Skip to main content

Full text of "Orlando y Ferraguto : entreacto terrorífico a dos laringes y cuatro voces"

See other formats


i • « 


;« J 



COLECCION DE COMEDIAS 


ZARZUELAS BUFAS I SERIAS 


REPRESENTADAS CON EXITO 


EN LOS TEATROS 


DE MADRID Y PROVINCIAS. 


'■ty«****'" 



Se venden en Madrid , librería de Cuesta, calle 
de las Carretas, núm. 9, y S. Martin, Puerta del 
Sol; en Provincias , en casa de sus corresponsales. 





















J .. 


“t * 








•■-v fi¡. * 




,S -¿-r ■., 






;> v 




\ 


. - i v: 


|,'ii . 

* ’ j | i 






•* . 


i.*.:,* 


—. M* 'J 

\ / \ 


' ííVUlí : VM 

, • U í n.‘ 


t * ■■ . 

, í VI. 


, . \ " 
V,* JL l 


¡s 

f 


t i / Ih, 


■ V' 


; / 


y \ ? r: f; j 

l . ' ! ' / 


¿ 




í.ii. .A 


> r ,< ; ■ > y '" 


■ 




' ‘ i 


•. / • ‘ • ■ : v 

- ■ -~ x - - • 

\ 


• V' 



rj ^ ' ' v 1 








(tí 


■ f \ \ 5Í> jT.t • > c • >V - : fí ' ‘ * 

. I : • 

,í q £í u ,■ y i ; ■ • 3 ' ■ : 


í í 

•••:: . v 




V / 






Vi. 




. •' •■■■• ’ • ’ * <&v 

‘ r ♦ v,, 

-V.\ ':*.J 


\ •' 


A* 




v : 











BIBLIOTECA DRAMÁTICA. 





ENTREACTO TERRORÍFICO A DOS LARINGES 

Y CUATRO VOCES, 

T . 

POR LOS JÓVENES 

ESCRIÜ Y MIRÓ. 

'■*** 7 '<■- «p rer rl i'. 

Representado con grande aplauso en el teatro, íie le, Zarzuela 
(Jovellanos), el dia 28 de diciembre de 1871. 

- ' ">q í:7rrr ' ' ' • 

JUNTA DELEGADA 
DEL 

TESORO ARTÍSTICO 

Libros depositados en la 

_ Biblioteca Nacional 

CUATRO REALES. Procedencia 

N.° de la procedencia 


MADRID: 


IMPRENTA DE GABRIEL ALHAMBRA, 

CALLE DE SAN BERNARDO, 73. 

1872. 


















PERSONAJES. ACTORES. 

Orlando . Sr. Miró. 

Ferraguto .. Sr. Escriú. 

, Año de 1871. 


ADVERTENCIAS. 

- • ' t . t ’ • ’ , i 

Es propiedad del Editor; queda hecho el depósito que 
marca la ley. 


Para la música, dirigirse á D. Francisco Sedó, calle de 
Jesús y María , núm. 4, piso cuarto, Madrid ; quien se encar¬ 
gara de remitirla, mediante el pago adelantado; puede 
proporcionar partituras de canto y piano para los Cafés- 
cantantes , y partes de orquesta para aquellas empresas que 
lo soliciten. Expresad con claridad lo que se desea, á fin de 
avisar el coste que tiene la música. 


» 


I. .K 






[ 


ACTO ÚNICO. 


Decoración de campo.—Es de noche. 

ESCENA PRIMERA. 

Sale Ferraguto por la izquierda en trage de guerrero moro, 
negro, con penacho enorme en el capacete, alfange larguí¬ 
simo, y embozado e?i una capa. Después de dar algunos pa¬ 
sos con adema?i trágico, al compás de la introducción tocada 
por la orquesta , se desemboza , y dice, acompañando el parla¬ 
mento, con exageradas posturas: 

Fer. Tiende la noche sus oscuras huellas 
en la bóveda azul del firmamento; 
pliega sus alas fatigado el viento, 

? brillan las estrellas. 

or qué brillan? No sé; pero en la cumbre 
de la celeste y cóncava techumbre, 
cuando apenas el alba se vislumbre, 
el nuevo sol derramará su lumbre. 

Por qué alambra? Lo ignoro; mas, oh! cielos! 

Oh! lúgubres desvelos! 

Oh! tenebrosos celos! 

Oh! tristes y flamígeros recelos! (Pausa.) 

Orlando, en pos de Angélica y Medoro, 
por valles y por montes se derrite; 
él no sabe que á Angélica yo adoro, 
y se burla de mí, porque soy moro... 

Le voy á dar catite. (Pausa.) 

Oh! furor! Oh! terror! (Con dulzura.) 

Era una tarde 

del mes de Abril.. Trinaban los gorriones, 
el aura entre las hojas se mecia; 
le puse á mí caballo los arzones 
y salí á pasear. Quién lo diria? 

Tropecé con Angélica la hermosa, 
la de los ojos de zafir y grana, 
la de cabello de color de rosa, 
la de tez aguileña, la que hermana 

723989 







— 4 — 

el ébano y la endrina en su megilla, 
la tierna, la suave, la sencilla... 
la que tomaba un baño por las noches 
en el arroyo Abroñigal, Oh! cielos! 

(Con energía y entusiasmo creciente.) 

Con amor, desde entonces, infinito, 
su encantadora mano solicito; 
la busco, la persigo, la trasmito 
mi pasión, de palabra y por escrito, 
la refiero, la cito, la repito 
lo que mi pecho dice á voz en grito; 
y aunque vé que estoy frito, 
y aunque mucho me irrito, 
y aunque tras ella sin cesar me agito, 
no responde ámis ayes la inhumana... 
y por qué? Porque no le dá la gana. 

(S¿ oye dentro templar un arpa.) 

Mas, es fin instrumento lo que escucho? 

Orlando debe ser. Me alegro mucho. 

(Se emboza , tomando actitud fiera, y escucha.} 

Canto. 

Orl. (Dentro con voz de tenor.) 

Angélica adorada, 
escucha mi canción; 
tu ingratitud destroza 
mi pobre corazón. 

Yo soy el bravo Orlando, 
de Francia paladín; 
por tí atravieso el orbe 
desde uno á otro confín. 

Ay, sí! ay, sí! 
solo por ti! 

HABLADO. 

Fe r. Él es! Hácia aquíviene. Me elimino. 

Váse por la izquierda.) 

ESCENA IL 

Orlando, Ferraguto oculto. Entra Orlando en trage de guer¬ 
rero, con gran espada y una pluma enorme ; t rae un arpa 
muy grande. Entra por la derecha , atraviesa lentamente el 
escenario, deja el arpa arrimada á un bastidor de la iz¬ 
quierda , vuelve al proscenio, estiende los brazos, y dice con 
ademanes trágicos. 

Orl. Apurar, cielos, pretendo, 

ya que me tratáis así, 


—■ 5 —■ 

qué delito cometí 
á Angélica persiguiendo. 

No lo entiendo: 

pero si topo al astút o 

Ferraguto, 

me lo he de beber de uñ trago. 

Fer. ( Asomando la cabeza.yjyQrá. bruto? 

Si lo pillo, lo deshago. 

Orl. Yo á las cabañas subí, 

yo á los palacios bajé, 
y por mas que la busqué 
en ningún sitio la vL 
Ay de mí! 

Pero si hallo á mi rival, 
por su mal, 
le partiré medio lomo. 

Fer. ( Asomando la cabeza.) Qué animal! 

Como salga, me lo como! 

Orl. Tras ella corriendo voy 

como nunca yo corrí; 
aprended, flores, de mí 
lo que vá de ayer á hoy. 

Dónde estoy? 

Aquí que nadie me vé, 
cantaré 

lo amargo de mi pesar. ( Váse dere cha.) 

Fer. (Asomando la cabeza.) 

Ya se fué. 

Yo también quiero cantar. 

(Baja al proscenio ; la orquesta preludia.) 

Canto. 

i 

Fer. ( Con voz de tiple.) Ay de mí! 

(.Retírase por la izquierda y sale Orlando derecha.) 

Orl. ( Con voz de tiple.) Ay de mí! 

[Se retira Orlando por la derecha , y sale Ferraguto por 
l a izquierda.) 

Fer. Sí! (Se retira y sale Orlando.) 

Orl. [Masfuerte.) Sí! 

(Se retira Orlando, y sale Ferraguto.) Sí! 

Fer. (Mas fuerte.) 

(S¿ retira Ferraguto y sale Orlando.) 

Orl. (Masfuerte.) Sí! 

(Retírase Orlando. La orquesta marca el primer com¬ 
pás del andante. Salen Orlando y Ferraguto, cada 



uno 'por su lado, aparentando no verse; se colocan uno 
á cada lado de la concha del apuntador sin mirarse 
y cantan con voz de tiple.) 

Orl. y Fer. (A dúo.) Angélica! 

Angélica!... {Pausa.) 

El amor en mi pecho se anida, 
por tus ojos sin trégua suspiro, 
por hallarte perdiera la vida, 
por tenerte vendiera á mi Dios. 

De la fe que mi pecho atesora, 
una muestra en mis ayes te envió, 
di, por fin, ya que el alma lo implora, 
á quién quieres amar de los dos. 

[A la conclusión del andante se vuelven repentinamente 
uno á otro, como si acabaran de encontrarse; se mi¬ 
ran fieramente , retroceden un paso , avanzan otro , 
aprietan los puños, requieren las espadas , y cantan 
el allegro con gran energía é ímpetu, desalándose 
con el ademan y la mirada. Orlando con voz de tenw\ 
y Ferraguto, de bajo.) 

Dúo. 


Ya que el hado te condujo 
en medio de mi camino, 
aunque lo impida el destino 
de tu sangre beberé. 

Hoy, Angélica adorada, 
tu beldad disputaremos; 
con furor combatiremos 
y la gloria alcanzaré. 

(Amenazándose mutuamente y con rapidez.) 

Orl. Ay de tí, desdichado! 

Fer. Ay de tí, malandrín! 

Orl. Ya tu vida se acaba! 

Fer. Ya llegaste á tu fin! 

Los dos. A luchar, vive Dios! 

A vencer, ó morir! 

{Hacen ademan de precipitarse el uno sobre el otro; dan 
un paso atrás, otro adelante, echan mano á las espa¬ 
das, se acercan, se retiran, dan media vuelta con ra¬ 
pidez, y se ván cada unoá su lado, y mientras la or¬ 
questa termina el último compás , dice.) 

Orí.. Moro, libremos 

por Angélica batalla, 
moriré dando fin á este canalla: 
y después del lance, 
beberé dos cubas 


- 7 — 

del superior licor 
que dan las uvas. 

Fer. Por tu amor, Angélica adorada, 

yo me expongo á morir por tus encantos; 
mañana premiarás servicios tantos; 
y en prueba de que á mí me dá la gana, 
te haré de Pinto y Valdemoro la sultana. 
Mataré á Orlando con valor profundo; 
¡¡¡que haya un cadáver más, 
qué importa al mundo!!! 


CAE EL TELON. 


Jt 'i ' ’(¡7 ') •'! ’i» • ■ ' 0'7 O 5■ r fT O' 


lev .. >h •• fO ; 

; If.V ■ ■ uu ■ ¡ '; -. ¡; 

lÜOiMTitffJ 1:4} .0. -.V/XC* >íf 


• . XI .T JK dALí 

Digitized by the Internet Archive 
in 2019 with funding from 
University of North Carolina at Chapel Hill 



https://archive.org/details/orlandoyferragutOOescr