Skip to main content

Full text of "Coleccion de libros españoles raros ó curiosos"

See other formats




# 




^ 



f >^ 



^'p' 



'- X ^-\ 






o f 



cO 



?^oO 






o & 



-^-Sj4^c--^ 



PC>° < 



5^^|>.^ 



o.- ,« p 



°o ^ 



cOB^'^:^yf^.'^rj:£^^ 



P o? o 






vQ!' 






o'o^, VO^. 









'¿«sb'go • 



A ^^"^^ 









..;.!?;. 









>\ o iS 



COLECCIÓN 



DE 



LIBROS ESPAÑOLES. 

RAROS Ó CURIOSOS. 



TOMO OCTAVO. 



o o'-^ 



0755 



ANDANCAS E VIAJES 



PERO TAFUR 



POR DIVERSAS PARTES DEL MUNDO ÁVIDOS. 



(1435-1439.) 




MADRU) 

IMPUENTA DE MIGUEL GINESTA 

(jiil'.e de Campomancs, núm. 8. 

1874. 



ADVERTENCIA. 



A la diligencia del entendido biblió- 
filo, Sr. Jimene:^ de la Espada y debe 
nuestra Colección uno de sus libros 
más curiosos y el público el conocer 
la obra de Pero Tafur, ilustrada de 
tal modo que hace ver bien claramente 
cuan grande es la laboriosidad é ins- 
trucción de nuestro amigo. 

No merece ciertamente el Viaje del 
noble caballero andalu:^, el olvido en 
que y acia, á pesar de haber sido en su 
tiempo, y dun mucho después, según tes- 
timonio del Abad de Rute y otros escri- 
tores, obra le i da y consultada por los 
eruditos; por eso es mayor hoy nuestra 
satisfacción al darla á la imprenta, 
salvando así de su destrucción total una 
de las crónicas más curiosas é interi- 
santes que nos restan del siglo xv. 



Deseosos nosotros de que sea cono- 
cida por todos obra tan notable, no 
hemos vacilado en hacer un sacrificio 
pecuniario ; y á pesar de que lo abul- 
tado de este tomo nos obliga á divi- 
dirlo en dos volúmenes, el precio es el 
mismo que el de los anteriores de la 
colección. , 

F. DEL V. J. S. R. 




V^uc los anales literarios de un pueblo 
como el nuestro, inquieto, amigo de 
aventuras, y en todo tiempo de correr- 
las lejos de sus hogares, no hayan po- 
dido ofrecer á la curiosidad y á la crí- 
tica, entre las obras producidas desde la 
aurora del romance hasta el descubri- 
miento del Nuevo-Mundo, otra relación 
de viaje que el Diario de la embajada 
de D. Enrique III de Castilla d Ti- 
mur-leng (1403-1406), publicado en 
1 582 por Gonzalo Argote de Molina como 
de Ruy González de Clavijo *, es una 



• Vííasc el art. TAMiRrEoi'E del adjunto Catá- 
logo. 



rareza , debida seguramente á la misma 
causa que relegaba al olvido tan admi- 
rable escrito con la peregrinación extra- 
ordinaria de Benjamin-ben-Jonah de 
Tudela (iiSg-iiyS), mientras del libro 
patrañoso de John de Mandeville se 
hacían tres ediciones castellanas *. Por- 
que antes y después de redactarse ese 
Diario , y dentro de aquel período , no 
faltó quien cuidara de consignar en rela- 
tos análogos el fruto y el suceso de sus 
jornadas por el mundo ; y cuando menos 
dos de ellos han logrado la fortuna de 
subsistir aún en nuestros años. 

Y por cierto que entrambos y cada 
cual por su estilo merecen ver la luz, no 
en desagravio de censurable incuria, mas 
por el grande y verdadero interés que 
tienen hoy por hoy todavía para los lite- 
ratos y geógrafos. 



* Juan de Mandavila. — Libro de las mara- 
villas DEL MUNDO, etc; Valencia, año de Mil y Qui- 
nientos y XXIV. = De las maravillas del mumdo; 
Valencia , por Juan Navarro, 1540 (Nicolás Antonio).= 
Selva delevtosa; s. 1., Año de M. D. xlvij. (Va- 
lencia, por V^icente Rocca)? 



Data el uno aproximadamente de la 
mitad primera del siglo xiv; es anónimo, 
sobrio en la expresión, sencillo en su 
lenguaje, monótono en la frase, desnudo 
de aderezos retóricos y escaso de episo- 
dios que lo amenicen , y trata de todo el 
orbe entonces conocido, comprendiendo 
algunas regiones que se creen descu- 
biertas y transitadas en tiempos muy 
posteriores , á pesar de lo cual , es poco 
extenso (49 fs. 4.''); muchos de sus 
párrafos se reducen á la enumeración 
conforme á itinerario de los poblados, 
montes y rios de una comarca , y por la 
frecuencia con que el autor se dirige á 
sus leyentes en el imperativo sabet, y 
por la simetría de los capítulos, que aca- 
ban todos sin falta describiendo las armas 
ó señales de un señorío, cuya pintura 
sigue á guisa de viñeta final, más bien 
que relación de viaje parece tratado de 
geografía con ribetes heráldicos. Pero esa 
torma singularísima, preferida quizás á 
la común de los itinerarios con el objeto 
de imprimir al libro cierto carácter di- 
dáctico, no oculta la procedencia de los 
materiales reunidos para componerle, ni 



la manera como se acopiaron. Aunque 
el viajero es muy parco en recordar sus 
lances personales ó los hechos notables ó 
curiosos que pudo haber presenciado én 
su largo camino, menciona sin embargo 
alguno que otro , qíie revela á las claras 
la índole y el fondo de su obra. Cuenta 
que «en la cibdat de Gragiona (en el 
África interior y al S. del Senegal) le 
dixeron que allí fueron traídos los gino- 
veses que escaparon de la galea que se 
quebró en Amenuan (costa de Guinea), é 
de la otra galea que escapó nunca sopie- 
ron qué se fizo » ; y luego más adelante 
en Magdasor de la Nubia (Makdashu de 
Ibn Batuta y Magadocia de los portu- 
gueses, hacia el E. de aquel continen- 
te), aque le dixeron de un ginovés, que 
dixeron Ser Leonis, que fuera y en busca 
de su padre, que fuera en dos galeas de 
que conté de susso, é fiziénronle toda 
onrra; é este Ser Leonis quysiera traspa- 
sar el ynperio de Gragiona é buscar á su 
padre, é este emperador de Magdasor 
non le consintió yr, porque la yda era 
d ubdosa, porque el camino es peligroso. » 
Y adviértase que estas informaciones 



vienen en apoyo de mi sentir acerca del 
relato anónimo de dos maneras: la una, 
demostrando con su asunto ser propias 
anécdotas de viaje, y la otra, confirmando 
hechos históricos de importancia: la des- 
graciada expedición de los Vivaldi en 
1287 ^ descubrir un camino de las Indias 
por los mares australes, seguida de la no 
más dichosa acometida por Teodosio 
Doria y dos hermanos de aquel apellido, 
en 1292, y de las cuales, por lo visto, 
aún quedaba memoria por los años de 
1 33o á 40, en que nuestro paisano debía 
visitar, según mi cuenta , aquellas apar- 
tadas y entonces casi ignotas regiones. 

La parte de su itinerario que se re- 
fiere al África es interesantísima. Dos 
veces la atravesó de Occidente á Orien- 
te. Después de recorrer el bajo Egipto y 
reinos de Tremecén, Benimarín y de 
Marruecos, detenie'ndose en algunas de 
sus ciudades principales, tramontando 
por las sierras de la Qu^ia (extremo oc- 
cidental del Atlas) á la Gazula (Djezula) 
embarcóse en Zamatana (?), y á trechos 
navegando, á trechos por la marina, 
llega al cabo de Buyder (Bojador), se 



XII 

traslada á las Islas Perdidas (de Canaria, 
Madera y Azores, pues nombra 25 en- 
tre todas), torna al cabo de Buyder y 
por la Sahara á Mascarrota en el reino 
de Benimarín, retorna al Desierto, v 
desde Dará, paralelamente á la base me- 
ridional del Atlas, se dirige á Dongola, 
en cuyo punto se embarca , y por el 
Nilo abajo, al cabo de sesenta jornadas, 
llega á Alcaara (el Cairo). Continúa á 
Damiata, vuelve á pasar en Ceuta, y 
por tierra sucesivamente en la ciudad de 
Marruecos y en la provincia de Djezula, 
donde (refiere él mismo), «unos moros 
armaron una galeota para yr al rio del 
Oro de que ya conté de suso (y dijo que 
distaba 86o millas del cabo Bojador), 
porque fazen allá grandes ganancias, y 
fuy con ellos por algo que me dieron; é 
partí de la Gazula en la dicha galea, é 
levamos siempre la ribera del mar del 
Poniente fasta que llegamos al cabo de 
No, é dende al cabo de Sant Vin, é dende 
al cabo de Buyder, que ya conté de suso, 
que es toda la ribera desabitada , y lle- 
gamos al rio del Oro (Senegal) que atra- 
viesa toda la Nubia é toda la Etiopia, . 



é andodimos después que partimos del 
rio del Oro muy gran camino guardando 
siempre la ribera, é dejamos atrás las 
Islas Perdidas, é fallamos una ysla muy 
grande poblada de muchas gentes, é 
dezíanle ínsula Gropis, é era bien abon- 
dada de todos los bienes , salvo que las 
gentes eran ydolatrias, é lleváronnos á 
todos ante su rey, é maravillóse mucho 
de nos é de nuestra fabla é de nuestras 
costumbres.... Partimos de la ínsula 
Gropis é tomamos camino contra el Le- 
vante por el mar merediano, é fallamos 
otra ysla que dizen Quyble, é esta ysla. . . . 
es ya en el mar meredional, é es po- 
blada de gentes negros, é dexámosla á 
man derecha é tomamos aprés de la 
ribera, é pares(;ió un monte muy alto 
que dezian Alboch , é fuemos allá , é era 
lodo poblado de muchas gentes , é nas- 
<;ia del un rio muy grande, é era tierra 
muy ahondada, é de aquí se tornó la 
galea y yo finqué allí un buen tiempo»; 
transcurrido el cual , cruzó segunda vez 
el continente desde las costas de Alboch 
á Magdasor en la Abisinia, y tomando 
hacia el N. vino á salir al golfo de Aden. 



XIV 



El que llevaba á efecto estas dos 
asombrosas travesías * era , á juzgar por 
sus propias expresiones, hombre de con- 
dición oscura ó baja, de muy limitados 
conocimientos, y nacido, según él mis- 
mo declara, «en el reynado de Casti- 
lla, quando andaba la era de Christus 
en i3o4, en onze dias del mes de setiem- 
bre » , y probablemente en Sevilla , de 
donde parte para su larga peregrinación, 
y en donde la termina. — De su itinera- 
rio he leido y estudiado tres códices di- 
ferentes del siglo XV ; tengo preparadas 
las notas que necesita y aguardo la oca- 
sión de publicarle. 

La otra relación de viaje de que ha- 
blo al principio de estas líneas, es el 
asunto del presente volumen. Conocíala 
Ambrosio de Morales, quien copia un 
pasaje de ella en su Discurso de la ver- 
dadera descendencia del glorioso Doc- 
tor Santo Domingo (§ F), apuntando 
de paso alguna cosa acerca del autor; 



* Puede juzgarse de su importancia leyendo la obra 
del Sr. Vizconde de Santarem acerca de la primacía de 
los descubrimientos portugueses más allá del cabo Bo- 
jador. 



túvola entre sus mss. Gonzalo Argote 
de Molina, pues figura en el catálogo 
de los que consultaba para la Noblea^a 
de Andalucía; leyéronla, el Abad de 
Rute, al componer su Historia de Cór- 
doba, V el Dr. Alderete sus Antigüeda- 
des de África (L. 4.", cap. 34); la cita, 
cometiendo dos errores, el P. jesüita Al- 
fonso García, en su Historia de Cor- 
doba; la incluye en su Bibl. vet. Don 
Nicolás Antonio, y no obstante, ahora 
se imprime por primera vez. 

Á nada conduciría, aunque supiese 
darla con acierto, mi opinión razo- 
nada sobre un libro tan cerca ya de 
los ojos y del criterio de lectores como 
los de esta Colección ; mucho más 
cuando la exagerada abundancia con 
que pretendo ilustrarle harto dice de 
aquella; pero quizás la hechura desme- 
surada de sus párrafos y las rudezas ar- 
caicas de su lenguaje dispongan por el 
pronto en contra suya , y conviene ad- 
vertir para en tal caso, que bajo tan es- 
quivas apariencias se encubren, llenas 
de novedad aún y de atractivo, las aven- 
turas en Italia, Judea, Chipre, Egipto, 



Rodas, Frigia, Grecia, Tartaria, Suiza, 
Alemania, Flandes y Borgoña, sucedi- 
das por los años de 1435 á 39 á un ca- 
ballero joven, castellano y de la corte 
de D. Juan II, noble, culto, instruido 
y de buen juicio, que, la bolsa re- 
pleta y muy recomendado por el suyo 
á los demás soberanos amigos, viaja 
como le place, hallando distinguido 
acogimiento, aquí del Papa, que le con- 
sulta en negocios políticos , ó del rey de 
Chipre, que le encomienda una emba- 
jada al Soldán de Babilonia, allí del 
emperador de Alemania, que le sienta á 
su mesa, y le concede tres órdenes mili- 
tares, ó del de Grecia, que le llama pa- 
riente, y en todas partes fácil el acceso 
con cualesquier personas y á cualesquier 
lugares, y pasando por cien diversos 
lances , que ni esquiva ni busca , y se le 
ofrecen á menudo, como á quien trata 
de indagar y observar por sí mismo, 
cuanto presenta de curioso, de notable 
ó de extraño el país que visita y sus 
gentes , y se obliga á narrarlo á sabien- 
das y de manera que, aunque agrade, no 
engañe é instruya; cuyo propósito cum- 



XVH 

plidamente desempeña, juzgando con 
dirección y buena fé acerca de los hom- 
bres y las cosas , describiendo con entera 
verdad, amenizando su relato con tra- 
diciones legendarias ó históricas, y ani- 
mándole con la acción de sus propias 
aventuras , para lo cual le dan la mano 
la llaneza, desembarazo y buen humor 
de su estilo, desaliñado muchas veces, 
y á ratos franco y suelto en demasía. 

Más necesarias y oportunas que el 
prospecto analítico del libro, fueran en 
este sitio las noticias, que de seguro se 
desean, de la vida , sujeto y circunstan- 
cias de su autor; pero cuantos medios he 
puesto, para aumentar con otras nuevas 
las pocas conocidas, han sido de un efecto 
casi nulo. Fuera de cierta especie que 
encuentro en la citada Historia del 
P. Alfonso García, y acepto dudosamen- 
te, en razón de su enlace con otras en mi 
concepto falsas, sólo he sacado en lim- 
pio, que de estas Andan<^as é viajes, y 
muy deprisa, tomó el cronista Morales 
sus apuntes biográficos sobre Tafur, y 
que D. Nicolás Antonio se equivocó al 
trasladarlos á su Biblioteca, añadiendo 



XVIII 

que Argote de Molina lo elogia en su 
Nobleza de Andalucía, pues ni lo nom- 
bra una sola vez en el discurso de la 
obra, ni comprende siquiera el de nues- 
tro viajero en los claros linajes andalu- 
ces. De suerte que, adelantando ahora 
algunos datos esparcidos en su mayor 
parte por la relación que va á leerse, 
hago bien poco. 

Pedro Tafur descendía, con efecto, 
por línea masculina del Pedro Ruiz Ta- 
fur que con Martin Muñoz y Ruiz de 
Argote sorprendió la Axarquía de Cór- 
doba *; pero aunque allí -tuviese vecin- 
dad y hacienda y de allí procediese su 
abolengo , contra la unánime opinión de 
cuantos de él sé ocupan , era natural de 
Sevilla **. Sus muchas amistades con 
personajes sevillanos y ricos y principa- 
les genoveses , indican qUe había pasado 
sus juventudes, y quizá su niñez, en 
aquella ciudad , y por los términos en 
que se expresa respecto del Maestre de 
Calatrava D. Luis de Guzman , parece 



V. PuYZ Tafur (Don Pero). 
V. p. 78, r. 9 



XIX 



que fué criado en la casa de este mag- 
nate , bajo cuyas banderas militó en 143 1 
V 32, cuando se hallaba por frontero 
en la de Jaén; así como de haber ne- 
cesitado licencia real para su viaje, y 
de la honra con que lo hizo se deduce 
que era familiar de Don Juan II antes 
de emprenderlo. Hubieron de interve- 
nirle algunas dificultades desde que lo 
proyectó hasta que pudo ponerlo por 
obra; ausentóse de España, al cabo, 
hacia el mes dé noviembre, probable- 
mente del año de 1435, y volvió entre 
marzo y abril de 1439. Después de su 
regreso, al decir del P. Alfonso García, 
contrajo matrimonio en Córdoba con 
Doña Francisca de Aguayo , de la cual 
tuvo, entre otros hijos, á Doña Cons- 
tanza Tafur, «que le llamaron la Tamor- 
lana » , sin duda porque su padre fué 
'«embajador del rey D. Juan II al Gran 
Tamorlan, cuyo viaje anda impreso». — 
Ahora sólo falta averiguar si Tafur era 
tan esposo de Doña Francisca y tan pa- 
dre de Doña Constanza como embajador 
al Tamorlan y autor de ese viaje im- 
preso, donde el menos lince adivina el 



Diario atribuido á Clavijo. — Continuó 
nuestro buen caballero residiendo largos 
años en su casa de Córdoba, y transcur- 
ridos catorce ó quince después de su 
vuelta en España, y allá por los tres que 
median entre la muerte de su amo Don 
Juan II de Castilla (1453), y la de Ladis- 
lao el Postumo de Hungría (1457), acabó 
de ordenar y pulir sus Andancas é via- 
jes. Ignoro cuándo murió, pero sospecho 
por las genealogías de su apellido, que en 
él se consumieron los Tafures, nietos 
varones del Pero Ruiz conquistador de 
Córdoba. Juan de Carasa Zapico, cordo- 
bés, que escribía por el primer tercio del 
siglo XVI, titula así el capítulo de los Ta- 
fures en su Nobiliario: «De los caballe- 
ros hijos-dalgo que se llamaron y llaman 
Tafures, y de los cuales han quedado 
muy pocos en estos reinos ; » y añade en 
el texto, «que fueron muy principales 
y 24 de Córdoba, y andando los tiempos, 
el mayorazgo y casa deste linaje vino á 

poder de hija , y los que agora son, 

están todos imposibilitados de bienes de 
fortuna, aunque ricos de virtudes y no- 
bleza.» El mayorazgo pasó álosMexía, ó 



XXI 



Mesía Carrillo, Marqueses de la Guar- 
dia y de Santa Eufemia. 

No han alcanzado mejor éxito que 
mis averiguaciones de la vida y persona 
de Tafur, las diligencias practicadas en 
busca del autógrafo de sus Andancas, ó 
siquiera de algún traslado coetáneo. Esta 
primera edición se hace por una copia 
en 91 fs., 54 í^*' letra de los comienzos 
del siglo XVIII, que procede de la librería 
del Colegio mayor de S. Bartolomé de 
Cuenca en Salamanca , y hoy se guarda 
en la sala 2.*, est. J., pl. 4 de la an- 
tigua Biblioteca patrimonial. Sin em- 
bargo, aunque relativamente moderna, 
la considero fidedigna, porque conserva 
mucha parte de la ortografía é intac- 
tas la irregular puntuación y formas 
de lenguaje usuales y corrientes á me- 
diados del siglo XV ; y retrata además 
perfectamente el estado del códice de 
donde se sacó, indicando con series 
de puntos los claros que en él había 
por omisión de una ó varias palabras ó de 
linfas enteras , ó sus deterioros por inju- 
rias del tiempo ó de manos inadvertidas 
ó culpables. De estas últimas indicacio- 

b 



é' 



XXII 



nes parece colegirse que estaba escrito á 
dos columnas; que carecía del tercio su- 
perior de la primera hoja, sobre la cual 
iba, de un lado el título de la obra y una 
mitad del prólogo, y del otro lo res- 
tante de éste; que se encontraban ile- 
gibles en la segunda algunos de los ren- 
glones del principio del texto; y que 
había perdido la postrera , pues la co- 
pia se halla sin concluir, y calculando 
lo que falta, por la extensión que ocu- 
pan en el Diario de los embajadores 
de D. Enrique las jornadas de regreso 
á España desde Sicilia, no llenarían las 
de Tafur desde Cerdeña á las costas ga- 
ditanas arriba de una página. Tanto 
él como el cronista de la embajada pasan 
muy á la ligera por los parajes una vez 
visitados y descritos. 

Haré notar dos circunstancias refe- 
rentes al ms. de la Bibl. patr. Es una 
de ellas, que en el índice de los del Co- 
legio de S. Bartolom.é, impreso al fin de 
la Historia de ese establecimiento, no 
constan las Andanzas é viajes ni otra 
alguna producción de Tafur, mientras 
que en cierto catálogo manuscrito de 



XXIII 



esas mismas obras * , y bajo el nombre 
de nuestro viajero se halla un Tratado 
de expolios de prelados y frutos de 
iglesias sede vacante del reyno de Si- 
cilia etc.; lo cual prueba, en mi con- 
cepto, — y aparte de un error de copia, — 
que la empleada en esta impresión no 
entró en la librería del Colegio de San 
Bartolomé hasta después de 1661, año 
de la edición de la citada Historia. La 
otra circunstancia , que puede ser indi- 
cio del paradero del códice original de 
nuestra copia, consiste en la letra, idén- 
tica á la de un traslado del Nobiliario 
de Carasa Zapico que perteneció al ge- 
nealogista Alfonso Guerra, y única, así 
entre los documentos que fueron de 
ese señor, como en los manuscritos del 
Colegio. ¿Sería mucho suponer que ha- 
biéndose copiado fuera de Madrid y de 
Salamanca por un mismo sujeto dos 
obras compuestas en Córdoba, se copia- 
ron en la patria ó residencia de sus 
autores? 

Al acomodar el texto manuscrito á 



* Existe en la Bibl. de la Ac. de la Hist. 



XXIV 



las condiciones de una publicación como 
la en que figura , he introducido las re- 
formas que consiente una copia no ajus- 
tada del todo á su original , y hecha al 
cabo de doscientos años , regularizando 
su ortografía, sin apartarla, en lo posible, 
de la común del siglo xv, y corrigiendo lo 
que cabía corregir de los descuidos evi- 
dentes del copista. Señalárselos al lector 
uno por uno y en los lugares donde se 
cometieron , sería trabajo fastidioso y de 
escasa utilidad ; creo que baste con ad- 
vertirle de que los yerros enmendados 
son los que afectaban á los artículos, 
preposiciones, conjunciones, etc., ú 
otros tales fáciles de reconocer. Lo que 
sí he procurado indicar oportunamente, 
es cuándo se suplen la palabra, palabras 
ó renglones que faltan en los claros de 
la copia. 

Precisado á descubrir por los acon- 
tecimientos históricos las fechas de un 
viaje bastante largo , en que á lo sumo 
se apuntan de cuando en cuando los me- 
ses, estaciones , ó determinadas fiestas ó 
épocas del año, he tenido que empren- 
der una tarea, que yo creía prolija, pero 



XXV 

fácil, dados la importancia y número de 
los episodios de aquella índole que en él 
se consignan, y la multitud de persona- 
jes que Tafur menciona, conoce ó re- 
trata; pero no ha sido así: lejos de eso, 
la narración del caballero sevillano me 
ha proporcionado diversas ocasiones de 
convencerme de las inmensas dificulta- 
des, de la imposibilidad, á veces, que 
impiden la concordancia perfecta ó 
aproximada de documentos considera- 
dos como base de nuestra historia, y de 
que lo propio sucede al compulsarlos 
con las crónicas y anales extranjeros. En 
prueba de ello diré, que no he podido 
fijar con certeza el año de la partida de 
Tafur, suceso relacionado con el sitio 
que puso á Gibraltar el segundo Conde 
de Niebla y le costó la vida, é inmediato 
á la rebelión de Genova contra Felipe 
María Visconti , duque de Milán , y á la 
conquista de Gaeta por D. Alfonso V, el 
Magnánimo. Ahora bien, bueno ó malo, 
me ha parecido que debía manifestar ese 
trabajo de investigación, siquiera fuese 
en apoyo de mi anterior aserto; y como 
el campo es algo vasto , y al tiempo de 



XXVI 



averiguar las fechas, necesitaba recoger 
noticias de ciento setenta y nueve per- 
sonajes de todas categorías y naturele- 
zas, de gran copia de monumentos, obje- 
tos de toda clase y lugares geográficos, 
y persuadirme además de la veracidad ó 
exactitud del viajero; al estímulo aquí 
de la importancia de un asunto, allá de 
la novedad ó rareza de los datos, dejando 
correr la pluma, poco avezada á seme- 
jantes correrías, he venido á encontrar- 
me al fin de la tarea con un montón de 
anotaciones, que, al verlas, después de 
concluidas , tan difusas , tan superfinas y 
excediendo el texto á que van subordi- 
nadas, dudo mucho de haber salido airoso 
de mi empeño. Por fortuna , y gracias al 
excelente sistema adoptado en las publi- 
caciones de esta Colección, el lector 
puede ahorrarse las páginas postizas , y 
disfrutar sin estorbos de acotaciones y 
llamadas la sabrosa relación de Tafur. 
No haré punto en estas advertencias 
preliminares, antes de expresar, como 
debo, en primer térmito, mi recono- 
cimiento á los Sres. Marqués de la Fuen- 
santa del Valle y D. José Sancho Rayón, 



XXVII 



mi antiguo y buen amigo, por haber ad- 
mitido entre sus libros raros ó curiosos 
el de nuestro olvidado peregrino andaluz, 
á pesar del trabajo que le sigue. Oblí- 
ganme también á una sincera gratitud 
las bondades del Sr. D. Juan Facundo 
Riaño, de los Sres. Nogués y Cou- 
pigny, bibliotecarios del Congreso, y 
del Sr. D. Manuel de Goicoechea, en- 
cargado de la biblioteca de la Academia 
de la Historia, sin cuyo auxilio faltarían 
muchos de los datos interesantes en 
mis notas y catálogos. Excuso decir, 
por último, que he oido los consejos del 
Sr. D. Pascual de Gayángos. ¿Qué libro 
castellano de los viejos sale á luz ó re- 
nace hoy en dia sin la consulta , cuando 
menos, del primero y más literato de 
nuestros bibliófilos? 

M. Jiménez de la Espada. 



CT^Srs^g^^Sro 




Comienza el prólogo dirigido al muy no- 
ble É MUY VIRTUOSO SEÑOR D. FERNANDO DE 
GUZMAN, COMENDADOR MAYOR DE LA ORDEN DE 
CALATRAVA, COMPUESTO POR PERO TAFUR SOBRE 
EL TRATADO QUE ESCRIVIÓ DE SUS ANDANCAS É 
VIAJES, POR DIVERSAS PARTES DEL MUNDO ÁVIDOS. 

El estado de cavallería , o muy virtuoso se- 
ñor, OVO siempre comience, más cierto é 
más duradero que de otra cosa, de la vir- 
tud, porque el tal exer^i^io es mas apropiado á 
los nobles, é la nobleza tiene á la mesma virtud 
por mayor é mejor fundamento. É tanto tiempo 
puede alguno ser dicho noble, quanto siguiere 
las costumbres de otros sus antecesores, los 
quales, non se apartando de actos virtuosos, mas 
dando algún buen principio por luenga conti- 
nuación de proeza, meres^ieron ser cabeceras é 
governadores de muchos 

interviene es visitar tierras extrañas; porque, de 
la tal v¡sita9Íon , razonablemente se pueden con- 
seguir provechos cercanos á lo que proeza re- 
quiere, ansí engrandeciendo los fijosdalgo sus 
corazones donde sin ser primero conestidos los 
intervienen trabajos y priesas, como deseando 

I 



mostrar por obras quien fueron sus anteyesores, 
quando solamente por propias fazañas puede ser 
déllos conocedora la jente estrangera. É no me- 
nos porque, si acaes^efazer retorno después del 
trabajo de sus caminos á la provincia donde son 
naturales, puedan, por la diferencia de los go- 
vernamientos é por las contrarias qualidades de 
una nación á otra, venir en conoscimiento de lo 
más provechoso á la cosa pública é estableci- 
miento della, en que principalmente se deben 
trabajar los que de nobleza no se querrán llamar 
enemigos. É yo, ávido respeto que, allende de 
otras causas, la tregua fecha entre nuestro señor 
el rey Don Juan é los moros nuestros naturales 
enemigos, me podía dar lugar é otorgar tiempo, 
para que yo visitase algunas partes del mundo, 
en su execu^ion e fecho el comienco del viaje. . . 



é querría adelgazar lo que grosero fallase. É 
como por ser de vuestro parentesco é casa , é 
non menos por aver conoscimiento, que los tales 
compendióse todas otras escrituras, con buen 
ánimo á vos ofres^idas, vos son agradables é 
á vuestro gentil espíritu reposan de muchos tra- 
bajos é ansias, que nuestros tiempos, non poco 
nublados, en él non sin causa ponen; por ende, 
mi muy noble señor, plégavos leer mi tratado, 
oyr mis trabajos en diversas partes del mundo 
ávidos, é rescibir con amor este pobre presente, 
con el qual non dubdaré, segunt lo que de vues- 
tra verdadera nobleza conosco, avréys algunas 
vezes deporte, mayormente considerada la grant 
devo9Íon, que en vos agradar siempre, ovo é 
avrá quien lo envía. 




Fezimos vela é salimos del puerto de 
Barrameda; é yo yva en una nao de 
Gallicia, por quanto yo estava ya apa- 
rejado para mi partida é non tenía cavallos 
nin las cosas nescesarias para acompañarlo 
por la tierra. E aquel dia é la noche si- 
guiente navegamos, é doblamos el cabo de 
Trafalgar, é entramos por el estrecho, é 
amanes;¿imos sobre la punta del Carnero, 
que es en la entrada de Gibraltar, é surgi- 
mos (^erca de la villa, é fallamos muchos 
navios otros é una galea del Rey, que todos 
yvan con el conde. É fallamos al conde 
de Niebla, que tenía real fasta media legua 
de Gibraltar, en que terníe mil é docientos 
decavalloé cinco mil peones; é ai estaba 
su fijo con él; é ya decendí en tierra c 
fui ver al conde; é agradesv^ióme mucho 
mi venida, é maravillóse cómo yo avía 
podido venir segunt la dolencia avía te- 
nido. E allí tuvo consejo con esos cava- 



4 AND ANCAS E VIAJES 

llenos é les dixo la causa de su venida fasta 
allí, que él non lo avía publicado. É el 
fecho era este: que le avían dicho que 
en Gibraltar non avía diez onbres de pelea, 
é que para defender tan grand cosa non 
eran bastantes ni aun mili, é que la podíe 
tomar á salto. E ordenó de poner toda la 
jente de cavallo por la entrada que es por 
la tierra firme , é él con la gente darmas 
combatir por cerca de la ataracana, á la 
parte del monte por do el rey Don Al- 
fonso entró, é su fijo Don Juan comba- 
tiese la torre del Tuerto, que es en el 
monte; esto por la mar; é los viscaynos 
con sus naos é la galea el Casal de Gino- 
veses, que es en la punta en cabo de todo 
el monte. É ansí ordenado todo, otro dia 
siguiente, después de oyda missa, cada 
uno se puso en aquello que estava orde- 
nado. E partimos, é fuemos contra la 
villa, é decendimos en tierra todos con la 
menguante, é fuemos contra el muro, 
aunque este dia non llevávamos pertre- 
chos , porque fué como una vista á ver qué 
gente saldría á la defensión; pero en tal 
manera nos allegamos al muro, que luego 
nos mataron quinze ó veynte onbres; é 
estuvimos tanto en el fecho, non mirando 
como la mar crescía ya, que estávamos 
en el agua fasta la rodilla; é como non 



DE PERO TAFUK. 5 

podíemos fazer nada, por mengua de non 
aver levado reparos, el conde mandó tocar 
á retraher a la mar, é la gente se retraxo 
á las barcas, é el Conde quedó en los pos- 
treros recogiendo su gente. E quando él 
se fué por recoger en la barca postrera, é 
fasta diez ó doze cavalleros con él, que 
avíen quedado en tierra, los moros, como 
los vieron pocos é todos los otros retráy- 
dos , é non se avía dado orden , al reco- 
ger de la gente, que pedieran quedar 
ballesteros, é con truenos é culebrinas de- 
fendieran á los moros que non llegaran 
á la playa, mas como todos se tiraron á 
la playa del agua é aquella fué la postrera 
barca, los moros salieron á cavallo fasta 
veynte, é otros tantos peones, é como se 
recogieron á galope, seyendo la barca pe- 
queña é el peso grande , óvose de trastor- 
nar, é allí se anegó el Conde con todos 
aquellos que con él se recogieron. É ansí 
en los otros combates ovieron todos asaz 
iravajo, fuera aquellos que quedaron en 
tierra á cavallo, que non tenían con quien 
contender. É ansí tristemente con la per- 
dida de un tan noble señor, ansí los de la 
mar como los de la tierra, nos volvimos 
ú Castilla á Sant Lúcar do aviamos parti- 
do. Este Gibraltar es una fortaleza muy 
buena é muy señalada en el mundo, por 



o ANDANCAS E VIAJES ^ 

que está á la boca del estrecho donde se 
parte el mar Océano con el mar Mediter- 
ráneo, é es en tierra muy abundosa. La 
villa tiene la entrada de la tierra firme, 
que es bien angosta, é de allí al cabo del 
monte ay cerca de una legua, muy bien 
•murado, de dentro de huertas é viñas é 
buenas aguas, é todo llano á la ribera del 
mar; de la otra parte una roca tan alta, 
que paresce que llega á las nuves, muy 
enfiesta, é aunque paresce de la otra parte 
del poniente, mucho más se muestra de 
la parte del levante. Tiene puerto muy 
seguro, que es una entrada que la mar 
faze por allí entre la tierra fasta las Alge- 
ciras, que ay tres leguas, é en todo aqué- 
llo ay buenos surgidores. Como salimos 
de allí, venimos por el estrecho avista de 
Tarifa é á vista de Cáliz é de otros luga- 
res de la costa, é entramos por el puerto 
de Barrameda á Sant Lucar, é allí nos res- 
cibieron non con aquella alegría que avia- 
mos partido. E yo aderescé mis cosas 
como las tenía aparejadas, é metíme en 
una carraca de Gerónimo de Voltajo, que 
estaba con otras dos, una de Esteban Do- 
ria, é otra de Gerónimo Doria, todas de 
Genova, é avíen tomado gentes para su 
defensión por rezelo de los catalanes; é 
aun los mesmos ginoveses que estavan en 



UE PERO TAFUR. 7 

Sevilla, todos los más fueron en ellas, por 
que Uevavan muy grant riqueza. É fezi- 
mos vela del puerto de Cáliz, é fuemos á 
la parte de la Berbería á una villa que 
llaman Arzilla, donde ellos avían de dexar 
é tomar ciertos cargos. Esta villa está á 
la parte del cabo Despartel, que es de la 
señoría del rey de Fez, é estava entonce 
por capitán un cavallero moro que llama- 
van Calabencala. Este lugar es muy abun- 
doso, pero más de carnes é de gallinas 
que de otra cosa. Estovimos ai tres dias, 
é fezimos vela, é entramos por el estrecho 
de Gibraltar, é era ora de viespras quan- 
do vimos venir dos velas muy grandes, é 
volvimos á surgir sobre Tánjar, pensando 
que aquellas fuesen de catalanes; é ellas 
pasaron la vía de Cáliz. Otro dia parti- 
mos de allí é fuemos en par de Cepta; 
é allí supimos de una nao de vizcaynos 
como aquellas dos carracas eran de arma- 
da é venían de Genova á acompañar á 
estas otras tres. É fuemos á surgir sobre 
^epta, é decendimos en tierra; é luego 
tomaron una caravela é escrivieron á Cá- 
liz á fazerlo saber, como ellos estaban allí 
esperándolos , ó á lo menos los fallarían en 
Málaga, porque avían ai de tomar é dexar 
ciertos cargos. É estuvimos este dia en 
^epta, é yo anduve mirando la cibdat é 



8 ANDANCAS É VIAJES 

fuera della, la cual me paresció mucho 
bien , é muestra aver seydo grant pueblo; 
é sin duda si el rey de Castilla la seño- 
rease é se presciase de noblecella , segunt 
el sitio donde está, sería una de las no- 
bles cosas del mundo. La tierra es comu- 
nalmente abundosa, aunque es tierra ás- 
pera é de muchas montañas; pero tiene 
buen puerto é muchas tierras, é frutas, é 
aguas. La cibdat es asaz fuerte en aquello 
que ha quedado; tiene al un canto enci- 
ma de la montaña una sierra cercada de 
muro que dizen el Alminan, edificio bien 
singular si estuviese como devía. En es- 
tas sierras de Cepta se crían más leones 
reales que en parte del mundo, é puer- 
crespines, é xímios, é oncas, é ossos, é 
puercos infinitos ; é dizen que en la parte 
de África es dubda aver cosa tan alta é 
tan montañosa; é esto dizen que se faze 
por la vecindat que tiene con el poniente 
por la parte del estrecho. Partimos de 
Cepta , é dexando á man derecha la parte 
de África é tomando á la siniestra la de 
Europa, desembocamos del estrecho junto 
con el monte de Gibraltar é salimos en 
la mar larga, é fuemos costeando fasta 
surgir sobre el esplaja de Málaga, cibdat 
del reyno de Granada; é allí decendieron 
los mercadores en tierra é dexaron sus 



DE PERO TAFUR. 9 

cargos, é tomaron otros; é estovimos aquí 
nueve dias, é aquí vinieron las carracas 
que avían pasado de armada, é metieron 
la gente en nuestras naos, é tomaron de 
allí mercadurías , é volvieron á Cáliz á to- 
mar más é pasar en Flandes. En estos 
nueve dias non fazía otra cosa si non mirar 
la cibdat de Málaga, la qual me páreselo 
mucho bien, ansien el asiento donde ella 
está, aunque no tiene puerto, como en la 
tierra, aunque estrecha para pan, pero 
buena eso que es; de huertas é frutas non 
cabe dezir; cibdat llana, comunalmente 
murada; dos castillos al un canto en una 
altura, que por una calle murada van 
del uno al otro; á este llaman Gibralfar; 
i^ibdat muy mercadantesca; é si fuese 
nuestra mejor sería , lo que non faría 
ningunt lugar de los moros, porque en- 
trarían mucnas cosas de nuestra tierra; 
la mar se llega fasta el muro, por ma- 
nera que una flota de galeas podría poner 
plancha en tierra llana; é por la parte de 
la mar es más flaca, aunque por la tierra 
es más fuerte; ay gente mucha, pero más 
de mercaduría que de guerra usada. Des- 
pués de nueve dias los ginoveses, reco- 
gido lo suyo, armaron sus naos é pusié- 
ronse en punto, porque avían de costear 
de cabo á cabo toda la señoría del rey de 



lO ANDANCAS E VIAJES 

Aragón. É fezimos vela, é fuemos por 
toda la costa del reyno de Granada á vista 
de Salubreña, é de Almuñécar, é de Al- 
mería fasta Cartagena, que es en nuestro 
reyno; allí entramos en el puerto é estu- 
vimos un dia por saber nuevas de catala- 
nes. Este es uno de los mejores puertos 
que yo creo que ay en el mundo, é una 
villa buena. Partimos de allí é entramos 
por la costa de Aragón á vista de Éllchen 
é de Alicante fasta cerca de Valencia, é 
allí ovieron consejo de apartarse de la 
tierra é meterse á la mar; é otro dia, de- 
xando la tierra, fuemos sobre la ysla de 
Ybica, que es del rey de Aragón. E con- 
tinuando nuestro camino, dexando á Ca- 
taluña é á Barcelona á la mano ysquierda, 
pasamos por las yslas de Mallorca é Me- 
norca, que son del rey de Aragón, é en- 
tramos por el golfo de León , que ansí se 
llama á la yda, é á la venida le llaman de 
Narbona. É un dia á ora de viespras me- 
tióse tan grant fortuna en la mar, que 
toda aquella noche corrimos con ella, é 
otro dia fué muy más fuerte, en manera 
que las dos carracas mayores fueron árbol 
seco la vía de Cerdeña, que turó dos me- 
ses que non sopieron dellas, é la nuestra 
sostuvo la vela maestra, aunque poco de- 
11a, é todavía teniéndose á la parte de 



bE PERO TAFUR. í I 

ysla de Tab, que llaman, cerca de Pro- 
henv^ia. É este dia con la noche siguiente 
pasamos muy grandíssimo peligro é tra- 
bajo é corrimos tanto, que otro dia fuemos 
sobre Nica de Prohencia, é era viespra 
de pascua de Navidat; é allí surgimos é 
reparamos las velas. É partimos de allí, c 
fuemos á Saona, una gentil cibdat de Ge- 
nova, é estovimos el dia de pascua; é otro 
dia fezimos vela, é tierra á tierra nos fue- 
mos por la ribera de Genova, que son 
quarenta millas fasta la (jibdat, la más 
fermosa cosa del mundo de ver; á quien 
non la conosce paresce que todo es una 
(jibdat, tan poblada es é tan espessa de 
casas. É entramos en el puerto de Genova 
fasta el molle, é fuemos alegremente res- 
bebidos ansí de onbres como de mugeres, 
pero tales avíe que tristes por el fecho de 
las carracas, que non sabíen que sería de- 
llas; é allí defendimos, é ante de entrar 
en la cibdat fuemos media legua de allí 
á Nuestra Dona que Corona, que ansí lo 
aviamos prometido en la fortuna del mar; 
é venimos á la cibdat, é ya tenía yo una 
posada por quinze dias que avía de estar 
allí, é fuíme á reposar bien cansado, é 
enojado, é mareado, é quito de toda ufa- 
nía. Aquí fué la primera vez que comen<^é 
á conoscer á Dios, é estuve aquí ciertos 



12 ANDAN^i^AS E VIAJES 

dias pleyteando con unos mercaderes , que 
non me acudíen con el cambio que en 
ellos tenía; pero el Duce é muchos de los 
señores de la tierra me onrraron é favo- 
rescieron mucho, é me fizieron pagar todo 
lo mió con la costa doblada que allí avía 
fecho. Esta cibdat es muy antiquíssima, 
dizen que la pobló lánus, príncipe de 
Troya , después que vino de la destruycion 
della. E bien paresce fecha de mano de 
onbre vencido, que la asentó en una muy 
áspera montaña sobre la mar, é todas las 
casas son torres de quatro ó cinco sobra- 
dos ó más, é muy angostas las calles, é 
muy ásperas entradas; la tierra muy flaca 
de todos mantenimientos, pero gente muy 
industriosa, tanto, que lo acarrean por 
el mundo muy abundosamente é como si 
nasciese lo tienen. Tiene buen puerto de 
un moUe con una torre con un faraón, que 
arde toda la noche, é de la otra parte del 
puerto, otra torre muy alta con otro fa- 
raón, porque se conosca la entrada del 
puerto; todo esto fecho á grandíssima 
costa; monesterios muy notables, yglesias 
ansí mesmo; la yglesia mayor, que se llama 
Sant Juan Lorence, muy notable, espe- 
cialmente la portada; aquí tienen ellos el 
Santo Vaso, que es de una esmeralda, 
maravillosa reliquia. Esta cibdat con todo 



DE PERO TAFUR. I 3 

SU patrimonio se rigeá comunidat, é, por 
su industria é saber, en la tierra firme 
tiene muchas cibdades é villas é casti- 
llos, é en la mar muchas yslas; tiene á 
Cyjo é á Metellin, en la ysla de Chypre 
tiene una cibdat que llaman Famagosta, 
que ellos ganaron quando prendieron al 
rey de Chypre é lo truxeron allí á Genova 
á él é á su mugen; é su padre deste Rey 
allí nasció en la torre del faron, é ovo. 
nombre lánus porque nasció en Genova. 
Estos tienen junto con Costantinopla una 
^ibdat que llaman Pera, é en fin del mar 
Mayor una cibdat que llaman Cafa, de 
pueblo tanto c medio más que Sevilla, é 
en el mar de la Tana tienen castillos, é 
otros en la Turquía. E es gente muy pu- 
jante por la mar, mayormente sus carra- 
cas son las mejores del mundo, é si non 
fuese por los grandes vandos que antigua- 
mente ovo é ay entrellos, su señoría se 
avría estendido más por el mundo; é es 
gente de grant industria é poco viciosa, 
mayormente en los deleytes , que non es la 
tierra dispuesta para ello; riquíssima gente 
é bien ordenada, fasta en los traeres se 
tiene manera que ninguna persona allende 
de lo necesario non trayga cosa rica, si 
non pechará por ello; es gente muy fer- 
mosa de color, pero non de faziones; son 



14 ANDANCAS E VIAJES 

muy crescidos ellos é ellas, é toman á las 
mugeres por medida, é la que más alta es 
con menos dote la resciben; las viudas 
cntrellos non toman segundo marido, é 
si le toman á gran peoría suya. Esta (^ib- 
dat, en los vandos que ovieron , con la una 
parte entró el duque de Milán por señor, 
é estando yo allí, se revelaron contra el 
Duque é le mataron un capitán suyo que 
teníe allí, que llaman mícero Lopicin de 
Alasar, é derribaron el castillo que estava 
en canto de la cibdát. Allí me mostraron 
la mala paga do estavan presos aquellos 
cavalleros que fueron presos con los re- 
yes de Aragón é de Navarra. En este mar 
de Genova non se cría pescado , sino muy 
poco. Sin duda segunt el apartamiento 
que fazen los ginoveses por el mundo de 
sus mugeres, si en otras naciones fuese, 
grant daño avría en la castidad dellas, 
mas ellas se precian tanto de su bondat, 
que apenas se falla muger fallada en adul- 
terio, é donde se fallase, en ningún caso 
pasaría sin pena de muerte. 



Partí de Genova é fui por su ribera 
ansí de casas poblada fasta Gestre de 
Levante, é de allí fui á Puerto Véne- 
ris, que aquel dia se avía revelado contra el 



Dfe PERO TAFUR. I5 

duque de Milán é contra el rey de Aragón, 
que el duque de Milán lo avíe dado al 
rey de Aragón; ees un puerto muy bueno 
con una ysla delante que le faze muy 
grande abrigo; una villa muy fuerte con 
dos castillos, uno á un cabo é otro á otro; 
é de allí fuemos al Especia, una gruessa 
villa de Genova; é de allí á Leríchen, que 
es una grant fortaleza del rey de Aragón; 
é desde ai á Piedra Santa, é á ora de 
vLespras llegamos sobre Liorna, puerto 
pissano. É viníe de Nápol el conde de 
Módica con catorze galeas é prendiónos, 
é metió al remo todos los ginoveses que 
allí viníen en aquella fusta, éá mi fizóme 
mucha honor, é queríeme dexar yr luego, 
salvo porque algunos cavalleros catalanes 
le dixeron, que me vería en grant peligro 
con la gente de armas que estava en tier- 
ra, que eran del conde Francisco, é es- 
tava en favor de los ginoveses, que en- 
tonce era capitán de florentines ; é allí 
supo el conde de mí como puento Véne- 
ris era revelado al rey de Aragón, é como 
Nicolao Pichilino estava con gente de 
armas cerca de ai ; é volví con él á Lerí- 
chen, é fallamos el castillo á buen recabdo 
é la villa revelada, é robáronle, é fueron 
al Especia por mar é por tierra, é á Puerto 
Véneris, é non les pedieron entrar, mas 



I o ANDANCAS E VIAJES 

robáronles el campo; é allí el señor conde 
de Módica é Nicolao Pechilino me envia- 
ron á Puerto Véneris é me dieron quatro 
prisioneros ginoveses porque fuese mejor 
tratado. É partíme dellos , é fui á Puerto 
Véneris, é ya me conoscían allí, é busqué 
una fusta, é partí de allí é fui á Liorna, é 
de allí entré por la rivera de Pisa fasta la 
cibdat; é pueden entrar galeas con cre- 
ciente fasta allí. Esta cibdat de Pisa fué 

i i 

antiguamente muy poderosa é muy rica, 
é señoreava muchas tierras, ansí en la 
tierra firme como yslas en la mar, é 
agora es sub jugada de florentines, de quien 
ellos eran señores. 



Partí de Pisa é fui á Florencia, diez 
leguas de allí, por muy buena tierra 
de lavor y de pan, é buenos lugares 
gruessos en el camino, pero despoblados 
por las guerras contra Pisa; é llegué á Flo- 
rencia, cibdat muy grande é muy rica, é 
muy fermosa de fuera é de dentro, asen- 
tada en un llano, é grandes arravales de 
cada parte, una rivera por medio que va 
fasta Pisa ; é desta cibdat non escrivo más 
largamente porque adelante se dirá. 



HE PERO TAFUR. J/ 

Partí de Flo^en^ia é fui por las Alpes 
de Pystoya por muchos é buenos lu- 
gares fasta llegar áBoloña,do fallé al 
papa Eugenio; é allí resceví grant honor de 
los castellanos que allí estavan ansí perla- 
dos como cavalleros, los quales me acom- 
pañaron quando fui á demandar licencia al 
Papa para yr á lerusalem ; é me la dio , é su 
bendición, é me dio bula de absolución 
plenaria en el artículo de la muerte; é es- 
tuve aquí quinze dias, reposando é miran- 
do las fiestas que fazían ansí los cortesa- 
nos como los cibdadanos; esto era en 
medio del invierno, quando ellos acos- 
tumbran fazer todas sus fiestas é ayuntar 
casamientos. Esta cibdat se cuenta en la 
Lombardía, é es cibdat muy gruessa, ansí 
de pueblo como de mantenimientos, é por 
esto le llaman Boloña la gruessa; es muy 
bien encasada, é muy gentiles calles, muy 
buenos mesones, muy buenas yglesias é 
monesterios, entre los quales está el mo- 
nesterio de Santo Domingo Pedricador, é 
su cuerpo del mesmo enterrado. É por 
quanto este bien aventurado fué natural 
de Castilla, del linage de Guzman de la 
parte del padre, é de la madre, de los de 
A^a, el maestre Don Luys de Guzman, 
seyendo de aquel linage, mandó á Pedro 
de Guzman su mayordomo, el qual yva 



embaxador al Papa con la embaxada del 
rey Don Juan, que mirase aquel lugar do 
Santo Domingo estava enterrado, é despen- 
diese en aquel lugar cierta suma de mo- 
neda que le dio, é ansí se fizo. Yo vi su 
capilla é sepoltura muy bien labrada, que 
de antes deviera estar pobremente, é todo 
entorno escurpidas é pintadas las armas 
de Guzman , ansí que esto mandó fazer el 
buen cavallero Don Luys de Guzman, 
maestre de Calatrava. Por medio de esta 
cibdat pasa una rivera pequeña, la cual la 
ennoblesce mucho; ay en ella cient para- 
das de molinos; unos muelen trigo, otros 
especias, otros alimpian armas, otros fa- 
zen papel, otros sierran madera, otros fi- 
lan seda, é ansí de diversas maneras se 
sirven de aquella agua. Al un canto de la 
cibdat está un castillo, el muro del qual 
es fecho de céspedes, muy fuerte contra 
tiro de bombarda. En esta cibdat son uno 
de los mejores estudios del mundo todo, é 
de todas ciencias, é ansí continuamente de 
todas naciones é de grandes hombres se 
fallan en estos estudios. Esta cibdat es del 
Patrimonio de la Yglesia. Aquí fize vender 
mis cavallos é metíme en una barca yo é 
los mios , é partí para Ferrara todavía por 
aquella rivera que dixe que pasa por Bo- 
loña; é es tan angosta, que non cabe más. 



DE PERO TAFUR. I9 

de una barca, é si otra le viene en con- 
tra, es forí^ado de sacar la una en tierra. 
Esta agua se yela cada noche de muy 
gruessoyelo, é acostumbran los de las al- 
deas tener barcas la carena ferrada de 
era vos agudos, é ellos con palancas ferra- 
das agudas, de media noche abaxo, andan 
por la rivera quebrando los yelos , por fa- 
zer camino á los que pasan; é salen los 
niños cantando, diziendo: buena chaza, que 
quiere dezir: buena elada. Ansí por esta 
rivera andovimos fasta llegar al Pó, que 
es una de las grandes riveras del mundo; 
é este es uno de quatro bracos que decien- 
den de las Alpes de Alemana; é por el 
Pó llegamos fasta la <^ibdat de Ferrara; é 
allí fuy á fablar al Marques é Señor de 
esta <^ibdat, é estuve en ella tres dias; é 
partíme por la rivera del Pó, é fui á 
Francolin, é de allí continuando por la 
rivera fasta entrar en la mar, que avíe 
una jornada. 



Allegué á Veneja á ora de viésperas, 
dexando á la mano derecha é á la 
ysquierda muchas yglesias é mo- 
nesterios é mesones, todos asentados sobre 
la mar á la manera que Veneja está; é como 
Uegué á la. qibdat é descendí en tierra,. 



20 ANDANZAS E VIAJES 

luego fuemos á la yglesia de Sant Marco, 
que es junto á la ribera del mar, é, fecha 
nuestra oración , fuemos aposentarnos á 
un mesón que dizen el Esturión, muy no- 
table aposentamiento, é estuv^e allí este 
día é la noche siguiente. Otro dia , después 
de oyda missa, fui á saver la lonja de 
micer Sylvestro Morosin, en quien yo 
traya mi cambio, é luego lo fallé, é lo 
aceptó, é me aparejó la paga. Esto es 
cosa que ellos non la tardaríen por nin- 
guna cosa del mundo, é bien que todos 
los mercaderes en todas las partes lo usan, 
pero éstos más que todos á complir la 
verdat se esfuercan. Allí fallé aquel dia 
con él á Cario Morosin, un mercader que 
estava en Sevilla é tuvo grant tiempo los 
almadenes arrendados, donde yo en la 
casa del maestre Don Luys ove con él 
gran conoscimiento; é por aquello él me 
rescibió mucho bien, é fizóme aparejarme 
casa suya, donde posé tanto que alli es- 
tuve en Veneja. É aquí me informé bien 
del pasaje de lerusalem, é supe como non 
lo podia fazer dende á tres meses, por 
que acostumbran los navios, que fazen 
el pelegrinaje, non partir fasta el dia de 
la Acension , que es en el mes de Mayo. 
É yo quisiera, en aquel tiempo que non 
podía pasar allende, yr á visitar la tierra 



DE PERO TAFUR. 21 

de los xpianos, ansí como la corte del Em- 
perador é del rey de Francia; é ove con- 
sejo con aquellos mercaderes mis amigos, 
é dixéronme que lo devía dejar fasta la 
buelta de lerusalem , é que, en tanto, fuese 
á ver á Italia, que era singular cosa de 
ver, é que se a(jercaría la quaresma, é 
que podría yr á tenerla á Roma, é des- 
pués podría venir por Nápol é ver al rey 
de Aragón, é non me quedaría cosa por 
ver de Italia, é vernía á tiempo con veynte 
días é más ante de la partida; é paresció- 
me buen consejo, é fízelo ansí. E fui por 
Italia mirando muchas cibdades é villas, 
é lugares, é fortalezas fasta la quaresma, 
que vine á tenerla en Roma; é entonce el 
papa Eugenio estava en Boloña, como 
dixe, que le avíen echado de Roma un 
tratado de una parte que se teníe contra 
él, para lo matar ó prender, é escapó en 
una barca por la rivera del Tybre , é fué 
fasta en Pisa, é de allí á Florencia é Bo- 
loña. En Roma estuve toda la quaresma 
visitando ios santuarios é obras, é edifí- 
í^ios antiguos, á nuestro parescer maravi- 
llosamente fechos, los quales yo dubdo 
non solamente poderlos escrivir, mas aun 
aver mirado entiendo como se devía; é si 
yo, segunt la magnificen<jia é grandeza de 
la cosa, en algo menguare, sea perdonado, 



22 ANDANZAS E VIAJES 

porque yo non soy bastante á tan grant 
fecho, aunque aterrado é destruido é der- 
ribado é aflacado; pero bien muestra á 
quien mirarlo quisiere quanta fué su 
grandeza, que demás de las grandes per- 
secuciones que en ella vinieron, después 
que su cayda se comencé por las discor- 
dias de los príncipes cibdadanos della, é 
aun los estruymientos que los poderosos 
reyes, que después la guerrearon, en ella 
tizieron, é la aniiguedat del tiempo, en el 
qual todas las cosas se consumen, el papa 
Sant Gregorio, veyendo que los fieles 
xpianos que del universo allí concurrían, 
por procurar salvación de sus ánimas, 
viendo la magnificencia de los edificios, 
en tal manera espedían en los visitar, que 
empachavan el santo propósito con que 
vinieran, por tanto mandó desatar todas 
ó las más de las magníficas obras, que 
avían quedado de los antiguos tiempos. 
La cibdat es en circuyto muy grande, de 
muro en torno veynte é quatro millas, 
que son, al tercio, ocho leguas de las 
nuestras, é ansí lavrado é enfiesto, que 
paresce que hoy sale de la mano del maes- 
tro; é si en alguna parte desfallesce, será 
donde algunas vezes los tyranos entraron 
en la cibdat, que la obra es tal, que, aun 
derribándola é estruyéndola, non la pue- 



DE PERO TAFUR. 2} 

Jen acabar, quanto más dexándola estar 
como los antiguos la fabricaron. Por me- 
dio desta ^ibdat pasa una rivera , que los 
romanos truxieron con grandíssimo tra- 
bajo é metieron por medio della, é esta 
es el Tíberi; éfizieron nuevo suelo, dizen 
que de plomo, é entradas é salidas á la 
una parte é á la otra de la cibdat, ansí 
para abrevar cavallos, como para tomar 
agua é fazer otros servi*^ios convenientes 
al pueblo; é quien por otro lugar entrase 
anegarse ía. En esta rivera ay muchos 
molinos de la una parte é de la otra, que 
fazen la <^ibdat toda una. Al un canto 
está un castillo fecho á mano de tierra 
echadiza, é crecido otero tan alto como 
una montaña, é encima del obrado de 
muy alto muro é muy valientes torres; 
este llaman el castillo de Santo Angelo, 
que está sobre la puente del Tíberi , pa- 
sando á la yglesia de Sant Pedro, do es el 
asentamiento é posada de los Apóstoles. 
Dizen que fué una grant mortandat en 
Roma, que turó grant tiempo, é fué re- 
velado al papa Gregorio, que fiziese una 
grant procesión á una yglesia en cabo de 
la cibdat, que llaman Santa Ágata de la 
Suburra , donde antiguamente avía un 
ídolo, que se adorava de los gentiles, é 
nún secretamente de algunos aunque 



14 AND ANCAS É VIAJES 

xpianos, porque algo les oviese quedado 
del rito gentílico; é como fuese la pro- 
cesión con el Papa, quando llegaron á la 
yglesia é emparejaron con la ymágen del 
ídolo, dio un grant tronido, é partióse 
en pedacos; é el Papa, veyendo aquel mi- 
raglo, fizo su procesión; é bolviéndose de- 
votamente á la yglesia de Sant Pedro, 
pasando por aquella puente debaxo de 
aquel castillo, vieron encima de la mas 
alta torre él é todo el pueblo un ángel 
con una espada sacada llena de sangre, 
como la alimpiava al manto é la metía 
en su vayna, en señal como Dios era ya 
aplacado é non le placíe que más gente 
moriese; é la ydolatría fué quebrantada é 
ansí aquel castillo de aquella vez ovo non- 
bre castillo de Santángelo; é ansí está oy 
é el ángel ansí puesto. Dizen que el papa 
Gregorio, visto este miraglo é ansí mesmo 
las cosas é obras magníficas é ansí miracu- 
losamente fechas, que en Roma avía, é 
porque los xpianos más á los edificios que 
á los santuarios declinavan ver, los más 
é mayores mandó derribar, ansí que aún 
non pudo tanto fazer, que los que oy allí 
van, si de ver gentiles cosas an deseo, 
antes aquellos que otra cosa van buscar. 
El Papa tiene su posada junta con la ygle- 
sia de Sant Pedro, que es debaxo del 



DE PERO TAFUR. 23 

monte Aventino, lugar donde antigua- 
mente se usó procurar la libertad de Ro- 
ma, — por esa vía se a de procurar la de 
nuestra fe por aquel que es defensor cons- 
tituydo para esa mesma contra quales- 
quier ereges que la querrán violar, — donde 
los Emperadores , ante que resciban la co- 
rona, an de estar ciertos dias como que 
teniendo real contra los que contradixie- 
sen la nuestra santa fe católica; é después 
de allí, con <^iertas cerimonias, de que 
agora non entiendo escrivir, resciben la 
postrera corona de oro. La posada del Papa 
es comunal aposentamiento, mas, segunt 
yo lo n, mal parado. La yglesia de Sant 
Pedro es notable yglesia, la entrada della 
magnífica é por gradas muy altas, é lo 
alto labrado de musayco ricamente; de 
dentro, la yglesia grande, pero bien pobre 
é mal tratada é sucia é en muchas partes 
derribada; á la mano derecha está un pilar 
alto como torrecilla , é en él está la santa 
Verónica; é quando la van de mostrar, 
en la techumbre alta de la yglesia está un 
agujero, é cuelgan por unas maromas un 
arca de madera en que vienen dos cléri- 
gos, é defienden en aquel torrejon, é 
luego suben el arca arriba, é ellos con 
grandíssima reverencia sacan la Verónica 
é muéstranla á las gentes, que en aquel 



26 ANDANCAS É VIAJES 

dia señalado allí concurren; é muchas 
veces acaesce peligro de morir gentes, tan- 
tas vienen é tan grande es el aprieto. Un 
poco más adelante están dos colupnas 
grandes de fuera encayadas de madera, 
donde meten á los que son tocados de los 
espíritus; é estas son donde Nuestro Señor 
predicava al pueblo en lerusalem; en fren- 
te destas está colgada la soga ó cuerda de 
que se aforcó Judas, que es tan gruessa 
como el braco ó más; é en el altar mayor 
están los cuerpos de Sant Pedro é de Sant 
Pablo, que es grandíssima perdonanca, en 
cierto dia, plenaria á culpa é pena; está la 
silla donde Sant Pedro fué asentado, é 
allí se asienta el Papa quando es elegido. 
E bien que devotamente los estrangeros lo 
miran, pero ello nin rico nin reverenciado 
se tiene. Muchos otros santuarios en esta 
yglesia están. Al otro costado della está 
una alta torre fecha de un pedaco de losa, 
al modo de un diamante de tres esquinas, 
é puesto sobre tres carnicoles de latón; 
ansí que muchos, pensando que sea cosa 
santa, pasan entre el suelo éel asiento de 
aquella torre. Esta fué una obra fecha 
por reverencia de JuUio César, é asignada 
por su sepoltura; é encima della están 
tres mancanas gruessas doradas, en que 
están los polvos del emperador Gayo Cé- 



DE PERO TAFUR. 27 

sar; é v^iertamente es un noble edificio é 
maravillosamente ordenado é por estraña 
manera; ésta es la que dizen el aguja de 
César, é en medio, é al comienco, é aun 
al cabo están algunas letras antiguas en- 
talladas, que no se pueden ya bien leer, 
pero en efeto dezían como allí estava 
sepelido el cuerpo del César. E entorno 
deste están otros muchos edificios derro- 
cados por tierra. La cibdat de Roma es 
mal poblada segunt su grandeza, é es opi- 
nión de muchos, que después que fué des- 
truyda é abaxada é despoblada, que de 
aquellos grandes edificios é cuevas, é cis- 
ternas, é casas, é bóvedas baxas, que agora 
están desabitadas, sale tan inponcoñable 
ayre, que faze impresión en los cuerpos 
humanos; é de aquél se dize que Roma 
es mal sana. É en el tiempo de su pobla- 
ción por el contrario era. É bien paresce 
que á los lugares do está mayor pueblo 
mayor salut falla la gente, ansí como 
en Campo de Flor, que es un grant bar- 
rio, é Campo Dólio, que es otro grant 
barrio, é la placa Judayca, que es una 
grant puebla, é todo lo otro restante 
son casas adradas. La yglesia primera 
que se dize que fué entre los latinos, es 
Sant Juan de Letran , donde los Padres 
Santos an su advocación , é de allí se 



28 ANDANt^AS É VIAJES 

llaman obispos; ansí en ella como en 
torno della ay cosas bien singulares de 
ver. Esta yglesia, segunt se dize, fué la 
casa donde Roma teníe su tesoro, é allí 
está la puerta Tarpea, que el César abrió 
quando sacó el tesoro, que fasta la ora 
siempre avía estado cerrada. El empera- 
dor Constantino, quando se convirtió á la 
fe católica é dio el Patrimonio del Impe- 
rio á la Yglesia é la dotó, suplicó al papa 
Sylvestre, que él diese tal bula para aque- 
lla puerta para el ánima de los que por 
allí entrasen, qual de antes para la vida 
era otorgada á los que allí Uegavan; é era 
ansí, que qualquiera que viniese fuyen- 
do, é allegase á la puerta Tarpea, por 
ningunt delicto que oviese fecho, non lo 
podiesen de allí sacar; é esto por reve- 
rencia del tesoro que allí estava. É agora 
el Papa le otorgó, que qualquiera que por 
allí entrase fuese asuelto á culpa é á 
pena ; é por que muchos avíen osadía de 
pecar con entencion de ser asueltos en 
aquella entrada , el Papa mandó cerrar é 
que non se abriese si non de ciento á 
ciento años , é después abaxó á cinquenta 
años, é agora como el Papa lo quiere dis- 
poner. En esta yglesia están las caberas 
de Sant Pedro é Sant Pablo, grandíssima 
reliquia é grant perdonan^a á culpa é á 



DE PERO TAFUR. >9 

pena, quando las muestran ansí en aque- 
lla manera que la Verónica en la yglesia 
de Sant Pedro. Aquí está al un canto de 
la yglesia una capilla apartada, que lla- 
man Santo Santorum, é está una ymagen 
de Nuestro Señor de la cinta arriba en una 
losa pintada. É dizen que Nuestra Señora 
rogó á Sant Lúeas, que fué gran pintor 
de la mano , después de la muerte de su 
fijo, que le pintase su figura, é Sant Lú- 
eas, teniendo aderesi^ado para la pintar, 
fallóla pintada ; y cjiertamente es cosa de 
grandíssima devoción é obra bien propia, 
como de aquél que tuvo é tiene poder para 
fazer todo ; allí muestra bien la figura de 
Nuestro Señor é su hedat, é su color, é 
todo qual era , é un lunar en el carrillo 
ysquierdo en nuestra humanidat. Ésta es 
la cosa de mayor reverencia nin mayor 
reliquia que en Roma está. Continuamente 
la guardan de ora en ora quatro onbres 
onrrados con sus macas de fierro, é un 
dia del año, que es Santa María de me- 
diado Agosto, sacan á aquella reliquia con 
mucha gente darmas é muchos juegos é 
grant procesión, é lévanla á Santa María 
la Mayor, é están allí aquel dia é la noche, 
é otro dia la vuelven á su lugar; é todo 
este tiempo* quien allí está gana plena- 
ria indulgencia. En este lugar do está esta 



30 ANDAN*^AS E VIAJES 

reliquia non entran mugeres; é dizen que 
porque una dixo tales cosas por que re- 
bentó. A la puerta desta capilla están dos 
campanas, dizen que las primeras que ovo 
en el mundo. En esta yglesia se faze la 
election del Papa, é aquí le fazen las ciri- 
monias é resciben las coronas. En esta 
yglesia hay muchas reliquias que Santa 
Elena, madre del emperador Constanti- 
no , embió quando fué á Ultramar. Esta 
yglesia es grande, pero non rica, nin bien 
labrada, nin limpia, nin bien aderescada. 
De fu^ra della en una gran placa están 
muchos edificios 'é memorias antiguas; 
está la figura de aquel Mucio que decercó 
á Roma é, pensando matar al Rey, mató al 
privado, por quél se condenó é dexó que- 
mar el bra:o derecho; éste está sobre un 
gran cavallo de latón dorado , é ovo buen 
maestro ansí su figura como el cavallo en 
que está. E allí en torno de aquella placa 
muchas é diversas cosas están, ansí de figu- 
ras como de mármoles é losas,, é piedras 
con letras entalladas antiguas. É allí cerca 
está el Coliseo, que fué, segunt dizen, el 
mayor é el mejor é más rico edificio que 
en el mundo fué fecho, é bien pares(^e, 
aunque por la mayor parte está desfecho, 
su grandeza é maravillosa fáb'rica. É serie 
largo de dezir cómo los romanos teníen; 



DE PERO TAFUR. 3 1 

este Coliseo, é con quanta reverencia, é 
la estatua que allí tenían, tan grande, que 
teniendo los pies en el suelo, tenía la ca- 
bera en lo más alto de la techumbre , sa- 
cando el braco derecho alto, é tenía en la 
mano una grant mancana , — la qual está á 
la puerta de Sant Juan de Letran, — dizen 
que dando á entender como la redondeca 
del mundo era en su mano; é de allí dizen 
que los emperadores tomaron esta ceri- 
monia de fazerse traer la mancana delante 
de sí. É dizen que esta estatua en torno 
della teníe todos los reyes é prín«^ipes del 
mundo, de cada uno su estatua con una 
cadena á la garganta de cada uno ligada á 
los pies de aquella grande estatua, ansí 
que, quando sabíen que algún rey ó prín- 
cipe se revelava contra Roma, derrivá- 
vanle su figura, é proveyen contra él, 
mandándole fazer guerra. Como quier que 
ello sea , este Coliseo muestra aver seydo 
una muy magnífica é suntuosa obra. Cerca 
del están los palacios de Octaviano Augus- 
to, que dizen que él fizo é enfortales<^ió, 
por que le fué dicho por una de las Sebi- 
llas, que, quando la Virgen pariese, su 
estatua caería; é esto fué en el aveni- 
miento é nascimiento de Nuestro Señor; 
é cayó su palaíjio, é aun se dize que en 
cada año en el dia del nascimiento de 



32 ANDANCÁS E VIAJES 

Nuestro Señor una parte se cae ; allí es- 
taba grande altura como otero, é bien 
paresce que de muy grande edificio der- 
ribado se fizo aquella altura; é allí pa- 
rescen muchos mármoles é losas é pie- 
dras grandes, é otras muchas cosas, que 
muestran bien lo que deviera ser; é allí 
está un notable monesterio de la orden 
de Sant Bernaldo, que se llama Santa 
María la Nueva. Está en Roma una 
yglesia que se llama Santa Cruz de 
Ierusalem,'é allí está el título que fué 
puesto encima de la cruz de Nuestro 
Señor, que dize, ihs nazarenus; é toda 
esta yglesia, ansí el suelo como las paredes 
é toda la obra , fué fecha de la tierra de 
lerusalem trayda por laste en los navios, 
quando Santa Elena envió las santas re- 
liquias de lerusalem á Roma; é aquí es 
indulgencia plenaria á culpa é pena. Está 
otra yglesia muy notable que dizen Santa 
Maria la Redonda, que antiguamente de 
los romanos era población do tenían con- 
sejo, é es fundada sobre muy grandes 
colupnas é cubierta de plomo; é un dia 
del año es plenaria indulgencia. Otra 
yglesia está de dueñas do está la cabeca 
de Sant Juan Bautista; en su dia es in- 
dulgencia plenaria. Cerca de allí está una 
grant colupna de una piedra , la qual fué 



r)E PKRO TAFUR. 33 

techa á memoria del emperador Trajanj 
que fué de Castilla, natural de Pcdraza, 
c dio las leyes á Roma por do oy ellos é 
nosotros usamos ansí en las batallas como 
en el regimiento público. É allí tres ó 
quatro ó mas arcos triunfales están , los 
quales los romanos a aquellos que venían 
vitoriosos fazían, entre los quales uno, 
que fué fecho á JuUio César, es muy no- 
tablemente obrado. Está aquí una yglesia 
muy antigua, que llaman Escala Celi, 
debaxo de la qual está un grant aposen- 
tamiento de bóveda so tierra, é allí algu- 
nas veces los romanos tenían consejo, é 
allí fué muerto JuUio César por mano de 
Casio é Bruto. E luego está la yglesia de 
Santa María la Mayor, donde en cierto 
Jia del año ay indulgencia plenaria, é á 
la puerta, en una grant placa, ay una grant 
pila de una piedra de un pórfido, que non 
se puede estimar el valor della; en esta 
yglesia ay muchas reliquias. É junto con 
ella está una yglesia que llaman Santa 
Frécidis, donde está la mitad de la coluna 
en que fué acotado Nuestro Señor, é allí 
está el cuerpo del bienaventurado Sant Ge- 
rónimo; é en su dia ay plenaria indul- 
gencia. Está la yglesia de Sant Pedro de 
Vincula, donde fue erK:arcelado; é ansí 
mesmo plenaria indulgencia. Fuera del 

3 



34 ANDANCAS E VíAJES 

muro está la yglesia donde fueron desca- 
bezados Sant Pedro é Sant Pablo, en que 
están aquellas fuentes que son de agua 
muy provechosa; é ansí mesmo tiene in- 
dulgencia plenaria. É cerca de allí está 
el monesterio de Sant Pablo, muy nota- 
ble , de la orden de los Pedricadores , con 
esta misma indulgencia. É otras cosas 
muchas, é santuarios, é indulgencias ple- 
narias, é maravillosos edificios, que serie 
largo de dezir, en esta cibdat están; é 
por que los que veníen con entincion de 
visitar las cosas santas, mirando los ediñ- 
(^ios é obras antiguas que en la cibdat 
avía, el Papa Gregorio mandó todos ó la 
mayor parte dellos derribar, por que de- 
xasen aquella visitación é siguiesen los 
santuarios, pero non se pudo tanto der- 
ribar, que las más cosas ó parte dellas 
non parescan aquello que fueron. Allí 
están las sepulturas de Rémus é Rómulo, 
primeros edificadores de Roma; é están 
otras muchas estatuas ansí de onbres 
como de mugeres , que , por cosas que fe- 
zieron, las pusieron allí á perpetua me- 
moria. Roma, que solíe ser cabeca del 
mundo é agora es cola, en sus cirimonias 
non pierde nada de aquello que , quando 
sojudgava al mundo, tenía; pero está en 
tan baxo estado que dezirlo es vergoncoso. 



DE PERO TAFUR. 35 

Dizen, que por no perder el derecho que 
tienen á ser señores del mundo, como ya 
lo fueron, que un dia del año fazen una 
protestación contra el Papa, diziendo, que 
ellos están prestos para sojudgar el mundo 
segunt solían , que non pierden el derecho 
que dello tienen, puesto que el Papa ge lo 
estorva; é esta protestación se faze el 
martes de Carnestollendas. É plugiese á 
Dios que ya ellos fuesen para regir asi- 
mismos, é non fuesen como los ytalianos 
dizen por ellos, que son vituperio de la 
gente, dados á todos vicios; é ansí todos 
los maltratan. Jamás fallé un onbre en 
Roma, que me sóplese darra^on de aque- 
llas cosas antiguas por que yo demanda- 
va; mas creo que lo supieran dar de las 
tavernas é lugares desonestos. Dizen , que 
por maravilla ninguno dellos comen en 
sus casas; é bien muestran sus gestos é 
atavíos, ansí de fuera como de dentro de 
casa, quien ellos son. Esto digo por la 
mayor parte, que non es dubda en tanta 
multitud que non aya algunos buenos. 
Dizen que Roma, aunque despoblada, 
tiene mas gente que ningunt pueblo del 
mundo de xpianos; pero en partes ay del 
muro adentro, que non paresce si non una 
montaña espesa, c ay muchas salvaginas 
que crian en aquellas cuevas, ansí como 



3 o ANDANCAS E VIAJES 

liebres é raposos, é lobos, é ciervos, é di- 
zen que puercrespines. Están en Roma 
dos estatuas, é dizen que fué quistion 
entre los villanos é fidalgos diziendo los 
villanos , que ¿ por qué racon, seyendo fijos 
de un padre, era saber, Adán, é por con- 
siguiente Heva madre, que por qué los 
fidalgos los avían de preceder? É dize el 
villano en unas letras que tiene entalla- 
das: CUM PATER ADAM NOBIS SIT , MATER 
EVA, CUR IGITUR NON SUMUS NOBILITATE 

PARES? Respondió el fidalgo é dixo: de- 

GENERANT OMNES VICJIS , FIUNTQUE MINORES, 
EXALTAT VIRTUS, NOBILITANTQUÉ MORES. 

E de allí se dize los fidalgos quedar con 
mayor juredicion, é aun se dize, que 
aquella fué la cabsa por do se fizo la ley 
que ningún villano nin muger non pudiese 
aver consuladgo , la qual ley después fué 
quebrada, quando propuso en el senado 
Gayo Mario , segunt Salustio lo dize. 



Partí de Roma é fui á Viterbo, que es 
una gentil cibdat, do están muchos 
baños de agua caliente, dizen que 
para sanar toda enfermedat, é que, á su- 
plicación de un físico privado del Papa, 
el'Papa los mandó derribar, é non se sabe 
qual nin en qué manera á qual enferme- 



DE PERO TAFUR. 37 

dat aprovecha, é dizen que poco tiempo 
a que an fallado que sana la ydropesía. 
Aquí está un cuerpo santo, de Santa Rosa. 
De aquí partí é fui por unas cibdades que 
llaman Nernia, é otra Ternia, éEspoleto 
fasta que llegué á Perosa, una grant cib- 
dat, é de allí fué natural Braccho, aquel 
grant capitán, é Esforza, padre de este 
duque de Milán; é toda aquella tierra es 
tan poblada, que paresce que se quieren 
juntar lugar con lugar grandes cibdades, 
é villas, é castillos. Partí de Perosa é fui 
á la cibdat de Assis, do fué natural Sant 
Francisco é Santa Clara , é donde oy están 
sus cuerpos, é es una notable cibdat; é 
ay en ella ocho ó diez monesterios ansí 
de varones como de fembras del abito del 
bien aventurado Sant Francisco, entre 
los quales en la plaza mayor está el mo- 
nesterio principal, é allí fui á posar, por 
quanto fallé allí un criado del cardenal 
nuestro de Castilla, que era mucho mi 
amigo, é allí estuve tres dias reposando. 
Dizen que el cuerpo de Sant Francisco 
está allí enterrado en un lugar que ellos 
muestran, pero la verdat es que ninguno 
non lo sabe en qué lugar está aunque 
dentro en el monesterio , salvo el Papa c 
un cardenal , é un frayle del mesmo mo- 
nesterio de quien el Papa lo confía. El 



38 ANDANCAS É VIAJES 

monesterio es bien notable, é ricamente 
obrado. Partí de aquí, é fui á una cibdat 
que llaman Gúbio, é es del conde Or- 
bin de la casa de Malatéstis, é en el ca- 
mino estavan gente darmas aposentada 
del conde Francisco, — é á la ora fazíe 
guerra al Papa, é le tenía ocupada mucha 
tierra, — é fui consejado que embiase mis 
cavalios desde Assis con un onbre cibda- 
dano onrrado de allí, que y va á fablar al 
conde, é yo que fuese á pié, é ansí lo fize; 
é andube aquel dia, é otro, á medio dia, 
llegué á Gúbio, una grant cibdat del 
conde, é fallé quel conde era salido á pié 
con la procesión a rescebir al cardenal de 
Colupna, que era hermano de su muger, — 
éste es el sobrino del papa Martino, — é 
vile venir en medio de los clérigos é can- 
tando ansí como ellos, é ansí metieron al 
cardenal é lo rescibieron honorablemente. 
Yo llegué al conde é le fize reverencia é 
le dixe, que me fiziese algunt bien por 
amor de Dios, que era un pobre onbre 
que venía de Roma é yva á lerusalem ; é 
los mios quedaron á trecho, que les avía 
dicho que non llegase ninguno conmigo; 
é el conde apartóse conmigo, é á lo pri- 
mero me preguntó, que dónde era: dixe 
que despaña; é preguntóme, si era gen- 
tilonbre de natura: dixe que sí; pregun- 



DE PERO TAFUR. y) 

tome , si era cavallero : dixe que sí ; é pre- 
guntóme, de mi nes^essidat cómo venía 
é que es lo que avía menester. Yo le conté 
el caso de mi venida é por que avía ve- 
nido á pié, é como non avía menester 
ninguna cosa, que yo traya asaz para mi 
camino, mas que, por visitarlo é fablar 
con él, me avía llegado en aquel abito; é 
luego me abrazó tan estrechamente é dixo: 
por cierto, _ aunque vos non querays vos 
sereys aquí ayudado deso que yo tengo; 
yo le dixe: que en ningunt caso yo no 
rescribiría del ninguna cosa, que ansí lo 
avía propuesto en la partida de mi tierra, 
tanto que yo lo toviese. É él fizóme folgar 
é reposar aquel dia é otro, é después lla- 
mó a un escudero suyo, é mandóle que 
me acompañase por sus tierras fasta la 
^ibdat de Rímino, que es puerto de la mar 
é suya , é que me fiziese Todas las espen- 
sas, é en Rímino me fiziese dar navio é 
todas las cosas pagadas fasta meterme 
dentro de Veneja. E yo partíme del é él 
de mí con tanta domestiqueza como si 
con él me oviera criado, ó oviera muy 
estrecho debdo. El, al partirme, tomóme 
por la mano, é metióme á su cámara, é 
dixo : algo tomares de mí aunque vos pese, 
pues sé que lo aves menester; é fizóme 
Jar de sus camisas, é paños, é tovajas de 



40 ANDANCAS E VIAJES 

cada uno tres pares, é condoliéndose mu- 
cho porque del non quería tomar otra 
cosa; é ansí me despedí del muy humana- 
mente como si fuéramos yguales en es- 
tado, é encargándome mucho que rogase 
á Dios por él, é á la venida veniese á visi- 
tarlo. Este buen conde es ya finado, é 
dizen que morió santamente é es cano- 
nicado por santo. En esta cibdat de Gú- 
bio están muchas reliquias , entre las qua- 
les está el dedo de la mano derecha de 
Sant Juan Bautista con que él señaló: ecce 
agnus Dei. Partíme con el escudero é fue- 
mos á la cibdat de Orbin, donde él era 
conde, é fizóme estar allí un dia; é de 
allí en dos dias llegamos á Rímino, una 
grant cibdat é suya del conde, é allí es- 
tuve dos dias. El escudero aparejó el navio 
é las vituallas é pagólo todo fasta entrar 
en Veneja, é á la partida me dixo: señor 
cavallero, el conde, mi señor, me mandó 
que vos diese cien ducados, vedéslos aquí; 
yo agradescíle mucho al señor conde su 
buena humanidat é limosna; pero que yo 
tenía asaz de lo que avía menester, é que 
si á la buelta yo me viese en tanto estre- 
cho, que sin dubda yo le suplicaría bien 
por ello, é que lo bolviese en buen ora, 
é besase las manos al conde de mi parte; 
é ansí nos partimos. 



DE PERO TAFUR. 4 I 

Esobí en mi navio, é fezimos vela, c 
venimos otro dia á la cibdat de Re- 
vena, pueblo muy antiguo é grande 
en circuyto, aunque non bien poblado, é 
allí ovimos buen viento, é á ora de vies- 
pras llegamos á la cibdat de Veneja, donde 
fui muy bien res^ebido de aquellos mis 
amigos mercaderes, é fallé bien presto mi 
dinero que allí tenía, para quando oviese 
de partir; é fiziéronme aposentar en casa 
de aquel mi amigo Cario Morosin, é allí 
estuve treynta dias é más esperando fasta 
el dia de la Acension , que es en el mes 
de mayo, en que los navios, especial- 
mente los del pelegrinaje, an licencia é 
parten para donde an de yr. É en este 
tiempo yo me ygualé con el patrón de la 
galea, segunt la costumbre ellos an, por 
el nolito del navio é por el comer abasta- 
damente, con las colaciones de muchas é 
buenas conservas ansí á la mañana como 
ala tarde é noche, yda é venida fasta 
Veneja treynta é »^inco ducados por cada 
persona; é yo, porque me ygualé que me 
dexasen en lerusalem , díles por mi é dos 
escuderos mios sesenta ducados, á cada 
veynte por persona. É pasé este tiempo 
en Veneja aviendo mucho placer é mucho 
descanso, é ¿íun no fazicndo grant gasto. 
é cada dia mirando cosas ricas é gentiles. 



42 ■ ANDANCAS É VIAJES 

É de ora en ora se savíe nuevas de todas 
"las partes del mundo; porque el mareage 
déstos es muy grande, é todo su tráfago 
anda sobre la mar, é por tanto continua- 
mente vienen navios de todas partes, ése 
«abíe nuevas de donde onbre las quisiese 
preguntar. É ansí partimos este dia des- 
pués de rescebida la bendición , é fezimos 
vela á medio dia, é tomando la parte 
siniestra del golfo, que es la Esclavonia, 
porque la mayor parte es de venecianos, 
é aun porque en aquella ribera ay muchos 
puertos seguros é yslas é lugares para 
tomar refrescamientos; é fuemos otro dia 
siguiente á una villa que llaman Parenco, 
en la Esclavonia, é de ai nos levantamos 
é anduvimos fasta la cibdat de Zaira, ansí 
mesmo en la Esclavonia é de venecianos; 
é de allí fuemos á la cibdat de Arusa, que 
es en Esclavonia, cámara del Emperador 
é á su señorío se rije; é en todo este ca- 
mino pasamos por muchas yslas pobladas 
é despobladas de Esclavonia. Esta tierra 
es muy montañosa, muy áspera, muy 
alta; las gentes las más crescidas de per- 
sona que jamás nunca vi, pero, ¡qué sal- 
vática gente! Aquí se crian los mejores 
acores , después de Nuruega, que ay en el 
mundo, é dizen que en muchas partes 
desta provincia se falla minero de plata. 



DE PERO TAFUR. 43 

K continuamos nuestro camino siempre 
por el golfo á la parte de la Esclavonia, 
é pasamos por la Velona , una grant cib- 
dat que poco tiempo a que el Turco la 
avía ganado. E salidos de la Esclavonia, 
navegamos por la costa de Albania, que 
es en aquella mesma ribera, dexando ala 
mano derecha toda la Italia fasta el cabo 
de Sparti vento; é entre la Italia é la Es- 
clavonia está el golfo de Veneza , que tura 
ochocientas millas, é en fin della está la 

ysla de Corfo 

El golfo de Veneza aca- 
bado en el fin del qual en desembocando 
está la ysla de Corfo, la qual dizen los 
venecianos ser la puerta de su cibdat, é 

de la cibdat de Veneza fasta allí se dize 

> 

aver ochocientas millas, dexando á la 
parte de á man derecha la Italia, é en 
aquella parte la Pulla , que se llama Tierra 
de Lavor, é de la parte siniestra la Escla- 
vonia, que antiguamente se llamava Dal- 
macia, é grant parte de Albania. Esta 
villa de Corfo es poblada de griegos , é 
poco tiempo a que el rey Lancalango de 
Nápol la ganó é sostuvo con entent^ion de 
fazer la conquista de lerusalem , donde 
rey se llamava, é dízese, que, por alguna 
nescesidat que ovo, la vendió á los vene- 
^jianos, los quales la poseen oy; allí esto- 



44 ANDANCAS E VIAJES 

vimos dos dias surtos por mengua de buen 
viento, é el ter<^ero partimos faziendo la 
via de Modon, que es ansí mismo en la 
Grecia. Este dia dexamos á la man ys- 
quierda, que se podíe bien ver, el golfo 
de Pátras, do es la cibdat de Florencia, 
cibdat muy antigua é de grandes edifi- 
cios, quier que despoblada. Este golfo de 
Pátras se lanca por la tierra, que con otro 
golfo que entra por la otra parte ciñen la 
tierra que se llama la Morea, que anti- 
guamente se llamava Acaya, la qual es 
del imperio de Gonstantinopla é patrimo- 
nio del primogénito, que en la lengua 
griega llaman Díspot de la Morea; é estos 
dos golfos ciñen tanto la tierra, que en 
la entrada dizen que non ay mas de dos 
millas. É un emperador de Constantino- 
pía fué de opinión de la fazer ysla , é por 
consejo de los suyos mudó de aquel pro- 
pósito é la cercó de muy fuerte muro, el 
qual está oy. El quarto dia llegamos á 
vista de la cibdat de Modon; é seys millas 
antes fallamos un escullo do está un mo- 
nesterio muy notable de calogueros de 
Sant Basilio, que nosotros los latinos lla- 
mamos monges, é allí, porque el viento 
era escaso é por ver el monesterio, rogué 
al patrón que con la barca me embiase, é 
fui al monesterio, é léveles pescado, que 



DE PERO TAFUft. 45 

Jamás ellos según su regla non comen 
carne; ellos nos rescibieron alegremente 
c nos mostraron la casa, é luego nos par" 
timos. Dizen los de aquella tierra que 
viven santamente ; á este monesterio lla- 
man Estanfárie. Este mesmo día llegamos 
al puerto de Modon , que es entre la dicha 
villa é la ysla Sapiencia, é allí surgimos, 
c decendimos en tierra por algunos re- 
frescamientos para el navio, é aun por 
algunos negocios que el patrón é algunos 
de la galea tenían en el lugar, por quanto 
ellos eran venecianos, é el lugar del se- 
ñorío suyo. Este es lugar de dos mili ve- 
cinos, la mar lo cerca de dos partes, bien 
murado é asaz fuerte, aunque llano; mu- 
chas huertas de todas frutas é tierra muy 
abastada á modo del Andalucía; buenas 
posadas; la lengua griega; el regimiento 
de Veneza. Seys millas deste lugar, por el 
otro golfo que antes dixe, está Coron , una 
buena villa é muy grandíssima fortaleza, 
ansí mesmo de la lengua griega é de la 
señoría de Veneza ; éstos tienen en la Mo- 
rca porque les es muy nescesario para 
fazer sus mercadurías; biven gente muy 
rica, porque son puertos descargadores 
de todo el linaje, é de toda la Grecia, é 
del mar Mayor;, aquí nos detuvimos seys 
dias. Después fezimos vela la vía de Can- 



4*) ANDANCAS E VIAJES 

día, que antiguamente se llamava Creta, 
do fué rey Agamenón, príncipe de ios 
griegos contra los troyanos, dexando á la 
mano esquierda el arcepiélago, del qual 
muchas yslas pobladas é despobladas se 
paresi^ían, entre las quales la ysla de Ci- 
taréa, que los griegos dizen Cetril, me 
fué mostrada; ésta es aquella donde Páris 
robó á Elena é la levó á Troya; allí me 
mostraron una roca muy alta é muy lisa, 
en medio de la qual está una cueva, que 
de la parte da arriba está cient bracas en 
alto, é de la parte de abaxo mas de do- 
cientas. 



De la cibdat de Modon á la ysla de 
Creta ay trecientas é cinquenta mi- 
llas; éstas andovímos en dos dias 
con sus noches é llegamos al puerto de la 
cibdat de Candía; é porque los latinos de 
la ysla de Creta non an otra noticia, salvo 
de la cibdat de Candía, por esto á todo el 
reyno llaman Candía. Este reino es muy 
abundoso é muy poblado de grandes vi- 
llas é fortalezas; éste es de la lengua griega 
é la señoría de venecianos, é cada año le 
an de embiar un duque que la govierne; 
é porque avía poco tiempo que se reveló 
contra los venecianos é ellos la tornaron 



DE PERO TAFUR. 47 

á retener, fizieron tal ordenan*^a, que en 
j^ierta parte de la ysla non se siembre nin- 
guna cosa nin se tenga macho con fem- 
bra, porque non aya generación, é esto 
por los abaxar, tanto es abundosa en todo. 
La cibdat de Gandía es muy grande é de 
grandes edificios; dizen que tres millas 
de allí está aquel laberinto que fizo Dé- 
dalo, é otros muchos antiguos; la cibdat 
muy bien encasada, é muchos jardines, é 
aguas, c muy buen puerto é moUe fecho 
á mano , do están muchos molinos fechos 
de viento; allí en (^ierto tiempo del año 
vienen de paso tantos falcones sacres, que 
apenas fallan quien los compre; allí esto- 
vimos tres dias é fezimos vela faziendo el 
camino de Rodas, dexando á la mano 
isquierda el arcipiélago é muchas yslas 
que parecían. De Candía á Rodas ay tre- 
cientas millas. El tercero dia llegamos 
sobre la ysla de Rodas, é allí fallamos 
^iertas galeas é fustas de cosarios del rey 
de Aragón, é nosotros nos armamos é. 
mostramos nuestros pendones de lerusa- 
lem, é como los conos^ieron, luego nos 
dexaron é se fueron , é nosotros entramos 
en el puerto , en la entrada 

molinos de viento, é la (jibdat junta es 
llana, pero fuerte de cava é muro; é á la 



48 ANDANCAS É VIAJES 

una parte es un apartamiento donde viven 
los cavalleros del espital de lerusalem, 
que ellos dizen Colaquio ; é allí está el es- 
pital donde ellos ovieron el nombre, que 
es una de las mejores cosas piadosas que 
yo vi en el mundo todo , é ansi en edifi- 
cios como en atavíos é proveymientos de 
las cosas non se podríe mas dezir; allí 
resciben á todos quantos van dolientes, é 
quien allí muere va asuelto á culpa é pena, 
é aun los que lo visitan cada dia ganan 
cierta indulgencia. Este espital está como 
entran en el colaquio á la mano ysquierda, 
el qual mandó fazer Don Antón de Flu- 
vian, maestre que fué de Rodas, catalán 
por natura; é de allí adelante van si- 
guiendo muchas calles é casas de aposen- 
tamientos de los cavalleros, é ciertos apar- 
tamientos donde comen é se ayuntan las 
naciones, apartadas unas de otras; é en 
cada uno destos apartamientos un cava- 
Uero tiene cargo de los allegar é les dar 
las cosas nescesarias, que les da su reli- 
gión. Al cabo deste apartamiento de los 
cavalleros está, á la mano ysquierda, una 
yglesia de Sant Juan , donde ellos conti- 
nuadamente se ayuntan é dizen sus oras 
é tienen su consejo; en esta yglesia hay 
muchas reüquias, dizen que está el bacín 
donde se lavó Nuestro Señor, é grant 



1>E TERO TAFUR. 49 

?aric üc los dineros por que fué vendido 
Nuestro Señor, é algunas espinas é un 
vlavo é otras muchas reliquias, sobre las 
quales, quando quieren elegir maestre, 
fazen juramento, que bien é verdadera- 
mente sin añcion alguna eligirán á quien 
más lo meresce. Enfrente de aquella ygle- 
sia está la posada del maestre de Rodas, 
comunal aposentamiento, pero non rica; 
allí el Maestre está acompañado de doze 
cavalleros, á quien él llama compañeros, 
los quales tienen consejo con éi é comen 
con él continuadamente, é él é ellos todos 
los dias del mundo an de dar de comer á 
dore pobres é servirlos por su mano, si 
non les ocupa dolencia ó non están en la 
tierra. Ay otro espital, que es aposenta- 
miento para las gentes que van á lerusa- 
lem, é allí cada uno, segunt lo meresce, 
lo aposentan, é en él están todas las cosas 
nes^esarias, fueras las despensas del co- 
mer, é una yglesia con ciertos capellanes 
que tienen cargo de dezir missa á los pe- 
legrinos que allí están; — esto se faze por 
los apartar de los mesones públicos; — é 
los cavalleros de la religión vánlos allí á 
visitar, é el que quiere levar consigo al- 
gunt combidado, puede lo fazer, pero con 
licencia del Mariscal. La ysla de Rodas es 
abundosa razonablemente de pan é vino, 

4 



50 ANDANCAS É VIAJES 

é de jardines; los más de los jardines son 
de la mesa maestral, los quales él suele 
repartir á estos sus doze compañeros, que 
con él están. En esta ysla ay una forta- 
leza, la qual se llama el Júdigo. Muchas 
cosas se podríen dezir desta noble cava- 
Hería, mas dexarse a agora, porfablaren 
otras cosas. 



Partimos desta ysla é navegamos todo 
aquel dia é la noche, éamanescimos 
sobre Castilroxo, que es de Armenia, 
ysla é muy grande fortaleza de la religión 
de Rodas, de allí partimos faziendo la vía 
de Chypre, costeando por la Turquía, 
donde biven los grandes señores de la 
Turquía, el gran Caraman, é el señor de 
Candelor, é el señor de Satalías, é otros 
grandes señores. Allí nos mostraron una 
cibdat que fué suvertida, dizen que por 
pecado de sodomía. É navegamos tanto 
en tres dias , pasando el golfo de Satalías, 
é fuemos sobre la ysla de Chypre, por la 
parte de fuera, sobre una cibdat que lla- 
man Bafa, desabitada por el mal ayre é 
mal agua ; é porque los que van á lerusa- 
lem an por uso á la yda non decender á 
la ysla, por tanto aquí non se contará más 
de Chypre , que después en su lugar se 



DE PERO TAFUR. 5 1 

dirá. De Bafa, faziendo nuestro camino á 
Jafa, que es el puerto de lerusalem, que 
ay de tierra á tierra trecientas é cinquenta 
millas, andovimos tres dias con sus no- 
ches; al quarto dia nos amanes^ió sobre 
el esplaja de la Tierra Santa, é porque en 
aquella parte la tierra es llana non se 
puede conoscer la entrada á Jafa ; é quando 
el navio de romería llega, ya poco más ó 
menos sabe el guardián de Monte Syon, 
é embía dos ó tres fray les al Adelantado 
de lerusalem, que vayan con el seguro 
del Soldán á resíjebir los pelegrinos. E 
como el navio llega, los frayl^s entran 
dentro con el seguro del Soldán , é sacan 
lodos los pelegrinos en tierra, é entré- 
ganlos al Adelantado por escripto, é ellos 
toman ansí mesmo otro escripto, en tal 
manera que non pase engaño' ninguno; 
é luego allí están moros con sus asnos 
bien ataviados para los -pelegrinos, é ellos 
los cavalgan todo el tiempo que están en 
la tierra de lerusalem; é a de dar por el 
alquile dos ducados, que non se puede 
cres^er nin menguar más el precio; é de 
allí el adelantado é los frayles van con los 
pelegrinos á la (jibdat de Rama, que es 
buen pueblo grande cinco leguas de Jafa, 
é allí está una posada, que fizo el duque 
Godofre de Bullón , quando ganó la Casa 



52 AN'DANrjAS E VIAJES 

santa, para aposentamiento de los peíe- 
grinos; la posada es asaz buena, de mu- 
chos apañamientos, unos para los on- 
bres, otros para las mugeres; allí estuvi- 
mos un día. Otro día de mañana fuemos 
dos millas de ai al monesterío de Sant 
Jorge, donde dizen que fué enterrado su 
cuerpo, é aun dizen que allí mató al Dra- 
gón, aunque muchos son de opinión que 
lo mató en Barut, puerto de Damasco; 
este dia fuemos a dormir cinco leguas de 
allí, cerca de un castillo que se llama 
Maus. Otro dia bien de mañana partimos 
de allí, és fuemos otras cinco leguas á la 
cibdat de lerusalem , la qual parescía bien 
de quatro leguas algunos edeficios, ansí 
como el Monte Syon, é los castillos del 
rey Davit, é el Santo Sepulcro, que es 
una muy alta capilla; é como llegamos 
saliéronnos á rescebír todos los cristianos, 
ansí griegos como todas las otras naciones 
de xpianos, é lleváronnos á una grant 
placa, que está delante del Santo Sepul- 
cro, é allí fezimos oración, é non nos de- 
xaron entrar dentro; lleváronnos al apfo- 
sentamiento que fizo el dicho duque Go- 
dofre de Bullón, adonde fallamos abun- 
dosamente guisado de comer de muchas 
maneras, que los griegos aparejan para 
los vender á los xpianos; é luego el guar- 



DE PERO TAFUR. 53 

dian de Monte de Syon vino allí acompa- 
ñado de sus frayles, é llevó consigo diez 
ó doze cavalieros de nosotros , que ansí lo 
an por costumbre , á su monesterio , é nos 
aposentó muy bien, é de aquel dia en 
adelante nos dio á los que allí posamos 
dos frayles, para que nos acompañasen é 
avisasen de las cosas que aviamos de ver 
en lerusalem é en su tierra. Este Monte 
de Syon es un monesterio al un canto de 
la cibdat en la mayor altura, é allí están 
muchos lugares donde Nuestro Señor ñzo 
muchas maravillas; allí está una grant 
torre en la bóveda de la qual, estando 
ayuntados todos los discípulos, les apa- 
res«jió Nuestro Señor en fuego ; — esta es la 
Pascua del Espíritu Santo; — de allí paresce 
el mar de Sodoma é Gomorra , que llaman 
Pentápolin, que son cinco cibdades; en 
lo baxo de aquella torre está una capilla, 
en la qual Nuestro Señor apáreselo á Santo 
Tomé Apóstol, quando dixo que metiese 
la mano en su costado, é otras muchas 
cosas que acaescieron en aquesta casa. A 
la entrada della, una calle en medio, está 
la casa de la Virgen iMaría, é luego, á las 
espaldas del monesterio, el lugar donde 
qcnó Nuestro Señor con sus discípulos. 
Kste dia reposamos allí ; otro dia fuemos 
á missa al Santo Sepulcro, el qual non 



54 ANDANCAS E VIAJES 

se abre sinon de año á año, é allí nos 
rescibieron por quenta por el escrito que 
nos dieron en Jafa, é allí rescibieron de 
cada un pelegrino siete ducados é medio? 
é con dos que se pagaron en Jafa á las 
bestias, é con ciertos gruessos que se pagan 
en los santuarios, — que valen onze grues- 
sos un ducado, — ansí que se paga por 
todo doze ducados é medio por cada per- 
sona de derechos. Entrando en el Santo 
Sepulcro , saliéronnos á rescebir con pro- 
cesión los xpianos que estavan encerrados 
desde el año pasado, es á saber: los cató- 
licos — tres frayles de Sant Francisco que 
allí están, — é los Griegos, é los Jacobi- 
tas, é los Armenios, é los de la Cintura, 
é los de la India, é los Zíngaros, final- 
mente, siete maneras de xpianos; é fue- 
mos con la procesión primeramente al 
Santo Sepulcro , el qual es una grant ca- 
pilla muy alta cubierta de plomo, encima 
della un grant agujero por donde éntrala 
lumbre , é en medio de aquella una capi- 
lla pequeña, é en aquella capilla otra más 
pequeña, é allí es el Santo Sepulcro; tan 
estrechamente está, que non cabe en ella 
sinon el que dize la missa é otro que sirve; 
allí fezimos nuestra oración, é partimos 
ordenadamente con la procesión al monte 
Calvario, do fué crucificado Nuestro Se- 



DE PERO TAFUR. 55 

ñor, que será doze ó quinze pasos de allí, 
é es una peña alta cubierta de una capilla 
labrada de musayco muy ricamente ; allí 
está el agujero en la peña donde fué 
puesta la cruz de Nuestro Señor é los 
Giros dos agujeros de los ladrones; é fecha 
nuestra ora»^ion, de(^endimos al lugar don- 
de Nuestro Señor fué ungido; é de allí 
fuemos donde Nuestro Señor fué dete- 
nido, quando le querían crucificar; é de 
allí fuemos donde Santa Elena falló la 
cruz de Jesucristo; é de allí fuemos á donde 
Nuestro Señor puso el dedo diziendo, que 
allí era la mitad del mundo; é de allí fue- 
mos á un apartamiento que los frayles 
tienen, donde están todas las reliquias é 
donde apáreselo Nuestro Señor á Santa 
María Magdalena en figura de ortelano; 
é allí está á la entrada una grant quadra 
colgados muchos pendones é randeras de 
reyes é prín^^ipes de xpianos, é allí ponen 
sus armas los fidalgos que allí van , é todas 
estas cosas é otras muchas están deste 
<jimenterio adentro; é todas las santas 
reliquias están aquí, é cada qual de los 
xpianos ya dichos tiene su santuario apar- 
tado. Acabada la procesión éoyda missa^ 
íuemos á comer, que nos lo tenían bien 
aparejado los griegos por nuestros dine- 
ros; é este dia tienen licen*^ia los moros é 



56 ANDANCAS E VIAJES 

los xpianos de meternos las mercadurías 
á vender. Allí folgamos aquel dia é toda 
aquella noche, oyendo los oficios divina- 
les, é cada una destas naciones es en di- 
versas maneras. Aquí está la sepoltura 
del duque Godofre de Bullón, de letras 
entalladas en una piedra que dizen ansí: 

HIC lACET INCLITVS GODEFROmVS DE 
bvlion] QVI TOTAM ISTAM TERRAM ACQVí- 
SIVIT I CULTVI CHRISTIANO , CVIVS ANIMA 
CVM I CHRISTO REQVIESCAT AMEN. 

é luego junto con ella la sepoltura del rey 
Baldovínos su hermano, en aquella for- 
ma, é dize ansí: 

REX BALDEWINVS IVDAS ALTER MACHA ¡ 
BEVS SPES PATRIA VIGOR ECCL^ VIRTVS 
VTRIVSQVE 1 QVEM FORMIDABANT CVI DONA 
TRIBVTA FEREBANT ] CEDAR ^GYPTI DAN 
AC HOMICIDA DAMASCVS j PROH DOLOR 
IN MÓDICO CLAVDITVR HOC "TVMVLO 

é Otro dia siguiente, oyda missa, abrié- 
ronnos la puerta, é sacáronnos por quenta, 
é enbiáronnos á nuestro aposentamiento; 
este dia fuemos á ver el camposanto 
é val de Josaphat, donde es la sepol- 
tura de la Virgen María, que es en bó- 
veda sotierra quinze ó beynte escalones; 
allí guardan dos frayles de Sant Fran- 



DE PERO TAFUR. 57 

cisco; allí pagamos ciertos gruessos; de 
allí pasamos al lugar donde Nuestro Se- 
ñor fue preso en el huerto , é de allí sobi- 
mos al monte Olivete , de donde subió á 
los cielos; allí está una yglesia notable; 
está en una losa la forma de su pié. De 
allí fuemos á donde los discípulos, estando 
ayuntados, fizieron el Credo; de allí fue- 
mos á donde Nuestro Señor fizo el Pater 
noster, é ai cerca está el saúco de que se 
aforcó Judas; é bolviéndonos á la cibdat 
de lerusalem, pasamos por aquel lugar 
donde estuvo el madero de la cruz gran 
tiempo, é ai cerca está el lugar donde fué 
apedreado Sant Estevan ; é entramos por 
cerca la puerta Áurea, que es junto con 
el templo de Salomón , é pasamos por la 
pescina donde el ángel arrebolvíe el agua 
de que sanava los enfermos; é de ai fue- 
mos á la casa de Pilátos, é de Cayfas, é 
en aquel lugar donde lesuxpto fué judga- 
do; allí se judgan los onbres á muerte; é 
fuemos por aquella calle que dizen del 
Amargura, donde Nuestro Señor levó la 
cruz á cuestas, que es cubierta de terra- 
dos, é el agualluvia, que se recoje de 
allí, va á las cisternas de que bevcn los 
de la cibdat, que an grant mengua de 
agua; este dia nos fuemos á reposar á las 
posadas. Otro dia de mañana partimos de 



58 ANDANCAS É VIAJES 

lerusaiem con el Adelantado é los frayles 
é fuemos á Belleem , que es cinco leguas 
de allí, é allí nos mostraron, en saliendo, 
una capilla donde les tornó á parescer el 
estrella á los tres Reyes Magos, é quanto 
una legua delante fallamos la casa del 
profeta Elias, é llegamos á medio dia á 
Belleem, lugar pequeño de fasta cinquenta 
vecinos; allí los moros fizieron tanta re- 
verencia como nosotros, é entramos en 
el monesterio, muy notable é muy gran- 
de é de ricos edificios; [allí están conti- 
nuamente seys frayles, é salieron en proce- 
sión á nos rescebir, é nos metieron luego 
en una capilla baxa sotierra, á donde 
Nuestro Señor nasció ; é luego allí cerca 
está el pesebre, é á la salida de aquella 
cueva el lugar donde fué circumcidado; é 
de allí fuemos á las cuevas do fueron en- 
terrados los Inocentes, é allí está la casa 
en estas cuevas donde Sant Gerónimo 
trasladó la Brivia, é allí reposamos aquel 
dia é pagamos ciertos gruessos. É otro 
dia siguiente, después de missa, partimos 
para el lugar donde nasció Sant Juan 
Bautista, que es cinco leguas de allí; allí 
fizo su vida Sant Zacarías, é allí fizo el 
salmo de benedictus dominus deus israel; 
allí ay mucho santuario. Estovimos ai aquel 
dia todo, é otro dia bolvimos á lerüsalem. 



DE PERO TAFUR. 59 

que es de allí tres leguas, é llegamos tem-» 
prano. E aquel día fuemos a visitar algu- 
nos santuarios en lerusalem: la casa de 
Santa Ana, é la casa donde negó Sant 
Pedro á lesuxpto; allí está la piedra con que 
fué Xpto cubierto en el sepulcro, la casa 
de Santiago el Mayor, é aun el Menor, la 
sepoltura de Absalon , que es fuera de la 
cibdat, — é en aquestos mesmos dias, los 
moros, buscando tesoro allí, dizque oye- 
ron una boz, é los sacaron muertos de 
allí — é una fuente que dizen que Nuestra 
Señora la Virgen María sacó allí, é donde 
cayó Nuestro Señor con la cruz, é los 
castillos del rey David, é la casa donde 
Nuestro Señor lavó los pies á los discípu- 
los, é otros muchos santos lugares. Este 
día reposamos, é otro dia de mañana con 
el adelantado é los frayles partimos de 
lerusalem , é fuemos á comer dos leguas 
de ai al castillo é lugar de Madalo, que 
fué heredamiento de la Magdalena; allí 
está una notable yglesia; allí está el lugar 
donde Nuestro Señor resuscitó á Lázaro, 
é otros lugares santos; allí pagamos cier- 
tos gruessos. En la tarde partimos de allí 
é fuemos á un lugar que fué de Santa 
Martha , hermana de Magdalena , é fuemos 
á dormir esa noche á una casa en un 
monte donde Nuestro Señor sanó muchos 



00 ANDANCAS E VIAJES 

enfermos que le trayan. Otro dia de ma- 
ñana fuemos á Gericó, que se cuenta 
quince leguas de lerusalem; éste es un 
valle muy largo é una gran vega, por 
mitad de la qual pasa el rio Jordán al 
lugar donde Nuestro Señor bauticó á Sant 
Juan Bautista é fué bauticado del; allí 
está una cruz de cal é canto dentro del 
agua, por memoria; allí nos bañamos 
todos ; allí se nos afogó aquel dia un ca- 
vallero de Alimaña ; este lugar es de gran- 
dísima devoción. Los pelegrinos avían de 
bolver aquella noche á dormir á Gericó, 
é otro dia á la Quarentena, donde Nuestro 
Señor ayunó. É yo rogué á un moro que 
me pasase al desierto de Arabia, que está 
ai junto quanto tres leguas, adonde Sant 
Juan andava predicando é allí fizo su vida 
Sant Antón el primer hermitaño é otros 
Santos Padres; é de allí me bolvió por el 
mar de Pentápolin, que son Sodoma é 
Gomorra é otras tres, que son cinco cib- 
dades que fueron suvertidas por el pecado 
de la sodomía; es el aguaitan fedionda, 
que non se podríe dezir más, é non se 
cría pescado ninguno en ella, é aun dizen 
que ave non quiere posar en ella. El moro 
que me levava me dixo una grant mara- 
villa, que el rio Jordán entra por el pié- 
lago é sale de la otra parte sin se mezclar 



DE PERO TAFUR. Oí 

con la Otra agua , é dize que en medio del 
piélago pueden bever agua duce del rio. 
Todo en torno , aquel valle cría unos ár- 
boles altos é delgados, é muchos cargados 
de una fruta como toronjas, é en alle- 
gando los dedos á ella, por sotilmente 
que sea, luego se quiebra é sale humo 
della, é queda el olor malo todo el diaen 
la mano. Otro dia bolví á comer á Gericó, 
que es una aldea de fasta cien vecinos, é 
de allí tomé aquellas rosas cerradas que 
ponen á las mugeres que están de parto; 
allí me fueron mostrados muchos lugares 
santos donde Nuestro Señor andubo; de 
aquel cabo del rio está una provincia, 
que se llama Betania trans Jordán. Esa 
noche me fui á dormir al monte donde 
Nuestro Señor ayunó, é allí fallé á los 
xpianos; ésta es una sierra muy alta en 
medio della unas capillas pequeñas, é fe- 
cho camino por la peña para sobir á ella, 
lo qual todo fizo Santa Elena por onrrar 
aquel lugar santo. É á la subida, un es- 
cudero de Gallicia, por socorrer á una 
dueña, cayó de encima de la montaña, é 
de que llegó abaxo y va fecho pedacos; es 
un lugar bien temeroso de subir. É luego 
dctjendimos, é por otro camino mas llano 
sobieron encima de todo lo mas alto, á 
donde el Diablo tentó á Nuestro Señor, 



62 ANDANCAS E VIAJES 

é de allí nos venimos abaxo á una fuente, 
donde los de Gericó nos avían traído mu- 
chas viandas para nos vender; allí estu- 
vimos toda aquella noche. Otro dia de 
mañana tomamos aquel cuerpo muerto, 
é levámoslo aquella casa que dixe que 
estava en el monte ; allí lo enterramos é 
estuvimos todo el dia. Otro dia de ma- 
ñana bolvimos al castillo de Magdalo, é 
el Adelantado quedóse atrás andando á 
caca, é encomendónos á un cavallero 
suyo, el qual nos acompañó fasta en la 
yglesia donde fué resuscitado Lázaro; é 
el alcayde de allí demandónos cierto tri- 
buto , é el moro que nos llevava respondió 
que non se pagaría, que jamás non fué 
costumbre, é tanto estuvieron en quis- 
tion, que el alcayde é los suyos tomaron 
armas contra el nuestro cavallero é aun 
lo firieron; pero nosotros lo acorrimos 
bien , é ferimos bien quantos de los moros 
é prendimos al alcayde é algunos de los 
suyos, é truximos los delante el Adelan- 
tado, el qual allegava entonce, é fizo su 
pesquisa é mandólo matar — luego le fué 
cortada la cabeca — é acotar á los que 
yvan presos ; este dia estovimos allí fasta la 
tarde, é fuemos á dormir á lerusalem. 
Otro dia partimos de ai con la mesma 
gente, é fuemos á otra Betania, é de allí 



DE PERO TAFUR. 63 

nos mostraron muchos lugares santos, el 
monte Tabor, donde Nuestro Señor se 
trasfiguró, é dize que es allí el val de 
Ebron, donde están las sepolturas de 
Adam é de Eva; é bolvimos esa noche á 
lerusaiem, pasando lugares santos é el 
huerto donde Nuestro Señor oró é donde 
fué preso, é bolvimos temprano á lerusa- 
iem. E aquella noche yo rogué á un moro 
renegado, que fué natural de Portugal, 
que le daría dos ducados é me metiese 
aquella noche á ver el templo de Salomón, 
é fizólo ansí; é á una ora de la noche yo 
entré con él vestido de su ropa é vi todo 
el templo, el qual es una nave sola toda 
de oro musayco labrada, é el suelo é pa- 
redes de muy fermosas losas blancas, é 
tantas lámparas colgadas, que paresce que 
se juntan unas con otras, é el cielo de 
arriba todo llano cubierto de plomo. Cier- 
tamente dizen que este fué, quando Sa- 
lomón lo fizo, la mejor obra que uvo en 
el mundo, después fué destruydo é re- 
hedificado, pero ciertamente oy es una 
de las buenas que ay en el mundo; si yo 
allí fuera conoscido por xpiano luego 
fuera muerto. Este templo pocos dias a 
que era yglesia sagrada , é un privado del 
Soldán fizo tanto con él, que la tomó é 
fizo mezquita. Aquel moro renegado que 



64 ANDANCAS É VIAJES 

allí me levó, me bolvió al Monte Syon, 
donde los frayles me esperavan, si non 
que yo fuese muerto , pues que á tal ora 
non venía, é ovieron muy grant plaí^er 
con mi venida , é non menos los cavalleros 
de mi compañía. Aquella noche ordena- 
mos de yr otro dia á oyr missa, é estar 
todo el dia é la noche en el Santo Sepul- 
cro. Como salió el sol, fuemos é abrié- 
ronnos la puerta, é ansí mesmo con toda 
aquella cerimonia que ya ante pasamos; 
aqueldia confessamosécomulgamos todos, 
é yo armé tres cavalleros aquel dia, dos 
alemanes é un francés, é posimos nues- 
tras armas en el lugar acostumbrado, é 
tomamos de las reliquias quel guardián 
nos dio; é otro dia al alva oymos missa 
é salimos, é todo este dia non fezimos 
sinon visitar lugares santos, é otro dia é 
otro dia esto mesmo é comprar algunas 
cosas é aderescar para la partida. En 
todos estos dias yo avía buscado como 
pudiera yr á Santa Catalina de monte 
Synay, que es cerca del mar Vermejo, é 
fallé que los trujamanes é los camellos 
eran partidos con un embaxador del 
Turco, que y va á Babylonia al Soldán, é 
por esto fué empachado mi camino, é yo 
quisiera estar allí, si menester fuera, fasta 
otro año. É el guardián me consejó que 



DE PERO TAFUR. 65 

yo viniese á Chypre, é que allí fallaría al 
Cardenal, hermano del Rey viejo, é que 
él me daría camino como pasase en Baby- 
lonia, é de ai al monte de Synay, é yo 
fízelo. Otro dia partimos con el Adelan- 
tado é fray les, é fuemos á dormir á Rama 
é otro dia al puerto de Jafa, donde falla- 
mos las galeas prestas é nos embarcamos; 
é los moros é frayles volvieron á lerusa- 
lem, é nosotros fezimos el camino de 
Barut. Este dia me vino contando el ade- 
lantado Na^^ardin lo que le avía acaescido 
con el rey de Dacia; é fuemos al puerto 
de Damasco, é por la costa vimos á Sur, 
é á Escalona, é á Acre, que es un casti- 
llo donde se recogieron los cavalleros de 
Sant Juan quando perdieron á lerusalem; 
é allí cerca es Nazaret, donde fué salu- 
dada Nuestra Señora, que es en Galilea, 
é de allí decendimos en Barut; é tomaron 
los patrones cierta mercaduría, é yo qui- 
siera ir á Damasco, salvo que ellos non 
me quisieron esperar; é de allí me mos- 
traron el monte de Líbano, que es todo 
él arboleda de cedros , que parescen lau- 
reles; allí en Barut dizen que mató Sant 
Jorje al Drago, é fállanlos en los cam- 
pos debaxo de las piedras, como acá los 
alacranes, é non cre»^en más nin tienen 
ponzoña, dizen que por ruego del bien 

5 



66 ANDANCAS É VIAJES 

aventurado Sant Jorje; yo uve buena in- 
formación de la cibdat de Damasco, pero 
pues non la vi, déxolo para quien la vido. 
Partimos de Barut por la costa de la Su- 
ria fasta la- Armenia, donde dizen que 
fué Antiocha, é de allí nos la mostraron; 
é yendo por la costa adelante vimos el 
castillo del Curco, que antiguamente se 
Uamava Coicos, donde fué Medea, é la 
yslá donde andava el carnero dorado; é 
este castillo es de los reyes de Chypre, é 
por eso todos ellos se llaman reyes de Ar- 
menia. En esta parte de Armenia está una 
alta sierra que llaman Montaña Negra, 
en la qual se affirma aver quedado el arca 
de Noé después del diluvio. Enfrente deste 
castillo está ysla é reyno de Chypre, é 
aquella parte de contra la Armenia está 
la cibdat de Famagosta, antigua cibdat, 
la qual los ginoveses ganaron quando 
prendieron al rey de Chypre é lo truxeron 
á Genova á él é á su muger, é allí parió 
la Reina un fijo que ovo nombre lanus, 
padre deste Rey que agora es. Este lugar 
es despoblado por el mal ayre é mal agua. 
Dizen que está allí un lago que llaman la 
Gostanca, que aquel faze la poca salud 
en la tierra , aunque todo el reyno de Chy- 
pre por la mayor parte es mal sano. Allí 
llegamos al alva del dia , é surgimos por 



DE PERO TAFUR. Oj 

lomar ^iertas mercadurías; é yo despe- 
díme del patrón é de mis amigos, é fize 
sacar todo lo mió en tierra, é fize buscar 
bestias para mí é para los mios é para lo 
que avía de levar, é partíme luego, é fui 
el camino de Nicosia, que es diez leguas 
de allí; esta es la mayor (^ibdat del reyno 
é la más sana, donde los reyes siempre 
acostumbran estar é todos los señores de 
su reyno. E porque era tarde, yo me uve 
de detener en una aldea dos leguas de ai, 
é en allegando me dio tan grant dolor de 
cabci^a, que pensé morir, é de allí aquel 
mesmo dolor se me abaxó á los pechos, 
é al estómago, é á la barriga, é á las ca- 
deras, é á los muslos, é a las rodillas 
fasta los pies, é turóme toda esa noche é 
otro dia fasta viéspras, que pensava, si 
cada uno me turara tres oras, muriera; 
é aquella tarde partí de ai , é fui á la cib- 
dat de Nicosia, do el Rey tiene su corte, 
é fuíme á un mesón do estuve aquella 
noche. Otro dia de mañana, oyendo missa 
en una yglesia de Sant Jorje, llegó á mí 
un escudero de madama Inés, hermana 
del rey lanus, que me embiava llamar; é 
acabada la missa yo fui con el escudero al 
palacio de la señora^ é allí la fize reve- 
rencia, é ella me rescibió muy humana- 
mente, queriendo saber de mí quién yo era 



68 ANDANCAS É VIAJES 

é dónde venía , é á dó yva ; é después de 
muchas fablas, mandóme aposentar dentro 
de su casa é dar todas las cosas nescesarias 
á mí é á los mios. Esta señora era muy 
noble, é nunca casó, seyendo moca vir- 
gen , é siempre estava en el consejo del Rey, 
é por su voto se regió las mas veces el 
reyno; serie de hedat de cinquenta años. 
É después que reposado ove aquel día, 
otro dia la señora fué á ver al Rey su 
sobrino é al Cardenal su hermano é me 
levó consigo, é allí fize reverencia al Rey 
é al Cardenal su tio , los quales me res^i- 
bieron alegremente ; é allí les conté el pro- 
ceso de mi camino : principalmente yo era 
venido allí por visitar al Rey é su corte, 
lo otro para aver camino para pasar á Ba- 
bylonia é al monte Synay; é por quanto 
yo avía levado letras del rey Don Juan de 
recomendación para el cardenal de Chypre, 
el qual á la ora estava en Italia é enton- 
ce lo fallé allá, "^díxome que oviese placer, 
que él me daría buen aviamiento á lo que 
deseava. É aquella ora mosen Suarez, Al- 
miralle de Chypre, estava presente, é se 
llegó á mí muy domésticamente mostrán- 
dose ser castellano como yo, é suplicó al 
Rey é al Cardenal é á la señora madama 
Inés, que me dexasen yr por su huésped, 
é tanto lo porfió, é más con la señora. 



DE PERO TAFUR. 69 

que lo acabó é luego me fui con el. Este 
es un cavallero natural de Segovia, de los 
de Cernadilla, é sevendo moco, andando 
por el mundo, fallóse en Chypre el dia de 
la batalla que el Rey peleó con la gente 
del Soldán, é ansí fizo el valiente de la per- 
sona, que escapó al Rey la vida, é fué 
preso con él é levado á Babylonia; é los 
moros acostumbran que ninguno non ca- 
valgue en cavallo si non fuere xpiano é re- 
negado, é este dia que entró en Babylonia 
el Rey preso, truxeron dos cavallos, uno 
para el Rey é otro para mosen Suarez, é 
quando fueron levados ante el Soldán, 
mandó, sabida la verdat como se avíe 
ávido, que ygual onrra como al Rey le 
fuese fecha. É a cabo de ciertos dias, fa- 
blándose en el rescate del Rey, el Soldán 
dixo á mosen Suarez, que si él entendía 
aprovechar en la deliberación del Rey, 
que él lo soltaría sobre su verdat, é que 
viniese é bolviese con recabdo ó á lo me- 
nos su persona. Mosen Suarez ^e lo pro- 
metió, é el Soldán le mandó dar todas las 
cosas que avía menester, é aun dizen que 
le preguntó de qué guisa quería venir 
vestido, é respondió, que al modo de la 
Suria. El Soldán lo mandó cumplir luego, 
é lo li»jenció, é se partió, é vino á Chypre, 
é allí con el Cardenal é con madama Inés, 



70 ANDANCAS E VIAJES 

é los Otros del consejo ordenaron de em- 
biar ^iertos cavalleros á los reyes é prín- 
cipes xpianos, para que socorriesen al res- 
cate del Rey; — é allí vi yo en Chypre el 
cavallero que vino acá, que se llamava 
Jacobo Guiri; — é ansí mesmo mosen Sua- 
rez le cupo en suerte de yr al Papa; é en 
cierto tiempo todos fueron de buelta cada 
uno con lo que trayen é con lo que pu- 
dieron aver de su reyno, é acabóse la 
fianca del Rey; é mosen Suarez con otros 
del consejo del Rey levaron aquella suma 
de oro, que fué trecientos mil ducados, é 
fueron á traer á su rey. É quando llegaron 
á Babylonia é el Soldán lo supo, le mandó 
salir á rescibir, é le fizo tanta onrra como 
si fuera su fijo; é allí se dio la orden de 
la deliberación del Rey en esta guisa: el 
Soldán rescibió aquella suma de oro, é 
más el rey de Chypre se le obligó de le dar 
cada año ocho mil ducados, é con esto se 
acabó su fecho. É el Soldán le mandó ade- 
rescar las cosas nescesarias é navios que 
lo levasen á su reyno, é á mos^n Suarez 
fizo muchas mercedes, é á un trujamán 
mayor del Soldán, natural de Castilla, 
judío de Sevilla que se renegó en Baby- 
lonia, por servicios que fizo al Rey en su 
prisión, en cada año le llevan docientos 
ducados. E el Rey, quando llegó á su 



DE PERO TAFUR. yi 

reyno é tuvo consejo con los grandes del, 
tomó á mosen Suarez por la mano é lo 
asentó cabo sí, diziendo, que si él non 
toviera fijo legítimo, que á él heredara 
en el reyno ; é luego mandó embiar por 
una fija suya bastarda que ai estava, é lo 
casó con ella é lo fizo su Almirante, é la 
heredó en su reyno. Pasados quatro ó 
cinco dias que yo estuve en la posada del 
almiralle mosen Suarez, el Cardenal embió 
por mí é me dixo, que fuese á oyr missa 
con el Rey, é quél me daría aviamiento 
para el camino de Babylonia, é comería 
con él. E después de oyda missa, el Rey se 
apartó á'un canto de la yglesia con el Car- 
denal é con su tia é con algunos de su 
consejo, é el Cardenal me dixo de parte 
del Rey, como avía sabido que yo quería 
yr á Babylonia é al monte de Synay, é 
por quanto el Rey avía de embiar un em- 
baxador sobre fechos suyos al Soldán, que 
me rogava que yo aceptase aquello, é que 
echaría grant cargo al Rey en ello, — é yo 
bien conos^í quel Cardenal avíe tenido 
aquella manera por lo que á mí cumplíe, — 
é respondí, que era mucho contento de le 
servir por ser rey é xpiano é de la naí^ion 
de Francia. El Rey me mandó comer allí 
con él é con el Cardenal, é allí se dio 
orden á mi camino. É dende me partí al 



72 ANDANCAS E VIAJES 

puerto de Bafa, donde el Rey tenía man- 
dado que yo fuese aposentado en una aldea 
encima de una montaña, que es lugar 
sano, por la grant dolentía de Bafa, é posé 
en casa de Diego Thenorio, escudero cas- 
tellano, é ove mucho placer con él; é 
á cabo de tres dias llegó una fusta de diez 
é ocho bancos al puerto de Bafa, la que 
me avíe de levar, é traye el Trujamán del 
Rey, que se fuese conmigo, é muchas 
vituallas, como de casa de rey, é las pro- 
visiones de aquello que avíe de fazer con 
el Soldán. El segundo dia fezimos vela é 
ando vimos por la mar once dias, á las ve- 
ces con buen viento ; ñnalmente llegamos 
al puerto de Damiata, donde el rio Nilo, 
que procede de Parayso terrenal, entra en 
el mar Mediterráneo, é allí entramos por 
la rivera fasta la cibdat de Damiata, que 
es legua é media, que será tamaña como 
Salamanca, abundosa de pan é de uvas é 
de toda fruta, é más de acucarales, cibdat 
llana é desmurada é sin castillo, muy 
caliente en demasiada manera, posadas 
muy frescas, tantas comadrejas por las 
calles é por las casas, que ay mas que acá 
en las partes donde ay muchos ratones. 
Allí vi las primeras palomas que traen la 
carta en una pluma de la cola; esto se 
faze llevándolas del lugar donde son cria- 



DE PERO TAFUR. 73 

...o .. Otra parte, é poniéndole la carta 
suéltanla é tórnase á su lugar; esto se faze 
por saber presto las nuevas de las gentes 
que vienen por la mar ó por la tierra, que 
non les tomen desproveydos , pues viven 
sin fortalezas é sin muro. Luego como 
llegué, fui levado al Adelantado é díxele 
como y va al Soldán, é que me mandase 
dar fusta en que fuese, que la mia non era 
para navegar por agua duce, é él mandóme 
aposentar en su casa en tanto que se dava 
recabdo-li estando allí, vinieron ciertos 
moros diziendo que yo era catalán, que 
me avían visto comer con el señor de 
Candelor, é que lo querían provar; é tru- 
xeron dos turcos gentiles onbres, que allí 
estavan, que dixesen la verdat; é ellos 
vinieron á mí, é viéronme, é dixeron que 
los moros mintíen; é yo pregunté: ;si otra 
cosa dixieran los turcos, qué se fiziera de 
mí? Dixeron, que la muerte, que toda 
cosa que los turcos dizen es aprovada por 
verdat. t^ste lugar lleva mas dátiles que 
parte del mundo; el rio Nilo que por ella 
pasa, — que es uno de dos brazos que se 
parten ú una jornada de Babylonia — en el 
mes de setiembre , al tiempo que yo estava 
allí, crece una vez é finche toda la tierra, 
é con la grande agua entran muchos pes- 
cados de la mar por la rivera é allegan 



74 ANDANCAS K VIAJES 

fasta las casas; é como por la grant calor 
las más de las casas tienen puertas á la 
rivera para rescebir el agua, á las ve- 
ces grandes pescados entran por aquellas 
puertas é encallan en tierra é allí los ma- 
tan. Ay en esta rivera unas bestias que se 
crian dentro del agua, que llaman coca- 
triz, las quales, quando están en el agua, 
non ay orne ni bestia que puedan alcancar 
que non la matan, é dizen que fuyen en 
el agua del búfano, é por esto, como en 
todas aquellas partes non ay puente nin 
se podríe fazer por las grandes arenas, c 
para aver de pasar de la una parte á la 
otra, la pobre gente avría menester de 
alquilar barco, suben en aquellos búfanos 
é pasan seguros el rio á nado sin peligro 
ninguno. Estas bestias suelen salir fuera 
del agua cinco ó seys pasos, é quando faze 
sol están mucho adormecidas, é los que 
las van á matar, llevan un asta de lanca é 
en cabo un rallón con orejas, que, quando 
entra, aprieta, é al tirar, afierra en la 
carne ; é al cabo del está una cuerda atada 
en que ay ciento é cinquenta bracas ó 
más, é como allega á ella, si la puede 
ferir debaxo del costado , que en otra parte 
non aprovecharía, entra el fierro; é allí 
tiene el cuero muy sotil , é como se siente 
ferida váse al agua, é dánle cuerda fasta 



DE PERO TAFUR. 73 

tanto que anda cansada, é después tiranía 
en tierra é lévanla por las villas é lugares, 
demandando como fazen en Castilla el 
que mata el lobo. Esta es en todo fechura 
de lagarto; tienen los dientes macho é 
fembra arriba é abaxo, é por esto dizen 
que, quando travan de alguna cosa, non 
pueden soltar tan ayna. Estas fuyen en la 
tierra de qualquier cosa, porque aquella 
les es estraña. Déstas vi muchas yo por esta 
rivera. Dizen muchos, — yo non lo vi, — 
que en esta mesma rivera se crian otras 
bestias, que son cavallos ni más ni menos, 
salvo que lo de la boca tienen tan ancho 
como lo de la frente, é salen pegado con 
el agua á pacer, é allí les arman unos 
hoyos cubiertos, como llaman en Castilla 
loberas, é allí los matan; é éstos nin en 
el agua nin fuera della non fazen mal. 
Esta agua desta rivera es la mejor que yo 
fallé; bien paresce agua de Parayso. En 
el tiempo que yo allí estuve jamás non 
beví sino desta agua, pudiendo bever buen 
vino. Aquí en este lugar ay tantas codor- 
ni<jes, que, á la manera de Castilla, da- 
rían diez por un maravedí , é mátanlas con 
los podencos, que las paran con un palo 
con dos ó tres cascabeles en el cabo. Aquí 
folgué ocho dias; después el Adelantado 
me fizo dar un navio, para yr á Babylo- 



7ti ANDANCAS E VIAJES 

nia, que llaman gerba, que son tan luen- 
gos como una grant galea é todo fecho á 
cámaras de un cabo é de otro para apo- 
sentamiento, é llanos de carena, porque 
naden en poca agua; levan grandes car- 
gos, traen la vela tan alta como una car- 
raca, salvo que es angosta é latina como 
de galea; é muchas veces acaesce, en el 
tiempo de la cresciente del rio, yr á vela 
é á remos é non poder yr un paso ade- 
lante, si non buscan algunt remanso ó 
echan la gente en tierra , para que la re- 
molquen con las cuerdas luengas; llevan 
continuamente tres atabales, uno á popa 
é otro á proa é otro á medianía , por des- 
pantar las cotrizes que dixe; ninguno non 
osa tomar del agua del rio con su mano, 
sinon ata la vasija en un asta, é ansí tiran 
el agua. Después que partí de Damiata, 
continuando mi camino por la rivera ar- 
riba, toda la fallava de una parte é de la 
otra poblada de aldeas juntas con el agua, 
é fui á aquel lugar donde se apartan los 
brazos, éste por donde yo yva é el otro 
que va cerca de Alixandría. Ay una gene- 
ración de gentes en Babylonia, que se 
rapan la cabeca é las barvas é las cejas 
é las pestañas, é muéstranse bivir como 
locos, diziendo que aquella es la santidad 
é que por servicio de Dios desprecian el 



DE PERO TAFUR. 77 

mundo é su pompa, que es aquello que 
se raparon; é algunos van cargados de 
cuernos, é otros enmelados é empluma- 
dos, é otros con unas lanzas é lan ternas 
encendidas con lumbre colgadas dellas, é 
otros con arcos puesta la flecha en la 
cuerda, é ansí en diversas maneras, di- 
ziendo que andan persiguiendo á los xpia- 
nos; é á estos fazen grant reverencia los 
moros. E un dia fallé una flota dellos, é 
pregunté dónde yvan, é dixéronme que á 
meterse en un fuego con los perros de los 
xpianos é ver quien se quemaría. En esta 
ysla, que dixe, de Alixandría se fazen 
muchos linos donde se fazen los liencos 
tan buenos. É de allí, continuando nues- 
tro camino, en syete dias fuemos en Ba- 
bylonia, é desembarcamos al puerto donde 
está una alhóndiga donde se allegan los 
xpianos, é sacamos todo ,1o nuestro del 
navio é aquella noche reposamos en aque- 
lla casa. Otro dia de mañana fize alquilar 
asnos muy bien aderescados con sus sillas 
é frenos, muy bien andariegos, é onbre 
que nos guiase á casa del Trujamán mayor 
del Soldán, é tovimos que andar desde 
en amanesciendo fasta medio dia á su 
casa. É como llegamos á él, dile las letras 
é saludes del rey 4e Chypre é más du- 
cientos ducados que el Rey le embiava. 



78 ANDANCAS É VIAJES 

que su padre ansí ge lo dexó mandado 
para en toda su vida, por el servicio que 
le fizo en la presión; el qual nos rescibió 
mucho bien é aposentó dentro en su casa. 
E estuve allí dos dias antes que viese al 
Soldán, é en estos dos dias, fablando el 
Trujamán comigo muchas cosas é pre- 
guntándome dónde era, ovo de saber de 
mí como yo era castellano natural de Se- 
villa, é él ovo mucho placer comigo, por- 
que ansí mesmo él era de Sevilla, que se- 
yendo niño fué levado á lerusalem con su 
padre, que era judío; é murió el padre, 
é él tornóse moro; é primeramente le lla- 
maron Haym é agora Saym; él quiso 
saber de mí, quién yo era é cómo venía, 
é yo non le encobrí nada de mi fecho, por 
me aprovechar del é de su consejo; é ansí 
lo fizo. Yo fuí-tan bien tratado del en su 
casa , dexándome andar entre sus mugeres 
é fijos, como si fuera fijo propio, é dizíe- 
me que esta era la mayor onrra que él 
me pudíe fazer, é que bien parescía que 
yo era de su oacion, pues sus fijos tanto 
me querían. Serie este onbre de noventa 
años, mas por eso non dexava de fazer 
¡generación, que aun, estando yo allí, le 
parió una de sus mugeres un fijo. Este 
tenía quatro mugeres xpianas de aquellas 
que compran en la mar Mayor, por quanto 



DE PERO TAFUR. 79 

avríen por grant desonrra casar con mora 
de natura. Estos tres dias que estuve con 
él sin ver al Soldán , me mostró muchas 
cosas tales é tantas que serie largo de 
escrevir. El tercero dia me tomó las letras 
que yo traya para el Soldán é se las levó 
é mostró, é ovieron consejo sobre la res- 
puesta, é trúxome esa noche las letras 
mesmas cerradas é díxome, que, por yo 
ser su natural , me quería avisar que aque- 
llas letras ya las avía visto el Soldán, é 
que ellos tenían por mengua non respon- 
der súbito, é que por eso acostumbravan 
ver primero, é que yo propusiese mi fe- 
cho non dando a entender que de aquello 
fuese avisado. Otro dia de mañana mandó 
tener prestas las bestias para mí é para los 
mios, é en saliendo el sol fuemos á la casa 
del Soldán ; é antes que llegásemos , por 
las calles ívamos comiendo é beviendo, 
que andan onbres con las cocinas á cues- 
tas aparejado el comer, otros vendiendo 
frutas, otros vendiendo agua, é otros otras 
cosas. Llegamos á la mezquita mayor, que 
es una buena cosa de ver, pero muchas 
mejores he visto yo en tierra de xpianos; 
después llegamos á una grant plaza donde 
estava muy mucha gente á cavallo é cier- 
tas tiendas armadas , dizen , é fuera de la 
qibdat ansí mesmo muy mucha gente á 



8o ANDANCAS É VIAJES 

cavallo, por quanto aquel dia era el de la 
salva que se faze al Soldán ; é si yo non 
fablare en el número de la gente, ansí á 
cavallo como á pié, déxolo por non dezir 
cosa que sea dura de creer, aunque cier- 
tamente toda cosa en esta parte se puede 
dezir é creer. ,É llegamos á la puerta de 
la posada del Soldán , é allí dexamos las 
bestias é subimos por gradas fasta la puer- 
ta; esta posada será tan grande como Vi- 
Uareal. É yendo por las calles, veía mu- 
chas gentes de una parte é de otra, é di- 
xiéronme que aquellos son los mamalu- 
cos, que acá llamamos elches renegados, 
una grant muchedumbre de gente, é éstos 
son los que el Soldán faze comprar por 
sus dineros en el mar Mayor é en todas 
las provincias donde los xpianos se ven- 
den; é como los traen allí, tórnanlos mo- 
ros é muéstranles la ley é á cavalgar é 
jugar con el arco; é de que son examina- 
dos por el Alfaquí mayor, pénenles su 
quitación é ración, é embíanlos á la cib- 
dat; non puede ser soldán, nin almirante, 
nin aver onor ninguna nin oficio si, non 
es destos renegados, nin puede cavalgar 
en cavallo moro de natura sin que mue- 
ran por ello. Estos son los que han todas 
las onrras de la cavallería, é sus fijos un 
poco menos, é los nietos menos, é dende 



DE PERO TAFUR. 8 I 

adelante quedan moros de natura, esto 
por augmentar su ley, é por esto le llaman 
el acresíjentador de la ley de Mahomad; 
las fembras non tienen esta prerogativa, 
pero antes rescebirá un moro una xpiana 
sin dote, que una mora por bien adotada 
quesea, mayormente si es moro de natu- 
ra. Yendo todavía por aquellas calles, 
llegamos á una grant puerta que estava 
cerrada , é abriéronnos é entramos dentro, 
é fallamos una grant plaza llena de cava- 
lleros, puestos en orden, arrimados á las 
paredes, é de allí abriéronnos otra puerta, 
é fallamos una quadra, ansí mesmo en 
aquella orden , de cavalleros. Después 
abriéronnos otra puerta, é fallamos otra 
quadra ansí mesmo en aquella orden, salvo 
que era de negros con porras en las ma- 
nos; é allí el Trujamán mayor me fizo 
quedar con los mios fasta que bolviese á 
mí; é á poca de ora bolvió á mí, é metió- 
me por una puerta á una grant plaza á 
donde estavan muchos cavalleros en la 
orden que dixe, é en mitad de la plaza 
estava una grande é rica tienda con sus 
estrados, do avía de comer el Soldán é le 
avían de fazer la salva; é ^erca de allí 
estava armado un pavellon portal do es- 
tava armado un cadahalso alto é una silla, 
donde el Soldán avía de descavalgar. É el 



82 ANDANZAS É VIAJES 

Trujamán mayor me dixo, que yo espe- 
rase en mitad de aquella plaza, é quel 
Soldán saldría é pasaría junto consigo, é 
que yo non le fiziese reverencia ninguna, 
porque aquello acostumbran ellos por des- 
den de los xpianos. É estando ansí, abrie- 
ron una puerta grande, é salió el Soldán 
á cavallo, é delante del su fijo á pié con 
fasta docientos cavalleros, é pasó ansí 
cerca de mí,,é fuese asentar en aquella 
silla que dixe. Avíe pocos dias quel Soldán 
avía mandado soltar de la presión un fijo 
del Tesorero del Soldán aquien él avíe su- 
cedido, el qual avíe ávido una grant suma 
de riqueza, ansí en oro como en perlas é 
piedras é otras cosas de valor, é que para 
aquella fiesta, por le servir é tornar en su 
gracia, le embió un cavallo de color mor- 
zillo ferrado de oro, con el freno é silla 
ansí mesmo de oro guarnido , en el arcon 
delantero de la silla un ballax , que dizen 
que pesava un rótulo é medio, que pares- 
cía tan grande como una naranja media- 
na, en el arcon de tras tres balajes tan 
gruessos como huevos de gallinas, é una 
^imitarra que valíe una grant suma de 
oro ; é su ropa era de damasco blanco por 
cortapisa un cerco de ricas perlas. El Tru- 
jamán mayor vino por mí é díxome que 
fiziese muestra de besar la tierra, ante que 



DE PERO TAFUR. 83 

llegase á él , é tomó las cartas que yo te- 
nía é púsomelas en la cabeza é en la boca 
por salva, é diógelas al Soldán; é puesto 
que las letras yvan en otra lengua él las 
leyó en lengua turca, porque delante el 
Soldán nin en su corte non se fabla otra 
lengua. Dizen que esto se fizo quando el 
Turco tomó la ley de Mahomad, que a 
poco tiempo, é que por la onrra le fazen 
esta cirimonia. El Soldán me preguntó 
por el rey de Ghypre é por el Cardenal su 
tic é por mosen Suarez é por algunos del 
reyno, é como yo le respondí, luego me 
dixo que aquello porque vinía le placíe 
de lo fazer. Esto era: quel Rey le embiava 
á suplicar que non le embiase aquellos ma- 
malucos que le solíe embiar cada año por 
el tributo, porque le fazen muy grant cos- 
ta, éque él gelo embiaría dende en cuatro 
meses; lo otro, que lo rescibiese en cha- 
melotes al pre*^io como valíen en Babylo. 
nia; lo otro, que le dexase bender su sal, 
que es una grant renta, en toda la Siria 
sin pagar derechos, é todo se libró. El 
Soldán luego mandó que me aposentasen 
bien, é me diesen las cosas nescesarias, é 
ansí se fizo. Este dia me dio el Soldán 
una ropa que él suele dar en señal de va- 
sallaje al rey de Chypre, la qual era de 
at^itimí verde é colorado labrada de oro. 



84 ANDANCAS É VIAJES 

é forradas las muestras de armiños. Lue- 
go, el Soldán decendió de aquella silla á 
la tienda, é allí le fizieron la salva é le 
dieron de comer; é allí me despedí del por 
este dia. E estando ansí, entraron fasta 
^ient onbres, que trayan un moro en los 
onbros, é pusiéronlo en tierra, é fué lue- 
go desnudo é dados docientos acotes con 
vergas en barriga é en espaldas; é dizen 
que toda la justicia criminal se faze delan- 
te del Soldán. É bolvimos por aquel mes- 
mo lugar, é non fallamos ninguno de 
quantos á la yda aviamos visto, salvo los 
negros; é desque decendimos á la plaza 
grande, cavalgamos en nuestras bestias , é 
non fallamos en aquella plaza cavalleros 
nin en las tiendas, salvo onbres pobres 
con harneros ahechando las arenas; é yo 
pregunté, qué era aquello; respondióme, 
que eran onbres de la ventura , que bus- 
can alguna cosa si se caería en el suelo 
de tanta muchedumbre de gente como 
allí se llegó; éste dia tovimos que an- 
dar fasta puesto el sol en bolver á la po- 
sada. Otro dia reposamos é yo ordené 
de embiar el despacho del Soldán al rey 
de Ghypre en aquella fasta suya que que- 
dava en Damiata, é que viniese dende á 
dos meses por mí, por quanto yo enten- 
día yr á Santa Catalina al monte de Synay. 



DE PERO TAFUR. 85 

É después que envié el despacho al rey de 
Chypre, yo estuve en^Babylonia cerca de 
un mes mirando muchas cosas é muy es- 
trañas , mayormente á las de nuestra na- 
ijion; é ciertamente yo ove grant dicha en 
aver tal guía como aquella del Trujamán 
mayor, quél avíe grant placer en traba- 
jar conmigo en aquello que yo quería. 
Un dia cavalgamos en amanesciendo é 
fuemos á la Matarea, que es donde se 
faze el bálsamo, é será una legua de la 
^ibdat, é tovimos que andar fasta medio 
dia con bestias bien andariegas, é nuestra 
posada dizen que serie en medio de la 
^ibdat, ansí que de aquí se puede conos- 
ijer quánto avrá en la <^ibdat de través. La 
Matarea es una grant huerta cercada de 
muro, en la qual está el jardín do nasce 
el bálsamo, el qual avrá sesenta ó setenta 
pasos quadrado, é de allí nasce, é es ansí 
como majuelo de dos años, é córtase por 
el mes de octubre; é allí va el Soldán con 
grant ^irimonia á coger aquel aceyte, é 
dizen que es tan poco, que non basta á 
medio a^^umbre de la medida de acá; é 
después toman aquellas ramas, é cuecen- 
las en aíjeyte, é liévanlas por el mundo di- 
ziendo que es bálsamo. Acabado de arrin- 
car labran luego encontinente la tierra, é 
coman de aquellos palos labrados é fin- 



86 ANDANCAS É VIAJES 

canlos en tierra, é riéganlos con aquella 
agua que Nuestra Señora la Virgen María 
sacó en aquel lugar, quando yva fuyendo 
con su fijo á Egypto; — é allí está grant 
^ devoción para nosotros los xpianos ; — é 
después que regado con aquella agua, 
luego otro dia lo fallan preso; é muchas 
veces an probado á regar aquellos pies con 
el agua del Nilo ó otra qualquiera, é luego 
se seca. A la salida de la huerta está una 
muy grant figuera que lieva figos de Fa- 
ron , que son bermejos, en el cuerpo de la 
qual en el tronco está un edificio como 
capilleja; é dizen que aquello se abrió é allí 
se escondió Nuestra Señora é su Fijo, 
quando yvan por los prender. É á la buelta 
que bolvimos á Babylonia por la ribera 
del Nilo, avía muchas huertas é muchas 
nobles casas de cavalleros, é tovimos que 
fazer aquel dia en bolver á la posada á 
media ora de la noche. Otro dia fuemos á 
ver los graneros de loseph , que están tres 
leguas de aquel cabo del rio en el desier- 
to, é bien que dizen que ay muchos más 
adentro, pero allí non parescen sino tres, 
dos grandes é uno non tanto, los qua- 
les son fechos á manera de un diaman- 
te con aquella punta arriba tan aguda; 
será el altura mucho más que la torre 
mayor de Sevilla; é por la puerta entran- 



DE PERO TAKUK. 87 

do dentro, un muro junto con el otro 
faziendo escalera en torno fasta llegar 
arriba é todo lleno de finiestras; é como 
suben las bestias cargadas, descargan por 
aquellas finiestras é en esta manera los 
finchen fasta encima; ciertamente non creo 
yo aver en el mundo oy tan grande edifi- 
cio, nin yo non lo vi. Este dia bolvimos á 
Babylonia, é otro dia siguiente fuemos á 
ver la casa donde están los elefantes, é 
fallé siete, los quales son negros de color 
éde grandeca más que camellos, éde for- 
taleza ansí de bracos como de piernas que 
parescen mármoles, la mano redonda é con 
uña fuerte , é dizen que conjuntura tienen, 
pero que non tienen tuétano ninguno; tie- 
nen los ojos muychequitos como un cor- 
nado é colorados, la cola corta como de 
osso, la oreja como una comunal adarga 
é la cabeza como de tinaja de estas seys 
arrobas, los colmillos de quatro palmos, 
tiene la boca muy chica, tiene en el beco 
de arriba una trompa de fasta seys palmos; 
ésta él la aluenga quando él quiere, é la 
encoge quando quiere , é con ésta apaña 
las cosas que a de comer é las mete en la 
boca, é fínchela de agua quando quiere 
bever. Estas bestias paresce como que 
tengan entendimiento; tantas burlas fazen, 
que á las vezes traen aquella trompa llena 



88 ANDANZAS É VIAJES 

de agua , é échala encima á quien quiere, 
é fázenlos jugar con una lanca echándola 
en alto é resabiéndola, é otros muchos 
juegos; é cuando están en celo lévanlos 
desde en amanesciendo é métenlos en el 
rio porque se resfríen, en otra manera 
non los podrían mandar. Estos tienen el 
cuerpo muy duro, ési resciben alguna fe- 
rida, pénenle donde le dé la luna, é luego 
otro dia es sano ; el que los manda leva un 
ferrecuelo engastado en un palo ^ é escár- 
vale tras el oreja, é lévalos donde quiere, 
porque allí tienen el cuero muy delgado, 
é aun una mosca que se asiente allí le da 
pena. Éstos se goviernan de paja é ceva- 
da como acá los cavallos. Dizen que en 
la India que arman castillos sobre ellos en 
que van diez é seys onbres, é afórranles 
aquellos colmillos, quando quieren com- 
batir, en acero; dizen que biven mucho 
estas animalias. Este dia bolví á la po- 
sada mirando muchas é muy estrañas 
cosas. Otro dia siguiente fui á ver una 
animalia que llaman Xarafia, que es tan 
grande como un grant qiervo, é tiene los 
bracos tan altos como dos bracas é las 
piernas tan cortas como un cobdo, é toda 
la fazion como una cierva, é rodada, las 
ruedas blancas é amarillas, el cuello tan 
alto como una raconable torre, é muy 



DE PERO TAFUK. 8) 

mansa; quando le dan á comer del pan 
con la mano, abaxa la cabeca é faze un 
grande arco con el cuello; dizen que biven 
mucho tiempo, é que ésta avía más de 
docientos años que estava allí. Este dia 
fué ver la ^ibdat de Babylonia, porque 
en aquella puebla ay tres apartamientos, 
é todo junto; á la primera Uanfan Baby- 
lonia la mayor, é la otra el Cayro , é la 
otra Mistre. Al un cantón de la cibdat de 
Babylonia, dentro en el rio que la pasa 
por el un cantón, están tres colupnas 
dentro en el agua con ciertas rayas é le- 
tras antiguas, é allí en el mes de setiem- 
bre, quando el rio cres»^e, están allí cier- 
tas guardas, que miran en cada ora quanto 
el agua cres«^e, é dízenlo á (^iertos prego- 
neros , que están en tierra , que vayan por 
la <^ibdat pregonando quánto cresció el 
agua en cada ora, é quando el agua es 
llena, ya saben fasta donde pueden sem- 
brar é quando el año será abastado ó 
menguado; é este edifi^^io de estas colup- 
nas dizen que fué la primera cosa que se 
tizo en Babylonia. En esta mesma v^ibdat 
en lo antiguo avíe muchas casas notables 
é muchos jardines, é aun en*^ima de los 
terrados, é de grandes árboles, é muchas 
cuevas, é muchas ^isternas que traen el 
agua del Nilo. É este dia bolvimos á la 



90 ANDANCAS E VIAJES 

posada, é ordené con el Trujamán mayor 
de yr otro dia á fablar al Soldán é deman- 
darle licencia para yr al monte de Synay; 
é otro dia de mañana fuemos al grant 
palacio é fallamos quel Soldán era ydo á 
caca, é fuemos tras él fasta que lo alcan- 
camos fuera de la cibdat quanto una legua, 
asaz bien acompañado, á mi parescer de 
más de cinco ó seys mil de cavallo, é muy 
muchos falcones , los más neblis , é leones 
pardos. É aquel dia comió el Soldán allá 
en el campo; é después de comer, fezieron 
un juego, que ellos acostumbran, en esta 
manera: ponen una bola en mitad del 
campo, é pónense de una parte mili de 
cavallo, ó más ó menos, é fazen sendas 
rayas delante de sí, é cada uno tiene en 
la mano uno como macuelo de madero 
enastado en una vara, é arremeten los 
unos é los otros ygualmente á la bola, é 
los unos por la echar de la otra parte de 
la raya, é los otros por semejante á los 
otros, ansí que los que la echan ganan. 
É aquel dia se paró delante del fijo del 
Soldán uno por le estorvar, é tomó la es- 
pada en la mano é le quiso matar, é ovo 
grant rebuelta fasta que el Soldán vino á 
los departir. Este dia le demandé licencia 
para yr al monte de Synay, é me la dio é 
mandó que fuese un trujamán suyo con- 



DE PERO TAFUR. QI 

migo, é me diesen tres camellos para mí 
é los mios que non pagase nada. É aquel 
dia tomé licencia del é me partí dende á 
dos dias. Estos dos dias que allí estuve, 
sin dubda non estava punto ocioso, sinon 
ver cosas bien estrañas é bien ricas; é por- 
que entonce avía grant calura, cada dia 
me trayan para bever por la mañana un 
vaso con un agua confacionada, é unos 
granos en ella como de cañamones, é 
ciertamente cosa bien saludable era; é 
aquello acostumbran bever en el tiempo 
del estío, antes de comer, en ayunas. El 
Trujamán del Soldán fizo aderescar todas 
cosas que avía menester é encomendóme 
al Trujamán que yva conmigo, é ansí 
mismo fizo escrevir al patriarca de Ali- 
xandría, que bive en el Cayro, — é él pone 
el mayor que rige á Santa Catalina de 
Monte Synay, — é ansí mesmo él escrivió 
para él recomendándole á mí. É partimos 
del Cayro, é yendo por aquellas arenas 
muertas del Egypto con muy grande tra- 
bajo é grande peligro, la calor tan grande, 
que dudaba onbre de poderlo sofrir. En 
estas arenas dizen que se faze la momia, 
que es carne de onbres que mueren allí, 
é con la gran sequedat non podresv^en, 
mas consumiéndose aquel húmido radical, 
queda la persona entera é seca, tal que 



92 ANDANCAS E VIAJES 

se puede moler; aquí non ay camino nin- 
guno, porque el viento lo desfaze é mueve 
las arenas de una parte á otra, é faze 
grandes alturas, é allí mueren aquellos 
que dixe , é como en la mar ansí navegan 
por el aguja; é desde Babylonia fasta el 
monte de Synay non ay poblado , é con- 
viene levar los camellos todas las cosas 
nescesarias ansí para las gentes como 
para ellos. En este camino turamos quini^e 
dias fasta llegar al monte de Synay, que 
es una montaña muy alta, donde non ay 
otra ninguna, cerca del mar Vermejo 
quanto media legua. Encima desta mon- 
taña estava antiguamente un monesterio, 
donde tenían el cuerpo de Santa Catalina, 
é dizen que un año que fué muy malo de 
carestía de pan, ansí por aquello como 
por el grant trabajo, que avían, de subir 
en aquella altura, que los frayles calo- 
gueros se yvan á Babylonia, desampa- 
rando el monesterio é el cuerpo santo, é 
que la bien aventurada Santa Catalina les 
apáreselo é les dixo que bolviesen, é que 
avrían abastamiento é lugar convenible 
para vevir; é que donde fallasen un grant 
montón de trigo, allí fiziesen un mones- 
terio é allí truxesen su cuerpo; é los mon- 
jes fiziéronlo ansí, é bol vieron é fallaron 
al pié del monte un grant montón de 



V 



DE PERO TAFUR. 93 

trigo; é allí, regradesciendo á Dios é á 
la virgen Santa Catalina el bien que les 
avía fecho, fizieron un monesterio, que 
es agora bien notable; é subieron arriba, 
é con grande onor trujeron el cuerpo de 
Santa Catalina, é pusiéronlo en el mones- 
terior de abaxo, donde ellos oy biven , non 
desfaziendo el de arriba, porque allá en 
el monte están muchos lugares santos , é 
está el lugar donde dio Dios la ley á Moy- 
sen, é donde le apáreselo en el fuego de 
la ^aft^a; é allí está el lugar donde le 
mandó ferir con la verga en la peña, é 
sacó el agua , la qual oy corre fasta abaxo. 
El monesterio de baxo es un buen apo- 
sentamiento; están en él fasta cinquenta 
ó sesenta personas entre monjes ésus ser- 
vidores, é la yglesia de buena fazion á la 
manera de Grecia. El cuerpo de Santa 
Catalina está debaxo del altar mayor; yo 
non vi su cuerpo , porque non lo acostum- 
bran mostrar, salvo de lugar que onbre 
non lo puede bien devisar, pero paresció- 
me que devía ser, segunt su grandeza, 
más de un palmo más alta que la más alta 
muger que agora se falla. Allí están en 
una casa ciertos cuerpos de onbres balsa- 
mados; unos dizen, que de algunos cava- 
lleros que fueron á visitar aquel lugar 
santo é murieron allí, otros dizen, que 



94 ANDANi^AS E VIAJES 

algunos cavalleros de la Grecia, después 
de muertos, se fazen levar allí, é es una 
grandíssima devoción. Este monesterio 
tiene una grant renta por toda la Gre<^ia; 
é en Candía, un grant señor que murió, 
les dexó quatro mil ducados de renta, 
mas, como es la tierra tan lexos, fázese 
grant despensa en ge lo llevar allá, é aun 
ellos en mantenerse en lugar tan apar- 
tado, aunque otros se mantienen de aque- 
lla mesma renta que biven en Babylonia 
con el patriarcha de Alixandría, que tiene 
su asentamiento allí, é él provee á todo, 
é á él acuden con la renta. E este Patriar- 
cha elige Patriarcha para embiar á la India 
mayor al Preste Juan, por muerte del que 
allá está , é aun estando yo allí eligió Pa- 
triarcha é lo embió. A cabo de tres dias 
que yo estuve en el monesterio de Santa 
Catalina, pensava como podiese pasar á 
la India mayor, é aun lo avía fablado se- 
cretamente al Prior, el qual me respondió, 
como la caravana, que es la recua que 
viene de la India, avía de venir dende á 
dos ó tres dias, é que de allí avríamos en- 
formacion cómo se avía de fazer, pero que 
todavía estorvándome mi propósito. É 
dende á quatro ó cinco dias la caravana 
llegó, la qual traya muy muchos came- 
llos, tantos que yo non lo escrivo porque 



DE PKRO TAFUR. 95 

non paresca fablar demasiado; pero esta 
es la que trae toda la especería é perlas, 
é piedras, é oro, é perfumes, é liencos, é 
papagayos, é gatos de la India, é otras 
muchas cosas que se reparten por el mun- 
do; é allí, la mitad viene á Babylonia é 
de allí Alixandría, é la otra á Damasco é 
de allí al puerto de Barut. Yo fui por la 
costa del mar Vermejo, que es media legua 
del monte de Synay, por ver como vinía 
la caravana , é fallé que vinía allí un ve- 
neciano que dezían Nícolo de Contó, gen- 
til onbre de natura, é traya consigo su 
muger é dos fijos é una fija, que ovo en 
la India, é vinía él é ellos tornados mo- 
ros, que los fizieron renegar en la Meca, 
que es su casa santa; é él, como me vido, 
llegóse á mí é preguntóme quién era, é 
qué fazía allí, é qué arte era la mía; é yo 
le dixe, como era de Italia é me avía 
criado con el rey de Chypre, é que avía 
venido á Babylonia por su mandado al 
Soldán, é con su licencia avía venido allí 
é aun entendía pasar en la India. É luego 
me respondió que non lo devía fazer, é 
puesto que fazerlo quisiese, que non lo 
podría acabar. É yo todavía porfiando de 
yr allá, él me dixo é conjuró que le dixesc 
quién yo era, é quél me faría un grant 
servii^io, esto era, que mediría la manera 



96 ANDANCAS É VIAJES 

que avía de tener, é que bien me podía 
fiar déi, pues que él xpiano era como yo, 
é quél me contaría el proceso de su vida, 
é cómo era venido allí. É yo, mirando 
como era persona grave é discreta é de 
buen gesto, díxele como yo era fidalgo é 
cavallero natural d'España, é cómo vine 
al Santo Sepulcro é de allí á Babylonia 
con entencion de venir al monte de Sy- 
nay, é de allí pasar á la India. É quando 
él esto oyó de mí, mostró aver ávido grant 
placer é dixo: sabe, que, en tiempo quel 
Tamurbeque señoreava, yo me fallé en 
Alixandría con cierto cabdal de mi padre, 
é de allí ove de venir en Babylonia, épor 
mal re:5Ímiento é poco seso de mi edat, 
que sería de fasta diez é ocho años , perdí 
lo que tenía, é con deseperacion é ver- 
güenza de non bolver á la tierra, fuíme á 
do- el Tamurbeque andava, é estuve allí 
en su corte un año; é de allí busqué ca- 
mino para pasar á la India mayor é fállelo, 
porque en aquel tiempo todo era seguro. 
por quanto fasta la India lo señoreava 
todo desde el mar Mayor; éyo, como lle- 
gué á la India, fui levado al Preste Juan, 
el qual me rescibió mucho bien é fizo 
muchas mercedes, é me casó con esta 
muger que aquí traygo, é estos fijos allá 
ios uve, que quarenta años a que bivo en 



DE PERO TAFUR. 97 

la India con grant deseo de bolver á mi 
tierra. É como yo alcaní^é grandíssima 
riqueza, procuré, después que el Tamur- 
beque murió é la tierra se cerró, de aver 
pasage por el mar Vermejo é venir á la 
Meca é al logar do agora esto, é para 
esto , aver salvo conduto del Soldán ; é a 
dos años que ando en esto, é él me lo 
embió; é viniendo con mi muger é fijos, 
mandaron que fuésemos quemados ó re- 
negásemos la fé ; é bien que yo dispuesto 
estava para rescebir el martyrio, pero 
yo sentí en mi muger é fijos que antes 
querían renegar la fé que morir, é yo 
pensé de me renegar ansí mesmo, espe- 
rando en Dios que en algunt tiempo á 
mí é á ellos pudiese salvar; é ciertamente 
el Soldán fué particionero en esto por aver 
parte del robo que me avían fecho. Agora, 
ésta es la mi vida, el fecho mió a pasa- 
do; en lo que á ti toca, yo te ruego por 
Dios é por el amor que te e, pues eres 
xpiano é de la tierra donde yo soy, que 
non te entremetas en tan grant locura, 
porque el camino es muy largo é traba- 
joso é peligroso, de generaciones estra- 
ñas sin rey é sin ley é sin señor, ¿é cómo 
pasarás tú sin salvoconduto, ó á quién 
temerá el que te quisiere matar? Después, 
mudar el avre , é comer é bever estraño de 



gS ANDANCAS É VIAJES 

tu tierra, por ver gentes bestiales que non 
se rigen por seso, é que, bien que algu- 
nas monstruosas aya, non son tales para 
aver placer con ellas; pues ver montones 
de oro é de perlas é de piedras, ¿qué 
aprovechan, pues bestias las traen? E 
tantas é tales cosas me dixo , é á la fin 
concluyó, que si yo non pasava volando 
imposible era llegar allá; é yo vi bien que 
grande amor é buena humanidat de la 
naturaleza le movió á me consejar, é aun 
porque bien parescía verdat lo que dizía 
mudé de mi propósito é bolvimos á Santa 
Catalina; é estovimos ai tres dias, é ellos 
aderescavan sus caminos como dixe, los 
unos para Babylonia, los otros para Da- 
masco, é yo estos dias non fazía sinon 
visitar aquellos lugares é el mar Vermejo, 
é allí donde el pueblo de Israel entró en 
la mar, quando Faraón yva tras ellos, é 
se partió la mar en dos carreras. De allí 
paresce una ysla que se UamaSusan, donde 
dizen que vienen los judíos que en Casti- 
lla llaman abenssusenes. 



Partimos del monte de Synay, é des- 
pedíme del Prior é monges, é dié- 
ronme la divisa de Santa Catalina, 
que es la rueda de las navajas de oro, c 



DE PERO TAFUR. QO 

yo, desa pobrera que levava , fize alguna 
limosna, é dexé mis armas, é metíme al 
camino con los de la caravana en conpa- 
ñía de aquel Nícolo de Contó. É en aquel 
camino non fazía otra cosa salvo saver 
del el fecho de la India; é muchas cosas 
me dio por escripto de su mano. É pregun- 
tándole del Preste Juan é de su poder, dize 
como era muy grande señor, é que tenía 
veynte é cinco reyes á su servicio, pero 
estos non eran grandes onbres, éáun mu- 
chas gentes, de aquellos que non hay ley 
ninguna é siguen el rito gentílico, le obe- 
des<^en. Dizen que es en la India una mon- 
taña muy alta é muy áspera la subida, 
tanto, que en tiempo antiguo, los de baxo 
non avían noticia de los de arriba nin 
ios de arriba de los de abaxo, é fué fecho 
camino é aun puesta cadena de arriba 
abaxo, por donde se tengan los que suben 
ó decienden; é que encima de la montaña 
es una muy grant llanura donde siembran 
é cogen pan, é traen ganados, é ay mu- 
chas huertas de todas frutas é muchas 
aguas, é finalmente todas las cosas nes- 
cessarias á la vida de los onbres ; é al un 
canto está un monesterio muy notable, 
donde acostumbran los que tienen grado 
de Preste enbiar por elecion doze varones 
antiguos, nobles de linaje é de virtud. 



100 ANDANCAS E VIAJES 

para qjue elijan Preste Juan, quando va- 
care, en esta guisa: los fijos mayores é 
las fijas embíanlas allí á criar, é casan 
unos con otros é fazen generación , é allí 
les dan las cosas nescessarias para la vida, 
é allí les dan cavallos é armas é arcos é 
frechas, é les muestran todos juegos ba- 
tallosos , é les muestran el arte de gover- 
nar gente; é aquellos electores que allí 
están, cada dia tienen consejo é miran 
qual de aquellos les paresce que deve su- 
ceder en la señoría, quando vacare el 
Preste Juan; é ya ellos tienen asentado 
aquel a quien toca, é quando acaesce 
finamiento del Señor, sus cavalleros, como 
en tal caso se suele fazer, le levan en sus 
andas cubierto de duelo á aquella monta- 
ña, é quando los electores aquello yéen 
de aquella altura donde están, toman 
aquel que tienen elegido é dánlo por Se- 
ñor á los cavalleros, é resciben dellos el 
muerto é entiérranlo en su monesterio 
con aquella onrra que aquél se pertenesce. 
E los otros van con su Señor é con gran- 
des fiestas é alegrías le dan la obediencia; 
é allí vienen ciertas generaciones con sus 
presentes, unos traen perlas, otros pie- 
dras de grant valor, otros vergas de oro, 
é cada uno segunt la tierra donde bive lo 
que en ella nace. E dize que en esta mon- 



DE PERO TAFUR. lOI 

taña de Saylan na^e el cinamomi fino. 
Dize que avíe una fruta como calabacas 
grandes redondas, que dentro dellas avíe 
tres frutas cada una de su sabor; é dize 
que avíe una costa de mar, donde en sa- 
liendo los cangrejos é dándoles el ayre se 
tornavan piedras; dize que avíe una tierra, 
é ésta es entre los gentiles, donde se faze 
una grant romería en esta manera: dízese 
que de un vientre de una muger nascieron 
dos fijos a la pareja, é en nasciendo, se 
ataparon los ojos con sus manos é dixeron, 
que en tal mundo malo ellos non enten- 
dían de bevir, é fuéronse á una montaña 
é fizieron su vida allí é allí murieron; é 
donde el uno murió se fizo un grant pié- 
lago de agua, é donde el otro murió un 
piélago de lodo; é allí van, é se lanzan é 
mueren, é dizen que van á la gloria. Ay 
otros que, porque dellos quede fama de 
fuertes é sus fijos sean vistos fijos de bue- 
nos, fazen un artefizio como de tiseras de 
tundidor, é meten la cabera entre la una 
é la otra, é tirando con los pies, júntase 
é córtale la cabera. Ansí mesmo dize que 
vido comer carne de onbres, é questa es 
la cosa más estraña quél vido; esto todo, 
se entiende, entre los gentiles, mas entre 
los xpianos vido comer la carne de las 
iinimalias cruda, requiriéndose de quince 



102 ANDANCAS E VIAJES 

Ó veynte dias de comer de una yerva mu) 
odorífera, é si de allí pasa, que torna 
leproso. Dize como un Preste Juan quiso 
saber el fecho del rio Nilo , dónde proce- 
día, é como fizo meter onbres en barcas, 
é les dio muchas vituallas é los embió, é 
mandó que truxesen recabdo de donde 
esta agua nascía; é como anduvieron tanto, 
é vieron tantas tierras é tantas generacio- 
nes é tan diversas animalias, que lo avían 
por una grant maravilla, é que comidas 
las vituallas oviéronse debolversin poder 
fallar lo que buscavan , é quel Preste Juan 
ovo grant pesar dello; é ovo consejo cómo 
podría embiar gentes que jamás les pu- 
diese fallescer de comer; é que fizo tomar 
niños é, tirándoles la leche, criarles á co- 
mer pescado crudo; — é non es maravilla 
que oy se dize, los que van a la Guinea, 
que de aquella parte allá ay gentiles que 
non comen otra cosa sinon pescado cru- 
do; — ansí que, después de criados aquellos 
niños, fizóles dar barcas é redes, é man- 
dóles que en ninguna manera non bol- 
viesen sin traerle cierto recabdo de aquello 
por que yvan; é partiéronse, é fizieron su 
camino por el agua arriba, como dixe, 
por diversas naciones, aunque ellos non 
comunicavan con ningunos por miedo de 
non ser detenidos; é que llegaron á un 



DE TERO TAFUR. IO3 

grant piélago como de mar, é que tomaron 
por la una ribera á fin de rodeallo, por 
saber donde aquella agua descendía que 
fazía aquel piélago, é fueron fasta tanto 
que llegaron al lugar donde el lago vinía 
que fazía aquel piélago, é entraron por 
ella, é tanto anduvieron, que llegaron á 
una muy grant sierra muy alta é muy en- 
fiesta, é parescía que fuese una peña ta- 
jada, tanto, quel fin della non se parescía; 
é en ella estava una grande abertura por 
donde destellava aquella agua, é cerca 
de aquella sierra estava otra tan alta é tan 
junta con ella, donde se podíe bien ver el 
agua donde salía; é que allí fueron subir 
por mirar lo que se pudiese ver; é uno 
que subió, dizen que, mirando en lo que 
dentro avíe, nunca quiso descender, nin 
menos responder á cosa que le pregunta- 
sen; é fizieron subir otro, é ansí fizo el 
segundo como el primero; é desque ellos 
aquello vieron , é non vieron lugar de más 
poder saber, dexando aquellos dos, que 
non los pudieron cobrar, por el mesmo 
camino se volvieron; é fezieron relación 
al Señor de todo lo que avían fallado, 
diziéndole , que más non devía procurar de 
saber en aquel fecho, pues que bien pa- 
rescía que á Dios non le placía que los 
mortales más sopiesen , é por eso les avía 



104 ANDANCAS E VIAJES 

puesto en ella cerradura. Dize más, que 
vido una generación de gentiles, que an 
por hordenanza quando se casan non to- 
mar dote ninguno con su muger, pero 
que si el varón muere , la muger se a de 
quemar con él, segunt t'azíen los gentiles 
á los cuerpos muertos; pero, aunque ella 
muriese, non se a de quemar él, que dizen 
que la muger fué fecha por servicio del 
ome, é non el ome para el de la muger; 
é que si peresce lo principal, de lo aceso- 
rio non se de ve fazer mención. É tiénese 
esta manera: quando el varón muere é 
lo ponen en el lugar do a de ser quemado, 
su muger se viste lo mejor que puede, di- 
ziendo., que aquella es otra boda mejor 
que la primera, que va acompañar á su 
marido para siempre , é va al lugar do su 
marido está ; é fazen fiestas é muchos can- 
tares ansí ella como sus parientes, é allí 
dize á todos si quieren embiar dezir algo 
á los del otro siglo, porque ella entiende 
partir para allá en compañía de su marido; 
é después desnúdase de aquellas ropas, é 
vístese de una triste ropa como mortaja, 
é diziendo ciertas endechas é cantares 
tristes, despídese de todos, é va é acués- 
tase cabo su marido, é pone su cabera 
sobre el braco derecho del, diziendo mu- 
chas cosas, en conclusión, que la muger 



DE PERO TAFUR. IO5 

non deve más bevir de quanto es onrrada 
é defendida por aquel braco, é fázese po- 
ner fuego, é alegre é voluntariamente 
res^ibe la muerte. Ay otra tierra donde 
esta mesma manera se faze, pero que ay 
diferencia, que, quando se faze el casa- 
miento, preguntan á la fembra si se quiere 
quemar ó non, é si dize sí, a de pasar 
como la susodicha, é si dize non, anla de 
res*^ebir con dote; é al tiempo de la muerte 
del marido faze todo lo que la otra, é al 
tiempo del quemar se pone el tocado en 
el fuego en lugar del cuerpo, é pierde el 
dote para los herederos de su marido; é 
estas tales, que non se queman , son ávidas 
por malas mugeres é non legítimas ; é dize 
que déstas muy pocas ay, é que una , que 
non se quiso quemar, de vergüenza partió 
de la tierra é vino á vivir á Babylonia, é 
quél la vido allí. Dizíe, que aunque lo avíen 
robado, que muchas cosas traye é muy 
ricas ansí como perlas é piedras, é lo que 
mas men^jion fazía era de cosas medici- 
nales muy saludables, tanto que, según 
él dizíe, non podíe aver estimación el 
valor dellas; él me mostró un balax de 
muy grant precio, é mostróme un som- 
brero de yerva redonda , tan delgado como 
el más sotil filo de seda que podía ser. É 
preguntávame, si Dios lo truxese á salva- 



106 ANDANCAS L VIAJES 

mentó á tierra de xpianos ¿dónde me pá- 
resela que aquellas cosas suyas podíen 
aver mejor venta? Yo le dixe, que por en- 
tonce el Emperador tenía grant guerra 
con el rey de Poloña , é aún que avíe poco 
tiempo que avía rescebido la señoría, é 
que allí avía mal recabdo, é mucho me- 
nos en Francia, por la antigua guerra que 
tenía, é que ^n Italia ya él mejor la co- 
noscía que yo, que ellos compran para 
revender, é que en España me parescía 
que avría buen lugar, lo uno por la gran- 
deza é riqueza de nuestro Rey, lo otro 
porque la guerra, que nosotros timemos, 
siempre ganávamos é nunca perdíamos, é 
la gente era muy rica, é destas cosas más 
que otra gente nos preciávamos ; é allí 
dispuso él venir en España. Pregúntele si 
avía visto cosas mostruosas en la forma 
humana, ansí como algunos quieren de- 
zir onbres de un pié ó de un ojo, ó tan 
pequeños como un cobdo ó tan altos como 
una lanca; dize que non sintió nada de 
todas estas cosas, pero que bestias vido 
de estrañas ñguras; que en una tierra de 
gentiles vido un elefante muy grande 
blanco como nieve, que es cosa bien es- 
traña , por quanto todos son negros , é que 
lo tenían atado a una colupna con cade- 
nas de oro, é aquél por Dios adoravan: 



DE PERO TAFUR. IO7 

dize que vido un asno, que truxeron al 
Preste Juan, poco mayor que un podenco 
é de quantas colores se podíen dezir; é 
que vido muchos onicornios, é muchas 
animalias que serie largo de escrevir; é 
que vido armar los castillos en los elefan- 
tes para yr á combatir la tierra; dize quel 
Preste Juan é los suyos son tan católicos 
é buenos xpianos que más non se podríe 
dezir, pero que non an noticia nin se rigen 
por la nuestra yglesia de Roma; dize quel 
Señor es ávido en tanta reverencia é tan 
temido, que si el mayor de su señoría faze 
por que deva morir, él le embía un onbre 
soez con una letra suya en que le manda 
que se dexe matar del , é él abaxa la ca- 
becaé, obedesciendo la letra, resi^ibe la 
muerte; é aun dixo que vido un señor que 
lo traya un grant presente de oro, é tanta 
gloria ovo el que lo traye é tantas cosas 
le dixo al Señor, diziendo que ninguno le 
avíe fecho tal servicio, que luego le mandó 
matar, diziendo, que aquel servicióle po- 
día fazer él nin otro ninguno, que non 
fuese poco para él. Dizíe quel arte de la 
nigroman^^ia que la traen mucho por la 
mano é muy usada, é que vido, nave- 
gando por el mar Vermejo, consultar con 
los enemigos, é que vido desde la gavia 
fasta baxo decender é subir un bulto ne- 



I08 ANDANCAS É VIAJES 

i 

gro muchas veces, é después, que le fizie- 
ron estar quedo, é le preguntaron ¿qué 
será de nuestro camino? é que respondió: 
avrés seys dias de calma muerta, que la 
mar estará como astite, é el navio non 
farcl camino, é aparejad, que avrés otros 
tantos de muy afortunada tormenta. Dizíe 
que los navios son como casas muy gran- 
des, é non de la fazion de los otros, é ay 
diez ó doze velas, é grandes cisternas de 
agua dentro , porque allí non son los vien- 
tos tan rigurosos, nin en la mar non an 
recelo de yslas nin de rocas , é ansí traen 
todos aquellos cargos que la caravana res- 
cibe dellos en la Meca, que es el puerto 
donde se descargan. Dize que la Meca es 
un grant pueblo tamaño é mayor que Se- 
villa, é que non es subdito á ningunt se- 
ñor, salvo al mayor de su ley, que ellos 
tienen como papa, é al Soldán como em- 
perador; é que allí está una mesquita bien 
rica, donde tienen el cuerpo de Mahomad; 
é que algunos indianos é de Etiopia, que 

vienen por allí , an 

de pasar, quantos moros allá tienen, é 
aun á ellos fazen moros ; é aún dize que 
le podría quitar el agua del Nilo, que corre 
desde la India fasta la Etiopia é toda 
tierra de Egypto fasta el mar Mediterrá- 
neo, que viene por dos bracos, que va 



DE PKRO TAFUR. \0} 

entrar el uno cerca de Alixandría é el 
otro por Damiata, é si esta agua se qui- 
tase, la tierra serie despoblada. Dize como 
el Preste Juan continuamente lo tinia en 
su casa preguntándole de la parte del 
mundo de acá, é qué príncipes avía, é de 
qué grandeza , é con quién avían guerras, 
é tanto , que estando él allá , vido dos veces 
embiar embaxadores el Preste Juan á ios 
príníjipes de acá, pero que non oyó dezir 
que oviese respuesta dellos, aunque vido 
aderescar al Preste Juan de venir con sus 
huestes fasta lerusalem, que es mucha 
más tierra que de allá acá. Dize que vido 
la yglesia do está enterrado el cuerpo de 
Santo Thomas, que convertió á los in- 
dianos. É dize, que como las orruras que 
trae con la cres^iente el Nilo, que viene 
del Parayso terrenal, esté este perfume 
de linoloe, que llamamos, que en el tiem- 
po que Santo Thomas andava predicando 
é non lo creyan, vino por la rivera del 
Nilo un muy grandíssimo árbol, é encalló 
allí en la tierra, é fuéronlo dezir al Señor 
que viniese á ver la mayor maravilla del 
mundo, un árbol de linoloe tan grande 
qual nunca fué visto , é que fué luego allá, 
é como lo vido, mandó que lo arrancasen 
de allí con bueyes, é nunca de allí lo po- 
dieron mover; é dizen que lo mandó ata- 



I JO ANDANCAS E VIAJES 

racar, é que non podían las ferramientas 
entrar en él; é quel apóstol Santo Tho- 
mas estando allí, les dixo que se bautica- 
sen é creyesen en el Dios que fazíe aque- 
llas maravillas, é quél solo con su mano 
lo levaría al lugar donde ellos quisiesen; 
é que el Señor le respondió, que él é los 
que allí con él estavan lo farían, si él 
tiziese aquello que dizía; é él santiguó, 
é travólo con la mano é levólo fasta el 
lugar que le señalaron ; é viendo aquella 
maravilla, todos se bauticaron é fueron 
xpianos; é el Apóstol tomó aquel madero 
é fizólo aserrar, é fizo una capilla toda 
cubierta de aquella madera, é allí está su 
cuerpo del oy enterrado. E tienen tanta 
devoción oy los indianos en él, que oy, de 
allí do está enterrado, toman de la tierra 
é fazen ciertas pellillas, é tráenlas siem- 
pre en el seno , diziendo , que en el artículo 
de la muerte, non pudiendo comulgar, que 
con una de aquellas que coman satisfa- 
zen; él me dio cinco ó seys dellas, las 
quales creo que oy las tengo. La color de 
los onbres de la India mayor es un poco 
más bacos que nosotros, é viniendo á la 
Etiopia, mucho más bacos, é todavía fasta 
los negros atezados que son al medio dia, 
que dizen la zona quemada. En este ca- 
mino fezimos quince jornadas, las qua- 



DK PERO TAFUR. I I I 

les, puesto que grant travajo avía en las 
pasar, mas con el sabor de oyr tan buenas 
josas como dizíe Nícolo de Contó, yo non 
sintía el travajo. É llegamos á Babylonia 
é concertamos de nos ver cada dia en una 
vglesia que llaman Santa Martha, do está 
enterrado un cuerpo santo de un caste- 
llano que llaman Pedro de la Randa, de 
que adelante se fará mención; ésto, por 
quanto yo avía de yr á posar con el Tru- 
jamán mayor d«l Soldán é él avíe de bus- 
car aposentamiento entre los moros. E 
como llegué á la posada de mi huésped, 
res^ibióme alegremente como si un fijo 
le fuera venido. Otro dia Nícolo de Contó 
fué ver al Soldán é á quexársele de como 
non le avían guardado su seguro, é como 
le avían fecho tornar moro á él é á su 
muger é fijos, é le avían robado lo suyo. 
El Soldán , entendiendo estar en cargo é 
por lo amansar, fizóle muchas mer(jedes, 
é fizólo su Trujamán mayor, ygual del 
otro, c dióle casa é heredades en Baby- 
lonia. Otro dia siguiente vino allí aquella 
yglesia , do aviamos concertado de nos 
ver, é contóme todo el caso como avía 
pasado entrel Soldán é él , é diziendo que 
le parescía que aquello fazían por él, é 
que pues él tenía oficio del Señor, que 
con él podría andar por sus tierras, c 



112 ANDANCAS E VIAJES 

visitaría á los puertos de la mar, é con el 
ayuda de Dios esperava á él é su compa- 
ñía venir en salvamiento á tierra de xpia- 
nos ; que me rogava que yo le levase cier- 
tas letras á Veneja, pues que yva allá, é 
que quándo entendía partir; é yo le dixe, 
como venía trabaxado de tanto caminar, 
é que estaría allí veynte ó treynta dias; é 
ansí lo fize. En este tiempo, ansí con el 
trujamán, mi huésped castellano, como 
con él, non fazía sinon andar á ver los 
grandes fechos de Babylonia; é un dia, el 
trujamán con quien yo posava, me contó 
un caso que acaesció al Soldán su señor, 
que entonce era muerto, con un caste- 
llano, aquel que dizen Pedro de la Randa, 
é fué ansí. Pedro de la Randa era cossa- 
rio, é aviéndolo por onbre muy valiente 
en aquellas mares, óvose de perder é fué 
preso de un navio de moros , é levándole 
ansí preso , encontróse con ellos un cossa- 

rio catalán llamado por nombre 

é desbarató los moros é tomó el navio, é 
tomó allí á Pedro de la Randa; é de que 
lo conosció, como era onbre tan famoso, 
díxole, que él lo refaría é le daría fusta é 
cabdal, con condición que siempre andu- 
viesen en conserva é que ansí gelo pro- 
metiese. Pedro de la Randa dixo que le 
placía, por condición que siempre la 



DE PERO TAFUR. I 1 3 

guerra se fiziese á los moros é nunca á 
los xpianos, por quél lo teníe jurado. El 
catalán gelo otorgó é fuéronse á Rodas, 
é allí se adereszaron de todo lo nescessa- 
rio para andar en cosso. E salieron del 
puerto é fizieron mucha guerra á los mo- 
ros, tomando muchos navios dellos é fa- 
ziéndolos que aun ellos non osasen cargar 
en los de los xpianos. É tanta fué la fama 
destos dos, que ansí estavan los moros 
amedrentados, como si dos príncipes los 
mayores de xpianos anduvieran sobre la 
mar. E continuando su guerra, un dia 
ovo de ser como acostumbravan , si en la 
mar non fazían presa , decendía el uno en 
tierra é el otro guardava los navios, é 
fué ansí, que un dia ovo de decender el 
catalán en tierra de Damiata, por fazer un 
salto, é sobrevino tanta gente de los mo- 
ros, que trayan á mal andar al catalán; é 
Pedro de la Randa, como le vido de la 
fusta donde estava, salió en tierra por le 
ayudar, é tantos moros cargaron dellos, 
que los prendieron á amos á dos é fueron 
levados al Soldán; é desque el Soldán 
supo como le trayan aquel tan famoso 
cossarío, é que tanto estrago avía fecho 
en los moros, ovo muy grant placer, é 
como lo tuvo delante sí preguntóle, si era 
él aquel Pedro de la Randa que tanto mal 

8 



I 14 ANDANCAS E VIAJES 

avía fecho á los moros: respondió que si; 
preguntóle, qué era lacabsa porqué tanto 
mal avía fecho á los moros: respondióle, 
que porque eran enemigos de la fé , é que 
si á ellos non , que si le parescía que era 
mejor fazella á los xpianos. El Soldán le 
dixo, que en pago de aquello, é porque 
paresciese la justicia de Dios , que rene- 
gase la fé é conosciese el mal que avía 
fecho, tornándose moro, é le perdonaría 
é faría mercedes; él respondió, que non 
le podía él fazer tanto de bien quanto él 
faríe mal en perder el ánima. El Soldán 
luego mandólos asserrar por la cabeca en- 
tramos á dos ; el catalán dixo que quería 
ser moro; é Pedro de la Randa, quando 
aquello vido, apartó al Soldán é díxole-. 
señor, yo me tornaré moro , si tú me ven- 
gas en fazer matar á este mi compañero; 
el Soldán dixo que le placíe ; é luego Pedro 
de la Randa dixo al catalán aparte : amigo, 
ya no estamos en partido de salvar la 
vida, puesto que renegemos la fé, el Sol- 
dan a deliberado de nos mandar matar, é 
pues ansí es, resci vamos este martyrio por 
Dios en descuento de nuestros pecados. 
El catalán dixo que era muy bien dicho é 
le placíe, é luégo"en continente el catalán 
rescibió la muerte. É el Soldán dixo á 
Pedro de la Randa ; ya he cumplido lo que 



DE PERO TAFUR. II5 

tú me dixiste, agora tú cumple lo que 
prometiste; él le respondió, Soldán, yo 
non le fize sinon á fin de salvar el ánima 
de mi compañero, que sentía en él tanta 
flaqueza, que por miedo se queríe rene- 
gar, agora faz de mí lo que por bien to- 
vieres. El Soldán le dixo: tú servirme as 
bien, é faras lo que te yo mandare, é an- 
darás conmigo en las guerras, é darte e la 
vida ; respondió , si non las ovieres contra 
ios xpianos ; el Soldán dixo: yo te prome- 
to de nunca te poner en guerra contra los 
xpianos, é de te fazer governador de los 
xpianos que tengo, é de te fazer muchas 
mercedes, é tú sírveme lealmente ; é él gelo 
prometió; é luego le mandó asentar casa 
é dar gente que lo sirviese é mantenimien- 
tos; é llamó á un almiralle suyo é enco- 
mendógelo; é dizíe, que quando se partió 
del Soldán para defenderse á la ^ibdat, 
que le bolvió á llamar el Soldán é dixo: 
mando que den al xpiano tanto vino para 
él é para su casa quanto oviere menester, 
porque non falle mengua de su tierra. 
Esto me contó el Trujamán que lo avía 
visto, por magnificar á su señor el Sol- 
dan, é por me fazer placer en dezir bien 
de castellano, pues quél lo era también. 
E murió aquel Soldán, é fizieron otro, el 
qual luego embió por aquel cavallero que 



rr6 A.VDANCAS É VIAJES 

tenía en cargo á Pedro de la Randa, é 
mandó que gelo truxesen allí con enten- 
cion de lo matar; el cavallero fuyó con él 
é metióse en un lugar, é allí el Soldán lo 
cercó é lo tomó á él é á Pedro de la Randa, 
é mandóle que renegase la fé é se tornase 
moro, é Pedro de la Randa, non lo querien- 
do fazer, fué asserrado por la cabeca é los 
xpianos lo levaron á enterrar á una ygle- 
sia que está en Babylonia, que dizen Santa 
Martha, é oy faze miraglos. É este dia 
acaesció un caso de justicia, é fué ansí: 
que llevavan á matar tres onbres, é yo 
pregunté, qué avían fecho; el Trujamán 
me dixo: anoche robaron cierta moneda 
de un cambiador, é porque aquellos eran 
sus vecinos é non davan racon de los ro- 
badores, nin menos avían puesto aquella 
guarda en lo del vecino que en lo suyo 
propio, por esto les penavan. Yo dixe: 
parésceme que dar pena á quien está sin 
cargo é en ynocencia del pecado, es bes- 
tial sentencia. El Trujamán me respondió: 
nosotros somos muchos , é Dios nos amu- 
chígua de dia en dia, é si los ecesos non 
castigamos también en los culpados como 
en ios circunstantes, non podríamos bivir, 
ansí que non solamente nos conviene usar 
de la justicia, mas de sobrada cruel é ri- 
gurosa justicia nos conviene proveer. La 



DE PERO TAFUR. II7 

mejor é más rica é magnífica cosa de ver 
de Babylonia es el Alcaycería, de tantas 
cosas como allí se venden de las que decien- 
den de la India mayor, en especial perlas, 
é piedras, especerías, perfumes é toda 
cosa odorífera, é seda, é liencos, é quien 
podríe dezir quantas cosas decienden de 
la India é se reparten por todo el mundo, 
é grant barato de todas cosas sobre dichas. 
Andan por el Cayro unos onbres con un 
espejo de alinde colgado de los pechos, é 
éstos son los barveros que rapan las ca- 
beras é los colodrillos á los moros, é van 
dando voces por las calles; andan otros 
negrillos de fasta diez años ó doze, é van 
ansí mesmo dando voi^es: quién quiere 
rapar?, é éstos son los que sirven á la'> 
dueñas en aquello que ellas en los baños 
secretamente suelen alimpiar. É de todos 
los oficios por las calles andan los oficia- 
les requiriendo á quien los a menester; 
fasta los coí^ineros traen colgado un bra- 
sero é fuego é ollillas de guisado para 
vender, otros platos con frutas, é ynnu- 
merabie gente que anda á vender el agua 
ansí en los camellos como en los asnos é 
otros á cuestas, porque la gente es mucha 
é non ay otra agua synon de aquella ri- 
vera ; las frutas de verano muy suavíssi- 
mas: segunt la grant calor Dios a provey- 



Il8 ANDANCAS É VIAJES 

do allí en lo neácesario. Con el calor gran- 
de algunas veces viene ayre delgado é faze 
impresión en los ojos, é mucha gente 
andan como alcoholados, que fallan en 
aquella melecina grant reparo; pero de 
todo lo otro es muy sana la tierra, por 
buen ayre é buen agua é buenas viandas. 
Los camellos desta tierra son asaz gran- 
des é fermosos, pero non ligeros; los 
asnos son las más gentiles bestias é de más 
gentil talle é andariegos, é tráenlos bien 
guarnidos de frenos é de sillas. 



Estuve á la buelta treynta dias, é par- 
time, tomando licencia del Soldán é 
de Nícolo de Contó, é letras que me 
dio para Veneza, é ansí mesmo de mi 
huésped el Trujamán é su muger é fijos, 
que como fijo propio me teníen, é dié- 
ronme algunas cosas que truxe: dos gatos 
de la India é dos papagayos é perfumes, 
é otras cosas, é una turquesa, la qual yo 
tengo agora, é vituallas para el camino. 
E partí de Babylonia por el Nilo ayuso, 
é quando llegué al logar donde se parten 
los bracos, dexé el de aman derecha, que 
yva á Damiata, por donde yo avía ydo, é 
fui por el otro á un lugar cerca de Ali- 
xandría, que llaman Roxeto, é de allí lie- 



DE PERO TAFUR. I I9 

gué á la ijibdat de Alixandría, que es una 
notable cibdat, é estuve en ella tres dias 
mirando las casas santas donde Santa Ca- 
talina fué natural é martiriada; é aún allí 
está una bóveda escura , é dizen que allí 
está la rueda en que la pusieron. Esta 
cibdat es grant puerto de mar é tiene 
grant cargo é descargo con los xpianos; 
é quando lo ove bien visto, partíme por 
tierra é fui á Damiata, é non fallé á mi 
fusta quel rey de Chypre me avía dado ; é 
espérela ocho dias, é vino, que era yda 
fázia la costa de lerusalem, é allí rescebí 
muncha onrra del Adelantado, que le 
traya cartas del Trujamán mayor del Sol- 
dan de recomendación para mí; é embióle 
á rogar que, si tenía algunt cuero de co- 
catriz, que embiase al rey de Chypre que 
le avíe á rogar; é ofresjióse que avían 
muerto una é estava fresca é olíe muy 
mal, tanto que mejor fuera aver traydo 
una fija del Adelantado muy fermosa 
quél allí teníe, quel cuero de la cocatriz. 
E metíme á la mar é en siete dias arribé 
al puerto de Bafa, do avía embarcado, 
lugar muy doliente; é aún aquel dia que 
llegué avía finado el Obispo é dos escu- 
deros suyos, é fizóme Dios merv^et, que, 
en poniendo el pié en tierra, luego en las 
bestias del Obispo é los suyos cavalgué, 



120 ANDANCAS E VIAJES 

> 

é me partí para la corte del rey de Chy- 
pre, que estava en Nicosia; é mi Truja- 
mán, quel Rey me avía dado, fué delante 
á lo dezir al Rey é al Cardenal, é embiú- 
ronme mandar que me detuviese aquella 
noche en una aldea, porque otro dia de 
mañana me queríen fazer res^ebir hono- 
rablemente, é ansí lo fizíeron. Otro dia 
de mañana, yendo por mi camino, fallé 
muchos de aquellos señores de la corte 
del Rey, que me salían á rescebir é me 
acompañaron fasta la persona del Rey, é 
quando llegué , fallé al Rey é al Cardenal 
é muchos de los grandes con ellos, é fué 
mucho bien rescebido é con tanta hu- 
manidat tratado, como si yo fuera su na- 
tural , é agradesciendo á Dios como yo era 
tornado á salvamento de tan grant viage, 
é regradesciéndome mucho de parte del 
Rey lo que yo avía fecho en su servicio, 
é proferiéndome mi^ho las cosas que me 
pluguiesen. É en esto despedíme del Rey; 
é el Almirante, que allí estava, llevóme á 
su posada como solía, donde fui muy bien 
ospedado. Otro dia de mañana levantóse 
un grant rumor en todo el pueblo , é todos 
se posieron en armas, el Cardenal prin- 
cipalmente é madama Inés su hermana é 
algunos de los grandes del reyno, contra 
el Rey, por le matar ó prender un privado 



DE PERO TAFUR. 121 

que tenía, que llamavan lacobo Guiri, é 
por oficio auditor. El Rey fuyó á una for- 
tale^^a que está en cabo de la (^ibdat, que 
llaman la Cibdadela, é allí lo cercaron é 
tovieron tal partido con él, que echase de 
sí el privado é que non entrase en su corte 
por un año, é ansí lo juró el Rey é luego 
^e cumplió é levantáronse de sobrél. Otro 
dia siguiente el Rey embió por mí, é de- 
lante el Cardenal é algunos nobles me 
dixo é rogó, que yo tomase del lo que me 
pluguiese para la costa de mi camino; é 
yo respondí, que ge lo tenía en mucha 
mer»^ed , que yo tenía asaz para mi buelta, 
é que le suplicava que me mandase dar 
li»^en»^ia é una fusta que me levase fasta 
Rodas; é yo travajava quanto podía por 
me partir, é él por me detener; é man- 
dóme que estoviese allí á lo menos ocho 
días, é yo, porque vi que avía él placer, 
óvelo de fazer, é sin dubda , en estos dias 
yo fui tan bien refrescado, que mejor non 
podía ser, é aderescóse el navio que me 
avía de levar, é despedíme del Rey, — é 
ciertamente de mala voluntad me dava la 
licencia, — é allí me dio su devisa que oy 
tengo, é me dio diez piezas de chamelote 
c liencos delgados, é un león pardo, é 
tantas vituallas para yr fasta Rodas, que 
bastaran para un año. É en este tiempo. 



122 ANDANCAS E VIAJES 

i 

que allí estuve , vinieron dos embaxadas al 
rey de Chypre, una del duque de Saboya 
é otra de un duque de Alemana, por con- 
traer casamiento cada uno dellos con 
su fija, é yo non dexé conclusión fecha 
con ninguno dellos, porque se dizía, que 
otro casamiento le traya el maestre de 
Rodas muy afincado con una fija del conde 
de Urgel de Aragón, hermana de la mu- 
ger del infante Don Pedro, rigiente de Por- 
tugal; pero parescióme, que á lo que más 
deliña van los del consejo del Rey, era con 
la fija del duque de Saboya, é creo que 
esto ovo conclusión. El Rey era mozo de 
diez é seys ó diez é syete años, é grande 
de persona, aunque las piernas por el jar- 
rete, sin dubda ninguna, tenía tan grues- 
sas como poco menos por el muslo; gra- 
cioso onbre é, para su hedat, asaz de buen 
engenio, é onbre alegre é dispuesto del 
cuerpo, mayormente en el cavalgar; ésin 
dubda, si la tierra non fuera tan mal 
sana, de buena voluntad me dispusiera á 
le servir alguna temporada, mas fuera 
quasi imposible poder bivir en tierra tan 
doliente onbre estrangero, é por eso, é 
por el deseo que tenía de bolver en Casti- 
lla, por cabsa de la guerra de los moros, 
ove de continuar mi camino lo más presto 
que yo pude. 



DE PERO TAFUR. I 23 

Partí de la (^ibdat de Nicosia, é fui á 
Aherines, do me esperava el navio 
que me avía de levar á Rodas , é ésta 
es una cibdat antigua que fizo Archiles, é 
de allí ovo el nombre; pequeña cibdat, 
pero fuerte é bien murada é buen puerto, 
aunque pequeño, pero encadenado é bien 
i^uardado; aquí escapó el Rey que agora 
es, é el Cardenal su tío é madama Inés é 
otros muchos del reyno, quando el rey 
lánus fué preso; ésta es la más sana tierra 
que ay en todo el reyno de Ghypre, por- 
que es descubierta al viento poniente. É 
allí fallé presto un gripo que el Rey me 
avía mandado aparejar, para que me le- 
vase á Rodas, é otro gripo estava con él 
en compañía, que levava mercaduría. E 
salimos del puerto, é fuemos á la punta 
del cabo de Sant Pífani, é allí estuvimos 
fasta medio dia; é fezimos vela é melímo- 
nos á la mar por el golfo de Satalías, la 
vía de la Turquía ; é antes de dos oras 
vimos venir una galea de turcos, que ve- 
nía contra nosotros por nos tomar é des- 
pedazar, por una fusta que los catalanes 
avían tomado de turcos sobre el puerto 
de Chypre; é nosotros á vela é á remos, 
é ellos ansí mesmo, tanto que allí non fa- 
lles(^ía la letanía, las manos bien traba- 
jadas de remar. Yva conmigo un cómitre 



1^4 ANDANCAS E VIAJES 

de una galea de catalanes , que avíe muer- 
to á un sobrino del patrón, é mandólo 
aforcar del entena, é quebróse la soga con 
él; é yo roguéle tanto que me lo diese, 
pues Dios avíe fecho tanto por él, é plú- 
gole, é por esto escapamos, que sabía mu- 
cho de navegar; fizo aliviar el peso que 
levava nuestro gripo para que mejor ca- 
minase, é el otro de mercadurías non 
quiso echarlo á la mar; é quando ya era 
tarde, quel sol se queríe poner, los turcos 
le alcancáron é anegáronlos á todos, é en 
el embaraco que fizieron con ellos, ovi- 
mos tiempo de alargarnos un poco, é 
quando quiso anochecer, guindamos la 
vela quanto podimos, é todos tomamos 
mano á los remos é trabajamos media ora 
quanto en el mundo podimos, é quanto fué 
noche oscuro, calamos la vela é tomamos 
á la mano derecha, bogando muy quedo 
que non sonasen los remos, é la galea 
pasó bien cerca de nosotros que non nos 
vido. El cómitre catalán dixo que conve- 
nía fazer otro mejor mareaje, que la ga- 
lea tomaría la buelta de la tierra esperan- 
do, como era navio pequeño el nuestro, 
é que nos avríen á las manos ; é tomamos 
la buelta de la mar, é la galea vímosla yr 
fázia la tierra, é á media noche saltó un 
viento á la mar de Mediodía, que cada 



DE PERO TAFUR. I 25 

onda nos envistíe de banda á banda, 
¡quánto yo más quisiera aver caydo en 
poder de los turcos que non ser anegado 
en tal lugar! Allí me querían echar un 
onbre mió á la mar, salvo que lo defen- 
dimos muy bien. Con esta fortuna cor- 
rimos fasta Castilroxo, é allegamos á ora 
de ter(jia é la galea avía partido de ai non 
avíe dos oras. Decendimos en tierra , que 
es un buen puerto, é subimos arriba, que 
es una grant fortaleza, é allí reposamos 
como quien escapa de una grant dolencia. 
Este castillo es de la Religión de Rodas, 
es de la provincia de Armenia, aunque 
es ysla, é es tan enrrocado, que ninguna 
bestia non puede subir arriba, é abaxo, á 
la entrada del puerto, tiene unas salinas 
que son de grant renta de los cavalleros 
de Rodas. 



Partimos de la ysla de Castilroxo, 
faziendo el camino de Rodas con 
grant miedo de aquella galea, éo^i- 
mos mal tiempo en la mar, pero en dos 
dias de camino llegamos á Rodas, é en- 
tramos en el puerto, é luego me fui á po- 
sar con frey Ñuño de Cabrera, un buen 
cavallero natural nuestro de Castilla é de 
la Religión, é aún de los que allá más 



1 2b ANDANCAS É VIAJES 

cabdal tenían é aun más mención se fazía, 
el qual muy alegre é amorosamente me 
rescibió, é tan humanamente fui del tra- 
tado, que yo me pensava morir segunt el 
trabajo avía pasado, sinon fuera por la 
buena conpañía que me fizo , que non pu- 
diera yo en mi casa propia ser más pia- 
dosamente nin mejor servido. El segundo 
dia que llegué, ove de yr al maestre de 
Rodas á le dar ciertas letras del rey de 
Chypre de negocios suyos que me avía 
encomendado, é acompañáronme frey Ñu- 
ño de Cabrera é otros cavalleros castella- 
nos é aun de otras naciones, especial- 
mente los franceses , que se llegan mucho 
con nuestra nación; é como llegué al 
Maestre, fállelo muy agraviado de dolor 
de yjada, pero luego despachó la res- 
puesta del rey de Chypre; é partíme del 
é bolví á la posada, é aquella noche mu- 
rió de aquel mal. É estando en el artículo 
de la muerte, es la costumbre que vienen 
los baylios é los confessores é ciertos ca- 
valleros del consejo é pregúntanle sobre 
juramento, que diga en su concien(^ia 
quién, después del, deve ser Maestre de 
la Religión , que lo diga é sine con su se- 
llo, esto en secreto; é toman su voto é 
pónenlo en buena guarda, que ninguno 
non sabe del salvo el confessor, é el sello 



DE PERO TAFUR. 1 27 

lómanlo, é si muere el Maestre, quiébranlo 
luego, é dizen que este voto, para el 
tiempo de la election , vale por dos á aquel 
á quien lo dio el difunto. Aquel dia quel 
Maestre murió, á ora de missas fué en- 
terrado é fecho el oficio fulnerario como 
á tal persona se conviene, levándolo los 
mayores de la Religión sobre sus onbros 
en las andas cubiertas de paño negro con 
grant cola detras é ansí mesmo delante, 
donde, los que non pueden llegar á las an- 
das, llevan las manos puestas en aquella 
cola; é él yva vestido de su abito é con su 
espada é espuelas cal*^adas é las cuentas 
en la mano; é ansí lo metieron so la 
tierra; é luego mandaron cerrar todas las 
puertas del colachio, — á mí metiéronme en 
una cámara é cerráronme por de fuera é 
dexáronme las cosas que avía de comer, é 
á los mios embiáronlos fuera á la cibdat, — 
é allí todos vestidos de su abito é ceñidas 
las espadas, que ansí es la costumbre , en- 
traron á la yglesia á fazer la election del 
Maestre, é dizen que se faze en esta guisa. 



De cada lengua de aquellos que tie- 
nen apartamiento toman tres per- 
sonas, un cavallero, un capellán é 
un frayle sargente, que es servidor; éstos 



128 



ANDANCAS E VIAJES 



son elegidos por todo el convento , é para 
esta election fázenlos confessar é comul- 
gar é jurar sobre las santas reliquias que 
allí tienen, que bien é verdaderamente an 
elegido; é después aquestos electos ansí 
mesmo fazen juramento que ansí mesmo 
eligirán bien é verdaderamente, é eligen 
treze ; é aquestos treze, ansí mesmo sobrel 
dicho juramento, eligen siete; é estos siete, 
ansí mesmo conjurados , dan cada uno , sin 
tablar el uno al otro, su voto en un es- 
crito cerrado , é pónenlo sobre una mesa 
delante de aquel confessor que dixe que 
tenía el voto del difunto, é todo esto en 
presencia de todos los cavalleros; é aquél 
avre los votos de los siete é el del Maestre 
é léelos en placa , é aviendo el del Maestre 
por dos, como dixe, quien más tiene 
queda por Maestre. É estuvieron todo 
aquel dia é la noche fasta cerca el alva. É 
segunt todos creyan , é aun dezían que un 
Grant Comendador, que allí estava, serie 
Maestre, é que non era menester election, 
tanto se lo avían todos por dicho. É un 
ora ante que amanesqiese , sonó un grant 
estruendo, ansí en la yglesia como en toda 
la cibdat, tañiendo las campanas é trompe- 
tas , é embiaron por mí á mi cámara donde 
estava encerrado é leváronme á la yglesia, 
é todos en procesión feziéronme levar el 



DE PERO TAFUR. 1 29 

pendón de la Religión fasta el altar ma- 
yor, é dixo el que tenía lo^ votos: dad 
gracias á Dios, vuestro Maestre es el 
prior de Albernia. E algunos, aunque era 
de noche, bien pares*^íe que estavan amari- 
llos. É acabado de fazer esto, salimos to- 
dos, que ya era el dia, é fuemos ansí 
fasta la enfermería, é abrieron las puertas 
é salimos fuera á la cibdat con todo el 
pueblo, é fuemos á poner el pendón enci- 
ma de la torre del puerto. Este era un ca- 
vallero an^^iano que avía bien servido á su 
religión é onbre de mucha virtud; é otro 
dia siguiente entraron en consejo é orde- 
naron de enviar por él , é armaron quatr'o 
galeas, é luego partieron para Albernia, 
donde él ca Prior é estava entonces. Sin 
dubda, maravilla serie en tal election aver 
yerro, porque non se da lugar á ninguna 
parcialidat nin amistad nin enemistad. 
Esta religión es muy noble é muy gran- 
de, é siempre se fallan en ella nobles on- 
bres á la defensión de su casa, é ansí es 
menester segunt la gente tienen por veci- 
nos, a vista la señoría del Grant Turco, 
de la otra parte el Soldán de Babylonia, 
ansí que en la virtud de sus personas está 
la defensión. 



130 ANDANCAS E VIAJES 

Estava en Rodas una nao |de Ancona, 
é ygualéme con el patrón que me 
pasase en Gonstantinopla, é fezímos 
vela é fuemos á la ysla del Xamo , que es 
en el Arcepiélago, dexando á man dere- 
cha el castillo de Sant Pedro, que es en 
la tierra firme de la Turquía, é á man ys- 
quierda la ysla de Lango, que es una villa 
de la Religión de Rodas; é yendo nuestro 
camino á vista del Exío, fallamos una 
barca de Exío, quenosdixo, que las naos 
é galeas del Concilio que avían venido 
por el emperader de Grecia, que estavan 
dentro en el puerto del Exío; é nosotros 
cargamos la vela é pasamos, dexando la 
ysla á man ysquierda; pero el viento non 
nos turó tanto, que nos fallesció é ovimos 
de surgir en canto de la ysla, é estovimos 
allí aquella noche. Otro dia de mañana 
vimos venir contra nos dos galeas grues- 
sas é dos sotiles; pusiéronse en torno de 
nosotros é dixéronnos que bolviésemos á 
Exío, si non que nos conbateríen, é oví- 
moslo de fazer, que non lo podíemos re- 
sistir; esto fazíen ellos, porque non su- 
piesen de nosotros lo que ellos queríen 
fazer, que era esto: tomaron las galeas 
los ginoveses, é armáronlas para ir al 
puerto de Alexandría, para tomar las dos 
galea(^ias, la d'En Casa-Sages é En Sir- 



DE PERO TAFUR. I3I 

viente, catalanes que estavan en el puerto 
de AlexanUría; é ovimos de bolver con las 
galeas al puerto é surgimos en medio del 
puerto é estovimos este dia sobre un án- 
cora; é á la media noche, metióse de 
súbito tan grande fortuna en la mar, é 
como estávamos mal afferrados, nuestra 
áncora viníe garrando , é fué á dar en una 
carraca que estava de tiempo antiguo 
anegada en la mar, quando á la guerra 
de los venecianos con los ginoveses fué 
allí quemada, é estava fuera del agua 
la barva della quanto un estado , é nues- 
tra nao tocó allí é rompió, é fizo un grant 
agujero é ívase al fondón é ya era de 
dia, é los marineros aunque á grant peli- 
gro, que la mar andava muy brava, fue- 
ron se en tierra como mejor pudieron, é 
yo abra.^éme con aquello que parescíe de 
la carraca. Después que nuestra nao fué 
anegada, estuve allí fasta que los seño- 
res micer Nicolao de Meton capitán gene- 
ral, é ijiertos obispos que ai estavan, é mu- 
chos señores fran»^eses mandaron que en- 
trasen por mí, é ninguno non osava, é 
unos vizcaynos, que ai estavan , tomaron 
un esquife de una galea, é fueron por mí, é 
truxéronme en tierra asaz trabajado del 
agua é del frió que avíe fecho, que era 
por Navidat; é fallé allí un obispo de Visco 



132 ANDANCAS E VIAJES 

de Portugal, é leseóme consigo, é fizóme 
muy bien curar; é allí supieron de mí los 
franceses como era muerto el maestre de 
Rodas é vinieron allí ciertos cavalleros de 
la Religión, entre los quales viníe el co- 
mendador de Pulaque; é luego como cesó 
la fortuna, en una galea que traye se fué 
á Rodas, é fué fecho mariscal de Rodas; 
é éste es el que vino en Castilla con la 
buida, que traya el ojo quebrado, que en- 
tonce non lo teníe; fué muy buen cava- 
Uero é onbre de grant fama. Tovieron 
aquí en Exió fasta tanto que las galeas 
fueron contra los catalanes, é fué ansí: 
que llegaron al puerto de Alexandría á do 
estavan los catalanes, é como ellos lo vie- 
ron, la una galea encalláronla en tierra é 
en la mayor, que era muy poderosa, resci- 
vieron toda la gente é combatiéronse todo 
aquel dia é la noche; é los moros miran- 
do; é al alva saltó el viento de la tierra, é 
fizieron vela los catalanes é salieron de 
mar en fuera, é los ginoveses non los osa- 
ron seguir, porque en la mar alta con 
viento próspero levaron lo peor; é de- 
xando la otra en buen recabdo , vinieron á 
Rodas, é los ginoveses bolvieron á Exío 
allí do nosotros estávamos. É ya aviamos 
sacado nuestra nao en tierra é la aviamos 
adovado, pero la mercaduría lo más se 



DE PERO TAFUR. I 33 

perdió, é aun yo allí perdí muchas cosas 
que traya de Levante. É los señores de la 
embaxada tomaron sus fustas, é salieron 
del puerto, é vinieron al Concilio á des- 
embarcar en Nica de Prohencia. E esta 
embaxada fué aquella que fué por el em- 
perador de Grecia para venirse acordar 
con el Concilio, é fué muy rica é muy 
magnífica embaxada é de muy escogida 
gente ; é como los venecianos supieron é 
vieron el grant disfavor del papa Eugenio, 
que era su natural, ordenaron otra emba- 
xada ansí mesmo para el mesmo Empera- 
dor, é fuéronse á juntar amas á dos en 
Constantinopla, é por qual traería al Em- 
perador ovo grandes debates, é pusiéronse 
en armas para pelear, tanto quel Empe- 
rador les dixo que non quería venir nin 
con los unos nin con los otros, mas quél 
se entendía venir en sus navios, é que les 
rogava que se viniesen é que non le estor- 
vasen el cajanino; é ovólos de acordar ansí. 
Los del Concilio vinieron á Exío, como 
dixe, é los venecianos fizieron muestra de 
entrar al mar Mayor, que ansí estava 
acordado entre el Emperador é ellos, é 
luego que los otros fueron partidos, ñzie- 
ron buella é tomaron al Emperador dende 
á pocos dias, é truxéronlo en Italia al 
puerto de Veneza. Yo estuve en esta ysla 



134 AND ANCAS É VIAJES 

de Exío veynte dias , en que non tenía que 
fazer; fízeme pasar á la Turquía, que es 
un pequeño estrecho, á un lugar que lla- 
man Foja-vieja, que se dize que es una 
puerta de Troya, é en aquella tienen fa- 
zimiento ginoveses, é fallé allí uno mi 
amigo, que conoscí en Sevilla, é roguéle, 
pues él tenía tanta noti>.ia con los turcos, 
que embiase un onbre suyo conmigo que 
me levase fasta Troya é me buscase cava- 
lio alquilado, é ansí lo fizo; é caminé por 
tierra dos jornadas por aquel lugar que 
dizen que era Troya, non fallando perso- 
na que supiese dar racon ninguna, é fui 
fasta llegar al Elion, que dizen; éste es 
pegado á la mar enfrente del puerto del 
Ténedon. Toda esta tierra es poblada á 
caserías, é an los turcos por reliquias los 
edificios antiguos é non desfarían nin- 
guno dellos, antes fazen sus casas junto 
con ellos; é lo que más vi para conoscer 
que aquel fuese el Elion de-^roya, fué 
ver grandes pedacos de edificios é már- 
moles é losas, é aquella ribera, é aquel 
puerto del Ténedon enfrente, é un muy 
grande otero como que cayda de grande 
edificio lo oviese fecho. E desto non 
pude más saber, é volvíme á Exío, é fallé 
mi nao adovada, é dende á dos dias fezi- 
mos vela. Esta vsla de Exío lleva mucha 



DE PERO TAFUR. I 35 

almái^iga, é es una ysla que cibdadanos 
de Genova la ganaron de griegos, é 11 á- 
nianse los Mayoneses, é porque ellos non 
la podríen defender, dieron cierto tributo 
á Genova é alean su vandera, é los gino- 
veses an menester tanbien aquella ysla 
por el paso de Levante como de Romanía. 
Partimos, é metidos en la mar, ovimos 
tan grant tormenta que se abrió nuestro 
navio, é ellos, como desta arte son dis- 
cretos, reparáronlo lo mejor que pudieron; 
é dexando á la mano derecha la ysla de 
Metellin, que es ansí mesmo de un gino- 
vés, doblamos el cabo de Santa María é 
fuemos a la ysla del Ténedon é allí surgi- 
mos é decendimos en tierra ; é en tanto 
que se adovaba la nao, fuemos á ver la 
ysla , la qual a en torno diez é ocho mi- 
llas; ay muchos conejos, é toda ella es de 
viñas, salvo que están todas perdidas. El 
puerto del Ténedon paresce tan nuevo co- 
mo que oy saliese de la mano del maestro, 
c el molle está fecho de muy grandes losas 
é colupnas en que se amarran los navios, 
é muy buen suelo para surgir; é puesto 
que en la ysla aya otros surgidores, pero 
este es el principal, porque está enfrente 
de la canal de Romanía; enísima del puer- 
to está un otero alto é un muy fuerte cas- 
tillo, é sobre este turó muy grant tiempo 



\y) ANDANCAS E VIAJES 

la guerra entre venecianos é ginoveses, 
tanto que por sentencia del Papa se de- 
terminó que lo derribasen é non fuese de 
ninguno; ésin dubda fué mal consejo, que 
éste es un puerto de los principales del 
mundo, é ningunt navio non puede en- 
trar en Romanía sin primero surgir allí á 
tentar la boca, por la grande estrechura 
suya, é como los turcos conoscen que los 
navios an de tocar allí, ármanles celadas é 
matan muchos de los xpianos; desde allí 
ansímesmo se parescen muchos editicios 
de Troya, é aun algunos griegos, que allí 
vevían, davan alguna racon dello. Otro dia 
partimos de allí, é levando la barca de- 
lante fasta entrar en la boca, que es un 
grande estrecho; de la parte de la Turquía 
ay grandes baxos, é está el Dardinelo, 
puerto é puerta que dizen que fué de Tro- 
ya, de la otra, ala parte de la Grecia, est A 
buen fondo, é allí está la torre del Vitu- 
perio, donde dizen que Archiles fué falla- 
do con Patroclo, é ansí lo quieren dezir 
todos; en este lugar la mar está tan estre- 
cha, que en dia claro se podía ver un 
estandarte de la una parte á la otra. É na- 
vegando por el canal de Romanía, dexan- 
do algunas alearías á la parte de la Tur- 
quía é otras á la parte de la Grecia, llega- 
mos á la cibdat de Galípoli, que es una 



DI. PKKO TAKIJR. 1 37 

notable *^ibdat, bien murada, é buen puer- 
to, é con un buen castillo; ésta es la pri- 
mera que tomó el Turco cuando pasó en la 
Grecia, é dexó el muro é el castillo en 
pié, que non lo suele fazer en los otros 
lugares, por tanto que, si fuere vencido, de 
allí sea recobrado. 



Partimos de Galípoli é fuemos á la 
Mármora , que es un anchura de mar 
redondo de fasta ocho leguas en tra- 
vés; é llamáronle Mármora, porque de 
allí fueron sacados todos los mármoles 
para Constantinopla ansí para el muro 
como para la cibdat , é es poblada de grie- 
gos. É de allí fuemos á una villa que lla- 
man Recrea é otra que llaman Sylunbrea, 
é estas dos villas le dexara el Turco al 
emperador de Greda por cortesía, estos 
tiempos pasados, para su mantenimiento; 
é partiendo de allí , otro dia ai alva vimos 
una muy grande montaña muy alta de 
más de cient millas, é dixeron que era la 
yglesia de Santa Sofía, que es en Cons- 
tantinopla; é fuemos llegando fasta dos 
millas de la (jibdat, é estovimos allí aque- 
lla noche. Otro dia de mañana embié la 
barca a la cibdat de Pera á fazer saber 
como yo venía á un patrón de una nao 



138 ANDANCAS É VIAJES 

que Uamavan Juan Caro, natural de Se- 
villa, que era mucho mi amigo é sabía yo 
que estava allí. É él con sus amigos en 
sus barcas saliéronme á rescebir; é yo 
quisiera yr luego á fazer reverencia al 
Emperador, mas tanto porfiaron conmi- 
go, diziendo que les faría grant mengua 
en no yr primero á Pera donde ellos te- 
nian sus estancias, que lo ove de fazer; é 
yo é los mios fuemos en los barcos de los 
castellanos, é nuestra nao tras nosotros, 
é entramos por el puerto de Constantino- 
pla, é dexámosla, é fuemos á surgir á la 
palicada de Pera, que es una de las me- 
jores cosas del mundo; una nao, quan 
grande puede ser, tiene el esporgidura en 
tierra con tanto fondo é tan limpio, que 
mejor non puede ser; é decendí en tier- 
ra bien acompañado de los castellanos é 
de otras naciones sus amigos dellos, é 
fuemos á la yglesia á fazer oración é allí 
fallé al Potestad que rige la tierra é me 
rescibió mucho bien, demandándome de 
las nuevas del Poniente é diziendo que 
toda cosa que oviese menester lo fallaría 
bien presto; é con tanto nos partimos. Yo 
me fui aposentar con el patrón castellano, 
donde fallé á osadas buen acogimiento, é 
como llegué á la posada, fallé un grant 
presente de vinos é aves, quel Potestad 



DE PERO TAFUR. I 39 

me embió. E otro dia de mañana, los cas- 
tellanos que estavan en Constantinopla é 
los que allí estavan en Pera, me vinieron 
á ver, é allí conoscí algunos que avía vis- 
to en Castilla, entre los quales vi Alfon 
de Mata, escudero de cavallo del rey Don 
Juan, nuestro Señor, — que Dios aya, — el 
qual me rogó mucho que yo lo diese al 
emperador de Trapisonda, por quél avía 
venido con los embaxadores del Concilio, 
é estaba perdido; é yo supliqué al Empe- 
rador, aunque tan perdido estava como el 
otro,— que estava desterrado de su tierra 
con la emperatriz de Constantinopla su 
hermana, — é él lo res^ibió, é aún á mí 
aquel dia me dio un arco é frechas, el 
qual yo oy tengo. Después de dos dias 
que yo estuve reposando, fui á fazer reve- 
rencia al emperador de Constantinopla, é 
vinieron todos los castellanos á me acom- 
pañar, é yo plíseme á punto lo mejor 
que pude, é con el collar descama, que 
es la devisa del rey Don Juan, é embié 
por un trujamán del Emperador, que 11a- 
mavan Juan de Sevilla, castellano por 
na«^ion; é dizen quel Emperador, allende 
de ser Trujamán, porque le cantava ro- 

man»^es castellanos en un laúd, é fué 

conmigo al palacio é entró á fazer saber al 
Emperador como yo le yva á fazer revé- 



140 ANDANCAS E VIAJES 

rencia; é fiziéronme estar allí una ora fasta 
que embió por ciertos cavalleros é se puso 
á punto. Yo entré por su palacio fasta en 
una sala, donde lo fallé en un estrado sen- 
tado é una piel de león tendida sobre que 
tenía los pies; allí le fize reverencia é le 
dixe, como yo venía ai por visitar su per- 
sona é casa é ver sus tierras é señoríos, é 
principalmente por saber verdaderamente 
la racon de mi linaje, que se dizíe aver 
salido de allí é de la sangre imperial suya, 
é yo comencéle á dezir la manera que acá 
se dize que avíe pasado. É luego él me 
respondió que fuese mucho bien venido, 
é quél era bien alegre por ello, éen aque- 
llo que yo dizía quél mandaría catar las 
estorias antiguas é saber la verdat de todo; 
é comencó á meterme en nuevas de la 
tierra é príncipes latinos, especialmente 
del rey de España, mi Señor, é de su esta- 
do é de la guerra con los moros, é de 
todo le respondía lo que sabía, é con tanto 
me partí del, é me fui á la posada. É otro 
dia embió por mí, que quería yr á caca, é 
embióme cavallos para mí é para los mios, 
é fui con él é con la Emperatriz su muger, 
que yva allí, é aquel dia me dixo, como ya 
avía sabido aquello que le avía suplicado, 
é que á la buelta él me lo mandaría mos- 
trar; é yo tóvegelo en merced; é á la buel- 



DE PERO TAFUR. I4I 

ta, que serie ora de viespras, como desca- 
valgó, mandó llamar ante sí aquellos á 
quien él avíe mandado que le buscasen la 
racon de aquello quél mandava, é fallóse 
ansí. 



Dizen que antiguamente, — el tiempo 
que me fué dicho non se me miem- 
bra bien — que un emperador de 
Constantinopla mandó por todas sus tier- 
ras que pechasen é sirviesen é en toda 
cosa contribuyesen los fidalgos ygualmen- 
te con los villanos; é los fidalgos de su 
señoría, viendo tan grant desaforamiento, 
fablaron con su fijo mayor, primero here- 
dero, que tomase la boz por ellos é fabla- 
se al Emperador su padre, que non qui- 
siese dexar de sí después de sus dias tanta 
mala fama, nin fazer cosa tan contra ra- 
con nin justicia, nin quisiese que ellos 
todos fuesen contra él é el fecho oviese á 
llegar á las manos, lo qual non se podía 
escusar, si él todavía insistiese en aquel 
propósito; é el Infante acetó el vando de 
los fidalgos de fazer por ellos todo su po- 
der, é fué al Emperador su padre á supli- 
carle, que su mer^^ed non quisiese prO(^e- 
der contra los fidalgos é nobles de su se- 
ñoría, pues que por ellos él era señor é 



142 ANDANCAS E VIAJES 

sostenido é onrrado, é donde lo contrario 
quisiese fazer, que serie en grant peligro 
é trabajo con ellos, é al fin non saldría 
con su entencion. El Emperador quando 
esto oyó, fué muy indignado contra el Prín- 
cipe su fijo, é mandólo desterrar de toda 
su corte, é dizen que se fué á la cibdat 
de Andrenópoli, que es oy la estancia é 
corte del Grant Turco. É como allí llegó, 
sonó la hoz por todo el imperio del caso 
como avíe acaescido al Príncipe con el 
Emperador su padre, é luego fueron aso- 
nados é juntos todos los fidalgos é los que 
por ellos avíen de fazer; é tomaron al 
Príncipe é fueron con grandes gentes dar- 
mas contra la cibdat de Gonstantinopla, 
do el Emperador estava, que ay de la una 
á la otra cinco jornadas. El Emperador, 
como lo supo, salió al campo con todos 
los comunes, é estando á vista los unos 
de los otros, el Príncipe embió á dezir á 
su padre é suplicarle , que non fuese cau- 
sa de tanto daño é escándalo, é después 
que él oviese de pelear con él; é el Em- 
perador respondió mucho peor que de pri- 
mero , diziendo que todavía pasaría ansí, 
é quél lo castigaría á él é á quantos allí 
venían con él en la vida. El Príncipe des- 
que esto vido é como la cosa estava tan 
aparejada para la pelea, tuvo manera con 



DÉ PERO TAFUR. I 43 

SU padre como se retruxese á Constanti- 
nopla, é él se retraería á Andrenópoli,do 
avía partido, é que de allí se podrían 
tener algunas buenas maneras; todo esto 
tizo el Príncipe por non pelear con su 
padre; é fizóse ansí é cada uno se bolvió 
á su estancia. El Príncipe, como vidoque 
aquella quistion non se podía partir sin 
batalla, fabló con un infante su hermano 
é encomendóle la gente , é á ellos enco- 
mendó á él, é dixo, que nunca Dios qui- 
siese que él pelease con su padre nin 
menos viviese en tierra donde tal se con- 
sintiese, é partióse de entrellos é vínose 
en España, é arribó en Castilla en tiem- 
po que reynava el rey Don Alfon que 
conquistó á Toledo, el qual algunos nom- 
bran de la mano aforacada. É este primo- 
génito de Constantinopla se nombró el 
conde Don Pedro, el qual fué padre de 
Don Estévan YUan. Los cavalleros de 
Grecia, como se vieron sin capitán é tal 
como aquél, que era valiente cavallero, 
que ya lo avíe mostrado en fecho darmas 
que se avíe fallado , é aún después en Es- 
paña bien lo mostró, tomaron todos aquel 
Infante, aunque era mo^o, é besáronle la 
mano é llamáronle emperador de Grecia; 
é salieron con él de Andrenópoli con toda 
la gente darmas, é fuerqn contra Cons- 



144 ANDANCAS E VIAJES 

tantinopla á lo asentar en la silla impe- 
rial. El Emperador, como lo supo, ansí 
como primero salió de la cibdat é fué 
contra él, é non pudo aver otro medio sal- 
vo pelear, é fué vencido é preso el Em- 
perador, é muchas gentes suyas muertas é 
presas ; é entraron en le cibdat con grant 
Vitoria é asentaron en la silla por Em- 
perador al Infante moco, su capitán, que 
allí trayan, é pusieron grant recabdo en la 
persona de su padre, é dende á pocos dias 
de dolencia finó, é él quedó en paz en el 
imperio, é desfizo aquellas leyes que su 
padre avía fecho, é fizo otras en mucho 
mayor favor de los fidalgos que primero 
estavan; é por eso se dize oy, que non ay 
tanta libertad en parte del mundo en los 
fidalgos como en la Grecia, nin tanta 
subjecion en los villanos, que paresce que 
son esclavos de los fidalgos ; pero que oy 
los unos é los otros padescen grant servi- 
dumbre, pues que ansí están señoreados 
de los enemigos de la fé, que son los tur- 
cos, por pecado de los xpianos. El prín- 
cipe de Grecia, como vino en Castilla, fué 
muy bien resjebido é mucho onrrado 
del Rey; é dizen que estava el rey de Cas- 
tilla para venir á la guerra de los moros, 
é que lo casó con una hermana suya legí- 
tima é lo dexó en la governacion del reyno 



DE PERO TAFÜR. I 45 

tanto que él estava en la guerra; dizen 
que era muy noble cavallero. esforcado, 
franco, muy cuerdo. A ésteUamavan Don 
Peryllan é éste dizen que fué aquel que 
entró en Toledo é metió al Rey dentro, 
una vez que se reveló, é la cobró por él 
peleando con los contrarios, é los venció 
é apoderó al Rey de la cibdat; é por esta 
causa, en galardón de aquello, dizen que 
le fué fecha merced de las libertades que 
oy tienen los de Toledo; é éste es aquél 
que está enterrado en la capilla de los 
reyes antiguos en Toledo, éen lo alto del 
cielo está pintado en un cavallo é su van- 
dera é sus paramentos de sus armas, las 
quales son aquellas que oy trae el mix)' 
virtuoso é generoso señor Don Fernant 
Alvarez de Toledo, conde de Al va, porque 
de liña en liña viene de aquel príncipe de 
la Grecia que en Castilla vino; é yo ansí 
raesmo aquellas armas traygo é de aquel 
mesmo linaje vengo; é aquel Don Pero 
Ruyz Tafur, que fué principal en ganar á 
Córdova, era nieto del conde Don Este- 
van YUan, fijo ó nielo de aquel Don Pe- 
ryllan príncipe que ya dixe ; é bien podría, 
sinon por non alongar la escriptura, dezir 
segunt la estoria de Castilla de padre á 
fijo, quantos fueron los que an venido de 
aquel linaje en Castilla fasta agora ; é si 

10 



14*5 ANDANZAS É VIAJES 

yo' traygo en mis armas unas barras den- 
tro, esto es que por casamientos se a mez- 
clado; mas las berdaderas armas son los 
jaqueles. Sabidas estas cosas, pregunté al 
Emperador qué era la causa por quél non 
traya aquellas armas que los emperado- 
res antiguamente solían traer, es á saber, 
estas nuestras. É á eso me respondió, que 
avrá ciento é cinquenta años é más que 
los venecianos fezieron una grande arma- 
da, diziendo que en favor del emperador 
de Gonstantinopla contra los turcos, é 
fueron con ella á Gonstantinopla , é del 
Emperador é todos los griegos fueron 
mucho bien rescebidos é aposentados por 
toda la cibdat; é paresce ser que ellos le- 
vavan pensado lo que posieron por obra; 
aleáronse con la cibdat é, con los della 
contra el Emperador, é pelearon con él, 
é como él de aquella traycion non esto- 
viese proveydo, oviéronle de echar de la 
(^ibdat, é murieron muchas gentes, é él 
vínose á la Morea , que antiguamente le 
llamaron Acaya , que es principado de los 
herederos del imperio; é los venecianos 
apoderaron la cibdat é la sostuvieron bien 
setenta años, é de allí truxeron muchas 
reliquias santas que oy están en Veneza: 
el cuerpo de Santa Elena, é el de Santa 
Marina, é otras muchas reliquias; ansí- 



DE PERO TAFUR. I 47 

mesmo truxeron cosas magníficas de edi- 
ficios, truxeron dos colupnas muy grandes 
que están puestas á la ribera del mar en 
la playa desta mar, con su Patrón dellos, 
tan altas como torres, cosa bien dura de 
de creer que tal se podiese traer; é están 
encima de la puerta de Sant Marco quatro 
cavallos muy grandes de alaton dorado de 
oro muy fino é gruesso, é muchas losas 
de jaspes é mármoles ansímesmo, é otras 
cosas muy muchas que truxeron de Cons- 
tantinopla en aquel tiempo que la seño- 
reavan; é allegaron á punto de levar é 
pasar toda la señoría de Veneza á Coíis- 
tantinopla , salvo que dizen que por conse- 
jo de un antiguo se dexó, diziendo que 
nunca se dexaríe aquel lugar con quellos 
avíen ganado todo lo otro. En este tiem- 
po que los venecianos tenían á Constanti- 
nopla, murió el Emperador della é aun 
su fijo, é quedó un nieto suyo que casó 
con una fija del rey de Ungría, é salió 
buen cavallero; é tuvo trato con los de 
Constantinopla é ansímesmo con toda 
la tierra, que un dia se aleasen todos, é 
quél estaríe presto con toda la más gente 
darmas que pudiese aver, é socorrería á 
Constantinopla é que , ávido aquello , todo 
era suyo, é fizóse ansí. 



148 ANDANCAS É VIAJES 

Un (lia se aleó el pueblo contra los 
venecianos, é los arrenconaron á 
la una parte de la cibdat, tomán- 
doles la ribera de la mar porque non 
se pudiesen recoger á los navios, é em- 
biaron por aquel Señor, é lancóse den- 
tro en la cibdat, é mató é prendió á todos 
los venecianos, é asentóse en la silla im- 
perial, é besáronle la mano por Señor, 
é de allí ovieron mucho destrozo é grant 
rescato de los venecianos, é quedó en paz 
en su señoría. Agora, dizen queste Empe- 
rador que ansí retornó al imperio é lo 
uvo , que las armas suyas , que antes traya, 
eran é son unos como eslavones asidos 
unos con otros, que jamás nunca pu- 
dieran con él que aquellas armas dexa- 
se é tomase las imperiales, pues que con 
la silla del imperio andavan las armas; é 
que avía respondido , que con aquellas su- 
yas avía ganado el imperio é que non las 
dexaría en ningunt caso. É ansí pasa el 
fecho fasta oy; pero las armas antiguas, 
que son los ¡aqueles, oy están por los mu- 
ros é torres é posadas antiguas é yglesias 
de la cibdat, é aún, quando algunos edifi- 
cios faze el pueblo por sí, aquellas armas 
antiguas pone; é yo asaz en quanto pude 
insistí que aquellas se devían traer, pues 
aquellas son imperiales, é que más auto- 



DE PERO TAFUR. 149 

ridat tenía el imperio que non la persona 
sola de aquel que lo avía restituydo, 
quanto más que ellos se avían recobrado 
é traydo á él por señor. E á esto me res- 
pondió el Emperador, que aún aquella 
quistion, que yo dizía , non era acabada 
entre él é el pueblo; é desta guisa fui in- 
formado é yo informé al Emperador de 
cómo las cosas avían pasado, ansí yo de 
lo de acá á él , como él de lo de allá á mí. 
Esto es quanto pude saber del fecho des- 
tas armas é dónde é cómo venían. E de 
aquella ora en adelante me acatava con 
mucho amor é como á persona de su san- 
gre, é quesiera mucho que yo me quedara 
en su tierra é me casara é asentara, ébien 
creo que lo fazíe, allende de las cosas 
sobredichas, porque la cibdat es mal po- 
blada é an mengua de buenas gentes 
darmas, é non me maravillo, que con tal 
gente é tan poderosa contienden. Allí 
fallé muchos castellanos é de otras nacio- 
nes de los latinos á sueldo del Emperador, 
de los quales, tanto que allí estuve, fui 
mucho aguardado é onrrado. Este dia, un 
cavallero de su casa, que allí esta va, me 
fizo convidar que otro dia siguiente co- 
miese con él, é yo fízelo ansí. É el dia 
siguiente, después de oyda missa, fui á 
casa de aquel cavallero que me estava 



esperando, é comí con él é mostróme su 
casa é muger é fijos, tratándome muy 
amorosamente; é después de comer, man- 
dó yr á todos de allí, é él entró en su 
cámara é púsose un collar de oro descama 
de la devisa del Rey nuestro Señor, é 
salió á mí é fabló en nuestra lengua cas- 
tellana é dixo :^ cavallero , vos seades mu- 
cho bien venido , vedes aquí mi casa é lo 
que en ella es presto á vos como á mi 
hermano propio, porque de vuestro Rey 
yo rescebí mucha honor é mercedes , é de 
los cavalleros de vuestra tierra todo buen 
acogimiento, é si yo non vos e fablado en 
placa vuestra lengua, es porque nosotros 
avemos á grant menosprecio en ninguna 
manera dexar nuestra lengua por fablar 
la estraña, mas por el amor que yo tengo 
con vuestra nación é á vos, de aquí adelan- 
te, quando nos falláremos solos, fazé ra- 
zan que en todo tenes un castellano á par 
de vos; é de aquella ora en adelante res- 
cebí del muy grande honor; é trúxome 
allí una su hermana, muy fermosa mu- 
ger, diziendo, que aquella, tanto que en 
la tierra estoviese, la sirviese por amiga, 
é á ella le encomendó á mí; bien creo 
que quisiera contratar casamiento. Desta 
doncella rescebí yo muchas cosas, espe- 
cial dos pavellones que truxe en Castilla, 



DE PERO TAFUR. I5I 

el uno di al Maestre, el otro tengo oy. 
Este dia embió el Emperador por mí para 
vr á caca, é matamos muchas liebres é 
perdices é francolines é faysanes, que ay 
muchos en aquella tierra; é como llega- 
mos al palacio, tomé licencia del é fuíme 
aposentar dondél me avía mandado dar 
las cosas nescesarias. É sin dubda bien 
paresció que me avíe voluntat de fazer 
toda honor é mercedes; é de aquel dia 
en adelante, quando él quería yr á caca 
ó la Emperatriz su muger, enbiávame ca- 
vallos, é y va con ellos, que dezían que 
avían muy grant placer y conmigo. É des- 
pués de quince dias pasados de mi llegada, 
el Emperador ovo de paftir, para se acor- 
dar con el Papa, en las galeas de vene- 
cianos, é fui mucho mandado é asaz ro- 
gado por él que feziese aquel camino con 
él , é yo todavía lo feziera , salvo que me 
escusé diziendo, que me era for(jado de 
ver primero toda la Grecia é la Turquía 
é aun Tartaria; é quando vido que non 
podía más conmigo, encomendóme á la 
Emperatriz su muger é á Dragas, su 
hermano, á quien él dexó por heredero 
en el imperio, — éste fué el que los turcos 
mataron agora, — é él partióse con grant 
estado; é levava consigo dos hermanos 
suyos é ochocientos onbres, todos los más 



152 ANDANCAS E VIAJES 

fijosdalgo; é el dia que partió de Cons- 
tantinopla, se fizo una grant fiesta é sa- 
lieron con él todos los religiosos con la 
procesión fasta lo embarcar, é muchos 
le acompañaron una jornada de allí por 
la mar, é yo fui con él, é de allí tomé 
licencia é bolví á Constantinopla , é él me 
la dio aunque de mala voluntat, que si 
todo lo mió levara comigo, que non me 
dexara venir. E con esto me partí del to- 
davía mandándome que , ante que bolviese 
á mi tierra, lo visitase, é yo ansí gelo 
prometí é lo fize. Buelto á Constantinopla, 
pedí por mercet al díspote Dragas, que 
estava en lugar del Emperador, que me 
encaminase para yr á Andrinópoli , una 
cibdat la mayor que ay en toda la Grecia, 
afueras de Gonstantinópoli , donde el 
Turco teníe su hueste ; é el Señor mandó 
luego por unos ginoveses que allí estavan 
faziendo su mercaduría, é mandóles que 
me encaminasen en manera que yo po- 
diese yr al Turco é ver su persona é es- 
tado é bolver sin peligro; é fallóse que 
era venido allí un hermano de un merca- 
der de los que allí estavan, que era onbre 
muy acepto al Señor, é teníe grant crédito 
del , é dixo que, por le servir, él me leva- 
ría é mostraría todo é me traería. É ordena- 
mos de partir dende á tres dias, é fezimos 



DE PERO TAFUR. 133 

nuestro camino por la Grecia, pasando 
algunos lugares pequeños, que aquí non 
son de dezir, fasta que llegamos á Andri- 
nópoli, que era de allí nueve jornadas, é 
yo fuíme á posar con el gi noves, que allí 
tenía su casa é asiento. E tuvo manera 
quel Turco embiase por mí para saber 
quándo é cómo el Emperador avía parti- 
do, é con qué estado, é en cuyos navios; 
ansí- que, seyendo informado de mí, yo vi 
su persona é casa é gentes; é sería de 
edat de quarenta é cinco años, é de buen 
estatura é asaz fermoso de gesto , é pares- 
cía en su continente persona discreta, de 
gesto grave, é estava tan bien acompañado 
qual yo nunca vi otro, porque allí tenía 
consigo todo su exér*^ito, el qual aunque 
paresca que yo digo mucho, refiérome á 
aquellos que me lo dixeron, que tenía 
seys:ientos mil de á cavallo; é á buena 
fé, yo me temo mucho de dezir tanto como 
me dixeron , pero non ay peón en toda la 
tierra, é todos andan á cavallo, é muy 
menudos é flacos cavallos. Su persona é 
gentes están siempre á campo, invierno é 
verano, en tiendas, puesto que estava 
cerca de la ^ibdat, é jamás entra en po- 
blado sinon es quando va al baño con sus 
dueñas. Lo quél fazía el ginoves me fizo 
ver, é víle yrcon muchos atabales é otras 



154 ANDANt^AS E VIAJES 

maneras de tañer, é juglares que yvan 
cantando, é una grant flota de mugeres, 
que dizían que todas eran dueñas de su 
cuerpo, que dizía que pasavan de tres- 
cientas; é ansí con grant barabúnda en- 
traron en la cibdat, é estovieron fasta 
la media noche que bolvió á sus tiendas. 
E otro día cavalgo á caca, é el ginoves 
me fizo yr con él, é levava grant gente 
de cavallo, é muchos falcones é azores é 
leones pardos, é toda artellería de caca; é 
los turcos an por uso todos de traer en la 
silla una porra de fierro é un tamborino 
é su arco é cabarcho de frechas ; esto es 
todo su atavío para pelear; é porque la 
tierra es fria mucho é elada, é los cava- 
Uos caen á menudo, traen unas botas 
fasta la rodilla de cuero damasquines muy 
duro, é las espuelas encaxadas allí, que 
nunca jamás se quitan de allí, porque, 
quando cae el cavallo, sacan la pierna sin 
res:ebir daño, é quédase la bota en el 
estribo. Ay muchos faysanes é francoli- 
nes , é después de toda suerte de aves que 
ay en España. Allí vi gente bien vestida á 
su manera de ropas luengas é mantos 
luengos como las mesmas ropas, abiertos 
por delante, de finos paños de lana é de 
seda é de brocados de Italia; é lo que yo 
mejor vi nin mayor abundancia fué la grant 



DE PERO TAFUR. I 55 

pellitería de martas cebellinas é comunes, 
é muchos armiños , é con dientes , de unos 
raposos que allí tienen en mucha estima- 
ción , ansí por ser gentil pelleja , como por 
que tienen muy grant molesa é son muy 
calientes para en tierra tan fria; muchos 
dellos se cubren las cabecas con liencos, é 
otros con sombreros fechos al modo del 
tocado de las huelgas de Burgos; las sillas 
que cavalgan, como sardescas, pero ricas 
é cubiertas de ricos paños; é cavalgan más 
corto que luengo. É aquel dia bolvimos 
á la cibdat, é mi compañero llevóme por el 
real mirando las estancias de los cava- 
lleros é de la otra gente; é allí, como en 
sus propias casas, tienen las cosas nesce- 
sarias ansí de mugeres como de todo lo ál; 
tienen buenos pavellones é buenos aloja- 
mientos de las personas, pero todavía es- 
tán en trabajo; mas el luengo uso gelofaze 
sofrir sin mostrar que an pena en ello. Los 
cavallos siempre al sereno sin ningunt 
amparo, é creo que aunque ellos de su 
naturaleza sean flacos é para poco, aquel 
mal pasar continuo los faga para menos, 
é paresce que apenas pueden traer encima 
á sus señores ; é segunt el grant número 
de cavallos, paresce cosa difícil de creer, 
mas segunt las bestias que ay en Castilla 
ansí robines en Gallicia como en las mon- 



I $6 ANDANCAS É VIAJES 

tañase en toda Castilla, é azémilas é mu- 
las é aun asnos, — que tanto querría fazer 
armas en ellos como en qualquier de sus 
cavallos, — bien creo quel nuestro rey no 
fencheríe aquel número. Ellos tienen muy 
grant señoría en terretorio; la Turquía es 
muy grant tierra, pero muy estérile é mal 
poblada é motañosa; la Grecia, que ellos 
tienen ocupada, es tierra llana é abundosa, 
aunque agora mal poblada por las guerras, 
pero ésta sostiene el fecho de la guerra 
como les duele poco mandallos como á 
enemigos, que cosa dura de creer es cómo 
tanta gente puede aver abastamiento de 
viandas. Los turcos es noble gente en 
quien se falla mucha verdat, é biven en 
aquella tierra como fidalgos ansí en sus 
gastos como en sus traeres é comeres é 
juegos, que son muy tahúres, gente muy 
alegre é muy humana é de buena conver- 
sación, tanto, que en las partes de allá, 
quando de virtud se fabla , non se dize de 
otros que de los turcos. Quando ove bien 
visto la persona, casa é estado del Turco, 
dixe á mi compañero que serie bueno 
que nos bolviésemos á Constantinópoli ; é 
ovimos de estar dos dias allí, por cabsa de 
alguna cosa que le quedava de fazer con 
aquellos mercaderes que estavan en la 
casa del Turco. É uno de aquellos dos 



DE PERO TAFUR. I 57 

días el Turco salió á caca, é fui con él 
por ver su estado, é era el mayor que ja- 
más vi en número de gentes de cavallo 
como de los pertrechos de la caca; vi gente 
muy bien vestida é ricamente á su guisa, 
mas los aforros non los vi en mi vida 
tantos nin tan ricos. 



Otro dia siguiente partimos, é por 
aquél camino mesmo bolvímos á 
Constantinópoli; é el señor Dra- 
gas ovo grant plajer quando me vido, é 
agradesció mucho al ginoves el recabdo 
que de mí avía traydo. E yo estuve repo- 
sando en la cibdat ocho dias, é en estos 
dias, pedíle por mercet al señor Díspote 
que fablase con un patrón de una nave 
que allí lestava , que quería pasar el mar 
Mayor é yr á la cibdat de Cafa, ques del 
señorío de Genova cerca del mar de la 
Tana, é el Señor mandó luego yr por el 
patrón é rogóle mucho que me levase 
consigo é me fiziese toda onor, é él gelo 
prometió; é aquel patrón Juan Caro, que 
allí fallé, castellano, ansí mesmo fabló con 
el ginoves, é aun por más le encargar, le 
levó en su navio <jierta mercaduría fasta 
Exío é Rodas, é el mesmo castellano me 
dio las vituallas que avia menester para 



I 38 ANDANZAS É VIAJES 

el camino. É aparejamos é fezimos vela 
é fuemos por el estrecho de Romanía, 
que ay desde Constantinópoli fasta des- 
embocar al mar Mayor diez é ocho millas. 
En entrando en el mar Mayor, tomamos 
la buelta de la mano derecha, que es la 
Turquía, dexando muchos lugares que 
pares-ían, fasta llegar á un castillo que 
llaman Synopi, que es de ginoveses en la 
Turquía, é allí surgimos é estovimos dos 
dias descargando algunas mercadurías é 
cargando otras; é allí ios turcos cortan 
aquellos maderos de que se fazen las ba- 
llestas fuertes, é sotiérranlos á la costa de 
la mar, por miedo que [si ge los viesen 
vender á los xpianos darles ían grant pena, 
é quando ven pasar los navios, sácanlos 
é véndenlos. Partimos de Synopi , é fue- 
mos, todavía costeando por el mar Mayor, 
fasta Trapesonda, que antiguamente se 
llamava Salmotracia, é esta cibdat es ca- 
beca del imperio que dizen Trapesundia, 
é el Emperador es xpiano á la ley griega; 
é dizen que su padre deste Emperador, 
por deseredar á un su hermano mayor, 
tuvo manera con el Turco que le favores- 
ciese, é mató á su padre; é éste ovo dos 
ñjos, é el fijo segundo fizo otro tanto li 
él , donde se cumple el dicho del Evange- 
lio : Por la medida que midieres serás 



DE PERO TAFUR. I 59 

medido. É el hermano mayor déste que 
agora es, es aquel que yo fallé en Cons- 
tantinopla desterrado é estava con su her- 
mana la Emperatriz, é aun dizen que se 
embolvíe con ella en desonesto modo. 
Esta cibdat de Trapisunda será de quatro 
mil vecinos, é bien murada, é dizen que 
tiene buena tierra é buena renta. Decen- 
dimos en tierra , é fui á ver al Emperador, 
é preguntóme por el emperador de Cons- 
tantinopla en qué manera avíe partido 
para Italia, é qué gentes levava, é pre- 
guntóme por su hermana la Emperatriz é 
por su hermano, elqual teníe desterrado. 
Esto todo fazía él, por saber de mí si su 
hermano era desposado con la fija del 
señor de Metellin , é él é los ginoveses é 
el emperador de Grecia le davan una 
grant flota para yrle fazer guerra; é ansí 
le averigüé yo todo esto, é pesóle mucho, 
é respondió, quél teníe cabdal para regis- 
tir á ellos é á muchos más que fuesen. 
É rogóme mucho, desque supo quien yo 
era é á lo que yva, que me quedase con él, 
é que después, por satisfazer mi voluntad, 
él me embiaría en navio suyo á ver lo que 
quisiese. É yo le respondí, que le tenía 
en mer^et quererse acompañar de mí, 
pero que non lo podía fazer, porque yo 
I vía de complir aquel camino é ser dentro 



iCo ANDANCAS É VIAJES 

en cierto tiempo en mi tierra, porquel 
Rey mi Señor viníe á la guerra contra los 
moros ; é puesto que yo oviera de quedar, 
non fuera con él , porquél estava casado 
con una fija de un turco, é aún que pen- 
savan que por allí le podríe venir algunt 
daño. Él me respondió], que antes enten- 
día que Dios le faríe mercet, pues con 
entencion de tornarla xpiana lo avía 
fecho; é yo le dixe: señor, antes dizen 
que vos la dieron para que ella vos tor- 
nase moro á vos, segunt el favor della es- 
perays é el poco que teneys. E mandóme 
dar vituallas las que oviese menester, é 
rogóme que bolviese por ai. É despedíme 
del é fezimos vela é fuemos fasta en Cafa, 
que es en el imperio de la Tartaria, pero 
la cibda es tde ginoveses, que ellos avieron 
licencia de poblar aquel lugar; é el Tár- 
taro non pensó que á tanto avíe de llegar; 
édecendimos en el puerto, é fuemos á la 
posada do el patrón tenia su compañía, é 
allí fuemos aposentados. É otro dia fui á 
ver el monesterio de Sant Francisco , que 
es muy gentil casa, é oí missa, é después 
fui á ver al Potestad, é resabióme muy 
bien, rogándome que por las cosas que 
oviese menester le requiriese é que las 
faría de buen grado, por quéi teníe grant 
amor é cargo de nuestra nación, que vi- 



i 



DE PERO TAFUR. ibl 

viendo en Sevilla fué muy bien tractado; 
é yo gelo agradescí mucho. É de ai ade- 
lante cada dia andava por la cibdat mi- 
rando muchas cosas é muy estrañas á los 
de nuestra nación. La cibdat es grande, 
tan maña ó mayor que Sevilla, é de gen- 
tes (^erca de dos tantos, ansí de xpianos 
católicos como de griegos é todas las na- 
ciones del mundo. Di^en quel Emperador 
tártaro la avríe alguna vez tomada ó 
desfecha , salvo que los señores é las gen- 
tes comunes de las tierras vecinas non 

> 

gelo consienten, porque en ella é con 
ella obran de sus maldades é de sus furtos, 
é grandes travesuras que fazen, ansí como 
vender padre á fijo ó hermano á herma- 
no; é destas cosas é de otras peores 
acostumbran allí todas aquellas nacio- 
nes de la Persia; é quando salen de la 
(jibdat, buelven contra ella el rostro é ar- 
man el arco é tiran la frecha contra el 
muro, é dizen que va asuelto del pecado 
que cometió, é líun dizen que este vender 
de los fijos non es pecado, porque es un 
fructo que Dios les da de que se pueden 
aprovechar, é aún, que allá donde van, les 
fará Dios más mer^^ed que allí. Aquí se 
venden más esclavos é esclavas que en todo 
lo otro que queda del mundo, é aquí 
tiene el soldán de Babylonia sus factores, 



1 62 ANDANCAS É VIAJES 

i 

é mercan allí, é lievan á Babylonia, é és- 
tos son los que dixe mamalucos. Los xpia- 
nos tienen bulla del Papa para comprar 
é tenerlos perpetuamente por cativos á 
los xpianos de tantas naciones, porque 
non acampen en mano de moros é renie- 
guen la fé; éstos son roxos , migrelos, é 
abogasos , é cercaxos , é búrgaros , é ar- 
menios, é otras diversas naciones de xpia- 
nos; é allí compré yo dos esclavas é un 
esclavo, los quales oy tengo en Córdova 
é generación dellos; é tiénese esta manera: 
los que los venden fázenlos desnudar en 
cueros tanbien al macho como fembra, 
é pénenlos unos gavanes encima de fieltro, 
é fázese el precio , é después de fecho , tí- 
rangelos de encima é quedan desnudos 
é fázenlos pasear, esto por ver si ay 
algunt defecto de mienbro, é después 
oblígase el vendedor, que si dentro en 
sesenta dias muriese de pestilencia, que 
sea tenido á tornar el dinero que resci- 
be; quando quiera que destas naciones 
se venden, si entre ellos ay tártaro fem- 
bra ó macho vale un tercio más que los 
otros, porque se falla de cierto que nunca 
tártaro fizo traycion á su señor. Esta <^ib- 
dat está comunalmente murada, é una 
cava en torno bien pequeña, pero bien for- 
nida de grant ballestería é bombardas, é 



DE PERO TAFUR. I 63 

truenos, é espingardas, é culebrinas é de 
toda artellería defensiva, é anlo con gente 
desarmada, é aún que an poca voluntat de 
les fazer daño, porque resciben grandes 
provechos dellos. É avíe pocos dias que los 
de la cibdat se movieron con mucha gente 
é carros con artellerías, por yr á tomar la 
í^ibdat de Coréate , ques la mejor que ay en 
Tartaria , é fueron avisados los tártaros é 
dieron sobre los ginoveses , é tomáronles 
lo que levavan é sus pendones, é mata- 
ron é prendieron los más dellos quantos 
quisieron, tanto, que pensaron este dia 
con la furia tomar á Cafa; é fueron fasta 
el muro é tentaron de subir por él, é allí 
murieron muchos dellos, ansí que los gi- 
noveses aquí conosí^ieron que su gente era 
más para la mar que para la tierra. A esta 
cibdat, de la parte de la Persia é de la In- 
dia , por tierra , é por el mar de la Tana , é 
el mar de Ryxabaque é el mar de Bacú, le 
vienen grandes mercadurías, especiería, 
oro, perlas é piedras, é sobre todo, en la 
tierra propia ay toda la pelletería del mundo 
é mayor barato. Ciertamente si non fuese 
por los ginoveses que allí están , non pa- 
res«je que los otros non tienen parte con 
nuestra naturaleca, tantas é tan diversas 
naciones, é tantos trajos en el vestir, é en 
el comer, é en el uso de las mugeres, que 



1 54 AXDANCAS K VIAJES 

acaescíe en la posada donde estávamos 
traernos las mo(jas vírgenes por un acum- 
bredevino, de que ellos an carestía, é de 
toda fruta , é aun de pan , aunque allí en la 
í^ibdat se falla, porque lo levan los mer- 
caderes, pero caro, é por esto se fazen 
los furtos. Los tártaros es gente muy 
guerrera, é son de grant trabajo ellos é 
sus cavallos, é de poco mantenimiento; é 
dizen que cuando cavalgan ansí en la guer- 
ra, que llevan la carne entre el costado 
del cavallo é los vasos de la silla, é non 
la cuecen más de quanto allí se cuece; é 
estos destruyen todas aquellas naciones de 
xpianos, é los traen á vender allí á Cafa, 
mayormente después que murió el duque 
Vitoldo que señoreava toda la Lituania é 
la Ruxia, é éste era hermano del rey de 
Poloña que murió sin heredero ; é puesto 
quel rey de Poloña heredava, porque les 
caye lexos, non lo quisieron por señor, é 
partiéronse en partes, é ansí se perdie- 
ron. E si tártaros vienen en nuestro poder 
esclavos, non son sinon furtados é ven- 
didos, como dixe, de sus parientes; é 
tanta es la multitud de gentes é tan es- 
trañas, que allí concurren, que por mara- 
villa está la tierra sana de pestilencia. En 
tanto que allí estuve, fui á ver la Tana, que 
es una muy grant rivera, é dizen que es 



DE PERO TAFUR. 165 

Otra agua que sale de Paraíso terrenal, é 
esta mar que llaman de la Tana é el mar 
de Rixabaque é el mar de Bacú todo es de 
aquesta agua duce del Tanays, que corre 
por toda la Persia é viene por la India 
mayor; é ansí mesmo como por el Nilo, 
por este vienen muy grandes mercadurías 
fasta entrar en el marMayor cerca de Cafa. 
En este rio están dos castillos , uno de gi- 
novases , otro de venecianos , á do resa- 
ben sus mercadurías. En esta rivera ay 
muy muchos pescados de que se cargan 
muchos navios; especialmente ay muy 
gran copia de sturiones , que acá llamamos 
sollos , muy buen pescado fresco é aun sa- 
lado, é fasta Castilla é aun en Flandes 
los e visto traer. Este es el camino que 
ficieron los enbaxadores del rey Don 
Enrrique, quando fueron al Tamurbeque; 
é dizíeme á mí Alfon Frrns de Mesa, que 
avíe tanto desde allí á lo postrero que an- 
dubo, como de allí á Castilla; pero ellos 
fueron é vinieron camino derecho , é vie- 
ron cosas bien estrañas por el camino é 
en casa del Tamurbeque, segunt ellos di- 
zen ciertamente. Este rio de la Tana es 
cosa bien estraña de ver é las naciones que 
entorno del biven; mueren allí unos pes- 
cados que llaman merona é dizen que son 
muy mucho grandes, é de los huevos de 



1 66 ANDANCAS É VIAJES 

aquellos finchen toneles é tráenlos á ven- 
der por el mundo, especial por la Grecia 
é la Turquía, é Uámanlos caviar, é son 
á punto como xabon prieto , é ansí lo to- 
man, como está blando, con un cu- 
chillo é lo pesan como acá el xabon, 
é si lo echan en las brasas , fázese duro é 
muéstrase como son huevos de pescado; 
es cosa muy salada. Las mugeres, é aún 
los más de los onbres, se visten de aquella 
seda de allá delgada é de labores menu- 
das como estas moriscas, é los onbres 
traen gavanes de fieltro delgado como 
paño, é ansí los pisan é non tienen cos- 
tura; sus armas son semitarras é arco é 
, frechas é porras. Yo trabaxé quanto pude 
por yr por la Tartaria, pero fui conseja- 
do que non lo devía fazer, porque non 
sería seguro de las gentes que andan por 
los campos, sueltos, sin obediencia de 
Señor; é fui á ver aquella cibdat que dizen 
de Corcate, é desde ai quisiera yr á ver 
el Lordo basar del Grant Can , — que quiere 
dezir lordo hueste, é basar placa, — que 
ansí se llama su corte, é ynformcme dello 
é es ansí. Está la puebla una grant ^ibdat, 
á do se faze el mercado, que dizen, é allí 
posa el Grant Cadir, que tiene cargo de 
regir aquella gente; é de la otra, á la 
mano ysquierda , otra puebla ansí por se- 



DE PERO TAFUR. 167 

mejante, é otro Grant Cadir, que la rige; 
é estas casas son portátiles, dellas de lien- 
zo, dellas de verga; é acaesce algunas ve- 
ces, por la tierra estar cansada, mudar 
aquella cibdat en otra parte, é donde van, 
llevan lo suyo en carros é asientan en 
aquella mesma orden , como si non pu- 
diesen despegarse de como estavan. Aquí 
non comen pan, que non lo ay, sinon 
arroz con leche de camellos, é carne de 
cavallos; de vino nunca ovieron noticia; 
é éstos están á la ley de Mahomad. Seño- 
rea gran tierra este Grant Can , pero non 
cibdades nin villas, que non las ay, é 
biven por los campos; los que non alcan- 
zan tierra de xpianos con quien guerrear, 
guerréanse los unos á los otros é fúrtanse 
quanto pueden sin temor de justicia, é 
aun non lo han por mal; «son comunmen- 
te pequeños de cuerpos é anchos despal- 
das, é las frentes muy anchas, é los ojos 
chiquitos, é aun dizen que los más dis- 
formes son los más íidalgos; éstos, dizen, 
que quando se fallan con los turcos, siem- 
pre lievan lo mejor dcUos, é los turcos 
por consiguiente á los griegos , é dizen que 
los griegos á los tártaros; mas, como ya 
los griegos están del todo desfechos, fasta 
aquí non avia otra cosa enñesta si non 
Constantinopla, pues teníe ya nombre de 



1 68 



ANDANCAS E VIAJES 



Señor que todas las naciones de xpianos 
que están por el mundo repartidos están 
entre los moros, siervos como acá los mu- 
dejares, é agora del todo están perdidos 
é subjetos é esparcidos por el mundo, 
i Bien an fecho la venganca de Troya los 
turcos! que aun ante que yo viniese é 
Constan tinopla fuese tomada, tan subiec- 
tos estavan como agora, é sinon ponían 
las manos en ellos , era por miedo de non 
ensañar los xpianos del Poniente , porque 
non les fuesen en contra; é bien paresce, 
por la nigligencia que, después de Cons- 
tantinópoli perdida, an mostrado los prín- 
cipes é pueblos cristianos , que en vano 
era su recelo, é non es de dubdar, que si 
Dios los consintiese, que más osasen, que 
quanto cometiesen con tanto salirían, se- 
gunt el remedio que á tan grande injuria 
la xpiandat a dado; é bien paresce que más 
son defendidos los paeblos dellos miraglo- 
samente del poder de Dios, que non de su 
industria nin virilidat. E mucho quisiera 
yo tenerme en estas tierras, mas por ser 
gentes bestiales é por los mantenimientos 
non ser conformes á mi naturaleca , é por- 
que es como cerradura quasi á la India ma- 
yor, que es imposible deyr, éen las otras 
tierras non ay que ver sinon gentes des- 
truydas é gastadas, éstos los xpianos que 



DE PERO TAFUR. lÓQ 

dixe, por la maleve^indat de los tártaros, 
é por mengua de non tener Señor que los 
defendiese, é ansí pasan fasta que Dios los 

provea Esta cibdat de Gafa es tan fria 

en el invierno, que las naos se velan den- 
tro en el puerto. Tanta es la bestialidat é 
deformidat de aquesta gente, que de buena 
voluntat yo abrí mano del deseo que tenía 
de ver adelante, é tomé la buelta á la 
Grecia é partí de Gafa, recogidas todas mis 
cosas. 



Partí é fezimos vela en aquel m^smo 
navio, é continuando el camino, bol- 
vimos allí á Trapisunda, é como di 
xe, todavía el Emperador travo de mí por 
me detener, pero non lo pudo acabar, 
é partimos de allí, continuando nuestro 
camino, é venimos á Gonstantinopla. É 
porque allí avíe tal mandamiento fecho, 
que las naos que veniesen de la mar Ma- 
yor non pueden entrar en el puerto de 
Gonstantinopla nin de Pera , porque dizen 
que traen la pestilencia consigo, fizieron 
dos leguas de Gonstantinopla un aloga- 
miento para do descargasen sus mercadu- 
rías é estuviesen sesenta dias, si non se 
quieren yr de largo; é ciertamente aqufc- 
!l's "3 iones e^trangeras grande enferme- 



I yo ANDANíjAS E VIAJES 

dat traen consigo , que aun yo vi en aque- 
llos aposentamientos gentes muertas de 
pestilencia. É yo embié demandar licencia 
al díspote Dragas con un onbre mió para 
entrar en la cibdat, avisándole como yo 
avía salido del navio é los mios, é non me 
avía aposentado donde los otros, mas que 
estava en el campo dos dias avie; é luego 
me mandó embiar una barca bien ade- 
rescada , é vinieron por mí , é saliéronme 
á rescebir algunos de mis amigos. E yo 
embié los mios á do solíe posar, é fui á 
fazer reverencia al Díspote, el qual me 
rescibió mucho bien é ansí mesmo la 
señora Emperatriz é sus damas , pre- 
guntándome cómo avía pasado el mar 
Mayor, especialmente si avía vido á su 
hermano el emperador de Trapisunda; é 
estava allí el otro su hermano esa ora,-é 
yo díxeles el fecho como avia pasado con 
el Emperador , é agradesciéronmelo mu- 
cho é dixo la Emperatriz: non podiérades 
fazer más , si fuérades nuestro natural ; é 
yo le dixe : señora , yo ñze aquello que á 
buen xpiano se pertenesce ; despedime 
della é fui á la posada asaz bien acompa- 
ñado desos nobles de la cibdat. Otro dia 
siguiente fui al señor Díspote é pedíle 
por mert^et que me mandase mostrar á 
Santa Sufía é las santas reliquias, é dixo 



DE PERO TAFUR. 



que le pla^jía, é quél quería yr allá, é 
ansí mesmo dixeron la señora Emperatriz 
c su hermano el emperador de Trapisun- 
da que quería yr allá á oyr missa. É ansí 
fuemos á la yglesia é oymos missa, é 
después fizieron mostrar toda la yglesia, 
la qual es tan grande, que dizen que, 
quando Constantinopla prosperava, avíe 
en ella seys mil clérigos. E este circuyto 
lo más está mal parado, pero la yglesia 
en tal manera está, que oy paresce que 
se acaba de fazer, á la manera griega , de 
muchas capillas altas todas cubiertas de 
plomo, é de dentro, de lavor musayca 
fasta una lanza del suelo, é tan sutil, lo 
inusayco, que aun el pincel non se atre 
vería á lo fazer mejor; é de allí abaxo tan 
delgadas losas entremezcladas con már- 
moles pórfidos é jaspes muy ricamente 
labrados, é el suelo de losas muy grandes 
por magnificencia asserradas muy delga- 
das; entre estas capillas é enmedio dellas 
está aquella principal, que dixe que pa- 
res«^ía de tan lexos, la altura de la qual 
non se podría creer que (pimiento tal sos- 
tuviese; de dentro está de musayco, como 
dixe, é una figura de Dios Padre enme- 
dio, é de abaxo paresce como estatura de 
un comunal onbre, é dizen que en el pié 
tiene de longura tanto como una lanca 



172 ANDANCAS E VIAJES 

darmas, é de ojo á ojo una grant medida 
de palmos; é enmedio de aquella está el 
altar mayor. Aquí se puede ver toda 
quanta gentileza é riqueza pudo caber en 
la geumetría. Debaxo desta capilla sola 
está una cisterna, en que dizen que con 
velas tendidas puede estar una nao de 
tres mil botas, ansí por anchura como 
por altura como por fondo de agua; yo 
non sé como estriva de tal cosa, pero non 
la vi mejor en el mundo, nin aun creo 
que la ay. É allí los señores, que dixe, 
mandaron á los clérigos que sacasen allí 
las santas reliquias; é el Díspote tiene la 
una llave, é el Patriarcha de Gonstanti- 
nopla, que ai estava, tiene la otra, é la 
tercera el Prior de la yglesia; é vestidos 
-los clérigos, con procesión truxeron las 
reliquias, que fué: primeramente, la lan- 
ca que entró en el costado de Nuestro 
Señor, maravillosa reliquia; é la saya sin 
costura de Nuestro Señor, la qual pares- 
"cía que deviera ser morada é por longue- 
ca de tiempo estava como pardilla; é un 
clavo de Nuestro Señor é ciertas espinas 
de la corona ; é muchas otras cosas ansí 
del madero de la Cruz como de la colupna 
en que fué acotado Nuestro Señor; é ansí 
cosas de Nuestra Señora la Virgen María; 
é las parrillas en que fué asado Sant Lo- 



DE PERO TAFUR. I 73 

renco, é otras muchas reliquias que Santa 
Elena, quando fué á lerusalem, las tomó 
é truxo allí, las quales están en grandís- 
sima reverencia é grant guarda. ¡Plega 
á Dios que ellas en esta destruycion de 
los griegos non ayan venido en manos de 
los enemigos de la fé, porque ellas se- 
rían maltratadas é poco reverenc^iadas! 
E como de allí salimos, á la puerta de la 
yglesia está un grant edificio de una 
colupna labrada de cantos, más alta 
mucho que non es la capilla grande , é 
encima della está un grant cavallo de 
alaton dorado é un cavallero encima del 
con el un brazo tendido é con el dedo 
señalando la Turquía, é en el otro una 
man«^ana en la mano, á señal que todo el 
mundo era en su mano; é cayóse un dia, 
con grant fortuna que fizo, aquella manca- 
na de la mano, é dizen que es tan grande 
como una tinaja de trinco arrobas, é de 
acá paresíje como una naranja, porque 
aquí se puede ver el altura; é dizen que 
para subir aquella mancana é enxarciar el 
cavallo de cadenas , porque non se cayga 
con los vientos fuertes, costó el edifi*^io 
ocho mil ducados. Este cavallero dizen 
que es Constantino, é que prenusticó que, 
de la parte donde señalava con el dedo, 
avíe de venir la destruycion de la Grecia, 



174 

é paresce que ansí fué. Este dia tovimos 
fasta medio dia que mirar asaz en la 
yglesia é en su circuyto; é fuera desta 
yglesia están grandes placas é casas acos- 
tumbradas de vender pan é vino é pesca- 
do é más mariscos que otra cosa, porque 
los griegos esto acostumbran mucho co- 
mer, que en ciertas quaresmas del año, 
non solamente del pescado se mantienen, 
mas de aquel que non tiene sangre, es 
á saber, marisco ; é alií tienen grandes 
mesas de losas, do acostumbran, ansí los 
señores como otra gente común , comer. 



El Señor é la Emperatriz é su herma- 
no fuéronse á su palacio, é yo bolví- 
me á mi posada; é otro dia fui ver 
la yglesia de Santa María, en que está el 
cuerpo de Constantino enterrado, é allí 
está una ymagen de Nuestra Señora la 
Virgen María, que fizo Sant Lúeas, é de 
la otra parte Nuestro Señor crucificado, 
pintado en losa é guarnido los bordes é el 
asiento de plata, en que dize que ay ciertos 
quintales, é en todo, peso que seys onbres 
non lo podrían levantar. É todos los dias 
del martes ayúntanse grandes gentes, é van 
allí fasta veynte onbres vestidos de Heñ- 
idos vermejos, como bueyes de matar per- 



DE PERO TAFUR. I 75 

dices, é luengos, é las cabecas cubiertas; 
é son linage de onbres que otros non pue- 
den fazer aquel ofi(^io; é van con grant 
proí^esion , é los de aquel abito alléganse 
uno á uno á la ymágen, é quien ella pla- 
ce, déxase tomar tan livianamente como 
sinon pesase una onca, é pónenla en el 
onbro é salen cantando fuera de la ygle- 
sia fasta una grant plaza, é allí, aquel que 
la lieva , pasea con ella de un cabo á otro, 
é dale cinquenta bueltas al derredor, é 
paresce que lo levanta alto del suelo 
é todo fuera de su sentido é color, pues- 
tos los ojos en ella; é después asiéntase, 
é llega otro é tómala é pénesela ansí en el 
onbro é faze otro tanto, ansí que desta 
manera quatro ó cinco pasan aquella jor- 
nada. É aquel dia es mercado, é tráense 
muchas cosas allí á vender, é allégase mu- 
cha gente; é los clérigos toman algodón é 
Háganlo á la ymagen é repártenlo por la 
gente que allí está é con aquella mesma 
procesión la buelven á su lugar. É tanto 
que en Constantinopla estuve, nunca erré 
dia que non fuese allí , porque ciertamen- 
te es cosa de grant maravilla. Avíe una 
vglesia en Constantinopla, non tan gran- 
de como Santa Sufía, pero dizen que mu- 
cho mas rica, la qual íizo Santa Elena, c 
quiso mucho mostrar allí su poder; é á la 



176 ANDANCAS É VIAJES 

entrada estavan unos arcos, é fazíese es- 
curo , é dizen que allí muchas veces se. fa- 
llaron en el pecado de la sodomía; é una 
vez cayó un rayo del cielo é quemó toda 
la yglesk, que non quedó nada nin uno 
con aquellos que estavan ayuntados en 
uno en aquel pecado; é esta yglesia Ua- 
mavan la Valayerna, é está oy quemada 
que non se podríe reparar. Ay otro mo- 
nesterio que dizen Pentecatro, que es de 
monjes de la orden de Sant Basilio, — é non 
ay otra orden en las partes de allá, — é ansí 
mesmo es muy ricamente labrado todo de 
oro musayco , é allí están las vasijas que se 
hincheron de vino á las bodas de Archite- 
clinos, é otras muchas reliquias, é es en- 
terramiento de los Emperadores. A un 
canto de la cibdat á la parte de la mar 
en contra de la Turquía está un moneste- 
rio sobre el muro, llámanle Sant Dimitre 
é es de dueñas é mírase por la Turquía 
por el mayor estrecho. E enfrente del está 
una torre, á la parte de la Turquía, en 
que dizen que antiguamente de la una 
parte á la otra avía una cadena , é quando 
se alcava, los navios non podían pasar; 
esto se fazíe, ansí por magnificencia como 
por non perder los derechos que allí se 
cogían; é éste es el braco de Sant Jorge, 
que dizen ; é de la una parte tanto es el 



DE PERO TAFUR. 177 

estrecho, que se vée pasear un onbre de la 
otra por el arena; é la mar es tan baxa de 
la parte de Turquía é tan fonda de la parte 
de la Grecia, que qualquier navio, por 
grande que sea, va junto con el muro de 
Constantinopla , tanto, que paresce que 
podríe onbre saltar del muro en el navio. 
Ay en Constantinopla una muy grant 
platea fecha á mano, é toda en torno en- 
portalada é encamarada é debaxo bóvedas, 
donde la gente miravalos juegos antigua- 
mente, quando se fazíen las fiestas; é en 
medio della están dos culebras de alaton 
dorado rodeadas una con otra, é dizen 
que la una lancava vino por la boca é la 
otra leche , é dizen que non las puede nin- 
guno mentar; á esto non me paresce que 
se deve dar grant fé. Ay una estatua en- 
medio de la placa de onbre ansí mesmo 
de alaton , é dizen, que quando quiera que 
algunos non se ygualavan en las mercadu- 
rías que fazían, que se acordavan de yr 
aquella estatua que llamavan el Justo é 
dizíen que lo que dixese, cerrando la ma- 
no, aquella estatua, que valíe la mercadu- 
ría, aue amas las partes quedasen por 
ello. É fué ansí que un gentil onbre tenía 
un cavallo, que le davan por él trecientos 
ducados, é un señor de la tierra quería- 
gclo comprar, é non podiéndose ygualar 

12 



lyB ANDANCAS É VIAJES 

al precio, conveniéronse de yr á la estatua 
é que determinase, é feziéronlo ansí é 
fueron allá., é el comprador sacó de los 
ducados é puso uno en la mano de la es- 
tatua, é con aquel cerró la mano , dando á 
entender que non valía más, é el compra- 
dor rescibió su cavallo é el vendedor el 
ducado; é tanto se enojó, que tiró de una 
semitarra é cortó la mano á la estatua, é 
de allí jamás nunca judgó. El comprador 
como llegó á su casa, cayóse muerto el 
cavallo, é el pellejo é las ferraduras valió 
aquel ducado; é aun desto más fe daría yo 
á qualquiera de los Evangelistas. Al otro 
canto desta placa está un baño con una 
puerta en frente de otra, é quando las 
mugeres eran acusadas de adulterio, los 
jueces fazíanlas levar aquel baño, é mi- 
rándola ellos, fazíanla entrar por la una 
puerta é salir por la otra, é si estava sin 
cargo , pasava onestamente, é si non , non 
lo sintiendo ella, las faldas todas con la 
camisa se le al(^avan tanto, que de la cinta 
ayuso se podíe ver todo; é aun esto non es 
pecado dexallo de creer. En mitad de aque- 
lla pla^a estava una aguja de una piedra, 
fecha al modo de la de Roma do están los 
polvos de JuUio Cesar, pero en verdat nin 
es tal, nin tan buena, nin tan alta; dizíen 
que lo avíen fecho para el cuerpo de Cons- 



DE PERO TAFUR. 1 79 

tantino. É otros muchos edifit^ios están 
entorno desta placa é dentro en ella; é á 
esto llaman el Prodomo. La cibdat de 
Gonstantinopla es fecha en triángulo, las 
dos partes en la mar é la una en la tierra, 
é muy notablemente murada á grant ma- 
ravilla. Dizen que vino el Turco á la cer- 
car é la tuvo en grant estrecho ; é mirán- 
dola el que teníe el cargo de las minas, 
dixo al Turco: señor, esta cibdat non se 
puede tomar por mina, porque los mu- 
ros della son todos de acero, é non se 
falla el cabo, — é esto se dize porque los 
muros son de muy altos é gruessos már- 
moles entretexidos; — é todavía el Tur- 
co continuando en su propósito, dizen 
que vieron por encima del muro andar 
un onbre á cavallo, é preguntó á un grie- 
ga, que allí tenía preso, ¿qué maravilla 
era aquella que cada noche veyen aquel 
javallero por encima de las almenas yr 
corriendo á cavallo é armado? Dixo: se- 
ñor, los griegos dizen que creen que, 
quando Costantino edificó esta yglesia, 
«ndavan en la lavor della muchas gentes, 
é que un dia , yéndose á comer todos , quel 
maestro mayor mandó á un niño que que- 
dase aguardar las ferramientas; é que, 
quedando allí, le aparesjió un onbre á ca- 
vallo muy fermosoé le dixo: ¿porqué non 



1 8o ANDANCAS É VIAJES 

te vas á comer con los otros? é respondió, 
el niño: señor, mandáronme quedar aquí 
aguardar estas ferramientas;équeledixo: 
vete á comer; é el niño respondió que 
non lo osaría fazer ; é él le dixo : anda, 
non ayas miedo, que yo te prometo que 
yo guarde la yglesia é la cibdat fasta que 
tú vengas; é quel niño se fué, é después, 
con miedo que uvo de amenacas que le 
fizieron , nunca bol vio , ansí que quedó el 
cavallero en guarda de la promesa que fizo. 
E éste se dize que es el Ángel; pero po- 
derse ía dezir agora quel niño, era venido, 
é el Ángel avíe dexado su guarda, pues 
todo es tomado é ocupado; pero por aquella 
vez el Turco se partió de sobre la cibdat. 
La casa del Emperador muestra aver sydo 
magnífica, pero agora no está ansí, que 
ella é la cibdat bien paresce el mal que 
an pasado é pasan de cada dia; á la en- 
trada del palacio debaxo de unas cámaras 
está una lonja sobre mármoles, abierta, de 
arco's con poyos en torno bien enlosados 
é junto con ellos como mesas puestas de 
cabo á cabo sobre pilares baxos, ansí 
mesmo cubiertos de losas, en que eátán 
muchos libros é escrituras antiguas é esto- 
rias, é á otra parte, tableros de juegos, 
porque siempre se falla acompañada la 
casa del Emperador; de dentro, la casa 



DE PERO TAFUR. l8l 

está mal parada, salvo cierto lugar do el 
-Emperador é su muger é los suyos pueden 
estar aunque estrechamente. El estado 
suyo, puesto que de las cerimonias anti- 
guas non pierden nada , mas , bien mirado, 
páresela obispo de anillo; quando cavalga, 
todas cerimonias imperiales non dexa nin- 
guna; la Emperatriz cavalga en cavallo é ■? 
dos estrivos, é quando quiere cavalgar, dos 
señores tienen un paño rico, aleando las 
manos en alto é bolviendo las espaldas 
á ella, porque, echando la pierna encima 
de la silla , non le paresca algo de la per- 
sona. Son grandes cacadores de falcones 
é acores é de galgos; es la tierra de mucha 
caca de altanería é riberas, é muchos fay- 
sanes, é francolines, é perdices é liebres, 
tierra mucho llana é buena de cavalgar. 
La cibdat es muy mal poblada é á bar- 
rios, pero la costa de la mar faze mayor 
pueblo; la gente non bien vestidos, mas 
triste é pobre , mostrando el mal que tie- 
nen, aunque non tanto quanto de\ían, por 
ser gente muy vi>^iosa é embuelta en peca- 
dos. An por uso, quando alguno muere, en 
todo aquel año non se abre la puerta de la 
casa , sinon con nescesidat ; continuamen- 
te están dando aullidos como de llanto, 
é por toda la <^ibdat siempre ay desto, ansí 
que tiempos a que an prenusticado el mal 



1 82 

que tienen. Al un canto de la cibdat está 
su atarazana cerca de la mar, é muestra 
aver seydo magnífica cosa, é aun agora 
es suficiente casa de navios. A la parte de 
contra Pera está un moUe fecho á mano, 
do los navios se atan, é por allí entra 
agua salada que vá á rescebir á un río 
que entra por allí en la mar; é ay tanto 
de allí á Pera quanto tirará un onbre dos 
vetees una piedra; é puesto que los na- 
vios van á Pera á fazer sus mercadurías 
con los ginoveses, primero fazen salva á 
Constantinopla, é pagan cierto tributo, 
é aun la justicia criminal es de Constan- 
tinopla con Pera é toda su tierra. Este 
puerto de entre la una é la otra siempre 
está lleno de navios , por el grant cargo é 
descargo que allí se faze. Un dia viniéron- 
me á llamar de parte del patrón caste- 
llano, que allí estava , que le avían muerto 
un onbre un griego dentro en la mar, 
por le robar la nao, é yo fui allá é pren- 
dímoslo,étruxímoslo ante el Emperador, 
é ansí mesmo al muerto , porque fiziese 
justicia ; é luego el Emperador, puesto que 
los griegos quisieran que non lo fiziera, 
por grant vergüenca que ovo de mí, é aún 
porque yo dixe que podríe ser que nos- 
otros la fiziésemos en personas que non 
lo meres:íen, luego mandó venir los exe- 



DE PERO TAFUR. I 83 

cutores, é delante su palacio le mandó 
cortar las manos é sacar los ojos; é yo 
pregunté por qué non le avíen muerto, é 
fui respondido, quel Emperador non podía 
mandar sacar ánima. 



Dizen que en el tiempo que Cario 
Magno ganó á lerusalem , que á la 
buelta que se ovo de bolver, muchas 
gentes que vinían por la Grecia que los 
griegos los matavan todos é que los xpia- 
nos, quando desto fueron avisados, que 
fazíen el camino por la Tartaria é á Roxia, 
que son xpianos, é de allí se pasavan en 
Ungría é Alemana; é dizen que los roxos 
de aquella parte les viene ser fermosos, 
porque muchos franceses se quedaron é 
casaron allí. El emperador Garlo Magno 
vino por Gonstantinopla, é fizo grant 
guerra al emperador de Grecia, é al fin 
oviéronse de acordar, é el Emperador, por 
aquellos muertos que avíe fecho, prome- 
tió de ayunar la grant quaresma, que ellos 
dizen , que es otra allende de la que nos- 
otros tenemos, — é aun tales ay que fazen 
con^^ienv^ia de comer pescados que tengan 
sangre, salvo mariscos— é más, que nunca 
por delito grande que persona fiziese de- 
viese morir, salvo sácanles los ojos é cor- 



184 ANDANCAS É VIAJES 

tanles las manos; é ansí en la Grecia ay 
muchos desmanicados é muchos ciegos. 
É en esta manera el Díspote nos cumplió 
la justicia, é fuemos asaz contentos con 
lo que fizo. 



En este tiempo el Turco avíe de pasar 
á un lugar del mar Mayor , é fizo su 
camino por cerca de Constan tinopla, é 
el Díspote é los de Pera pensaron que que- 
rían ocupar la tierra, é aderescáronse é 
pusiéronse en armas; é el Grant Turco 
pasó por cerca del muro, é aun aquel dia 
ovo escaramucas, pero junto con el muro, 
é pasóse con grant compaña de gente. Yo 
ove en dicha de verlo en el campo, é 
ver su manera como andan en el campo 
é en la guerra , é sus armas é cavallos é 
atavíos ; bien creo si con la gente del Po- 
niente se fallasen, non avríe en ellos re- 
gistencia, non porque de la persona non 
son buenos, mas fallésceles mucho de lo 
nesqesario á la guerra. Este dia le sacaron 
un grant presente de Gonstantinopla, é 
levárongelo á do fué asentar aquel dia. É 
por esta venida suya yo me avíe detenido, 
pensando quél quería asentar sobre Gons- 
tantinopla, é non se detuvo allí é fizo su 
camino contra el mar Mavor á una tierra 



DE PERO TAFUR. I 8$ 

que se le avía rebelado; é bien que yo 
quisiera, aunque teníamos pocas gentes, 
que nos provara á fazer alguna fuerca, 
más buena cosa fué sin peligro é trabajo 
verle pasar con tan grant exér»^ito. ¡Plu- 
guiera á Dios^ que á la gente de nuestra 
tierra nos cayera por vecino , pues que allá 
non ay amparo nin fusta nin fortaleza, 
salvo bien pelear! É otro dia rogué á un 
mi amigo ginoves que tenía casa en una 
cibdat de la Turquía, que llaman Bursa, 
que es en fin del golfo de Nicomidia, que 
me levase consigo, é fizólo ansí; é fui 
allá por la mar, é vi la cibdat, la qual es 
desmurada, pero mayor é mejor é más 
rica de toda la Turquía, é avrá en ella 
fasta quatro mil vecinos, é sinon fuese 
por aquel golfo valdría poco, que por allí 
an noti>^úa los mercaderes con ellos; allí 
traen muchas cosas por tierra de la Persia, 
é este lugar es muy ^ercano á la Gre^^ia, 
é después quel Turco la posee ase mucho 
ennobles^ido , porque es un paso para los 
turcos de la Grecia á su tierra ; aquí 
fazen grandes provisiones los turcos, por 
que le fallan un puerto á medio camino, 
é creo que en toda la Turquía oy non ay 
otro tan grant lugar, nin de tan grant 
pueblo, nin tan rico; é de allí me bolví á 
Constantinopla é á Pera, do avía partido. 



1 86 ANDANCAS É VIAJES 



L 



a cibdat de Pera es de fasta dos mil 
vecinos, muy bien murada, é buena 
cava é barrera, buenos monesterios 
é yglesias, una buena lonja bien obrada, 
muy bien encasada, la cibdat de buenos so- 
brados altos al modo de Genova; el común 
della es de griegos, pero la gente que la go- 
vierna é tienen los oficios son ginoveses; 
fcízese en ella grant mercaduría, ansí de lo 
que traen del mar Mayor, como de lo que 
va del Poniente é de la Suria é Egypto, 
é ansí son todos ricos. Esta Pera antigua- 
mente se llamava Calatas. É desta buelta 
que fize del mar Mayor , estuve dos meses 
en Constantinopla é en Pera; é de allí 
partí en una nao de Ancona , é truxe mis 
esclavos é algunas cosas que compré en 
Cafa , é fecha vela , veniendo por el camino 
por do aviamos entrado, dexamos á Cons- 
tantinopla atrás é ansí á la Recrea, é á Si- 
lumbrea, é al Mármora é á Galípoli; é 
yendo por el canal cerca del Dardinelo, 
que fué puerta de Troya , unos onbres nos 
fazían señas que nos llegásemos á la ribe- 
ra, é el patrón dixo, quél sabíe bien que 
aquellos eran xpianos cativos, que vinían 
por escapar en aquel navio, é que non 
curásemos dellos ; yo le rogué mucho que 
echase el batel en el agua é fuésemos por 
ellos, que si otra cosa fuese non serie 



DE PERO TAFUR. 1 87 

maravilla que Dios nos diese la mala ven- 
tura; é luego mandó al esquife echar al 
agua. Entré yo en él é otros quatro con- 
migo, é fuemos á la tierra; éen allegando 
que queríamos res^ebir los cativos, vie- 
nen turcos en pos dellos é comiencan á 
pelear con ellos é con nosotros ; é el pa- 
trón, que era onbre proveydo, quando 
nos vido salir en tierra, enbió la barca 
con veinte onbres é buenas ballestas é 
truenos, é llegóse á la tierra, é desde allí 
desvió á los turcos, é salimos á salvo con 
nuestros xpianos; é allí fui ferido en el 
pié de una frecha, pero bien se fizo, pues 
non perdimos nada é servimos á Dios. 
Este dia desbocamos el canal de Romanía, 
é fuemos á surgir al Puerto del Ténedon, 
que es contra Troya ; é otro dia fezimos 
vela de allí é, doblando el cabo de Santa 
María, fuemos á la ysla de Metellin, que 
es de un ginoves, é allí fallé al empera- 
dor de Trapisunda, que estava fuydo, el 
qual se avía casado con aquella fija del 
Señor de allí, como dixe, por aver su fa- 
vor, é estava aderescando navios por pasar 
á Trapisunda contra su hermano; é pre- 
guntáronme del fecho de Trapisunda cómo 
me avía pares.jido, é yo lesdixe la verdat 
de todo, que aviendo el Turco en contra, 
non podíen fazer cosa que á ellos apro- 



18» ANDANCAS E VIAJES 

i 

vechase é á los otros dañase. En esta ysla 
se faze mucho alumbre , é dello cargó nues- 
tra nao. É fezimos vela é tomamos la 
buelta de la Grecia, faziendo la vía de The- 
salonic; é en la mar está un escullo muy 
alto, que llaman Monte Santo, al qual 
el Turco, padre déste, quiso faz2r daño, 
é dizen que cayó pestilencia en su hueste, 
é fizo tornar todo el daño que avía fecho, 
é mandó dar ciertos mantenimientos , para 
los que allí bíven ; é es en esta guisa: está 
un monesterio al pié del monte, é otro á 
medio, é otro encima de todo el escullo, 
é allí non resciben sinon fidalgo ó onbre 
que aya fecho armas ó por vejez ó emfer- 
medat ó mengua de miembros; é vienen 
allí, é los resciben é tienen en el primer 
monesterio, é le tientan como bive, é si 
se falla de buena vida, por elecion,súbenlo 
al monesterio denmedio; é en aquel otro 
monesterio ansí mesmo á los que allí 
biven, quando entienden que lo meres^en, 
fázenlos subir al tercero é postrero mo- 
nesterio; é dizen que los que allí están, 
ciertamente por santos los reputan; é allí 
se faze grant romería de muchas partes é 
grant limosna; pero los que van non an no- 
ticia sinon del primer monesterio. Estos 
son todos calogueros, que son mongesdeJ 
abito é regla de Sant Basilio; éstos non 



DE PERO TAFUR. iSo 

solamente dexan de comer carne, mas 
pescado que tenga sangre. É de allí par- 
timos, dexando á la man derec-ha el 
golfo de Thesalonic, en el fin del qual 
está la cibdat, la qual poco tiempo a que 
perdieron los venecianos, que era suya, 
é fué ansí: quel Turco con todas sus 
gentes la vino á cercar por la tierra, é con 
su flota por la mar; é los venecianos ar- 
maron una grant flota, é dizen que ovie-. 
ron consejo de dexar perder á Salonic 
por dos cosas , lo uno porque non podíen 
registir el grant poder del Turco por la 
tierra, é lo otro porque metían grant 
costa en la defender, é della non avíen 
provecho, porque non es puerto diestro 
para fazer mercadurías, é ellos é los otros 
ytalianos en tal fecho más el provecho 
que la onrra procuran ; é fueron con su 
flota á dar en la del Turco, é toda gela 
ganaron , que non escapó ningunt onbre, 
é ansí se perdió la cibdat de Thesalonic. 
E fuemos sobre la ysla de Negroponto, 
que es en el Alcapiélago é señoréanla 
venecianos; é dizen que antiguamente de 
allí á la tierra firme avíe una puente; 
esta ysla es poblada de griegos, é ay en 
ella muchas huertas é frutas. E de aquí 
fuemos por medio del Alcapiélago, de- 
xando muchas yslas pobladas é despobla-. 



190 ANDANCAS E VIAJES 

das á la una mano é á la otra, é allí 
posamos el día de pascua de Cinquesma 
en una ysla que se llama Andria; é el 
segundo dia de Pascua fezimos vela é fue- 
mos corriendo con viento asaz fresco por 
el Alcapiélago, é á la media noche me- 
tióse tan grant fortuna en la mar, que 
yvamos quasi desesperados de la vida, é 
allí se fazían pelegrinajes al Levante é al 
Poniente; é fué ora quel navio estava todo 
lleno de aves, que posavan encima de 
los onbros, de las que venían fuyendo de 
la fortuna, é por non se anegar en la 
mar, recogiéronse al navio; é las más 
dellas eran abubillas; é esto dizen que 
acaesce pocas veces, salvo quando la for- 
tuna es ya tan grande. E llegamos á ora 
de viespras las velas rompidas á ojo de la 
ysla de Candía, é el viento nos llevava 
fázia la tierra en aquella parte que es la 
cibdat que dizen la Canea ; é andovimos, 
fasta quel viento nos llegó, ansí árbol 
seco cerca de la tierra^ é allí surgimos 
é estovimos eso que quedava del dia é la 
noche é otro dia siguiente fasta más de 
medio dia; é un hermitaño, quel dia 
antes nos avíe visto venir á árbol seco, é 
vido llegar el navio allí, é non salíe nin- 
guno en tierra nin menos páresele en la 
nao, entró en un barco suyo é vino á 



DE PERO TAFUR. I9I 

nuestra nao, é fallónos durmiendo á todos 
desde el dia de antes; é maravillóse mucho 
de la fortuna tan grande como avía fecho 
la noche pasada , que pensava que su her- 
mita le levara el viento; é que bien nos 
vido venir desde en amanes(^iendo como 
viníe el navio, é que rogava á Dios por 
nosotros. E el patrón con sus marineros 
quedó en la nave por adovar las velas , é 
yo é los mios decendímos en tierra é 
fuymos con el hermitaño á su casa, é levé 
de la vitualla que yo tenía ai en la nave, 
especialmente pescado que los religiosos 
griegos comen, é estuve con él tres dias, 
pasándolo muy bien , é aún embié algunt 
refrescamiento al patrón de lo que allí 
uve. E si yo en tierra firme estuviera, 
segunt el miedo que avía pasado, para 
siempre nunca tornara á la mar. Mas al 
quarto dia fezimos vela é fuemos á Modon 
é estovimos ai dos dias de fuera, porque es- 
taba mal sana la tierra; é de allí partimos 
por esta costa de la Morea fasta el golfo de 
Pátras é llegar á la ysla de Corfo, donde 
ya dixe, é entramos en el golfo de Veneza, 
dexando á Italia á la mano ysquierda é 
tomando á man derecha por la costa de 
Albania, que ay muchos lugares á la costa 
de la mar é buenos castillos fuertes, é 
allí está una cibdat que llaman la Velona, 



1 92 AxVDANCAS K VIAJES 

quel Turco avíe ganado ,é la señoreava; 
é por todo este mar ay muchas yslas, dellas 
pobladas é dellas non. É llegamos á la 
costa de Esclavonia á una cibdat que lla- 
man Arausa, que es cámara del empera- 
dor de Alemana, é esta tierra de Es- 
clavonia es la que llaman Dalmacia; ay 
en ella muy buenos acores, que es tierra 
muy alta é muy montañosa, é la gente 
comunmente es la más crecida de cuer- 
po que yo jamás vi; en esta Esclavo- 
nia, en la Albania, que dizen, ay mu- 
chos mineros do sacan la plata. Esta 
cibdat de Arausa es muy fuerte, sobre 
la mar asentada é rica de mercadurías, 
mírase con la Italia, é paresce de la otra 
parte Ancona é este terretorio. Estovi- 
mos allí un dia é partimos para Ancona, 
que la nao era de allí é avíe de descargar 
algunas cosas é pasar á Veneza, é ovimos 
aquella noche grant fortuna de mar, é á 
ora de missas, otro dia, llegamos sobre 
Ancona é surgimos é decendimos en tier- 
ra é estovimos allí quatro dias. Esta cib- 
dat es del Patrimonio de la Yglesia con 
toda la Comarca de Ancona, que dizen , é 
es cibdat bien murada é fuerte, é las 
casas de dentro todas entorreadas, altas 
á la manera de Genova ; dizen que el que 
fizo á Genova , fizo á Ancona ; bien pares- 



DE PERO TAFUR. I 93 

c^c en sus edificios que es lugar antiquís- 
simo; é fázense en ella grandes mercadu- 
rías, é ármanse muchos navios, que van 
por la mar faziendo mercadurías, é los de 
la tierra biven más dello que de otra cosa. 
La tierra abundosa de pan é vino é frutas 
é de toda cosa para los bevires. En aquel 
tiempo, el conde Francisco, que agora 
avía ganado grant parte de la Marca, 
dezíase que quería venir sobre Ancona, é 
aderestjávanse para la defensión; é des- 
pués yo supe como avíe venido, pero non 
la pudo entrar. Fezimos vela, después de 
quatro dias que allí estovimos, é fuemos 
á la parte de Esclavonia, porque los ma- 
rineros siempre á aquella se tienen , por- 
que ay muchos amparos é muchos buenos 
surgidores, lo que non ay á la parte de 
Italia; é fuemos costeando por la Escla- 
vonia por entre muchas yslas,' dellas po- 
bladas é dellas non , que pares(je al Alca- 
piélago, aunque en grandeca nin en pueblo 
non son tales, é fuemos á una villa que 
llaman Espalato, que es en la mesma 
Esclavonia, é allí nasció Sant Gerónimo é 
Sant Xpoval, é en un bra^o de mar, que 
pasa de una aldea á la villa de Espalato, 
dizen que Sant Xpoval pasava á la gente 
pobre que non tenía con que pagar la 
barca , é ¿íun agora ay memoria de la casa 

13 



194 ANDANCAS E VIAJES 

del uno é del otro. En este golfo, que 
entra en la tierra, acaesció muchas veces 
que, estando las mugeres curando de sus 
liencos, alguna vez fallavan menos alguna 
dellas, sin jamás saber racon della; é fué 
ansí que un dia, estando las mugeres en 
el agua como solían, un mostruo medio 
pescado de la cinía ayuso é de allí arriba 
forma humana con alas como morciélago — 
é esta figura en Castilla fué trayda é por 
todo el mundo, — arremetió á una muger 
é travo della, é metióla al fondo del agua, 
é dio voces, é fué acorrida de las otras 
luego é de muchos onbres que cerca de 
allí estavan, é fueron é falláronla como 
el mostruo la tirava dentro é nin por 
su venida dellos la queríe soltar, é allí lo 
t'erieron é sacaron en tierra bivo, é estu- 
vo tres oras é más que non murió; é de 
allí se cree que las mugeres que de ante 
fallescían , aquel las oviese fecho menos; é 
abriéronlo é saláronlo é embiaron á la 
Señoría de Veneja, para que lo embiase al 
papa Eugenio. Esto yo non lo vi, pero 
dicho me fué é que avía poco que avía 
acaescido. Este lugar es obispado, é yo vi 
en la corte del Papa el obispo de Spalato. 
é aun era francés de natura. 



DE PERO TAFUR. I 95 

Partimos de allí, é fuemos á una villa 
que Haman Parent^o, é es al cabo 
de Esclavonia, acerca de Veneja, é de 
la Señoría de Veneja; é los navios que 
quieren entrar en la cibdat, surgen allí 
primero , por esperar tiempo para entrar 
por el angostura de la entrada de los cas- 
tillos, aunque tiene un grande amparo 
toda aquella mar, que en cualquier parte 
ay buenos surgidores é buen suelo. Otro 
dia fezímos vela para entrar en el puerto, 
é fallamos de fuera muchos navios á la 
colla, esperando fazer vela, entre los qua- 
les estava la galea del Santo Sepulcro 
é conoscímosla en las banderas, é pre- 
guntamos, que cómo estavan ansí prestos; 
dixeron, que era dia de la Acension , é 
que después de missas é ávida la bendi- 
ción, avían de partir cada uno do avía 
de fazer su camino; é en aquel dia é 
aquella ora avía dos años que yo avía 
partido para lerusalem. E pregunté si 
venían allí algunos castellanos, é respon- 
dióme uno que ai estava, que estavan allí 
Gutier Quixada é Pero Barva de Campos, 
que yvan á lerusalem, é que estavan en 
la cibdat por ver la fiesta que se fazía. É" 
nosotros entramos é decendimos delante 
Sant Marco; é deprendimos en tierra, é 
fuemos luego á la yglesia de Sont Marco 



iq6 axdancas é viajes 

á oir missa, donde fallamos muy muchas 
gentes , que aquel día es el de la Acensíon, 
donde ellos ovieron una grant victoria 
contra el emperador Barbaroxa, segunt 
que adelante diré. Allí fallé á Gutierre 
Quixada, é á Pero Barva, é á Luys Va- 
negas, é á Juan de Ángulo, hermano de 
Fernando de Ángulo é á otros muchos 
castellanos, con los quales yo uve muy 
grant placer, é non menos ellos conmigo, 
porque lo á que yvan á lerusalem les era 
menester enformarse de mí de la manera 
que avían de tener, é yo les dixe cómo 
avían de fazer, é quánto les avía de cos- 
tar el camino; é parescióme como que 
ellos yvan desacordados", é cada uno yva 
en su navio, é trabajé por los concordar, 
é nunca pude, é ansí se partieron, el uno 
en la galea de remos, é el otro en la galea 
do suele yr la pobre gente. Ese dia co- 
mimos en uno, é acabada la fiesta é ga- 
nada indulgencia plenaria á culpa é pena 
é ávida la bendición, fui con ellos á la mar 
é embarquélos é fuéronse en buen ora. E 
yo volvíme con los otros castellanos á la 
cibdat , é fallé que las cosas que traya en 
la nao, ansí esclavos como otras cosas, me 
las avían tomado todas , diziendo, que nin- 
guno non podía traer ninguna cosa del 
mar Mayor, sinon fuese vecino de Veneja, 



DE PERO TAFUR. 1 97 

é porque non lo avía fecho saber á los que 
cogen los derechos; é aquel día, como era 
de grant fiesta é andaban todos por aque- 
lla placa de Sant Marco lo mejor á punto 
que ellos podían, vi entre ellos fasta siete 
ó ocho cavalleros, é trayen la devisa del 
emperador Segismundo, que yo traya, é 
fui á ellos é quexémeles mucho de lo que 
me avían fecho; é ellos fueron conmigo 
al Duv^e, que es el que representa el Señor 
de la tierra, é ansí mesmo los castellanos 
queyestavan, é fabléal Duce,quc estava 
en consejo, é yo propuse mi querella. É 
ellos fiziéronme apartar un poco por ver 
sobrello, é luego me llamaron é dixeron: 
cavallero, verdat es que nosotros tenemos 
ley que ninguno non trayga nin meta cosa 
á esta cibdat del mar Mayor nin del Levan- 
te, sinon fuere vecino, en otra manera lo 
a perdido, é ansí lo vuestro por esta nues- 
tra ley perdido es; pero, como vos dezís, 
esto se entiende ó se deve entender á 
aquellos que usan de mercandear, pero á 
vos, que buestro abito non lo lleva de fa- 
zer mercaduría , é lo que aquí traes , es por 
buestro servicio, si la ley non es contra 
vos, lo buestro quito es, é si la ley vos 
contradize, la Señoría vos faze gracia 
dello; é aún, por ser de la noble najion 
donde soys, vos faze otra mayor, que non 



198 ANDANCAS É VIAJES 

solamente vos restituye lo vuestro, mas 
d¿ívos licencia para que lo levéis donde 
quisiéredes, é esta gracia non se suele 
fazer á ninguno, porque todo lo que 
entra en Veneja non puede salir. É luego 
aquellos señores que me avían acompaña- 
do, en despediéndome del Duce, el qual 
me dixo muchas protiertas, se fueron con- 
migo, é me fezieron entregar todas mis 
cosas, é fasta me dexar en la posada non 
se partieron ; é aun ese dia ellos me em- 
biaron á la posada vinos é confites é aves; 
é cada dia, donde me fallavan,me fazían 
tan grant acogimiento como si ovieran un 
estrecho debdo conmigo. E este dia de la 
Acension fazen ellos una grandíssima fies- 
ta é muestran todos sus thesoros, ansí el 
thesoro de Sant Marco como por las calles 
á las puertas de las casas muchas joyas, 
é los cambiadores muchos montones de 
moneda de oro é plata, é ellos é ellas 
muy ricamente vestidos con muchos fir- 
malles de grant valor. Este dia sale el 
Duce en toda su magnificencia é cirimo- 
nias papales é imperiales, que dizen que 
en tal dia las ganó, é fazen grandes pro- 
cesiones, é oyda la missa sale con toda 
la clere<^ía, é va á la mar, é entran to- 
dos en la mar; é el Duí^e é los señores 
van en una fusta que se llama Vicentoro, 



DE PERO TAFUR. I90 

é es un tercio más larga que una galea c 
(los tantos más ancha, é los que bogan van 
so sota, que non parescen, é va toda tol- 
dada de muy ricos paños de oro, é el suelo 
de buena tapetería; é allí, si ay algunos 
estrangeros ó onbres de onor, lévanlos 
consigo con las cruces é sus pendones 
tendidos muy ricamente labrados de oro 
tirado; é paresce que la mar non se dexa 
ver, tan llena va de fustas; é salen de mar 
é vánse delante de los Castillos, do es la 
entrada del puerto, é allí, diziendo cier- 
tas oraciones, el Perlado bendice é echa 
del agua bendita, é el Duce saca un anillo 
que tiene en el dedo é échalo en la mar; é 
dizen ellos que ésta es una (^irimonie an- 
tigua, que desposan á la mar con la tierra; 
esto por aplacar su furia, que ellos sobre 
la mar están fundados é en la mar traen 
quanto tienen. E acabado esto, todos lo? 
navios que allí están non pueden partir 
fasta aquella ora, é ávida la bendición, 
desenfieren las velas é fazen su camino, 
que es una fermosa cosa de ver. É el Du^e 
con todas las gentes buélvese á un secano 
que se faze dentro de los Castillos, á donde 
está un notable monesteno de frayles, é 
allí dcvjienden todos en tierra, é comen 
con el Du^e á su costa del Du^e, é fazen 
muchos juegos, éen la tarde buelven á la 



200 ANDANCAS E VIAJES 

cibdat. E este dia fui ver el thesoro de 
Sant Marco, é fueron conmigo algunos de 
la cibdat, que me lo fizieron mostrar todo, 
aunque todo lo tienen de fuera; é allí vi 
muy grant riqueza, especialmente de per- 
las é piedras, vi muchos rubíes é muchos 
diamantes é muchos balajes, entre los 
quales estavan tres balajes en tres cande- 
leros, desengastonados en manera que on- 
bre los podía tomar en la mano é mirar, 
é estavan ciertas mitras como de obispo 
todas cargadas de perlas é piedras, é siete 
é ocho piezas como palios de plata, ansí 
mesmo cubiertas de piedras é perlas é 
mucho oro é plata, é aun dizen que avía 
un pedaco de un carbuncol, é tanta ri- 
queca, que yo non vi más ; é está uno como 
retablo, que ellos llaman la Pala, toda 
cubierta de perlas é piedras; é de aquí 
non conviene más escrevir, porque sería 
alargar mucha escriptura. Dizen los vene- 
cianos, que el emperador Federico Bar- 
baroxa fizo tanta guerra al Papa, que le 
ganó todo el Patrimonio de la Yglesia é lo 
fizo fuyr é se encerró en Veneja, do es- 
tuvo grant tiempo en un monesterio que 
nunca fué conoscido; é por tiempo óvose 
de saber de uno que lo vido é fuélo dezir 
al Duce, é él con todos los Señores fué- 
ronlo á buscar aquel monesterio é non lo 



DE. PERO TAFUR. 201 

fallavan , é fizo salir todos los frayles fasta 
el cot^inero, é fallólo, que era el cocinero, 
é tomólo é tráxolo consigo é fizólo vestir 
con aquella cirimonia que á él pertenes- 
cía é asentólo en el palacio de la Señoría, 
é fué tractado é reverenciado como Papa; 
é efscribieron á Roma é por toda Italia, 
como ellos tenían al Papa, é ansí mesmo 
cscrivieron al Emperador, como allí tenían 
al Papa, é que le suplicaban que restitu- 
yese el Patrimonio á la Yglesia é el Papa 
estuviese en Roma en su dignidat. El 
Emperador, indignado contra él é contra 
ellos, armó una grant flota é vino á 
Veneja fasta los Castillos; é ellos tenían 
grant flota armada, é salieron á él, c pe- 
learon con él, é venciéronlo é fué fuyendo 
é prendieron un fijo suyo. El estando en 
la prisión , dixo al Papa que le dexase yr 
sobre su fé, é quél entendía traer al Em- 
perador su padre á su obedient^ia, é do 
non quisiese, quél se bolveríe á la prisión; 
é el Papa, con acuerdo de la Señoría de 
Veneja, diéronle licencia éembiáronleen 
una galea á la cibdat de Ancona, do es- 
lava su padre, é allí le fabló é suplicó que 
diese la obedien^jia al Papa é se reformase 
con él é le restituyese lo suyo, é non 
pudo con él é bolvióse á la prisión. É á 
pocos dias, el Emperador cmbió dezir á su 



202 ANDANCAS E VIAJES 

ñjo do estava en Veneja, que oviese licen- 
cia para venir á fablar con él, é que le 
quería responder en el acuerdo que se avía 
fallado cerca del Papa; é él demandó li- 
cencia al Papa é á la Señoría, como antes 
avía fecho, é diérongela con la condición, 
é partióse é fué á su padre, é en tal ma- 
nera se concertó con él, que de su volun- 
tat propia, é aun conosciendo aver fecho 
yerro en lo pasado , quería obedescer al 
Papa é restituyrle lo suyo é pedirle perdón 
é aun meterse en sus manos. E con este 
acuerdo bolvió su fijo á Veneja, é ovie- 
ron grant placer todos con la buena res- 
puesta del Emperador, é armaron una 
grant flota é fueron en ella de los mejores 
de la cibdat con grandes atavíos é cosas 
nescesarias para traer un tan grant señor; 
é fueron á la cibdat de Ancona , é allí el 
Emperador los rescibió onorablemente, e 
subió con ellos en su flota , é vino á Ve- 
neja, donde muy magníficamente fué res- 
cebido é fué levado á la yglesia de Sant 
Marco ; é dizen que lo posieron a la puerta 
de la yglesia tendido en el suelo, para quel 
Papa pasase por encima del, é ansí fué 
que el Papa, quando salió de su pala^^io 
é ovo de dentrar en la yglesia, pasó por 
encima del diziendo un verso que dize: 
Siiper aspidem et basiliscum ambulabis, etc; 



DE PERO TAFUR. 2O3 

dizen que dixo el Emperador: non á tí 
sinon á Sant Pedro; é dixo el Papa: á Sant 
Pedro é á mí, é á mí é á Sant Pedro, é le- 
vantólo é dióle paz, é él le pedió perdón é 
confesó aver acometido pecado, é él lo 
perdonó, é luego le restituyó todo el Pa- 
trimonio de la Yglesia que le avía toma- 
do. E estovieron en Veneja diez dids en 
grandes fiestas, é el Duge con los mejores 
de la tierra en su flota, á su costa, acom- 
pañaron al Papa é al Emperador fasta la 
(jibdat de Ancona, donde el Emperador 
tenía grandes aparejos para el rescibi- 
miento; é aquella cibdat con su comarca 
es uno de los mejores patrimonios que 
tiene la Yglesia, é allí estovieron otros 
diez dias en fiestas. É el Papa é el Empe- 
rador se yvan á Roma é el Duce con los 
suyos se bolvíe á Veneja; é dizen quel 
Papa é el Emperador dixenon, que de- 
mandase á cada uno dellos, pues tanto 
bien avía fecho, lo que le pluguiese é gelo 
darían; é dizen que demandó amos á dos 
que él podiese, como ellos, traer todas sus 
cirimonias, é ansí gelo otorgaron, é lo 
traen oy. E despidióse dellos é vínose en 
Veneja, é en una grant sala, la mayor é 
mejor é más rica que ellos tienen en su 
palat^io sobre la mar, tienen estoriado esto 
muy ricamente; é por esto fazen tanta 



204 ANDANCAS E VIAJES 

fiesta este dia, porque en tal dia se ven- 
ció la batalla é por quel Papa aquel dia 
les otorgó indulgencia plenaria á culpa é 
pena; é por esto los navios non parten 
fasta ganar aquella. La cibdat de Veneja 
es muy populosa é de muy grande campo 
en circuyto é muy apretadas casas ; dizen 
que ay en ella setenta mil vecinos, pero 
las gentes estrangeras é las gentes de ser- 
vicio, mayormente esclavos, es una grant 
copia ; la cibdat es desmurada é non tiene 
fortaleca ninguna, salvo aquellos dos cas- 
tillos que encierran el puerto de la mar, 
porque allí es toda su fortaleza, é tienen 
una cadena del uno al otro sobre que 
están seguros, é si el mundo todo les vi- 
niese encima, anegando una nao entre el 
uno é el otro en el canal, estarían muy 
seguros. La cibdat está puesta sobre la 
mar, é fechas calles á mano, por do los 
navios andan, é alguna parte anden como 
calle, por do la gente anda á pié, é en 
algunas calles estrechas, por do los na- 
vios non pueden entrar, puentes; é cada 
uno , como al modo de Castilla tiene bes- 
tia en que cavalgue, ansí allí tiene barco 
é paje que lo reme é gelo guarde, é tan 
apunto, quanto acá se prescian de gentil 
bestia é de gentil paje bien guarnido, éel 
barco ansí mesmo bien entoldado con su 



DE PERO TAFUR. 205 

estrado puesto é sus sillas, si van más de 
uno ó dos. Las salidas de la (^ibdat á la 
tierra firme son fechas á mano, por do 
los navios van pequeños, que por allí non 
avría agua para grant navio por los baxos 
é secanos , ansí que, nin navio gruesso pue- 
de entrar ni salir, nin menos bestias, pues 
que es en la mar, é por eso se dize que es 
la mayor fortalecía del mundo; é van las 
barcas á la tierra firme por todas las cosas 
nescesarias é aun por el agua; é levan 
unas barcas muy grandes é llenas de are- 
na, é tienen en el fondón un agujero con 
un tapón , é quando está en el rio de agua 
duce, quitan el tapón é fínchese de cuanto 
puede bastar el cargo é después atápanla, 
é ansí traen el agua para sus nescesidades 
aunque en la cibdat ay muchas cisternas 
en cada casa, é muchas de común, saca- 
das de ladrillo sobre la mar, el eáih<j,\o 
en tal manera, quel agua de las cisternas 
de allí fallé yo, quando fui á lerusalem, 
que nunca adolesció nin fedió como las 
otras; é serie luengo de las escrevir el 
modo que en ello tienen. En esta cibdat 
ay muchas yglesias é monesterios muy 
ricos c de muy suntuosos edificios, entre 
los quales el principal é mayor es la ygle- 
sia de Sant Marco, que es la mayor é 
cabera de todo; ésta es fecha á capillas á 



206 ANDANCAS É VIAJES 

la manera de Grecia, de fuera cobiertas 
de plomo con sus mancanas doradas, é de 
dentro de muy fino é muy rico musayco 
de oro, é aun el suelo del mesmo musay- 
co, sinon que es gruesso é de colores; é á 
la puerta mayor, encima de unos arcos 
en lo alto, están quatro cavallos muy 
grandes de alaton dorados é bien gruesso 
oro; éstos truxeron ellos, é tienen allí por 
magnificencia, quando ganaron á Gons- 
tantinopla. É enfrente desta puerta estíi 
una grant placa, mayor que la de Medina 
del Gampo, toda enladrillada, é entorno 
todas las casas encamaradas é enportala- 
das, é allí cada jueves se faze mercado, sé 
que mejor quel de la Torre del Gampo, 
aldea de Jahen. Al un canto desa placa 
está una torre tan alta como la de Sevilla 
con un cruxío de oro fino de ducados, 
bien fermosa cosa de ver; paresce con 
sol de ochenta millas de allí; é allí están 
las campanas con que tañen , ya conosci- 
das quál es á missa, é quál es á la oración 
de la noche, é quál es á concejo de ple- 
garia, que dizen por ayuntamiento, é 
quándo quieren armar flota; ansí que en- 
tre ellos ya está todo conoscido. Al un 
canto desta placa, fázia la mar, están dos 
colupnas muy gruessas é muy altas; en- 
cima de la una está Sant Jorge encima del 



DE PERO TAFUR. 2O7 

Dragón , é en la otra está Sant Marco, que 
es su devisa é su patrón ; éstas ansímesmo 
truxeron de Constantinopla; é dizen que, 
non las podiendo allí asentar, un caste- 
llano se obrigó de las asentar é fizólo, é 
mandáronle que demandase lo que qui- 
siese é gelo darían ; é dixo que non que- 
ría salvo que en torno dellas están ciertas 
gradas, é que, por ningunt delicto que se 
ñziese, el que allí estoviese ó se acógese 
la justit^ia non oviese poder; allí los ve- 
llacos es el jugar de dados, é otras vella- 
querías, loando aquel que tanta libertad 
les avía dexado. Entre estas colupnas é la 
yglesia de Sant Marco está el grant pala- 
«^io de la Señoría, é en la una parte del 
está aposentado el Duv^e é toda su fami- 
lia, é la otra está patente á quien la quie- 
re ver, ansí aquella grant sala, donde dixe 
que estava estoriado el fecho del Papa é 
del Emperador, é aquí tiene su consejo, 
é otras salas muy ricas, que en ella ay; é 
allí se faze la justicia, é allí tienen la pri- 
sión, é de ^iertos mármoles que están allí 
en unos portales contra la grant pla»ja, 
de tres colorados que allí están aforcan á 
los fidalgos, é de los otros ala otra gente; 
c en aquellos portales los estrangeros po- 
nen sus armas; é aun allí están ciertos 
cueros de aquellas bestias que dizen co- 



208 ANDANCAS É VIAJES 

catrizes, quel soldán de Babylonia, por 
cosa mostruosa, embió presentados á la 
Señoría; éste es un notable palacio. Los 
venecianos tienen por ley de non fazer 
Duce, nin dar oficio de regimiento, si- 
non fuere fidalgo de natura, é perpetuo, 
sinon faze porque gelo quiten; é todos 
los domingos, después de comer, en aque- 
lla alta torre, que dixe, tañen la campana 
de plegaria, que es ayuntamiento, é vie- 
nen todos los fidalgos, é allí les notifican 
todo lo que la semana pasada es fecho, 
ansí en el regimiento como en la justicia 
cevil é criminal, todo, fueras el consejo 
secreto, mayormente en lo de la guerra, 
que se tiene con los deputados é el Duce; 
'é allí ^paresce una corte real, é á las 
puertas del palacio tantos barcos é pajes 
bien ataviados como acá bestias; é con 
tanto, salen del palacio é van á sus casas. 
En el regimiento público se tienen esta 
manera: vino é pan, fariña é aceyte, é 
otras cosas que son para mantenimiento, 
non las puede conprar qibdadano ninguno, 
salvo la gente estrangera é la gente pobre, 
é á éstos se les da á tal precio, que pa- 
resce que non ganan nada los que lo traen 
de cabo del mundo, porque la Señoría lo 
paga porque aya fartura é, como dixe, 
los pobres é los estrangeros non ayan 



DE l'LKO iAlUR. 2O9 

mengua. Por (^ierto, tal es este regimiento, 
que yo non vi tierra tan abastada nin tan 
grant mercado de los bevires; é pares»^e 
que la fruta, que nasje en España, que 
allí está tan fresca é tan de barato, é an- 
simesmo la que viene de la Saria, ó si 
quier de la India , porque éstos navegan 
por el mundo, é trayendo sus mercadu- 
rías, siempre traen otras cosas para el bivir 
de la gente; es gente muy riquíssima, é 
en las grandes mercadurías, por poco que 
se gane, se gana mucho, é el que lo con- 
pra alo á buen pre»^io. Las casas desta 
cibdat son muy notables é muy altas é 
muy encamaradas é con muchas chime- 
neas, é prés;^ianse de ricas portadas é 
fíniestras á las calles, labradas ricamente 
de oro é de acul , bien enmarmoladas ; é ay 
señores en torno, é aun lexosde allí, que 
se prescian de se avecindar en la cibdat, 
por tal de aver su favor quando menes- 
ter les fuere, ansí como el rey de Chypre, 
el marqués de Ferrara, el marqués de 
Mantua, el marqués de Monferrat; é otros 
muchos señores é cavalleros tienen allí 
muy magníficas casas. Yo vi al cardenal 
de Chypre, hermano del Rey, que po- 
sava allí en casa de su hermano é que 
se quería partir para Chypre, é la galea 
que lo avía de levar eslava alada ú la 

14 



210 ANDANCAS E VIAJES 

puerta de su casa, é de allí lo rescibió é 
salió con él por meytad de la cibdat; é 
ansí otros navios grandes é medianos se 
amarran á las puertas de sus señores. Ay 
en esta cibdat muy notables monesterios 
é muy sontuosos é magníficamente labra- 
dos é muchos, que pasan en Veneja de 
monesterios de onbres é de dueñas más 
de ochenta, é yglesias más de cinquenta. 
Ay ansimesmo muchas reliquias é muchos 
cuerpos santos: está el cuerpo de Santa 
Elena, é el de Santa Marina, é la una 
pierna de la rodilla abaxo de Sant Xpoval, 
é muchos huesos de los Inocentes, é otras 
infinitas reliquias que traxeron de Cons- 
tantinopla, quando la ganaron. E es la 
gente comunalmente toda rica, que yo vi 
por CarnestoUendas fazer una fiesta en el 
palacio mayor del Duce, que fizieron mo- 
mos, é venían dos galeas por la mar, é 
fingieron que la una traya al Emperador, 
é veníen con él treynta cavalleros vestidos 
de brocados, é en la otra un maestre de Ro- 
das vestido de vellud negro; é rescibíenlos 
las damas, todas vestidas de brocado é muy 
ricos firmalles, é ciertamente yo vi tal 
que mudó tres vestidos en aquella fiesta, é 
aun non fué mucho, que aquellos erant 
gente mediana de la (^ibdat, é non de los 
mejores nin más ricos, pero la fiesta non 



DE PERO TAFüR. '^ I í 

se podía mejorar. Esta qibdat es tan limpia 
para andar por ella , como si anduviese on- 
bre por una gentil sala, por cuanto ella 
es bien enlosada é bien enladrillada; en 
ella non entra bestia ninguna de quatro 
pies, en invierno non para agua en ella, 
é por tanto non ay lodo nin en verano 
polvo; é allí la mar cresce é mengua, 
aunque non tanto como en Poniente, é 
saca fuera las suciedades de los lugares 
secretos, en otra manera non podrían 
bevir de fedor; é aun dizen que algu- 
nas veces se inficiona el ayre, é tienen 
por eso, invierno é verano, muchos fue- 
gos, é queman muchos perfumes, é traen 
consigo grandes oluras, é aun la espe- 
cería que se muele por las calles, que 
es un suavíssimo olor. Poco tiempo a que 
los Señores non avíen lin^encia de tener 
ninguna posesión en la tierra firme, pero 
de poco tiempo acá que la Señoría se a 
apoderado, ansí por la mar como por la 
tierra, é ávido grandes provincias, an í\yi- 
do liceníjia de se heredar en la tierra fir- 
me, lo uno por yrse á desenojar, lo otro 
porque, quando acaesce alguna enferme- 
dat en la tierra, tienen donde fuyr della. 
El Duce non tiene libertad de salir de la 
^ibdat por ninguna cosa que venga, salvo 
un monesterio que llaman Sant Jorge, que 



212 ANDANCAS E VIAJES 

i 

es un tiro de piedra por la mar dcsic su 
palacio allá , é quando la cibdat está mal 
sana, fasta allí se puede desviar. É acaes- 
ció una vez que un Duce, por la dolencia 
de la cibdat, se fué allí, é todos fueron en 
la tierra firme, que non quedó sinon la 
pobre gente; é un pariente del Duce le 
dixo: señor, tú ás el mejor tiempo que 
nunca onbre uvo; tú tyenes todo el the- 
soro de Veneja, é la gente de pro es yda 
toda , que non queda sinon la gente pobre 
é estrangeros , farás tus fechos , toma todo 
el thesoro , é ponte la corona en la cabeza, 
é llámate rey de Veneja, é saldrás con ello 
para siempre; é el Duce repuyóle mucho 
aquello que le avía dicho, é pasó ansí so 
secreto la cosa. Fué tiempo después que , 
algunos deziendo mal de aquel Duce, res- 
pondió aquel pariente suyo quel consejo 
le avía dado, é dixo: tal meresce él, pues 
non quiso ser rey de Veneja. E luego fué 
tomado é levado ante los Señores que fa- 
zen la racon , é fué estrechamente pregun- 
tado que dixiese de aquel fecho lo que 
savia, é él confesólo todo; é fueron aque- 
llos é los otros Señores del consejo al 
Duce, é preguntáronle si era verdat, é 
él dixo, que ansí avía pasado apunto como 
aquel su pariente lo avía dicho. E en con- 
tinente ovieron consejo sobrello, é llama- 



DE PERO TAFUR. 213 

ron al Dut^e é pusiéronlo en el consejo, é 
regradesvjñéronle mucho aquella lealtad de 
que avía usado con la patria, pero que 
porque lo avía callado, é pudiera de allí 
surtir algunt peligro, que le rogaban que 
oviese paciencia; é mandando fazer gran- 
des mercedes á su muger é lijos é fijas, 
mandaron á él cortar la cabeca, porque 
ninguno non sea osado de tener secreto en 
el tractado de contra la tierra. É ellos tie- 
nen en aquella grant sala, que dixe, todas 
las armas desde el primer Duce que ovie- 
ron fasta oy, é las de aquel que mataron, 
entre las otras están cubiertas de un velo 
negro; é desto se prescian ellos, de fazer 
castigos é poner en ellos cosa que quede lí 
perpetua memoria. Un cibdadano fué en 
trato contra la cibdat, é mandáronlo ma- 
tar, é fizieron su casa carnecería, é á su 
figura del tienen en una estatua colgada de 
una cadena; otro, ansí mesmo por delicto 
que fizo, matáronlo é fezieron que en su 
casa non aya puerta que se pueda cerrar; 
é los que en aquella casa moran, moran con 
aquella condición. Éstos tiníen, estando yo 
allí, por Capitán al conde de Carmenóla, 
é dtzen que sintieron del alguna maldat 
que traye contra ellos, é feziéronlo venir 
allí seguramente, é fué tomado é sacada 
la lengua p )r el colodrillo, é otras muchas 



214 ANDANCAS E VIAJES 

crueldades, fasta que murió, é enterrá- 
ronlo en un muradal é una losa encima 
de letras entalladas que dize: Aquí está 

EL TRAYDOR DEL CoNDE DE CaRMEÑOLA. 

É déstas é de otras cosas muchas seme- 
jantes ay en esta cibdat. Aquí está una 
ataracana, la mejor que ay en el mundo 
nin de más artellería é cosas nescesarias al 
mareaje; dentro en ella está el agua de la 
mar, donde los navios, después que salen 
del castillo, los meten en el agua; allí me 
contaron , entre las galeas que navegan 
en la guerra é otras en la mercaduría é 
otras que estavan allí en el agua é otras 
en el astillero , por todas , ochenta galeas 
é algunas naos ansí mesmo. É un dia, sa- 
liendo de oyr missa de la yglesia de Sant 
Marco , vi venir por la placa fasta veynte 
onbres, unos trayan bancos é otros mesas, 
é otros sillas , é otros talegones de mo- 
neda; é luego tocaron una trompeta, é 
luego sonó la grant campana, que llaman 
de plegaria, é fué la placa en una ora 
llena de gente, é rescibieron sueldo, é 
fueron al ataracana. Ante que entrasen por 
la puerta, de la una parte é de la otra es 
una grant calle, é por medio va la mar, 
c de la una parte está todo ventanas, que 
salen á las casas del ataracana, é de la otra 
ansí mesmo; é salió una galea que la traye 



bE PERO TAFUR. 21 5 

remolcando un barco, é de aquellas ven- 
tanas, de la una sacavan la xarda, de la 
otra la panática , de la otra las armas, é de 
la otra las vallestas é truenos, é ansí de 
todas todo lo que era menester, é quando 
fué en cabo de la calle , ya la gente que 
avía menester yva dentro é su palamén- 
ton, é armada de punta á barra; é de la 
guisa désta salieron diez galeas armadas 
desde ora de tercia fasta ora de nona, 
é yo non sé en qué manera pudiese loar 
el fecho que yo aquí vi, ansí en la casa 
c ediíi*^io della, como en las gentes que 
dentro están labrando en ella; yo non vi 
nin creo que ay mejor cosa en el mundo, 
é non dubdaría yo, si éstos quisiesen fazer 
su poder, que los enemigos de la fé, que 
de la parte de allá están, non tuviesen 
cosa en la mar , nin menos en la ribera, 
nin osasen navegar por ella contra el 
grant poder que éstos tienen. Solía en 
estos tiempos pasados, que pocas sema- 
nas é aun dias avía en que los pescadores 
non sacavan en las redes criaturas muer- 
tas; dizen que esto era, por el grant alon- 
gamiento que los mercaderes fazen de sus 
mugeres, é que ellas, con el deseo de la 
carne, poniéndolo en obra é enpreñán- 
dose, por guardar sus famas é como el 
lugares dispuesto para ello, en pariendo. 



210 andAncas e viajes 

echavan las criaturas por las ventanas en 
la mar; é los Señores, veycndo pecado tan 
inorme , ovieron consejo sobre ello, é 
fizieron un grant espital é muy rico é 
muy bien labrado, é pusieron en él con- 
tinuamente cient amas que den leche á 
los niños, é allí lievan á criar los fijos de 
las envergoncantes; é ganaron tal bulla 
del Papa, que qualquiera que fuese á visi- 
tar aquellos niños é espital, ganase ciertos 
perdones; é tales van ansí onbres como 
mugeres, para ganar los perdones, que 
visitan á sus fijos; é sin dubda, esto fué 
una muy piadosa obra é tenida en grant 
reverencia. Continuadamente en esta cib- 
dat, so grandissima pena, non trae nin- 
guno armas de ninguna condición que sea, 
é muy mucho menos en el consejo las 
osarían meter. Los antiguos entre esta 
gente son muy onrrados é muy reveren- 
ciados, é quando an de fazer Duce, eligen 
onbre sin ninguna parcialidat, que sea 
bastante para tan grant fecho, é que sea 
fidalgo de natura , é jamás , al que lo dan, 
nunca gelo quitan , sinon faze delicto por 
qué, é dánle ocho mil ducados para sos- 
tenimiento, esto, se entiende, para su fa- 
milia, que todo el otro estado la Señoría 
lo paga aparte, é non puede crescer más 
de quanto le ordenan, nin él puede á 



DE TERO TAFUR. 2I7 

ninguno dañar nin aprovechar, sy de lo 
suyo non. Esta gente vive mucho sobre 
la verdat, é, sin dubda, yo uve la espe- 
riencia dello, é si alguno quisiese en fecho 
de dinero quebralla, antes los cambios le 
pagarían que consentir tal cosa; é non me 
maravillo que gente que va por el mundo 
tenga esta regla, que en otra manera non 
podrían seguramente navegar. Estos an 
por uso, en las cibdades que tienen en la 
tierra firme en el golfo suyo, de embiar 
cada año un cibdadano gentil onbre de 
natura, é en el Altopiélago ó en las tierras 
más aléxos de dos en dos años. E acaes- 
ció embiar el Potestad del reyno de Creta, 
que nosotros llamamos Candía, é luego 
después de un año embiar pesquisidor so- 
bre él, que ansí es la costumbre, é fazer 
tan estrecha pesquisa, é degollarlo antes 
que de allí partiese; é por esto, ansí sus 
provint^ias como su cibdat son bien regi- 
das, é paresje, en cabo del mundo do se 
falla onbre en sus tierras, que en la mes- 
ma ^ibdat se está. Grande es el regimiento 
desta (^ibdat, é por esto prospera tanto, 
é muy grandíssima la riqueza, que ygual- 
mente las cosas de Levante con las del 
Poniente ellos abondosa é copiosamente 
las traen allí, ansí que pares*je estado. 



2l8 ANDANCAS É VIAJES 

i 

Al tiempo que yo me partí de Ve- 
neja, para yr andar por las tierras 
de los xpianos , dexé todas las cosas 
que traya del Levante, ansí esclavos como 
dinero é todas las otras cosas que avía 
conprado, en poder de micer Doménego 
Vent', un mercador de allí mucho mi ami- 
go, é tomé el dinero que entendía que 
me bastava , é fize cambio de alguno dello 
en Brujas de Frándes, é| partí me en una 
barca, é fui á dormir, aquella noche que 
partí, á un lugar que llaman Choza, que 
es ansimesmo fundada sobre agua de la 
mar como Veneja, é es suya de Veneja, 
é en ella están algunos navios quemados 
que se perdieron en la guerra, quando los 
ginoveses vinieron á este lugar por fazer 
guerra á venecianos. Otro dia de mañana 
partí de allí, é quanto quatro ó cinco mi- 
llas, entré por la rivera del Po, que es 
una de las grandes riveras del mundo, é 
ésta por donde yo yva es uno de tres bra- 
cos; é tan grande es esta agua, que mu- 
chas veces, quando los venecianos an guer- 
ra con el duque de Milán , arman grandes 
flotas los unos é los otros; é los navios 
son cosa bien maravillosa de ver á quien 
nunca los vido, que ellos son unas barcas 
muy grandes é la carena llana, porque 
naden en poca agua , é sobre aquella barca 



DE PERO TAFUR. 219 

armado un grant castillo de madera con 
su torre alta, é allí pertrechados de mu- 
chas artellerías , ansí como truenos é bom- 
bardas é culebrinas é espingardas, é los 
remos van debaxo en manera que non los 
pueden ofender, é non son navios que 
pueden traer vela nin tienen la fazion 
para ello, que se trastornarían. En estos 
navios se fazen muy grandes peleas; es- 
tando yo allí, salieron los venecianos con 
quarenta galeones, é fueron contra la tier- 
ra del duque de Milán , por le tomar una 
cibdat, é salieron los lombardos por lo re- 
gistir, édizen que fué allí muy grande la 
pelea ; los lombardos trayan un navio muy 
chiquito, galápago que dizen ellos, tol- 
dado todo de fierro como bóveda, é tra- 
yenlo para que posiese fuego á los otros, 
é ellos non lo pudiesen empe<jer; é los 
venecianos trayan un onbre que se (^abulle 
so el agua, é y va á los navios de los ene- 
migos é con una barrena los foradava, ansí 
que de los lombardos se anegaron tres 
galeones , ante que fuesen proveydos , é de 
los venecianos fueron quemados quatro, 
é tanto duró la pelea , que los vene<jianos 
fueron vencidos é perdieron diez é siete 
galeones, é con los otros, recobrando la 
gente que más pudieron, se retruxeron 
por el agua abaxo é vinieron á su tierra; 



220 ANDANCAS E VIAJES 

é esta manera de guerrear muchas veces 
acaesce entre venecianos é lombardos. É 
yo continué mi camino por aquella rivera 
del Po, que dixe, fasta un lugar que lla- 
man Fráncoli , que es en la tierra firme c 
es del marqués de Ferrara, é de allí me 
fui á Ferrara , do estonce estava el papa 
Eugenio é el emperador de Constantino- 
pla é muy muchas gentes, que allí avían 
ocurrido por ver la unión de la yglesia 
con los griegos. É el segundo dia, bien 
acompañado de castellanos, fui á ver al 
papa Eugenio, é me rescibió bien, é quiso 
saber de mí largamente el fecho de leru- 
salem é del Soldán é del Turco, é aun 
del Emperador que tenía ai consigo, qué 
poder era el suyo ; é yo oi todo , é de aque- 
llo que sabía, satisfice á su demanda, é 
con tanto me partí del. É ese dia en la 
tarde fui ver al emperador de Grecia é 
dile letras de su muger é de su hermano 
el Díspote, el qual me resi^ibió muy ale- 
gremente, diziendo que como á pariente é 
onbre de su tierra, é allegóme mucho á sí, 
é fizóme asentar allí baxo cerca de sí, 
preguntándome por las nuevas de su tier- 
ra, é rogándome que, tanto que estoviese 
allí, cada dia le visitase, aunque mayor 
placer le faria si me viniese á posar con 
él; ya él estava conmigo doméstico mucho; 



nE PERO TAKUK. 221 

.osaba el en unos palacios del marqués 
de Ferrara, que son sobre el agua del 
Po^o, que llaman del Parayso, un muy 
gentil aposentamiento. Este dia me des- 
pedí del, é fui á reposar, é quitéme la 
barva, que traya muy luenga , por ruego de 
los castellanos; é otro dia, vestido á la 
manera nuestra, fui ver al Emperador, é 
como me vido, dixo que le pesaba mucho 
por lo que yo avía fecho en tajarme la 
barva, que es la mayoi* onrra é el mayor 
bien que los onbres tienen ; yo le respon- 
dí: señor, nosotros por el contrario lo te- 
nemos, que sinon por grant dapño jamás 
nunca la traemos; ansí que en esto fabla- 
mos una grant pie^^a; é después bolvimos 
al fecho de Grecia, preguntándome por me- 
nudo por las cosas de allá, por su muger 
é hermanos , é por la tierra , é por el Turco 
cómo estava, ó qué avía fecho tanto que 
yo allá avía estado; é yo díxele todo lo 
que sabía. É aquel dia ovo de yr el Em- 
perador á fablar al Papa, é fui con él; el 
Emperador era gotoso , é non podía andar, 
é levávanlo en una silla asentado onbres 
de una parte é de otra; este dia lo resa- 
bió el Papa muy onorablemente en una 
grant sala quél teníe aderes^ada, é esta- 
van con él cardenales, é arzobispos, c 
obispos, é el marqués de Ferrara, é otros 



222 ANDANCAS É VIAJES 

señores de la tierra ; é estavan en sus asen- 
tamientos segunt lo an de costumbre: á 
la parte de man derecha, estava la silla 
del Emperador de Alemana é de los reyes 
é príncipes xpianos, é á la man jsquier- 
da, la del Emperador de Grecia é de algu- 
nos perlados, é la del Papa enmedio é 
más alta que todas; é aquel dia estovieron 
tres ó quatro oras en fabla , dizen que 
eran sobre las dubdas de la fé entre los 
griegos é los latinos; é después partimos- 
nos de allí, é el Papa se entró en su cá- 
mara, é el Emperador se vino á su posada 
acompañado de quantos allí estavan en la 
corte. É él traya de su tierra grant com- 
pañía, é como todos andan vestidos de 
ropas luengas , é barvas crescidas , mués- 
transe personas graves é parescen una 
grant multitud más aún de lo que ellos 
eran, aunque dizen que serien mil perso- 
nas; é el Emperador entró en su posada, 
é despidiéronse todos, é yo quedé allí, é 
entré con él, é fizóme comer aquel dia 
con él, mostrándome mucho buena vo- 
luntat. Dende en ocho dias fué el dia del 
Cuerpo de Dios, é estando allí el Papa é 
el Emperador con muchas compañas tan 
magníficamente, se celebró la fiesta, que 
en un aldea de diez vecinos non se pudie- 
ra fazer más pobremente; siquiera por los 



DE PERO TAFUR. 223 

estrangeros devieran mudar el propósito 
usado. Aquí vi venir al Papa dos mensa- 
jeros, el uno del duque de Borgoña á le 
demandar licencia para oyr missa después 
de medio dia, é otro del duque de Ale- 
maña la demandava para oyrla antes de 
media noche. É esta cibdat es de las gen- 
tiles que yo he visto por el mundo , c es 
de grandeca como Valladolid, pero muy 
bien encasada é muy gentiles calles é muy 
bien murada con barrera é fossado, un 
castillo á un canto sobre la rivera de Po, 
muy fermoso de dentro é muy mucho más 
de fuera; la tierra muy gruessa de lavor, 
é entorno de muchas huertas de todas 
frutas. Esta cibdat es tributaria al Papa, 
é dizen que estaya en (^iento é cinquenta 
mil ducados, é de poco en poco sedecen- 
dió á diez é seys mil , é agora queda en 
tres mil, é adelante diré la ra(^on cómo. 



Este marqués de Ferrara es natural de 
Francia, é aun dizen que es de linaje 
de Galalon é que le fazen aquellas 
^irimonias del pan como á los otros, que 
es ponelle al revés en la mesa é después 
tornarlo de faz. Dizen que fué al rey de 
Fran»^ia á le suplicar que le diese armas 
ele quitase aquel uso, é el rey de Francia 



.24 ANDAN JAS E VÍA.IKS 

le dio armas , pero dixo , que lo otro non xo 
podía fazer. Este marqués es un grant 
señor, é muy heredado de muy buenas 
cibdades é villas é castilUos , é dizen que 
tiene de renta trecientos mil ducados; es 
onbre muy alegre é bien trayente de la 
persona, é muy enamorado; dizen que 
tiene consigo continuamente diez ó doze 
mancebas en ciertos palacios suyos que 
tiene repartidos por la cibdat. Será onbre 
de ochenta años, pequeño de la persona 
é muy gruesso. Éste, seyendo casado con 
una fija de un duque de Alemana, como 
quier que fué, ovoso de enamorar aquella 
su muger de un fijo suyo del Marqués que 
tenía de otra muger, é tanto se encendie- 
ron en el amor, non acatando él lo que 
era obligado á su padre, nin ella á su 
marido, que los ovieron de fallar carnal- 
mente usando; é óvolo de saber el Mar- 
qués de un criado suyo, é fízogelo ver, é 
tomólos amos á dos en el pecado é pren- 
diólos é mandó á los jueces de la tierra 
que viesen lo que se devíe fazer dellos por 
justicia; é allí fueron muchos señores de 
la tierra á le rogar é otros grandes se- 
ñores de fuera della, é aun dizen quel 
Papa le rogó que se oviese piadosamente; 
é á todos respondíe, quél non los mandarle 
matar, nin menos los salvaríe, mas que 



DE PERO TAFUR. 225 

la justit^ia se compliese. É los jueces die- 
ron sentencia que devían morir amos á 
dos, é él mesmo presente, los mandó sacar 
á la placa é los mandó degollar; é serie 
largo de escrevir lo que pasó en este fe- 
cho; é luego el Marqués tenía puesta una 
galea, é subió en ella, é fué á lerusalem, 
é á la buelta, contrayó matrimonio con 
una fija de otro duque de Alemana, muy 
fermosíssima muger, de edat de quince 
años, é él de ochenta, é de aquí non se 
espera sinon otro yerro peor quel pri- 
mero. Éste tiene fijos desta postrimera 
muger, niños, é tiene un bastardo, man- 
^^ebo de treynta años é onbre de mucha 
virtud é buen cavallero en la guerra; é 
considerando como Italia nunca está en 
paz, é que si dexase lo suyo aquellos fijos 
niños, que non se sabrían governar é lo 
perderían , dehbró de lo dexar todo al bas- 
tardo, é fizólo legítimo é heredólo en todo 
lo suyo, é fizóle besar la mano por Señor, 
estando el Papa delante é dando su auto- 
ridat á ello; é mandó que quedase al fijo 
mayor legítimo, por juro é heredat para 
siempre, la meytad de la renta, pero non 
del señorío. É vile á este Señor un dia 
fazer una fiesta en un palacio suyo, do 
estava mucha noble gente ansí onbres 
como mugeres; é túvose una grant justa, 



226 ANDANCAS É VIAJES 

é después fizo que todas las damas cor- 
riesen á pié el palco, que llaman, que 
era el curso quanto un onbre echaríe una 
piedra; é estavan de la otra parte tres pe- 
da(^os de paño, uno de brocado, otro de 
vellud de seda carmesí , otro de grana ; la 
primera ganava el brocado., la segunda 
ganava la seda é la tercera la grana. Si 
allí estuviera la Garandilla de Alcudia, 
bien les diera tres bueltas é ganáralo todo. 
Este señor marqués es onbre muy alegre, 
bien paresce que es de nación francesa. 
En este lugar estuve veynte dias reposan- 
do é aderescando mi camino para Alema- 
ña é comprando bestias para, mí é para 
mis onbres, é de que fui apunto, fui á 
tomar licencia del emperador de Grecia, 
é rogóme mucho que ante que bolviese á 
España lo visitase, pues yo forcadamente 
avía de bolver á Veneja, donde dexava lo 
mió, é ansí gelo prometí. E partíme de 
Ferrara , é fuíme por estas tierras del Mar- 
qués fasta una cibdat que llaman Parma, 
que es sobre una rivera del Po. é es del 
duque de Milán, é allí fallé pasando la ri- 
vera á Nicolao. Picherino, capitán general 
del Duque, con veynte mil cavalleros, la 
más ataviada gente que fasta oy nunca vi; 
é dize que yva por tomar á Boloña, que 
es del Papa. Estuve en esta cibdat tres 



DE PERO TAFUR. 227 

(lias por verlos pasar á todos, é fué sin- 
gular cosa de ver gente muy armada é 
muy encavalgada é muy ataviada de todas 
las otras cosas nescesarias á la guerra, é 
lo que mejor era, que Uevavan muy dis- 
creto é sabio capitán. Aquí en esta cibdat 
ay las mayores zerecas que nunca vi. De 
aquí nre partr é fui á Placencia, cibdat del 
mesrao señor Duque, é ansimesmo es una 
grant <jibdat de siete ó ocho mil vecinos, 
é de aquí otro dia entré en Milán , gran- 
díssiro'o pueblo, uno de los mayores logares 
de la xpiandat, é aun es opinión de muchos 
que es- el mayor, lugar muy mal murado, 
pero grant fossado é buena barrera, de den- 
tro de la cibdat muy bien encasada é muy 
buenas calles; é aquí más arreada está é 
mejor de ver la gibdat en dia de lavor que 
de ñestas; las calles é casas de los arme- 
ros es una singular cosa de ver, é ansi- 
mesmo asteros é sylleros é xastres, que 
fazen avillavico de guerra, é. saben quán- 
tos Señores traen conducta de gente por 
Italia, ésus devisas; é ansí estos como los 
otros oficiales están tan proveydos, que 
de golpe fallan recabdo de todo lo que an 
menester, é aunque sea el mayor Señor 
da Italia; é ansí de los otros atavíos ma- 
ravillosamente é con grant orden tienen 
sus oficios. Ay en esta cibdat un pala^jio 



228 ANDANCAS É VIAJES 

do posa el Duque, que es un notable apo- 
sentamiento é grande de compás, é de 
fuera muy bien murado con muy fuerte 
barrera é una muy fonda cava chapada, 
por do pasa una rivera corriente do toman 
muchos pescados; esta casa es llana, al 
un cantón de la cibdat; é en toda Lombar- 
día non ay casa enrocada, pero non son 
menos fuertes por estar en el llano, con 
tantos fosados como tienen en torno. En 
esta cibdat ay muy notables yglesias é mo- 
nesterios, especialmente la yglesia mayor, 
que ellos labran agora, que llaman Prudo- 
mo, edificio muy suntuoso; aquí dizen la 
missa ambrosiana de Sant Ambrosio, que 
es al revés de la nuestra , é aun dizen que 
la Quaresma tienen en otra manera. Ay 
en esta cibdat un monesterio muy rico de 
la orden de los Predicadores, en el cual 
está enterrado Sant Pedro Martyr, que di- 
zen que fué martyriado allí. El duque de 
Milán es persona que non se dexa ver, 
dizen que por miedo de non morir atosi- 
gado, pero un dia, yendo él á un parco 
suyo, lo vi é fablé, é parescióme persona 
discreta é grave é onesta, de estatura gran- 
de , la nariz muy larga , é traye la cabei^a 
rapada é sin cobertura ninguna, poco 
acompañado , que dizen quél non se pres- 
óla salvo de la gente darmas que tiene en 



DE PERO TAFUR. 229 

el campo, c sin dubda, él tiene grant ra- 
«jon de presciarse de tal gente. Este Señor 
dizen que non tiene fijo nin fija , salvo una 
bastarda, la que casó con el conde Fran- 
cisco, que agora es duque de Milán. E 
desta (jibdat é de su grandeca é abun- 
dantjia, ansí en pueblo como en riqueza 
Je onbres artesanos, que éste es el su ma- 
yor fecho , non creo que lo aya más en la 
xpiandat. Dizen que la renta cierta que 
el Duque tiene en el cuerpo de la cibdat, 
sin los corpi santi, es mil ducados cada 
dia. En esta cibdat non puede ninguno 
entrar, sin que primeramente, entrando en 
tierra del Duque , non muestre alvalá que 
faga fe como viene de tierra sana é non 
contaminada de ayre pestelencial; en esto 
se tiene una grant cura, é dizen que avíe 
sesenta años que non avían sentido pesti- 
lencia en toda la tierra. Fuéme dicho que 
muchas cosas de grant orden se tiene en 
el regimiento de la cibdat, é mucha más 
en la persona é casa del señor Duque; di- 
zen que los del su consejo non pueden 
aver dinero de ninguno salvo del, é que 
quando en algunt caso les demandan con- 
sejo, es en esta guisa: embíanles por es- 
cripto lo que demandan, é cada uno al 
pié de aquellos le responde por escripto 
su pares^jCr, sin consultar uno con otro, 



230 ANDANCAS E VIAJES 

que caería en grant pena el que tal fiziese» 
é ansí visto el voto de todos, toma él 
aquello que le paresce más sano, ansí 
que en su tiempo mucho fué loado de su 
consejo. 



Partí de Milán, é fui el camino de Ale- 
maña, é porque non fallé tal ^ibdat 
para que della faga mención, non la 
escrivo aquí; pero fallé muchos lugares 
quemados é destruydos, que un grant capi- 
tán que ovo en Italia, que llamavan Fa- 
cin Can, destruyó. El tercero dia que 
partí de Milán llegué auna ^ibdatde Ale- 
maña que llaman Lucerca, é ante que 
entrase en ella, ove de yr por barcos, con 
bestias é todo, por un grant lago de agua 
duce que deciende de las Alpes, el qual es 
muy fondo é de largo bien quatro leguas, 
ó ay en él muchos pescados, é dizen que 
son muy sanos. Esta cibdat será de fasta 
mil é quinientos vecinos, muy bien mu- 
rada é muy gentiles casas al modo de Ale- 
maña, con sus estufas, muy gentiles meso- 
nes é muy abastados. Otro dia partí de 
aquí, é fui al pié del puerto de San To- 
cardo , que es en(^ima de las Alpes de Ale- 
maña; é otro dia, aderes^ado lo que avia- 
mos menester, sobimos el puerto en esta 



DE PERO TAFUR. 23 I 

guisa. Era este tiempo que digo en fin de 
agosto, quando las nieves, por la grant 
calor, se desfazen é es muy grandíssimo 
peligro; é tienen ellos unos bueyes ya 
usados aquel camino , é va delante el buey 
quanto una soga é dexa atrás, amarrado 
aquella soga, uno como trillo de los de 
Castilla, é en aquel trillo va onbre asen- 
tado, é detrás lleva su cavallo por la 
rienda ; é desta guisa se asegura el camino, 
é quando ^Igo oviese de ser, el boezillo 
pasaríe el peligro; é quando pasan por 
algunas angosturas do ay grandes alturas 
é montañas de nieves , que paresce que se 
quieren despegar , tiran primero con unas 
culebrinas, porque con el estruendo, si 
a de caer la nieve , cayga; é ya a acaescido, 
pasando la gente, despegarse la nieve é 
matallos. En este tiempo crescen mucho 
las aguas é las riveras por este desfazi- 
miento de las nieves. Todas estas sierras 
son muy pobladas ó de mesones ó de lu- 
gares pequeños. Este dia sobimos encima 
las Alpes á un hermita que llaman SantTo- 
cardo, bien vecina del cielo, é aun de allí 
paresijen otras alturas, que los que estavan 
en la hermita dizen que nunca avíen visto 
el cabo de ellas, por la niebla que lo ocupa; 
é pares(je de allí Italia, é quien pudiese é 
abastase la vista toda la veríe de allí, tanta 



232 ANDANCAS E VIAJES 

es la altura, é tan grande es la llanura é 
baxura de Italia. De allí, pagamos nuestros 
boezillos é entramos en nuestro camino 
contra Basilea por entre aquellas sierras, 
donde ay muchas martas comunes é bes- 
tes, é ay unas animalias como cabrones de 
que se fazen chamucis; é continuando por 
aquellos lugares, como dixe, é saliendo 
ya de las montañas é sierras, é caminando 
una jornada por unas llanuras, llegamos 
ala noble cibdat de Basilea, dorfde entonce 
se tenía el Concilio é estaban muchas gen- 
tes é de muchas naciones; é de la nuestra 
España mucha é muy guarnida gente esta- 
ba, aunque el Alférez de allí era ya parti- 
do, pero quedavan el cardenal de Sant Pe- 
dro é el obispo de Cuenca é el obispo de 
Burgos é otros varones notables. Esta cib- 
dat está sobre la ribera del rio que viene de 
las Alpes é del lago de Chafiza ; es rio muy 
furioso por la grant corriente, é acaesce 
muchas veces traer los torrrios de la nieve 
elada como piedra é dar en algunt edificio, 
ansí como puente é otra cosa , é derriballo: 
en esta rivera los que navegan van á grant 
peligro de topar do quiera , que se faría 
pedacos todo, aunque ellos en esto son 
muy proveydos, é la barca que va, jamás 
nunca torna, que non podría prohejar 
contra el agua tan corriente, é sin dubda, 



DE PERO TAFUR. 233 

tanto es el camino que faze, que desva- 
nesce onbre la cabet^a quando lo mira. En 
esta agua ay muchos pescados é muy bue- 
nos é muy sanos , entre los quales ay muy 
grandes salmones. Esta cibdat es abun- 
dosa segunt que es Alemana, é ay buenos 
vinos é toda otra cosa de bivir; es cibdat 
muy bien murada é muy gentilmente en- 
casada, de buenos sobrados altos é chime- 
neas, é están gentilmente labradas con 
sus vedrieras á la calle, é muchas torres 
con sus cruxíos con sus grínpolas encima, 
é muy polida cosa de ver de dentro é 
muy mucho más de fuera; las calles en- 
losadas é empedradas, é muchos abreva- 
deros dentro, muy notables yglesias é mo- 
nesterios, la yglesia mayor muy grande é 
bien labrada , é allí se ayuntava el Conci- 
lio; muy fermosa gente ansí onbres como 
mugeres, es gente bien rica. Esta cibdat 
se rige á comunidat, bien que del Impe- 
rio sea, pero dizen que non son obligados 
á dar otra renta al Emperador, salvo, 
quando allí viniere, una comida é un par 
de calcas, pero puédelos llamar para las 
guerras. Esta cibdat tiene grandes arrava- 
les é bien poblados; paresce que por causa 
quel Concilio estava allí ayuntado, desas 
partes de Alemana estavan allí tantos de 
pobres, quellos solos finchirían una grant 



234 ANDANCAS E VIAJES 

cibdat. Estando allí, supe como el carde- 
nal de Sant Pedro estava en las Alpes en 
Sabada, que dizen ellos los Santos baños, 
que son de agua caliente; é allí quanto 
una milla está un monesterio muy nota- 
ble, que llaman Maristella, é allí avíe 
seys meses que estava el Cardenal, que 
non queríe entrar en Basilea por non fazer 
enojo al papa Eugenio, é de allí fazíe los 
fechos del Rey nuestro Señor; é allí le fu 
ver, eme fizo mucho buen rescebimiento; 
é por quanto yo avía mal de un golpe de 
frecha que me avían dado, como dixe, en 
Troya, é como siempre caminaba, toda- 
vía se empeorava , el señor Cardenal me 
fizo estar allí é curar á un su cirujano, é 
en veynte dias fui sano. Este señor era 
tenido en grant reverencia ansí en la cle- 
recía como en lo seglar, é sin dubda él lo 
merecíe bien, que era persona notable é 
de soberana virtud é grant onestidat ; é los 
frayles deste monesterio se tienen con él 
por bienaventurados, que, allende del 
bien que les fazíe, labróles ciertas estufas 
é otros lugares convenientes para los ser- 
vií^ios de la casa, que está asentada enci- 
ma de las Alpes en el lugar más frió de 
toda Alemana. É fui á ver los baños, é 
fallé muy mucha gente, ansí denfermos 
como de otras gentes que vienen allí con 



DE PERO TAFUR. 235 

voto de romería de bien lexos; é allí me 
pares*^e que non an por desonesto entrar 
en los baños los onbres é las mugeres des- 
nudos en carnes; é allí fazen muchos jue- 
gos é muchas bevidas á la manera de la 
tierra. Estava allí una señora, que veníe 
en romería por un su hermano que estava 
preso en la Turquía, é á sus doncellas 
muchas veces me acaesció echalles dine- 
ros de plata en el suelo del agua del baño, 
é ellas avíanse de cabuUir para sacarlos 
en la boca , é de aquí se puede creer qué 
es lo que tenían alto, quando la cabeca 
tenían baxa. Esta generación comunmen- 
te cantan bien , é fasta las personas comu- 
nes cantan por arte con todas tres vot^es 
como personas artistas. Desque fui sano 
del golpe de frecha que tenía , demandé 
licen*^ia al Cardenal é partíme para Basilea, 
en compañía de aquella señora que fallé 
allí en los baños , la qual nunca dexé fasta 
la ^ibdat de Coloña, á do ella teníe sus 
heredamientos. El primer dia que partimos 
de los baños, en una barca fuymos á una 
villa donde el rio se despeña tan alto como 
dos torres; é sale la gente primero en tier- 
ra, é amarran la barca con luengas cuer- 
das é déxanla yr é fazc aquel salto, é des- 
pués tiénenla con aquellas cuerdas, é la 
gente entran en ella, é fazen grant curso, 



236 ANDANCAS É VIAJES 

porque viene muy apretada é muy cor- 
riente por la cercanía de las Alpes; é lle- 
gamos á Basileaéestovimos allí seys dias. 



Partimos de allí, é fuemos á una villa, 
ev). la qual decendimos é estovimos 
aquel dia todo, é allí vi á la ribera 
los onbres que sacan el oro de las arenas 
del rio en esta guisa. Junto con el agua 
está una mesa sobre un banco, el un tajón 
della entre la tierra é el agua, é el otro 
alto, é fechos como escalones de palo tan 
gruesso como el braco, é con unas palas 
toman de aquella arena, que está en canto 
del agua, é echan encima de la mesa, é 
corriese luego abaxo, é quedava entre los 
escalones uno como lodo blanco; é desque 
son llenos los escalones, échanlo aquello 
en una artesa, que tienen allí, fasta que 
la an finchido, é como el oro es pesado, 
váse abaxo é sacan aquel lodo con las 
manos por encima, é luego véen el oro 
posado en lo baxo ; é ésto es segunt la 
dicha avra cada uno cada dia; é deste oro 
se faze la moneda , los florines que dizen 
del Rin. É esta rivera es muy poblada de 
una parte é de otra de muchas cibdades 
é villas é castillos, muy cercanos unos á 
otros, muchas yglesias notables, é muchos 



DE PERO TAFUR. 237 

monesterios; é ay tantas casas de lepro- 
sos de Sant Lázaro, que es una grant ma- 
ravilla; dizen que lo faze el mucho pes- 
cado é poco vino é aceyte. Dizen que 
acaesció poco tiempo a, que viniendo un 
fijo de un Duque de Alemana con una su 
esposa, fija de otro Duque, que durmieron 
una noche en una casa de aquellos lepro- 
sos, é ellos queríanla forcar, é óvose de 
matar ella é ellos mataron al esposo; é 
súpose, é vinieron los padres é pusie- 
ron fuego á la casa en uno con los que 
en ella estavan ; esto serie un largo quen- 
to de contar como acaesció. Otro dia fue- 
mos á la (jibdat de Astraburque, que en 
latin llaman Argentina, é entramos voca- 
blos quiere dezir lugar de plata , é sin dub- 
da tal es ella, que es de las gentiles (^ib- 
dades que ay en la xpiandat. El rio pasa 
por ella , é entran por de dentro della algu- 
nos bracos del , é es cibdat muy bien mura- 
da , con buen fossado de barrera, muy bien 
encasada, buenas calles, llanas é enlosa- 
das, muchas chimeneas é estufas, muy 
buenos mesones avantajados, muy buenas 
yglesias é monesterios, especial layglesia 
mayor, mucho bien obrada, mayormente 
la torre do tienen el relox , la mejor que yo 
fasta oy vi; enísima della continuamente 
velan tres onbres por ter<jios toda la no- 



238 ANDANCAS É VIAJES 

che, é cada vez que da el relox, tocan 
ellos una bocina como de vaquero, que 
fazen en ella más obra que en una trom- 
peta; esto dizen que tienen ellos por 
guarda de la ^ibdat por los fuegos, de 
que an muy grant recelo; é tienen por 
collaciones repartidos sus capitanes, é 
quando repican á fuego, ya saben á qué- 
estandarte a de guardar cada uno, é or- 
denadamente van; unos levan un matojo 
de paj^a é una vasija de agua, é otros aca- 
donces-, é otros garfios de fierro en Janeas 
luengas, ansí luego de súbito es acorrido. 
Una noche les vi salir á rebato de fuego, 
que ciertamente era buena cosa ver la or- 
den que en ello se tenía; ciertamente ésta 
es una notable cibdat sobre la ribera del 
Rin. E de aquí partí é fui á Magonqia, é 
en el camino, á la man ysquierda, está' 
una silla de cal é canto obrada alta, donde 
eligen Emperador, é a de venir allí, éestá 
treinta dias á ver si ay quien le contradiga; 
é acaesció de venirle contrario é asentarse^ 
en la silla é levarlo el otro. Este es un acto 
que se a de fazer forcado á los que son 
elegidos , porque todos vean como el fecho 
se faze público. É de aquí fui é entré en 
la cibdat de Magoncia , muy grant (^rb- 
dat, muy populosa, muy abastada é rica, 
é es de los grandes arcobispados de Ale- 



DE PERO TAFUR. 



239 



maña, muy notable yglesia é moneste- 
rios é muy fermosa gente; aquí estuve 
dos dias, é partí de aquí para Coloña. É 
esta es sin dubda la mas fermosa cosa de 
ver del mundo, la ribera del Rin; de un 
cabo é de otro tantas villas gruessas, é 
tantas cosas notables, é tantos castillos, 
é tan espesos , que a onbre vergüenca de 
lo dezir, tan cerca, unos de otros é tan 
obrados con aquellos cruxíos akos- é aque- 
llas grínpolas con aquellas mancanas- do- 
radas. E ansi fui por aquella rivera fasta 
una cibdat que llaman Covalencia, nota- 
ble (^ibdat ; de la otra parte della, por con- 
tra, están unos castillos é torres del señor 
de Hanesberque, que es un cavallero que 
vino en romeraje á Santiago, é fué preso 
é levado á Burgos , fasta que ciertos mer- 
caderes. de Burgos, que fueron presos en 
Alemana, él los truxese en Castilla, é ansí 
lo fizo, é fué delibrado de la prisión; é 
aun después, yendo por Francia, le pren- 
dió é rescató el conde Fernando de Vi- 
llandrando, ansí que desta romería se le 
siguió todo este dapño. É fui avisado que 
pasase luego, non me viniese algún dapño 
por la parte de aquel Señor, é ansí lo 
fize; é en todo este tiempo siempre acom- 
pañava aquella señora que dixe que fallé 
en los baños; é partíme luego é fuemos á 



240 ANDANCAS E VIAJES 

dormir á la noble é grant cibdat de Coloña, 
á do aquella señora tenía su casa, é lle- 
vóme consigo, é rescebí della muy grande 
onrra tanto que allí estuve, que fueron 
ocho dias. É otro dia siguiente, el señor 
de Hanesberque, que dixe, embió un su 
íijo con ciertos escuderos á mí, á rogarme 
que yo fuese allí á su tierra , é que avría 
placer é descansaría; é que non creyese 
quél estava de aquella entencion que me 
avían dicho, é queríe fazer pazcón caste- 
llanos, pues que ellos non avíen fecho si- 
non lo que devíen, é que non queríe que, 
por cabsa suya, los que acá viníen, fuesen 
maltratados. — E aun dizen que aquello el 
Emperador se lo avía embiado mandar á 
su palacio de los cavalleros que acá avíen 
estado. — E yo embiéle mucho á regraciar 
su buena voluntat , é que yo yva de priesa 
al duque de Borgoña, é avía de bolver al 
Concilio, é á la vuelta, yo lo visitaría, é 
ansí me despedí del. Estuve en esta cibdat 
estos dias que dixe, aviendo mucho placer 
é renovándome de bestias, que las que 
traya eran cansadas. Esta es la mayor <^ib- 
dat é la más rica é la más fermosa que ay 
en toda Alemana; el Rin le pasa por el un 
costado, é de la otra parte grandes llanu- 
ras é prados al modo de Alemana, la ^ib- 
dat muy bien murada , con buen fossado é 



DE PERO TAFUR. 24 1 

barrera, é muy gentiles calles, é muchos 
artesanos de todas artes mecánicas, muy 
gentiles casas de dentro é muy mucho más 
defuera, é muy buenos mesones ordena- 
dos para res^jibir, si menester fuese, un 
rey. É se ayuntan ciertos onbres cabdalo- 
sos, é cada uno pone su cabdal, é ansí 
como da ansí tira, é escogen para fazer 
mesonero onbre muy suffit^iente é fidalgo, 
que dizen, que para resí^ebir buenos, bueno 
conviene que sea; é acaes(^e algunas veces 
que algunt Señor, que por vejez se quiere 
apartar del mundo, váse á un mesón é 
yguálase por toda su vida con él que le 
den cámara é cama é dos mesas é dos co- 
laciones é la missa, é paga la igualanqa é 
está syn cuydado por toda su vida. E esto é 
otras cosas, que serie largo deescrevir, se 
fazen en estos mesones; segunt yo entendí, 
grande es el tráfago suyo é á grandes cosas 
se estienden. En esta (jibdat está un grant 
Señor por Arzobispo, ansí porque lo es 
por la dignidat, como por linaje, que es 
ñjo de un duque, é segunt su portamento, 
más apto me parescíe para la religión se- 
glar que para la eclesiástica. Éste me fizo 
muy grant fiesta é grant allegamiento, é 
tan doméstico era con él , como si allí fuera 
nas«^ido; él mesmo cavalgava é me levava 
consigo á ver las yglesias é los moneste- 

16 



242 ANDANZAS E VIAJES 

rios é los palacios de los señores é las 
damas, que me pares^^íe que aún del todo 
non las teníe aborridas. É la yglesia ma- 
yor desta cibdat es muy notable é de 
muy suntuoso edificio, é todavía labran^ 
en ella; é en mitad de la capilla mayor 
della está una capilla de barras de fierro 
pequeña, do están los tres Reyes Magos; 
é dizen que avíe pocos dias que avíe acaes- 
cido allí un grant milagro , é fué ansí: que 
la capilla ya cerrada, que non fallescíe sal- 
vo un grant canto con que la avíen de 
atapar, é que teniéndolo ansí para lo po- 
ner, se soltó de las maromas, é viníe á 
dar enqima de los cuerpos santos de los 
Reyes, é que la capilla con los Reyes se 
desvió quanto un paso do agora está, é la 
piedra dio fuera della. Allí están estos 
tres cuerpos en manera que toda persona 
los pueda ver del pié á la cabeca , todos 
enteros, sin dubda grant reliquia, é ellos 
los tienen bien ricamente é tratados con 
grandíssima devo(^ion. Está en esta cibdat 
un monesterio de dueñas , do está la virgen 
Santa Úrsula con las once mil que con 
ella murieron ; é aquí en esta cibdat res- 
cibió ella el martyrio; é es un notable 
monesterio éste , é fázese allí un grant pe- 
legrinaje. É tanto que aquí estuve, uvo 
feria en la ^ibdat , é vinieron muchas cosas 



DE PERO TAFUR. 243 

buenas, pero trotones é Tacaneas de In- 
glaterra es lo que mejor me paresció. Los 
alemanes es gente muy sotil, mayormen- 
te en estas artes, qucdixe, mecánicas. 



Partí de Coloña, é fui por la rivera 
del Rin abaxo fasta llegar á una cib- 
dat, que es del duque de Cleve, pa- 
dre que fué de la priní^esa de Navarra é 
casado con hermana del duque de Bor- 
goña , grant señor de tierras é de rentas, 
pero lo más dello él lo ganó y de sus ve- 
í^inos, dizen que por valentía de la perso- 
na. Este Duque me res^ibió mucho bien 
é me fizo mucha fiesta é fizóme traer su 
devisa, é fuéme dicho las condii^ionesdella, 
é á mí pareswiéronme graves de conplir, é 
aún , porque del voto de la que yo traya 
me absolvió el Papa, non la quise rescjebir. 
E allí vi á monseñor de Cleve, su fijo, é 
después vino en Castilla. É partíme deste 
Señor, é dexando la rivera del Rin á man 
derecha , fui á una cibdat que dizen Nume- 
que, que quiere dezir, nuevo mayo, é ésta 
fizo JuUio César, é allí está una piedra de 
letras entalladas del fecho todo. Esta ^ib- 
dat es del duque de Guérles, é es grant 
Señor é más rico aún quel otro, é es ca- 
sado con una hermana del duque de Bor- 



244 ANDANCAS É VIAJES 

goña. Esta cibdat es de las más fermosas 
que yo vi en toda cosa , é es muy fuerte, 
que está enrrocada después de buen muro 
é cava; é aquí estuve tres días é fui á ver 
al Duque , que estava una legua de allí en 
una casa que teníe en el campo, de monte 
é de caca, é rescibióme mucho bien é vi 
á la Duquesa é á sus fijos é fijas, é man- 
dóme comer allí con él , é en la tarde des- 
pQdíme del é bolvíme á la cibdat de Nuevo 
Mayo. É otro dia partí de allí, é fui á 
una grant cibdat que llaman Bulduc, 
que es en Brabant , de la señoría del du- 
que de Borgoña. Ésta es muy notable 
cibdat, aunque non está toda poblada, é 
vi allí la rivera entrar por muchas partes 
del lugar, é críanse allí tantos cisnes como 
en Castilla ánsares; dizen que el duque 
de Borgoña los mandó repartir entre los 
villanos, que los críen é den quenta dellos; 
ésto para comer en los dias de las fiestas, 
que fazen grant quenta destas aves. En 
esta qibdat compré un trotón por diez é 
seys ducados, é sin dubda, él valía acá 
ciento. Partí desta cibdat é fui á Lila, que 
es ansimesmo en Bravante é del duque 
de Borgoña, é es una gentil cibdat; é ya 
aquí usan todos andar en carros, pero yo 
non lo podía sufrir, que más me joyava 
en navegar por la mar, é todavía yva á 



DE PERO TAFUR. 245 

cavallo c mis onbres en los carros; é toda 
esta tierra de Bravante, por la mayor par- 
te, á trechos está poblada de molinos de 
viento, é non se quema otra leña salvo de 
céspedes de tierra como ladrillos ; córtan- 
los en el verano cada uno en su heredat, 
é sécanse al sol , é tráenlos para el invier- 
no, é es un fuego muy amigable é dizen 
que muy sano. Ya aquí ay poco vino é de 
ijervisa se govierna la gente, quel agua es 
muy mala é doliente. Partí de la cibdat de 
Lila, é fui á la cibdat de Mequelen, que 
los castellanos dizen Mellinas , que yo non 
vi jamás, antes nin después, otra tan gen- 
til ^ibdat, aunque pequeña. El Duque se 
presidia mucho de venir á folgar á ella 
como quien va á un jardin, é non tiene 
posada suya en ella, mas en un mesón 
posa, é tal es, que non á él, mas al mayor 
príncipe del mundo podrían rescebir. Dos 
dias estuve en esta cibdat, é ove grant 
placer en ella por la gentileca que en 
ella fallé. Después partí de aquí, é fui á 
la í^ibdat de Broselas, que es en Brabant, 
é allí fallé al señor duque de Borgoña é 
á la Duquesa su muger, é fuíles fazer re- 
verencia é res^ibiéronme bien, el señor 
Duque por la parte que le cabe de Fran<jia 
é el amor que tiene con castellanos, é la 
señora Duquesa por la naturaleza de Spaña 



24b ANDANCAS É VIAJES 

é por el debdo que tiene con nuestro 
señor el rey Don Juan, que es su primo, 
fijos de dos hermanas; é luego fué man- 
dado aposentar, é me dieron todas las 
cosas nescessarias para mí é á los mios, é 
con tanto me fui á la posada. É otro dia 
fui al palacio del Duque , é fállelo oyendo 
missa, é después de acavada, pregunté 
quién era allí el Bastardo de Sant Polo, é 
mostráronmelo, é llegué á él é díxele de 
parte de Gutierre Quexada, que con él 
avíe de fazer armas, como yo lo dexé em- 
barcado para lerusalem, é que presto sería 
de buelta é vernía á cumplir su fecho, é 
que se le recomendava. El Duque llegóse 
é oyó esto é dixo : buena devoción es esta 
que faze mosen Gutierre, caminará leru- 
salem con entencion de venir é matar ó 
desonrrar á su compañón, é que aquel 
camino fuera mejor para después de fe- 
chas las armas; é esto todo dezíe él en 
manera de burla; é de aquel dia en ade- 
lante, el Bastardo me fizo tan grant com- 
pañía como si fuera muy estrecho parien- 
te suyo. E éste es un gentil cavallero é 
onbre de grant onor, é ansí a avancado 
por valentía de la persona, que otros mu- 
chos de mayores estados quél non eran 
tan onrrados del Duque nin de la Du- 
quesa é de todas las damas, porque ansí 



DE PERO TAFUR. 247 

como era gentil en toda cosa ansí era 
valiente, é por su virtud é bondat, puesto 
quel duque de Borgoña, en la orden que 
fizo del Tusón doro era vedado que nin 
niño nin bastardo non uviesen la orden , é 
éste , ansí fué valeroso , quel Duque é elec- 
tores della gela ovieron á dar; é dizen que 
esta es que él trae la que perdió el señor 
de la Tramulla , que fuyó en una batalla. 
Este cavallero es gentil de persona é cuer- 
po, é de buen estatura, é onbre bien dis- 
creto é muy curial; tenía cinquenta é cin- 
co años , es delgado é un poco amarillo, 
é tiene una ferida por el rostro que le fué 
dada en una batalla dondél fué preso é 
después rescatado por una grant suma, la 
qual pagó por él la Rigente, madre del 
duque de Borgoña , dizen , que le quería 
grant bien. Este cavallero me mostrava 
la casa del Duque é la cibdat é todas 
las cosas que eran de ver, entre las quales 
lo que más é mejor era las personas del 
Duque é Duquesa é el contino de su casa, 
que es el mayor que yo nunca vi, que, á 
la ora que yo estava ai, de la puerta aden- 
tro do él posava , estavan el conde de Sant 
Polo, que es un grant Señor, con su muger 
é todo su estado; é el conde de Tampas, 
que es otro grant Señor, con todo su es- 
tado ; é la prÍHi^esa de Navarra , su sobrina , 



24B ANDANCAS É VIAJES 

que tenía estado aparte; é ansimesmo Juan 
de Gleve, su hermano, é monseñor de 
Xarní, é monseñor de Graque, todos con 
sus mugeres, é otros muchos nobles cava- 
Ueros de la casa del Duque, ansí que se 
dizíe que estavan con la Duquesa conti- 
nuamente docientas damas de onor; éstas 
todas duermen é comen de la puerta aden- 
tro, é ansimesmo, los cavalleros que non 
son casados, sus personas solas, é eJ Duque 
les faze toda la despensa como para su 
persona propia. É aquí me paresció que 
es opósito del Duque de Milán; el uno 
tiene en el campo^quanto puede é consigo 
non nada, é este otro todo consigo é en 
el campo non nada; pero non lo avíe me- 
nester, que tenía buena paz. Pues allende 
de la multitud de la gente, la pulicía della 
non se podría más dezir, continuamente 
en fiestas, justas é torneos é toda cosa 
de aver placer. El señor Duque es muy 
nobilíssima persona éde grant virtud, muy 
gentil gesto é muy gentil cuerpo, alto 
aunque delgado, allende de manera galán 
quanto puede ser; será de edat de cin- 
quenta é cinco años; la señora Duquesa 
ansimesmo se dize grant bien della, é es 
muy amada de todos los suyos, é más de 
su marido; teníen un fijo, que non avíen 
ávido más. Allí fallé en su corte dos (Riegos 



DE PERO TAFUR. 249 

naturales de Castilla, que tañen vihuelas 
darco, é después los vi acá en Castilla. El 
señor Duque, tanto que allí estuve, em- 
biava por mí muchas veces é me deman- 
dava de las partes donde avía andado, é 
por menudo se quería informar de mí, 
mostrando aver grant placer en ello é 
como que dando á entendor el grant de- 
seo que tenía de fazer la conquista de le- 
rusalem, é ansí me paresce, segunt la in- 
quisiv^ion fazíe; é preguntóme si avía de 
pasar adelante ó si me placía de quedar 
en su casa; yo le respondí, que, acabado 
de ver su tierra é París, luego me bolve- 
ría en Castilla, porque sabía de cierto quel 
Rey, mi Señor, quería fazer la guerra en 
persona á los moros , é él tóvolo á bien é 
mandó al Bastardo de Sant Polo que me 
rtziese toda buena compañía, é quando 
me quisiese partir, me encaminase por 
sus tierras, é si menester era, quél daríe 
letras suyas; é yo tóvogelo en mercet. De 
allí adelante fuemos á ver la t^ibdat, que 
es grande é rica é de muy gentiles posa- 
das, é tienen en mitad de uno. platea la 
casa de la ley, do tienen consejo, que 
ellos llaman, que es la mejor que yo he 
visto fasta oy ; é fuemos fuera de la (^ibdat 
a ver «^lertas posadas quel Duque tiene, 
do va á aver pla»^er, entre las quales vi- 



230 ANDANCAS E VIAJES 

mos una en que está un gentil aposenta- 
miento é un grant parco de una legua en- 
torno, cercado, do ay muchos ciervos é 
muchas salvaginas. 



Partí de Broselas en compañía de un 
cavallero. Capitán del Esclusa, á 
quien el Bastardo me avíe encomen- 
dado; é fuemos aquel dia á comer á una 
villa donde non fallamos vino, é yo dixe 
que non queríe comer fasta llegar á Bru- 
jas, donde lo fallaríamos, é él dixo, que 
allí estava una dueña su parienta , abade- 
sa de un monesteno, é que embiaría á 
ella á saber si lo tenía, é ansí lo fizo; éel 
abadesa embióle dezir, que ella tenía asaz 
vino, pero que non lo daríe sinon fuese 
á comer con ella é levase al cavallero de 
Spaña: é fuemos allá é rescibiónos muy 
alegremente é fuemos muy bien refres- 
cados; é en fin del comer, ella me dixo 
como avíe venido en romería á Santiago, 
é a^ íe rescebido tanta onor de castellanos, 
que non sabía en qué lo satisfaí^er, é que 
me rogava que reposase allí algunos dias 
é descansaría de tan luengos caminos é 
que como fijo sería tratado, é yo tóve- 
gelo en mucha mercet é tomé licencia 
della; é partimos para Brujas, é llegamos 



DE PERO TAFUR. 25! 

á ora de viespras, é fué á posar á un 
mesón que llaman del Ángel , é el Capitán 
del Esclusa que viníe conmigo, fuese á 
su lugar, é rogóme que fuese allí á aver 
plateen con él, é yo prometígelo. Esta ^ib- 
dat de Brujas es una grant cibdat muy 
rica é de la mayor mercaduría que ay en 
el mundo, que dizen que contienden dos 
lugares en mercaduría, el uno es Bru- 
jas en Flandes en el Poniente, é Veneja 
en el Levante; pero á mi paress^er, é aun 
lo que todos dizen, es que muy mucho 
mayor mercaduría se faze en Brujas que 
non en Veneja; é lo por qué es esto: en 
todo el Poniente non ay otra mercaduría 
sinon en Brujas, bien que de Inglaterra 
algo se faze, é allí concurren todas las 
naciones del mundo, é dizen, que dia fué 
que salieron del puerto de Brujas sete- 
<^ientas velas; Veneja es por el contrario, 
que bien que muy rica sea, pero non fa- 
zen otros mercaduría en ella salvo los 
naturales. Ésta ^ibdat de Brujas es en el 
condado de Fraudes é cabeca del, es 
grant pueblo, é muy gentiles aposenta- 
mientos é muy gentiles calles, todas po- 
bladas de artesanos, muy gentiles ygle- 
sias c monesterios, muy buenos mesones, 
muy grant regimiento ansí en la justicia 
como en lo ál. Aquí se despachan merca- 



252 ANDAXCAS E VIAJES 

durías de Inglaterra, é de Alemana, é de 
Bravante, é de Olanda, é de Stlanda, é 
de Borgoña, é de Picardía, é aun grant 
parte de Francia, é éste paresce que es 
el puerto de todas estas tierras, é aquí lo 
traen para lo vender á los de fuera, como 
si dentro de casa lo toviesen. La gente es 
muy industriosa á maravilla, que la este- 
rilidat de la tierra lo faze , que en la tierra 
nasce muy poco pan é vino non ninguno, 
é non ay agua que de bever sea, nin fruta 
ninguna, é de todo el mundo les traen 
todas las cosas, é an grande abastamiento 
dellas, por levar las obras de sus manos; 
é de aquí se tiran todas las mercadurías 
que van por el mundo, é paños de lana, 
é paños de Ras , é toda tapetería é otras 
muchas cosas nescessarias á los onbres, de 
que aquí abundosamente es fenchida. Ay 
en ella una casa muy grande sobre un 
piélago de agua, que viene de la mar por 
el Esclusa; á ésta llaman la Hala, do des- 
cargan las mercadurías, é fázese en esta 
guisa: en aquella parte del Poniente cres«^e 
la mar mucho é mengua, é desdel Esclu- 
sa fasta Brujas, que será dos leguas é 
media, ay una acequia grande é fonda 
como rio, é á trechos están puestos como 
aguatochos de aceñas , que, aleándolos, en- 
tra el agua, é echándolos, nin puede más 



DE PERO TAFUR. 253 

yr nin más salir; é quando la mar crest^e, 
cargan aquellos barcos é van al Esclusa 
con sus mercadurías por la corriente, é 
quando la mar es llena, atapan el agua, 
é aquellos barcos que fueron descargan é 
cargan de otra mercaduría, é con aquella 
agua que los levó, como vacia la mar, 
buelven ellos con la menguante; é ansí 
se sirven por su industria de aquel agua, 
que es un grant cargo é descargo , é si lo 
oviesen de fazer con las bestias sería gran- 
díssima costa é grande empacho. Esta cib- 
dat de Brujas es de muy grant renta é de 
gente muy rica ; é pocos dias avíe que se 
avíen rebelado contra el Duque, é aún 
estando el dentro, é salió fuera él é su 
muger é gentes, é armó contra ellos, é 
fizóles guerra é tomólos por fuerca é fizo 
en ellos un grant castigo ansí en la vida 
como en las faziendas; yo vi en tomo de 
Brujas é desde ai al Esclusa é en torno 
del Esclusa muchos maderos altos é en 
ellos cabecas de onbres fincadas. La gente 
desta tierra es de grant pulicía en el ves- 
tir é muy costosa en los comeres é muy 
dados á toda luxuria; é dizen que en aque- 
lla Hala avían libertad las mugeres que 
querían , fuese quien se pagase de yr de 
noche á estar allí, é los onbres que allí 
yvan, podían traerá quien quisiese é echar- 



254 ANDANCAS E VIAJES 

se con ella, por condición que non se tra- 
bajase por las ver nin saber quién son, 
que merest^íe muerte quien tal feziese; é 
á los combites de los baños los onbres con 
las mugeres, por tan honesto lo tienen, 
como acá visitar los santuarios; é sin dub- 
da, aquí grant poder tiene la dehesa de la 
Luxuria , pero es menester que non les 
venga onbre pobre, que serie mal res^e- 
bido. E ciertamente, quien grant dinero 
toviese é voluntad de lo despender, bien 
fallaríe allí sola en aquella cibdat lo que 
por todo el mundo nasce; allí vi las na- 
ranjas é las limas de Castilla, que pares- 
ce que entonces las cogen del árbol; allí 
las frutas é vinos de la Grecia, tan abon- 
dosamente como allá; allí vi las confa- 
ciones é especerías de Alexandría é de 
todo el Levante, como si allá estoviera; 
allí vi las pelleterías del mar Mayor, como 
si allí nascieran ; allí estava toda Italia con 
sus brocados é sedas é arneses é todas 
las otras cosas que en ella se fazen ; ansí 
que non ay de parte del mundo cosa donde 
allí non se fallase lo mejor que en ella 
ay. Avíe en aquel año que allí fui muy 
grant carestía de pan. Partí de allí por 
ver el Esclusa, que es el puerto de la mar 
de Brujas, é fui á posar con el Capitán, é 
estando en la yglesia mayor oyendo missa, 



DE PERO TAFUR. 255 

llegó á mí una muger é díxome, que que- 
ría fablar conmigo en secreto cosa que 
me cumplíe; é llevóme á su casa, que era 
»jerca de ai, é mostróme dos mo^as é dixo 
que tomase qual dellas quisiese ; é yó pre- 
gunté, qué era la cabsa porque lo* fazíe; 
é dixo, que muríe de fambre , éque tantos 
dias avíe que non comíe sinon de los pes- 
cadillos de la mar, é que aquellas dos 
mo^as muríen de fambre, é dixo como 
eran mo^as vírgines; é yo tómele jura- 
mento á ella é á ellas que tal cosa non 
fiziesen con ninguna persona, é quel año 
siguiente se mostrava ya bueno, é que 
para ellas tres pasarían comunalmente con 
lo que yo les dava, é díles seys ducados 
vencijianos, é ansí me partí dellas. Esta 
fambre fué la mayor que jamás fué vista, 
é tras ella vino tan grant pestilencia, que 
los lugares quedavan despoblados. É yo 
reposé aquí con el Capitán dos dias, é vi 
bien la tierra , que es lugar de más de mil é 
quinientos vecinos é muy fuerte de muro 
é de fosado, é muy lleno á no caber en 
las posadas de gentes estrangeras é muy 
grandes mercadurías. Allí fallé muchos 
castellanos é de otras na^^iones que co- 
nos^^ía. El puerto desta villa es muy tra- 
bajosa la entrada, por los bancos, que 
dizen, pero después de entrados, están 



256 ANDANCAS É VIAJES 

seguros, é como la mar finche mucho, 
entra fasta la villa é á la menguante que- 
dan muchos en seco, pero en un sabion 
grande é fondo, que ansí están tan bien 
posados como en el agua. Paresce que la 
mitad del mundo armó para combatir 
aquella villa, tan grant flota está siempre 
en ella é de todo linage de navios, ansí 
que carracas, é naos, é úricas de Alema- 
ña, é galeas de Italia, é barcas, é valli- 
neres, é críeles, é otros muchos navios, 
segunt las maneras de las tierras; é allí, 
puesto que sean enemigos, pero cumple 
que en el puerto nin en la tierra non 
muestren los omecillos, mas cada uno 
ande derecho é seguramente faga su mer- 
caduría, que si lo contrario feziese, serie 
muy cruelmente castigado. Allí veres todas 
las naciones del mundo comer en un pe- 
sebre sin rifar. En este lugar del Esclusa 
estuve dos dias con el Capitán della é bol- 
víme á Brujas. 



Eparti de Brujas, é fui en Picardía á 
una cibdat que se llama Ras, que es 
del duque de Borgoña; es muy gentil 
^ibdat, é muy rica, mayormente destos 
paños de paredes é toda tapecería; é 
puesto que ya en otras partes los labran, 



DE PERO TAFUR. 257 

pero, con todo esO; bien se paresce la ven- 
taja de lo que se faze en Ras. En esta cib- 
dat se fizo el ayuntamiento quando la 
concordia entre el rey de Francia é el du- 
que de Borgoña. É en esta cibdat estuve 
tres dias, é quise pasar en Normandía por 
ver á Roan , é de ai á Paris, é era tan gran- 
de lamortandat, que ove de dexar mi ca- 
mino, é bolvíme á la cibdat de Brujas en 
Flandes; é por quanto yo avía puesto 
allí cierta moneda en el cambio, ove de 
requerir á los que lo tenían, é fallé que 
todos los mercaderes eran ydos á la feria 
de An veres, que es en Bravante; é estuve 
en Brujas un dia , é de ai parti , é fui en dos 
jornadas á la cibdat de Gante, que es en 
el condado de Flandes. Esta es una de las 
grandes cibdades del mundo en la xpian- 
dat é muy fuerte en demasiada manera, 
aunque llana, pero bien murada, é buena 
barrera, é muchos fosados, por manera, 
que ninguna gente con grant trecho non se 
puede acostar á ella , muy fornida de ar- 
mas, é de todas artellerías de guerra. Dizen , 
que segunt la orden quellos tienen que 
cada ve*jino tenga un arnés é una lanca, 
que ay sesenta mil onbres darmas á pié, é 
como quier que sea , ó por recelo , siempre 
están proveydos de bastimentos, dizen 
ellos que para seis años é que cada año 

í7 



258 ANDANCAS É VIAJES 

lo renuevan ; pero agora ovieron question 
con el Duque, su Señor, é ovo de venir so- 
brellos, é turó el cerco grant tiempo, pero 
al fin los tomó é á grant vergüenca dellos; 
é dizen que los fizo salir desnudos en ca- 
misa á demandarle perdón, é que le otor- 
garon muchas cosas de grant subjecion; é 
ansí se partió dellos; pero primero gastó 
asaz é perdió de los buenos quél teníe é un 
fijo suyo; é micer Jaques de la Ben, que 
fizo armas en Castilla, allí murió de un 
golpe de espingarda. Esta cibdat es muy 
grande é muy populosa é muy rica por 
cabsa de las mercadurías, que entra el 
agua salada fasta ella é entran muchos 
navios. Bien avríe que dezir desta cibdat, 
sinon por non alargar é enojar con escrip- 
tura. 



Partí de Gante , é fui á la cibdat de 
Anvéres, que es en Bravante, señorío 
del Duque de Borgoña. Esta cibdat 
es grande de seys mil vecinos, é bien mu- 
rada é buena barrera é cava, é muy gen- 
tiles casas é calles, é buen puerto de mar, 
por do entran los navios por un rio fasta 
atarse las galeas junto con el muro de la 
cibdat. Esta es, la feria que aquí se faze, 
la mejor que en el mundo todo ay, é sin 



DE PERO TAFUR. 259 

dubda, quien quisiese ver el mundo junto, 
ó la mayor parte del en un lugar ayuntado, 
aquí se podría ver. El señor duque de Bor- 
goña siempre veníe á esta feria, donde 
en su corte se puede ver grant gentileca, 
pues aquí concurren muchas é diversas 
naciones, alemanes, que son muy veci- 
nos, ingreses ansimesmo , franceses vienen 
muchos, é vienen, porque de allí tiran 
muchas cosas é ansimesmo traen; lánga- 
ros é prusianos mucho onrran esta feria 
con sus cavallos; pues italianos, allí vi 
sus galeas ansí las de Veneja como de 
Florencia, é naos de Genova; pues los de 
España, tanto é más que ningunos la fin- 
chen, mayormente los de Castilla; allí 
fallé los burgaleses, que en Brujas están 
de contino, é allí fallé á Juan de Mori- 
llo, criado del rey Don Juan. Aquí es la 
más fermosa cosa de ver del mundo, é la 
mayor riqueca, é el mayor enjoyamiento, 
é la orden que se tiene en las mercadurías; 
en un monesterio de Sant Francisco se 
vende todo lo de pintura , é en una yglesia 
de Sant Juan todos los paños de Ras, é en 
un monesterio de Sant Domingo toda la 
orfebrería de oro , é ansí repartidos por los 
monesterios é yglesias, é después por las 
calles todas las otras cosas; é fuera de lar 
(jibdat, á la una puerta, está una calle 



2t)0 ANDANCAS E VIAJES 

muy larga , de la una parte está una grant 
cavalleriza , é de la otra otra é ansí gran- 
des aposentamientos, é por aquella calle 
se venden las hacaneas é trotones é cava- 
llos, que es buena cosa de ver; é ¿qué 
podríe ser demandado que aquí non se 
fallase abondosamente? É non sé como 
podiese escrevir un fecho tan grande 
como éste desta feria desta cibdat; é bien 
que yo e visto otras, ansí como la de Ge- 
ne va, que es en el ducado de Saboya, é la 
de Francafordia , que es en Alemana, ó la 
de Medina, que es en Castilla, mas á mí 
paresce que todas éstas non son tanto 
como aquella una. 



Partí de Anvéres, é fui á la cibdat de 
Lavania , que es en Bravante, del du- 
que de Borgoña, que es una muy 
grant cibdat, pero mucho despoblada; 
aquí ay grandes estudios é muy notables 
de todas ^iencias , pero dizen que de theo- 
logía más que de otra ^iencia se lee ; ai vi 
dos fijos bastardos del duque de Borgoña, 
que los teníe en el estudio é deprendíen 
filosofía; é uno de aquestos fué después 
valiente onbre darmas é murió, como dixe, 
sobre el cerco de Gante. Partí de Lava- 
nia, é fui á Bulduc, donde ya avía estado. 



DE PERO TAFUR. 201 

é de allí fui á Nuevo Mayo, como dixe, 
del ducado de Guerles, é de allí pasé por 
el ducado de Cleve , é fui á Francafordia. E 
avíe feria, como dixe, mucho buena, pero 
non tal como la de Anvéres; la cibdat 
muy abastada, é pueblo de quatro mil 
vecinos, ébien rica, por cabsa de aquella 
feria, la qual, segunt me paresció, de 
bestias era mucho buena, porque era en 
medio de Alemana. L aquí estuve tres 
días é partí, é fui de buelta á la cibdat de 
Coloña , é fui á ver al Ar^^obispo, segunt 
le avía prometido, é rescribióme mucho 
bien ; é fallé allí un embaxada que venía 
del duque de Borgoña, quel Concilio de 
Basilea le avía embiado sobre que se acor- 
dase con el Concilio é dexase la opinión 
del Papa, por í|uien él fasta entonce se 
avía mostrado. E en esta embaxada viníen 
tres perlados, el uno era obispo de Viseo, 
en Portugal, é el otro era alemán, é el 
otro era Ludivico, el más valiente letra- 
do que en su tiempo se falló, protonota- 
rio del Papa; é fué ansí, que por conosci- 
miento que yo tenía con el obispo de Vi- 
Keo , que lo avía fallado en la ysla de Exío, 
en Gret^ia, quando fueron por el empera- 
dor de Constantinopla, ove de yr en su 
compañía fasta bolver á Basilea, é parti- 
mos de Basilea é fuemos á Maguncia; é 



202 ANDANCAS É VIAJES 

de allí, aquellos señores Embaxadores em- 
biaron por salvo conduto al duque Es- 
téphano de Babura, que era tutor del du- 
que Ludivico, su sobrino, que era Señor 
de toda aquella tierra de Babura, — esto 
porque él era muy aficionado al papa 
Eugenio; pero embió su seguro é parti- 
mos de Maguncia , é quanto á tres leguas 
de allí, saltaron con nosotros fasta do- 
cientos cavalleros é prendieron á los Em- 
baxadores é á mí con ellos, é leváronnos 
á una montaña á un castillo , que llaman 
Livantane, asaz descortesmente; pero á 
mí, por ser cavallero, ninguno llegó, fasta 
que truxeron un cavallero que me quitó 
el espada é las espuelas; é allí nos tuvie- 
ron quince dias , pero sé que non muertos 
de fambre, que de noche é al alva é á 
toda ora nos fazían comer é bever al modo 
de allá, allende de nuestra manera, lo 
qual nos oviera de tener mal provecho. É 
yo embié luego al duque Estéphano á le 
dezir quién yo era, é oómo venía, é que 
me mandase deliberar; é fizólo ansí é lue- 
go embió un su pariente á que me sacase 
de la prisión. E como fui deliberado, qui- 
siera ver é fablar á los señores, é non me 
dexaron , que á cada uno nos tenían apar- 
tados. É como fui fuera del castillo, caval- 
gué con los mios, é fui al duque Estépha- 



DE PERO TAFUR. 2G3 

no, á una villa suya, que estava una legua 
de ai, é fablécon él, pediéndole por mer- 
cet, que mandase deliberar aquellos se 
ñores é que non fuese cabsa de perder su 
casa é el estado de su sobrino quél teníe 
en cargo ; é estando en esto , llególe man- 
dado como toda la tierra de su sobrino se 
movíe contra él , diziendo que lo avíe des- 
onrrado é quebrantado su seguro. El du- 
que Estéphano me rogó que yo fuese 
aquellos embaxadores é que los amansase, 
é quél los quería soltar de la prisión , por 
condición que ellos non se quexasen al 
Concilio nin menos al Emperador, é 
luego embió á las gentes, que contra él 
venían, á les notificar como él los avía de- 
librado é aun los avía fecho mucha ho- 
nor. É yo partíme luego con un pariente 
suyo, é fui á donde estavan los embaxa- 
dores, é fablé con ellos, é fueron bien 
alegres con mi venida é plúgoles mucho 
con lo que les dixe, é luego fueron deli- 
brados é restituido todo lo que les era to- 
mado, que non les menguó nada. É á mí 
non se falló mi espada que me avían to- 
mado, é truxéronmc una del Duque é 
non la quise, é aun dixe , que jamás non 
la trayría sinon fuese aquella misma, ó 
me pagaría en su naáon de aquella inju- 
ria que me avian fecho sobre su seguro. 



204 ANDANZAS É VIAJES 

Con esto nos partimos los embaxadores é 
yo con ellos por las tierras de aquel du- 
que Ludivico, donde nos fazíen grandes 
fiestas é non nos dexavan despender nada 
de lo nuestro. É el postrer lugar que sa- 
limos de su tierra, vino á mí un escudero 
del duque Estéphano, rogándome de su 
parte que yo perdiese todo enojo de lo que 
me fué fecho, que non se fizo por mí sal- 
vo por los embaxadores, étruxéronme mi 
espada, diziendo que el Duque avía fecho 
más por la cobrar, que por una villa, é ansí 
salimos de las tierras destos dos Señores, 
tio é sobrino; é bolvimos á la cibdat de 
Estrasburque, é desde ai continuamos 
nuestro camino, pero levando de cada 
cibdat gente darmas para su defensión, 
por cabsa de los bandos é de las opinio- 
nes que eran entrel Papa é el Concilio, 
fasta que llegamos á Basilea; é allí fallé 
la embaxada de nuestro Señor el rey de 
Castilla, segunt la avía dexddo. 



Partí de Basilea, é fui á una cibdat 
que llaman Xafusa, donde el Rin 
viene, é es una gentil ^ibdat, aun- 
que pequeña , pero muy polida ; é fá- 
zese allí una grant fiesta de un torneo, 
que los fidalgos suelen fazer, en- esta 



DE PERO TAFUR. 205 

guisa. Ayüntanse ^iertos fidalgos é fazen 
copia de todos los de la comarca que 
son fidalgos conoscidos, é mandan fazer 
á un pintor sendos escudetes de las armas 
de cada uno , é llaman á un oficial dar- 
mas é mándanle que vaya á casa de aque- 
llos, é dándole el escudete de sus armas, 
le notifique, como para tal dia a de ser 
en aquel lugar con todos los aparejos, 
armas é cavallo para el torneo general de 
los fidalgos; é ansimesmo á todas las da- 
mas de honor de todas las comarcas; é 
todos éstos vienen á sus propias despensas; 
é quando son todos ayuntados en aquel 
lugar do an de tornear, los antiguos con 
ciertas damas matronas apártanse á con- 
sejo é preguntan, quál de aquellos fidalgos, 
que allí están, a feeho cosa que non devie- 
se, ansí como forzar ó desonrrar dueña ó 
doncella , ó ocupar fazienda ó posession de 
niño, por non aver quien por ellos bolvie- 
se; ó quién, por cobdii^ia de dinero, se aba- 
xase é casase con muger villana; ó quién 
oviese fecho otras cosas por donde los fidal- 
gos deviesen menos valer > é allí se acusa 
el esvjeso de cada uno> é quando se falla 
algunt culpado, tiénese esta manera: lla- 
man ciertos cavalleros é dízenles, que 
después que estén dentro en la platea, que 
á fulano, que le señalan, que vayan á él 



266 ANDANCAS É VIAJES 

é que le den de palos fasta que lo echen 
fuera del torneo, é después que ansí lo an 
fecho , van los antiguos cavalleros é damas 
por él, é dízenle la causa por qué ansí fué 
castigado, é tómanlo é métenloen el tor- 
neo con los otros fidalgos , ya purgado é 
pasada su penitencia, é si refusa deYíon 
venir allí, por non rescebir aquella disci- 
plina, condépnanlo á dos tanta pena, é 
sinon viene á la tercera^ non lo resciben 
nin lo an por fidalgo , porque refusó de ve- 
nir al juego de los fidalgos, que segunt la 
manera de la tierra todo onbre puede jus- 
tar é entrar en qualquier juego, mas en el 
torneo non sinon es fidalgo é de armas 
conoscidas. É ciertamente, ésta es una 
buena regla de cavallería é de nobleca de 
linaje, ansí para ser conoscidos los que lo 
son , como para ser avergonzados si algu- 
nas cosas fazen que á fidalgos non perte- 
nescan. É aquí fui combidado con ellos, 
é vi sus fiestas, é estuve allí dos dias, é 
partí de allí, é fui á Costancia, do otra 
vez ovo estado el Concilio, quando la 
unión de la yglesia é fueron por emba- 
xadores de Castilla Fernand Pérez de 
Ayala é el Alcayde de los Donceles ; aquí 
fallé al cardenal de Sant Pedro , que se era 
pasado aposentar en esta cibdat, é estuve 
con él ocho dias, aviendo mucho placer 



DÉ PERO TAFUR. 267 

é mirando la cibdat, laqual es muy fer- 
mosa de ver, de dentro de gentiles posa- 
das é calles é gentiles yglesias é moneste- 
rios, é muchos buenos mescfnes é aposen- 
tamientos; é puesto que ella es notable 
qibdat, pero mucho se mejoró después 
que el Concilio estuvo allí; ésta tiene fas- 
ta el muro un lago de agua duce que vie- 
ne de las Alpes, que a (^inco ó seys leguas 
en luengo é otras tantas en ancho é muy 
grant fondo, donde podríe nadar qualquier 
valiente carraca, é muy muchos pescados, 
é dizen que muy sanos, é algunas ysletas 
enmedio del agua do están hermitas é un 
monesterio de dueñas ; é por aquel agua 
en barcas traen grandes provisiones á la 
^ibdat, é arréala mucho aquel lago. Tie- 
ne muy grandes arravales esta cibdat. 
Aquí vi la más fermosa muger que ja- 
más vi nin espero ver; é tanta era su 
fermosura, que yo dubdava si en persona 
humana tanto pudiese caver; si ella tanto 
fuese buena quanto fermosa, grant parte 
le faríen del Parayso. Aquí está una ygle- 
sia cathedral, do se tenía el Concilio 
quando aquí estava; é parest^e ser que en 
aquel tiempo murió el rey Don Fernando 
de Aragón , é fizieron en esta yglesia las 
osequias como acostumbran por los reyes, 
é está toda la yglesia pintada de las armas 



268 ANDANCAS É VIAJES 

de la corona real de Aragón. Despedí me 
del Cardenal , é fuíme para el Emperador, 
que estava en Bohemia; é caminando por 
Alemana alta, llegué á la cibdat de Hul- 
men, que nosotros llamamos Olmos, é 
allí se fazen los fustanes que dezimos dol- 
mo; es una muy gentil cibdat, muy poli- 
damente labrada, é es imperial, que es 
toda del Emperador la justicia é renta é 
todo; á media legua de aquí nast^e la ri- 
vera del Dinuvio , que va entrar en el mar 
Mayor. É partí desta cibdat, é fui á otra 
grant cibdat que llaman Nerlinga, é avíe 
vandos entre ella é un Señor su comarca- 
no, é diéronme gente para que me sacase 
de toda la tierra peligrosa. E fui á la cibdat 
de Nirumberga, donde fallé muchas gen- 
tes é embaxadores del Papa é el cardenal 
de Sancta Cruz, é otros muchos perlados, 
é este que es oy cardenal de Sant Systo, 
que entonce llamavan frey Juan de Tor- 
quemada; é por la parte del Concilio, el 
cardenal Darle, é otros muchos perlados, é 
maestre Juan de Segovia, maestro en teho- 
logía; é por el Emperador, Gaspar Xelique, 
que era su vicecanciller, é otros varones 
é grandes letrados. E yo ove de estar aquí 
fasta que ellos acabaron su dieta é se par- 
tieron; ésto, por yr en compañía de Gas- 
par Xelique, que yva á Bohemia al Empe- 



DE PERO TAfUR. 26q 

rador, é sin él non podiera pasar sin grant 
peligro de muerte, é estos castellanos que 
ai estavan fablaron con él que me oviese 
recomendado, é plúgole mucho. É viníe 
allí con él un fijo de un Conde que yo vi 
en Castilla, estando en la guerra de los 
moros en la frontera de Jahen , é fué cava- 
llero sobre Cambil , é avíe venido en Espa- 
ña fuyendo de su padre , porque lo queríe 
fazer obispo , porquél teníe otro hermano 
mayor, é á la buelta que bolvió en Alema- 
ña, falló muerto su padre é á su hermano, 
é heredó la casa de veynte mil ducados de 
renta, é llamávase el señor de Patendorfe; 
deste cavallero rescebí yo mucho buena 
compañía , ansí en el camino como en casa 
del Emperador. Estacibdat deNirumberga 
es de las grandes é de las ricas que ay en 
Alemana; es muy antigua cibdat é es á la 
manera de Toledo poblada, é ansí en va- 
lles, é tan grant cibdat; biven en ella 
muchos artesanos, especialmente de toda 
lavorde alaton, é aquí se fazen los jacera- 
nes que dizen de Nirumberga. Aquí está 
una yglesia donde el emperador Cario 
Magno puso las reliquias que traxo de 
Ultramar, quando ganó á lerusalem; é 
fui allí con los Cardenales á ver aquellas 
reliquias, é mostráronnos muchas, entre 
las quales nos mostraron una lanca de 



270 ANDANCAS E VIAJES 

fierro tan luenga como un cobdo, é de- 
zían que aquella era la que avía entrado 
en el costado de Nuestro Señor; é yo dixe 
como la avía visto en Constantinopla, é 
creo , que si los señores allí non estuvie- 
ran, queme viera en peligro con los ale- 
manes por aquello que dixe. Esta cibdat 
es muy rica, é por ser en tierra firme, de 
muchas mercadurías. Acabado el fecho de 
los embaxadores, derramáronse cada uno 
á sus tierras é yo fui con los alemanes 
fasta entrar en Bohemia en la cibdat que 
Haman Egra, que el emperador Sigismun- 
do avíe dado los officios á este Gaspar 
Xelique desta cibdat é aquí tenía su mu- 
ger; é estovimos en esta cibdat seys dias, 
que fizo bodas á un su hermano, é allí 
vinieron gentes de honor, ansí de Alema- 
ña como de Bohemia, é justaron é tor- 
nearon é fizíeron grandes fiestas. E par- 
timos de allí, é caminando por Bohemia, 
llegamos á la cibdat de Praga é non falla- 
mos allí al Emperador, que era partido 
para Silegia, que es en confin de Poloña, 
é teníe guerra contra el rey de Poloña. 
Esta cibdat de Praga es muy antiquíssima 
é muy notable cibdat, é muy rica, aun- 
que está desfecha después que los bohe- 
mios entraron en las heregías; é aun non 
me paresció que estava destruyda su opi- 



DE PERO TAFUR. 27 I 

nion, que ay unas montañas é castillos 
altos donde biven gentes que se llaman los 
Taboritas, por un castillo que se llama 
Tabor, é todavía están en su yerro, é aun 
la mayor parte del reyno se afñrman en 
ello, mayormente las mugeres, en lo que 
dizen comunidat, creo que porque faze 
por su apetito , é yo ansí lo sentí. Esta 
cibdat de Praga está partida en dos partes, 
la una llaman Praga la vieja, é á otra 
Praga la nueva, é pasa por medio dellas 
una grant rivera , é por una puente van de 
la una á la otra; en esta cibdat ay grandes 
estudios de todas ciencias, mayormente 
de theología; aquí esto vimos dos días. É 
partimos desta cibdat, caminando por Bo- 
hemia fasta salir della, que ay entre ella 
é Alemana paresce que sea como muro de 
un bosque muy alto é muy espeso, é non 
se podríe cavalgar nin aun a pié andar, 
sinon por los caminos ordenados; e sali- 
mos de Bohemia é fucmos por Alemana 
é llegamos a una cibdat del marqués de 
Miíjina, duque de Xixonia , que en Gas- 
tilla llaman Sansueña, que es agora ca- 
sado con la hermana deste emperador 
Federico; é avíe fasta quince dias que 
avíe peleado con los bohemios, con aque- 
llos herejes, é los venijió é traxo grant 
despojo dellos é mil prisioneros, en que 



272 ANDANZAS É VIAJES 

dizíen que avíe cient fidalgos de armas co- 
noscidas. Este Señor me res^ibió mucho 
bien, é me fizo grant cortesía; é estuvo 
allí Gaspar Xelique con él tres dias. É 
partimos de allí , caminando por Ale- 
maña é fallando muchos lugares é ygle- 
sias quemadas, quel rey de Poloña avíe 
destruydo en tanto que el Emperador 
estava en Bohemia faziendo la guerra; é 
por aquella causa se ovo de partir de allí 
é yr contra el rey de Poloña. Tres dias an- 
tes de Navidat llegamos á la grant cibdat 
de Vresalavia, que es en Silegia, en fin de 
toda Alemana, do fallamos al emperador 
Alberto acompañado de muchos duques 
é condes é marqueses é grandes señores 
é perlados, ansí de toda Alemana como 
de Ungría é de Bohemia , é estava allí un 
cavallero de la orden de Prusia con gente 
darmas, quel Maestre le avía embiado, é 
ansimesmo el Emperador tenía muy grant 
gente darmas, que estava en la guerra é 
avía la bien menester, que lo avíe con 
gente valiente é mucha. Allí me parest^ió 
que la guerra non empachava á las fiestas 
é justas é torneos é bodas, quel Empera- 
dor fizo á ciertos criados suyos , nin las 
fiestas non empachavan la guerra, mas á 
todo se dava buen recabdo. El Empera- 
dor avíe poco que avíe tomado el impe- 



DE PERO TAFUR. 273 

rio, é avíen allí concurrido diversas gene- 
raciones é muchas embaxadas de reyes, é 
príncipes, é de comunidades de Italia; es- 
lava allí el obispo de Burgos por manda- 
do de nuestro Señor el rey Don Juan , al 
qual el Emperador fazíe grandíssimo aca- 
tamiento; é él lo merescíe, que, allende 
de por quien yva, era noble onbre é dis- 
creto é grant letrado é levava buen estado 
é bien ataviado; estava allí del duque de 
Borgoña, 6 del duque de Milán , de Vene- 
ja, é de Florencia , é de Genova , é del papa 
Eugenio , é del rey de Aragón; é algunos 
destos, especialmente de Veneja é de 
Florencia, le levaron ricos presentes, es- 
pecial los de Veneja; é puesto que alegre- 
mente todos los rescibió , pero los de Ve- 
neja non quiso, diziendo, que non era 
ra^on quél rescibiese presente de aquellos 
á quien él avíe de fazer guerra ; é dixo , é 
en presencia de todos , quel fazía voto so- 
lepne de non rescebir la corona del Impe- 
rio, nin menos gastar de sus rentas, si- 
non fuese restituydo el Imperio en aquello 
que los venecianos le tenían forcado é 
ganando la Casa Santa de lerusalem, é 
que allí tomaría la corona. É con este voto 
todos quedaron muy alegres é los vene- 
zolanos muy tristes; é con esto se partie- 
ron. É este dia tize reverení^ia al Empe- 

i8 



274 

rador, é fui bien acompañado ansí de 
castellanos como de alemanes , de dos se- 
ñores que yo fallé en lerusalem, é de 
aquel señor de Pontedurfe con quien avía 
caminado; é el Emperador me rescibió 
mucho bien é me fizo mucha honor. Este 
día avíe casado una condesa viuda con un 
cavallero de su casa, é justó el Empera- 
dor con el marques de Brandenburque , é 
cayó el Emperador de un encuentro, é 
levantóse muy alegre, é quitáronle el yel- 
mo é pusiéronle un sombrero en la ca- 
beza con un firmalle rico; é fuese ansí á 
do estava la novia, é dióle el sombrero 
con el firmalle, é tomóla por la mano, é 
levóla á su palacio , acompañado de muy 
notables gentes é grandes señores. É serie 
ora de vísperas quando se asentaron á ce- 
nar, é las damas comían por su parte é 
el novio con los señores, é á la mesa del 
Emperador non otro sinon él, é el cava- 
llero de Prusia é yo; é turó la cena fasta 
una ora después de media noche, é des- 
pués comencaron las dancas fasta ^erca del 
dia. El Emperador era onbre muy alegre 
é de gentil cuerpo é gesto , aunque grande 
allende de manera; é era baco de color, é 
dizíenle los alemanes, por mote, que era 
de nación castellano; é tomávame por la 
mano, é dizíeme que mirase quál de las 



Di PERO TAFUR. 275 

damas más me placíe con que danzase, é 
aun él mesmo dos ó tres veces me levava el 
antorcha delante; é ansí pasamos aquella 
noche; é allí vi yo muchos cavalleros con 
la devisa del collar descama, que yo levava, 
del Rey nuestro Señor, los quales aquella 
noche, quando yo del Emperador me des- 
pedí, me acompañaron fasta la posada. 
Otro dia , después de missa, el Emperador 
fizo venir todos los embaxadores, é él es- 
tando en su asentamiento alto, tenía cerca 
de sí al obispo de Burgos, al qual rogó que 
respondise por él aquellos embaxadores, é 
esto fizo él por le Onrrar; é acabado este 
acto, llegué á él é dióme sus devisas, ansí 
la del Dragón, que es de Ungría, como la 
del Águila, que es de Austerlic, como el 
Tusenique, que quiere dezir tovaja, que 
es de Bohemia. Cada día el Emperador 
estava en fiestas, pero, comodixe, non se 
empachava la guerra, que para todo avíe; 
c la mayor causa desta guerra fué, que la 
Emperatriz, muger de Sigismundo é sue- 
gra deste emperador Alberto, segunt di- 
zen, fué dueña muy libidinosa, é como su 
yerno le fuese en contra, partióse de sus 
tierras é fuese á Poloña, é levó consigo 
grant thesoro, é diólo al rey de Poloña é 
el derecho que tenía de sus patrimonios 
en Alemana, é casóse con él; pero que 



IjG ANDANCAS É VIAJES 

desto se fazía una grant burla, que ella 
pasava de sesenta é cinco años, é él non 
avía doze, é con esta querella los polo- 
nés entraron en Alemana; é el obispo de 
Burgos estando allí, como era discreto, 
ovo de tener tal manera entrellos, que los 
convinió, é se fizo la paz, que fué una 
grant cosa segunt el dapño estava comen- 
cado. É allí ove lugar de yr á ver al rey 
de Poloña, é fállelo en una aldea una jor- 
nada de allí, muy acompañado éde gran- 
des onbres é á la manera suya muy ves- 
tidos é bien armados, é encavalgados á su 
guisa. Dizen que es un grant Señor, ansí 
en terretorio como en rentas ; él era de la 
hedat que dixe, é de buen gesto, é bien 
ardit. É allí quisiera yo yr á ver á Craco- 
via , que es la mayor cibdat de su reyno, 
é non pude ; é quisiera verle correr monte 
de tigres, que es la más señalada cosa que 
se faze en aquellas partes , que son bestias 
muy bravas é muy peleadoras é muy lige- 
ras, é es una grant montería é non se faze 
sinon con muchas gentes é muchos cane's, 
é es la carne buena de comer; é non ove 
lugar de ver nada de todo esto, é despe- 
díme del Rey é bolvíme al Emperador á 
Bresalavia. E fablando con él un dia, é él 
preguntándome, ansí de la parte de acá 
como de lo que avía visto, é qué me pa- 



DE PERO TAFUR. ¿77 

res^íe de Alemana, óvele de dezir como 
en la rivera del Rin me prendió el duque 
Estéphano, de que él ovo grant pesar é 
dixo, que non merescían aquello los cas- 
tellanos, por quanta honor rescibían del 
rey de España é de los suyos, de quél 
era bien informado; é aun me dixo, como, 
si él non tomara el estado, ya teníe ade- 
rescado de venir en España. E otro dia, 
estando comiendo yo con el obispo de 
Burgos, entró por la puerta Ungría, su 
oficial darmas, que yo de antes avía co- 
noscido con el almirante Don Fadrique, é 
llamávanle Tusol, é traye una copa de 
plata dorada, en que veníen fasta trecien- 
tos florines quel Emperador me enbiava, 
diziendo, que yo perdonase porque non 
se fazía contra mí más largamente, é que 
la disposición del lugar é tiempo lo fazíe; 
é yo dixe, que gelo teníe en mercet é que 
lo dava por rescebido, pero que lo bolvie- 
se , por quanto yo tenía abastadamente lo 
que avía menester, é me serie cargo de lo 
rescebir, que si caso fuera que yo non lo 
toviera, que non solamente res^ebillo mas 
demandallo, conosciendo su grant magni- 
ficencia; é con esto se bolvió; é el obispo 
de Burgos fizo conmigo tantas alegrías 
quantas pudo, porque ansí avía respondi- 
do; é aun después en Castilla delante de 



278 ANDANCAS É VIAJES 

mí al rey Don Juan lo notificó. Pocos eran 
los dias en que en esta corte non se corrían 
puntas con fierros agudos é sombreros de 
acero é escudos de acero, pero en tal 
manera lo an acostumbrado é tan diestra- 
mente lo fazen, que es mucho menos pe- 
ligro que justar con roquetes. Esta cibdat 
es muy grande , mayor que Sevilla é muy 
populosa , é es del obispo de Silegia, que es 
el mayor perlado que ay en todas aquellas 
partes; é puesto que él tiene grant renta, 
pero la gente que puede poner en campo 
para una pelea es un grant fecho. Esta 
tierra es tanto fria en comparación con 
Alemana baxa, como Alemana sobre Cas- 
tilla; é aun aquí las chimeneas nin estufas 
non son bastantes á dar suficiente calor; 
mas ay otra manera de estufas , que es una 
sala sobradada, é debaxo ponen fuego, é 
arriba están agujeros atapados é puestas 
sillas encima foradadas, é asiéntase on- 
bre encima de la silla é desatapa el agu- 
jero, é por allí le entra por entre las pier- 
nas el calor á toda la persona. É tanto es 
fria esta cibdat, quel Emperador é todos 
los otros van por las calles en un madero 
asentados como trillo , é un cavallo ferra- 
do á la manera de allá lo tyra, é ansí se 
fazen levar arrastrando por las calles; 
otros van en carros , que los tyran ocho 



DE PERO TAFUR. 279 

Ó diez cavallos, é los carros muy toldados 
de dentro é de fuera é allí braseros de 
fuego, é ansí salen de sus casas é van á 
palacio ó donde les cumple, que ninguno 
que cabdal tenga non cavalga en cavallo 
por non caer; pares*^e que las calles son 
de vidrio por el grande yelo, é por esto 
son muy vianderos. E á la media noche 
todos fasta los niños están en la yglesia, 
que son devotos de la missa ; é luego los 
comeres é los beveres los sostienen, pero 
á nuestra nación es muy contrario más 
que otra cosa. Aquí se despiende, creo, 
más pelletería é más especería que en la 
mitad del mundo. Es gente muy rica, 
mayormente de plata, é como non man- 
tienen muchas gentes, é con las grandes 
riquecas é rentas que tienen, súfrenlo todo. 
E este emperador Alberto fué onbre de 
muy soberana virtud é muy xpianíssimo 
é muy devoto onbre, ansí en el oyr los 
divinales officios como en las cosas pia- 
dosas que fazíe; era onbre muy onesto, é 
muy continiente varón, é franco é muy 
esfor»^ado cavallero; é si por éste non fue- 
ra, seyendo Duque, los bohemios se es- 
tendieran por Alemana, que el empera- 
dor Sigismundo non lo regisliera, por quél 
era bohemio de natura , é por eso non les 
y va en contra. 



28o 



ANDANCAS E VIAJES 



Eyo dixe al Emperador, que su mercet 
me diese licencia, que me quería ve- 
nir en Castilla , porque dizíen quel 
Rey, mi Señor, viníe en persona á la guer- 
ra de los moros; é aquellos cavalleros que 
allí estavan, suplicáronle que me enco- 
mendase á dos cavalleros suyos que allí 
estavan con gente darmas é se avían de 
partir para Viana en Austerlic , los quales 
levavan docientos de cavallo. É partimos 
de Breselavia, é fuemos por la frontera 
de Bohemia con grant trabajo é peligro, 
é entramos por el marquesado de Mora- 
via, ques deste emperador Alberto, que su 
suegro el emperador Sigismundo le avía 
dado en casamiento , é estavan muy mu- 
chos lugares derribados é quemados , que 
los bohemios avían destruydo ; é ansí pa- 
samos doze jornadas fasta llegar á Viana 
en Absterlic, pasando muy grandes frios 
é eladas; é por aquel camino pasamos dos 
riveras por encima dellas con los carros, 
é estava toda el agua elada, é allí se me 
ovieran de caer de frió todas las muelas 
é los dientes; é sin dubda, grandíssimo 
trabajo es cavalgar por tal tierra en in- 
vierno. Estos dos cavalleros en cuya com- 
pañía yo y va, el uno dellos bivíe en un 
lugar deste Emperador, que es agora, é el 
otro bivíe en Viana, pero qne teníe una 



DE PERO TAFUR. 28 1 

casa en encomienda del emperador Alber- 
to fuera de la cibdat quanto dos leguas, 
éallí teníe su muger; é antes que llegáse- 
mos á la i^ibdat con dos leguas, ellos se 
partieron cada uno á su casa ; é aquel que 
bivíe en Viana , rogóme que yo fuese á es- 
tar con él en aquella casa cinco ó seys 
dias, é quél embiaría por mí quien me le- 
vase, é encaminóme desde alii a do avía 
de yr á posar en Viana, é partímonos. É 
non fui apartado dellos quanto media le- 
gua, quando me saltearon en el camino á 
pié ciertos fidalgos pobres de la tierra, por 
me robar, pero non podieron fazer nada, 
que yo é mis onbres trayemos buenos ca- 
vallos, é ansí me fui á la cibdat á posar 
do me avían señalado; é yo, como llegué 
é me pose á comer, luego llegaron aque- 
llos que me avían salteado, porque yo 
conos<^í uno dellos ; é pregunté cómo avía 
seydo aquello; é dixieron, que eran fidal- 
gos pobres, é que de aquello se mantenían; 
é dixe , que también era yo íidalgo é pobre 
é estrangero , é que lo avíe también me- 
nester como ellos; ellos me respondieron, 
que pues que ansí era, que les perdonase, 
é que ellos querían yr á buscar para ellos 
é para mí; é yo agradesíjigelo mucho, é 
fízcles comer conmigo, é díles sendos flo- 
rines, é fueron mucho contentos, é tanto 



282 ANDANCAS É VIAJES 

que en la cibdat estuve , los más dias 
me acompañavan. Esta cibdat está sobre 
la ribera del Dinuvio, é es muy grande 
tanto como Córdova, é muy fermosa de 
casas de dentro é de fuera, muy gentiles 
calles, émuy gentiles rrfesones é yglesias, 
entre las quales la yglesia mayor es muy 
notable, é la torre della fué fecha por 
aquella de Astrazburque, que es muy fer- 
mosa, é estavan en ella unos órganos tan 
grandes, que paresce quando tañen que 
toda la yglesia se cae. En esta cibdat ay 
muchos artesanos é de todas cosas; ay 
grandes estudios de ciencias. Tiene el Em- 
perador una muy notable casa; aquí esta- 
va la Emperatriz, é fuíla á ver, que ansí 
el Emperador me lo avía mandado; ésta 
es fija del emperador Sigismundo, dueña 
muy fermosa , alta de cuerpo , tiene un fijo 
pequeño, el cual agora es rey de Ungría, 
é dos fijas dentre doze é quince años ; é allí 
le dixe nuevas del Emperador su marido, 
é como se tratava la paz entrél é el rey 
de Poloña é ya estava cerca de asentada; 
ella ovo grant placer, é mandó á ciertos 
cavalleros que me fiziesen toda onrra é 
me mostrasen la tierra é me conbidasen, 
é ansí lo fizieron ; é despedíme della , é 
puesto que su marido me avíe dado la 
devisa del Dragón, ella me dio la suya 



DE PERO TAFUR. 283 

propia que traye en los pechos, porque 
aquella fué la devisa de su padre , é á ella 
pertenescíe de darla. Yo fui con aquellos 
cavalleros, é estuve en esta cibdat quatro 
días folgando con ellos, fasta que aquel 
ca vallero, quedixe, embió por mí dos es- 
cuderos suyos; é despedíme dellos, é par- 
lime para aquella casa del Emperador, 
do el otro me esperava , la cual casa lla- 
man Lacsendorf, que estava ya esperán- 
dome aquel cavallero; é antes que par- 
tiese de Viana, fui á ver á Jorje Voniroc, 
un cavallero que avía fecho armas secre- 
tas con Don Fernando de Guivara, é éste 
cavallero fué conmigo estas dos leguas 
fasta la casa, é allí lo fizo comer el otro 
ante que partiese, é estuvimos aquel dia 
todo en mucho placer. É el cavallero de 
Viana bolvíóse é yo quedé allí cuatro dias 
bien á mí placer é soldando el trabajo 
que avía pasado, éyo estava tan domésti- 
co en la casa é con la muger de aquel ca- 
vallero , como con madre propia , é mos- 
tróme toda la posada , que es de las buenas 
é magníficas que yo vi , é muy fuerte de 
muro é barrera é lossado, aunque llana, 
é al un cantón un grant parco de una le- 
gua en torno, do avíe puercos, é venados 
é otras salvaginas, por medio una rivera, 
é soto de la una parte é de la otra. É en 



284 ANDANCAS É VIAJES 

esta casa tiene el Emperador maestros de 
labrar armas , é cuchillos , é arcos , é fre- 
chas, é jaceranas é muchas otras cosas 
bien singulares de ver; é esta dueña é su 
marido me dieron algunas cosas: ella me 
dio ropa de Heneo, é él una espada é es- 
puelas é estribos dorados, é con tanto me 
despedí dellos. É rogué aquel cavallero, 
que me diese un onbre suyo que fuese 
conmigo á Buda, una cibdat que es en 
Ungría tres jornadas de allí^ é plúgole 
mucho; é partimos de allí, é fuemos por 
la rivera del Dinuvio, é entramos en Un- 
gría, que es tierra mucho gruessa é bien 
poblada é de buenos castillos é fuertes 
en la frontera dentrella é Alemana, é 
llegamos á Buda, que es una cibdat tan 
grande como Valladolid, é pasa por ella 
el Dinuvio. Ésta es la mejor cibdat que 
ay en Ungría, é de muchos artesanos, 
aunque non en aquella pulida que Ale- 
maña, é es nación ya cuanto grossera, é 
dizen sus vecinos, que por el abundancia 
de la tierra. Ésta ennoblesció mucho el 
emperador Sigismundo, é fizo en ella un 
notable palacio, en el cual fizo una grant 
sala fecha á la manera de aquella de Pa- 
dua , pero á mí non me paresció tan mag- 
nífica. É de aquí me partí, é caminé fas- 
ta salir del reyno de Ungría, é dei^endí en 



DE PERO TAFUR. 285 

Alemana en una cibdat que llaman Nun_ 
gestad, que quiere dezir, nueva cibdat, é 
allí fallé al emperador Federico que es 
agora, é también se llama duque de Aus- 
terlic, primo, fijos de hermanos, del em- 
perador Alberto, pero non tan grant Señor, 
é fállelo embucho en bodas de su herma- 
na, que casava con aquel marqués de Mi- 
cina que dixe que avía desbaratado á los 
Bohemios. É aquí estuve con este Duque, 
que agora es Emperador, una semana en- 
tera ; é fallé allí al otro cavallero con quien 
avíe venido, é fizóme toda cortesía, é ansi- 
raesmo el Duque; continuadamente co- 
mia con él cada dia; é estava allí grant 
gente ayuntada de Alemana, ansí de su 
casa, que es grant Señor, como de sus pa- 
rientes é amigos, por cabsa de las bodas. 
Esta novia era una gentil dama, é fizié- 
ronse grandes fiestas, pero el novio es- 
tava en su tierra é allá gela levaron , que 
non pudo venir por cabsa de la guerra. 
Este Duque, que agora es Emperador, es 
muy riquíssimo de dinero, dizen que sabe 
bien guardar lo que tiene; pocos dias ante 
que yo fuese á lerusalem, avía él venido 
de allá , é folgábase mucho en fablar 
conmigo en las partes de Ultramar. E 
aquí folgué con él, é despedíme del, é 
ansimesmo del cavallero que me avía 



286 ANDA NC AS É VIAJES 

traydo , é el escudero que avía conmigo 
ydo á Ungría embiélo á su señor, que era 
una jornada de allí. E yo partí desta cib- 
dat yendo por las tierras, é cibdades, é 
villas é castillos deste Duque , que es muy 
bien heredado , fasta llegar á las Alpes ; é 
decendí por las Alpes con grant trabajo 
é peligro por los grandes frios, pero son 
tan poblados los caminos é tan abasta- 
dos , que es una maravilla ; é todo aquello 
tienen ocupado del Imperio los venecia- 
nos, é en los mesmos caminos en las an- 
gosturas tienen fechas torres é puertas 
con que cierran ; esto todo por defender 
la tyranía que tienen. É decendí en lo 
baxo contra Italia en una tierra que lla- 
man el Friul, que es del Patriarcha de 
Aquilea, donde ay muchos lugares é muy 
gruessos; todo esto le tienen tomado Iqs 
venecianos; é aun yo vi al Patriarcha en 
la corte del Emperador quexarse de la 
fuerca, é sin dubda, si el Emperador non 
moriera, que dizen que venecianos le tra- 
taron la muerte con tósigo, de que supie- 
ron aquel voto que avíe fecho, presto 
fueran despojados dando lo que teníen 
tyranamente. É de aquí fui á Treviso, 
una cibdat de venecianos que ansimesmo 
ellos avían tomado al Señor della; ésta es 
una grant cibdat é muy rica, cerca de la 



DE PERO TAFUR. ¿Sy 

mar, é será una jornada de Veneja. É yo 
queriendo ir á Veneja, supe como el Papa 
se quería partir de Ferrara é yr á Flo- 
rencia, é yo partí de allí por llegar an- 
tes. E fui á la cibdat de Padua , que es una 
grant (jibdat tamaña como Sevilla é muy 
rica, é de grandes mercadurías, cerca de 
la mar, media jornada de Veneja; é ésta 
ansimesmo ellos tomaron por fuerca al 
Señor de la Carra, que es de su pa- 
trimonio, é ansimesmo allá con el Em- 
perador le vi quexándose de venecianos. 
Aquí supe como el Papa non partíe fasta 
^inco ó seys dias, é estuve en esta ^ibdat 
tres dias, que bien avíe que ver en ella; 
aquí está un muy notable estudio de los 
buenos de la xpiandat; aquí está un mag- 
nífico monesterio é muy rico, do está el 
cuerpo de Santo Antonio de Padua é ansi- 
mesmo el cuerpo de Sant Lúeas Evange- 
lista, é es grant romeraje é casa muy de- 
votíssima. Está en el medio de la (^ibdat 
una grant sala , la mayor dos tanto que yo 
e visto en el mundo, é de fuera cubierta 
de plomo é de dentro de chapa de Milán, 
todo el cielo de a^ul fino pintado á trechos 
con estrellas de oro, é ella por medio, 
grandes barras de fierro como por vigas 
con unas manganas gruessas doradas; é 
está toda pintada desde el comiendo del 



288 ANDANCAS É VIAJES 

mundo fasta el Advenimiento; dizen que 
costó más de quarenta mil ducados la pin- 
tura; toda ella está en torno de asientos 
de madera, é allí se faze la razón, que es 
la justicia, é toda en torno es de portales; 
é tiene quatro puertas , é á cada una están 
escurpidos de piedra mármol dos de aque- 
llos que fueron de aquella cibdat onbres 
señalados en ciencia, ansí como Titu Li_ 
bius estorial, é maestre Pedro de Abano, 
grande nigromántico, el qual fué allí que- 
mado por los frayles menores, que lo 
acusaron , que dizen que fazíe cosas muy 
estrañas, é que las naos de Constantino- 
pla de súbito las traya al puerto de Vene- 
ja, é ansí de otras cosas que caben en la 
nigromancia. Debaxo desta sala están fe- 
chas boticas do caben todos los que fazen 
oficios de vestir é calcar; aquí se puede ver 
quan grande es, pues que de tan grant 
cibdat caben todos aquí. Es muy antigua 
en edeficios; dizen que ésta fizo Antenor, 
después de la destruycion de Troya , é bien 
ay en ella edeficios antiquíssimos. El dia 
que en ella entré, vi fazer justicia de un 
natural della, porque avía muerto á un 
cavallero catalán que llamavan mosen 
Villafranca, teniéndolo por huésped. 



DE PERO TAFUR. 289 

Partí de Padua, é fui caminando por 
unos escavones de agua, é como 
aquella tierra sea muy vecina de Ve- 
neja, ansí se fazen muchos piélagos, dellos 
de agua salada, é dellos de agua ánqe, é 
Janean de simal olor, édízenles el Padul; 
c quando en tabla los ytalianos quieren de- 
zir de cosa enojosa ó fedionda, dizen que 
loca del Padul. Allegué á Ferrara, por 
quanto me fué dicho quel Papa se queríe 
partir, é ansí fué, que en llegando, fallé 
quel Papa se partíe para Florencia. Como 
llegué, fui á ver al emperador de Grecia, 
c ovo grant placer conmigo, é luego fui 
ver cómo el Papa caminava, é fué ansi: 
todos los arcobispos, é obispos, é otros per- 
lados é clerecía con las cruces en proce- 
sión yvan á pié, é luego los cardenales á 
cavallo con sendos bastones, puestos por 
orden , é luego salieron doze cavallos en- 
cubertados de velludo carmersí, é cada uno 
llevava, quál la humbra, équál la cadira, 
é quál los coxines, é ansí todos fasta el 
postrero, que viníe cubierto de brocado é 
una silla rica de plata é un arca encima, 
é traye el cuerpo de Nuestro Señor é una 
campana de plata colgada del pescuezo; 
é este cavallo levavan dos perlados por la 
rienda; é detrás deste cavallo salíe el Papa 
en un cavallo encubertado de carmesí , c 

19 



290 ANDANCAS É VIAJES 

él vestido como de missa, é su mitra de 
obispo, é dando su bendición á una parte 
é á otra, é onbres delante del echando di- 
neros por las calles, porque los que los 
cogiesen ganasen perdones, — ésto porque 
non llegasen al Papa tanta multitud de gen- 
tes ; é yvan cabe el freno de su cavallo el 
marqués de Ferrara é el conde de Orbin. 
E dizen que el duque de Milán le tenía 
puesta mucha gente por prender al Papa, 
é el Marqués fué con él este dia fasta- una 
hermita una milla de ai, é tenía mucha 
gente darmas, é fizo muestra que el Papa 
yva con aquella gente darmas á una cib- 
dat suya, é teníe aparejadas grandes fies- 
tas, é por otra parte cavalgó con él, é en 
dos dias lo puso en Florencia en salvo. E 
dizen que por este servimiento é otros que 
le teníe fechos, le abaxó el tributo del 
marquesado en tres mil ducados é le con- 
firmó todos sus fechos, seguntparesció en 
una bulla de piedra é letras entalladas 
quel marqués fizo poner á la puerta de la 
yglesia mayor de Ferrara. É yo estuve en 
Ferrara dos dias, é quisiérame despachar 
de allí, é non pude menos de yr á Flo- 
rencia, porque los cambios eran cerrados 
é partidos. E el Emperador quesiera me 
levar consigo, é yo despácheme del, é dexé 
aquí mis cavallos á pienso, é fuíme á Ve- 



^^K 



DE PERO TAFUR. 29 1 

neja por ver mi fa^iendaé reposar, é por- 
que en tanto mis cavallos se refrescasen 
aquí en Ferrara. El Emperador partióse 
otro dia, é yo fuíme á Veneja, é pares- 
^ióme como que ya estava en mi casa; é 
requerí á mi amigo el mercader x quien 
avíe dexado lo mió todo, é sin dubda,'non 
lo podiera yo poner en mejor recabdo, é 
fállelo de partida para Castilla á Sevilla; 
é roguéle que en su nao me truxese todas 
mis cosas, fuera el dinero que me dexó 
allá, é él fizólo de buena voluntat é ansí 
á buen recabdo como lo primero, é estuve 
allí en Veneja fasta que le dexé partido. 
Estando allí, en tanto que el Papa asen- 
tava su corte , vino nueva como el duque 
de Milán tenía (^ercada muy estrecha la 
^ibdat de Bresa, é que por un lago que 
tiene traye barcos, por manera que non le 
dexava entrar provisión ninguna; é los ve- 
nezolanos armaron una galea, é lleváronla 
con artefií^io por tierra, é subiéronla por 
una sierra tan alta como la que más en 
Castilla, é defendiéronla fasta la echaren 
el lago; é á ver esto vinieron creo que 
(jient mil personas, é non sin ra^^on, que 
yo nunca vi cosa nin arteficjio tan duro 
de creer que pudiese ser; é como fué en 
el agua, luego destruyó todas las otras 
barcas, é ninguna non osava andar; éso- 



392 ANDANCAS É VIAJES 

corrió la cibdat, é por aquella cabsa se 
descercó, que ya la teníen para ganar los 
milaneses. É fui á ver la gente del duque 
de Milán que allí estava con Nicolao Pi- 
cherino, su capitán mayor, una fermosa 
gente de ver; é de aquí partí é fui ver á 
Vicencia, que es una gentil cibdat de ve- 
necianos; é de aquí fui á Verona, que es 
ansimesmo de venecianos, que es muy 
grant cibdat é rica , aunque mal poblada, 
muy antiquísima , dizen que romanos la fe- 
zieron , seyendo desterrados , é pusiéranle 
Veroma, id est^ cata otra Roma, é ansí en 
muchas cosas de aquellas que Roma tiene, 
allí están por le parescer; é de aquí me 
bol vi áVeneja, é estuve dos dias. É partí 
para Florencia do fallé al Papa é al Em- 
perador, é recogí mi dinero; é estuve aqui 
ocho dias mirando la cibdat, la qual es 
una de las más fermosas de la xpiandat, 
ansí en fermosura como en grandeca como 
en riqueca é regimiento. Ésta se rige á 
fnesespor personas singulares, por suerte 
á quien toca, é tal vez cabe ansí al capa- 
tero como el cavallero, pero su regimien- 
to non se puede mejorar. Esta cibdat es 
de muy gentiles casas é muy buenas ca- 
lles é mesones é muy limpia é abasta- 
damente ordenados, yglesias é moneste- 
rios muy magníficos, espitales los mejo- 



DE PERO TAFUR. 293 

res del mundo, uno de onbres é otro de 
mugeres, con tanta limpie^^a é tanto re- 
gimiento é tanto abastamiento, que si 
nescesidat de enfermedat ocurriese á un 
rey ó príncipe estando allí, dexaría su 
propia casa por yrse allí á curar; é después 
ay tan grant perdonanca en los que biven, 
é si allí mueren plenaria indulgencia, é 
,;quién podríe dezir de tan piadosa obra 
quanto aquí se faze, ansí en el de los on- 
bres como en el de las mugeres?; é cada 
uno segunt su condición le dan el lugar, 
mas la cura á todos es igual; ;qué non 
fará bueno gente tan discreta?, que de 
Florencia siempre salieron grandes é va- 
lientes onbres en ciencia é se fallan oy 
en dia. La yglesia mayor de esta cibdat 
es muy notable é de grandes edefi^^ios, 
mayormente la torre que está á la puer- 
ta, toda fasta arriba de ymagenería de 
mármol. É está una grant placa delante, 
é enmedio della está una capilla muy 
grande, de dentro labrada de musayco é 
de fuera cubierta de plomo; é llámanle 
Sant Juan Bautisterio, é allí está una 
grant pila de batear, é un altar do dizen 
missa , é en lo alto colgado todas las ran- 
deras de las v^ibdades que ellos tienen é 
rigen debaxo de su señoría, que por su 
regimiento é buena governacion an ga- 



294 ANDANCAS E VIAJES 

nado muchas tierras é aun de la cibdat 
de Pisa, grandíssima cibdat de que ellos 
eran subietos é agora son señores é la tie- 
nen de su mano. Esta cibdat de Pisa dizen 
que señoreó antiguamente la isla de Ce- 
cilia, é Cerdeña, é Córcega é otras, é en 
la tierra ñrme grandes provincias; é dizen 
que porque una vez pasó una nao que 
levava un cardenal é ciertos perlados de 
embaxada del Papa al rey de Francia, é 
porque non fezieron cierta salva acostum- 
brada , armaron luego é pelearon con la 
nao, é dizen que la quemaron, é el Papa, 
de que lo supo, indignado contra ellos, 
mandóles fazer guerra, é dio cruzada so- 
brellos, é fiziéronlos muy grant dapño; 
mas, á ruego de algunos reyes é prínci- 
pes, ovo el Papa de mitigar su furia, con 
condición que para que ellos fuesen asuel- 
tos, que ganasen la Casa Santa de leru- 
salem. É ellos disposieron é fizieron una 
grant flota, é pasaron Ultramar é ganaron 
á lerusalem con su terretorio, é la pose- 
yeron cierto tiempo , é al fin , dízese , que 
porque les costaba mucho tenella , que la 
vendieron, donde se cree que les ha venido 
quanto mal tienen, que es dubda si en 
toda Pisa ay un natural della; é los so- 
brados les fezieron abaxar, é aun dizen, 
que, por desonrra, la barreta les fazen 



DE PERO TAFUR. 295 

traer al revés, é son vituperio de la gente 
é sojudgados de aquellos que eran sus 
siervos. En aquella vez que ganaron á le- 
rusalem , dizen que ansimesmo fueron ve- 
ne^^ianos é ginoveses, é quando ganaron 
á lerusalem , al partir de aquel tesoro que 
allí ovieron, fizieron tres partes: en la 
una pusieron el Santo Grial, que es de 
una esmeralda, en la otra pusieron dos 
colupnas, en las quales dizen que se veye 
cada uno el mal que le tractavan é lo que 
queríe él, en la otra pusieron todo el te- 
soro; é dizen que echaron suertes é cupo 
el Santo Vaso á Genova, do agora está , el 
qual yo vi, é las colupnas con lerusalem 
a los pissanos, las quales truxeron á Pisa, 
é el tesoro á Veneja, é desto dizen que es 
toda su riqueza; é las colupnas que vi- 
nieron á Pisa, después que vendieron á 
lerusalem, perdieron su virtud. É está 
aquí una yglesia muy notable , é una claus- 
tra quel suelo della es de la tierra de aquel 
Campo Santo que fué comprado por los 
treynta dineros, que es en lerusalem, é 
ansí le llaman aquí en Pisa el Campo 
Santo, é dizen que persona que entierren 
allí non tura más de treynta dias, que la 
tierra lo gasta; sin dubda, grant fecho era 
esta cibdat antiguamente. Su puerto es 
una ria que llega á ella, é por aquí en- 



206 ANDANCAS E VIAJES 

tran é salen las galeas, pero Liorna, que 
es cerca de ai , es su puerto principal para 
galeas é naos. 



Partí de Florencia, é fui á un lugar 
que llaman Florencuela, é esta es 
en las montañas de Pystoya, que es 
allí donde Annibal venció la batalla de 
Canas; allí cerca de Florencuela está, 
cerca de una rivera , un prado todo que- 
mado , é si echan un madero dentro, luego 
arde, pero non paresce fuego nin cosa 
que lo queme, que es grant maravilla. É 
sobí por aquellas montañas , que son bien 
ásperas, aunque mucho pobladas, é fui á 
la grande é gruessa cibdat de Boloña; é de 
ai fui á Ferrara, é tomé mis cavallos que 
avía dexado á pienso é estavan bien grues- 
sos, é vendílos é bolví á Veneja, é estuve 
en ella un mes esperando pasage, é fallé 
una nao que viníe en Cecilia , é tomé todo 
lo que allí tenia, é sobí en la nao. 



Partí de Veneja, é fui por la parte de 
Italia á una cibdat que llaman Re- 
vena, lugar muy antiguo, é de allí 
á la cibdat de Arimino, que es del conde 
Orbin de Malatesta, é de allí á Pésaro é 



DE PERO TAFUR. 297 

Fano, dos buenas cibdades, é de allí á la 
cibdat de Ancones, del Patrimonio de la 
Yglesia, é de aquí fuemos á surgir en el 
puerto de Brandit^o, que es uno de los 
buenos ó mejores que yo aya visto, é es 
en tierra de Pudia plana , que llaman Tier- 
ra de Lavor. Otro dia salimos de allí, é 
doblamos el cabo de Spartivento, toman- 
do á la parte derecha, é á la tarde, como 
ovimos ávido buen viento , fuemos sobre la 
ysla de Cecilia; é como era tarde, bolteja- 
mos en la mar fasta otro dia, que entra- 
mos con buen tiempo por el Faro , dexando 
la Calabria, que es en el reyno de Napol, 
á la man derecha, é la Cedlia á la man 
ysquierda, é con grant trabajo, por las 
grandes corrientes del Faro , entramos é 
fuemos surgir á la ^ibdat de Mecina. Este 
Faro es el mar do fingen los poetas que ay 
las Serenas; édizenque antiguamente esta 
ysla de Cecilia é Nápol era toda una tier- 
ra, c en un temblor de tierra se apartó 
esta ysla; é aquí es el mayor fondo que 
se puede fallar en la mar; é dizen que 
esta natura de pescados en parte pares<je 
fembra de la ^inta arriba é de allí abaxo 
pescado, que está posada en este fondón, 
donde es el primer movimiento de los vien- 
tos, é como ellas sienten el viento que se 
mueve, é quant vigoroso será, sintiendo 



298 ANDANCAS É VIAJES 

que de la grant fortuna se puede proceder, 
ellas se muestran en la cara del agua fa- 
ziendo un canto, é dizen que quien las oye 
non puede bevir , esto es , que es triste can- 
to condoliéndose de aquella fortuna que 
se apareja á aquellos á quien ellas pares- 
cen , é el non bevir, es , porque ellas nunca 
cantan sinon quando la fortuna es tan 
grande, que aquellos que están en la mar 
serie maravilla escapar. El puerto de Me- 
ciña es de grant fondo, que puede estar 
una gruessa nao con el esporgidura en 
tierra en cient bracas de agua; está una 
punta de la tierra, que paresce un molle 
fecho á mano, en cabo del qual está un 
monesterio de calogueros griegos, é al 
comienco desta punta está el ataracana. 
Esta cibdat es de grandes edeficios é muy 
antigua, é en muchas cosas los antiguos, 
ansí poetas como oradores é estoriadores, 
desta Mecina fablaron mucho, espe*^ial- 
mente en el primero bello Púnico; es "asaz 
bien murada, é buenos jardines dentro de 
la tierra de fuera, é buenas aguas; está ya 
quanto de mal poblada, que bien muestra 
aver seydo grant cibdat. Por contra della, 
á la parte de la Calabria, está un lugar 
que llaman Regale , é es el estrecho tan 
grande , que en buen dia claro podría ver 
un onbre á otro que anduviese á cavallo 



DE PERO TAFUR. 2gr^ 

por el arenal. Partí desta (^ibdat, c fui á 
Paii, una pequeña qibdat en la mesma 
ysla, é allí enfrente está la ysla de Bol- 
can , que dizen que es una de tres bocas 
del Ynfierno, porque continuadamente 
lanca fumo é tronidos é salen grandes 
escorias por la boca, que corren fasta el 
agua, é tan livianas son, que andan en- 
cima del agua. E luego <^erca está otra 
boca, que llaman Estrangulo, que ansi- 
mesmo faze aquel ruido que lo otro. E 
junto con ella está una ysla en que ay 
una pequeña cibdat, que llaman Lyperi, é 
con aquel fumo que Estrangulo lanca, los 
que allí biven son mal sanos de los ojos; 
é ésta es cabeca de obispado. É aquí vi, 
queriendo decender en tierra, el mayor 
pescado que jamás vi, que serie tan alto 
como una muy grant torre. Este dia estan- 
do aquí, que nuestro navio non fazíe cami- 
no por grant calma que estava en la mar, 
vino una galea é dos galeotas de un mo- 
ro que andava en cosso, é llegó á nos- 
otros, pero non osó conbatirnos. É pasa- 
mos aquel dia fasta vísperas , é sobrevino 
viento fresco, é guindamos bien las velas, 
é andovimos toda esa noche, é otro dia 
amanescimos sobre Monte Pelegrino, que 
está sobre el puerto de Palermo. É sur- 
gimos á la boca del puerto, é defendimos 



300 ANDANCAS E VIAJES 

en tiera, porque allí tiníe que fazer el pa- 
trón, éestovimos en esta cibdat seys días, 
la qual es de grandeca tanto como Sevilla, 
porque después quel rey de Aragón co- 
men0 la guerra contra Nápol , se enno- 
blesció mucho é pobló esta cibdat; por 
aquí se fazíe el mayor tráfago que en toda 
la ysla; ésta es cabeca de arzobispado, 
tiene la yglesia catedral fuera del pueblo, 
quanto dos millas, é en ella se coronan é 
se entierran los reyes de allí ^ es magnífica 
yglesia, é ricamente labrada, é del mejor 
musayco que yo e visto entre los latinos; 

á ésta llaman Monrreal. Esta cibdat de Pa- 

> 

lermo es muy rica por las muchas merca- 
durías, é muy abastada de toda cosa, que 
aunque es en tierra gruessa, es de la mejor 
de la tierra; ay grandes acucarales en ella. 
Este Monte Pelegrino, que dixe, es una 
sierra muy alta, é grandes aguas é pas- 
tos; é dizen que aunque esté una bestia de 
muerte, tanto que la puedan subir arriba, 
en ocho dias es sana. Desta cibdat levavan 
grandes provisiones al rey de Aragón 
á Nápol, ansí de mantenimientos co- 
mo de cavallos, en unos navios fechos 
para aquello, que llaman tafareas, que 
levan sesenta cavallos é más. Partí de 
Palermo, é fezimos la vía de Trápana, 
que es al cabo de toda la ysla, é es el 



DE PERO TAFUR. 3OI 

puerto muy bueno; está una torre que 
llaman la Columbayra, donde allí en tor- 
no se pescan muchos corales; es gentil 
cibdat é bien abastada; ay encima della 
una alta sierra que dizen el monte de 
Trápana , donde está el cuerpo de Anchi- 
ses, padre de Eneas. É de aquí partimos 
é dimos la buelta á la ysla contra el Le- 
vante, é fuemos á Jorgento, é de allí fue- 
mos á Caragoca, que es una gentil ^ibdat, 
que es de la señora reyna de Aragón, 
hermana del rey Don Juan, nuestro Señor, 
é de allí fuemos á la cibdat de Catánea, 
ques en la falda de Mongibel, la tercera 
boca del Ynfierno. E de allí tomaron sus 
cargos, é después de tres dias, fezimos vela, 
é bolvimos otra vez torneando la ysla por 
fazer el camino de Cerdeña; é estando en 
la mar, levantóse un viento griego levan- 
te , que nos levó al camino de contra Tú- 
nez, é navegamos un dia é una noche, é 
otro dia, á ora de tercia, éramos sobre 
cabo Blanco, que es el puerto de Túnez; 
é yo quisiera mucho defender en tierra á 
ver á Túnez, pero el patrón non me dexó, 
porque luego se entendía partir. Este puer- 
to de Túnez es tan baxo, que ningunt 
navio non puede entrar en él, é descargan 
sus mercadurías en barcas livianas. Aquí 
estovimos un dia, é fezimos vela é ando- 



302 ANDANCAS É VIAJES 

vimos dos dia^ é noches por mar, é arri- 
bamos á la ysla de Gerdeña, que es del 
rey de Aragón, al puerto de Callar, que 
es un buen lug.ar de la ysla. É allí des- 
cargaron sus mercadurías, é esto vimos dos 
dias. Esta ysla es mal sana por mal ayre 
é mal agua 



€t^35 



VOCABULARIO GEOGRÁFICO. 



r 



Absterlic, Ai.ster Lie— Austria, Oestreich. 

ACAYA.— Morea, Peloponeso. 

Acre. — S. Juan de Acre, célebre fortaleza en la costa 

de Siria, Tolemaida. 
África. 
AHERÍNES.-^-Ceríncs, Cerina, antigua Ccraunia, puerto 

al N. de Chipre; probablemente mal copiado. 
Albania. 

Albernia. — Auvemia , Auvergne. 
Alcapiélago, Altopiélago, Arcepiélago, Ak- 

ciPiÉLAGO. — El archipiélago griego, mar Ecgeo. 

Acdeniz ó mar Blanco de los turcos. 
Alemana , Aumaña.— Alemania. 
Alexandría, Alixandría.— Alejandría de Egipto. 
Alicante. 

Algeciras (las).— Algeciras. 
Almería. 
Alminan (el).— Sierra cercada de muro junto á Ceuta. 

hay el Hacho. 
Almuñécar. 

ALPES()as).— Los Alpes, los Apeninos. 
Ancona ( Comarca de ).— Marca de Ancona. 
A.\cÓNES. — Ancona. 
Andalucía (el). 

Andrenópou , Andrenópolis, Andrinópolis. 
Ándria (isla de).- Ándros, una de las Cícladcs. ' 

Antiocha.— Antioquía. 

A.WÉRES. 

Aqlilla. 



304 VOCABULARIO 

Arabia, desierto de Arabia. 
Arzilla. 

Argentina.— Estrasburgo. 
Arímíno.— Rímini. 
Armenia. 
Arusa. — Ragusa. 

Assis. — Ascisa, Ascisio. Assisi , Asis. 
Astraburque.Astrazburqle.— Estrasburgo. Stras- 
bourg, Argentina, Argentoratum. 

B 

Babura.— Babiera. 

Babvlonia. — El Cairo; con el calificativo la mayor in- 
dica uno de los tres ó cuatro grandes barrios ó cuarteles 
que, juntos, componían en lo antiguo esa ciudad del 
bajo Egipto ( Babilonia-nová) , la cual hoy se ve en 
ruinas cerca del Cairo moderno. Un viajero español, 
que á principios del siglo xiv recorría las costas y el 
interior de África, dice en su itinerario al pasar por 
la capital de Egipto: «é ribera de aqueste rio Nilus está 
asentada la gran ciudad de Alcayro donde coronan 
los reyes de Egipto é aquí fué coronado Melic-Nastar, 
el Señor de los turcos magnos, que llaman el Soldán de 
Egipto, é antiguamente decían á Egipto Exia. É este 
Alcaahara son cuatro pueblos, el primero dicen Alca- 
hara é el otro Babilonia, porque la poblaron los que 
escaparon de la destrucción de Babilonia, el otro dicen 
Roda, el quarto dicen Lajusa, etc.» Tafur no cuenta 
más que tres barrios , el Cairo , Babilonia la mayor, y 
Mistre, y al citarlos en conjunto les da el nombre de 
Babylonia. 

Hacú (mar de). — Mar Caspio, ant. Hircano. El viajero 

de que hablamos más arriba dice acerca del mar Caspio 

, que , este mar de Sara ó Sara de Bacú llamábanlo los 

tártaros por muchos nombres : mar Caspio , por los 

montes Caspios: de la Jorgania (Georgia), porque la 



t 



GEOGRÁFICO. 3O5 

lia por vecina; de Quellan ó Quillan, por una de sus 
provincias ribereñas; de Sara , por la prerrogativa del 
imperio de Sara (del cual , á la sazón , era Emperador 
el de los tártaros, Uxelcto); de Bacú , por la ciudad 
de esc nombre que fundó «un Don Bácus , Señor de 
aquella tierra, que se hacia adorar por Dios e decianle 
el dios Don Bácus.» 

Bafa.— Ant. Paphos , puerto de la isla de Chipre. 

Barcelona, 

Bar RAMEDA.— Puerto de S. Lúcar. 

Bar LT.— Beirut , üerythe, puerto de Damasco. 

Masilea. 

Belleem , Bellem,— Belén , Bethlcem. 

Berbería. 

Betania.— Pueblo cercano de Jerusalem ;— trans Jordán 
(provincia de), al Oriente delJordan, entre su margen 
izquierda y las orillas del Mar-muerto. 

Blanco (cabo).— Junto á Túnez, 

HoLCAN (isla de).— Volcano ó Vulcano, una de las de 
Lipari ; las escorias livianas que corren hasta el 
mar, son de las corrientes de lava donde se formaban 
como e^uma, constituyendo la pumita ó piedra pó- 
mez . cuya porosidad la hace más ligera que el agua. 

BoLoS A .—Bolonia. 

Bohemia. 

Brabant, Brabattte. 

Brandenburque.— Brandeburgo , Brandenburg. 

Brandico. — Brindisi , Brindis. 

Braco de S, Jorge.— Brazo de mar ó canal que sepa- 
ra á Constantinopla del arrabal de Pera; en lo ant. Pe- 
rama , Chrjrsoceras, Sinus ceratinus, modemamen- 
ic el Cuerno de Oro , por su mágico aspecto ó por las 
riquezas que alU se cargan y descargan ; Brazo de San 
Jorge llaman algunos también al canal de los Darda- 
nebs (Moreno, Viaje á Constant. , I784). 

Bresa.— Brescia. 

Bresalavia. Breselavia.— Brcslau. 



306 VOCABULARIO 

Broselas.— Bruselas , Brüssel. 

Brujas. 

BuDA.— J?Mí/í«, O/en ó más bien Alt-Ofen, arrabal del 

Ofen moderno que, unido á Pesth por medio de un 

puente , constituye en rigor la mitad de la capital de 

Ungría. 
BuLDUC — 5oíí-/e-D«c, St. Hertogenbosch, en la 

actual Neerlandia. -^^^ 

BURGOS. 

BuRSA.— Brussa, ciudad junto al golfo de Nicomedia. 



CA.FA.—Ka//a, puerto én la península de Crimea. 

Calabria. 

CÁLIZ.— Cádiz. 

Callar . — Cagliari , en Cerdeña. 

Cambil. — Pueblo de la provincia de Jaén , hacia la 
frontera de Granada. 

Candelor. — Scandaloro ^ en Armenia. 

Candía.— Isla de Creta y también su puerto principal. 

Canea.— Ciudad de la isla de Creta ó Candía, fundada 
por los caballeros de la cuarta Cruzada. 

Carnero (punta del). — En el puerto de Gibraltar. 

Cartagena. 

Casal de Gi no v eses.— Punto de las cercanías de Gi- 
braltar, situado á una legua de la ciudad y en un cabo 
de su monte ó peñón. 

Castilroxo. — Castelrazzo, C^ííe/roíso , isla de la Ar- 
menia, antigua fortaleza de la Religión de Rodas. 

Castilla. 

Catánea.— Catania. 

Cayro.— Kaherah , Cahira , Alcahara , Alcayre , Alca- 
hira, uno de los grandes cuarteles que formaban el 
casco de la antigua Babilonia de Egipto, hoy el 
Cairo. 

Cetril.— Citarea , Citéres. 



GEOGRÁFICO. 307 

Ch v.izi. —Schaf/ousse , Schaffausen;—(\agoát ). 
\ i parte del lago de Connstanza , ó Constan^ llamada 
lago inferior ó Unter-See. 

Chypre. 

Choza.— Chioggia , junto á Venecia. 

CiTAREA.— Citerea, Cetril, Citares, Cérigo. 

Cleve.— Capital de Condado en el antiguo Bra bantc, 
hoy de la provincia Renana. 

CÓLCOS. — En Armenia. 

CoLOÑA. — Colonia, Coln. 

CoLUMBAYRA. — Columbaria , castillo ó torre de la cos- 
ta de Sicilia, cuyas aguas eran una de las buenas pes- 
querías de coral fino. 

Constancia. — Constanza , Constanx- 

CONSTANTINOPLA , CONSTANTINÓPOLI. 
CÓRDOVA. 

Cor FO.— Corfú. 

CoRON.— Puerto en la Morca ó Pclop^neso, ani- Co- 

ronea. 
C0VALEN9IA.— Coblenza , Coblen^. 
Cracovia. 

Creta (isla de).— Candía, 
Curco (castillo del ).— Coicos , Curyco. 
Cyjo.— Chio , en el archip. griego. 



^AKAGopx.—Zaragoza de Sicilia, Siracusa. 

Ceciu A.— Sicilia. 

Cerdeña. 

^ERNADiLUi.— Pueblo dc la provincia de Segovia. 

Cestre deLevante.— Scstri-levante, en la costa de 
Genova, junto á Chiavari. 

Certa.— Ccbta , Ceuta. 

CoRCATK.— La ciudad ó asiento fijo más importante 
que tenían los tártaros á mediados del siglo xv , cer- 
ca de Caffa de Crimea. No encuentro en k» mapas 



308 VOCABULARIO 

modernos otra, cuj^o nombre se aproxime á Coréate; 
mas, en tiempo del imperio romano, había en el Cher- 
soneso táurico una ciudad llamada Satarchae cerca 
del istmo de Perecop, y otra población menor hacia la 
costa N. O. , nombrada Sartachae. 

D 

DÁciA. — Dinamarca. 

Dalmacia.— Esclavonia. 

Damasco. 

Damiata.— Damieta, en Egipto. 

Dardinelo (puerto del).— Dardanelo, ant. Dárdanon 
ó Dardania ; hoy corresponde al llamado Castillo de 
Asia ó de Natoli, á tres leguas de la entrada del es- 
trecho de los Dardanelos. 

I )ESPARTEL ( cabo ). — Cabo Espartel . 

DiNUBio . —Danubio . 



Ebron (val de).— Valle de Hebron. 

Egra. — E^er, ciudad en el extremo occidental del 

reino de Bohemia. 
Élion. — ilion, Troya. 
Éllchen.— Elche. 
Escalona.— Ascalon , puerto de Siria , Ascalon Dian- 

lah, quizá confundido con Cesárea, pues yendo, como 

iba Tafur , de Jafa á Beirut , Ascalon queda al S. del 

puerto de Jerusalem. 
Esclavonia.— Dalmacia. 
Esclusa ( el ).—L'Ec¡use , Sluis. 

EsPALATO Spalato ó Spalatro, en la Esclavonia. 

España , Spaña. 

Especia (la).— Spezzia, en la costa de Genova. 

Espoletto.— Spolcto. 

EsTASFAKíE.^Stanphane , ¿Caprera, ant. Sphacteria? 



GEOGRÁFICO. 3O9 

ísla frente á Modon en la Morea ó Peloponcso , una de 
las cinco del grupo llamado de Sapienza, ant. Oenu- 
sas. 

Estrangulo.— Stránguli, Strómboli, una de las islas 
de Lípari. 

EsTR ASBUR Qu E. — Strasburgo . 

Etiopia. 

Exío.— Sio , Chio , Chios. 



Famagosta.— Famagusta, Fama-Augusta, puerto en 

Chipre. 
Fanc— Ciudad de Italia. 

Faro , Pharo.— Estrecho llamado hoy de Mesina. 
Ferrara. 
Fez ( reino de ). 
Flandes, Fr andes. 
Florencia.— Ciudad de Italia; — población antiquísima 

y despoblada, que Tafur pone á orilla? y en el fondo 

del golfo de Pátras. 
Florencuela.— Firenzola ó Fiorenzola, en el distrito 

de Pésaro. 
Foja-vieja.— Foja-vechia puerto en laMisinia, Asia 

menor. 
Francafordia.— Fríinf/orf. 
Francia. 
Friul. 



Calatas. — Calata, Pera. Aunque, según Tafur, estos 
nombres son de una sola población , es lo cierto que. 
antes del siglo xv y después hasta nuestros dias. el de 
Calata corresponde la parte de ella más antigua y 
comprendida dentro del recinto murado, y el de Pera á 
la que fiíe agregándose extramuros á Calata. 



310 VOCABULARIO 

Galilea. 

Galípoli.— Ant. Calípolis. 
Gallicia.— Galicia , en España. 
Gante. 

Geneva.— Gewíve, Ginebra. 
Gericó. — Jericó. 

GiBRALFAR. — Gibralfaro (cerro y castillo de), en Má- 
laga. 
GiBRALTAR ( ciudad y estrecho de). 

GOMORRA. 

GosTANZA (la).— Ó lago Stanza, laguna pantanosa 6 

marisma, en Chipre. 
Granada (reyno de). 
Grecia. 

GuBio.— Gubbio , Angubio , Ugubbio , en Italia. 
GuÉRLES ( ducado de ).— Guéldres , Gelderiand, 
Guinea. 

H 

HuLMEN.— Olmos , Uhn, en Wurtemberg-. 

I 

lERUSALEM. 

India.— Parte del África poco determinada, que com- 
prendía la Abisinia principalmente y otras regiones 
orientales próximas á ésta. 

India mayor. — Propiamente, la región asiática llama- 
da hoy la India, entonces dividida en media, alta, baja 
y arenosa;— Abisinia. 

Inglaterra. 

Italia. 

J 

Jafa.— Ant. Jope , puerto de Jerusalem. 
Jahen.— Jaén , en España. 
Jordán (rio). 



i 



GEOGRÁFICO. 31 i 

JoRGENTO.— Agrigento. Girgenti. 
JOSAPHAT (val de). 

JÜDiGO.— Fortaleza de los caballeros de Rodas en la isla 
de este nombre. 



LACSESDORF.— Lang-En^ersdort, sitio real cerca de 
Viena. 

Lango.— Kos , una de las Spórades. 

Lavania.— Lovaina, LSwen. 

Lavor ( tierra de ).— Tierra de Otranto , la Pulla. 

León (golfo de). 

Lerichen. — Lerice, puerto en el golfo de Genova. 

LÍBANO ( monte ). 

Lila. — Creo ;que Tafur no se refiere á la ciudad, hoy 
francesa, de ese nombre, sino á L'Isle ú otra población 
de menor importancia ( hoy por lo menos), más cerca 
de Bois-le-Duc ó Bulduc y entre esta ciudad y la de 
Malinas ( 5i* lat. N.— 3* long. AI. Paris) ; de ser aque- 
lla hubiera tenido que volver gran trecho pasos atrás y 
dar un inmenso rodeo para trasladarse de Bois-i^Duc 
á Malinas. 

Liorna. 

Lithuania. 

Liv AVTAtiE.— ¿Laubenfieim entre Kreu^nach y Bin- 
gen . orilla del Nake. 

LOMBARDÍA. 

LüfERCA.— Locamo , orillas del lago Mayor ó Verba- 
no. Aunque la voz más parece referirse á Lucerna, es 
imposible que nuestro viajero pasara por ella, según 
su itinerario y tardando los días que cuenta desde la 
capital de la Lombardía. Por otra parte, Lucerca es U 
primera ciudad de Alemania (entonces, hoy Suiía) 
que nombra al cabo de tres jomadas, yendo desde Mi- 
lán á basilea. 

Lyperi.— Lipari , capital de las islas de ese nombre. 



312 VOCABULARIO 

M 

Madalo , Magdalo.— Madalon ó Magdala , patria de 

la Magdalena. 
Maguncia, Maguncia.— A/íiim^. 

MÁLAGA. 

Mallorca. 

Mantua. 

Mar ISTELLA.— Casi de seguro quiso decir Tafur \fa- 
rta-Stein , antiguo monasterio y lugar próximo á Ba- 
silea hacia el S.O. , que todavía figura en los mapas 
modernos. Me hace dudar, sin embargo, el que, de 
vuelta de los Santos bafíos ó Sabada , que eran junto al 
tal monasterio, pasase por una cascada alta como dos 
torres, pues si fuera la renombrada de Schaffhausen 
(aunque Tafur no cita esta población al salvar la ca- 
tarata y sí en otro pasaje del texto, como si la viese 
por vez primera) los baños, residencia del cardenal 
de S. Pedro, pudieran ser los de Badén , cantón de Ar- 
govia y Maristella un nombre bien escrito , pero no 
señalado en los mapas que conozco. 

Mar mayor.— Mar Negro , ant. Ponto-Euxino. 

MÁRMORA (la).— Mar de Mármara, ant. Propontlde. 

Mar vermejo.— Mar Rojo. 

Matarea. — Matherea^ villa ó lugar á una legua del 
Cairo antiguo ó Babilonia, donde estaba la huerta de 
ese mismo nombre que producía el bálsamo de Babi- 
lonia; residencia de la Virgen María en su huida á 
Egipto, según la fábula piadosa y los Evangelios apó- 
crifos. 

Maus (castillo de).— Emaus, estación entre Jafa y Je- 
rusalem , Nicópolis. 

Meca (la). 

Meca (puerto de la).— Gida ó Dj'eda. 

Mecina.— Mesina. 

Medina.— De Castilla ó del Campo. 

Mediterráneo (mar). 



GEOGRÁFICO. 313 

Mellines.— Malinas, Mcquelcn, Mecheln. 
Menorca. 

Mequelen.— Malinas. 

Metellin.— Metellino, Mytilene, ant. Lesbos. 
Micina:— Antigua Misinia, hoy parte de la Sajonia, 
Meissen. 

MlL.\N. 

MiSTRE. — Una de las tres grandes pueblas ó cuarteles 
que componían el Cairo antiguo ó Babilonia , con Ba- 
bilonia la nueva y Cairo. Amaro Centeno en su Libro 
de las cosas de Oriente le llama Meser; ambas formas 
equivalentes á .Mizri y Mizraim. 

MoDON.— Puerto en la Morea ó Peloponeso. 

MoNFERR AT. — Monferrato. 

MoNGiBEL.— Mongibelo, Monte Gibello, el Etna. 

MoNRREAL. — Monreale, junto á Palermo. 

Montaña negra.— Monte Ararat, en la Armenia. 

Monte santo. — Monte Athos, frente á la isla de 
Lemnos. 

MoRAViA ( marquesado de ). 

.Morea.— 1^ ant. Acaya ó Peloponeso. 



N. 



Nápol. — Ñapóles. 

Narbona ( golfo de ). 

Nazaret. 

Negroponto (isla de).— La ant. Eubea. 

Nerlinga. — Nordlingen, en Babiera. 

Nernia.— Nerni, junto al rio Nare ó Ñera. 

Nica de prohencia.— Niza. 

NicoMiDiA (golfo de).— Golfo de Nicomedia. 

Nicosi A. — Capital y corte del antiguo reino de Chipre. 

Nycroxia. 
NiLOÍel). 
NlRUMBERGA.— .V«r«n¿ír^. 

NORMANDIA. 



314 VOCABULARIO 

NuMEQUE, Ó NUEVo-MAYO.— Nimega, Nijmegen. 
NuNGESTAD.— Vietier-Neustad , al S. de Viena y cerca 

del lago Neussedl. 
NuRUEGA.— Noruega. 

O. 

Océano. 
Olanda. 

Olmos.— Ulmén, Ulmén Wurtemberg. 
Orbin.— Urbin, Urbino. 

P. 

Padua. 

Padul ( el). — El Palude ó marismas cercanas á Padua. 

Palermo. 

Parayso terrenal. — Creíasele situado por entonces 
al S. de Egipto y que el Nilo era uno de los cuatro rios 
que, según la Biblia, manaban de él ; esto no obstante, 
se hacían proceder del mismo punto otros grandes 
raudales del Asia. Pero D. Antonio de León Pinelo 
en su Paraíso en el Nuevo-Mundo , libro interesan- 
tísimo y voluminoso , demostró, con el éxito que es de 
suponer, que el plácido y divino lugar (cuyo mapa 
bosqueja) se hallaba en el centro de Sur-América. 
Tiene , sin embargo , algún fundamento el primer 
error; los abisinios designaban todavía con ese nombre 
en su lengua, á principios del presente siglo, una de 
los parajes más fértiles y deliciosos de su imperio. 

Parenco.— En la costa occid. de la pen. de Istria. 

París. 

Parma. 

PÁTRAS (golfo de).— Golfo de Corinto ó de Lepanto. 

Patl — Patti, puerto al N. de Sicilia, 

Pelegrino (monte). — Junto á Palermo. 

Pentápolin. — Mar de Pentápolis, Muerto ó Asfaltites. 

Pera.— Gran arrabal de Constantinopla con título de 
ciudad , antigua Galata. 



GEOGRÁFICO. 315 

Per OSA.— Per usa, Peroggia. 
Per SI A. 

PÉSARO. 

Picardía. 

Piedra santa.— Pietrasanta , costa de Toscana. 

PÍFANi(cabo de).— Cabo de S. Pifaní ó S. Epifanio, 
ó cabo Salizana , al O. de Chipre. 

Pisa. 

Pisa (rivera de). —El Amo. 

Placencia. — Piacenza. 

Po ( el ).' 

Poco.— El Poatello , brazo del Po que pasa f>or Ferrara. 

PoLOÑA.— Polonia. 

Portugal. 

Praga. 

Prohencia.— Provenza. 

Prlsia. 

PuDiA, LA PULLA.— Tierra de Labor ó de Otranto. 

Puerto vÉNERis.—Portovénere, costa de Genova, jun- 
to á Spezzia. 

Pystoya.— Pistoia, Pistoja. 



Quarentena (monte de la). — En el valle del Jordán, 
junto á Jericó , asi llamado poT los cuarenta días que 
allí a)-unó Jesús. 



Rama.— Rhama , Ramlhe , entre Jafa y Jerusalem. 
Ras.— Arras, ciudad en la Picardía. 
Recrea.— ¿Vf/f /i, Eregli, ant. Heráclea. 
Regale.— Reggio, en la Calabria. 
Revena. — Ravena. 
RÍMINO.— Rimiai. 
RiN.— Rhin,/M[«'«. 



3l6 VOCABULARIO 

KoAS.—Rouen. 

RODAS (isla y ciudad de ). 

Roma. 

Romanía.— Antigua Tracia , hoy Rumelia ;—( canal de), 
estreciio de los Dardanelos, canal ó brazo de S. Jorge, 
según algunos geógrafos , fio^ar de los turcos;— (es- 
trecho de), el Bosforo. 

RoXETO.— Roseta, en Egipto. 

RoxiA, RuxiA.— Rusia. 

Ryxabaque (mar de). —Todo el mar de Azov ó Azoff, 
ó sólo su parte meridional á contar de la ant. isla de 
Alopecia (hoy cabo Dolgaya), se ha llamado en tiem- 
pos el mar del Azabache (A/are delle ^abache que leo 
en el mapa general de Europa de A. Ortelio , ed. cas- 
tellana de Anvers, 1612), sin duda por la población 
de Azabetis (hoy Achuev), situada en su costa oriental, 
de quien tomó ó á quien dio nombre aquella sustancia 
mineral (a^a negro, engendrado de la putrefacción, y 
^STiOv, cierta yerba), variedad de lignito ó carbón 
de tierra, dura, compacta y vidriosa; yo creo, pues, 
que Tafur quiso referirse con su mar de Ryxabaque á 
la mitad austral del de Azoff, reservando su denomi- 
nación de mar de la Tana á la porción septentrional 
únicamente, ó sea el golfo de Azoff de las cartas mo- 
dernas. Y si esto no es , por las señas que da, no atino 
cuál pueda ser el tal mar de Ryxabaque , mucho me- 
nos suponiendo, como supone , que sus aguas, las del 
Caspio y las del de la Tana todas son del Tánais ó 
Don, que procede del Paraiso y corre por la Persia 
viniendo de la India mayor ; errores de los más crasos 
que cuenta la antigua geografía. 



Sabada. — Los Santos Baños, Junto á Basilea, nombre 
que Tafur acaso debió haber terminado en badén ó 
bad y no en bada. 



gexx;rafico. 317 

Saboya. 

Sal.<manca. 

Salmotracia. — Ant. región comprendida en el im- 
perio de Trebisonda. 

Salonic— Salónica, Tesalónica, Seloniki. 

Salübreña. — Salobreña. 

San LIJCAR. — San Lúcar de Barrameda. 

Sant jorge (monasterio di). — 5e/Ano¿»e, Bcíhnópo- 
lis, Bestnebala, Dióspolis, Lidda, estación de pe- 
regrinos en el camino de Jcrusalem á dos millas de 
Rama: Breidembach en su Viage á Tierra-Santa le 
llama ciudad de Lidia. 

Sant PEDRO (castillo de).— Hoy Budrun, en la Ca- 
ria (Turquía asiática), sobre el promontorio Pe- 
tronio. 

Sansueña. — Xixonia, Sacsonia, Sajonia. 

Santa maría (cabo de).— Hoy c. de Baba. 

Santiago.— De Galicia. 

San Tocar do — El S. Gotardo 

Saona. — Savona. 

Sapiencia ( isla de).— Sapienza , adyacente á la Morca, 
la principal de las cinco del grupo de ese nombre, an- 
tes islas OEnusas. 

Satalías (golfo y ciudad de). — Setelias , Satalia,Se- 
telices, Adalia. 

Saylan.— Ccilan 

Secovia. 

Sevilla. 

SiLEGiA.— Silesia. 

SiNAY (monte). 

SODOMA. 

Spalato.— Spalatro, Espálalo. 

Sparti VENTO (cabo de). 

Stlanda. — Scetlandia. 

Sur.— Costa de Syria entre Beyrut , Acre y Zor ó Tyr, 

la ant. Tyro; puede ser asimismo Arsur, ant. Apo- 

Uonia , entre Jafa y Cesárea. 



3i8 



VOCABULARIO 



SuRiA. — Syria. 

SuSAN.— Isla del Mar Rojo, Shushonah, que con la 
de Thiran y la de Senaffir forman una cadena de 
costa á costa en el fondo de aquel. Shushonah parece 
isla muy diminuta y de malas condiciones para cuna 
de aquella casta; quizá lo fuesen las tres. Ludolfo de 
Suchen habla en su Viaje á Tierra Santa (i340-5o) de 
una Sussin, ciudad donde no se permitia que habita- 
senjudíos. 

Sylumbrea, Sylunbrea, Silumbrea. — Silumbria, 
Selimbria, Silivri en la costa occid. del mar de Már- 
mara. 

Synopi (castillo de). — Sinope, en el Mar-Negro. 

Syon (monte). 

T 

Tab (isla de).— Frente á la costa de Provenza, yendo 
de España, antes de Niza ; probablemente la llamada 
Titán, una de las Hieres , con el nombre mal escrito, 
pues su posición, con respecto á la costa de Provenza, 
es á propósito para refugio en un caso como el en que 
se encontró la carraca de Tafur. 

Tabor. — Castillo ó fortaleza primero, hoy ciudad de 
Bohemia , antiguo centro y capital de los hussistas Ta- 
boritas de la secta de Ziska , el Vizco ; — (monte). 

Tana (la).— Tánays, el rio Don;— (mar de la), mar de 
Azov ó Azoff. 

TANAYS(el). 

TÁNJAR.— Tánger. 

Tarifa. 

Tartaria. 

TÉNEDON. — Ténedos ( isla de), llamada en otros tiem- 
pos Calydria, Leucophris y Lyrnesos, y moderna- 
mente por los turcos Boc/itscha-Adassi', — (puerto del). 

Ternia. — Terni , orillas del Ñera , en Italia. 

Thesalonic (ciudad y golfo de), — Thesalónica, Saló- 
nica , Salonic, Saloniki. 



GEOGRÁFICO. 319 

TtBERi (el).— Tíbcr, Téverc. 

Tierra de labor.— La Pulla. 

Torre del campo.— Aldea de Jaén. 

Torre DEL vituperio.— Que hoy corresponde poco 

más ó menos al castillo llamado de Europa ó de Ru- 

meli, á tres leguas de la entrada del estreclio de los 

Dardanclos. 
Trafalgar (cabo de). 
Trápana. — Trápani. 
Trapesonda, Trapesundia, Trapisonda, Trapi- 

SUNDA (imperio y ciudad de).— Trobisonda. 
Tre\'iso. 
Troya. 
Turquía. 
TvBRE(el).— Tiber. 



u 



Ungría. 



Valencia. 

Valladoud. 

Velona (la). — Valona , Aulona , en la costa de Al- 
bania. 

Veneja, VENEZA.—Venecia;—( golfo de), mar Adriá- 
tico 

Verom A.— Varona. 

Verona. 

ViANA.— Viena , Wien. 

VifENfiA.— Vicenza. 

ViLLAREAL— En España, Ciudad-Real ? 

VlTERVO. 

Vresalavia. — Bresltu. 



{20 VOCABULARIO GEOGRÁFICO. 



X 



XxFVSA.—Schaf/hausen. 

Xamo. — Sámos , una de las islas spóradcs. 

XixoNiA. — Sansueña, Sajonia 



Ybica. 



Zaira.— Zara, en la Dalmácia. 

Zona quemada.— Zona tórrida; creíase entonces qiu- 
todo el Sur de África estaba comprendido en ella. 



^"^^ 












^o- 



.'•%■" ° ■ ". ." w'■'>^>i- 



.^6; 



O O. 

° OOO 






.>^-o "«^ " -- ^ 



./■o ■'■ 



«°Oo 



¿'SS 






.;^-- 



"i^^tW- 



6^9 



^•:4-v 



.a^'fo^'r- -^ - «'-'■■'O 



■'/<>>;ti> 



ov,,p 






University of Toronto 
Library 



DO NOT 

REMOVE 

THE 

CARD 

FROM 

THIS 

POCKET 




Acmé Llbraiy Card Pocket 

rndt-r Pat. "Ref. Index File" 
Made by LIBRARY BUREAU 



OOolCdKQ