en nueftros afeáos , fe configa la utilidad de la devo- 
ción interior , que mueve , y compone toda la harmonía de las 
criaturas con Dios fu primera Regla. 

4 Ella divifa , o infignia del Rofario, fe la dio el Cielo á la 
cfclarecida Religión de Predicadores , para diftinguirla , y fehalar- 
la con ella entre todas las demasty para que por medio de elle inftru- 
inento , de quien el Infierno íe atemoriza , íe hicieííe la guerra 
mas declarada a los errores j y ^ lo^ vicios , que en aquellos 
tiempos miíerables , y por todas partes revueltos, turbaban la fe- 
renidad , y quietud de la Iglefia Católica j para cuya empreía , y 
como nueva conquiíta , determinaba Dios enviar al mundo ella 
Iluftrifsima Religión , dándola un Patriarca , y Padre de tan noto- 
ria nobleza en el figlo j pero de mas conocida calidad en la vir- 
tud , fiendo Santo Domingo de Guzman el primero por cuya bo- 
ca , como trompa fonbra del Evangelio , empezó a reíonar en 
los ángulos del orbe la devoción del Rofarlo , á honra , y gloria 
de Maria Santifsima , para confundir , y desbaratar con ella los 
errores, y delirios perniciofifsimos de losHereges Albigenfes deFran- 
cia , que el principal veneno de fus defalumbramientos le derrama- 
ba el Demonio por fus labios , en odio de efta Purifsima Señora, 
que defde el primer paío que dio a la vida en fu Concepción fin 
mancha le habia quebrantado triunfadora la cabeza. 

^ No le pareció al nuevo Obifpo de Ofma , que habiendo 
fido Santo Domingo Canónigo, y Prebendado de aquella feliciísima 
E^lefia por los años del Señor de mil ciento noventa y feis , algu- 
no mas , ó menos , y tenido en ella Dignidad de Arcediano , o 
Suprior , que afsi debian de llamarfe entonces, por razón de fer de 
Canónigos Reglares , podia introducir cofa mas legitima que 
plantar publicamente la devoción del Santo Rofuio , rezado a co- 
ros , para que lo fueífe con mayor propiedad fu mufica , y con- 
fonancia. Ninguna cofa fe planta , ó fe introduce de nuevo fin 
dificultad , y con mucha mayor las de devoción, y de virtud, 
por haber eftado en todos tiempos tan tibio el mundo para ellos 
egercicios , y fer tanta la repugnancia , y contradicion , que en los 
naturales humanos hace guerra tan declarada á fu aprovecha- 
miento. Al principio debió de comunicar elle penfamiento con 
el Cabildo, fin que hicicíTc fruto la propueíla, alegando la tibie-, 

X 2a 


t6z LIBRO SEGUNDO, 

2 a las razones con que ordinariamente fe defiende para confer- 
varfe^tanen perjuicio nueftro. „ De que el introducir noveda- 
„ des en una Comunidad, y mas de Eclefiafticos Seculares , no 
j, debia dictarlo la prudencia, pudiendo acontecer que con la 
„ mifma facilidad que cfto fe admitia , defeayefe , y fe apagaf- 
,, fe el fervor : que las afsiftencias , y obligaciones de la Iglefia, 
„ fegun fus Eftatutos , eran muchas, y de mucho peío ; con 
„ que añadir de fupererogacion el rezar el Rofario todos los 
„ dias en comunidad , podria fer que defmayaíTe en lo obliga- 
,, torio , no pudiendo efto omitiríc por lo voluntario : que las 
„ acciones de virtud han de retirarfe de la publicidad , por el 
,, peligro que corren en el ayre de la vanagloria , apeteciendo 
„ los hombres el fer viftos de los hombres , para confeguir el 
,5 viento de las alabanzas : que el Rofario podria cada uno re- 
,, zarle en fu rincón , donde Dios mira , y mide los corazones, 
„ regulando el fervor por las intenciones , y dando él a las accio- 
„ nes el premio que fe remiten á fu infalible pcrfpicacia. Eftas, 
b femejantes razones fe alegaban con buen zelo por los que no 
querian gravar la Iglefia con un egercicio mas , contencandofe con 
cumplir perfedamente los que tenían por obligación. 

6 No defiftib de fu emprefa por eftas contradiciones el 
Prelado zelofifsimo del mayor bien de las almas , y fue aplican- 
do diferentes medios para vencer cfta repugnancia , y confeo-uir 
íu intento , en opoficion de las razones del figlo , que ordinaria- 
mente fe arma contra las acciones de virtud , q^^^ para gloria de 
Dios deben lucir en la publicidad , con el efpanto de la\ipocre- 
sia, confiftiendo efte vicio, no en el hacer buenas obras exterior- 
mente , fino en egecutarlas por agradar á los hombres , y cobrar 
fus aplaufos quando con efte motivo , y con efta paga tan de 
humo, y ayre, no es pofible que dége'de quedar muy torcido el 
interior, y falfificar lo que fe efeonde, á lo que fe mira. El pri- 
mer medio fue poner a los ojos de todos los Capitulares el egem- 
plar de Santo Domingo de Guzmán fu Prebendado , y Arcedia- 
no, afeduofifsimo propagador de la devoción del Rofario , de 
quien fu Religión la continúa por la herencia mas eftimable, y 
para efto dio orden que en Madrid uno de los primeros , y mas 
primorofos Efcultores hicieíTe la Imagen del Santo de media talla, 
reducida á la capacidad del tablero , b refpaldo alto de una délas 
filias del Coro , veftido en fu habito de Canónigo Reglar , la qual 
íalio tan excelente , y acertada , como íe podía eíperar de la def« 

treza 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 163 ' 

treza del Artífice. Pintdfe , y encarndfe , y con los coloridos que-, 
do hermofirsima •, y habiendo fenalado con prudente congetura 
la filia que en el Coro le corrcfpondia al Santo , fegun fu dig- 
nidad , fe doro toda de alto a bajo , y embebiendo en ella el 
tablero con la efeukura , quedo Santo Domingo perpetuamente 
en el Coro , moviendo a imitarle á los que le fucedian en aque- 
lla gravifsima Comunidad. 

7 Efta fue la primera diligencia que aplico para vencer la re- 
pugnancia , y contradicion que fe declaro á los principios ; y fin 
duda fue la mas principal , y de mayor importancia para confe- 
(Tuir fu intento. A efto fe junto el que todas las mañanas en habien- 
do concluido la Iglefia con las obligaciones del Coro , y que los 
Prebendados fe iban a fus cafas, el con toda fu familia concurría 
a la Capilla dedicada á nueftra Señora , venerada en una Imagen 
antiquifsima , devodfsima , y milagrofifsima , con el titulo , y vo- 
cación de la Virgen del Efpino , y de rodillas rezaban a coros el 
Rofario , haciendo el Obifpo la declaración de los mifterios que 
encierra *, y últimamente rematando con las gracias , y ofrecimien- 
to , para que de todas maneras falieíTe provechofo elle fanro eger- 
cicio. Al principio con la novedad , que fiempre fue apetecible al 
paladar humano , fe fueron juntando a rezar el Rofario , y crecer 
el numero , algunas perfonas del lugar , en quien con mayor fa- 
cilidad fe imprimía la devoción : a elfos figuieron algunos del 
Coro , en particular de los Racioneros : con que ya fe via un nu- 
mero bailante a dividir , y componer dos Coros , con grandifsimo 
confuelo efpiritual del Prelado, que con cada perfona que fe 
anadia , aumentaba el teforo de fu alegría , en que la Virgen fan- 
tifsima fueííe férvida , y alabada. 

8 Con eftas demoftraciones , y lo que en el lugar fe alababa 
cíla importantifsima devoción de que fin duda fe reconocían ya 
muchos frutos , entró el Cabildo en mejor acuerdo , y difeurrien- 
do las razones tan eficaces que había , para que aquella Santa Igle- 
fia admitieífe , y pradicaííe elle egercicio , y que fi Santo Domin- 
go vivieífe adualmentc en ella , ninguna cofa esforzaría con tan 
gran conato como el plantarle, y promoverle, pues fue el primer 
cultor de las rofas de cfte jardín del Cielo , de común confenti- 
miento , y voto fe hizo eílatuto , y cftablccimiento de rezar todos 
los dias el Rofario en forma folemne de Comunidad en la Capilla 
de nueftra Señora. Para efto fenalaron la forma , y el tiempo, dif- 
poniendojquc por la mananajluego que cnelCoro fe huvieífe con- 
cluido la Mifa 3 y dicho Sexta, falieifen procefionaliiicntc con fus 


164 LIBRO SEGUNDO, 

ciriales delante , y por fu orden divididos Capellanes , Racione- 
ros , Canónigos , Dignidades , y últimamente el Obifpo, cantan- 
do con mucha devoción , y gravedad el Himno de Laudes del Ofi- 
cio de la Virgen, ^ne empieza i 0 Glovioju J^íY^tnuMy derechamen- 
te fucíTen á la Capilla de nueftra Señora del Efpino, y defpues de 
cantado el Himno con Tu Antífona, y Oración, que habla de 
decir el Obifpo , ó por aufencia fuya el mas digno de los Capi- 
tulares , fe dieíTe principio al Rofario con la propoficion del mifte- 
rio en voz rdta , y clara , alteriiandofe los dos Coros á empezar las 
Oraciones , b continuarlas , añadiendo al fin de cada Decenario un 
Gloria fatri , con que imitaííen los Coros el canto de ios Serafines 
de Ifaias : y acabado el Rofario , fe digcííe otra Oración de nuef- 
tra Señora, y de efta manera concluida la función , acompañaííeii 
al Obifpo hafta la puerta dcl Clauftro , donde le dcfpedian ^ Ti no 
era en los dias que el íc quedaba en la íglefia a hacer eftacion, y 
a viíitar los Altares , que todo el año lo acoftumbraba Lunes, 
Miércoles, y Viernes j porque entonces dcfde la mifma Capillafc 

dividía el Cabildo , y fe iban ios Prebendados á fus cafas. 

9 Prendió efta fanta devoción con tantas raíces , que ningún 
dia , por ocupado que fiieííe , b que los oficios fe acabaíTen muy 
tarde , fe dejaba de rezar con la mifma paufa el Rofario : y en la 
Feftividad folemnifsima del Corpus , en que el Pontifical , y la Pro- 
ccfion duran tanto , y que era prccifo que el Obifpo , y los que le 
aísiften quedaííen caníados , en volviendo a la Iglefia , y poniendo 
en fu lugar al Sandfsimo, fe defnudaba el Obifpo , y los que le 
habían acompañado , de las veftiduras Pontificales , y con el mif- 
mo orden que culos otros dias feriales, fe iban a fu cgercicio, 
como fiélfucííe eldefcanfo de la pafada fatiga. Siendo cofa dig- 
na de admiración , que quando habían precedido mayores ocupa- 
ciones, era mas copiofo el numero de los que concurrian, afsi del 
Cabildo , como del Pueblo , á continuar cfte fervor devoto j en 
que fe reconocía fer obra de Dios , y tan de fu fervicio, y agrado; 
pues habiendo fido tantas al introducirfe las contradiciones , def 
bai atadas con el efpiritu invencible del Prelado , y lo que impor- 
to mas , con los ardides fuavifsimos de la prudencia , al conti- 

nuarfe , y proíeguiiTe , eran y fon can fin dcfmayar los pro- 
grefos. 

1 o Eficacifsima perfuafion es el cgemplo para los naturales 
humanos ; pues no fue necefario mas de que en la Iglefia Cate- 
dral fe adiniticííe tan íaliidablc cftatuto, para que á fu imita- 
ción. 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. i ^ j 

cion en las Colegiales , y Parroquiales de todo el Obifpado. , aun 
s ^ares mas cortos , íiguiefleii inviolablemente la mif 
ma coílumbre , juntandofe la gente mas ruftica , y mas ocupada 
en las labores, y fatigas del campo en la Iglefia, antes de anoche- 
cer , deípLies de haber levantado la mano del arado , y dejado el 
azadón , para tomar el Rofario , y entender por, medio de aquel 
inftrumento , en el cultivo de la alma ^ habiendo precedido una 
exhortación dodrinal del Prelado, comunicada en una carta eferita 
a todos los Fieles delObifpado de Ofma , en que les convidaba,, y 
movia a abrazar elle medio tan acomodado , y feguro para lograr 
el fin de la íalvacion , de que hay tan raros , y prodigiofos egem- 
plos. Y para que aun los mas ocupados , y rudos , y en parti- 
cular en el tiempo de las enfermedades , en que los accidentes no 
.dan tanto lugar alas devociones , no dejaífen de aprovecharle de la 
del Rolarlo •, compufo uno , que le intitulo Rofario del corazón, 
en que con gran brevedad, y fin fatiga le relumen los frutos que ^ 
cogen en el campo dilatado , y cfpaciofo del Rofario entero, n’j 

capitulo V. 

T^ÓSIGUE LA NOTICIA (DE LA DISTINCION, 

y concíCYto de jus acciones. 

Orno un relox , gobernado con la igualdad de los 
pafos por donde el Sol camina , debe fer la vida 
del perfedo Chriftiano , que en todas las horas ha 
de tomarfe cuenta eftrecha de fus egercicios , para 
prevenir la hora de la ultima cuenta , que fiendo 
tan incierta , y el peligro de fu rebato tan igno- 
rado , folamente le le puede ocurrir , y aplicar remedio a fu incer- 
tidumbre , con vivir defvelados en todas , y obrar en la que el 
tiempo nos concede con aquel compás de intención, y dirección, 
q[ue fi no huvicífe de fuceder otra para nueílras rclpiraciones. 

z El cargo de Obifpo , es oficio de Paftdr , y el tiempo de 
ti abajar , y velar , es mas de fus Ovejas , que fuyo •, con que para 
atender fus balidos , y focorrer fus nccefidades , era precifo que no 
íc ocupaíTe todo en los egercicios de la Iglefia , y afsi los dias de 
trabajo , por ferio propiamente para fu minifterio , no iba por 
las mañanas al Coro, adjudicando por lo menos dos horas para 
los dcípachos , y los negocios. A las diez y media , poco menos , 9 

mas. 



librósegund ó, 

rn3.s y ^ Iglefia. íc acababa de cantar Sexta , íc bacía fe nal 
antecedente para convocarfe á rezar el Rofario ; y en oyéndola, 
aunc^ue tuvleilc enrre manos el negocio mas grave , fe deíemba- 
razaba, y pedía lugar para afsiftir a efta obligación , fufpendien- 
do el defpacho halla cumplirla 5 y acabada, los dias que no ba^ 
cía la cílacion de los cinco Altares , fe volvía luego a cafa , baf- 
ea la hora de comer , que ordinariamente no pafaba de las doce, 
b doce y media, fi no fobrevenia accidente legitimo que lo retardaf- 
fe , fe profeguia el dcfpaclio, procurando que ninguno falieíTe def^ 
confoladode fuprefencia. En llegándola horade comer, y avi- 
fado que la vianda eílaba ya en la mefa , venía con grandifsima 
modeília , y afabilidad , y antes de fentaríc daba la bendición a 
loshuefpedes,y ala mefa con devotifsima ternura : y luego, pri- 
mero qLla comida del cuerpo, fe empezaba el pallo efpiritual 
de la alma,leyendo uno de los Capellanes que afsillia, y eílaba fena- 
"lado para eílo,lo primero el Martirologio de losSantos del dia,y con- 
tinuando lo que duraba la mefa en la lección de algún libro efpi- 
ritual, vidas, y egcmplos de Santos, a que eílaba atentifsimo, fui 
perder claufula, por fereíle el principal fuílento de la viveza de fu 
entendimiento, y del incendio de íu voluntad. 

I Juntaba en la comida la mortificación que en todo lo de- 
más de fu vida regulada í pero con diícretiísimo difimulo , pri- 
vandofe voluntariamente de las cofas de mayor güilo , y regalo. 
Naturalmente era amicifsimo de fruta , y las hay en el Burgo 
muy delicadas ^ y de gran fazon , y jamas las probo , dando por 
caula , que como bebia agua , le bacía mal al eílomago , y era, 
porque deíde los principios de fu vocación , a imitación de algu- 
nos Santos , había hecho voto, o propofito firmifsimo de no comer- 
las. En el tiempo que fe hallaban , le ponían para principio algu- 
nas frefas , y ellas las comía por fer hierva , o legumbre , y por- 
que nccefitaba de ellas para templar la fangre. En fu mefa nunca 
faltaron liuefpedes , porque nunca güilo de comer folo , y por ella 
razón , aunque no fue fuperflua , tampoco fue efeafa : y a quien 
convidaba de mejor gana , aunque no buvieífc mas prevención 
que la ordinaria , era a los Religiofos ■, porque decía , que por lo 
menos tendrían mejor que comer , y mas limpio , y fazonado en 
j(u meía que en íu Refeólorio. Guílaba muebo de que los huefpe-** 
(des comieííen fin encogimiento , ni embarazo , diciendo , que los 
convidaba á comer , no a mortificarlos , y que los cumplimientos 
ion potros de las acciones huinanas,donde eftiradas padecen a vuel- 


VIDA' DE DON JUAN DE PALAFOX, xé-j 
cas de cordel con las ceremonias. En medio del cuidado que po- 
nia en que comieíTen bien los convidados , y de lo mas reo-ala- 
do que fe fervía á la mefa.dirponia él con eftudioío defcuido fu^abf- 
tinencia , y mortificación i porque rarifsima vez tomaba un boca- 
do de las aves , contentandofe con un poco de gigote de carnero, 
y algún plato que íe le bacía del cocido , y de todo efto era po- 
quifsimo lo que comia, fufpendido ordinariamente en la lección. 
Sucedía ponerle una perdiz, y defpues de haberla trinchado, y 
aderezado, muy como fi huviera de comerla, decir que la habla 
echado mucha pimienta , ó Tal, y de efta manera, fin llegar a ella, 
darla á alguno de los criados que fervian. Otras veces el plato 
de ave mandaba que le refervaííen para el Capellán á quien toca- 
ba leer á la mefi , otras al que le afsiília á la filia , y le daba de be- 
ber •, y de efta fuerte, alternando los regalos , ya con unos , ya 
con otros , jamas llegaba a ellos , ni los íazonaba para si. Quan- 
do por el Burgo pafaban algunos pobres peregrinos , ya fibian, 
que en la meía del Obiípo tenían la comida fegura , porque en la 
mifma fala donde él comía , fe ponía otro bufete con el fcrvicio, 
y ropa de fu Perfona, y alliles enviaba todos los platos que á él le 
hacían fin llegar á ninguno ^ con que fi no era de lo mas grofero, 

y menos guftofo , no fe componía de otros manjares fu ordinario 
fuftento. 

4 Con pafarío tan moderadamente, y con tan poco regalo loá' 
dias de carne , fubia de punto el mal tratamiento en los de pefea- 
do, pues no habiendo en el Burgo cofa de mayor eftimacion que 
las tiuchas, las qnales tienen nombre entre las celebradas de Ef* 
pana, y no llegando á él con facilidad, por lo extraviado de fu fi- 
no, otro pefeado frefeo en las Quarefmas, nunca las comib , y 
entre ano era milagro verle probar en Viernes , b Sabado un bo- 
cado de alguna. La pefea de las truchas únicamente toca al Se- 
ñorío del Obifpo , y las que en femejantes dias fe trahian para fu 
cafi , refervando las que eran menefter para los huefpedcs de la 
mefa, fe prefentaban á los Prebendados de mayor calidad , d dif- 
ponia de ellas a fii arbitrio el Mayordomo. De los peleados del 
mar , aun de los íalados , no íc alcanza por alia ordinariamente 
mas que el bacallao , y efte , por íer el mas defpreciado , era el mas 
de fu gufto; a el fe juntaba algún plato de hiervas , fegun el tiem- 
po , y un poco de arroz guiíado con aceyte , y tan defibrido, 
que no comiéndole ninguno de los que fe hallaljan a la mefa , él 
folo hacia de efte plato el eftbmago , como fi fueíTe la cofa de ma- 
yor 


"V 
• ■ 



LIBRO SEGUNDÓ, 

yor fiiftento , y regalo. May raras veces comia algunos huevos cri 
tortilla , b pafados por agua j porque aun efte le juzgaba por man- 
tenimiento mas delicado de lo que pedia fu mortificación. De los 
poftres que fe ponian a los hueípedes , nunca tomaba mas que un 
poco de anís , para beber con él un gran vidrio de agua helada , en 
todos tiempos , que efta fue fiempre fu bebida ufual *, porque co- 
cerla, óconficionarla, decia que era adulterar la claridad de la 
hermofura con que la crio la naturaleza , y corromper aquella 
pureza limpia con que retrata las facciones perfeótas de nueftra 

alma. .1 . j 11 

^ Scrviaíe la meía , no con plata , fino con vidriado blanco 

de Talavera j pues aunque de indias trajo una bagilla moderada, 
y férvido de plata , baftante para el decoro de la meía de un Obif* 
po , que no fe habia criado con platos de barro , luego que lle- 
go a Madrid , tuvo necefidad de empeñarla para focorrerfe*, y ha- 
biéndole perfuadido , que por conveniencia , y ahorro la defem- 
peñaííe , y llevaííe al Burgo , donde por la diftancia de Talavera, 
no era fácil reparar , y fuftituir lo que cada dia fe quebraífe en 
una cafa tan grande 3 y en manos de criados , fe dejo convencer, 
y llevo fu bagilla 5 pero duro menos que fi fueííe de barro , por- 
que a las primeras necefidades que vio en el Obifpado dignas 
de remedio, la mandó vender, refervando folamente algunas 
•cucharas, y tenedores , mas por la limpieza , y refpeto de los hueí- 
pedes , que por atención de fu perfona , que fin duda fe con- 
tentarla con una cuchara de palo*, conque vendida la plata vol- 
vió a refplandecer en la mefa de un Obifpo Principe la pobreza 
reli^^iofa , mas que lo preciofo de los metales í fiendo a los ojos 
del dueño , que lo defpreciaba todo , de mas fubidos quilates el 
barro de Talavera , que la plata del Potosí. 

6 Acabada la mefa , fe ponia en pie , y con gran devoción, 
y modeftia le daba a Dios las gracias por el fuftento recibido, 
y últimamente rezaba un Refponfo con fu Oración por las Ani- 
mas del Purgatorio , a quien tenia entrañable , y ternifsimo afec- 
to , pues cafi todas fus acciones las remataba con efta conme- 
moración j y quedandofe con los huefpedes fobre mefa , en una 
honeíla , y guftofa recreación , que durarla como una hora ef. 
cafa , los defpedia con grandifsima afabilidad , faliendo a acom- 
pañarlos hafta la puerta , la qual cerraba el mifmo , para retirar- 
fe defde aquella hora a fus egercicios fecretos. Debia de repo-. 
íar, ó quebrantar el fueno poco mas de un quarto de hora: 

X 


VIDA DE DON jUAN DE PAL AFON. 

y renrandore al Oratorio , dejando primero aíTeguradas todas las 
puertas , que de los apofentos de los criados mas familiares cor- 
refpondian a fu quarto, tomaba una rigiirofifsima difciplinajy 
baila las dos pafaba en oración , y en otros egcrcicios de mor- 
tificación , y fervor, que en aquel retiro fanco tenían folamcnte 
a Dios por regiífro. Defde las dos volvía al Oficio Divino, re- 
zando primero Vifperas, y Completas con gran atención , y pau- 
fa, profiguiendo dcfpues con las muchas devociones que fuera 
de lo obligatorio rezaba todos los dias ; porque decia el Oficio 
menor de nueftra Señora , el de los Difuntos , fin otros Oficios 
particulares , Letanías , y Oraciones fin numero , para lo qual an- 
daba fiempre cargado, y prevenido de diferentes devocionarios 
manufcriptos , é imprefos , y en elfo ocupaba todo el tiempo que 
tomaba para sí en el recogimiento , y abldraccion de las criaturas, 
fin defraudar el que era de las Ovejas , y del minilferio *, porque 
en llegando la hora de los fubditos , fe abrían otra vez fin regiD 
tro las puertas del quarto , y ninguno les impedia la entrada, que 
era franca a todos. 

7 A las tres en el Invierno, y á las quatro , algo mas , en el 
Verano , empezaba el defpacho , y fe daba lugar al concu rfo de 
los que venían a bufear el confuclo, y el alivio en fu Paftbr. Ve- 
nia el Provifor , venían los Miniftros de la Audiencia Epifcopal , a 
el Corregidor, y de mas Miniftros feculares , y á todos los oíay 
defpachaba, y firmaba, fin defazonarfe , ni moftrar canfancio, 
aunque fiieííe mucho el tropel de negocios que ocurrieíTe ; por- 
que era eftrana fu expedición, y refolucion: y como quien fe habia 
criado fiempre manejando materias tan grandes , y de tanto pefo, 
en la mitad de tiempo menos que otros , concluía , y fe defem- 
barazaba de todas las dependiencias que quotidianamente fobre- 
venian del Obiípado. El defpacho , y ocupación , o ya fueífe do- 
mcftica , ó ya eftrana , duraba hafta que fe hacía hora de ir á la 
Iglefia, y afsiftir a los Maytines, función a que bajaba inviolable- 
mente , fino es quando ocurría algún negocio tan urgente , que 
no podía dilatarfe , y que forzofamente pedia fu afsiftencia, te-* 
niendo no poco que ofrecerle a Dios en eftas ocurrencias del Ofi- 
cio , que le impedían el profeguir las acciones de fu efpiritual 
confítelo ; bien que efto no es , ni puede llamarfe dejar a Dios, 
fino bufcarle , y hallarle en todas las cofas fiendo el cuidado 
adonde el inclina el mas meritorio , porque fuele fer donde mas fe 
quebranta nueftro gufto. Lo ordinario era bajar a los Maytines 

Y 


una 


lyo LIBRO SEGUNDO, 

una hora antes que fe cmpezaííen , y con la Capa de Coro fe po- 
nía en íu Silla de rodillas , a tener oración mental , tan inmo- 
ble , y tan fin manifeftar el uío de los fentidos exteriores , que 
parecía una eílatua. 

8 Luego que fe acababan los Maytines , fe volvía inmedia- 
tamente á Palacio , a entender en fu minifterio , fi había defpa- 
chos del Obifpado en que ocuparle , y fi faltaban ehos, los dias de 
cftafeta hacía lugar a la refpueíía de las cartas *, que eran muchas, 
y muy continuas , fin poderfe negar a efta correfpondicncia , por 
fer de los fugetos mayores de Efpaha en todos eftados. Muy po- 
cas eran de cumplimientos , y cortesías , en que fe gaíla el tiem- 
po , y el papel : las mas eran de utilidad , y enfeñanza , por con- 
fultarle ordinariamente en ellas puntos gravifsimos , ya de cfpiri- 
tu , ya de eftado : á que daba tanta fatisfaccion , aun en las mas 
prontas refpueftas , que fi pufiera en ellas el eíludio , y la medi- 
tación de muchos dias , no pudieran falir mas acertadas , ni gran- 
gear mayor ellimacion en las períonas á quien fe dirigían. A to- 
das ellas ocupaciones fe les daba lugar halla media hora antes que 
fe fubieíTe la cena, y a elle tiempo íe hacía fehal con una campa- 
nilla , y fe convocaba la familia á concurrir en el Oratorio , don- 
de todos de rodillas, íe empezaba la oración mental, diciendo’ 
primero la Antífona ¿clVeni SanBe Spiritus ^ para invocar la DU 
vina Gracia , y leyendo uno de los Capellanes en alguno de los 
libros que tratan de Oración , y en que fe hallan diftribuidos ellos 
cgercicios fantos , la meditación de aquel dia : y dada feñal para 
que fe fufpendieííe la lección , entraba la meditación en fu filen- 
ció , á* aprovechar aquel trato interior ,y retirado, en que Dios 
íe comunica a las almas , llenándolas por medio de efta familiari- 
dad , de favores efpirituales. Rompía de rato en rato el fervor del 
Prelado en algunas oraciones jaculatorias , con que avivaba , y 
encendía el animo de los mas dormidos , a entender fin tibieza 
en elle egercicio tan provechofo , en qne íe ocupaba cerca de 
media hora. Dabaíe fin con el examen de la conciencia , y íe con- 
cluía con un Aélo de Contrición , pronunciado por todos en voz al- 
ta, y por remate decia algunas oraciones el Obifpo , y dada la 
bendición a la familia , para cerrar el dia , íe iba cada uno con 
gran filencio , y modeftia a afsiftir a fu minifterio. 

9 Del Oratorio íe íalia inmediatamente ala meía , para ce- 
nar , o hacer colación, y qualquiera de eftas colas era para el mo- 
deradiísima , por pbíervar de noche en todo mucho mayor 

tem- 


/ / 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOV. 1711 

templanza. También había lección erpiritual , ó conferencia mien- 
tras duraba la cena porque en fu mefa ^ en ningún tiempo fe 
hacía plato a la converfacion. El poílre era el mifmo que el de 
medio dia, echar la bendición, y rezar a las Animas el Refpon- 
ío. En levaiicandofe los manteles , fe quedaba con los huefpedes 
converfando, hafta que huvieíTen cenado los dos criados de Ca- 
niara , que dormían dentro de fu quarto : que entonces , defpi- 
.diendo los huerpedes , fe recogía cerrandofe las puertas ^ y en 
dejándole los criados Tolo , fe tiene por cierto , que fe volvía al 
Oratorio , y tomaba la tercera difciplina , y pafaba en él la ma- 
yor parte de la noche en Oración , y otros egercicios de mor- 
tificación , y penitencia , dando poquifsimo tiempo al fueho , que 
es el que fe lleva la mejor , y mas preciofa porción de la vida: 
fufpendiendole , y ufur pandóle á la razón los empleos con que fe 
eleva a los brutos , copiandofe en él una imagen de la muerte, 
ultimo embargo de las acciones humanas , y en la verdad , pri- 
vandofe por aquel tiempo la alma de todo lo que puede aprove- 
charfe , b para el merecimiento , ó para la doólrina. Por efto íe 
han declarado tanto contra el fueho exceíivo todos los Santos , y 
perfonas efpiricuales , y aun los Filofofos , y fugetos dedicados á 
la profeíion de las letras , han moftrado efta averfion , a lo que 
folo firve de alimentar la parte fenfitiva , dejando tan á efeuras, 
y ociofa la racional. 

10 En los dias feftlvos era mayor fu afsiftencia en la Iglefía, 
y el Coro •, porque fiempre bajaba á Tercia , Mifa mayor , y Sex- 
ta , que fe canta defpues de ella inmediatamente. Afsiftia a los 
Sermones con grandiísima atención , y gufto ? y muchas veces 
predicaba él mifmo defde fu Silla , con el fervor , y lagrimas que 
acoftumbraba , fin que el quedar caníado le eftorvaíTe el proíe- 
guir con los egercicios , y obligaciones del Coro j hafta que per- 
fectamente fe daba fin a todo lo que en la íglefia fe obferva por ef- 
tablecitniento , y haber rezado el Rofario en la forma referida: 
con que el defeanfo para él , y el enjugar el fudor de una fati- 
ga , era entrar en otra. Por la tarde , los dias de fiefta , volvía 
a Vifperas , añadiendo efia ocupación mas a los dias feriales , por 
juzgar, que en ellos crece el empeño de confagrarfe mas a Dios, 
que al cuidado de las criaturas, y atención a las cofas teim 
porales. 



171 ^ LIBRO SEGUNDO, 

CAPITULO VI. 

O EL f^ETI(^0 GUARDE QJJ E O^SE%VQ 

fiem^re en fu Cafa. 

Na de las mayores , y mas fegiiras deFenfas que 
tiene el cfpiritii , es el retiro , y la abílraccion,. 
porque el trato, y comunicación de las criatu- 
ras , mas íirve de tropiezo , que de ayuda , para 
lo que importa. Por ello , los verdaderamente 
contemplativos han íido en todos tiempos tan 
amigos de la folcdad. Efta confideracion hizo poblar las Te- 
baydas , y Defierros de Egipto , en cuya efcuela fe educaron 
hombres tan grandes en la perfección chriftiana , que parecian 
mas efpiritus , que vaíbs formados de tierra , y carne j y decian 
animofamente con San Pablo : que elevados del barro pefado , y 
grofero délas criaturas , toda fu converfacion , y trato le tenian 
en el Cielo i porque lejos de lo que en el mundo es embarazo a 
la anfia con que el efpiritu vuela como á fu centro á lo alto , ni 
entienden otro lenguage , ni perciben otro efíilo, mas que aquel 
con que Dios les habla a lo interior , y fecreto del corazón. 

2 Dentro de sí mifmo encierra cada uno dilatadifsimos ef. 
pacios, donde poder formar defiertos, y guiando por ellos Dios 
el interior de nueftra alma á la foledad guftofa , y amena de fu 
trato , habla al corazón humano , y le enfeña lo que debe oir, 
y lo que conviene aprender. De las criaturas , pocas veces fe re- 
ciben otras noticias , que las que ofenden , y íu comunicación def- 
camina mas que enfena. Por cfto huía tanto efte atentifsimo 
Prelado el tratar con los hombres, fino era lo que precifamente 
no podía negar a fu obligación, refguardand o fe de las conver- 
faciones, que bufeadas ordinariamente con pretexto de honefto 
divertimiento , fuelen efeonder el mas declarado peligro á la in- 
i^uietud interior. Y afsi decia : „ Que una de las principales ra- 
„ zones porque fe hallaba guftofifsimo en el Obifpado de Ofma, 

>, era, porque el Burgo carecía del vano cumplimiento de reci- 
,, ir vifitas , y pagarlas ; y que no tenia mas vifita que la de íu 
„ cfpofa, y de fu Obifpado, que fon las vifitas que aprovechan, 
j, quando todas las otras dillrahen , y que el tiempo que en otras 
„ Ciudades mas populofas, y de mayor punto había de gaftar 

„en 



Si 


Si 


Si 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 175 

en eílas ceremonias, y urbanidades feculares, le ocupaba fruc- 
tuofamentc con los libros aprendiendo, y con la pluma didan- 
do. Y fuera impofible haber efcrito tanto , fi no es abftra- 
ycndofc de cjnanto podía parecer diverfion , o defahogo. 

3 Naturalmente era aficionadiísimo al campo , inclinación 
muy propia de efpirituales, y contemplativos •, porque en el 
campo fe ven las obras de Dios, fin mas artificio , que el que reci- 
bieron de fii mano Omnipotente, y de fu Sabiduría infinita. Hablan 
en el todas las coías aquel eftilo natural , y fencillo , donde no ca- 
ben dobleces , y con la pureza del lenguage enfeñan á admirar, 
y enamorarnos de las perfecciones de fu Autor , y levantan el 
corazón contemplar , en lo que ellas copian de hermofura , la 
que en sí contiene , y encierra el Supremo Original , de quien 
fe deriva todo lo hermofo , y agradable : y en ella inclinación íc 
violentaba , y mortificaba , b por negarfe efte gufto , b por no 
quitar a fu ocupación efte tiempo. Hay en el Burgo ameniísimas 
íalidas , por íer un lugar muy delicioío , colocado entre dos ríos, 
baftantemente caudalofos para fecundar los campos con fus rie- 
gos , y lifongear el gufto con fus pefeados , fin poner temor con 
fus profundidades , ni amenazar eftragos con fus avenidas : y con 
Jer la recreación tan entretenida, y tan vecina al lugar , que fe 
une con fus mifmas murallas , en todo un verano no fue pofiblc 
vencerle a que falieíTe al campo mas de una vez , y efta no por 
entretenimiento , fino con cauía j pues por no tener la Villa den- 
tro de sí agua de fuente , y fer él tan amigo de efte elemento, 
que fue fiempre fu bebida ufual, defeb, a expenfas fuyas , condu- 
cir una fuente a la plaza del lugar , de quien los vecinos pudicf- 
íen íerviríc fin caníancio , ni cofta i y para efte fin íalió una 
tarde á reconocer el manantial , y el origen de una fuente , que 
cftaria diftante del Burgo poco mas de una legua , procurando 
allanar las dificultades que en encaminarla fe ofrecieífen •, porque 
los vecinos gozaííen efte beneficio , que no era pequeño , pues las 
aguas de los ríos , de quien ordinariamente beben , no ion en 
todas las eftaciones del ano faludables ■, y afsi , la única vez que 
falio al campo, fue a buícar la utilidad común, no a confeguir 
fu divertimiento particular. 

4 Solían algunas veces aconfejarle los Médicos , y otras per- 
fonas , que reconociendo la importancia de fu falud , defeaban 
por todos los caminos aííegurarfela , que era conveniente hacer 
cgercicio para confcrvarla , y falir al campo a efpaciarfe , y diver- 
tir- 


33 


33 


33 


33 


3 ’ 


33 


33 


33 


33 


$3 


33 


LIBRO SEGUÑD Ó, 

tirfe y porque la continua ocupación , ya en los eíludios , y eferi- 
tos , vá en las atenciones del minifterio , era precifo que la opri- 
mieíTen , y deterioraíTen , con lo que enflaquecen el eíldmago , y 
la cabeza eftos empleos , donde el difeurfo trabaja , y fe fatiga 
mas que las fuerzas corporales en las tareas que declaran fu mo- 
limiento con el fudor. Y a eftas inftancias , nacidas de tan buen 
zelo , refpondla : „ Que él no tenia filud propia , pues la de un 
Prelado , y Paftbr , es mas de las Ovejas , que fuya : y que por 
bufear la conveniencia de fu perfona , ni por un inflante fe 
ajuílaba á hacer falta , y dejar vacio en el minifterio. Que 
mientras él eftaba en el campo , fin mas fin que el de diver- 
tirfe 3 podria fuceder dar algún balido la Oveja laftimada , fin 
que él le oyeííe, faltando el remedio donde no efta aplicado el 
oido. Que la continua guerra ^ y declarada encmiílad que hay 
entre las Ovejas , y los lobos , no permiten en el Paftdr nin- 
gún divertimiento , pues a un volver de cabeza defeuidado, 
carga el lobo con la Oveja , y fe le imputa a fu defacencion 
la carnicería , y el eftrago. Con que no era pofible apartar- 
le, ó divertirle un punto délo que tenia a fu cargo, para afan, 
no para recreación. Lo mas que folia hacer alguna tarde de fief- 
ta , defpues de haber cantado en la Iglefia las Vifperas , era irfe 
á pie al Convento de los Padres Carmelitas Defcalzos , que aun-í 
que eftá fuera del lugar , es cafi contiguo a las mifmas murallas,, 
donde qualquiera que le bufcaífe podia hallarle con mucha fa- 
cilidad : y afsi fucedia ir alia los Miniftros , y Oficiales con los def- 
pachos que fobrevenian , aun en efte breve rato : y que es cierto 
no le tomaba para defaliogo , fino para aprovechamiento ; porque 
en efte Convento tenia fu Confefor, Religiofo muy anciano , y 
gran Maeftro de efpiritu , con quien en efte tiempo fe apartaba 
en la huerta, b en algún lugar retirado de la cafa , á comunicar 
las cofas de fu conciencia. Alguna vez guftaba fe juntaíTen en la 
huerta los Religiofos , y que en fu prefencia fe movieífe confe- 
rencia efpirituaV, para oírlos, y aprender , por el gran concepto, 
y eftimacion que tenia de efte obfcrvantifsim.o inftituto , y 
quan dedicados fon a la oración mental fus profefores , fuente 
caudalofa , donde fe bebe la mas pura enfenanza. 

5 Quando fucedia mudar de eftacion , fe iba al Hofpitalj que 
aunque en él no hay ordinariamente enfermos refpeólo de la 
cortedad dcl lugar , y que muy pocos de él necefiran de valer- 
fe de efte refugio común , donde la verdadera caridad tiene fu 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 17^^ 

cfcuela , como era tan amigo de los pobres , hallaba confuelo en 
el lugar donde Teles prevenia albergue, y acogida: y guftaba hablar 
con el Adminiftrador , y tratar con él lo necefario para el fervicio 
de los enfermos, defeando eftavieíTe todo difpuefto , y á punto, 
para quando ocurrieííe el cafo de valerfe algún pobre del Tagrado 
del Hofpical ; y en habiendo algún enfermo , eran alia fus mas fre- 
quentes íalidas , afsiftiendo todos los dias , que no tenia otro impe- 
dimento mas legitimo , á darle de comer , y hacerle la cama, con- 
folandole con fu prefencia , efpirltiial , y corporalmente , no ha- 
biendo empleo mas de fu güilo, é inclinación : y echando folamem 
te menos el no vivir en lugares mas populofos , por carecer de 
cgercitar fu caridad ardentifsima en la frequencia de los Hofpitales, 
donde fe encuentra el logro mas feguro de bufear a Dios , y fer- 
virle en fus criaturas. 

CAPITULO VIL 

m OT^^OS EGE^ICIOS , QUE USABA COK LOS TOB^^S 

en yií Talado, 

Reinta y tres anos no mas vivió Chriílo Reden- 
tor nueílro corporalmente en el mundo : bre- 
ve, y brevifsimo periodo para la vida de ma- 
yor importancia que ha vifto el tiempo , defde 
que amaneció la luz a alumbrar el Caos de la 
Creación. Anfia ha fido de muchos Santos el 
no haber conocido , y comunicado a elle Señor , viviendo en 
nucílra carne mortal : y la mayor defdicha del mundo fue , que 
quando le tuvo , y le gozó en ella , fueron tan pocos los que le 
conocieron , que aun los propios le ignoraron. Fúndale en muchos 
el fentimiento de ella falta, por no haberle férvido , y agafajado 
con aquel rendimiento , y carino, que convenia a tanta Magef- 
tad : y no bajó para ello a la humildad de nuellra tieiia^elque 
en las cumbres del Cielo tenia a fus plantas el amor mas abrafa- 
do de los Serafines , que le fervian , y le adoraban. Vino al mundo 
humilde , y pobre , a fer abatido , y defpreciado : porque con ellos 
medicamentos contrarios fe curaífe la enfermedad de nuellra fo- 
berbia , que prendió en nueílro barro a peifuafiones aílutas de 
la Serpiente. Quien le conoció en el mundo , le vio pobre , y 
le acarició como a pobre : y para los que no le conocieron dejó 



lyó LIBRO SEGUNDO, 

un confaelo grande , y un trato muy familiar , y muy frequentc 
en tantos pobres , en quien fu perfona fe fuílituye , y por cuyas 
manos recibe las obras de caridad , y mifericordia , que con ellos 
fe egercitan ^ Tiendo él en la verdad , y en el aprecio para quien íe 
hacen. Elba fue la razón de nacer, vivir, y morir tan pobre, y 
defnudamente el Señor univerfal de todos los Teforos de Cielo 
y Tierra , el que los hombres le eocontraííen tan fácil , y familiar 
al remedio de fus necefidades : que los poderofos del mundo , 
los que fe defvanecen con el ayre de la grandeza , y del feñorio 
elevados en la cumbre de fu fantafia , ni fe coníienten tocar , iií 
permiten fer comunicados , por entender que fe aja aquella in- 
chazon con que fe diftinguen de los demás , que averiguada no 
es mas que viento : haciendo melindre , y aun ofenfa , de que el 
ayre popular , y común llegue á fu foberanía , Tiendo vanidad to- 
do lo que recogen. Gran favor de la pobreza , y declarado defden 
'de lo que en el mundo tiene nombre , y fonido de eftim ación, 
que no digeííe Chrifto que le encontrariamos en los nobles , en 
los poderofos , en los ricos , fmo eii los defvalidos , en los defpre^' 
ciados , en los pobres, para agradecer, y pagar como propios los 
férvidos que á ellos fe les hicieííen. 

z Bien entendida tenia efta Filofofía chriftiana , mas íegura,^ 
y verdadera jque la de la tranfmigracion de las almas, fingida, b fo^ 
nada de la efcuela Pitagórica, el que con caridad tan encendida aten- 
día á focorrer, y fervir los pobres, confiderando en cada uno de 
ellos la Perfona , y Mageftad de aquel Señor , que fe viftib de eñe 
trage para fucederfe en los pobres , y obligar con eftaaltifsima me- 
ditación la tibieza humana á dar tan conocidamente á logro lo 
que en fus manos fe dcpofita. Porque á mas de las limofiias co-. 
muñes , y quotidianas, fin que llegaííe pobre alguno á fus ojos 
que no íalieííc deípachado , y íocorrido , o en poco, b en mucho, 
todos los Jueves del año ( á imitación de Chriño nueftro bien que 
al defpedirfe del mundo hizo mefa franca á fus doce Apoftoles , 
unos pefeadores rudos , y defpreciados , difponiendoles en ella 
el plato de mayor cofia, y regalo, que el antojo humano tan 
dificultofo de contentar pudo apetecer ) daba de comer á doce 
pobres con la folemnidad , limpieza , y ceremonias , que mof- 
traban bien la interior inteligencia que gobernaba efia acción , 
y que en ella contemplaba efte efpiritualiísimo Prelado á Chrifto 
5cñor nueftro , acompañado de fus Apoftoles , ó regalándolos, b 
firviendolos,, 

En 


Vida de don juAn de pal afox. 177 

'5 En la pieza donde comía fu familia fe difponian las me- 
ías , que lo ordinario era para las doce , donde el Sol hace me-? 
dio dia. Todo el férvido paradlas era particular , y deftinado fo- 
lamente para efte fin , y ufo : fiempre cubrían las mefas de man- 
teles limpios , y a cada pobre fe le ponía fu fervilleta , fu cucha- 
ra de palo, y cuchillo, vafo en que beber, y jarra blanca ca- 
paz para dos, en que fe iba echando la bebida : debajo de cack fer- 
villera había un pan de á dos libras , y delante de ella un plato 
con la fruta del tiempo para principio , en que habría la canti- 
dad de media libra, poco mas. A la hora fehalada entraban los po- 
bres a fentarfe , y ocupar fus lugares , y en eftando juntas fe le 
daba avifo , y falia de fu quarto , y entregando el bonete á uno 
de los criados , fe quedaba defciibierto , y lo prime_ro era echar- 
les la bendición de la mefa , y dar fehal para que empezaíTen a 
comer. Luego por mano de los criados fe fubia de la cocina la 
comida , y de dos en dos los platos fe los ponían en las manos a 
el , que los aífentaba fobre la mefa delante de cada pobre. Ser- 
viafeles lo primero una eícudilla de caldo muy bien fazonadoy 
porque fi reconocía que no lo eftaba, reprehendía al Mayordomo, 
y al Cocinero : luego un plato de carnero guifado con diferen- 
cia , porque en elfo fe atendieífe también, no folo al fuftento , fi- 
no al güilo de los convidados : dcfpues de elle extraordinario íc 
les daba media libra de carnero cocido , con un pedazo de to- 
cino , y las hiervas que produce el año , fegun fus eftaciones , y 
dos , b tres veces fe les echaba vino aguado en las jarras , que te- 
nían preparadas , para que cada uno bebieíTc fegun fu necefi^ 
dad, fin limitaiTeles la bebida. Tenían también licencia de í^uardar 
lo que les fobraíTe de la comida para llevarlo a fu cafa , con que 
en muchos la refección no era folamente perfonal, fino de fu 
pobre familia. En acabando de comer , y levantando los platos, 
defpejando el Obifpo por fu mano las mefas , trahía el Limofne- 
ro en una fuente doce papelillos, y en cada uno de ellos quatro 
reales , que inmediatamente por sí los diílribuía entre los doce 
convidados , y con ella limofna fe daba fin a la meía : y puef- 
tos todos en pie cerraba con el hacimicnto de gracias, y echándoles 
la bendición los defpcdia con grandifsima afabilidad y agrado. 

4 Mientras la mefa había también lección de algún libro cf- 
piritual , y devoto, y en particular lo que mas frequente mente 
fe leía , era la explicación de la Doblrina Chriíliana , y de las le- 
yes a que cíLimos obligados , por fer eílo de lo que de ordina-^ 

Z rio 





lys LIBRO SEGUNDO, 

rio necefitan mas los pobres, y aun los ricos , que viven con 
gravifsima ignorancia de fu obligación. En algunos puntos que 
pedian mayor ampliación , difeurría , y razonaba él , dándoles 
la luz necefaria para que los percibieííe aquella rudeza fencilla-, y 
otras veces , por fer efta coftumbre muy natural Tuya , llevado 
de la atención a lo que fe leía , interponia algunas glofas de mu- 
cha ternura , y devoción , interrumpiendo la lección con mayor 
provecho de los convidados, con aquellos Ímpetus encendidos, 
que le fobrevenian , llenos de afecto y eníehanza , con que no 
Tolo falían los pobres de fu caía fuftentados , y focorridos corpo- 
ralmente , íiiio dodrinados en lo erpirituai , que era el único 
motivo de todas fus ocupaciones. 

5 Efte era el egercicio de los jueves , y los tres ultimes anos 
de fu vida , en que fu caía recibid mas eftrecha forma ( parecien- 
do familia de Religión Deícalza , mas que Palacio de Obifpo Se- 
cular ) codos ios dias fe daba la limofna á la puerta a quantos po- 
bres concurrían , como fe acoftumbra en las Religiones •, bien que 
con una diferencia , que los Religiofos fuftentan á los pobres con 
fus fobras, que por íer pobres no pueden de otra manera*, pero 
aqui con el mifmo cuidado , y regalo que para el Obifpo , fe gui- 
faba la comida para los pobres , porque fe reputaba él por el mas 
pobre , y míferable de todos. Hacianfe dos ollas muy abundan- 
tes , y fazonadas de carnero , tocino , y hiervas ; y en habiendo 
él comido con fu familia , dándole noticia que los pobres que fs 
bailaban en el lugar , fe babiaii convocado a la puerta , bajaba 
acompañado de fus Capellanes , y criados , y lo primero les da- 
ba la bendición , y luego les repartía el pan ^ que iba hecho quar- 
tetones en unas ceftas , por fu mifma mano, ayudándole quando 
los pobres eran muchos , algunos de los Capellanes , y con el mif- 
mo orden, y concierto fe diftribuían entre todos las ollas , en fe- 
nandoles , mientras duraba la comida , porque no íc perdieííe 
ningún tiempo , la Doctrina Chriftiana , y los puntos mas impor- 
tantes para faberfe confefar , que es el pafto efencialifsimo para 
la falvacion , y en habiendofe repartido , y cerrado la comida, da- 
das gracias, por poner a todo el fin que fe le debe , fe defpedian 
los pobres , y él volvía lleno de gozo eípiritual , á retirarfe en el 
recogimiento de fu quarto. 

6 Como el principal confíelo de fu ocupación le tenia libra- 
do en los pobres , y en comunicarlos , y fervirlos , inventaba nue- 
vos empleos, para fiitisfacer el anhelo de fa caridad ardentifsima; 

1 



VIDA DÉ DON JUAN DE PAL AFOX. 

y afsi los miércoles ^ y los (abados por la tarde , hacía convocar 
todos los pobres pafageros y peregrinos , que como á refugio 
común de fu neceíidad , íe hablan acogido al Hofpical , y juntán- 
dolos en la pieza , que ya citaba dedicada para refectorio común, 
prevenidas unas vacías grandes y agua caliente, fuavizadacon la 
fragrancia natural de las hiervas , y las flores que produce el cam- 
po , les lavaba de rodillas los pies , y fe los befaba muchas veces: 
cortándoles las uñas, y los callos con grandifsimo afeo , limpieza, 
y veneración', como quien en aquellos pies tenia prefentes , y retra- 
taba los del Redentor del mundo : elevándole , y enterneciéndo- 
le tanto algunas veces eíla conGderacion , que fin encarecimiento 
puede decirfe , que fe los bañaba , y lavaba mas con las avenidas 
que derramaban fus ojos, que con la agua que recogia la vacía.. 
Concluido el lavatorio íe Tentaban los pobres en la meía , y les 
daba de cenar baítantemente , y defpues en unos papelillos la li- 
mofna fuficienre para que pudieíTen profeguir fu camino. Quan- 
do acontecia falcar en el lugar peregrinos , porque no fe incerrni-- 
ticífe un egercicio de piedad can fervorofo , fublticuíatl los pobres 
de la Villa a los pafageros , y con ellos obfervaba las miímas cere- 
monias, pues en unos y otros tenia fiempre delante la mifma 
confideracion. 


CAPITULO VIIÍ. 

LA ULTIMA %EF0%MAC10K A QUE 
Ju per Joña , y familia, 

A.y cgccucíon tan heroyea de virtudes, que no 
deja otra cofa que dcfearlc mas que la perfeve- 
rancia, por parecer dificultofo fenalar términos 
donde pueda enfancharfe , y crecer. Es la per- 
feverancia la que cierra el periodo al merecimien- 
to , y el circulo á la corona , y todo lo trabaja- 
do de la vida es ocioíb , y vano , fi eíla virtud no pone el colmo 
á los frutos , y Telia los aciertos. Por efto los verdaderamente 
perfedos , y efpirituales nunca fe han dado por fatisfechos de lo 
obrado , aunque fea muy fublime , y de quilates muy crecidosj 
porque es muy arriefgado aíTegurarfe la perfeverancia con parar, 
aunque en un punto de gran altura , pues el que fe detiene , íc 
halla mas expuefto á caer , que a fubir ; de donde nació aquel 

Z pro- 







i8o Libró segundó, 

proverbio , entre los que tratan de efpiritu , que en elle camino, 
el no dar fiempre pafos adelante, es volver atrás. Recelofo de efte 
defpeño efte Prelado, cada dia anhelaba á eftado mas fubUme, juz- 
gando con prudencia solida , que nunca paíaba de los principios , 
para aífegurar con efta cuerda defconíianza los fines. 

z El tefon de fu vida mortificada , y penitente en todo lo que 
podia fer comodidad , d regalo de fu perfona , duró cafi treinta 
años ; largo termino para que fu afpereza , y rigor fueííe hipo- 
cresía como decian muchos, cuya fimulacion no fufre tan dila- 
tadas duraciones. Es efímera la hipocresía que fe cine á horas, no 
fe eftiende á años ; no fe cuentan fus firmezas con los figlos , pa- 
ía fu variedad con los inftantes •, y lo que no es interior , no íe 
ajufta al mal tratamiento de lo fenfible , y hacer violencia á los 
afedos. Pruebe la hipocresía á durar tanto con una vida tan eC 
quinada, y tan defapacible á las delicias , que naturalmente apete- 
cen la carne , y la fangre , y fi efta fe llamare hipocresía , fe ha- 
brán errado los nombres á las virtudes y los vicios. Subió á nue- 
va y akifsima perfección en los tres años últimos que precedie- 
ron a fu dichoía muerte 5 pues embarazado con algunas circunf- 
íancias , que á la moderación de fu animó le parecían de mayor 
eníanche que el que convenía á un Obifpo pobre , fe eftrechó aun 
en lo exterior á deícubrir que era Religioío, pues en lo interior 
no era nada menos que Dcfcalzo , y muy mortificado. 

S Para efto quifo que fu cafa tomaííe forma de Convento, 
en todas las acciones de Comunidad que en ellos fe obfervan •, por 
donde, aunque de pafo , fe dcfvanecerá la calumnia de algunos 
que quifieron enemiftarle con las Religiones , afirmando que era 
opuefto álos Inftitutos Regulares, y que fe moftraba enemigo de 
los Religioíos 5 pues fi efto fiaera afsi no procurarla fu imitación, 
y íemejanza en tantos egercicios, que le conftituyeron mas en ci- 
tado de Obiípo Religioío , que Secular , que lo que íe aborrece, 
íe huye , no fe imita. No ha habido fugeto mas eftimador , y 
amante de las Religiones, y Religiofos,porque-con ellos era fu ordi- 
naria comunicación , y trato: y fiempre que tuvo comodidad pasó 
entre ellos mucho tiempo, acudiendo el primero á todos fus eger- 
cicios *5 porque con los que íe profeían , y pradlican en común, 
moftró fiempre entrañable devoción , y eftos procuró imitar en 
quanto le fue pofible , aun en lo fecular de un Palacio. Faltaba en 
el íolamente el que fueííe Refeólorio fu mefa por alejar privada- 
mente de la. fu y a todo lo que pudieíTe tener apariencias de vani- 

dad^ 




VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 1 8 

^ad^y cxcefo, y para conreguirlo , determinó que la pieza, que 
vulgarmente llaman Tinelo ( donde antes comian los Pages , y 
criados de menor calidad, y los jueves los doce pobres) fe dedi- 
caííejwa refedorio común, donde él, y toda fu familia a la lio^ 
ra feñalada concurrieífen a comer. Egecutólo como lo habia pen- 
fido , y en la capacidad de efta pieza fe repartieron cinco mefas, 
en que cómodamente pudieífen caber todos , las quales confta- 
ban de limpieza , y afeo fencillo fin alguna profanidad. En el 
medio de la mefa traviefa fe fentaba , por la dignidad de Cabeza, 
el Obiípo , y á fus lados los huefpedes mas principales que habia, 
porque rara vez dejó de tenerlos , fin los domefticos , y familia- 
res de cada dia , que eran el Provifor , el Vifirador , y un Canóni- 
go Dodoral , los quales vivian dentro de fu cafa , por haber fi- 
do criados fuyos , y guftar de tenerlos en fucompania, y fobre- 
llevarles con efta conveniencia la renta limitada de fus Preben- 
das. En las mefas reftantes fe acomodaban todos los demas cria- 
dos por fti orden i los primeros los Capellanes , los quales fe cu- 
brían mientras la mefa : luego fe feguian los Pages , y los demás 
criados de efcalera arriba , de quien fe componía la Comunidad, 
y eftos comian en cuerpo , y defeubiertos , pero fentados. Ser- 
vían la mefa por femanas todos los criados , fin diftincion , de 
dos en dos , o de quatro en quatro , fegiin. era el numero , y con- 
currencia de huefpedes. En la modeftia , y compoftura de fervir, 
y en el filencio con que cada qual atendía á fu minifterio , no pa- 
recían feglares fin difciplina regular ,‘fino Novicios de la Religión 
mas auftcra , y reformada. En la mefa á ninguno le era permiti- 
do hablar palabra , porque fe daba toda la atención , y recogi- 
miento al aprovechamiento de la lección efpiritual , fin que pare- 
cieíTe que al cuerpo , yáfu regalo fe le difponia en ella mas que 
lo neccfirio para vivir. Lo ordinario conftaba el fuftento de los 
antes , y poftres , que fegun los tiempos fe hallan en aquella tier- 
ra, fin que coftaíTe diligencias exquifitas el bufcarlos , de una 
olla muy abundante, y fazonada , y de un extraordinario , ó pla- 
to de más, de lo que mas cómodamente podia prevenirfe para ca- 
da dia , que para alimento quotidiano era lo fuficiente : aunque 
en algunos dias particulares , y mas feftivos crecian los platos , y 
la delicadeza de ellos, como fe acoftumbra también en todas las 
Religiones, fin que en ningún diótamen fuyo faltaífc á la debida 
prudencia pues aunque él con fu perfona era tan rígido , y tan 
mortificado fu trato , que de lo ordinario le fobraba mucho , no 



CÍBRÓ SÉGUNb(5, 

iqucria que los liucfpeclcs , y familiares de fu mefa pafaíTen por ellas 
mifmas leyes de cftreclieza , y moderación *, antes ordenaba que 
los platos de cada uno fueíTen abundantes , y bien guifada la 
comida , y tenia particular confuclo de ver comer á los demás , y 
que no parccicííe que ninguno quedaba hambriento , d defazona- 
do por la falta de la comida. 

4 Fu® antiguamente la Santa , é Iluílrifsima Igleíia de Ofma 
de Canónigos Reglares del Orden de San Agullin , y para confer- 
varefta memoria de fu loable Inftituto , la Dignidad ^ que en las 
demás Iglefias Catedrales fe llama Dean, y es la cabeza que pre- 
cede , y prcfide al Cabildo , aqui tiene el nombre de Prior con el 
cftilo de los Conventos Regalares. Envidiaba el Obifpo afcéluoía- 
inentc elle genero de vida abftrahido , y retirado , que profeso fu 
Igleíia , y quiíiera renovar , b reproducir aquellos tiempos primi- 
tivos , y dichofos, en que fus Prebendados vivian en común , y de 
común. No era fácil confeguirlo , y reducir á práílica lo que por 
tantos figlos habia variado tan diftinta forma : y lo que recono- 
cía como impofible en toda fu íglefia , lo ajuílb en quantas ac- 
ciones pudo en fu caía , en tantos egercicios de comunidad como 
en ella introdujo. Eíle del refedorio fue de los últimos , y no el 
de menor utilidad , y edificación : reparando muchos inconve- 
nientes , y quiebras en los criados , obligados á comer con tanta 
circunfpcccion en la prefencia de fu Dueño : que lo ordinario en 
la comida es donde mas fe defahoga nueftro natural. Causo tanta 
cílimacion , y veneración eíle lugar , que habiendo ido al Burgo 
á vifitarle un Señor , entre los Grandes de Caftilla de los de pri- 
mera magnitud , dio orden el Obifpo , que en fu qiiarto fe pre- 
vinieífe la meía , con el aparato , y oftentacion que convenia á 
un huefped de tanto cumplimiento : con que habiendo llegado 
la hora de la comida , y entendido eíle Señor la fingularidad que 
fe ufaba con él de parte del Obifpo , ceremonia debida á tan alto 
perfonage , y punto que habia forzofamente de obfervar fu gran 
cortesía , y difcrecion , no fue pofible vencerle á que quifieíle 
comer en la mefa preparada , diciendo ; ,, Que él , aquel dia ve- 
3, nía á bufear el plato mas regalado de fu cafa , que era fer fu 
3, fubdito , y parecerlo en la comunidad que habia inílituido. 
3, Que pues fu efpiritu le habia reducido á comer en aquel lu- 
3, gar, no era razón que el huefped vinieífe á darle una pefadum- 
3, bre , facandole de él. Que de fu cafa queria llevar enfeñanza, 
,3 no regalo , y que ella la hallarla antes en el refcélorio humilde 

y. 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 185 

y mortificado , que en la mefii oílentofa. Con que fue fior- 
zofo , a tantas inílancias , y replicas , ceder , y mudar al refedo- 
rio lo prevenido •, aunque fe omitieron algunas circunílancias de 
la regulaiidad de otros dias , por el refpeto del convidado^ á quien 
todos los criados firvieron. ^ 

5 Dabaíe principio a la mefa quotidiana en el nuevo refedlo-' 
rio , entrando todos en el por fu orden , con gran filencio , y 
modeftia , y en cftando juntos , empezaba el Obifpo la ben- 
dición de la Mefa , y la proíbpian los demas. Luego fe Tentaban 
en el lugar que cada uno tenia Tefialado , Tegun fu ancianidad , y 
precedencia : y en fentandoTe , uno de los Capellanes, á cuyo car- 
go eftaba cometida efta ceremonia , daba noticia del Santo que 
conforme al ufo delalglefia Romana, y de los particulares que 
aquella Iglefia celebra , Te habla de rezar el dia figuiente , y del 
modo de ordenar el Oficio Divino , para que en nada Te erraíTe, 
o Ce faltaííe á una obligación tan efencial del Efiado Eclefiafiieo! 
Recibida de todos con atención efta importante enfenanza, profe- 
guia el mifmo, u otro Capellán, Tegun las ocurrencias defemba- 
razaban el numero, leyendo en el Martirologio Romano las Vidas, 
y Tnunfos de los Santos, cuya conmemoración tiene la Dlefia 
diftnbuída por los dias del año : y luego hacía el Obifpo íeña!, 
para que los criados a quien tocaba Tubieílen la comida. Todo 
el tiempo que duraba ella Te continuaba la lección de libros ef- 
pirituales , b Hiftorias Eclefiafticas , de utilidad á las coftumbres: 
Tin que en el Te oyeíTe , b Te TintieíTe otra voz , b ruido mas que al 
que leía. En acabando de comer , Te levantaban todos con el mif- 
mo Tilenclo , y compoftura, y habiendo dado gracias , y dicho á 
las Animas el ReTponTo , iban juntos inmediatamente al Oratorio, 
y de rodillas por algún breve rato , Te hacia el examen de la con- 
( nc a tan necefaria para traher bien ordenada la vi- 
da ) y en concluyéndola Te retiraban á Tus apoTencos los criados, 
y el Ooifpo íe quedaba en iu quarto con los huefpedes , ocupan- 
do el tiempo , que no fe puede dar a otros cuidados mayores, 
en honefta converfacion , hafta que llegaba la hora de repartir la 
limoTna , y comida de los pobres *, que teniendo aviío de que ya 
Te hablan convocado a la puerta , bajaba , y la diftribuía: y luego, 
íin otra diverfion , Te retiraba, y recogía en Tu quarto a los em- 
pleos Tecretos , para quien tenia medidas , y deftinadas las 
horas. 

6 Velaba por todas partes , fin dcícanfar , ni aflojar un pun- 
to 








LIBRO PRIMERO, 

to al aprovecliamiento propio , y ageno , y para efto inílituyó 
en fu familia una conferencia de cafos morales •, dodrina única 
para los que han de tener a fu cargo dirección de almas agenas,y 
para el buen gobierno de la propia •, pues fin ella luz daran muy 
mala cuenta de fu minifterio los Curas , y Confefores , que fon 
los Paílores , y Miniftros inmediatos , en quien defeanfa la obli^ 
gacion de los Obifpos. Para efta conferencia fe había fehalado un 
quarto de hora antes de cenar , b hacer colación. Por tan menu- 
das duraciones andaba repartido el tiempo en un Palacio donde las 
ocupaciones eran tantas , y la mayor atención , el que el tiempo 
falieíTe bien empleado. El cafo , ó la materia que fe había de dif- 
purar , y decidir, un dia la proponía el mifmo Obifpo , y tam- 
bién le tocaba el refolverla : otro dia alternativamente el propo- 
ner fe encargaba a uno de los Capellanes , refpondiendo a la di- 
ficultad propuefta el que el Obifpo indiftinramente fenalaba : y 
con efta pradica , y egercicio fe inftruían todos , fin demafiada 
fatiga , en la ciencia de gobernar almas , donde los cfcollos fon 
tan frequentcs. Los Domingos fe variaba el tema de la conferen- 
cia , y fe difeurria fobre el conocimiento , y enfehanza de alguna 
virtud : y en eftas materias hacia el Obifpo espirituales , y delga- 
difsimos razonamientos , por tener don efpecial para hablar en la 
noticia , y utilidad de las virtudes , y encaminar por medio de ellas 
al amor de Dios con prontifsima velocidad , y magifterio. Sacán- 
dole por fruto de efte tratado , el que toda la femana fe egercitaf- 
íen en la virtud conferida, y al cabo de ella fe tomaba eftrecha cuen- 
ta , y una como refidencia del aprovechamiento con que cada 
uno fe había adelantado en el cultivo de aquella virtud ; y de efta 
manera a todas las acciones fe les daba el alma que habian me- 
nefter, para que ninguna fueíTe infriuftuofa. 

7 Defpues de la conferencia , inmediatamente fe feguia la ce- 
na , b la colación , férvida con la mifma regularidad que la comi- 
da, en el filencio , lección, y demas circunftancias , con que 
aquella comunidad obfervante fe daba ya a conocer por religio- 
ía. En concluyendo la mefi , y dando gracias , volvían juntos 
al Oratorio todos los que habian cenado , y de rodillas gallaban 
un quarto de hora en el examen de la conciencia , y otras devo- 
ciones utilifsimas para antes de recogerfe a dormir ^ y entre ellas 
era una el Rolarlo del corazón , ordenado diferetifsimamente por 
el mifmo , para ceñir en pocas palabras muchos mifterios , y re- 
coger en breves claufulas todos los frutos que el vocal encierra, 

para 


t 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

para que las perfonas muy ocupadas no fe privaflen por la faitá 
de tiempo, que la tibieza fuele alegar , de una cofecba efpiri- 
tual tan abundante. El examen , y devociones de la noche fe fe- 
liaba con el ado de contrición , pronunciado en voz alta •, y mu- 
chas veces interrumpido con gemidos , y lagrimas tan generales, 
que mas fe oía un alarido confufo , que fe percebian acentos for- 
mados. Buena prevención para ^entregarfe al fueño , fiendo ima- 
gen tan parecida de la muerte : y con efto fe retiraban á fus apo- 
íentos los criados : y el Obifpo habiendo converfado algún rato 
con dos , b tres de ellos , y nunca en materias ociofas , los def- 
pedia, y bufcaba fu retiro también para defcanfar ^ fino diremos 
mejor , para entrar en nuevo quebranto , mas que fofiego , pues 
ni la cama , ni los egercicios de la noche , con que continuamen- 
te maltrataba fu cuerpo , pueden tener otro nombre. 

CAPITULO IX 

ÍDEL ESTILO QUE GU A%pO SIEUTÍ(E EH, 

los Yiages que hi^, 

A vida de los hombres no es otra cofa , fino una' 
peregrinación , y viage, que como en la verdad 
no es patria , fino deftierro la tierra que habirani 
ion en ella caminantes , no moradores. Padecéis 
un engaño gravifsimo en efto, como en todo lo 
demas , que como en las jornadas , y los cami- 
nos ion muy raros los que en las acciones guardan concierto, 
por no fer pofible muchas veces ajuftarlas con los accidentes va- 
rios , que el caminar trahe configo , que nó fe reducen a medi- 
da conveniente , aisi también acontece un deiorden , y turbación 
general en todo lo que toca a nueftra vida , por la condición in- 
íeparable de peregrinos que nos acompaña , debiendo ier al con- 
tiario, que efto mifmo de no tener morada en efte miíndo, don- 
de vagamos como en poiada tan al quitar , habia de tenernos 
mas cuidadofos , procurando confervar nueftras acciones en un 
nivel , y medida ajuftada , para que nos hallaífe con efta preven- 
ción el lance del ultimo termino á donde caminamos. 

X Dcfde que entro efte Prelado en fu Obiipado de Ofma, 
nunca hizo jornada que le obligafíc a ialir de los términos de el, 
por lo mucho que fentia el alejarfe de fus Ovejas , fino fue a la 

A a Ciu- 





185 LIBRO SEGUNDO, 

Ciudad de Falencia , a celebrar las exequias de fu Obifpo Don An- 
tonio de Eftrada , función piadofifsima , cuya noticia tendrá fu lu- 
gar mas propio : y a la de Burgos , diftante del Burgo veinte y 
dos leguas, obedeciendo un orden del Rey , y de fu Confejo de 
Caftilia , para afsiftir , y regular la elección de Abadefa del Real 
Convento , que vulgarmente llaman de las Huelgas , tan juila- 
mente celebrado en Efpaíía por las grandes prerrogativas que le au- 
torizan. Es el Convento de las Huelgas de Religiofas de San Ber- 
nardo , fundación del Rey Don Alfonfo el Nono de Caílílla , que 
por atributo mereció llamarfe el Bueno ; triunfador gloriofo de 
tantos pérfidos Mahometanos , que inundaron , y dominaron a 
Efpaíía, en la celebrada Batalla délas Navas de Tolofa, memo- 
rable en fagradas , y profanas noticias. Erigióle a honra de la Vir- 
gen Maria > y fe le dedicó á fu Santifsimo Nombre el año de nuef- 
tra falud de izop. Ella fito a ocho tiros de piedra de la Ciudad, 
en lo mas llano de un valle muy ameno , y deliciofo , acia la 
parte occidental por donde el Rio Arlanzon camina , abriendo pa- 
fo para cntrarfe en Pifuerga , y crecer las corrientes caudalofas 
'del Duero : que enriquecido con elle , y otros muchos nos que 
Caftilia le tributa , va a morir por la parte de Lamego , y la Ciu- 
dad de Oporto , en el mar de Lufitánia , a donde llega no menos 
hinchado de agua , que de nombre. Baña también Arlanzon , y 
divide la antiquifsima , y nobilifsima Ciudad de Burgos , conoci- 
da en el Orbe por el atributo gloriofo de cabeza de Caftilia , y 
filia délos primeros Jueces que la gobernaron •, regando la fref- 
cura, y recreación de fus prados, y jardines , de los mas deleyto- 
íos , que fe defeubren en la cercanía inculta de fus montañas. 
Dcfcanfan fcpultados en cfte Real Monafterio muchos cuerpos de 
períonas Reales, que con la mageftad y decóro de fus tumbas, 
aumentan fu veneración y autoridad •, en particular los de fus 
Fundadores el Rey Don Alfonfo y la Reyna Doña Leonor íu mu- 
ger : y también el déla heroyea Reyna Doña Maria, que por los 
años del Señor de i 3 za. le reedificó , y amplió •, la qual, en vida 
de tres Reyes que conoció en Caftilia , fue el afilo común de la Re- 
pública , la falud de fus Reynos , y el egemplo de la piedad. Ha 
habido en él en todos tiempos fugetos de conocida virtud , y de 
notoria y calificada nobleza , porque en efte punto de no recibir 
perfonas vulgares , y de nacimiento humilde , fe atiende mucho 
a los blafones que conferva de magcftuofo , fin que eftos pundo- 
nores fe encuentren con U perfección religiofa que en él fe profe* 


« 


V 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 187 

fa. Las Religiofas eftan fiijetas inmediatamente á la jurifdicion 
Pontidcia , y a la Real del Confejo , íin reconocer otra ordina- 
ria . y pata coníervar efta inmunidad ^ nunca lian coníentido c^ue 
el Arzobifpo de Burgos intervenga á las elecciones , por no parecer 
que fe leda efte adío de jurifdicion. Goza por privilegios, y con- 
cefsiones Reales , honoridcas preeminencias , porque á la autori- 
dad de fu Abadefa fe fubordenan , y fujetan diez y fíete Conven- 
tos, trece Villas , y cinquenta Lugares j y provee doce Encomien- 
das de bailante renta , y mucha eílimacion. Ordinariamente nom- 
bra el Confejo para que fe halle en fu elección , y la intime , y 
regule alguno de los Obifpos mas cercanos , como fon el de Pa- 
lencia , Calahorra , Valladolid , u Ofma •, y para ello fe le dan 
defpachos , y comifion en forma por parce del Nuncio de fu San- 
tidad, en lo que toca a la jurifdicion Eclefiaílicaj y del Confejo 
por lo que al Patrimonio , y protección Real pertenece. 

3 Era a la fazon Abadefa Dona Antonia de Navarra , fehora 
de iluílrifsima fangre , y con algún vinculo de parentefeo con la 
Cafa de Ariza, pero notoriamelite emparentada con la Real de Na- 
varra , de donde deriva el apellido , por la fucefion del Infante 
Don Leonel, hijo de Don Carlos Segundo, Rey de Navarra r y 
aunque por la calidad era el fugeto de tanta eílimacion , lo fue mu- 
cho mas por fu virtud, fehalada del Cielo con fingularifsimos fa- 
vores , y que murió colmada de méritos y de dias , con aplaudi- 
da opinión de fantidad como fe verL Los fiervos de Dios contra- 
llen unos con otros un linage de parentefeo efpiricualifsimo , y 
como fe aman en Dios , en quien no caben accidentes de mudan- 
za, ni interés , crece el afeólo, y fe aventaja , con el lazo en que 
fe encadenan , la compahia. Defeaba con eftremo efta perfeólifsi- 
ma Señora , conocer y comunicar al Obifpo antes de morirfe , por 
la noticia que de él podian haberla dado fus eferítos , y las rela.- 
ciones que oía del modo de vivir de fu perfona ; y por confeguir- 
lo hizo inllancia en el Confejo con los fugetos de mayor autori- 
dad , para que le nombraífen , y cometieífen el ir a hacer la elec- 
ción de fu fuCefora : conociendo ( fegun puede congeturarfe de al- 
gunas circLinftancias que pafaron ) que fe le acercaba , no folo 
el termino del oficio, fino el punto ultimo déla vida , y que fi 
no lograba aquella ocafion de comunicarle , no habria en elle va- 
lle de miferias donde fe pudieíTen vér. No fue dificultofo , ni por 
la perfona que lo pedia , de quien fe tenia en el Confejo tanta fa- 
tisfaccion , ni por el Prelado que nombraba , de quien habia tan- 

Aa a, ta 


iSg LIBRO SEGUND O, 

ta experiencia , que fe conccdieííe el defpacho , y afsi fe hizo con 
grande aclamación del Confejo , donde fe entendía quan digno era 
de ocuparle en las mayores funciones. No rehusó el nombra- 
miento , aunque pudiera , por hallarfe tan empeñado , y fer for- 
2ofo recrecer algunos nuevos gaftos para egccutar femejante fun^ 
cion con el debido lucimiento , porque todos los Prelados que 
han ido a hacerla , fe han efmerado en la oftentacion de las li- 
breas 5 y acompañamiento numerofo de criados. Lo primero por 
fer Burgos una Ciudad de tanto punto , y eftar a la viña de un 
Arzobifpo en Efpaña de los de la primera fiipoficion. Y lo otro, 
por el decoro del mifmo Convento , fundandofe tanto la grave- 
dad , y magnificencia del mundo en eftas apariencias j pero él era 
tan poco vano , que por ningún cafo le movían femejantes refpetos, 
procurando hacer todo lo que fe le encomendaba con decencia, 
mas que con faufto , cercenando lo fuperfliio , fin falcar a lo nc- 
cefario : con que no figuió el egcmplar de los que mas ruidoía-. 
mente habían dado egecucion a efte empleo , acomodandofe con 
fu didamen , y con el eftado de fus empeños, para no hacerlos 
mayores con la vanidad j y condefeendiendo , con no negarfe del 
todo , a los defeos , que aquella fanta Religiofa tenia de cono- 
cerle : fieñdo eftos muy recíprocos, porque éi también , por la gran 
fama que habla de fu virtud , defeaba comunicarla : afedos muy 
naturales entre los verdaderos amigos de Dios , y que afpiraii á ma- 
yores grades de perfección , por lo que pueden íacar de aprove- 
chamiento tratandofe unos á otros. 

‘ ^ ’ 4 Significóle efta Señora a nueftro Prelado los defeos que te- 
lila de cóñócerle , con la ocafioii de intervenir a la elección de Aba- 
"defa por medio de una carca , que por las circunftancias que con- 
tiene lió fera proligidad , ni fuera del intento el imprimirla a la 
letra. ' 

" iy y, Señor , y Excelentifsimo Padre mío, mucho me he ale- 
■^y grado de faber de la buena falud de V. Exc. y de que llegue ya c! 
'■¡•/‘dia eñqué reciba fu bendición , y befe fu mano, con que efpc- 
ro algún aliento en mi corta falud : y íi con elle confuelono la 
y, configo , no tengo que efperar •, porque en la vida no hay 
■„ otro para mi que V. Exc. y fus ordenes. El éftilo ordinario de 
yy los Señores Prelados , es eferibir una carta a la Abadefa , ocho 
dias antes que lleguen aquí , diciendo : Que fu Mageftad fe ha 
férvido de enviar orden para la afsifteiicia de la elección 5 fm 
,, decir por qué mano ha corrido , por convenir afsi á la quietud 

de 


33 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX 189 

de quien entra en la vacante a gobernar, y el día que han 
,, de llegar.^ V. Exc. fe hervirá de eícribirla en ella forma , y de- 
,, cir , eftara aquí a quatro de Julio por la tarde : y ha de ve- 
,, nir V. Exc. á tiempo que entre en el Convento , para prefen- 
„ tar en el Capitulo el^Breve , y Cartas de fu Mageftad , hacien- 
,, doles una Platica ceñida, de cariño , y eftimacion. En llegan- 
,, do V. Exc. a la Puerta Reglar, fera recibido con Te íDeunüau. 
„ da?nus , e ira al Capitulo : y acabados de leer los Deípachos, to- 
„ niara una colación , y faldra a defeanfar en la cafa que para 
,5 erto eftara diípuefta. Y a otro dia , a las nueve de la mañana, 
,5 vendrá V. Exc. al Convento con toda la familia que fuere fer- 
„ vido : y fi quiere para fu acompañamiento traher dos Preben- 
„ dados de la Iglefia, podra , y fi no , no es necefario. El Se- 
>, cretaiio de V. Exc. no ha de faltar , que fienipre afsifte á la 
„ elección, y los Padres Confefores del Convento, quedarán 
a V. Exc. noticia cierta del modo de elegir , y pronunciar la 
,, elección canónica : y en cafo que no la haya fe ha de pro-* 
„ ceder a mas elecciones , hafta que fe concluya canonicamen- 
te , y luego a las demás ceremonias ufuales , de que aquí ad-,. 
„ vertirán a V. Exc. Y fi fe firviere de honrar efta cafa con fu af« 
„ fiftencia, fin ir á Burgos, ferá mayor favor : y ojalá fueífe po-» 
„ fible que V. Exc. fe nos quedaíTe en efta Iglefia, que tanto ne-» 
„ cefita de,tan grande, y vigilante Páftdr.Guarde Dios á V.Exc.mu- 
„ dios años, como defeo. Huelgas, y Junio 19. de 165^. Ylueo-o 
„ anadio de fu mano. Venga V. Exc. muy en buen hora: ben- 
„ dito fea Dios , que he de ver tal dia , aunque algunos ratos lo 
temo , por lo mala que eftoy. No tema V. Exc. La elección, 
,, que todo es paz , y no íe deíea fino a Dios : no 'púedo mas, 
íDoña Antonia Jacinta de ISlalDarra. 

^ Qyl^n fueííe efta Señora , fii rara virtud , y deíafi miento 
de todo lo que es vanidad , y mundo , fe reconocerá brevemente 
por lo que eferibib á nueftroObifpo , defpues de fu dichofo tran- 
•fito , la que la fucedio en el minifterio. Lo que parece cierto , es, 
que íolo eíperaba a tratar ,y conocerá efte Prelado para moriríe, 
pues luego que le vio , íe alentó , y coníolb íncrciblemente , y 
con admiración de todo el Convento , pudo al otro dia veftirfe, 
y afsiftir a la elección porque había mucho tiempo que íc ha- 
llaba tan impedida, que no podía dar un pafo , ni íalía de la cama. 
Confolbla nueftro Señor con efta efpiritual vifita , y fecrun fe en- 
tiende , uno y otro íe dcfpidieron para verfe muy prefto en los 
gozos de la eternidad., P;i- 



f 

% 



í 90 


lIBRO SEGUNDO, 


y Parece, que correrpondiendofe con efta Señora algunos 
anos antes de ir á hacer efta elección , luego que llego á fu Obif- 
pado de Ofma , la eferibib una carta , que original , y toda de 
fu mano , fe conferva •, y por fer efpiritualifsima , y toda de gran- 
de edificación , y enfenanza , ha parecido conveniente fenaiarla 
aqui fu lugar , y afsiento propio : de donde fe confirmara , quan- 
to avivarla efte eftilo los defeos de efta gran fierva de Dios , para 
conocer , y comunicar de palabra á quien afsi didaba , y ef- 
cribia. 


>3 

iJ 

>•3 

>3 

>3 

33 

^3 

>3 

S3 

>3 

33 

'33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 


8 „ Señora : fu carta de V. S. de lé. del pafado , me ha- 

lló en Soria , en donde me detiene el amor de efta Ciudad , cu- 
yos naturales fon muy dóciles , .y yo los quiero con recelo de 
que no fea fobrado , aunque me parece que los amo por Dios*, 
pero digo con recelo, porque el amor de las criaturas todo 
efta lleno de efquinas : folo el Amor Divino es amor , fin te- 
mor de amor. V. S. profiga con eíTa cruz con grande aliento, y 
procure aliviarfela ai Señor •, que aunque eíTe Real Monafterio 
efta lleno de AngcleSjEfpofas fuyas, fiempre le damos que pa- 
decer , y necefita de quien le alivie las penas. Caridad con fer- 
vor , y zelo con difcrecion , y acudir a Dios con todo , han de 
fer el confueio , y el acierto de V. S. Lo que fe puede , reme- 
diarlo : lo que no fe puede , llorarlo , y pedirlo á Dios , que 
es folo quien todo lo puede. No hay que defeonfiar de fu Po- i 
der , que es infinito, ni de fu Amor, que también io es , y querrá j 
lo que mas nos conviniere. A V. S. la dará luz, y á fus hi- . 
jas fuerzas para obrar , y acertar cada una en lo que le toca. ■ 
Ampáre á las que tratan de Dios , y á las otras mucho mas: 
á aquellas , porque eftán reducidas : y á eftas para que fe re- ' 
duzcan : y eftas han meneftermas que aquellas. No le de cui- ; 
dado á V. S. el no faber fi agrada á Dios en el oficio , porque 
no le conviene el faberlo , fino efperarlo. No permita Dios 
que lo fepa, porque no fe defvanczca. Viva en temor , y en 
amor: tema como miferable, y ame como cípofa. Pues fi V. 

S. fupicra que agrada á Dios , que mucho hacia en fervirle i ni 
quien podría vivir con V. S. ni con alma alguna que llegaííe , 
á eíTa evidencia ? Lo que hacemos por Dios ( fi hacemos algo ,) 
es fervirle en la obfeuridad de la fe : humildes como quien no 
íabe hafta donde liega nueftro amor , y fi eftamos en fu gracia, 
confiados folamentc enfii bondad, y caridad infinita. Yo, Se- 
ñora, foy elpeor de los nacidos, y la miferia mas miferable 


•k? 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. icj, 

,, de las criaturas, y afsi muy nccefitado de las oraciones de V. 
,, S. porque ando por la maroma de efte oficio , y de mí propia 
„ voluntad , de una en otra caída ^ fin levantarme jamas. Efcri- 
,, bo lo que otros han de hacer > y no hago yo lo que efcribo. 
„ Eftoy temerariamente en la Cátedra , y profefion de Macftro, 
,, y en la ocupación, y coftumbrcs de defaprovechado , y mal 
,, difcípulo. Dios me ayude , y me tenga fiemprc en sí , y me de- 
,, fienda de mí. Si V. S. no ha leído el Paftór de Noche Buena, 
„ doy orden al Vicario de Aranda que fe lo envíe : aunque es ju- 
,, guete , enfena mucho para el gobierno de las almas. No lo hi- 
„ ce yo , fino que debió de querer Dios , que falieíTe afsi. Gran 
„ coraron , y fortaleza en íervir eíTe oficio tenga V. S. y pacien- 
„ cia al padecerlo ; y crea que Dios la quiere mucho : y pague- 
„ felo en folicitar, amen , quieran , y firvan a fu Divina Magef. 
„ tad , que es folo digno de amor. Dios de a V. S. fu bendición, 
,, y a todas effas Señoras. Amen. Soria, ay. de Julio de i6^^, 
,, De V. S. mayor ^tiviAox.JuanObifpo de Ofma. 

9 Según confia por la fecha , fe efcribió efia carta de tan 
profundos documentos , dos años antes que nueftro Obifpo hicief- 
fe la jornada de Burgos , a confolar efia fierva de Dios , aun mas 
que a celebrar la elección de Abadefa. El pefo del oficio la hacía 
gemir, y debia de íolicitar facudir el yugo con renunciarle ^ porque 
ann la faltaban dos años para continuar el termino de tan fatigada 
carrera : que es intolerable carga el gobernar criaturas , aunque 
fean Angeles. Aliéntala nuefiro Prelado a cumplir , fin defmayar, 
con la obligación en que Dios la pufo :• por fér precifo , que a los 
hombres los gobierne por medio de otros fu providencia, y en 
aquellos fe halla efie gobierno menos árriefgado , que le rebufan, 
y no le defean. Con efios confejos tan fervorofos perfeveró efia 
Señora en fu minifierio , hafta que nuefiro Obifpo , efiimulado 
de conocerla, y comunicarla, admitió la comifion de fu Masef- 
tad , para que en fus manos terminafie el Oficio , y eligieífe fuce- 
fora , Tiendo aquel el motivo mas principal de fu viage. 

10 Para hacer efia jornada , no folo tuvo necefidad de vefiir 
a íu familia , y añadir a los dos Pages folos, que tenia , otros dos 
mas , aunque de prefiado , pues fueron de íos Seifes , ó Monaci* 
líos que fervían en la Iglefia , vifiiendoles a ellos , y a los Lacayos 
muy modefiamente \ fino que para sí fue precifamente necefario 
hacer vefiidos , por efiar los que trahía actualmente muy po- 
bres y rotos. Toda efia prevención era forzofo que fe hicieífe de 

Ma- 



-f 


■jjj, LIBRO SEG UNDO, i 

Madrid por medio de fu correfpondiente : al qual pareeíendole que 
para efta ocafion fe había de falir del eftilo ordinario , y permi- 
tir algún cnfanche al exterior lucimiento , quifo enviarle para el 
vellido , con que habla de intervenir á la función > chamelote de 
aguas de Teda, de color morado •, y también otro genero de tela 
de Teda negra , para que fe cortaíTe otro vellido , porque habia pe- 
dido un corte de elle color , fm roanifellar por entonces el fin con 
que le pedia. Luego que entendió de fu correfpondiente la deter- 
minación 5 le volvib á eferibir con orden apretadifsimo , que por 
ninguna manera facaíTe cofa alguna de feda ^ mas que el tafetán, 
para los aforros , que no podia efeufarfe , porque otra qualquier 
cofa fe la volvería a remitir: que él no habia de exceder la regla del 
Pontifical Remano : que con lana , y herbage , egeciiraria luci- 
difsimamente fu comifion : porque ellas acciones fe perficionan 
mejor con el egemplo , que con la profanidad : y que iiltimamen- 
tc feria caufar reparo , y nota fi dejando la coílumbrc que halla 
alli habia feguido ^ de no veílirfe de feda, la quebrantaíTe por 
tan ligera caufa , y que quería ahorrar de interpretes de fus accio- 
nes : con que todo lo que le enviaron para veílirfe de negro y 
de morado , fue de herbage y lana. 

1 1 Hizófe toda la prevención para la jornada , y el dia que 
falib del Burgo fe fue á la iglefia , donde habiendo precedido fu 
acoílumbrada oración, íe deípidib de todos los Prebendados, y 
defde alli inmediatamente fe pulo en el coche con los que le acom- 
pañaban , para dar principio á fu camino : fiendo regla Tuya inviola- 
blemente pradicada , el empezar defde la Iglefia fu viage , y re- 
matarle con apearfe en la Iglefia , recibiendo en ella al llegar , y 
al partir la bendición de Dios, y de fu Madre. En faliendo del lu- 
gar la primera diligencia que hacía, para folicitar con ella la feli- 
cidad del viage , era decir en voz alta la Letanía de nueftra Señora, 
á que refpondian todos los que iban dentro del coche , y la remata- 
ba con algunas oraciones , y otras cofas de efpecialirsimo afedo, y 
devoción a la Virgen. Por las mañanas fe levantaba muy tempra- 
no , dcfpcrtando él mifmo á los criados , para que fe difpnfieííe 
la jornada á la hora mas conveniente, fin que fe retardaííc por la 
pereza con que ellos , y mas quando fon muchos , fuelen defaco- 
modar , y defeomponer fu ajuftamiento , y para dar a todo la 
mas acomodada fazóii , a qualquier hora parece que fe hallaba vcf- 
tido. Lo mas ordinario era irfe á decir Mifa , mientras fe difponia 
el carruage , y en todos tiempos fucedia ella prevención una hora 

an- 



t. , 


r 


ViDÁ DE . DON JUAN DE PALAFOX. 

antes de amáriecer. Otras veces , fi reconocía que fe podía llegar 
á tiempo de d^rla al lugar donde habían de parar , remida para 
alia el celebrarla con algún mayor eípacio : teniendo en efto po- 
quifsimo que vencer con fu natural: porque, aun caminando , ja- 
más fe defayunaba , aunque la huvieíTe dicho. En habiendo cami- 
nado una hora , b algo mas , daba fehal para recogerfe á tener un 
poco de oración, fervorizándola él con fus ordinarias jaculatorias: 
y defpLies privadamente profeguia con las obligaciones del Oficio 
mayor , que fin embarazo podía continuar caminando , como fon 
las Horas , y otros Oficios menores , y devociones : para lo qual ert 
una bolfa de terciopelo , llevaba fiempre á fu lado prevenidos los 
Breviarios , y Quadernos. Con cfta alternación de egercicios dif» 
tribuía el camino con el mifmo orden que fi eftuviera en fu caía , y 
en dando fin a lo obligatorio y útil , introducía y mezclaba al- 
gunas platicas de honeílo divertimiento y recreación , para ía- 
zonar el gufto fm ofeiifa , y entretener fin laftimar , procurando 
en todo que aun de lo indiferente fe cogieííe buen fruto. 

12 La mayor parte del camino para Burgos fe corre pcw: 
lugares del Obifpado de Ofma , y fiempre que por la tarde para- 
ba en alguno de ellos , en apeandofe en la Iglefia , y haciendo 
oración , ordenaba que fe dielTe fenal para convocar el Pueblo, 
y fe rezaba elRofario en voz alta , y á coros , fegun eftaba ya in- 
troducido en el Obifpado : con que de camino tomaba cuenta , y 
reconocía el modo de pradticarfe cfta fanta , y loable coftumbre. 
En acabando el Rofario fe femaba , y llamando á si todos los niños, 
les preguntaba las oraciones, y examinaba en los puntos de la doc- 
trina chriftiana , alabando á los Curas quando daban buena cuen- 
ta de lo que debían faberj b reprehendiéndoles la negligencia , y 
acordándoles la obligación del minifterio , quando en los niños 
encontraba defecto de la enfeñanza ncccfaria. Y con efte defean- 
fo fruduofo fe retiraba á la cafa que le tenían prevenida , que or- 
dinariamente era la del Cura , quando en el lugar no había Con- 
vento de Religiofos , que habiéndole , era efta fu acogida , por la 
inclinación grande que tenia á comunicarlos , y vivir entre ellos: 
y allihafta la hora de cenar, y de recogerfe , entendía en los dei- 
pachos , y ocurrencias que fobrevenian , y en cumplir algunas de- 
vociones particulares , fm que huvieííe variación confiderable en 
lo mifmo que egercitaba en todos tiempos. 

I ^ En faliendo del Obifpado , depueftas las veftiduras mora- 
das , fe viftib de negro : porque decia , era efta la dcmoftracion 

Bb 


194’ LIBRO SÉGUÑDOi 

ide luto por la aufencia de fu efpofa , y con efle fin previno el veC- 
tido de efte color. Vacaba entonces la Silla Arzobífpal de Burgos, 
y el Cabildo , teniendo noticia de fu viage , y la función á que 
iba , le envió Defpachos para que en todo el Arzobifpado pudief- 
fe egercitar los Pontificales , como fi fuera fu Prelado propio , y 
que en ninguna acción , ni ceremonia íe tracaíTe como eftrano : y 
cfto con claufulas de grandifsima veneración , y rendimiento. 
Verdad es , que antes que él falieífe de fu Obifpado , avisó por me- 
dio de una carta , dando cuenta a los Provifores Sede vacante , de 
la función que iba a hacer de orden de fu Mageftad : y en ella, 
con mucha fumifioii , y cortesía , que Tupo mezclar con gran fi- 
zón lo humilde con lo cortefano , les pedia licencia para poder 
decir Mifa él , y fus Capellanes y' en hallandofe dentro de fu jurif- 
dicion. Antes de entrar en Burgos le efperaban para recibirle al- 
gunas Dignidades , y Prebendados de la Catedral , renovando de 
palabra los mifmos ofrecimientos , y cortesías de parte del Cabil- 
do, á quien fignificaron feria gratifsimOjquifictfe egercer en fu Dio- 
cefi todo quanto en ella pudieíTe fu legitimo Prelado. De cfta ma- 
nera entró en Burgos , y derechamente fe fue al hofpedage , que 
dentro de fus términos le tenia prevenido el Convento por íer efte 
el eftilo , y dar aquella mifma tarde principio á las difpoficiones 
que preceden á la elección , íegun la coftumbre invariable que en 
ella fe obferva. 

14 Cclcbrófe la elección con toda la folemnidad de aquel 
mageftuofo Convento y antes de hacerla , previno á las Religio- 
fas con una platica llena de difcrecion , y efpiritu , ponderándolas 
los puntos mas principales de fu obligación , y á lo que debian 
atender en elegir Prelada , y las calidades que habían de concurrir 
en la que cumplidamente lo huviefle de íer : convenciendo no me- 
nos con lo cortefano político, que con lo religiofo perfedo. Defpues 
de concluida la elección , y antes de partftfe , tuvo otras dos pla- 
ticas , a inftancias de todas las Religiofis , que ya fe hablan fabo- 
reado con la fuavidad , y provecho de fu dodrina , fiendo en ellas 
copiofifsimas las lagrimas con que las efcucharon , y abundantif- 
fimos los frutos que fe experimentaron , y cogieron con efte rie- 
go, y tan eftraña la comocíon , y mudanza que obraron fus pa- 
labras en los corazones de aquellas Efpofas de Chrifto , que no 
quifieran apartarle de el un punto , por no privarle de tan dulce 
magifterio: aun hoy duran , y durarán por muchos anos en aquel 
Real y Religiofifsimo Convento las memorias y cftimaciones de 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. i ^ 51 

función tan grave y efpiritual , y los frutos de edificación y re- 
forma de algunos accidentes menos ajuftados ^ que fe produgeron 
de la doótrina de iris platicas , y del fervor de los coníejos con 
que folicitd promover la mayor perfección en aquellas almas, por 
fu profefion confagradas a Jefu-Chrifto. 

I 5 En habiendo concluido la elección , pago todas las vifi- 
tas que le hicieron las pcrfonas mas feñaladas de. la Ciudad de 
todos eftados. Fue a ver la Santa Iglefia, que en grandeza, y ar- 
quitedura es délas mas celebradas del Orbe: yen ella le recibie- 
ron fus Prebendados con demoftraciones tan eílranas de agaíajo 
y alborozo , que no pudieran fenalarfe mas con fu legitimo Ar- 
zobifpo. Vacaba entonces aquella Silla por muerte de Don Fran-, 
cifeo Manfo ; y era tal el aplaufo y comocion general de acla- 
marle por fu Paftbr , que fi el nombramiento confiftiera en la voz 
del Pueblo , por donde Dios declara las mas veces la Tuya, fin du- 
da le huvieran apellidado por fu Arzobiípo , fin dejar pafar la 
ocafion que tenían prefente : pues enfenandole el Coro , que en- 
tre lo runtuofo de aquella gran Iglefia , es lo mas digno de apre- 
cio , qiiafi por fuerza quifieron obligarle a que fe fenraíTe en la 
Silla Arzobifpal , y que por lo menos en ella forma tomaííe la po- 
fefion , fi él con deftreza y cortefanía fuperior a las inílancias po- 
pulares , no huvieíTe divertido ella honra. 

I 6 Defpidibfe , y falio de Burgos defde el Convento de San 
Aguílin , que efta fuera de los muros de la Ciudad , donde aque- 
lla manana dijo Mifa con gran devoción y copiofifsimas lagri- 
mas en la Capilla del Santo Chrifto, Imagen de mucha antigüe- 
dad y milagrofifsima. Quando acabo la Mifa tenían los Religio- 
fos prevenidas luces , y una efcalerilla de mano , para que por 
ella pudieííe fubir , a adorar mas de cerca, y admirar aquella he- 
chura prodigioía. Efeusbfe , follozando , con rendida reverencia 
y encogimiento , trayendo á la memoria el fucefo de laReyna Ca- 
tólica Dona Ifabél , que queriendo hacer la mifma diligencia , d 
^por devoción, d curiofidad cayo defniayada , del pavor que la in- 
fundio aquel Señor Soberano , que quiere fer adorado , mas que 
vifto , y dijo : Qrie fi él , fiendo tan enorme pecador, y teniéndo- 
le tan ofendido, íe atrevieífe a fubir y acercarle , merecería juílií- 
finiamente , que como á otro Luzbel, le defpenaíle al Infierno. , 
Hizo al Santo Chrifto una copiofa limofna, y los Rcligiofos le 
prefenraron muchas medidas , t]ue pudieíTe repartir, Acompana- 
lonle, y apartbfe de ellos con grande agafajo, y afabilidad: y aquel 

Bb i dia 


1^6 LIBRO SEGUNDO, 

¿iCL volvib a dormir a la villa de Lerma , donde a ida , y vuelta eftu- 
vo hofpcdado en el Convento de los Padres Dominicos. Es Lerma 
una villa de mucho nombre, afsi por fer Cabeza y Titulo del 
Eftado de fus Duques , como por los edihcios y fundaciones tan 
infignes de Conventos que en ella fe confervan de Religiofos y 
Religiofas. Tiene Iglefia Colegial con Dignidad de Abad , que es 
la Cabeza de ella, fin reconocimiento de jurifdicion íiiperior á nin- 
gún Obifpo. Con ocafion de tantos Conventos , y de comunicar 
muchos fiervos de Dios, fehaladifsimos en virtud, que de ordina- 
rio los habitan , y de las inílancias vivifsimas que el Abad le hizo, 
fe detuvo dos dias en Lerma : habiendofe ya publicado por todos 
los lugares de fu diílrito , que el Obifpo de Ofma fe difponia á 
adminiftrarles el Santo Sacramento de la Confirmación , que haf- 
ta entonces habían corrido algunos años fin que fe huvieífe eger- 
cido. Concurrió de toda la comarca inumerable muchedumbre de 
todas edades , y los mas de muy crecida , a recibir efte beneficio 
faludable de fu mano : y tuvo bien que hacer por mañana y tar- 
de en confolarlos a todos, aunque huviera venido folo a eflo. Tam- 
bién dio Ordenes Menores , á petición del mifmo Abad , a buen 
numero de Ordenantes, repartiendo eftas funciones en los dos Con- 
ventos , de San Blas de Monjas Dominicas , y Santa Clara de Fran- 
cifeas Defcalzas , porque las gozaíTen las Religiofas. A Lerma vino 
á vifitarle el Abad de Cobarrubias , y en qualquier parte a donde 
llegaban eran íingularifsimos los teftimonios de veneración con 
que manifeftaban el concepto que fe tenia de fu perfona. 

1 7 Ocupado de efta manera , y fiendo eftos los alivios del 
canfancio del viage , volvib a fu Obifpado , y entrando en fus tér- 
minos , mudó de color y veftido , y profiguió fu jornada fmde- 
tenerfe hafta el Burgo , que era el centro de fu anhelo y aten- 
ción , por eftk reducida a él la principal fatiga de fu minifterio. 
En llegando volvib , fin dar una hora de intermiíion al cuida- 
do , á fu juicio interrumpido con aquellos pocos dias de aufen- 
cia : y habiendofe quitado unos guantes ordinarios que llevb pa- 
ra el camino , dandofelos á un criado de Camara le dijo : Guarda 
ejfos guantes ^ y no me los dés hafta que yo te los l^uelliJa a pedir, i Quema- 
do ferd ejfo ? replicb él , y rcfpondióle : Quando Jfohamos a hacer otra 
elección. Con efta ocafion una perfona que fe hallb prefente , inftb , 
que por qué no trahía , ó ufaba ordinariamente unos guantes? y con 
grandifsiina prontitud le fatisfizo diciendo; Sin traher guantes no puede 
Oios alperiguar/e conmigo: i qué hiciéramos con un tan mal natural Jt co»- 
tinuamente los u/ajfe} ' 




VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 197 

18 En efta elección que hizo en Burgos , mas parece que 
fue a confolar la Abadcfa , que con el oficio acababa la vida , y ío- 
lo efperaba a conocerle , y recibir fu Tanca bendición , para def- 
embarazarfe de la penofa , y pefada cárcel del cuerpo , que á po- 
ner en Tu lugar la Tuccíora : pues apenas liuvo un mes de por me-* 
dio j quando tuvo aviío de fu dichofifsima muerte. Efcribiofela la 
Abadcfa que había elegido , Señora de mucha religión , pruden- 
cia , y gobierno , llamada Doña Geroiiima de Gongora. Y porque 
la carta es de mucha edificación , afsi por la relación breve, que 
comprehende las virtudes de la Señora Doña Antonia Jacinta de 
Navarra , carifsima hermana de Don Pedro de Navarra , Marqués 
de Cabrega , y Mayordomo de la Reyna nueftra Señora , como por 
el concepto que en aquel magnifico , y rumptuofifsimo Conven-^ 
to fe tenia , y fe conferva de nueftro Obifpo , ha parecido conve- 
niente cerrar con ella elle capitulo que toca a la elección ^ porque 
fe vea , que le movió mas para admitir efte empleo , el conocer 
y comunicar á una fierva de Dios tan iluftrc y feñalada , de quien 
ya por cartas tenia muy individuales noticias , que la vanidad , ó 
ruido de la función , de que por ventura han formado prcteníion 
y empeño otros Obifpos. 

19 „ Excelcntifsimo Señor , y Padre mió, firvafc nueftro Se- 
„ ñor oir las inftancias con que le fuplico dé á V. Exc. la entera fa- 
„ lud que para fu (anco férvido importa •, y es bien menefter ven- 

ga de fu mano, quando V. Exc. no trata Con fus cgercicios 
„ fino de quitar felá. Y cierto , que por caridad debe V. Exc. mi- 
,, rar por sí, ya que en eftos miferables tiempos efta el fervor, 
5, y zelo Divino tan amortiguado en los Paftores. Y fi uno que 
Si nos deja ver Dios tan fino , fe nos va , qué ferá de las Ovejas? 
„ Mire V. Exc. mucho efto , y modére los rigores para gloria de 
„ Dios , y aliento mió , que con tener á V. Exc. me parece tengo 
„ como afsiftir al pefo de efta carga tan contraria a mi diólamen, 
5, y al confíelo que me falta con haberfeme ido aquel Serafin: que 
j, fi ella pofec gozos y coronas , yo foledad , y defamparo. Ya 
,, cftoy haciendo eferibir de buena letra los papeles que contic- 
5, nen fu vida : todas las virtudes fe le pueden ajuftar •, porque 
toda la vida fue un ecrcrcicío continuo de ellas. En la humildad 
fue grande ; grande en la caridad , y zelo de las almas : gran- 
„ de en la piedad ; grande en la paciencia : en la penitencia gran- 
j, de : grande en la limofnaj puesquanto llegó a fu mano gaftó 
)f en cíTo, hafta quitarfe muchas veces los veftidos interiores 

para 




ipi LIBRO SEGUNDÓ, 

para los pobres. En el ayuno grande 5 pues en diez y fíete anos 
„ no comió fino unas hiervas , y alguna legumbre : la oración 
,, continua: tuvo grandes perfecuciones : teftimonios, no ordina- 
,, rios , fino los mayores: y a las perfonas que obraron efto iri- 
,, ró fiempre con mas carino ^ e hizo mas beneficios. Fue gran- 
3, de en la pureza : tengo por conftante no perdió la Gracia Baudf- 
,, mal. Vi en ella admiraciones de padecer , ya por permifion de 
„ Dios , ya por medio del Demonio , ya por fu mano con las fin- 

guiares penitencias , que ftieron grandifsimas : ya de gozar de 
,, Livores de Dios grandes. Ella eíla grande en el Cielo : y me al- 
„ canee la vida , y falud de V. Exc. y que yo no pierda a Dios. 
„ Huelgas , y Agofto 51. de 1 656. B. L. M. de V. Exc. Su hija, 
,, y fervidora. ^oña Geronima de Gon^ora. 

20 Tal fue Dona Antonia Jacinta de Navarra , por cuyo ref- 
peto hizo nueftro Obifpo la jornada de Burgos , antes que ella, 
tan rica de merecimientos , hicieíTe la de la eternidad. Defeubrió 
en ella los fondos y quilates de efpiritu que refiere la carta,y afsi cre- 
ció incomparablemente la eftimacion con la vifica. A la vifta de un 
prodigio tan raro, no en Convento de Recolección, y Defcalcez, fino 
de los mas mageftuofos y opulentos de Efpaha , le perfuade á nuef 
tro Prelado la nueva Abadefa , que temple el rigor con que fe tra- 
ta , por lo que importa fu vida al fervicio de la Iglefia : y parece 
cierto , fegun fu condición , que leyendo efta carta , adelantaria 
mucho mas , fi era pofible, fus egercicios de mortificación y pe- 
nitencia : pues el no eftimaba la vida, habiendo de confervarla con 
flogedad , y regalo : fiendo maxima fuya el morir y padecer j con 
que en fus brios harían poca imprefion eftos ruegos. Y afsi es 
conftante , que en los tres anos que fobrevivió a efta fierva de Dios, 
tiró la cuerda al arco con tesón tan incanfable , que últimamente 
Mballó : y por cumplir fu palabra , de padecer, lle^o á morir. 


CA^ 


.A .. 


yiDS DE DOÑ JUAN DE PALAfOX.- 195: 

í 

CAPITULO X. 

©H LA <LgCULA^T>AD Y (DIST 0 SICION COK QVU 

pratiicó las Vifitas judiciales de fu Obi/jado, 

A mayor deílreza que pide el manejo del Báculo 
Paftoral , como en la nave el del timón , con- 
fifte en el defvélo y acierto de las vifitas ^ donde 
el Paílór fe informa de los achaques que pade- 
cen las Ovejas , para aplicarles con prudencia la 
medicina. La buena intención corrige los vicios 
fin laftimar las perfonas , y aunque en la egecucion parece que fe 
equivoca , b fe confunde el dolor , porque no fe defarrayga un 
achaque, fin fentimiento natural del que le padece , en la verdad 
no hay cofas tan diftintas , pues del amor que fe tiene a las perfo- 
nas , fe origina el odio con que fe miran fus dolencias , habiendo 
entre los deíedos y las perfonas un efpacio tan inmenfo , que fin 
mucha perfpicacia fe ajufta , y fe diferencia lo que puede fer in- 
juria , b remedio. La malicia envuelve materias tan difiantes , 
las hace de un mifmo color, malquiftando al zelo verdadero con los 
afeólos de que fe vifie la venganza. 

2 Entre las cofas admirables , que contiene la vida de efic 
gran Prelado, ocupa el primer lugar el orden que guardo, y le- 
yes tan fevéras que fe impufo en las vifitas de fu obligación , re- 
íidenciando eftrechamente en sí mifmo los defedos que reconocía, 
como fi fe refundieífen en fu perfona , pues de todos fe achaca- 
ba la culpa , atribuyéndolos á fu negligencia. El mayor embarazo 
para cumplir exadamente efte empleo tan importante , le confide- 
rb y encontrb fieinpre en la ofteiitacion de los Prelados , y cii 
el numero de los criados , y la familia que los acompaña para lo 
que la vanidad llama autorizar , y dd decoro a femejantes fun- 
ciones , confifiiendo en efta vana ofientacion los mayores incon- 
venientes ; porque los criados juzgan por debido y propio quan- 
to tienen los lugares que fe vifitan , y fi voluntariamente no íc 
lo contribuyen , lo embargan con la mano del dominio mas fupc- 
rior , que injuriofamenre fe arrogan , y las quejas de elfos exce- 
sos recaen fiempre fobre el dueño. Para evitar fuperfluidades , y 
rcducirfe alo precifo, tenia fiempre muy prefente , y refería con 
íu acoftumbrada gracia lo que le lucedib a un Obifpo de eftos Rey- 





%ba Libró ségundS, 

nos , vifitando un lugar de fu Obifpado. Debia de fer fobrado el 
faufto y lucimiento con que cumplía efta obligación : mucho el 
ruido de las literas , y los coches : y quien todo el punto de la ef- 
timacion le pone en eftas coías , es cierto que no atiende al apro- 
vechamiento de las Ovejas , que ha de fer el fruto único de las 
vifitas no la comodidad y regalo de fu perfona , y al falir del 
lugar fe pufo a la puerta de fu cafa un Aldeano republico , y con 
las manos en cinta , muy ponderado de razones , como pudiera 
el Catón mas prudente y político , le dijo : En Iperdad Señor , que 
nos deja fu Señoría muy aproleechados , pues quedan nue Jiras caballerizas 
muy llenas del ejllercol de fus muías s que es todo qiianto fe puede 
decir para ponderar lo poco que importa en los Prelados el apara- 
to 3 para el fin de fu minifterio. Servíale eíla fentencia , mas pro- 
funda que de Séneca , de recuerdo y defpertador vivifsimo para 
la utilidad que fe había de pretender en las vifitas : y juntaba á 
ella 3 para esforzarla 3 el egemplar de un perfedifsimo Antecefor 
fuyo 3 que fin mas acompañamiento que el de fu Secretario 3 k 
quien gobernaba el mifmo cfpiritu 3 vifitaba a pie el Obifpado, 
fobre el arrimo de un báculo , que le fervía de litera y coche : y 
folia decirle al Secretario al falir de los lugares : Tor lo menos , un 
tonfuelo grande llel^o , que no han gafado mucha cebada nueflras muías ^ 
ni dejan fucia la pofada, Y quien vifica con eftas confideracioncs 3 de 
todas maneras fabe aprovechar a fus fubditos. 

3 Aun el tiempo que tuvo coche , le llevo muy pocas veces 
a las vifitas , fino era para dejarle en Soria , b Aranda de Duero, 
lugares que cogen en medio al Burgo , a una mifma diftancia, y 
fon los términos que dividen igualmente el Obifpado. Defde aqui 
íe diíponia para vifitar todos los lugares menores en caballería mas 
acomodada 3 y de menos cofta , para lo qual tenia dos hacas Fran- 
ceías 3 pequeñas 3 y mas de trabajo , que de regalo , en que cami- 
naba por lo fragoío de la ferranía , fiendo el carruage de edifi- 
cación 3 comodidad y ahorro. En Aranda , para poder afsiftir ios 
mefes del ano que pedia la vífita de aquel diftrito , labro una 
celda capaz en el Convento de Santi-Spiritus , del Orden de Predi- 
cadores 3 por el gufto grande que tenia de vivir entre Religiofos, 
y por el alto concepto en que eftimaba la obíervancia y dodlrina 
de efta ícnaladifsima Religión. En Soria también frequentaba mu- 
cho el Convento de Predicadores i pero por no ícr tan anchuroío y 
acomodado para hofpedarlc , fe apofentaba en las cafas de un Ca- 
ballero muy fu devoto y pariente. 


Lo 


vida de bÓÑ JUAN DE PALAF05Í loí 

^ Lo mas de los caminos fe iba á pie , cfcondiendo efta fa- 
tiga en una cuerda difimulacion , ya con decir le hacía mal andar 
a caballo , ya con que la afpcrcza de los pafos fe vencía , y aíTegu- 
raba mejor con la cautela propia , fin exponerfe a un tropiezo de 
la cavalgadura ; y caminando a pie iba tan gozofo , y rifueho, 
como íi fueííe en una filia de manos : y en fuma el paío continua- 
do de fu vida, y acciones. Tolo tenia de penofo el que otros hu- 
vieíTen de feguirle , por no poder únicamente cumplir las obliga- 
ciones de fu minifterio •, porque fu compás , para feguido en 
otros que no tuvieíTen el mifmo fervor y aliento, muchas ve- 
ces era para moler , y atropellar las refpiraciones : y en la ver- 
dad , como fi apoftaíTc un Pigmeo á correr con un Gigante. Sa 
primera vifita , en llegando á los lugares , aunque fueífe muy 
molido , y mojado , como le fucedia muchas veces , por fer muy 
continuas las aguas en aquella tierra , era la de la Iglefia , donde 
iba a tomar defeanfo •, porque decía , que los Obifpos habían de 
ir á parar , y dk principio á fus jornadas defdc la Iglefia, como 
fu mas principal Cafa. Según la hora a que llegaba , difiribuía el 
orden de las funciones •, porque fi era por la mañana , y no había 
dicho Miía , la decía , y oía otra , conforme á fu eftilo. Entretanto 
fe hacia tiempo para que el Pueblo fe convocaíTe a la intimación 
de la vifita : y en habiendo concurrido , acercaba a si todos los 
niños , empezando a frutiíicar en ellos la fe milla de fu cuidado por 
medio de la palabra divina. Preguntábales la Doótrina Chriftiana, 
y fe la explicaba con tanta afabilidad y cariño , como fi cada uno 
de ellos fueíTc verdaderamente hijo fuyo , a quien , como San Pa- 
blo , engendraba cfpirítualmcntc, y renacían en las entrañas de 
Jefu-Chrifto. Algunas veces llevaba dulces que repartir , y con que 
cebarlos al anhelo de la enfeñanza t fuavizando con efte medio la 
difciplina , de fuyo afpera , a las ignorancias en que nace envuel- 
ta aquella primera edad. Otras hacía que un Capellán diftribuye- 
fc entre ellos algunos quartos, para atraherlos, y aficionarlos , co- 
mo a la Oveja fencilla con el ramo verde : proporcionando con 
efta difcrecíon los medios para los fines, fegun la capacidad de 
las perfonas. Señalabafc mas con los que daban mejor cuenta de 
Jas Oraciones , y de la dodrina del Catecifmo , mandando que les 
doblaíícn la porción i porque la emulación , y la envidia ( paflo- 
nes que amanecen con la naturaleza , aun en aquellas rudezas fen- 
cillas ) los cftimulaíTc a aprender , por mejoraríc de cebo , y ade- 
lantar el partido del interés : afeólo tan entrañado en el hombre., 

C c Na- 


% f 



r" 


LIBRO SEGUNDO, 

Naturalmente amaba a los niños con gran ternura , dando por ra-» 
2on,que Chrifto Redentor nueftro , viviendo en efte mundo, mof- 
trb amarlos mucho, como al retrato mas parecido, aunque entre los 
borrones que fe cayeron de la primera culpa , de la inocencia , y 
vida impecable de que gozan en el Ciclo los Angeles ; pues ni los 
perturban los movimientos del odio , ni los inquietan los Ímpe- 
tus de la ira , ni los inflaman los incendios rcnfuales. 

5 Ya que el Pueblo fe había convocado a intimar la vifita, 
empezaba reconociendo la decencia, y limpieza de los Sagrarios, 
en que ponía fu primera atención , por deberfe a eftos lugares, 
donde Dios mora con los hombres en la tierra , el mas efmerado, 
y eftudiofo culto , y fer efto lo que mas debe dcfvclar á los Prela- 
dos , á quien toca. Luego profeguia a vifitar la Pila Bautifmal , y 
los Santos Oleos , alentando el aliño , ó culpando la remifion con 
que los Curas , y Sacriftanes confervan materias tan flagradas , en 
que luce el zclo verdadero de la religión. Lo que duraba efte eger- 
cicio, para poner en todo la alma del aprovechamiento , ocupaba 
también en decir Reflponflos por los difuntos enterrados en la Iglc- 
fia , con tanto flentimiento y devoción , y a veces con tantas la- 
grimas , que conmovían al mas diftrahído de los circunftantes *, y 
íe podia inferir miraba con flus ojos , y le ponía Dios preflente el 
cftado penoflo de aquellas almas , para que con tan fervoroflo ahin- 
co rogafle por ellas , aliviando flus tormentos con flus oraciones , y 
feneciéndolos con flus inftancias. 

6 Parece que con eftas primeras diligencias , tan inmediatas al 
canflancio dcl camino , había de darfle flu vigilancia por flatisfecha, 
y flus fuerzas por vencidas , tratando de tomar algún alivio , y flo- 
licitar algún repoflo de flu perflona , para profleguir con aliento re- 
forzado las demás circunftancias de que fle componen las viíitas*, 
pero no era aflsi , porque flu vigor incanflable , de los miflmos traba- 
jos flacaba bríos , y aportaba coníigo miflmo á no rendirle , hacien- 
do verdaderos los flabuloflos contrartes de Hercules , que alternados 
íervian de quietud unos á otros. A mas de flu condición vehemen- 
te , y acelerada en lo que pedia cgecucion pronta , le movía á na 
detenerle un dióiamen muy ajurtado , de que el concluir con breve- 
dad las vifltas , y curar los defleótos , era el mayor beneficio de los 
lugares que fle hallaban embarazados , y oprimidos con los hucípe-» 
des : y aflsi procedía á informarle íi habia alguna cola digna de re- 
paro, ó corrección : y poniéndole la capa de Coro , hacía que un 
Capellán en voz alca IcyeíTc el ediílo de los pecados públicos, quq 



VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. 

leído y para declarar la obligación de delatar los cícandaloíos , y ata-* 
jar el contagio que cunde á manera de peftc , pues los vicios no 
caftigados íc reproducen como la mala yerva y que ningún fruto 
en el campo crece con tan perniciofa fecundidad, prorrumpía en un 
Sermón , o Platica , razonada con el fervor acoftumbrado fuyo, ía- 
cando agua de llanto de los corazones mas empedernidos el pefo de 
fu ponderación , y los golpes de fu eficacia. 

7 Proponía al Pueblo con fu eloqucncia , imitadora de los rau-» 
dales de oro de San Crifoftomo , el fin de fu venida , que era de- 
jarlos confolados , y limpios de culpas con la gracia de Dios , y por 
fu bondad, y mifericordia infinita. Exhortábalos a hacer penitencia 
fruóluofa de los pecados , a dolerfe de ellos verdaderamente , y te- 
nerles aborrecimiento, y horror por fu miferia , y fealdad: pro- 
curaba que todos íe difpuíieíren para confefar el dia figuiente , y 
comulgar de fu mano : lo qual coiifeguia cafi generalmente en to- 
dos los lugares , teniendofe por fumamentc dcfgraciado el que 
a la fazon no fe hallaba prefente , para gozar tan colmados bene- 
ficios, y con ella anfia le bufcabaii , y feguian de unos lugares a 
otros , para participarlos. En acabando la Platica , ó Sermón de la 
noche , rezaba a coros clRofario con todos los vecinos del lugar: 
devoción ya arraigada, y crecida copiofifsimamence en todo el 
Obifpado. 


8 No fiaba folamente del Vífitador que llevaba en fu compa- 
nia el reconocer , y vifirar los Teftamentos , los libros de las me- 
morias , y obras pias •, fino que por sí mifmo examinaba fi fe ha- 
bian cumplido, y fe informaba de la obfervancia, y egecucion de 
todo , tomando cuentas , y averiguando lo que faltaba por cum- 
plir de las ultimas voluntades porque tenia muy á los ojos de la 
confideracion el rigor cítrechiísimo con que en la otra vida fe re- 
fidencian ellos defedlos , y que allá padecen los difuntos los defeui- 
dos , con que acá retardan el cumplimiento los Albaceas , por la di- 
ficultad con que fe defafen de lo que fe hace carne , y fangre en 
entrando en fus manos. Habiendo cumplido tan exadlamente con 
todas las calidades de bueno , y legitimo Vifitador , que defde la 
atalaya del delvélo propio regiílra , y difponc quanto á la utilidad 
de fus progimos conviene, fe retiraba á la pofada prevenida , que 
ordinariamente era la cafa del Cura , y en muchos lugares , aun mas 
choza que cafa , tan deícanfado , y tan guftofo , como fi vinieííc de 
una fiefta muy regocijada , y en la verdad afsi lo parecia , pues el 
recogerfe j no era para tomar de fcanfo, fino para entrar en mayor. 


Ce a. 


y. 


LIBRO SEGUNDÓ, 

y mas penofa fatiga , como fi con ella huvieíTe de reparar , ó refar- 
cir alíTuii divertimiento, ó defperdicio pafado *, pues lo mas ordi- 
nario defpues de la templanza de la colación , o cena , era no acof- 
tarfe , fino quedarfe vellido fobre la cama , dándole efto por alivio 
a fu quebrantado cuerpo , por poder con mayor facilidad en las 
horas fchaladas de la noche , continuar fus egercicios, y hallarfe a 
la manana mas di^ueílo , y pronto para madrugar , y levantarfe a 
entrar en la nueva tarea del dia. Dcfde que rompía la luz fe prepa- 
raba para ir a la Iglefia , a entender en la Comunión general , que fe 
había intimado el dia antecedente. Hacia que el Cura , y los Cape- 
llanes que le acompañaban , y íi acaío fe hallaba en el lugar algún 
Religiofo Coiifefor , ocupaífen diferentes ütios , para adminiftrar el 
Sacramento de la Penitencia i y el mifmo íé íentaba también en otro 
Confefonario , pueftala capa de Coro , como el habito mas propor- 
cionado al Obifpo para afsiílir en la Igleíia , oyendo , enfenando, 
y confolando a quantos fe llegaban a el , y admitiendo con mayor 
caricia a ios mas pobres , y rudos. En habiendo confefado todos, fe 
reveília para decir Mifa, y en algunos lugares mas poblados , fu- 
cederia ello muchas veces cerca de la una del dia , fin que por eílo 
fe alteraíTe la paufa , y gravedad con que la decia fiempre. Luego 
daba por íu mano la Comunión a todos los que habían confefaao, 
y en acabando la Mifa les hacía una Platica , b exhortación breve, 
animándoles a períeverar en el férvido de Dios , y feguir el cami- 
no feguro de la virtud : é inmediatamente fi había algunos niños 
por confirmar, los confirmaba ; y en habiendo rezado el Rofario del 
corazón , daba la bendición al Pueblo , y fe defpedia : fiendo ordi- 
nariamente las tres de la tarde , y á veces mas , quando ponía fin a 
cftas funciones : y folia decir muy rifueíío , y alegre , el dia que mas 
había trabajado : 'Por la bondad de Dios me hallo con animo , j/ difpoflswn 
para repetir ahora ,/í fuejje mene/ier todo lo que fe ha hecho. Por efto era 
tan dificLiltofo igualar fus pifadas , y fe rendían, parece que con ra- 
zón , los que andaban á fu lado , aunque en las mas penofas no le fi- 
guieífen. A eftas horas fe iba a comer templadifsimamente , pues 
nunca excedía de lo que folo era menefter para fuftentarfe i y to- 
mada cfta ligera refección , inmediatamente pafaba a otro lugar a 
comunicar las luces de fu enfenanza, infatigable como el Sol , don- 
de fin novedad , ni alteración confiderable obraba lo mifmo que en 
los antecedentes. 

9 Aunque reconocía la importancia grande de que los Obiípos 
por fu mifma perfona y voz comuniquen el pafto efpiritual de la 

doc- 


VIDA DE DON JUAN DE PALAFOX. lof 

«doílrína á íiis Ovejas *, porque mas de cerca fe informan de las nc- 
cefidadcs, y las aplican el remedio mas pronto, quando fe ocupan 
en los dos minifterios del Pulpito y el Confefonario. Como á un mit 
rao tiempo no podia hallarfe en todas partes por fu perfona , fo-* 
licitaba , y convidaba en nombre de Dios a los Mifioneros Evan- 
gélicos á trabajar en fus dilatadifsimos campos , y les decia : Entre-- 
tanto fembraré yo por otra parte : /¡endo afú , que no hay Obifpado mas 
necejttado de doBrina que ejie , por hallarfe fin Taflbr *, y lo que es peor, 
tenerle malo y perdido. Para efte efpiritual cultivo comunico muy 
familiarmente á un Religiofo de la Compañia de Jefus , llama- 
do el Padre Tirfo González , en quien defeubrib verdadera voca- 
ción y talentos de Mifionero Apollolico : y aunque era fugeto de 
mucho ingenio y agudeza para la Cátedra , y leía Teología Efeo- 
laftica con aplauíb común en la Univeríidad de Salamanca , las 
inftancias de nueftro Obifpo le facaron de las Efcuelas , y le aplica- 
ron totalmente al Confefonario y Pulpito en las Millones 
con univerfal aprovechamiento de Efpaha , donde halla hoy fe 
egercita. 

I o Y porque fe vea , lo uno el aprecio que elle Prelado ha- 
cía de elle Santo Miniílerio , inílituido por nueftro Maeftro Chrif- 
to j y lo otro, la humildad , refignacion y rendimiento propio de 
un talento tan cabal y tan elevado , difpuefto a recibir enfehan- 
za de qualquiera , ferá muy de la ocafion poner en elle lugar una 
carta que eferibib a elle egcmplar Religiofo , que por fer tan de las 
ultimas que didb fuefpirituen ella vida m-ortal, merece la perpe- 
tuidad de los moldes , pues encierra las dulzuras que atribuyen 
al Cifne quando muere. 

II ,, Mi Padre Tirfo : fi yo falicra de ellas fierras ( donde 
me hallo vifitando) á pie y defcalzo , á bufear a V. P. a Sala- 
manca , 6 a donde fe hallaífe , y en llegando de ella manera k 
fus pies , me arrojaíTe a ellos , y fe los befalíe mil veces , por el 
bien que me ha hecho en advertirme , que en mis Platicas cuen- 
te cgemplos de pecados callados de los dos libritos de cafos ra- 
ros de la Confefion , no le rcconoceria baftantemente el confue- 
lo que mi alma ha tenido con efte ultimo avifo. Lo que no pue- 
do hacer materialmente , ni por mi perfona , lo hago con mi 
afeólo , y defde aqui fe los befo : Dios fea bendito , y glorifi- 
cado por todos los figlos délos ligios en fus criaturas todas. Voy 
continuando mi vifita con dos Platicas cada dia : y como no 
me puedo detener mas que veinte y quatro horas en ellas , es 

.,for^ 


3 > 




3 > 




»> 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


tíBRO SEGÜNDÓ, 


gy forzofo que ocupe la materia de las quatro poftrimerias , que 
VV. PP. ocupan quince dias en una Ciudad : y aunque no con 
„ tan admirables efedos , pero raros dejan de confefaríc , y mu- 
„ chos utilifsimamente. Es verdad, que íuple aqui la autoridad de 
yy Prelado propio con jurifdicion , y la viva voz , lo que alia el 
,, tiempo y el efpiritu de los operarios , que es tan fuperior. Ello, 
„ no queda hombre quien no fe halle muy confolado, y con no- 
,y tables propofitos de mudanza de vida : y fiempre aprovecha 
3, perfuadir, tamquam potefiatem hahens , y dando también focor- 
,, ros baila lo poíible. Sepa V. P. que mientras duermen mis fub- 
3, ditos , quando no les puedo fer de provecho , voy haciendo unas 
3, Hornillas Pallorales : pida á nueftro Señor que fcan con efpi- 
3, rita y verdad , y que abrafen al mundo en amor Tuyo , fin 
„ mirar al inílrumento , fino al deseo. Mayo 29. de 1^59. que 
fue el mifmo año en que paso a mejor vida. 

1 2 Ella y otras cartas que nueílro Obifpo eferibib a diferen^ 
tes fugetos de la Compañia de Jefus , las dio a la cilampa el muy 
Reverendo Padre Gabriel de Henao , Ledor antes de Teología Ef. 
colaílica , y ahora de Eferitura en fu Colegio de la Univerfidad 
de Salamanca, en el tomo que intituló Rujentilaciones Hiftorkás 


por la Ciencia Media y en el tercero Parergon a la Eventilacion qua- 
renta y nueve, numero mil quatrocientos y diez y nueve : Argu- 
mento bien diferente en todo de la materia que contienen las car- 
tas , aunque el intento con que las reproduce y faca á luz , quiera 
legitimarle , como allí fe podra ver. 

I 3 Debió de efcrivirle elle Religiofo con fanto zelo , que 
en fus Platicas refierenfe egemplos, que atemorizan, de pecados ca- 
llados en la Confefion : por fer cierto haberle revelado Dios a 
otro gran fiervo fuyo , que fe condena el mayor numero de los 
Chriftianos por las Confeíioncs mal hechas. No parece que tenia 
necefidad elle Paílór tan defvelado de ella advertencia, pues conf- 
ta , que remedió muchas conciencias perdidas por los delitos ca- 
llados en largos años : y no obílante agradece el avifo con hu- 
mildad tan ingenua , como fi fueífe para él materia ignorada , y 
por ello le befa con el afeólo los pies, i O fanto abatimiento 1 De- 
pone que continua fus vifitas haciendo dos Platicas en cada lugar, 
En detenerfe en ninguno mas que veinte y quatro horas , que fon 
las que el Sol tarda en dar vuelta al mundo •, y con ellas dos Pla- 
ticas fe juntan los demas egercicios indifpenfables en fu obligación 
perfonal y privada , y que para el cumplimiento cabal de las vi- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX. 207 

fitas no fe pueden omitir : y aqui entra con razón el dudar ca 
que tiempo obraba eíle Prelado , y como obraba ? Porque fe ve 
lo que obra, y fobra el tiempo •, no cabiendo en una femana , lo 
que él llena en un dia. 

14 Qaando fus fubditos duermen, y él con toda propiedad 
les guarda el fueño, afirma que va eferibiendo unas Homilías Paf- 
toralcs con que exhortarlos, y cnefto dice que fe egercita qnando 
no les puede fer de provecho, fuflituyendo la pluma, lo que 
no fe reduce á la voz : y Tiendo efto de tan grave utilidad , llama 
no Ter de provecho á fus fubditos , el no eílár a todas horas en- 
feñandoles con las palabras , focorriendolos con las manos , y alen- 
tándolos con los egercicios. Si mientras duermen fus fubditos cf- 
cribe cfte Prelado , y quando velan los afsifte con empleos tan re- 
petidos de íu minifterio , con razón fe pudiera preguntar quando 
dormía él ? pues apenas fe hallara tiempo defocupado para el fue- 
ño. Siendo reprehenfion defpierta de tantos Prelados dormidos á fu 
mas viva obligación , efte no defeanfar en ninguna hora del dia 
y de la noche *, con que puede llamarfe Paftoral efta Carta , como 
las Homilías , aun mas que familiar •, pues ella Tola puede inftruir 
á los zelofos y vigilantes Paftores. Es cierro que la exhortación 
y perfuaíion de boca de quien tiene poteílad fe imprime en los co- 
razones con mayor fuerza , y que el confefar y predicar los pro- 
pios Prelados , aplicada la autoridad a la do¿trina y no al faufto, 
mueve y confucla mucho mas en un dia que lo que los adjun- 
tos pueden perfuadir en una femana : y quando los Paftores al 
mifmo tiempo llevan las manos abiertas para focorrer las neccfi- 
dades hafta lo poíible , corren las Ovejas mas anfiofas a recibir la 
enfeñanza : y es confiante que efte Prelado en focorrer a fus fubdi- 
tos , de lo pofiblc aun excedía la raya j pues fiempre volvía de 
las vifitas a fu cafa empeñado confidcrablemente , y deudor a fus 
criados , que le preftaban quando no cenia otro efe£lo mas pron- 
to de que valerfe. En fin , todo fu anhelo era encender los cora- 
zones humanos en el fuego del amor divino , eferibiendo , predi- 
cando , confeíando y focorriendo. 

15 Por fu mifma depoficion confia, que teniendo el Obif- 
pado de la Puebla mas de quatrocientas leguas de diftrito , donde 
fe incluyen fierras y montanas altifsimas , y afperifsimas que no 
pueden vcncerfe fin mucha dificultad , ni fujetarfe fin manifief. 
to peligro, y eftando por fu fituacion los lugares á largas diftan- 
cias unos de otros , por fer la America dilatadifsima > y de raras 

po- 


-t 


, 1 '" . 


' I 


:l.i 
li ' 



.¿oj* tíBRÓ SEGUNDO, 

nobUcíones , padeciendo en ella continuamente gran falta de Ta- 
lud , vifitó todo fu Obifpado á caballo , fin ferviríe de otro gene- 
ro de carruage de mayor comodidad , ni coníentir c|ue los In- 
dios , para vencer los malos pafos , le llevaííen en hombros , de- 
biendo de praóticarfe por alia efta caballeria , en que los raciona- 
les íiiftituycndo a los brutos , viven de alquilar fus cerbiccs , mu- 
dando carcas, por haberles dado condición fervil la naturaleza: dif- 
tinguiendo a efte linage de gente fus coftumbres barbaras , con 
grandifsima dificultad de las fieras. Con que fe conoce quan fuave- 
nientejyfin repugnancia fe acomodarla a vifitar a caballo elObifpado 
de Ofma , Tiendo tanto mas recogidos fus términos , fin compara- 
ción menos arduas fus afperezas y montanas , y los lugares y cor- 
tijos muy vecinos unos de, otros, quien con tan inmenfa fatiga 
habla reconocido hafta los últimos rincones del Obifpado de U 
Puebla. 

1 6 La primera diligencia de las vifiras en Indias , donde de- 
ben de eftar mas introducidos los agafajos y los cortejos a los 
Obifpos y á fu familia , por fer también mayor la opulencia y 
abundancia , era enviar delante una ccnfiira a todos los Curas y 
Beneficiados de los partidos, que hablan de vifitarfe , para que a 
ninc^un criado íuyo , ni Minifico de la vifita le dieííen cofa algu- 
na : y a todos los que le habían de acompañar les intimaba an- 
tecedentemente ordenes aprctadifsinios para que por ningún cami- 
no , ni pretexto la rccibicíícn : y como conocían bien quan inexo- 
rable era en los puntos que tocaban a la equidad de fu minifte- 
rio , ninguno fe atrevía á contravenir , aun en la mas ligera ni- 
ñería : con que las vifitas fe hacían con toda la igualdad y rec- 
titud que era menefter, para confervar lo perfecto , y reducir lo 
torcido. No permitía , que los lugares en orden al fuftenro de fu 
perfona , y de fu familia hicicííen algunos gallos excefivos , b fu- 
perfluos , contcntandofe folamente con lo necefario,y poniendo 
él la forma para que no fe excedicífe. Juntaba en los Pueblos to- 
dos los Indios , c Indias , y les preguntaba la Doctrina Chriftiana, 
y fe la enfenaba a los que no la fabian , y los infiruía en los Mif- 
terios mas principales de nuefira Fe : alabando , b reprehendiendo 
la vigilancia , b defeuido de los Curas , ó Maefiros , fegun defeu- 
bria en el aprovechamiento de los Feligrefes la noticia , b la igno- 
rancia de lo que debian faber. Repatria por fu mano entre aque- 
llos Indios vozales , mas rudos y fimples que los ñiños , dulces 
y dineros , para inclinarlos y atrahcrlos a sí con mayor fuavidad. 

Mu- 


1 


•*- 




VIDA DÉ DON JUAN DE PALAfOX. 'toy 

MucKas veces le fuccdio ^ habiendo confirmado en una tarde mas 

rt-!™ j 7“ ’ bailante para dejarle rendido é irapo, 

libihtado de continuar las fatigas del minillerio , fenrarfe á confe- 
laratodos quantos querian, que él los confolafife y abfolvieife , y 
entender en ello hada las nueve , y las diez de la noche. No tic- 
nen numero las Confirmaciones que hizo en aquel Obilpado , en 
el tiempo que le adminillró ; egecutando cofas admirables ’ del 
jervicio de Dios en aquellos Pueblos , repartiendo copiofifsimas 
limolnas entre los pobres y necefitados , con tanta liberalidad’ 
y tan atento folo a los impulfos de la caridad verdadera , qué 
le inflamaba y movia , que de las vifitas fiempre volvió á fu ca- 
ía muy empeñado: que ion los teftimonios mas legítimos del buen 
Paílor ^ deshacerle codo en beneficio de las Ovejas, 

CAPITULO XI. 

OE OT<^AS CIi^UNSTANCUS CONCE'^NIEN.TES 

a las l^íjitas, 

) 

S, y debe fer el principal intento de las vifitas , y 
en particular las que hacen los Prelados Eclefiafti- 
cos , deíarraygar y deilcrrar los vicios y pecados 
públicos y plantar y cultivar las virtudes , y pro- 
mover todas las cofas que miran al mayor fervi- 
ció de Dios y bien univeiTal de fu Iglefia, qué 
confifte en la unión y conformidad de los Fieles , en el concierto 
de las coftumbres, y buen olor de vida que deben exhalar , como 
plantas , á quien firvió de riego fecundo y faludable la Sangre pre- 
ciofiísima de Jefu-Chrífto ; porque fi las acciones de los Chrillianos 
difeuerdan del nombre que los ennoblece y diílinguc , es dar cali- 
fa de rifa a los enemigos de rtueftra R,eligion,que tan atentos viven 
a calumniarla s y aísi el mas vivo cuidado de los Obiípos debe mi- 
rar a la reformación de las coílumbres , pues por fer fuceíores in- 
mediatos de los Apoftolcs , leS toca tan de cerca la coníervacion 
del buen nombre de la Iglefia , y que fin mancha ni arrugas , ó 
fealdad, fe la vuelvan á fu primer Fundador Chrildo, que la fio , y la 
pufo en fus manos. 

2 Fue nueftro Prelado ardchtifsimo y zclofifsimo en efia 
materia , y toda la vehemencia y viveza de fu natural , en nada 
dormido j en tocando en puntos de ofenfas de Dios , cuya enmien- 

D d da 




-X 





■ 


tíBRÓ SEGUND Ó, 

'¿a. V cotreccíoji corría por fu cuenta,patecia tibieza y ñogedad, por- 
ciue defpedia centellas por los ojos , moftrando querer con fu fuego 
confumir,y refolvet en cenizas los vicios. De los delinquentes pre- 
tendía mas la reducción , que el caftigo , porque amaba la perlo- 
na V folo aborrecía el torcimiento ; y afsi en remediando las 
faltas , era entrañable el amor que moftraba a los fugetos, y las dc- 
moftraciones con que los acariciaba. Por evitar, e impedir una 
fola ofenfade Dios, no perdonaba diligencia, ni trabajo , y por 
ello premio tan colmadamente fu zelo , pues redujo a una vida 

muv decente y ajuftada todos los Eclefiafticos , y feglares de fu 

Obifpado. Movíanle mucho para efta vigilancia algunos egemplos 
de Prelados , que tenia muy en la memoria , y los refería muy or- 
dinariamente, para eftimulo de fu obligación, ponderando la cuen- 
ta eftrechifsima , que en la otra vida les piden de fu defcuido , y 
negligencia , y las penas tigurofas con que en el Purgatorio fatis- 
facen las omifiones que cometieron. Entre otros folia contar eftre- 
mecido , y pavorofo el de un Obifpo deeftosReynos , que muño 
con Opinión común de íantidad , tan recibida y notoria , que 

hablaban mucho en esforzar fu Beatificación todos los que le co- 
nocieron y trataron. Défpues de tres anos de fu muerte le fue re- 
velado á una gran fierva de Dios, que aquel Prelado eftaba en el Pur- 
gatorio, y que en él padecía gravifsimos tormentos y que aisi tomaf- 
íe por fucuenta el inflar apretadamente a nueflro Señor lelibialfe de 
ellos. Consojófe eftranamente con la noticia , porque debía de la- 
berle comunicado , y tenia larga experiencia de lo heroyco de íus 
virtudes, y herida del dolor de que padecieííe tanto un varón de 
tan íchalada vida, entre compadecida, y quejóla íe pulo a razo- 
nes con Dios , y le dijo : „ Y bien Señor - qué es eflo ! con efla 
feveridad tratáis á vueflros amigos > i Afsi cafligaisa los que en 
efta vida fe cfmeraton en vueftro férvido tanto ! i Que lera de 
mi, quando eftc gran Siervo vueftro ha corrido en vueftrosjuí- 

tifsimos juicios fortuna tan dilatada de tormentos; “ Concias 

h femejantes razones fe quejaba , y regalaba tiernam^ente con lu E - 
pofo efta alma , quando el amantifsimo Señor la telpondio ; ,, Hi- 
„ ja, qué quieres que haga : que aunque era bueno , y ajuftado 
„ para sí , me tenia relajado , y deftruido el Obifpado con fu blan- 
dura ; “ Mas perniciofa es ordinariamente para los naturales 
humanos la blandura, que la feveridad , y los contiene mas den- 
tro de los términos de lo julio el miedo del ca igo , que es 
gbliga lo afable dql amor ; y el relajar por lo blando , aun esyeor 


í> 




3 ) 


-r'. 


j* ' 



VlM DE DON JUAN DE PALAF05?. "íiti 

íqite oftigaf por lo fevéro. Atemorizábale cfte cafo , porque al pa^ 
fo que fon mayores las obligaciones de los Obifpos , crece la fa, 
dsfaccion que Dios toma de fus defeótos. Sonábanle también á los 
oídos continuamente , y con efpanto las voces lastimofas de otro 
Obifpo , que habia muchos anos que eftaba en el Purgatorio, fu- 
friendo intenrifsimas penas por citas , b femejantes culpas , á quien 
oyb decir una Religiofa con grandifsimos alaridos ; Ha Ohi/pos ! há 
Obifpos I efto es fer Ohifpo ? Razón era que eftos fucefos le trageíTcn 
en fu miniíterio muy fobrefaltado , ponderando la cuenta tan eD 
trecha que dan los que tienen a fu cargo almas agenas , pues los 
que en el Tribunal de Dios falcn abfucltos por lo que toca á 
fu conciencia propia , padecen tanto por lo que pecaron los 
demás. 

3 Para ninguna cofa fe requiere tanto el tino , y pulfo de 
!a prudencia, como para remediar los defedos de los hombres, 
que fon tan fcnfibles, y pundonorófos : y cita delicadeza, que 
es tan nccefaria , fuele hacer cobardes y tímidos á los Prelados y 
Mililitros que tiene Dios en el mundo , para difpeníar la juiticia. 
Triunfan los vicios con la permifion , como fi fue íTc licencia , y 
lo que fe tolera , cobra fuerza de ley con los naturales humanos, 
que tanto repugnan fujetarfe á la regla de la razón , como el caba- 
llo desbocado al freno. Si los pecados fon públicos , ellos mifmos 
égecutan por el caítigo , fm que precedan otras diligencias-, por- 
que rotos los términos de la vergüenza, que fuele fer el reparo mas 
poderofo para contener , llegan á inundar , como el rio que fober^ 
bio con las avenidas , excede las margenes. La mayor ruina de las 
repúblicas nace de los pecados públicos confentidos , porque el go- 
bierno humano á imitación del Divino , debe mantcnerfe en la 
equidad del caítigo , y el premio. El que con publicidad delinque, 
atropello todas las leyes que tiene á favor fuyo la reputación : y íl 
la fcveridad no entra defde luego cortando , cobra bríos la infolcn- 
cia contra la mas íuprcma jurifdicion. Quien fe recata , y fe e [con- 
de de pecar , confiefa lo flaco de fu naturaleza , que no puede ha- 
ber hombres fin achaques , y por el mifmo cafo que dá á entender 
le avergüenzan fus defedtos , fe hace digno de la remifion : y pa- 
ra cite linage de culpas, y aplicarles la medecina conveniente, fui 
que fe ficnta el efcandalo , fe requiere la mayor prudencia de los 
fuperiores. 

4 La primera diligencia de las vifitas , en entrando en quaU 
quicr lugar , era el informarfe no ligeramente , ni gobernando- 

Ddi fe 


LIBRÓ S EGUN DO, 

fe con eredulidad liviana de las cofas ^ que en materia de coftum- 
bres pedian remedio : y fegun defeubria la calidad de las dolen- 
cias , aplicaba con prontitud los medicamentos valiendofe de los 
confejos y las amoneftaciones , ó de los filos y la efpada. Es la 
Abeja fimbolo de los Prelados : concurren en ella lo rigido del 
aguijón , y lo dulce de la miel i inllrumeiitos , que es necefario ju- 
garlos alternadamente á la coyuntura de las ocafiones. Si el Prela- 
do es todo dulce, le defpredan *, fi es todo amargo •, le aborrecen: 
uno y otro es menefter templar , para ni efiragar , ni defabrir. Po- 
cos Prelados fe habrán vifto, que hayan habido juntar eftas dos co- 
fas , en punto tan fazonado , y afsi fe reconoció en los efedtos. Em- 
pezaba fu defvdo por el examen de la vida de los Curas , inqui- 
riendo exadifsimamente fi cumplían con fu obligación , y con el 
cgemplo que deben á los que eftán á fu cargo. En los defectos de 
los Párrocos y operarios que ayudan al minllferio de los Obif- 
pos , era feverifsimo : porque decía , fuplian ellos fu limitada pre- 
íencia, que no podía aun mifmo tiempo hallarfe en muchos lu- 
gares , y afsi fus faltas , y omifiones le parecían propias de fu Dig- 
nidad , y como tales las reprehendía y caftigaba : porque con 
todos era apacible y blando , fino configo mifmo. Eran , aun mas 
eficaces fus palabras que fus caftigos •, y reprefentaba con tal vi- 
veza la fealdad , que acompaña á los vicios , y en efpecial de las 
perfonas confagradas á Dios , que les cobraban mayor horror , y 
miedo por lo penetrante de fus razones , que por lo duro de fus 
penas. Las demoftraciones que hacía con los Curas puntuales , y 
cuidadofos en fu Oficio , eran eftranas : tanto que ellos mif- 
mos fe corrían , y avergonzaban de fus excefos : llamábalos á fo- 
las 5 cerrabafe con ellos , dábales fervorofifsimas gracias por el 
cumplimiento de fu obligación , y porque con fu atención zelofa, 
y defvelada le aliviaban el pefo intolerable del Báculo t arrodilla - 
bafe en fu prefencía , y les befaba con gran ternura y gozo los 
pies , fin que ellos confufos , y encogidos lo pudieííen refiftir, co- 
mo efpantados lo referían deípues. Pedíales encarecidamente no 
defmayaíTen en fu fervor , y profiguieífen la caufa de Dios , y de 
fu Iglefia hafta el ultimo aliento , pues á fu vigilancia eftá pro- 
metido y vinculado el galardón en las manos de quien nunca 
fus promefas las acompaño de incertidumbres, quando las del mun- 
do llevan fiempre tan entrañadas las falfedades. Ni él fe olvidaba 
en lo temporal de agradecer y premiar fu defvélo , y folicitud*, 
pues hacia una memoria de los puntuales y cuidadofos , don- 



VíbS DÉ DON JÍUAN DÉ PAlAFÓx:. i 

3c efcribía los nombres y las calidades , y rentas de los Beneficios 
que anualmente fervian > y en vacando álgün Beneficio mas quan- 
tiofo , fin que ellos tuvieíTeii necefidad de venirfe á oponer , ni 
moftrarfe pretendientes j él mifmo los enviaba á llamar , y les 
obligaba a que hicieíTeii la opoficion , y les daba los mejores Be- 
neficios: con que por todos caminos alentaba , y promovía lo que 
convenia al mayor férvido de Dios , y bien de las almas j dejando 
también curado el achaque de la ambición , pues para él no habiá 
mas recomendaciones que la virtud j y el cumplimiento puntual 
del minifterio que cada uno ocupaba. 

^ Al pafo que en los Eclefiafticos defeaba la perfección , y 
cultivo de la vida , correfpondicnte a lo elevado del minifterio , le 
facaba de fu quietud , y congojaba eftrahamente el que contra ellos 
huvieíTc alguna delación eil materia de colambres , b fe formaf-* 
fe alguna queja indigna del ajuftado proceder ^ que deben obfer- 
var en todas fus acciones. Hacía exadtifsimas diligencias para no 
errar el informe , por importar tanto la buena reputación de los 
Miniftros del Evangelio. Si era fecreto el delito > lo era también 
el remedio , la reprehenfion , el caftigo , las amorteílaciones : pero 
muchas veces importaba mas elle fecreto y cautela , y obraba con 
mayor eficacia , fentimiento y Confufion de los delinquentes, que 
íi el caílígo fueífe muy publico. En las culpas que venian acom- 
pañadas del ruido , y del efcandalo^ entraban también la luz, y la 
publicidad a la parte de la fatisLiccion , pues quando fe halla ofen- 
dida la noticia común con los excefos privados^ tocaá la equidad 
de la jufticia el que confte del caftigo a todos aquellos a quien 
dio enroftro el excefo. Ninguna cofa cobra tanto atrevimiento co- 
mo el vicio , fi fe vé permitido , b difimulado , b por negligencia, 
b por efpecie faifa de piedad , que otros llaman en los íuperiores 
clemencia , ó manfedumbre , y fon atributos perniciofifsímos de los 
gobiernos. La omifion es la capa mas perjudicial que tienen los dc- 
febtos , y fe abrigan con la tolerancia de los que cftán obligados a 
remediarlos , como fi el difimulo fueífe confentimíento : y quan- 
do los vicios fon públicos , fi llevan de fu parte efta defitencion, 
fe aventajan en la ofadia. Los defaciertos que fe manifieftan con el 
cfcandalo , ellos mifmos fe promulgan el rigor de la ley , por fer 
calidad de la culpa, cltraher configo pronunciada la pena : que 
afsi como la propia conciencia del delinquente es el mas fevéro 
fifcal , afsi también el delito es el juez mas legitimo de fu fcntcn- 
cia. Poco hay que difeurrir en las penas que fe han de aplicar a los 

pe- 


V LIBRÓ segundó, 

pecados efcanáalofos 5 pero ficmpre es meneftcr en el Prelado 
rcfolucion , y conílancia para cgecutar lo defabrido de los 
remedios. 

6 En ellos dos atributos , pocos le habran no Tolo excedido, 
mas ni aun igualado , y afsi fe conoció en la difciplina que intro- 
dujo en fus Obifpados , y el punto á que redujo las coílumbrcs, 
particularmente de los Eclefiafticos. Era diligentifsimo en averiguar 
las delaciones , y parece que tenia luz particular para el defeubri- 
miento de la paflón, ó la envidia, afeólos que tan de ordina- 
rio íe mezclan en las noticias judiciales , reñalandofe en ellas 
el aborrecimiento , no la verdad. No fe refoivia hafta medir con 
entera noticia donde llegaba la intención de los delatores , y re- 
conocer cuya era la malicia , fi fiiya , ó del delinquente : y en conf- 
iando de la culpa , proporcionaba con fu gravedad el caftigo , y 
la pena , dejando defagraviada la jufticia , extirpado el vicio, el 
gcto mejorado , y lo que no es menos importante , a todos los de- 
más con efearmiento. 

7 Pareció en algunas ocafioncs demafiada fu entereza y fc- 
Veridad , y fin duda debían de fer muchos , y muy vivos los im- 
pulíos y cftimulos interiores , con que Dios le infpiraba que aten- 
dieííe á remediar los defedos. Intimábale Dios muy continua- 
mente que hicieífe jufticia , bien que con moderación Eclefiafticav 
pero el anadia, que no es moderación dejar de reprehender, y corre- 
gir, fino relajación : y que moderar lo Eclefiaftico eclcfiafticamentc 
con cofa que parezca rigor , no lo es, fino medicamento. 

8 No fueleii fer generalmente faludablcs todos los efedos 
que produce la medicina , algunas complexiones hay que empeo- 
ran con los remedios , y fe exafpcran , y recrudecen con lo blan- 
do de los lenitivos. Debiafe de hallar laftimado con el medicamento 
y la corrección algún Eclefiaftico , ó lo que es mas cierto congo- 
jado , y oprimido de fus mifmas dcfatencioncs , que fon fiemprc 
el mas alpero cordel : remia la entereza zelofa del Obifpo , ft 
llegaba á entender fus reincidencias , y el poco fruto que de fu re- 
beldía habían facado fus paternales ainoneftaciones,y desbocado con 
la paflón dijo im dia publicamente cnprcfcncia de muchos: „Quan- 
„ do llevará el Diablo á Donjuán de Palafox? íquando le facarán de 
„ cftc Obifpado , para que pcrfiga , y mortifique otros ? < quan- 
„ do nos veremos libres de eh < quando no fe oirá entre nofotros 
,, fu nombre í Que á la letra parecen los denueftos , c inju- 
rias que refiere David en el Salmo ^o. pronunciaban contra fu 

per- 


» 




3i 


Vlt 5 X DE DON JUAN DÉ VAlÁVOX. 115 

períona fus enemigos , b contra la de Chriílo Redentor nueftro, b 
generalmente contra la de qualquíer jufto. Cargábanme mis ene- 
migos de maldiciones, y afrentas , diciendo : ,, quando pere- 
,, cera , y acabará la vida ? y fu nombre fe borrará de nueftia me- 
„ moria ? Hicieron los que fe hallaron prefentes la delación 
dei efcandalo que recibieron, con tan defmcfuradas razones, y 
acompañáronla de la noticia de fu modo de vivir desbaratado, y 
de fus continuados defaciertos. Fueron de grandiísimo gufto del 
Prelado los baldones referidos , y celebrólos fobre manera , por 
frifar tanto con el concepto que el tenia de si mifmo , que ordi- 
nariamente folia decir : ,, que folo deíeaba no huvieíTe, ni que- 
daííe en el mundo memoria de un gufano tan vil , y defpre- 
ciable : y que para caufar cfpanto era folamente bueno fa 
nombre. Sin embargo de recibir con femejantes aplaufos 
fus defprccios , mando llamar al delinquence , no tanto para caf- 
tigarle , quanto para confundirle : quedó el pobre aturdido coil 
la nueva , que ninguna cofa es tan cobarde como la malicia : juz- 
gabafe yá cogido en las manos del rigor , y falib fuera de si , co- 
mo al que atemoriza el irnpenfado eftruendo del rayo *, porque 
regulaba fu imaginación los miedos propios con las ofenfas age- 
nas , y como ellas fe habian defenfrenado tanto , recelaba con la 
mifma igualdad el calligo. Llego á fu prefencia defpulfado , y per- 
dido de color , y halló á fu Obifpo con el femblante lleno de ri- 
fa , quando venía perfuadido á encontrar fu fcveridad encendida 
en enojo , y que afable y rifueño le dijo : „ Ha tenido acerta- 
difsimo gufto , y clarifsimo conocimiento en lo que ha dicho 
de mi, pero no en lo que ha obrado , y afsi habia menefter con- - 
formar fus acciones con fus palabras ^ mas aqui es precifo per- 
donarle el error de las unas por el acierto de las otras ; lo 
que ha hablado , le apadrina y le vale , para que no le caftigue 
por lo que ha hecho : ningún intercefor mas eficaz pudo tra- 
her para que le abfuelva de fus culpas , que el haber publica- 
do mis defectos , pues ha dorado fus yerros con mis achaques. 
Caftigar en ella ocafion fus demafias, es hacer fofpechofa mi 
venganza , con que para teftimonio de la tranquilidad de mí 
animo , y que efta no ha fido ofenfa para mi , fino el mayor 
favor que pudo hacerme , hoy ha de fer mi convidado , y co- 
mer conmigo , porque es razón que yo regale a quien tanto 
me honra. Y afsi mandó prevenir una comida mas oftento- 
fa que lo ordinario para agaíajar á fu huefpcd. Echófcle a fus 

pies 


33 


33 


>3 


33 


33 


33 


»3 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


LIBRÓ SEGUNDO, 

pies el reo convencido , y él le levanto con los brazos carinoíbr 
empeñándole en adelante para la enmienda , no de lo dicho, fi- 
no de lo obrado : y íalió de fu prefeucia tan trocado y tan otro_, 
que cfta Tola demoftracion fue la perfuafion mas viva para com- 
poner y ajuftar fu vida, halla entonces tan defordenada : porque 
elle fue un linage de blandura mezclada con mucho fuerte de en- 
tereza , y feveridad i que el humanarfe de ella fuerte alguna vez 
encoge mas que facilita , y reprime mas que cílraga : quedando 
tan mejorado , quando él mifmo fe daba por hundido , por íer 
el mas terrible verdugo una conciencia culpada. Como es uno 
miímo el barro de que fe compone nueftra fragilidad achacofa, 
fon muy parecidos en los hombres los deíalumbramientos j y aun- 
que con diferencia en el cílado , no es defemejante otro lance que 
le fijcedib , al cafo referido. 

9 Era Gobernador de una Villa de fu Obifpado , nombrado 
y puefto por el Señor de ella , un Caballero mozo y briofo , de 
, quien fe llego á entender y murmurar que tenia corrcfponden- 
cia ilícita , y cícandaloía con una muger cafada. Tuvo noticia 
nueílro Obifpo de elle excefo : y para reducirle empezó a egecutar 
las primeras diligencias de la corrección , blandas y fuaves. Eícri- 
biblc una carta con mucho cariño, pero con mucha eficacia, pro- 
curando por medio de ella enamorarle , y prendarle de la hermo- 
fura verdadera de Dios , ocuparle del temor íanto que íe debe 
tener a fus ofenfas para lo eterno , y refrenarle con el miedo del 
mundo por el peligro en que fe hallaba metido, fi el marido fofpe- 
chaííc fu agravio, eftando expuefto a perder con la vida la reputación 
y la honra. Rcfpondióle el cómplice con mucho rendimiento, y cor- 
tesía , pero negando fu culpa , y afirmando era teftimonio y ca- 
lumnia contra el decoro de una muger de fupoficion. Quietbíe el 
Obifpo por entonces , y moflrb quedar íacisfecho *, pero dentro de 
poco tiempo fobrevino nuevo avifo de la reincidencia del delinquen- 
te : envióle á llamar, y vino fin rcfifiirfc i ccrrbfc con él a Tolas, 
y afeóle con afpercza fu pecado : y que con negar quifieíle darle 
abrigo , y obílinarfc. Llamo a fu Secretario , y mandóle que le no- 
tificaífe lo que fe acoftumbra contra los pecados públicos , y efean- 
dalofos: oyólo el reo, y ofreció cumplir lo que fe le intimaba, y 
con efto fe dcfpidió, y volvida fu caía. Pafados dos mefes íe re- 
pitieron mas fuertes las noticias de la comunicación, y viendo el 
Obiípo que no habían aprovechado las dos diligencias primeras, Ic 
iVolvio a llamar con apremio, amenazándole, que fi no venia pron- 
to. 


vida DE D. Juan de palAfox, *,7 

to , le obligaría á irle á bufcar con toda refolucion. Temib el cul- 
pado, y vino á fu prefencia corrido, y medrofo j y llamando d fu 
Secretario el Obifpo le mandó que retiraífede fu quarto toda la Fa- 
milia , y que cerrándole fe quedaffe él folo en la primera fala pues 
era quien fabía á lo que venía aquel Caballero. Egecutólo Ifsi el 
Secretario, y habiendo corrido como tres quartos de hora, fmtió 
gran ruido , y voces. Afuftófe con el primer informe del eftruen- 
do ; y recelofo que aquel hombre con poco temor de Dios no co- 
mctielfe algún defacato contra fu dueño, fe fue acercando hacia don- 
de eftaban los dos con todo recato , ni poder fer fentido , y halló 
que eftaban en el Oratorio cerrados por de dentro. Como oía los 
gritos , aplicó por los refquicios de la puerta los ojos , y depone 
que vió lo que en mas de quatro años de continua afsiftencia no fe 
le permitió nunca ; definidas las efpaldas de fu Santo Amo , y que 
fe las abria á azotes , diciendo : Hijo mió , p fiy quien debe pagar fm 
culpas ; pues por fer tan mal Ta/iór , y defeuidado , mis Otejas ntfe me- 
joran, con otras muchas ternuras, y afedos que le didaba el zelo 
de verdadero Paftor , con que labraba , y enternecía la refiftencia 
de un pecho de bronce ; y que con el afombro de un efpedaculo 
tan nuevo, y de tanto dolor, no le feria fácil al Secretario perce- 
birlos , ni explicarlos , como ni encomendarlos á la memoria. El 
delínqueme defpavorido , y atónito, eftaba de rodillas , deshacíen- 
dofe en lágrimas , fupKcandolc con inftancias afeduofifsimas, que 
no fe raaltrataífe por él : que defde luego ofrecía la enmienda con 
todo fu corazón , y fi fueífe necefario dejarla el mundo para ase- 
gurar fu perfeverancia. Tanto mueve , y tanto obliga el fueao ver- 
dadero de la caridad , que en los buenos Paftores debe arder hafta 
facrificar la vida , fi fueSe necefario , por el remedio , y utilidad de 
las Ovejas. Salieron ambos del Oratorio , defpues de lar<zo rato , 
muy difimylados, y con los femblantes muy ferenos, y^alemes; 
íentole a fu mefi aquel dia , y los demás que cftuvo en fu caía''hof- 
pedado con mucho agafa jo, y afsiftencia en el quarto que habla la- 
brado nuevo; defde donde fe difpufo , muy fin que fe entendieSe 
la caula, que palafie al Convento de los Padres Carmelitas Deícal- 
zos a hacer unos egercicios, y confeficn general, con grande fru- 
to , y aprovechamiento, viviendo en adelante muy concertado , y 
atento a fiis obligaciones ; pues a íu Prelado le habla coftado tanta 
íangre el reducirle a ellas. Eftecaíono es nuevo en los Santos, ni 
nueftro Obifpo fue el primero que lo cgecutó, que muchos egem- 
plares tuvo para moverle á hacerlo} y como él depufo, no leía en 

Ec fus 



jjg LIBRO SEGUNDO. 

fus vidas alguna fenalada virtud, que no procuraíTc imitarla ,y aun 
fcntia interiormente una Fuerza, y violencia amorofa que le obligar 
ba á ello , confilliendo en efte impulfo tan dificultofo de refiíHr la 
verdadera , y perfeda del efpiritu, por quien obran los que legiti- 
mamente Fe llaman hijos de Dios. Por ventura no Feria cfta vez Fo- 
la la que aplicaíFc cite Prelado íemejante diligencia para Fanar acha- 
ques agenos , y deílerrar vicios 3 pero efta Fola es la que confta, y 
Fe Fibe por el teftimonio de Fu míFmo Secretario : y de nuevo fe 
confirma el vivo Fentimiento que tenia altamente eftampado en Fu 
corazón , de que el remediar culpas en los hombres, era quitar 
de la Cabeza de Chrifto eFpinas. 

CAPITULO XII. 


ÍDE OT^S EGE^ÍCIOS EXTE^IO^ES , Y mUESTICOS, 
con que libelaba /¡empre á ¡a utilidad propia , ji agena. 

Arece impofible que en un Fu jeto Folo huvieíTe 
Fuerzas , ni aliento para tan grande , y tan con- 
tinuada Fatiga , ya meditando , ya cFcribiendo , 
ya exhortando , ya deFpachando 5 porque ningu- 
na de ellas coFas la fiaba de otra atención , por 
eftar períuadido , que pendia todo de Fu inteli- 
gencia , y cuidadoj y que en durmiendoFc, ó deFcuidandoíe el Pre- 
lado , ó Paftdr , Fe concitan las tempeftades , que zozobran , quan- 
do no anegan. Con elle didamcn no deFcaccía un punto de todo 
lo que podía enderezarFe al aprovechamiento j y con Fcr aFsi que 
todos los anos que ePruvoen elBurgo padeciólos veranos unas peno- 
fas , y prolijas tercianas por el deílemple húmedo del clima , de- 
cía el diFcretifiimamentc : Todos los años tengo tercianas ^ya fencillasy 
ya dobles : mas con efla diferencia , que el ano que /algo a Vífitar , y 
cumplir con mi obligación , fon fencillas 5 y quando no /algo , y me efloy 
en cafa dobles : documento con que nos dice Y)ios d los Arelados , que na- 
cimos para trabajar^ no para defeanfar : pues con el trabajo es menor la 
enfermedad^ y con el defeanfo crece. No era ello decir Folamentc , fi- 
no obrar , pues aun en lo mas recio de las enFermedades, no Fufpen- 
dia la ocupación , y el empleo del cargo que tenia por fia cuenta. 

2 Todas las coFas tienen , y requieren tiempo 5 y en unos 
tiempos mas que en otros conviene que Fe aumente la vigilancia, y 
la Fatima , pues con ella mifina diFpoficion los ha diftinguido la Pro- 
vi- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX , 219 

videncia Divina*, declarada en el gobierno de fu Igleíia. Aunque ro- 
do el ano era incaníable fu afsiftencia en el cumplimiento de lu ofi- 
cio , en las Quarefmas principalmente fe excedía á si mifino en las 
fuerzas 3 pues fin omitir ninguno de los egercicios quotidianos re- 
feridos , anadia otros ‘tan pefados , que ellos Tolos bailaban para 
brumarle. Las mortificaciones , y penitencias eran fin compara- 
ción mayores : los ayunos de grandifsimo rigor : los filicios de nue- 
vas arperezas3 y enflaquecido , y debilitado de ella manera , pre- 
dicaba todos los Viernes por la mañana en fu Iglefia Catedral con fu 
acollumbrado fervor , y lágrimas. Los Miércoles, y Domingos por 
la tarde hacía lo mifmo en el Convento de los Padres Carmelitas 
Defcalzos , donde fe convocaba , y concurría todo el Pueblo con 
vivifsimo anhelo á participar los frutos faludables de fu dodrina , 
y fe reconocía el grán provecho que caufaban fus Sermones en 
la frequencia de los Sacramentos , mudanza de las coílumbres , y 
apartamiento de todas las ocafiones , que podían fer contra el ma- 
yor férvido de Dios 3 con que generalmente á una voz decian, que 
no conocían el lugar : tal era la nueva forma de vida que habia 
introducido en el con fus continuas exhortaciones, y lo que es mas, 
con lo perfuafivo de fu egemplo. 

^ La prevendon , y los cíludios para predicar , era la Ora- 
ción : librería de donde Tacaba todos fus conceptos , y dclgadezas. 
Si el fermon era de mas cuidado , que lo ferian los que predicaba 
en fu Iglefia , por razón del auditorio , d en otras partes , donde el 
con.curfo de perfonas do£las , y mas advertidas, le obligaban á ma- 
yor defvélo : que no era tan fatisfecho de sí, que no deíconfiaífc 
de fu caudal , y recelaífe hablar en prefcncia de los fabios : anadia 
a los egercicios ordinarios de fu mortificación , y penitencia , una 
difciplina mas : eíludio fin duda el mas frudiiofo , y leía el Evan- 
gelio fobre que habia de diícurrir con atención mas diligente 3 por- 
que fi queria fervirfe de otros libros para ayudarfe á exornar, y vef- 
tir el diícurío,nunca fe le acordaba loque habia leído, ó apuntado; 
queriendo Dios fu entendimiento defnudo , y defpcjado de otros 
rafgos , ó imprefiones , para pintar en él á fu voluntad. Antes de 
empezar el Sermón pedia la bendición á Dios , y fu Purifsima Ma- 
dre , con eftas palabras : Señor , pojied aponed en mt coraron , pecho ^ 
y labios aquello que mas coifí>enga al bien de las almas , jv gloria Inir/bra. 

^ En el Hofpital de los Italianos de la Villa de Madrid fe 
ha inílituido de algunos anos á ella parte una Congregación , b 
junta fecreta , y retirada, cuyo nombre propio es la 'Efcuela de ChriJ- 

Ee 2 toy 


2 20 


LIBRO SEGUNDO. 

to } y fiendo tal el Macftro , y la enfenanza , ya fe vé qnal debe 
fer el elludio, y la perfección de los Difcipulos. Ella Efcuela , y fas 
cgercicios traben fu origen, y difpoficion del efpiritu prudentifsimo, 
y abrafadifsimo de aquel tan Iluílre Patriarca , y Fundador de la 
Congregación gravifsima de los Padres del Oratorio San Felipe Ne- 
ri 5 y la primera vez que en Efpaña fe oyó el nombre de ella San- 
ta Eícuela , y fe pradicó en todo rigor fu inílitucion primitiva , fue 
por los anos de 1626. en el Colegio de San Jofeph de los Padres 
Clérigos Menores de la Villa, y Univerfidad de Alcalá de Henares 
donde plantó fus egercicios efpiritualifsimos , y dio noticia de eílc 
teíbro efcondido un perfedifsimo Religioío , llamado el Venerable 
Padre Benito Capelo , Flamenco de nacioíj , natural de Ambcres 
y hermano legitimo del Iluílrifsimo , y Reverendifsimo Señor Don 
Fray Ambrofio Capelo , del Orden de Santo Domingo, Obiípo de 
la mifma Ciudad , el qual , habiéndole tocado por fuerte el eger- 
cicio utilifsimo de difponerfe para morir , pasó á mejor vida dentro 
de los términos del mifmo mes , el dia de la Cruz de Mayo , del 
año de 1627. con opinión confiante , y recibida de fintidad^ y 
defpues de fu muerte fe continuó en el mifmo Colegio por algu- 
nos años el conciirfb de la Eícuela Santa, de donde íalieron aven- 
tajadifsimos Difcipulos , y Maeílros de virtud , afsi Religioíbs , co • 
mo Seglares. 

5 Abriófe , y divulgófe ella mifma Efcuela, muchos años 
defpues, en Madrid en el Hofpital de los Italianos por un Sa- 
cerdote efpiritual de la Congregación del Oratorio, que á la fazon 
era fu Adminiílrador. Tuvo á los prindpios eílafanta obra las con- 
tradiciones enconadifsimas, y padeció la diferencia delosfentimien- 
tos , y calumnias con que ordinariamente hace guerra el Demonio 
al aprovechamiento de las almas , fobrefembrando de pcrniciofa ci- 
zaña fus cofechas. Cafi á los principios de la fundaeion de la Efcue- 
la fe halló nucílro Prelado en Madrid devuelta de las Indias : y 
habiendo entendido , y reconocido lo fólido , y prudente de fu dif- 
poficion , y el gran provecho que de fus egercicios devotifsimos fe 
podia ficar en la Corte , hizo roílro á la contradicion necia del fi-. 
glo con fu invencible conílancia , y fue el eílrivo mas fuerte en que 
fe apoyó , para no experimentar ruina , eferibiendo , y aprobando 
fus conílicuciones , y dando la forma , y alma á la pradica de ellas 
con fu afsiflencia , y dodrina 5 pues en todo el tiempo que eíluvo 
en Madrid , antes de pafar al Obifpado de Ofma, nunca faltó de 
la Efcuela , egercitando en ella muchas veces el cargo que llaman 

Obe^ 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 221 

OhedlencU , que es el principal , con crecidifsimos logros de los con- 
cui rentes 5 que a fu imitación eran los mayores Señores, y los fu- 
jetos mas feñalados de la Corte en nobleza, religion,y dodrina. ' 

ó El ínftituto de efta Eícuela Santa, de quien iba tan inftruí- 
do , y pradico , le trafplantó, y dilató , á los lugares mas populosas 
y principales del Obifpado de Ofma. El primero donde fe pufo la 
Eícuela fue en la Ciudad de Soria , que en numero de o-cnte , 
Conventos de Religiofos , lucimiento , y nobleza, es fm compe- 
tencia la Corte del Obifpado. Aíícntófe en una Iglefia Parroquial 
de ella, y á inftancia fuya mandó hacer un hijo de la mifma Ciudad 
noble, y rico, que refidia en la Corte , una Imagen de bulto de 
Chrifto Crucificado de grandifsima cftimacion , y precio , obra de 
uno de los mas efeogidos Efcultores de Efpana: principio’ con que 
le mvo felicifsimo la Efcuela , por fer cfte Señor Crucificado la 
única Iníignia íuya , y el eílandarte , y vandera quefiguen fusDif- 
cipulos , é imitadores. También abrió Efcuela de letras tan impor- 
tantes , y de la mas alta, y profunda Teología en las Villas de Aran- 
da de Duero , y Roa , y en cada lugar del Obifpado quifiera que 
huvieíTc difpoficion para poner una Efcuela del A. B. C. de la per- 
Ercion chriftiana ; tanta era la anfia del aprovechamiento de^fu^ 
prrgimos: con que, aunque no fue el primer Fundador de eftaEfi 
cuela dodifsima , fue , y fe debe llamar fu principal Promovedor , 
el que ef nbió, aprobó , é hizo imprimir fus Coníbtuciones, el que 
modero , y templó con fu difcrecion , y blandura algunos puntos , 
que ajos principios fe recibieron con dureza,' y miedo , el que la 
afsiítio , y fervorizó todo el tiempo que eftuvo en Madrid , el que 
defde Ofma la comunicaba enfeñanzas , y alientos por medio de fus 
inftrucciones , y cartas , de las qiiales fe imprimieron algunas , y 
corrieron con el común aplaufo que han merecido todas fas obras 

ficndo la mas digna aclamación , y la que él folamente bufeaba ! 
la utilidad , y el fruto. 

7 No dejó de hacer ordenes generales en los tiempos del ano 
que ha difpuefto la iglefia , por no defraudar con fu omifion , y pe- 
reza a los que fe confagran a Dios por medio de tan elevado mi- 
nifterio 5 y cfto , aunque la oportunidad de celebrarlas le comcíle 
fuera de fu Silla , porcaufa de andar vifitando : con que fi en otros 
Obifpados no adminiílraban los Prelados las Ordenes a fu tiempo, 
por pretextos diferentes , fe fabia de cierto que en Ofina no podian 
faltar, y aísi acudian los Ordenantes de muchas leguas en contor- 
no a recibir de fu mano ella Dignidad altifsima , deípachandolos 

f 


222 LIBRO SEGUNDO. 

a todos con grandilsima benignidad, y preftezn. No cabe en la 
ponderación la ternura , devoción , y gravedad con que celebraba 
cíde Sacramento , y egcrcia las ceremonias Pontificales j pues fe Te 
bañaba el femblante de un decoro tan mageftnofo, que parece defi- 
pedia de él luces , y llamas , como lo obfervaron en muchas ocafio- 
nes los que leafsiftieron : inflamándole , ó inmutándole de efta ma- 
nera la confideracion del Minifterio que tenia en la Igleíia , y de los 
dones que por fu medio comunicaba el Efpiritu Sto. a ios que fe difi- 
tinauian , y íeparaban de la vida fecular con eftado tan perfedo; 
dermmando cafi fiempre , fin poderfe contener , lágrimas copiofif- 
fimas , al pronunciar las palabras con que eftc Sacramento fe de- 
clara , y fe obra, y por remate les hacia á los Ordenantes Pláticas, 
V exhortaciones tan penetrantes , y adivas , ponderando las ooliga— 
dones del nuevo eílado en que entraban , que todos falian con vi- 
vifsimos propofitos de feguir una eftrechifsima feada en el cumpli- 
miento de fu vocación. De todos los Religiofos que venían al Bur- 
cTo á ordenarfe , fu Palacio era la horpedería, y fu mefa el refec- 
torio ; tratándolos con grandifsima cortefia , familiaridad , y eflá- 
macion , por haberfe'címerado fiempre mucho en venerar a las Re- 
lio-iones , V á los Religiofos. Muchos venían al Burgo ocho ,óquin* 
ce dias antes de celcbrarfe las Ordenes á gozar de un agaíajo tan li- 
beral , llano , y fin los cumplimientos, y las ceremonias del mun- 
do 5 y fi alguno enfermaba , era curado , y afsiftido aun con ma- 
yor diligencia, y regalo que fu mifma Perfona. 

8 Pero no folamente era íu Palacio la hofpedería común de 
los Relidofos que venian á ordenarfe , fino de todos aquellos que 
caminando , hadan pifo por el Burgo , como llegaífe a fu noticia. 
El ano de 57. pafiba el Padre Franciíco de Cepeda de la Sagrada 
Compania de Jefus , nombrado Vifitador de la Provincia de Cafi- 
tilla , en eo-ecucion de fu oficio , Provincial que fue de la Provin- 
cia que llantan de Toledo , y Confefor del Eminentifsimo , y Santo 
Cardenal Mofeofo fu incomparable Arzobifpo. Llevaba por fu Se- 
cretario alPadre Retor del Colegio de Segovia,y un hermano Coad^ 
jutor por Compañero. Derechamente fe fueron «á apear á una de 
las Pofadas que tiene la Villa. Súpolo el Obifpo , que eftaba en la 
lo-lefia 5 porque para ellas materias de agafa jo, y caridad con los 
Relio-iofos parece que tenia efpias fchaladas, y fin aguardar á filir, 
dio m-den á fu Mayordomo , que luego fueífe á la pofada , y lle- 
vaífen las maletas , y ropa de aquellos Religiofos a Palacio , y las 
muías a la caballeriza , diciendoles , que liabian errado la Pofada 5 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 22^ 

porque en el Burgo , para los Religioíos , y mas de la Compañia 
de Jeíus , no había otra afalariada , y pagada , fino era la Caía dej 
Qbifpo, y que le habían hecho, un defcubíerto agravio en no haber 
ido defde luego a apearfe á ella como propia, Egecutdfe el orderi. 
con coda puntualidad, y hallando ya el Obiípo quando llego de la 
Iglcfia en fu cafa a los Religioíos , les dio quejas amorofas de la ef- 
traheza con que le habían tratado. Mandó que en el quarto mas 
principal de Palacio fe les pufieíTen las mejores camas de fu guarda- 
ropa , y fin fer pofible vencerle , los detuvo aquel dia , y otro con 
increíbles demoílraciones de güilo , y confiielo : regalándolos con 
toda la oílcntacion que fufre la cortedad del lugar , pero fin du- 
da mucho mas con el afedo,y las caricias. Quando huvieron de par- 
tirle dio orden para que pufieíTen íu coche con íeis muías, y que dos, 
ó tres criados de los de mayor fupoficion, y autoridad de fu cafa los 
acompahaífen en él, y facaílen fuera del Burgo a mas de una legua, 
dejándolos en el camino que habían de continuar. Con eftas aten- 
ciones tan caritativas , y cortefanas obraba fu eílimacion con losRe- 
ligiofos , y lo mifmo , y mucho mas huviera egecutado con toda 
la Sagrada Religión de la Compañía de Jefus , fi fueífe pofible re- 
ducirla a fi.1 cafa; porque la fuya no era reconciliación que dependía 
de los labios, fino de tener rendido , y entregado enteramente el 
corazón : aunque íe haya intentado perfuadir que en el fue todo fi- 
mulacion , y fingimiento , defpehandofe temerariamente con ellos 
tan errados principios a dar por condenada fii memoria , y publi- 
cándolo con efcandalo intolerable de los que los han oído : dando 
por aífentado que ofendió , é injurió a muchos, y que murió en ef- 
te cílado fin pedirles perdón *. propoficion que eílremece, y atemo- 
riza, quando el cumplimiento de la obligación propia es juílicia, no 
ofenfa, fin que fea necefario fatisfacer á quien fe da por ofendido 
de ella. A mas de que para el reíguardo , y íatisfacion publica , co- 
mo el que fe conílituye deudor univerfal , confia todo lo contrario 
de íu egemplarifsimo Tcílamento, que es el infirumento que me- 
nos íe puede fidíear ; porque en él íc habla mas con Dios , que con 

los hombres , donde lo podra ver el que lo dudare. 

9 También era mas frequente en el tiempo de la Quarefma 
la eílacion de los Hofpitalcs , porque entonces, por no comer car- 
ne los que los crobiernan , parece que hay alguna mayor caufa de 
defeaecer la caddad con los enfermos. Ella coílumbrc , v frcquencia 
obfervó en fu Obifpado de la Puebla , vifitando el Hofpital de San 
Pedro todas las veces que las muchas ocupaciones , que en aquel 


224 LIBRO segundo: 

Reyno fe apoyaron en él, ie ciaban lugar 5 y fu eílilo era no íeña' 
lar dia determinado para la vifita de los Hofpitales , por tener 
fiemprc cuidadofos á los Obreros con la incertidumbre. La hora 
mas ordinaria , y oportuna para efta refidencia de la caridad , era 
en la que fe daba de comer á los enfermos , con que reconocía la 
fazon , cantidad 5 y calidad de los mantenimientos que íe iesfer- 
vian, y en fu prcfencia fe iban haciendo, y repartiendo los platos, 
y fi en el defvélo con los pobres encontraba algún defedo , íe mof- 
traba fevcrifsimo con el Redor , y los Miniílros, ponderándolo , no 
como falta hecha á los hombres , fino al mifrno Criador , y Re- 
dentor de ios hombres , que en fu nombre , y períona propia reci- 
be , y galardona los agafajos que fe egercitan con los necefitados j 
como fíente , y fe da por ofendido de las omifiones. Con efta aten- 
ción , y cuenta tan individual del Obifpo era gíandifsima la vigilan- 
cia que fe guardaba en los Hofpitales, y la limpieza, y fazon con que 
fe difponia la comida , la qual llevaba él mifino por fu mano á las 
camas de ios pobres , dándoles de beber , y limpiándolos , fin per- 
der la ocafion de lo principal en los coníiielos , y amoneftaciones 
cfpirituales que les hacia , para alentarlos á llevar con tolerancia, y 
refignacion el pefo de la enfermedad , en que confiftia fu verdade- 
ro logro : preguntándoles , fi les falcaba algo? Si les acudían con la 
debida puntualidad los Miniftros ? O fi íe les antojaba alguna coía 
particular ? Y últimamente en acabando de darles de comer , les re- 
partía limofna , les echaba la bendición , y con efto fe defpedia. 

I o Finalmente dentro , y fuera de fu cafa no perdonó acción 
de defvélo , y trabajo para llenar cabalmente las partes de que fe 
compone un Prelado perfedo , y que fus Ovejas eftuvieíTen afifti- 
das de todo lo necefario , efpiritiial , y corporalmcntc. Y porque 
ninguna cofa dejafte de gobernarfe con el acierto que la chriftiana, 
y verdadera prudencia dida , para la adminiftracion , y dcfpacho 
de ios negocios de mayor gravedad , ya criminales , ó ya civiles , 
había formado una junta , fin la qual no determinaba , ni refolvia 
cofa alguna , fiando tan poco de si , con fer fu caudal tan venta jofo. 
Confiaba la junta para femejantcs reíoluciones del Canónigo Peni- 
tenciario, que era fu Provifor, del Vifitador, que juntamente era Ca- 
nónigo, de los dosCanonigosDodorales,y los coadjLintos,y él inter- 
venía también, oyendo primero el voto, y parecer de los demás con 
grandifsima eftimacion para conformar , ó reformar el fuyo, que íe 
fujetaba facilifsimamente en hallando mayor la razón en boca de 
otro : ingenuidad que fiemprc acompaña á ios talentos no vulga - 

res. 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 

res. Otms veces introducía en eílas juntas las períonas dotídas , y 
virtirofas de ios lugares donde fe hallaba , y lo que coa acuerdo, y 
voto de femejantes fujetos fe refolvia por la mayor parce, era lo 
que inviolablemente fe ponía en egecucion. 

1 I De todos , y de todas maneras debe fer forma , y alma el 
Obifpo , pero mas en particular de los que le comunican mas de 
cerca , por fer ellos los que retratan , y en quien los eílrahos obfex-. 
van el trato de fu Perfonaj y afsi , para que los domeílicos, y íu fa« 
inilia anduvieíTe mas regularmente gobernada , ocurriendo , y ata- 
jando muchos inconvenientes , que de ordinario fe originan de fal- 
ta de noticias , había dado orden á uno de los criados mas cortefr- 
no , y advertido , para quenotaííc, y eferibieífe en un libro manual, 
en método de Diario, qtianto fe obraba todos los dias digno de ob- 
fervancia , y memoria, lo qual firvieííe como de regía, y dechado 
á lo por venir , porque fiempre anduveiííe fu familia regulada á un 
mifmo nivel , y concierto de acciones loables , evitando codo lo 
que pudicííe fer deforden, y abufo: con que no omitid fu atención, 
que era vivifsima , cofa alguna qué pudieííe conducir á la utilidad 
publica , folicitando dar el lleno á fu oficio , mas con el egemplo, 
que con las palabras, cuidando por todos los caminos de deílerrar, 
y alejar los yerros, y los errores , que tan infeparablemente acom- 
pañan las acciones humanas. 

I 2 Aunque la vigilancia encargada al Miniftefio Epifcopal , 
y el pallo de la dodrina que comunica , y reparte, debe fer igual 
para todas las Ovejas, parece que S. Pablo , primer Maeílro de Obif- 
pos , quifo que lucieííc, y fobrcfalieíTe mas con los domeílicosj por- 
que como la fimilia de un Obifpo es el efpejo donde fe retratan fus 
acciones , y didamenes , y donde los de afuera fe miran , para re- 
gular lo que obran en ella ; qualqiiier defedo, d ignorancia es per- 
niclofifsima confcquencia para los que la atienden como egemplar; 
y las medras , y logros efpiritualcs tienen la voz mas eficaz paraper- 
íiáadir a fu imitación. Puede fer que aludieííe también á ello el Efpi- 
ritu Santo , quando alabando la prudencia de aquella Muger varo- 
nil, que didó tan acertada economía á los mas fefudos hombres , 
dijo, que todos fus domeílicos tenían los vellidos doblados 5 aunque 
fi nos dejamos llevar del íonido exterior con que lo íignifica la Irafis 
latina, el andar los criados vellidos de dobleces en todos losPalacios 
del mundo es el ufo mas introducido: llamemos, pucs,á los vellidos, 
duplicados^ porque en aquel Pala-^io de tan fabia muger , el abrigo 
era cfpiritLial por la dodrina, y corporal por el focorro: vellido por 

Ff lo 


LIBRO SEGUNDO. 

lo m.c cubría, y fervor por lo que enfeñaba Efte mfeo dcfvao, 

V economía fruauofa prnaicaba con rodos fus domcft.cos nucltro 
Obifpo de las puertas adentro de fu cafa , fm reíervar íu incanía- 
ble folicitnd , aun á los que llaman vulgarmente de efcalera abajo, • 
ni olvidarfe de los que fervian á fus Capellanes, como ni de los que 
afsiftian al cgercicio mas inferior , y defpreciado de la cocina ; por- 
que á todos eftos los mandaba convocar los Sábados en la noche , 
fin que en efto huvieffc defeuido , y él por sí mifmo les pregunta- 
ba las oraciones , y dodrina chrilfiana ; y a los que daban mejor 
cuenta de ella obligación los acariciaba , y premiaba , y a lus 
amos les daba las gracias por la parte que tenían en efte elp, ri- 
tual aprovechamiento, y que le ayudaífen a cumplir en algo con 

fu primera , y mas encomendada atención •. com que a todos los 
avivab3,y anadia eftimulos para que vinieífen a fu prelencia inltrui- 
dos en las noticias de mayor importancia que pueden codiciar los 

humanos interefes. 

CAPITULO XllL 

UHA ÍDIFE^^NCIA QUE SE LE OFICIO COK LOS 
^(acíoitsíos de L S^ntá de Oftná, 

L míiyor consto de los cmulos de cftc Prclsdo ^ 
que los tuvo fiempre poderofos , y grandes , fue 
el que el mundo le tuvicíTc generalmente por in- 
quieto, y fediciofo: con que a los que no le comu- 
nicaron de cerca , y fin pafion , es dificultofiísimo 
el perílifidirlos , que Ifis msterifis que míinejo ^ y 
ocurrieron en fus gobiernos, caufaron los alborotos, no el fu jeto. 
Suna cofa es tan fácil , ni tan ufada entre los hombres , como 
el confundirfe , y trocarfe los nombres de los afedos , y las virtu- 
des , llamando venganza á la jufticia , al zelo pafion , al reme- 
dio ócaftigo efcandalo. Qu^náo las cofas eftan fuera de lus qui- 
cios’, ó quieren los hombres ponerlas fuera de ellos, el reftituirlas 
á fu debido lugar , ó el confervarlas en él , no fe debe llamar le- 
dicion , fino equidad. El ayre encerrado debajo de la tierra , o apri- 

fionado en fus fenos , eftá violento naturalmente , rompe la cár- 
cel y los millos , y al falir , para fobreponerfe a la tierra pelada, 
á quien po”? naturaleza predomina , caufa ruido , y eftruendo : le- 
ría i?nor.incia llamar efte movimiento fedicion, y tumulto , lien- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 227 

do legítimamente recobro de fu lugar , y reflitucion de íu derecho: 
que el eftar las cofas violentas en ningún moderado juicio puede 
hallar aprobación. Chrifto Redentor nueílro, quando Tañaba , y re- 
dimia el mundo , que le halló todo trafegado ( pues quando le def* 
cribia, y ahilaba con ambición Auguílo Cefar , eílaban en mayor 
deíconeierto las cofas ) mereció que le llamaíTen vulgarmente el al- 
borotador , y clfedicioíoj porque íe iban tras él las criaturas, co- 
mo en feguimiento de íu Autor , proteílando íus menoícabos , y ío- 
licitando fus medras 5 y el reílituir los hombres á la felicidad que 
perdieron , lo recibió el cngaho con nota de tumulto. 

2 Andaban fus contrarios hechos ojos , y orejas , á refentir y 
regiílrar el mas ligero ruido que pudieíTc caufar el báculo de eíle 
Paílór por guiar con concierto fus Oveja? , para levantar el grito, y 
apellidarle por motin , y.fublevacion de los Pueblos 5 y cíparcie- 
ron voz que en el Burgo de Ofma, lugar de población tan limitada, 
donde la jurifdicion Eclefiaítica, y temporal es una mifma , tenia 
la Iglefia revuelta , y abrafandofe en pleytos , y difenfiones los Ca- 
nónigos , y los Racioneros. Eíla fama la esforzaron en la Corte 
con ponderaciones mas encarecidas , para dar nuevamente cuerpo 
a bueítas de ella a las turbaciones , y encuentros de quien algunos 
anos antes publicaron habia íido autor en las Indias 5 pues todo ef- 
to fe hacia mas creíble , con que hallaíTe materia de reboluciones 
en un lugar de íu mifma conílitucion política tan quieto, y íoíega- 
do. En el Burgo , decían , donde las jurifdicciones no ion diferen- 
tes , donde no hay Virrey , no hay Chancillerías , ni Audiencias , 
faltan los Gobernadores , no hay guarniciones de Capitanes, ni Sol- 
dados , donde no fon mcneíler los pertrechos de las armas , que 
de ordinario la quietud civil no fe conEonta , ni hermana con el 
cftruendo militar : aqui , faltando todos eftos elementos reñidos 
por fu naturaleza con el Temblante de la paz , obra el natural ar- 
diente, y belicofo del Obifpo : ¿ qué feria en la Nneva-Efpaha , 
donde hay todas eílas difpoíiciones , y donde el genio de Tuyo mas 
pacifico, es milagro que no íe inquiete con ayres tan encontrados, 
como allá corren? Eílas , ó femejantcs ponderaciones íembraban 
fus émulos en los oídos de los mas bien intencionados miniílros, 
mejorando con ellas al parecer fu partido , y juíliíicando las que-: 
jas , que contra fu gobierno eípiritual , y temporal de las Indias, tan 
poderofamente habían formado , refundiendo únicamente en fu ca- 
beza con eíle nuevo egemplar todos los defabrimientos , difgullos, 
inquietudes , y ofenfas que de la Nucva-Efpaha fe habían fulmi- 
nado contra fu Perfona, . Ff 2 Fue 


228 


LIBRO SEGUNDO. 

3 Fue forzofo darle avifo de efto que corría por Madrid tan 
publico, y tan acreditado j pues fe autorizaba efta voz debajo de 
una capa de opinión , no fácil de darfe á conocer por rofpechofa ) 
tan bien apoyada fuele introducirfe de ordinario la calumnia) y fen- 
cillamcnte dio reípuefta á quien le comunico la noticia por las ciau- 
fulas figuientes : El punto que mira a los Racioneros , es punto menos que 
el pajado paracalumniarlojKcC^onác en efta mifmaCarta á otra mur- 
muración, y cargo , cuya relación tendrá íu lugar propio. ) Torque 
ejiando yo en el Coro en los Maytines ^ faltando todas las Dignidades ^ y 
los Canónigos de la una mano , pretendió Juhir uno de los Racioneros a 
afsiflirmeen lugar del Rrior , que es la mayor ^ y primera Dignidad def- 
pues del Ohifpo^y la CaheT^a del Cabildo, Al tiempo que iba d pafar el 
Racionero , fe adelantó un Canónigo del otro Coro para fer mi Afsiflente,^ 
por tocarle como mas antiguo, Viendo efla diferencia , porque no Je tur- 
hajfen los Oficios DiVihos , j; fiucediejfe algún de farden , pregunte al Ar- 
cediano que prefidia- :^qué fe acoftumbraba hacer} Torque yo no queria in- 
7 io’))ar y pretendid guardarle á cada uno fu derecho : y refpondióme , que 
el efiilo era pajar de un Coro d otro la Dignidad , ó Canónigo mas an- 
tiguo , quando no le hahid en el otro 5 porque los Racioneros no pueden fer 
Aifsiflentes^porque no< fon ¿Q Corpore Capituli , en efta Iglefia^y mas 
habiendo Dignidades, y Canónigos dentro del Coro, Con efto pasó el Canó- 
nigo , y feli>oh>ió el Racmiero a fu lugar. Af si fe ha egecutado iodo el 
tiempo que jo he efi ado dlñ, 

4 Vinieron dos Racioneros d quejarfe d mi de efio , diciendo : 

en tiempo de mi Antecefor hahian afsiflido , y que efla era la coflumbre, 
Refpondiles , que me informaria mas plenamente ^ y fe obfer'^aria lo qué 
hafla alU fe huVieJfe praSlicado, por tener fuerza de ley la coflumbre , d 
quien no contradice la ra^n, Hicelo,y me ajfeguró el Veforero Ipiejo , 
que ha mas de dnquenta años que es Trebendado^que fiempre pafahaDlg- 
nidad , ó Canónigo d ajsiftir al Trelado : que fi en tiempo de mi Antece- 
for habia fubido algún Racionero , o ferta definido , que no debe tolerar- 
fe por regla , ó eflablecimiento 5 pues en efla pretenflon tendrían grande 
fuer'^a los abufos : ó no haber en ninguno de los Coros mas que un Canóni- 
go , que no podia afsiflir d las dos partes 5 y que fi conoce quan raras 
Jaeces podia fer efto , pues los Ohifpos nunca bajan d May tiñes ordinarios^ 
que es quando faltan Canónigos , /ino filo d los Solemnes, que fon dos , 6 
tres y>eces al año 'y y entonces , afsi por la folemnidad, como por la diftri- 
hucion, acuden todos los Prebendados , y no puede llegar el cafo en quefiu- 
ban los Racioneros, 

5 Viendo , que efla era la coflumbre , y que el Pontifical les efld. 

con- 


I 


VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 

contrario diametralmente ( porque no filo quiere que los Afsiftentes del 
Obifpo fean de Corpoue Capituli,y 7 «o las primeras dignidades del Cabil • 
do ) habiendo Icenido por la refpuefla^ les dige\ Qm era pretifo , que fe 
guardajfe la coflumbrt mas qkando concurre con el derecho ^ yeí Ton- 
tificalj pues aun contra él no fi podia fácilmente introducir cojhmbre. 

6 Antes que yo les diera ejia refpuefia ^ acudieron al Cabildo^ y 
pidieron eflo mifmo por memorial ,j lo Vió ^ y lo cometió á dos Comifarios, 
que fi Jnformajfen de la cofiumbre , j Diejfen el Tontifical 5 j habiéndo- 
le reconocido ^ je halló ^ y refpondió lo mifmo. ISÍo . ob fiante efio ^ aunque 
algunos Racioneros lo refifien , la mayor parte quiere pleytear con el Ca- 
bildo , porque conmigo no es el pleyto. Es necefario comunicar fibre efia 
materia al Letrado mas diefiro de los puntos Ecle/tafiicos-, porque también 
pretenden quitar la primera infiancia á mi Tribunal , fiendo contra el 
Concilio^ por decir que yo foy parte , y no lo es , ni aun mi dignidad 5 
porque efia tomará los afsifientes que le dieron el derecho., ó el Tontifical.^ 
o la cofiumbre , fean efios , ó fian aquellos , en acabando de litigarlo 
con los CanonLos, 

c_> 

*7 Ahora qui fiera yo faber (concluye) en efie cafo qué debe hacer un 
Trelado al principio , al medio , y al fin de efie fucefo ? I fi era bien pley- 
tear contra el Cabildo por los Racioneros ? T qué digeran fiejfo hiciera? 
Tregunto , qué derecho tienen los que me calumnian , para agregar efie 
también por motín á otros pleytos de la mi j ma qufiificacion., y fundamento? 
Tero jufiamente llamo yo mis bienhechores a los que afsi gu flan de labrar- 
me mortificarme. A^oy^náo fotre coílis tan fin verdad ,■ ni pefo , 
las materias de mayor importancia que fe le han podido imputar á 
un miniftro tan honrado de fu Rey , y á un vaCallo con tantas obli- 
gaciones , por los beneficios , y mercedes recibidas , y por la fangre 
heredada. Llamaba generalmente fus bienhechores a todos los que 
le perfeguian , y calumniaban 5 porque decia eran Tolos los que le 
daban ocafiones de merecer , y le conocían : que los que le honra- 
ban , y hablaban bien de él , no fabian quien era. Lo cierto es que 
Iiafta ahora no fe ha conocido en el mundo virtud verdadera fin ca- 
lamidad , ni perfecucion, que fon el contraftc menos engahofo de 
lo que el animo encubre. Es para Dios el efpedaculo de mayor guf- 
to, ver a fus amigos en el crifol de la tribulación , por íer el que 
mas afina la coníLancia chriftiana. Efte es el camino por donde llevo 
a fu Hijo hecho hombre, y por eífo quiere que le imiten , y figan 
los que pifan la íenda de la feguridad. Maldigan , e injurien los 
hombres, que al mifmo tiempo bendice Dios , y premia , y las ca- 
lumnias que en la tierra reíucnan como ofenfas , en el Cielo hacen 
ecos de alabanzas. f"A- 


LIBRO SEGUNDO. 


CAPITULO XIV. 

0E 0T(!(_0 TUKTO EK QUE LOS JLCJL^DES 
Ordinarios de la Villa del ^wgo^ quifieron también formar 
fentimiento de fu atención, 

Uien á los que gobiernan hombres les anda á notar 
las defazones, y los defabrimientos , que produ- 
ce la obligación de reducirlos á obrar lo que 
conviene, y por eftoles hace procefos , y los de- 
facredita 5 eftá muy lejos de fabcr quien fon hom- 
bres, y á lo que obliga , y lo que cuefta el mo- 
derarlos con equidad , y contenerlos dentro de la raya de lo jufto. 
Son las paflones de los hombres muy delicadas , y muy vocales , y 
con ligerifsima caufa lebantan el grito , malqiiiftando el gobierno , 
y es menefter mucha atención para difcernir , íi la queja es bien 
fundada , y no defacreditar con facilidad a los Superiores, y fem- 
brar el rumor conforme es la intención de cada uno. Gran trabajo 
tiene en los que mandan el zelo de la jufticia , habiendo de fer cfte 
fu blanco principal, porque íinieftramentc quieren los fubditos , 
y los apafionados interpretarfele a encono. Quien habiendo ocupa- 
do muchos , y preeminentiísimos pueftos , nunca torcio la jufticia 
por refpetos particulares , tiene por sí el tcftimonio mas encarecido 
de la reditud : y la integridad incorrupta de los que gobiernan , no 
debe amedrantarfe por el que dirán: obreífe lo que conviene , y di- 
gan los hombres lo que quiíieren , que con Dios , que es el fupre- 
mo Legislador , y regiftro, no fe introducen los engaños. Defen- 
der , y volver por la jurifdicion propia, que cada uno tiene en fu 
ocupación , es ley precifa, porque fi no , fe inquietarían con per- 
niciofa confufion las esferas. Al pafo que los cargos fueron muchos, 
lo fueron también los encuentros , contradicciones que tuvo efte 
Prelado. No le mortificó Dios poco en efto , por fer muy contra fu 
natural , que amaba la paz fin fingimientoj y efto íolamente lo pue- 
den deponer los que le comunicaron , que para todos los demás ha 
de haber fido alborotador , y fedicioío 5 pero el' tiempo facará la 
verdad á luz. La única prenda que les dio Chrifto á fus Difcipulqs 
fue la paz , la fuya , no la dcl mundo; y por no fer la que el mun- 
do conocia , á la mifma paz por naturaleza , la recibió el mundo 
por guerra , y alboroto. Como dando fatisfaccion á las difenfiones. 



no 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 2?i 

no procuradas , ni movidas por él , fino originadas , bien que in- 
diredamente, del miniílerio , folia decir : Que a los defgraclados ^ no 
Je les 'han de contar las pendencias , fino mirarles á la raz^on, 

z En el Burgo no habia Virreyes, como en las Indias 5 pero 
hay Alcaldes Ordinarios. Halla con ellos íc ha eícarapelado , y re- 
ñido, decian en Madrid fus bienhechores, para que le conozca quan 
ordinarias fon en él las inquietudes. Riñe con las varas de los Alcal- 
des , y les quiebra la jurifdicion , porque no tiene otros con quien 
altercar: ¿qué feria en tan anchurolo campo como le abrieron en Inv 
dias los Gobiernos para egercitar fu condición ? Aquí iban á parar 
todas las confequcncias. Fue , pues , el calo, que en la cárcel del 
Burgo eílaba prefo un falteador , de quien fe habian probado gra- 
vifsimos infultos , y en los lugares cortos fácilmente rompen la pri- 
íion , y la jaula femejantes fieras , ó porque no ellan acollumbra- 
dos a hacer jullicia , y la falta de experiencia les pone horror, ó por- 
que fe negocia mas barato con los Alcaldes , ó Alcaydes de Seño- 
río , el que tuerzan la vara , y franqueen los peílillos , y los cerro- 
jos. Hallabaíe el Obifpo en ella fazon en la Ciudad de Soria, y fin 
duda tuvo algún aviío de la omifion , y tibieza con que los Alcaldes 
procedían en eíla cauía , y para avivar el cumplimiento de fu ofi- 
cio , y que no burlaífen la juílicia los delinquentes , les efcribidla 
Carta que fe figue. ; 

* ^ Jorque he entendido , que en úna caufia grrCne , que e[lá pendien- 
te ante los Alcaldes Ordinarios de ejfia nuejlra Villa , de un fialteador 
de caminos , fie procede con alguna omijton , les encargo , que fie haga 
juflicia en ella , con toda aquella reHitud , y brelpedad que es conlpenien-^ 
te , por el gralpe daño que de lo contrario puede refultar : y les guarde 
nuejlro Señor ^ como defieo , O'c. 

Juan , Ohifipo de Ofma, 

4 A eíla Carta tan atenta , y tan ceñida, de un Senortempo- 
ral a fus vafallos, no parece que habia que replicar , fino obede- 
cer : ni de ella podia inferir ningún juicio cuerdo , que refultaífe 
materia de fenti miento , y de donde los apafionados hicieífen enco- 
no , y agravaíTen la condición del Obifpo , dificil de quietar, y ami- 
go de puntos , y encuentros , ya que no con Superiores, ó iguales, 
con fus mifmos fubdicos 5 y no obilante refpdnde el Ayuntamiento 
la que fe pone a la letra , para que conferida con la que eferibid el 
Prelado , fe véa por qual de las dos plumas ella la juílificacion. 

5 „ En nueílro Ayuntamiento fe ha viílo una Carta de V. Ex- 

ce- 






35 


35 


33 


35 


35 


33 


33 


33 


33 


35 


33 


2^1 LIBRO SEGUNDO. 

celencici , que cícribió a los feñores Alcaldes Ordinarios de efta 
Villa 5 en el particular de un hombre que tienen prefo , y fe ha 
eftrahado el eftilo de la Carca, y nos ha hecho tanta novedad, 
que nos ha parecido hacer efto, y decir a V. Excelencia , que los 
Señores Obiípos fus Antcccfores han honrado, y flecho mucha 
eftimacion de efta Villa , y de las Períonas del Ayuntamiento de 
ella , y de los Vecinos honrados de buen porte , íin que en efta 
parte haya habido ocafion de queja > y Tiendo V. Excelencia can 
gran Señor , y tan chriftiano , y can dodo , no íe puede creer 
que la ha de dar, ñno que habra fido Tilca del Secretario , y aísi 
^ lo juzgamos. Los Tenores Alcaides van procediendo en la cauía 
„ de cfte preTo , y tenemos por cierto en ella cumplirán con loque 
tienen obligación j y Ti faltaííen eftaran Tujetos al caftigo , y pe- 
,, na que les puede dar la Real Chancillería de Valladolid, 

^ „ Si como efta Villa ama , y venera a V. Excelencia, le pu- 

„ diera: dar en ella mas Tenorio del que tiene, por Ter V. Excelen- 
,, cia qui^.n es , y por efte amor , y veneración , íe le diera j pero 
, no puede perjudicar a los venideros. V. Exc. tiene en ella la elec- 
ción de los i^lcaldes , y Regidores , que el Ayuntamiento nom- 
, bra á principio de cada año, y nombra Alcalde Mayor, con quien 
, V. Exc. puede obrar lo que fuere Tervido j pero con los Tenores 
Alcaldes Ordinarios, ni los Seglares , no puede V. Exc. obrar 
nada en los negocios Teculares. Y oblíganos a poner efte capitulo, 
ly que eftos días el Alcalde Mayor de V. Exc. ha dicho, que V. Exc* 
quiere Taber el Señorío que tiencien efta Villa, y él también la 
„ juriTdicion que por Alcalde Mayor tiene, y aTsi Tele ha dicho, para 
5, que con eíTo , y con decirlo á V. Exc. Te eTcuTen novedades , que 
5, pueden perturbar la paz. Y pues V. Exc. es tan amador de ella, y 
3, la dcTea tanto, eftamos ciertos , que enterado de lo que le toca, 
3, ha de eTcuTarlas 5 y V. Exc. lo efte de que efta Villa 110 le ha de 
35 quitar nada d.el Señorío, y juriTdidon que eii ella tiene V. Exc. 
como lo eftamos de que tampoco ha de quitar á efta Villa nada 
de Tus derechos, y loables coftumbres , pues no Te ha de creer de 
3, tan gran Principe lo hará: además , de que aTsi lo tiene jurado 
V. Exc. A quien Dios guarde muchos años , como deTeamos. 
3, Burgo, en nueftro Ayuntamiento , Septiembre veinte y dos de 

„ 1654. 

y Por efta cnrtá confta la pretenTion de los Alcaldes Ordina- 
rios, y es que el Señor temporal de la Villa, qué ni tienen , ni re- 
conocen otro íino al Obífpo , no los miraíTe como a vaTallos , Tino 


co- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, '2^5^ 

como á iguales, fobrefcribiendoles : A los feñores Alcaldes , que es la 
honra que ellos miímos íe dán eícribiendo á fu Señor , y que los 
traraíTe de merced , cofa que por sí difuena tanto , que no vendría 
á quedar en el mundo Señorío , ni vafallage. A efta carta refpon- 
di6 copiofifsimamente el Obifpo , y por no defraudar de tantos do- 
cumentos políticos, y económicos, como contiene, á los que podrán 
valerfe de ellos en diferenciísimas ocaíiones que fueicn ocurrir de íc- 
mejantes , o los miímos reparos, aunque fea larga , es razón inge- 
rirla aqui á la letra. 

8 ,, A la carta que recibí del Ayuntamiento de eíTa Villa del 
Burgo , de 22. del corriente, no quife refponder hafta haber 
entendido en qué fe fundaban las quejas que me repreíentan con 
tanta amargura , y términos tan poco ajuílados al amor que yo 
les merezco, y decoro que fe debe á mi Dignidad,aunque ella efté 

3, en un fu jeto tan indigno como yo lo foy por todas confideracioncs. 

9 „ Y habiéndome aífegurado , que es porque eícribí á los 
Alcaldes Ordinarios de eíTa Villa , fujeta á la jurifdicion temporal 
de los Señores Obifpos , que hicieífen jufticia con toda reóiitud 
en la caufa de un falteador , que eftá pendiente ante ellos , y que 
ello había fido por imperfonal , y no les habia llamado de V. m. 
me ha parecido , que ha llegado el cafo de fatisfacerles j pues no 
foloá eíTa Villa, y á los Alcaldes , y Regidores , á quien yo amo 
tanto , fino á un niño que me encuentre en la calle , y me pi- 
da razón de lo obrado , pararé á darfela , y fitisficerle 5 porque 
de tal manera debemos obrar los Obiípos , que de todo la demos 
á quantos nos la pidieren. 

I o ,, Pero aunque yo íoy tan amigo de difimular, y fufrir def- 
3, cftimaciones , y enemigo de puntos , y menudencias de efte ge- 
nero , con todo eíTo , por parecerme que toca en poco aprecio de 
mi Dignidad el modo injuriofo con que la tratan en efta carta , 
me ha parecido , que antes de dar fatisficcion á fu queja , oygan 
la que debo tener , del eftilo, y fuperioridad con que la laftíman, 
bien agena de fubditos efpiritualcs , y temporales á fu Superior, y 
mas fu Prelado, y que no Ies ha dado ocafion para ello. Por no 
mezclar aqui cofa que parezca defabrimiento , hablaré mas como 
Padre á fiis hijos , y ovejas, que como Señor temporal de eífa 
Villa, y en todo les diré muy ingenua , y llanamente mí parecer. 

II 35 Lo primero, hijos mios , efta reíolucio-n que han toma- 
do de eícribirá fu Prelado con tanta afpereza, es muy agena de 
aquel refpeto que fe le debe , y ello íe ve en la mifma refolucion, 

Gg „ y 


35 


35 


35 


35 


55 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


33 


s.54 


LIBRO SEGUNDO. 



„ y eii las claufulas , y no Tolo en el modo , fino en la fubílanrcia. 
Porque en primer lugar , quando yo huviera excedido en la que 
les efcribi á los Alcaides ( cofa que en mi es muy fácil , por fcr 
tan corta en todo mi capacidad, y talento) podian, y debian, an- 
tes de eferibir a fu Obifpo con tal libertad , y mas fiendo la pri- 
mera carta que me lian eícrico deíde que be venido a ella Dioce-^ 
, fi, decir a mi Alcalde Mayor la queja , para que me la reprefen- 
taíTe 5 pues es mi Domeftico, ó á Criftoval de Arta, que es -fu Pve- 
„ gidor , y Notario Mayor de mi Audiencia Eclefiaftica , 6 a Juan 
García de San Juan , que también entra en eííe Ayuntamiento, y 
en cuyo poder paran las rentas de mi Dignidad 5 y con eíla noti- 
cia , fin encono , ni diígufto alguno fe les daba fatisfaccion ,b ra- 
zón , y quedaba todo quieto. Pero no hacer efto, fino partir de car- 
„ rera a eferibir derechamente efta carta á fu Padre , y Prelado, con 
tantas fiiperioridades,é injuriasjyenviarfela con unCorréo expreío 
a toda diligencia , no deja de fer ageno de paz, refpeto, y razón. 

12 35 Y ya que tomaron , hijos, la refolucion de advertirme 
cara á cara de lo que debo hacer , había de íer con otro modo 
mas templado , y cortés. Porque en la primera claufula de efta 

„ carta, entran diciendo : Que fe ha vifto en eííe Ayuntamiento la 
carta que yo efcribi , y añaden : J los Señores Jlcaldes ordinarios, 
_ Y fiendo eftos Alcaides o rdinarios pueftos por la Dignidad , 
,, y por los Prelados que la gobiernan , y Miniftros de fu 
jurifdicion , como Señores temporales de cíía Villa , llamarlos 
feñores Alcaldes delante del propio Señor temporal , y Prelado , y 
efto tres , ó quatro veces , es darles a los Alcaldes lo que no fe les. 
debe , y quitar, hijos, á la Dignidad lo que fe le debe. 

13 53 Y fi del eftilo de la carta pudiera yo colegir que era fin- 
, ceridad de Lugar de pocos vecinos , lo pafára fácilmente , porque 

foy aficionado á ella j pero fe vé claramente que es cuidado , por- 
„ que en ella mifma nombran al Alcalde Mayor , quitándole eíTa 
5, cortesía j y efta es injuria á fu Puefto , á fu Perfona , y á mi Dig- 
„ nidad, A fu Puefto , porque fi es Alcalde Mayor , y les precede 
„ á todos, y les prefide , aunque ao tenga voto en el Ayuntamien- 
„ to ( como ningún Corregidor lo tiene tampoco en Caftilla ) i por 
,, qué no merecerá el Alcalde Mayor la cortesía que merece un Al- 
„ caldc ordinario ? A fu Perfona, porque fiendo un hidalgo hon- 
„ rado , lleno de canas , y domeftico mÍo, no ha de merecer me- 
nos que dos Oficiales de eíTa Villa mas mozos. A mi Dignidad fe 
pierde el reípeto aquí , en que teniendo la jurifdicion temporal 

de 




?5 

35 

35 

33 


33 


33 


33 

33 


35 


33 


33 

33 


33 


35 

33 

33 

33 


33 


33 

33 


33 


33 


33 


35 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 2^5 

55 Üe eíTa Villa , como he advertido , no habían de llamar íehor dc- 
55 lante de ella á los Miniftros que nombro , como es, llamar á los 
55 Alcaldes Señores, que ion propueftos de la Villa para que yo ha- 
55 ga de ellos el nombramiento , y no al Alcalde Mayor , que lo 
55 nombro yo abfolutamente , Tiendo aísi , que no merece menos por 
55 cííb 5 fino mucho mas. 

14 „ Todo efto 5 hijos , no es. razón , y podía enmendarle , 
55 pues en parte alguna pare^^ra, bien eftc cftilo , y desigualdad. En 
55 la mifma clauíula me cfcribe eíTa Villa , que fe ha efirañado , y 
55 hecho novedad en el Ayuntamiento el cftilo de la carta que eícri- 
55 bí á los Tenores Alcaldes. Eftas fraTes, hijos, por Tu vida que no 
55 ion de una Villa de doícientos vecinos al Señor temporal de ella , 
55 y mas Tu Prelado } fino de un ConTejo Supremo á un Tubdito, ya 
55 Tea EclcTiaftico, ya Secular, á quien por Tusexceíbs quiere repre- 
55 hender , advertir , y mortificar. 

15 „ Tienen , hijos míos , las quejas de los Tubditos á los Su- 
55 periores Tus términos, y fraTes cortefes , modeftas , y humildes , 
55 y exceder en ellas , no es pedir quejas , fin cauTarlas. Podía decir 
55 eíTa Villa: Queeftaban deíconíolados fus Regidores de efto , li 
55 de lo otro , que reprcíentaban efte , ó él otro cgemplar, pero de- 
35 cir : Que han eftrañado , y que les hace novedad lo que ha eícri^ 
•^5 to Tu Prelado , mas parece decir injurias , que quejarTe de ellas. Y 
35 efto es mas digno de cenTura , quando yo no eícribí á la Villa ^ 
3', fino á los Alcaldes, cuya pendencia toma el Ayuntaruiento vo- 
35 luntarjamente con mi Dignidad , y Períona, fin haberlos hecho, 
55 ni cauTado un Tolo motivo ligero de deTcoiiTuelo deTde que to- 
55 me poftfion. 

16 ,5 Entraron luego en la íegunda clauíula , diciendo : que 
35 los Tenores Alcaides van procediendo en la cauTa de efte proceTo , 
55 y Ti faltaren , cftanhi fujetos á la Chancillcría. Efto, hijos ,clara- 
35 mente és infinuar , que los Alcaldes no eftán fujetos á los Señores 
5)temporalcs que los nombran, lo qual defpues exprefan en la tercera 
35 clauTula mas claramentcj y que aunque en eíTa canfa, ni en otras 
55 obren quanto qiiifieren , el Señor temporal que les lia nombrado 
5, no puede averiguarlo, ni decirles que hagan jufticia , ni cuidar 
55 de ella , mas que fi no fueífe fuyo el Lugar, ni la Jurifdicion , 

nne Tu Macreftad , y Tus antcccTorcs le han dado. En efto ,hi- 

55 lU T J ^ 

5, jos, padecen grande engano, y equivocación , porgue legun Lis 
leves de Caftilla , y affentado cftilo , v prádica del Rcyno , aun^ 
„ que los Alcaldes proceden en las caulas que paTan ante ellos, y 

Gg 1 3, aun- 

O 


f 


236 LIBRO SEGUNDO. 

,, aunque las apelaciones van a las Chancíilcrías , adonde fe debe 
„ acudir , y apelar , que io reformaran 5 nada de elfo le quita , ni 
le limita por ninguna manera la jurifdicion temporal ordinaria 
„ que fu Mageftad le ha participado al Señor que goza el dominio 
„ temporal del Lugar , ó Villa que es Tuya por elfos Tirulos, y que 
,, nombra los Alcaldes. 

^ 7 5? ^ quando no fuera tan cierto en derecho , 

„ la mifma razón natural lo eífa diefando. Porque fi un Alcalde 
ordinario excediere en eíli Villa , quien lo ha de prender ? El Al- 
„ caldc Mayor ? Dirán : No , que tiene las caufas á prevención. 
,, El otro compañero? No , porque es igual., El Ayuntamiento ? 
„No, porque no tiene jurifdicion. Los Jueces Eclefiaíf icos fon de 
„ otro fuero 5 precifo es, pues , que el Señor temporal reforme , y 
,, calfiguc al Juez que nombró , entretanto que no avoque á sí la 
3, caufila Chancilleria. Con lo qual, hijos, mientras no me mueífrea 
3, Egecuroria ganada , de que no fe obferve en el Burgo la prádica 
3, Liniverfal del Reyno , habran de elfar fujetos á que fe haga hay lo 
33 que fe hace en las demas partes , y lugares de Señorío 5 y eífén 
3, ciertos , que de lo que en ellos le hiciere , ó de lo que tuvieren 
3, ganado , no fe excederá un punto , ni lo haré yo , ni lo permici- 
3, re á mi Alcalde Mayor. 

18 „ Y mucho mas fuerte es eífa dodrina en el Burgo , en 
3, donde los Señores Obifpos , en todo lo que.miraá la juriídicion, 
3, la tienen muy cumplida , y fm limitaciones, como en otras. Por- 
3, que comojes notorio á eífa Villa, fe toma pofefion de ella con 
„ la Dignidad , y nombran Alcalde Mayor ,, y dos Alcaldes ordi- 
3, narios cada ano, aunque lean de los que propone el Ayuntamien- 
3, to , pero fon á elección del Señor temporal , y toman refidencia 
3, á los Alcaldes Mayores , y Alcaldes ordinarios , y Regidores , y 
33 Eíciibanos 3 y nombran Alguacil Mayor 5 y quatro dias há, que 
33 viniendo un Juez de Efcrlbanos fe eximieron de, fu judicatura 
„ probando , que el Burgo es lugar de Señorío j y/i lo es para exi-r 
,3 m ir fe de los Jueces, que envia el Confejo^en Cafos feme jantes , 
3, y porque no lo ferá para eífár fujetos al Señor temporal de la Villa, 
3, por cuyo motivo fe eximen ? 

19 „Y afsi, hijos, los Alcaldes deben hacer juíficia, y el 
„ Prelado ,'como Señor temporal , folicitarlo , advertirlo , y pro- 
3, curarlo, y fi huvicrc algún cxcefo tal, que lo merezca, debe en 
„ conciencia periguarlo , y reformarlo , pues todo elfo fe enticn- 
3, de debajo de la mano de los Confejos, y Chancillerías , y con 

33 fu- 




VIDA’ DE D. JUAN DE PAL AFOX, 2:^ y 

5, rubordiiicicion , y rumisioná ellas , a quien tocios elbmos fujetos 
3, las quales guardan á cada uno lo que le coca 5 y canco fon mavo^- 
„ res, quanco tienen debajo de fu mano Prelados, y Señores tan 
3, grandes como hay en Caftilla en lo temporal por fus fubditos y 
3, fus inferiores. ’ ^ 

20 „ En la tercera clauíula, hijos míos, todo es darme dodri- 

3, na 3 y envueltas muchas libertades con algunas lifonjas , que yo 
3, no admito j porque ni las merezco , ni las amo. Dios ’les dé fu 
„ bendición , que me tratan como merezco , y he menefter. Por- 
3, que como fi fuera eíTñ Villa el Confejo Real , á quien todos ve- 
3, neramos 3 o la Chancilleria de - Valladolid , nueítro Tribunal Su- 
33 perior, me feñala la juriflicion , y los términos, y linderos por 
„ donde he de gobernarme 3 y me advierte, que no ocafione no- 
33 vedades , que mire lo que he jurado , y todas las demias fuperiori- 
5, dades deefta claufiiia. i ‘ 

2 I „ Para faber, hijos, la juri((lición.c[ue yo tengo por mi Die- 
„ nidad en elTa Villa en lo temporal , no me lo ha de enfeñar el 
«Ayuntamiento, que es parte formal, y (libditos temporales de 
„ la Dignidad , y nunca , hijos mios, enfefian los pies i la ca- 

„ beza, fino la cabeza á los pies. Tengo ■quien me lo diw 

„ y quien me alumbre, y dé eftas .noticias ,■■ que es un CabiU 

„ do Eclefiaftico , tan lleno de Varones infignesen ietfas, en vir- 

„ tud , experiencia,, y en el egeraplo , y eOÍ me dirá lo que debo 
V Hacer, y hafta dondefe eltíende lajurifdiciori dc'laDicrnidad.Ten- 
« goallluftrifsimp.ScñorObirpodeCordova, mi antecefor ", Va- 
,, ron tan fabio , y grande en todo genero- de virtudes , á quien lo 
„ preguntaré,. Tengo los Tirulos de la Dignidad , las Eferituras , y 
«Reales Privilegi< 5 s.OTengo los Gonfejos , Chancilierías, y Tribu- 
nales de fu Mageftad ( Dios le guarde. ) Tengo las leyes del Rey- 
„ no , fus Autores , y autoridades , que me dicen lo que debo hacer 
„ Pero ha.cerfe el Ayuntamient'o de efili Villa , y fus Regidores, mil 
„ Maeftros de jurifdicujn , y darme documentos de fabiduria, folo, 
«dlijos, díbe'toler.arlo mi grande ignorancia, y debida humildad. ' 
^ y® percibo bien , (obre qué me ponen delante las 
,, loables cofturabres , y el juraménto; porque ninguno hé hecho en 
,j¡eíla Villa ^ ni se que lo hicicflc el Señor Prior con mis poderes al 
tomar la poíefion : ni los Prelados de Oíina hacen otro juramen- 
,, to , que el de la Santa Iglefia , de guardar lo que en él le contie 
,, ne , qué no folo no mira a favor de los del Burgo, fino que cali - 
,, fica , y afsicnta los derechos de la Dignidad, y' quanco a las loa- 
bles 


3 ? 




LIBRO SEGUNDO. 


bles columbres , hijos , que hemos de guardar todos , eftas han 
de fer el hacer jufticia , el que fe refpeten los Superiores, quo 
no fe haga agravio á los íubditos , que yo no les quite lo que les 
toca , que ellos no ofendan la Dignidad, ni la ultragen. Eftas fon 
loables coftumbres j pero no hacer jufticia , y perder el rcfpeto á 
„ las cabezas, es la ruina, corrupción , y la perdición de lasmifmas 
,, coftumbres. 

23 55 Y el repetir, hijos, en fu carta, que no tiene que ver con 
„ los vecinos el Señor temporal , y que pudiendp los Alcaldes pren- 
der , no puede hacerlo el Señor , que les dio con el nombramien- 
to la jurifdicion , y que puede mas el Alcalde ordinario , que el 
mifmo Señor ( que efto infinuan en fu carta ) es una libertad , hi- 
jos , que toca en temeridad , y muy grande , y de tal calidad, que 
nofera tolerada por Tribunales Superiores algunos, los quales ion 
muy zeloíbs de que fean refpedivos, y humildes los íubditos a 
fus Señores temporales 5 porque de otra manera, y fi nofueíTe afsi, 
fe turbaría todo el orden político , y fe llenaría el mundo de eí^ 
cándalos , defo edenes , y confufiones muy perjudiciales. 

24 „ El Señor temporal, como afsientan los Autores, y le- 
yes del Reyno , es en fu tierra el que ha de cuidar de que íe haga 

„ jufticia , ya por medio de fu Alcalde Mayor , ya por el de los Al- 
caldes ordinarios , dejando á cada uno lo que le toca 5 y íi vcqus 
eftos exceden , lo ha de averiguar por los medios que diípone el 
Derecho , y puede con razón, y caufa prender , y caftigar 3 guar- 
3 , dando las leyes : todo efto debajo de la mano, y jurifdicion de ios 
Tribunales Superiores^ que ló reformarán íi errare j y el negar 
dodrina , y propoficiones tan claras , es muy peügrofo , y mas 
á quien , en quanto á Señor temporal por Obifpo de Ofma , en 
el Burgo no tiene menos jurifdicion , como he dicho , que to- 
dos los demás Señores de Caftilla,antes muy aííentada^ y antigua, 
3 , pues comenzó con la Villa , y le dan poíeíion, y entregan las 11a- 
3 , ves , como á Señor temporal , y es dueño de toda la Villa. 

25 ,, Yo, hijos , no quiero , ni pido, fino que cóníervo los 
3 , derechos de mi Dignidad, laftimada enn una carta tan voluntario- 
3 , fa , á la qual no es jufto que perjudiquemos , ni yo , ni eíTa Villa, 

que es lamas obligada del mundo á fer muy obediente , y hu- 
milde con fus Prelados , y atenta á reverenciar á cíía Santa Iglc- 
fia , y á fu Cabildo , y Prebendados , como la que ha nacido , y 
fe ha criado , y crecido en los brazos de fu caridad, y liberalidad, 
y á quien debe todo fu crecimiento , cftimacion , honra , y luci- 

mien- 


39 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 2^9 

rniento 5 y eílo es bien notorio a todos fus vecinos honrados , y lo 
dicen Eis términos 5 fus edificios , fus propios , y fus niiímas pare- 
5, des 5 y enlacarta,ruefl:ilo,y modo, y fuftancia, con que me 
5, han eícrito , hijos , han perjudicado mucho á mi Dignidad , la 
5, qual no es bien que pierda por eítár en tan indigna Perfona co- 
5, mo la mia. 

26 „ En quanto á la queja de la que yo envié á los AU 

caldes ordinarios , que es lo que me refta a que fatisíacer , íi fe 
5, mira de haberles eícrito que hagan jufticia , efta íatisfccho que lo 
3, debo hacer, y no cumpliera con mi obligación, ni conciencia fi 
5, aísi no lo hicieííe, y fi no velara íobre efto ; y mas quando me 
vienen quejas de que no la hacen Miniftros nombrados por mi 
3, Dignidad. Pero reípedo del modo de hablar á los Alcaldes de im- 
3, perfonal , no Tolo es modefto, fino muy amorofo para ellos? por- 
3, que un Prelado, y Señor temporal de una Villa, no puede hacer 
3, mas por ellos , que no tratarlos con aquella autoridad que permi- 
,, te , y aconfeja el dominio , y la jurifdicion , y que comunmen- 
„ te acoftumbran todos los Señores á fus vaíallos en Efpaña , fin 
3, que haya habido hafta ahora quien fe quege de eíío. Y aísi, el 11 a- 
,, marlos imperfonalmente , es favor , y gracias , y difpenfacion de 
„ Padre, y Paíldr. Porque decir : Haga jufticia V. m. feñor Alcal- 
„ de , no es voz de Señor temporal , fino de litigante , 6 parte for- 
3, mal que pide jufticia : Pero: Haced jufticia Alcalde , quLido ha- 
,, bla el Señor de la Villa, es lo natural? y : hagan jufticia los Alcal- 
3, des , es voz de Paftor, que obra con blandura , y fuavidad. 

^*7 5? ^ quanto al eftilo que han tenido mis Anteceíores, lo 

3, que he entendido, es, que los han tratado en todo como avaídlos 
3, de la Dignidad , y que jamás la han perjudicado. Que el Señor 
3, D. Fr. Domingo Pimentél , cuyos egemplares fon tan venerables 
3, fiempre , los trató de vos á todos, por la jurifdicion de Señor tem- 
3, poral , y llaneza de Padre; y afsi cada uno habrá hecho lo que 
3, le habra parecido , y obradofe en efto con variedad, como esor- 
3, dinario. Efto me han dicho con ocafion de ver lo mucho que yo 
3, hacia por todos , advirtiendome , que fueííe moderando el ex- 
3, cefo con que obraba en acariciarlos , y honrarlos : y como no 
3, imprime caraóter , hijos mios , efte genero de acciones , puede. 
33 reformarfe, o eftenderfe , reduciéndole á términos juftos , y pro- 
33 porcionados, quando es conveniente. Yo reparo poquifsimo en ef- 
3, tas cofas , hafta que la autoridad de la Dignidad , y obligación 
3, me hace repararlas. Pero digoles ( yáque guftan de eíío) muy fen- 
33 cillamente lo que juzgo en efto. 


LIBRO SEGUNDO. 

28 „ La cortesía, hijos, (que es la levadura de las corref- 
j, pondencias humanas , y la que lo fazona , o defazona todo ) 

tiene fus términos limitados , y afsi caufa daño con el exceío, co- 
mo con el defedo : por lo qual ha de guardar tal proporción, que 
ni defigualc lo igual , ni iguale lo defigual j porque con lo prime- 
ro fe turba la paz, y con lo fegundo fe confunde el buen orden. 
A todo tiene derecho eíía Villa , fus Alcaldes, Regidores, y hom- 
bres buenos, y vecinos, fino al tratamiento de igualdad con ía< 
Prelado , y Señor temporal , y que los trate como fi no fuera Se-r 
hor de la Villa , eíTo es lo que no debe , ni ferá bien pedir, y fe- 
„ rá ifTualdad conocida , fi piden, fiendo fubordinados por la jurif. 

, dicion temporario que piden juicamente al Prelado las Villas Rea- 
,, les , que no le eftán fujetas , fino en lo efpiritual. Tratar por eE- 
„ crito , ni aun de palabra, a eíía Villa , que es fujeta en lo tempo- 
5, ral á ía Dignidad , como trata el Prelado a la de Aranda de Due- 
3, ro 3 y á la de Santiftevan , Cabeza del Condado , y a la de Roa , 
y otras de efte genero , es agraviar á las efentas, y libres , con 
igualarlas a la hijeta, y hacerfe odiofo el Prelado, y llenar el 
Obifpado de quejas ,,cofa muy dahofi al Gobierno. Porque dife- 
rencia ha de haber de las demás á eíía , ó han de pedir ^nas las 
otras j porque no las igualen con ella , y las traten como fujetas. 

29 „ En las cofas hay eftremos , y medio , y efte frequente- 
mente es mas fano , que aquellos. Bien pudiera yo , como ObiG 
po de Ofma, tratarlos con la fiiperioridad de Señor temporal, y 
con el amor , y llaneza de Prelado que los trato el Señor Don Fr, 
Domingo Pimentél , fiendolo de eíCa Santa Iglefia 5 y lo habrán 
hecho muchos otros Prelados , y en cfto no fe les hacía agravio: 

3, efte es un eftremo, aunque no defproporcionado , fino fanto , y 
bueno. 

50 „ El otro eftremo es , el que piden de llamarlos á todos de 

V. m. como á los Cavalleros , y Nobleza de Soria , á las Villas 
de Aranda , y otras efentas , y á los Señores Prebendados de eífi 
Santa íglefia : y efto , hijos , no es jufto 5 porque es darles mas de 
lo que les toca , é introducir novedades , y refentimientos , é igua- 
lar los vafallos de la Dignidad con los cientos de ella en lotem- 
3, pora!. 

„ El medio es entre eftos dos eftremos , y conforme á mi 
condición , y humildad , ni acongojarlos con el primero ( aun-' 
que no tenían porque fentirlo) ni cngrcirloscon lo ultimo, y tra- 
tarlos de imperfonal. Efte he elegido por coníolarlos 5 y cierto 

que 


■>5 


95 


95 


95 


99 


95 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


33 


VIDA DE D. JUAN BE PALAFOX, 2411 

35 que creo, que en ningún Tribunal les ciarán mas, y podrá fcr que 
de elle les quiten , reduciéndolos al eftilo común de toda Caíli- 
11 a > que es lo que dccia el Señor Obiípo Don Fr. Domingo , co- 
mo tan grande , y cgemplar Prelado , y los que han íeguido íu 
mifmo diólamen. Y también quiero decirles , que las leyes de la 
cortesía fon mas dilatadas , y no fáciles de reducirá términos prc- 
cifos , ni á las reglas riguroías de juílicia , por eftár dependientes 
por accidentes de las perfonas , del tiempo , de la cauía , del lugar, 
del modo , y fus circunftancias. / 

^2 „ A un hombre viejo , y venerable de cíle Lugar le po- 

3, dia llamar de V.m. un Prelado, y no ferá bien fe lo llame á la Vi- 
,, lia , porque aqui le inclinaron á efto las canas , y alli le apartó de 
5, ello la jurifdicion. A un vecino particular le tratára de imperfonal, 
y aun reprehendiéndole llamára juílamente de vos , porque en- 
tonces el Señor temporal hace juílicia , y obra como armado de 
fu dominio , y jurifdicion. Los Predicadores nos tratan de vos, 
„ porque eílán en el Pulpito, y en bajando nos tratan con gran cor- 
„ tesía 5 tanto vá de un lugar á otro , y de una á otra materia. Y 
aun mas dificultofo es, hijos, reducir á términos de juílicia la cor- 
3, tesía entre Superiores, y fubditos5porque muchas veces dá el Su- 
3, perior dado , lo que no les dará en pretendiendo que les es debi- 
3, do. A algunos criados mios los llamo de imperfonal , porque veo 
3, que fon en todo mejores que yo 5 y fi me lo pidiera'n por juílicia 
3, pudiera fer que les bajára el tratamiento , porque quieren ha^cr 
3, fervidumbre lo que es cortesía. 

„ Apenas hay Prelado en Efpaña que trate á los Clérigos, 
3, Sacerdotes , y Curas , uno , como otro , y cafi todos ván diferen- 
tes : unos les dán mucho , otros menos , otros mas , y nunca fe 
ponen leyes fobre cílo , ni hablan en ello los Sagrados Cánones, 
y Leyes Reales 5 porque feria quitarle , y limitarle el modo á la 
jurifdicion , la qual unas veces ufa de cíle , y otras de eífotro, co - 
3, mo ve que es mas conveniente para adminiílrarla , y hoy llama á 
3, uno de vos reprehendiendo , que ayer llamo de V.m. confo- 
3, lando. 

^4 55 Y afsi , cierto , hijos, que lo que yo les aconfejára , co- 

mo íu Padre , y Paílor , es , que no anden con cífos puntillos , y 
reparos con el Prelado, y Señor temporal de eíTa Villa por fu Dig- 
nidad , fino que procuren con la obediencia , y refpeto mcrcGcr 
_ el mejor tratamiento, y que penfemos ,y tracemos de lo folian- 
3, cial , que es fervir á Dios , y degemos cílas menudencias. Bien fe 


35 


35 


35 


35 


35 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


Mh 


33 


ha 


242 LIBRO SEGUNDO. 

,, ha vifto en mi , que no defeo fer vano ,7 que Tolo querría fer buc.- 
„ no , pues los Prelados que tienen por gran Dignidad , como dc- 
5, bemos todos , fervir á los pobres , y eílár á fus p ies , no querrán 
5, defconfolar a nadie con el tratamiento j y afsi , fiempre me han 
5, cenfurado deíde que he venido á efta íglefia , que les daba mas 
3, cortesía que mis antecefores. Y la que me dan por el puefto que 
33 ocupé de Virrey de la Nueva Eíj3aña , les he rogado que la reco- 
,3 jan j porque no querría tener otra excelencia 3 que la de íer hu- 
33 milde 3 y eftar a los pies de todos. Pero no es jufto que á la Dig-. 
33,nidad que firvo la defeftimen por tenerla yo 3 con el eftilo de una 
33 carta , en el modo , y en la fuftancia 3 y en las frafes tan inde^ 
33 coroía. 


5 5 33 Lo que hemos de hacer 3 hijos , finalmente , es vivir cori 

33 toda paz , y conformidad 5 fervir á Dios 3 y acudir cada uno á lo 
33 que le toca , y no hacer con niñerías mas penofa, y pefada la vida, 
33 ni gaftar el tiempo en eftas menudencias , que hemos de ocupar 
33 en feguir las virtudes , y huir de los vicios.- EíTe es un Lugar, pe-, 
33 queho , y lo mejor que tiene es la llaneza con que en él fe puede 
33 vivir fm vanidades 3 ni cumplimientos de Corte , fino como pa- 
33 dres 3 é hijos. En quitándole €(1:0 3 tendrá de pequeño lo penofo3y 
3, de grande lo embarazofo. Tomen , hijos 3 de fus Prelados lo que 
3, les dieren , que fiempre fon Padres, y cada Obifpo es precifoque 
33 tenga diferente didamen 3y como no falte el amor 3 ni el agrado, 

^ 33 ni el defeo de fu bien eípiritual , y temporal 3 de todordeben hpL- 
33 garfe 3 y darfe por honrados , y favorecidos de quien tanto los 
33 ama 3 y fon fus Paftores, . 

96 33 Y porque vean que no rehiifo la cenfura de mis Superio-. 

33 res 3 antes la bufeo , y que me es de fumo confuelo acudir á ella, 
,3 refpedo del recelo con que fiempre obro 3 y vivo de mis dcfacier- 
3, tos 3 y defeo de que me encaminen 3 fi yqrro 5 acudan 3 hijos 3 fi 
33 les pareciere 3 con la carta que me han efcrit0 3 y con efta con que 
33 ahora les fatisfago á la Real Chanciílería de Valladolid 3 ó al Con- 
.33 fejo Supremo 3 y Real 3 y pidan 3 que vean uno 3 y otro , y que 
33 refuelvan lo que mejor parezca á tan Suprema Cenfura 5 y que yo 
33 les aífeguro 3 que fin ningún genero de repugnancia 3 ni fúplicas 
33 al mifmo punto egecutarc aquello que me ordenaren , porque yo 
33 nunca he tenido , ni tengo por defayrc 3 ni mortificación el obe- 
33 decer á mis Superiores 3 ni fer corregido 3 fi me ordenan 3 que 
33 como Señor temporal de eílá Villa trate de Señoría á los Alcaldes 
33 Ordinarios 3 que yo nombro en ella cada año, y á los vecinos mií^ 

mos. 


VIDÁ DE D. JUÍN DE PALAFOX, >^31 

55 mos 5 lo haré. Pera miren también , que en los Confejos, y Chan- 
55 cillerias , y otros Tribunales Supremos, concurren Varones cxcct 
55 lentes en eminencia de letras , erudición, experiencia , y pruden- 
55 cia 5 y tan inftruidos de lo qüe es conveniente , que los fubditos 
55 reconozcan fubordinacion á fus Superiores5que puede ferquevuel- 
55 van 5 hijos , con menos, pretendiendo lo mas. Dios les dé fu ben- 
55 dicion 5 como defeo , y fe lo fnplico á fu Divina Mageftad. Soria 
55 á ^o. de Septiembre de 1 654. años. 

De propia mano. 

57 55 Hijos, bien puede paíar por Paftoral efta Garta5por larga, 

55 y por provechoía. Querría haberme acercado áexpIicar.Eftén cier- 
55 tos 5 que fiemprc les he de fer fu Padre, y Paftor ; pero no hable- 
55 mos fobre efto mas, pues hay Superiores a quien acudir fin dif- 
55 gufto alguno fi no les contenta. Heles dicho mi didamen fenci- 
55 llámente , no para otro fin , que fatisfacerles , y ponerles en la ra- 
55 zon 5 que es la que juzgo que íeguiran fiemprc , como tan hon^ 
55 rados vecinos , y fubditos en lo cfpiritual , y en lo temporal de la 
55 Dignidad que yo eftoy firviendo , aunque indignamente. Y para 
55 concluir, informenfe como tratan los Señores temporales vecinos 
5, nueftros á fus Lugares ; al de Ofma , con fer Ciudad : al de San 
55 Eftevan , con fer Cabeza del Condado: al de San Leonardo jCo- 
55 runa, y otros, que yo liare lo mifino con ^ran voluntad, 

^ 8 Efta agotada en efta Carta quanta política tienen el Seño- 
río 5 y el vafallage, y ferá de grandifsima recomendación á los ve - 
nideros tanta dodrina como encierra , para gobernar los lances que 
de la mifma calidad , y circunftancias fuceden tan de ordinario , y 
dar afsiento a los puntos que la condición humana excita , feo-un los 
humores que la fobrevicnen ; y juntamente fervira de defeno-año efi- 
cacifsimo, á los que le tuvieron en cuenta de alborotador, fipafaren 
en la balanza de la verdad la reditud de fus acciones j pues el difi- 
mular, y condefeender con los antojos de los fubditos en eftas ma- 
terias, o en otras parecidas, es la carcoma mas perjudicial que pa- 
decen los Pueftos elevados, haciendo en ellos mayor eftra- 
go la difimulacion , que el eftruendo. 


244 


LIBRO SEGUNDO. 


CAPITULO XV. 

1 

q)E LA ULTIMA ENFE^EDAL> , Y LAS CI^ÜKSTAK, 

das que la precedieron, 

ON tan colmados frutos de virtudes como había 
ateforado en fu alma efte egemplarifsimo Prelado, 
y con modo de vivir por tantos años ajuftadiísimo 
á la perfección Evangélica , que en la primitiva 
Iglefia praóficaron los Obifpos , dando con fus ac - 
clones un dechado tan cabal á la imitación , fazo,-* 
nado 5 y maduro el árbol racional , que tiene defde que nace aplica- 
da la fegur á las raíces j llegó al termino de la vida , ó por decirla 
mejor, al de la muerte, defde cuyo punto empieza para los juftos la 
vida verdadera , que ni teme fin , ni fe acaba , habiendo fido un lar^ 
go , y penofo morir , todo lo que dura la vida temporal, conícr ter ? 
mino tan breve. Todo el tiempo , que vivió iluftrado con las luces 
del Ciclo 5 cftudió efte lance , y afsi le acertó tan cumplidamente* 
Raras veces murió bien, quien vivió mal , que es la vida la efcuela, 
que nos dan para la muerte, y el que viviendo no aprende á morir, 
y eftudia efta Filofofia de principios tan altos , errará lo que no ad-^ 
mite enmienda, ni corrección, porque no fe hace mas que una vez* 
Son para reír , y aun para burlar , los que le piden á Dios buena 
muerte, fm haber precedido buena vida. Obremos bien,que la muer- 
te ferá correfpondiente á las obrasj pero fin buenas obras, es preciíb. 
que fea la muerte combate can afsiftido de congojas , como íobre- 
íaltado de peligros. Corred de manera (aísi lo aconfejaba San Pablo ) 
que conftgah os ¡le'Veis el pretnio prometido al fudor dicho fo de la carre- 
ra. Efto es , vivid de fuerte que toquéis el termino con felicidad. La 
vida del hombre es una carrera , y mucho mas veloz que la de un 
caballo , que corre fin que le modere, ó la detenga la ley del freno; 
y la mayor deftreza del correr confiífe en el parar , pues á efte im- 
piilfo es menefter ir gobernando coda la carrera , que es como un 
pefo igualmente nivelado , porque aqui íe eíconde ordinariamente 
el peligro. 

2 Las prevenciones que hizo para el ultimo lance de la repre- 
fentacion de efta vida caduca , cuya figura pafa , y fe desliza como 
fombra , fueron de calidad que de ellas mifmas, y de fus circunftan' 
cias , puede inferirfe fin mucho arrojo , que como á Siervo cuida- 
dofo ,y vigilantifsimo , le habia manifeftado el Señor la hora en que 

lia- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, ^45 

ífemaria á la puerta de fu alma , para que no le cogicíe de fufto el 
eftruendo , ni defprcvenido la incertidumbre, en quien nos con- 
fiamos con necia feguridad. Hallabafe á efte tiempo, aunque fuera 
de fu cafa , dentro de fu mas repetida obligación, dando fin a la vi- 
fiti de fu Obifpado , por el mes de Junio del año 659. y díjole á 
uno de los criados mas familiares , que le afsiftian : íbamos á 0 fma 
á tratar ¿e morir. Palabras , que aunqíie entonces efte fu jeto no 
pudo interpretarlas á que inftaíc la cercanía de efte lance fatal é incf 
cufable á todos los hombres, por fer fiempre tiempo de tratar de mo- 
rir , y que habiendo de fer no debiera tratarfe de otra cofa5 viéndo- 
lo defpues cumplido con tanta brevedad , reconoció que no habían 
Cdo razones generales, de las que han de mover nueftra prudencia 
prevenida 5 fino que con mas efpecial luz le llamaban , y le guia- 
ban á difponerfe para entregar el ultimo aliento , con el íofieo-o de 
quien lo habla eftudiado , y meditado tanto : y juntando eftas clau- 
fulas con otras cofas , que fue obrando defde luego , fe hace mas 
creiblc, que le huviefen dado efte avifo. Porque á pocos dias como 
llegó al Burgo , mando labrar una lofa , ó piedra Sepulcral, llana , 
fin ningún adorno , y de materia vulgar , y común , la qual orde- 
nó fe pufieííe en el lugar donde habla de fer fepultado : y para que 
fe grabaííe , ó efculpieífe en ella, como fe hizo , compufo el Epita- 
fio que fe figue , con los blancos , y compartimientos , que en él fe 
íignifican : 

me lACBT TULFIS , ET CIÜ^S 
ioje\(y^Es iA\(pig3xus 
ETISCOTUS 0X0 MEe\QS IS. 
^g^ATE TAT%E, FILIl. 

OEiir a:\^ DOMIJ\íA 

1. 6 . 5. 

TOIE FE%p MEA\CSJS 

^ Tres blancos hay qne llenar en efta Inícripcion , el del año, 
el del día , y el del mes ; y en el año hicieron todos el reparo , que 
fe viene á los ojos , admirando, y con mucha razón , el vaticinio, 

fi- 



-2^6 LIBRO SEGUNDO. 

fino cabal , incoado 3 pues forzofa mente , fegim los números del 
cTuariímo que mandaba gtabar en la piedra, liabia de íer aquel ano 
el de fu muerte , porque era el de cinquenta y nueve : y en paían- 
do al de fefenta, no fe ajuftaba él guarifmo con el cinco , que pre- 
cifamente fe habla de mudar en el feis ^ alterando la piedra , é in- 
mutando lo grabado 3 pero no fue afsi , porque fucedió fu mucr^ 
te dentro del ano de cinquenta , y nueve , con que folo huvo un 
nueVe que añadir , y llenar los blancos tan dichofos de la piedra en 
el mes , y en el dia. 

4 En todas edades , y tiempos fue fu único cuidado el tratar 
de morir, y acercar aquel periodo , que fi fe yerra, tiene la enmien- 
da irrevocable por toda una eternidad. Gran dcfvario es no cargar 
en efto fiempre lo macizo de nueftra confideracion. Eftando adlual- 
mente entendiendo en la conclufion de la Fabrica funtuoíiísima de 
fu Iglefia Catedral de la Puebla de los Angeles , no fe olvidaba de 
repetir los recuerdos de mayor importancia á la miferia de fu pol- 
vo , y aGi íeñald el íitio que habla de fervir á íu humilde , y Reli-^ 
ligiofa íepultura en el trafeoro , mandando labrar, para diftinguir- 
la, y fepararla , una piedra fm ningún artificio , grabando en ella 
la mifma Infcripcion con que fe íelld la de Ofma , y a'íTencandoIa 
fin mas elevación que la del pavimento común que corre toda la 
Iglefia , rodeándola folamentc con una reja de hierro fin labores , 
ni adornos , haciendo con efta prevención lugar en la Puebla para 
la morada mas permanente , como quien can fijamente habia pro- 
puefto en fu animo vivir, y morir firviendo aquella Santa' Iglefia. 
Con que confultando las dos Sepulturas, y el Epitafio , que es el 
mifmo en ambas , parece que jnflamente fe puede excitar entre ef- 
tas dos efpirituales Efpofas el litigio que fobre el hijo altercaron las 
dos pretendidas híadres en el juicio prudenriGimo de Salomón: que 
a lo que puede prefumirfe, decidirla , que íe dividieíTe el Cuerpo 
de efte Prelado, para el confiielo de fiis dos Iglefias,y no dejar ocio- 
fa , ó vacía alguna de las habitaciones mas ciertas, que él mifmo 
fe habia fabricado con tan defnuda, y deíengañada meditación. 

5 Habia por efte tiempo muchos enfermos en el Burgo , y los 
mas pafaban gravifsimas necefidades :y como no fe le ocultaba nada 
a la vigilancia , y afeólo de Padre , y Paftór , laftimado con Las ca- 
lamidades de fus hijos , aunque fe hallaba baftantemente alcanza- 
do , dio orden a los Superintendentes de fus limofnas para que los 
vifitaíTen con mucha frequencia, y cariño , v los íocorrieíen larga- 
mente de todo lo que huvieífen menefler , fegun la calidad de las 

per- 


t 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 547 

perfonaSjY aprietos de Es enfermedades: acudiendo por fu perfona el 
mifmo muy de ordinario a los mas pobres, y defvalidos,por fereftefa 
eílilo , que de lo mas humilde hacía fierapre mayor aprecio, lleván- 
doles vizcochos , y diferentes dulces para fu regalo , y dejándoles 
dineros con que pudieífen comprar cómodamente las medicinas, 
y demas reparos que pidieífe la enfermedad. 

6 El dia de la Odtava del Santifsimo , que fue á los diez y 
nueve del mes de Junio , fubid de la Iglefia por la mañana , def- 
pues de haber afsihido á todos los Oficios Divinos , con una calen- 
tura muy ardiente 5 y habiendo dado avifo á los Médicos , acorda- 
ron , que fe acoftaííe luego , y que fueííe en mejor cama , y de ma-l 
yor defeanfo que la ordinaria , y ufual. ínfiftieron fobre elle punto 
con todo esfuerzo , y no fue pofible vencerle , ni inclinarle a fii 
didamen , replicando á las razones que daban los Médicos para 
obligarle á templar aquel rigor : que fu mayor confuelo, y defeán- 
fo era morir en la cama pobre , que tenia ya conocida, y experimen- 
tada , y que el ponerle en otra , añadirla congojas al cuerpo , y fen- 
timientos al animo ; conque hu vieron de- ceder , y acomodarle con 
fu gufto. Declardfe efta primera calentufaá pocos lances en tercia- 
nas , que era la enfermedad que padecía mas continuamenté 5 y 
deípues de dos fangrias que le le hicieron en los términos oportu* 
nos, quedo libre, y limpio de ellas. Peroaiin no bien convalecido, 
le afaltó repentinamente un recifsimo dolor de hijada,queduró en fu 
vehemencia , fin intermicirfe , ni mitigarfe , cafi qiiatro dias 5 y ai 
quinto por la mañana muy temprano , antes que los criados huvief- 
fen entrado en fu quarto , fe viftió fin afsiftencia de alguno, y 
quando acudieron, le hallaron de efta fuerte: y eftrañando el que 
al amanecer fe huvieífe vellido fin llamarlos , ni efperarles , refpon- 
dió: que fe hallaba ya bueno , y fano perfeólamente , y que Santa 
Terefa, fu gran devota, por medio de una Reliquia preciofifsima 
que trahía configo, le habla dado falud. 

7 No duró muchos dias ella feguridad , y gozo de fu fami- 
lia, porque fobrevino otro accidente que la turbó : penfion efiraña 
en todas las alegrías del mundo, mas frágiles que el vidrio, y mas 
mudables que el polvo. Empezó por unas calenturas irregulares , 
que a los principios juzgaron los Médicos que eran quartnnas , las 
quales á pocos lances fe doblaron : y no fe atrevían á fmgrarle , lo 
uno por las pocas fuerzas , y debilidad del Sujeto , y lo otro por no 
fer elle medicamento muy proporcionado para la enfermedad. Co- 
mo faltaba la evacuación , iba cobrando fuerzas en la fan^ic el ene- 


mi- 


.^^8 jlibro segundo. 

inicio 5 con que la calentura , que era intercadente , íe hizo conti- 
nua 5 fin limpiarfc nunca de ella. Hallaroníe ya los Médicos con el 
contrario defeubierto , y declarado , con que fe reíolvieron á re- 
currir a las fangrias 5 para ir venciendo la ruina que amenazaba, 
y afsi ordenaron fangrarle de los brazos. Pareció , que con las ían- 
grias fe minoraba algo la calentura , fintiendoíe el enfermo con al- 
gún alivio 3 y mejoría ; entendiendo los Médicos con cílas varieda- 
des con que el mal fe encubría , y fe declaraba , que no feria mor-í 
tal 5 ni de peligro , juzgándole por penoíb , y largo , pero no por 
ultimo, y afsi volvían á afirmarfe en que eran quartanas. No confor- 
maban ios accidentes con efta enfermedad, de fuyo tan notoria 5 con 
que vinieron á perder pié en fn conocimiento , y liallandofe confu- 
fos en el modo de gobernarla, eonfefaban con ingenuidad , que no 
la entendían 5 y publicaron , que era dolencia no natural , fino 
oculta , y muy correfpondiente á la vida extraordinaria del Sujeto 
que la padecía. Con efta confufion , é incertidunbre fe iba la en-* 
fermedad agravando, que como no la compreliendian los juicios , 
ni la proporcionaban los medicamentos , aumentaba fus brios , y 
enflaquecía la complexión ^de la naturaleza. 

8 Como en todas eftas recaídas , y diferencia de acaecimien-i 
tos no hablan podido los Médicos obligarle á que mudaífe , y me- 
joraíTe de cama, viendo ya apurada fu ciencia, volvieron á inftar 
viviísimamente , como por ultimo remedio en efta mudanza , afir- 
mando , era lo que convenía únicamente para fu vida , anadiendo , 
que íe defpedirian , y no le afsiftirian mas , fino fe ajuftaífe á fu 
parecer. Las inftancias fueron tan eficaces, y acompañadas de los 
ordenes de íu Confefor , que haciendo eícrupulo de perfeverar en fu 
fentimiento , y de no deponerle , y obedecer al mandato de fu Pa- 
dre Efpiritual , admitió el que le pufieíTcn fu camilla antigua , col- 
gada de gerguilla parda , con íabanas, y colchones. Intimáronle 
también, que fe quitaííe la túnica de lana , y fe viftieífe camifa de 
lienzo : que con haber fido tan dilatada la enfermedad , y tan pe- 
nofa , y fu jeta á tan varios accidentes , nunca había depuefto la tú- 
nica grofera de eftamena : fiendo ya efta en él tan habitual , que 
no tenia camifa de lienzo ni aun para íemejantes necefidades : con 
que para que fe egecutaííe lo que los Médicos habían ordenado , 
fue forzoío buícar una camifa preftada , y huvo de darla fii Cama- 
rero , teniendo por fuma felicidad efte logro , y fiendo también de 
increíble gozo , y confíelo para el Enfermo , el hallarfe en eftado 
de pobre tan folemne , que tuviefe nccefidad de recibir de limofna 

una 


V 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 249 

una cam¡ fa 5 y afsi admitiéndola con afta confideración , la befo con 
mucha ternura, y fe la dejó poner. Al quitarle la túnica de eftame- 
ha halló el Camarero que interiormente eftaba veftido de un cili- 
cio arperifsimo , y acompañado de una Cruz de madera con púas 
muy agudas , y penetrantes , puefta fobre las cfpaldas , bañada , ó 
cfmaltada toda de Tangrc : inftrumento con que alentaba fus altifsi- 
mas meditaciones, Tiendo eftos los alivios que él aplicaba para con- 
valecer , herido de los amores de Dios , quando los Médicos íe ha- 
llaban tan perplejos en el juicio de la enfermedad. Primero que Te 
vencieííe á mudar la camira,y deponerlos cilicios , pafaron entre él, 
y el Camarero muchos debates , é inftancias ; y últimamente fe rin- 
dió , y entregó las armas de fu EÍpiritual Milicia , con el omenaje 
de que en dando la enfermedad treguas, fe las habia de reííituír. 

9 A otro dia le hallaron algo mas reparado , y recobrado de 
fuerzas , y con mayor fofiego corporal , que la quietud del animo 
fiempre era la mifma , y los Médicos quifieron atribuir efta diferen- 
cia , ó mejoiia a la mudanza de la cama ,y'de la ropa, y afsi lo afir- 
maron. Rehrieronfelo , y recibiólo con rifa , añadiendo : T qué i>oco 
es eflo lo que al cuerpo le aprol^echay que no por eflár mas recalado fe halla 
Tfiejor focorrldo, 0 quan falibles fon los juicios húmanos , y en qué eriga- 
ñojos remedios libran mi falud I Pero en la verdad era cílo lo que lo^ 
Médicos , y el Confeíor debian ordenar , fegun la regulada pruden- 
cia humana. Como las horas del contentío fon tan breves , no pafó 
mucho tiempo fin que la enfermedad dieífe nuevo rebato, y volvió a 
apretarle con recios , y largos crecimientos la calentura , que pot 
muchas horas le rendían , y congojaban. No fue necefario eftc avi- 
ío para conocer, que los golpes que fe daban a fus puertas , y las 
molcftias repetidas de la enfermedad , denotaban ya la cetcania del 
ultimo lance , que íolo a quien duerme pefadamente le defpierta el 
ruido con turbación. Parecióle , que era prccifo hacer las diligencias 
poftreras para la jornada, y prevenir el Viatico, que es el Pan Verda- 
dero de la fortaleza , con cuya virtud fe llega hafta las cumbres del 
monte de Dios ; porque aunque oía Mifa , y comulgaba por devo - 
cion cada dia , el recibir por Viatico efte Sacramento , comunica 
nuevos bríos a la alma bien difpuefta , para refiftir , y contrapar las 
ocurrencias peligroías que íobrevienen al cerrar el periodo de la vi- 
da, por fer entonces quando defefpera nuclfro vencimiento, ó con- 
figuc fu ganancia nuclfro enemigo. Trató , fin aguardar a que los 
Médicos lo ordenaíTcn (porque conocía él mucho mejor los térmi- 
nos de fu dolencia ) de que cb Viatico fe le dieífe j y para que cfta 

li fun- 


250 LIBR.O SEGUNDO. 

función tan grave ^ y can importante fe iiicieííc como él la tenia prcr 
meditada, porque tii aundas cireunftancias menores de faber morir 
le cogieron defprevenido , mandó llamar al Prior de la Iglefia , que 
€S la Cabeza del Cabildo , y al Arcediano de Oíma , una de las pri- 
meras Dignidades 5 y cftando con ellos a Tolas , les comunicó la for- 
ma^ y folemnidad con que queria Te le diefle por Viatico el Sandísi- 
mo , pues codo efto fe encaminaba á fu aprovechamiento cfpiritual, 
determinándola hora en que había de egecutarfe ado can devoto, 
y tierno , y aísi quedó todo entre los tres ajuftado, y convenido. 

CAPITULO XVL 

íD£ LA S 0 LEMJSIIT>J(D , Y FO^MA COK ; QJU E ^CWO 

el Viatico, 

Abiendofe difpueílo , que el día íiguiente , á la hora 
fenaiadapor él mifmo fe le difpenfafe el Viatico 
para recoger el caudal de la gracia , con quien ío- 
lamente íe hace la jornada de lo Eterno, fácilmen- 
te fe pucík difenrrir con qué anfias , y fervores fe 
prevendría todo efte tiempo para recibirle mas dio-- 
namentc. iCon qué lágrimas no regada fu pecho , habiendo de fer 
morada de tan Divino Huefpcd , el que tenia efte Dón can fácil, que 
herido á la mas ligera palabra de Dios , fe inundaba de llanto , y 
deípedia de los ojos centellas ? Con que íuípiros , con qué ternuras 
no aceleraría la venida de tan Soberano Medico á comunicarle la 
verdadera íalud , obligándole cambien con eftos incendios , para 
que él preparaífe con mayor decencia el hofpedage humilde, donde 
fe dignaba entrar , quien tan defvelado habia vivido en el cultivo de 
íu alma, y en el adorno de las virtudes que la hermoícan? 

2 Llego tan deíeada , y meditada hora , obfervando el acuerdo 
antecedente , y entre las diez y las once de la mañana , habiendo la 
Iglcfia cumplido en el Coro con íus quotidianas obligaciones, y re- 
zado el Rofario de nueftra Señora en fu Capilla , convocando con 
la feñal de la campana el Cabildo, y coda la Clerecía , acompañan- 
do cambien la Cofradía plena del Sandísimo , que eftaba avifada pa- 
ra efte efeóto , falieron todos en Procefion defde la Iglefia , enca- 
minandofe al Palacio Epifcopl, rezando la Letanía con voz crifte, y 
Temblantes lloroíos. Llevaba el Sandísimo Sacramento el Prior, pri- 
mera Dignidad deípues del Obiípo , a quien tocaba por efta pjerro- 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 

gativa el adminiftrarle. Las demás Dignidades , y Canónigos iban 
alumbrando al Sandísimo Sacramento con hachas blancas , y tam- 
bién los Cofrades, y con mucho orden , gravedad, y compoílura, 
'moftrando en los roílros la trifteza del corazón , por el peligro que 
amenazaba á un Paftor tan amado 5 fueron entrando todos en la 
fala donde eftaba el enfermo , capaz de un expedtáculo de tanta edi- 
ficación. Habiafe prevenido , y adornado en ella un Altar muy de- 
cente , donde íe puío , y coloco la Imagen devotiísima del Santo 
Chriftó que tenia en el Oratorio , para que en él íe recibieíTe , y af* 
íentafe el Santifsimo. No quiío que tan alto Hueíped entraíTe en fu 
cafa hallándole defnudo , manifeftandoíe en él adorno exterior del 
cuerpo las prevenciones de la alma , y afsi íe viftid algún tiempo an- 
tes como fi huvieííe de celebrar. Puíbíe el Roquete , el Pectoral , y 
la Eftola , teniendo velf ida en lo interior la blanquifsima de la pu- 
reza , y la gracia , para introducirfe dignamente en las Bodas calHf- 
íimas del Cordero. Luego que empezaron á entrar por la fala los que 
acompañaban al Santifsimo, fe puío de rodillas, y al dar viftaal Due-* 
ño Mageftuoío de todo lo criado , íe arrojó de largo á largo en el 
fuelo , rompiendo el gozo de verle , y coníiderarle venir en bufea 
fuya , medicina , y alimento , en una amorofn inundación de lágri- 
mas. Puío el Prior el Santifsimo en el Altar’, y en habiéndole ado- 
rado con eftas demoftraciones de profundifsimo rendimiento , dio 
orden á fu Secretario para que en voz alta leyeífe la Proteftacion de 
la Fe , que tenia diípuefta , y firmada de fu mano , ya que él , pof- 
crado con la mucha flaqueza,no podia egccutarlo por símifmo, 
con que el Secretario la leyó en voz que la oyeron to- 
dos j y es puntualmente como fe figue. 



li 1 


SAN 


LIBRO segundo. 



A, 



252 


San Juan Bautifta, JESUS, MARÍA, JOSHPH, San Pedro de Ofma 
San Juan Evangelifta, San Pedro, San Pablo, Sanca Terefa, Santo Doininc>o. ’ 

T^OTESTACIOn QUE TEKGO HECHA TA\A QUE SE LEA 
antes de recibir al Señor por Viatico en mi ultima Noluntad , y enferme^ 
dad , en ejecución de lo que manda que hagamos el Ceremonial 
de los Obifpos , en el Libro fegundo , capitulo 
treinta y ocho, 

? » '* Protefta que yo Juan indigno , pobre poca^ 

„ dor , y mifcrable Obifpo , hago , y tengo hecha , y 
„ vuelvo á hacer poco antes de morir, y reftituír á Dios mi alma 
„ que la crió , y el cuerpo á la tierra , de que fue formado. Protefto 
delante de Dios , Padre Dios , Hijo Dios , y de Dios Efpiritu Santo, 
„ tres Perfonas, y un.folo Dios Verdadero, que muero en la verda’ 
„ dera Fé Católica Romana , en que he vivido , y que creo firme- 
„ mente todo aquello que en ella fe cree , y profefa , fegun en los 
«Concilios por , ella aprobados , y en el Venerable Ttidentino ifc 
,, eníeña , y en efta fanta , y pura Fé quiero morir, y por ella. Y íi 
„ en el accideníc de k enfermedad , ó por fugeftion diabólica ', otra 
,, cofa digere , ó imagináre , no es mia, ni la admito ; antes la re- 
„ fifto , detefto , y aborrezco , porque en efta católica , y fanta 
„ creencia , y fé quiero fer prefenrado en el Divino Juicio , y en 
„ ella vivir por rodas las eternidades fin fin. Y afsimifmo detefto, y 
5, aborrezco quanto Dios nueftro Señor aborrece , y íu Hijo precio- 
,, fifsimo , y el Efpiritu Santo , y la Madre Inmaculada de Dios y 
,, todos fus Angeles, y Santos, y en cofa que fea grave, ni levemente 
„ otenfiva a fu Divina Mageftad , no quiero confentir ; porque afsi 
„ quiero obrar como debo creer , y afsi quiero creer como debo 
„ obrar con la gracia , y por la gracia de Dios , y méritos de mi Se - 
„ ñor Jdu Chrifto, e interrefion de la Virgen , y todos los Santos 
,, del Cielo , a los quales invoco , y llamo , para que me ayuden 
35 en elte tremendo , y formidable punto. 

4 ,, Protefto, que conozco, y reconozco , y lloro fer el peor de 

,, todas las criaturas , y el haber ofendido á Dios, mi Señor, Criador, 
,, y Redentor , fobre el numero de las arenas de la mar , y me pefa 
,, por quien es, de haberle ofendido, y diera inumerables veces la vida 
,, por no haberle enojado j y fuplíco á fu Bondad infinita , que con 
,, (US Llag.as cure mis llagas , y lave con fu preciofifsima Sangre mis 
,, inumerables culpas , creyendo firmemente , que con fer ellas (b- 

,,bre 


1 


VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 

5, bre tocias quantas en efte mundo fe han cometido , bafta una ot- 
5, ta de Sudor, y Sangre Tuya de las que derramó por mi , a con^- 
35 mirlas , y deshacerlas, y perdonarlas todas^ y en efta Fe , y Efpe- 
35 ranza quiero vivir, y morir. Pido perdón á todas las criamras de 
35 lo que les he ofendido con mi mal egemplo , y á mis Superiores 
3, iguales, y fubditos , particularmente á ellos de lo poco que les he 
35 férvido , y aprovechado , y arrodillado , y poílradoá fus pies , afsi 
35 de elle Venerable Cabildo , mis amados Hermanos,como de to- 
35 do lo reliante del Clero , y Pueblo Secular , les fupl/co , que no 
35 pidan delante de Dios aquello que por mis culpas , y omifiones 
35 huviere incurrido 5 folo miren el entrañable amor que fiempre les 
35 tengo , y he tenido. Y les fiipljco , juntamente con los de mi ama- 
35 da Familia , que como buenos hijos nieguen á Dios por el alma de 
35 de íu Padre , y que amen , y teman á Dios , le firvan , y tengan 
35 prefente. Y porque muero pobre , y defnudo , como he vivido, y 
55 he defeado vivir ( y lo que mas liento , empeñado ) no tengo quien 
55 me haga fufragios , fino de limofna , fuplíco á mis Hermanos , Hi- 
35 jos , y Señores el Venerable Cabildo de ella Santa Iglelia , que tan 
35 indignamente he férvido , me den Hete pies de tierra de limoíiia 
,5 en la parte mas humilde de eIla,donde fe entierran los pobres, ó aí 
35 entrar en la puerta principal de mi Iglcfia , donde todos me pifen, 
33 con la infcripcion que dejo en mi Tellamcnto , y que me perdo- 
„ nen , como tan virtuofos, y egemplarcs en todo genero de virtu- 
„ des , de todos aquellos defedos que he cometido,'’ de que Ies pido 
„ humildemente perdón 5 y fuplico a nueílro Señor , que fu Divina 
35 Mageftad ampare , y guarde ella fanta , y egemplar Comunidad, 

„ y Cabildo de Ofma , y la Virgen Maria Imnculada , Madre que es 
35 de fus Devotos, pues lo fon tanto fuyos fus Capitulares , á quien 
35 yo amo , cuyo Rofario de Comunidad rezan , con tan íiniular 
3, egemplo de todas las Catedrales de Efpana , les fea piadofa Madre, 

3, y los Santos Patrones del Obifpado San Pedro , Santo Domínelo, y 
3, los Titulares , y Patrones de íus Parroquias , y Lugares, y los An- 
3, geles de íu Guarda , y de ella Dioceíi los guien á todos los de ella, 

3, y alumbren , para que vivan agradablemente á Dios, halla Herrar 
3, eternamente á gozarle. Y con eíle afedo, y aníia de fu filvacion, 

3, y de la mia , yo el mas indigno , y pobre de virtud , y pecador de 
3, los nacidos, les doy ella ultima bendición á rodos mis Hijos, Sub- 
3, ditos , y Señores , en nombre del Padre , Hijo , y F.fpiritu Santo, 

3, tres Perfonas , y un folo Dios Verdadero , con quien la Revna de 
3, Gloria Maria Santifsima, y los Coros de los Angeles, y Santos vi- 
ven, 


i 54 


LIBRÓ SEGUNDO. 


y, ven , y rcynan , y a quien por Tu infinita Mifericordia , y precio 
y, fa Pafion vamos todos á alabar , a aísiftir, y adorar por todos los 
y, figlos de los figios. Amen. Y egecutando lo que manda el Pontifi- 
y, cal Romano , repito , y profefo de todo nai corazón la Profefion 
3, de la Fe y que nos manda jurar , y proteftar al recibir la Dignidad, 
33 para que fe entienda , que en ella mifma morimos al dejarla , y 
33 al ir á dar cuenta á Dios. Ego Joannes , Epiícopus Oxomenfis , 
33 firma Fide , credo , Se profiteor omnia , & fingula , &c. Curia 
3, Eclefiaílica, foL 255» 

5 Muebo fue que el Secretario pudieíTe acabar de leer la Pro- 
tefta 3 íegun le conmovía , y enternecía lo devoto , y fervoroío de 
las claufulas, y los gemidos, y lágrimas con que todos los circunf- 
tantes eícucliaron tan bien ordenada , y razonada profefion de niief^ 
tra Fé Católica 5 pues no huvo alguno de quantos fe hallaron pre- 
fentes que la atendieííe con los ojos íerenos , ó enjutos. Ni fue el 
que menos ayudo , o acompaño efta mufica, la mas dulce , y íuave 
para Dios , el mifino Enfermo, hecho un mar de gozoíb llanto ; 
pues quando los demás lloraban por el dolor de perderle, él íe 
inundaba con la alegría de que íe acercaba fu verdadera felicidad , y 
el vivir eternamente donde no hay trabajos , ni fentimientos. En 
habiendofe leído la Proteftaeion , que por lo interrumpido de los 
follozos comunes duraría un quarto de hora largo, recibió el Santif- 
fimo , eftando fiempre en el fuelo de rodillas : y con el miímo or- 
den que vinieron , volvió á falir el acompañamiento de la fala , y 
del Palacio, encaminandofe á la Iglefia , á dejar en fu Cuftodia la 
Mageftad que no cabe en los Cielos , rezando lo que fe acoftumbra 
en eftas funciones , íegun lo determina el Ceremonial Romanoj pe- 
ro con tono mucho mas trifte , por haber vifto , que fe acerca- 
ba la hora de aufentarfe á íu comunicación , y aprovechamiento 
un Prelado de los mas cabales que había ocupado aquella Silla. 

6 Quedó el Enfermo con efta vifita muy coníolado , y con 
muy firme efperanza de confeguir por fu medio la falud de la al' 
ma , pues había depofitado en fu pecho la Prenda de la Gloria, que 
fu cuidado por ningún caío era de la mejoría , ni difpoficion del 
cuerpo. Pero afirmaba, que no íolo íe había llenado íu eípiritu de 
gozo con efta Medicina Ccleftial, fino que corporalmente fe hallaba 
cambien con mayor deícanío , y alivio : que aun para efto es medio 
proporcionadifsimo tener el animo defahogado con la íeguridad de 
una buena conciencia. Temieron los Médicos , y recelaron codos 
los demás , que de los movimientos repetidos , y violentos con que 


/ 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 255. 

intervino á la folemnidad de efte Ado , y del llanto afeduQrifsimo 
con que fe había fervorizado , le fobrevinieíTe alguna calentura tan 
recia, y tan ardiente , que le acabaííe , y abreviaífe los plazos de 
una vida tan eftimable. Pero no fue afsi , porque aunque efte día-, 
con el veftirfe , y defnudarfe , y las acciones que fe han referido, fe 
inquieto , y encendió algo , á la noche durmió mejor, y defeanfó 
lo bailante para reparar las fuerzas dcfcaídas - de manera que los 
pulfos cobraron vigor , y al diafiguience le hallaron limpio de calen-* 
tura : con que crecia la confufion de los Médicos coñ‘ 1 -os acciden- 
tes tan varios , e irregulares de una no entendida .cr^fermedad. A 
otro dia le fobrevino calentura , aunque no muy grande , pero 
con los aparatos de accefion , cori que el mai’fe cfeoñdía , y fe de- 
claraba , fin c|ue en los remedios fe pLidieífe- tomar rcfoiücion fija : y 
ya, por la debilidad del Sujeto no parece había medicamentos quo 
cgecutar» Suceísivamente el dia inmediato le' aííaltd ptro^crecimien-- 
to, tan fuerte , y con un fueno tan pefido , y profundo , que con 
grande dificultad podian defpcrtarle ; accidente con que los' Médi- 
cos llegaron totalmente á perder las efperanzas , ycon tanto ma- 
yor fundamento , por ver que no fe iimpiaba-Vle calentura/ ' ' 

y Ninguno reconocía mejor el aprieto , y el peligro, que el 
mifmo doliente, porque por ventura fabía los plazos, y los ’ inflan- 
tes j y afsi les dijo á los Médicos ; To me hallo yá muy á los lances ul^’ 
timos , con que es meneflerque no fe dilate el ordenar fe me dé el Sacras 
mentó Santa de la Unción Extrema 5 jqorque protefio , le f iero recibir ef^ 
tando en mi fano juicio , y entero conocimiento^ Y los Médicos le ref- 
pondieron : Que fe haría lo que mandaba, quando les parccieíTe ho- 
ra oportuna, y fe declaraííe la cercanía del termino, por ícr entonces 
la propia coyuntura en que debe adminiílrarfe, 

8 Con ellos aviíos de la enfermedad , y del Enfermo eílabnn 
los Médicos muy cuydadofos , y no perdían punto, para prevenir 
los poílreros acometimientos , y que tuvieíTe el confuclo cabal en ro- 
do lo que pertenecía á fu falvacion ; porque las difpoficíones del 
cuerpo no le llevaban el menor cuidado. Reconocieron el dia inme- 
diato que crecia la gravedad , y peligro de los accidentes , y que la- 
tían ya en los pulios las ultimas ferias de fus movimientos vitales, y 
afsi le digeron , fin temor de fobrcfaltarle , ni afligirle : Señor , 

„ V. S. Iluílriísima nos ha encargado , que fe le dé la Santa Unción 
3, citando en fu libre, y fano conocimiento, y afsi , para obedccer- 
„ le , y confolarle , nos parece fera bien , que V. S. lluílrifsima fe 
„ difponga para recibirla , quando por la oportunidad del tiempo 


LIBRO SEGUNDO. 

le fervira de mucho gozo. A que refpondió muy prontamente , 
” con el Temblante lleno de alegría , y Terenjdad : Hanme hecho 
vuefas mercedes el mayorfavor , que yo podía efperar de Tuamií- 
„ tad , y Tu ciencia ; y aísl Te prevenga el que me la den luego, por- 
que muy de corazón la quiero recibir. 

' : CAPITULO XVIÍ. 

^CIBB EL S ACIMENTO ÍDE LA SANTA UNCION: 

y de otras prel^encmies que precedieron á fu muerte, 

Icndo la vida del hombre , lo poco que dura, con- 
tinua , y fangrienta batalla , por todas partes aco^ 
metida, y aíaltada de aftutos , y poderoíos enemi- 
gos , íe esfuerza Tu combate en la ultima hora 
por Ter aquel inftante,ó momento el Tello de las ac- 
ciones humanas , de quien depende la fortuna de 
una eternidad. Era coftumbre de ios luchadores antiguos , que di- 
vertían los Circos , y Colifeos Romanos con las pruebas barbaras de 
fus fuerzas ^ el ungirfe para pifar la arena, y prefentarfe á la lucha: 
y examinada la razón de efta ceremonia gentílica , convienen no 
vulgares plumas , íe hacía para añadir , y egercitar la deftrezaj porr- 
que al llegar con los brazos á medir los alientos , para quedar vido • 
riofo el mas robufto , dando en el fuelo mas fácilmente con fu con-, 
trario , prueba á que fe reduela la valencia , con lo ungido íe desli- 
zaíTe el apremio, y rcfvalandofe las fuerzas en la blandura jugofa del 
acey te, no cayeíTe en tierra con tanca facilidad, y fe refiftieííe con los 
ardides , el que era deíigual en los bríos , y la pujanza. Parece , que 
confagrb efta ceremonia , y uíb la Iglefiaj porque Tiendo nueftra lu- 
cha con los Principes , y Poceftades de las tinieblas , como intimó 
S. Pablo , para efeapar del valor de fus manos, y divertir la fagacidad 
de fus eftratagemas , y en particular al concluir el periodo de la vi- 
da , donde fon mas recios los acometimientos, y los impulíbs 5 un- 
ge con aceyte fagrado fus luchadores , armándolos con efta diligen- 
cia , para que puedan burlar , y triunfar las aftucias con que tiran 
a fu jetarnos , y perdernos nueftros enemigos. 

2 Con el recuerdo , y noticia del eftado de la enfermedad 
que los Médicos habían dado por la mahana , fe difpufo para las 
tres de la tarde el recibir la Santa Unción , y fortiíicarfe con la gra-, 
cia , que comunica efte Sacramento de vivos para los poftreros afal- 
tos. 



VIDÁ DE D. JUAN DE PALAFOX, 257 

eos. Llegada la hora, aunque cftaba muy poílrado , y rendido con 
una ardentiísima calentura , mando, que le incorporaílen en la ca- 
ma : y habiendo con eílio tomado algún aliento , dijo á los que íe 
hallaban preíentes , que íe hincaííen de rodillas , y períicrnandoícj 
para dar feliz principio con la fenal de la Cruz á la adminiftracion 
de efte Sacramento , dio orden para que fe volvieíTe á leer la Protef- 
ración de la Fe en efta nueva forma. 


H^C EST PROTEST Ario FJDEI, QVAM EGO 
Joannes , Di-uina graúa Epifcogus indignusOxomenfíshujus 
Almí!. Ecelefu, nuperfeci , in ultimo arUado ^jiu meáL de- 
nuo J^ucío y juxtu RituuLc ^ EccTctumcjue Romunovurn P oh- 
tíjicum y qu.t ut notu Jit ómnibus ^ 
fie incipit. 


5 ? 

35 

35 

35 

35 

35 

55 

35 

35 

35 

35 

55 

35 

35 

35 

35 

35 

35 

35 

35 

35 

35 

33 


5 33 aísimiíiTio a mis amados hermanos el Prior , y 

35 Cabildo de efta Santa Igleíia , que luego que nuef- 

tro Señor fuere férvido de llevarme , eferiban , afsi á las lalefias 
Colegiales , como a los Ardpreftazgos , y Conventos de ella Dio- 
cefi , y á la Ciudad de Soria , y Villa de Aranda, pidiendo de mi 
parte , que me perdonen todos los Ecleííaílicos , Regulares , y 
Seglares , lo que les huviere ofendido con mi mal crobierno , y 
que por el amor que mi alma Ies tiene , y morir tan pobre co- 
mo muero me hagan de Üinofna algunos fufragios, que Dios fe 
lo pagará: y lo miíiiio eferiban á las Santas ígleíias de la Puebla 
de los Angeles , que he férvido , y á la de Falencia , y fus ccrcm- 
plares Prebendados, con quien tengo hecha hermandad, y á quien 
mucho amo , y á todos, á la Eterna Bondad , y Mifericordia de 
Dios los ofrezco, y encomiendo, y que pidan á nueftro Señor les 
dé Sucefor , y Prelado en efta Santa Iglcfia , que enmiende , y re - 
páre mis errores, y que hafta que fea elegido , y llegue, fean am- 
parados los pobres , huérfanos , viudas , y pupilos, con el efpi - 
ritu , caridad , y cgemplo que de tan virtnofos , y DoClos Pre- 
bendados fe debe efperar. Los Papeles , Procefos , Autos , y Ef- 
crituras de la Dignidad quedan en el Archivo Epiícopal , y en el 
que yohé formado en las Cafs de mi habitación: y los de la 
Secretaría fe recojan con roda cuenta , y razón , y fe guarden 
refervados con todo fccreto , en poder de Tola una perfona de to- 
da fatisfaccion , y no fe faquen de efta Villa , ni el Secretario los 
lleve á otra parce, por fer en ella adonde deben confervarfe , hafta 


Kk 


35 


.;258 LIBRO SEGUNDO. 

55 que venga Eiceíor á quien fe entreguen: y ficmpre íe coníerven en 
35 poder de los Señores Obifpos , para que haya razón de Ip que ha 
55 pafado en mi tiempo , y en el de mis Anteceíores. Y fuplico á 
35 nueílro Señor , y a la Virgen Maria, Inmaculada Madre íuya , 
35 ampare, defienda , y guarde á ella Santa Iglefia 5Comunidad , y 
35 Cabildo, y á todos los Eclefiafticos , Regulares , y Seglares de 
35 ella Dioceíi , a quien yo tanto amo , y á quienes tendré prefen- 
33 tes delante de nueftro Señor , fi fu Mifericordia infinita ( como lo 
35 cipero) permitiere que vaya agozarle: deíeando, que todos le ameri 
35 y firvan, y alaben eternamente : y con cfte afeito , y anfia de fu 
35 falvacion , y de la mia , yo el mas indigno , y pobre de virtud, y' 
35 pecador de los nacidos , les doy ella ultima bendición á todos mis 
35 Hijos 3 Subditos, y Señores , en el Nombre del Padre, ^ y del 
„ Hijo , y del Eípiritu Santo , tres Períonas , y un íolo 
35 Dios verdadero , que adorado , íervido , y amado de la Virgen 
35 María Señora nueibra , y de todos los Santos Angeles , y Sera- 
55 fines vive, y reyna por todos los figlos de los figlos. Amen. 

4 Leída efta protefta , y habiendo dado la ultima bendición á 
todos fus fiibditos , prefentes , y aufentes, pues á los que no fe halla- 
ban allí los alcanzaban fu amor , y fu defeo , recibid el Oleo Sanco 
con grandiísima devoción , y ternura } pero también con mucho 
valor 5 y ehriftiana entereza , ayudando , y refpondiendo á los Pal- 
mos 5 oraciones , y formulas , que la Iglefia tiene preferitas en fii 
Ritual 5 para que fe digan todo el tiempo que fe ocupe en adminif- 
trar elle Sacramento : con tal advertencia , y atención , que parecía 
mas que le adminiftraba, que no que le recibía : tan en sí eftuvo en 
todo lo que conducía a fu falvacion. Pero fi efta acción , y fus mas 
menudas circuftancias había que las eftudiaba cerca de treinta 
años 5 como el mifmo lo depone en algunos inftrumencos íecreros, 
que fe hallaron en fu poder, y que fe publican para mayor gloria 
de Dios 5 y bien de los progimos: ¿cómo era pofible que íe erraíTcn, 
fino que fe concluyeíTen acertadas tan cabalmente) No intervino en 
fu ultima enfermedad accidente , ni menudencia que no la ruvief- 
fe prevenida , y de todo quanto fe había de egecutar tenia forma- 
da 3 y eferita de fu mano una inftruccion para morir , que por fer 
tan importante para rodos.^no feria razón ocultarla 5 pues en ella ha- 
llarán, los que deícan no errar aquel lance, documentos utilifsimos 
con que ocurrir á los ricfgos que entonces acaecen: y los que viven, 
tan olvidados de aquella amarga hora , como fi nunca huvieíTe de 
llegar : facarán algunos recuerdos que los dcíjaierce de la infenfibi^ 

li- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 255^ 

lidad que los enagena 5 y algunas enfeíianzas con que íe apliquen 
a tratar defde luego de lo que infliliblemcnte ha de fer 5 Tiendo lo 
mas temerofo el no Tiberfe quando : incertidumbre que Tolo fe cu- 
ra con la prudencia , y vigilancia chriftiana ^ de procurar eftár dif- 
pucílos fiempre : y como medio para efta cuerda providencia tan 
proporcionado , fe imprime aquí la inftruccion á la letra.- 

JESVS, MARIA; JOSEFH, ANGEL DE MI 
Guarda , San Pedro , j San Pablo, Santa Ana, Santa 
Terefa, S.Júan Bautijia ,y Evangelifia ^ ~ 

San LorenZjO. ' > : 

INSTRUCCION, 

Qm han de ejecutar las per/onas infrae faltas , por mi nombradas^ quan- 
do Dios fuere ferVido de líeluarme de ef acidad fu Dhlna frefmcla^y 
obrar anlo en quanto hulí>lere yj diere lu^ar la ocurrente dlfpojicion 

de las materias» ' 


53 

33 


P orque raras coTas tan repetidamente encomendó el 
Señor á los Aportóles , y en ellos á los ObiTpos , y 
•j, a lo rertante de los Fieles , como que velaííen , y íe previnieííen 
,, para la hora de la muerte , y no Ies hailaíTe divertidos , y dormid 
,5 dos aquel ultimo punto, y momento , de quien depende la eter- 
,5 nidad : y efto con muchas , y diverTis comparaciones , y modos 
,5 de grande ponderación: poreíTo yo Juan, indigno Obifpode Of- 
,, ma , que mas que todos , por mi mala vida , neccflto de procu- 
,5 rar confeguir buena , y Tanta muerte , he reTuelto de tener hecha 
35 efta Inrtruccion , para que íc cgecute en conformidad de lo que el 
3, Pontifical Romano diTpone , y yo añadiré á mi intento , y que la 
„ tengan muy bien íabida los que han de egecutarla , para que to- 
3, do íe haga muy al agrado de Dios , y bien de mi alma , y no íc 
,3 yerre materia tan importante. 

6 ,, Primeramente , en viendo que íe agrava la enfermedad , 

de lo qual íe informen bien de los Médicos , me lo aviícn con 
toda llaneza , y Tinceridad íceretamente , no añadiendo , ni qui- 
tando al juicio que ellos hicieren, y noticia que dieren. 

7 33 Lo Tegundo : Tupuerto que tengo hecho Tertamentoen la 

forma que puedo , y la Protertacion que manda el Pontifical Ro- 
.^3 mano 3 lo buTcarán juntamente con la Bula de aquel año: lo qual, 

Kk z con 


33 


33 


33 


33 


33 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


LIBRO SEGUNDO. 

con los demás papeles á ello concernientes , los hallarán en la Pe- 
taca en que llevo el Niño Jefus , y á la Virgen fu Madre Sancifsi- 
ma, que fiempre han andado conmigo , que eftá en un cofre, á 
car<TO de Don Alonfo del Mazo mi Mayordomo , ó quaiquiera 
otro que eátonces lo fuere. 

8 ,, Lo tercero : leerán efta inftruccion los que aquí nombra- 
re, y la tendrán en fu poder cada uñóla Tuya, y conferirán entre 
sí , para que acudan á lo que aquí advierto, y obren conmigo en 
aquel ultimo trance , donde fe conocen los buenos amigos , cot 
mo yo lo efpero del amor que les tengo , y me tienen. 

9 „ Lo quarto: uno de ellos , á quien yo lo dejo encomenda- 
do , ha de cuidar de que quando fe vaya agravando la enferme- 
dad, vayan creciendo mas, y mas laslimofnas , aísi las ollas de 

,, los pobres , como lo que á cada uno fe le dá , y á algunas perfo • 
ñas vercronzantes : y efto fe entiende á mas de lo que el Mayordo- 
mo , y el Limofnero dieren : y porque entonces anda turbada la 
cafa, fe aderece la comida de los pobres fuera de ella , por aquel 
á quien lo dejo encomendado , porque no haya falta alguna en 


35 


35 


ello. 


lO 


no 


, Lo quinto : porque al fin de la vida de un Obifpo 
hay alhaja fegura , ni afsiftencia cierta, cuidarán de que efté preve- 
nido fuera de cafa lo necefario para mi aísiftencia , y candeleros 
para las velas , que acompañen al Guerpo hafta que fe componga: 
y lo necefario para el fuftenro , por fi dentro de cafa , por la tur- 
bación , no fe pudiere acudir á ello, como ordinariamente fucede. 
j I ,3 Lo Texto: ferá muy de mi conílielo morir entre pobres, y 
aísi encargo , que me aísiftan fiempre dos pobres , á los quales íe 
les deá tres reales á cada uno , y que mudandofe , afsiftan , Ti es 
pofible , de noche j porque no muera yo fin pobres focorridosáU 
5, vifta, álos quales ama mi alma tan tiernamente. 

12 -55 Lo feptimo ; en juzgando los Médicos que es necefario 

3, darme el Señor por Viatico ( en lo qual fe mire al tiempo que es 
„ mas feguro ) pidan que me le trahigan de la Iglefia Mayor , y íu. 
Parroquia , y fe ponga todo decente , obfervando lo que manda 
el Pontifical , y lo que hallarán en el Ritual Romano , en el lib, 
,, 2. cap. ^ 8 . 

1 ^ ,, Lo odavo : para que antes que recíba el Sántifsimo ten- 

,, era hecha la Protefta que manda el Pontifical , fe leerá por quien 
yo fcíialáre , ó por el mas antiguo de mis Secretarios , ó por el del 
Cabildo , á quien fe le entregue, para que la guarde , y ponga en 

el 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


55 


35 


VIDA' DE D. JUAN DE PALAfOX , a'Sr 

el Arcliivo; porque en todo tiempo confte de mi fé, y fallecí- 
miento católico por la Bondad Divina. 

14 55 nono . en recibiendo el Viatico 5 íe tenga gran cuida- 
do de pedir, y darme el Santo Sacramento de la Extrema Unción, 
antes de perder el fentido , quando pueda, dándome Dios aracia, 

5, rcfponder , y eílar en aquellas íiantas ceremonias , y lo mifmo pi- 
do que fe haga de la recomendación de la alma. 

15 „ Lo décimo: luego que haya recibido al Señor, fi yo mué* 
ro defempehado ( como lo procuro, y defeo) fe cntrecruen las 
llaves de todo lo que me toca ai Prior de ella Sanca Iglefia 5 por- 
que mi intento es tener hecha donación, en defempehandome, 
de todo quanto tengo á mi Iglefia , y pobres , y entregarfelo en 
vida , y con Talud, para morir pobre , pues no quiero tener co- 
fa humana, fino vivir, y volver pobre , y defnudo del todo a 
la fepultura , como falí pobre , y defnudo á la vida 5 pero fi 
por no haberme defempehado no pudiere hacer elfo , fe dco-c 
obrar libremente a los Miniftros, a quienes les compete el dere- 
cho , y fe apoderen de mis pobres alhajas , y fe paguen los acree- 
dores , á quienes en ningún tiempo he querido, ni ha fido 
mi intención defraudar , antes Tiento mucho no haberles paga- 




55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


do antes. 


16 „ Lo undécimo : defde que reciba al Señor , no me hablen 
de cofi que no fea fumamente necefaria , fino del bien de mi al- 
ma : y jamás me falten con los dos pobres , tres , ó quatro , b feis 

3, Sacerdotes, y entre ellos dos Padres Carmelitas Deícalzos , y D. 
3, Antonio de Ayala 3de quien yo tanto fio , mudándole unos quan- 
,, do faltaren otros: y dosPages, que tendré nombrados para loque 
allí fe ofreciere , por fer hora de tanto defamparo. 

17 „ Lo duodécimo : las Imágenes que han de eílar conmi- 
go , fon la del Niño Jefus , que ha cerca de treinta anos que 
trahigo conmigo 5 porque quiero morir con quien fiempre hs 
procurado vivir: la del Santo Chrillo de marfil , con San'pran- 
ciíco abrazado , que ella fiempre en el apofento que yo duermo: 
y la Virgen Santifsima que trahigo conmigo. 

18 „ Lo decimotercio: la Imagen del Santo Chrillo con que 
he de morir 3 ella en el Oratorio con el egercicio de las Virtudes , 
y atributos de nueílro Señor : que entonces fe Tacará , y me lo 
traheran : y fe abre por las efpaldas de la caja , quitándole de ella, 
en la forma que yo diré á los que ello cometo. 

19 55 Lo quartodecimo: tengo Brcviario,y Mifal allí, para que 

„ quan- 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 



-^52 LIBRO SEGUNDO. 

quando yo lo pida me lean los Salmos Penitenciales , y la Pafion 
de San Juan , y la recomendación del alma , y ptras cofas devo- 
tas j y fi yo pidiere alguna otra , que Dios me ponga en el cora- 
zón 5 me la den , y lo hagan. 

20 55 Lo decimoquinto : no falte un punto Agua bendita5 á mas 
de la pilita que acompaña mi cama , y no elfé en cofa de plata^ 
fino de barro 5 d corcho 5 ni en mi apoíento haya coía alguna de 
plata 5 ni candeleros de ella 5 fino todo pobre 5 y pobrifsimo 5 que 
aísi quiero morir 5 comp he defeado vivir: por lo qual no me mu- 
den 5 ni quiten mi pobre camita en que he dormido 5 ni la mifma 
manta: degenme morir pobre 5 y pobremente por amor de Dios. 

21 55 Lo decimofexto : encargo , que quanto mas íe agraven, 
y abrevien los términos de la enfermedad , mas fe multipliquen 
los focorros á los pobres j y aGimifmo el pedir oraciones por mi, 
y eícribir á todas partes me encomienden a Dios , no tanto por mi 
falud corporal , como por la efpiritual , y que acabe mi vida , y 
entregue mi alma á mi Criador con todo amor, prontitud , refig- 
nacion , y güilo | pues es íuya por todos Derechos, jiifto es que 
como fuya fe la reftituya liberaliísimamente. 

22 55 Lo decimofeptimo : en habiendo efpirado ( que fea para 
adorar a Dios para íiempre ) el mifmo que hacia las limofnas , las 
continué halla que eílé enterrado , por aquel novenario , y me 
haga decir las Mifas que pudiere , y que otros me recen Roíarios 

,5 de la Virgen , y otras oraciones , pidiéndolo á todos con afeólo, 
fm tratar de otra cofa , fino de folicitarlo él , y los demás. 

2 ^ 55 Lo décimo odavo : los que me afsiílan entonces , darán 

al inílante , antes de abrir mi cuerpo , ni tocarlo , un villete que 
dejo eferito ,y eílará con mi Teílamento, al Prior de ella Santa 
„ Iglefia , d al que prefidiere 5 y ello encomiendo mucho á Don 
Antonio de Ayala, para que antes de componer el cuerpo , lean, 
y obren los mis amados Capitulares lo que alli les pido , como Hi- 
jos , Hermanos , y Amigos tan queridos de mi , que ferá ello 
muy de mi confuclo. Solicítenlo mucho en teniendo noticia de lo 
que propongo alli , las períonas á quien cílo cometo. 

24 ,5 Lo decimonono : yo tengo hecho concierto efpiritual de 

5, fufragios con muchas Comunidades , particularmente de las Re- 
ligiofas Deícalzas , y otras , de las quales quedará memoria con 
ella Inílruccion : pido con todo encarecimiento 5que con el Cor- 
reo primero les avifen de mi muerte, que yo procuraré tener pre- 
„ venidas las Cartas, y íi no las eferiban, y á las Indias, y fi yo dejáre 

ef- 


55 


35 


95 


95 


95 


95 


95 


95 


99 


99 


99 


99 


95 


95 


95 


95 


95 


95 


95 


95 


99 


95 


95 


95 


95 


95 


99 


99 


99 


99 


99 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 2<5y 

55 cícritíls algunas 5 las envíen a mano del Licenciado Franci/co Lo- 
55 rente , Cura de la Parroquial de la Puebla de los Angeles , y en fu 
55 aufencia á los que dirá el fobreefcrito , para que allá meencomien- 
,55 den á Dios , como yo lo efpero , adonde envíen también copia de 
55 mi Xeftamento, para que viendo mi confianza 5 y amor 5 íe avive 
5, mas la fineza en hacerme fufragios. 

25 5, Lo vigefimo: el lugar de mi entierro , que me darán de 
55 limofna en mi Iglefia , y defpues de muerto no lo fié : el que yo 
55 pido es el mas pobre, y con los pobres , en el lugar mas retirado, 
55 O al entrar en la Iglefia por la Puerta principal , donde todos me 
5, pifen 5 y me tengan prefente , para que rueguen á Dios por mi. 
55 No fe ponga en él fino una lofii pobre, y fencilla , con la Infcrip- 
55 cion que digo en mi Teílamento, y no otra cofa alguna. 

2 6 ,5 Lo vigefimo primo : foliciten defpues de yo muerto, que 
55 el Cabildo Sede vacante eferiba por vereda á todas las partes del 
5, Obifpado , que me encomienden á Dios , y que pidan á la Divina 
55 Mageftad perdone mis culpas , y les dé Suceíor que enmiende 
55 mis grandes yerros, y defeuidos , y que á todos pidan perdón en 
55 mi nombre de lo que a qualquiera buviere ofendido, 

27 55 Lo vigefimofegundo : á los que encomiendo , pido , y 

55 encargo con entrañable afedo la egecucion de efta Inftruccion/on 
5, los figuientcs, para que me afsiftan dentro de cafa. Al feñor Doc- 
5, tor Don Juan Magano , Canónigo de ella Santa Iglefia , y mi Vi- 
5, fitador, á quien con el Señor Provifor dejo por mts Teftamenta- 
55 ríos 5 al Licenciado Juan Bautiíla de Herrera, mi Confeíor ,Don 
5, Antonio de Ayala, mi Caudatario , Don Juan Ortiz , mi Secre- 
5, tario, y los Pages que me afsiílirán , fi eílán en Cafa , fon Matías 
5, de Stanillo , y Martin de Godoy. Y para lo que fe ha de egccutar 
5, con los pobres de Cafa, y todo lo demás que no mira á la^^recíía 
5, afsiílencia de mi Perfona, nombro á Juan García de San Juan, de 
5, quien , y de fu virtud, y puntualidad fio mucho : el qual fe ayu- 
5, de del Licenciado Santibanez mi amigo. Comuniqueníe todos , y 
5, íuplaníe los unos a los otros , valiéndole de los que les pareciere, 
„ particularmente del Señor DoélorDon Franciíco Efpiga,Canoni- 
5? 5 y otros Amigos , y Sacerdotes , que acudan á lo que ellos 

3, no pudieren obrar : que Dios les pagará lo que en ello rrabaja- 
5, ren , y fu Divina Mageílad les afsiíla , y á mi me dé gracia para 
5, vivir , y morir en ella , adorándole , y amándole incefante- 
„ mente en tiempo , y eternidad. Amen, Ofma , y Junio 19. 
55 de 1659. 

Por 







LIBRO SEGUNDO. 

28 Por la fecha de efte Papel confta, que le hizo en el Burgo 
defpues que fe retiró al concluir la Vifita , como él habia dicho , a 
tratar de morir , y es una nueva confirmación de la íbfpecha que fe 
tuvo por tantas circunftancias , de que fabia fe le acercaba la ultima 
hora , pues todas eran difpoficiones para efperarla con refignacion, 
y cerrarla con fruto. Y fi todos obfervaííen efte arancel , y figuiefi 
fen tan faludables Ordenanzas , ferian menos los infelices , y mas los 
aprovechados. En habiendo recibido la Unción con toda cfta ad- 
vertencia , y fofiego 5 pidió que le dejaííen un rato á folas para ver 
fi podía defeanfar , quedandofe uno para afsiftirle , que de ordinario 
era alguno de fus Confefores. Eftuvo de efta manera recogido por 
poco tiempo 5 pero el que baftó para repararfe en algo el quebranto 
de aquel día, que fue mucho ,por lo largo de la función , y lo ar- 
diente de la calentura, que habia crecido con mayor pujanza , y ri- 
gor : con que habiendo fofegado brevemente , fobrellevó el pafado 
molimiento por eftar acoftumbrado á aliviar con corto defeanfo to- 
das fus fatigas. 

2 9 Defde que le dieron la Santa Unción , empezaron á afsiftir- 
le en fu apofenro de hora en hora una Dignidad , y un Canónigo de 
la Santa íglefia 5 y aunque todo el tiempo de la enfermedad le ha- 
Bian acompañado con grandifsima benevolencia, moftrando lo que 
le amaban , y lo que fentian fu partida , en eftos últimos dias creció 
en fus Prebendados el dolor , y el afedo , y á efte pafo fe efmeraron 
también las demoftraciones, teniendo los corazones afidos al golpe 
que les amenazaba en lo humano, fin efperanza de remedio. A otro 
dia amaneció con mas aliento , que habia tenido el antecedente, 
porque la noche durmió mas que otras , y también comió lo fufi- 
ciente para entretener la débil , y poftrada naturaleza. Hallabanfe 
fiempre al tiempo de la comida preíences los Médicos, y fuConfeíor, 
y ordenaban, que fe le firvieífen algunas cofas de apetito , mas que 
de fuftento, con que pudieífe esforzar la dcígana mortal que le tenia 
rendido. Era interiorifsima la repugnancia que fentia en recibir fe- 
mejantes regalos , porque no los acoftumbraba eftando bueno , an - 
tes bien los apartaba con eftudio 3 y afsi fe refiftia , y lo rebufaba. 
Infiftian el Confefor, y los Médicos en que tomaíTe fiquiera un bo- 
cado de eftos faynetes , para abrir pafo al alimento de que necefita- 
ba la vida 5 y en porfiándole , decía : c Me lo mandan por ohediencla^ 
Y en refpondiendole que fi , anadia : ^ues obedezco 5 y en poniendo 
el bocado en la boca , repetía : Obedezco ^ ohede:;co 5 y de efta manera 
le obligaban á que comieífe algo , fiendo el egercicio de la virtud de 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, ^ 265 

la Obediencia , énfcnanza que había Tacado de la Efcuela de Chrifto, 
quien excitaba la gana del mantcnimienco neceíario , mas que los 
ap^etitos , con que procuraba cebar la induftria de los Médicos. 
En quanto á la bebida , obedecía en la mifma forma , con fer coda 
fu anfia de beber , por tenerle tan abrafido la fuerza de las calentu- 
ras 5 pues en diciendo los Médicos que fe abftuvieíTe , fe la quitaba 
fin dilación , ni réplica de la boca , dejando los labios con la fed vi- 
vifsima que los aquejaba , por no perder el mérito de la abftincncia, 
y refignacion , teniendo puedo todo fu gufto en ellos verdaderos 
regalos, 

CAPITULO XVIII. 

<DE JLGUNáS UAKDAS ^ ARTICULARES 

que hi-^ antes de morir, * 

Efnudo nací , y deínudo moriré, decía aquel egem- 
plo de paciencia , aun mas para admirado , que pa- 
ra íeguido , el Santo Job. Filoíoíia tan natural, 
que fi la coníideraílen como deben los hombres, 
íe hallarian menos embarazados quando inaporta, 
y con menor peío en el corazón al tiempo que es 
preciío que todo íe fuelte,y íe cayga de las manos *. con que es men-^ 
tira , y ceguedad decir , que en elle mundo poíeemos nada propio. 
Recíbele al hombre- la tierra , y le previene el primer regazo al filir 
del vientre de íu madre, fin abrigo, ni veftidura 5 debiera vivir tan 
deínudo como nació , por lo menos en los afeólos*. íería comodidad 
cfte defpego , y conveniencia elle dcfibrigo 5 porque fi al volver á 
la tierra , uniendo el fin con el principio , ha de recogerle , ni me- 
jor veftido , ni mas alhajado, el haber hecho fiielta de todo, prime- 
ro que la muerte obligue con el golpe rigurofodefu guadaña,?, def- 
piender las manos de lo que íe pego al afeólo , íeria ahorrarle al 
animo de congojas , al entendimiento de marañas , a la voluntad de 
amarguras , y á la memoria de torcedores. 

2 Poco tuvo que dejar al morir quien tuvo tan poco miejitras 
vivió 5 porque fiempre fe confideró defnudo , y lo poco, y tan po - 
cO , quifo que no le fueííe embarazo , y lo apartó de sí como peío, 
enagenandolo antes de rendir el ultimo aliento , para hallarfc al par- 
tir fin tener propiedad en cofa alguna de la tierra , quando íolo an- 
helaba a la pofefion del Cielo. El Prelado que al dcfpedirfc de eíla 
vida lao tiene que dejar en ella , atefora , y lleva mucho para la otra, 

Ll era 



ié6 


LIBRO SEGUNDO. 


era ma-xima Tuya muy repetida 5 y el que en efta vida caduca dejó 
mucho 5 entra muy defnudo , y muy pobre a una jornada tan larga 
como la eternidad : el que deja poco , lleva mucho , y quien deja 
mucho 5 nada lleva , ó muy poco. Muy para los Gentiles , que mira- 
ron con ceguedad tan cerrada los puntos de la inmortalidad verda- 
dera , pues querían enterra rfe con íiis teíbros , no para Chriílianos, 
y para los Eclefiafticos mucho menos , es el modo de decir vulgar: 
Fulano ha dejado mucho , íleon eíib mifmo íc fignifica , que para 
lo que importa no ha llevado nada, Adando-^que entre íus criados fe 
repartkííen fus pobres veftidos , que eran muy pocos , y rotos, ó 
remendados: fignificando,que fu mayor fentimientoera dejarlos tan 
fm comodidad por haberle férvido á él , habiendo entre ellos mu- 
chos por fu virtud, y fus letras, dignos de ocupar diferente for- 
tuna. 

Ha habido quien imprima , que el Emlncntifsimo Señor 
Cardenal Sandoval , defpucs de la mueTte de nueftro Obirpo,fe en- 
cargó de rodos fus Criados , y los íuftentó ,y acomodó primero que 
á los propios : punto ageno de verdad , porque fotos tres confta que 
pafaron á íerviren la Cafa dei Señor Arzobifpo. Ei Licenciado Juan 
Bautiílra de Herrera , Conkíbr del Obiípo , por Capellán Ordina- 
rio , fin haber afeendido á mas 5 porque fu modeília , y templanza 
de animo nunca quilo falir de aquella esfera , donde hallaba la quie- 
tud efplritual , fm el cuidado infeparablc al Minifterio. Don Anto- 
nio Bermejo de Ayala , fu Caudatario,mas que Camarero, pues fo- 
lo fervia de lo que tocaba a la Dignidad , no á la Períona 5 el qual 
entró por Gentilhombre de fu Eminencia, y las medras ,y verdade-^ 
ro afeenfo que tuvo en íu Cafa , fue falir de ella para veílir el Habiro 
de Carmelita Deícalzo, donde perfevera con mucho aprovechamien- 
to , y edificación. El Licenciado Don Alonfo del Mazo , por la def* 
treza de la pluma , é inteligencia de papeles , fe acomodó en la Se- 
cretaría , con igual conveniencia,del SenorCardenal,y con fii muer- 
te no mejoró de interefes temporales. Eftos fotos entraron defpucs 
que murió el Obifpo en la Familia de fu Eminencia 5 porque al Li- 
cenciado Pedro García Ferrer , infigne Arqnitedo, y Pintor , que 
en Indias había promovido tanto las Obras que concluyó nueftro 
Obifpo , por la ct Icbridad de fii nombre , y no menos venerable por 
fu virtud , le bufeo el Señor Cardenal para que afsiftieíTe a lafuntuo- 
fa fabrica del Sagrario , y le dio titulo de Obrero del Arzobifpado, 
habiendo hecho fuelta el Obiípo de efte Miniftro de tanta fatisfac- 
cion algunos años antes , á inftancias vivifsimas de fu Eminencia, 

en 


VIDA DE D. JUAN DE VALATOX, % 6 y 

en cuya Caía no fe hallarán efcritos otros Criados, que lo huvieíTeii 
fido de nueílro Obifpo j y de eílos confta , que ninguno configuid 
mayor comodidad 5 porqué no es fácil que en la Cafa de un Princi- 
pe, aunque fea el mas benigno , fe acomoden primero los Criados 
agenos , que los propios, fiendo lo natural , que eftos miren á aque- 
llos con ceno , y efquivéz, Tolo por las rofpechas de lo que pueden 
embarazarles. Pero nada de eílo hace al calo para eftablecer las ala- 
banzas verdaderas de las virtudes del Señor Cardenal, ni minorar el 
fentimiento de nueftro Obifpo, reconociendo, que fe dejaba fin co- 
modidad á fus Criados* 

4 De fus alhajas , merecedoras de eftimacíon , y precio por fer, 
fuyas ^ y por fer de devoción , no porque ellas en sí fueíTen de valor 
confiderable , hizo un repartimiento entre las períonas de fu mayor 
veneración , y obligación , y le dejó por efcrito firmado de fu ma- 
no , que por fer de mucha ternura , y edificación efte como ultimo 
codicilo , fe pone aqui a la letra , para que fe vea lo que tuvo que 
mandar á los mayores Perfonages del mundo. 

5 ,, Aunque no quiero , ni es mi voluntad hacer cofas en que 
5, pueda perjudicar á mis acreedores 5 pero porque los Prelados po- 
demos también , aunque eftemos empeñados, dar alguna cofa vD 
viendo , no como difpoficion teílameiitaria , fino voluntaria j y 

3, real tradición ^ nacida de la devoción , ó caridad , ó de otra bue- 
„ na raíz , defde luego , con noticia del Señor Subcoleótor , hago 
„ entrega de las alhajas figuientes , que unas ya las tenia ofrecidas^ 
„ y otras defde luego las doy , para que las reciban 5 y entreguen a 
j, fus dueños. 

6 ,, Al Rey nueftro Señor, fi no pareciere atrevimiento , doy 
5, la Eftampa de papel de la Refurrecion de Lazaro , y fuplíco a 

nueftro Señor ^ que le llene de mil millones de bendiciones á fu 
RealPerfona^ Familia , y Cafa, y Monarquía , y que fe concia- 
yan eftas defeadas paces , como fu Católico animo defea , y la 
5, ehriftiandad ha menefter. 

y „ Al Excelentifsimo Señor D. Luis de Harole doy ^ con fin-í 
guiar reverencia a fu Perfona , el QLicádro de papel de Chrifto Se- 
5, ñor nueftro , qtíando fue crucificado por nofotros , fingular , y 
5, devotifsima Eftampa. Pobre foy, y fe la ofrezco como pobre j pe- 
ro con voluntad muy rica de todas fus felicidades efpirituales ^ yi 




39 


55 


33 


33 


yy temporales* 

8 yy Al Excelentifsimo Señor Marqués de Aytona le doy la Ef- 
3, tampa de nueftra Señora de las Anguftias , que tiene un relox al 




rededor* 


Uz 


33 


Al 


26S 


LIBRO SEGUNDO. 

9 ,, Al lluílrifsimo , y Revereñdifsimo Señor Nuncio de Efpa- 
55 ña le doy la Eftámpa de los Niños Inocentes , que es muy parti- 
5, cular 5 y le fuplíco , que en nombre del Vicario de Chrifto 5 y de 
55 la Sede Apoftolica me dé fu Tanta bendición 5 en cuya fé , 

55 creencia muero 5 para dejar efta vida , é ir por Tu MiTericordia 
55 adorar á Dios en la eterna, 

10 55 Al EminendTsimo Señor Cardenal ArzobiTpo de Toledo, 
55 mi Señor , ya le tengo enviado un RoTario, y Pe6Ioral de oro5 fin 
35 piedra precioTa alguna, fino las Reliquias de mis Señores Sán Car- 
55 los Borromeó, y Santo Tomas de Villanuevá en TuS infignias5 y ^1 
55 Santo Chrifto que cortaron los pies 5 y los brazos los Hefeges en 
35 Alemania, y he trahído fiempfe conmigo^ Suplico a Tu Eminen- 
35 cia envie por él , que ya he hecho entregarle al Señor Prior de eT- 
35 ta Santa Iglefia jpara que le dé á la PerTona qüe Tu Eminencia or-, 
55 denare. 

1 1 55 Iten mas 3 al ExcclentiTsimo Señor Marqués de Aytona, 
35 mi verdadero amigo, y Señor, tan digno por tantos tirulos de to- 
35 da reverencia , doy una Cruz de madera que llevó configó Santa 
35 TercTa , y vino por muy ciertas manos á mi pecho : trasladóla al 
35 Tuyo 3 y bien puede ponerla en Tu Mayorazgo , por haber Tido de 
35 tan gran Santái 

12 55 Ai IluftriTsimo ReverendiTsimo Señor Inquifidor Ge- 
35 iieral , le doy la Eftampa de papel de nueftro Señor en la Coluna, 
35 y Tuplíco á Tu IluftriTsimá me encomiende á Dios , y reciba mi 
35 buen aTedo* 

15 55 Al Señor Don Gonzalo Bravo Gragera, del ConTcjo de 

55 Inquificion , de quien yo he fido , y Toy tan antiguo Tervidor , deT- 
35 de luego he entregado para Tu Señoría un Santo Chrifto de mar- 
35 fil 5 con una caja de cvano ahorrada en terciopelo , con él éger- 
35 cicio de las virtudes , y Santos, que es el que tengo junto á mica- 
55 becera, en cuyos píes he de morir, y dar el ultimo aliento de mi 
55 vida 5 y Dios le dé Tu bendición , y ruegue por mi á Tu Divina Ma- 
35 geftad j y al Señor Inquifidor General le Tuplique de mi parte, que 
35 de limoTna me encomiende á nueftro Señor , Como tan egemplar 
35 Prelado. 

14 5, Al Señor Secretario Don FranciTcO Gracian Verruguete 

35 le doy una Lamina de nucftra Señora con Tu Niño , que vino 
3, a mis manos por las del Canónigo Lozano , y Ter pintura de la 
35 Hermana del Señor Don Juan Girón ,4 quien aTsiftíó mucho. OT- 
53 ma 3 y Septiembre 2 1 . de 1 6 5 9» 


No 




VIDA DE D. Juan de palafox, 269 

15 No es nccefario hacer recomendación de los fiijetos que fe 
nombran en las rñandas ^ ni darlos á conocer, por ferio tanto. El ul- 
timo, que es Don Francifcó Gracian Verruguete, Secretario del Rey 
nueftró Señor en la Interpretación de Lenguas , fue fu antiquifsimo 
correfpondiente ^ y toda fu confidencia , é intimidad , á quien eferi- 
bió las mas de las cartas ^ cuyos fragrrientos fe refieren fin inmutar- 
los en ella liildoria ^ y fus Originales los conferva en fu poder , con 
la veneración que fe les debe ^como fu mas eftimable caudal 5 pues 
la correfpondencia tan frequente , que tuvo con iin fujeto a todas 
luces tari grande , le dará, más nombre que los empleos , que por fus 
méritos ha confeguido. Conocefe también la eftimacion que hizo 
de elle Miniílro, en haberle nombtado por fu Albacéa , y en la me- 
moria tan honrofa , que introdujo fuya én las notas á las Cartas de 
Santa Terefa , por fer Sobrino del Venerable, y Santo Maeftro Fray 
Gerónimo Gracian de la Madre de Dios. 

1 6 Como aun defpues de Lá muerte , la detracción que nunca 
deícarifa ^ rio ha perdonado acción alguna de efte Prelado que pue- 
da rriorder^ ó calumniar j fe cebo también en las mandas que fe han 
referido ^ llamaridolas nimiedad de pobreza, y afeótacion de defiau- 
déz , queriendo j aun al morir , que el mundo le tuvieíTe por lo que 
no era | pues no es lo rriifmo parecer pobre, que ferio, ni hallarfe def- 
nudo el cuerpo , qué abrazarlo el corazón. De las intenciones, folo 
Dios juzga 5 que es quieri deíemnaraná los laberintos que fe fabrican 
dentro de los pechos humanos 5 y afsi es punto dificultólo perfuadir 
á los hombres qué fe obro con fin reáo ^ y juftificado lo que ellos 
una vez ceiifuraron por finieftro, porque en tropezando la voluntad, 
es lo ordinario defpenar tras sí al entendimiento. Nada para Dios es 
menudencia , porque de todo fabe facar gloria , que es el fin único 
adonde todas las cofas caminan 3 y paran , fin ricfgo de precipicio. 
Puedeíe entender que el motivo dé facar á efte Prelado de las Indias, 
y traherle á Efpaíía , fueífe para volVer por el crédito del Minifterioj 
y que habiendo venido otros Obifpos de Indias cargados de rique- 
zas , ( que es cierto que oprimen , y cargan ^ mas que autorizan ) que 
mandar , y que dejar con tanto efcrupulo ^ y remordimiento 5 Don 
Juan de Palafox , que firvió en Indias la Iglefia mas opulenta , á los 
mayores , y mas poderoíos Perfonages del mundo, folo pudo man- 
darles quatro Eftampas de papel ; porque en la verdad ( fin que pue- 
da afirmarle lo contrario) no tenia otras alhajas. ¿Qué fe diría fi hu-i 
vieífe dejado tantos teforos , que pudieíTen los Reyes , fin parecer 
mezquindad , entrar í fer herederos? Qué fe ponderaría fi le man^ 

dat 


2^0 LIBRO SEGUND O. 

daííe á fu Rey pinturas eílimables de Rafael, Corezzo , Ticiaiio, ó 
Tintoreto , valuadas en ocho , d diez mil efcudos ? Donde , y con 
jüílifsima razón , llegarían las calumnias , íi a todos los fu jetos que 
nombra les repartieíTe tapicerías , efcritorios , bufetes , reloges de 
ineftimable valoré Todo feria mucho menos de lo que merecían ef- 
tas fuperPiuidades mundanas, aun entre Principes feculares cenfu- 
rables, y ruídofas. Y porque nueftro Obifpo manda lo que puede 
fer de edificación , y egemplo a los demás Prelados , le calumnian 
de vano, y le malquiífan de hipócrita. 

1 7 Quando en las Repúblicas feria tan bien vifto de los que 
fienten con reditud , y tan proporcionado al ahogo de los oprimi- 
dos , que los Principes , para los Miniftros que ocupan piieftos pú- 
blicos , fehalaífen Jueces de Teftamentos , que reconockífen con 
toda integridad lo que dejan , y lo que mandan , el caudal con que 
entráronla fervir , y los medios por donde lo adquirieron : puesuil 
Autor profano , que con única , y no imitada deífreza fapo embe- 
ber en la Pliftoria los documentos mas atinados de la política , ef* 
cribió de dos fujetos Gentiles , que murieron violentamente en el 
Imperio de Otón , para confufion , y efcarmiento , no folamente de 
Obifpos , fino de Miniftros feculares , lo que no es pofible fignifí- 
carfe con elevación igual á fus palabras : Ttjlammtum TitiFinij mag-* 
7í¡tudme opum irritum : flfonls fupremam l^oluntatem paupertas firma-- 
Fít Tacit. Hiftor.lib. I. Pocos Pifones , y muchos Vinios fe encon- 
trarían en las Monarquías fi fe formaíFen Tribunales para regiftrar 
lo que los Miniftros teftan : y convendría , que los Vinios fe nom- 
braffen con miedo, y que los Pifones fe conocieíTen con gloria, pues 
hallarían los Principes , con la fuprema autoridad que mantienen , 
muchos teftamentos que refeindir , y muchas voluntades ultimas , o 
fupremas que revocar; fiendo tan raras las que puede eftabiecer la 
defnudez , y pobreza, como en nueftro Obifpo ; y tantas las que 
debieran anular , é irritar las defmedidas riquezas , que falieron del 
erario de las necefidades comunes. 

1 8 Diráfe : que nueftro Obifpo lo pudo omitir , y no mandar 
nada. Es verdad j pero ¿ como reprehendería Dios otras vanidades, 
fino es con poner á los ojos de los Prelados , y Obifpos la regla de 
hacer Teftamento , y los enfanches de lo que pueden mandar ? Por 
fer cierto , que no pueden mandar cofa que fea de ínonta á los po- 
derofos , y ricos , fiertdo todo lo que dieron de sí las Rentas del 
Obifpado de los mendigos , y pobres, Las cofas que fe ignoran, no 
edifican : lo que no fe fabe , mal puede fervir de enfehanza : para 


vida de D. JUAN DE PAL AFOX, 271 

pautar, es necefaria regla : para la imitación, es meneíler poner á 
los ojos lo que firvade cgemplar , y mueva la voluntad como in- 
centivo. El Derecho determinó el menage que deben tener los 
Obifpos , y es cofa para eftremecer a los que afcienden á tan alta 
Dignidad el efcuchar fus feveras voces. Poneníe primero en latin 
porque no parezca que las encarece quien las traduce: Eplfcopus Yt^ 
km JupeleHUem , ísr menfam , ac ViBum pauperem kabeat : ^ T>ignlta^ 
tls fud authoritatem Fidel Vit4 merltls qu&rat ^ cap. Epiícopus , 
0111.41 . El adorno , y menage de la cafa del Obifpo , ha de fer vil 
humilde , y defpreciado : efto es, fin eftimacioii , ni precio : fu me- 
fa , y fuftento pobre , fundando la autoridad , y decoro de fu Dio-- 
nidad en los realces de la Fe, y en los méritos de la vida. Efto es lo 
que preícribe el Derecho Canónico. Pero refponderaíe , que es an- 
tiquado , y que hoy tienen muy diferente eftado todas las cofas. Si 
efta refpuefta fe la pafarán , ó no á los Obifpos en la otra vida , no 
es de cfte lugar el examinarlo 5 fino el perfuadir , que efta recría del 
Derecho en todos tiempos puede cumplirfe, aunque fe diga , que 
fu rigor no obligue en todos. No fe afirma que es de precepto lo 
que eftablece 5 pero fin duda es de mayor perfección, y confejo, y 
que el egecntarlo , en ningún tiempo es impofible , aunque en to- 
dos fea haciendo guerra declarada á la naturaleza. Dios no tiene tiem- 
po , y la perfección de lo que ordena fe mide con la eternidad , que 
es el premio , y la corona de lo bien obrado. La Dignidad Epifco- 
pal no íe ha variado en la Iglefia : fiempre ha fido una mifma. Por 
qué fe haya alterado el faufto, y la grandeza para dar punto á la 
autoridad , confiftiendo fu mayor autoridad en las virtudes , y los 
méritos , como en todos derechos es conftante , no es fácil de dif- 
cernir 5 fino es que fe haya introducido para igualar , y competir la 
obftentacion fccular : y efto feria mucho mas digno de reparo, y de 
nota : que los excefos de los Eclefiafticos no deben tolerarfe por el 
cotejo con los feculares , fino repiehenderfc. En la primitiva lo-lefia 
eran mas las virtudes de los Obifpos, que las alhajas, y por eíToeran 
dignos de mayor veneración. Los teftamentos , y las mandas que 
hacían , fe regulaban con lo pobre del caudal , y no con la ruídofi, 
y efcandalofi demoftracion de los teforos , que no pudieron ad- 
quirir , y retener. En todos tiempos quiere Dios manifeftar , que 
puede haber Prelados perfeólos , y que la primitiva Iglefia no es di- 
ferente de la de hoy , aunque fe haya vcílido de otros accidentes , 
que no fibemos que pefo haran en aquella balanza infinitamente 
reóla. Parece que quifo Dios comprobar en el teftamento , y las 
' man- 


j j LIBRO SEGUNDO. 

mandas de Don Juan de Palafox, que no manda, ni aconfeja cofa 
impofible *. y que como él vivió , y murió , pueden cambien vivir, 
y morir los demás Obifpos , apreciando las virtudes , no los tefo- 
ros •. y efta puede fer la razón de que eftas materias conftaíTen, y 

fe publicaíren,y no fe omitieíTen. 

I ^ Los ojos del rniindo mirfin todas las colas irvuy llenos de 
lañare , y por eíTo no quifo Dios que hicieííe efte Prelado nada bien 
vifto , ni parecido á los ojos del .mundo 5 ^porque codo lo quería 
para sí , que mira en lo efeondido fui engaño , ni pafion. En la eí^ 
rampa de la Reíiirreccion de Lazaro , que con la falva , y reveren- 
cia de fino pareden atrevimiento , mandó a fu Rey, a quien amó 
con entrañable ternura , miró eí mundo el papel , y pafó por al- 
to las bendiciones: Tiendo íolamente las bendiciones de una Perfon^ 
Confaarada can venerable las que importaba que alcanzaíTen al 
Rey , y al Rey no. En todos fentidos , era la conveniencia única de 
la Monarquía que refiicicaíre el Rey: con que no fue fin mifterio, o 
dirección Tuperior la manda. A losíujetos de efpiritus elevados, ha 
menefter Dios cargarles mucho laftre para llevarlos Teguros 5 gober- 
nando el bagél muy velero , ó que corre muy hinchadas las velas de 
la fortuna , con templar el ayre de los aplaufos, porque no fe haga 
aftillas en los efcollos. El mayor peligro de efte fu jeto, fue la vani- 
dad : fu laftre fueron las perfecuciones , y las calumnias. Quifo Dios 
ajar fu viveza , mortificar fu comprehenfion , y por efifo encontró 
defprecios en lo que merecía aclamaciones : y como moneda 
tan propia Tuya , corre también excediendo ios términos 

de la vida. 



CA- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 275 
CAPITULÓ XIX. 

SU EGEUfLA % , Y <^E LIGIOS A UUE^E, 

OS que verdaderamente afpiran al termino dé lá fe- 
licidad permanente , é inalterable , no fe fitisfacen 
dé quanto obran , ni íe dan por contentos con lo 
que egecLitan 5 porqué fieitipre juzgan , que les 
queda mas qüe hacer ^ y que todo lo que han he- 
cho,, y hacen es nada, reípedo de la calidad, y los 
quilates del preínío que fe les previene. Toda fu anfia, y cuidado , 
aun hallandofe ya tan rendido, y fin fuerzas, era adelantarfe en per- 
fección , y concluir el periodo dé las acciones, con lo que le hacía 
mas parecido a fu único Maeftró Chrifto nueftró Redentor. 

2 Teniale muy congtíjado , é inquieto el regalo, y la como- 
didad de la cama , y aísi pidió a los Médicos con grandiísiino enca- 
recimiento , que le reílituyéíTén antes de morirfe á la que por po- 
bre , y dura le hablan quitado , pues ya la blandura , y ornato de 
la cama no conducía pata la coílfervacion de la vida ^ tan manifief- 
tamente defihiíciada i que le recetafieíl efte conílielo' para morir, 
quando yá los demas medicamentos no dejaban en el cuerpo que 
hacer , y fe hallaba apuradá la ciencia : Y^obrehe ViVido , decia , pobre 
quiero morir: nomepriDen por amor de (Dios^ eftehre'^e rato que me queda de 
tiempo j dei ejercicio de una Virtud de quien debo fer tan enamorado. Eohre- 
^a^ pobrera (repetía) haj anidda pobrera] Dadme , Señor , en efta ultima 
hora á eftimdr^y "Wiener ar la pobrera Iperdddcra de efpiritü^j cuerpo. Pa- 
ra teftimonio de quan grata le era efta virtud , y quan de corazón 
la amaba , habla dado orden , dcfde que la enfermedad fe agiavó , 
que nunca fe apartaften dos pobres de fu cabecera, los quales fe mu- 
daban a fus horas determinadas, y allí en fu apofento fe les daba de 
comer , y limoína, regocijándole el mucho de ver egercitar con ellos 
cftas obras de caridad, y iniíericordia , ya que no podía hacerlo 
por si mifmo. Llamábalos íus Angeles, y fin duda lo eran de fii 
guarda , porque no tenia otros éferitorios donde depofitar fus ri- 
quezas, ni mas teíoros que los que ponia en fus manos 5 pues cftos 
íolos ion los que verdaderamente le guardan, y los que paían a la 
región donde fon ncccfiirios , fin que allá corra otra moneda : y 
aísi era toda fu alegría tener á todas horas delante de los ojos el re- 
trato de la virtud' que le llevaba los afeólos. 

irím No 




274 


LIBRO SEGUNDO. 


2 No fe atrevían los Médicos a condefeender con lo que pe- 
dia tan incefanteinentc , por el riefgo que podria caufar qualquier 
mudanza , ó movimiento en un füjeto que por inftanteS eíperaba la 
ultima hora; y para confolarlc en parte , y que fe alentaíTe con lo 
ciue defeaba tan afeauofamente , arbitraron , el que fe le qmtaíle a 

pobre colgadura de gerguilla, que veftía la cama , y que fobre la 
íopa , que adualmente tenía , fe le pufieífe la manta raída, y m.fe- 
rable con que fe cubria quando eftaba bueno ; y en habiendo he- 
cho efta diligencia , y transformación , viendofe en algo farislecha 
fu anfia , empezó á decir Ay Jejh mto , feriadero amador de la fohre- 
.a ' Ahora fi , me muero go^ofi entre eftot trapos ! Traht^anme cernea 
auc cenlKa , y fil¡c¡os deben fir las fedas,y las olandas en que unObtJ- 
po muera con mayor oftentadon. Trageronle la ceniza que pedia y 
cogiéndola con fus manos , fe la echó fobre la cabeza , y mam.o , 
que toda la cama felá cubrieffen con eftos recuerdos de nueftra mi- 
feria , y fragilidad , que fon los efearmientos mas preaolos , fi con 
la meditación frudifican aprovechados. También pidió agua bendi- 
ta fecundo riego de eftos polvos , y en habiéndola tomado para si, 
dijo que rociaflin Con ella todo el apofento muy amenudo , por 
fer una lluvia efpiritual , de quien huye nueftro enemigo. Y para 
esforzar todas las diligencias del poftrero combate , le leían cada día 
dos , ó tres la recomendación de la alma , y una devoción , e invo- 
cación .á la Virgen Santifsima, implorando fu ayuda para efterrance, 
la qual habia compuefto .á los principios de la enfermedad. 

4 Su gravedad iba en aumento'cada dia , porque fe defeaecian 
las fuerzas corporales , y á efte pafo el contrario fe hacia mas pode- 
rofo. No lo ignoraba el enfermo, y afsi les dijo á los Médicos, quede 
fu parte aplicaífen los remedios que alcanzaba fu facultad , por no 
faltar al ciutlplimienro de fu obligación, y que en lo demás le dejal- 
fen el cuidado á él , que el fe entenderla con lo que debia pravenir 
para fu aprieto. Encargóles también, que le declaraífen el dia que 
fegun fu ciencia , ó congetura juzgaften habia de morir , y dentro 

de quantas horas , poco mas , ó menos , para que con efte avilo le 
avivaften las diligencias , y fe fervorizaífen los ados de arrepenti- 
miento, y amor. A todo atendían los Médicos con gtande 
vic^ilancia ; y un dia que les pareció eftaba yá muy al ca- 
bo, y que fegun fu juicio feria el ulrimo , le digeron ; óc- 
ño>\fegun los piilfos , y lo que mfoiros por fus Indicios^ alcanzamos, 
V.S. lluftrifstma fe muere , y a lo mas largo tendrá de Vida ocho horas. 
aVifamoslo , para cumplir con lo que nos ha mandado. Y refpondio con 


VIDA. DE D. JUAN DE PALAFOX , 275 

gríindiísima fcrenidad *. Afs 'O. pues degenrne Jolo ^ y ninguno je (^ongoge^ 
ni aflija , que yo , por la (Bondad , y Mi/íricordia de T)los , efloy muy 
contento de que en todo fe cumpla en mi fuSantlfslma Voluntad. Salieron 
todos de la pieza j y dejáronle Tolo 5 pero ordenaron los Kdedicos ^ 
que de tres en tres horas fe le dieííe un poco de fuftancia , la qual , 
por eftár ya tan flaco, y defcaído , la tomaba con grandiísima difi- 
cultad , y por mano agena. En fin , falid con vida del termino de 
las ocho horas , que el juicio fiilible de los Médicos habia fenalado 
y aquella noche durmió mejor , y defeanfó , con que pudo reparar- 
fe algo. A la mahana dijo á los Familiares que le aísiflian , que no 
habia de morir haflia el dia de San Gerónimo, Tiendo afsi que aun 
faltaban tres dias para efte plazo : con que él, al parecer, fe o-ober- 
naba , para prevenirfe , con mejores, y mas feguras noticias que los 
Médicos. Divulgdfe efta voz, y viniendo los Médicos a vifitarle, le 
hallaron con mucho mejores pulfos, y afirmaron, que fegun la fuer- 
za que hablan cobrado , podría vivir algunos dias ; con que fe veri- 
ficó , y confirmó lo mifmo que él habia dicho algún tiempo antes. 
Aquel dia por la tarde le fobrevino una recia, y fuerte calentura: 
aquejóle mucho , y viendoIe tan rendido los que le afsiftian , fe fue- 
ron apartando con gran filencio de la cama , dejándole íblo , para 
ver fi podia repofar. Quedaronfe dentro de la mifma Tala algunos, 
en lo mas diftante de ella, para acudirle , fi pidieííe alguna cofa , v 
dentro de un largo rato llamó con gran prifa diciendo : VeiL 
gan , l)engan acd. Concurrieron todos afuftados con mucha pron- 
titud, y oyendo que repetía efto mifmo muchas veces , le refpon- 
dieron ; Señor ya eflamos aquí , ¿ qué es lo que nos quiere V. S. lluf- 
trlfslma ? Y anadió : Que me trahlgan el Hiño Je fus , y fu Madre San^ 
tifslma. Trageronle las dos Prendas tan de fu alma que pedia , y 
abrazandofe con ellas , con gran ternura , y anfia, alargaba la ma- 
no , y repetía con gran fervor , y aliento : Quita , quita , quita allá, 
Y deíj3ues anadia : Bellaco^ maldito^ ique quieres tu^ tenleiidoyo áje- 
fus y á María ^ a quienes tengo dado mi coraron > Trahlgan a^ua ben- 
dita , y échenla aquí allí , íenalando con la mano muy á menu- 
do los lugares donde la hablan de echar : pues el enemigo en aque- 
lla hora, como dice San Pedro , da vueltas , y rodéa a manera de 
león hambriento , para confeguir el deftrozo. De donde íc colige , 
quan fangriento era el combate que tenia entonces con fu contra- 
rio , como les fucede en aquel lance a todos los Siervos de Dios , 
por ver que es la ocafion en que fe le efeapan para fiempre de las 
garras. Duró la pelea algún tiempo , y dcípues fe quedó muy fere- 

Mm z no, 


LIBRO SEGUNDO. 

no, y fofegado , como quien tenia por fuyo el c«ampo , y la vido^ 
ria^, y habia falido triunfador de un enemigo , con quien muchos 
anos antes rompid declarada guerra , abominando la bandera, y las 
infignias de los que fe defpeñan por feguirle. Hallafe en el Manual 
de fus ef^crcicios una deteftacion afeduofifsima ,y diferetifsima que 
compufo contra Lucifer , Pdneipe de las tinieblas , que como pro- 
pio lugar fuyo fe pondrá en la relación de fus virtudes : y merece 
que todos la fepan de memoria , para huir, y baldonar á quien mas 
defeubiertamente los precipita. 

5 El dia figuiente fe continuo la calentura , no menos ardien- 
te que la pafada , y volvió á inquictarfe en la mifma forma 5 por- 
que el contrario, que no duerme , debió de acometerle con otro 
mas recio aíaito. Viéndole congojado de cita fuerte, uno de los 
Canonioros que mas le afsiftian, porque le tenia dentro de cafa, que 
en Indias había fido también fu Familiar , y adualmente era Vifita- 
dor General del Obifpado , le dijo : Señor , ¿ donde efld aquel Ipalor 
con que ayer fe rnoftró V, S, íluftrifsma peleando con nueftro enemigo ? Y 
el le refpondió : ¿ Quando dice K w? Jyer , Señor ( replicó ) quando 
V. S, Iluftrifsma entregó fu coraron 4 Je fus a María Santlfslma fa 
Madre, Volvió á inftar : Quando} Jyer Señor,, repitió el Canónigo, 
y concluyó riyeiidore : Jyer ? buenos eftuVieramos, Mas hd de Ipeinte 
años que tengo hecha total entrega de mi coraron á Jefus ,,y áfu Madre 
^urlfslma, 

6 Reconociéndole en cftos últimos aprietos , y agonias , el 
Cabildo de la Sanca Iglefia , que le veneraba con gran rcfpeto, y le 
amaba con entrañable ternura , laftimado por la pérdida de tal Pre* 
lado , y Paftór , refolvió hacer una proccfion general , pidiéndole á 
Dios fu falud con vivifsimas inftancias. Y la vifpcra de la Feílividad 
del gran Dodor de la Iglefia San Gerónimo , dia que el Enfermo 
habia anotado con piedra blanca para fu dichoío tranfito , llevaron 
folemnifsimamente á fu apofento la Cabeza del Gioriofo San Pedro 
de Ofma , Obifpo , y Patrón de aquella Santa Iglefia , y de todo el 
Obifpado. Agradeció con rendidifsimas fumifiones efta demoftra- 
cion , y veneró, y adoró Reliquia tan eftimablc , con profundifsi- 
ma humildad , y devotifsimo afedo : y habiéndola colocado fobre 
el Altar , que eftab’a ficmpre puefto en el apofento , con fu natu- 
ral afluencia, y ternura , empezó á razonar con ella , en efta forma: 
„ Santo mió. Patrón , y dueño mió, de quien, aunque tan indigna- 
„ mente, foy Sucefor ’cn la Silla, y en el Báculo, no me admiro 
„ que os digneis de venir á vifitar efte pecador miferable , á quien 

„ vucf- 


VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 277 

„ vueftro Maeftro, y mió, pocos dias ha honró con fu prcfencia, no 
defdehando la Magcftad , para quien fon eítrechos los Ciclos , y 
la Tierra , de hofpcdarfe , y entrar en tan pobre , y defpreciable 
poíada como mi pecho j amparadme con aquel valor invencible 
con que triunfó vueílra conílancia , y fe coronó vueílira fantidad: 
apadrinadme en elle ultimo ricígo de mi vida: infundidme valor 
parala pelea, pues fuiíleis Paftór vigilantifsimo , y esforzado, 
que con tan fuperior denuedo Tupo defenderlas ovejas que le en- 
comendaron del lobo carnicero , que las arma afechanzas para 
tragarlas , y darlas eterna muerte. No os pido negociéis con Dios 
„ el que me alargue la vida temporal , pues en mi flogedad , y ne- 
gligencia íería dar mas tiempo para dcfmerecer , y defervirlc, pu- 
diendo yo fiar tan poco de un natural tan flaco , que con tantas 
reincidencias ha comprobado lo que Dios le fufre , habiendo ma- 
logrado tanto colmo de beneficios, no debiendo buícarfe, niamar- 
fe efta vida caduca , mas que para merecer la que no fe acaba. 
Mis hermanos ,y mis hijos , con haberos facado de vueftra caía, 
parece que es eílo lo que os piden : conozco, y eftimo en efta pe- 
tición el amor que les debo , y quifiera que el Cielo fe lo pagaííe 
por mi , con llenarlos de bendiciones. Con haberme tratado, aun 
no me han conocido , y de aquí nace el que íientan mi aufencia, 
3, y que inften con Vos , para que intercedáis el que fe revoque la 
fentencia de aquel plazo fatal , que ya fe cumple. El haberme co- 
municado, y fufrido todo el tiempo que indignamente hefido fu 
Paftór, habia de fer para dcícftimarmc, no para apetecermej pues 
mis acciones , aunque por la intención no hayan merecido abor- 
recimiento, fon dignas de defprecio por la infuficiencia , y la 
cortedad. Sienten , y lloran lo que con poca razón llaman per- 
derme , quando en el mundo no hay mas pérdida que el perder 
á Dios, por quien con todo fu esfuerzo anhela mi alma , y eíla 
fola es la que íe debe llorar , y gemir. Ponderan que les falto , 
fiendo afsi que conafsiftirles les mortifico. ¿Qué falta puede hacer- 
,, les cfte vil cftiercol, lleno de aícos , é inmundicias, que defde 
que nace empieza a corromperíe? De qué puede fervirlos , ni 
aprovecharlos quien tan tibiamente , y con tantos defe ¿tos ha fér- 
vido tan alto minifterio,y atendido a fu eftrechifsima obligación? 
Quando el fervirlos verdaderamente , fuera haberles dado egem- 
plos de virtudes, y perfección que imitaflen , no haber obrado a 
fus ojos acciones que les ofendieften , y que defdiccn tanto de las 
heroyeas vueftras, egccutadas en el empléo mifmo j pues el dia 

„quG 






55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


2 y 8 LIBRO SEGUNDO. 

5, que la Divina Providencia mepufofobre el Candelerode eftalgle- 
fia Sanca , fue vueftra Vida , reguladifsima en todo , el princi- 
pal dechado que prefentó a mis ojos , para mejorar , y gobernar 
la mia 5 por tantos caminos, y diré mejor deípehos , perdida , y 
desbaratada. Qualquiera que me fucediere , ponderará mas pro- 
fundamente que yo las obligaciones que le corren por Prelado, y 
Sucefor vueftro , y las cuentas eftrechas que ha de dar á Dios del 
rebano que le encomendaron , haciéndole los cargos , y formán- 
dole el juicio por el arancel de vueftro defvéio j y con efta confi-. 
deracion enderezará fus aciertos á la dirección ajuftada de las 
ovejas racionales que apacienta: que por el mifmo caío que cono- 
cen los riefgos , experimentan mas frequentes las caídas , y aman 
mas ciegamente los precipicios : con que por la parte de hallaríe. 
mas provechofamente afsiftidos , faltándoles yo íe mejoran , y la 
que llaman pérdida , es crecidifsima ganancia. Lo que yo ofrez- 
co , íi me viere en la prefencia de Dios , como lo cipero de íu 
Piedad es no tener ninguna cofa de efta vida tan prefente , para 
que fu Bondad la patrocine , como á efta Santa Iglefia, mifcgiin- 
da Efpofi , pidiéndole fus medras efpirituales , y temporales. Vos, 
Paftór verdadero , podréis fer fu confíelo mas cumplido , pues 
3, teniéndoos á Vos , ninguno hace falta: que acoftumbrado eftais. 
3, á levantaros de vueftro Sepulcro para volver por fu reputación , 
3, y decoro. Vueftros Sandísimos Huefos velan vigilantes fiem- 
3, pre áfis intereíes , y aumentos , y deíde la Urna venerable que 
los guarda , los dirigís, como fi prefidierais en la Silla dei Coro. 
Pero fin embargo, Pipara confíelo, y utilidad luya fuere neceft- 
ria , ó importare efta vida inutilifsima , y trabajada , no lo rehu- 
firé por mi fatiga : anteponiendo todo lo que fea del íervicio de 
Dios, y fu amor fanto ámis comodidades, y convenienciasj pues 
nunca eftaré mas def anfado , y gozofo , que quando fipiere íe 
cumple en mi perfedifsimamente fu voluntad. “ Eftas,ófemejan- 
tes razones habló enternecido con la Cabeza del Sandísimo Prelado 
de Qfna , que habia venido á vifitarle, y confiarle. Y defpues que 
la huvo adorado con grandifsima fimifion , y copiof fsimo llanto, 
dejando la fobre el Altar con quatro velas encendidas, íe deípidióla 
Iglefia, que la habia trahido procefionalmcnte, y de efta manera per* 
íeveró allí la Santa Cabeza , acompañándole hafta que eípiró. 

7 A otro dia , que fue el de San Gerónimo , le dijo Mifa en el 
Altar que eftaba puefto en la fala,un Religiofo de la Orden de S. Be - 
nito , grave , y dodo , al qual tenia en fi cafa , y por dirección luya 

fe 


3? 


55 


55 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


55 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


35 


33 


33 


33 


35 


35 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 279 

íe hallabn ocupado en eferibir la Hiftoria de la antigüedad , y pre- 
rogativas de la Iglefia Cxomenfe^y dar noticias de los Obifpos que 
en ella habian prelidido 5 porque no penfaba , ni hablaba en cofa 
que no fueílc de fu Miniíterio , y todo íu cuidado fe encaminaba 
al mayor lullre , y decoro de fu Eípoía en lo efpiritual , y temporal. 
Al tiempo de darle la Comunión , pertrecho con que fe armaba to- 
dos los dias , le pareció que el Religiofo iba con mas prifa de la que 
el quificra , que auftque era de natural muy vivó , en todas fus accio- 
nes procedía, y fe portaba muy grave , juntando con la paufa la de- 
cencia ; y le dijo , que fe fueíTe un poco mas de eípacio , pues era 
aquella la ultima Comunión que habiá de recibir , de que quedaron 
admirados los que fe hallaron preíentes; detuvofe el Sacerdote con 
el Santiísimo en las manos, y él fe éftuvd regalando un rato en afec- 
tuoriisimos coloquios con aquel Señor Anlorofirsimó , que íe digno 
de exponerfe, y quedarfe entre accidentes de Pan , para fer nueftro 
regalo , y mantenimiento , y de eídá mañera comió aquel Pan del 
Cielo la ultiif^a vez, para caminar con fu vigor, y fortaleza baila las 
cumbres de DioSi Vifitaroiale los Médicos que cuidaban del cuerpo 
alcTunns horas defpucs de haber hecho eftas diligencias de la alma , y, 
declararon , que cílaba yá muy al cabo. Con eíle áviío hizo el En* 
ferino que le incorporaífen en la caíncá ,y luego dijo a los que fe ha- 
llaban en la fala , que ademas dé fu Familia, eran muchos de fuera, 
fin fer pofible apartarlos de fu prefenciá , cünóciéndó lo poco que la 
habian de gozar , que fe hincafién de rodillas, y con el fervor , y cf- 
piritu que fi eftuviera muy robuíló ,y finó , les hizo uña platica lle- 
na de importantirsiínos documentos , exhortándolos con vivifsimas 
razones a fervir a Dios de todo corazón: á huir de ofenderle como del 
Infierno : a morir primero millones de veces , que cometer un peca- 
do , que es la muerte de la alma , que folo debe atemorizar j y def- 
pidiendofe de todos con efpiritualifsimas cortesías , que fue fiemprc 
la verdadera virtud muy urbana, y aunque fin afedacion , con 
fuave , y amable llaneza, los llenó de Paternales bendiciones , pidien- 
do á nueftro Señor las confirmaífe , y fueífe férvido de continuarlas, 
como el defeaba, para mayor aprovechamiento de fus progimos. 

8 Hecha efta exhortación , pidió que le dejaíTen un rato íolo, 
y parece , que en él dcícanío algo : luego le obligaron a que tomníle 
un poco de fuftancia , y obedeció , aunque con grandifsima dificul- 
tad , porque ellaba poftt^íidifsimo , y a mucha fuerza aun no podia 
pafarla. Habiendo corrido algún tiempo, le llevaron para que le re- 
frcfcaífe , porque cftaba abrafadifsimo de la calentura , unos vizco- 


28o LIBRO SEGUNDO. 

chos , uñ pan de azúcar rofado , y un vidrio de agua clara muy fria, 
que era fu bebida uílial, y tomando el azúcar en la mano, fe volvió 
á hablar con el Niño Jeíus , que tenia ptefente , y le dijo : Señor mio^ 
eflo os lo doy á Vos ^y por Vos lo dejo j y de ella maneta puío el pan de 
azúcar en el plato. Tomó los vizcochos ,y deípucs de haberlos mo- 
jado en la agua , dijo^ é hizo lo mifmo , fin quererlos probar. Ha- 
biendofe defembarazado de efta fuerte del azúcar , y los vizcochos, 
tomó el vidrio de agua con las dos manos , y levantándole en a^o, 
y mirando la agua coñ mucha atención , exclamó : ^endlto^eais^ 
Señor , que crid/ieis ejle elemento tan puro , taji claro , y tan hermofo , á 
quien ele'Vafteis para in/irumento de la primera gracia , que nos hace Ipuef- 
tros hijos, O quien imitajfe fu purera , perfección , j la trasladajfe d la 
alma 1 Tues en efe elemento le difleis d entender a "Vueftro gran Sierli^o 
Francifco la que habla de tener el que egerciejfe Miniferio tan Sagrado 
como el que yo tan indignamente he /erigido, Tm claridad es mi acúfaciorr. 
tu limpia trajparencid mii^ffcal. Era naturalmente enamoradifsimo de 
la agua , porque fue íiempre fu bebida fin confección , ni mezcla, ni 
guftár de las aguas cocidas , ó adulteradas 5 y qiiando todos juzga- 
ron , que por la íed ardentifsima que le aquejaba , deípues de haber 
hecho efta faivá á ' la agua , la bebieífe , ( pafioii tan diíicultofa de 
Vencer en los enfermos) Volvió á aíTentar el vidrio fobre el plato, 
diciendo ■ Señor , a Vos os ofre-^o efla agua , que aunque es grande mi 
fed, y el ardor que padezco ^ feria fin comparación en la Cru^ mas exce^ 
(ha la Quefir a : menudencias de que fe arguye , quan fu jetas tenía íus 
paflones , y quan mortificados íus afeólos , pues en cofas en que la 
enfermedad apenas deja lugar al albedrio , fe hallaba Can dueño 
de sí , y facaba mérito con abftenerfe aun de lo mas permitido : con- 
formidad , y refignacion que no íolamente la cgercicó en eftas ulti- 
mas horas , fino en todo lo dilatado , y penofo de la enfermedad, fin 
que en fu diícüríb , con accidentes tan varios , y Can recios , fe le fin- 
ticíTe la menor impaciencia, ni fe le oyeíTc palabra de defazon,ó de- 
fabrimiento : cánticos , fi , muy dulces , y afeótos fuavifsimos , con 
que fervorizaba,y encendía íu eípirituencl amor deChrifto,y fu Ma- 
dre, llegando cfte egercicio á tan crecido grado, que quando fe fentia 
con mayor fatiga , íblia llamará los Criados , y preguntándole : Que 
fi quería algo ? Refpondia : Qm fi^j repetía : Que amemos á Jefus^ que 
amemos á jefus^ 

9 Muchas veces , antes de eípirar , rffiindó que fe le hicieííe la 
recomendación de la alma , á que ayudaba , y refpondia él mifmo, 
con gran ternura , y dolor. También guftaba ^ que muy de ordina- 
rio 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 281 

rio le leyeííen los Salmos Penitenciales , y le rezaílcn las Letanías, y 
el Oficio de la buena muerte , y Otras devociones , en cuya repeti- 
ción fcntia increíble confiielo , que para los Jufiios fon eftos los me- 
jores epitalamios. Leyéronle diferentes veces la Pafionde San Juan, 
y efcuchabala fiempre muy bañado en lágrimas, por el ufo , y cof- 
tumbre que tenia en eftas amorofas, aunque fangrientas meditacio- 
nes. Daba afeduofifsimos agradecimientos , y echaba mil bendicio- 
nes á qualquiera de los que liacian por él eftas diligencias. Pidió que 
le abfolvieften por la Bula algunas veces , fin entender en otra cofa 
mas^jue en prevenirfe para entregar la alma á fii Criador , ni diver- 
tir un punto el penfamiento á otras atenciones 5 y muy continua- 
mente íe volvía á pedir á todos perdón de lo que les caníaba , y le 
fufrian , que era un nuevo torcedor para el fentimiento. 

10 Aquella noche ultima del dia de San Gerónimo , en que 
ninguno juzgo que llegaííe á la manána , durmió un poco, y la pa- 
fó menos fatigado 5 y ai defpertar dijo : Mi Santo Huejped , j/ Tatron 
San Tedro de Ofma es la caufa de que no fuejfe ayer el termino de mi Vi- 
da ; á fu Vifita faludahle debo el durar algo mas la lu\ de efta candela 
que agoniza, Vifitaronle los Médicos por la manana , y hallándole 
con razonables pulfos , íc reíolvieron a que recibieíle una ayuda, 
que por fer de los medicamentos el mas general, y feguro , íe ha 
apropiado el nombre de medicina. Digeronfelo , y moftro repug- 
nancia en recibirla , afirmando , que no era menefter , ni feria de 
provecho. Los Médicos inftaron en que con venia j con que huvo 
de conformarfe , diciendo : Hagan lo que quifieren : cmas qué feria fi 
nos quedajfemos con ella en el cuerpo ? Hagafe lo que ordenaren para ohe. 
decer , aunque no tenga otra utilidad j pero oygamos Mija primero , por 
lo que fucedlere. Digeronle Mifa, y no pudo comulgar en ella , con 
que íe verifico lo que el dia antecedente habia pievenido , de que 
feria aquella ultima Comunión 5 y acabada , mando que la Cabeza 
de San Pedro de Ofma la facaííen de fu fala, y la llevaífen al Ora- 
torio , con las luces que tenia encendidas , para dar con efto lugar á 
la egecucion del remedio: eftando tan en sí , y reparando tan urba- 
na , y religiofamente en la veneración , y 1 ^ decencia de la Reliquia. 
Hicieron lo que él mandó , y egecutofe lo que los Médicos habian 
ordenado j y al levantarle, impelido déla aéfividad del medicamen- 
to , para dar lugar á que obraíTc , fe le quito la habla , y fe experi- 
mentó lo que habia dicho , que la ayuda feria para morir , no paia 
finar. Acudieron los Religiofos , y perfonas clpiritualcs que íe ca- 
llaron prcíentes, á cumplir con fu obligación, ayudándole en aque 

Nn com- 


LIBRO SEGUNDO. 

combate terrible , y peligrofo 5 pero tenían poco que decir , ni que 
do£trinarle,los que con los ojos llenos de lágrimas miraban mucho 
que aprender en una muerte tan correfpondiente á la vida : pues en 
la verdad , era confufion de los mas perfe¿tos , el que con las pala- 
bras , y con las obras huvieíTe ajuílado tan cabalmente los abiertos 
de aquel lance. Durarla el conflióto de efte accidente , hafta la ulti- 
ma boqueada que llaman eípirar , como dos horas 5 y entre las do- 
ce , y la una de medio dia , Miércoles á primero del mes de Oótubre 
del ano de 1659. pufo la alma en las manos de fu Criador , tenien- 
do él en las Tuyas el Santo Chriílo del Hoípital , con que mueren 
los pobres , para morir como uno de ellos , á ios cinquenta y nue-^, 
ve de fu edad , brevifsima para lo que debia vivir , aunque coima- 
diísima para lo que obro en tantos Minifterios , correípondientes á 
fu calidad , á fu talento , á Tu virtud í rico de heroycos méritos , y 
pobriísimo de bienes temporales. Quedo fu roftro deípiies de haber 
cípirado can agradable , modefto , y decorofo , como le habia teni- 
do en vida : con que la Tuya mas pareció fueho , que muerte. Y no^ 
íotros podemos ya con el dolor de fu pérdida , mas que con las le- 
tras 5 llenar los huecos del epitafio que él íe compuíb , y los dejo en 
blanco con tanto mifterio , fenalando el ano , el mes , y el dia. 

CAPITULO XX. 

Í>E SU TESTAMEnro , Y S EY^ÜLTA(^J. 

Lamafe voluntad ultima el Teftamento 5 y Tiendo 
el hombre naturalmente tan amigo de hacer Tu pro- 
pía voluntad 5 qüc ninguna cofa obra con tanta re^ 
pugnancía como Tujetarla á otro , hay muchos , y 
por ventura los que mas entregaron á hacer la 
propia ^ y cumplir todos Tus antojos , que no Taben, 
ó no quieren hacer la ultima ^ y remiten al arbitrio ageno Tu diípo- 
ficion , ó por falta de animo , y valor para abrazar con refignacion 
ehriftiana lo que es prcciío que Tea , d por Tobra de amor propio , y 
no acertar á deTafirTe de aquello á que pegaron neciamente el cora^ 
zon 5 habiendo de dejarlo con dolor TorzoTamenfe , pudiendo diT- 
poner de ello con logro, y utilidad. Dar poder para teftar , que es 
lo que hacen ordinariamente los que , d nunca penTaron en morir, 
y por eííb no lo íaben egecutar, d los que no les parecen que Te mue- 

íen, 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 285 

rcn, y fe hallan muertos fin entciidcrlo ,ni perfuadirre , es lo mifino 
que querer que otro fea ducho de mi voluntad '..materia tan zcloía 
en el hombre j y por fer ella la ultima , es la que mas importa que 
uno haga , pues confifte en ella el punto irrevocable de la íuerte. La 
ultima voluntad ha de hacer el hombre por sí , fin fiarla de otroj 
porque el mérito ha de fer de las acciones propia-s 5 y muchas de las 
que cumplid ciegamente , quando le liíongeaba la íalud , le hirvie- 
ra ellado tanto mejor el no hacerlas. 

2 En habiendo efpirado , íe trato de abrir el Teílamento 
ultimo, que habia hecho muchos dias antes , como fe conocerá por 
la fecha , para darle egecucion. Abriéronle con todas las folemnida- 
des acoftumbradas , en prefencia del Prior de la Santa Iglefia , y de 
algunos Canónigos , y otras Perfonas que firvieron de tdligos 5 y fe 
pone aqui a la letra , pañi dar forma , y enfehanza de otorgar los 
Teftamentos, á los que defean acertar la acción que no admite en- 
mienda la qual yerran los mas , d por aguardar tarde a difponer- 
los , quando la prifa, la turbación, y el rebato lo confunden todo, 
fiendo efta la materia única del derecho que fe habia de eftudiar to- 
da la vida , d porque remiten a otro didamen, que haga lo que ellos 
debieran haber hecho con deliberación, y madurez. 


JESUS, Má%U , JOS ET H. 


39 


33 


E n el nombre del Padre, y del Hijo, y del Efpiritu Santo, 
tres Períonas , y un íolo Dios Verdadero 5 y de la Vir- 
gen Santifsima María nuellra Señora , fiempre Inmaculada , y fin 
pecado original concebida, verdadera Madre del Hijo Eterno de 
Dios Jcfii Chriílo niieílro Señor , en cuyo amparo vivo , y mue- 
ro , y de las tres Gerarquías, y nueve Coros de los Angeles ,fcha- 
ladamcnte el Glorioío San Miguel, San Gabriel , San Rafacd , y el 
„ Angel de mi Guarda 5 y el Glorioío Patriarca San Jofeph, y San 
Juan Bautiíla ,y de los demás Patriarcas , y Profetas j y del Glo- 
rioío San Pedro , univerfal Vicario de Jefu Chriílo Bien nucílro^ 
y de San Andrés , San Juan , y Santiago ,y los demás Apollóles, 
y Evangeliílasj y de San Eítevan , y San Lorenzo , y todos los dc- 
„ más Mártires ; y de los Gloriofos San Silveílre ,San Gregorio, San 
„ Aguílin , y San Pedro de Ofma , y todos los demás Ponrihccs , y 
,, Confefores 5 y de los Glorioíos San Benito , Sanco Domingo , y 
San Francifeo ; de todos los demás Patriarcas Ae las Religiones, 
Santos , Confefores , Sacerdotes , y Monges 5 y de las Gloriofas 

Nn 2 5, San - 


93 


33 


33 


33 


39 


33 


33 


33 


33 


33 


33 


39 


V 


1 B Pv o 


SEGUNDO. 


284 L 

Santa Ana , Sanca Ifabcl , Santa Maria Magdalena , y Santa Inés, y 
las demás Sancas de la Corte Celeftial 5 y finalmente, de todos los 
Santos a c|uien , y a todos los EÍpiricus Beatíficos , y toda la Cor- 
te del Ciclo , de todo mi corazón , y mi alma invoco , y llamo en 
efta ulcima hora , y punto de mi vida, yo miferable pecador Juan, 
indicrno Obifpo de efta Santa Iglefia de Ofma , eftando para dar 
mi alma a Dios , que la crió , hago efta ultima Proteftacion de mi 
voluntad 5 y defeo fea llamado Teftamento, el qual quiero que fea 
perpetuo , é irrevocable , y que con la gracia , y por la gracia de 
„ Dios , eternamente permanezca. 

4 „ En primer lugar protefto , y de todo mi corazón me abra- 

zo con la fé que profefé en el Bautifmo , y en que vivo, y muero, 
y quiero morir , Tiendo hijo de la Iglefia Católica Romana. Y es 
mi voluntad , que fe tenga aqui por repetida la Proteftacion de la 
Fe , que tengo hecha diverfas veces , al entrar á fervir las Iglcfias 
„ que han eftado a mi cargo 5 y creo firmemente todo aquello que 
„ en la dicha Proteftacion fe contiene , fegun la Bula de la Santidad 
de Pió V. y fus Sucefores , y quanto debe creer un verdadero Ca- 
tólico Romano , con deteftacion de todo lo que es contrario a la 
Iglefia Univerfal Romana , tínica Madre de todas las Iglefias. Y fi 
ocupado de algiin accidente de la enfermedad, pfugeftion del ene- 
migo , otra cofa pretendiere él que yo Tienta , ó diga , no lo quie- 
ro decir, ni íentir , ni la admito , y de todo mi corazón la abor- 


55 




5D 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


35 


33 


55 


35 


rezco. 


33 


33 


35 


53 


35 


33 


5 „ Afsimifmo , que me defiapropio , como lo he procurado 
hacer defpues que íby Obifpo , de todos quantos bienes en efta vi • 
da me pueden pertenecer , por qualquiera caufi , ó razón que 
pueda confiderarfe. Y quiero , y es mi voluntad, y fuplíco á Jefii 
Chrifto , y Redentor mió , que arranque , quite , y aparte de mi 
corazón todo afeólo terreno , y temporal , y otra cofa alguna que 
no fea muy agradable a fus divinos ojos , muriendo , y viviendo 

„ definido , y Tolo afido a fu amor , y fu Santifsima Cruz 5 porque 
5, mi voluntad ha fido , y es de vivir , y morir pobre , y fin pofeer 
„ cofa criada , que no fea , y haya fido para el necefario ufo de la 
„ Dignidadj y en lo que en cfto, como flaco, y miferable he faltado, 
„ y excedido , piro a fu Divina Mageftad humildemente perdón. 

6 „ Declaro, que yo no tengo hecho inventario de bienes al- 
„ gunos temporales , ganados antes de fer Obifpo 5 porque aunque 
5, tuve renta fecular confidcrable , antes , y defpues de fer Prelado, 

en los Pueftos que he férvido de Confegero, y Miniftro de fu Ma- 

« get- 


33 


VIDA DE D. Juan de palafox, 285 

95 7 ( c]iae Dios guarde ) pero ni hice , ni pude hacer inventa- 

3, rio , ni lo quife hacer j porque eñaba empeñado , y dcbia mas de 
„ lo que tenia, con que faltaban bienes de que hacerlo 3 y afsi, quan-i 
„ to pofeyere al morir es de mis acreedores , (fino les huviere pa- 
3, gado 3 como lo procuro) ó de los pobres, de quien he fido, y foy 
3, Adminiftrador , a quien lo he dejado todo , fin que halla el dia 
3, de hoy , por la Bondad Divina , me haya viño con dinero alguno 
3, ahorrando en ningún tiempo , gallando lo que han redituado las 
3, rentas en pagar deudas , y fuílentar los pobres , fuera de los ali- 
3, mentos necefarios de mi Perfona , y Caía. 

7 „ Y del excefo con que he gallado las rentas , afsi Eclefiaíti- 

3, cas 3 como temporales, defde el año de mil, y íeiícientos, y vein- 
3, te y feis , que comencé á tenerlas , tanto en lo Efpiritiial , y Ecle- 
3, fiallico 3 y obras pías , como en lo temporal , y otras cofas fjper- 
„ Alias , en las quales no he guardado aquella regía , y medida á que 
„ foy obligado, pido á Dios nueftro Señor humildemente perdón, y 
„ a los acreedores , y a los pobres , y á todos aquellos a quien he 
„ podido perjudicar en el deforden de dar, y diftribuír, y adminif- ' 
3, trar las dichas rentas , afsi Seculares , como Eclefiañicas. 


8 ,, Las deudas que tuviere al tiempo de mi muerte , confta-’ 
3, ran por los Libros de Contaduría , y Manual de hacienda que 
3, trahigo fiempre conmigo , y por los papeles , y razón que hay en 
3, poder de ChriAoval de Arta , mi Contador , y de mi Secretarioj 
3, y por los mifinos con hará el eAado de la hacienda , y rentas de la 
3, Dignidad , y lo que fe les debe. 

9 ,, Quiero que fean pagadas mis deudas , y fino alcanzaren 
5, mis bienes, pido á mis acreedores , que pues les conAa las diligen- 
3, cias que he hecho para pagarlas , hafta vender el coche, y muías, 
3, y otras alhajas, me perdonen defde luego lo que no pudieren co- 
3, brar , para que Dios á ellos por otros muchos caminos fe lo pa- 
3, gue 3 y Dios me perdone á mi del excefo , y poco orden con que 
3, he gaAado, con el anfia de ciar , y íocorrer nccefidades , y andar 
3, divertido en el cuidado del bien cíe las almas de mi cargo. 

10 ,, Y porque el difeurfo de mi vida ha fíelo tan lleno de pe- 
3, cados 3 y miíerias , que tengo gravemente ofendido a Dios , y á 
3, las criaturas , y con el conocimiento que fu Divina MageAad ha 
3, fido férvido de ckrmc de mi gravifsima maldad , fuplico á la Bou- 
3, dad Infinita de jefu ChriAo , Redentor, Bien , y Señor mió , que 
3, por fus merecimientos , y por la Sangre Preciofifsima que por mi 
3, derramo en el Santo Arbol de la Cruz, aparte los ojos de mis gran- 


LIBRO SEGUNDO. 

dlfsimas culpas , y las ponga en aquellas Sacratifsimas Llagas que 
” en sí recibió pata que fuetl'e nueftro remedio , y medicina ; y fien- 
” to haberle ofendido , y quifiera antes morir , que haberme apar- 
” tado tantas veces de fu fanta Voluntad , efperando del amor que 
” fu Divina Mageftad tiene á todas las criaturas , que con fu precio- 
” ü Sanare redimió , y por lo que ha fufrido á efte miferable cfcla- 
” vo fuyo , que por la intercefion de la Reyna de los Angeles , fu 
” Madre y Señora nueftra , y de los demás Santos , y Efpintus 
” Bienaventurados de la Gloria , ha de apiadarfe de mi , y llevar mi 
” a'ma adonde eternamente le adore , y le alabe. Amen. 

” , I Afsimifmo pido perdón á todas aquellas perlonas con 
- quien he tratado ; y comunicado en efta vida , principalmente á 
” las almas que Dios pufo á mi cargo , Subditos , y Familiares míos, 
” Deudos , Amigos , y Hermanos , y les fuplíco me perdonen el 
” mal eaemplo quedes he dado de obra , y de palabra , y las cul- 
” pas d?omifion, y comifion en que he incurrido, principalmente 
” en el Minifterio Paftoral , y el daño que en lo cfpiritual , y tem- 
” poral les puedo haber caufado , por los muchos yerros , y omifio- 
nes ,oue he tenido en dicho Minifterio Epiícopal. Por cílo , y por 
^ lo oue en diverfas ocafiones me huviere apartado de las Reglas 
Eclefiafiicas , pido humildemente perdón , y abfolucion á la San- 
r tidad* de Alejandro Vil. Pontifico Máximo , como á quien repre- 
’’ fenta á jefu Chrifto Bien nueftro en la tierra , y es fu Univerfal 
Vicario , y de rodillas le pido íu íanta bendición , para íalir de 

„ ella vida con ella. r i- 1 ' 

I z También pido perdón a quantos huviere otendido , o pu- 
diere haber laftimado con la Jurifdicion temporal que he egerd- 
” tado en diverfas ocupaciones , afsi en las Indias , como en Efpaña; 
” pues aunque mi voluntad haya fido de acertar , pero como flaco, 
” y miferable habré errado en muchas cofas. Y principalmente fu- 
” pilco al Rey nueftro Señor, (Dios le guarde) me perdone todo 
” aquello en que yo no huviere acertado á fervirle en las ocupado - 
’’ nes que ha tenido por bien de encargarme en Efpaña, como fuera 
” de ella j pues aunque mi intento ha fido de egecutar fus Reales 
” Ordenes , Decretos , y Leyes , no habrá llegado mi capacid.id á 
” todo aquello que fe eftendia mi defeo ; y pido á nueftro Señor, 
” queprofpere fu Corona, y Cafa, y que haga vidoriofas fus Armas, 
” y que le dé muy fegura , y cumplida fucefion. 

1 5 „ Y por quanto yo he padecido , y fuftentado por la de- 

fenfa y Jurifdicion , y Dignidad Epifcopal algun.as graves con- 
” „ tro • 


VIDA DE Ü. JUAN DE PAL AFOX, 287 

„ troverfias , y diferencias con Comunidades Religiofas , y muy 
Santas , de lo qual ha refultado acudir a defenderlas , y aguarlas 
II a muchos , y grandes Tribunales, afsi Eclefiafticos , como Secula- 
’’ res , a cada uno por lo que le tocaba , y últimamente á la Sede 
„ Apóftólica, y al Vicario de Jefu-Gliriílo, Bien nueftro, como a 
3, JuezUniverfal de todas las Eclefiafticas controverfias 5 y con efta 
” ocafion ha fido forzofo hacer diferentes tratados , memoriales , y 
II apologías , y otros Efcritos para darlos a los Jueces , y otras 
„ Perfonas que podian ayudar a la razón que por parte de mi Dig- 
” nidad fe defendía, y en eftos papeles es muy verifimilque haya aU 
„ gunas razones , y claufulas que puedan haber defconfolado a los 
3, que defendían el contrario intento , aUnque nunca haya fido el 
3, mió , ni fue fino del fervicio de Dios , y deferifa de la Eclefiaftica 
” Dignidad , é inmunidad, del mayor bien , eftimacion , y crédito 
„ de las dichas Comunidades con quien controvertía 5 no obftante 
”, eíTo , les pido perdón de todo aquello en qUe en qualquier mane- 
3, ra pudiere haber excedido , y defconfolado : pues aunque defee 
3, fiempre , y procuré no pafar con el áfedo , ni con la pluma de 
” los términos de lahonefta , legitima , fama, y Eclefiaftica defen- 
3, fa , todavía es contingente , que la necefidad de la caufá , ó el pe- 
3, fo, y fuerza de las razones, ó el fervor del zelo 3 ó la propia igno^ 
3, rancia ( que fera lo mas cierto en mi) hayan ocafiónado la agena 
3, mortificación , triftezá , y defeónfueló ^ con inuchó fentimiento 
mió, délo qual les pido humildemente petdoñ á las dichas ComüJ 
” nidades* Y yo de todo corazón remito , y perdono 5 antes bien 
” admito, y abrazo todoquanto contra mi fe huviere obrado, ofen- 
” diendome por efcritos , obras , ó palabras , por qualcfquiera fu- 
3, jeto, ó Comunidad que fea , fuplicando a nueftro Señor, que de 
3, fu bendición, y llene de bienes efpiritualcs , y temporales a quan» 
3, tos en qualquiera manera me hiivieren ofendido. 

^^14 „ A los Sehotes Marquefes de Ariza , y de Guadalefte, mis 

„ Hermanos , y Hermanas , y a todos mis Sobrinos , y Deudos , les 
” fuplíco , que me encomienden á Dios , y hagan decir de límofna 
lueg-o que fupieren mi muerte, algunas Mifas por íni alma, por el 
„ amor grande que fiempre les hé tenido , y por no tener yo bienes 
„ alcrunos de que poderlas decir : y les fuplíco , como quien fiem- 
„ p^c les ha defeado fer Padre , y tanto defea fu falvacion, que tc- 
3, man , y amen a Dios , y que procuren fervirle , y no o en er e , 
3, dando en todo el buen egemplo que deben , por quien fon, como 
„ efpero que lo han dado, y darán fiempre , procurando cada uno 


,88 


LIBRO SEGUNDO. 


de dichos Señores , y fus hijos , obrar al vivir aquello que fe hol- 


55 


earan 

O 


haber obrado al morir; 


I ^ ,, Al Eminentifsimo Señor Cardenal Arzobifpo de Toledo,, 

Don Baltafar Mofeofo, y Sandoval, que por fu grande piedad, y 
humildad , me ha hecho fiempre canta merced, y honra , le fuplí- 
co , que entre las demas limofiias que hace, me la haga en hacer- 
me decir algunas Mifas por mi alma , las que fuere férvido , prin- 
cipalmente en Altares Privilegiados. Y porque yo tengo eícritos 
algunos tratados efpiritüaíes , unos acabados , y otros comenza ^ 
3, dos , ruego que fe pongan en manos de fu Eminencia^ para que 
„ los mande ver , y ordene fe den á la eftampa, fi huviere en ellos 
j alguna cofa que pueda promover al fervicio de nueftro Señor , b 
haga de ellos lo que fuere fervido; 

1 6 , j Y refpedo de que yo foy Congregante, aunque indignif- 
fimo, de diverfas Congregaciones de la Corte , y fuera de ella , 
en Efpaña , y en las Indias , y síioy aííentado en diverfas Cofra- 

3j dias 3 dejo Orden á mi Secretario , y pido á mis Albaceas , 
3, y Egécutores de efta rni ultima voluntad , envien una Co- 
3, pía de efte mi Teftamento á las Indias al lluftrifsimo Señor 
33 Don Diego Oíbrio , Obiípo de la Puebla, ó quien enton- 
ces lo fuere 3 y otra al Licenciado Franciíco Llórente, Cura 
de la dicha Catedral , y en fu aiífencia al Dodor Don Antonio de 
Peralta Caítañeda, Canónigo de aquella Santa Iglefia, y al Licen- 
ciado Juan Sánchez Navarro, Racionero de ella, para que allá 
conde de mi muerte , y me encomienden á Dios , feñaladamen- 
te los Curas , y Beneficiados de aquel Obifpado, que me aman 
mucho : y fe haga lo mifmo en Madrid 3 donde he fido Congre- 
55 gante, y puedan hacerme los fufragios que como á Hermano 
me tocan 3 principalmente ert las Congregaciones del Refugio, de 
la Magdalena, San Salvador , el Cavallero de Gracia, del Ave Ma- 
ría , y déla Efcuela de Clirifto nueftro Señor, que yo amo tan- 
to , y en las de Soria , Aranda , y Roa. 

17 „ Al lluftrifsiiTiO Señor Don Chriftovaí Crefpi de Baldau- 
ra. Vicecanciller de la Corona de Aragón , le fuplíco , que como 
tan Señor , y amigo mió , me haga decir algunas Mifas de limof- 
na , las que fuere fervido , y me encomiende á Dios ,- y pida efto 
mifmo á los Señores de aquel Confejo , donde ferví, y á los Con- 
ventos de San Gil, San Bernardino, de la Encarnación , y Defcal- 
zas , y á las demás Comunidades Religiofis , á quien confta á fu 

53 Iluftrifsima que yo. he tenido particular afeólo, y devoción. Efto 

mif- 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


55 


5? 


55 


55 


55 


55 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 289 

„ mifmo fuplícó al Excelentifsimo Señor Don Guillen de Moneada, 

„ Marqués de Aytona , mi eílrecho amigo , y Tenor , y que Tolici- 
,, te , por Tu grande caridad , en todas partes , como quien es , rue- 
„ guen á Dios por mi alma* 

18 ,, Es mi voluntad , que fi muero en la Villa del Burgo , Tea 

5, enterrado en la Catedral que elFoy firviendo : y por hallarme in- 
„ digno de ocupar lugar tan venerable, por los muchos Cuerpos 
„ Santos que tiene , y principalmente entre tan egemplares , y Ve- 
5, nerables Obifpos á los que yo tan indignamente he Tucedido, pi- 
„ do á los Señores Prior , y Cabildo , mis amados Hijos , y Herma- 
„ nos , que no me entierren en la Capilla Mayor, pues no lo me- 
„ rezcoj fino en el mas humilde lugar de la Iglefia , como á pobre, 
„ entre los demás pobres de ella, ó á la entrada de la puerta princi- 
„ pal de la Plaza , donde todos me puedan pifar , como á Sacerdo- 
„ te indignifsimo , y allí fe ponga una lofa humilde , rafa , para que 
„ puedan encomendarme á Dios , con eíFa Infcripcion : 

HIC lACET TULFIS, ET 
IOA!N^ES 

BE IS COEUS 0X0 ME3\(J IS. 
E^gjTE EEQ EJTEJE^ FILIl 
0EIITA:^Q3XP \6<)9. ME^IS OCTOE%IS, 
E>IE E%JUA. 

19 „ Si muriere fuera del Burgo , fea Enterrado en la Parro- 
5, quia donde perteneciere la Cafa donde muriere, y en ella en el lu- 
„ gar mas efeondido , y humilde , donde fe ponga la mifma lofi: y 
3, de allí no me Taquen , fino es que difpufiere otra cofa el Cabildo 
5, de la Catedral , mi Iglefia , y mi Efpofa , á cuya voluntad fe ha- 
„ ya de eftar , y eiTo fe egecute. 

20 „ Pido á los referidos mis Hijos , y Hermanos los dichos 
„ Capitulares , que de limofna me entierren , pues foy pobre, y co- 
,, mo pobre defeo morir: y efto fe entiende fin perjuicio del Derecho 
„ que á mi Iglefia , y Eípofa le puede tocar , y. toca de qualefquicr 
,, bienes, b Pontificales que íc hallaren en mi poder , yen qualquic- 
„ ra otra parte, de los quales la dejo quanto en ella la puedo dejar, 

oo ,, y, 





290 


LIBRO SEGUNDO. 


55 


y de derecho le pertenece ^ á mas de lo que la huviere dado, y en- 
trecrado j porque fi yo huviera de nombrar ^ no nombrara áorro, 
que á mi Iglefia , y a fu Fabrica , y á los pobres delObifpado. 

21 ,5 Si no huviere fundado Aniverfario por mi almajcomo lo 
defeo ^ y por las de mis Mayores, de quien defeiendo , y de mis 
Deudos, pido al Venerable Cabildo ^ me haga aquellos fufragios 
que fe acoílumbran^ y fu amor les didarc , y el grandífsimo que 
yo les tengo , pues yo también he cumplido largamente con la 

5, obligación a los Capitulares que han muerto en mi tiempo: y que 
5, fe eferiba al Real , y Religiorifsimo Convento de Santo Domingo 
3, de Silos 3 me hagan los oficios que deben á la concordia , y her- 
5, mandad antigua de entrambas Igleíias. 

22 „ Nombro por mis Albacéas, y Teftamentarios^ en pri- 
3, mer lugar, al Venerable Prior , y Cabildo de la Santa Iglefia de 
33 Ofma, y a los Comifarios que la mayor parte nombrare , junta- 
3, mente con mi Provifor el Señor Dodor Don Franciíco Martínez 
33 de Caftro, y el Señor Dodor Don Franciíco Valer , Abad deSan- 
33 ta Cruz, y el Señor Dodor Donjuán Magano, mi VificadorGe- 
3, neral, y a los que al tiempo de mi fallecimiento fueren mi Provi- 
„for, y Vifitador: y al Señor Secretario Don Franciíco Gracian 
3, Berruguete , que refide en la Corte de fu Mageftad. Aísimifino 
5, nombro por Albacéa al Padre Prior que lo fuere del Carmen Deí- 
33 calzo del Burgo , y eílos nombren de los miímos , uno , li dos , 

que acudan con brevedad a todo lo que toca al defeargo de mi 
conciencia, en qualquiera manera que pareciere gravada , y a 
que fe me hagan los íufragios pofibles brevemente. 

25 „ A los familiares que fe hallaren aísiftiendóme (fi yo pue- 

do en elfo fenálar alguna cofa ) defeó dejarles muy cortfolados , y 
3, que fe les de por lo menos á cada untí , por Una vez , á mas de pa- 
3, garles, fi algo fe les debiere , á los de efcalera arriba ácien duca- 
3, dos á cada uno , y á los de cícalera abajo á ciñquenta : y Dios les 
3, de fu bendición, y les fea fu amparo. 

24 „ Ultimamente , á todos los de efte Obifpadd , íenalada- 

mente á los Señores Prior, y Cabildo y Congregaciones de Racio- 
neros , y Capellanes de cfta Santa iglefia de Ofiná, y a los infig- 
nes Colegiales de Soria , Rda , y Peñaranda , y á los demás Cu- 
ras, y Sacerdotes, y Clérigos de efta Diocefi, y á todos los Padres 
Regulares , y Conventos de ella , y á los demás Seglares de todas 
condiciones , principalmente á lá muy líüíife Ciudad de Soria , 
3- que yo tanto amo , y á las muy nobles Villas de Aranda , y fu 

,Xle- 


5? 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 


99 




VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 

„ Clero,y ábde Roa , y eifuyo, y ala de Peñaranda, y á mis muy 
,, amados Hijos, y Villa del Burgo, y a codos mis Subditos eípiri- 
cuales de efte Obiípado , les pido , y íuplico , por el grande amor 
„ c|ue les be tenido, y tengo, ejue me encomienden a Dios, rogan- 
„ dolé en íus Sacrificios , Sufragios , y Oraciones , (|ue me perdo- 
„ ne mis gravifsimas culpas, y me lleve á donde eternamente leado- 
5, re , y le goce : y les doy ella ultima bendición , en el Nombre del 
„ Padre , y del Hijo, y del Eípiritu Santo: fuplicando á fu 
Divina Mageftad , les llene de fus Celeftiaíes Dones ; y que por 
3, la protección de la Virgen nueftra Señora fu Invocación del 
5, Rofario , y de San Pedro de Ófma , y Santo Domingo , fus 
„ principales Patrones , les de luz , gracia , y fuerzas , para que de 
„ tal manera vivan en efte deftierro, que vayan eternamente a go- 
„ zarle en la verdadera Patria. Amen. Oíma , á i 9. de Junio , ocr 
,, cava de la Feftividad Santifsima del Corpus de 1 6 5 9. 

,Juan , indiano Obijpo de Ofma, 

2 5 Leyeronfe también otros papeles , y ordenes , que fe halla- 
ron firmadas de fu mano , y todo fe procuró egecutar, fegun la 
materia lo pedia. Entre ellos habia uno cerrado para fus amados 
Hermanos, ¿Hijos, el Prior , y Cabildo de fu Santa Iglefia , en que 
les pedia lo que él mifmo declara '5 porque ninguno podia fignifi- 
carlo con mas vivas, y encarecidas razones. 

TANTO D E LA CARTAQVE ESCRIBIO 
d Señor Obi fpo de Ofma , al Cabildo. 

JESUS, MAT^A, JOSETH. 

' 55 T 3 5 y píelo ^ niis amados Hermanos, Hijos, y 

- 1 -^ Señores , los Venerables Prior , y Cabildo de ef- 
„ ta Santa Iglefia, por el entrañable amor que mi alma les tiene, 
que defpues que yo haya muerto , no hagan cafo de mi Cuerpo 
,, para embalfamarle, fino que le entierren como los demás pobres. 
,, Pero en qualquier cafo, pido por amor de Dios , y por mi con- 
fuclo , que me abran el pecho, y pongan dentro de mi corazón 
,, las dulciísimas palabras dt Jefas , Mar'ia Jo fe f y , las quales dc- 

„ jo con efte papel ,,para que fiempre tenga dentro de mi Corazón, 

Oo 2 jsFc- 


49 ^ 


libro segundo. 


Pecho, y Cuerpo, lo c^ue deíee, y deíeo eternamente tener en mer 
dio de mi alma: y hecho cfto, volviendo el Corazón con eftas pa- 
labras, le entreguen a una pobre ícpulturacon los demas pobres, 
y Dios les dé fu bendición , y vida , y muerte Tanta. Amen. Ofma 
1 8. de Junio de 1659. 

Juan , indigno Ohifpo de Ofma, 

DEMOSTRACION DE LA TARGET A QV E 

dejó dentro de ejle papel por el haZi- 


35 

35 

35 

35 


s^il JESUS, MARIA, JOSEPH. ||* 




Tt?r e¡ reverfo. 


, S. PEDRO , 


®I| S- JUAN BADTISTA 


íí^ 

S. JUAN EVANGELISTA. 


J¿íí3í 


: í.i 








27 CumplidTe lo que el papel contenia, una hora defpues de 
haber efpirado : y fue cofa maravillofa , que la aguja , d targeta Vi- 
no tan ajuftada a la cabidad por donde el corazón recibe el aliento, 
como Ti con efedio Te huvieíTe hecho a la m^edida del hueco donde 
había de fijaríe. Admiraron no menos , los que intervinieron á efta 
egecucion tan enamorada , 1 a grandeza del Corazón, que el pecho 
recogía 5 pues teftifican, que con mucha dificultad cabía dentro de 
él al reduciríele: tcftimonio bien concluyente de fu magnanimidad, 
por parecer, que la naturaleza toma la medida a la capacidad de 
los inftrumentos , Tegiin han de fer en los talentos las ocupaciones 
que les proporciona : y verdaderam.ente , cofas tan grandes como 
en efle Sujeto concurrieron , no podían caber en menor corazón. 

28 Vifticronie de Pontifical, y le puficron en un filón bajo, 
muy capaz, donde pudieííe el Pueblo concurrir a ver, y venerar á 
fu Paílór, que con general llanto fe afligían de fu pérdida , fin ad- 
mitir confuelo. En él fe levantaron tres Altares , con velas , y al re- 
de- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 295 | 

dedor dcl Cuerpo fe repartieron blandones con hachas , y en eíta 

forma cíluvo d Cuerpo hafta el otro dia cerca de las once , fin que 

huvieííe en la Villa perfona de ninguna edad ,ni fexo, que no vi- 

nieííe á llorarle, y reverenciarle. A ella hora fe convoco el Cabildo 

Clero 3 y demás Cofradías , á darle fepultnra : y con todo el aparato 1 

fúnebre que fe acoílumbra hacer á los Obifpos le llevaron á la Santa 

Iglefia , y le enterraron en medio de la Capilla Mayor: que en ello 

folamente no quifieron cumplir fu ultima voluntad , de enterrarfe ' 

á la puerta de la Igleíla , en el entierro de los pobres ; que hafta en ! 

encontrar la Sepultura de limofna , lo quifo fer , y parecer. 

2 9 Aunque la humildad, y defengaño de efte Prelado Relio-io- 
fo no ennobleció la memoria de fu Sepulcro con los Títulos fui- 

tafticos 3 que autorizan por defuera los gufinos y el polvo déla mi- • 

feria humana, como fi aquellos caraderes mudos privilegiiífen de í 

la común penfion en que todo fe refuelve j á contemplación del 
Eminentifsimo Señor Cardenal Sandoval , Arzobifpo de Toledo ó 
de orden fuya , que en la vida , en la muerte , y dcfpues déla muer- 
te ha honrado 3 tan merecida , como colmadamente fu nombre 
eferibió un Epitafio elegantifsimo , la pluma , igualmente cortada 
en todas materias de buenas letras , de Don Diego de Vera, fu Se- 
cretario de Cámara 3 y ya dignifsimo , y níeritifiimo Canoniao en 
la mifina Santa Iglefia Primada de las EÍpanas 3que para cerrar cum- 
plidamente efte Libro , debe fijarfe en el Túmulo Honorario de 
fu fama póftuma, y el mifmo informará fin foípecha, de 
fu acierto , y cultura. 




*94 


LIBRO SEGUNDO. 


D. O. M. 


PARVUS TUMULUS, MAGNA COMPLECTENS. 

'tiñrifsimus Domirms D.Joames de Palafox , Mendo. 

ex Clariísima Marchíomm de Ariz^ progenie ortm. 

Illuftris íanguine , fed vircute Illuftrior. 




EfISCOfUS OXOMENSIS, 

Olim 


AnielofolitAnus Amifiss & tetitis Nsu Hif^anU Fmrex ^ & Uúir&w, 


Deinde 

In Supremo Jragomd ConfiUo^ Con/tHarius integerrhnus. 


Veré 

DJGNIT^TB CLMVS , SED CLAMOR MERITQ, 



Multorum fdculorum Vtr, 



Ommd in ómnibus , ú* Jtngula 

Etenim 


Zdo fiagrans , lujñtu fokns , Elequio affiaens , & ai omma fatiens 



Tenitm-tU Hieronymuí , hiláriSáníiitate Gregorius» 


fjikjrnm , fjmií i o KjíCgyi ém 

FECIT , ET ©OCl? IT 
Vita 3 Ore , C alamo ^ ^ Sermone. 


ET TANDEM ... 


Pie Tsivens , fecums móritur ^ ^ femper nji^ky 
Et qucm térra non meruit , Cceliim capit. 


0 (BIIT 


¿{^alendls OEkhrls ^ Jnno Salutís ch.DG.un. 

j^tatís fud 59 . 

BREVI V1T.A , IMMORT^LI GLORIA. 

In tanú V/ri Memonam , & doláis , & gaudens faibehat 
D. Vidacus de Vera , Enúnennfshm Dowim Cardinalis 
de Sandoval. 

'Ah interiore cultli Secretarius > & Vrmaús Ecdefu ToUtana 
Canmais, 


\ 1 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 


*95 

CAPITULO XXL 

NOTICIA <DE LA INCO%XU'P C lON <DE SU 

CuerpOí 

As Infcripciones Sepulcrales no pafan de la ¡amina, 
y la lofa donde fe graban , y elcülpen 5 y afsi no 
íe eftiertderiá cOniunicat inmortalidad, é incorrup- 
ción á las cenizas, y hiíeíós que guardan ^ por que- 
daí dentro de la juriídicióti de los guíanos, que 
los pudren, y corrompen. Las virtudes que erl los 
Epitafios fe refieren , fi ion verdaderas^ penetran lá rebeldía de los 
bronces ^ y los marmoles , y áfsi pueden preférvar de la corrupción 
el vafo de tierra caduco^ y cJuebtadizOj por medio de quien fe 
cgercitaron como inftrumento , aunque pefado , y deíproporciona- 
do 5 pero que elevado por la gracia fobre fu natUral peíidumbre , 
llega á participar las condiciones del eípiritU , que ello es efpirituali- 
zaríe el barro , gozando ta mbieñ de la incorrliptibilídad qüe el eí- 
piritLi tiene por naturaleza* Aunqile el Epitafio qiíc nUeíiro Prelado 
mandó grabar en la piedra que había de cubrir íu Sepultura, cui- 
dando del edificio permanente , y que él miímo compufo fin cultu- 
ra , ni adorno, fino con fencillez , y defengánó, publica ei1 lo exte^ 
rior el aquí yace el poho la cenli^adejuan , indiano Ohlfpo de Of- 
ma , o aquí yace Juan , indigno Obifpo de Ofnia^ ceni'^a ^ y pohoy el 
cuidado de Dios , que depofita fus teíoros entre eftas apariencias , 
y que a fus amigos les tiene prometida duración , y permanencia en 
lo miímo que tan apriía íe reíuelve ^ y deíata, íegun lo que íe íabc 
baila ahora, ha querido coníervat entero á Juan , Obiípo de Gi- 
ma digniísimo , para los fines ocultos que íe eícortdenen el abiímo 
de íu Providencia, quedándole en las voces d&la loía el polvo, y 
la ceniza , y coníerVando en lo interior el cuerpo, compncílo de 
barro , incorrupto , y ím lefion ^ de quien fiemprc íe trató como 
ceniza , y polvo. 

2 No cumplió la Santa Igleíia de Gima íu ultima voluntad, de 
enterrarle a la puerta , donde íe entierran los pobres , porque no 
convenia; y aísi la tranígreíion íe originó de mayor veneración , y 
reípeto. Senalóíe para íu Sepultura el medio de la Capilla Mayor , 
como centro , y circunferencia de quien íe pueden tirar lineas tan 
provcchoías de egemplo , é imitación para todos los Prelados , y 

Ca- 



296 


libro segundo. 


r.nitularesque áicedicrcn en aquella Iglefia infigne; fiendo tan fc- 
c 2 l el polvo de aquel Sepulcro venerable , que en ningún r.em- 
po fe marchitará , ó fecará fu loable memoria reverdeciendo de 
Lio en figlo , lo que tanto ayudara , y perfuadira a abrazar la vir- 
tud , bempre viva enfeÚanza. El año de 1666. fíete defpues de fu 

dichofo tranfito , por el mes de Agofto o Septiembre dio orden 
el Cabildo de la Santa Iglefia de Ofma á dos Prebendados para que 
fe igualaífe , y aíTeguraffe la lapida, ó piedra fepulcral , que cu na 
el aLud, ó caja de fu Obifpo difunto; porque con el tiempo fe ha- 
bla ladeado, y torcido, de manera que caufabadifonanci y 
tropiezo en el pavimento , que por fer e pafo ordinario defde el 
Coro al Altar Mayor , parala puntualidad, gravedad, y ceiemo- 
nias de los Divinos Oficios que fe praaican en las Catedrales, es rie- 
cefario que efté tan llano , igual, y defpejado. Arbitrofe, que le a- 
braífe una Arca de Pillería muy hermof. , capaz del ataúd , embebi- 
da en el mifmo pavimento, fobre la qual fe aíTento, y fijo la lola, 
con tan inmoble firmeza, que no ferá fácil, que con las varieda- 
des que introduce el tiempo en los edificios mas folidos , le hunda , 
ó hala vicio. Uno de los Comifarios fue el Dodor Don Francifco 
Saenz de Efpiga Llanos , Canónigo DoCcoral de la Santa Ig.efm , 
vá difunto razón porque fe nombra fin inconveniente , que ñama 
fido Capellán de nueftro Obifpo, y lo amaba muy de corazón. Ni 
á él ni al otro Prebendado , que afsiftieron á efta función en nom- 
bre del Cabildo , debió de fiifrirles la curiofidad , quando no la de - 
voción , que fe lespafaífe efta ocafion de las manos , fin abrir el 
ataúd , y llegar á reconocer el eftado que tenia el cuerpo delpuesde 
flete años, y afsi lo egecutaron, aunque excediendo de fucomihon, 
afeauofi, y piadofunente. Halláronle incorrupto , fin raftto algu- 
no de mal olor, ni fombra de fealdad; el roftro fin haberfe desfigu- 
rado , ni aun cafi habetfele inmutado , y vuelto el color ; enteras 
todas las veftiduras Pontificales , fin qüe entre la jurifdicion de los 
mifanos V la podredumbre huvieíTen hallado entrada la polilla, o 
rZoll, paL triunfar de defpojos tan fáciles. Publicófe luego 
efta novedad , ó fea maravilla ; feria por alguno de los Artífices , u 
Oficiales que intervinieron á la obra de la arca, y al reftituir e atan 
á ella, porque no podia egecutarfe fin ellos. Los Prebendados, 
que no hablan tenido comifion para defeubrir el teforo, confeíaban, 
negando ; y afsi, el Doftor Efpiga eferibió á un correfpondiente que 

tenia en Madrid , las chiufulasfiguientes-. 

9 „ La Sepulnira del Obifpo , mi Señor, fe abrió la femana pa- 


55 


•f • 




4 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 297 

facía, para igualar la lápida, que fe había caído. Hizofe una ar- 
ca de fillería muy hermofa, fobre que fe volvió á poner la lápi- 
da. Y aunque por haber afsiftido en nombre del Cabildo á cha. 
función con otro Prebendado, fe ha adelantado el Pueblo á juz- 
gar , fe defeubrió el Cuerpo , y que fe halló entero, no es afsi j fi 
bien podré decir fin temeridad , eftá incorrupto , por lo que fe 
ha podido difeurrir : y aunque la incorrupción (quando la tuvie- 
ra) no es argumento defantidadjporquefeha de eílár á los merecí 
mientos de íus virtudes , es de grande confuclo, que fiendo elFas 
tan notorias , fea tan creíble la incorrupción del Cuerpo , como 
puedo creer piadofamente , aunque no por las diligencias , que 
fe fuponen : y por lo menos , quiero fe haya fofpechado de mi 
afeólo lo que no ferá fácil probar: y no íe engañarán acafo , en 
creer lo que prefumen de la incorrupción.- 
4 Es la fecha de ella carta de once de Septiembre del ano ele 
1666. ynueftro Prelado murió á primero de Oólubre de 1659. 
con que habían corrido fete anos , poderofosá desbaratar murallas, 
y no folamente para reducir á polvos un edificio tan caduco como 
el cuerpo humano , y efte no animado , fino cadáver que faena 
lo mifmo que vafillo de la corrupción. De San Romualdo , Funda- 


5 > 

3? 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 

33 


óor candidifsimo de los Monges Camandulenfes , refiere la Iglefia , 
que encontraron entero fu Cuerpo cinco anos defpues de haberle 
fepultado : defpues de fete anos fe halla incorrupto el Cuerpo de 
nueílro Prelado Venerable , y con circunftancias tan dignas de re- 
páro , como declaró á boca el mifmo Prebendado que en la carta fe 
moftró tan circunfpeólo, y cautelofo, y que yá fe pueden defeubrir, 
y publicar, por haber muerto. El absiento del Burgo es. con excefo 
hu medo por fu naturaleza , afsi por la vecindad de dos Ríos que le 
cinen por los cortados , tan contiguos á fus murallas , que fe puede 
decir, que las firvcn de fofos : y en tanta igualdad, y tan á nivel de 
fu terreno llano , y fecundo , que á fer mas caudalofos , ó recibir 
avenidas ertrahas , le inundarian fin dificultad, como también por 
diferentes acequias , que interiormente le riegan , y le parten, pa- 
ra fertilizar fus huertos, en eftremo dcliciofos , y fervir á las demás 
difpoficiones de que necefiia la vida humana. En elle terreno, por 
tantas circunrtancias bien acondicionado para la corrupción, ellu- 
vo flete anos cubierto el ataúd de nuertro Obifpo , baila que la lo- 
ba hizo inclinación , y feñas de moverfe: por ventura no fin miílc- 
rio , para que con eilaocafion fe rcconocieílc lo que parece tan nge- 
no délos acaecimientos naturales, y íc determinarte labrar la arca de 

Pp ' fi- 


libro SEGUNDO. 

r.llm'n donde colocarle con inmobilidad. Si dcfde que murió fe 
huviera ejecutado efta diligencia , podria atribuirfe la incorrupción 
^ la defenfa de la arca , por no entrar , y apoderarfe ran bcilmente 
la humedad de la piedra ; pero habiendo eftado fíete anos el Cuer- 
no Y la caja inmediatamente abrigados de la tierra , era precilo 
queparticipaffen todas fus calidades, que tanto influyen a la cor- 
rupción. cL que yd en lo pi»r venir fi el Cuerpo fe defoabriere 
en la mifma forma , queda refguardo el que no pueda decirle , que 

es la arca de piedra la que le preferva. . 

í Hallófe ^ pues ^ el Cuerpo entero , fin fealdad , ni mal olor. 

tratable , y flexible tanto , que le quitaban de los dedos los anillos 
Y los rulantes de las manos , y fe los volvian á poner , con la mil- 
ma facilidad que fi eftuviera vivo. Peto lo que admiró mas, es , que 
el brazo derecho fe le levantaban en alto, y fe mantenía en eftadif- 
poficion fin declinar , halla que fe le movían , y aíTcntaban tobre e 
pecho otra vez. Cafo raro ! mas no fin alüfion ; pues en el rigor del 
Invierno efcrlbíá quatro , y cinco horas continuas, fin que elle bra- 
zo recibiclTe imprefiones del frió , antes bien fe conlcrvaba con ca- 
lor mas que ordinario ; tcllimonio del fuego del corazón , que re- 
da y llevaba la pluma á encender en el amor divino , y de la ver • 
dadira virtud las tibiezas comunes, can entrañadas en los corazones 
humanos: fiendo afsi, que el brazo izquierdo,teniendole envuelto, y 
abrigado con fu pobre manta, apenas fe defcntorpecia,y delembara- 
zaba del hilo, que aprifiona los movimientos, y las acciones, como lo 
expetimentaron muchas veces algunos de fus criados mas familiares. 
Y también pata comprobar , aun defpueS de la muerte , lo inven- 
cible de aquel brazo , que nunca pudo torcerle la pafion , ni la li- 
fonja en la defenfa de los términos de la Inmunidad Eclefialu- 
ca y de la jurifdicion , y decóro de la Gerarquía, y Dignidad Epif- 
cop.il , que con tanto fudor, y .1 colla de tantas ve).acioncs , y ca- 
lumnias , como fi huvieífe fido el mayor crimen confervar el Ba • 
culo en la mano con zelofa entereza , mantuvo , y defendió en jui- 
cios tan altercados, que repetidamente defdelo m.as occidental tra- 
fecraton los orbes , .á confultar en fu oriente el oráculo de la luz, re- 
cibiendo de él decifiones t.an importantes para colocar, y rellituir 
las cofas á fu debido absiento. Y porque la incorrupción de un Cuer- 
po por tantos tirulos digno de veneración , no fe afirmalTe, que era 
natural , ó propia condición dcl fitio , fin influjos de mas alta pro- 
videncia , fe obfervó , que la fuela de Una fandalia , materia la mas 
fólida , y dura de quantas encerraba el ataúd , fe había corrompí- 


y ID A DE D. JUAN DE PAL AFOX, 299’ 

do ^ pero fin exceder , ni pafar de ella; refpetando la podredumbre 
la media de Teda futí! , y delicada , y el pié formado de tierra que- 
bradiza. De donde fe conoce , que habiendo hallado entrada la 
corrupción en la fuela , con eftrago mas fácil pudiera haber reduci- 
do todo lo' demas a cenizas , y polvos. Con que Tiendo eftas las no- 
ticias que hay de lo que por ahora cubre la lofa , parece que tam- 
bién fe debe inmutar el Epitafio , y fobreponer al que él mifmo de- 
jó errabado , como fe ha vifto ., otro que correfponda con lo inte- 
rior , y lo concuerde, informando á los ojos de lo que no pue- 
den penetrar, para, que fiempre confie de lo que la lapida 
oculta reverente, y nooprimepefada. 



Pp 2 


y 


D. 


STAT , NON JACET , HIC. 

JOANNES PALAFOXIUS 
CLARISSIM^ GENTIS SU^E 
IMMORTALE DECUS. 

DIGNISSIMUS OXOMENSIS EPISCOPUS 
CUJUS VIRTUS UTRIQUE ORBI NOTA 
ET UBIQUE TAMQUAM AURUM PROBATA 
. PURIOR SEMPER ENITUIT. 

IN TUTO POSITUS, NON JAM CINIS, ET PUL VIS 
SED UT PIE CREDITUR, 

C.ELORUM ACCOLA, 

LUMEN INEXTINCTUM 
SEPTIMO POST OBITUM ANNO. 

APERTO TUMULO REPERTUS INCOLUMIS 

THESAURUM IN VASIS FICTILIBUS. 

POSSE RECONDI COMPROBAVIT 

OTEM ÑEQUE ^RUGO , ET TINEA DEMOLIANTUR, 

ET ERIT IN PACE MEMORIA EJUS. 

* * 


LIBRO TERCERO 

DE LA VIDA 

DEL ILUSTRISSIMO, 

Y EXCELENTISSIMO SEÑOR 

DON JUAN DE PAL AFOX, 

Y MENDOZA. 

PROEMIO. 

Rerogativa única de lo fdiido de la virtud, es^ 
hacer reíguardo , y armarfe contra la tira- 
nía imperiofa del tiempo' , que todo lo fe- 
pultaj pues para honrar los Julios , funde 
Dios las memorias, y las eílatuas de los bron- 
ces de la eternidad» Con crecida ignorancia 
de la virtud verdadera , dijo el otro Profano, 
que les venia tarde la gloria á las cenizas ; d 
porque no conocia la inmortalidad de nueílra alma , d por no pe- 
netrar las Leyes de la Divina Providencia , en cuyo aorado las vir- 
tudes , ni mueren, ni hacen polvo j y aísi , la gloria que íe les de • 
be dar por lo heroyco de ítis hazañas , nunca llega tarde j porque 
no es honra que íe mide con el tiempo , ni cae íobre cenizas, pues 
las virtudes no íe corrompen* Murid el cuerpo j pero no dá en 
tierra lo que fe obro fehalado con el cuerpo : el fe pudre j mas lo 
que por medio de él , como iiiflrumcnto, fe cgccutd digno dcala- 
banza , fiempre períevera j y muchas veces , para teílimonio de 
cito mifmo , no conficntc Dios , que a los cuerpos de fus amigos 
íe atreva la corrupción, para verificar en el inllrumento la efericion 

de 



libro tercero. 

J ...rricican , Y las acciones , como fe ha cxpcrlmen ■ 

naren^él de nueftro Venerable Difunto refpetado de los gu a- 
' s y efento de lo que la tierra pudm , y deshace , defpues de he- 
" años que le tuvo encerrado en fus frios , y húmedos fenos. Fue 
Innde el candió , y el cgercicio con que eulr.vaba las v.rtudes cf- 
m Prelado ; y afsi no quilb Dios que muneffe para nofotros fu me- 
moria ni fe refolviefl'e en cenizas fu cuerpo. Siempre le andaba 
nidiendo á Dios nuevas virtudes , reconociendofe pobrifsimo de 
ehos folo eftimables teforos. No leía virtud panicular de algún 
Santo’ que no procuraffc imitarla , y ponerla luego en egecucion, 
Liendo unaLrza interior, que le obligaba a que la praaicai|. 
Y afsi folia decirle 4 Dios , con gran propiedad , y difcrecion . Se- 
Vos me hacéis c¡ue haga las cofas A ^alos Jua.fsmos Je ^ueftra 

gracia. <Por los ¡dos tratáis mi natural InJomUo como el mer^e^^orj^^ 

r Y ‘AaA rnmo Úukn Vos fols. Y luego fe volvía a si , y le decía, 
o • ’e eño ■ ^-aué hems de hacer fino hacerlo ? Hemos de decir que 

de virtudes políticas , las quales firven tanto para la confervacion, 
Y trato hum^ano ; porque fupo acomodarfe a la diferencia de todo 
L Eftados que ocupó , que es la prudencia mas atinada. De toda 
hatómos memoria , pues todas aprovecharan para nueftra enfenan- 
za Muchas veces fe encontrarán los egercicios , y las noticias de 
eRas enlazadas con las Infufas , y fobrenaturales , para que fe co- 
mizca que fe pueden hermanar la virtud , y la política y que 
no eftá reñido el Gobierno, y manejo de los mimftenos 
públicos, con el efpiritu, y la perfección. 



CA- 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 
CAPITULO PRIMERO. 


305 


DE SV HVMILDAD i T CO ÑOCIMIENTO 

propio. 


N la narración hiftorica de qualquier fujeto fena- 
lado , es ley de arte , que fe ha de empezar por el 
nacimiento, y por el origen, que ionios cimientos 
de la vida natural 5 y en la noticia de las virtudes, 
lo qué correfponde á aquel precepto obfervado de 
todos los Efcritores , es , que fe dé principio por 
k Humildad i que es la zanja , y k piedra furidamemal de todas: 
diftribucion , ó método de que háftá ahora nó sé que hayan hecho 
reo-la fija los que han efcrito, pot* nO juzgar ^ que la relación de las 
virtudes dependa de efté ordeti. La vanidad del mundo , ordina- 
riamente fe funda en lo efclafecido de lá fangre , y en la nobleza 
del nacimiento 5 y como la Humildad , derechamente tira á desha - 
cer , y defvanecer el ay re de ella rueda fantaftica , por eíTo debe 
ocupar el lugar primero en lo efpiritual , como en lo natural las 
Genealogías. Las virtudes en la alma , labran , y forman uri edifi- 
cio , cuya altura fe introduce en el Cielo, y fe corona de las Eftre-* 
lias j y los edificios no fe enipiezari por las torres, fino por las zan-* 
jas. Quanto el edificio huviere de fer mas alto , y levantarfe mas, 
es necefario que eftas fcan mas hondas ; porque fi nó , caminara 
Pobre falfo la fabrica , y por haber fiado toda fu firmeza al^ ayre, 
vendrá con gran prifi atierra. MUba ahora , ninguno ha íeraalado 
otro fundamento de eftc edificio , fino es la Humildad 5 y afsi , al 
pafo que efta fuere profunda , quedará la Ubrica aííegnrada. 

2 Nunca , dcfde que Dios le redujo , y abrió los ojos , hizo 
elle Caballero vanidad de fu Nobleza, ni oftentacion de fu Linage: 
ePiimneion fi , por fer elle de los beneficios que fe deben agradecer 
á la difpoficion fuperior , que vulgarmente llaman fortuna. No es 
paradcfprcciada efta efencioncon que fenala la natúralezaj porque 
no la defdeiáa entre fus memorias la gracia pues la Iglefia, en los 
fuictos que califica, y que coloca en el gremio de la Santidad raras 
veces onVite la recomendación de fus Progenitores , y el luftre de 
fu folar , como que fea efmalte lucidifsimo la buena fangre , dcl 
oro quilatadó de las virtudes. Debe fer empeño la nobleza del na- 
cimiento para obrar ajuftadamente 3 y filien nació con mayores 



LIBRO TERCERO. 

obligaciones para el mundo , es razón que viva con defvelos m-as 
piindonorofos para el Cielo. Apoyarfe folamente erí la calidad he- 
redada , fin adelantarla con las acciones propias, antes debe caiifar 
confafion , que deívanecimiento : pues acordar lo que otrós obra- 
ron , para diílinguirfe tan gloriofamente de la bageza del vulgo, 
acufa lo que el fucefor no obra , amancillando los blafones que of^ 
renta. Mas ancianidad, fin renovarla con los hechos propios , fon 
mas guíanos 5 y en los artefones dorados donde fe íobreponen ilu- 
minados los timbres , fe oye interiormente el ruido de la carcoma, 
enemigo entrañado contra fu duración ^ íi los defceñdientcs no fe 
oponen con fus obras a las aíechanzas de fus minas j y en poco 
tiempo fe ve arruinada , y deshecha la fábrica que levanto la glo- 
ria fobre los cimientos de la antigüedad , fi en los que han de lle- 
varla adelante fe introducen los guíanos , y la carcoma del ocio, y 
de los vicios j y aísi la nobleza no es bien que íe trahiga á la me- 
moria para deívanecer , debiendo íer recuerdo para empeñar: pues 
quando publico, que me ennoblécelo que mis Aícendientes obra- 
ron j me infama lo que yo obro, 

3 Por efto es la Humildad, en los que nacieron nobles, como 
en el oro el eímalte, que le íube de vifta ^ y de precio , de eftima- 
cion, y de cofta. Nadie cabe con la íoberbia, y con la hinchazonj 
porque el ayre, en quien ellas cóníiften , naturalmente por íu ra • 
ridad íe eníancha , y íe dilata. La Humildad , toda es íuavidad , y 
agrado : por eíío generalmente íe hace tanto lugar en todos los co- 
razones. No parece emprcía fácil perfuadir , que eíce fijeto fueííe 
Humilde, á quien todo el mundo tuvo en opinión tan aííentada de 
íoberbio: materia, que á íer cierta, no tendriamos qiiepaíar adelan- 
te , ímo dcíiílir de la relación de otras virtudes : pues ím Humil - 
dad , no queda ninguna que fea verdadera : íerán aparentes , y ían- 
tafticas : para engañar , no para edificar. Quien á elle Prelado le tu- 
vo por íoberbio , deípnes que entró la gracia á labrarle , no fola- 
mente ignora la definición de la Humildad, fino el nombre. Tiene 
la Humildad íu centro donde deícanía, y íe coníerva' , como todas 
las cofas naturales , y en no penetrar efte centro coníifte el no ía- 
ber qué fea verdaderamente Humildad. Eííe centro en la noticia 
mas fegura de los mifticos es la ISLada , de que el hombre fue for- 
mado, y de efte ISLada íe originan , y brotan todos íiis achaques, y 
miíerias , todas fus dolencias , y calamidades : con que á la luz cla- 
ra de efta noticia , no tiene el hombre de qué deívaneceríe , fino 
de que confundiríe. 


En 



VIDA DE D. JUAN DE Py\LAFOX, 505 

4 En efta Nada , fe halla , y fe confidera Nada ; y fi algo en- 
cnencra propio , es afeo, corrupción , pecados , y malezas 5 y nin- 
(Tuno hay tan fuera de juicio , que de ello pueda Tacar vanidad. En 
dejándonos Dios en manos de nueílra Nada , todo es tropiezos , y 
caídas, dcTdumbramientos,y errores. Es Dios el que llena los va- 
cíos de ella Nada , y fi algo produce bueno , es Tuyo 5 porque afsi 
como lo que tiene propio el hombre , es eífa Nada , Dios por fu 
naturaleza , es fuma , é infinita Bondad , y el colmo , y lleno de 
todas las perfecciones. Quien conoce diftintamente lo que tiene 
por sí, y lo que recibe de Dios, es impofible que dé acogida en íu 
corazón a la fobe rbiaj porque ¿quien hay que pueda enfoberbecer- 
fe, ni engreirfe de lo que no es luyo, fino ageno ? Con efte argu- 
mento defeubrió San Pablo los fondos de la humildad. Honabre, 
(decía el Apofiol) mirare interiormente con toda la pcrípicacia , y 
la luz que penetre tus Teños , y fi hallares algo bueno , que lea tuyo, 
entonces podras prefu mir de tu perfección 5 pero íi no tienes 
coíQlguna buena , que no te la hayan dado, de qué te glorías, co- 
mo fi no la huvieíícs recibido? 

5 Confilfe en efic conocimiento , y elle examen la humildad 
perfedifsima 5 porque de confiderar el hombre la miíeria , y def- 
ventura de fu Nada^ íube a contemplar la Bondad , y Hermofura 
de Dios , y aquel Piélago inmcnlo de perfecciones 5 y quanto mas 
alcanza , y le comunican de la noticia de efie Ser infinito, tanto mas 
claramente defeubre la bageza de fu Nada ^ y fe abate , deshace , y 
aniquila en la comparación , y el cotejo de aquel eífremo fin com- 
paración , y fuera de todo eftremo. Teología íolidiísima de donde 
fe infiere con evidencia , que aquel fiera en fus ojos , y elfimacion 
mas humilde , que tuviere de Dios conocimiento mas elevado, y 
que la verdadera humildad ,’no es ignorante , ni ruda , como les 
parece á los del figlo , fino mwy labia, en la fiibiduría naas honda; 
y fe afirmara fin temeridad , que los Santos que la Iglefia celebra 
por mas dodos , han fido los mas humildes. 

6 Siendo ella la mas legitiiua explicación de la humildad , no 
fera difícultofo comprobarla en efie Prelado , y mofirar , que fue 
muy humilde , y en aquel grado en que crece efie conocimiento. 
Afligiaíe muchas veces , confiderando que no hacia cofa alguna de 
monta , ni importancia , y que fi hacia ,• ú obraba algo , era tan 
dado de la gracia, que aunque el lo hacia , y obraba con ella , y 
por ella , no Tibia , ni alcanzaba , como pudielTe llamarle Tuyo, 
fiendo todo recibido, y graciofo; pero luego abría los ojos, y decía 

Qq l-C. 


^06 LIBRO T ERCER O. 

reconvmiendofe a sí : Si eflo que yo hago fuera mío , qué podía fer fi- 
no cofa mía producida de mi mlfirla ? efto es corrupción def ventu- 
ra , pecado -^y muerte mas fi ¡o que hago es , porque T>los me hace la 
cofia ^ y me dá que lo haga^ tanto meqor fiera dado de fiu matid , que fi 
fue fe de la mía ^ quanto ’Vá del origen de todo lo que hay en el Cielo ^ 
y en la tierra hermofio ,j/ perfeílo , al centro de todo lo defieñuofio ^y abo- 
minable * tanto mas tiene de bueno , quanto le falta de mío ^y es de 
(Dios. Al pafo que fe aumenta , y levanta el conocimiento de lo que 
es Dios 5 fe penetra, y fe diílingue lo que es el hombre, yen aquel 
eípejo clarifsimo de la Bondad , y la Hermofura Divina fe mira, y 
fe reprefenta fin engaho , la Nada bagifsima de la criatura , como 
la raíz que produce, y de donde procede todo lo torcido , y defor- 
denado* 

7 Ya parece fegun efté concepto , que él mifmo formaba de 
sí , que queda en él aííentada la humildad , en hi definición efen- 
cialifsima. De aqui le nacian vivifsimas exprefiones de fu mifcria 
propia , y de la condición humana, que le ayudaban á no fiarfe de 
SI , y á coiifervarle fiempre humilde , y recelofo. Penetraba pro- 
fandifsimamente , qual vuelVc fobre sí el natural humano, en def- 
ciiidandofe con el freno un inflante , y en aflojando algo el boca- 
do recio que le fujeta : como brota , y arroja rodas aquellas male - 
zas perniciófas , que ferabrb en él la primera culpa 5 y con ella me- 
ditación decia ordinariamente cofas tan elevadas fobre eíle punto, 
que de ellas fe argüía mas fu humildad maciza , que del egercicio 
de acciones muy bajas , por donde otros la infieren : pues con ellas 
acciones exteriores , aunque fean en materias muy Ínfimas , y def- 
preciables , pueden caber la foberbia , y la vanidad , y con aquel 
conocimiento , no. A eíle propofito folia decir , que no fe hallaba 
anagrama tan cabal, y ajuílado chambas lenguas, Latina, y 
Catlellana , como lo eran eflos , Corpus , ^orcus , Cuerpo , y Tuerco^ 
y que en el cuerpo humano , donde eílaba aprifionada , y cautiva 
la alma racional , fe encerraban quantos afcos , é inmundicias po- 
dían fignificarfe : imitando el hombre en fus apetitos brutos , fu- 
mergido en las inmundicias de fus vicios , y en el cieno de ílis de- 
leytes, á los animales que vulgarmente llaman de cerda , que fon 
entre todos los mas inmundos, por buícar los cenagales mas afque- 
rofos donde revolcarfe : facando de eíla comparación un defprecio 
de sí mifmo muy provechofo. De ninguna cofa fuele colegirle tan 
fin engano lo que pafa , y lo que hay en lo interior , como de los 
acafos , y de lo que rompe por la boca de repente. Refiriéndole un 

dia 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFO^f, ^07 

din nnn pcríona (a cjuien tenia por hueípcd en íii caía , y que le 
miraba con grandiGima veneración^, y reípeto j un lance que há- 
bia fucedido , y que á otro fujeto con quien hablaba le habia di- 
cho . El Obijpo mi Señor me ordeno ejlo : la atajo con grandiGima 
priía , repitiendo con mucho ahinco , y ehcacia dos veces : El Ohlf- 
¡>o mi Seíinr ? El Obifpo mi criado , el Ohifpo mi criado. De donde Ge 
conoce , quan arraygada tenia en el animo fu defcftimacion. 

8 Pediale a Dios continuamente humildad , y conocimiento 
propio , y fentia por primera cauGi de haber eílado tan á ricGro de 
perderfe para fiempre hafta los veinte y ocho ahos , la fatca de 
humildad , y haberle llevado tanto de la preíuncion , y deívane— 
cimiento. Hallaronfe eferitas de fu mano , en un regiftro de fu Bre- 
viario eftas palabras : T>ulcejefus ,7 bien mió , mi Noluntad os doy 
para/¡em¡)re',y /¡ fuera ferVicio Due/lro ^ ó gloria mia ^publicar al mun- 
do la fealdad de mis culpan , las publicaría ^ porgue Je Ipiejfe mi mijeria^ 
y ^ueftra Ivfijericordia, Bien conforma efta protefta con el concepto 
propio de la humildad , que fe ha explicado. De efte conocimien- 
to fe originan afeólos de defprecio de sí mifmo , y de fer defprecia- 
do de los demás , teniendo en poco todas las afrentas , y las inju- 
rias , que los hombres Giben hacer , y eftimando como coGa de 
viento , las honras que pueden dar. En quantas ocaGiones Ge ofre- 
cían , que pudieííen fer de edificación , y provecho, que lo demás 
no feria cordura , todo era hablar con deGeftimacion de Gu PerGona, 
teniendoGe por un guGino viliGsimo de la tierra , y ponderando 
quan contra razón era hallar deGvanecimiento en el muladar. En 
un cícritoiillo , o contador pequeño , que tenia , encontraron deG 
pues de Gu muerte algunos inftrumentos de Gus penitencias , y en- 
tre eílas alhajas , que eran las mas ricas, deGubrieron muchos erra- 
nos , y Gemillas de cañamones , mijo , y moílaza. CaiiGd confuGioii 
cfte hallazgo á la primera viíla, Gm poderGe raílrear el fin con que 
guardaria eílas Gmillas , y granos , hada que G averiguó, que era 
para Gmbrarlos en fii propio conocimiento, y coger de ellos frutos 
copioGiGsimos de efpiritu : pues junto con las femillas , Ge halló un 
papel del tenor Giguientc , que no pudieron leerle , los que 
eGudrinaron los Geretos miílerioGs de Gusíjabetas. fin 

I O ' 

mucha ternura , y lágrimas. 


Qg í 


Pilo- 


^oS 


libro tercero. 


09 

00 


00 


09 


00 


00 


00 & 


00 


PROTESrJClON PIDIENDO DE ' LIMOSNA 

; humildad , y propio eonocímtento. 

JESUS , i JOSETH. 

V 'RGEN puta í y todos los Santos , yo os invoco, y 
' protefto con toda la humildad que no tengo , y de- 
fe, mi alma Ler , que foy el menor , y el peor de todos los vi- 

”S'iSTa: rSafrtrE 

fcpulturas , fe defdcÚan de mi lado.: el lodo , y el barro , dicen 
con razón , que fon mejores que yo ; y f, no íbera por.vueftra 
“acia vradofifsima , los condenados, y Demonios podrían pre- 
¿ider'aventajarfe conmigo. Yo , Dios mió , he probado a vet 
tí eftaba a juftado en alguno de etes cañamones, y me v^ne tan 
ltande,que mepierdo dentro deél-Coneífo trage granos de mi, o 
V el menor de ellos es Palacio de tantas piezas para mi , que le 
oierd- en él mi vanidad. Trage , Dios mió , granos de moliaza, 

V oualquiera de ellos es dilatadifsima habitación para mi ; por- 
Ll en efte grano fiendo el meiior de todos , fe 
chas virtudes , y crece hafta fer árbol , y en m. todoes na¿a\o 
que encuentro. No tengo cofa que me venga bien , Jefus mío. 
Tino la Nada de que Vos , Bien Eterno , me cnafteis , y allí quie- 
” ro vivir , allí morir : Hada foy, N.d. habito,N<»d« puedo. To- 
” do Dios mió , fois Vos , á eífe Todo adoro , y glorifico , y a clfe 
'' Todo quiero , que llene mi Nada , Amen. r r 

” lo Eftos eran fus razonamientosfecretos para contundirle, kis 

difeurfos para humillarfe , y remontandofe en^dlos con tan grande 
fublimidad, era la Nada el termino de fu viyifsima contemplación. 
Para cultivar la humildad , y defprecio de si mifmo , hizo Fo?" i- 
to que obfervó fin violarle , de no criar barba |«nde, ni cabeUo 
lariTo , fino guardar en todo la modeftia de fu Eclefiaftica Profe- 
fion , y afsi el cabello le ttahíamuy bajo, y la barba apunta de ti- 
ocra. iLa hum dad , y mortificación , fe dejaba de quitar la . - 
ba defde la Septuagefima , hafta el Sabado Santo ’ ' 

rada la Aleluya. Y por el mifmo motivo antes de fer 
mid fiempre en una mefa muy pequeña , y baja , y con fervilletas, 
Y mantelL ordinarios, y gtuefos. De los criados no fe ferv.a , fino 


00 


00 


00 


09 


00 


00 


09 


oo 



vida de D. JUAN DE PALAFOX, 509 

en lo muy precifo : ninguno le vcftía , ni le defnudaba , porque 
ninguno llegó, á verle defnudo. En todo fue fu cuidado procurar lo 
mas humilde, efcogiendo en losafsientos condirimulo corterano,or- 
dinariamente el ultimo, quando no entraba de por medióla Auto- 
ridad del Oficio , y el Puefto , que entonces tomaba el lugar , que 
fe le debia á la Dignidad , no á la Perfona : con que todo era hu- 
millarfe , y deshacerfe por obras , y palabras 5 pues como él mifmo 
dejó cfcritocon San Aguftin, en las notas que pufo á las Cartas de 
Santa Terefa, en la 18. La humildad es la medicina de todos los niales^ 
la fiadora de todos los rie figos , la curación de todas las heridas , el re^ 
medio de todos los danos , y quien la tiene lobe fieguro , y d quien lefial- 
ta , camina perdido, • 

CAPITULO II; 

del desprecio , T DESESTIMACION 

con que fentia de sí mifmo. 

íKA todos los lances que fe les pudieíTen ofrecer 
dejó Chrifto á fus amigos , y efcogidos confuelos, 
y reglas, previniéndolos, y animándolos ; porque 
muchas veces iria la verdadera virtud a gran rief- 
go de desfallecer , fino tuvicíl'e ertos arrimos don- 
de npoyarfe. Dichofos , les dijo á fus Difcipulos, 
é imitadores , que ferian quando los hombres los aborrecieíTen , y 
los defeftimaíTen , y baldonaíTcn , blasfemando , no folamente de 
fu Perfona , fino aun de fu nombre : que es a la letra lo que le fu- 
cedió á efte Prelado ,haciendofe en el mundo fu nombre tan odio • 
ío 5 porque entonces debian tener lugar los gozos , y las alegrías 
del corazón , confiderando las ganancias-crecidifsimas , y las cofe- 
chas tan preciofas que les preparaba el Cielo , allá , donde no tie- 
nen entrada las adverfidades. 

2 Era fobremanera el regocijo que fentia elle Prelado al oír, 
ó entender fus defeílimaciones , y defprecios , quando elfos toca- 
ban en la Perfona, no en la Dignidad : porque de elfa.( como él 
decia) no era dueño , fino adminilfrador 5 y de lo malo de la Per- 
fona , por donde tenia tan merecido el que le defeífimaíTeii , fi 5 y 
los logros , y ganancias fe han de hacer con lo que es propio , no 
con lo ageno. No folamente experimentó perfecuciones, y dcípte- 
cios en fu Perfona , fino en fus retratos , hallandofe fus contrarios 

cm- 




^lo LIBRO TERCERO. 

embarazados con ellos, y verificando en ÍLipafion el encarecimien- 
to del proverbio vulgar de la Lengua Callellana : Que aun no qul-- 
/¡eran ’^erk pmtado. En las Indias, como era tan general el amor, 
y veneración que le tenían , algunas perfonas particulares le hicie- 
ron retratar fin faberlo él. Defpiies de fu venida a Efpana , con la 
juftificacion de fus acciones en la refidencia , y de los teftimonios 
de fu intención en lo que habia obrado, al palo que creció la efti- 
macion,.re multiplicaron también ios retratos. Fácilmente fe alte-j 
ran los pinceles , y fe inmutan los colores , admitiendo alguna va- 
riedad 5 como fucede en los traslados que fe hacen de algún ma- 
nueícrito , que por malicia , ó por ignorancia , cafi fiempre Talen 
con diferentes clauTulas , fentidos , y facciones., que el original. 
Pudo fer , que la malicia , ( y parece lo mas cierto ) ó la Tencilléz 
ignorante (que nada Te afirma ) en las tintas de los retratos entre- 
metieííe algunas luces , que hicieííen viíbs , ó aTomos de refplando- 
rcs j cftando prohibido por la Iglcfia , el que no Te pinten con eftas 
infignias , ó caraderes, fino fueren aquellos Tujetos a quien ella ha 
declarado por Santos , por Ter efta una aparente demoftracion de 
la luz inacefible de Dios., y de la Gloria que gozan. 

5 Debefe delatar a la Inquifidon el excefo que huvierc en efta 
materia , por Ter contra lo que la Iglefia tiene determinado , y la 
Inquificion debe conocer decftos puntos , y remediar los inconve- 
nientes, pero ni la Iglefia ha prohibido los retratos de las Períonas, 
aunque Tean Teculares , y profanas , ni en efto parece íe interpon - 
dra la juriTdicion de los Inqiiifidores , mientras no Te mezclare al- 
guna nota de las prohibidas. Delataron los retratos , como que en 
ellos íc huvieíTe contravenido á las leyes prudentiísimas de la Igle- 
fia, y Talid un Edido general, en que Te mandaban recoger todos: 
aTsi convenia , hafta el examen , y la averiguación. Llegó a ETpa- 
na el avilo , que le recibieron íus émulos con grande alborozo, co- 
mo que la Inquificion dieíle por condenadas íus memorias. ETcri- 
bióle efta nueva deTde Madrid Tu correTpondiente , preguntándole, 
que Ti Tabia algo , y que le digefte el Tundamento que podía tener 
una coTa , que los dcTifcdos habían publicado con tanto ruido ; a 
que reTpondió los capítulos que Te figiicn. 

4 „ Lo que ha paTado en razón de los retratos, es lo que V. m. 

„ vera por una de las cartas , que me ha eTcrito el Canónigo Don 
' „ Antonio de Peralta , y por los capítulos de otras que han venido 
„ para diTcrentes Tujetos de cíTa Corte , en que les dan cuenta de 
„ lo miTmo. Lo que yo puedo aílegurar á V.m, es , que con Ter 

„tan 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 511 

5, tan ordinario retratarfe los Prelados , jamás confentí que me re- 
„ trataíTen en las Indias : pero lo liarian eftando yo en publico , 
,, divertido en otras cofas (y á cito llaman los pintores con mucha 
propiedad copiar al robo , pues llevaban los pinceles las facciones 
agenas contra la voluntad de fu dueño legitimo. ) „ El amor que 
,, en aquellas Provincias me han tenido , y tienen es grande , y 
5, afsi cada uno qneria tener en fu cafa algo que parecieffe mió. Ef- 
5, to creció con mi aufencia , y entre tantos retratos puede fer que 
„ necia, ó malíciofamente alguno huvieíTe añadido Angeles, ó reU 
,, plandores, li otro dirparate de elfos , ya fneíTe por dar ocafion a 
,, la acufacion , ó por loco a'mor a mi Perfoiia. Con ello fe folícitó 
„ conlos Señores ínquifidores, que los mandaííert recoger todos. 

5 „ Si yo huviera de hacerlo , no los recogiera, fino quedos 
„ quemara 5 porque no quede memoria , ni retrato en el mundo 
,, de una cofa tan ruin'," mala , y perdida como yo 5 pero bien fe 
,, ve ( hablando naturalmente ) que fi fon permitidos los retratos 
5, de los doce Emperadores Romanos , y entre ellos Nerón , Elio- 
5, gabalo, Diocleciano , y otros períeguidores de la Fe , Idolatras 
,, abominables 5 no parece hay razón para que fe recogieííen to- 
5, dos los de un Prelado , fino Tolo aquellos en que eí pintor 
,, huvieíTe excedido, poniendo demoífraciones que Te deben fola- 
5, mente a los Santos. Deípues de elfo , para mi es una cofa ridicu- 
5, la , y ligerifsima : pues para epe quiero eftar en el mundo rctra- 
5, tado , quando toda mi anfia es citarlo en la gracia , y padecer 
„ con Chriíto Crucificado , y llorar mis culpas, y conocerlas, y 
,, confefirlas , y que todos las conozcan,' para que les dé a ellas de 
„ eíta Tuerte alguna mortificación. Y por eíto no he querido ha- 
„ cer cafo de ello , ni eferibir al Señor Inquifidor General , ni lo 
,, haré, dejando efta afrenta , é injuria á lo mucho que merecen 
,, mis pecados 5 y a otras mayores que padeció quien me redimió 
„ en la Cruz. 

6 ,, De aquí Te coligen dos cofas. La primera , que no fera 
„ culpa del Prelado , que el mal intencionado , ó necio , entre qua- 
„ tro mil retratos , añada a algunos de ellos lo que fe le antojare. 
,, La íegunda , que no es mal indicio de que un Prelado defea cum- 
,, plir con fus oblicraciones , el tenerle tan et^^nde amorfas Subdi- 
„ tos , que fe alegren , y confuelen coja fus retratos á dos mil le- 
,, guas de donde cita : y que fi fe mira cito fin pafion , mas acre- 
„ ditara cite fucefo las acciones de un Prelado, que las de fus emu- 
,, los : quando Tolo de la Puebla fe eferibe , que fe Tacaron feis mil 

re- 


5? 


J LIBROTERCERO. 

retratos , qtie no debe de haber tantos vecinos. 

” 7 Efto es lo' que él refpondió privadamente á la pregunta de 
los tratos á la petfona de mayor confidencia fuya. De donde fe 
infiere quan entrañada tenía fu dcfeftimacion , y qtian fereno el 
ánimo para recibir injurias , y digerir defptecios , el qtje por fus 
culpas fe hallaba digno de mucho mayores, y mas ruidoias demol- 
traciones. Sobre elle mifmo punto eferibió á un amigo , y compa- 
ñero fuyo las claufulas figuientes el Dodor Don f rancheo de la 
Canal y de la Madriz , Beneficiado de San Salvador , fujeto dodo, 
y de capacidad , que debia de adolecer del mifmo achaque de afec- 
to , y eftimacion de fu Obifpo. 

8 En medio del gozo que tuve con las noticias que V. m. 

me participa de la filud del Señor Obifpo, fe mezcló el fmfabot 
’’ grandifsimo con los Edidos que fe leyeron, mandando recoger 
” fus retratos ; que aunque efta diligencia fe pudiera defear , para 
’’ que con evidencia conftaffe quan amado es de todos enefte Rcy- 
” no ; fin embargo mortifica la egecucion. En la Puebla^ folaracn- 
”, te fe han recogido feis mil retratos grandes , y pequeños ; y en 
” el Pueblo de San Martin , que es de mi Beneficio de San Salva- 
” dor , fe recogieron diez y feis , que apenas tiene otras tantas 
” perfonas ; yá efte refpedo en todos los demás Lugares fe habrán 
” recogido inumerables retratos , fiendo cierto como he dicho, y 
” ponderado á muchas perfonas , que apenas habrá habido en el 
„ mundo fujeto, de quien tantos retratos fe hayan hecho , vivien- 

,, do el original. ^ . i c r 

o „ Muchos vifos parece que tiene ella acción de otcnliva ; 

, pero á la verdad es un teftimonio clarifsimo, que juftifica las ac- 
” clones , y la Perfona del Señor Obifpo , y que vuelve por fu cre- 
” dito ; pues el mandar recoger los retratos , porque en ellos no le 
l, dén veneraciones de Santo , que es la fuílancia que los Edidos 
” contienen , por lo menos manifiella el grado de eftimacion , en 
que le tienen eftas Provincias , fi no venerándole como Santo, 
”, amándole como á fu Paftór, y teftificando quan bien viftasfue- 
”, ron de todos las feñas con que le reconocieron por tal. Yo pude 
” entregar obligado el retrato exterior , que tenia en micafaj pe- 
” ro el que tengo eftampado en el corazón , no me le pueden qui- 
” tar , ni borrar, y con efto me confuclo. No hay mas que decir, 
” ni ponderar en efta materia , fino que en una cafi particular de 
„ la Puebla, de mucha vecindad, y familia, habiaun negro cl- 
” clavo, que fervia de cocinero , y fus amos fe puede prefumirque 


55 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 5 1 5, 

3, no fueífen mny afectos del Señor Obiípo , y á efte íolo le halla* 

35 ron tres retratos , cofa que fe ha celebrado mucho: y fi por ven- 
35 tura fus dueños fe diíguílaíTen con él por efta demoílracion , y 
35 y quifiefí'cn venderle , le compraría yo de muy buena gana 5 y 
35 y le regalaría por el buen gufto que tuvo. 

I o Hafta aquí llegan las noticias , que vinieron de Indias en 
el punto de los retratos del Obiípo , en que él no tuvo mas parte 
que la del dolor 5 y la mortificación, de que fus facciones mudas 
hieieíTen tanto ruido , quando todo fu anhelo era fepultar fu nom- 
bre, y efeonderíe en el defprecio de sí mifino. Y para teílimonio 
de qiianto le mortificaría el faber que andaba retratado con tanta 
generalidad , y que fe hacía cafo en el mundo de lo que él defefti- 
inaba tanto , dando que entender á la Inquificion efta publicidad, 
bailara referir lo que le fucediden la Puebla con una Religiofa muy 
perfeéla del Convento de Santa Inés de Monte Policiano , Comu- 
nidad fujcta al Obifpo , que vifitandola un dia le dijo acaío, que 
tenia un retrato Tuyo , con quien fentia gran confuelo : él eftra- 
hando mucho la propoficion , y no fabiendo como pudieííen ha- 
berle retratado fin confentirlo , la dijo que fe le moftraíTe : hizolo 
la Religioía , y entregdfele, porque era un retrato pequeño, ege- 
cutado en lámina ; y en teniéndole en la mano dijo: Bien fe echa 
35 de vér que me han retratado de priía , porque no fe me parece, 

35 ni fon eftas mis facciones : es menefter mirarme mas de efpacio, 

3, para que las idéas del pintor no íe confundan con la prifa , y lo- 
3, gren el acierto 5 yo le haré enmendar , y fe le volvere á Y. m. 
FueíTe á cafa , y llamando al Licenciado Pedro García Ferrer , fu 
Pintor 5 para las obras de la Santa Iglefia , y de todo el Obifpado , 
le dio orden para que borrando fu roftro, en fu lugar pintaííe una 
calabera , y unas manos de efqueleto. Egecutólo afsi , y en eftando 
enjuto 5 fe le remitió cerrado á la Religioía 5X00 un papel, en que 
la decía: „ Que aquel era fu verdadero Retrato: y que de no haber- 
3, le mirado con atención paufada, lí efpaciofi el Pintor , había 
35 nacido el yerro. “ Eftos eran los retratos que tenia prefentes, 
quien en todas fus acciones íeconfidcraba corrupción, y afeo, hor- 
ror 5 y miferia : y de efte hecho fe deduce manifieftamente lo que 
egecutaria en los demás retratos que fe recogieron por la Inquiíi- 
cion 5 fi los huviera habido á las manos j pues en fu refolucion , 
es cierto que haría en ellos la jufticia que dice, mandándolos que- 
mar todos 5 y reducirlos á ceniza , que era folo lo que retrataba 
mas vivamente fu confidcracion : fmtiendo vivamente, que de una 

Rr co- 


I 


LIBRO TERCERO. 

cofa can vil como el , y de un poco de polvo , no había de quedar 
raftro , ni memoria en el Mundo. 

1 1 Fueron muchas las fatiras , y los parquines que le hicieron 
en Indias , y en Efpaha , y cafi de codos cuvo noticia , y los cele- 
braba con increible alegría , y conformidad , diciendo , que Tola- 
menee le conocían los que le crataban de eíía manera. Para él era 
una alabanza , ó una liíbnja, un afpid 5 y un oprobio el mas dulce 
a gafa jo , una injuria el bocado mas íabroío. De Santa Terefa dijo 
él en las Notas de la Carta quince , lo miimo que le fucedia á fu 
corazón: fiem^re tenia fed de oprohiosjj tribulaciones ^ y la acongo-- 

jaban la alma las alabanzas : y efla es la mas clara indicación de fe ^ 
guro efpiritu , hacer amiflad con las afrentas , y abierta enemiftad , y 
guerra d las honras. Publicáronle contra él en Madrid , deípues de 
haber venido de las Indias , unas decimas de grande defaliogo , y 
libertad , con mas baldones , que palabras : no pudo ignorarle 
quien era el Autor5porque él qiiifo hacer el tiro rm eíconder la ma- 
no 3 y fabiendolo eftuvo determinado á enviarle un regalo con- 
fiderable, por el trabajo y buen guflo que había tenido en lacom- 
poficion 5 y por lo que á él le había favorecido , y regalado con 
aquellas honras , á no difuadiríelo eíicaciísimamenteuna perlona 
á quien fe lo comunicó , pues la malicia interpretaría á lentimien- 
to efta demoftracion , y por ventura tomaría de aqui ocafion para 
desboca ríe nuevamente , lo quai fe debía efcufir , quando no por 
fu dolor , por la ofenfa de Dios , que llevan envuelta femejantes 
inveótivas. 

I 2 Bien conocida reman los que le trataban efta diípoíicion 
de fu animo moderadirsimo ; y de la igualdad con que recibía ci- 
tas noticias , como los aplaufos menos expueftos á zozobrar la 
tranquilidad interior del centro de la humildad, con los vientos 
que concita la foberbia , y el teftimonio menos foípeclioío , que 
de efta verdad puede reproducirre 5 es una Carta eferita en 1 4. de 
Julio del mlímo ano que murió de 6 5 9. a un criado fuyo, que re - 
fidia en Madrid , el qnal con buen a feóto ( aunque no pafan por 
efto los efcrupulofos , y aquel proverbio de que Quien refiere la pe- 
fadumbre,^ es el que la hace) le ¿^ha cuenta de lo que fe habla- 
ba de él , culpándole en algunas materias tocantes á las Indias, y 
atribuyéndole cofas bien agenas de fus diétamenes 5 y juntamente 
le avifiba de algunas nuevas fatiras , que corrían contra fu crédi- 
to , que aun mas alia de los términos de la fepultura , ha paíado 
contra efte Sujeto la detracción. No alabo en efta parte el zelo del 

cria ■ 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 5 1 5 

criado 5 pero congctiiro , quan compueílo cílaba configo mifmo 
el Señor , pues no temía enojarle, ni ofenderle con eftos avifos , 
que no es fiempre feguro, fino muy aventurado el comunicarles 
cftas noticias a los Señores. La Carra que le refponde contiene en- 
feñanzas alcifsimas , como de quien fe hallaba ya\tan cerca de la 
Catedral m.is deíengañada , y de mayor luz , que es la muerte : y 
refponde en ella con tanta evidencia ( no para volver por fu hon- 
ra , fino por la Gloria de Dios) á los cargos que le forma la mali- 
cia que la enmudece , y aun fe puede decir , que la avergüenza. 
Guardan cfta Carta como ineftimable teíbro las mayores Perfo - 
ñas de Eípaña , y de ella bafl: irá Tolo entrefacar lo que ahora ha- 
ce al propoíito , para confirmación délo que amaba fus defpre- 
cios. „ La nueva mas guílofi que V. m. puede enviarme, es de 
que el mundo me defeílima , porque en elfo tengo yo mi ganan- 
cia : las Catiras fon mis elogios , y la cofa que mas celebro , y fi 
quien las hace me pidieííe albricias , ó paga , fe las daría , como 
cofa debida á los que me aprovechan. De cílo no fe ahíja V. m. 
pues fülo ha de caufarnos pena lo que fuere ofenfa de Dios j y 
crea que fi huvieííen de recogerfe las Catiras, que tan juílamentc ' 
fe han eferito contra mi , por ventura no cabrian en el falóii de 
Palacio. Y como veo que elle es mi fuftento , no acabo de dar 
„ gracias al Cielo de que me le envie tan abundante. 

I ^ Con razón fe eftiman , y fe hace canto aprecio de fus 
Carcas familiares , pues las Perfonas que cuuieron la dicha de con- 
tinuar fu correfpondencia, las guardan como Oráculos. Fue gran - 
de la energía, y viveza al pafo que la promptitud , y celeridad 
en diñarlas j y de los fragmentos que en cílaHiftoria fe ingieren , 
quando lo pide la ocafion , fe conoce fu genioj y parece que él mif- 
mo dejó eferita para sí la cenfura , que dio á las Cartas de Santa 
TereCi : ,, Que como advierten bien los inílruídos en la humana 
„ erudición, no puede negarfe , que en las Cartas funiliares fe der- 
rama mas el alma, y la condición del autor , y fe dibuja con 
mayor propiedad, y mas vivos colores fu interior , y exterior, que 
no en los dilatados diícuríos, y tratados. A eílo mifmo que 
el ah rma, atribuiria yo el acierto de las Notas que pufo á las Cartas 
de cíla clevadifsima Machra , pues en el juicio comunes la mas 
aplaudida cofi que eferibió; y es que como vulgarmente fe llama 
jSlota la forma con que íc ordenan las cartas , y era cílo en lo que 
mas fobrefilian íu prudencia , y talento es precifo que filieiTcn 
mas acercadas que otros eferitos , las Notas. 

Kr 2 CA- 


59 

95 

99 

99 

99 

99 

99 


99 

99 

99 


CAPITULO IIL 


DEL ORIGEN QVE TVVO LA DELACION 
de fos ntmtos en Indias : y el moúnjo de mandar- 
los recoger. 

Irjgun lance pierde la mala voluntad para derra- 
mar fu veneno , porque de todo labra ponzoña 
coiiao k araña , que de fus mifmas entrañas te- 
ge la tela donde últimamente fe amortaja , y pier- 
de la vida. Ni nueftro Prelado., fegnn lo que 
mueftran los fragmentos de fus Cartas, llegó a en- 
tender perfeólamente la caufa que buvo para que prolubieífe fus 
retratos con tan fmto zelo el Tribunal dek Inquifidon, porque 
como fon tan varios los caminos que tiene la intención dañada 
para ofender ., y kftimar, aun es mas enredado el averiguark , y 
darla fondo , que el defenmarañar un laberinto. 

2 Sucede ordinariamente engañar con la verdad, pero def- 
locada, y facada de fus quicios, y en torciéndola un punto fe vie^ 
ne al fuelo , y deja de fer , porque es como la linea , en quien un 
punto afsienta , y eftriva fobreotro. Caminaba un dia feñakdo de 
ñeíla un Caballero de calidad , y apellido notorio , que liabiaíer- 
vido , Dtenia parentefco con fus principales émulos. Llegó acom- 
pañado de fus criados aúna venta, ó corrijo, y el indio ventero 
tenia en el zaguan un Altarillo con diverfas .imágenes , y Santos, y 
en veneración del que la Igkfia celebraba aquel dia liabia encen- 
dido algunas luces , dando de efta manera al Santo el culto que 
podía fu pobre , y íencllk pofibitidad.. Como el amorque en aque- 
lla Diocefis teiiian a fu Obiípo , y Paftór fe liañia dilatado tanto, 
y por medio de los retratos crecido el coníliclo de fu compañía 
ideada , quaiido en la verdad le tenian aufentc en diftancia tan lar- 
ga, y fm efperanzade volverle a ver 5 el indio liabia confeguido 
también fa retrato , y k babia colgado a un lado del altarillo. 
Deícaminaronlos luiefpedes el culto , y las luces 5 y como fi fola- 
mente rayaífen , ó liicieífen ecos de veneración en el retrato dcl 
Obifpo , cuya fombra aun pintada les ofendía , trazaron el dar 
cuenta de ello, y formar delación luego que Ikgaííen a Megico , 
como lo egecutaron , ponderando los engaños, que por elle me- 
dio padecía aquella gente ruda , dando culto, y encendiendo lu- 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, ^,y 

CCS 5 a un rujcco vivo , aun quando tuvicííe opinión confiante de 
Eincidad , eftando feveramente prohibido por la Coftir. 5 9. de Ur- 
bano VIII. de feliz memoria , el que ni con los difuntos, quepa- 
íaron de ella vida dejando olor de fantidad , y virtud publica , y 
notoria, pueden introducirfe femejantcs demoftraciones , mientras 
la Sede Apoílolica no los huviere Canonizado , ó Beatificado 
fiendo materia impofible el Beatificarlos , d Canonizarlos vivien- 
do. 

5 Los Indios fon naturalmente inclinados á hacer Altares á 
adornarlos de Santos diferentes de efcultura, y pintura , y en los 
dias feftivos encender luces , y folemnizarlos quanto alcanza fu 
caudal. Delatdfe , fin hacer diftincion, que el Indio tenia pueílo 
en el Altar entre los demás Santos á Don Juan de Palafox , no de- 
marcando el fitio : y que en el Altar tenia luces encendidas , fin 
difeernir á que Santo alumbraban. Efto fue como enaafiar con la 
verdad á los Jueces 5 y con efte prefupuefto falió el Edido fantif- 
fimo , y juífificadifsimo , de que fus retratos fe recoaieífen 5 por- 
gue en ellos no le diejjen Generaciones de Santo , que fon fus palabras 
formales, y entendidas ya literalmente , fabida la caufa deladela- 
cion. Los inconvenientes , en todas partes íe deben prevenir, y 
atajar 5 pero mas donde corre mayor peligro. El Culto de las Imá- 
genes con depravada ceguedad le llaman los hereges fuperfiieion, 
e idolatría , por entender erradamente, que para la adoración en lo 
exterior , adorando las piedras, los maderos, y las pinturas de que 
eftan formadas , fin pafar á lo que reprefentan , que ion las ex- 
celencias de las virtudes que obraron los Santos , por las quales fe 
elevan a fer como Dioíes , mereciendo en sí mifmos la reverencia 
y adoración : firviendo las Imágenes exteriores folamente de unos 
como defpertadores que acuerdan efia excelencia , y conducen á la 
Virtud de la Religión á tocarlos por medio de ellas en fus propias 
peifonas. La idolatría , adonde íc deípena la Gentilidad barbara- 
mente, no conoce mas Divinidad, que la que fe depofita en los ma- 
teriales de que forma fus fimiilacros , entendiendo que lo que 
obraron las manos de los hombres, ionios Dioíes que deben ado- 
rar , no lo que Dios obro en los hombres fin manos, pero con 
Omnipotencia. 

4 Fueron los Indios Americanos , obitinados idolatras, y aun 
permanece la mayor parre del cuerpo bailo de la America en efte 
defilumbramientoj y afsi es necefario obíervar con ellos maseícru- 
pulofos reparos en el culto de las Imágenes , porque no fe arrailrc 

ci 



g LIBRO TERCERO. 

el ,-inimo folatnente de lo que le reprefentan Sos ojos , y figa la ina 
clinacion antigua de fu origen , quando fe puede prcfumir que 
aun no tiene baftantcmente purgadas las foi pechas. Con ede re- 
celo y con la delación aftual que fe intevpufo , el Tribu nal San- 
to delalnquificionoiandójuftilsinaamente, que todos fus retra- 
tos fe recogieíTen; porque mientras no era pofiblc avenguarlas 
peifonas , y los fujecosen cuyo poder paraban , íi eran íaoms , o 
Uorantes, inftruídos, ó rudos , no fe arrancaban ae raíz los in- 
convenientes , que podian ocafionarfe en los retratos en aquellas 
Reo-iones tan ocupadas de la Gentilidad. No conftaba en Elpana 
defmotivo que huvo para la prohibición ; y eftando el motivo 
oculto , fe difiurre en las acciones con diferencia. Por lo qual,tm 
Miniftro de esfera á todas luces elevada, y graduadoventajofaraen- 
te en letras , y Pueftos , con el amor , y devoción que tema a ette 
Venerable Prelado , como él mifmo depone , hizo algunas adver- 
tencias al capitulo auteced'ínte , dcfpucs de eftái ya imprefo , con 
defeo de que el libro corrieífe, por el fujeto de quien tr3,ta , fm rc- 
p.áro , y cen univerfa' aceptación , y fin que la emulación encon- 
traíTé done e tropezar i intención fina , y limpia , que obligo por 
entonces d fitisfater por eferito á los reparos julios que fe opufie-- 
ron Y que ahora fe publican, para comunicarlos generalmente a 
la noticia común, con la ocafion de haberfe llegado á entender el 
otiueñ que tuvo la prohibición imivcrfal de los retratos; y porque 
fi on-o cayere en ellos , encuentre también fus efcrupulos refpon- 

Reparo'é 'o primero, el que fe digeíTe , que no folamen- 
c , im. .. C. n-C,,,, r„-,r,cn 


te experimentó perfecucioaes , y defprecios en fu Periona^ lino en 
fus retratosj porque en la ocafion que fe fiipne, ni padecieron por 

■sí perfecuciones, ni dcfprecios , ni el OPifpo en ellos panes fi la 

ind&reta devoción de algunos , que empezando en buena volun- 
tad a fu Prelado , huvieílc llegado a algún nbufo en el modo de 
la pintura, ó en el cuito, pudo obligar al Santo Oficio areformar- 
la , y a enfcnarlos , que no debian hacctlo , fegim las Reglas de la 
Iglefia , recogiendo para fü defingano los retratos , en que ni ellos 
ni el ObifpoTe perfiguen , ni defpreciam Porque como el fin prin- 
cipal , es encaminar! los Fieles , y facarlos dcl yerro en que ef- 
tuvieííen , no fe repara eii lo accefoiió , ni fe le caufa perjuicio. Y 
los que delataron el abufo, ola forma de la pintura , ni pcrfigncn, 

ni dcfprccian al retí ato, ni al Original. 

6 Todo elfo es afsi 3 pero no es efie el fentido de efta clauiu- 

la 


/ 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 5 , p 

la que fe nota. Porque los retratos dcl Obifpo tuvieron dos tiem- 
pos , y en ellos dos vifos diferentiisimos : el uno , antes que el Tri- 
bunal de la Inquificion de Megico los mandafli recoger; y c! otro 
delpues de haberlos prohibido. Antes de recogerlos pudo íer cier- 
to que padecielTe perfecuciones , y defprecios de fus émulos , que 
en todo lo que podian le calumniaban , fin dejarle defeanfar en 
ninguna parte , llamándole hipócrita , foberbio , y ambicicfo de 
gloria vana ; atribuyendo á folicitud , y negociación fuya , y de fus 
parciales el andar en las Indias retratado con tanta generalidad: con 
que tiopezaban en las íombras muertas de íus retratos ^ v en ellos 
le depreciaban, y perfeguian , aun fin tocaren las notas que fo- 
brevinieron defpues para la prohibición , folamente por la Perfona 
que reprefentaban : que el odio , ep todo fe laftima , y ofende , y 
por el aplaufo univerfil con que era aclamado , fiendo bien vifto, 

y amado en las fuperficics , á quien comunicaban aparente bulto 
los pinceles. 

7 La delación también pudo fer perfecucion , y nacer de ma- 
a voluntad , y parece lo mas cierto , fegun las circuftancias re- 
eridas. Porque fi en el i^Jtarillo que el Indio compuío había otros 
Santos, y entre ellos el que la Iglefia celebraba aquel dia , y el re- 
trato del Obifpo eftaba pendiente á un lado 5 las luces encendidas 
de buena razón no le daban culto á él , fino al Santo folemnizado 
por la Iglefia 5 y torcer elle vifo tan claro para delatar , odio , per- 
fecucion , y venganza pudo fer del delator , fin que efto , ni con 
infinita diftancia , toque en la autoridad del Santo Oficio , ni en la 
veneración rendida que fe debe á fus prndentifsimas refoíuciones: 
pues quien lo eferibió por títulos perfonales , y heredados , tiene 
obligación á guardar el decoro , y refpeto inviolable con que fe ha 
de fentir , y hablar de lo que decide. No hay Tribunal , el mas fe- 
guro , y cerrado , donde no pueda introducirfe la pafion , y el en- 
gano de los adores , y los reos , y fon nccefirios muchos ojos pa- 
ra difeernir , y examinar los dobleces que abrigan la dañada inten- 
ción ; y afsi , el afirmar que los que delataron el abuío , á la for- 
ma de la pintura , ni perfiguen , ni defprccian el retrato , ni el 
original , fi el abuío, o el exccío fucilen cierros, podrá deciríe, que 
fue zclo católico 5 pero fi lo fingieífen , fin impropiedad fe llama- 
ría defprecio , y perfecucion j porque el querer que todos los de- 
latores fean juftificados, y no contravengan los términos de la ver-^ 
dad , fin duda es eílableccr mucho mas de lo que los juicios huma- 
nos pueden percibir. 


No 


libro TERCERO. 

2 20 i-. X 

8 No confta , que en los retrnros dcl Obifpo que fe recogie- 
ron fe dccUraífe alguna noM exterior de las que la Iglcfia prohíbe; 
noraue fi en ellos huvieflen intervenido femejantes lenas , el pn- 
Lro que los buviera delatado feria el Obifpo , a tener noticia ; ^ 
afsi no fe habla de ellos retratos, fi los huvo ; como ni tampoco 
de los que otros podían tener con ignorancia tan enorme , que en 
ellos le dieíTen culto , y veneraciones de Santo : ignorancia que 
crece V fe esfuerza para la obligación de deaerrarla ,y reprimirla 
con que aun vivía el Obifpo. Hablafe folamente de los retratos que 
tenían otras Perfonas doftas , prudentes , y temerofas de Dios , fm 
mas motivos que los de la eftimacion , y la amiftad : como fucede 
son los de otros fujetos , mucho menos graduados que el Obilpo. 
En ellos , como fe multiplicaron tanto , por razón del amor , y la 
veneración que le confetvaban aquelks Provincias padeció inju- 
rias perfccuciones , y defprecios ; y ello , muy adelantadamente 
ai Edido Santísimo de mandarlos recoger , por los inconvenien- 
tes oue fe reprefentaron , y reconocieron. Con que lo que ella ei- 
crito V el reparo que acerca de ello fe hace , caminan fobre muy, 
diferente preíupuello ; pues tocados los inconyementes , el recoged- 
los no foe injuria , fino obligación ; porque el mas legitimo Oficio 
del Santo Tribunal , es dcfvelatfc en los puntos que muan a con- 
fetvar limpia la pureza de nueftra Religión Católica , arrancando, 
no folamente los errores , y los abufos declarados , fino aun las 

mas remotas fofpechas de ellos. j n- 

o Sevun ellos principios , irrefragables en toda fana doatma, 
el Obifpo'', en la Carta que refponde fobre las noticias que le 
efparcieron de lo fucedido en Indi.as , nunca toca en refolucion 
V los Edidos que fe publicaron por parte del Tribunal déla Inqui- 
Lion ; porque eftos , como tan Catolice , Religiofo , y prudente, 
no había de eftrañarlos , para cortar todos los meonvementes que 
pudieífen entremeterfe , y mczclarfe en las inaterias pnrifsimas de 
Leftra Religión , y mas en cofas que parecielTen fuyas; tanto mas, 
quanto protella , que fi ¿1 huviera de egecutarlo , no fo o recog^ 
1 Y prohibiria fus retratos , fino que los entregaría al fuego. Y 

f’ ' Oue no parece J?ab¡ara^onjMhlando Haturalmente^ 

do á lo humano ) pam que Je recog.ejeu todos fino filo > 

.ue fe haiujfie , que el pintor hn-vteffe medido. Es venerar los Edic- 
tos, pero hacer lugar á los retratos , que en lo humano fe perm - 
ten, y fon licitos fin inconveniente. 




VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 521 

10 Pudo el Obifpo ignorar la caufa de la delación , y parece 
lo mas cierto , por no fer fácil prefumir que viviendo le liabian de 
colocar en Altares , y encenderle luces , que fue lo que fe depiifo; 
que fi elfo pudiera el Obifpo haberlo fofpechado , abominarla de 
fus retratos como de perniciofifsima pelfe. Imaginó lo mas contin- 
gente y pero fiempre con la referva de otro qualquier excefo, que 
en ellos pudieííe acontecer por el qual merecieííen fepultarfe, y hun- 
dirfe *. que lo contrario no fe puede entender de la intención reli- 
giofa del Obifpo , y de la veneración refignada que fiempre pro- 
fefó a las Leyes fantifsimas de la Iglefia , y por elfo , fi los retra- 
tos que no tenian refplandores , u otros exteriores caraderes pro- 
hibidos 5 que fon teftimonio aparente , y vifible de la fantidad del 
fujeto , eran ocafion , u objeto de algún culto indebido , como fe 
comprehendian también en la razón , y las palabras del Edicto, 
debian recogerfe : aunque efte punto en sí era de mas difícil prue- 
ba, por faltar lo exterior , de quien la Iglefia juzga. Mas no pare- 
ce verifimil, que entre tantos retratos, que muchos eftaban en po- 
der de perfonas dodas , cuerdas , y temerofas de Dios, eítos por lo 
menos tuvieíTen el peligro de darle en ellos culto , y veneraciones 
de Santo , aunque le refpetaílen como perfedo, y cabal Prelado, le 
honraíTen como zelofo , y defvelado Paítor, y fintieífen con tener- 
los confuelo , y compañía como de amigo : pues los dodos, pru- 
dentes , y tcmerofos de Dios , deben faber baila donde fe eíliende 
la cifiraacion de los fujetos , y mas mientras viven 5 y que fon muy 
diferentes , y caen muy d Ufantes la eílimacion que fe funda en el 
afedo propio, y el culto que refpeta la excelencia eífraha. Con que 
fi en elfos retratos no fe habia excedido en las notas exteriores, que- 
daba mas dihcultofa la prueba de otra veneración de fantidad ef- 
candalofa , y vedada , de quien el Santo Oficio conocieíTe. Aunque 
fea cierto , que para ocurrir , y atajar todos los inconvenientes que 
entre los ignorantes podían nacer , y dilatarfe , el Edido era for- 
zofo que fueífe general, fin exceptuar perfonas. Ni en fus palabras 
fe opone a elfe fentimiento el Obifpo 5 porque fiempre referva , y 
filva la razón fuperior que el Santo Tribunal tuvo para pronunciar 
Edido general , entendiendo , y protelfando, que obró loque dc- 
bia en el cafo prefente , como en todo lo demas que determina. 

I I Anadió el Obifpo : Qm dejaba efla afrenta ^ é htjuria a lo 
mucho que merecían fus pecados 5 y tropezófe también en elle fenti- 
miento , ponderando , que el encaminar el Santo Oficio a los Fe - 
ligrefes en orden a la Religión , no debe fer de afrenta , ni inju-í 

Sf 


^22 LIBRO TERCERO. 

ria al Prelado, pues ni dependió de fu enfenanza el abufo de los 
fubdicos. Y no bay razón para querer recibir por injuria, y afren- 
ta lo que no fe hizo por fu caufa , ni en orden a fu Perfona : an- 
tes bien , dejando en fu buena opinión al Prelado, conforme alcf- 
tilo que en eftofe obferva en eafos femejantes. Verdaderamente, al- 
gunas veces , el defeo de efcrupulizar , y que la cenfura halle en- 
trada en todo , pecando los encendimientos por demafiadamente 
juiciofos, y mal contentadizos, fuele ocafionar que fe defvien del 
blanco j porque la afrenta , é injuria que el Obifpo aplica como 
por fatisfaccion de lo mucho que fus culpas merecen , no apela fo- 
bre el Edióto de la Inquificion , ni ello fe puede prefumir de un 
Prelado tan Católico , y que tanto fe defveló en dar luz , y deíler- 
rar ignorancias en fus Efcritos efpirituales : pues el que la Sanca Iii- 
quiíicion guiaífe los Fieles a lo que deben obrar en materias de Re- 
ligión , no folo no era injuria , fino el mayor beneficio del Paílór, 
y las ovejas. La afrenta, y la injuria , fue lo que refultó de efte fu- 
cefo en los ánimos mal imprefionados. Publicaron fus émulos, que 
el Santo Oficio habia condenado fu memoria , y caftigado fus ilu- 
íiones , y embuftes , en la prohibición de fus retratos, como á quien 
le mandan quemar la eftatua, Efta interpretación que daban al 
Edido los mal afedos , injuria, y afrenta podia llamarfefin limi- 
tación , y dar cuenca de ella al Señor Inquifidor General ( que le 
honraba con demoftraciones muy publicas ) pidiéndole , fe acla- 
raíTe el fundamento , y la verdad de la delación , y que los retrae 
tos que no tenian inconveniente , ni por sí , ni por las perfonas 
en quien paraban , fe mandaífen reftituír , volviendo cambien con 
efto por fu reputación , y fu fama : que en los puntos que tocan a 
la Inquificion , aun los mas Santos fe punzan mas delicadamente: 
parece , que el Seííor Inquifidor General lo huviera ordenado, fe- 
gim le favorecía. No le informó , teniendo acción a ello , por guf- 
tar 5 para merecer , de que fus émulos , en lo aparente quedaííen 
vidoriofos con lo que cfparcian ; fiendo efta la afrenta que remi- 
te , y perdona , en defeuento de lo mucho que a Dios le debe. 

I 2 Que diga el Obifpo : Qj^e efle fucefo , fi fe mira fin pafiton^ 
acreditara mas las acciones de un Trelado , que las de fus émulos , no 
alude á lo que el Santo Oficio egecutó , fin mirar , quando obra 
ellas acciones , á acreditar las del Prelado , ni las de fus émulos, que 
fon cofas muy eftrahas : pues lo que folamente mira , y procura, es 
facar á los Fieles de fus yerros , y de la contravención á los Decre- 
tos Pontificios , que es á lo que mira fu Inftituto, y no á otra cofa. 

Con 


VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 525 

Con eftas miPrnas palabras fe formó el reparo j pero muy ageno de 
la intención, y de la inteligencia del Obifpo j porque el fucefo que 
acredita mas las acciones del Prelado, que las de fus émulos , no es 
el Ediólo de recoger los retratos , fino el excefivo numero de los que 
fe recogieron. Y en confequenda de efte íentimiento , profigue: 
Qj^mlo folo de la Tuebla fe ef cribe , que facaron fels mil retratos^ que 
aun no debe de haber tantos hacemos. Bien claro conftaen qué íentido 
habla del crédito de jas acciones del Prelado , fm entender que el 
Santo Oficio en fus refoludones atienda , ni mire a efto , fino á re • 
mover abiifos , y dar a los Fieles dodrina fegura , y faludable. Sus 
émulos le perfiguen : fus amigos le retratan : Tus perfiguidores le 
borran ; fus afedos le pintan 5 y aunque fus enemigos fueron tan- 
tos , parece que fueron muchos mas fus devotos , pues los retratos, 
con quien fe confuelan , crecieron en tan excefivo numero 5 y efto 
es lo que acreditara mas fus acciones , que las de fus émulos, que 
procuraron corrieííen en el mundo con vifos tan efcandalofos. 

I 5 Infiriófe de todos cftos antecedentes , debidamente colo- 
cados en fus lugares , quan fereno tenia el animo efte Arelado , para 
recibir injurias ,j/ digerir defprecios 5 y también efte periodo íe pro- 
curó torcer , como que fe ladeaííe , á que las injurias, y deíprecios 
recibidos fueííen porque el Santo Oficio huvieífe recogido los retra- 
tos 5 y efta interpretación feria digna de cenfura , pues el haber di- 
fimulado , y omitido efta demoftracion en la ocafion prefente, 
era faltar á la obligación , y a la caridad que fe debe cgecutar con 
los progimos , enfenandolos lo que ignoran , y dirigiéndolos en lo 
que yerran. La enfenanza es beneficio : la dirección , i quien pue- 
de dudar que es legitimo zelo? Efto le toca al Santo Oficio, y afsi, 
enfeíiando , y dirigiendo , no injuria , fino favorece. Pero de efto 
mifmo , que es obligación chriftiana , y pertenece a la caridad, 
puede ocafionarfe remotamente en los contrarios , y en los ému- 
los , el defprecio , y la injuria 5 pues es lo ordinario , en dando al- 
guno materia de que conozca la Inquificion , defacreditarlc , y pa- 
farle por fofpechoío , y mas fi tiene enemigos 5 y afsi , las palabras 
que efta clauíula contiene , cftan pueftas en fu legitimo afsiento , y 
fe convence claramente las que fe llaman injurias de efte Pre- 
lado. 

14 En la carta del Dodor la Canal fe formaron también otros 
folemnes reparos , cenfurando el que digcftc ; Sin embargo mortifica 
la egecucion , y llamando efta mala inteligencia chriftiana , morti- 
ficaríe en orden a los retratos del Obifpo que ^no importan , de- 
L ' Sfz bien-, 


^24 LIBRO TERCERO. 

biendo alegrarfe de la enfeñanza necefaria á los Fieles , que es en 
lo que confifte la fuílancia. Qualquiera podra juzgar donde carga 
la mala inteligencia , y a qué lado fe inclina , pues en cfta acción 
liuvo fuílancia , y accidentes : la fuílancia fue cortar los inconve- 
nientes que los retratos producían en los mas fencillos, ó rudos, 
como fe delató j y eílo no mortifica , fino alegra : que la enfeñan- 
za en lo que importa , es la verdadera alegría de los corazones 
Chriílianos, Los accidentes fueron los coloridos que introdujo la 
pintura en los retratos 5 y en cílos pudo entrar la mortificación , re- 
moviendo fu comunicación de los ojos. El Doótor la Canal liabla 
en un fentido contrapueílo muy corriente , y fin tropiezo ; pues 
dice , que aunque pudiera haberfe defeado elle lance , para que 
conílaífe quan univerfalmente era amado Don Juan de Palafox en 
las Indias, deduciendo legitimameiite eíle amor general del nume- 
ro de los retratos que fe recogieron , fin embargo mortifica la ege- 
cucion á los que tenían fus retratos con confuelo , y fin peligro. 
No mortifica el inconveniente remediado , fi le huvo , ó cautela- 


do , fi fe pudo prefumir , fino la egecucion, que tirando alineen - 
veniente , fe llevó tras sí el gozo de los que ni por la imaginación 
le incurrían. Y ella es la inteligencia Chriíliana , y literal de la 
claufula , fin que pueda tener otro fentido , ni eíquinarfe con la 
refignacion que fe debe a lo que el Santo Oficio , con acuerdo tan 
meditado , determina. 

I 5 Mortificaronfe con la egccucion los dotaos , y prudentes, 
aunque entregaron los retratos refignados.La mortificación egecu- 
ta en lo fenfible : la doótrina alumbra lo racional. No es contra la 
jurifdicion , ni el decoro del Santo Oficio egecütar fus acercadas re- 
foluciones con mortificación de los afedos naturales , pues aun 
Dios en las tribulaciones , V en los trabajos qUe envía, no defnuda 
de eílos fendmicntos á los hombres 5 antes bien, ellos íueleii fubir 
de punto el merecimiento 5 porque tolerados fin derribar al dcfpe- 
cho , fon egercicío de la verdadera virtud. Lo que mortifica , due- 
le j y lo que faca fangre á la naturaleza , puede fuceder con crecida 
cofecha de la gracia* Eíle fujeto tenia confuelo, y güilo con el re- 
trato de fu antiguo Prelado : hacíale amable compañía aquella 
muerta fombra : no corrían en él , peligro los motivos que el 
Edido de la ínquificion declaraba para recoger los retratos : entre- 
gó el fuyo refignado , pero fentido : tuvo mas que ofrecer , por- 
que hizo vidima de la mortificación , fin que fu afedo peligraííe 
en los inconvenientes *. pues fabia baila donde fe había de eílender 
la eílimacion , fin rozarfe en el culto. Pon-, 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 525 

I 6 Pondera cite Dodor la Canal el numero de los retratos 
que fe recogieron , y juítamente carga la confideracion fobre efte 
punco , pues de él fe convence, fin que pueda negarfe , el amor 
general que eíte Prelado había confeguido en las Indias con fu pro- 
ceder ; Tiendo lo contrario lo que por todos caminos intentaron 
perfuadír al mundo fus implacables émulos. Y el que un Prelado 
fea amado , y bien viílo de fus fubditos , ni la Iglefia , ni la Inqui- 
ficion lo prohíben , fino que lo encargan. Añade: parece tiene 

efla acción muchos Vifos de ofenfba 5 y aquí también Te tropieza , co- 
mo fi fueííe el fentido, que el Edido fea la ofenTi, quando Tola- 
mente alude á la intención de los que le íblicitaron. El Edido pro- 
mulgado es dodrina ; negociado , pudo Ter injuria de la mala vo- 
luntad j porque querer redifícar todas las intenciones , es unaem- 
preTa Tumamente ' dificultoTa, y por ventura impoTible. Pudo Ter « 
oTcnTa de Tus contrarios , como parece que coníta del hecho, de- 
poner que en los retratos le daban los ignorantes al ObiTpo culto , 
y veneraciones de Tanto , que no Tiempre los que delatan alguna 
materia a la InquiTicion van Taños, y limpios de la intención de 
oTender , ni caminan tan ajuítados a la verdad , que no puedan 
torcerla : que ello Tería lo míTnio que afirmar que ninguno en las 
delaciones que hace á la Inquificion puede engañar , ni mentir 5 y 
conftitLiirla tribunal de verdad irrefragable , é infalible en los ac- 
tores , y los reos , es prerrogativa que p^ ventura no admitirá : y 
aTsi , pues los delatores íe quedan en términos de poder mentir 
también pueden reTervar malicia para oTender. Y en concluTion 
que elle Dodor por el amor grande que tenia al Obiípo celebre el 
buen giiftodel eTciavo que había adquirido, y entregado tres retra- 
tos es divertimiehto de la hiftoria, que permite alguna vez ellas 
mezclas , como no Tean indecoroTisj y es quererla muy Teca, y 
rígida prohibirla ellas honeílas licencias, que aun Tirven para apro- 
vechar 5 Tin íer agenas de la noticia que le da de las virtudes j pues 
dejan mas ameno el campo de la eníeñanza ^ que con la diverfion 
íe hace mas apetecible , oíligado con las eípinas , y la íequedad : y 
es meneíler que no quiera cada uno lo eícrito, acomodado íolamen- 
te al paladar auíléro , b benigno de Tu condición. 

1 7 Ultimamente, porque nada eícapaíTe la cenTura, le reparo 
que Te digeíTeque el Obiípo en elle punto tan ruídoío , no tul^o mas 
parte que la del dolor la mortificación de que fus retratos fue fien pie- 
dra de efcandalo , donde fie lafiimajfien la ignorancia ^ 6 la fejicillc::^: y 
cite dolor es virtud , y pudo Tuceder con mucho merecimiento. En 

to. 


5 26 LIBRO TERCERO. 

todo quifiera edificar 5 no deftruir: dirigir, no defpenar , dando 
luces á la ignorancia , y abominando , que la ignorancia fe las pu- 
fieíTe á él. Eftc tropiezo publico fue el que dio en que entender á 
la Inquificion , y efto es lo que a él le duele , y le mortifica : pues 
de andar tan vulgarmente retratado , íe origino el que íe depufief- 
íe , que llegaba á fer indebidamente aplaudido. Ella es la publi- 
cidad que aquí fe pondera , no el que fueíTen pocos, 6 muchos los 
retratos. Nunca confintib que le retrataíTen 5 porque efta demof- 
tracion colorida, aunque fueíTe en uno íolo, y para confuelo de fus 
parientes , fiempre le pareció vanidad. Llego á entender , quan» 
do fe promulgo el Ediéto , quanto habia cundido lo que habia re- 
bufado : tuvo alguna noticia de los inconvenientes , íintiblo todoj 
pero mucho mas , fin comparación , el peligro de la rudeza , ó 
íencillez, que la contravención a íu disfamen , y que por la exte- 
rioridad de hallarfe retratado , llegaíTe la Inquificion á tener nece- 
fidad de declararlo por prohibido. Si efto es reprehenfible, el mas 
fe vero lo juzgue 5 que quien lo eferibe, en nada quifiera incurrir, 
ni enganarfe con el amor de fu propio parecer. 

18 Celebraba el Obiípo con alegria, é igualdad invencible 
de animo fus injurias ,> y fus afrentas , por la parte que le laftima- 
ban á él , no por lo que tenían de ofenfas de Dios : que para diftin- 
guir eftos dos refpedos, es menefter muy poca perfpicacia. Tam- 
bién en efto fe equivoco la cenfura , advirtiendo , que fe podia ef- 
CLifar el decir , que el Obiíj 3 o aplaudieíTe con regocijo fus denuef- 
tos , y que de buena voluntad regalaría á los que por efte camino 
le honraban , pues los llamaba muy de corazón fus bienhechores. 
El Confejo de Jefu-Chrifto por San Lucas , al cap. 6. fue: Quanh 
los hombres os aborrecieren , os afrentaren , y blasfemaren de l)ueftro 
nombre como de pefle , fufrlendo eflas injurias por mi^ ejfe dia celebrad- 
le 5 porque es copiofifsima la cofecha que os efpera. Los deíprecios que 
fe fiembran en la tierra , multiplican por centenares en el Cielo 
las miefes. Dos veces repite , que íe regocigen , y que fe alegren , 
y ninguna que fe duelan, y fe congogenj porque el gozo, y el 
contento fon mas feguros en las ofenfas propias para los afedos hu- 
manos , que el dolor , y el defconfuelo. Y en otra parte , encar- 
gando efta mifma dodrina el Maeftro Celeftial, en quien no pue- 
de caber engano , anadio : Quando os injuriaren mintiendo ( por fer 
cierto , que de los Juftos , y Amigos de Dios no fe puede hablar 
mal fino es con mentir) alegraos regocijaos ’lpofotros'y que el tomar 
fatisf acción , y líoher por la ra-^on^ corre por mi cuenta. La mentira 

es 



VIDA DE D. JUAN DE PAL AFOX, 527 

es intrinfecamente mala, fm que pueda honeílarfe por ningún 
fin. Oponefc al atributo de quien Dios mas blafona , y que es el 
Norte que gobierna los rumbos de la Fe, que fe corren á ojoscer-í 
rados 5 pero por eíío mifmo mas feguros : y arravefandoíe de por 
medio la mentira, les pide á fus diícipulos el gozo , por lo que les 
laftíma á ellos , fin decirles que fie entriílezcan por lo que le ofen- 
de a él : evitando con efto el peligro que tiene la voluntad huma- 
na , de hacer fentimiento propio la agena ofenfa. ¿Quien duda , 
que las ofenfas de Dios deben doler, y punzar, y mucho mas a 
los que fon fus Amigos , que con el conocimiento que tienen de 
fu Bondad , folamente alcanzan lo que ellas pefan ? Que efte fen- 
timiento le tendria por efte lado el Obifpo , feria ociofo el atefti - 
guarió 5 y afsi , folo es necefario perfuadir lo mas dificultofo , que 
las afrentas propias fe reciban con alegria , y confuelo, y mas en 
un Sujeto tan vivo , y de efpiritus tan heroycos. Qiie fus baldones 
le inqiiietaííen , y le dolieílén , feria culpa, ó por lo menos im- 
perfección , pues de aqui fe arguia poca mortificación en los afec- 
tos : aplaudirlos fin conmoverfe , ni alterarfe , es teftimonio de 
la paz , y ferenidad interior del animo, y cumplir á la letra un 
confejo arduo de Jefu-Chriílo. Con que parece , que quien hizo 
,con tan buena intención las advertencias , y los reparos , haya 
de darfe con la mifma cabalmente por 
fatisfecho. 



1 


! 

1 ' i 




LIBRO TERCERO. 


2S 



CAPITULO IV. 

del amor de dios, t zelo de sv 

honra, 

Uchas caufas fenalan dcl Amor los que han dif- 
currido en fus fecretos , y explicado las condicio- 
nes, tanto del Divino , corno del humano. Las 
comunes a uno , y otro, y las mas frequentes , 
fon el trato , y la comunicación , hechizos efica- 
cifsimos para enamorar , y que fuplen muchos 
defedos , por fer muy fuerce el poder del trato. Y fi efte en el hu- 
mano tiene tanta fuerza , fiendo por todos lados tan defeduofo, 

¿ qué íera en el de Dios , íuave , noble , blando , firme , y fiel in- 
finitamente ? Tiene también el amor por caufa la hermofura , la 
bondad , las perfecciones : y como cftas en Dios exceden con in- 
finitas ventajas a todo lo criado 3 porque todo lo criado que tiene 
alcruna perfección limitadifsima de fu Ser , en llegando por la co- 
municación , y el trato á entender , y conocer quien es Dios , 
quan perfedo , bueno , y hermofo , toda la alma fe enagena , y fe 
deshace en elle purifsimo amor , y quanto en el mundo habia 
amado con vehemencia , y ceguedad , la parece tibieza , y hielo? 
porque la diferencia del objeto, y déla caufa , csprecifoque crez- 
2a en los efedos los fuegos , y los Ímpetus. 

2 Habiendo puefto á la humildad por cimiento único , y fo- 
lidifsimo del edificio efpiritual , el chapitel , y remate confiftc en 
el amor , por fer la caridad la corona de todas las virtudes , ó la 
reyna coronada entre todas , teniendo por ellas el imperio mas 
dilatado que cabe en efta vida , fiendo fola de las Virtudes Theo - 
loo-ales la que á fueros de Reyna fe introduce en el Cielo, como 
cntenó San Pablo 3 porque en la eterna , y permanente fe labra 
para ella de las luces inaccefibíes de Dios la corona. Mas no pare- 
ce que obfervamos ajuftadamente las reglas feííaladas de la arqui- 
tedura, pafando inmediatamente defdc los cimientos a los chapi- 
teles, que es lo mifmo que pretender llegar a los fines fin pafar por 

los medios. Pero la Arquitedura del efpiritu fe gobierna por otras 

leyes , y figue diferentes preceptos , elevandofe defdela humildad, 
y conocimiento propio al amor de la hermofura , y bondad de 
Dios 5 porque en aquella noticia perfeda , y vivifsima de \^Kada,. 




VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, 529 

y núfcria del hombre 5 es donde fe engendra , y íe produce elle 
purifsimo amor, conociendo claramente , que Tolo Dios es , y que 
todo lo que no es él , no tiene ni aun fombra de íer, con que todo 
es digno de fer aborrecido, y defprcciado ,y folamente Dios de fer 
amado , y férvido. Por elfo dijo altifsimamente Santa Tereía , en el 
camino de la perfección , c. 1 6 . To no entiendo^ ni puedo entender , 
como haya , n¡ pueda haber humildad fin amor , ni amor jin humildad, 

^ Procura el Demonio con todo fu esfuerzo , como quien la- 
be lo que interefa, impedirnos elle Divino, y fruéfuofifsimo amor, 
ó por lo menos entibiarle , y entorpecerle ; y para confeguirlo , 
fe vale de nueílra mifma miferia , atizando en la viveza de 
nueftra imaginación la indignidad del corazón humano pa- 
ra recibir afeólo tan fubido. El amor anima : el conocimiento 
propio deprime. Todo el intento del Demonio , es oprimir , y 
derribar. Para ello es necefario difeernir las humildades que vie- 
nen de él 5 porque fu humildad falla , anda liempre acompañada 
de la dcfefperacion , y de la elcuridad , con inquietud , y defifo- 
fiego , que todo es derechamente contra el atributo de fer la hu- 
mildad el centro del verdadero , y legitimo efpiricu. Ella doctrina 
es de la Maeltra acertadifsima de perfección Santa Terefa, y enten- 
dida de cite Prelado en las Notas de la carta fexta , como quien 
la praóticaba en sí mifmo : Es menefter , dice él -^falir del propio co- 
nocimiento al amor 5 pero promol?iendo ejie jm dejar aquelyporque nohay 
duda y que el conocimiento propio no ha de Jer habitación ^jmo tranfito^ 
para llegar al conocimiento de Dios ( de donde fe origina el amarle ) 
como el que conoce fu enfermedad , y bufea la medicina : pues eftarfe 
mirando las llagas el herido , y no acudir á Ju curación , fuera toda fu. 
ruina. De nqui fe conoce, que en lo efpiritual , el tranfito inme- 
diato es defde el conocimiento de las miferias propias al amor de 
aquella infnita , y eterna Bondad de Dios, como el manantial de 
donde fe derivan todos los bienes, que llenan , y enriquecen nuef- 
tra Elada \ fiendo elle el mas efeaz motivo de que vaya crecien- 
do en nofotros lo que debemos amar a Dios j pues las dadivas fon 
las que mas obligan , y prendan la voluntad , en particular las del 
efpiritu , que como desinterefadas , y puras no eltan fujetas a nin- 
gunos accidentes. 

4 De aquí fe infere , en que grado feria el amor que cite 
Prelado tenia a Dios : pues fi le arguye del conocimiento de sí 
mifmo , fiendo cite tan claro como fe ha vilto, parece que fubiria 
de gran punto aquel Divino amor , que han de tener a Dios fus 

Tt cria- 


^30 LIBRO TERCERO. 

criaturas , como Caufa infinita de todos fus bienes. Los Ímpetus 
que fentia de efte amor ardentifsimo , eran tan continuos , y tan 
vehementes, que fi no rompieííen en una avenida crecidifsima de 
lao-rimas , pondrían por ventura la vida á mucho peligro , por fer 
propiedad natural del fuego ahogar , y quitar la reFpiracion. De 
efte amor nacían legitimamente aquellos propofitos , tan repeti- 
dos en fus efcritos , y en fus palabras , de perder mil vidas , y pa- 
decer multiplicadifsimos infiernos , antes que admitir en fti cora - 
zon la mas ligera ofenfa de Dios coníentidamente : pues el mas 
concluyente argumento de lo que la criatura ama á efte Seííor, es 
io que procura huir el defagradarle : pues es cierto , que miente , 
quien ofende , y dice que ama : Mientras mas fe deja ^yfe da a en- 
tender el Toder de efle gran Tilos (efcribia la pluma remontadifsima 
de Santa Tercia en la Carta i 8. )firl[!e para temerle amarle', pues 
afsi .^Jin fer en nueflra mano , arrebata el alma , bien como Señor de 
día 5 j queda con grande arrepentimiento de haberle ofendido , y efpan- 
to , de como ofó ofender a tan gran Mageftad , y grandifsima an- 
fia porque no haya quien le ofenda.^ fino que todos le alaben. Tienfoj que 
deben de 'Venir de aquí eflos defeos grandifsimos de que fe fatven las al- 
mas ^y de fer alguna p-arte para ello , j para que efle Tilos fea alabado 
como merece. 

5 Todos ion teftiñioniós del amor Divino que íenald efta 
Profundifsima Doftora, y en que parece que dejó muchas noti- 
cias para calificar al Prelado que habia de fer elGlofador de fus ce * 
leftiales Carras. Su mayor íentimiento eran las ofenías de Dios , 
tanto propias , como agcnas : y en llegando á efta confideracion, 
fe eftremecia, y temblaba de entender , que huvieííe quien á tan 
Soberano , y amable dueño le defagradaíTe : y íegud fu denuedo , 
vencería ^con la gracia de Dios, quantas dificultades puede con- 
jurar la malicia del infierno , para evitar una ofenfa Tuya. Por efto 
era tan zelofo , y ardiente en las materias que eftaban á fii cargo, 
y tocaban á fu minifterio : y le arrebataba de aquel corage juf- 
to , que deben tener todos los Prelados , quando llegaban a 
fu noticia algunos delitos que pidieíTen remedio, en particular los 
públicos 5 porque efto , en fu concepto , era habeiTe quitado los 
vicios la máícara , y hacer gala del fambenito ; Tiendo efta la ma- 
yor injuria que fe le puede hacer á Dios , pues es como perder el 
miedo á fu Jufticia. Habia formado juicio , que el quitar pecados 
de las almas , era arrancar de la Cabeza de Chrifto efpinas , que los 
pecadores le ponen en ella : y efta meditación le cftimulaba, y fer- 

vo- 



VIDA DE D. JUAN DE PALAFOX, ^ ^ r 

yorizaba aquel debido defafofiego con que íolicitaba confumirlos. 
De donde muchas veces folia decirle a Dios , con fontimiencos del 
alma , mas que con voces : Señor , pecar es mal fin confnelo : pade^ 
cayo con las penas , j no con las culpas : fean penas , que produzcan ps^ 
ñas 5 j no culpas 5 que todos fon ados fervorofifsimos de amor. 

6 Los Santos, y Amigos de Dios, como curfan una mifma 
Efcuela , y efcuchan , y atienden á un mifmo Maeftro , en aquella 
elevada , y profunda contemplación de Maria , que fentada á los 
Pies de Clirifto , humilde , y amante recogia en el feno todas las 
corrientes impetuofas del caudalofo rio de ia vida eterna , no fola- 
mente fe copian los fentimientos , y rompen en los mifmos afec- 
tos , y ternuras , fino que íe explican ordinariamente con las mif- 
mas voces, y claufulas , porque aprenden un lenguage mifmo